Navegación – Mapa del sitio

InicioNúmeros40Revistas, libros y bibliotecas : ...

Revistas, libros y bibliotecas : circulación, recepción y apropiación de textos higienistas en Chile (1869-1900)

Enrique Fernández Domingo

Resúmenes

A partir del estudio de las publicaciones europeas y americanas médicas que abordan las cuestiones higienistas durante el último tercio del siglo XIX y las bibliotecas de las instituciones chilenas ligadas con las prácticas higienistas, este artículo aborda la cuestión de la circulación y de la recepción del discurso higienista en Chile.

Inicio de página

Texto completo

1A lo largo del último tercio del siglo XIX, el campo médico chileno se encuentra de lleno en un proceso de reformulación de los antiguos conceptos de higiene pública en favor de un programa preventivo de salud poblacional que comienza a ser pensado y dirigido desde las instituciones públicas decimonónicas.

  • 1 Con respecto a la viruela, los brotes epidémicos que más dejaron huella en la memoria de los santia (...)

2La teoría microbiana de Louis Pasteur, a su vez, se encuentra en el origen de la base teórica y experimental sobre la cual se apoyan las nuevas proposiciones metodológicas y teóricas que se desarrollan alrededor de la lucha contra las epidemias que tienen lugar en Chile en esa época1. En este sentido, la teoría de los gérmenes, la igualdad de la putrefacción y la septicemia revelan la introducción progresiva de la antisepsia y la asepsia.

3El médico chileno Federico Puga Borne, en 1886, en su escrito sobre la prevención del cólera define al científico francés como la personificación

  • 2 Hemos conservado la ortografía original de las fuentes utilizadas para la escritura de este artícul (...)

mas elevada del jenio cientifico de este siglo XIX, Pasteur, ha dicho: ‘cuando se contemplan los espantosos males que las enfermedades contajiosas causan en el mundo, es consolador el observar que la existencia de estas enfermedades no tiene nada de necesario’ Pasteur abriga firme confianza en la estincion de estas plagas, i con respecto al carbunelo, por ejemplo, espera el dia en que sea enteramente desconocido para el hombre. Pero no se obtendrá semejante resultado sino en virtud de una lucha constante, no se obtendrá sino cuando la fé en la ciencia impere en el espiritu de los gobiernos. La esperiencia ha demostrado que el cólera no se enseñorea sino en los pueblos que encuentra desprevenidos o atemorizados ; por lo tanto, es necesario precaverse de este enemigo con anticipacion i a, sangre fria2. (Puga Borne, 1886 : 5)

  • 3 A finales de los años 1870, Alexander Ogston y Louis Pasteur asocian los cocos por primera vez a la (...)

4Este proceso va a imponer los preceptos que organizan una nueva idea de “salud pública” (Paiva, 1997) y proponen un conjunto de medidas que deben implementarse para frenar los brotes epidémicos a través de la intervención institucional en lo referente a la salud física, psicológica y social de la población, su hábitat familiar y el conjunto del espacio urbano. La mayoría de los expertos chilenos conocen y comparten los descubrimientos y las nuevas teorías3 y los miasmas abandonan definitivamente el discurso médico higienista en favor del tema de la salubridad, tema básico de la fundamentación higienista.

La teoria mas razonable, como es la que cuenta en su abono con mas hechos ciertos i la que mas fenómenos esplica, es aquella que creada al parecer por Budd, ha recibido casi completa confirmacion con las esperiencias i observaciones de Thlersch, Sanderson, Koch, Nicati i Rietsch, Cantani, Van Enmergen, etc. Admite que el jermen del cólera es un organismo microscópico parasitario, un microbio ; admite ademas que la rejeneracion del veneno coleríjeno tiene lugar no en el cuerpo del hombre sino fuera de él, en un medio putrefacto, lo que no impide sin embargo que sus focos sean transportados a distancia por el hombre, las bestias i los vehículos. El ajente parece no ser otra cosa que una sustancia producida por los indicados organismos microscópicos vivos, la cual, análoga a las ponzoñas, obraria como un fermento de secrecion, como una de esas sustancias particulares que en el dia se están descubriendo i estudianclo bajo el nombre de sepsinas, cadaverinas, tomaianas i leucomainas. El cólera no es por consiguiente contagioso en la acepcion estricta de esta voz, es decir, no se trasmite por contacto directo del hombre enfemo al hombre sano. (…) Debemos confiar en que los estudios perseverantes de Koch, Pasteur i sus discipulos han de acabar por revelarnos el secreto de este misterioso ajente que ha venido a desempeñar en la historia de la humanidad el mismo papel que la gota, la lepra, la peste, el escorbuto i la viruela, plagas que sucesivamente han venido diezmádola. Que el cólera es una enfermedad parasitaria, microbial, no admite duda ; cual sea su parásito o microbio es lo que no está determinado todavia con certidumbre. (Puga Borne, 1886 : 5)

5La consecuencia es el final del proceso de reformulación de las competencias, prácticas y estrategias de la higiene poblacional y la materialización de una higiene social ligada a formulaciones de “orden social” (Durán Sandoval, 2006).

