Navegación – Mapa del sitio

La migración familiar a través de la prensa colombiana

Victoria Bazurto

Resúmenes

El objetivo de este artículo es el de identificar las representaciones de las familias migrantes colombianas a través de los periódicos El Tiempo y El Espectador. Con este fin, se analizaron los artículos de estos rotativos desde finales de la década de los noventa hasta el 31 de diciembre de 2006. Abordaremos el análisis desde la perspectiva transnacional y de la nueva economía de las migraciones. Los resultados demuestran que la representación existente está relacionada con una imagen negativa sobre los impactos que puede tener la migración internacional para las familias nucleares o extensas. Así se deja de lado el carácter de proyecto familiar que pueda tener la migración y se desconoce la emergencia de nuevos roles, vínculos o afectos que surgen dentro de la familia gracias a esta.

Inicio de página

Texto completo

Introducción

Las transformaciones que se están produciendo en las sociedades contemporáneas en el ámbito del parentesco en general, y en la institución familiar en particular, [dan] lugar a formas de relación y convivencia que no solo afectan a las prácticas, sino también a las formas de pensar, representar y hablar del universo familiar. (Rivas, 2007: 111, in Rivas; 2009)

1Una de estas transformaciones tiene que ver con el impacto de los procesos migratorios en la manera en la que se concibe, se reconstituye y se redefinen los vínculos al interior y al exterior de la unidad familiar. Situación a la que las familias colombianas no han sido ajenas, sobre todo si tenemos en cuenta que durante las fechas en las que se inscribe el presente estudio, finales de la década de los noventa hasta el año 2006, asistimos al inicio de uno de los ciclos migratorios más importantes que se haya registrado en Colombia, no solamente por el número de salidas que este implica sino también por la feminización de los flujos y por la diversificación de los destinos dentro de los cuales España se perfila como uno de los principales después de los Estados Unidos. (Mejía, 2012).

2Partiendo de esta primera constatación, el objetivo que aquí nos planteamos es el de ver la manera en que la prensa registra esta migración, analizándola desde el punto de vista de la familia. Para tal fin se seleccionaron los periódicos El Tiempo y El Espectador partiendo de la difusión nacional, del número de tiradas anuales y de su fuerte presencia e influencia en la opinión pública colombiana (Observatorio de Medios 2009).

  • 1 Los fondos periodísticos utilizados para este artículo forman parte de una investigación de doctora (...)

3Con este propósito, es importante resaltar que el presente trabajo se inscribe dentro de una reflexión más amplia1 en la que se concibe que el devenir transnacional de los migrantes no se limita a una transferencia económica, sino también social, cultural, política y de valores. (Gaviria y Mejía, 2005). En este mismo sentido, entendemos que el desplazamiento del migrante no sería únicamente una voluntad individual, sino por el contrario, sería consecuencia de una estrategia familiar, no necesariamente para maximizar sus recursos, sino para diversificarlos y así disminuir los riesgos generados por la falta de estabilidad económica en origen (Stark y Taylor, 1989).

  • 2 Ver: Trabajos sobre hijos de remitentes y las remesas en el Eje Cafetero (Artamónova, 2007), sobre (...)

4Es justamente a partir de estas perspectivas que encontraremos una nueva tendencia en la que las familias serán el centro de estudio. Gran parte de las investigaciones que le son consagradas son de tipo cualitativo, permiten a través de muestras pequeñas de colombianos entrevistados en España y en Colombia identificar la forma como se establecen las relaciones familiares, las relaciones de género, la utilización de las remesas, y lo que ello representa para quien las envía y quien las recibe2.

5El abordar la familia dentro del contexto migratorio supone insistir en la manera en la que sus miembros se reorganizan, reestructuran las relaciones de poder en función del parentesco, de los lazos de consanguinidad, pero también el hecho de que estas relaciones no se suscriben dentro de un espacio geográfico limitado al Estado-nación del que son originarios o en el que deciden instalarse. Estas familias que entendemos aquí como transnacionales son capaces de generar «lazos y vínculos que les permiten sentirse parte de una unidad y de un proyecto común» (Vicente et al, 2011: 96).

