Skip to navigation – Site map
Varia/Opinion

El Goce del Supremo Texto Abierto de Augusto Roa Bastos

Eric Courthès

Abstracts

In this article, I tried to demonstrate that Roa Bastos’s narrative genius derives not only from the way he used the Word to combat dictatorship, but also, and above all, from the Writing Lesson that the Dictator-Compiler-Author imparts in I the Suprem. Indeed, in this book the author gives us the illusion that the text engenders itself: endotext, and that the reader, in the act of becoming “a fictional an autonomous being”, as affirmed by Roa in the last “Compiler’s Note”, is condemned to re-write the text: exotext, wich means that its work is open too. From various vantage point: the Dictator’s voice, Kristeva’s genotext, the site of signification, and guarani orality, spring multiples textual pleasures as described by Roland Barthes, all of which ultimately fuse into text’s orgasm of open work, deconstructing the writing machine.

Top of page

Full text

I) Breve bio-biblio-grafía crítica de Roa Bastos 1

  • 1 Ya publiqué casi íntegramente esta primera parte, en francés, en la página de Wikipedia de Roa, (...)

1Augusto Roa Bastos nació el 13 de junio de 1917 en Asunción, se pasó la infancia en Iturbe, un pueblo bilingüe aislado, a unos sesenta kilómetros de la capital, donde su padre, ex seminarista, trabajó de peón y luego de administrativo del ingenio de azúcar. Luego, apenas cumplidos los 15 años, participó en la Guerra del Chaco de 1932 a 1935 entre Paraguay y Bolivia, de enfermero voluntario, todavía estaba en el colegio en aquella época y es de notar que por eso nunca terminó la secundaria...

2Lo anteriormente expuesto no le impidió escribir una pieza de teatro, con su madre, La carcajada, al cumplir recién 15 años, que ambos representaron de modo itinerante en esta región del Guairá, y cuyos fondos cosechados sirvieron para sostener a las viudas y las víctimas de la guerra. Después, en ese mismo año fatídico para su país de 1932, escribió, solito, un cuento extraordinario, Lucha hasta el alba, por contener en agraz gran parte de su obra futura...

3Después de la guerra, se volvió periodista de El País y empezó a escribir y publicar poemas y cuentos, entre los cuales cabe destacar: El trueno entre las hojas, de 1953, cuya adaptación al cine fue llevada por Armando Bó, en 1956. Pero en 1947, los partidarios del Partido Colorado ametrallan las fachadas del diario y Moríñígo toma el poder, después de una sangrienta guerra civil contra los liberales. Entonces, le tocó exiliarse a Argentina, donde vivió hasta que otra dictadura lo expulsó en 1976.

  • 2 Lugar de encuentro en el Cono Sur, también se dice “el mueble”, por no tener aún las parejitas c (...)

4Va adaptándose en Buenos Aires de modo increíble, su ascenso social e intelectual es fulgurante, y eso que sale de la parte más baja del escalafón. De hecho, al principio, habría trabajado de mozo de amueblada2, habría guiado a las parejas ilegítimas a sus respectivas habitaciones llevando unas toallitas, ungüentos y demás jabones…

  • 3 El genial escritor y periodista tucumano siempre confesó la deuda literaria que le tenía a Roa, (...)

5Después, se convirtió durante mucho tiempo en empleado anónimo, a lo Pessoa, de una gran compañía de seguros pero ya había entablado relaciones con los mayores intelectuales de la ciudad, o por lo menos con quienes iban a serlo, tal como el tucumano Tomás Eloy Martínez3; ya se reunían con otros en el bar La Fragata, cerca del diario La Nación, e intercambiaban sus primeros libros y guiones.

6Publica en 1960 en Losada, en Buenos Aires, su primera obra notable: Hijo de hombre, un libro de ocho cuentos, que pasaron a diez cuando la refundición de 1982, enlazados entre sí, tipo Las mil y una noches del Paraguay. Una especie de novela no-nacida, en la cual ya van apareciendo con toda su potencia los grandes mitos fundadores de la escritura roabastiana: el guaraní, el bilingüismo, el mestizaje, la dualidad, la escritura versus la oralidad, la significancia, la transtextualidad, la poética de las variaciones y la poética de la ausencia, el estatuto del autor y de la escritura, y por si no alcanzara, la historia paraguaya revisitada, y la lucha por el Verbo contra la Dictadura…

  • 4 Buenos Aires: Siglo XXI, 1974. Consulte más bien la última edición de Cátedra, Madrid, 1987, con (...)
  • 5 Puntuado de forma dialógica por las réplicas y observaciones de su secretario Patiño, a lo largo (...)
  • 6 Un “Caballero de la triste figura de lo absoluto” fue su Supremo; Roa estaba muy consciente del (...)

7Fue en aquella época cuando empezó a escribir la “novela” que le dio una fama mundial y le permitió recibir en 1989 el Premio Cervantes. Desde luego, se trata de Yo el supremo4, un increíble monólogo interior5 del Dictador y Padre Fundador de la República del Paraguay, José Gaspar Rodríguez de Francia: 1814-1840. Un librazo de más de 600 páginas, en el que todas las voces se funden y se confunden, en el cual el texto explota e implota, porque muy a menudo los márgenes van apoderándose de él, y en el que la escritura se hace objeto del relato. Una textualidad mágica, con rupturas hipertextuales por doquier, aderezada con una tonalidad tragicómica, en fin, un Libro tal como uno no se lo había leído, desde Don Quijote de La Mancha6...

8Todos sus amigos cuentan que la transferencia entre Roa y su personaje fue tan grande, rayando quizás con la metempsicosis, que al cabo de unos quince años dedicados a la escritura de esta obra, creyó morirse antes de publicarla y le agarraron crisis de pánico, al salir el raro Librazo, que cobraban el aspecto clínico de una grave hipertensión...

9Pero muy poco tiempo le dura el triunfo, dos años más tarde, son los dictadores argentinos quienes se meten en el juego sucio, otra vez, Roa tiene que exiliarse.

  • 7 Por ser su obra anterior al boom, por su dimensión antropológica, en efecto, Roa era también un (...)