6Todo ello no puede separarse de la formación de los círculos higienistas locales, es decir, de conjuntos de personas públicas que tienen un papel clave en el desarrollo del discurso, prácticas e instituciones ligadas a la higiene y la salud pública. Estos círculos forman parte de un campo científico autónomo estructurado a partir de sus propias reglas, su propio lenguaje y sus propios sistemas de interdependencia.

7En el caso que abordamos en este artículo, la formación del círculo higienista chileno está ligado a la constitución de un grupo de individuos que forman parte de las élites científicas del país, adquieren una formación y acceden a una literatura y unas prácticas estructurantes del discurso higienista similares. El grupo no se encarna en organismos de representación específicos y su existencia en el interior de las escuelas de medicina, arquitectura, ingeniería, en el seno de las sociedades científicas o en las instituciones públicas no tiene un carácter autónomo. Su estructuración, a su vez, no puede comprenderse sin tener en cuenta la transformación de los procesos de conocimiento y profesionalización que tienen lugar en medio científico euroamericano.

8Nuestro trabajo se sitúa cronológicamente entre la creación, en 1869, de la Sociedad Médica de Santiago y la celebración, en 1900, del Sexto Congreso Científico General Chileno. Nuestra investigación se ha llevado a cabo desde el campo de la socio-historia (Noiriel, 2006) y de la historia del conocimiento (Jacob, 2007, 2001 ; Daston 2017). A tal efecto, consideramos los textos higienistas contenidos en los libros y revistas especializados como objetos materiales implicados en las prácticas concretas de producción, distribución, interpretación y apropiación (Chartier 1989, McKenzie, 1991). El foco de atención lo desplazamos desde la producción hacia la circulación y la recepción física de los textos con el objetivo de conocer las maneras en las que se lleva a cabo la apropiación del contenido de las obras por los miembros del círculo higienista chileno.

Del higienismo internacional al higienismo local

9Desde el punto de vista de las prácticas relacionales, a lo largo del último tercio del siglo XIX y tanto a nivel internacional como a nivel local, se incentiva el desarrollo de nuevas formas asociativas que responden a los valores que se atribuye a la sociabilidad científica. En este sentido, la internacionalización del discurso y las prácticas higienistas es concomitante con un amplio movimiento de circulación de individuos, conocimientos y procedimientos en el seno de la “internacional científica” (Rasmussen, 2001 ; Cruz Coke, 1995 ; Fernández Domingo, 2018).

  • 4 Entre 1876 y 1912 se realizan catorce congresos internacionales de higiene y demografía. Entre 1893 (...)
  • 5 Entre 1893 y 1900 se organizan seis congresos científicos chilenos donde se aborda de manera irregu (...)

10Los congresos internacionales4 y nacionales5 que se celebran a lo largo del último tercio del siglo XIX y principios del siglo XX redefinen las prácticas profesionales alrededor de referencias comunes. Estos congresos, lugar de transferencia cultural, se imponen como espacios donde se encuentran higienistas profesionales y amateurs así como universitarios y miembros de sociedades científicas. En ellos se establecen y consensuan normas científicas. Además de la participación (Bunle, 1954) las conclusiones y comunicaciones que se presentan en estas manifestaciones científicas son, de manera general, publicadas y difundidas entre los miembros de los diferentes círculos higienistas euroamericanos.

11La circulación de estas publicaciones da cuenta de la conjugación de elementos intelectuales (concepción enciclopédica y unitaria del saber), cognitivos (la formación de nuevas disciplinas en un marco internacional), ideológicos e institucionales, insertada en un proceso de constitución de un espacio internacional de circulación de discursos, prácticas y normas científicas consensuados (Topalov, 1999) redefiniendo, a su vez, las prácticas profesionales alrededor de referencias comunes sobre el higienismo.

12En el caso chileno, las instituciones estatales (universidades, ministerios) y municipales (institutos o consejos de higiene) así como las sociedades científicas y profesionales se presentan como los principales marcos de la circulación, recepción, gestión colectiva y reformulación de la información, documentación y conocimiento del discurso higienista. En el seno de estos espacios se estrechan los lazos entre los individuos, se favorece la creación y circulación de publicaciones y se estimulan, en el mejor de los casos, las relaciones con la sociedad civil y las autoridades.

13En Santiago se encuentran la sede, por ejemplo, de la Sociedad Médica de Santiago y el Instituto de Higiene (1892). Ambas instituciones publican revistas científicas relacionadas con sus disciplinas y sus campos de acción que se presentan como lugares de articulación de estrategias higienistas e instrumentos de legitimación, expresión, recepción y difusión discursiva.

Es indudable que la decisión de crear una revista responde a un imperativo donde se cruzan necesidades individuales y colectivas. La aparición y la publicación regular de una revista permiten a sus directores y colaboradores crear una esfera de influencia nada despreciable en el terreno de las actividades intelectuales. [...] una revista es un instrumento muy adecuado en toda estrategia de poder intelectual. (Girbal Blacha y Quatrocchi Woisson, 1999 : 46)

  • 6 Algunos especialistas de redes comparten esta posición, combinando incluso las nociones de red y so (...)

