Navigation – Plan du site

AccueilNuméros22Dossier thématique: Mémoires dans...Nexos notables entre Martinica y ...

Dossier thématique: Mémoires dans la Caraïbe et l’Amérique latine : entre tradition, modernité et post-modernité. 1920-2020 : un siècle de capitalisme

Nexos notables entre Martinica y Venezuela

Mariella Aíta

Résumés

Vínculos geográficos, históricos y culturales unen a Martinica con Venezuela. La presencia martiniqueña en Venezuela se remonta a la época colonial y se manifiesta en el carnaval de Güiria con la comparsa J´ouvert, en patuá, « abrió el día ». Participa gente de la población y pueblos vecinos. Inicia la comparsa con una ceremonia de ritual mágico y los participantes recorren las calles empujando las carrozas adornadas con el tema de las comparsas; bailan al ritmo del calipso y cantan en patuá. Hay comparsas y diversiones tradicionales. De los franceses, indios (de la India) e ingleses, se heredaron variedades de comidas transmitidas por las abuelas antillanas.

Haut de page

Entrées d’index

Haut de page

Texte intégral

1Los hombres y los países forman un conjunto solidario que tienen historia y cuentan con un paisaje natural. Muchas instituciones dan cuenta de ello. Por esto, no es de extrañar que los martiniqueños y su isla, así como los venezolanos y su país en tierra firme, guarden estrechos vínculos históricos, geográficos y culturales. Justamente, estos lazos son el objeto de este artículo.

2Efectivamente, múltiples aspectos geográficos, históricos y culturales expresan los variados nexos que hay entre la isla de La Martinica en el Mar de las Antillas o Mar Caribe, y Venezuela en tierra firme. Los nexos datan desde la entrada de ambos en la historia y la geografía, a partir de los viajes de descubrimiento a las Antillas del Almirante Cristóbal Colón. El Almirante llegó el 12 de octubre de 1492 al islote que los naturales llamaban Guananí y que él llamaría San Salvador. Después, seguirían los viajes de descubrimientos y conquista.

  • 1 . En el lenguaje de los aborígenes lugar de víboras y serpientes.

3Venezuela aparece en la historia y la geografía a partir del tercer viaje del Almirante en 1498 gracias a que, al partir de España, tomara un nuevo rumbo que lo llevara, primero, a las islas de Cabo Verde para, después, tomar rumbo al oeste. Arribó al Continente por la costa sur de una isla que llamó Trinidad. Prosiguió por el estrecho que hay entre esta isla y el delta del Orinoco que llamó Boca de Serpiente para salir por la que llamó Boca de Dragón debido a la corriente marina tumultuosa que surca ese estrecho entre la península de Paria y la isla de Trinidad. En el golfo que queda delimitado así, dio con un poblado que los aborígenes llamaban Güiria1; el remanso que forman las aguas, al norte de este sector, lo llamó Golfo Triste de Güiria. La exuberancia tropical de su paisaje y su relieve le hicieron pensar que estaba a las puertas del Paraíso Terrenal. Ya en mar abierto siguió por la costa norte de la península de Paria, y luego tomando rumbo hacia el norte arribó a las islas de Cubagua y Margarita (perla en latín), donde rescató perlas por su bisutería.

4Por su parte, Martinica (L’île aux fleurs), originalmente llamada Martinino, fue avistada por Cristóbal Colón en su cuarto viaje (1502-1504) ; por allí pasó la flota de cuatro navíos el 25 de julio, pero sólo iba en actitud de découverte. « […] Martinino, la première île que l’on rencontre en allant d’Espagne vers les Indes et dans laquelle il n´est aucun homme. » (Colomb, 1493-1504: 52). Su ocupación definitiva y su colonización por los franceses ha de esperar hasta 1635.

  • 2 . El nombre de Antillas es una contracción de la expresión latina « ante ila », con la que se desig (...)

5Geográficamente, la isla de Martinica está situada en el centro del archipiélago que forma el Arco antillano de las Pequeñas Antillas.2 Con solo observar la forma del archipiélago se comprende esta denominación: una curva natural armoniosa que las islas dibujan en línea de puntos desde Granada hasta Saint-Martín, las dos extremidades de este arco regular.

  • 3 . El nombre corresponde a la denominación de los aborígenes de la nación caribe; magníficos navegan (...)

