Navegación – Mapa del sitio

InicioNúmeros41Une difficile conquête de l'espac...Mujeres y políticas poblacionales...

Une difficile conquête de l'espace public/politique

Mujeres y políticas poblacionales: miradas desde Jalisco, México, en las décadas de 1920 a 1980

Zoraya Melchor Barrera

Resúmenes

Este artículo analiza los cambios en la concepción sobre la mujer en las políticas poblacionales de México, y en particular, en el estado de Jalisco entre las décadas de 1920 y 1980. Lo anterior con base en la revisión de hemerografía de la época e información derivada de entrevistas a personal de salud. Los gobiernos posrevolucionarios contemplaron entre sus objetivos el crecimiento poblacional y el «mejoramiento de la raza»; el papel de la mujer se consideró fundamental en la creación del «nuevo» Estado al ser la responsable de «procrear y formar a los futuros hombres de la nación». Esa concepción sin embargo, se transformó a partir de la década de 1960, momento en el que la mujer, se convirtió en el «objeto» de las medidas de planificación familiar impulsadas en México, pero influidas por organismos internacionales. En ese sentido, este trabajo plantea que la concepción y la labor de la mujer en las políticas poblacionales atendió principalmente a los intereses del Estado, primero como la encargada de dotar a la nación de los futuros ciudadanos y, después, como la principal responsable de disminuir el crecimiento poblacional.

Inicio de página

Texto completo

Introducción

1En México se han realizado estudios sobre población y mujeres en aspectos concretos como la salud y los derechos reproductivos (Barbieri, 2000; Torres, 2017; Ortiz, Amuchástegui y Rivas, 2006; González, 1999), las políticas poblacionales (Barbieri, 1983; Márquez, 1984), el aborto (Elu, 1996; Lamas, 2007) y las características sociodemográficas de los hogares y familias (Oliveira y García, 2017). Asimismo, desde la perspectiva histórica, algunos trabajos han analizado patrones demográficos sobre migración, matrimonio, maternidad, jefaturas de familia (Arrom, 1988); el binomio madre-hijo y su relación con la idea de nación o patria (Stern, 2002; Tuñón, 2008); además del impacto demográfico como consecuencia de guerras y epidemias (López, 2008). Para el caso de Jalisco, el trabajo de Arias y Núñez (2011) se ocupó de abordar las características sociodemográficas y socioeconómicas de las mujeres en regiones y municipios de 1970 a 2005. Con excepción de esta última, las investigaciones señaladas, efectuaron planteamientos generales aplicables a la esfera nacional o bien se enfocaron en estudiar lo ocurrido en la Ciudad de México. De esta forma, el presente artículo intenta evitar una visión centralista y contribuir a la historiografía local al exhibir, por un lado, las particularidades y transformaciones en la concepción acerca de la mujer en las políticas poblacionales entre las décadas de 1920 y 1980 en el estado de Jalisco, y, por otro, mostrar la participación que las mujeres tuvieron en la implementación o recepción de dichas políticas.

2El artículo se encuentra organizado en dos apartados, en el primero se examinan las políticas poblacionales en las décadas de 1920 a 1940; en el segundo, las correspondientes a las décadas de 1950 a 1980.

Políticas poblacionales, décadas de 1920 a 1940

3La Primera Guerra Mundial modificó los parámetros existentes en torno a la población. En México, los cambios fueron propiciados por la Revolución mexicana. En ese marco de grandes conflictos convergieron corrientes de reforma sanitaria y la eugenesia, mismas que contemplaron una mayor intervención estatal para solucionar las problemáticas que «sumían a grades masas de la población en la miseria, el sufrimiento y el atraso» (Reggiani, 2019: 23-25). Durante las primeras cuatro décadas del siglo XX los Estados latinoamericanos implementaron una serie de medidas inspiradas en la eugenesia cuyo fin era el optimizar el rendimiento físico e intelectual de la población. Esto en el contexto de su desarrollo como «naciones modernas» y de su incorporación al mercado mundial. La biología entonces fue empleada como un elemento clave en el progreso humano. Las clases dirigentes imaginaron una sociedad que podría ser reconfigurada de acuerdo con los ideales de la responsabilidad individual y la participación activa en el proyecto nacional y en la estructura productiva (Reggiani, 2019: 13 y 17).

  • 1 En 1940 en México la tasa de mortalidad fue de 535.9 por cada 100,000 nacimientos; en Jalisco 662.1 (...)

Ese ideal de la mejora del «capital humano», tuvo dos vertientes: la primera surgida a medidados del siglo XIX de las corrientes reformistas vinculadas a «la cuestión social» y entre las que destacó el movimiento sanitarista, cuyo principal objetivo era combatir las enfermedades infectocontagiosas, particularmente entre las poblaciones campesinas, indígenas y pobres de las ciudades; la segunda, propuesta por el médico británico Francis Galton, que estudiaba la herencia y las medidas para mejorarla con base en la procreación de los individuos más aptos. La eugenesia implicó modificaciones en la forma de comprender la relación entre el individuo y la sociedad, en concreto en el ámbito de la sexualidad y la reproducción. Quienes participaron de esta postura, coincidieron con los higienistas en que las epidemias y la mortalidad materno-infantil1 no sólo eran una tragedia humana, sino también, un asunto político al privar a las naciones de recursos valiosos para su desarrollo (Reggiani, 2019: 17-18).

4De esta forma, la eugenesia proponía la intervención del Estado para incentivar el desarrollo de una sociedad sana y sin vicios a través del control de la inmigración, la restricción matrimonial, la esterilización forzada y la realización de pruebas de inteligencia (Urías, 2004: 38). La manera en que cada nación interpretó y puso en práctica los principios eugenésicos fue diferente, pero en general se consideró que, por medio de la biología, la higiene, la salubridad y la educación era posible solucionar los problemas demográficos, mejorar la vida y regenerar la raza (Saade, 2004: 5-6; Suárez, 2005: 23).