14Las publicaciones periódicas son tanto o más eficaces y útiles que los manuales y tratados en la recepción de conocimientos, novedades e información científica y técnica acerca de las cuestiones higienistas. A ello hay que añadir los intercambios de ejemplares entre instituciones que permiten transformar la información pura sobre la medicina, en general, y sobre la medicina higienista, en particular, en conocimiento codificado, estructurado y modelizado. Esta “red de papel” da cuenta de otras dinámicas relacionales a las que la sociabilidad no puede acceder pero que sirve de elemento articulador entre estas dos dimensiones del universo relacional6.

15Este hecho provoca que las bases del conocimiento sean accesibles en cualquier lugar y puedan ser reutilizadas según las necesidades locales. La literatura científica se presenta así como un factor clave para disciplinar el conocimiento y uniformizar el discurso higienista.

Homologar, etimológicamente, es asegurar que se dice la misma cosa cuando se dicen las mismas palabras, es transformar un esquema práctico en un código lingüístico de tipo jurídico. Tener un nombre o un oficio homologado, es existir oficialmente. La publicación es una operación que oficializa, por lo tanto, legaliza, porque implica la divulgación, el descubrimiento frente a todos, y la homologación, el consenso de todos sobre la cosa así descubierta. (Bourdieu, 1996)

16Gracias a ello, el higienista que lee una idea puede recibirla más fácilmente, con cierto distanciamiento profesional, que si ésta viene directamente de su interlocutor en el contexto de una conversación. El lector tiene el tiempo necesario de comparar y argumentar, reflexionar y adaptar, comprobar e innovar, suscitando, a su vez, un aumento de la producción científica que acompaña las transformaciones institucionales ligadas con el discurso y las prácticas higienistas.

Circulación de los textos higienistas euroamericanos en Chile

17Las publicaciones periódicas Anales de la Universidad de Chile (1843), Revis­ta Médica de Chile (1872), Actes de la Société Scientifique du Chili (1891), Revista Chilena de Higiene (1894), Boletín de Higiene y Demografía (1898) responden a imperativos individuales y colectivos y son tanto o más eficaces y útiles que los manuales y tratados en la recepción y difusión de conocimientos, novedades e información acerca de las cuestiones científicas, en general, e higienistas, en particular.

Un periódico de medicina i ciencias naturales, tal como ahora se piensa establecer, no solo será un bien para la ciencia, sino también para la sociedad en general, pues todo lo que se relaciona con la ciencia médica i su ejercicio es, por este mismo hecho, de un interés inmediato í directo para la sociedad entera. Ese periódico procurará la difusión de la ciencia, el esclarecimiento de cuestiones difíciles que muchas veces se presentan en la práctica de la profesión, la jeneralización de las nociones mas indispensables de hijiene pública i privada ; él hará conocer el estado sanitario del país i se aplicará a dilucidar las cuestiones mas importantes de salubridad publica; él proporcionará datos estadísticos precisos sobre el movimiento de los hospitales en toda la República, dándonos una base fija para juzgar sobre las afecciones endémicas o epidémicas de mas fácil desarrollo entre nosotros ; él, en fin, dará a conocer los trabajos del cuerpo médico, estableciendo esa comunicación de ideas que tantos beneficios reporta en los países en que existe. Tendrá también una sección destinada a hacer una revista bibliográfica o crítica, de las principales publicaciones estranjeras que tiendan al mismo objeto i que son de algún ínteres para la ciencia, o de una aplicación práctica. (Schneider, 1872)

18Así, por ejemplo, en los ejemplares de la Revista Médica de Chile publicados en los años 1877 y 1878 encontramos recensiones realizadas por el médico F. R. Martinez de artículos publicados en las revistas siguientes : Revista Clínica de Bolonia, Gaceta Médica de Bolonia, Revista Médico-quirúrgica argentina, Archives de Médecine de Paris, Archivos de Cirugia Clínica de Langenbeck, The Obstetrical Journal, Memoria presentada por la Academia de Medicina de Bélgica, Bulletin de Thérapeutique de Lucas Championère, Journal de Médicine et Chirurgie Pratiques, Progeso Médico (Madrid), Diario de Terapéutica de Gubler, Gazette des Hôpitaux, Gaceta de Colonia, Revista Médico-Quirúrgica (Madrid) y Philadelphie Medical Times.

19Con respecto a los congresos internacionales, en 1898, la Revista Chilena de Higiene publica diferentes memorias sobre los congresos celebrados en los años precedentes como es el caso del XII Congreso internacional de medicina de Moscú y su sección dedicada a la higiene, la Conferencia internacional sobre la lepra de Berlín o el IV Congreso para el estudio de la tuberculosis en el hombre y en los animales.

