Navegación – Mapa del sitio

InicioNúmeros40Reseñas/Comptes rendusAndrea Giunta, Contra el canon. E...

Reseñas/Comptes rendus

Andrea Giunta, Contra el canon. El arte latinoamericano en un mundo sin centro, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Siglo XXI Editores Argentina, 2020, 240 p.

Eva Natalia Fernández

Texto completo

Simultaneidades y fragmentos que hacen frente al canon, la experiencia latinoamericana

1Invertir las ideas y visibilizar otras narrativas, deconstruir el canon y ensayar nuevos lenguajes. Contra el canon, de la historiadora y curadora argentina Andrea Giunta, es un libro que busca subvertir la historia que postula el escenario de la centralidad y de la periferia haciendo una crítica extendida al modo en el que se aborda la producción de arte, desde la segunda posguerra, en los distintos campos de producción artística en el mundo.

2La autora presenta una ruta precisa para abordar las nociones de centro, periferia, simultaneidad y modernidad, articulando las oposiciones, las comparaciones y las equivalencias como un entramado de representaciones que establece la distribución cronológica, el orden del relato y el poder que refuerza las posiciones autoasignadas desinstituyendo esas definiciones teóricas sobre lo otro.

3Zonas de contacto y campos de simultaneidad, afirma Giunta, como una de las ideas que vertebra el libro, en un intento de desarticular el lenguaje y repensar los abordajes conformistas que organizan el pensamiento.

4A través de ocho capítulos que reflexionan sobre casos específicos, en sintonía con su activismo y con una vocación docente crítica, la autora exhorta a pensar los vínculos entre las producciones artísticas, el cine, el contexto político y el lugar situado, promoviendo esas representaciones intersticiales que captan el sentido disidente al relato canónico.

5Uno de los presupuestos argumentativos de mayor peso en el libro tiene que ver con la historia del arte moderno, ella sostiene que ese relato ya formaba parte del discurso, su representación circulaba desde los centros más importantes de arte y era puesta en marcha por los artistas y los críticos.

6Para la autora, hablar de periferia es establecer una relación directa con un centro, es la oposición a lo que está aceptado y legitimado. Lo entiende como un término descalificado por no estar producido en un centro, como si todas las producciones de arte contemporáneo se debatieran, insoslayablemente, entre la disyuntiva centro o periferia. Como un acto de edición, la representación central omite particularidades de la representación localizada que da cuenta de otra narrativa. Para la autora no existe una reciprocidad entre los escenarios centrales y los que trabajan desde los márgenes porque no hay una reelaboración del lenguaje para representarlos desde perspectivas alternativas a la hegemónica.

7“Adios a la periferia”, como el primer núcleo de análisis de la tesis central del libro, es un capítulo dedicado a la obra de Lidy Prati, Tomás Maldonado, Gyula Kosice y Mathias Goeritz como exponentes de la abstracción de posguerra en su producción. A Lygia Clark y Helio Oiticica los vincula con el neoconcretismo brasileño para hablar de vanguardias simultáneas. Los artistas latinoamericanos reinterpretan el lenguaje para construir nuevas vanguardias marcando esa diferencia entre una vanguardia europea y otra que puede pensarse como una extensión. Desde una crítica a la institución, evidenciando la potencia de las vanguardias mismas para poner de manifiesto los efectos sociales y repensar los circuitos de consumo cultural, Giunta analiza las relaciones ancladas al poder de estas organizaciones.

8El capítulo dos versa sobre el “indigenismo abstracto”, con un énfasis especial puesto en las retóricas visuales de un repertorio de elementos prehispánicos que también formaron parte de los lenguajes de la vanguardia. Claudia Andújar, Ana Mendieta y Cecilia Vicuña visibilizan la amenaza a la población indígena y al territorio. Xul Solar y Joaquin Torres García, desde diferentes frentes, recuperan la experiencia de sus viajes formativos al incorporar elementos de la cultura prehispánica que, paradójicamente, conocieron fuera de América. El mapa invertido marca un antes y un después en la historia del arte latinoamericano, Torres García postula la escuela del sur como un contra-horizonte a la enunciación norte y asume una posición que busca invertir y rectificar un lugar. Aquí la autora hace una afirmación potencial a partir de nombrar al pasado indígena como modo para resistir, entonces, algunas artistas combinaron ese repertorio prehispánico con otras prácticas para darle un tono irreverente y un sentido político articulando un discurso emancipatorio y alternativo al del muralismo mexicano. Asevera que “…se inscribieron nuevos itinerarios del legado indigenista en clave abstracta”.