Migración-ruptura familiar

6Este nuevo funcionamiento conduce a situaciones objeto de estudio y de análisis desde la academia como lo acabamos de mencionar, y de información desde la prensa colombiana y particularmente desde el periódico El Tiempo que titula sus artículos: La crisis divide a las familias (El Tiempo, 19/11/99); Los problemas de los hijos del éxodo (El Tiempo, 16/06/04); Remesas pueden golpear familias (El Tiempo, 04/12/05); Migración de risaraldenses está creando generación de “huérfanos con padres vivos” (El Tiempo, 03/09/06); Éxodo desintegra a las familias de Risaralda (El Tiempo, 04/09/06); Pensionados a los 15 años (El Tiempo, 03/11/06).

7El enfoque dado desde los titulares responsabiliza la migración de la crisis de las familias, y realza el impacto que tiene en ellas la salida de las cabezas de hogar y el envío de las remesas, particularmente en los hijos considerados huérfanos o aun pensionados.

Cruda realidad esta que, si bien representa una salida para muchos, deja a su paso elevados costos en términos de recursos humanos perdidos, familias desintegradas y una patria olvidada. (Se exilian el tecnócrata y el peluquero, El Espectador, 22/12/99)

De esas personas [las que se quedan] y sus sentimientos no se habla. Como si fueran más importantes las maromas que tendrán que hacer los que se van para sobrevivir que la separación física y la ruptura emocional a la que se están enfrentando las familias colombianas; […] (La crisis divide a las familias, El Tiempo, 19/11/99)

Habría que estudiar los efectos de la migración sobre la desintegración familiar, la violencia doméstica, la violencia social y la seguridad de los ciudadanos. Seguramente, la economía del país recibe menos recursos por remesas que los que está invirtiendo o va a invertir hacia el futuro […] para atender hechos de violencia producidos por hijos que no cuentan con la autoridad de sus padres. (Pensionados a los 15 años, El Tiempo, 03/11/06)

8Siguiendo con esta idea y a partir de estos extractos, la migración supone desintegración y ruptura tanto física como emocional enfocada desde los que se quedan, invisibles, ante un discurso principalmente dedicado a los que migran. Por otro lado, la migración al desarticular la familia, núcleo de la sociedad, contribuye al aumento de la violencia en el país y socava la poco «sólida estructura familiar colombiana, golpeada por el auge de los divorcios en los años 80» (Pensionados a los 15 años, El Tiempo, 03/11/06). Este argumento no toma en cuenta que ya «en los años sesenta los cambios políticos, sociales, religiosos y culturales en Colombia trajeron consigo factores de transformación que condujeron al surgimiento de nuevas formas alternas de familia» (Restrepo, 2006: 52-53). Esto no significa que la estructura de la familia colombiana se haya debilitado; por el contrario, es una muestra de que la familia no es una unidad rígida y modélica, tal como se concibe desde una visión tradicional. Insistir en esta tesis es desconocer que esta «forma de familia ha decrecido, al mismo tiempo que otras formas, como la monoparental, la extensa» (Puyana, 2007: 267) o aún aquella donde existen padres o madres del mismo sexo, han ido fortaleciéndose (OPF, 2015).

9Continuando con la visión migración–ruptura, el artículo El dólar de los pobres del periódico El Espectador insiste en que la migración «implica el rompimiento de núcleos familiares, toda vez que los individuos cabeza de familia viajan para vender su mano de obra» (18/11/01). Al desconocerla como un proyecto colectivo, la migración resulta entonces de una decisión unipersonal, instrumentalizada desde una perspectiva de lógica de mercado.