6Este archipiélago se extiende desde el extremo oriental de Venezuela, al norte de la península de Paria y Araya, para acercarse a las Grandes Antillas : Puerto Rico, Cuba, Jamaica y Santo Domingo. En el archipiélago, Martinica está situada entre las islas llamadas Îles du Vent, en referencia a su posición con respecto a los frescos vientos alisios que se forman al sur de las islas de Cabo Verde antes de atravesar el Atlántico del este al oeste. Martinica tiene sus costas orientales bañadas por el océano Atlántico y las occidentales por el mar de las Antillas o mar Caribe – Mer des Caraïbes –3.

7Es importante destacar la historia geológica de la Martinica para explicar sus movimientos telúricos. Esta comenzó hace 24 millones de años (Oligoceno). La Martinica se encuentra en el arco volcánico de las Pequeñas Antillas que es el resultado de la subducción de la placa Atlántica bajo la placa tectónica Caribe. Esta placa tectónica se desplaza a razón de un centímetro por año en dirección noreste. Sobre esta placa, la isla se desarrolló por una sucesión de erupciones y de desplazamientos de la actividad volcánica del sur hacia el norte. La cima más elevada de la Martinica es la Montaña Pelée que culmina a 1397 metros. Se trata de un volcán de tipo peléen, llamado también volcán gris. La Montaña Pelée es en realidad un volcán.

  • 4 . Cf. www.montagne-pelee.com.

8En 1902, el 8 de mayo, se produce la erupción de este volcán que expulsa un río de lava y piedras incandescentes, destruyendo la ciudad de Saint-Pierre que era la capital de la Martinica, en ese entonces, y su puerto principal. Saint- Pierre, de 30.000 habitantes, era llamada el pequeño París. Según la tradición no hubo sino dos sobrevivientes, y la ciudad quedó tapada por la lava y las cenizas. La flota anclada en la bahía se hundió a causa de las rocas incandescentes que cayeron sobre ella4.

  • 5 . Huracán es el nombre que los aborígenes de las Antillas daban al dios de las tormentas tropicales (...)

9Aparte de las amenazas telúricas, las de origen eólico se han cernido siempre sobre la Martinica: tales como los ciclones o huracanes5. Este fenómeno eólico está formado por una masa de aire que en forma de torbellino y a grandes velocidades se precipita sobre las Antillas y termina en las costas de Norte América causando grandes daños físicos y pérdidas humanas. La temporada de ciclones se extiende entre junio y noviembre, pero el momento más crítico se sitúa entre agosto y septiembre. Estos ciclones se forman en el Océano Atlántico a nivel de la línea ecuatorial.

  • 6 . Cf. Sabine Andrivon-Milton. La Martinique en 200 questions-réponses, Paris: Ed. Orphie 2011, p. 7 (...)

10El ciclón más mortífero en la Martinica fue el del 11 de octubre de 1780, que habría dejado más de 9.000 muertos. En la noche del 16 al 17 de agosto del 2007, el huracán Dean arrasó con la Martinica. Estaba acompañado de vientos con ráfagas de hasta 200km/hora, localmente y con muy fuertes lluvias, ocasionando numerosos destrozos en toda la isla. Fue el huracán más violento después de Edith, en 1963, y David, en 1979.6

  • 7 . Idem, p. 80-81.

11Otro mal, pero de orden zoológico azota también a la Martinica : el de una especie de animal endémico: la serpiente Bothrops lanceolatus, « la trigonocéfala », de mordedura mortal. Esta serpiente llegó a sus costas desde la península de Paria. Para ayudar a su exterminio fue importada la mangosta: un pequeño mamífero carnívoro, gris o marrón con un hocico puntiagudo, una larga cola y cortas patas. Las mangostas viven entre siete y doce años en la naturaleza. Son originarias de la India y fueron introducidas a finales del siglo XIX con el objetivo de cazar las serpientes y ratas presentes en los campos de caña. Pero es también un predador para otras especies, principalmente, pájaros, aves, diversos mamíferos y ha causado la desaparición de numerosas especies. Suele domesticarse fácilmente. Antiguamente, algunas familias tenían una mangosta doméstica para deshacerse de los roedores.7

  • 8 . Cf. Id., p.13. La traducción es nuestra.

