Navegación – Mapa del sitio

InicioNúmeros40Los saberes de los exiliados repu...

Resúmenes

Las relaciones entre españoles y argentinos han sido buenas desde los inicios de esta historia compartida. Hay cientos de ejemplos y ahí está la particular situación que se origina en los años de la Guerra Civil que sacude a la ex madre patria y, en los inmediatos posteriores, cuando intelectuales, políticos y periodistas, médicos y abogados, perseguidos o amenazados por el sistema que puso fin a la Segunda República, a la que ellos habían adherido, les haga dificultosa la vida privada y pública. De ese inmenso grupo, seleccionamos unos pocos, privilegiando a los que ejercieron en nuestro medio, quienes, a través de las cátedras universitarias a las que accedieron, profesaron una marcada influencia sobre jóvenes y adultos, pues permitieron un fermento de propuestas renovadoras. Al ofrecérseles participar de la docencia, se les cubrió uno de los aspectos más delicados del exiliado : la inserción laboral. Por su parte, ayudaron a ampliar, en nuestro medio, los contenidos de los programas, los enfoques, la bibliografía y estimular un criterio comparativo.

Inicio de página

Texto completo

Enfoque

1El autor de este escrito, que es juez en lo civil, ha realizado un trabajo de síntesis, apelando a una pequeña fracción de la bibliografía específica (pues es mucha), buscando un equilibrio entre autores peninsulares y argentinos. Asimismo, algunas de sus afirmaciones, resultan del recuerdo de los pareceres expresados por sus profesores : por ejemplo, de un graduado en La Plata y de otro de Buenos Aires, que al referirse al derecho penal, mencionaban contenidos de los libros de un jurista exiliado y cómo lo valoran como docente. Además, al estar el autor íntimamente vinculado a la Facultad de Medicina de la UBA y de Cuyo (pues integra un comité de bioética), tiene acceso a los dichos de muy mayores docentes, quienes suelen tener palabras de admiración, cuando, siendo muy jóvenes, cursaban ciertas materias con algún que otro catedrático refugiado. De este modo, reafirma la mentada presunción sobre cómo viajaron los saberes (médicos, jurídicos, filosóficos, etc.) entre los profesionales españoles y los americanos.

2En síntesis, hay una relación entre bibliografía, avales de profesores que conocieron a un par de los confinados, recuento de series y libros inventariados en bibliotecas universitarias y de tribunales, catálogos de docentes extranjeros, notas periodísticas. Las anotaciones explicativas incluidas en el anexo acreditan el texto.

Comentarios iniciales

3El país del Plata receptó varias oleadas migratorias hispánicas ; cada una con su particularidad, que dividiremos -en escueta síntesis- en dos fracciones ; una se puede explicar porque los metropolitanos estaban en la búsqueda de un bienestar económico (conseguir un buen salario o jornal, que aísle de la miseria), complementado con un distanciamiento de la opresión metropolitana ; suele calificársela “por necesidad” y se advierte en los inmigrados una clara tendencia a mantener una cadena horizontal de llamados, entre los familiares y amigos, con una predisposición a permanecer en este suelo (aunque no se ignora que algunos centenares solo hicieron un pasaje transitorio y un rápido retorno). La segunda, muy vinculada a los alborotos internos, se califica como “compulsiva” y tiene como particularidad que hay un desplazamiento instigado por claras motivaciones político-ideológicas, donde un número significativo guarda la esperanza de regresar a la Patria, cuando allá cambien las condiciones. En este último apartado vamos a ubicar a los que vienen como secuencia de la Guerra Civil y el “franquismo” (aunque hay casos anteriores : como los llegados en tiempos de las guerras “carlistas”). Acá no vamos a detener : fue un dolor para los españoles que se arribaron “obligados” a dejar su suelo y un beneficio para los argentinos, pues muchos de los trasladados accedieron a las cátedras del nivel medio y universitario y dieron un cierto brillo a la docencia. Venían de un país que había recobrado su “dignidad intelectual”.