20La lectura de los informes de las sesiones del directorio de la Sociedad Médica de Santiago que tienen lugar en 1877 y 1878 nos muestra los diferentes mecanismos de circulación y recepción de las publicaciones periódicas. Gran parte de los envíos y recomendaciones de compra son realizados por los mismos miembros de la sociedad. Al mismo tiempo, la institución recibe publicaciones ofrecidas directamente por colegas extranjeros e intercambia ejemplares con otras sociedades médicas y colegas europeos y americanos.

El señor don Guillermo Puelma Tupper ha remitido a la Sociedad Médica un número de ejemplares de esta recomendable publicacion -Anales de Ciencias Médica, órgano oficial de la Academia Médico-Quirúrjica Española, dirijido por don Enrique Simancas i Larsé- con el objeto de difundir entre nosotros su conocimiento. El secretario de la Sociedad Médica hará llegar un ejemplar a manos de quien quiera cerciorarse de la importancia i utilidad de ese periódico que, entre los que se publican en nuestra lengua, es el que contiene un resúmen mas completo del movimiento científico europeo. La librería del señor Servat está encargada de atender a las suscriciones. (…) Guillermo Puelma recomienda al Directorio (de la Sociedad Médica) los Anales de Ciencias Médicas, i envía al mismo tiemo veinte ejemplares para que que se repartan entre los médicos con el objeto de darlos a conocer. (…) obsequios, tanto de memorias como de periódicos, hechos a la Sociedad (…) La Revista Médico-Quirúrjica de Buenos Aires, Algunos datos relativos a las estadística mortuaoria de Bienos Aires durante el año 1876, Gaceta Médica de Montevideo, Revista Médica de Rio Janeiro, Gazette des Hôpitaux civiles et militaires de 1876 (…) Se acordó tambien hacer canjes con los siguientes diarios i periódicos : Los Tiempos, Las Novedades, The Sanitarian de Estados Unidos, La Verdad i La Revista del Sur (…) De otro obsequio del señor E. Coni de su folleto Apuntes sobre la estadística mortuoria de la ciudad de Buenos Aires desde 1869 hasta 1877. (Revista Médica de Chile, 1887 : 164, 208, 429 y 430)

21En 1883, a través de la Revista Médica de Chile, Belisario Cruzat, bibliotecario de la Sociedad Médica de Santiago, informa a sus miembros sobre el uso y las condiciones materiales de la biblioteca de la institución. Cruzat escribe sobre el aumento del nivel de consulta del fondo bibliográfico así como sobre las mejoras en la catalogación y las herramientas de consulta implementadas por la sociedad científica. El informe también nos muestra el crecimiento del fondo de la biblioteca gracias a los intercambios que se llevan a cabo con otras instituciones o a la recepción de depósitos bibliográficos desinteresados.

La Biblioteca, seccion ya considerable, ha sido a menudo consultada por los socios i de año en año se nota toda la atencion que les merece i servicios que les presta. Así, en el período pasado se sacaron fuera de la Sociedad 370 volúmenes i en el presente período se han sacado 540, lo que confirma lo dicho anteriromente. Ultimamente se ha arreglado la Biblioteca, colocando las obras por órden de materias i poniendo en cada vol de materias i poniendo en cada volúmen una etiqueta que indica sa colocacion en el estante. Este arreglo ha traido consigo la formacion de un nuevo catálogo hecho por órden de materias i con la agregacion de un índice de aurores (…) El gran número de folletos i obras recibidas como obsequio i la aglomeracion de canjes obligan a intriducir en el Archivo algunas reformas de urjencia para el arreglo i clasificaciones convenientes. (Cruzat, 1888 : 6)

22En agosto de 1894 se publica el primer número de la Revista Chilena de Hijiene. El directorio de la publicación demanda a los agentes diplomáticos de Chile en el extranjero que soliciten a “todas las oficinas sanitarias de las principales ciudades del mundo que nos remitan sus publicaciones en canje de la nuestra, lo que ha comenzado a dar ya resultados”. Los ejemplares de la revista se distribuyen gratuitamente

a todas las personas i corporaciones que han manifestado el deseo de recibirla ; se distribuye también en el estranjero a las principales oficinas de hijíene pública i a la Dirección de los periódicos sanitarios mas acreditados, lo que nos ha valido una masa de canje que contribuye a enriquecer nuestra naciente biblioteca. (“Tercera memoria del Instituto de Hijiene de Santiago”, 1898)

  • 7 “Tanto a Paris como a Berlin se han encargado las obras i periódicos que han de servir de base a nu (...)

23En lo que se refiere a las cuestiones higienistas, el Catálogo de la biblioteca del Instituto de Higiene de Santiago nos muestra que sus lectores tienen acceso a los trabajos de referencia de la literatura francesa, española, británica, estadounidense, suiza, italiana, argentina, boliviana y chilena sobre higiene, en general, y aguas, desagües, canalizaciones, fisiología, cólera, escuelas, habitaciones y legislación, en particular7.