12Regresando a la perspectiva histórica, podemos resaltar lo siguiente. El nombre caribe de la Martinica es Joannacaira (l´île aux iguanes, la isla de las iguanas), pero para los Arawaks de las Grandes Antillas, la isla se llamaba Matinino (la isla sin padres o la isla de las mujeres), también llamada « Martinina », que tenía por significado isla de la flores. A partir de 1507, se puede leer Matinina en el planisferio de Johannes Ruysch. Otras diversas nominaciones se encuentran hasta llegar a 1635 cuando el capitán holandés Pieterzoon de Vries menciona la Martinicke y su compatriota Isaac Tirion señala la isla bajo el nombre de Martenique. Habrá que esperar el fin del siglo XVI y comienzos del XVII para ver el nombre de Martinique por parte de los cartógrafos franceses. Madinina aparecerá en la segunda mitad del siglo XVII en el relato del Padre du Tertre8.

13En tiempos de descubrimientos y conquista, la costa de la parte septentrional del Continente, frente a las Antillas menores y la isla de Trinidad fueron llamadas « Costa Firme ». Allí se sitúa Venezuela ; el nombre de Venezuela, « Pequeña Venecia », se lo dio el navegante y descubridor Alonso de Ojeda (1466-1516), quien vino al Continente acompañado por el piloto y cosmógrafo Juan de la Cosa y de Américo Vespucio. Navegando hacia el occidente de Tierra Firme, Ojeda descubre un gran golfo que denominó Coquivacoa. Penetrando en este golfo, dio con un poblado aborigen construido sobre palafitos que le recordó Venecia. De allí que lo bautizara Vene-zuela, esto es « Pequeña Venecia ». Nombre qué se hará extensivo a toda esta costa septentrional de Tierra Firme. En el mapa que hace Juan de la Cosa en 1500, aparece por primera vez el nombre de Venezuela.

  • 9 . https://ve.ambafrance.org/Presentation-et-historique.

14Venezuela, las Antillas, la Península de La Florida, el sur de Norteamérica, el Istmo de Centro América y toda la parte septentrional de América del Sur forman la Cuenca del Mar de las Antillas o Mar Caribe. Para demarcar en esta cuenca los límites marítimos entre Martinica – Departamento Francés de América – y Venezuela, se estableció una línea fronteriza delimitada desde 1980 entre ambos países.9 Tiene como referencia, al Norte las islas venezolanas de Las Aves y al Sur las costas de la Península de Paria en la costa oriental de Venezuela. Límite marítimo no sospechado por muchos.

15Como Martinica, Venezuela entra en la historia y geografía universales a partir de los descubrimientos hechos por Cristóbal Colón. En su cuarto viaje de 1498, toma un rumbo más hacia el sur oeste y recala en el Continente por el Delta del Orinoco. Remontando sus costas, se va a encontrar a su mano derecha la isla de Trinidad que forma allí con la costa delteana un estrecho paso, llamado por Cristóbal Colón, Boca de Serpiente.

16La salida tumultuosa de la corriente marina al Océano Atlántico le valió que la nombrara Boca de Dragón. Situada entre el estrecho que forman la península de Paria y la isla de Trinidad, Colón pasó por allí temeroso de zozobrar. Prosigue por el norte de la península y enrumba hacia las islas de Cubagua, Coche y Margarita donde rescata perlas con su pacotilla de cuentas de vidrio, anzuelos y bonetes.

17El espacio marítimo entre Trinidad y la Costa Firme da origen al golfo llamado Golfo de Paria. El remanso que aquí forman las aguas represadas por la costa sur de la península de Paria le valió el nombre de Golfo Triste. Tal fue el encantamiento de Cristóbal Colón con esta parte de la costa del Continente que consideró que allí estaba el Paraíso Terrenal.

  • 10 . Boa o también traga venado. Macaurel que en Martinica se presenta con la especie de la trigonocéf (...)

18Cuando los españoles iniciaron la conquista de este lado del Golfo de Paria llamaron al poblado aborigen Güiria del Golfo Triste. Este nombre de Güiria debe el nombre a la existencia en las márgenes del rio de abundantes culebras y víboras – boas, y mapanares10– que los aborígenes denominaban Güiria.

  • 11 . Cimarrón. Reciben este nombre los esclavos huidos y que vivían en cumbos en medio de las montañas (...)
  • 12 . Toussaint-Louverture, bajo engaño, es hecho prisionero por los franceses quienes lo llevan a Fran (...)