4Los dos extremos hicieron sus evaluaciones. España, en ocasiones, reclamaba por los severos controles de ingreso que se aplicaban en el puerto de Buenos Aires (por cuestiones sanitarias) ; opinión que, un tanto se calmó cuando advirtieron las ventajas de las remesas de dinero que se recibían. En la Argentina existían grupos anti-inmigratorios (por suerte, pequeños) que levantaban las banderas del “oscurantismo” español o reprobando la conducta revoltosa (propia de anarquistas, socialistas, comunistas, ateos) ; y los neutros o favorables, imputando la conveniencia de la incorporación de pobladores (y mano de obra) para una inmensidad territorial muy poco habitada : fue una política de Estado favorecer su instalación (que se asoció a la puesta en marcha de un modelo de explotación agrícola extensivo, con destino a abastecer el mercado interno y, fundamentalmente, conseguir excedentes de exportación, manera genuina de acrecentar las arcas fiscales) ; afirmación que no nos hace olvidar la ley de Residencia de 1902. A lo dicho, sumamos el significativo papel que jugaron las sociedades protectoras de los inmigrantes (formadas y/o integradas por locales y peninsulares) ; muchas veces, para que funcionase adecuadamente, solicitaban las contribuciones de empresarios coterráneos que ya gozaban de una ventura material. En síntesis, hubo hispanofobia e hispanofilia, según cada punto de vista, de poca o mayor vehemencia.

5Un historiador peninsular, Esteban Llera, ha escrito : “Y mientras que, en Chile, donde había triunfado el Frente Popular, los exiliados “rojos” que llegaban eran acogidos con gran fraternidad, en la Argentina se proponía un criterio de acogida en extremo selectivo” (Llera, 1996 : 639). Dos aspectos para analizar, utiliza la expresión “exiliados rojos”, muy del gusto de la época : pues a muchos se les temía por una aparente simpatía con el comunismo, que, por entonces, en algunos argentinos provocaba repudio.

Sucesos que enorgullecían a España

6El primer tramo del siglo XX parecía brindarles a los españoles un pequeño regocijo. En 1906, Santiago Ramón y Cajal, recibió el premio Nobel de Fisiología y Medicina y esto encadenó otros resultados positivos, como la instalación de la Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas (JAE), en 1907, con un espacioso programa que incluía el de las becas (en particular a Inglaterra y Alemania). O la creación, en 1910, de la Residencia de Estudiantes de Madrid, que, desde el primer momento, fue un complemento de la universidad, verdadero núcleo de modernización científica y educativa.

7Además, dispone de figuras señeras como el historiador de las ideas Marcelino Menéndez Pelayo, el inventor Leonardo Torres Quevedo y la cuenta podría seguir. Madrid entendió que era importante mantener los lazos de la hispanidad y para lograrlo en 1914 funda la Institución Cultural Española, como una cátedra de cultura que haría una obra de difusión en el exterior de los “valores” peninsulares y, por su impulso, arribaron a Buenos Aires notables figuras, al modo del filólogo e historiador Ramón Menéndez y Pidal ; los filósofos José Ortega y Gasset y Eugenio D´Ors ; los matemáticos Julio Rey Pastor y Esteban Terradas ; el fisiólogo catalán Augusto Pi y Suñer (o Sunyer) ; el jurista Adolfo González Posada y el penalista Luis Jiménez de Asúa ; el filósofo del derecho Luis Recasens Siches ; los médicos-investigadores, Pío del Río Hortega y Gregorio Marañón ; el neurólogo Gonzalo Rodríguez Lafora ; el físico Blas Cabrera. Eran los representantes de la España-recuperada (del “regeneracionismo”).

8En eso estaban cuando irrumpió la dictadura (con el visto bueno del rey) de Miguel Primo de Rivera (1923-30) y les afectó la crisis económico-financiera de 1929/30. No era muy diferente de la situación en la Argentina.

9Allá, la reacción democrática tomó fuerza y se instaló la Segunda República (14 de abril de 1931 al 1 de abril de 1939) con dos políticos de fuste : Niceto Alcalá Zamora y Manuel Azaña, sustituta de la monarquía, que aprobó la Constitución de 1931 (en reemplazo de la de 1876), donde se plasma : “España es una República democrática de trabajadores de toda clase, que se organiza en un régimen de libertad y justicia ; los poderes de todos sus órganos emanan del pueblo. El Estado Español no tiene religión oficial.”

10En un grupo hay un afán modernizador ; los otros los acusan de ateos, masones, comunistas y, en este subconjunto, aparece José Antonio Primo de Rivera, el creador de la Falange, en 1933, quien sería fusilado tres años después. El clima es hostil ; no hay paz, por el contrario, insurrecciones, como la Revolución de 1934 (o Revolución de Octubre), oportunidad en las que fueron castigados los catalanes, asturianos, ferrolanos ; se suma el triunfo, en 1936, de la coalición de izquierdas o Frente Popular y se desembocaría en la guerra civil. Acá, los que estaban atentos a los sucesos metropolitanos, crearon instituciones dispuestas a secundar a los peninsulares ; una, fue el Patronato Español de Ayuda a las Víctimas del Antifascismo -PEAVA-, de 1935, que asistía a los presos políticos y perseguidos.