El incremento de la biblioteca ha sido motivo de una constante preocupación. En la actualidad cuenta el Instituto con una buena colección de los naejores libros sobre hijiene escritos en los últimos años. Hemos cuidado de completar la colección de las revistas que mejor reflejan los progresos de la ciencia, a fin de tener a la mano en rada ocasión las fuentes orijinales de los trabajos de que los libros dan cuenta en cortas palabras. El número de publicaciones periódicas que recibe el Instituto por suscricion o por canje es numeroso i pasa de 90. (“Quinta memoria del Instituto de Hijiene correspondiente al año de 1897”, 1898)

24En cuanto a la recepción de publicaciones periódicas extranjeras y nacionales, el cuadro adjunto mustra la lista de las revistas presentes, en 1898, en las estanterías de la biblioteca del Instituto de Higiene de Santiago.

Revistas europeas

Revistas americanas

Revistas francesas

Annales d'Hygiène publique et de Médicine Légale

Annuaire de l'observatoire municipal de Montsouris

Annales de l'Institut Pasteur, Bulletin de la Société Chimique de Paris

Journal de Pharmacie et de chimie

Journal d'Hygiène. Recueil des travaux du comité consultatif d'Hygiène Publique de France

Revue Internationale de Bibliographie Médicale

Revue Internationale de Médecine et de chirurgie pratiques

Revue analytique de Bibliographie, Revue Générale de Sciences

Revue Internationale de Falsifications

La Semana Médica (publicada en español)

L'année psychologique

Revue de chimie analytique

La Nature

Revue de Viticulture

Comptes rendus hebdomadaires des séances de la Société de Biologie

Archives de Physiologie normale et pathologique

Revue de Sciences médicales

Revue d'hygiène et de police sanitaire

L'Independence Médicale

La Chronique Médicale

Revistas alemanas

Arbeiten aus dem Kaíserlíchen Gesundheísamte

Centralblatt für Bakteriologie und Parasitenkunde, Zeítschríft für hygiene und Infectionskrankeiten

Herausgegeben von R. Koch und C. Flügge, Archiv für hygiene. Hygienische Rundschau

Centralblatt für allgemeine Gesundheitspflege

Revistas inglesas

Transactions of the Sanitary Instituía of Great Britain

Journal of the sanitary Institute

Revistas españolas

Boletín de la Real Academia de Ciencias i Artes de Barcelona

Gaceta Médica Catalana

Gaceta Médica Catalana

El Recopilador Médico-Farmacéutico

Boletín de la Academia de Hijiene de Cataluña

Revista de Hijiene

Boletín de la Sociedad Protectora de los niños

Revista de Sanidad Militar

La Hijiene Popular

Boletín de Medicina Naval

Revistas italianas

Rivista Internazionale d'Igiene

L'Ingegneria sanitaria

Revistas belgas

Bulletin de l’Académie Royale des Sciences

La Technologie Sanitaire

Revistas suizas

Bulletin Hebdomadaire démographique et sanitaire suisse

Bulletin démographique et sanitaire suisse.

Revistas portuguesas

Annuario da Universidade de Coimbra

Revistas argentinas

La Semana Médica

Revista de la Sociedad Médica Argentina

Anales del Círculo Médico Argentino

Anales del Departamento Nacional de Hijiene

Anales de la Sociedad Científica Argentina

Boletín Mensual de Estadística

Boletín Mensual de Estadística Municipal

Revistas Brasileñas

Boletim Memsal de Estatistica Demographo-Sanitaria Da capital, Santos, Campinas, etc.

Revista dos cursos praticos e theoricos da Facultade de Medicina do Rio de Janeiro

Boletim da Sociedade de Medicina e Cirurgia de Sao Paulo

Annuario Medico Brazileiro

Gazeta Medica da Bahia

Brazil Medico

Relatorio apresentado ao presidente da República dos Estados Unidos do Brazil pelo engenheiro Antonio Olyntho dos Santos Rios, 1895

Catalogo da Exposiçao Medica Brazileira realizada pela Bibliotheca da Faculdade de Medicina do Rio de Janeiro a 2 de Dezembro de 1884

Catalogo systematico da Biblioteca da Faculdade de Medicina do Rio de Janeiro organisado pelo Dr. Carlos Costa, Rio Janeiro, 1892

Revistas uruguayas

Anales de la Universidad

Anuario Demográfico de la República Oriental del Uruguay

Boletín Mensual Demográfico de Montevideo

Memoria presentada a S. E. el señor Presidente de la República don Juan Idiarte Borda por el Dr. E. Fernandez Espiro, 1895

Revistas peruanas

La Crónica Médica de Lima

Revistas ecuatorianas

Revista Médico-Quirúrjica

Revistas estadounidenses

The Microscope

Journal of the New York Microscópical Society

Revistas mexicanas

Memorias i revista de la Sociedad Científica « Antonio Alzate »

Boletin de Hijiene, órgano oficial del Consejo Superior de Salubridad

Boletin de Hijiene, órgano del Consejo Superior de Salubridad del Estado de Yucatán

Revistas colombianas

Boletín de Medicina del Cauca

Revista Médica de Bogotá

Anales de la Academia de Medicina de Medellín

Revistas costaricenses

Gaceta Médica de Costa Rica.