19Este poblado no tiene fundador alguno, él fue creciendo a partir de sus aborígenes pariagotos, de los esclavos libertos y cimarrones11 que buscaban refugio en sus tierras. Si esto fue así, las cosas cambiaron con la presencia en Güiria de emigrados españoles y franceses fugitivos de la isla de Trinidad cuando la ocuparon los británicos en 1797. A raíz de los movimientos revolucionarios y las revueltas de los esclavos de Haití que exterminan a la mayor parte de la población blanca, tomando el poder con Toussaint Louverture12 a la cabeza en 1804, numerosos colonos procedentes de Haití, Martinica y Guadalupe pidieron permiso al gobernador de la isla de Trinidad, española entonces, para establecerse en Güiria y sus costas, donde encontraron refugio y se dedicaron al cultivo del algodón, la caña de azúcar y el cacao, dándole un gran desarrollo e incrementando su comercio.

  • 13 . Creole designa a los descendientes de inmigrados nacidos en el Caribe., equivale al «criollo» en (...)

20A partir de la segunda mitad del siglo XIX, en 1852, al abigarrado conjunto de aborígenes, españoles, franceses y descendientes de esclavos africanos, se agregaron los indios, llevados desde la India a las islas de Guadalupe y Martinica en sustitución de la mano de obra esclava que había ganado su libertad. Todo esto origina una cultura « creole »13 que está de manifiesto actualmente en el modo de ser del güireño.

  • 14 . Tomamos el término patois o patuá, que es el utilizado en la bibliografía consultada.
  • 15 . Aguinaldo: villancico canto alusivo a la navidad con motivo de la natividad.
  • 16 . Cf. Rosa Bosch, « Carnaval y gastronomía en Güiria », Así somos. N° 5, año 4, Caracas : 2011, p. (...)

21En Güiria se quedaron para siempre los antillanos franceses provenientes de Trinidad y las siguientes migraciones de refugiados antillanos. Dejaron su lengua vernácula, el patois14, que aún hablan muchos abuelos y que además salpica el lenguaje coloquial del pueblo güireño en los nombres de las comidas, los pájaros, las plantas, los lugares, los apellidos, los refranes y expresiones diversas. Entre ellas está la del canto de aguinaldos15 en Navidad: « Si Aka Muèn Mò » (Nombre que se da al canto de aguinaldo).16 También son parte de esta herencia las formas y diseños de las construcciones de las casas que recuerdan las de Martinica.

22La fiesta más extraordinaria para el güireño es el carnaval y su participación es típica del Caribe Oriental que hacen de esa, algo espléndido lleno de entusiasmo. Personas de todas las edades participan en todas las actividades que involucran la preparación de las comparsas y, de igual manera, salen por las calles bailando al ritmo de calipsos durante los días que duran las fiestas.

23El sábado de carnaval se elige a la reina ; el domingo desfilan las bandas o comparsas de los niños escolares; a las doce de la noche de ese día es cuando realmente se inicia el carnaval con una comparsa multitudinaria denominada el J´ouvert (en patuá, abrió el día) en la cual participa gran parte de la población y personas de pueblos vecinos que vienen especialmente a ella. Los participantes se visten de brujos o con disfraces alegóricos a las brujas y danzan por las calles durante todo el resto de la noche hasta avanzado el otro día. Se inicia la comparsa con una ceremonia simbólica de un ritual mágico en el que se hace una fogata, se quema azufre, se elige a la reina del J´ouvert, generalmente es una persona mayor, que asiste a la comparsa y algunas personas patuáhablantes entonan canciones tradicionales en patuá con letras alusivas a la comparsa.

24El J´ouvert es una comparsa tradicional traída a Güiria por los antillanos franceses, quienes le concedían a sus esclavos veinticuatro horas de cierta libertad para salir a las calles a danzar con sus tambores y otros ritmos y entonaban sus canciones en patuá, las cuales contenían ciertos toques mágicos o de brujería, quizás con la velada intención de atemorizar a sus amos quienes les concedían esos momentos de libertad también para que sus esclavos drenaran un poco sus frustraciones.

25Luego de la abolición de la esclavitud permaneció la tradición del J´ouvert. Los miembros de la comparsa salían por las calles con tambores, cadenas pesadas, objetos, latas, tocando fuertemente las puertas de las casas para que las personas se levantaran, se asomaran a las puertas y se incorporaran al carnaval que se iniciaba.