9En “Abstracciones simultáneas” vincula la obra de la artista pakistaní Nasreen Mohamedi a la abstracción brasileña. Parece que en la escena metropolitana de posguerra convivieron, de forma simultánea, distintas metodologías de trabajo, en Europa se llamaron vanguardias y en Buenos Aires, Río de Janeiro y Sao Paulo se nombraron como innovación radical, sin embargo, respondían a las mismas necesidades.

10Una de las aportaciones más contundentes del libro está en los vínculos que la autora establece entre la producción de los artistas, la literatura de la época -enunciada por teóricos latinoamericanos sosteniendo una historia del arte moderno que incorpora a Diego Rivera, a Siquerios, a Orozco y a Cándido Portinari- y el contexto político, lo que demuestra cómo el arte moderno fue apropiado en América Latina como un legado. Ella lo llama un retorno crítico y dice: “sostener paralelismos no implica despolitizar ni neutralizar el poder crítico del arte que se realizaba en distintas metrópolis”. La abstracción brasileña, en una búsqueda de potenciar el material, la modificación de las formas y el trastrocamiento de una racionalidad visual, jugaba con la experiencia, con el cuerpo e incorporaba la idea de una percepción exaltada por una vivencia fenomenológica de la cultura.En la obra de Mohamedi se encuentra el registro de “…la historia traumática y poscolonial de la independencia de la india y su partición en 1947…”(Giunta, 2020)

11En “Joan Miró y la solidaridad con Chile” la autora explora la relación entre un Miró inmerso en un clima de agitación política, en España durante la guerra civil, solidarizado, casi cuarenta años después, con un pueblo en tiempos de revuelta y represión buscando la forma de resistir, manifestarse y hacer frente. Se explora ese vínculo artístico, político y afectivo entre la República española y la Unidad Popular en Chile materializado en las obras que Miró donó al pueblo chileno como una muestra de su compromiso con este país. Las simultaneidades, entre las imágenes políticas de un Chile conmovido, fragmentado y la estética de los trazos de Miró evocando esos imaginarios, reescriben nuevas gramáticas y, en palabras de Nelly Richard, apelan a una experiencia catártica que forja un lugar de enunciación.

12“Ramona vive su vida”. El estereotipo de la prostituta, con labios rojos, abandonada a su suerte y habitada por el exceso, por la exaltación y los contrapuntos que tomaron formas y colores. Convertida en una mercancía, esta prostituta, pone de manifiesto el lugar de la prostitución y el de la mujer en los años sesenta y su vínculo estrecho con el cine de Godard. En este capítulo la autora activa el debate sobre el lugar de la mujer, sobre el feminismo y sobre la lucha de poder como un detonante en una época signada por la abrumadora consciencia de la condena social. Como una constelación de representaciones desde la literatura, la plástica, el cine y la modernización -como el telón de fondo social- el relato sobre la mujer que “da el mal paso”, que “muestra la hilacha” y que debe salir a trabajar, funciona como la excusa para crear un discurso moralizante y a su vez díscolo, porque se cuela la idea de los derechos, de la libertad y de la lucha.

13La Ramona de Antonio Berni es muchas mujeres, es la revelación de una situación de explotación, de marginación, pero también, es el personaje que posibilita forjar un lugar de enunciación. Las articulaciones entre el discurso feminista y la intencionalidad de Berni ponen de manifiesto -en este núcleo del libro- el problema del cuerpo, de la sexualidad y del trabajo, atravesada por una narrativa contra-canónica armada desde las resonancias al trabajo performático feminista de esa década.