10En la Universidad de Toulouse, Jean Andreu y su equipo lo agasajan a aquel Nuevo Genio de la literatura latinoamericana, en aquel entonces muy en boga, totalmente fuera de la norma7...

  • 8 Declaración un poco provocativa de Augusto Roa Bastos, durante una entrevista que me otorgó en s (...)

11Entonces se vuelve profesor de guaraní y de literatura latinoamericana en la Universidad de Toulouse-Le-Mirail y, forzosamente, un « escritor de los domingos y días feriados 8», tal como le gustaba designarse a sí mismo, con su habitual modestia, matizada de auto irrisión, y desde luego, aludiendo también de forma irónica a sus numerosos detractores: escritores paraguayos profesionales…

  • 9 De hecho, Hijo de Hombre no pasa de novela en agraz, y Yo, el Supremo es un verdadero laboratori (...)

12Al caer Stroessner, en 1989, se radica de nuevo en Paraguay, y entonces, con más tiempo libre para escribir, entra en una fase prolífica de creación y escribe obras importantes como El Fiscal, en 1993, su primera novela9, a los 76 años, y sobre todo, al año siguiente, publica una obra mayor: Contravida, por su larga gestación, unos veinte años, y su fuerte hipertextualidad autoral…

13En este caso, incluso convendría hablar de “endotextualidad”, por la fuerte ilusión que le da al lector el texto de auto generarse, a partir de textos anteriores y pasando por las voces de narradores-personajes, quienes en realidad, llevan el relato y lo dejan postergado al autor a un papel de simple compilador…

14Aquella obra inmensa, no por la cantidad de libros producidos sino porque en realidad es a la vez única y múltiple, -porque la « endotextualidad » va recorriéndola de parte a parte, transitando por las voces de narradores, quienes en la mayoría de los casos son también “escribientes” y le dan de entrada una doble perspectiva-, no es una obra cualquiera, es la de la Escritura del Libro que se está escribiendo, bajo nuestra mirada atónita de lector atrapado en una red fatal…

  • 10 “Ya no puedo recordar nada porque la eternidad no tiene memoria. La temida muerte no es más que (...)

15Tiene también otra particularidad, es la Escritura de la Muerte, como la de Juan Rulfo, es pura prosopopeya10, los narradores-escribientes de Roa son supervivientes, muertos-vivos o vivos-muertos, nonatos aún, Muerte y Vida en aquel espacio textual muy notable ya no tienen la más mínima importancia, o tal vez la tengan de sobras…

  • 11 Son casi las últimas palabras del Compilador en Yo en Supremo y sin lugar a dudas, las de más re (...)
  • 12 Le plaisir du texte, Barthes, Roland, Editions du Seuil : Paris, 1973.

16Además, lo lleva al Lector « autónomo y no menos ficticio11 » hacia Cumbres Fecundas de Goces del Texto, con el sentido que le daba Barthes12, tales como, a mi parecer, ningún otro autor los había alcanzado antes, de no ser Miguel de Cervantes, James Joyce, John Fante o John Kennedy Toole, y termina condenándolo a la Re-escritura, fenónemo que conceptualicé como "exotexto"...

17Como si no alcanzara toda esta transtextualidad, uno descubre al leer su última obra, un libro de aforismos, titulado Metaforismos, Barcelona, Edhasa, 1996, que su obra en conjunto no sólo está constituida de textos debidamente publicados sino también de textos ausentes, y que encima, obedece a una serie de algoritmos textuales, -algo que me pareció acertado conceptualizar como “algotexto-”, que la van tejiendo de forma subterránea…

18En una palabra, Augusto Roa Bastos, por el conjunto de su obra y más especialmente con Yo el Supremo, nos dio en tanto lector implicado en la fábula, una « Lección de Escritura», parecida a la que el Dictador le impone a su secretario Patiño, de la cual uno no puede salir ileso…

  • 13 Nunca se supo muy bien si se cayó solito, o si su Madama Sui, la Karina, su linda y muy joven cr (...)

19El Genio Textual se extinguió en su domicilio de Asunción, el 26 de abril de 2005, después de un mareo y una mala caída en la cabeza en una escalera13. Es de notar que dicha caída ocurrió en la misma fecha que la de la muerte de Cervantes, otra vez, su modelo en Escritura, y de la de Shakespeare, cuya obra admiraba sobremanera, sin olvidarnos del primer escritor mestizo, con el cual se lo puede identificar de sobras, el peruano Garcilaso Inca de La Vega, el 23 de abril de 1616...

  • 14 Es de notar también que nació un 13 de junio de 1917, hace un siglo – de ahí los excesos de las (...)

20Hay quienes sólo verán en ello mera coincidencia, pero todas las personas que conocieron a aquel Gran Hombre, y sobre todo, los que se leyeron toda su Obra Magistral, notarán en eso algo más que una Ironía de la Historia14

II) El Goce del Texto roabastiano

  • 15 Le plaisir du texte, París: Seuil, Points, 1973, p. 101.

21Los conceptos míos de “endotexto” y “exotexto” ya estaban presentes en agraz en Le plaisir du texte de Roland Barthes15.

22...la idea generativa que el texto se hace [a sí mismo], se trabaja a través de entrelazos perpetuos, perdido en este tejido -esa textura- el sujeto [autor y lector] se deshace, tal como una araña que se disolvería a sí misma en las secreciones de su tela. Si nos gustaran los neologismos, podríamos definir la teoría del texto como una hipología (hyphos, es el tejido y la telaraña en griego)16.

23También se notará en esta cita el concepto reiterado, después de la publicación en 1968 de Le bruissement de la langue, de la ausencia del sujeto-autor, tragado por su propia tela…

  • 17 Ibid. pp. 101-105.
  • 19 Kristeva, Julia, El texto de la novela, Barcelona: Editorial Lumen, 1974, (1970): “el fenotexto (...)

24Siguiendo otra vez a Barthes17, el placer del texto es " el valor pasado al rango suntuoso de significante", y el lugar del goce del texto es la « significancia », con el sentido que le daba Julia Kristeva a esta palabra. Al final de esta obra fundadora de la semiótica textual, precisa un poco su pensamiento, declarándonos que el goce se encuentra sobre todo en « la escritura en alta voz », a lo Valère Novarina, la cual pertenece al genotexto19, a la significancia: " un texto donde se pueda escuchar el grano del gaznate".

