Navigation – Plan du site

AccueilNuméros20Dossier Thématique Amérique CentraleEspace et corporalitésHomoerotismo en Mar Caníbal de Ur...

Dossier Thématique Amérique Centrale
Espace et corporalités

Homoerotismo en Mar Caníbal de Uriel Quesada

Víctor Saúl Villegas Martínez

Résumés

El objetivo de este artículo es analizar la novela Mar Caníbal (2016) de Uriel Quesada para comprender la representación del homoerotismo a partir del eje de la iniciación como tópico central, junto con la identidad como tema periférico. Se demostrará que los personajes que asumen una disidencia sexual fluctúan entre dicotomías que los hacen concebir su deseo de una manera subrepticia frente al discurso heteronormativo; sin embargo, esta coyuntura les permitirá crear estrategias de supervivencia que se van transformado a partir de los ejes propuestos: el transcurrir de la adolescencia a la adultez marcada por la iniciación a la sexualidad y el surgimiento de una identidad “abyecta” frente a lo socialmente aceptable.

Haut de page

Texte intégral

1La novela Mar Caníbal del escritor costarricense Uriel Quesada (San José, 1962) es un complejo discurso que representa la manera en la que los sujetos, de manera paulatina, van conociendo su sexualidad no sólo con base en la exploración erótica, sino también a partir del reconocimiento de la diferencia –en cuanto a heteronormatividad se refiere– con el resto de los personajes cuya orientación sexual está definida por un sistema de deseo hegemónico. Conformada por doce capítulos y un epílogo, esta novela permite adentrarse en la forma de concebir la sexualidad por parte de la sociedad de Costa Rica de los años setenta del siglo pasado, en donde la disidencia sexual –al igual que en buena parte de Latinoamérica– era considerada un tema tabú y, además, severamente sancionada con el rechazo y escarnio colectivos. No obstante, aún con todas estas complicaciones, el deseo homoerótico surge con brío en el texto para permitir al personaje disidente llevar a cabo su vida sin menoscabo de la sexualidad.

2Para presentar la historia, la novela se vale de tres grandes dicotomías discursivas: la alternancia entre un punto de partida correspondiente al siglo xxi y otro anclado en la década de los setenta del xx; una voz que se bifurca entre un narrador autodiegético y otro heterodiegético; y un espacio costarricense que alterna entre el campo –el ficcional pueblo de Hawksbill y sus alrededores– y lo urbano –la ciudad de Cartago–. Esto permite dar seguimiento a una diégesis que se remonta a la adolescencia del protagonista, Gonzalo, quien cuenta desde su adultez las peripecias de su madre para darle sustento, las historias de la familia Malverde y los encuentros con dos personajes que serán parte esencial en el camino hacia la comprensión de su homosexualidad: Natalio y Tobías.

3Así pues, la historia de Gonzalo corresponde a una visión tipificada en la literatura de tema gay: el reconocimiento de la disidencia sexual y el periplo que dicho proceso implica, como el enfrentamiento con el código de conducta implantado, la afirmación de una identidad que el mismo personaje considera como abyecta, el surgimiento de una camaradería gay, el posible rechazo familiar y la recodificación del cuerpo en virtud de un erotismo fuera del plano heterosexual. Todos estos elementos conforman una novela que explora la coyuntura precisa en la que el personaje gay percibe su diferencia y, a la par, goza con el primer encuentro sexual.

4El propósito de este análisis es, por tanto, comprender de qué manera aparece ese homoerotismo en la novela y analizar en el texto dos ejes en cuanto al reconocimiento de lo diferente: la iniciación y la identidad. Sobre el primer punto –que será estudiado con mayor amplitud en la novela–, puede afirmarse que ofrece un panorama donde emerge el arduo proceso de crecimiento del protagonista, quien transita a la madurez mediante el enfrentamiento con el habitus impuesto por su entorno; y sobre el segundo, está claro que el tema gay asume con frecuencia la separación de lo hegemónico a partir de una representación abyecta.

5En cuanto a la iniciación, como es bien sabido, se trata de un proceso de aprendizaje por parte del personaje y que involucra el atravesar ciertas pruebas que le garantizarán, al término de estas, un grado de madurez. Este tópico ha sido ya muy señalado en la literatura occidental y posee una gran tradición que se remonta desde el siglo xviii hasta nuestros días. El término que ha sido utilizado de manera reiterada en la teoría literaria ha sido el de Bildugnsroman, sobre el que Marcela Pardes menciona a modo de resumen:

En la actualidad la mayoría de los críticos está de acuerdo con que el término Bildungsroman apareció por primera vez en unos ensayos (desconocidos hasta hace poco tiempo) del profesor Karl Morgenstern en 1819 en Alemania. Fritz Martini (descubridor de estos ensayos) destaca la influencia de los ideales de la Ilustración en Morgenstern, tanto en su interpretación de Bildung como proceso armónico e individual de educación estética, moral, racional y científica, como en su definición de Bildungsroman como un tipo de novela que presenta la formación o Bildung del héroe desde sus comienzos hasta una cierta etapa de culminación, y que al mismo tiempo promueve la educación del lector. (2006: 108)

6Esta concepción de cambio en el pensamiento y las acciones del protagonista de una novela de iniciación implica un descubrimiento que puede ocurrir en el ámbito de lo social, lo científico, lo corporal o lo religioso, pero que siempre concluye en una experiencia personal de crecimiento. Es decir, que se transita de un punto que va del yo hacia el otro ­–representado por el entorno y sus respectivas instituciones– para apuntalar a un nuevo sujeto surgido de ese yo expandido, quien recordará ese proceso de cambio que lo marcará para toda su existencia. Bárbara Aponte lo menciona de la siguiente forma: «El protagonista del cuento de iniciación tiene que experimentar un cambio en su percepción del yo que es y del mundo y, por consiguiente, un cambio de carácter» (1983: 130).

7Estas definiciones concuerdan con la historia desarrollada en Mar Caníbal, puesto que se trata de un personaje adulto, Gonzalo, quien rememora su adolescencia y los procesos que vivió durante ella para transformarse en el sujeto que es ahora. El protagonista se refiere –cuando se convierte en narrador autodiegético– a sí mismo como Chalito, ese hipocorístico usado por su madre, familia y amigos para señalarlo. De esta forma, hay un punto de vista adulto que recupera las aventuras de la infancia que le permitieron el crecimiento necesario para reconocer el deseo y enfrentarse al dispositivo de poder heteronormativo. Así pues, los capítulos i, iii, iv, vii, viii, x y xii inician siempre con una afirmación del yo, quien es narrador y personaje en la búsqueda de su pasado. Por ejemplo, al inicio: «Yo soy ese chiquillo que está sentado en la playa. Le da la espalda a un puñado de palmeras que sombrean y protegen las casas de los vientos» (Quesada, 2016: 13), o hacia la mitad de la novela: «Yo soy ese hombre que está sentado en la playa. Le da la espalda a un murito de piedra, a sillas plásticas dispuestas en altas columnas, a mesas cubiertas de arena, a sombrillas cerradas» (171). Como puede observarse, en ambos casos existe la necesidad de un encuentro del sujeto consigo mismo mediante el viaje hacia el pasado o con el uso de un efecto de distanciamiento que permita poner en perspectiva al sujeto.

8Ahora bien, la forma en la que se recupera ese pasado y la perspectiva necesaria para que el protagonista consiga observarse en su proceso de iniciación y crecimiento, implica una oscilación que va del encuentro con el mar a un suceso importante en la vida de Gonzalo. En el primer caso, cada capítulo recupera una escena que será el punto álgido de la novela en cuanto a la sexualidad se refiere: la larga caminata del protagonista con Tobías a la orilla del mar y el encuentro sexual que se da entre ambos. En el segundo, Gonzalo inicia la recuperación del pasado con la relación que guardaba con su abuela paterna en Cartago, quien desea convertirlo en sacerdote y le da una afanosa formación católica. Esta circunstancia es primordial para el desarrollo del protagonista, puesto que se trata del inicio de la lucha entre lo normativo y lo punitivo, es decir entre una sexualidad hegemónica y una disidente. Chalito observa esta situación con cierto desgano, pero trata de seguir los consejos de la abuela, quien si bien otorga esta formación religiosa que emparenta con la castidad y el amor hacia el prójimo, también posee una visión machista y clasista, porque la abuela desea convertir al nieto en un sacerdote por los privilegios que, en cuanto a su posición de varón, tendría en el clero regular y hace hincapié en las comodidades económicas y de poder que este hecho traería consigo.

9No obstante, durante el proceso de formación católica que Chalito adquiere, acontecen dos sucesos trascendentes para el surgimiento de su sexualidad. Uno de ellos tiene que ver con el acercamiento con los santos: «Entre ellos se hallaba San Sebastián con el cuerpo lleno de flechas y la mirada en éxtasis, o Santa Bárbara con un castillo en la mano, símbolo de su encierro» (14). Al respecto, Alberto Mira menciona:

San Sebastián es, por supuesto uno de los tópicos de la tradición homoerótica, especialmente en las artes visuales. […] El tema de san Sebastián (un joven atleta atado a un árbol o columna, asediado por flechas) constituía una auténtica fantasía voyerista y una ocasión para celebrar la musculatura en tensión de un cuerpo joven. (2007: 139)

10La identificación con esta figura representa para el protagonista uno de los primeros elementos que, inconscientemente, lo van a remitir al deseo por la corporalidad masculina. En el caso de Santa Bárbara, la imagen del castillo, que Chalito asocia con su encierro, se vincula también con ese espacio familiar y social al que se encuentra sometido: se trata entonces de una cuestión física, pero sobre todo de carácter cultural y, por ende, formativo.

11 De este acercamiento con el mundo religioso, el adulto Gonzalo recuerda con pasión el encuentro con un sacerdote: la abuela, en su afán de que su nieto forme parte del clero, llama al cura para que incremente la formación católica del protagonista. Curiosamente, este encuentro sirve para fomentar más el deseo de Chalito hacia los varones debido a la caricia que el sacerdote le realiza en la mejilla:

Nunca le dijo a la abuela que la caricia del cura había sido importante para él. No le había despertado ninguna vocación sacerdotal, pero sí una inquietud que hasta ese momento, sentado en la playa, aún necesitaba explicarse. Jamás le iba a confesar a la abuela que aquella mano tenía una suavidad que no había sentido antes, así como un olor muy sutil, apenas presente, que le había entrado por el cuerpo hasta la memoria, pues a veces, en las circunstancias menos esperadas, podía recordarlo, y años más tarde soñaría incluso que los dedos de esa mano se deslizaban por su rostro hacia sus fosas nasales, luego a su boca, donde empujarían suavemente para entrar y obligarle a morder. (Quesada, 2016: 17-18)

12Estos acontecimientos permiten al protagonista generar un vínculo entre su adolescencia y adultez a partir de la concepción del deseo: cada sensación corporal que el narrador recupera perfila una carga erótica. Lo mismo ocurre cuando se relata la relación de Chalito con el resto de sus compañeros de clase, puesto que muchas de estas actividades lúdicas implicaban un componente sexual que permitía el descubrimiento del cuerpo y, a la vez, de las sensaciones al contemplar a un varón desnudo.

13En una de ellas, por ejemplo, el juego consistía en una competencia que conllevaba observar los penes de los demás compañeros para advertir cuál era el de mayores dimensiones. En otros casos, las actividades lúdicas incluían encierros solitarios en los baños de la escuela con la finalidad de medir la resistencia al confinamiento en los sanitarios por parte de cada compañero de clase: mientras más tiempo se permaneciera solo en el baño, más era la valentía demostrada. Sin duda, estos escenarios son parte de una cultura heteronormativa y patriarcal que inculca en los varones jóvenes la idea de la competencia: el anhelo de poder y dominio. Cada situación, ya sea lúdica o dolorosa, suma al proceso de crear un sujeto masculino, como lo menciona Enrique Gil Calvo:

Y también el proceso por el que un hombre se hace a sí mismo se ha interpretado como si fuera un relato líneal, que consta de las tres instancias canónicas: planteamiento, nudo y desenlace. El planteamiento es el origen familiar del que parte cada joven: su nudo, su problemática construcción de la masculinidad; y el desenlace, el hombre adulto definitivo en que acabará por convertirse cada joven. Esta es la forma canónica de la ya citada novela formativa o Bildungsroman, y ello de tal modo que cada hombre adulto sólo llegará a ser lo que haya merecido ser durante su crucial juventud, cuando atraviesa la prueba decisiva de esforzarse por ascender al estatus de hombre. (2006: 89)

14En consecuencia, la creación de sujetos aptos – hombres y mujeres– desde el punto de vista del dispositivo de género hegemónico conlleva una retahíla de pruebas, competencias y demostraciones, entre otras actividades, que evidenciarán ese nivel de masculinidad o feminidad en cada individuo. Por el contrario, Mar caníbal se aleja de este principio anclado a una matriz heterosexual, para evidenciar el proceso que implica la formación de un sujeto gay: el joven atraviesa todas estas pruebas que lo llevan a la confirmación y configuración de la masculinidad, pero el resultado no será el mismo que el resto de sus compañeros, ya que el deseo lo hará partícipe de una sexualidad diferente. Así, esa linealidad entre sexo/género/deseo se rompe cuando la formación del sujeto disidente alcanza una asimilación opuesta a las actividades marcadas como parte de la demostración de la masculinidad. Lo anterior se hace evidente, por ejemplo, con estos juegos en donde otros adolescentes confirman su deseo heterosexual o se vanaglorian de poseer un miembro más grande que el del resto de sus compañeros, para ellos funciona el proceso formativo como lo requiere el dispositivo de género; sin embargo, para el protagonista son el punto de fuga en donde ve materializado su erotismo: no se trata entonces de observar el pene de sus compañeros para competir, sino para desearlo.

15Ahora bien, aparte de las cuestiones vinculadas con la sexualidad, la recuperación del pasado por parte de Gonzalo involucra también un retorno a los vínculos familiares. Hasta ahora se ha mencionado la presencia de la abuela, pero se encuentra también la madre, Ada, una mujer joven que ha sido abandonada por el padre de Gonzalo. Ada adquiere una representación estoica a partir de sus acciones de consenso frente a los demás: observa con dolor la partida de su esposo; atiende calladamente las indicaciones dadas por sus primas, Berta y Toña, quienes al tener más edad y mayores recursos económicos, poseen cierto dominio sobre el personaje; contempla con discreción el crecimiento de su hijo y las diferencias de éste con respecto a otros adolescentes; y trata de llevar una vida tranquila en la que pueda obtener los recursos para la subsistencia de Gonzalo.

16Esta situación de aparente tranquilidad que mantiene Ada se ve rota cuando sus primas le indican que deben desplazarse de Cartago hacia Hawksbill, un pequeño pueblo ubicado en la costa caribeña de Costa Rica. Dicho viaje tiene como propósito que Berta y Toña puedan recuperar el patrimonio familiar que su padre, Gregorio Malverde aún posee en dicho lugar. Este viaje será tormentoso para la mayoría de los personajes, pero para Gonzalo será el descubrimiento de su sexualidad.

17En dicho poblado, el protagonista conoce a Gregorio y a Gema, la esposa de éste. Se trata de una pareja de ancianos que padece algunas lagunas mentales –que en el caso de Gema alcanza el grado de un trastorno psiquiátrico–. Simbólicamente, Gregorio constituye para Gonzalo una figura masculina impactante, ya que no sólo es el tío abuelo del que tanto se le ha hablado, sino que representa al patriarca familiar que intentó hacer fortuna, pero que acabó extraviando su capital. Incluso, la relación entre Gregorio y Gonzalo se hace mucho más cercana cuando el primero entrega, con un significativo diálogo, un obsequio al segundo: «Mi papá me dio esas monedas –continuó [Gregorio] muy bajo–, pensaba que podían servirme en caso de mucha necesidad. Fíjate que sí hubo momentos muy difíciles, pero yo aguanté. Muchacho, úsalas para aprender a resistir» (Quesada, 2016: 175). Ese regalo tiene la connotación del don que es otorgado al héroe como parte de su formación o para que alcance un objetivo. Además, en el caso de la virilidad que representa Gregorio en el seno de esta novela de iniciación, el brindar un obsequio que implica la idea de tenacidad es una forma de entregar a Chalito un bien que le ayudará en sus estrategias de supervivencia. Por supuesto, esta acción va de la mano con los consejos que brinda Natalio Rajos al protagonista para que se enfrente al entorno social que será adverso con respecto a la sexualidad disidente. Esta circunstancia será explicada con mayor amplitud al término del recorrido por el tema de la iniciación en la novela.

18Sin embargo, de regreso al tema de Gregorio, es necesario advertir que la imagen masculina que este personaje ostenta es un ideal de virilidad contradictorio. Por un lado, ejerce un dominio amplio sobre otros individuos y acumula un capital importante, lo cual le permite introducirse en la élite social de Cartago; igualmente, asume esa identidad de macho que congrega la idea de una heterosexualidad exacerbada que se demuestra mediante encuentros sexuales con diferentes mujeres, con quienes ha procreado varias hijas fuera del matrimonio; por otro lado, abandonó a su primera esposa y raptó a las hijas que tuvo con ésta. A lo anterior se suma que posee dos grandes frustraciones: no haber engendrado un varón y fracasar en el proyecto del cacaotal y modernización de Hawksbill, empresa que le habría dejado jugosos dividendos.

19Estas últimas circunstancias que van en un detrimento de la masculinidad del personaje, se acumulan con la vejez, puesto que pasa de ser el varón temido tanto por hombres como por mujeres a convertirse en un adulto mayor dependiente de Gema, su segunda esposa, y de Ventura, una hija adoptiva afrodescendiente. Estos tres personajes habitan un caserón destartalado en donde no hay una toma de agua ni electricidad, a pesar de que el pueblo cuenta con ambos servicios. Para incrementar la sensación de inutilidad de Gregorio, las hijas de su primer matrimonio, Berta y Toña, acuden a Hawksbill con la intención de apoderarse de los bienes del padre y llevárselo junto con Gema a Cartago para estar al cuidado de ambos.

20Este es entonces el panorama familiar que observa Chalito al llegar a Hawksbill, sitio en donde el narrador heterodiegético recupera una paradoja: la supuesta laxitud moral de los habitantes al permitir la prostitución masculina con los turistas extranjeros y la homofobia representada por Gema, personaje que a cada momento hace hincapié en las deferencias que presenta Chalito con respecto a otros adolescentes, al grado de decirle a Ada que se trata de un «chiquillo raro». Esta concepción de la rareza está relacionada con una idea de lo que debe ser considerado como normal; es decir que, desde la perspectiva de Gema, Chalito es un representante de aquellas desviaciones de una normatividad de género. El hecho de señalar a Chalito como raro implica también una recuperación de ese discurso higienista decimonónico, en el que, mediante el alegato médico, fue creada toda una serie de categorías para definir lo normal o anormal en virtud de una cuestión de salud. Al respecto, Óscar Guasch menciona:

El modelo de normalidad sexual definido por la medicina a lo lago del siglo XIX es un modelo heterosexual, reproductivo y moral. Es heterosexual porque sólo acepta las relaciones sexuales entre personas de distinto sexo, reproductivo porque rechaza toda práctica sexual que no tenga por objeto la reproducción, moral porque utiliza argumentos presuntamente científicos para condenar la sexualidad socialmente proscrita. (2007: 73)

21Es innegable que este discurso ha estado presente en Latinoamérica aun hasta nuestros días y desde él es configurada toda una diatriba contra la disidencia. A partir de esta coyuntura, es elaborado el escenario perfecto para la homofobia, la cual radica principalmente en el rechazo de lo diferente o «raro». Por otro lado, la calificación otorgada por Gema a Chalito se extiende también a Ventura o a Tobías, personajes que, desde la perspectiva de esta mujer –blanca, heterosexual y racista–, son considerados abyectos en virtud de su color de piel o actividades que realizan.

22No obstante, a pesar de este señalamiento homofóbico por parte de Gema, Hawksbill adquiere la connotación de un espacio idílico en donde se concreta el encuentro homoerótico. Y es en este punto donde la aparición de Tobías en la vida de Chalito adquiere rasgos imprescindibles para su desarrollo posterior. Este otro adolescente, un tanto mayor que el protagonista, funge como el iniciador en los asuntos sexuales, puesto que no sólo ha tenido experiencia en dichas faenas, sino que se ha desempeñado como prostituto con los turistas extranjeros que arriban al pueblo. Así, mediante un engaño hacia Chalito, Tobías logra convencerlo de que aún es posible observar manatíes en la región y le pide dinero a cambio de llevarlo al sitio donde los pueden admirar. En realidad, Tobías va con un rotundo plan de seducción y el dinero obtenido es una forma de pago como si de un acto de prostitución se tratase. La iniciación entonces implica el auténtico despertar de los deseos homoeróticos de Chalito, quien hasta ese momento se había conformado con ciertas caricias y miradas hacia el cuerpo de sus compañeros de clase. Así pues, el narrador describe el azoro que implicó para el protagonista ver desnudo a Tobías: «Entonces Tobías se levantó, y sin decir palabra terminó de quitarse la ropa. Chalito se quedó sin aliento, tratando con todas sus fueras de mirar a Tobías a los ojos y nada más que a los ojos» (Quesada, 2016: 145). Y, páginas más adelante, el encuentro sexual es llevado a cabo después de que, curiosamente, el protagonista rememora el obsequio dado por su tío abuelo Gregorio:

Cuando tuvo a Tobías dentro de sí sintió una mezcla de dolor y placer, pero el regocijo fue mucho más intenso. En ese preciso momento era libre: podía gritar sus sensaciones, llenarse del aire purísimo que circulaba entre la vegetación, demandarle a Tobías que no se detuviera, volverse a buscar su boca, morderle los brazos, o simplemente sentir cómo su propio cuerpo se transformaba por la experiencia […] Gonzalo jugó un instante con el pene de Tobías. No entendía bien por qué en ese momento la única idea que se le venía a la cabeza era la conversación con Gregorio Malverde. (177)

23Este último punto en la descripción del encuentro sexual entre Tobías y Chalito simboliza ese don otorgado por Gregorio: el patriarca que en la vejez se desprende de las monedas que considera brindan apoyo en los momentos complicados. Puede comprenderse entonces que ese obsequio es una forma de soporte para la nueva vida que inicia el protagonista. Además, es un desprendimiento de una parte de la masculinidad que representa Gregorio con el objetivo de proporcionar a Gonzalo el impulso para el proceso formativo de su identidad gay.

24Como puede observarse, hasta este momento se ha explorado –en el eje de la iniciación– la educación religiosa, el entorno familiar, el desplazamiento de la ciudad al ámbito rural, el despertar de la vida sexual y el otorgamiento de dones; sin embargo, falta por analizar la función de Natalio Rojas, un personaje que asume su homosexualidad y, además, actúa como un mentor queer para Chalito. Natalio es un hombre maduro fuera del clóset e interviene en la vida de Chalito cuando la madre de este, Ada, lo lleva con él para que le explique la historia de la familia Malverde y, a la vez, le brinde consejos al respecto de cómo sobrellevar su existencia. Resulta inquietante que sea la propia madre de Chalito quien participe de manera tan clara en este proceso, puesto que la figura de Natalio es despreciada tanto por las hijas de Gregorio –debido a los supuestos malestares que este personaje les hizo padecer– como por el resto de la población de Cartago –a causa de la disidencia sexual.

25La relación entre Natalio y Chalito, como se dijo, corresponde a la de un maestro con su alumno, donde el primero explica las desventuras que le ha tocado vivir debido a su homosexualidad y a la relación que mantuvo con su «sobrino de crianza», un muchacho que Natalio adopta para convertirlo en su pareja. Esta situación pedagógica es un acontecimiento primordial para la vida de Chalito y se encuentra en el mismo nivel que el correspondiente a la iniciación erótica: las conversaciones con este personaje le permiten advertir el complejo recorrido que debe atravesar el disidente sexual, principalmente en cuanto al rechazo familiar y social se refiere, como el mismo Natalio lo menciona:

A personas como vos y como yo siempre nos acusan de los peores males, en nosotros cae la responsabilidad de los fracasos de la sociedad, somos lo que se llama corruptores, ¿sabías? Si no, debés empezar a prepararte. Te van a decir anormal, inmoral, pervertido, sucio… Los padres van a esconder a los niños para que no los corrompás, es posible que te reciban en las casas de las buenas familias, pero te harán saber que no sos bienvenido. (166-167)

26Como resulta claro, el panorama que le presenta Natalio a Chalito es poco alentador, pero se trata también de un mecanismo de crear alertas en el protagonista para que este tenga la capacidad de resistencia frente a los embates del entorno. Sobre este mismo punto, en el capítulo xi, Natalio menciona: «algún día vas a darte cuenta de que estás al otro lado de la línea, y pasaste de ser inocente a corrupto, de bueno a malo» (189). Las enseñanzas proporcionadas por Natalio cobrarán vigencia desde el momento en que Chalito descubre lo diferente que puede ser del resto de los varones, situación que justamente en ese momento está explorando. Por ende, ocurre el descubrimiento de una perspectiva que hace evidente la marginación padecida por el sujeto que no asume la heteronormatividad, aunque de inmediato el blindaje que dicho individuo deberá portar también aparece.

27Desde este sitio de la pedagogía queer que Natalio lleva a cabo en Chalito, es posible pasar al siguiente punto de este análisis que atañe a la identidad, puesto que es el elemento que ha permitido la conexión entre ambos. Para el caso de Mar Caníbal, la representación de los personajes que se analizará es la que corresponde con la identidad sexual que, desde los estudios queer, es señalada como aquello que «no es la expresión o manifestación externa de un interior natural o esencial» (Córdoba, 2005: 53). En consecuencia, se comprende como un paradigma de teatralidad que se encuentra de forma tácita en cada sujeto. Esta afirmación puede ser explicada con pertinencia usando el concepto de performatividad planteado por Judith Butler: «Dichos actos, gestos y realizaciones –por lo general interpretados– son performativos en el sentido de que la esencia o identidad que pretenden afirmar son invenciones fabricadas» (2015: 266). Así, la novela esgrime el tópico de la identidad como parte de una forma de asimilación de la propia disidencia y, a la vez, posee un mecanismo dual: funciona tanto para el sujeto que la porta como para quienes lo observan.

28De este modo, la iniciación concentra un proceso de ajustamiento a una identidad que resultará punzante en el seno de la matriz heterosexual que presenta Mar Caníbal: Natalio, Tobías y Gonzalo encarnan la visibilidad de un individuo marginado sobre el que la colectividad creará definiciones peyorativas con el objetivo de demostrar el lugar que ocupan fuera del prestigio de aquellas identidades al interior de la heteronorma.

29A partir de este señalamiento de la identidad como una cuestión que está anclada a una construcción social, los personajes elaboran su propia representación con base en lo que la colectividad considera prestigioso. En el caso del género y la sexualidad, como es bien sabido, la identidad que ocupa un lugar preponderante es la del varón heterosexual, seguido por la mujer con la misma preferencia y, en última instancia, las demás que se alejan de dicha prerrogativa que, en el caso de la novela objeto de estudio, están representadas por la disidencia sexual. Natalio, Tobías y Gonzalo congregan entonces una identidad abyecta que no ha sido del todo creada por ellos mismos, es decir que la propia heteronormatividad aglutina en un sitio las «desviaciones» para luego sancionarlas. Se tiene así una identidad sexual que es adquirida por cada uno de estos tres personajes que, al pasar por el filtro del habitus de las respectivas colectividades a las que pertenecen, obtiene una carga semántica negativa.

30La linealidad entre sexo/género/deseo que se sostiene en una correspondencia inamovible entre estos tres elementos se ve vulnerada, en primer lugar, por la presencia de un deseo homoerótico y, en segundo término, por una masculinidad un tanto disminuida. El ideal para los tres personajes mencionados tendría que ser varón/masculino/heterosexual, pero es reemplazada por varón/masculinidad-disminuida/homosexualidad en el caso de Natalio y Gonzalo, mientras que para Tobías opera una linealidad varón/masculinidad/bisexualidad. Aunado a estas tres instancias, se encuentra también la raza, la clase social y la formación académica, entre otros aspectos, lo cual complejiza aún más la identidad que pasa de un plano de lo sexual a otro más amplio.

31El caso de la identidad de Natalio es el más emblemático en Mar Caníbal, puesto que es un personaje exhibidor de su disidencia y que, debido a su avanzada edad, recapitula la forma en la que es percibido por los demás, como se lo menciona a Gonzalo constantemente:

A vos te va a tocar también una vida que tiene una raya en medio. De un lado está quien sos, y del otro, quien debés ser. Siempre vas a estar asustado de encontrarte en el lado incorrecto de la raya, porque uno no se da cuenta, y de repente va sembrando las semillas del rechazo de los demás, o deja de ver una oportunidad para estar con alguien que te pueda querer, aunque sea por una noche. Hay hombres que han terminado sus días amargados porque el deber ser marca su vida, y sus verdaderos sentimientos y pasiones terminan reprimidos pero no vencidos, menos olvidados. (200)

32La concepción de la identidad desde una perspectiva dual aparece en la cita cuando se apela a lo que se considera aceptado o excluido, según sea el caso; por ende, Natalio explica a Tobías que debe realizar una negociación entre ambos linderos sin perder su deseo. El tópico de la performatividad salta a la vista cuando el personaje menciona esa idea de las representaciones a las que el sujeto debe ceñirse para estar dentro del «deber ser», aquello que no necesariamente se corresponde con la interioridad del individuo.

33En cuanto a Tobías, el tema de la identidad adquiere un carácter más complejo debido a que no solamente se alude a la disidencia sexual del personaje, sino a la prostitución que ejerce con los foráneos. A diferencia de Natalio, el narrador no expresa con claridad de qué manera se percibe Tobías ni cómo se enfrenta a la forma en la que es interpelado por los demás habitantes de Hawksbill, quienes lo observan como un sujeto incómodo, pero necesario para el sostén económico de su familia. Sobre la identidad sexual del personaje se afirma que se ha relacionado con hombres y mujeres en virtud de su trabajo, además de que el mismo Gonzalo lo advierte con esa carga erótica altamente seductora. Por ejemplo, el narrador heterodiegético se refiere a Tobías de la siguiente forma: «Eso era Tobías, eso era Hawksbill por extensión, un parásito, un ser oportunista viviendo a expensas de los otros, marchitando poco a poco a las personas. Pero Tobías al menos ofrecía el calor de su cuerpo» (92).

34Es evidente una correspondencia entre la identidad del personaje y su corporalidad, es decir que se establece un vínculo que hace de la representación una instancia apegada a la percepción erótica. Por razones obvias, la belleza de Tobías incide de forma conspicua en la percepción que los demás tienen sobre él; en consecuencia, la atracción es un rubro que reafirma la identidad del personaje anclada a la carnalidad y al deseo. Esta circunstancia conlleva a una objetivación de Tobías: el muchacho existe para los otros en un plano positivo en la medida en la que es deseado, mientras que se le designa de forma negativa en virtud de su trabajo y sexualidad:

A lo que realmente estaba expuesto Chalo era a las ansias de esa fiera marina de Tobías. Bien se conocían en Hawksbill sus andanzas, muchacho de tan vago, de tan malas costumbres, que en vez de seguir la senda de todos los hombres honorables –asistir a la escuela, luego echarse al mar a pescar o servirles de peón a los pequeños agricultores– se dio cuenta no más echar cuerpo de que podía vivir de su carne y del deseo ajeno. (113)

35Mas la corporalidad de Tobías que determina la identidad que los demás le adjudican no queda sólo en un plano de deseo, sino que es llevada a la concepción del cuerpo enfermo, pues cuando Gonzalo ya adulto vuelve a Hawksbill y pregunta sobre Tobías –debido a que, después del encuentro sexual que mantuvo con este personaje no volvió a saber más de él– se entera de que ha fallecido de VIH: «Tobías… No me estás pidiendo que hable mal de alguien que ya no está, ¿verdad? Un muchacho muy bonito, a todo el mundo le gustaba. (...) Lo mató esa enfermedad que les dio a muchos hombres en los ochenta» (150). La cita refleja cómo la corporalidad del personaje continúa siendo puntualizada en cuanto a la percepción de su identidad; sin embargo, en el diálogo es incuestionable la caracterización ya negativa sobre el cuerpo debido a la presencia de la enfermedad. Por eso la idea de «hablar mal de alguien», por parte del interlocutor de Gonzalo, implica un juicio desaprobatorio sobre el recuerdo que se guarda de Tobías.

