Navigation – Plan du site
2. La mémoire en quête de poétiques

«En el hoy de ayer, en el ayer de hoy»

Efectos de memoria en Dagas. Cuadernos de la cárcel (2013) de Alicia Kozameh
« L’aujourd’hui d’hier, l’hier d’aujourd’hui ». Effets de mémoire dans Dagas, Cuadernos de la cárcel (2013), d’Alicia Kozameh
Rose Corral
p. 83-89

Résumés

Depuis ses débuts avec son roman Pasos bajo el agua (1987), Alicia Kozameh a choisi d’entrecroiser témoignage et fiction, ce qui lui donne plus de liberté créative lorsqu’elle écrit sur son expérience de la prison de Villa Devoto de 1975 à 1978. Cet article est consacré à un texte bref d’Alicia Kozameh, Dagas, écrit en 2013, en introduction à ses cahiers de prison (Cuadernos de la cárcel), court texte expérimental qui oscile entre l’autofiction et le témoignage. Kozameh ne vise pas à reconstruire le passé mais à « se reconstruire », en entremêlant différents temps et expériences vécues. Dans Dagas, puissante image de son écriture de la prison qui fait allusion à la lutte livrée aux mots (« cuadernos-dagas » : cahiers qui sont des dagues), le récit est scandé par des rythmes, des respirations qui dynamisent un hier qui est un aujourd’hui. La mémoire fouille le corps et la conscience, elle est inséparable d’une éthique qui convoque de nouvelles formes de résistance face à ce qu’elle appelle « oublis en guise de guérison ».

Haut de page

Entrées d’index

Haut de page

Texte intégral

«Yo creo en la palabra. Con fervor»
(Kozameh, 2002: 149)

Umbral

1Quisiéramos citar, para empezar, un breve fragmento del libro que escribió Germaine Tillion sobre el campo de Ravensbrück en el que estuvo deportada entre 1943 y 1945. El libro tuvo tres ediciones: la primera en 1946, la segunda en 1972 y la última en 1988. En las dos últimas, la autora introdujo agregados sustanciales: nuevos datos documentales, gracias a la información que iba saliendo de los archivos que se abrían en los Estados Unidos y en Alemania, y sobre todo porque la autora deja fluir el testimonio personal. Como lo escribe, intenta ahora combinar:

[…] la grande lumière blanche de l’enquête historique, qui illumine de toutes parts les reliefs et les couleurs, avec l’obscur rayon de l’expérience qui traverse les épaisseurs de la matière. Non pas la seule raison, non pas la passion seule, mais l’une et l’autre ensemble, unissant leurs insuffisantes clartés pour explorer ce gouffre inconnu, le malheur des autres. (Tillion, 1988: contratapa)

2En este pasaje, Germaine Tillion alude a dos de los posibles caminos (y no son los únicos desde luego) que puede asumir o seguir un relato memorial llevado a cabo por quien ha vivido el horror de esta experiencia: el testimonio a secas, «dépouillé de tout ce qui me semblait personnel» (ibid.: 12), lo que intentará hacer la integrante de la Resistencia francesa en la primera versión de su Ravensbrück, versión que subtitula, en ese afán de estricta verdad y precisión, «À la recherche de la vérité», manteniendo a raya la vivencia, lo que llama «el rayo oscuro de la experiencia». Años después, cuando ampliará su testimonio, le parecerá necesario incluir o combinar, como lo dice, la «pure raison», la narración de los hechos, con la experiencia, incorporando de este modo al testimonio el «ser» mismo del testigo, su visión, sus percepciones, detalles múltiples (grandes o pequeños) de la cotidianidad en los campos y, sobre todo, agrega, «ce qui était le plus profond en moi», «dont je me sentais incapable de parler en 1946» (ibid.: 24), o sea un año después de su liberación. Con todo, hay que decir que el relato testimonial de la resistente francesa, incluso en su tercera y última edición, es fundamentalmente histórico y no transita o no da el paso, como lo han hecho otros sobrevivientes, a la ficción. Un pasaje a veces discutido, que ha creado incluso polémica, porque en algunos casos se pierde el testimonio en el «sentimentalismo» o «en espectáculos consumibles por el público», como sostiene el escritor húngaro Imre Kertész, deportado en Auschwitz (Kertézs, en Richard, 2005: 59). No obstante, para el comparatista francés Lionel Richard −autor de los estudios Le nazisme et la culture y L’art et la guerre: les artistes confrontés à la Seconde Guerre Mondiale− el pasaje a la ficción ha contribuido por lo general (y se refiere a la literatura de los campos) «à ne banaliser ni le passé ni l’oubli» (ibid.).

