Navegação – Mapa do site

InícioNuméros20Varia/OpinionRelato en tres tiempos o presenta...

Varia/Opinion

Relato en tres tiempos o presentación del libro Cuerpos Memorables

María Guadalupe Huacuz Elías
Referência(s):

Caroline Perrée, Iliana Diéguez, Cuerpos Memorables, Ciudad de México: CEMCA, 2018; 244 p.

Texto integral

1El comentario acerca del libro coordinado por Caroline Perrée e Iliana Diéguez está basado en el texto elaborado para la presentación pública que se llevó a cabo en México el 28 de marzo del 2019. Fue construido en tres apartados: en el primero vierto en palabras algunas emociones y sentimientos que la lectura de los artículos y el prefacio me generaron; en el segundo me gana la formación de historiadora del arte originaria de Michoacán y analizo la fotografía de la portada apelando a una experiencia vivida entre historias familiares de ausencias, desapariciones forzadas y asesinatos vinculados al crimen organizado, a los múltiples rostros del Terrorismo de Estado y a la impunidad de las instituciones encargadas de procuración de justicia. Fueron las y los articulistas quienes me dieron elementos para leer la imagen de la portada pues sus textos son profundos, complejos y articulados entre sí (a pesar del caos y la violencia que describen y analizan); concluyo esta nota con un tercer apartado en el que brevemente presento algunas líneas temáticas de las discusiones y reflexiones que se exponen en los artículos.

Algunas consideraciones auto-etnográficas o introducción a la presentación

“Pensar nuestro porvenir implica pensar la irreversible fractura social, humana y afectiva con la cual vivimos en México” (Perrée y Diéguez, p. 24).

2Cuando terminé de leer los doce artículos me quedé muda y por unos momentos sin aire del impacto que los temas me causaron. Fue una de las primeras ocasiones (después de casi treinta años de trabajar en la acción política e investigación sobre violencia) que un texto de reflexión y análisis profundo me provoca esa reacción corporal. El silencio invadía cada una de las células de mi cuerpo, la tristeza y la desesperanza giraban alrededor de mi cabeza como la aureola de las santas o la corona de espinas que tienen los bultos que representan a Cristo, todo me daba vueltas y una serie de preguntas taladraban mi cabeza de manera irracional: ¿cómo y en qué momento en México llegamos a las situaciones que analizan las y los autores en el libro? ¿cómo en estas circunstancias de miseria humana todavía hay gente que puede creer en Dios o en la justicia social?

3El libro Cuerpos Memorables coordinado por Caroline Perrée e Iliana Diéguez no es de lectura fácil. Se recomienda que cuando se lea se haga en pausas, que lo estudien con calma, cuando la tranquilidad de su cuerpo se los indique, pues es un texto potente y desgarrador por el que caminan las injusticias más atroces, un libro rojo que sangra por cada una de las heridas que acompañan sus páginas integradas por relatos múltiples, de denuncia por las ausencias muchas veces todavía presentes.

4Para calmar mi desconsuelo, tuve que caminar kilómetros antes de escribir estas líneas, pues sabía que mi compromiso de escritura para la presentación del libro estaba puesto no sólo en la invitación que generosamente me hicieron las colegas Caroline, Ileana y Chloé o las y los autores de los textos que lo componen. Estaba obligaba a seguir la línea que las y los articulistas previamente trazaron como eje central: el compromiso ético-político con la justicia que merecen las víctimas de la violencia y desaparición forzada en México. En el andar me di cuenta que mi obligación era hacia aquellas personas cuyas voces fueron silenciadas por el Terrorismo de Estado y su colusión con el crimen organizado y desorganizado. El día de la presentación pública me preguntaba: ¿será que en la “Cuarta Transformación” del recién inaugurado gobierno mexicano estarán presentes las miles de ausencias que denuncian las y los familiares y amistades de las víctimas?, ¿será que la llamada “Guardia Nacional” (nueva figura para mantener el orden público y la seguridad ciudadana), junto con otras acciones gubernamentales (que, por cierto, para el contexto que describen las y los autores del libro Cuerpos Memorables terminan siendo débiles), podrán logran detener el caos provocado por los gobiernos anteriores?, ¿será que podremos “perdonar” (como en aquel momento enfatizaba el Presidente de México) a los depredadores, e incluso a nosotros mismos por el silencio que nos ha provocado la sociedad del miedo?