Revistas guatemaltecas

La Escuela de Medicina.

Revistas chilenas

Anales de la Universidad de Chile.

Revista Forense Chilena.

Revista Médica de Chile.

El Progreso Médico

La Crónica Médica de Concepción

Union Médica

Revista de Marina.

Boletín de la Sociedad de Fomento Fabril.

Boletín de la Sociedad Nacional de Agricultura.

Crónica Agrícola e Industrial de Concepción.

Revista de la Sociedad Protectora de la Infancia de Valparaíso.

Actes de la Société Scientífique du Chili.

Revista Chilena de Hijiene

Sesiones del Consejo Superior de Hijiene Pública

Revista de Instrucción Primaria

El Educador

Oficina Central de Estadística. Sinopsis Estadística i Jeográfica de la República de Chile

Fuente : Revista Chilena de Hijiene, 1898 : 448-509.

Recepción y apropiación de los textos higienista

25La publicación de trabajos locales como internacionales, los intercambios de ejemplares de revistas y la constitución de una biblioteca especializada permiten a los lectores transformar la información pura científica, en general, y la higienista, en particular, en conocimiento codificado, estructurado y modelizado.

26Es lo que indica Isaac Ugarte en su memoria de prueba para optar al grado de licenciado en la Facultad de medicina. En su introducción, Ugarte afirma que gracias a la literatura médica a la cual tiene acceso está al corriente tanto de los avances y propuestas teóricas y prácticas más recientes como del aprendizaje del vocabulario que las expresa.

Cada día, en efecto, se presenta una cuestion nueva que dilucidar : ya es un medicamento recien descubierto, que se ensaya i cuyos efectos tanto fisiolójicos como terapéuticos se trata de fijar de un modo seguro i definitivo (…) ya sea por fin un procedimiento jeneral o un método que se trata de jeneralizar o de hacer prevalecer sobre los demás, conocidos de mas o menos tiempo. Así i siguiendo ese camino, talvez habria podido traeros en discusion alguna cuestion de doctrina o de ciencia pura, talvez muchos términos técnicos nuevos o teorias histolójicas recientes, pues tanto los libros como los periódicos de medicina que cada vapor nos trae, sea del viejo, sea del nuevo mundo, abundan en materiales de esa naturaleza. (…) Entre las tendencias de las escuelas médicas modernas hai algunas que ofrecen un interés tan alto i de tanta trascendencia, que están llamadas a formar época en la medicina del presente siglo. Entre otras i tal vez la que ocupa el primer rango por su interés social, citaremos la profilaxia aplicada a las enfermedades. (Ugarte, 1875 : 143-144)

27A raíz de la epidemia de cólera, Ramón Corbalán Melgarejo presenta un proyecto desde donde se propone dotar de agua potable y establecer un servicio de desagüe y alcantarillado en la ciudad de Santiago, implantar policlínicas en barrios populares, desarrollar la atención médica y la vacunación gratuita a los pobres, imponer la inspección sanitaria de alimentos y bebidas de consumo, instalar un laboratorio clínico municipal y propagar en las escuelas primarias la enseñanza de la higiene.

28Las reflexiones de los médicos higienistas abordan paralelamente la “naturaleza socio-moral” de las interacciones y los hábitos sociales que se llevan a cabo en el espacio público y, progresivamente, también en el espacio privado. Es en este momento en que la medicina higienista pasa de ser una medicina curativa e individual a ser una medicina preventiva y social y el espacio urbano emerge como un objeto central en el discurso médico higienista.

Todo esto nos está manifestando, señores, que hay ciudades en la República donde el cauce abundoso de la muerte, lleva en rápida corriente á sus habitantes á los cementerios, teniendo que llenar los inmensos claros que deja, con la gente que acude de los campos ó de las otras ciudades. Eso quiere decir, señores, que tenemos ciudades que son verdaderos cementerios, y que el peso de esos muertos debe gravitar sobre los hombros de las autoridades y de los que no quieren ponerle remedio. (Murillo, 1896 : 9)

29Es así que a finales de siglo la experiencia cotidiana, la recepción y apropiación de la literatura higienista y el análisis y la síntesis que llevan a cabo los profesionales de la higiene hacen que se considere que muchas de las enfermedades, o al menos su propagación, son evitables no solo por la acción terapeútica sino, también, por un programa preventivo estructurado a partir de la mejora de los edificios y del entorno urbano en general así como de la educación y moralidad de sus habitantes.

Conclusión

30La recepción de los textos higienistas en el seno del círculo higienista chileno da cuenta de la conjugación de elementos intelectuales (concepción enciclopédica y unitaria del saber), cognitivos (la formación de nuevas disciplinas en un marco internacional), ideológicos e institucionales. Esta recepción forma parte de un proceso de constitución de un espacio internacional de circulación de discursos, prácticas y normas científicas consensuados que redefine las prácticas profesionales alrededor de referencias comunes sobre el higienismo.