14En “Pueblo, masa y multitud” exhorta a reflexionar sobre la acción de un sujeto colectivo escindido por las nociones que se describen en el título. Las posibilidades que gestiona la noción de multitud, para la movilización como el producto de una crisis de los estados nacionales y como una invitación a la opacidad de las clases sociales, obtura la idea del territorio. Hablar de pueblo y masa remite a una imperativa presencia del sujeto, durante la década del sesenta, tras los períodos revolucionarios apelando a la emancipación del afecto multitudinario emergente. Esta escena social compartida está sostenida desde distintas representaciones artísticas. La curadora argentina señala diferencias interesantes en cuanto a la noción de pueblo y a la de masa, la primera como la figura en la que recae la ciudadanía y la segunda signada por la acción inesperada y a veces insurrecta que trastoca el ordenamiento local. En una apelación a los cuerpos juntos, este apartado da cuenta de los vaivenes, de las tensiones y de las representaciones que podrían potenciar el cambio y agitar la inevitable persistencia del estado de las cosas.

15“La comunicación como un happening global” es abordado como una etapa en la que todos los adelantos científicos y tecnológicos repercuten en el mundo del arte y lo transforman. Hay una intensión de mostrar las genealogías -a contracorriente de los grupos dominantes- que se activan en simultáneo desde el análisis y la visibilidad de obras situadas y contextualizadas. Por eso, refiere a zonas de contacto que tienen que ver con las colaboraciones, los acuerdos y con un imaginario intelectual compartido. Giunta teje una trama compleja entre distintas obras que operan desde la conceptualización, las palabras, los mails, los datos y los sistemas.

16El happening alude a acontecimientos que transcurren en simultáneo y dialogan con algunas propuestas teóricas de Marshall McLuhan, como la “aldea global” o “la era de la electrónica”, en un momento en el que los medios de comunicación se apropian de la escena y se vislumbra la expansión de la hiperconectividad.

17En el último capítulo de su texto, que funciona como el cierre del libro, Andrea Giunta afirma que los paralelismos y las simultaneidades tienen alcances simbólicos. “Imaginarios de la desestabilización” vuelve la mirada a las instituciones -pero no como inertes receptáculos en los que el arte circula- y a los principios que las legitiman. La conspiración funge como instrumento para poner en tensión los límites y repensar el espacio institucional como un lugar donde se juegan los afectos, los sentidos y los valores.

18Contra el canon propone un análisis profundo, un estudio minucioso de los casos -atendiendo sus singularidades- y su articulación con la abstracción, una reflexión crítica al discurso canónico -y no en clave insurrecta- un poco, apelando a las palabras de Nelly Richard, por la necesidad de producir teoría local. También, introduce la categoría vanguardias simultáneas como una referencia que ayuda a deshacer los binomios que normalizan el lenguaje como centro-periferia. Propone el posicionamiento situado y político para desmitificar el accionar simbólico que provoca entender a la modernidad periférica como latinoamericana. Permite intuir esa búsqueda de resistir a los discursos y esclarecer los relatos que instituyen cierto orden, en ese sentido, Andrea Giunta sostiene una narrativa que politiza el sentido del arte de vanguardia en la historia. Entendiendo que las posibilidades del arte como dispositivo podrían incorporar elementos que desarticulen el lenguaje, su propuesta aboga por concebir nuevos campos de conocimiento.

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Eva Natalia Fernández, «Andrea Giunta, Contra el canon. El arte latinoamericano en un mundo sin centro, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Siglo XXI Editores Argentina, 2020, 240 p.»Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 40 | 2020, Publicado el 18 diciembre 2020, consultado el 26 enero 2021. URL: http://journals.openedition.org/alhim/9287; DOI: https://doi.org/10.4000/alhim.9287

Inicio de página

Autor

Eva Natalia Fernández

Universidad Autónomaz de Quetrétaro

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Amérique latine Histoire et Mémoire está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search