36Ahora bien, al respecto de la identidad de Gonzalo se puede señalar que está inserta en un plano donde abunda la percepción otorgada por el resto de los personajes. A lo largo de la novela hay una constante por señalar al protagonista como un sujeto diferente, aunque no se describe con precisión en dónde radicaría este asunto. En cuanto a rasgos de su corporalidad se reitera la belleza de su piel, tal como lo hizo notar el sacerdote que lo acaricia cuando la abuela desea que Gonzalo forme parte del clero. Esa imagen de la piel como si fuera porcelana trae a colación las categorías de lo femenino, donde los atributos delicados destacan frente a los de la rudeza, que corresponderían a los varones. Por otro lado, como se dijo anteriormente, Gema es quien destaca más –y con crueldad– la «anormalidad» del personaje, pero no es la única, ya que Ventura también lo piensa cuando dice: «le daba cierto disgusto porque a veces hacía gestos de mariquita» (181). Así, la identidad disidente del personaje es percibida de inmediato por los otros y genera desasosiego, por lo que es fácil comprender que Chalito poseía ese toque de afeminamiento que delataba su homosexualidad. El mismo Natalio advierte esta situación desde el primer momento que Ada conduce al protagonista con él, aunque en este sentido la identificación implica reciprocidad y genera el punto de cercanía entre ambos personajes.

37También otros aspectos de la identidad del personaje tienen que ver con su carácter taciturno, situación que el mismo personaje dice que permanece hasta su adultez. Justamente, cuando Gonzalo regresa después de varios años a Hawksbill hay una declaratoria ya del protagonista en cuanto a su concepción de la disidencia, porque después de entrevistarse con el personaje que le informa sobre la muerte de Tobías a causa del VIH menciona: «Pero para el viejo, ser malo simplemente podía indicar no seguir las reglas, y en eso me declaro perverso» (150-151). Con esta afirmación, Gonzalo ratifica esa trayectoria que inició con su niñez y adolescencia y concluye en la formación del sujeto que ahora asume, sin temor, su homosexualidad.

38A modo de conclusión, es posible aseverar que Mar Caníbal recrea un proceso de iniciación en donde son subvertidos los valores tradicionales en cuanto a una identidad de género se refiere. La manera en que Gonzalo recupera su adolescencia para interpretar su presente y recuperar el pasado desde la perspectiva de todas aquellas sensaciones que orientaron su deseo, es una forma de afirmar la disidencia y señalar los vericuetos que el sujeto gay atraviesa en afán de acercarse a la conformación de su sexualidad. En consecuencia, la novela recupera los modelos tradicionales de la masculinidad y la feminidad –que el protagonista observa en su entorno familiar y social– para acceder a un sistema de representaciones desde el cual sea posible la rearticulación de la identidad de Gonzalo, todo ello en aras de una estrategia de supervivencia frente a la hegemonía sexual.

39La identidad en este sentido se convierte en un paradigma que asocia, como lo mencionó Natalio, el deber y el querer ser. Por ello, Gonzalo reconoce aquello que se le está imponiendo como modelo de vida para poseer una imagen respetable frente a los otros; sin embargo, el deseo homoerótico y la necesidad de romper con una masculinidad tradicional, colapsan la norma para generar una identidad subversiva. Asimismo, este proceso se ve configurado en una pedagogía queer que gesta una formación para enfrentar la homofobia. De este modo, la novela se transforma en una diatriba contra el dispositivo de la sexualidad y es una oda a la libertad del deseo.

Haut de page

Bibliographie

Aponte, Bárbara, «El rito de la iniciación en el cuento hispanoamericano», Hispanic Review, vol. 51, 1983, pp. 129-146.

Butler, Judith, El género en disputa, Barcelona: Paidós, 2007.

Córdoba, David, «Teoría queer: reflexiones sobre sexo, sexualidad e identidad. Hacia una politización de la sexualidad», en Teoría queer. Políticas bolleras, maricas, trans, mestizas, Madrid: Egales, 2005, pp. 21-66.

Gil Calvo, Enrique, Máscaras masculinas, Barcelona: Anagrama, 2006

Guasch, Óscar, La crisis de la heterosexualidad, Barcelona: Laertes, 2007.

Pardes, Marcela, «El Bildungsroman y la literatura latinoamericana judía: El alma al diablo de Marcelo Birmajer», Hispanic Journal, vol. 27, 2006, pp. 105-118.

Quesada, Uriel, Mar Caníbal, San José: Uruk Editores, 2016.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Víctor Saúl Villegas Martínez, « Homoerotismo en Mar Caníbal de Uriel Quesada »Amerika [En ligne], 20 | 2020, mis en ligne le 16 juillet 2020, consulté le 28 janvier 2022. URL : http://journals.openedition.org/amerika/11671 ; DOI : https://doi.org/10.4000/amerika.11671

Haut de page

Auteur

Víctor Saúl Villegas Martínez

Universidad Veracruzana, saulvm123@hotmail.com

Haut de page

Droits d’auteur

© Tous droits réservés

Haut de page
  • Logo CELLAM - Centre d’études des langues et littératures anciennes et modernes
  • Latindex - Sistema Regional de Información en Línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
  • OpenEdition Journals
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search