Navigation – Plan du site

AccueilNuméros21Dossier thématique: Ecritures scé...Paroles d’artistesHumo, pero no fuego. Dramaticulas...

Dossier thématique: Ecritures scéniques et dramatiques d’Amérique latine : quelles émancipations ?
Paroles d’artistes

Humo, pero no fuego. Dramaticulas al margen de la ley, al margen del amor…

Claudia Yaneth Garcés Vergara

Résumés

Claudia Garcés presenta, en el marco de las jornadas de estudio su obra Humo pero no fuego, Dramáticulas Escénicas al margen de la Ley, al margen del Amor. Tres piezas cortas que muestran el mal tristemente banal del conflicto armado colombiano: aquel del Ejército, de los narcotraficantes, de los guerrilleros. Este teatro testimonio refleja en parte la propia experiencia de la teatrista cuyo hermano hizo parte de los civiles inocentes asesinados en el escándalo conocido como aquel de los “falsos positivos”. El grito de la artista se condensa en un formato reducido: primero por la brevedad del drama que se convierte en dramatícula, luego por el espacio escénico. Los actores se mueven en un cuadrado mínimo dibujado en el suelo, y su cuerpo es su único accesorio y decorado. A la vez artista, académica y víctima, Claudia Garcès ofrece una prolongación de su proceso creativo en este texto académico-poético, proponiendo convertir el dolor en un acto de resistencia política.

Haut de page

Texte intégral

(Fotos 1,2,3, 4 y 5. Realizadas en función de la obra “Humo, pero no Fuego”. Casa del Teatro. Medellín. Colombia. 2019.)

Banalidad del mal

1Muchos de los asesinatos de personas indefensas y no vinculadas al conflicto armado en Colombia fueron actos ejecutados por personas “normales”. El concepto “banalidad del mal” lo empleó Hannah Arendt cuando asistió como reportera del New Yorker al juicio de Adolf Eichmann (Arendt, 1999).

2Se refería a que el mal no era algo excepcional, cometido por personas malvadas, sino que podía ser algo habitual y realizado por la gente normal.

3A continuación, podemos triangular lo banal, el mal y las víctimas, aplicando este concepto al leer estas declaraciones de militares normales, del libro Ejecuciones extrajudiciales en Colombia, 2002-2010. Obediencia ciega en campos de batalla ficticios:

Nos ordenaron muertos y muertos les dimos, un general nos pedía litros de sangre y se la dimos, una orden es una orden y se va al Ejército es para obedecer, para cumplir órdenes, no para refutarlas. (…) Mire, es que usted frenó, ya no tiene bajas, en cambio Hernán Mejía en Valledupar me dice, mi general, hoy vamos a tener diez bajas, logra 20. Así tiene que hacer usted. (Bolaños, O., & Silva, F. 2017)

4Que mal... ¿mal?

5En este país, en esta guerra, con estos acontecimientos que hoy nos toca vivir, los artistas nos preguntamos por nuestro compromiso social con la comunidad. Ya lo dijo García Lorca: “el teatro está obligado a recoger los latidos sociales, el latido histórico, el drama de sus gentes”. (Lorca,1989, p44).

6No podemos ser indiferentes ante la peste que descubre la realidad de nuestra situación, debemos transformar las experiencias en realidades diferentes, que afirman el esplendor de la vida y no el exterminio que nos determina.  

7Una construcción en construcción continúa, memoria viva, caos creativo que podría verse como el hecho de aterrizar una tormenta de ideas que convoca a una dramaturgia de lo urgente, que es una punción al momento histórico que atraviesa el país actualmente, un momento de transición y de transitar por el pos-acuerdo.

8“Verdad, Justicia, ¡Injusticia, justicia, ticia, cia, aaaaaaaaa!”

9Un proceso de investigación inacabado, que nace de una experiencia autobiográfica y que continúa con la exploración del tema de la guerra, tan candente y sensible para el país. Es el cuerpo creador, el cuerpo personajes, cuerpos objetos, cuerpos que se desdibujan de su forma, para reformarse y resignificar el grito de la guerra, para materializar en el escenario, una metáfora del cuerpo en movimiento que hace cuerpo el testimonio de la violencia.