25En realidad, se trata del texto que el escritor se lee a sí mismo al escribirlo; ¿cómo no pensar en este caso en el Texto Supremo que el Dictador de la Escritura le dicta a su secretario Patiño? Goce Supremo y Triunfo de la Oralidad sobre la Escritura20

  • 21 Véase el ensayo mío: Lo transtextual en Roa Bastos, Asunción: Servilibro, 2007: “La meta del Dic (...)

26En la garganta autoritaria del Dictador atrabiliario está el Goce Supremo, y como lo subraya la voz de los “Apuntes”, en varias ocasiones en esta obra21, la escritura arruina la autenticidad de la palabra, del discurso, la trastorna, la traiciona, le quita la sensualidad de la significancia…

27Aquella Voz es guaraní o jopará, surge del monte, de los arrabales humildes de Asunción, es ágrafa, no se puede mantener dentro de los límites de la gramaticalización castellana, tiene otras normas, otros códigos semánticos, otros placeres del texto oral de los guaraníes que surgen de los fogones antediluvianos e irreductibles a la escritura occidental…

  • 22 Roa Bastos, Augusto, Yo el Supremo, pieza escénica en cuatro actos, prólogo y epílogo, Toulouse: (...)

28Aquel Libro increíble ha sido leído primero por el Dictador a su secretario, pues se entrecruza con el genotexto del lector por su oralidad, se lee para ser leído, teatralizado22, para que las voces liberen su aparato fónico. Así la escritura se torna lección, en la cual todas las voces narrativas al margen de aquella novela polifónica, más el Dictador, el Autor y el Lector se vuelven totalmente ficticios y por lo tanto, al terminar el libro, al lector le toca hacer lo mismo; dictarse a sí mismo, inventándose un Dictador íntimo, un Nuevo Texto, un Exotexto, surgido de la maraña textual de Yo el Supremo; insertarse como Pleno Actante en la Ficción, en pos de la Significancia y del Goce del Texto.

  • 23 Fíjense en mi primera novela y su traducción al español, unas memorias apócrifas de Amado Bonpla (...)
  • 24 Hijo de hombre: «  Viejo vicio, éste de la escritura. Círculo vicioso que se vuelve virtuoso cua (...)

29“El lector autónomo y no menos ficticio” de la última Nota del Compilador, se hará Creador también23, no limitará su goce al genotexto, lo tornará exotexto, lo abrirá hacia afuera, como el espiral de la utopía-aporía de la escritura24.

30Pues, lo que resulta de todo aquello, es que le tocará al lector avezado sacar todos los jugos sabrosos de la fábula roabastiana y hacerse escritor también, pasando por los múltiples goces de las re-lecturas y re-escrituras.

31En el caso de mi primera novela, partí de los increíbles diálogos de Bonpland y el Dictador al final de Yo el Supremo, cuando disertan los dos a distancia sobre “el infierno de la soledad”, y también cuando se encuentran en Santa María de Fe y el médico francés lo cura al Dictador de una disentería. Partí de la visión de Roa de un Bonpland solitario, filósofo e inasible, un Personaje que lo desafió al Dictador con su altruismo y terminó ganándole el pulso que echó con él, a la distancia…

  • 25 Roa Bastos, Augusto: “Notas iniciales de la adaptación teatral de Yo el Supremo”, p. 16: « ¿Por (...)

32A partir de “las carencias y los excesos25” del hipotexto roabastiano”, armé mi propio texto, exotexto que lo re-sucita a Bonpland, que lo hace testimoniar en primera persona sobre sus múltiples vidas y su extraña doble muerte, o sea que creé un Nuevo Supremo totalmente opuesto al primero, por la natural bondad y dedicación al Otro de mi Personaje.

  • 26 Mémoires apocryphes d’Augusto Roa Bastos, Orlando, Carolina, -traduction, notes et préface de Cou (...)

33Pero no fui yo el único en llevar el goce del texto a esos extremos exotextuales, la Roa-manía alcanzó también a Carolina Orlando, una joven y linda escritora de Luján, quien hizo lo mismo que yo, y casi al mismo tiempo, con la vida y la obra de Roa Bastos, al publicar en París, memorias apócrifas de Roa Bastos26. Nuestros respectivos goces partieron de la obra del Genio del Tevikuary, en el caso de Carolina fue aún más complejo porque parte su exotexto de Hijo de hombre y Yo el Supremo al mismo tiempo y lo hace a Roa personaje de sus cuentos…

  • 27 “Prometo, eso sí, revisar los relatos una vez pasado el tiempo. Buscaré, mientras tanto, documen (...)

34Es de saborear en especial en estos cuentos librescos, animados por libros y sus autores hechos personajes27, “El [fascinante] encuentro [de Roa] con Borges” y la increíble exotextualidad de una pieza de teatro, “La leyenda del divino narciso”, compuesta íntegramente por citas de libros que Roa habría podido leerse, sin una sola comilla y con la más extrema coherencia, en su nueva postura textual.

  • 28 “El agujero en el texto (o las trampas del sujeto en la historia, en la ficción y en la crítica (...)

35El Goce del Texto para Carolina fue especialmente extremo, demostró por si fuera necesario que el texto roabastiano es transfinito, no tiene fin ni comienzo, y que a partir de sus múltiples “agujeros28”, quedan muchos espacios de re-escrituras para sus lectores más fanáticos…

  • 29 En La máquina de hacer paraguayitos, Buenos Aires: Ediciones Siesta, 2000. Es de notar que Washi (...)

36“Elogio del plagio29”, diría Washington Elphidio Cucurto -seudónimo del escritor argentino nacido en Quilmes en 1973, Santiago Vega- es cierto, pero plagio que rebasa con creces la simple y vergonzosa copia, integrada a un texto a escondidas.

  • 30 “Hanse de casar las fábulas…”, Don Quijote de la Mancha, Tomo 2, cap. XLVII, http://www.educando (...)
  • 31 Con una notable y sorprendente excepción, al comienzo de El Fiscal, en el cual Félix Moral alude (...)