31Los libros y las revistas se presentan como lugares de articulación de estrategias higienistas e instrumentos de legitimación, expresión, recepción y difusión discursiva. Al mismo tiempo, vemos que las obras no existen hasta que se convierten en realidades físicas y llegan a las manos de los lectores. Este hecho activa la relación a distancia que se establece entre el autor y el lector gracias al trabajo de los intermediarios que participan en la creación, circulación y recepción de los textos (editores, libreros, bibliotecarios, sociedades científicas …) ;

32La “red de papel” que hemos analizado da cuenta de otras dinámicas relacionales a las que la sociabilidad no puede acceder pero que sirve de elemento articulador entre estas dos dimensiones del universo relacional.

Inicio de página

Bibliografía

Fuentes

Cruzat, Belisario, “Anexo a la memoria del presidente, 25 de junio de 1883”, Revista médica de Chile, Tomo XII, año 1883-1884, Santiago, Imprenta Nacional, 1888.

Murillo, Alfonso, La mortalidad urbana en Chile, Santiago, Imprenta i encuadernación Roma, 1896.

Puga Borne, Federico, Como se evita el cólera. Estudio de hijiene popular, Imprenta Nacional calle de la Moneda, Santiago, 1886.

“Quinta memoria del Instituto de Hijiene correspondiente al año de 1897”, Revista Chilena de Hijiene, Tomo IV, Santiago, Imprenta Cervantes, 1898, p. 255-306.

Revista Chilena de Hijiene, Tomo II, Santiago, Imprenta Cervantes, 1898.

Revista Chilena de Hijiene, Tomo IV, Santiago, Imprenta Cervantes, 1898.

Revista Médica de Chile, Tomo VI, año 1877-1878, Santiago Imprenta de la Estrella de Chile, 1887.

Schneider, G., “Prospecto”, Revista Médica de Chile, n° 1, 1872, p. 1-4.

“Segunda memoria del instituto de hijiene”, Revista Chilena de Hijiene, Tomo I, Santiago, Imprenta Cervantes, 1898, p. 217.

“Tercera memoria del Instituto de Hijiene de Santiago”, Revista Chilena de Hijiene, Tomo II, Santiago de Chile, Imprenta Cervantes, 1898, p. 241.

Ugarte, Isaac, “Algunas reflexiones sobre el estado de la salubridad pública en Chile”, Anales de la Universidad de Chile, febrero de 1875, p. 143-170.

Bibliografía

Bertrand, Michel y Lemercier, Claire, “Introduction : où en est l'analyse de réseaux en histoire ? ”, REDES-Revista hispana para el análisis de redes sociales, vol. 21, #1, diciembre 2011, <http://revista-redes.rediris.es/pdf-vol21/vol21_1f.pdf> (consultado el 14 de marzo de 2018).

Bourdieu, Pierre, “La Codificación”, Cosas dichas, Barcelona, Gedisa editorial, 1996, p. 88-89.

Bunle, Henri, “Histoire et chronologie des réunions et congrès internationaux sur la population”, Population, 9ᵉ année, n° 1, 1954, p. 9-36.

Cruz Coke, Ricardo, Historia de la medicina chilena, Santiago, Editorial Andrés Bello, 1995.

Chartier, Roger, “De l’histoire du livre à l’histoire de la lecture : les trajectoires françaises”, Archives et bibliothèques de Belgique, LX, 1-2, 1989, p. 161-189.

_________, “Le monde comme représentation”, Annales. Histoire, Sciences Sociales, vol. 44, nº 6, 1989, p. 1505-1520.

DASTON, Lorraine, “The History of Science and the History of Knowledge”, Know : A Journal on the Formation of Knowledge, 1/1, 2017, p. 131-154.

Durán Sandoval, Manuel Alejandro, “Higienismo, cuerpo y espacio : Discursos e Imágenes sobre el Cuerpo Femenino en las Teorías Científicas e Higienistas. Chile Siglos XIX-XX”, 2006, <http://repositorio.uchile.cl/handle/2250/108948> (consultado el 3 de mayo de 2020).

Fernández Domingo, Enrique, “Circulación y recepción de discursos y prácticas en el espacio atlántico : el ejemplo de la ingeniería sanitaria urbana chilena (1871-1905)”, Revista Historia social y de las mentalidades, Santiago, vol. 22, n° 1, 2018, p. 13-30.

Girbal Blacha, Noemí M. y Quatrocchi Woisson, Diana (comp.), Cuando opinar es actuar. Revistas argentinas del siglo XX, Buenos Aires, Academia Nacional de la Historia, Buenos Aires, 1999.

Grez, Sergio, De la regeneración del pueblo a la huelga general : Génesis y evolución histórica del movimiento popular en Chile (1810-1890), Santiago, Dirección de Bibliotecas Archivos y Museos, 1997.

JACOB, Christian, Les lieux de savoir I : Espaces et communautés, Paris, Albin Michel, 2007.

_________, Les lieux de savoir II : Les mains de l’intellect, Paris, Albin Michel, 2011.

Laval R., Enrique “El cólera en Chile (1886-1888)”, Revista chilena de infectología, Santiago, vol. 20, 2003, p. 86-88.