Para la psicóloga María Elena López ha llegado el momento de que quienes están saliendo del país tomen un tiempo entre la venta de sus objetos personales y la pedida de visas para reflexionar sobre el paso que van a dar y, sobre todo, para permitirles a los que los rodean hacer el duelo respectivo por la pérdida que van a tener. […] Cuando una persona cercana bien sea de la familia o muy amiga se va a vivir fuera del país se sufre un proceso de pérdida y se vive un duelo similar al que sucede cuando alguien muere. (La crisis divide a las familias, El Tiempo, 19/11/99)

Una generación de miles de niños y jóvenes […] está creciendo en Risaralda lejos de sus padres, que se fueron a buscar mejor futuro a Europa o Norteamérica, y los dejaron con familiares o amigos. (Los problemas de los hijos del éxodo, El Tiempo, 16/06/04)

Papás, mamás, piensen bien porque se van a ganar dinero y cuando vuelven ya no tienen hijos […] podemos llamar a estos niños, huérfanos con padres vivos”, dice el sacerdote Acosta. (Migración de risaraldenses está creando generación de “huérfanos con padres vivos”, El Tiempo, 03/09/06)

10En los artículos ut supra, a pesar de que el primero llama la atención sobre los aspectos afectivos relacionados con la migración, elemento positivo para humanizar las salidas de las personas que para la época eran bastante importantes y de las que se escuchaba hablar en términos numéricos, el tema se orienta principalmente a resaltar la partida como un sinónimo de “pérdida” equiparable a la muerte. Esto desdibuja a las personas migrantes negando toda posibilidad de existir y de relacionarse con su familia, ya sea a través de otros roles o desde otras formas de comunicación y de afecto. En esta ausencia presentada como definitiva, redunda el abandono al que se ven sometidos los hijos referido a través de verbos como “dejar” o adjetivos como “huérfanos” y el sufrimiento de los que se quedan generado por un proyecto que se supone poco dimensionado y egoísta.

11Insistir recurrentemente en este aspecto negativo transforma el argumento en evidencia que se convierte en verdad. Más aún si tenemos en cuenta que en la sociedad contemporánea, «los medios de comunicación constituyen un criterio importante de lo que es evidente» (Van Dijk, 2003: 67). Por consiguiente, para una persona que no tiene un referente directo con el hecho migratorio, la migración desintegra familias y podrá sustentarlo por medio de la información adquirida en el periódico.

Un costo alto para la sociedad colombiana

12En este mismo sentido, el artículo de El Tiempo, Remesas se están volviendo sustituto de empleo en el país, del 06/07/05 asegura que «uno de los costos más alto que ha generado esta migración es el de las familias transnacionales» ya que los menores de 20 años tienen que asegurar la jefatura del hogar como consecuencia de la salida de los padres. Asumimos que al utilizar el término “transnacional” como una consecuencia importante de la migración, y sin definirlo de manera prealable, se inclina el argumento hacia una visión que va en contrasentido con la aplicación que se hace desde la academia, es decir, como un movimiento social multicausal, que permite abordar la migración sin dejar de lado todo un universo de situaciones y de construcciones identitarias, dentro de las cuales se reconfiguran las familias e interactúan los migrantes y la población local tanto en destino como en origen.

  • 3 Los niños no practican actos elementales como tender su cama y se llega a casos de niños de 12 años (...)
  • 4 Los jóvenes de 15 años y menos, dejan de estudiar o de realizar alguna labor productiva y lo único (...)

13La familia transnacional se presenta, así como un costo alto para la sociedad colombiana y dentro de ella, la ausencia de los padres empuja a los jóvenes hacia actitudes de riesgo3, como son el consumo de tabaco, de alcohol o aún de acceso a «programas de videos que traen unos mensajes de ganarse la vida rápida y fácilmente» (Remesas pueden golpear familias, El Tiempo, 04/12/05). Los jóvenes resultan ser personas desestructuradas sin principio moral o social, que aprovechan las remesas para mantener sus actividades delictivas y de ocio4.

  • 5 El Departamento de Risaralda, es uno de los más concernidos por las salidas de colombianos al extra (...)