1. Alicia Kozameh, oscilación entre la pasión y la razón

3Si escogimos como umbral este texto de Germaine Tillion es porque encontramos en la obra de ficción de la escritora argentina Alicia Kozameh y en numerosos paratextos suyos (prólogos, entrevistas) una idéntica oscilación entre la pasión / la experiencia o la emoción de un lado y de otro, la razón / la objetividad / el apego a los hechos, términos que aluden al difícil y tenso equilibrio a la hora de escribir lo que fue su experiencia carcelaria entre 1975 y 1978, primero en el llamado «Sótano» de la Jefatura de Policía de Rosario, y luego en la cárcel de Villa Devoto en Buenos Aires, y asimismo de rescatar la más amplia experiencia de represión y violencia vivida por la sociedad argentina en los años del llamado Proceso de Reorganización Nacional. Kozameh tiene sin embargo claro que escribir ficción no está reñido ni con la verdad ni con el testimonio. En un paratexto muy reciente, «Enfoque» (un término que toma, claro, de la fotografía), que sirve de prólogo a su última novela, publicada en 2016, Bruno regresa descalzo, Kozameh evoca nuevamente esta lucha en su escritura entre «la emoción» y «la objetividad» (Kozameh, 2016: 7). Se trata, escribe, de una «larga batalla», en la que busca «ajustar el lente de la cámara , en un ejercicio de precisión y verosimilitud que procura a la vez mantener «las emociones bajo vigilancia», una batalla que se supedita al firme propósito de «darle un sentido y una efectividad al fenómeno de la memoria» (ibid.: 8). Y si acude a la ficción, a las formas artísticas, es para transformar, sigue diciendo en «Enfoque», «los hechos históricos, los atentados criminales contra la humanidad en signos, en metáforas, en significados». Establecer entonces cierta distancia con lo narrado, y poder ser «otra» a través de un personaje, un alter ego, le permite llevar a cabo con mayor libertad una «recreación» de la experiencia «al disfrazarla con detalles que aparecen desde el plano de la imaginación» (Bolognese, 2008). El testimonio directo, en el que participó activamente Kozameh, el que en 2006 hicieron 112 mujeres prisioneras argentinas de la dictadura en el libro colectivo, Nosotras, presas políticas: 1974-1983, tuvo, para Alicia, un «mayor costo emocional», precisamente «porque no es ficción», como le dice a la investigadora italiana Chiara Bolognese. Un libro que por cierto nos trae a la memoria un testimonio colectivo parecido, que lograron armar con sus testimonios personales, también mujeres, las detenidas francesas en Ravensbrück, veinte años después de su liberación: se trata del libro Les Françaises à Ravensbrück. Un grand témoignage collectif sur la déportation des femmes.