10Arte para curar el alma y cerrar heridas

11Los delitos al margen de la ley: una mirada subjetiva permeada por el conflicto armado colombiano, una necesidad de cerrar las tantas y aún constantes heridas heredadas de la violencia. En comunicación con el libro Teatro y violencia en dos siglos de Historia, escrito por Carlos José Reyes: en épocas de reflexión y búsqueda de caminos hacia la paz, el análisis de nuestra historia, sus luchas, sus conflictos y cambios sociales hacen parte de la construcción de un futuro de esperanza. En esa revisión, el estudio de la violencia debe realizarse desde diversas ópticas (Reyes, 2015, p. 11). Esta puesta en escena, HUMO, pero no fuego, es una posible óptica, mi óptica, que enfrenta al espectador con una realidad actual. También es una forma simbólica de limpiar el nombre de un ser amado y de alguna manera el de todas aquellas personas víctimas de la violencia. En octubre de 2006, fue desaparecido de la paralela, en el barrio Moravia, Medellín, Antioquia, un Joven que respondía al nombre de Pedro, “Peter”. Pasados dos años, el C.T.I de la Policía Nacional de Colombia informó que habían dado de baja a un guerrillero, que portaba papeles que correspondían a Pedro. “Peter” es guerrillero. La familia en proceso judicial probó lo que ya sabía: el ejército había cometido contra Pedro un asesinato extrajudicial, mal llamados en Colombia ¿cómo nombrar la ejecución sistemática de civiles por parte de militares para hacerlos pasar como bajas en combate? “Falsos Positivos”. Pedro es uno de los tantos civiles en medio de la guerra. “Peter “no es guerrillero, la familia de Pedro es Mi familia, “Peter” es mi hermano. Esto me pasó a mí.

Historia de vida / Historia in-debida

El mal sufrido debe inscribirse en la memoria colectiva,

pero para dar una nueva oportunidad al porvenir.

Todorov

12El 3 de octubre de 2006, a eso de las 11:59 p.m., Peter, mi único hermano vivo, es secuestrado por agentes del estado en uno de los barrios de Medellín y posteriormente trasladado al municipio de Nariño, Antioquia. Allí es maltratado, humillado, torturado, cambiado de vestiduras y asesinado. En nuestra familia queda un vacío que no se puede llenar y Peter se convierte en uno más de los tantos casos de víctimas de falsos positivos en el país. En casa, desesperadamente intentamos encontrarle y es sólo dos años después, en octubre de 2008, cuando una llamada del CTI informa que el “insurgente” Peter fue dado de baja en un enfrentamiento con el Ejército Nacional de Colombia en el municipio de Nariño, Antioquia, el día 4 de octubre de 2006 a las 6 a.m.; seis horas después de haber desaparecido y paradójicamente, en un lugar que queda a 6 horas de camino desde Medellín. Recuperamos lo que quedaba de su cuerpo, había sido enterrado como N-N en el municipio anteriormente mencionado producto de un supuesto enfrentamiento entre el Ejército Nacional y el “peligroso insurgente”, mi hermano. Un éxito militar en honor a la “Seguridad Democrática” o quizás podría llamarla “Doctrina de Seguridad Nacional”. En agosto de 2016, después de lidiar con un largo proceso de justicia y de presenciar dolorosamente diferentes indagatorias, es entregado el veredicto. Efectivamente fue un error del estado y hoy son cinco los militares que se encuentran en prisión por haber cometido ese gravísimo “error” y negar el derecho a la vida a mi hermano “Peter”.

13En esta replica de Berenguer. en Rinoceronte de Ionesco recojo mi posición hoy en esta guerra:

Si esto hubiera ocurrido en otra parte, en otro país, y nos hubiéramos enterado por los diarios, podríamos discutir apaciblemente el asunto, estudiar la cuestión en todas sus facetas, sacar conclusiones objetivas. Se organizarían debates académicos, se haría venir a sabios, a escritores, a hombres de leyes, a mujeres sabias, a artistas. También a hombres de la calle, sería interesante, apasionante, instructivo. Pero cuando uno mismo queda preso en el acontecimiento, cuando de golpe a uno lo ponen delante de la realidad brutal de los hechos, es imposible no sentirse directamente implicado, uno se siente sorprendido con demasiada violencia como para conservar toda su sangre fría. ¡Yo, estoy sorprendido, estoy sorprendido, estoy sorprendido! No salgo de mi asombro. (Ionesco, 2009, p.71)

  • 1 Por dramaturgias aleatorias entendemos, tal como las hemos puesto en práctica en la investigación p (...)

14A manera de denuncia y de exposición a la comunidad, se muestra este drama que puede llegar a ser más cercano a cada familia del país de lo que se tiene consciencia. Se plantea, desde dramaturgias aleatorias1 , una ventana escénica a la vulneración de civiles por parte de grupos armados legales e ilegales en todo el territorio colombiano.