14De manera general, la tendencia en los periódicos es ver la cuestión migración–familia desde las consecuencias en los hijos que se quedan en origen, como lo venimos citando. Los artículos que abordan el tema se concentran en ejemplos de niños y jóvenes situados en Risaralda5 debido a la importancia de la migración en este departamento colombiano. Según sondeos realizados «en solo dos colegios públicos de la ciudad [de Pereira], se encontraron 100 niños que tienen alguno de sus padres en el exterior […] [Hecho que] prendió las alarmas del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) en Pereira, de la Fundación América España–Cooperación (Aesco)» (Los problemas de los hijos del éxodo, El Tiempo, 16/06/04) y del gobierno local. Ante estos resultados, Aesco lanzó el programa “Hablando con mamá” para que los niños puedan comunicarse con sus padres en España por videoconferencia y el gobierno local creó un Centro de Orientación para jóvenes con padres ausentes, dirigido a todos los integrantes del núcleo familiar y descrito a través del artículo Migración de risaraldenses está creando generación de “huérfanos con padres vivos” (El Tiempo, 03/09/06).

15Más allá de las iniciativas que puedan emprenderse para acompañar a estos niños y jóvenes, la imagen social que se crea a través de los medios y de los términos que se emplean para designarles, les redefinen. Expresiones como hijos del éxodo; huérfanos con padres vivos o pensionados a los 15 años, desnaturalizan el lazo familiar que tienen con los padres o madres que han migrado, al denominarlos “éxodo” o incluso lo anihila utilizando el término “huérfanos”. Nociones acompañadas de una en la que la relación está mediada por el dinero, comparando la vida de un joven de 15 años que vive de las remesas que le envían sus padres, con la vida de una persona jubilada (Pensionados a los 15 años, El Tiempo, 03/11/06).

  • 6 […] Los abuelos muchas veces no pueden ejercer la disciplina, los niños no practican actos elementa (...)

16La explicación a los comportamientos antes citados de los jóvenes, no solo se encuentra en la salida de los padres, sino también en la incapacidad de las personas que se quedan a su cargo, principalmente las abuelas, de ejercer alguna autoridad sobre ellos6. Sin embargo, el hecho de que el conflicto con los jóvenes se presente únicamente desde el ángulo de la migración, deja de lado, no se sugiere o al menos no se expone «que los vínculos previos a la migración, como también el proceso a través del cual se resignifican dichos vínculos entre otros aspectos, determinan el curso que estos procesos adoptan y los significados que les otorgan las personas implicadas» (Rivas y Gonzálvez, 2009: 93). Es decir, que puede que existan casos en los que las relaciones ya sufrían un cierto deterioro dentro de la familia, y que no necesariamente obedecen a problemas generados por la migración en sí, aunque influya.

El rol de las mujeres dentro de la familia

17Otro de los puntos abordados desde los artículos que hacen referencia a las familias en contexto migratorio, es el rol que dentro de ellas tienen las mujeres como miembro fundamental. Así fue posible identificar que cuando se habla de cabezas de hogar, las referencias en un principio genéricas se tornarán prioritariamente hacia la figura materna. Esto se entiende teniendo en cuenta que en una sociedad como la colombiana, en la que la familia tiene un rol social importante, los valores y las funciones tradicionales que se siguen imponiendo a la mujer tienen mucho peso social, por ser ella la gestora y paridora de los hijos (Restrepo, 2006).

18En este sentido, múltiples son los artículos que subrayan la feminización de los flujos migratorios colombianos en la época y dentro de ellos, sus consecuencias en términos de la familia. Un ejemplo es el siguiente artículo del periódico El Tiempo del 03/09/06:

El eje cafetero y el Valle generan los mayores flujos migratorios a España y buena parte son mujeres. Dejan en muchos casos al esposo. Se tarda unos tres o cuatro años para la reagrupación familiar y en ese tiempo la relación se deteriora. Hay mucha desarticulación de colombianos migrantes […] 14,45% de las mujeres del Eje Cafetero, que son potenciales migrantes, tienen hijos, según un estudio de Aesco Colombia […], en la mayoría de los casos son mujeres cabeza de hogar. De acuerdo con el mismo estudio, del total de mujeres que quieren irse del país, 49% están casadas o en unión libre. (Migración de risaraldenses está creando generación de ‘huérfanos con padres vivos’)

  • 7 En el estudio […] identificamos un barrio en el que los niños se quedan sin una estructura, porque (...)