4El paso a la ficción, que elige desde un principio Alicia Kozameh, es algo que la coloca al lado de otros testigos notorios del siglo XX, los que padecieron en los campos nazis, como la escritora polaca Ana Langfus, sobreviviente del gueto de Varsovia, quien sostuvo que sólo podía testimoniar desdoblada en un personaje de ficción (Richard, 2005: 59), de Tadeuz Borowski, Jorge Semprún o de Imre Kertész entre otros, que eligieron también la ficción para testimoniar, y que la consideraron incluso más eficaz que el testimonio a secas, un «arma», agregamos nosotros (y subrayamos aquí la palabra arma, en atención a lo que se verá en Dagas), tal vez más poderosa que el simple testimonio para llegar a las conciencias. También está en todos o en la mayoría de ellos, junto con la elección de formas elaboradas literariamente, la voluntad de escribir un texto que perdure y que permita comprender la realidad histórica vivida en toda su complejidad, en sus zonas más hondas y ocultas: lo que conlleva sin duda un compromiso ético y no sólo estético. Alicia Kozameh se propone escribir o reelaborar en clave ficcional lo que se ha querido precisamente ocultar, silenciar o borrar durante la violencia represiva que ejerció la dictadura militar en Argentina: los cuerpos y las palabras, de modo que no queden huellas o despojos de unos y otras. Cuerpo y escritura en Alicia Kozameh (en primer término, en esos cuadernos que logra sacar de la cárcel, burlando la requisa y la vigilancia de las celadoras, en el último momento, y que atesora, lo veremos, como «órganos de su propio cuerpo») son dos caminos que recorre obsesivamente su prosa intensa, sensorial, en la que el cuerpo o, mejor, la memoria corporal, siempre alerta, tiende puentes entre el ayer y el hoy y se va abriendo paso, entre claroscuros, en la conciencia. En cuanto a las palabras, censuradas o silenciadas de múltiples formas, se han convertido en «carcasas» vacías (escribirá en Dagas) a las que hay que «llenar»: existe un empeño sostenido por darles, como dijo de la memoria, «sentido y efectividad».

2. La ficción y la verdad testimonial

5Desde un principio, cuando publica su primera novela, Pasos bajo el agua, en 1987, la escritora opta por la ficción sin renunciar por ello a la verdad histórica. Así lo escribe en el breve prólogo a esa novela:

Esto fue escrito para que los episodios de los que me ocupo sean conocidos. Lo sustancial de cada uno es verdadero, sucedió, lo viví yo misma o lo vivieron otras compañeras y yo lo supe, aunque he reemplazado nombres o quizá detalles que para nada cambian, de hecho, la esencia de la cosa. (Kozameh, 2002: 7)

6En este sentido, en los dos cuadernos rescatados de la cárcel hay materiales que se convertirán en las semillas de su primera novela, en particular ciertas escenas vividas en la cárcel junto a sus compañeras de reclusión. Años después, hablará incluso de esta novela como de un «testimonio político llevado a la ficción» (Pfeiffer, 1995: 90). Debe recordarse que desde muy joven Alicia Kozameh fue una militante activa del Partido Revolucionario de los Trabajadores, partido que adopta en 1970 la lucha armada como camino de toma del poder y crea el ERP, el Ejército Revolucionario del Pueblo, el brazo armado del Partido (Colla, 2013: 7]. Y sin duda fue también en ese momento, pues estamos en 1987, un testimonio político, como se deduce de las amenazas y persecuciones que recibe poco después de su publicación. Apenas cuatro años separan la aparición de la novela del final de la dictadura, en lo que era entonces un muy precario retorno a la democracia, con las Leyes de Punto Final y de Obediencia Debida que retrasaban la intervención de la justicia y dejaban en libertad a los criminales. Las amenazas recibidas por Pasos bajo el agua motivarán un nuevo exilio de la escritora −el primero se dio entre 1980 y 1984, en México y California−, éste sí sin retorno, a los Estados Unidos, en Los Ángeles en donde vive hasta ahora.