La Guerra Civil española

11El enfrentamiento social desembocó en el comienzo de la guerra civil en julio de 1936. Los diarios, de allá y acá, daban cuenta de los horrores y, en el cúmulo de malas noticias, el bombardeo a la ciudad de Guernica (26 de abril de 1937), con la participación de la Legión Cóndor alemana y la Aviación Legionaria italiana, que combatían en favor del bando sublevado contra el gobierno de la Segunda República Española. Es una contienda interna, pero, apoyando a uno u otro sector se ven los tentáculos alemanes, italianos, rusos, franceses y cientos de jóvenes de América se alistaron para combatir ; los intelectuales hicieron lo propio, para concretarlo, tal vez, de otro modo. Fue la época de las “Brigadas Internacionales” (unidades militares de extranjeros, dispuestos a secundar a los republicanos).

12Otra curiosidad fue que, desde nuestro país, se escribían cartas a los combatientes, para estimularlos, animarlos psicológicamente y por ahí hay testimonios con las respuestas o postales que los combatientes giraban a “sus madrinas” o “padrinos”, en agradecimiento a esta iniciativa. Se intensificó el envío de dinero, ambulancias, ropas, comidas, remedios. Más de un peninsular advirtió el peligroso desenlace y centenares emprendieron el camino del exilio, que aumentó al finalizar la contienda y advertirse el triunfo de Francisco Franco. Se acepta que franquismo dominó a España desde 1939 a 1975, aunque con características variables en los casi 40 años de preeminencia, con una figura central : “el Caudillo”, con totalitarismo (o totalitarismo parcial), un modelo dominante que gravita sobre la familia, la escuela, el trabajo, la vida intelectual, cívica o profesional, las costumbres o la cotidianidad, con un aparato policial de control (donde no faltó la muerte por garrote) y defensor de una “cruzada” a favor de la tradición, la fe y la hispanidad. Con los años, se “desfascistó”, con un crecimiento económico-industrial no demasiado significativo. En medio, por un referéndum, se aprueba que la monarquía sería restaurada y, de ese modo, Franco se transformó en el regente. A su muerte asumió el rey Juan Carlos I.

13Nunca olvidar que cualquier escenario admite interpretaciones diversas y hasta contradictorias : una vertiente repudia el accionar de los republicanos, a los que señala como los causantes de miles de muertos y heridos, de enemistades fratricidas, de destrucción de la sociedad, de nefastas repercusiones demográficas, económicas, culturales, de una crueldad extrema. Estimamos que el justo equilibrio es admitir que la furia estuvo en los dos bandos ; pero, en favor de los republicanos apuntamos : habían ganado las elecciones y el accionar posterior de los sublevados/dominantes, demostró total antipatía por la democracia y la libre expresión, mientras intentaba consolidar un discurso único ; ni siquiera la gestión legitimó el arrebato del poder.

14En América se palpaba la fuerza de las colectividades que no “abandonaron” a sus hermanos-perseguidos ; y, en el breve punteo, aparecen : el Servicio de Evacuación de Republicanos Españoles (SERE), con sede en París y filial en México, bajo el nombre de Comité Técnico de Ayuda a los Refugiados Españoles (CTARE) ; la Casa de España en México, la Junta de Auxilio a los Republicanos Españoles (JARE) ; la Unión de Profesores Universitarios en el Extranjero (UPUEE) ; el Instituto Cubano de Altos Estudios. Y, en la Argentina se creó la Institución Cultural Española en Buenos Aires (ICEBA). Por todos lados había falangistas y antifalangistas, franquistas y antifranquistas ; ¿quién no tenía un buen amigo de esta o la otra camarilla, virtuoso por ser monárquico y virtuoso por ser republicano ?

Se instalan los exiliados

15Un montón de los que veremos alojarse son intelectuales, profesionales, que estuvieron muy comprometidos con los ideales republicanos y mantuvieron viva y activa (con desigualdades e irregularidades), la universidad disidente en ultramar, playas sobre las que valoran la afinidad lingüística, los presupuestos culturales y axiológicos.

  • 1 Responsable de un concepto esclarecedor : el exilio como categoría cultural.
  • 2 Pedro Ara (España, 1891-Argentina, 1973) ; anatomista y embalsamador aragonés. Su fama fue mucha, p (...)