19Siguiendo el razonamiento que de aquí se desprende, si la mayoría de las personas que migran del país son mujeres, ergo es debido a su salida que la familia se está desestructurando. Las declaraciones oficiales que aparecen en la prensa insisten en que su ausencia genera la falta de disciplina en los hijos7, e igualmente el deterioro de la relación con el cónyuge. Situación que a futuro no parece mejorar, si tenemos en cuenta las cifras citadas ut supra que ilustran la voluntad de migrar de las mujeres entrevistadas, independientemente de su situación familiar. Frente a esta realidad, dentro de los artículos consultados no se cuestiona, o no se menciona expresamente el rol de los hombres como responsables del hogar y más particularmente dentro de un proyecto familiar como es la migración, en el que «se resignifican las cotidianidades y las relaciones familiares» (Rivas y Gonzálvez, 2009: 92). Es justamente en este sentido que encontramos los siguientes casos evocados por el periódico El Tiempo.

Erika nunca ha visto a su mamá, […] solo conoce su voz por teléfono. Hace unos días, cuando Gladis le preguntó qué quería al cumplir 6 años respondió: Que vengas para conocerte. Cuando ella se marchó a España, la pequeña apenas tenía unos meses y su padre nunca la reconoció. Desde entonces […] está al cuidado de la abuela y de una tía. Aunque no le falta nada, […] se siente triste y sola. A veces llora al ver a sus primos jugar con sus papás, o cuando en el kínder le preguntan por qué los suyos no la van a recoger.

John vive con su abuela […], no tiene papá porque fue asesinado hace cinco [años] y su mamá […] se fue a vivir a España poco antes de la muerte. En este tiempo, el muchacho ha perdido dos años en el colegio y son frecuentes los llamados de atención por su conducta agresiva. "Yo no le importo a nadie, ni siquiera a mi mamá". (Los problemas de los hijos del éxodo, El Tiempo, 16/06/04)

20Esta falta de problematización del rol paterno, ya ausente al momento de migrar o que se queda en Colombia, se aúna a la percepción existente en el ideario colectivo colombiano, en el que a diferencia del rol materno, este puede asumirlo cualquiera. El argumento es avanzado en un artículo referido a los problemas de los hijos de padres migrantes, para situar la necesidad de la presencia de los dos referentes parentales en la educación de la prole. Sin embargo, se utiliza el ejemplo de los jóvenes sicarios en las comunas de Medellín y Cali, dos situaciones que obedecen a realidades sociales diferentes, para asegurar que « […] odian la figura masculina. Sicarios para los que ser hombre no significa nada. Para ellos papá puede ser cualquiera, pero la mamá es sagrada» (Migración de risaraldenses está creando generación de ‘huérfanos con padres vivos’, El Tiempo, 03/09/06). Esto demuestra, por un lado, que existen casos en los que los jóvenes pueden asumir prácticas delictivas aun teniendo a sus padres cerca y, por otro, que la concepción de familia en Colombia y el funcionamiento de la misma obedecen a cuestiones estructurales en las que existe un rechazo particular hacia la figura paterna con respecto a la materna que es considerada fundamental.

21Desde esta perspectiva, se concibe la mujer como única garante de la unidad familiar, lo que explica que su accionar sea mucho más criticado que el del hombre. La mujer se perfila así como alguien indispensable para la crianza y el crecimiento de los hijos, dejando de lado la responsabilidad compartida que esto implica.

Otras formas de percibir las familias

  • 8 Para más detalles sobre el Acuerdo, referirse a: Acuerdo entre España y Colombia relativo a la regu (...)