7La estructura fragmentaria y abierta de Pasos bajo el agua (leída a veces como un conjunto de relatos imbricados y no como novela), el entrelazamientos de espacios y tiempos distintos en una narración que actualiza sin cesar lo ocurrido en el pasado, un pasado presente, nunca clausurado (ese «hoy de ayer» o ese «ayer de hoy» al que se ciñe también Dagas), no son simples alardes de técnica narrativa o un juego literario experimental o formal, sino procedimientos estrechamente relacionados con el trabajo de la memoria, un trabajo abierto, en este caso a posibles incorporaciones futuras de sucesos o vivencias que no pudo incorporar en la novela en 1987 por su cercanía emocional con los mismos. A Erna Pfeiffer le dice en una entrevista de 1995: «Estaba todavía esperando el momento de ser más objetiva frente al hecho de la cárcel y de la represión en la Argentina» (Pfeiffer, 1995: 92). Otra vez se hace presente aquí el vínculo tenso, ya aludido en un inicio entre la emoción y la objetividad. La estructura abierta y experimental de la novela, sin un cierre convencional, que enlaza distintos momentos de su experiencia carcelaria: el de su violenta detención, el regreso a Rosario, escenas varias de la cárcel, cartas intercambiadas en el exilio entre ex prisioneras, escritos en una prosa muy original, audaz, de oraciones breves, punzantes, nutrida de metáforas, esta estructura abierta, pues, se corresponde con el modo en que la autora concibe este ejercicio de la memoria: «Mejor [dice Kozameh hablando de la estructura de Pasos bajo el agua] dejo brechas abiertas para poder insertar fácilmente nuevos escritos sobre el mismo tema cuando esté en una mejor situación en términos de mis emociones» (ibídem). Algo que hará, en efecto, quince años después, en 2002, cuando la memoria emocional se lo permita y agregue, en la segunda edición de la novela, dos extensos capítulos con circunstancias y vivencias contemporáneas de lo narrado, pero omitidas en la primera edición. Retomar y elaborar entonces ciertos sucesos violentos y dolorosos del pasado, sacarlos a la luz, entenderlos y transformarlos en materia literaria, podría tratarse, en el caso de Kozameh, no sólo de una catarsis personal que le permite no quedar encerrada en ese pasado (esa «mémoire littérale», a la que se refiere Tzvetan Todorov en Les abus de la mémoire), algo que les sucedió, es bien sabido, a muchos de los sobrevivientes atados a ese pasado, sino construir una alternativa liberadora más amplia, de cara al futuro. Y porque quizás también, por medio de la ficción (o del arte en general, podría agregarse), «se alcanza mejor la verdad», algo que dijo en su momento Jorge Semprún, y en lo que coinciden otros testigos como la propia Alicia.

3. Dagas, nuevo modo de escritura de la memoria

  • 1 En el sitio «Fondo Alicia Kozameh. Los cuadernos de la cárcel», los cuadernos pueden consultarse en (...)

8¿Pero qué sucede con el texto titulado Dagas, uno de los más recientes de la escritora, si exceptuamos la novela a la que aludimos hace un momento, Bruno regresa descalzo, de 2016? Viene acompañado por un prólogo de Tununa Mercado y epilogado por Juan Sasturain, dos escritores argentinos amigos de Alicia Kozameh, e incluye también un acercamiento crítico a los dos cuadernos de la cárcel, que ahora pueden consultarse en línea1, de Chiara Bolognese. La investigadora italiana tuvo que descifrarlos, ayudada por la autora, por los códigos personales que introdujo la autora para evitar la censura; el volumen se completa con una larga entrevista en torno a esos mismos cuadernos, de Erna Pfeiffer. Lo acompañan también, lo cual refuerza el lado testimonial, fotos de las cárceles de Rosario (el Sótano, que ya no existe) y de Villa Devoto, tomadas en 2004 por la hija de la escritora; asimismo dibujos que hicieron la autora y otras detenidas, y otras fotos, a modo de viñetas, de los objetos que confeccionaron las prisioneras durante su reclusión. Pero Dagas no es un testimonio convencional. Se trata de un texto inclasificable, en términos genéricos, una suerte de autoficción que rompe con uno de los parámetros esenciales que se había fijado la escritora en sus relatos memoriales: evitar la primera persona, el «yo» del testigo, porque al hablar en nombre propio el «equilibrio tenso» al cual nos hemos referido aquí amenaza quebrarse y también porque la coloca en una situación de «peligro»: «La ficción me rescata de la potencial situación de peligro. Me salva», dice Kozameh en 2008 (Bolognese, 2008). Sin convertirse en otra o ampararse en un doble, expuesta, desprotegida en suma, así se anima a enfrentar la memoria de la cárcel en Dagas. Tal vez los años transcurridos, más de treinta han pasado, le dieron esa fuerza. Si en Dagas abandona en cierto sentido la ficción, la autora es la voz enunciativa de todo el texto, no renuncia por ello al trabajo con las formas literarias porque son, como siempre ha sostenido, las que le permiten entender la experiencia y transformarla para crecer y superarla.