McKenzie, Donald Francis, La bibliographie et la sociologie des textes, Paris, Cercle de la Librairie, 1991.

Noiriel, Gérard, Introduction à la soio-histoire, Paris, La Découverte, 2006.

Paiva, Verónica, “Higienismo : Ciencia, instituciones y normativa. Buenos Aires siglo XIX”, Seminario de crítica, n° 82, 1997, <http://www.iaa.fadu.uba.ar/publicaciones/critica/0082.pdf>, (consultado el 20 de marzo de 2019).

Quet, Mathieu, “La circulation des savoirs. Interdisciplinarité, concepts nomades, analogies, métaphores”, dans Frédéric DARBELLAY (éd.), Berne, Peter Lang, 2012 ”, Revue d'anthropologie des connaissances, vol. 8, 1, n° 1, 2014, p. 221-224. <https://www.cairn.info/revue-anthropologie-des-connaissances-2014-1-page-221.htm> (consulté le 15 septembre 2020).

Rasmussen, Anne, “L’hygiène en congrès (1853-1912) : circulation et configurations internationales”, dans Patrice Bourdelais (dir.), Les Hygiènistes : enjeux, modèles et pratiques (XVIIIe-XIXe siècles), Paris, Belin, 2001, p. 213-239.

ROMERO, Luis Alberto, “Las condiciones de vida de los sectores populares en Santiago de Chile”, Revista Nueva Historia, vol. 3, nº 9, 1984.

Topalov, Christian (dir.), Laboratoires du nouveau siècle. La nébuleuse réformatrice et ses réseaux en France, 1880-1914, Paris, Éditions de l'EHESS, 1999.

Inicio de página

Notas

1 Con respecto a la viruela, los brotes epidémicos que más dejaron huella en la memoria de los santiaguinos son los de los años de 1863-1864, 1868, 1872-1873 y 1876 seguidas por las de 1880 y 1886. Para el caso del tifus podemos citar los brotes epidémicos de 1874-1875 y 1895. En cuanto al cólera, la epidemia llega a Santiago en 1886 (Grez, 1997: 462; Romero, 1984: 52-53; Laval R., 2003: 86-88).

2 Hemos conservado la ortografía original de las fuentes utilizadas para la escritura de este artículo.

3 A finales de los años 1870, Alexander Ogston y Louis Pasteur asocian los cocos por primera vez a las enfermedades humanas. Durante la década de 1880, Carl Joseph Eberth desvela el bacilo de la fiebre tifoidea, Robert Koch descubre los bacilos de la tuberculosis y el cólera, el neumoco es aislado por Albert Frankel, el bacilo de la difteria por Friedrich Loffler, el estreptococo por Friedrich Fehleisen, el meningococo es descubierto por Anton Weichselbaum, Paul Brouardel y León-Henri Thoinot llevan a cabo sus trabajos sobre el tifus y, paulatinamente, se implanta el análisis bacteriológico como complemento del análisis químico. Es en este periodo que el debate científico, encarnado por las diferentes proposiciones de Max Joseph Pettenkofer y Robert Koch, busca las causas de la rápida propagación de las enfermedades epidémicas.

4 Entre 1876 y 1912 se realizan catorce congresos internacionales de higiene y demografía. Entre 1893 y 1908 tienen lugar cinco congresos médicos panamericanos. En 1902 y 1908-1909 se organizan en Santiago de Chile el Congreso Panamericano de Higiene y el primer Congreso científico panamericano respectivamente. En 1910 se lleva a cabo en Buenos Aires el Congreso internacional americano de medicina e higiene.

5 Entre 1893 y 1900 se organizan seis congresos científicos chilenos donde se aborda de manera irregular las cuestiones de la higiene pública y de la salud de la población.

6 Algunos especialistas de redes comparten esta posición, combinando incluso las nociones de red y sociabilidad como lo hace Michel Bertrand cuando define la “red de sociabilidad” como el conjunto permanente o temporario de vínculos de naturaleza diversa (solidaridad, dependencia) que ligan a los individuos entre sí (Bertrand y Lemercier, 2011).

7 “Tanto a Paris como a Berlin se han encargado las obras i periódicos que han de servir de base a nuestra Biblioteca de Hijiene. las obras i Revistas alemanas hemos recibido las que constan de la factura siguiente, remitidas por la libreria Hirschwald con un gasto de 798 marcos 55 Pf.” (“Segunda memoria del instituto de hijiene”, 1898).

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Enrique Fernández Domingo, «Revistas, libros y bibliotecas : circulación, recepción y apropiación de textos higienistas en Chile (1869-1900)»Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 40 | 2020, Publicado el 18 diciembre 2020, consultado el 26 enero 2021. URL: http://journals.openedition.org/alhim/9152; DOI: https://doi.org/10.4000/alhim.9152

Inicio de página

Autor

Enrique Fernández Domingo

Université Paris 8-LER
Professeur des Université en Histoire contemporaine d’Amérique latine
enrique.fernandez@yahoo.fr

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Amérique latine Histoire et Mémoire está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search