37De hecho, nos lleva como lectores integrados a la fábula30, a otros espacios textuales, donde el goce del texto roabastiano nos hace escritores y partícipes de un proceso abierto y multi-orgásmico: una verdadera Fiesta Orgiástica del Texto, en la cual me consta que no hay desperdicios31

III) La Suprema Obra Abierta

  • 32 Eco, Umberto, L’œuvre ouverte, París : Éditions du Seuil, Collection Points, 1965 https://direcc (...)
  • 33 Eso de desarmar la Máquina (de Goce) del Escribir, no hace sino pensar en las teorías derridiana (...)

38Vamos a rematar con el tema, aludiendo ahora, ya no a la máquina de goce textual de Roland Barthes sino a La obra abierta32 de Umberto Eco, el que, para explicar ese concepto, afirmaba que “la obra de arte es un mensaje fundamentalmente ambiguo, una pluralidad de significados que conviven en un solo significante.” Y que, si bien el famoso ensayo de Barthes: Le plaisir du texte tenía un “estilo magistral”, su concepto se asemejaba demasiado al suyo y que en realidad, el Genio francés de la semiótica sólo volvía al punto de partida del Genio italiano, “sin superar la temática semiótica” y sin desarmar33 la máquina textual:

Y, aun cuando estoy reconocido al Barthes de Éléments de sémiologie, no me entusiasmo por el Barthes de Plaisir du texte, porque (naturalmente, con un estilo magistral), cuando cree superar la temática semiótica, lo que hace es llevarla al punto del cual yo había partido (y en el cual también se movía él por aquel entonces): bonito esfuerzo el de afirmar que un texto es una máquina de goce (que, al fin y al cabo, equivale a decir que es una experiencia abierta), cuando el problema estriba en desmontar el aparato. Yo, en Obra abierta, no lo hacía suficientemente. Lo único que decía era que existía.

  • 34 El ya evocado “rango suntuoso del significante", mencionado por Roland Barthes.
  • 35 A fin de que el lector entienda mejor la importancia de los “Apuntes”: ese significante textual (...)

39En Yo, el Supremo, la pluralidad de significados evocada por Eco se junta con una pluralidad de los significantes34, la multiplicidad de las voces « narrativas», al margen y dentro del Corpus del Texto, que son los Apuntes del Dictador, dentro del Yo del Dictador: (el que dicta el Libro), y fuera, con el Yo opuesto de Patiño: (el que lo apunta), sin marcas gráficas para separarlos35:

  • 36 Yo/Él, ibid., p. 95.

Si son ellos, inmolo a Molas, despeño a Peña. Pudo ser uno de esos infames secuaces aprenderla de memoria. Escribirla un segundo. Un tercero va y pega el escarnio con cuatro chinches en la puerta de la catedral. Los propios guardianes, los peores infieles. Razón que le sobra a Usía. Frente a lo que Vuecencia dice, hasta la verdad parece mentira. No te pido que me adules Patiño. Te ordeno que busques y descubras al autor del pasquín36.

  • 37 «… esas ratas uñudas greñudas… », Yo/Él, ibid., p. 93, “escri-vanos” por escribanos, ibid., p. 9 (...)

40Abundan también los retruécanos y neologismos37 que, al igual que él de James Joyce, en Ulises, lo hacen a veces al Texto pura forma, muy eufónica y poética, por superar la forma el contenido, y, por si fuera poco, menudean los perpetuos ejercicios de re-escritura, culminando la obra en una de Musil:

  • 38 Yo/Él, ibid., p.609.

el a-copiador declara, con palabras de un autor contemporáneo, que la historia encerrada en estos Apuntes se reduce al hecho de que la historia que en ella debió ser narrada no ha sido narrada38.

41Muchos críticos con razón hablaron de polifonía, y es de recordar aquí que Umberto Eco partió de una experiencia sonora para definir ese concepto, por su vecindad en la R.A.I de Milán, con el taller del músico Luciano Berio, en su famoso ensayo, recién evocado:

Entre 1958 y 1959, yo trabajaba en la R.A.I. de Milán. Dos pisos más arriba de mi despacho estaba el estudio de fonología musical, dirigido entonces por Luciano Berio. Pasaban en él Maderna, Boulez, Pousseur, Stockhausen; era todo un silbar de frecuencias, un ruido hecho de ondas cuadradas, y sonidos blancos. En aquellos tiempos, yo estaba trabajando en Joyce, y pasábamos las veladas en casa de Berio, comíamos la cocina armenia de Cathy Berberian, y leíamos a Joyce. De allí nació un experimento sonoro cuyo título original fue Homenaje a Joyce, una especie de transmisión radiofónica de 40 minutos, que se iniciaba con la lectura del capítulo dos del Ulises, (el llamado de ‘las sirenas’, orgía de onomatopeyas y aliteraciones), en tres idiomas: en inglés, en la versión francesa y en la italiana. Sin embargo, después, dado que el propio Joyce había dicho que la estructura del capítulo era de fuga per canonem, Berio comenzaba a superponer los textos a manera de fuga, primero inglés sobre inglés, luego inglés sobre francés y así sucesivamente, en una especie de polilingüe y rabelaisiano fra Martino Campanaro, […] y finalmente trabajaba Berio solamente con el texto inglés […], filtrando ciertos fonemas hasta que de todo ello resultó una verdadera composición musical,…

42 Yo, el Supremo vendría a ser entonces una fuga literaria, en la cual los temas recurrentes: los Apuntes dialógicos Supremo/Patiño -que a lo largo de la obra se repiten y constituyen el corpus central del tejido textual- conviven con otras voces “narrativas”, más paratextuales: las Notas al margen, los Cuadernos del Dictador, la Circular Perpetua, las Notas del Compilador, en las que el Compilador se las ingenia para criticar y desarmar lo expuesto por el Supremo…

43 De ahí la idea de Ricardo Piglia expuesta al comienzo de esta nota: Yo/ Él es una especie de práctica de revolución textual, puesto que cada texto puede destruir al otro, empezando por el pasquín que lo quiere destruir al del Dictador, y que al final, ya no es la voz omnipotente del Dictador que se saca la última palabra, sino la del Compilador, en esa magistral Parábola sobre los excesos discursivos del Poder…

44 Una especie de Jam Session, según Miguel Ángel Teposteco Rodríguez, en la cual Roa oficiaría como una especie de gran chamán, a lo Omar Sosa, y los estandartes subyacerían entre las improvisaciones, y todos esos textos sonoros juntos vendrían a formar una especie de fuga per canonem, muy subversiva, en la cual, pese a las apariencias, no es el canon dictatorial el que triunfa sino todas las voces rebeldes al margen que al final lo carcomen…

IV) “Tú, el Supremo” Autor, ante las efemérides

  • 39 Asunción: Sin Frontera Ediciones y Servilibro, 2006
  • 40 Excepto el excelente trabajo crítico sobre el plagio de la argentina Nora Esperanza Bouvet*, ya (...)