9El resultado es un texto único, desgarrador, en el que no mantiene tal vez la necesaria «distancia emocional» de la que ha hablado, pero que le permite explorar, nos parece, un nuevo modo de escritura de la memoria en que lo esencial se centra ahora, «en el hoy de ayer», en el arduo trabajo con las palabras, una lucha cuerpo a cuerpo, en una situación de encierro, de vigilancia extrema, de control, de censura, de riesgo, como es la cárcel. De esta lucha y trabajo surge probablemente la imagen o metáfora más poderosa de todo el texto, la que le da el título, y que Alicia Kozameh explora en sus múltiples posibles vertientes, ensanchando su campo semántico, como lo haría un poeta: los «duros cuadernos», a los que convierte en dagas, es el arma que empuña a la hora de escribir en la cárcel y en el momento presente de la escritura. «Cuadernos-dagas», que son, dice Kozameh, «la resistencia misma». Los dos cuadernos serían entonces sólo un punto de partida para la elaboración de Dagas.

10Pero cómo orientarse en ese texto sin marcas textuales visibles, sin una progresión perceptible, sin una historia que narrar, o, en todo caso, ésta es mínima: se trata de la forma, ya lo dijimos, en que Kozameh logra burlar la vigilancia de las celadoras, justo antes de abandonar la cárcel en diciembre de 1978, y salir, en libertad vigilada, con los dos cuadernos ocultos, pegados al cuerpo. La sustancia de Dagas no está desde luego entonces en contar o articular esta historia sino en rememorar en el presente el momento mismo de escritura de esos cuadernos y de fusionar o unir, en un mismo gesto, ambos presentes y ambas escrituras. Éste es el tour de force que logra, nos parece, Kozameh, en este texto de gran intensidad.

11Se entiende entonces mejor por qué los cuadernos, que la acompañan hasta formar parte suya, «mis dos órganos vitales», escribe, se han vuelto algo corporal y ambos (cuerpo y escritura) definen precisamente el núcleo de la experiencia vivida en la cárcel: se trata nada menos que de conservar el cuerpo, la vida, y con él, la escritura. El cuaderno se resuelve entonces, y la cito, «en cuerpo, en organismo, en materia interior, íntima, en configuración del uno mismo» (Kozameh, 2013: 39). Y también los cuadernos son presencias vivas, dinámicas, que actúan porque: «lo que fue es, y el supuesto transcurso del tiempo es tan ilusorio como la velocidad del silencio. Nada se sucede, nada se diluye, nada queda enquistado ni olvidado. No existe el pasado.» (ibid.: 19). Si no hay sucesión, ni cronología convencional, y si «la experiencia es un espacio abierto, un campo de exceso y de proclama», ¿qué marcas textuales acompañan este «texto-magma», como lo define Tununa Mercado en la introducción, este flujo o torrente escritural que, como las mareas, va y viene entre el «hoy de ayer, el hoy de hoy y el hoy de mañana» (ibid.: 30)? Los tiempos se empalman, los espacios se entrecruzan: el de un departamento en un barrio multicultural de Los Ángeles en donde vive la escritora con el pabellón 31 de la cárcel de Villa Devoto. Asimismo, las voces múltiples de sus compañeras de celda, con las que forma un apretado cuerpo comunitario, solidario, se mezclan con las voces de los vecinos del «hoy de hoy» en Los Ángeles. El texto fluye, siguiendo un ritmo respiratorio, nutrido por una memoria sensorial, que es la que pauta toda la narración: «Qué escucho hoy. Qué escucho. Qué fibras se incorporan a la respiración, al agua de la respiración. Qué se sostiene inalterado. Qué sostiene qué. Arterias y denso ritmo, de paso corto, entre sus paredes, y hojas con renglones, hojas de rigor, de pregunta». Y más adelante sigue: «Qué se oye? Qué oigo. Qué se agiganta en mi esófago entre silbidos y picotazos de pájaros perseguidos, animales internos» (ibid.: 31). Y más adelante todavía, «Qué escucho. Qué se oye que valga la pena ser escuchado» (ibid.: 36), para dejar finalmente abierto el texto, como inacabado, con puntos suspensivos y una invitación a seguir escuchando: «Qué más. Qué más escucho…» (ibid.: 60). De los ruidos de puertas que se abren y se cierran, de rejas metálicas, de gritos, órdenes de las carceleras, pasa al ruido tenue de la pluma que escribe, sigilosa, sobre el cuaderno de la cárcel, «palabra extendida. Trazos de ti» (ibid.: 35), trazos silenciosos, trazos circulares «que se retroalimentan y se reiteran, inagotables» (ibid.: 20). Cuerpo y escritura nuevamente unido: «Porque hay trazo en el hoy de ayer, y en el de hoy, y lo hay en el hoy de mañana.»

