Navigation – Plan du site

AccueilNuméros20Dossier "Identités, Images, terri...La Reforma Agraria en Bolivia y C...

Dossier "Identités, Images, territoires"

La Reforma Agraria en Bolivia y Cuba: Capitalismo, Revolución y organización campesina

Rocío Belén Cali

Résumés

Los procesos de reforma agraria en América Latina adoptaron diferentes vías y tuvieron distintos alcances, según sus características propias y el contexto en el que se desarrollaron. Un análisis de los procesos de reforma agraria que tuvieron lugar tanto en Bolivia como en Cuba hacia mediados del siglo XX ofrece un buen punto de partida para ilustrar la diversidad de situaciones en las que puede implementarse una medida de estas características, así como también de las distintas formas que puede adoptar según los espacios geográficos en los que tiene lugar y la estructura de relaciones de poder de la que resulta.

Comprender las condiciones estructurales de tenencia de la tierra y la orientación de la producción, así como también la situación de explotación de los campesinos y algunas características de los gobiernos revolucionarios instaurados en ambos países, nos permitirá reconocer tanto las causas de las particularidades de cada proceso, así como también sus similitudes.

Haut de page

Entrées d’index

Haut de page

Texte intégral

Introducción

1El presente artículo ofrece una reflexión crítica de dos procesos revolucionarios que devinieron en experiencias de reformas agrarias. La comparación entre Bolivia y Cuba se explica, tanto por las peculiaridades que podemos hallar en sus contextos prerrevolucionarios como en las emergidas luego de una revolución que hasta hoy perdura en medio de un bloqueo económico, la Cubana, y de una revolución en el altiplano que ha merecido poca atención por parte de los historiadores y científicos sociales: la Revolución Nacional boliviana.

2Estas “peculiaridades” están principalmente dadas por la forma económica y social que toman sus movimientos campesinos o proletarios, en el marco de la estructura nacional más amplia en la que se insertan. El escenario boliviano, similar a otros países andinos caracterizados por la alta concentración de la tierra, está no sólo marcado por las tensiones económicas propias de la relación entre capital y tierra, sino por la “indianización” del trabajador rural que históricamente es transformado de peón agrícola a campesino. En ese sentido, el campesinado boliviano es un actor caracterizado por su relación tradicional con la tierra, el vínculo entre geografía e historia en términos y, principalmente, por su perfil étnico.

3Deseamos resaltar este punto pues es el espejo en el que nos basaremos para realizar la mencionada reflexión crítica. A diferencia de Perú, donde los militares revolucionarios llevaron a cabo la reforma agraria en 1969, Colombia, donde los reclamos de mejor distribución de tierras fueron parte de las raíces de su conflicto armado interno; o Cuba, donde la relación entre trabajador rural y tierra estuvo profundamente marcada por la transformación de agro a agroexportación, ergo, de peón a proletariado rural, la etnicidad juega un papel importante en el caso boliviano. Aunque demográficamente mayoritaria, la población indígena fue una herramienta revolucionaria más que un sujeto revolucionario (Cusicanqui Rivera, 2010, p. 242), por tanto, a merced de la capacidad de movilización y organización de otras instituciones como el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), tema que exploraremos más adelante. En trazos gruesos, nos resulta importante comparar Cuba (proletariado rural) y Bolivia (campesinado étnico) a la luz de que a pesar de haber experimentado procesos revolucionar clásicos donde se “subvierte” el orden y la forma del Estado, las implementaciones y consecuencias de sus reformas agrarias fueron sumamente diferentes.

4Tanto la Revolución Cubana (1959) como la Revolución Nacional en Bolivia (1952) fueron precedidas por importantes oleadas de movilización política. La conformación de importantes centrales obreras que adherían al marxismo y estaban vinculadas a la extracción de estaño, y las rebeliones campesinas iniciadas en la década del 40, caracterizaron el clima prerrevolucionario en Bolivia. En Cuba, por su parte, el contexto estaba marcado por la exigencia de principios democráticos bajo la dictadura de Fulgencio Batista, y el rechazo a la importante injerencia norteamericana en la isla tanto a nivel como político y económico desde la Guerra de la Independencia (1895-1898). Estas tensiones marcaron el contexto en el que surgieron ambas revoluciones que, si bien tuvieron distintas características, dieron lugar a importantes procesos de cambio social. La reforma agraria, aunque canalizada de manera desigual en cada caso, es uno de los ejes centrales sobre los que se erigen ambos procesos.

  • 1 José Mariategui, en Siete ensayos de interpretación de la realidad peruana (1934), presenta un a (...)

5El desigual desenlace de ambas revoluciones está condicionado, principalmente, por ciertos atributos de la estructura social y productiva prerrevolucionaria (Knight, 1990). La concentración de la tierra y las condiciones de explotación en el sector agrícola eran parte de un entramado de relaciones de dominación que se expandían en ambos países. Éstas adoptaban características muy distintas, producto del diferente grado de expansión de los derechos civiles y políticos, así como también del desigual nivel de desarrollo de las fuerzas productivas y de la inserción en el mercado mundial. Para ilustrar esto, se propone hacer un análisis de hacer de los antecedentes de la revolución, y la estructura productiva y social de ambos países, con el propósito de comprender las particularidades que adoptaron las reformas agrarias en cada caso. Estas particularidades se acentúan cuando intentamos comprender la necesidad de una transformación agraria en una economía, la boliviana, fundamentalmente minera (en relación al producto bruto). El problema de la tierra, como diría Mariátegui1, era de suma relevancia porque expresaba la continuación de un legado colonial basado en un sistema de racialización social, que hundía a la gran mayoría de bolivianos en la miseria y obstaculizaba, además, su transición hacia el capitalismo.

  • 2 Es importante recalcar que la capacidad de movilización y organización de los trabajadores cuban (...)

6En contraste, la situación de la Cuba prerrevolucionaria estaba signada por la inversión norteamericana, que ejercía más peso que en cualquier otro país (Pierre- Charles, 1985, p. 36) así como la existencia de una de las estructuras de tenencia de la tierra más concentradas en América Latina (Alonso y Sosa, 2001, p. 4). La reforma agraria urge por este carácter altamente concentrado y extranjerizado de la tenencia de la tierra, como medida necesaria para romper los vínculos coloniales y monopolio comercial que se mantenía con Estados Unidos, en el marco de una sociedad capitalista relativamente desarrollada e integrada, con un importante proletariado rural, lo que la ubica en las antípodas de la sociedad boliviana de aquel período2.

7Estos factores, junto con el alto nivel de integración y avance de las fuerzas productivas en Cuba, las características propias de su matriz agropecuaria y el desempleo crónico, encauzaron a la revolución a adoptar desde sus inicios un carácter antiimperialista para convertirse finalmente en una revolución socialista que formalmente era dominada por un partido único, favorecido por la estructura estatal centralizada y una organización sindical verticalista.

8Por el contrario, en Bolivia la Revolución Nacional tendió a impulsar medidas que, en el largo plazo, contribuyeron a eliminar los obstáculos para el desarrollo capitalista, al expandir relaciones mercantiles e incorporar a una enorme masa de campesinos indígenas a los derechos políticos y civiles, de los que antes estaban excluidos. La Revolución Nacional, a diferencia de la experiencia cubana, intentó expandir los derechos civiles, sociales y económicos de la población indígena local a través de procesos de institucionalización. En ese sentido, los procesos de reforma agraria en ambos países deben ser leídas teniendo en cuenta las relaciones de poder existentes y las que comenzaban a configurarse.

Antecedentes a la revolución. Actores sociales y principales demandas

9Para realizar una caracterización apropiada de las reformas agrarias en Bolivia y Cuba, y comprender sus diferencias dentro de los respectivos procesos revolucionarios que los llevaron adelante, es imprescindible describir ciertas condiciones previas en las que dichas revoluciones se llevaron adelante.

10En Bolivia, en un contexto de baja productividad agropecuaria y mercado restringido, caracterizado además por la caída del precio de la plata y el agotamiento de las minas, en 1866 se expropiaron las tierras que eran propiedad comunitaria de campesinos, proceso que continuó en 1874 con la abolición legal de las comunidades indígenas, al decretarse las Leyes de Ex vinculación. Esto produjo importantes cambios en la estructura agropecuaria, entre los que destacan el surgimiento de una nueva clase de propietarios hacendales, y la incorporación de dos terceras partes de los campesinos despojados de tierras al servicio en las haciendas. Ciertas tensiones prerrevolucionarias se explican por el importante anacronismo que caracterizaba a la sociedad boliviana hacia mediados del siglo XX cuyo proceso de modernización no sólo era incompleto, como en la mayoría de América Latina, sino en muchas esferas socioeconómicas, inexistente. Este anacronismo se caracterizaba por la supervivencia de relaciones precapitalistas expresada en la división estamental entre ciudadanos con derechos sociales y políticos y la enorme masa de campesinos indígenas que trabajaban en ellas en condiciones de servidumbre, excluidos de dichos derechos (Ansaldi, 2013, p. 75; Pearse, 1986, p. 30; Reyeros, 1949, p. 116; Rivera Cusicanqui, 2010, p. 80). La eliminación de la figura del “pongo” (que realizaba trabajos serviles en las haciendas, sin la percepción de ningún tipo de salario), junto con otras formas de explotación como el mitanaje y reclamos por el derecho a la educación, fueron los principales objetivos por los que veló el Primer Congreso Indígena de 1945 (Choque Canqui, 1992, p. 47).

  • 3 Pese a la independencia y la fundación de la República en 1825, la situación de explotación haci (...)

11Todas estas demandas eran incompatibles con el sistema de dominación vigente de exclusión de los campesinos indígenas. El período prerrevolucionario estuvo marcado, entonces, por importantes manifestaciones y huelgas de este sector, especialmente desde 1945. Estos hechos provocaron la ferviente oposición de hacendados aglomerados en la Sociedad Rural que veían en estos levantamientos una amenaza al orden social vigente, erigido sobre la noción de etnia, como expresó el presidente de dicha organización: «el indio nació para servir al blanco» (Choque Canqui, 2014, p. 216). La rebelión campesina en Bolivia apuntaba a desmantelar el legado de dominación colonial española que había dejado como herencia un sistema de explotación agrícola dominado por una oligarquía terrateniente y anclado en un sistema de clasificación social a partir del criterio racial, tema que es profundamente analizado por los estudios sobre colonialidad (Quijano, 2000)3.

12La situación de explotación se replicaba en las minas, donde se sometía a los obreros a una larga jornada laboral, bajo una rigurosa disciplina. Por su parte, la oligarquía boliviana se organizaba alrededor del oligopolio de la producción de estaño. La llamada “rosca minera” un selecto grupo de tres grandes empresas concentraba el poder económico y el poder político. La Tesis de Pulacayo, elaborada el 8 de noviembre de 1946 por la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia, expresaba el programa del ala más radical del que luego conformaría la alianza de gobierno con el MNR, que llevaría adelante la Revolución Nacional en 1952 (Rodríguez Ostria, 2001, p. 288). Víctor Paz Estenssoro asumió el poder el 12 de abril de ese año, luego de un levantamiento armado compuesto por mineros, carabineros rebeldes, obreros y campesinos contra el ejército, que había anulado las elecciones celebradas el año anterior y que le habían dado la victoria a su partido (Dandler, 1978, p. 95).

13Por otra parte, el contexto prerrevolucionario en Cuba estuvo marcado por una continua oleada de movilizaciones en reclamo de reivindicaciones de carácter político y económico. Como sugiere Mires (1988, p. 305), es apropiado leer la Revolución Cubana como parte de una continuidad en la historia de país, si se tienen en cuenta la Guerra de la Independencia (1895-1898) y la Revolución de 1933 contra la dictadura machadista. Las enormes movilizaciones de aquel período, junto con la intentona del asalto al cuartel de Moncada (1953) para derrocar a la dictadura de Batista (que había llegado al poder con apoyo de Estados Unidos), sientan los precedentes más inmediatos de una tensión que estallaría en 1959 con la ofensiva organizada por el Movimiento 26 de julio, liderado por Fidel Castro Ruz. Una detallada justificación de las condiciones que llevaron a la revolución se halla en su famoso alegato, La historia me absolverá (1973) en el que explica las causas que motivaron la toma al cuartel. Además de la ilegitimidad de la dictadura y el objetivo de la restauración democrática, describe la situación de opresión en la que vive el pueblo cubano. Un lugar especial ocupa la denuncia al alto nivel de concentración de la tierra, su alto nivel de improductividad, la precaria condición de los pequeños agricultores cubanos y el alto nivel de desempleo (Mires, 1988, p. 319). Como hemos señalado, una diferencia importantísima entre Bolivia y Cuba es que en esta última no existía un masivo campesinado con vínculos tradicionales con la tierra e históricos con la geografía, sino que más bien éste era un grupo reducido y concentrado en la provincia de Oriente.

14Desde inicios del siglo XX, el trabajo en la industria azucarera había creado las oportunidades para que los obreros se reunieran y organizaran huelgas reclamando la jornada de 8 horas y salarios más dignos, como en la huelga azucarera de 1955 (Moreno-Fraginals, 1986, p. 201). Asimismo, perduraban en las centrales condiciones precapitalistas, como el pago en monedas de cada central que solo podían ser intercambiadas dentro de ellas. En la isla había tenido lugar un importante proceso de proletarización del campesinado. Los obreros agrícolas constituían para 1959 el 75% de la estructura social rural y el 59% de todos los asalariados en Cuba (Arias Guevara, 2009, p. 11). El carácter estacional del empleo en el azúcar y la inexistencia de otras fuentes de trabajo en el campo habían dado lugar a la creación de un enorme ejército industrial de reserva, con cientos de miles de desocupados, por lo que las protestas sociales estaban relacionadas principalmente con demandas de trabajo (Pierre-Charles, 1985, p. 33; Wolf, 1999, p. 351). Según el Censo Agrícola de 1946 existían 477 mil obreros agrícolas, de los cuales solamente el 11% eran trabajadores asalariados permanentes, mientras que 89% eran temporales y trabajaban como promedio 4 meses al año. Como sentencia Wolf (1999), la presencia de esta fuerza de trabajo «hace el caso cubano radicalmente diferente […]. Un proletariado rural no es un campesinado» (p. 351). Este sector, que trabaja en plantaciones modernas, presenta comportamientos y aspiraciones diferentes a las del campesinado tradicional, frecuentemente conservador, frugal y tradicionalista (Knight, 1990, p. 175). No posee ni reclama la posesión de la tierra y sus demandas apuntan principalmente al establecimiento de salarios mínimos, una jornada laboral reglamentada, servicios médicos y educativos y mayor poder de compra (Wolf, 1999, p. 351).

15Esto establece una diferencia radical con el campesinado boliviano, que, además de estar atravesado por el criterio racial antes mencionado, presenta demandas por la tenencia de la tierra y educación, pero no objetivos políticos más amplios o de largo plazo. Esto explica la adhesión a los inicios de la revolución, necesaria para la consagración de sus metas, y la posterior fractura con el ala izquierdista de la alianza (Dandler, 1978, p. 11).

  • 4 Al apelar a la noción de pueblo, queda expuesto que la Revolución Cubana en sus comienzos no tuv (...)

16Respecto del movimiento obrero en Cuba, el fracaso de la huelga general convocada por el Movimiento 26 de julio para el 9 de abril del 1958 evidencia la falta de apoyo del sector a la Revolución (Mires, 1988, p.311). Pese a ello, es de destacar la habilidad de Castro para trazar una política de alianzas con otras organizaciones como el movimiento estudiantil y partidos como el Ortodoxo y Auténtico, sectores del ejército, con los sindicatos e incluso con los comunistas. La posterior adhesión del movimiento obrero a la revolución, luego de la toma del gobierno, fue a partir no de su carácter de clase sino en cuanto a miembros del pueblo (Dussel, 2007, pp. 13-22; Mires, 1988, p. 304, p. 323) 4. Estos factores marcan una diferencia con la participación de los obreros y campesinos bolivianos en la revolución en la que, como fue mencionado, tuvieron un rol central.

17En cuanto a la organización de la alianza de gobierno, el carácter centralizado de la dirección de la revolución cubana, cada vez más concentrado en la figura de Castro -además de la existencia de un sindicalismo dependiente del estado y al servicio del partido-, le permitió invisibilizar cualquier discrepancia. Estas características sirvieron para evitar la emergencia de conflictos irresolubles hacia el interior del movimiento (Mires, 1988, p. 298, p. 305, p. 313).

18Esto sería muy diferente en el caso boliviano: más allá de la existencia de coincidencias coyunturales, las tensiones serán constantes dentro del cogobierno entre la recientemente creada Confederación Obrera Boliviana (COB) -que pretendía consagrar las demandas de la clase obrera- y, por otro lado, los líderes del MNR, que solo consideraban que éstas eran una parte dentro de la totalidad nacional. Mientras que ciertas medidas fueron ejecutadas con celeridad y bajo un amplio consenso, como la declaración del sufragio universal, la eliminación del pongueaje y la nacionalización del comercio del estaño, otras cuestiones implicaron arduas discusiones entre la COB y el MNR, que se detallan a continuación.

19En primer lugar, la relación con EE.UU. establece una línea divisoria hacia adentro de la alianza: el entrenamiento de militares bolivianos en la Escuela de las Américas, la entrega de ayudas financieras a ese país en el marco de la Guerra Fría, el plan de estabilización del FMI aceptado en 1957 por el nuevo presidente electo, Siles Suazo, representan, dentro del plano internacional, los principales ejes sobre los que se asientan las disputas. Éstas acabarían por llevar al quiebre definitivo de la COB con el MNR hacia 1963, cuando se pronuncia la Tesis de Colquiri, que denuncia al gobierno de antiobrero, traidor del pueblo y sirviente del imperialismo. De esta manera, el ala izquierdista radical, la COB, finalmente rompería y se aliaría con el ejército, dando lugar a golpe de 1965 encabezado por René Barrientos.

20En segundo lugar, estos enfrentamientos se replicaban alrededor de la implementación de la reforma agraria. El sector más combativo del movimiento consideraba que era una necesidad urgente la eliminación del latifundio y la distribución de tierras. Por otro lado, los miembros de la jerarquía tradicional del partido opinaban que el campesinado debería ser integrado a través del sufragio, la expansión de la educación y una posterior Reforma Agraria, ordenadamente estudiada (Albó, 2007, p. 84; Dandler, 1978, p. 96).

La reforma agraria en Bolivia: carácter dual del proceso

21En vísperas de la revolución boliviana, y con el importante antecedente de los procesos de expropiación que habían sufrido las comunidades campesinas indígenas tras las ya mencionadas leyes de Ex vinculación (de fines del siglo XIX), la situación del campo boliviano era una de las más injustas de América Latina. El 6% de los hacendados controlaba el 92% de toda la tierra cultivada, y el 60% de los productores con 5 hectáreas o menos, tenían el 0,2% y cultivaban el 54 % de sus posesiones, mientras que en los latifundios se cultivaba el 1,5% de su extensión, lo que conducía a un bajo rendimiento del sector (Klein, 1982, p. 25).

22Hacia fines del 52 y principios del 53, se habían organizado varios sindicatos campesinos, estimulados por la Central Obrera Boliviana, que fomentaron la toma de tierras, que se hizo efectiva en la zona de Ucureña y obligó al gobierno a actuar y decretar la reforma agraria en agosto de 1953.

23Mientras que en Cuba la proclamación de la Reforma Agraria se ejerció de arriba hacia abajo, como veremos más adelante, en el caso boliviano fue una medida que se tornó inevitable y comenzó a efectivizarse “de abajo hacia arriba”, a través de la toma de tierras que ya había iniciado en la zona del Alto Valle de Cochabamba, encabezada por José Rojas, un importante dirigente sindical. Pero movilización no necesariamente significa liderazgo o legitimidad, por ello, a través del decreto de reforma agraria del 2 de agosto de 1953, se concedió la posesión de las tierras a los campesinos y/o comunidades que las usufructuaban; y se fijó una indemnización a los terratenientes, que se cobraría en bonos en un plazo de 25 años, aunque finalmente quedó como letra muerta Klein (1982, p. 175). Por otra parte, se respetó la propiedad pequeña por ser un «medio esencial de vida para el trabajador campesino» y a la propiedad mediana porque «su producción sirve de base para el abastecimiento de las ciudades y las minas» (Decreto N° 3454, 2 de agosto de 1953). De esta manera, se produjo un importante impulso del mercado interno, antes prácticamente inexistente, mediante un aumento de la mercantilización de productos agropecuarios y un proceso de integración del campesinado como consumidor.

24Hasta 1964, el gobierno del MNR distribuyó unos 237 mil títulos de propiedad, afectando 5.7 millones de hectáreas, principalmente las antiguas haciendas andinas. El cambio fue más importante en Cochabamba, La Paz y Tarija, la zona occidental o montañosa del país, que concentraba la mayoría de la población boliviana, principalmente indígena, y que recibió pequeñas parcelas que en muchos casos quedaban subdivididas al extremo. En la zona de la llanura oriental, el sistema agropecuario se caracterizaba, previo a la reforma, por la existencia de enormes superficies que fluctuaban entre 5 mil y 20 mil que, si bien no tenían las características de explotación inhumana del altiplano y las montañas, mantenían un elevado nivel de ociosidad. Si bien la reforma eliminaba formalmente el latifundio (definido como propiedad rural de gran extensión y baja explotación), permitió, en algunas áreas del Chaco y del Oriente, la existencia de grandes extensiones de tierra, bajo el rótulo de complejos agroindustriales, con una extensión máxima de 2 mil hectáreas. La reforma reprodujo este carácter dual del agro boliviano, al permitir la existencia de estas grandes extensiones, principalmente entregadas a los blancos, mestizos o inmigrantes extranjeros (en igualdad de derechos que los bolivianos para recibir tierras, en función del art. 77 de la reforma), reforzando el carácter racista de la sociedad boliviana (Urioste F. de C, 2011, p. 47; Albó, 2007, p. 86). Como sintetiza Albó:

El programa del MNR era esencialmente democrático burgués: el país indígena gobernado por los señores desaparecería con la revolución. Los señores se convertirían en demócratas y burgueses y los indígenas en ciudadanos, integrados en un Estado soberano, independiente e igualitario, fundado en el firme terreno del mercado interno y en el rescate de la economía exportadora estatal (Albó, citado en Knight, 1990, p. 163).

25La reforma agraria en Bolivia fue una demanda de los campesinos indígenas, que reivindicaban su derecho a la tierra. Debe ser leída teniendo en cuenta el patrón de poder resultante del colonialismo interno y su imbricación con la estructura de tenencia de la tierra, que resulta en un complejo entramado donde la clasificación social y la división del trabajo se define por un criterio racial (Quijano, 2000).

El carácter neocolonial de la economía cubana prerrevolucionaria

26Por otro lado, en el análisis de las condiciones previas a los procesos revolucionarios, para comprender las diferentes características que adoptaron las reformas agrarias en ambos países, así como el desenlace de las revoluciones que en ellos tuvieron lugar, no puede escapar del análisis una caracterización de las relaciones que mantenían Estados Unidos.

  • 5 Bolivia fue durante este período el país que más ayuda financiera recibió de parte de EE.UU. El (...)

27El caso boliviano desnuda la injerencia norteamericana principalmente alrededor de los intereses que el país mantenía sobre el estaño. Desde 1951 hasta 1956 importaron un promedio del 50% de su necesidad de consumo de Bolivia. Entre 1966 y 1976, este país no concentró más del 0,2% de las inversiones globales ni más del 1% de las inversiones de los EE.UU. en América Latina5.

  • 6 La concentración en manos de capitales norteamericanos era impresionante también en otras áreas: (...)

28Respecto al caso cubano, el historial de intervenciones en la isla es de larga data, siendo especialmente profundizado a fines del siglo XIX, a partir de la declaración de la la Sugar Act de 1871, que permitía determinar los precios del azúcar en ese país y con la que pasó a tener el control del comercio del azúcar. La participación de Estados Unidos en la Guerra de Independencia cubana (1895-1898) se extendió más allá de ese período, especialmente a través de la intervención militar directa hasta 1901 para preservar “el orden interno” pero se mantuvo durante varias décadas, por ejemplo, a través de la Enmienda Platt (Mires, 1988, p. 283). Hacia 1959, el país norteamericano recibía el 68% de las exportaciones cubanas y le suministraba a la isla las tres cuartas partes de sus importaciones, a través de una balanza comercial que resultaba crónicamente deficitaria para Cuba. Las únicas inversiones extranjeras de relevancia en la isla provenían de ese país. Para 1927, el azúcar representaba el 88% de las exportaciones de la isla, y hacia 1928 los ingenios norteamericanos producían el 75% del azúcar cubano (Pierre-Charles, 1985, p. 31). De esta manera, la vinculación cubana con ese país asumía un carácter neocolonial (Pierre-Charles, 1985, p. 33) 6. El nivel de concentración de la tierra, era uno de los más altos de América Latina (Alonso y Sosa, 2001, p. 4). Según el Censo Agrícola de 1946, el 3% de los propietarios tenían el 57% del área, mientras que el 78% sólo poseía el 15%.

29Además de estos factores, junto con el ya mencionado carácter centralizado del Estado cubano y la existencia de una estructura sindical verticalista, otras características de la estructura social cubana favorecieron la adopción de un desenlace socialista para la revolución. Knight (1990, p. 155) agrega, como factores centrales en ese desenlace, el alto nivel de desarrollo de las fuerzas productivas, en comparación con otros países latinoamericanos y el alto grado de integración de la sociedad cubana. Respecto al primero, por ejemplo, es de destacar el importante proceso de modernización que se había iniciado desde comienzos del siglo XX impulsado por el capital norteamericano en los latifundios azucareros. A diferencia de Bolivia, dos terceras partes de la superficie agrícola no eran cultivadas con métodos campesinos. Las nuevas centrales, que desplazan a las antiguas plantaciones, comienzan a producir en gran escala un nuevo producto, de alta calidad y almacenable (Moreno Fraginals, 1986, p. 191).

30En segundo lugar, como indicadores del grado de desarrollo alcanzado, vale mencionar que la esperanza de vida en Cuba era de 59 años mientras que, en Bolivia, de 40; el índice de alfabetización entre los adultos alcanzaba el 78% en el primer país y el 32% en el segundo, Cuba tenía más aparatos de radio que cualquier país de América Latina, y era lingüísticamente homogéneo (Knight, 1990, p. 155).

31Al darle carácter central a estos factores internos, subestima el factor geopolítico. La ubicación estratégica de la isla la convirtió, desde la independencia de España, en un territorio predilecto para la explotación por parte de inversores norteamericanos y para satisfacer las demandas de azúcar de ese país, insertando a la isla en una pieza clave del capitalismo global. Especialmente, la reforma agraria es la medida que más resistencia puso por parte de los Estados Unidos (Domínguez, 1998, pp. 459-460; Mires, 1988, p. 316). En este contexto, las reformas agrarias en Cuba acentuaron el carácter antiimperialista de la revolución, ya que entraban en contradicción con los intereses políticos y económicos norteamericanos, y fueron un paso necesario para la adopción de un desenlace socialista.

Leyes de reforma agraria en Cuba

32A través de la primera Ley Agraria en Cuba, del 17 de mayo de 1959 se decretó la expropiación de las grandes propiedades agrícolas, mayores a 402 hectáreas, con lo que se puso fin al latifundio privado. Se garantizaba la conservación de la propiedad de la tierra de parcelas medias y pequeñas, menores a esa superficie. En su artículo 29, reconocía el derecho constitucional a recibir indemnización (Anillo-Badia, 2014, p.107). Para intervenir y disponer de las expropiaciones agrícolas se creó el Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA), a través del que se redistribuyó el 67% de las tierras en favor del Estado y pequeños agricultores (arrendatarios, subarrendatarios, aparceros o precaristas) (Herrera Solorzano, 1996). De esta manera, se creó así el sector estatal en la agricultura, que pasó a controlar el 40% de las tierras (Anillo-Badia, 2014, p. 107). Luego de esta primera Ley Agraria, subsistía en el campo una porción muy importante de burguesía agrícola, motivo por el cual, en 1963, a partir de la sanción de la segunda Ley Agraria, pasaron a manos del gobierno el 70% de las tierras fértiles, quedando sin intervenir solamente las parcelas de hasta 67 hectáreas (Mires, 1988, p. 318).

  • 7 Para 1963, la estructura socioeconómica pasó a ser del tipo socialista casi absolutamente estata (...)

33Estas reformas fueron parte de un conjunto de expropiaciones y confiscaciones que excedían el plano agrario: con la Ley 891 de octubre de 1960, se nacionalizaron todas las corporaciones extranjeras en Cuba, así como las grandes compañías en manos de cubanos y los bancos. Con la Ley de Reforma Urbana del mismo año, se expropiaron todas las propiedades que se hallaran en manos privadas dedicadas al arrendamiento, y un año después se nacionalizó la enseñanza7.

34Contrario a lo que ocurría en Bolivia, las reformas no tendieron a multiplicar la pequeña propiedad, ya que establecían una amplia área agrícola estatal, en continuidad con los antiguos latifundios. Esto se hizo de esa manera teniendo como objetivo combatir el principal problema que se presentaba en el campo: la desocupación. Como se analizó anteriormente, a diferencia de lo que ocurría en Bolivia, la reivindicación de los sectores agrarios no era sobre el derecho a la propiedad, sino el derecho al trabajo. Este es un elemento central en la lectura de las condiciones estructurales que favorecieron el desenlace socialista de la Revolución Cubana.

35La estructura agrícola que resultó de la reforma agraria cubana se caracterizó por una combinación de unidades de producción estatal con un sólido sector de pequeñas unidades privadas familiares apoyadas por servicios estatales de planificación, asistencia técnica, financiamiento y comercialización (Arruda Sampaio, 2005, p.21). La tenencia estatal de las tierras, y la asistencia planificada brindada por el régimen, ofrecen un contrapunto con el proceso de reforma agraria vivido en Bolivia (Vargas Vega, 2003, p. 8).

Conclusiones

36Es posible rastrear, dentro de las características propias que adoptó el desarrollo capitalista en Cuba, las condiciones propicias para el desenlace socialista de la revolución: la proliferación de las plantaciones de azúcar y centrales procesadoras alentó la creación de una extensa masa de proletariado rural con demandas específicas, diferentes a las del campesinado tradicional que podemos rastrear en Bolivia, que exige principalmente su derecho a la tenencia de la tierra. En el caso cubano, mejores condiciones laborales, jornadas dignas, mayor poder adquisitivo y servicios sociales y educativos, configuran, junto con la demanda de empleo, las principales demandas. La reforma agraria fue un instrumento necesario para poner enormes extensiones de tierra al servicio del colectivismo estatista y satisfacer las demandas de empleo. También la centralización de las instituciones estatales y la estructura sindical verticalista contribuyeron a que la revolución adoptase, junto con el liderazgo de Castro, a adoptar sin mayores obstáculos un carácter socialista.

37Hablar de decolonialidad y modernización en Bolivia implica necesariamente un salto a una economía capitalista que permita el surgimiento de nuevos actores políticos, sociales y económicos que en un escenario más “feudal” no hubieran podido surgir. Esto es importante porque, a diferencia de Cuba, en Bolivia no sólo surgen actores que se oponen al gobierno o tienen alianzas ambivalentes, sino que responden a intereses de clase que en Bolivia están asociados fuertemente al origen étnico, mientras que en Cuba la revolución absorbe, sintetiza y dirige los reclamos de forma organizada y vertical.

38Por el contrario, en el caso boliviano, el MNR marcó los límites de la alianza con la COB: no buscó convertirse en un gobierno socialista, sino que más bien se esforzó por atraer inversiones extranjeras y proteger la propiedad privada, bajo la aprobación del gobierno norteamericano. Siguiendo este argumento, las repercusiones y resultados de la reforma agraria en Bolivia pueden clasificarse dentro de dos grandes grupos. Si bien es cierto que por un lado expresaba un cambio en la correlación de fuerzas, a partir del logro de reivindicaciones campesinas de larga data y que se estaban volviendo incontenibles (Ansaldi, 2013, 76); por el otro, «cumplió prioritariamente la función de estabilización social» del campesinado, al mismo tiempo que los incorporó al creciente mercado interno y favoreció la expansión de grandes empresas agroindustriales (Dandler, 1984, p. 244). Como sugiere Knight (1990), si bien «no instala inmediatamente» la democracia burguesa, impulsa:

[…] la decisiva aceleración de tendencias que conducen al desarrollo capitalista: la disolución de la servidumbre en las haciendas, el libre tránsito de la fuerza de trabajo, los estímulos a la acumulación de capital y la apropiación privada de excedentes, la formación e integración de un mercado nacional (p.153).

39Este carácter dual se replica en la desigual aplicación de la reforma en cada región del territorio. Mientras que, en la zona montañosa, donde predominaba el sistema de trabajo servil en las haciendas y se concentraba la mayoría de la población campesina indígena del país, se repartieron pequeñas parcelas individuales o comunitarias, en el área del Oriente y del Chaco proliferaron las grandes extensiones, entregadas a blancos o mestizos (extranjeros o bolivianos), bajo el título de complejos agroindustriales, lo que, simplemente atenuó el carácter desigual de tenencia de la tierra y el problema de la tierra para los indígenas bolivianos.

40La reforma agraria debe ser leída, entonces, como un elemento central para el avance del capitalismo en Bolivia, al ser parte de un engranaje mucho mayor de reformas que apuntaron en esa dirección. Una vez satisfechas sus demandas por la tierra, por su parte, el movimiento obrero minero se quedó sin aliados para llevar a cabo su programa revolucionario.

Haut de page

Bibliographie

Albó, X. (2007): “Movimientos indígenas desde 1900 hasta la actualidad”, en López, J. E. y Turrión, P. I. (coord.), Bolivia en movimiento: acción colectiva y poder político, Barcelona: El Viejo Topo, 2007; pp. 67-100.

Alonso José M. Garea; Sosa, Mario,  Reforma agraria: la experiencia Cubana, Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Oficina Jurídica, 2001. Recuperado de: http://www.fao.org/3/a-bb055s.pdf

Anillo-Badia, Rolando, “Reclamaciones por Propiedades Expropiadas en Cuba: Informe de Recomendaciones Legales”, en Annual Proceedings, Vol. 24, 2014, pp. 103-128. Recuperado de: https://ascecuba.org//c/wp-content/uploads/2015/01/v24-anillo.pdf

Ansaldi, Waldo, “Porque la tierra y la libertad les eran ajenas. Campesinos rebeldes en Bolivia, 1927-1953”, en Revista “Debate Público. Reflexión de Trabajo Social, Año 3, No. 6, 2013, pp. 59-78.

Arias Guevara, María de los A., “Cuba: reforma y transformación agraria. La crisis de los noventa y el proceso de desestatalización de la agricultura”, Revista IDeAS, Vol. 3, Nro. 1, 2009, pp. 6- 29.

Arruda Sampaio, Plinio, “La reforma agraria en América Latina: una revolución frustrada”, en Observatorio Social de América Latina, Año 6, Nro. 16, 2005; pp. 15-22. Disponible en: http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/ar/libros/osal/osal16/AC16Sampaio.pdf Bolivia.

Decreto ley N°3464, del 2 de agosto de 1953, elevado a rango de Ley el 29 de octubre de 1965.

Castro Ruz, Fidel, La Historia me absolverá, La Habana: Ed. Ciencias Sociales, 1973.
Choque Canqui, Roberto, El indigenismo y los movimientos indígenas en Bolivia, La Paz: Convenio Andrés Bello-Universidad Nacional Siglo XXI, 2014.

Choque Canqui, Roberto, "Las rebeliones indígenas de la post-guerra del Chaco. Reivindicaciones indígenas durante la prerrevolución", en Data, Revista del Instituto de Estudios Andinos y Amazónicos, No. 3, La Paz, 1992, pp. 37-54.

Dandler, Jorge, “Dinámica de un movimiento campesino e incertidumbre populista: de la revolución de 1952 a la reforma agraria en Bolivia”, Debates En Sociología, No. 2, 1978, 89-117.

Dandler, Jorge, “La ‘Ch’ampa Guerra’ de Cochabamba: un proceso de disgregación política”, en Calderón, F. y Dandler, J. (comps.), Bolivia: la fuerza histórica del campesinado. Movimientos campesinos y etnicidad, La Paz, UNRISD y CERES, 1984, pp. 241-271.

Domínguez, Jorge, “Cuba since 1959”, in Bethell, L. (Ed.), The Cambridge History of Latin America, Vol. 5, Cambridge: Cambridge University Press, 1990, pp. 457-508.

Dussel, Enrique, El giro decolonizador desde el pueblo y hacia la segunda emancipación. México: Universidad de México-Departamento de Filosofía. Disponible en: http://biblioteca.clacso.edu.ar/ar/libros/mexico/xochimil/coloquio/Docs/Mesa4/Enrique%20Dussel%202.pdf

González Casanova, Pablo, “Colonialismo interno (una redefinición)”, en A. Boron, J. Amadeo y S. González (comps.), La teoría marxista hoy, Buenos Aires: CLACSO, 2006, pp. 185-205.

Hans Huber Abendroth, “La política exterior de los Estados Unidos frente a Bolivia entre 1952 y 1978”, en Revista Ciencia y Cultura,  No. 17, La Paz,  Agosto 2005, pp.57-69. Recuperado de: http://www.scielo.org.bo/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2077-33232005000200009

Herrera Solórzano, Angelina, La agricultura en Cuba: Condicionantes sociales de su desarrollo, Estudios geográficos, Tomo LVII, No. 223, abril-junio 1996, pp. 291-313.

Hugh, Thomas, “Cuba: la revolución y sus raíces históricas”, en Estudios Internacionales, Año 4, No. 16, Instituto de Estudios Internacionales Universidad de Chile, 1971, pp. 126-157.

Klein, Hebert, Historia de Bolivia, La Paz: Editorial Juventud, 1982.

Mires, Fernando, “Cuba: entre Martí y las montañas”, en La rebelión permanente: Las revoluciones sociales en América Latina, México: Siglo XXI, 1988, pp. 279-331.

Knight, Alan, “Revolución Social, una perspectiva latinoamericana”, en Bulletin Latin American Research, Vol. 9, No. 2, 1990, pp. 175-202.

Mariátegui, José Carlos, Siete ensayos de interpretación de la realidad peruana, Lima: Biblioteca Amauta, 1934.

Moreno Fraginals, Manuel, “Plantation economies and societies in the Spanish Caribbean, 1860–1930”, in Bethell, L. (Ed.), The Cambridge History of Latin Americ, vol. 4, Cambridge: Cambridge University Press, 1986, pp. pp. 187-232.

Pearse, Andrew, “Campesinado y revolución: el caso de Bolivia,” en Calderón Fernando y Dandler Jorge (comps.), Bolivia: la fuerza histórica del campesinado, movimientos campesinos y etnicidad, La Paz: UNRISD-CERES, 1984, pp. 313-361.

Pierre-Charles, Gérard, Génesis de la revolución Cubana, México: Siglo XXI, 1985.

Quijano, Aníbal, “Colonialidad del poder, eurocentrismo y América Latina”, en Lander, E. (comp), La colonialidad del saber: eurocentrismo y ciencias sociales, Buenos Aires: Perspectivas Latinoamericanas-CLACSO, Julio de 2000, pp. 201-246.

República de Cuba, Ministerio de Agricultura, Censo Agrícola Nacional, 1946.

Reyeros, Rafael, El pongueaje. La servidumbre personal de los indios bolivianos, La Paz: Universo, 1949.

Rivera Cusicanqui, Silvia, Oprimidos pero no vencidos: Luchas del campesinado aymara y quechwa 1900-1980, La Paz: La Mirada Salvaje, 2010.
Rodriguez Ostria,Los Mineros de Bolivia en una Perspectiva Histórica”, en Convergencia Revista de Ciencias Sociales, No. 24, ene. 2001, pp. 271-298. Disponible en:  https://convergencia.uaemex.mx/article/view/1790

Urioste F. de C, Miguel, Concentración y extranjerización de la tierra en Bolivia. La Paz: Fundación Tierra, 2011.

Vargas Vega, John D., 50 años de reforma agraria en Bolivia: balance y perspectivas, La Paz: CIDES-UMSA, 2003. Recuperado de http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/Bolivia/cides-umsa/20120903101043/50anios.pdf

Wolf, Eric R., Las luchas campesinas del siglo XX, México: Siglo XXI, 1999.

Haut de page

Notes

1 José Mariategui, en Siete ensayos de interpretación de la realidad peruana (1934), presenta un análisis de la situación de explotación del indígena en Perú, e identifica su origen en el régimen de propiedad de la tierra. La situación es extensiva al campesinado indígena en Bolivia.

2 Es importante recalcar que la capacidad de movilización y organización de los trabajadores cubanos fue fuertemente influenciada por la administración de los sindicatos que, desde el periodo 1938-1944, habían caído bajo la influencia (permitida por Batista) del Partido Comunista (Thomas, 1971, p. 145).

3 Pese a la independencia y la fundación de la República en 1825, la situación de explotación hacia los indígenas era prácticamente la misma: el patrón español fue reemplazado por uno mestizo o criollo (Knight, 1990, p. 178). Se reproduce de esta manera el colonialismo interno: «Los pueblos, minorías o naciones colonizados por el Estado-nación sufren condiciones semejantes a las que los caracterizan en el colonialismo» (González Casanova, 2006: 410).

4 Al apelar a la noción de pueblo, queda expuesto que la Revolución Cubana en sus comienzos no tuvo un carácter clasista, como sí lo tuvo para el movimiento obrero que conformó el ala radical del gobierno revolucionario en Bolivia.

5 Bolivia fue durante este período el país que más ayuda financiera recibió de parte de EE.UU. El Secretario de Estado confiaba en el carácter moderado de los líderes del MNR, que reconocía capaces de detener los avances del ala izquierda (Hans Huber, 2005).

6 La concentración en manos de capitales norteamericanos era impresionante también en otras áreas: para la década de 1950, controlaba el 90% de la energía eléctrica generada y el 50% de los ferrocarriles, los teléfonos, el refinamiento del petróleo y tenía además el monopolio de la explotación de recursos mineros y los hoteles (Pierre-Charles, 1985, p. 33)

7 Para 1963, la estructura socioeconómica pasó a ser del tipo socialista casi absolutamente estatal, y de tipo privado individual. El Estado controlaba el 100% de la banca, del comercio exterior, del comercio mayorista y minorista, del transporte, de la construcción e industria, y el 70% de la tierra agrícola (Anillo-Badia, 2014, p.111).

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Rocío Belén Cali, « La Reforma Agraria en Bolivia y Cuba: Capitalismo, Revolución y organización campesina »Amerika [En ligne], 20 | 2020, mis en ligne le 17 juillet 2020, consulté le 27 septembre 2020. URL : http://journals.openedition.org/amerika/12138; DOI: https://doi.org/10.4000/amerika.12138

Haut de page

Auteur

Rocío Belén Cali

Universidad de Buenos Aires
rcali@sociales.uba.ar

Haut de page

Droits d’auteur

© Tous droits réservés

Haut de page
  • Logo CELLAM - Centre d’études des langues et littératures anciennes et modernes
  • OpenEdition Journals
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search