26Otras comparsas tradicionales que se presentan con frecuencia son las matadó (madamas), los managuá (marineros) y las kalalús o mujeres que se visten de negro, se pintan con negro-humo y llevan una batea en la cabeza con los ingredientes con los que se prepara el plato del kalulú: hojas de dashiin (ocumo chino), ají dulce, coco, cebolla y ajoy piyi salé (pedacitos de cochino salado).

27Por las tardes, las comparsas o bandas salen bailando por las calles. No se acostumbra usar carrozas porque las personas no pueden danzar fácilmente en ellas. Solo desean bailar libremente por la calles mientras suena el ritmo del calipso, aunque sí llevan carruajes bellamente adornados y simbólicos relacionados con el tema de las comparsas, que son empujadas por personas de la comunidad a la cual pertenece la comparsa.

28El día martes se realiza la premiación de las mejores comparsas y diversiones. También se presentan comparsas y diversiones tradicionales del Oriente venezolano como la Burriquita, el Pájaro Guarandol y el Sebucán, las cuales contribuyen a darle animación a estas fiestas.

29De los franceses, al igual que de los indios e ingleses, se heredó una variedad de platos que caracterizan la cocina güireña, tanto salados como dulces y extraordinarias bebidas. Entre ellos podemos citar los siguientes: cuguyón, kalalú, saus, pelau, la sopa de vitant, el buyol, el acrá, el fricasé de cangrejo, de pollo o camarones, el talkarí, el puachic y el puangol con pity salé, el chocá de berenjena, el arroz con coco salado, entre tantos. La mayoría de estos platos se prepara con leche de coco y se acompañan con la bola de plátano o banán pilé. En su preparación se emplea un condimento muy gustoso que se cultiva en la región, la charlota o echalot y el famoso ají antillano.

30Son grandes consumidores de harina de trigo por la tradición de adquirir este producto a través de las islas del Caribe. Se prepara gran variedad de panes, desde los salados, como las infaltables domplinas y bekas, hasta los dulces como el gató, gató tan, pene pis, boflo, paté cocó, paté banan, ti paté, platos dulces como el dob de plátanos y el sefolet.

31Las bebidas espirituosas más famosas son el ponsiguet en ron, el sorel con ron, el yinyabié o cerveza de jengibre y refrescos como el té de sorel (flores de Jamaica), pero la bebida más emblemática de su identidad es el mabí. El mabí resulta de la cocción de las astillas de una planta homónima que abunda en el sur de Paria y en algunas islas del Caribe. Los indios pariagotos la usaban y conocían sus propiedades curativas y refrescantes. Los franceses que vinieron a Paria la conocieron y la hicieron más exquisita, agregándole al hervor hojas de buaden, canela, clavos de olor, nuez moscada y endulzándola con papelón. Hoy en día, la elaboración del mabí constituye una industria hogareña para muchas familias güireñas debido a su demanda.

  • 17 . Comparsa. Conjunto de personas que, en los días de carnaval, van vestidas con trajes llamativos y (...)
  • 18 . El calipso, como ritmo, tiene sus raíces en África. Fue traído por los esclavos, lo que explica q (...)
  • 19 . Palabra que expresa el modo sensual de bailar.

32Como hemos mencionado, la presencia de la cultura martiniqueña en Güiria se pone particularmente de manifiesto durante las fiestas de carnaval. Gran parte de la población y personas de pueblos vecinos participan en estas fiestas. Su actividad se centra en la preparación de las carrozas y en la formación de las comparsas17. La gente se hace presente en las calles a las que salen a bailar al ritmo del calipso18 (carieto, kariso), acompañados por instrumentos metálicos como rallos, cencerros, maracas cilíndricas, triángulos, campanas y pitos. Hay que distinguir el calipso venezolano del trinitario, ambos semejantes en el sentir pausado y cadencioso, pero en el venezolano se puede percibir un rucuñeo19 que no contiene el calipso trinitario ni antillano.

  • 20 . Cf. Carlos García, Así somos, op.cit., pp. 36-37.