16Un analista ha creado la feliz imagen de un segundo descubrimiento de América, emprendido a partir de 1939, sin cruz y sin espada : que corresponde al historiador peninsular José Luis Abellán, quien reflexiona sobre la intelligentzia hispana (Abellán, 1984)1. Acá los esperan viejos residentes (como los médicos Avelino Gutiérrez y Pedro Ara2, el matemático Julio Rey Pastor, el militante político Abad de Santillán). Más de uno fue solo un peregrino, de paso o traslado a diferentes países (Rafael Alberti y Francisco Ayala) y, en tanto otros aceptaron una larga residencia (Gregorio Marañón, Claudio Sánchez Albornoz). También están los que acá fallecieron (Pío del Río Hortega y los dos hermanos Jiménez de Asúa). Nadie ignora que un destierro tiene una carga cultural, antropológica, filosófica, económica.

17No faltó el grupo de políticos, y así hallamos a un expresidente, Niceto Alcalá Zamora y Torres, quien, tras el fin de la experiencia republicana, se radicó y acá murió. Lo acompañó su hijo Niceto Alcalá Zamora y Castillo. Amén de Luis Jiménez de Asúa, presidente en el exilio (1962-70) o de Claudio Sánchez Albornoz : jefe del gobierno en el exilio (1962-71) : los tres, altos exponentes de los transterrados, que le dieron renovado contenido a la inmigración novocentista.

  • 3 Dos comentarios : frecuentemente se movían de un lugar a otro, buscando el mejor posicionamiento ac (...)

18No todos los “desplazados” se radicaron en Buenos Aires, pues varios se internaron en las provincias y cualquier encasillamiento geográfico es un error3, pues se movían por aquellos lugares desde donde eran solicitados. La mayoría, tras superar el dolor del destierro, el tiempo del desarraigo y la nostalgia por todo lo dejado atrás, fueron reconocidos por sus altos méritos e incorporados a preclaras instituciones de la ciencia o de la cultura. Por entonces la Argentina tenía seis universidades públicas : la de Córdoba ; Buenos Aires ; La Plata ; Litoral ; Tucumán y Cuyo y allí ocuparon algunas plazas docentes.

  • 4 Este listado, muy incompleto no detalla sino una mínima parte ; siempre habrá estadísticas encontra (...)

Veamos unos pocos ejemplos4 :

  • 5 Puntualizamos que la Universidad Nacional de Cuyo no tenía la carrera de medicina, que recién se co (...)

Cuyo. Una buena cantidad halló cabida, pues estaba dando forma a su universidad y necesitaba catedráticos. Allí profesaron : los matemáticos Ernesto Corominas, Pedro Pi Calleja, Manuel Balanzat, el historiador Claudio Sánchez Albornoz y unos cuantos médicos asistencialistas5. Cuando se abra la carrera de medicina, para la cátedra de Cirugía, fue contratado Joaquín Trías i Pujol. Medítese sobre la gravitación que pueden haber ejercido estos profesionales en la novísima universidad cuyana ; muy favorecida resultó la Facultad de Filosofía y Letras, instalada en la provincia de Mendoza, que cobijó a un historiador de acreditada formación ; o la sede en la provincia de San Juan, que tomó fama por los estudios matemáticos (de ahí saldrían, luego, los ingenieros).

Tucumán. Cobijó por un tiempo al pedagogo Lorenzo Luzuriaga y al filósofo Manuel García Morente.

Litoral. Recibió matemáticos y muchos más, que ubicaremos en Buenos Aires, porque varios terminaron residiendo en esta localidad.

La Plata. Albergó al biólogo Juan Cuatrecasas al penalista Luis Jiménez de Asúa, a la psicóloga Fernanda Monasterio.

  • 6 Donde se rescatan los nombres de : Francisco Morán Miranda ; Tomás Pumarola ; J. Martín Echeverría  (...)

En Buenos Aires se instalaron los matemáticos Luis Santaló, Esteban Terrada y Francisco Vera ; los lingüistas Francisco Ayala y Amado Alonso ; el penalista Luis Jiménez de Asúa ; los médicos-investigadores Gregorio Marañón, Pío del Río Hortega, Felipe Jiménez de Asúa. Amén de Luis Sayé Sempere y Estanislao Lluesma Uranga. Otros se dedicaron al ejercicio de su profesión6. El agrónomo Agustín Nogués Sardá y como él, decenas. No faltaron los arquitectos, ingenieros-mecánicos y electricistas, periodistas, músicos, dramaturgos, educadores y el impulso a las empresas editoriales. Los polos universitarios todavía recuerdan la gravitación que dejaron estos españoles. No es un dato menor que el doctor Bernardo A Houssay, ya a cargo de la Asociación Argentina para el Avance de la Ciencia, los invitaba los ateneos, a dictar conferencias, a participar de los laboratorios y cátedras (según la especialidad), a publicar en las series locales, a lo que hay que agregar cuánto le interesaba compartir las reuniones sociales.