5Después de un año sin políticas integrales para disminuir la violencia provocada por todos los actores que ustedes encontraran denunciados en las páginas del libro Cuerpos Memorables, nos enfrentamos a la complejidad de un problema que se ha venido enquistando poco a poco en un país que sigue viviendo entre charcos de sangre y miedo.

Sobre la fotografía de la portada y las ausencias evocadas en el libro

6Cuerpos Memorables es un texto escrito sobre ausencias presentes, lo que me mueve a mirar fijamente la fotografía impresa en la portada y hacer un comentario sobre ella, en consonancia con la frase coloquial: “una imagen dice más que mil palabras”. La fotografía que Fabiola Rayas Chávez hace a la familia Ortiz Ruíz como parte de la serie Caminar el Cuerpo Desaparecido, nos introduce a las experiencias vividas por las personas que protagonizan los artículos, historias de ignominia que son relatadas y que dan voz pública a quienes por múltiples razones han tenido que silenciar la desgracia o para dejar constancia de los hechos. Se trata de escrituras y memorias siempre fragmentadas.

7En la imagen de la portada podemos observar a tres personas sentadas en un sillón de madera cuyo diseño es muy característico de la región del centro occidente de México. La escena podría situarse en Michoacán, Colima, Guerrero o Jalisco. El tipo de sillones, en la sala de cualquier habitación familiar. Tres personas sentadas llenan el espacio de la fotografía, una pareja de adultos de mediana edad y un adolescente de sonrisa nerviosa. Entre los asientos ocupados por los dos adultos hay un espacio vacío y acomodados en el piso un par de zapatos negros que seguramente fueron calzados por un joven; el rostro del hombre adulto es rígido y su ceño fruncido podría evocar un sentimiento de enojo y tristeza; la mirada de la mujer no puede ocultar el dolor de la pérdida.

8Los cuerpos de quienes están en la escena fotografiada, como los de las madres, familiares y amigos/as de las personas desaparecidas que los artículos del libro Cuerpos Memorables relatan, provocan la muerte en vida que da la ausencia de un ser querido. ¿Quién es la persona que tendría que ocupar el espacio vacío del sillón familiar? ¿En dónde está y quién o quiénes se lo llevaron? ¿Cuál el nombre de la víctima y cuántos espacios vacíos hay en los sillones de las casas de la localidad, en la región, en la ciudad y en el país? ¿Quién llora por las ausencias y pérdidas? ¿Quiénes y mediante qué estrategias se procurará justicia para las víctimas? y ¿por qué seguimos conservando los lugares desocupados en los comedores, las salas de las casas, en las recámaras y en el corazón cuando una persona desaparece? Las respuestas a estas y otras interrogantes seguramente las podremos encontrar entre las líneas escritas en los artículos del libro.

9En el prefacio titulado: “Los cuerpos y las memorias. Vivir y pensar en contextos de violencia”, C. Perrée e I. Diéguez nos explican las diferentes circunstancias que gestaron el libro. El texto es en sí un breve ensayo de denuncia en el que las autoras retratan la complejidad del problema y sus múltiples aristas, que más adelante cada articulista profundizará. Como sugieren las prologuistas, tres son los hilos conductores que atraviesan las reflexiones de los textos compilados: 1) La violencia en todas sus manifestaciones, principalmente la desaparición forzada producto de la llamada “guerra contra el narcotráfico”, emprendida en 2007 por uno de los tantos gobernantes corruptos e ineptos que han ocupado la silla presidencial en México y cuyas consecuencias hasta el momento desconocemos en profundidad; 2) El cuerpo como “receptáculo de la violencia y el instrumento de su visibilidad a través de la macabra y sórdida puesta en escena a la que está sometido” (p.11). Se trata del cuerpo de miles y miles de personas ausentes y sin embargo presentes en el recuerdo de sus familiares y amistades, quienes -ante la injusticia de las instituciones corruptas y/o en colusión con los depredadores- encuentran en los espacios públicos fuentes de memoria. Estas se construyen y re-construyen con gritos que claman justicia ante el horror. El libro nace de la indignación y contra el silencio. 3) Los artículos compilados nos muestran que, sin la potencia del arte y las producciones culturales, muchas de las acciones de memoria se degradarían entre la simulación y ficciones institucionales.