15Violaciones al margen de la ley, porciones de los candentes abusos de poder, falsos positivos, narcotráfico, fronteras invisibles, violaciones. Miradas aleatorias de una misma realidad: el conflicto armado colombiano, cuerpos que muestran desde el lenguaje de la representación extra-cotidiana el problema de las violaciones a los derechos humanos, que no es ajeno a ninguno de los habitantes del planeta. Como dice Helmuth Plessner: “El cuerpo material de la propia existencia, el cuerpo fenoménico, el físico estar en el mundo y la interpretación de un personaje” (Plessner, 1982, p 407). Lo que dice Plessner define nuestro trabajo, nombra a lo que aspira: ser cuerpo material de la existencia, de ese estar en el mundo de los ciudadanos incorporados por nosotros a través de la interpretación de un personaje.

16Órdenes egoístas y lógicas ilógicas que transforman vidas, el arte como lenguaje que conecta ausencias compartidas, fórmulas sentimentales que dividen vidas, que suman y restan y que liberan el dolor. Reparación de tejidos profundos, distanciamiento del dolor, vitrina que exhibe, rumbos frenados, desplazados, hechos que arden, que se levantan y re-significan la memoria, garganta que evidencia y critica segmentos de vida que se cruzan. Amor, dolor, odio, ausencia, familia, poder, estado. ¿Estado? Estado en estado de descomposición.

17Lo primero y la causa de este proyecto, fue la escritura escénica y la dirección de la obra Falso + Positivo, interpretada por el grupo La Antiliga Teatro del cual hago parte como actriz y directora; un grito, un dolorcito de país que toma forma y ocupa un espacio reducido, elevado, mínimo.

18El primer lenguaje, la mímesis de la naturaleza, el camino de lo mecánico a lo orgánico, de la forma al fondo, del mimetismo al mí mismo. Una obra montada con una técnica europea, “el lenguaje del cuerpo” (Lecoq, 2003), al servicio de la construcción en escena, mimando historias en un espacio mínimo, Lecoq siendo interpretado, una provocación a la creación escénica, un pretexto para denunciar y no olvidar. Es todo esto lo que llamamos Dramatículas para un espacio mínimo. Aquí se resume nuestro propósito, nuestra decisión dramatúrgica y nuestra técnica de puesta en espacio.

19Recordar para no olvidar

20Porque no tenemos miedo
El arte como excusa para desahogarse, hacer del dolor resistencia...
El teatro como necesidad de gritar...
¡No más!
¡Basta ya!
¿Qué nos queda en este mar de desesperanza?
Denunciar, expresar, amar en los tiempos de la hostilidad, contárselo a todos. Denunciar hasta que logremos el hogar que soñamos.
Que los corazones no callen, que griten, que susurren y seamos libres a nuestros pensamientos, reír por cada lágrima, que llueva el alma, que no olvidemos, solo recordando es posible la denuncia. Es necesario dar testimonio desde el recuerdo de quienes no están, pero que nunca desaparecen. Para el amor el lugar del adiós, no existe.

21
El homenaje a los caídos, a los ninguneados, a los Peter, porque el olvido no llega ni cuando la muerte obliga y juntos somos más.

22Maurice Halbwachs desarrolla la idea según la cual la memoria no es una creación individual sino un producto social, un lenguaje y en tanto tal, una creación colectiva. Y de ahí, la memoria individual tenga su razón de ser, por los actos del individuo en relación con la sociedad. La memoria es una construcción del pasado elaborado por la conciencia del grupo. (Halbwachs, 2002)

23Juntos siempre seremos más.

24No más quedarnos callados. No queramos quedarnos callados.

Hacer del dolor resistencia

25Es grave y constante la violación de los derechos humanos en Colombia. Desde que tenemos memoria no hemos sabido a ciencia cierta lo que significa la paz en la vida cotidiana en un país como el nuestro, tan afectado por el conflicto armado. Con esta puesta en “espacio expandido”, propongo una reflexión acerca de los derechos humanos, que curiosamente se hicieron para protegernos de nosotros mismos y a la vez para reconocernos y aceptarnos, por esto le corresponde al estado salvaguardarlos y a nosotros hacerlos valer ante el mismo. Así, el arte se hace urgente, entonces, una dramaturgia que parte del testimonio autobiográfico se vuelve una acción política, una memoria viva que incita a que los supervivientes del conflicto armado puedan tomar su voz y denunciar, generando escenarios de reconocimiento, transformación y transmutación del dolor, porque somos todos, sin ninguna distinción, los que estamos siendo vulnerados.