En la ciudad de Mar del Plata se radicó la pedagoga María de Maeztu.

Unas reflexiones

19Como suele sucederle a los expatriados, a los expulsados, debieron aceptar el alejamiento como un mal menor a quedarse en España y cargar con el estigma de ser defensores de ideas u opiniones exageradas. No fueron residentes que enviasen remesas de dinero ; por el contrario, solían vivir modestamente de sus empleos en las universidades, de unas pocas notas periodísticas o de dirigir empresas editoriales (y, cuando les era posible, ocuparse del asistencialismo). La mayoría hizo amistades con pares argentinos : participaban de agasajos, encuentros culturales, les abrían sus cátedras, institutos, sedes de pertenencia. Era, usando una expresión de moda, un auténtico feed-back. España estaba vivenciado una “fuga de cerebros”.

20La Academia Nacional de Medicina local solía invitarlos a los encuentros académicos y analizó la posibilidad de algunas incorporaciones (y, de hecho, uno lo fue). Algo equivalente se dio en otras academias y, mucho más, en las diferentes universidades, ateneos, centros de estudios. No faltaron los que buscaban a sus coterráneos y se crearon redes o tutoriales de ayuda, de estrecha relación sociopolítica y profesional. Había entre ellos, una “dolor” compartido.

21Estos españoles ayudaron a dar nuevos aires a los estudios locales. ¿Pero cómo saberlo con exactitud ; cómo medirlo ? Solo apelando a las opiniones epocales (como la encarada en esta elaboración) ; al punteo de la bibliografía (y es fácil todavía hablar con viejos alumnos de derecho, hoy famosos penalistas, que recuerdan al doctor Asúa ; y ahí están las bibliotecas de las universidades con anaqueles llenos de sus libros (ya los impresos afuera, ya los impresos acá) ; inventariando las revistas o series específicas que editaron o ayudaron a concretar.

22Se benefició la matemática vernácula, la filología y la lingüística, la historia, la pedagogía, el derecho y la filosofía, la investigación biomédica, la impresión de libros. Ellos pasaron por las facultades de medicina, derecho, filosofía y letras, ciencias exactas y de la educación, …

23Los lugareños solían receptar con agrado a los hombres y mujeres que cargaban un bagaje cultural significativo. Damos solo unos pocos ejemplos, Bernardo A. Houssay tuvo palabras de elogio para Gregorio Marañon, Pío del Río Hortega, Felipe Jiménez de Asúa y otros más (que sumaba a la admiración que sentía por Ramón y Cajal) ; los matemáticos reconocen los aportes de renovación de los Luis Santaló ; los lingüistas, de los Amado Alonso ; los penalistas, de los Luis Jiménez de Asúa ; los historiadores, de los Sánchez Albornoz.

24Para un número significativo, nuestro país no fue un paraíso terrenal. Pensemos que eran los años de 1940 a 1970, que coinciden con el peronismo (al que poco adhieren), con el apogeo militar, con las dictaduras y sus fobias “anticomunista” o “antirrepublicana”. Por eso, cuando la situación se volvió más flexible en España, regresaron o recalaron en Francia, en EE. UU. Más de uno, pasó por varios destinos ; casi una vida de vagabundo cargando familia, libros, angustias por el nuevo destino (como fue el caso de Ayala), sin que fuese un obstáculo para mantener la creatividad.

Inicio de página

Bibliografía

ABELLÁN, José Luis, El exilio español de 1939, Madrid, Taurus, 6 volúmenes, 1976-78.

CUADERNOS HISPANOAMERICANOS, “El exilio español en Hispanoamérica”, n° 473-74, España, AECID, 1989.

KOHN LONCARICA, Alfredo G., Historia de la inmigración médica en la República Argentina (tesis inédita), Buenos Aires, Facultad de Medicina/UBA, 1981.

LÓPEZ PIÑERO, José María (Dir.), Biblioteca de la ciencia española, Madrid, Fundación Banco Exterior, 1990.

LLERA, Esteban Luis (Coord.), El último exilio español en América, Madrid, Ediciones Mapfre, 1996.

MANRESA FORMOSA, R. G., “Obra científica y sanitaria del académico honorario Prof. Luis Sayé en Hispanoamérica”, Anales de Medicina y Cirugía, vol. LIII, n° 233, Barcelona, RAMB, julio-setiembre 1973.