45Primero es de señalar que desde su muerte en 2005, excepto una Cátedra Roa Bastos en la U.N.A. de Asunción y en la de Encarnación, una preciosa edición de pasajes de su obra: El libro de los libros de Augusto Roa Bastos39, y varias publicaciones de críticos y autores afines a su “filosofía” por la Fundación Augusto Roa Bastos -creadora por otra parte de un concurso llamado “Roa Cinero”- poco se hizo y se dijo, con enfoque semiótico40, sobre la obra de Roa Bastos, en Paraguay…

46Fueron más bien 100 años de Soledad para el gran autor de Iturbe, y tuvieron que llegar las efemérides del mes de junio de 2017, para que, de repente, todos despertaran de su largo letargo…

47La R.A.E. fue la más pronta y anunció su re-edición de Yo, el Supremo, en febrero de 201741, es de notar de paso que Roa es tan sólo el décimo autor de lengua española en obtener esa distinción suprema42. Servilibro sacó la suya hace poco, se armó un Congreso Internacional Roa Bastos43, en Asunción, el 13 de junio de 2017, la Feria del Libro fue en su honor, como lo muestra el cartel que encabeza este texto44. Jorge Bedoya, el director de Luna de cigarras, está por rodar en septiembre un thriller sobre Roa45, a partir de un cuento de Javier Viveros, sobre un secreto manuscrito perdido46 de Yo, el Supremo. Andrés Colmán Gutiérrez está por sacar un cómic sobre adaptaciones de dos cuentos de Roa Bastos47. En síntesis, no paran los honores, en todos los ámbitos, y nunca se hizo tanto en tan poco tiempo sobre la memoria de Augusto Roa Bastos, doce años después de su muerte…

48Ahora bien, el ya famoso recado de Gabo, el Magnífico colombiano, que rezaba esta simple fórmula dedicada a Roa: “Tú, el Supremo”, y que nuestro Supremo de las Letras Paraguayas hubiera llevado en el bolsillo el día de la entrega de su Premio Cervantes48, nunca ha sido tan acertado, no obstante me temo de que todos esos rumores se apaguen el año que viene y no pasen del habitual bullicio de las efemérides…

49Pero hay más, porque con Roa, como con su obra, nunca terminan los efectos colaterales, de hecho, de repente, al Genio del Tevikuary le cayeron del cielo la mar de estatuas, empezando de forma improbable, en mayo de 2017, por el Parque Iberoamericano de la ciudad de Santo Domingo49. En Asunción también, por fin, después de Santo Domingo, aunque parezca mentira, salió una estatua del Genio, en la Plaza Uruguaya50.

50Pero lo más gracioso fue el episodio de la suprema estatua de Villarrica51, la capital del Guairá: la cuna de Roa Bastos, que no quiso quedarse atrás pero cuyo bronce era tan feo y tan poco parecido al escritor52, que a raíz de numerosos comentarios críticos en facebook, fue sacado al día siguiente, el 14 de junio de 2017…

Top of page

Notes

1 Ya publiqué casi íntegramente esta primera parte, en francés, en la página de Wikipedia de Roa, la cual -aunque parezca mentira, tratándose de uno de los escritores más transculturadores de América Latina- estaba casi vacía, en 2014, entonces me tocó llenar la parte bibliográfica crítica sólo con notas mías. Por ello, para no despertar malentendidos, invito a todos los especialistas de Roa Bastos, que leyeren esta nota, a que incluyan las suyas… http://fr.wikipedia.org/wiki/Augusto_Roa_Bastos

2 Lugar de encuentro en el Cono Sur, también se dice “el mueble”, por no tener aún las parejitas clandestinas muebles en común, suelen ser pensiones u hoteles baratitos, que sirven de tapaderas…

3 El genial escritor y periodista tucumano siempre confesó la deuda literaria que le tenía a Roa, en efecto, éste le enseño a aquél a escribir sus primeros libretos de cine, al comienzo de su carrera, en Buenos Aires.

4 Buenos Aires: Siglo XXI, 1974. Consulte más bien la última edición de Cátedra, Madrid, 1987, con la excelente introducción de Milagros Ezquerro, Yo/Él, de ahora en adelante.

5 Puntuado de forma dialógica por las réplicas y observaciones de su secretario Patiño, a lo largo de la obra, sin marca ni separación gráfica, entre las voces de los dos personajes, dentro de un corpus de texto muy compacto, de letras chiquitas, a fin de que ese diálogo siga teniendo las apariencias de un monólogo, denunciando de esa forma el monoteísmo del poder…

6 Un “Caballero de la triste figura de lo absoluto” fue su Supremo; Roa estaba muy consciente del desafío: escribir un nuevo Quijote*, en su misma dimensión dialógica, pero paraguayo…

*Cabe señalar acá que hace poco, Andrés Trapiello escribió un precioso exotexto, una larga continuación de la obra cumbre de la literatura hispánica, cuya lectura les recomiendo: Al morir don Quijote, Ediciones Destino, Madrid, 2015.