  • 2 José Donoso lo escribe en uno de sus diarios (todavía inéditos en buena parte), citado en el libro (...)

12Para Alicia Kozameh, como para el escritor José Donoso cuando reflexiona en sus diarios sobre la memoria, «la memoria es la palabra»2. Con ello, regresamos al epígrafe elegido para este artículo, «Yo creo en la palabra. Con fervor»: en encontrar las palabras se centra en efecto el texto incisivo, punzante y afilado (para seguir con su propia imagen) que es Dagas. En torno a esta palabra clave se cifra y construye o reconstruye esta experiencia carcelaria. La narración avanza «como un trazo circular que se retroalimenta y reitera, inagotable» (ibid.: 20), oración con la que la escritora parece describir, con precisión y lucidez, el proceso mismo de esta memoria, tal y como la concibe y trabaja en Dagas. El texto, ya lo vimos, no es un relato memorial convencional: se sostiene como en vilo por la fuerza misma de la palabra, y porque sabe que cada nueva hoja del cuaderno de la cárcel es «una nueva daga de tres filos, protagonista incontestable» (ibid.: 23), y porque «cada nueva palabra [es también] una nueva cáscara a la cual nutrir de un contenido que emancipe».

  • 3 Cf. Stella Calloni, «Sólo hubo 6 mil 348 desaparecidos en la dictadura militar: Macri», La Jornada (...)

13La experiencia convoca otra forma de decir, una forma que procede en ocasiones como iluminaciones momentáneas de ciertos hechos o, al revés, como un paulatino trabajo sobre un fondo oscuro de memoria sensorial que se va abriendo paso para salir du «trou noir de l’histoire», como dice Didi-Hubermann, y acceder a la conciencia y a su expresión. El acto mismo de escribir es un acto para Kozameh de resistencia ética en contra de «los olvidos sanadores», como escribe en «Enfoque», y, agregaríamos ahora, en contra de los «negacionistas» recientes en la Argentina, quienes, desde el poder, intentan nuevamente manipular el pasado3. La historia se repite: también los campos de la muerte fueron negados, como recuerda Tillion en Ravensbrück (Tillion, 1988: 18). Voces como la de Alicia Kozameh son necesarias y seguirán siéndolo porque la «guerra de la memoria», como la llamó Primo Levi poco antes de su muerte, no ha terminado.

Haut de page

Bibliographie

Beguan, Viviana (coord.), Izaguirre, Inés (pról.) y Kozameh, Alicia (redactora), 2006, Nosotras, presas políticas: 1974-1983, Buenos Aires, Nuestra América.