33Melódicamente pueden ser la misma melodía, pero la diferencia reside en la polifonía que acompaña la melodía. Aunque sigan siendo ambos ritmos binarios, aunque ambos sigan teniendo síncopas y contratiempos, ambos sean armónicamente iguales, el calipso venezolano contiene un rucuñeo que no está presente en el antillano. Otra diferencia muy importante es la presencia en el calipso trinitario del steelband, elaborado a partir de las tapas de los toneles metálicos (steel pan) que sirven de recipiente al petróleo, los cuales abundaban en las bases militares instaladas en Trinidad durante la Segunda Guerra Mundial. Otros instrumentos musicales lo constituyen los tamboo bamboo, un ensamble de percusión elaborado con tallos de bambú de distintos tamaños.20

34El calipso presenta dos variantes estilísticas: el pan calipso o calipso de steelband, presente en la península de Paria y otras localidades del oriente Venezolano, y el calipso de El Callao. Los instrumentos tradicionales para ejecutar el calipso son: el cuatro, una batería de tambores que oscilan de seis a ocho, entre los que destaca el bumbac, tambor principal que marca el ritmo en la música del calipso. Pertenece a la familia de los membranófonos y es utilizado en El Callao desde el siglo XIX, cuando fue traído por los antillanos.

35Se ha dicho ya que Martinica se relaciona con Venezuela a través de múltiples actividades culturales. Unas de carácter lúdico, lo que se quiere resaltar por ser única en su género, se hace presente en la época de los carnavales de Güiria; estos carnavales tiene una particular importancia, que los hace únicos en Venezuela, es la influencia martiniqueña reflejada en estos carnavales. Efectivamente, el inicio de la fiesta de carnaval se realiza el día domingo con la comparsa J´ouvert, palabra francesa que significa «abrir el día»; se inicia a la media noche con fuegos artificiales y comparsas de brujas. La música que da ritmo a estas comparsas es acompañada de cantos en «patuá». Estas fiestas carnestolendas continúan hoy en día formando parte importante del folclore de la Península de Paria y Araya.

36La presencia martiniqueña en Venezuela no solo tiene esta vertiente lúdica, sino que está representada también en el campo de las letras y la filosofía. En el área cultural-literaria merece destacarse lo que podríamos considerar un nexo matriz intelectual entre Fort-de-France y Caracas con la creación de la revista Tropiques fundada en 1941 por Aimé Césaire, en colaboración con su esposa Suzanne Roussi, ambos profesores de liceo, y un grupo de sus amigos, entre los cuales se encontraban René Ménil, Aristide Maugée y Georges Gratiant.

37Desde la perspectiva política hay que tener en cuenta que Martinica, para entonces, era una colonia francesa que vivía el período de la ocupación política y militar de las fuerzas navales de Vichy. Por esto, Tropiques fue también un vehículo de expresión de la rebeldía que expresaban los sentimientos patrióticos martiniqueños de sus colaboradores y lectores. En una ocasión, en 1943, esta política llevó a su clausura temporal. Desde 1941 a 1945, Tropiques sostiene el aliento literario y el espíritu de resistencia al régimen petainista. La revista permite el establecimiento de nexos en 1941 con artistas e intelectuales que escapando de caer en poder de la Gestapo, la policía política alemana, parten para América haciendo escala en Martinica. Entre otros, André Breton y su mujer, Jacqueline Lamba, Wifredo Lam y su compañera Helena Holzer, Claude Lévi-Strauss, Anna Seghers, André Masson y Victor Serge.

  • 21 . Cf. «Entretien avec Aimé Césaire par Jacqueline Leiner», op.cit., p. VII.

38La revista Tropiques contribuyó a establecer lazos literarios y culturales con el mundo hispanófono y anglófono. En 1978, en ocasión de una edición completa de la revista Tropiques 1941-1945, Jacqueline Leiner, en una entrevista con Aimé Césaire, le pregunta sobre los lazos culturales de Martinica con los vecinos americanos y latinoamericanos. Le responde que no los había. Le explica que La Martinica era una pequeña isla desafortunada que vivía aislada del mundo. Como no tenían libros, estimaba que había muchas lagunas en Tropiques. 21

39El N° 3 de Tropiques, de octubre de 1941, en su sección «Revue des Revues» p. 52, con el encabezamiento 1.- Lettre vénézuélienne, Letras Venezolanas, comienza con una recensión de un texto de René L. F. Durand. Se trata de un comentario a un folleto innominado, de René Durand del que se destaca el mérito de plantear una cuestión importante: « ¿Debemos o no establecer relaciones culturales frecuentes con nuestros vecinos americanos y españoles? ». Cuando habla de españoles, se trata de los países hispanohablantes del Caribe. Aparecen algunas reflexiones al respecto de establecer esas relaciones :

Urgencia tanto más real por cuanto sus problemas son a menudo los mismos que los nuestros.