22Como hasta aquí se ha podido ver, la migración no es vista desde ningún punto de vista como una cuestión familiar fundamental para la subsistencia y la diversificación de opciones del hogar ya sea nuclear o extenso. El hecho de concebir la salida de los considerados como jefes de familia como un hecho desestructurante oculta las estrategias que se ponen en marcha y que se fueron evidenciando a través de temas principalmente relacionados con las remesas y los acuerdos de migración laboral y circular firmados8 entre el gobierno colombiano y el gobierno español en 2001, tal como se puede apreciar en los siguientes extractos:

La platica me alcanza para hacer el mercado, pagar el colegio y la salud de todos, somos mis dos hijos y yo. Mi marido […] trabaja en Nueva York, le ha ido bien, dice que regresará, pero no sabe cuándo, […] esperamos que el dinero de sus envíos alcance para ahorrar unos pesitos y así tener con qué montar un negocio. […] ─Gracias a Dios─ ahora tiene trabajo, lo que aquí nunca consiguió. (La menuda hace peso en la economía, El Tiempo, 26/04/05)

Hasta sus 45 años, Rocío […] cocinó para trabajadores en fincas cafeteras donde su esposo, […] era mayordomo. Para ella y sus siete hijas fueron años de privaciones. A la muerte de él […], la situación se agravó. Por eso dos de sus hijas se fueron a España en los últimos cuatro años y luego el esposo de otra […]. Hoy, Rocío cuida tres nietos, para lo que le giran casi dos millones de pesos mensuales, y sus hijas disfrutan de comodidades que no tuvieron de niñas. (Arrancó censo de migración y remesas, El Tiempo, 03/08/04)

23Dentro de estos artículos se identifica la estrategia de reconfiguración de roles dentro de la familia que implica la migración de uno de sus miembros, más como consecuencia de la descripción que en ellos se hace que por la manera en la que son presentados. En el primero, siendo el esposo el migrante, la mujer asume la jefatura del hogar; en el segundo se trata de una familia extensa en la que la abuela tiene el rol de cuidadora de los nietos, mientras sus hijas trabajan en España. Los siguientes testimonios van en la misma dirección que los anteriores e insisten en el carácter planificado familiarmente de la salida de uno de sus miembros.

Bibiana Robayo. "Mis hermanos se fueron hace 6 y 5 años, […] desde allá ayudan a la familia y con la plata que envían puedo seguir estudiando y pagar los servicios, hacer mercado y cubrir otros gastos" […]

Marcela Guzmán […]. Desde hace seis meses su esposo, […] se fue del país en busca de más ingresos […]"Hemos podido salir de muchas deudas y además con ese dinero también pago el arriendo, los servicios y hago el mercado"

Hace cuatro años el hermano de Álvaro Montes se fue a España en busca de un trabajo que le permitiera ahorrar para ayudar a su mamá y a sus otros hermanos. Hoy, […] envía cada mes unos 400 euros, [que] la familia utiliza para cubrir los gastos básicos y ahorrar para el futuro. Álvaro, […] agrega que la familia depende en un 70 por ciento de esas remesas. (Sustitutos del empleo, El Tiempo, 11/04/05)

24Así vemos como la migración se inserta dentro de una lógica colectiva, la salida de un miembro de la familia supone repensar los planes de los demás, continuar o retomar los estudios y/o complementar los ingresos familiares para hacer frente a las necesidades básicas de todos los miembros. Esto corresponde igualmente con los resultados de los estudios realizados sobre migraciones y remesas en Colombia, a través de los cuales, se asegura que «66% de los hogares receptores de remesas, las utilizan para financiar sus gastos recurrentes, situación que sumada a la periodicidad de los envíos, evidencian una fuerte dependencia de los hogares en origen de estos giros» (Garay y Rodríguez, 2005, vol. III : 77), tal como lo indica el testimonio de Álvaro Montes, en el que se asegura que representan el 70% de los ingresos familiares.

25Situación similar encontramos en el artículo Con los sueños en la maleta de El Tiempo (26/01/03), que aborda la cuestión de los acuerdos de migración laboral.

Encontrar un empleo en Medellín pasó de ser sueño a pesadilla para María del Pilar Díaz, una santandereana que hace 12 años vino a probar suerte a la capital antioqueña. Con 38 años separada y con tres hijos, lo del empleo no era cuestión de ejercer sus habilidades sino de supervivencia. Los ahorros eran pocos, la ayuda de sus hermanas se agotaba y la del esposo era inexistente.