ZULETA, Emilia, Los españoles en la Argentina. El exilio literario de 1936, Buenos Aires, Atril, 1999.

Inicio de página

Anexo

Julio Rey Pastor (España, 1888-Argentina, 1962). Se había instalado, por libre voluntad, en 1917. Le echó luz a la matemática argentina y cumplió una función humanitaria, pues por su iniciativa se refugiaron varios coterráneos que habían sido sus discípulos.

Ernesto Corominas (España, 1913-Francia, 1992). Llegó en 1940 y trabajó en Buenos Aires, el Litoral y Mendoza (donde contrajo matrimonio con una prima del futuro líder Ernesto “Che” Guevara). Hermano del filólogo Joan Coromines y de la psicóloga Julia Coromines.

Pedro Pi Calleja (España, 1907-1986). De la escuela matemática de rey Pastor. Tuvo varios exilios.

Manuel Balanzat (España, 1912-Argentina, 1994). Llegó en 1939 ; se radicó en San Luis, donde colaboró con el catamarqueño Fausto Ismael Toranzos, en la creación de un Instituto de Matemáticas, posterior Escuela (allí residió entre 1940 y 1955). Otra temporada la pasó en Bariloche (donde después estaría el Instituto Balseiro) y finalmente en la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la UBA.

Claudio Sánchez Albornoz (España, 1893-1984). Historiador medievalista y político. Sus lecciones se escucharon en las aulas de la UNCuyo ; casa que le respaldó los tres tomos de : En torno a los orígenes del feudalismo (1942) y le dio la oportunidad de dirigir uno de sus institutos ; de ahí se trasladó a Buenos Aires y se le encomendó la cátedra de Historia de España y la dirección del Instituto de Historia de la Cultura Española Medieval y Moderna (FFyL) ; protector, desde 1944, de la serie : Cuadernos de Historia de España. Residió en el país entre 1940 y 1983 ; se acercó con la cátedra de Historia de la Medicina (FM/UBA), en tiempos del titular Aníbal Ruiz Moreno.

Joaquín Trías i Pujol (España, 1888-1964). Contó, para el traslado, con la ayuda de su discípulo Fernando Más Robes. La cátedra señalada la cubrió desde 1954. Más tarde regresaría a su patria.

Juan Cuatrecasas (España, 1899-Argentina, 1990). Llegó alrededor de 1938. Un prolífero escritor y catedrático de Patología general en la Universidad de Cochabamba (Bolivia) y profesor de Antropología en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación en la Universidad Nacional de La Plata ; y, luego, de Biología humana. Presidió, en Buenos Aires, el Ateneo Pi y Margall de Buenos Aires. Miembro del comité directivo de la Agrupación de Intelectuales Demócratas Españoles.

Fernanda Monasterio (España 1912-2006). Estará, por un periodo, a cargo del Instituto de Psicología (UNLPlata).

Luis A Santaló (España, 1911-Argentina, 2001). Se instaló hacia 1939. Ejerció en Rosario, Buenos Aires, La Plata. Obtuvo notorios premios (como el Príncipe de Asturias, 1983 ; el Bernardo Houssay, de la OEA, 1986). En 2011, se autorizó la creación del Instituto de Investigaciones Matemáticas Luis A Santaló (IMAS), de doble dependencia UBA-Conicet. En una temporada que vivió en EE. UU., se frecuentó con Albert Einstein.

Esteban Terradas (España, 1883-1950). Se radicó acá entre 1937 y 1941. Muy apreciado por el Centro de Ingenieros. Apasionado por los caminos, la astronomía, la fotografía.

Francisco Vera (España, 1888-Argentina, 1967). Durante la Guerra Civil, desarrolló un código criptográfico. Se asentó en la Argentina en 1944 y antes había peregrinado, con su familia, por varios lados. Con vocación por la historia de la ciencia, que nos autoriza a mencionar algunos de sus libros : Puntos críticos de la matemática contemporánea (1944) ; Evolución del pensamiento científico (1945) ; Breve historia de la matemática (1946) ; Historia de la cultura científica (1956-1969 ; en 5 tomos).