A la misma dificultad encontrada, las mismas soluciones propuestas.

Países coloniales o semicoloniales, países que se buscan. (Tropiques, 1941: 52)

40El número 2 – Le mouvement poétique au Vénézuéla, El movimiento poético en Venezuela – es un resumen de un artículo de José-Ratto-Ciarlo sobre la posición expresada por poetas venezolanos, en la revista Viernes de agosto-septiembre 1940.

  • 22 . Cf., Aura Boadas, « Aimé Césaire: unidad en la diversidad », Obra escogida Cuaderno de un retorno (...)

41En Venezuela, aparecen referencias a la obra de Aimé Césaire en la Revista Nacional de Cultura (1956), Sardío y el Papel Literario de El Nacional. En los años 70 se publican algunas traducciones: «Poesía y negritud: violencia y búsqueda de una identidad», de Juan Daniel Rohard en la revista Zona Tórrida (Valencia, Venezuela, 1975). Y el ensayo: «La poesía de las islas de Guadalupe y Martinica», de Henri Corbin y Roland Suvelor en la Revista Nacional de Cultura (Caracas, 1978).22

42En el campo de la filosofía, cabe señalar el vínculo que se establece entre el filósofo venezolano Eduardo Vásquez Germain, cultor de la filosofía hegeliana y la lógica dialéctica. Desciende de un venezolano que hacía la travesía en su goleta cargando vituallas y otras mercancías, casado con una dama martiniqueña, de ahí sus apellidos.

43Traído muy joven a Venezuela por su padre, Eduardo Vásquez Germain se desempeña en diversos oficios mientras simultáneamente hace su escolaridad, aprueba el bachillerato y luego en la Universidad Central de Venezuela se gradúa de Licenciado en Filosofía y más tarde hace su doctorado. Su tesis doctoral será sobre la Filosofía del Derecho de Hegel, de la cual hace una traducción al castellano que ha sido considerada por la crítica como la mejor traducción al castellano que se conoce.

44A partir de su formación académica, el Dr. Eduardo Vásquez escribe artículos en revistas y periódicos, publica numerosas obras y se dedica a la enseñanza. De ahí que su nombre estuviera precedido más al título de profesor que al de doctor. Efectivamente, lo fue en la Universidad Central de Venezuela y en la Universidad Simón Bolívar, así como conferencista en la Universidad de los Andes, situada en la ciudad de Mérida. La obra literaria y filosófica del Profesor Vásquez es una de las más amplias que tiene la bibliografía venezolana en el campo de la filosofía y la ética. Deja muchos discípulos, algunos de los cuales han seguido la divulgación de la filosofía hegeliana y la lógica dialéctica, apoyados en la obra del Profesor Vásquez.

45De este modo, se ha llevado a cabo una expresión de la relación de Martinica y Venezuela en los planos geográfico, histórico y cultural. No pareciera que hay un mejor ejemplo de ello en ninguna otra relación insular y continental. Estos vínculos, por su riqueza y su importancia auguran continuidad en las próximas generaciones de intelectuales.

Haut de page

Bibliographie

Andrivon-Milton, Sabine, La Martinique en 200 questions-réponses, Paris : Éditions Orphie, 2011.

Boadas, Aura, « Aimé Césaire: unidad en la diversidad », Obra escogida. Cuaderno de un retorno al país natal, Las Armas Milagrosas y Los Perros callaban, Caracas : Biblioteca Ayacucho, 2016, IX-XXIX.

Bosch, Rosa, «Carnaval y gastronomía en Güiria», Así somos, n°5, Caracas : Ministerio del Poder Popular para la Cultura, 2011, 58-59.

Colomb, Christophe, La découverte de l´Amérique. II. Relations de voyages. 1493-1504, Paris : Éditions La Découverte, 1991, 52-53.

Corzani, Jacques, « Antilles-Guyane », Littératures francophones. II Les Amériques. Haïti, Antilles-Guyane, Québec, Paris : Éditions Belin, 1998.

Ferreira, Jo-Anne, « Patuá in Paria : The Status of French Creole in Venezuela », Dominica : 16th Biennial Conference of the Society for Caribbean Linguistics, 2006, 4-21.