10La valía de la palabra condensada en los doce artículos y el prefacio son la magia que revela la transformación del dolor y la desesperanza en acciones colectivas de memoria y denuncia.

Reflexiones y notas sobre los artículos

11Antecede a los artículos el poema “Sudarios del Tzompantli”, de Hugo Plascencia, escritor que, con sus escritos sobre la violencia precolombina y contemporánea, abre la puerta a los relatos de muerte, desaliento y dolor. “La memoria tiene ira”, señala el poeta, y la rabia es el motor que en México ha movido a miles de personas que claman por la justicia para sus víctimas.

12Los textos revelan la profundidad temática que requiere cada aspecto de la violencia estructural que se analiza. El primer apartado, “Corporalidades urbanas en contextos de violencia”, está integrado por tres estudios. Un breve ensayo de Rigoberto Reyes Sánchez presenta los resultados del trabajo de campo surgido de proyectos colectivos realizados entre 2016 y 2017. Las investigaciones y la tarea con estudiantes universitarios se desarrollaron en la Ciudad y el Estado de México. El autor indaga y reflexiona sobre la violencia en contextos urbanos precarizados, su marco analítico está diseñado para teorizar el cuerpo, la violencia y la ciudad con el fin de hacer cartografías de los miedos y deseos de los sujetos abyectos que las ciudades albergan y contienen.

13En un segundo artículo de este apartado, “La materialización del poder hacia las corporalidades trans* en un reclusorio varonil: análisis de la violencia sexual y la violencia lingüística”, Chloé Constant se pregunta: ¿Cómo se materializa el poder hacia las corporalidades no hegemónicas que encarnan las trans* en la penitenciaría de la Ciudad de México?” (p.56). Para responder a su cuestionamiento, la autora analiza de qué manera, mediante la violencia y la sexualización de los cuerpos, se construyen pactos de poder hegemónico que sufren de manera constante quienes se identifican como trans*. Constata que sus informantes están expuestas a variados tipos de violencia de género durante su encierro.

14El trabajo de campo fue realizado en 2015 y 2016 y utiliza técnicas como entrevistas y talleres de diagnóstico para su exploración. Estas herramientas permiten recoger experiencias de violencia sexual, física y verbal, relatos de incesto, intentos de suicidio y sobre todo un profundo sentimiento de dolor y abandono. El silencio frente al deseo de los sujetos es otra forma de desaparición de los cuerpos a través de los mecanismos de poder y la biopolítica de los pactos patriarcales.

15Los dos artículos anteriores son de carácter antropológico, críticos de la sociedad capitalista y androcéntrica. Los autores nos remiten al análisis de la ciudad, el encierro y las “vidas precarias” de quienes viven en “cuerpos desechables” para un sistema que, a la vez que los rechaza, los concibe.

16Por su parte, Boudreau y Olvera en “La piel protectora en entornos urbanos violentos. Acerca de los tatuajes religiosos en México”, reflexionan sobre “el rol de la piel como membrana protectora…” (p.74). Analizan articuladamente objetos de la calle, tatuajes, prácticas religiosas y catolicismo institucional, y se preguntan: “¿Cómo vivimos con la muerte en la ciudad de México?” (p.72). Estudian una ciudad que recurre a los actos de violencia para engullir y desaparecer a sus habitantes. Los autores utilizan una metodología que denominan: “etnográfico-artística”. Así rastrean las marcas en las calles de la ciudad, en los barrios, en las paredes, pero también en los cuerpos de las personas que se imprimen protección en distintas partes del cuerpo: “…el tatuaje es una forma de resistir a la lógica del sistema de producción capitalista…a la ‘serialización’ de las identidades” (p. 79). Opinan que el cuerpo, la piel y el tatuaje presentan un vínculo con la ciudad.