5La eugenesia se difundió en México, a partir de la década de 1920 debido a la influencia de países industrializados, principalmente Francia, tal como ocurrió en Argentina, Brasil y España (Saade, 2004: 4; Vaughan, 2001: 27). Dicho movimiento estuvo compuesto, fundamentalmente, por médicos pertenecientes a círculos científicos, quienes vislumbraban un cuerpo político vigoroso, productivo y homogéneo, dando paso a los proyectos en la esfera educativa, en el arte y la salud pública (Stern, 2000: 63). Se retomaron elementos de disciplinas novedosas como la bacteriología, la genética y la psicología con el propósito de defender los derechos biológicos y profilácticos de la infancia desde la concepción, lo cual significaba asegurar el futuro de la nación (Saade, 2004:19; Stern, 2000: 295).

6Los eugenistas organizaron campañas alrededor de la sexualidad y reproducción, cuyas acciones se enfocaron en el combate de lo que suponían venenos raciales: la tuberculosis, la sífilis y el alcoholismo (Stern, 2000: 63). Se asignó al cuerpo de la mujer una responsabilidad política adicional, pues al deber patriótico de procrear se sumó el de atender la salud del feto (Reggiani, 2019: 17). Al mismo tiempo, se incentivaron acciones para reorientar la conducta de las madres, es decir, fomentar una maternidad consciente. Bajo esta óptica era necesario el observar el cuerpo y mente de las mujeres (Stern, 2002: 303).

7La década de 1920 fue un periodo de movilizaciones por los derechos políticos de las mujeres y una participación cada vez más activa de éstas en la vida pública, lo cual se observa en la publicación Mujer. Periódico independiente, editada entre 1926 y 1929. En ella se propusieron cambios sustanciales para mejorar la condición de las mujeres en el ámbito público, sin embargo, persistió la asignación tradicional al sexo femenino de conservar la especie, de parir y de criar (Tuñón, 2008: 190). La maternidad fue considerada una atribución biológica inmodificable y por tanto, un aspecto que dignificaba (Tuñón, 2008: 209). El periodo posrevolucionario fue un momento en el que la maternidad y el patriotismo, así como la docencia y el nacionalismo se conectaron: las madres fueron vistas como agentes de la ciudadanía y del progreso a través de la educación de sus hijos (Tuñón, 2006: 51). Por medio de la eugenesia se buscó crear una nación moderna, prospera y canalizar la energía materna a la creación de la patria mediante la biología y el civismo, asociadas a la cultura y educación (Tuñón, 2006: 51). De este modo el maternalismo femenino se complementó con el paternalismo del Estado; se transformó en un mérito cívico el tener varios hijos y educarlos correctamente, o bien, convertirse en profesora (Tuñón, 2006: 52).

8El Estado posrevolucionario brindó particular importancia a la educación y propaganda higiénica destinada al público en general, con énfasis en los niños (Aréchiga, 2007: 73). Por su parte, la política educativa rural de la década de 1930 intentó reconfigurar las redes regionales del poder a favor de redes nacionales horizontales, para lo cual se dio a la tarea de contratar a miles de mujeres como profesoras y técnicas (Vaughan, 2001: 27). Entre 1916 y 1948 se celebraron nueve congresos panamericanos del niño que giraron en torno a la protección de la infancia. México participó en ellos y fue sede en 1935. Además de médicos, abogados y educadores, en estos eventos participaron organizaciones femeninas. Si bien estos actores no siempre coincidieron, trabajaron para lograr mejoras en las leyes y contribuyeron a desplazar el eje de estas preocupaciones de la caridad cristiana y la filantropía, al área de las políticas públicas del Estado de bienestar (Reggiani, 2019: 157-158). Al mismo tiempo se promovió la celebración de eventos como la «Semana de la Madre y el niño» ya que la madre era considerada una pieza cardinal en el cuidado de la infancia (El Informador, 06 de mayo de 1940, p. 1).

  • 2 Archivo Histórico de la Secretaría de Salud (AHSS), F-SP, S-P, SE-S, C-10, Exp. 24, 1926.

La norma también experimentó algunos cambios producto de los planteamientos posrevolucionarios e influidos por la higiene y la eugenesia. El artículo 286 del Código Sanitario estableció la licencia de las mujeres antes y después del parto2. En 1930 el Departamento de Salubridad decretó que las mujeres residentes en el territorio mexicano tenían la obligación de colaborar, de acuerdo a los principios de la eugenesia, al fomento de la buena y sana población del país. Así, tanto hogares como mujeres se configuraron en objeto de intervención gubernamental. Aunque la intervención en el ámbito doméstico reforzó las normas patriarcales existentes, le otorgaron cierto grado de autonomía a la mujer al aceptar los obligaciones médico-legales de la maternidad eugénica. Es por ello que la eugenesia fue aceptada y promovida por feministas destacadas del país como Antonia Ursúa, obstetra, miembro de la Liga Nacional de Mujeres, e integrante de la Sociedad Mexicana de Eugenesia (Stern, 2002: 304-305). Además de Ursúa hubo otras mujeres como Esperanza Peña Monterrubio, Mathilde Rodríguez Cabo y Carmen Alarcón quienes, influidas por la eugenesia, también se pronunciaron a favor de cambios para mejorar la condición de sus congéneres y destacaron el papel de las madres en la formación de una nueva nación (Melchor, 2018).

9En Jalisco, fue especialmente en la década de 1940 cuando se implementaron algunas acciones que revelan la importancia dada al papel de la mujer bajo la visión de la eugenesia. En marzo de 1940 de conformidad con la Ley Orgánica de los Servicios Culturales del Estado y con la Ley Orgánica del Poder Ejecutivo se organizó el Primer Centro de Cultura Femenina en Jalisco. Dicha labor estuvo a cargo de la Dirección de Cultura Popular, el Departamento de Asistencia Social y los Servicios Sanitarios Coordinados. El centro contaba con un programa de estudios enfocado en orientación pre y posnatal, cuyas academias y profesores fueron los siguientes:

  • Eugenesia: doctor Wenceslao Orozco, de Servicios Sanitarios Coordinados.

  • Higiene prenatal: doctor Cándido Carlín Flores del Departamento Cultural.

  • Higiene post-natal: doctor Benito Gutiérrez Romero de Asistencia Social.

  • Dietética: doctor Ramón Reyes Ochoa de Servicios Sanitarios Coordinados.

  • Enfermería del hogar: señoritas Marina Ortiz y Aurea Carmona de Servicios Sanitarios Coordinados.

  • Economía doméstica: señorita Josefina Ortiz Mariotte, Directora del Hospicio.

  • Civismo: señorita licenciada Carmen Orozco, Presidente del Tribunal de Menores.

  • Educación física: señorita Margarita Prieto Sánchez de Servicios Sanitarios Coordinados.

  • Belleza femenina: pendiente de designación (El Informador, 05 de marzo de 1940: 1 y 8).

10La directora del establecimiento fue la profesora Francisca Robledo García y la responsable de la organización de brigadas de propaganda la señora María C. Ramos. (El Informador, 05 de marzo de 1940: 1 y 8). Como se puede observar los cursos contemplaban una formación que integraba aspectos sanitarios y «culturales», con la finalidad de formar mujeres capaces de procrear y educar a los futuros cuidadanos de la nación.

11En noviembre del mismo año en el centro cultural ubicado en la calle República nº53 de la ciudad de Guadalajara se impartieron los cursos de:

  • Cultura física: gimnasia sueca, deporte, ejercicios al aire libre.

  • Medicina doméstica: infantil y para adultos.

  • Higiene: dietética, endocrinología, eugenesia, enfermería del hogar.

  • Instrucción primaria: de primero a sexto año.

  • Cultura productiva: corte de ropa, tejidos, cocina, pequeñas industrias, bordados, perfumería, tocado, confección de flores, taquimecanografía.

  • Cultura artística: declamación, pintura, arte decorativo, arte teatral, piano, canto, mandolina, guitarra.

  • Cultura social: higiene doméstica y urbanidad.

  • Cultura moral: orientación moral mediante pláticas y conferencias (El Informador, 08 de noviembre de 1940: 8).

  • Igualmente, en la calle 20 de noviembre nº 277 se instaló otro centro cultural a cargo de la señorita Teresa Santana, en el cual aún no se completaba el programa, pero que dio inicio con los siguientes cursos:

  • Cocina: profesora Hermelinda Castellón y Zúñiga.

  • Corte de ropa: señorita Amelia Flores.

  • Costura: señorita profesora Elisa Cuevas.

  • Cultura física: señorita Virginia Ortiz.

  • Higiene: doctor Epigmenio García Ramos (El Informador, 08 de noviembre de 1940, p. 8).

12Tanto en el centro cultural de la calle República como en el de la calle 20 de noviembre se advierte que además de la formación en principios sanitarios y culturales, se intentaba dotar a las mujeres de saberes que pudieran aplicar no solo al interior de sus hogares, sino que les permitieran lograr cierta independencia económica:

Uno de los aspectos culturales incluidos en el programa general que el gobierno ha trazado sobre el particular, es el que ofrece establecimientos en donde se impartan a elementos femeninos, además de la orientación cultural y moral, conocimientos útiles que se traduzcan en beneficios de valor para quienes asistan a esos lugares. La elevación intelectual de la mujer tapatía, su preparación para la vida, su liberación económica y, sobre todo, su cultura, es el objetivo en que el Gobierno ha puesto sus ojos, a través, como antes se dice, del desarrollo de su programa cultural y educativo que viene realizando, según informaciones oficiales. (El Informador, 08 de noviembre de 1940: 8)

13Además de los centros culturales femeninos, en Jalisco se conformó el Comité Estatal de Eugenesia en coordinación con el Comité Nacional. Este organismo dependía de la Oficina de los Servicios Coordinados de Salubridad y estuvo integrado por los médicos Alberto Onofre Ortega, Rodolfo Landino y Amparo González. El comité tenía «funciones técnicas y orientadoras para la adopción de medidas higiénicas en pro de los niños», además «de estudios sobre trabajos en beneficio de los estados prenatales y post-natales». Las decisiones aprobadas eran dadas a conocer a los dieciocho centros de salubridad ubicados a lo largo de la entidad, los cuales a su vez ejercían funciones operativas para aplicar medidas eugenésicas (El Informador, 24 de septiembre de 1940: 4).

Políticas poblacionales, décadas de 1950 a 1980

14En la primera mitad del siglo XX el interés por incentivar el crecimiento de la población y el mejoramiento de la misma fueron una constante, especialmente al concluir la Revolución mexicana, momento en que se buscaba la reconstrucción nacional bajo un nuevo esquema. Si bien la mayor parte de las acciones se basaron en la aplicación de los principios sociales de la eugenesia, al finalizar la Segunda Guerra Mundial, y como consecuencia del descrédito de sus postulados a causa de los crímenes nazis, el enfoque de las políticas poblacionales experimentó transformaciones.

15En las décadas de 1940 y 1950 surgieron movimientos feministas en diversas partes del mundo que promovían la anticoncepción, algunos de los cuales fueron encabezados por Margaret Sanger y Katharine Dexter McCormick. Estas últimas conformaron la Federación Internacional de Paternidad Planeada y financiaron los estudios de Gregory Pincus para la creación de la primera píldora anticonceptiva. En México en octubre de 1951 Luis Miramontes logró la síntesis de la noretisterona (Torres, 2000: 110). Asimismo, a fines de la década de 1950 Edris R. Rice-Wray participó en la creación de la Asociación Pro Bienestar de la Familia y Asociación Pro-Salud Maternal con el propósito de estudiar métodos hormonales, adiestrar personal, y brindar servicios de planificación familiar (Pérez, 1999: 54-55).

16El crecimiento demográfico para entonces, comenzó a ser considerado un problema que requería atención, principalmente por las implicaciones de tipo económico. Fue a partir de la década de 1960 que se dio impulso a la implementación de políticas poblacionales dirigidas en específico a países pobres, promovidas por instituciones como la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Banco Mundial (BM). México participó en las reuniones organizadas por organismos financieros internacionales, organismos públicos y privados, médicos y especialistas en el área poblacional con el objeto de discutir sobre el crecimiento demográfico y la necesidad de controlarlo a través de la planificación familiar. Existía preocupación de las naciones desarrolladas, concretamente Estados Unidos, por los efectos del crecimiento demográfico sobre su seguridad nacional y la estabilidad social en los países con elevadas tasas de crecimiento natural, por lo que incentivó acciones para contrarrestarlo (Welti-Chanes, 2011: 33). La inclusión en la agenda internacional de los problemas demográficos, el papel activo de organizaciones internacionales como la Organización de las Naciones Unidas, así como el financiamiento de grandes fundaciones privadas para la investigación en esta área, permiten explicar, en parte, la estrecha relación entre los investigadores de la población en México y el mundo (Welti-Chanes, 2011: 36).

  • 3 La FEPAC fue un organismo de la sociedad civil pionero en la planificación familiar afiliada a la P (...)

Fue en ese escenario que en el estado de Jalisco se aplicaron las primeras labores de planificación, como el surgimiento del Servicio de Endocrinología y el Laboratorio de Hormonas en el Hospital de Especialidades del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en 1963 y, posteriormente, la apertura de una clínica de planificación en el Hospital Civil de Guadalajara, con apoyo de la Fundación para Estudios de la Población A.C. (FEPAC)3. La creación de dicha clínica se enfrentó a la oposición de los Servicios Coordinados del Estado de Jalisco y del Gobernador. Sin embargo, el médico Rodolfo Morán González, responsable de la misma, justificó su existencia para prevenir la alta cifra de abortos provocados, pues ante la falta de métodos anticonceptivos eficaces las mujeres no tenían otro recurso para evitar el embarazo, por lo que independientemente de su estado civil y religión el aborto era una práctica frecuente (Entrevista a Luis Rodolfo Morán González, el 18 de marzo de 2010). Al igual que Morán, el médico Felipe de Jesús Lozano Kasten planteó que el aborto era común, lo cual pudo constatar durante el tiempo que efectuó su internado, a principios de los setenta en el Hospital del Ferrocarril del Pacífico, hoy Clínica 89 del IMSS (Entrevista a Felipe de Jesús Lozano Kasten, el 17 de mayo de 2012).

  • 4 «El aborto es la manera ancestral que tienen las mujeres para resolver el conflicto de un embarazo (...)

Los informes que de forma periódica publicaba el Hospital Civil acerca de los servicios prestados, corrobora lo dicho por Morán y Kasten. En 1960, por ejemplo, se atendieron 2,685 partos y 1,199 abortos consumados, además de evitarse 205 abortos (El Informador, 04 de marzo de 1961, p. 2); es decir, los partos representaron el 65.66% de los procedimientos frente al 34.34% de procedimientos vinculados al aborto. En 1962 se atendieron 2,829 partos, 1,322 abortos consumados, y se evitaron 308 abortos; lo que representó el 63.44% de partos, frente a 36.56% procedimientos relacionados con abortos. (El Informador, 25 de enero de 1963: 2-A). Es posible que dentro de dichas cifras estén contemplados también los abortos espontáneos, sin embargo, en los informes no se encuentra dicha distinción. Los datos revelan dos cuestiones, por un lado, la falta de métodos anticonceptivos eficaces y, por otro, que pese a la penalización del aborto y al contexto conservador de la sociedad mexicana y específicamente la jalisciense, un gran número de mujeres de diversos estratos sociales4 tomaban la decisión de practicarse un aborto, situación que fue tomada con cierta «naturalidad» entre la comunidad médica, debido a su frecuencia hasta la década de 1970.

17La demanda por despenalizar el aborto se originó en los años treinta. El Código Penal para el Distrito y Territorios Federales de 1931 consideró no punible el aborto cuando el embarazo era producto de una violación, lo cual fue un paso relevante respecto al código previo expedido en 1871 que contemplaba el aborto cuando corría peligro la vida de la madre o cuando éste era imprudencial o culposo. Sin embargo, se dejaron fuera de la norma las causas económicas o psicológicas, por lo que el aborto clandestino persistió cuando las mujeres tenían el deseo o necesidad de interrumpir un embarazo. Si bien hubo algunas propuestas por incluir este tipo de causales, fue hasta los años setenta que el resurgimiento del feminismo permitió la conjunción de esfuerzos en la Coalición de Mujeres Feministas (CMF) en torno al reclamo del derecho sobre el propio cuerpo (Lamas, 2017: 11-12). De este modo, la lucha por la autodeterminación sexual y reproducción fue lo que caracterizó a la segunda ola del feminismo mexicano. La CMF hizo hincapié en cuatro aspectos para conseguir una maternidad voluntaria: la educación sexual, el uso de anticonceptivos seguros y baratos, el aborto como último recurso, y el rechazo a la esterilización forzada (Lamas, 2017: 13).

18En la esfera normativa el Código Sanitario de 1973 estipuló por primera vez el término de planeación familiar en el artículo 34 (Código Sanitario de los Estados Unidos Mexicanos, 1973). En 1974 fue expedida la Ley General de Población cuya prioridad fue frenar el crecimiento demográfico; en ella se estableció la creación del Consejo Nacional de Población (CONAPO) (Ley General de Población, 1974). Ese mismo año el artículo 4º de la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos (1974), estipuló la igualdad entre hombres y mujeres, la protección del desarrollo de la familia y el derecho a decidir, de manera libre, responsable, e informada sobre el número y espaciamiento de sus hijos. En el ámbito mundial, México fue el primer país de América Latina en señalar el derecho a la planificación en su constitución, y la segunda en el ámbito mundial después de Yugoslavia (Aguilar, 2010: 208-209). Esto debe ser comprendido tanto en el marco de las presiones internacionales por regular el crecimiento poblacional, como debido a las movilizaciones feministas y las corrientes científicas en el área demográfica del país (Torres, 2000: 110-111).

19También en 1974 se realizó la Conferencia Internacional de Población en Bucarest que se pronunció por el derecho de los individuos a decidir sobre la procreación, y señaló que el Estado e instituciones privadas se limitarían a prover de servicios de información sobre el tema. En 1975 la Organización Panamericana de la Salud (OPS) comenzó a fungir como organismo ejecutor en proyectos financiados por el Fondo de Población de las Naciones Unidas en materia de planificación (Oficina Sanitaria Panamericana, 1992: 419). En 1979 la Convención para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación hacia las Mujeres, estableció el derecho a las mujeres a la planificación y a los servicios de educación, información y salud (Barbieri, 2000: 49-50). En Jalisco la incorporación de la planificación a la Ley Estatal de Salud se presentó de forma tardía, en 1987 (Ley estatal de Salud, 1987).

  • 5 En 1977, la Coalición de Mujeres Feministas presentó un proyecto de ley sobre el aborto en la Cámar (...)

De conformidad con lo anterior, el Estado mexicano se planteó como propósito facilitar el acceso de las mujeres a los métodos anticonceptivos distribuidos de manera oficial. Además, con el fin de evitar las críticas públicas respecto a ceder a los requerimientos internacionales, el gobierno fue cuidadoso con el uso de los términos, por lo que estructuró un modelo de «planificación familiar» y una campaña de «paternidad responsable» en lugar de un programa de «control natal». Igualmente, aunque se discutió sobre el aborto, y hubo una intensa movilización por parte de grupos feministas5, el tema se dejó fuera de la política poblacional para evitar enfrentamientos con la Iglesia (Ortiz y Amuchástegui, 2006: 269). La política poblacional se aplicó bajo concepciones estereotipadas de género, exaltó los valores de la familia tradicional y se dirigió hacia las mujeres casadas o unidas concibiéndolas como cuerpos más que como sujetos (Torres, 2005: 17).

20Tanto las instituciones públicas como privadas de salud participaron en el Programa Nacional de Planificación Familiar y Paternidad Responsable (Bustamante, Viesca, Villaseñor, Vargas, Castañón y Martínez, 1983). En el discurso oficial la planificación era necesaria debido al crecimiento de la población, la migración campo-ciudad y el surgimiento de áreas marginales en las urbes. En el estado de Jalisco el programa comenzó a cargo de los Servicios Coordinados de Salud Pública en el Estado (SCSPE) y contempló entre sus acciones la capacitación de personal médico, parteras empíricas (El Informador, 17 de noviembre de 1973, p. 3-C 1) y población en general, así como publicidad en medios de comunicación (El Informador, 27 de octubre de 1975: 9-A; 23 de noviembre de 1975: 2-A; 11 de agosto de 1981: 9-C; 22 de septiembre de 1981: 13-C; 27 de octubre de 1985: 13-B.

21Roberto Franco Alatorre, enfermero, relató las dificultades que el personal sanitario tuvo que enfrentar para ofrecer educación en temas de planificación, concretamente en cuanto a los métodos anticonceptivos, debido a cuestiones de tipo cultural y religioso, lo cual se hacía más patente en el medio rural (Entrevista a Roberto Franco Alatorre, 25 de febrero de 2019). Pese a esta y otras complicaciones, los usuarios del programa de planificación en Jalisco pasaron de 23, 566 en 1978 a 70, 945 en 1990 (Secretaría de Salud Jalisco, 1993: 83), lo cual puede explicarse por medidas impositivas de las autoridades gubernamentales y sanitarias, pero también porque las mujeres fueron adquiriendo un rol más activo en su vida reproductiva.

22Aunque la implementación del programa de planificación intentó evitar confrontaciones entre diferentes actores sociales, hubo reacciones desfavorables de ciertas autoridades gubernamentales y personal de salud tanto en el ámbito nacional como local. En la década de 1970 algunos médicos tapatíos vivieron con dificultad las órdenes dictadas desde el centro. La planificación familiar fue tomada por algunos de ellos como una imposición de la autoridad federal y como un problema ético para quienes profesaban la religión católica (Entrevista a Javier Eduardo García de Alba García, el 19 de marzo de 2010). Sobre la reacción de la población el mismo García señaló que en ocasiones el dispositivo intrauterino se colocaba sin consentimiento de la mujer; asimismo, cuando no se consultaba a los esposos de las mujeres para colocar el dispositivo, éstas experimentaban violencia física por parte de ellos. Esta afirmación también fue corraborada por enfermeras que ejercieron su profesión entre las décadas de 1970 y 1990.

23María Esther Orizaga Espinoza y Aurora Patricia Fletes Rábago, manifestaron que hubo casos en que la salpingoclasia se llegó a prácticar sin consentimiento de las mujeres mientras estaban bajo los efectos de la anestesia después del parto (Entrevista a María Esther Orizaga Espinoza, 15 de febrero de 2019; Entrevista a Patricia Fletes Rábago, 22 de febrero de 2019). Lo mismo se experimentó al colocar el dispositivo intrauterino (DIU). Sobre este último Orizaga indicó que la introducción de éste se convirtió en un procedimiento rutinario, a pesar de que en ocasiones no era eficaz, pues las contracciones posteriores al parto podían propiciar su expulsión. Sin embargo, Esther Orizaga también explicó que para tales procedimientos se consideraban las circunstancias de cada paciente, por ejemplo, si se trataba de una mujer con varios hijos. Orizaga relató igualmente que la vasectomía se llegó a aplicar, pero que el número era comparativamente bajo en relación a la salpingoclasia (Entrevista a María Esther Orizaga Espinoza, 15 de febrero de 2019).

24Además de México, en otros países de América Latina se ha logrado documentar el ejercicio de la coerción en los programas de planificación familiar, así como la imposición de la anticoncepción quirúrgica entre sectores vulnerables y desprotegidos de la población (Castro y Erviti, 2015, pp. 19-20). Asimismo, algunos estudios han mostrado cómo se recetaron métodos hormonales sin valoración mínima del estado de salud de las usuarias; colocación de dispositivo intrauterino sin información ni consentimiento, o con información insuficiente sobre los efectos; pruebas experimentales de anticonceptivos pasando por alto la normatividad internacional vigente, entre otras violaciones a los derechos humanos (Barbieri, 2000, p. 50).

25Paulatinamente la planificación familiar pasó de ser una política de carácter demográfico a una política social de salud (Abrantes, 2010). Hacia finales de la década de 1980 la proporción de las usuarias de métodos anticonceptivos se acercó a la meta con 53% de las mujeres en edades fértiles; la operación femenina fue el primer método de anticoncepción (36%), seguido por el DIU (19%) y las pastillas hormonales (18%). La mayor parte de los métodos modernos de anticoncepción (62%) fueron proporcionados por el sector público de salud (Zavala, 1990: 25).

Conclusión

26Los gobiernos posrevolucionarios con fundamento en la eugenesia, plantearon entre sus metas la necesidad del crecimiento poblacional y el mejoramiento de la raza; el papel de la mujer se consideró clave en la estructuración del nuevo Estado debido a su función materna, es decir, por ser a quien correspondía, según esta óptica, la obligación de procrear y formar a los futuros hombres y trabajadores de la nación. Todo ello en el marco de la modernización de las naciones latinoamericanas y su incorporación al mercado mundial.

27Si bien la eugenesia destacó la participación de la mujer en su rol como madre, al mismo tiempo, y en conjunción con el contexto posrevolucionario y las movilizaciones feministas, permitió que algunas de ellas se pronunciaran por una participación cada vez más activa en el ámbito público. En el estado de Jalisco particularmente la conformación de los centros culturales femeniles, así como del Comité Estatal de Eugenesia, aunque auspiciados por las autoridades gubernamentales, permitieron advertir la presencia de mujeres como directivas o profesoras. La formación impartida en dichos centros reprodujo los roles tradicionales de género, pero a la vez, contempló temas sobre higiene y cultura e intentaba dotar a las mujeres de habilidades técnicas para alcanzar independencia económica.

28La concepción de la mujer se comenzó a transformar con mayor intensidad a partir de la década de 1960, momento en el que planificación familiar ocupó un lugar destacado en las políticas públicas a causa de la presión organismos internacionales y momento en que la búsqueda de mayor igualdad de derechos entre mujeres y hombres cobró impulso. La mujer se configuró en el principal objeto de las políticas de control natal, las cuales exaltaron los valores de la familia tradicional y operaron bajo concepciones estereotipadas de género, por lo que llegaron a transgredir los derechos reproductivos de varias mujeres excluyéndolas de la toma de decisión. En ese marco organizaciones como la Coalición de Mujeres Feministas enfatizaron la necesidad de ejercer una maternidad voluntaria a través de la educación sexual, el acceso a anticonceptivos, el aborto y el rechazo a la esterilización forzada.

29En Jalisco la primera estrategia de planificación se presentó en 1963, pero fue hasta 1974 que arrancó el Programa Nacional de Planificación Familiar con medidas como: cambios normativos, estudios sobre el uso y efectos de los métodos anticonceptivos, así como cursos de capacitación para el personal de las instituciones hospitalarias y población en general. Adicionalmente dio inicio la distribución de pastillas anticonceptivas, colocación del dispositivo intrauterino y la realización de procedimientos quirúrgicos de anticoncepción. La planificación familiar generó reacciones a favor y en contra entre los gobernantes, Iglesia católica, grupos feministas y entre en personal sanitario. Algunos médicos percibieron la planificación familiar como un proyecto contrario a sus principios y como una imposición del centro. Las políticas planificadoras, además, llegaron a vulnerar los derechos reproductivos de varias mujeres como lo sostienen algunos estudios y como lo afirman médicos y personal de enfermería que vivieron este proceso. En Jalisco, la documentación consultada no permite observar, tal como ocurrió en la Ciudad de México, una movilización destacada de mujeres por la defensa de su derecho a la maternidad voluntaria. Sin embargo, las elevadas cifras de abortos hasta la década de 1970 representaron, la respuesta/alternativa de un gran número de mujeres ante la ausencia de métodos anticonceptivos eficaces, a pesar del peligro que ello significaba para su salud y pese a las posibles consecuencias legales. Asimismo, las altas cifras de usuarias del programa de planificación, no solo se explican por las medidas impositivas de las autoridades gubernamentales y sanitarias, sino también, porque las mujeres fueron adquiriendo un rol más activo en su vida reproductiva.

Inicio de página

Bibliografía

Fuentes

Archivo Histórico de la Secretaría de Salud (AHSS) (Ciudad de México).

Hemeroteca de El Informador. Acervo Histórico Digital. Disponible en línea [http://hemeroteca.informador.com.mx/] (Guadalajara, Jalisco).

Entrevistas

Felipe de Jesús Lozano Kasten (Profesor investigador y Director del Instituto Regional de Investigación de Salud Pública de la Universidad de Guadalajara al día de la entrevista), realizada el 17 de mayo de 2012.

Javier Eduardo García de Alba García (Jefe de la Unidad de Investigación Social, Epidemiológica y en Servicios de Salud del Instituto Mexicano del Seguro Social, Delegación Jalisco, al día de la entrevista), realizada el 19 de marzo de 2010.

Rodolfo Morán González (†), (Director del Consejo Estatal de Trasplantes Órganos y Tejidos del Estado de Jalisco al día de la entrevista), realizada el 18 de marzo de 2010.

María Esther Orizaga Espinoza (enfermera jubilada del Instituto Mexicano del Seguro Social al día de la entrevista) realizada por Zoraya Melchor Barrera el 15 de febrero de 2019.

Patricia Fletes Rábago (enfermera jubilada del Instituto Mexicano del Seguro Social al día de la entrevista) realizada el 22 de febrero de 2019.

Roberto Franco Alatorre (enfermero del Instituto Mexicano del Seguro Social y profesor de la Universidad de Guadalajara al día de la entrevista) realizada el 25 de febrero de 2019.

Referencias

ABRANTES PÊGO, Raquel, Salubristas y neosalubristas en la reforma del Estado. Grupos de interés en México e instituciones públicas de salud, 1982-2000, Zamora, El Colegio de Michoacán, 2010.

AGUILAR CERVANTES, Iliana, “Campañas de salud contemporáneas” en Gudiño Cejudo, María Rosa y Aguilar Cervantes, Iliana, Cien años de prevención y promoción de la salud pública en México 1910-2010. Historia en imágenes, México, Secretaría de Salud, 2010, p. 205-228.

ARÉCHIGA CÓRDOBA, Ernesto, “Educación, Propaganda o “Dictadura Sanitaria”. Estrategias discursivas de higiene y salubridad públicas en el México posrevolucionario 1917-1945”, Estudios de Historia Moderna y Contemporánea de México, n° 33, 2007, p. 57-88.

ARIAS, Patricia y NÚÑEZ MIRANDA, Beatriz, Las mujeres en Jalisco. La condición femenina en regiones y municipios, 1970-2005, Guadalajara, Universidad de Guadalajara/El Colegio de Jalisco, 2011.

ARROM, Silvia Marina, Las mujeres de la ciudad de México, 1790-1857 (trad. Mastrangelo, L.), México, Siglo XXI, 1988.

BARBIERI, María Teresita de, “Derechos reproductivos y sexuales. Encrucijada en tiempos distintos”, Revista Mexicana de Sociología, vol. 62, nº 1, enero-marzo 2000, p. 45-59.

__________, “Políticas de población y la mujer. Antecedentes para su estudio” Revista Mexicana de Sociología, vol. 45, nº 1, enero-marzo 1983, p. 293-308.

BUSTAMANTE, Miguel E., VIESCA TREVIÑO, Carlos, VILLASEÑOR, Federico, VARGAS Flores, Alfredo, CASTAÑÓN, Roberto y MARTÍNEZ, Xóchitl, La salud pública en México, 1959-1982. México, Secretaría de Salubridad y Asistencia, 1983.

CASTRO, Roberto y ERVITI, Joaquina, Sociología de la práctica médica autoritaria. Violencia obstétrica, anticoncepción inducida y derechos reproductivos, México, Universidad Nacional Autónoma de México, 2015.

CÓDIGO Sanitario de los Estados Unidos Mexicanos. Diario Oficial de la Federación, 13 de marzo de 1973.

CONSTITUCIÓN Política de los Estados Unidos Mexicanos. Diario Oficial de la Federación, 31 de diciembre de 1974).

El Informador, Guadalajara, Jalisco, 04 de marzo de 1961, nº15,386, p. 2; 05 de marzo de 1940, n° 7740, pp. 1 y 8; 06 de mayo de 1940, nº 7800, p. 1; 08 de noviembre de 1940, n° 7986, p. 8; 11 de agosto de 1981, nº 22,830, p. 9-C; 17 de noviembre de 1973, nº 20,014, p. 3-C; 22 de septiembre de 1981, nº 22,872, p. 13-C; 23 de noviembre de 1975, nº 20,748, p. 2-A; 24 de septiembre de 1940, n° 7941, p. 4; 25 de enero de 1963, nº 16,076, p. 2-A; 27 de octubre de 1975, nº 20,719, p. 9-A; 27 de octubre de 1985, nº 24,364, p.13-B.

ELU, María del Carmen, “Abortion Yes, Abortion No, in Mexico”, Reproductive Health Matters, vol. 1, nº 1, mayo de 1996, p. 58-66.

GONZÁLEZ MONTES, Soledad (comp.). Las organizaciones no gubernamentales mexicanas y la salud reproductiva, México, El Colegio de México, 1999.

INEGI, disponible en línea: <http://dgcnesyp.inegi.org.mx/cgi-win/ehm.exe/CI040160>, 2016.

INEGI, disponible en línea: <http://dgcnesyp.inegi.org.mx/cgi-win/ehm.exe/CI040170>, 2016.

LAMAS, Martha, La interrupción legal del embarazo. El caso de la ciudad de México, México, Fondo de Cultura Económica/Universidad Nacional Autónoma de México/Centro de Investigaciones y Estudios de Género, 2017.

LEY Estatal de Salud. Periódico Oficial El Estado de Jalisco, 01 de enero de 1987.

LEY General de Población. Diario Oficial de la Federación, 07 de enero de 1974.

LÓPEZ DE MARISCAL, Blanca, “El drama demográfico de la Nueva España en el siglo XVI: el espacio de la mujer” en Melgar, Lucía, Persistencia y cambio. Acercamiento a la historia de las mujeres, Ciudad de México, El Colegio de México, 2008, p. 120-149.

MÁRQUEZ, Viviane B. de, “La política de planificación familiar en México: ¿Un proceso institucionalizado?”, Revista Mexicana de Sociología, vol. 46, nº 2, abril-junio de 1984, p. 285-310.

MELCHOR BARRERA, Zoraya, “Eugenesia y salud pública en México y Jalisco posrevolucionarios”, Letras históricas, nº 18, primavera-verano 2018, p. 93-115.

OFICINA Sanitaria Panamericana Boletín de la Oficina Sanitaria Panamericana, año 71, nº 13 (5 y 6), noviembre y diciembre de 1992.

OLIVEIRA, Orlandina y GARCÍA, Brígida, “Aproximaciones sociodemográficas al estudio de los hogares y familias en México” en NÁJERA, Jéssica, GARCÍA, Brígida y PACHECO Edith (coords.). Hogares y trabajadores en México en el siglo XXI. México, El Colegio de México, 2017 p. 71-128.

ORTIZ ORTEGA, Adriana, AMUCHÁSTEGUI, Ana y Rivas, Marta, “Porque yo los traje al mundo. La negociación de las mujeres en México” en PETCHESKY, Rosalind Pollack y JUDD, Karen (comps.). Cómo negocian las mujeres sus derechos en el mundo. Una intersección entre culturas, política y religiones. México, El Colegio de México, 2006.

PÉREZ VÁZQUEZ, María Teresa, “El trabajo de las ONG en el campo de la sexualidad y la educación sexual” en GONZÁLEZ MONTES, Soledad (comp.). Las organizaciones no gubernamentales mexicanas y la salud reproductiva, México, El Colegio de México, 1999, p. 53-74.

REGGIANI, Andrés Horacio, La eugenesia en América Latina, México, El Colegio de México, 2019.

SAADE GRANADOS, Marta, “¿Quiénes deben procrear? Los médicos eugenistas bajo el signo social (México, 1931-1940)”, Cuicuilco, Nueva Época, vol. 11, nº 31, 2004, p. 1-36.

SECRETARÍA DE SALUD, Monografía histórica de la Secretaría de Salud, 1943-1993. Cincuenta años de acción continua, Guadalajara, Secretaría de Salud, 1993.

STERN, Alexandra, “Madres conscientes y niños normales: la eugenesia y el nacionalismo en el México posrevolucionario, 1920-1940”, en Cházaro, L. (ed.) Medicina, ciencia y sociedad en México, siglo XIX. Zamora, El Colegio de Michoacán/Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, 2002, p. 293-336.

STERN, Alexandra, “Mestizofilia, biotipología y eugenesia en el México posrevolucionario: hacia una historia de la ciencia y el Estado, 1920-1960”, Relaciones, vol. 21, nº 81, Zamora, El Colegio de Michoacán, 2000, p. 57-92.

SUÁREZ Y LÓPEZ GUAZO, Laura Luz, Eugenesia y racismo en México, México, Universidad Nacional Autónoma de México, 2005.

TORRES FALCÓN, Marta (comp.). Nuevas maternidades y derechos reproductivos, México, El Colegio de México, 2005.

TORRES RAMÍREZ, Armando, “La planificación familiar en el ocaso del siglo XX” Perinatol Reprod Hum, Vol.14, nº 2, abril-junio 2000, p. 108-114.

TUÑÓN, Julia, “Cuerpos femeninos, cuerpos de patria. Los iconos de nación en México: apuntes para un debate”, Historias, nº 65, (2006). pp. 41-60. En: <https://www.estudioshistoricos.inah.gob.mx/revistaHistorias/wp-content/uploads/historias65ensayos2.pdf>.

TUÑÓN, Julia, “El binomio madre-hijo, mujer-niño en la Revista Mujer (1926-1929): la biología de cara a la emancipación femenina” en Melgar, Lucía, Persistencia y cambio. Acercamiento a la historia de las mujeres, México, El Colegio de México, 2008, p. 185-214.

URÍAS HORCASITAS, Beatriz, “Degeracionismo e higiene mental en el México posrevolucionario (1920-1940)”, Frenia, Vol. IV, nº 2, 2004, pp. 37-67.

VAUGHAN, M. K., La política cultural en la Revolución. Maestros, campesinos y escuelas en México, 1930-1940, (trad. Utrilla, M.), México, Fondo de Cultura Económica, 2001.

WELTI-CHANES, “Carlos, La demografía en México, las etapas iniciales de la evolución y sus aportaciones al desarrollo nacional”, Papeles de población, Vol. 17, nº 69, 2011, pp. 9-47. En: <http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=11221117002>.

ZAVALA DE COSÍO, María Eugenia, “Políticas de población en México”, Revista Mexicana de Sociología, Vol. 52, nº 1, 1990, p. 15-32.

Inicio de página

Notas

1 En 1940 en México la tasa de mortalidad fue de 535.9 por cada 100,000 nacimientos; en Jalisco 662.1 (INEGI, 2016; INEGI, 2016b).

2 Archivo Histórico de la Secretaría de Salud (AHSS), F-SP, S-P, SE-S, C-10, Exp. 24, 1926.

3 La FEPAC fue un organismo de la sociedad civil pionero en la planificación familiar afiliada a la Planned Parenthood Federation (IPPF). Entre sus propósitos estaba el brindar apoyo económico a organizaciones dedicadas a la investigación demográfica y económica relativas a los problemas de población, fortalecer el sentido de responsabilidad paternal y familiar, y la protección materno-infantil. Llegó a proporcionar el 80% de los servicios antes de que se desarrollara el programa oficial de planificación. En 1983 se transformó en la Fundación Mexicana para la Planeación Familiar, A. C. (MEXFAM) (Zavala, 1990: 19; Welti-Chanes, 2011: 29-30).

4 «El aborto es la manera ancestral que tienen las mujeres para resolver el conflicto de un embarazo no deseado» (Lamas, 2017: 131).

5 En 1977, la Coalición de Mujeres Feministas presentó un proyecto de ley sobre el aborto en la Cámara de Diputados. Fue Rodolfo González Guevara quien recibió y escucho a las integrantes de la comisión feminista. Sin embargo, el proyecto fue congelado y no se discutió. En 1980 se presentó un Proyecto de Ley sobre Maternidad Voluntaria, que tampoco prosperó (Lamas, 2017: 16).

Inicio de página

Para citar este artículo

Referencia electrónica

Zoraya Melchor Barrera, «Mujeres y políticas poblacionales: miradas desde Jalisco, México, en las décadas de 1920 a 1980»Amérique Latine Histoire et Mémoire. Les Cahiers ALHIM [En línea], 41 | 2021, Publicado el 07 julio 2021, consultado el 23 julio 2021. URL: http://journals.openedition.org/alhim/9835; DOI: https://doi.org/10.4000/alhim.9835

Inicio de página

Autor

Zoraya Melchor Barrera

Universidad de Guadalajara (México)
Doctora en Ciencias Sociales. Línea de investigación: Historia de la salud pública en Jalisco, México, siglos XIX y XX. Profesora investigadora del Centro Universitario de Tonalá de Universidad de Guadalajara. ORCID ID: http://www.orcid.org/0000-0002-8620-9723. zoraya.melchor@academicos.udg.mx

Inicio de página

Derechos de autor

Licencia Creative Commons
Amérique latine Histoire et Mémoire está distribuido bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Inicio de página
  • Logo Université Paris 8 - Vincennes Saint-Denis
  • DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Latindex - Sistema Regional de Información en Línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search