Bolognese, Chiara, 2008, «Entrevista a Alicia Kozameh», Residencia de Estudiantes de Madrid: http://www.mshs.univ-poitiers.fr/crla/contenidos/Kozameh/Presentation.

Calloni, Stella, 2016, «Sólo hubo 6 mil 348 desaparecidos en la dictadura militar: Macri», La Jornada (México), 8 de noviembre de 2016.

Colla, Fernando, 2013, «Nota del Editor», en Alicia Kozameh, Dagas. Cuadernos de la cárcel, Poitiers, CRLA-Archivos, Cuadernos de la Colección Archivos, p. 7-10.

Didi-Huberman, Georges, 2015, Sortir du noir, Paris, Éditions de Minuit.

Donoso, Pilar, 2009, Correr el tupido velo, Santiago de Chile, Alfaguara.

Kozameh, Alicia, 1987, Pasos bajo el agua, Buenos Aires, Contrapunto.

, 1995, «Escribir es un drenaje doloroso», en Pfeiffer, Erna (ed.), p. 89-108.

, 2002, Pasos bajo el agua, 2ª edición ampliada, Córdoba, Alción Editora.

, 2013, Dagas. Cuadernos de la cárcel, Poitiers, CRLA-Archivos, Cuadernos de la Colección Archivos.

, 2016, «Enfoque», en Bruno regresa descalzo, Córdoba, Alción Editora, p. 7-14.

Le Magazine Littéraire, 2005, «Dossier : La littérature et les camps», núm. 438, p. 30-67.

Pfeiffer, Erna (ed.), 1995, Exiliadas, emigrantes, viajeras: encuentros con diez escritoras latinoamericanas, Frankfurt-Madrid, Vervuert-Iberoamericana.

Richard, Lionel, 1999, Le nazisme et la culture, Bruxelles, Éditions complexe.

, 1998, L’art et la guerre : les artistes confrontés à la Seconde Guerre Mondiale, Paris, Flammarion.

, 2005, «Le passage à la fiction», Le Magazine Littéraire, núm. 438, p. 59.

Tillion, Germaine, 1988, Ravensbrück, Paris, Seuil, Collection Points Histoire.

Todorov, Tzvetan, 1995, Les abus de la mémoire, Paris, Arléa.

VV. AA., 1965, Les Françaises à Ravensbrück. Un grand témoignage collectif sur la déportation des femmes, Paris, Gallimard.

Haut de page

Notes

1 En el sitio «Fondo Alicia Kozameh. Los cuadernos de la cárcel», los cuadernos pueden consultarse en línea, http://www.mshs.univ-poitiers.fr/crla/.

2 José Donoso lo escribe en uno de sus diarios (todavía inéditos en buena parte), citado en el libro de su hija, Pilar Donoso: «La memoria es la palabra. Es cuestión de reconstruir con la palabra» (Donoso, 2009: 394).

3 Cf. Stella Calloni, «Sólo hubo 6 mil 348 desaparecidos en la dictadura militar: Macri», La Jornada (México), 8 de noviembre de 2016. Declaración «infame», así la define Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, cuando es bien sabido que las cifras oficiales de desaparecidos durante la dictadura militar fueron de 30 mil. En ese mismo artículo, el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, señala que desde el gobierno intentan «desacreditar las luchas de derechos humanos» en Argentina y, en definitiva, «lo que se está haciendo es un regreso a la violación de los derechos humanos».

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Rose Corral, « «En el hoy de ayer, en el ayer de hoy» », América, 52 | -1, 83-89.

Référence électronique

Rose Corral, « «En el hoy de ayer, en el ayer de hoy» », América [En ligne], 52 | 2018, mis en ligne le 19 novembre 2018, consulté le 12 décembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/america/2399 ; DOI : 10.4000/america.2399

Haut de page

Auteur

Rose Corral

El Colegio de México

Haut de page

Droits d’auteur

Tous droits réservés

Haut de page
  • Logo Presse Sorbonne Nouvelle
  • OpenEdition Journals