7 Por ser su obra anterior al boom, por su dimensión antropológica, en efecto, Roa era también un gran neo indigenista, un gran defensor, un poco a lo Arguedas, de Las Culturas condenadas*a, y sobre todo por su dimensión política, Roa siempre quedó aparte de dicho movimiento literario que nunca pasó de mera etiqueta comercial, al servicio de los editores, tal como lo demuestra Matías Néspolo*b, en su reciente y excelente nota del 11 de junio de 2017 , en El Mundo, de Madrid: “Roa Bastos, el Supremo narrador americano”: http://www.elmundo.es/cultura/literatura/2017/06/11/593daa6846163fbf318b458c.html *c:

*a: Compilación de notas antropológicas de los mejores especialistas de los indios del Paraguay, como Miguel Chase Sardi , Bartomeu Meliá, León Cadogan y Juan Belaieff, hecha por Augusto Roa Bastos, Asunción: Servilibro, 1978

*b: a la misma conclusión llega Miguel Ángel Tepotesco Rodríguez -con el cual chateé largo y tendido al respecto en facebook- en El Universal de México: “Usted el Supremo: algunos apuntes para recordar a Roa Bastos a 100 años de su nacimiento”: https://docs.google.com/document/d/1U1Ke38GgPgo1yPLFOMlMrD06AGbo9CV8Yzgp73z5XsE/edit

*c: por eso, no se puede sino lamentar que una de las mejores especialistas mundiales de la obra de Roa Bastos, Milagro Ezquerro, me declarara, hace unos diez años, durante un taller del CRIMIC SAL, en la misma Sorbona, que “Roa ya no está de moda…”, cuando en realidad, por su fuerte transtextualidad, su Supremo, como El Quijote o Ulises, supera todas las modas…

8 Declaración un poco provocativa de Augusto Roa Bastos, durante una entrevista que me otorgó en su apartamento de Asunción, del barrio de Las Carmelitas, el seis de septiembre de 2000, la cual generó un documental mío, realizado en colaboración con un fotógrafo santiagueño, Jorge Juan: Un país tras la lluvia. Durante dicha entrevista, abordamos cuestiones tan insoslayables en su obra como el guaraní, el bilingüismo y la diglosia, la dictadura y el exilio, refiriéndonos al mismo tiempo, en el título elegido, a su última novela casi epónima, que se esfumó* el año de su muerte, en 2005, y desde entonces quedó inédita: Un país detrás de la lluvia: https://www.youtube.com/watch?v=6oUZE1R2gu0&t=820s

https://www.youtube.com/watch?v=3Vu_f4SRujI

*Un técnico en informática se habría apoderado de la computadora del Maestro y de su disco duro, con todos los ficheros existentes…

9 De hecho, Hijo de Hombre no pasa de novela en agraz, y Yo, el Supremo es un verdadero laboratorio de escritura, calificada por Umberto Eco de “novela más semiótica del siglo XX”, y por si fuera poco, por Ricardo Piglia de “práctica revolucionaria en literatura”…

10 “Ya no puedo recordar nada porque la eternidad no tiene memoria. La temida muerte no es más que este mudo e insensible despojo. En lugar de temerla, los seres humanos deberíamos desear y amar la muerte puesto que su delgadísima frontera nos separa para siempre de la cruel obsesión de recordar y de soñar.”, Vigilia del Almirante, Madrid: Santillana S.A., 1992.

11 Son casi las últimas palabras del Compilador en Yo en Supremo y sin lugar a dudas, las de más realce en un enfoque semiótico, fíjense en la última parte de esta nota al respecto, ibid. p. 609.

12 Le plaisir du texte, Barthes, Roland, Editions du Seuil : Paris, 1973.

13 Nunca se supo muy bien si se cayó solito, o si su Madama Sui, la Karina, su linda y muy joven criada japonesa, lo habría ayudado a franquear el paso, lo que me inspiró hace poco un exotexto vengativo: “ No se puede querer a la Karina”, aludiendo desde luego a la famosa canción de Rubén Blades y a la perfidia de la linda Geisha: http://laisladeroabastos.blogspot.com/2017/05/no-se-puede-querer-la-karina.html

14 Es de notar también que nació un 13 de junio de 1917, hace un siglo – de ahí los excesos de las efemérides esta semana en todos los medios de prensa y las redes sociales del mundo, calificados de “pureada” en el caso de Paraguay, por la gran pensadora local y amiga del Genio: Milda Rivarola- y que el 13 de junio es el día del Escritor…

15 Le plaisir du texte, París: Seuil, Points, 1973, p. 101.

16 Fíjense en el e-book de Roland Barthes: http://books.google.fr/books?id=68l4WHlI1MsC&pg=PA146&lpg=PA146&dq=hipolog%C3%ADa+Roland+Barthes&source=bl&ots=r8thH8cybj&sig=LejT_Td1dGHZ7EQE5wd2wJrVE-w&hl=fr&ei=AxU5TLvHLsGzuAfztbCiBA&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=1&ved=0CBUQ6AEwAA#v=onepage&q&f=false

17 Ibid. pp. 101-105.

19 Kristeva, Julia, El texto de la novela, Barcelona: Editorial Lumen, 1974, (1970): “el fenotexto de la producción es la cultura misma del autor y el genotexto su obra concreta; mientras que para el lector el fenotexto es la obra que lee y el genotexto el producto de su lectura.” Véase al respecto el trabajo de Jaime Alejandro Rodríguez, “ Hipertexto y Literatura: Una batalla por el signo en tiempos posmodernos”, http://www.javeriana.edu.co/Facultades/C_Sociales/Facultad/sociales_virtual/publica

20 http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=161770

21 Véase el ensayo mío: Lo transtextual en Roa Bastos, Asunción: Servilibro, 2007: “La meta del Dictador y del Compilador sería por tanto restituir al lenguaje su naturalidad en cuanto a metaforicidad y también oralidad, el Dictador que dicta su Libro transfinito a Patiño recela del desfase entre oralidad y escritura, tiene la sensación de que la escritura en cuanto grafía ya es una traición y desviación de su Supremo Pensamiento: “Las palabras son sucias por naturaleza.... Cuando te dicto, las palabras tienen un sentido; otro, cuando las escribes. De modo que hablamos dos lenguas diferentes.”, p. 112. Notamos también que las reflexiones sobre lo hipertextual y lo arquitextual en este punto se tocan, en efecto como lo demuestra atinadamente Fernando de Toro*, el Supremo se ilusiona al pensar que sus palabras le pertenecen y se le escapan al escribirlas Patiño, distorsionándolas mediante la escritura, su enunciación ya es de todos, puesto que nadie inventa nada y que su sistema, la lengua, también es un acervo colectivo que lo antecede: “...el Supremo reacciona ante la posibilidad de que la situación de enunciación, desde la cual habla y que cree garantizar el sentido de lo que dicta, sea distorsionada por la palabra escrita en esa delicada transición de la proximidad del signo con respecto al pensamiento. Sin embargo, el Supremo se equivoca al creer que su enunciación es equivalente a su pensamiento, puesto que su dictar es una forma de escritura que incluso lo antecede: la lengua no le pertenece sino que la hereda. La transición entre pensamiento/palabra y palabra/escritura son equivalentes y ninguna garantiza el sentido.”