26Denuncia con las palabras de Carlos José Reyes dice:

Estamos condenados a ser libres, el ser libres nos enfrenta a los hechos y nos lleva al punto de tener que tomar una determinación. Somos responsables de la violencia no tanto porque seamos su casa, sino porque no actuamos para contenerla o erradicarla. Este es el compromiso. (Reyes.2015, p.43)

27Son muchos los PETER a la espera de ser encontrados y que reclaman justicia, innombrados, pero con nombres que esperan ser limpiados de la mácula de la guerra, del profundo y doloroso rastro que deja este conflicto armado. Hoy quiero cristalizar mediante la escritura dramatúrgica y escénica esta realidad, que es más cercana a cada familia colombiana de lo que se cree. Como dice Galeano:

El derecho a recordar no figura entre los derechos humanos consagrados por las Naciones Unidas, pero hoy es necesario reivindicarlo y ponerlo en práctica para evitar que se repita el pasado, para que seamos capaces de hablar con voces que no estén condenadas al eco perpetuo de la estupidez y la desgracia, pero no para que los vivos seamos ventrílocuos de los muertos. Cuando está viva, la memoria no contempla la historia, sino que invita a hacerla, más que en los museos, la memoria está en el aire que respiramos, ella desde el aire nos respira. (Galeano. 1998, P132).

28Se siente la punción, la necesidad de hacer memoria, de denunciar y no olvidar. Huellas en el corazón que ojalá no se repitan.

29Es necesario aclarar que estos datos son apenas aproximaciones, pues es sabido que no todas las víctimas denuncian frente a las autoridades, pero esta realidad numerada engorda la cotidianidad violenta, sin origen absoluto y con una duración que pareciera infinita.

30La realidad, es el pan de cada día y el motivo que empuja a esta, mi queja. Desde el acontecimiento creativo, buscamos denunciar y hacer memoria como acción política y como testimonio autobiográfico, dando cuenta de los actos de violencia cometidos por parte de los agentes de seguridad del Estado y de los grupos armados al margen de la ley, que se han dado de forma reiterada y sistemática. La impunidad en la mayoría de los casos es otra de las razones para que este tipo de actos se enquisten y perpetúen en las instituciones públicas y privadas, oficiales e ilegales.

31El lenguaje artístico es el que me ha permitido hablar y transmutar sentires, un plano de interpretación sensible que hoy en día conecta a muchos artistas con la realidad, que impulsa a preguntarse por la función del arte en el conflicto armado y por las violaciones a los derechos humanos. Con la guerra humana,

32¿cómo aprovechar este, nuestro saber hacer?

Haut de page

Bibliographie

Arendt, Hannah, Eichmann en Jerusalén, Un estudio sobre la banalidad del mal, Barcelona: Lumen, 1999.

Artaud, Antonin, El teatro y su doble. Barcelona: Editorial Edhasa, 1978.

Idartes, Arte y cultura para la paz de Colombia. Bogotá: Idartes, 2014.

Barba, Eugenio y Savarese, Nicole, El Arte Secreto del Actor. México: Editora pórtico, Escenología, A.C, 1990.

Barnsley, Julie, El cuerpo como territorio de la rebeldía, Caracas: Instituto Universitario de Danza, 2006.

Bolaños, O., & Silva, F., Ejecuciones extrajudiciales en Colombia 2002–2010: Obediencia ciega en campos de batalla ficticios, Bogotá: Ediciones USTA. doi:10.2307/j.ctvckq91p, 2017.

Borges de Barros, Amílcar, Dramaturgia corporal, Santiago de Chile: Editorial Cuarto propio, 2011.

Brecht, Bertolt, Escritos sobre el teatro, Barcelona: Alba, 2015.

Centro Nacional de Memoria Histórica, Medellín, memorias de una guerra urbana, CNMH- Corporación Región - Ministerio de Interior - Alcaldía de Medellín -Universidad EAFIT - U de A. Bogotá, 2017.

Carazo, Piedad Cristina, El método de estudio de caso: estrategia metodológica de la investigación científica. Pensamiento & Gestión, Colombia: Universidad de Norte, 2006.

Centro Nacional de Memoria Histórica . ¡Basta ya! Colombia: Memorias de guerra y dignidad. Bogotá D.C: Centro Nacional de Memoria Histórica, 2013.

Eco, U. , La Estrategia de la Ilusión, Barcelona: Lumen S.A, 1999.