Fortuné, Félix-Hilaire, Antilles françaises: De la Nature et des Hommes, Paris : L’Harmattan, 2002.

García, Carlos, « El Calipso tradición musical de El Callao », Así somos, n°5, Caracas : Ministerio del Poder Popular para la Cultura, 2011, 35-39.

Mosonyi, Esteban, « A propósito de una tesis doctoral sobre el “patuá de Güiria” », NuestrAmérica, Vol. 6, n° 11, Concepción : 2018, 28-37.

Tropiques 1941-1945, Paris : Éditions Jean-Michel Place, 1978.

Haut de page

Notes

1 . En el lenguaje de los aborígenes lugar de víboras y serpientes.

2 . El nombre de Antillas es una contracción de la expresión latina « ante ila », con la que se designaba una isla fabulosa en la antigua cartografía medieval que se supone presidía la llegada a Catai. (Chima y Japón)

3 . El nombre corresponde a la denominación de los aborígenes de la nación caribe; magníficos navegantes que se trasportaban en grandes canoas hechas de un solo tronco, venidos a las islas antillanas desde las costas orientales de Venezuela y Guayana.

4 . Cf. www.montagne-pelee.com.

5 . Huracán es el nombre que los aborígenes de las Antillas daban al dios de las tormentas tropicales que azotaban las islas, destruyendo a su paso.

6 . Cf. Sabine Andrivon-Milton. La Martinique en 200 questions-réponses, Paris: Ed. Orphie 2011, p. 74.

7 . Idem, p. 80-81.

8 . Cf. Id., p.13. La traducción es nuestra.

9 . https://ve.ambafrance.org/Presentation-et-historique.

10 . Boa o también traga venado. Macaurel que en Martinica se presenta con la especie de la trigonocéfala – Bothrops lanceolatus –, como ya mencionamos anteriormente.

11 . Cimarrón. Reciben este nombre los esclavos huidos y que vivían en cumbos en medio de las montañas de las serranías contiguas.

12 . Toussaint-Louverture, bajo engaño, es hecho prisionero por los franceses quienes lo llevan a Francia y es confinado en el Fuerte de Joux, en Franche-Comté.

13 . Creole designa a los descendientes de inmigrados nacidos en el Caribe., equivale al «criollo» en la zona hispanoparlante.

14 . Tomamos el término patois o patuá, que es el utilizado en la bibliografía consultada.

15 . Aguinaldo: villancico canto alusivo a la navidad con motivo de la natividad.

16 . Cf. Rosa Bosch, « Carnaval y gastronomía en Güiria », Así somos. N° 5, año 4, Caracas : 2011, p. 60.

17 . Comparsa. Conjunto de personas que, en los días de carnaval, van vestidas con trajes llamativos y bailan y cantan juntas.

18 . El calipso, como ritmo, tiene sus raíces en África. Fue traído por los esclavos, lo que explica que cantos y bailes se hicieran en ewe, ashanti, fon, ibos; pertenecientes a grupos étnicos de la costa occidental de África que llegaron al Caribe a través de las islas Granada, Trinidad, Barbados, Martinica y Guadalupe, St. Nevis, Santa Lucía y San Vicente.

19 . Palabra que expresa el modo sensual de bailar.

20 . Cf. Carlos García, Así somos, op.cit., pp. 36-37.

21 . Cf. «Entretien avec Aimé Césaire par Jacqueline Leiner», op.cit., p. VII.

22 . Cf., Aura Boadas, « Aimé Césaire: unidad en la diversidad », Obra escogida Cuaderno de un retorno al país natal, Las Armas Milagrosas y Los Perros callaban, Caracas: Biblioteca Ayacucho, 2016, p. XI.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Mariella Aíta, « Nexos notables entre Martinica y Venezuela »Amerika [En ligne], 22 | 2021, mis en ligne le 14 juillet 2021, consulté le 25 janvier 2022. URL : http://journals.openedition.org/amerika/14019 ; DOI : https://doi.org/10.4000/amerika.14019

Haut de page

Auteur

Mariella Aíta

Universidad Simón Bolívar  /mariellaita@gmail.com

Haut de page

Droits d’auteur

© Tous droits réservés

Haut de page
  • Logo CELLAM - Centre d’études des langues et littératures anciennes et modernes
  • Latindex - Sistema Regional de Información en Línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
  • OpenEdition Journals
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search