* De Toro, Fernando, “Roa Bastos, Borges y Derrida, escritura y deconstrucción”, pp. 19-38, http://www.uia.mx/campus/publicaciones/altertexto/pdf/detoro.pdf

22 Roa Bastos, Augusto, Yo el Supremo, pieza escénica en cuatro actos, prólogo y epílogo, Toulouse: Presses Universitaires du Mirail, Colección Hespérides, 1991.

23 Fíjense en mi primera novela y su traducción al español, unas memorias apócrifas de Amado Bonpland, cuyo personaje entresaqué de una nota de Yo el Supremo: Memorias de un muerto, el viaje sin retorno de Amado Bonpland, Asunción: Servilibro, 2010; Le voyage sans retour d’Aimé Bonpland, explorateur rochelais, París: L’Harmattan, “L’Autre Amérique”, 2010

http://www.harmattan.fr/index.asp?navig=catalogue&obj=livre&no=31196

24 Hijo de hombre: «  Viejo vicio, éste de la escritura. Círculo vicioso que se vuelve virtuoso cuando se cierra hacia afuera. Una manera de huir del no-lugar hacia el espacio estable de los signos; una manera de buscar el lugar que se llevó nuestro lugar a otro lugar. ¿Y no es éste acaso el verdadero sentido de lo utópico? (….) El hombre mismo es, pues, la utopía perfecta. », Hijo de hombre, Madrid: Ediciones Alfaguara S.A., 1990, (1985) (1960), Cap. VII, p 257.

25 Roa Bastos, Augusto: “Notas iniciales de la adaptación teatral de Yo el Supremo”, p. 16: « ¿Por qué un autor siente necesidad de transformar un texto anterior, incluso ya publicado en otro? Tal vez a causa del texto mismo que, a distancia, revela sus carencias y excesos. »

26 Mémoires apocryphes d’Augusto Roa Bastos, Orlando, Carolina, -traduction, notes et préface de Courthès, Eric-, París : L’Harmattan, Collection L’Autre Amérique, 2010, http://www.editions-harmattan.fr/index.asp?navig=catalogue&obj=livre&no=31355

27 “Prometo, eso sí, revisar los relatos una vez pasado el tiempo. Buscaré, mientras tanto, documentación fehaciente y, como muestra de mi humilde condición de continuo aprendiz, no desoiré los consejos sabios de un Maestro que transformé, irresponsablemente, en El Personaje de estos cuentos”. , “Advertencia del autor”, Memorias de escritor, sin publicar hasta hoy…

28 “El agujero en el texto (o las trampas del sujeto en la historia, en la ficción y en la crítica literaria)”, conferencia inédita de Roa sobre su propia narrativa, y en especial “la poética de las variaciones”, y otros conceptos ya estudiados como “el agujero en el texto” y “el texto ausente”. Redactó también unos artículos muy valiosos sobre su obra, como “Algunos núcleos generadores de un texto narrativo”, en 1978, y “Réflexion autocritique à propos de “Moi le Suprême”, du point de vue socio-linguistique et idéologique. Condition du narrateur.”, en 1980, para más detalles, véase la Bibliografía Crítica de Milagros Ezquerro, en su imponente Introducción a Yo el Supremo, de Cátedra, op. cit. p 82.

29 En La máquina de hacer paraguayitos, Buenos Aires: Ediciones Siesta, 2000. Es de notar que Washington Cucurto, con esta fórmula eufónica y provocativa, está sin saberlo en la misma línea crítica que la gran investigadora rosarina: Nora Esperanza Bouvet, que escribió una de las obras críticas quizás más acertada y consistente sobre Yo, el Supremo: Yo, el Supremo, Estética del plagio y crítica política de la cultura en “Yo, el Supremo.”, Asunción, Servilibro, 2009.

30 “Hanse de casar las fábulas…”, Don Quijote de la Mancha, Tomo 2, cap. XLVII, http://www.educando.edu.do/sitios/PNC2005/recursos/recursos/lengua_espa%F1ola/literatura/cervantes_vida%20+obras/quij0057.htm

31 Con una notable y sorprendente excepción, al comienzo de El Fiscal, en el cual Félix Moral alude a los inmigrantes en París, como una “verdadera infección”, lo que no cabe en absoluto con las posiciones neo indigenistas y humanistas del autor…

32 Eco, Umberto, L’œuvre ouverte, París : Éditions du Seuil, Collection Points, 1965 https://direccionmultiple.files.wordpress.com/2012/08/eco_umberto-obra_abierta.pdf

33 Eso de desarmar la Máquina (de Goce) del Escribir, no hace sino pensar en las teorías derridianas de la deconstrucción, heredada de la destruktion de Heidegger, en la cual se sostiene que los diferentes significados de un texto sólo se pueden aprehender descomponiendo la estructura del lenguaje con el cual ha sido escrito. Por ello, “la Lección de Escritura” debe ser leída integrando esos aspectos coetáneos de la gramatología postmoderna. Es más, esa fragmentación extrema del significante no es sino una anticipación de la hipertextualidad cibernética: ya no alcanza un nivel de lectura lineal, los enlaces, en esta caso las diversas notas, te llevan aún más lejos como Lector autónomo, con un alto grado de sorpresa a veces, exactamente como en la navegación por internet…

34 El ya evocado “rango suntuoso del significante", mencionado por Roland Barthes.

35 A fin de que el lector entienda mejor la importancia de los “Apuntes”: ese significante textual compacto y de lectura compleja, casi instintiva, aparente monólogo del Dictador, pero que es en realidad dual y constituye un discurso dialógico*, vamos a poner en negrillas las réplicas de Patiño, en el pasaje citado a continuación.