Falcão, Adriana, Maniática de las explicaciones, México, D.F: Fondo de Cultura Económica, 2010

Feldenkrais, Moshe . Autoconciencia por el movimiento, Buenos Aires: Paidos, 1980.

Fundación para el Debido Proceso Legal, Las víctimas y la justicia transicional ¿Están cumpliendo los Estados latinoamericanos con los estándares internacionales? Washington, D.C.: Fundación para el Debido Proceso Legal, 2010.

Galeano, Eduardo, Patas Arriba: La Escuela del mundo al Reves, Montevideo: Siglo XX1, 1998.

Grisales, Jorge, Dramaturgia del acontecimiento social I, Medellín: Universidad de Antioquia, 2012.

Grotowski, Jerzy, Hacia un teatro pobre. México: Siglo XXI, 1989.

Halbwachs, Maurice, “Fragmentos de la memoria colectiva”, en Athenea digital, 2, 2002.

Helmuth Plessner, Zur Antropologiedes Schauspielers”, en Gesammelte Schriftem, Gunter dux, Odo Marquard, Eliza Stroker (eds.), Francfort am Main: Suhrkamp, 1982.

Sófocles, Antígona. Navarra: Salvat editores, 1969.

Le Breton, David, Las pasiones ordinarias. Antropología de las emociones, Revista Latinoamericana de Estudios sobre Cuerpos, Emociones y Sociedad, vol. 2, núm. 2, 2010.

Lecoq, Jacques, El cuerpo poético. Una pedagogía de la Creación Teatral, Barcelona: Alba Editorial, 2003.

Lorca, Federico García, Charla sobre teatro, Fuente Vaqueros: Casa-Museo Federico García Lorca, 1989.

Mariño, E. P., Luchando contra el olvido / Investigación sobre las dramaturgias del conflicto, Tomo I, Bogotá D.C.: Ministerio de Cultura, 2012

Mariño, E. P. , Luchando contra el olvido / Investigación sobre las dramaturgias del conflicto, Tomo II. Bogotá D.C.: Ministerio de Cultura, 2013.

Pabón, Consuelo, Proyecto Pentágono: Investigaciones sobre el arte contemporáneo en Colombia, Santafé de Bogotá: Ministerio de Cultura, 2000.

Pavis, Patrice, El análisis de los espectáculos. Barcelona: Editorial Paidós, 2011.

Pavis, Patrice, Diccionario del Teatro:dramaturgia, estética, semiología, Barcelona: Paidós, 1996.

Ramón del Valle-Inclán, Luces de bohemia:esperpento, Madrid: Espasa-Calpe, 1993.

Reyes, Carlos José, Teatro y violencia en dos siglos de la historia de Colombia, tomo 1 -3, Bogotá: Ministerio de Cultura de Colombia, 2014.

Ruiz, Borja, El arte del actor en el siglo xx: un recorrido teórico por las vanguardias, Bilbao: Artezblai, 2012.

Sánchez, José A., Dramaturgias de la imagen, Cuenca: Ediciones de la Universidad de Castilla-La-Mancha, 1999.

Steiner, George, Antígonas, Barcelona: Gedisa, 2013.

Álvaro Salvador Jofre, Rubén Darío y la moral estética, Granada: Universidad de Granada, 1986.

Zelinski, E. J., 101 cosas que ya sabes, pero siempre olvidas, Barcelona: Amat Editorial, 2010.

Haut de page

Documents annexes

Haut de page

Notes

1 Por dramaturgias aleatorias entendemos, tal como las hemos puesto en práctica en la investigación para esta tesis, que son cuadros dramatúrgicos que pueden funcionar en cualquier orden ya que solos, tienen un sentido completo, dan sentido y muestran perspectivas del país.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Claudia Yaneth Garcés Vergara, « Humo, pero no fuego. Dramaticulas al margen de la ley, al margen del amor…  »Amerika [En ligne], 21 | 2021, mis en ligne le 03 mars 2021, consulté le 13 avril 2021. URL : http://journals.openedition.org/amerika/13153 ; DOI : https://doi.org/10.4000/amerika.13153

Haut de page

Auteur

Claudia Yaneth Garcés Vergara

Profesora e integrante del grupo “La Paz es una Obra de Arte” de la facultad de Artes, en la Universidad de Antioquia. Medellín- Colombia. 2021. claudia.garces@udea.edu.co 

Haut de page

Droits d’auteur

© Tous droits réservés

Haut de page
  • Logo CELLAM - Centre d’études des langues et littératures anciennes et modernes
  • OpenEdition Journals
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search