Llevaba dos años desempleada cuando escuché el anuncio del Sena. Necesitaban gente con experiencia en cocina, mesa y bar para trabajar en España. No lo pensé dos veces, a pesar de que nunca había salido del país ni dejado solos a mis niños, dice ella y mira a Paola y Carolina, sus hijas que parecen gemelas. Las niñas están de acuerdo con que la mamá viaje por un año a España

Ramón Darío Osorio […] Ahora se prepara para un nuevo viaje y espera que luego de un año su familia se le una gracias a los programas de reagrupación familiar que brinda España.

26Uno de los puntos comunes a todos los testimonios que hemos citado en esta parte, es el hecho de insistir en la falta de empleo y de buenas condiciones de vida. Este artículo en particular es representativo de la manera en la que se presenta el Acuerdo Laboral entre España y Colombia, que se perfila como la salida a la compleja y estructurante situación de desempleo que enfrenta Colombia y por consiguiente como una forma de ascensión social. Esta visión deja fuera del análisis presentado la cuestión familiar que queda únicamente descrita, inscribiéndose dentro de lo propuesto por la teoría de los mercados duales (Piore, 1979). Desde esta perspectiva y según lo presenta la prensa, las ventajas son múltiples para los dos países. Por un lado, para el país de destino que encuentra la mano de obra necesaria, para cubrir los nichos laborales que se van quedando desiertos, y por otro lado, para el país de origen – así no se diga en los artículos de manera explícita – como una válvula de escape frente al desempleo.

27A partir de esto la salida del padre o de la madre no se plantea como un hecho que suponga problemas de separación familiar de ruptura etc., el punto clave aquí está centrado en la importancia a nivel nacional que suponen tanto las entradas por concepto de remesas, como el impacto de los acuerdos de migración circular en la organización de los flujos migratorios desde Colombia hacia España y lo que esto suponía en la época en materia de relaciones bilaterales entre los dos países.

Consideraciones finales

28No hemos pretendido aquí desconocer los retos y las dificultades que supone la migración para las familias, sin embargo, nos parece importante matizar los argumentos que se han ido avanzando desde esta época, fundamental para comprender la configuración del imaginario sobre las migraciones colombianas que no necesariamente invitan a una reflexión profunda sobre lo que esta migración supone para Colombia, la sociedad y la economía de este país.

29La prensa colombiana en la época no concibe la migración como una estrategia familiar, sino como una iniciativa individual que supone únicamente consecuencias negativas para la familia y la sociedad colombiana. De esta forma orienta principalmente el tema hacia las cuestiones relacionadas con las posibles rupturas de pareja y más específicamente hacia los problemas que asumen como consecuencia en la educación de los hijos. Así se atribuye a la familia «la raíz de los problemas sociales y se justifica reducir las funciones del Estado hacia sus necesidades, culpabilizándola de los problemas de las nuevas generaciones» (Puyana, 2007: 268).

30Es interesante resaltar que la reflexión dentro de la que se insertan los artículos aquí analizados no cuestiona la situación económica colombiana que empuja las familias a diversificar sus estrategias de subsistencia. Sobre todo, si tenemos en cuenta que durante el periodo aquí abordado emergen las consecuencias del modelo económico de apertura y de reducción del Estado planteado por la Constitución colombiana de 1991, que generaron fuertes desajustes y trajeron consigo la agudización de una crisis económica y de empleo afectando a un espectro amplio de la sociedad colombiana (Khoudour-Castéras, 2007: 24-31).

31La visión de la migración y las familias varía según el tema desde el cual se aborde. Si se hace desde el punto de vista únicamente familiar se asume como experiencia negativa y si esta se inscribe dentro de una realidad general sobre las ventajas que pueden representar las remesas o los acuerdos de migración laboral, será entonces una visión positiva ergo una buena salida para mejorar las condiciones económicas de las familias y disminuir la pobreza en Colombia.