*a: de ahí la afirmación un poco extraña del Compilador, en su última Nota, remedando a Musil, de que esa historia no ha sido narrada, porque no es un relato sino un discurso…

36 Yo/Él, ibid., p. 95.

37 «… esas ratas uñudas greñudas… », Yo/Él, ibid., p. 93, “escri-vanos” por escribanos, ibid., p. 94, “Memoria de masca-masca. Memoria de ingiero-digiero. Repetitiva. Desfigurativa. Mancillativa.”, ibid., p. 95. Es de notar también , en esa primera parte de los Apuntes, el ritmo anhelante, casi agónico, de las frases independientes y muy cortas del Supremo Finado…

38 Yo/Él, ibid., p.609.

39 Asunción: Sin Frontera Ediciones y Servilibro, 2006

40 Excepto el excelente trabajo crítico sobre el plagio de la argentina Nora Esperanza Bouvet*, ya citado en la nota 29. Para mí es evidente -y creo que lo he demostrado sobradamente en esta nota- que no se puede entender su obra sin enfocar primero en su fuerte transtextualidad. Todo lo demás: lo político, lo antropológico, lo histórico, lo sicoanalítico, aunque no carece de interés, viene después, porque todo parte del significante…

*En ese aspecto, conviene no olvidar a Milagros Ezquerro, Alain Sicard y Mario Goloboff, que desde Francia, siguieron llevando la antorcha textual a grandes alturas…

41 http://www.lavanguardia.com/vida/20170221/42204151653/la-rae-publicara-edicion-especial-de-yo-el-supremo-de-augusto-roa-bastos.html?utm_campaign=botones_sociales&utm_source=twitter&utm_medium=social

42 Comparte ese honor en Suramérica, con Borges, García Márquez, Fuentes y Vargas Llosa, en cuanto a prosa.

43 En ambos casos, no fui ni consultado ni invitado, por versar mis trabajos sobre el aspecto textual de su obra, y, supuestamente, no ser entendido por el gran público, pero sobre todo, porque algunos miembros suyos -supuestamente grandes amigos del escritor- no quieren que se les saque ni una migaja del festín de subsidios que le cayeron a la Fundación desde la muerte de Roa, y que sólo les sirven para ensalzar su propia figura…

44 Cabe notar que el dibujante rindió muy bien el aspecto paratextual de Roa, ya que su cara está formada con títulos suyos, de ahí la elección mía de esta imagen…

45 http://www.abc.com.py/espectaculos/cine-y-tv/thriller-sobre-roa-bastos-se-rodara-en-septiembre-1360754.html

46 En efecto, en 1976, al exiliarse Roa a Francia, desapareció ese manuscrito en un guardamuebles de Buenos Aires, y en el cuentito -nada del otro mundo si se lo compara con el profundo trabajo de re-escritura de Carolina Orlando- vuelve a aparecer en La Chacarita, la peor villa miseria de Asunción. No es que sea mala la anécdota pero lo correcto habría sido hacer una película a partir de un texto adaptado al cine*, de Roa, como ya lo hicieron varios directores en Argentina en los años 60, y no del ganador del concurso “Roa Cinero”…

*La forma de narrar de Roa es muy visual, hecha para el cine y el teatro, ¿entonces por qué no honrarlo directo a él, en lugar de ensalzar al ganador de “Roa Cinero”, que tampoco es un especialista de su obra o un escritor confirmado…? Es más, no creo que su figura sumamente literaria pegue bien con el género del thriller

47 http://www.ultimahora.com/cuentos-roa-bastos-llegan-version-comic-n1078637.html Empero es de notar que Carlos Meyer Saldívar ya se lo había anticipado en 2008, publicando gran parte de la obra de Roa, sin modificación ni adaptación alguna, en los suplementos dominicales de ABC Color, http://edant.revistaenie.clarin.com/notas/2008/07/02/01706866.html

48 Véase el artículo de El Mundo, ya citado en la nota 7, de Matías Néspolo: http://www.elmundo.es/cultura/literatura/2017/06/11/593daa6846163fbf318b458c.html

49 http://www.7dias.com.do/cultura/2017/05/02/i228287_develizan-parque-iberoamericano-estatua-novelista-augusto-roa.html#.WUKfW2g1_IU

50 http://m.ultimahora.com/estatua-roa-bastos-resplandece-plaza-asuncion-n1089722.html

En 2005, el año de su muerte, le pusieron un busto en su barrio de Las Carmelitas, pero la noche del día del Partido Colorado, el 11 de septiembre de 2005, habrían venido algunos de ellos totalmente borrachos a tumbarlo con un auto. Por lo demás, es de señalar que el gobierno de Horacio Cartes –pese a los fuertes y perpetuos ataques de Roa en contra del Partido Colorado- cumplió con el deber de memoria, obsequiando importantes fondos a la Fundación Roa Bastos, siguiéndole el rumbo al de Fernando Lugo, cuya gestión cultural desembocó, el 21 de mayo de 2012, en la inauguración de la Casa del Bicentenario Augusto Roa Bastos, también en la Plaza Uruguaya.

51 https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10154401889847130&set=a.247419457129.147883.663847129&type=3&theater

52 Sólo le faltaban bigotes para parecerse a Hitler, y su parecido con Carlos Villagra Marsal, otro gran escritor paraguayo, no deja de llamar la atención…

Top of page

References

Electronic reference

Eric Courthès, « El Goce del Supremo Texto Abierto de Augusto Roa Bastos »Amerika [Online], 19 | 2019, Online since 17 February 2020, connection on 15 August 2020. URL: http://journals.openedition.org/amerika/10891

Top of page

About the author

Eric Courthès

By this author

Top of page

Copyright

© Tous droits réservés

Top of page
  • Logo CELLAM - Centre d’études des langues et littératures anciennes et modernes
  • OpenEdition Journals