Francisco Ayala [o de Ayala]. (España, 1906-2009). Literato, traductor, sociólogo. Se conectó con Lorenzo Luzuriaga y el filósofo argentino Francisco Romero. Ayudó a fundar la revista Realidad (1947-9), verdadero testimonio de colaboración internacional que quiso ser “un taller de ideas para superar la mayor crisis de la civilización occidental marcada por los fascismos y el nazismo”. Cooperó con la revista Sur. Publicó en más de una editorial argentina. En sus últimos años recibió premios de las letras españolas, por sus novelas y labor ensayística, después de haber vivido en diversos lugares (en la Argentina de 1939 a 1944 ; en Chile, Brasil, Puerto Rico, Santo Domingo, EE. UU.). Una nota del diario La Nación (Buenos Aires, 3 de noviembre de 1999), al momento de su muerte, destacó que escribió para ese matutino entre 1944 y 1993 y, por ser uno de los influyentes, no es un dato menor, dado la cantidad de lectores que ha tenido y tiene. Es otra manera de confirmar cómo ha gravitado en la cultura nacional.

Amado Alonso (España, 1896-EE. UU., 1952). Discípulo de Ramón Menéndez Pidal. Se nacionalizó argentino y, en Buenos Aires, dirigió el Instituto de Filología.

Luis Jiménez de Asúa (España, 1889-Argentina, 1970). Abogado, de nombradía internacional ; afiliado al PSOE (Partido Socialista Obrero Español). En su patria accedió a la cátedra de Derecho Penal de la Universidad de Madrid. Participó en política con posiciones un tanto extremas para el gusto de la época (abarcaba desde la eugenesia, al aborto, los embarazos no deseados, los medios anticoncepcionales, la peligrosidad pre-delectiva, etc.). Trabajó en Córdoba, La Plata, Buenos Aires.

Gregorio Marañón (España, 1887-1960). Había visitado a la Argentina y confraternizado con varios profesionales e intelectuales. Un hombre de ciencias, letras y artes. Desde joven amplió su formación en el laboratorio del alemán Paul Ehrlich ; con publicaciones sobre endocrinología. Un humanista, preocupado por una medicina integral e individualizada, no meramente analítica o estadística, cercano a la antropología filosófica. Fue asesor temporario de Alfonso XIII hacia la década de 1920. Estuvo encarcelado durante la dictadura de Primo de Rivera y apoyó a Franco como un mal menor, sin abdicar de su liberalismo. De uno de sus libros aprendieron medicina varias camadas : Manual de diagnóstico etiológico (1943). A su represo a España, formó parte del CSIC. Colaboró con una Antología Sanmartiniana, que dirigió el mendocino Julio César Raffo de la Retta (que convocó a hispanos, uruguayos, paraguayos, chilenos, peruanos y argentinos), para rendir tributo al héroe de la Independencia americana.

Pío del Río Hortega (u Ortega) (España, 1882-Argentina, 1945). Otro de los que había estado en la Argentina, rodeado de la fama de ser uno de los preclaros investigadores del grupo de Ramón y Cajal. Se dedicó a la anatomía patológica ; con vocación por los estudios oncológicos y por su inspiración se creó, en 1920, un laboratorio para la investigación histológica en la Residencia de Estudiantes. Volvió en 1940, tras un paso por Oxford (y publicó en revistas inglesas), para tomar distancia de los problemas de su patria, contratado por el Instituto Cultural Español de Buenos Aires, para un curso teórico-práctico de histología e histopatología, oportunidad en la que confraterniza con los profesionales del Instituto de Anatomía Patológica (FM/UBA). Fundó, en Buenos Aires, los Archivos de Histología Normal y Patológica ; también escribió para el Boletín de la Academia Nacional de Medicina y la Revista de la Sociedad Argentina de Biología (de Houssay). Fue nombrado profesor extraordinario de embriología e histología de la FM/La Plata (1943-1944). En los cinco años de vida en Buenos Aires, procuró asistir a los científicos e investigadores médicos que provenían de Barcelona (que vivía su renaixença catalá), de Madrid u otros lugares.

Felipe Jiménez de Asúa (España, 1892-Argentina, 1973). En el periodo 1926-31, estuvo en el país, pues había sido contratado por el Departamento Nacional de Higiene, para desempeñarse en el Instituto Bacteriológico (1926-31) ; en paralelo mantenía una cátedra en la ciudad de Córdoba. En su patria formó parte del discipulado de Santiago Ramón y Cajal, como Nicolás Achúcarro, Ramón Turró, Rafael Lorente, Juan Negrin, …, morfólogos que hicieron progresar la anatomía patológica del sistema nervioso. Durante los años de la refriega civil fue encargado de negocios de la República España en la Argentina y acá se quedó. Estrechó vínculos con la editorial Losada, con el Centro Gallego y la Facultad de Ciencias Médicas. Trabajó en el Instituto de Investigaciones Hematológicas de la Academia Nacional de Medicina ; de una producción escrita selecta.