Inicio de página

Bibliografía

File not found.
Inicio de página

Notas

1 Los fondos periodísticos utilizados para este artículo forman parte de una investigación de doctorado más amplia titulada Imagen(es) y representación(es) de los migrantes colombianos en España: estudio comparado de la prensa colombiana y de la prensa española 1990 – 2005, presentada en la Universidad de Nantes en 2015.

2 Ver: Trabajos sobre hijos de remitentes y las remesas en el Eje Cafetero (Artamónova, 2007), sobre las familias transnacionales colombianas desde estudios de etnografía multisituada entre la Comunidad de Madrid y las ciudades de Medellín y Pereira así como el Valle de Aburrá en Colombia (Rivas y Gonzálvez, 2009), entre la ciudad de Elche (Comunidad Valenciana) y Bello Antioquia (González, 2009) y entre la Comunidad Valenciana y el Eje Cafetero (González y Restrepo, 2010). Otros estudios de corte sociológicos centrados principalmente en destino, en los que se incluyen la perspectiva de familia y la de género, desarrollados a través de entrevistas en grupos pequeños, que buscan reflejar la situación de las mujeres colombianas en España y a su vez la evolución de la familia en contexto migratorio. Algunos de ellos se sitúan en la Comunidad Autónoma del País Vasco (Vicente et al, 2011), y Granada (Escobar, 2011) entre otros.

3 Los niños no practican actos elementales como tender su cama y se llega a casos de niños de 12 años que fuman, ingieren licor o sufren depresiones que los llevan a intentar suicidio (Migración de risaraldenses está creando generación de ‘huérfanos con padres vivos, El Tiempo, 03/09/06).

4 Los jóvenes de 15 años y menos, dejan de estudiar o de realizar alguna labor productiva y lo único que hacen es esperar todos los meses las remesas que les mandan sus padres […] se están vinculando a actividades violentas y delictivas (Pensionados a los 15 años, El Tiempo, 03/11/06).

5 El Departamento de Risaralda, es uno de los más concernidos por las salidas de colombianos al extranjero. A este propósito ver Mejía, 2012.

6 […] Los abuelos muchas veces no pueden ejercer la disciplina, los niños no practican actos elementales […] o caen en excesos en busca de afecto. Hace poco una abuela tuvo que pagar 2,8 millones de pesos en llamadas al exterior porque los niños se dedicaron a llamar”. Para Diana […] el manejo de tres de sus nietos es un dolor de cabeza. Hace cinco años, cuando una de sus hijas partió con el esposo a España, ella asumió el cuidado del nieto mayor […]. Otra hija suya acogió los otros dos niños de la pareja ausente, pero al año se rindió por los disgustos que le ocasionaban y los dejó al cuidado de otra tía. Después llegaron donde una tercera. Ahora cada niño está en casas diferentes (Migración de risaraldenses está creando generación de ‘huérfanos con padres vivos’, El Tiempo, 03/09/06).

7 En el estudio […] identificamos un barrio en el que los niños se quedan sin una estructura, porque sus madres no están para darles la disciplina (entrevista a la canciller Carolina Barco (Remesas pueden golpear familias, El Tiempo, 14/05/05).

8 Para más detalles sobre el Acuerdo, referirse a: Acuerdo entre España y Colombia relativo a la regulación y ordenación de los flujos migratorios laborales, hecho en Madrid el 21 de mayo de 2001, BOE, n°159.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Victoria Bazurto, « La migración familiar a través de la prensa colombiana », Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 39 | 2020, Publicado el 12 junio 2020, consultado el 15 julio 2020. URL : http://journals.openedition.org/alhim/8742

Inicio de página

Autor

Victoria Bazurto

Université de Nantes
Doctora en Estudios Hispánicos y Latinoamericanos, Universidad de Nantes. Miembro asociado del Centre de Recherche sur les identités Nationales et l’Interculturalité (CRINI), Université de Nantes.vickybazurto@gmail.com

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Amérique latine Histoire et Mémoire está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals