Navigation – Plan du site
Réparations
Témoignage, quête de vérité et de justice

Disputas simbólicas por la historia, la memoria y la verdad

Dos relatos testimoniales del conflicto armado interno peruano (1980-2000). Memorias de un soldado desconocido (2012), de Lurgio Gavilán y Los rendidos (2015), de José Carlos Agüero
Débats symboliques : histoire, mémoire et vérité : Deux récits-témoignages du conflit armé interne du Pérou (1980-2000) Memorias de un soldado desconocido (2012), de Lurgio Gavilán et Los rendidos (2015), de José Carlos Agüero
Francisco Ramírez Treviño
p. 105-112

Résumés

Memorias de un soldado desconocido et Los rendidos se sont faits remarquer parmi les récits-témoignages du conflit armé interne du Pérou. Outre leurs mérites littéraires et politiques, ces œuvres mettent en question les notions usuelles qui circulaient sur la guerre entre le Sentier lumineux et l’État péruvien. Il serait imprécis et même injuste de définir le livre de Gavilán comme une « histoire rocambolesque » se déroulant dans un contexte de violence féroce, de même qu’étiqueter le livre d’Agüero comme un « règlement de compte » avec un passé de brutalité. Le grand mérite de ces deux livres est sans doute de donner une dimension personnelle déchirante, douloureusement humaine, à un conflit de grande ampleur qui, d’après les estimations de la Commission de la Vérité et de la Réconciliation, a causé 69 000 morts et précipité la société péruvienne au bord de l’effondrement.

Haut de page

Texte intégral

Algo te identifica con el que se aleja de ti, y es la facultad común de volver: de ahí tu más grande pesadumbre.
Algo te separa del que se queda contigo, y es la esclavitud común de partir: de ahí tus más nimios regocijos.
Me dirijo, en esta forma, a las individualidades colectivas, tanto como a las colectivas individualidades, y a los que, entre unas y otras, yacen marchando al son de las fronteras o, simplemente, marcan el paso inmóvil en el borde del mundo.
[…]
¿Qué hay de más desesperante en la tierra, que la imposibilidad en que se halla el hombre feliz de ser infortunado y el hombre bueno, de ser malvado?
¡Alejarse! ¡Quedarse! ¡Volver! ¡Partir! Toda la mecánica social cabe en estas palabras.
César Vallejo,
Poemas en prosa

1. Los pasados que no pasan

1En el estudio de la historia contemporánea de América Latina, marcada reiterada y profundamente por la violencia política, todo acercamiento a su pasado más reciente tiene una doble articulación indisociable: por un lado, la condición traumática y, por otro lado, las memorias en conflicto en torno a ésta en casi todos los países de la región. ¿Cómo es posible abordar, desde un presente concreto, condicionado todavía por la violencia, un pasado muy reciente, perturbado, de igual modo, por otra violencia? ¿Cómo enlazar ambos, cómo establecer una línea de sentido, que, desde el presente, pueda unir pasado, presente y futuro? Situados, pues, en un presente incierto, nos acercamos con azoro a un pasado que percibimos incómodamente palpitante, latente, intentando desbrozar la maraña de acontecimientos, personajes, procesos y versiones que sobre los hechos más recientes de la región nos permiten conocer tanto las historias oficiales con pretensiones hegemónicas como las memorias subalternas que cuestionan, justamente, esa intención dominante que conlleva minimizar, soslayar, silenciar u olvidar a esos actores y eventos que han constituido partes medulares de las décadas más recientes en el continente. En tal sentido, la historia reciente traumática de América Latina, en particular la de sus conflictos internos, es una historia que se presenta con grandes disyuntivas teóricas y metodológicas, documentales y argumentales, y también con enormes dilemas políticos y éticos relacionados con la representación de periodos marcados por una vorágine de abusos y crímenes. Es una historia todavía en conflictiva construcción y re-construcción: un territorio de batallas simbólicas por la historia, la memoria, la identidad, y también por la verdad y la justicia. Es una historia que debe ser continuamente reinterpretada y, sobre todo, interpelada.

2Es necesario también reconocer una aparente obviedad: no existe una sola memoria social, sino que en torno a lo que definimos como historia, como gran discurso-relato en torno al pasado, se agrupan, en condiciones, magnitudes y repercusiones diferentes, varias memorias. La multiplicidad de los relatos, sobre todo de aquellos que tienen que ver con la historia reciente y, más aún, con aquella de carácter traumático, es una condición que debe tenerse en cuenta desde el primer momento de acercamiento a esta problemática. El carácter traumático de hechos trágicos que marcaron rupturas violentas en las sociedades condiciona que surjan relatos que recuerdan y re-cuentan lo ocurrido con perspectivas e intenciones muy diferenciadas y, en ocasiones, en abierta confrontación. Si pensamos en el caso concreto de las dictaduras militares y las confrontaciones internas en los países de América Latina en la segunda mitad del siglo XX, podemos arribar con claridad a la conclusión de que en torno a estos eventos y procesos es imposible que exista una sola versión del pasado, una sola historia en la que todos, vencedores y vencidos; perseguidos, exiliados y cómplices; perpetradores y torturados; testigos e indiferentes, se sientan reconocidos, representados y reconfortados. Al respecto, Elizabeth Jelin nos previene de malentendidos:

Hay una lucha política activa acerca del sentido de lo ocurrido, pero también acerca del sentido de la memoria misma. El espacio de la memoria es entonces un espacio de lucha política, y no pocas veces esta lucha es concebida en términos de lucha «contra el olvido»: recordar para no repetir. La «memoria contra el olvido» o «contra el silencio» esconde lo que en realidad es una oposición entre distintas memorias rivales (cada una de ellas con sus propios olvidos). Es en verdad «memoria contra memoria». (Jelin, 2002: 6)

3Al reconocimiento de las muchas y complejas memorias que pueden existir en torno a los mismos hechos y procesos históricos parece añadirse, en particular en relación con la historia reciente traumática, otra premisa que condiciona el acercamiento del investigador o del simple interesado en los temas: la historia dominante, entendida en este caso como la historia oficial-estatal, una especie de «autobiografía virtuosa del Estado-nación», no brinda una versión del pasado aceptable ni creíble del todo, hay en ella vacíos, carencias, omisiones que mueven a buscar otro tipo de relatos y explicaciones. Hay, así, en nuestra relación con el pasado más reciente, en el que identificamos situaciones de gran conflictividad, un motor ético que nos compele a adentrarnos en un intrincado laberinto de datos y versiones, de representaciones y discursos, en torno a lo ocurrido. Estamos inconformes con el pasado y con lo que sabemos, o nos han permitido saber, sobre éste, y podemos reconocer, como lo sugiere Nelly Richard, que la memoria o, en este caso, las memorias están permanentemente re-construyéndose en torno a ese pasado traumático; por ello, «el recuerdo histórico no es una reserva estática de significaciones definitivamente consignadas en los archivos del tiempo. La actividad de la memoria surge del deshacer y rehacer de los procesos de evocación y narración del pasado, a los que nos convocan las solicitaciones políticas y comunicativas de un presente curioso, o bien disconforme» (Richard, 2007: 1997, cursivas mías). Un presente incómodamente curioso o frontalmente inconforme es, pues, el escenario en el que se darán nuevas confrontaciones y disputas por la pluralidad de los recuerdos, las historias y las memorias de esos enfrentamientos pasados y, sin embargo, todavía muy recientes. Una nueva confrontación, entonces, que se dará, abolido en apariencia el recurso a las armas y la violencia exacerbada, en los ámbitos simbólicos, de representación y validación social, política y ética.

2. El Perú del conflicto armado interno y el Perú post-CVR

4Uno de los conflictos recientes más cruentos en Latinoamérica fue el que enfrentó al movimiento guerrillero Sendero Luminoso con el aparato contrainsurgente del Estado peruano. Según estimaciones de la Comisión de la Verdad y Reconciliación del Perú (CVR), entre 1980 y 2000 esta confrontación cobró la vida de aproximadamente 69,000 personas y dejó al país al borde del colapso social. Entre las varias revelaciones del informe final de la comisión, se encontraba el hecho de que la mitad de los fallecimientos fueron atribuidos al accionar violento de Sendero Luminoso, cuyo discurso totalitario y cuyas prácticas de terror lo hicieron responsable de crímenes de lesa humanidad.

5Puede afirmarse que a partir de la presentación del informe final de la CVR en agosto de 2003, comenzó (o bien se acrecentó notablemente) en el Perú una disputa simbólica por las explicaciones y los sentidos de los años de la violencia, en la que no sólo estaban involucrados los bandos contendientes en la guerra interna, sino que alcanzó a buena parte de la sociedad peruana, en especial a la academia, los medios de comunicación, las organizaciones de derechos humanos y los gremios artísticos. En este contexto podemos ubicar dos obras sumamente llamativas, casi inclasificables y valiosas por el valor de su testimonio personal: Memorias de un soldado desconocido y Los rendidos. Se trata de relatos testimoniales en el sentido más auténtico y contundente (un yo que cuenta y re-cuenta lo ocurrido), que abordan, desde las experiencias particulares de sus autores, los años más cruentos del conflicto peruano.

6Por un lado, Memorias de un soldado desconocido, de Lurgio Gavilán, nos muestra el tan intenso como anonadante periplo biográfico de su autor, que va transformándose, llevado por los acontecimientos, de campesino a militante senderista, después a soldado republicano que se convierte, posteriormente, en monje franciscano y, finalmente, en antropólogo que vuelve en busca de su pasado tumultuoso. Por otro lado, Los rendidos, de José Carlos Agüero, puede leerse como un implacable ajuste de cuentas de su autor con su pasado familiar, en el que sus padres fueron ejecutados extrajudicialmente como militantes de Sendero Luminoso. Por supuesto, ambas obras van mucho más allá del esquema anecdótico apenas enunciado, y nos colocan ante enormes dilemas en torno a los abismos de la historia reciente traumática, la re-construcción de las memorias en disputa sobre ésta, la relevancia de los testimonios en esta dura tarea, la reflexión crítica y ética de las situaciones límite inherentes al trauma y el duelo, y el eventual sentido que puede dársele, de modo individual y colectivo, a la conciencia sobre lo ocurrido.

7El objetivo central de estas páginas es abordar, o por lo menos esbozar, cómo estas obras, como relatos testimoniales ejemplares, interpelan las nociones previas del conflicto armado interno peruano y le dan a éste una dimensión dolorosamente humana, que a pesar de las devastadoras consecuencias que tuvo la confrontación suele quedar subsumida en la que podríamos definir como la historia oficial de la guerra popular de Sendero Luminoso y el combate cruento que desató el Estado peruano en contra de éste. Se trata de relatos de dos víctimas que no están consideradas en el recuento del informe de la CVR y que, sin embargo, sin cuestionar el determinante valor de éste, le podrían dar a este definitivo documento, la dimensión del hombre ante la Historia: el hombre enfrentando al mundo con, apenas, la desnudez de su palabra.

3. La historia es una literatura contemporánea

8Ivan Jablonka, historiador francés de origen polaco, propone en su libro La historia es una literatura contemporánea (2016) una especie de manifiesto (de hecho el subtítulo de la obra es «Manifiesto por la ciencias sociales») en el que establece como declaración de principios que es necesaria una nueva operación de sentido reflexivo, argumental y ético que vuelva a unir la literatura con la ciencias sociales y las humanidades, dejando de lado que el método está en conflicto con las posibilidades enunciativas de la literatura. No puede para él existir mayor aspiración en la escritura que decir el mundo. La postura de Jablonka, puede decirse, se condensa en que literatura y ciencias sociales pueden, y deben, imbricarse para aumentar tanto sus potenciales reflexivos como su capacidad abarcadora de las realidades que pretenden representar por medio de la escritura. Así, debería de abolirse el divorcio entre la escritura de la historia y la escritura de la literatura, para unirse en un nuevo tipo de escritura que aspire a tener tanta verdad como rigor, tanta revelación como intensidad, tanto orden como pasión. De modo aleccionador, Jablonka señala en el prólogo de la obra:

[…] si la escritura es un componente insoslayable de la historia y las ciencias sociales, lo es menos por razones estéticas que por razones de método. La escritura no es el mero vehículo de «resultados» ni el paquete que uno ata a las apuradas, una vez terminada la investigación: es el despliegue de ésta, el cuerpo de la indagación. Al placer intelectual y la capacidad epistemológica, se agrega la dimensión cívica. Las ciencias sociales deben discutirse entre especialistas, pero es fundamental que también pueda leerlas, apreciarlas y criticarlas un público más amplio. Contribuir mediante la escritura al atractivo de las ciencias sociales puede ser una manera de conjurar el desamor que les afecta tanto en la universidad como en las librerías. […] la literatura es apta para explicar lo real […]. La literatura no es necesariamente el reino de la ficción. Adapta y a veces anticipa los modos de investigación de las ciencias sociales. El escritor que quiere decir el mundo, se erige, a su manera, en investigador. (Jablonka, 2016: 12)

9Sin duda, la propuesta de Jablonka es rica en posibilidades y promesas. Se pregunta cómo renovar la escritura de la historia y las ciencias sociales y, al mismo tiempo cómo hacer confluir con esta renovación a la literatura como escritura de lo real, como escritura del mundo. Jablonka escribe este libro como una respuesta académica y una continuación apasionada de su libro previo, Historia de los abuelos que no tuve, que tiene como «personajes» a sus abuelos desconocidos: una pareja de judíos polacos que, migraron a Francia y fueron engullidos vorazmente por las tragedias de la Segunda Guerra Mundial, tan alejadas, en apariencia, del tema central de este texto, y que, sin embargo, serán retomadas posteriormente. Para Jablonka, en sus propias palabras, «lo más importante» es «dejar de avergonzarse […]. Imaginemos una ciencia social que cautiva, una historia que conmueve porque demuestra y que demuestra porque se escribe, una indagación en la que se devela la vida de los hombres […], una literatura capaz de decir algo verdadero sobre el mundo.» (Jablonka, 2016: 23).

4. Memorias de un soldado (des)conocido

10«Éste es un libro excepcional; más precisamente es la historia de una vida excepcional». Con esta afirmación de Carlos Iván Degregori comienza la introducción a Memorias de un soldado desconocido. Autobiografía y antropología de la violencia, de Lurgio Gavilán, publicado a fines de 2012 en coedición por la Universidad Iberoamericana de México y el Instituto de Estudios Peruanos (IEP).

11El adjetivo rocambolesco (definido por el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española como «Dicho de una circunstancia o de un hecho, generalmente en serie con otros: extraordinario, exagerado o inverosímil») parece haber sido definido para la vida de Lurgio Gavilán. Y en verdad, su relato testimonial parecería una vida inventada por una imaginación literaria agrandada: niño campesino reclutado por Sendero Luminoso, soldado republicano que combate a sus antiguos camaradas, devoto sacerdote franciscano, antropólogo que vuelve, años después, juntando sus pasos para recuperar su memoria sobre su vida intensa, anonadante, difícil de creer, de contar y de darle significado.

12Pero es necesario ir más allá de la inevitable fascinación inicial (o curiosidad al menos) que el relato de Gavilán puede provocar en todo lector. Quedarse en la superficie intensa, pero anecdótica, no nos llevaría muy lejos: un relato de una vida sumergida en un tiempo de violencia, muerte e incertidumbre, del que sale venturosamente para poder contarlo. Su relato es mucho más que un re-cuento, que una remembranza nostálgica de un pasado (personal y social) tumultuoso. Se trata de una obra construida a partir de una voz única, de una intensa carga ética, pero no moralista, que al contar todo lo ocurrido no tiene la voluntad de mostrar a los legos del conflicto armado cómo fue éste «desde dentro». Más bien, en el relato predomina una sutil voz que parece hablarse a sí misma durante todo el transcurso narrativo, como en un ejercicio de aclaramiento y reconciliación (esa palabra tan polémica en la historia traumática) con su propio pasado.

13Sin duda es un libro único para una vida única, en el que va apareciendo el niño, apenas jovencito, que, seducido por el discurso de los milicianos de Sendero Luminoso se une entusiastamente a una columna guerrillera para, poco tiempo después, vivir a salto de mata entre miedo, hambre, violencia y vejaciones por parte de sus propios camaradas; el mismo niño que, en vez de ser ejecutado por el sargento a cargo de la patrulla militar que embosca a su grupo, lo lleva al cuartel para asearlo, alimentarlo y enrolarlo en el Ejército; el soldado reconvertido en enemigo de sus antiguos compañeros, que vive ahora la violencia aleccionadora y brutal de la vida militar, no muy diferente a la que padecía en las filas de Sendero. En un cierto momento, es inevitable preguntarse: cuántos Lurgios habrá, hubo, en el Perú, durante su guerra interna; cuántos podrían contar su historia y recuperar su vida y su memoria por medio de la palabra.

14Veinte años después, Lurgio Gavilán regresa a Ayacucho, en un viaje al origen de todo lo vivido: es una travesía de dolor inocultable; de recuerdos que salen, literalmente, a cada paso; de regresar a un paisaje entrañable y sobrecogedor, que tiene significados profundos (casi siempre de profunda tristeza, pero también alguno que otro de modesta alegría) en cada piedra, en cada árbol, en cada casa, en cada personaje que va apareciendo en su camino. Es un regreso a la semilla, al dolor, a la tragedia; pero también es un viaje hacia la memoria, hacia la reconstrucción de ese pasado que ahora, después de todo lo vivido, comienza a tener un significado.

15En las líneas finales del libro Gavilán narra su encuentro con un anciano en pleno campo ayacuchano:

vi a un viejo canoso, con sus ojos de vidrio. Seguro ese hombre fue el que nos alimentó y entonces pertenecería a las bases de apoyo, a las masas de Sendero Luminoso. Lo saludé y me miró de pies a cabeza. Le pregunté: «¿Habrá usted visto toda la barbarie cometida por Sendero y el Ejército?». El anciano hizo un silencio y sólo me dijo: «Rikuranim» (He visto). (Gavilán, 2012: 169)

5. Los rendidos y el perdón

16José Carlos Agüero es un académico, fundador del Grupo Memoria del IEP (institución que publicó su libro en 2015), participa en organizaciones de derechos humanos en su país, es historiador y poeta… y es hijo de dos militantes de Sendero Luminoso que murieron durante el conflicto armado interno. Su padre, José Manuel Agüero Aguirre, fue asesinado en el nefando episodio conocido como Masacre de los penales, en 1986; su madre fue ejecutada extrajudicialmente unos años después, en 1992, en una playa de Lima. Los rendidos. Sobre el don de perdonar es un libro que debe ser definido en función de lo que su propio autor expone en un breve prólogo:

reflexiones y apuntes biográficos de una época de violencia […] Sin embargo, su contenido no es arbitrario. Da vueltas sobre diferentes dimensiones relacionadas con mi condición: ser hijo de padres que militaron en el Partido Comunista del Perú-Sendero Luminoso, y que murieron en ese trance, ejecutados extrajudicialmente. (Agüero, 2015: 13)

17Ahora un necesario excurso. ¿Quién tiene derecho a hablar sobre el conflicto armado interno en Perú; desde dónde, para qué y para quién lo hace? Se trata de preguntas que debemos tener presentes en todo momento. Por mucho tiempo en el Perú hablaron sobre la violencia de Sendero y el Estado los estamentos políticos de todo signo, los medios de comunicación de variada orientación, la academia nacional y extranjera, los escritores, los artistas, los funcionarios de las instancias internacionales y de las ONG, la CVR… pero solo a partir de la actuación e influencia de esta última comenzaron a hablar las víctimas. Y en gran medida, los autores aquí comentados pueden considerarse también víctimas del conflicto. Unas víctimas que sobrevivieron y que pueden y quieren hablar (en este caso, escribir) sobre lo ocurrido, y que lo hacen desde los medios y modos de la academia: un espacio, podríamos decir, privilegiado para poder decir y hacer, un espacio en el que el conocimiento y la palabra son primordialmente valorados. Pero estos relatos van más allá del ámbito de la academia, a veces demasiado autárquica: han tenido repercusión mediática y han llegado a la esfera pública en el Perú, comentándose, suscitando reacciones de diversa índole en torno a ese pasado que no pasa en el país: incómodo, doloroso, a veces escamoteado por aquellos que apuestan por el «pasar página», pero pertinaz y presente en el presente.

18Volvamos a Los rendidos. José Carlos Agüero afirma:

Este libro está escrito desde la duda y a ella apela. No tiene el ánimo de confrontar las verdades predominantes sobre la guerra interna y las ideas sobre los ‘terroristas’ desde alguna u otra versión monolítica, ni otorgar una visión de parte, o proponer una justificación de la violencia apelando a lo complejo de la experiencia de los sujetos para relativizar sus culpas. (Ibídem: 14)

19Los rendidos, a pesar de su subtítulo («Sobre el don de perdonar») no busca pedir perdón ni otorgarlo. Quizá por ello su autor narra que cuando comenzó a escribir los textos contactó a familiares de personas a las que él sabía, o por lo menos intuía, sus padres habían afectado como consecuencia de la «guerra infeliz» en la que se habían sumergido: algunos le responden ofendidos y furiosos, otros lo ignoran, unos más son algo comprensivos con su intención, pero le piden no volver a contactarlos. El autor confiesa una inquietante paradoja: no sentirse mejor ni peor por los mensajes enviados, sino sentirse ridículo a raíz de las respuestas recibidas. ¿Quién podría pedir perdón y quién podría otorgarlo después de todo lo vivido, después de los años de violencia, muerte, horror y desesperanza? Parece no haber respuesta posible:

[…] vale la pena re-mirar a los culpables, a los traidores, a los criminales, a los terroristas, y por contraste también a los héroes, a los activistas, a los inocentes, y quizá a los que no son nada, a los espectadores, a los que creen que son el público pasivo en este drama. […] escribo porque creo que a otros que han vivido situaciones parecidas […] puede servirles que se hable de estos temas fuera de la intimidad de los hogares. Porque hay mucha gente que quizá quiere decir algo, pero tiene menos oportunidad, que está en una situación menos favorable que la mía para hacerlo. [Pero] no pretendo representar a nadie. […]. (Ibídem: 15)

20Los rendidos es un tan implacable como necesario ajuste de cuentas de José Carlos Agüero con sus padres, con su historia trágica marcada por su militancia en Sendero Luminoso, como la de muchos otros en el Perú de los años ochenta y noventa: hombres y mujeres que, perteneciendo a un bando o a otro, estuvieron extraviados en una guerra infame que, todavía hoy palpita en el presente y que apenas comienza a ser conocida en sus muchas dimensiones de dolor y tragedia, que hacen casi imposible dar o pedir perdón. Pero quizá este relato tan doloroso como lúcido puede hacer que esas partes antes enfrentadas a muerte hoy pueden comenzar un tímido acercamiento:

[…] gracias a mis padres, que no son vindicados en este libro, que son recordados para los demás, casi como instrumentos para compartir preguntas y errores. Porque desde este saber endeble, desde esta desposesión de la verdad, tengo la esperanza de que la duda y su modestia puedan invitarnos a abandonar nuestras trincheras y sentir curiosidad por el padecer de [aquellos] que nos son ajenos e incluso odiados. Porque aunque ajenos, quizá no son necesariamente tan lejanos, quizá son un reflejo nuestro y una generación entera mora en esos que son los enemigos.(Ibídem: 17)

6 (y último). El estudio de la nieve humana

21Retomo a Ivan Jablonka. En su libro Historia de los abuelos que no tuve, en gran medida un antecedente de La historia es una literatura contemporánea, afirma:

Creo que la distinción entre nuestras historias de familia y lo que quiere denominarse Historia, con su pomposa mayúscula, no tiene sentido. En rigor de verdad es lo mismo. No están, por un lado, los grandes de este mundo, con sus cetros y sus intervenciones televisadas y, por el otro, [está] el vaivén de la vida cotidiana, las iras y las esperanzas sin porvenir, las lágrimas anónimas, los desconocidos cuyo nombre se oxida en el pedestal de un monumento dedicado a los muertos o en algún cementerio del interior del país. No hay más que una única libertad, una única finitud, una única tragedia que hace del pasado nuestra mayor riqueza y la fuente de veneno en la cual se sumerge nuestro corazón. Hacer historia es prestar el oído a la palpitación del silencio, es intentar sustituir la angustia, intensa hasta el punto de bastarse a sí misma, por el respeto triste y dulce que inspira la condición humana. […] el estudio de la nieve humana debe revelar la potencia de arrastre de la avalancha y, a la vez, la irreductible delicadeza del copo (Jablonka, 2015: 156).

22Memorias de un soldado desconocido y Los rendidos pueden leerse como obras ejemplares de aquello a lo que se refiere y encomia Jablonka: libros que abrevan de la historia, y la interpelan, con tanto dolor como lucidez, y que en su escritura, sin dejar de dar cuenta de la Historia (con su pomposa y abrumadora mayúscula que enfatiza el propio Jablonka) no renuncian al vuelo literario (entendido no como gala sino como aspiración) para dar cuenta de la miseria del mundo, pero también de la pequeña esperanza que puede nacer a partir de la verdad, tan dura como sincera, que está en la esencia de los valientes relatos testimoniales de Lurgio Gavilán y José Carlos Agüero.

Haut de page

Bibliographie

Agüero, José Carlos, 2015, Los rendidos. Sobre el don de perdonar, Lima, Instituto de Estudios Peruanos.

Gavilán, Lurgio, 2012, Memorias de un soldado desconocido. Autobiografía y antropología de la violencia, México, Universidad Iberoamericana/Instituto de Estudios Peruanos.

Jablonka, Ivan, 2015, Historia de los abuelos que no tuve, Buenos Aires, Libros del Zorzal, [2012, Histoire des grand-parents que je n’ai pas eus, Paris, Éditions du Seuil].

, 2016, La historia es una literatura contemporánea (Manifiesto por las ciencias sociales), Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica [2014, L´histoire est une littérature contemporaine, Paris, Éditions du Seuil].

Jelin, Elizabeth, 2002, Los trabajos de la memoria, Madrid, Siglo XXI Editores.

Richard, Nelly, 2007, Fracturas de la memoria, Buenos Aires, Siglo XXI Editores.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Francisco Ramírez Treviño, « Disputas simbólicas por la historia, la memoria y la verdad », América, 51 | -1, 105-112.

Référence électronique

Francisco Ramírez Treviño, « Disputas simbólicas por la historia, la memoria y la verdad », América [En ligne], 51 | 2018, mis en ligne le 04 avril 2018, consulté le 23 mai 2018. URL : http://journals.openedition.org/america/1985 ; DOI : 10.4000/america.1985

Haut de page

Auteur

Francisco Ramírez Treviño

Universidad Nacional Autónoma de México, Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe

Haut de page

Droits d’auteur

Tous droits réservés

Haut de page
  • Logo Presse Sorbonne Nouvelle
  • OpenEdition Journals