17El segundo apartado del libro, “Prácticas artísticas de visibilización de la memoria”, inicia con el texto de Caroline Perrée “La ropa como valor indicial de la violencia”. Para ella “…la vestimenta en el arte presentifica la violencia porque contiene un valor de índice visual y táctil del cuerpo ausente, con el que permanece metonímicamente en contacto” (p.110). El análisis de las obras de cuatro artistas (Christian Boltanski, Ernest Pignon, Marie-Ange Guilleminot y Teresa Margolles) le permite mostrar elementos mediante los cuales la ropa es testigo de la violencia, la memoria y los lugares de encierro. La autora logra una profunda interpretación de las imágenes como fantasmas de memoria, en una lectura de la muerte como metarrelato: “…el arte interviene entre la tragedia y la comunidad de los hombres como un trabajo contra la amnesia” (p.111).

18Por su parte, el artículo de Marcos Bernal “Muerte, desaparición y violencia: dispositivos estéticos de la globalización neoliberal”, analiza algunas obras de Erika Diettes, Doris Salcedo y Teresa Margolles. La decodificación de los elementos artísticos de estas plásticas le permite afirmar que la “acumulación del capital” está ligada a la explotación de los cuerpos Eso se refleja en las producciones o dispositivos artísticos que muestran la violencia y a sus víctimas. El autor afirma que el arte crítico prueba que “… la violencia se ha convertido en parte medular del desarrollo capitalista actual” (p.120). El suyo es un texto breve pero complejo que puede servir como marco para analizar desde otra mirada las obra- objetos, evocación de una presencia “estética de la ausencia” (p.123).

19Los últimos dos artículos del apartado fueron redactados por César Martínez, “Apostillas a un apocalipsis anunciado”, y por Ludovic Bonleux, “Documentar lo(s) olvidado(s): entre registro de lo ausente y resistencia a la desaparición”. Ambos ensayos son auto-referenciales, escritos por artistas comprometidos con visibilizar el problema de la violencia en México. La lectura de sus trabajos nos invita a conocer un arte -excelente calidad- comentado por sus propios autores.

20César Martínez muestra de qué modo el artista decide hacer de su cuerpo-obra-objeto una obra que se apodere de los espacios públicos para convertir la realidad material en metáfora artística de la ignominia. Su creatividad nos sitúa en el límite de lo humano mediante una fuerte crítica a los mecanismos de la política y la economía capitalista depredadora. Construye así la imagen de una “morada final”, que representa un cementerio en movimiento, y dice: “Como última morada he elegido por destino final un reloj de arena, en donde reposarían mis cenizas, y con ello, lograr una movilidad de breve temporalidad: seguir en movimiento a pesar de estar muerto.” (p.142).

21Por su parte, Ludovic Bonleux, documentalista y artista visual, redacta un texto en primera persona, un testimonio que es una invitación a conocer su trabajo: “… mis documentales son una mezcla entre resistencia a la desaparición y registro de lo ausente, de lo(s) olvidado(s).” (p. 148). Descubrimos así la potencia que algunos movimientos sociales mexicanos han tenido para incidir en la trayectoria política de jóvenes extranjeros en México. A Bonleux le tocó Chiapas y la lucha indígena del 98. Afortunadamente para México se quedó en el país, para, a través de la fotografía y el documental, “dejar copias” de la penosa realidad que muchas personas enfrentan cotidianamente en sus lugares de origen. Sus documentales contienen un fuerte compromiso ético-político para “registrar el mundo” en diálogo directo con quienes participan como actores frente su lente. Se trata de una enérgica denuncia, de una crítica política, de testimonios sobre la pobreza, la injusticia, la desaparición y la muerte que han circulado desde hace décadas por el territorio mexicano y en otros países. Sus relatos estremecedores recogen la voz de las y los actores. Cita a Michelet: “Contando la historia de los muertos, trata él mismo de forjar su propia posteridad” (p.162).