Luis Sayé Sempere (España, 1888-1975). Un tisiólogo que vino hacia 1937, es decir temprano y por invitación del médico mendocino Lorenzo Armani. Colaboró, además, con Uruguay y Chile. Posiblemente puede incluirse entre los llegados por la crisis peninsular, aunque su instalación es algo anterior y acá se quedó. Un entusiasta de la vacuna BCG y amigo de Albert Calmette. Su libro : Doctrina y práctica de la profilaxis de la tuberculosis (1940), era bibliografía recomendada por los catedráticos de la FM/UBA. Fue miembro honorario extranjero de la Academia Nacional de Medicina de Buenos Aires7.

Estanislao Lluesma Uruanga (España-Argentina, 1909-1968). Llegó hacia 1940 y revalidó en La Plata (donde encontró la ayuda de Luis Jiménez de Asúa). Redactó un Diccionario de Medicina. Hizo, además la carrera de derecho ; particularmente formado como médico forense y legista.

María de Maeztu (España, 1881-Argentina, 1948). Una políglota, que se especializó en temas pedagógicos. La Junta de Ampliación de Estudios dispuso la instalación en Madrid de la Residencia Internacional de Señoritas y la seleccionó para el cargo (1915-36). Además, fue una de las fundadoras de la Federación de Mujeres Universitarias y mantuvo contactos que sus pares de múltiples países occidentales, tanto que se carteó o conoció desde Marie Curie, a Gabriela Mistral, María Montessori, Victoria Ocampo.

Inicio de página

Notas

1 Responsable de un concepto esclarecedor : el exilio como categoría cultural.

2 Pedro Ara (España, 1891-Argentina, 1973) ; anatomista y embalsamador aragonés. Su fama fue mucha, porque se ocupó de los cadáveres de Eva Duarte de Perón y Manuel de Falla. En Córdoba creó un Museo Anatómico.

3 Dos comentarios : frecuentemente se movían de un lugar a otro, buscando el mejor posicionamiento académico o el más conveniente empleo. Además, hay diferencias en el registro de sus apellidos (y otros datos biográficos) ; nosotros hemos utilizado la referencia posiblemente más exacta.

4 Este listado, muy incompleto no detalla sino una mínima parte ; siempre habrá estadísticas encontradas sobre cuántos llegaron y sobre cuántos hubieran deseado trasladarse.

5 Puntualizamos que la Universidad Nacional de Cuyo no tenía la carrera de medicina, que recién se concreta en 1950 ; por eso, los trasplantados a estas provincias debieron volcarse a sus consultorios particulares, a la docencia del nivel medio u otras actividades. Están los nombres de Gumersindo Sánchez Guisande, llegado de Zaragoza, quien escribió una breve Historia de la medicina ; el vasco Justo Gárate ; el obstetra y ginecólogo Antonio Baltar Domínguez ; Enrique Rodríguez (radicado en el sur, en San Rafael).

6 Donde se rescatan los nombres de : Francisco Morán Miranda ; Tomás Pumarola ; J. Martín Echeverría ; David Vallmitjana ; Alfonso Castelao ; el ibicenco Juan Medina Tur ; el ortopédico Manuel Bastos Ansart ; Constantino Salinas ; Juan Benavente ; Julio Castro ; Javier Cortada ; José María Bajó ; Angel Garma ; Luis Córdoba ; el cubano-español Emilio Mira y López. Y el gallego Alfonso Díaz Trigo, quien se incorporó a la cátedra de Historia de la Medicina (FM/UBA).

7 Un texto afirma : “Sayé fue uno de la pléyade de profesores, escritores, pensadores, artistas y maestros que emigraron en masa durante la guerra civil española, originando un verdadero páramo intelectual en nuestra patria” (Manresa Formosa : 1973, 260).

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Alfredo F. Dantiacq-Sánchez, «Los saberes de los exiliados republicanos viajan de España a Argentina »Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 40 | 2020, Publicado el 18 diciembre 2020, consultado el 27 enero 2021. URL: http://journals.openedition.org/alhim/9226; DOI: https://doi.org/10.4000/alhim.9226

Inicio de página

Autor

Alfredo F. Dantiacq-Sánchez

Universidad Nacional de Cuyo (Argentina)
Profesor Titular Efectivo de la Cátedra II Derecho Privado I. (Derecho Civil, Parte General). Facultad de Derecho, Universidad Nacional de Cuyo/Argentina. Juez Civil y Comercial de la provincia de Mendoza (Argentina).

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Amérique latine Histoire et Mémoire está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search