22El libro concluye con los cuatro artículos del apartado “Acciones colectivas”. El lector/a puede hacer un respiro, es como un vaso de agua en el desierto, una pausa en el camino. Los autores son Jaqueline Garza Placencia (“Entre el silencio y la memoria. Familiares organizados de personas desaparecidas en México”), Ileana Diéguez (“La performatividad de los afectos), Katia Olalde (“Dar cuerpo y poner en movimiento a la memoria. Bordado y acción colectiva en las protestas contra los asesinatos y las desapariciones en México”) y Alfonso Díaz Tovar y Lilian Paola Ovalle (“La ley de la verdad: arte comunitario ante el horror”).

23Estos últimos textos proponen una polifonía de experiencias de libertad y de búsqueda de justicia emprendida por la sociedad civil, amigos y familiares de las víctimas de violencia y desaparición forzada en México, quienes en algunos casos han tenido que voltear a ver el camino previamente recorrido en países víctimas de la violencia y de la dictadura: “Pensar el tejido de afectos que una vez roto implica una herida de la que brota un dolor capaz de tomar nuestro cuerpo y el de muchos otros cuerpos implicados en ese tejido de afectividades” (Diéguez, p. 192).

24Las variadas formas de organización que nos presentan las y los investigadores, algunos/as también activistas sociales, son la respuesta a la indiferencia de las autoridades responsables de procurar justicia y bienestar social a la ciudadanía. Describen estrategias para mantener viva la memoria de las víctimas y reconstruir el tejido social, son artículos que recogen la voz de las y los actores que públicamente dan testimonio oral y artístico, haciendo posible otra historia.

25Celebro este libro, pues es una llamada de atención a la descorazonadora frase que se ha transformado en un lugar común: “Ante la violencia e injusticia en México nadie hace nada”. En efecto, la lectura de los artículos nos permite reconocer que un número considerable de personas y organizaciones han hecho y continúan realizando acciones frente la oleada de violencia que vivimos en México: el “Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad”, las organizaciones de familiares de víctimas de la violencia y represión como “Fuerzas Unidas Por Nuestros Desaparecidos en Nuevo León”, el “Colectivo de Acompañamiento Psicosocial y de Investigación Militante (RECO)”, que con otros grupos organizan actos de protesta, eventos artísticos, reuniones culturales, memoriales para las víctimas, propuestas de agendas para documentar los casos, manifestaciones en memoria de las víctimas, performances, instalaciones, resignificación de lugares de tortura, murales colectivos, talleres, marchas y caminatas que revelan los múltiples significados del caminar en la búsqueda, acciones como bordar para crear lazos de solidaridad y tener a la vez presencia pública e historizar las acciones colectivas.

26El dolor, la indignación y la creatividad se mezclan en “activismos afectivos” de “voluntad ética-política”, que se conectan globalmente e invitan a la escucha. En el texto final de Díaz Tovar y Ovalle se analiza cómo se pueden trasformar los lugares de muerte en espacios de memoria y reparación del daño, lugares de acompañamiento mediante el arte comunitario: “Con estas acciones se resiste al silencio y al olvido que nos quieren imponer, y se abre un espacio para la denuncia y la articulación de múltiples y diversas memorias” (p.242).

27Concluyo esta nota señalando que los artículos permiten acercarse y conocer estos Cuerpos, que con su ausencia se transformaron en Memorables, para imprimir su presencia en intervenciones político-estéticas imborrables.

Topo da página

Índice das ilustrações

URL http://journals.openedition.org/amerika/docannexe/image/12173/img-1.jpg
Ficheiros image/jpeg, 2,1M
Topo da página

Para citar este artigo

Referência eletrónica

María Guadalupe Huacuz Elías, « Relato en tres tiempos o presentación del libro Cuerpos Memorables »Amerika [Online], 20 | 2020, posto online no dia 01 outubro 2020, consultado o 24 outubro 2020. URL: http://journals.openedition.org/amerika/12173; DOI: https://doi.org/10.4000/amerika.12173

Topo da página

Autor

María Guadalupe Huacuz Elías

Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Xochimilcoghuacuz@yahoo.com

Topo da página

Direitos de autor

© Tous droits réservés

Topo da página
  • Logo CELLAM - Centre d’études des langues et littératures anciennes et modernes
  • OpenEdition Journals
Pesquisar OpenEdition Search

Você sera redirecionado para OpenEdition Search