Navigation – Plan du site

AccueilNuméros24Opinions/VariaEl primer almirante argentino a 2...

Opinions/Varia

El primer almirante argentino a 245 años de su nacimiento y 165 años de su fallecimiento

Guillermo José Sobral

Texte intégral

1Guillermo Brown había nacido en Oxford, un pueblito de Irlanda, el 22 de junio de 1777.

2Su tío, el cura (el padre Brown) le dijo que por haber nacido en 1777, era algo especial ; y le contó : dios creó al mundo en 7 días, 7 fueron los principios de Noé y 7 años trabajó Jacob por Lea y 7 más por Raquel. José interpreta un sueño del faraón sobre 7 vacas gordas y 7 flacas. El jubileo es la culminación de 7 veces 7 años.

3Ya en esa época en Irlanda la persecución religiosa era tremenda, los católicos eran perseguidos y quemaban sus casas con ellos adentro.

4Guillermo desde muy niño ayudaba a su padre en el taller y de vez en cuando se acercaba al río para ver las embarcaciones, las contemplaba con mucho interés como adivinando su destino.

5A los siete años se subió por primera vez a un bote, puso su vela al viento y navegó por el peligroso río Moy, hasta que su padre lo descubrió, y no conforme con el castigo le pidió al cura Brown que le diera una buena lección. El cura simulando el enojo le pidió que se arrepintiera, terminó enseñándole a remar y a usar las velas.

6La discriminación católica crecía día a día y su padre decide irse a Estados Unidos, como otros lo habían hecho. Y partió con Guillermo, no sin antes decirle que primero irían ellos y luego su madre y sus hermanos.

7Es de imaginarse la tristeza de Guillermo, pero también la alegría de navegar.

8Luego de pasar hermosos días y temerosas noches de tormentas donde el barco luchaba con gigantescas olas, por fin llegaron a Filadelfia.

9No encontraron a nadie, nadie los esperaba, su amigo no apareció, averiguaron entre otros irlandeses y se enteraron de que había muerto de fiebre amarilla. Con su padre enfermo y sin dinero ni trabajo Guillermo pedía comida en las casas y en las calles, hasta que una tarde llegó al cuarto con su poca comida y encontró a su padre muerto. Para ese entonces Guillermo tenía diez años. Abrazó a su padre y comenzó a llorar sin consuelo alguno. Quedó totalmente desamparado.

10Durmió en establos y se paseaba por las calles obscuras y tristes, hizo que enterraran a su padre con cristiana sepultura.

11Caminando por el muelle y observando las embarcaciones. Le gritan desde un barco ; ¡muchacho ! Guillermo siguió caminando sin mirar pues pensó que no era para él, era más grande el hambre y la incertidumbre. Lo llamaron con la bocina y giro su vista, y era a él a quien llamaban, era el capitán, le dieron de comer y le preguntaron si quería incorporase a la tripulación.

12Ahí comenzó su carrera naval.

13Diez años recorriendo las Antillas y el Atlántico. Aprendió a defenderse de tifones y piratas y todo lo relacionado a las embarcaciones. Soportó hambre, sed, fue apresado varias veces y escapó otras.

14Se casó en 1809 y partieron hacia el sur. A fines del mismo año llegan a Montevideo, se dedica a la marina mercante. Llegan a Buenos Aires en abril de 1810, caminando por la ciudad escucha un discurso de Mariano Moreno, prestando mucha atención a sus fuertes palabras, también conoce a Juan José Paso y a Juan Larrea, por ese entonces Ministro de Guerra. Comienza su vocación por las batallas.

15Posadas lo nombra jefe de la escuadra, Guillermo ya tiene 37 años.

16A bordo de la fragata Hércules gana muchas batallas y por ser hombre de guerra nunca dejó de lado su honradez y su honor de buen marino.

“El usar represalias demostraría debilidad y el perdonar sería generosidad. La crueldad se vigoriza con actos de la misma naturaleza, a gente así hay que enseñarle mediante el buen ejemplo y no con represalias”, escribe en su informe el 19-05-1814.

17Estuvo preso 10 meses por desobedecer órdenes, aunque fueran por defender a la Patria y a favor de la misma. Luego diría a su confesor (el padre Fahy) “este es un gran país, pero ¡qué lástima !, hay demasiados bellacos”.

18No es el único patriota mortificado : pocos meses antes San Martín le escribía a Tomás Guido : “en fin, amigo mío, todo es menos malo que el que los maturrangos nos manden”

19No participó de la lucha interna entre Lavalle y Dorrego, pero si pidió que lo dejaran libre a este último. A Juan Manuel de Rosas le pidió que detenga la lucha entre hermanos.

20A San Martín no lo conoció, pero éste dijo de Guillermo : “Yo no tengo el honor de conocerlo, pero como hijo del país, me merecerá siempre un eterno reconocimiento por los servicios tan señalados que ha prestado”.

21Peleó contra Garibaldi quien luego le saludara personalmente y felicitara por sus batallas ganadas.

22El 31 de diciembre muere su hijo Eduardo, héroe de la Batalla de la Vuelta de Obligado, lugar donde se defendió nuestra Soberanía el 20 de noviembre de 1845. Eduardo era como su padre, un luchador incansable en cuestiones de defender a la Patria. Y esta muerte de su hijo es el impacto más grande de su vida y decae para siempre. Postrado en su lecho es visitado por su adversario en la guerra contra el Brasil. Y al manifestarle aquél cuán ingratas son las repúblicas con sus buenos servidores, el almirante le contestó. “Señor Grenfell, no me pesa haber sido útil a la patria de mis hijos ; considero superfluos los honores y las riquezas cuando bastan seis pies de tierra para descansar de tantas fatigas y dolores”.

23Hasta que 3 meses después muere, en la quinta de Barracas el 3 de marzo de 1857. La casa donde siempre vivió con su familia es hoy una parte museo y la otra la Casa Amarilla del Club Boca Juniors. Se dice que sus últimas palabras fueron : “Con el Principal abordo, ya puedo cambiar de puerto”

24Es velado y luego llevado al cementerio de la Recoleta.

25Sus compañeros de batalla, de armas y amigos : Hipólito Bouchard, el Dr. Ánfora cirujano de la escuadra, el oficial colombiano Venegas, Robert Ramsay, Leonardo Rosales, Guillermo Finney, Francisco Drumond (prometido de su hija Elisa, que iba a morir en batalla), Miguel de Azcuénaga, Juan Ramón Balcarce, Mansilla, el genovés Luis Cavaza, José Murature y Francisco Seguí, y todos esos paisanos que solo sabían de campo y de caballos, pero lucharon y dejaron sus vidas desde un barco, todos como él mismo, olvidados y no reconocidos como hombres de nuestra Patria y propulsores de la libertad latinoamericana.

26El General Mitre dijo : “Brown en la vida, de pie sobre la popa de su bajel, valía para nosotros por toda una flota”

27Sin testamento ni fortuna, solo la quinta de Barracas y 6 leguas que le donó el gobierno de Buenos Aires. A casi un año de su muerte su esposa Elizabeth vende las 6 leguas para pagar deudas de honor, también se desprende de su catalejo, los lentes y el rapecero de carey. No le alcanza y vende una parte de la histórica quinta que después de años loteada y demolida sin que a nadie le interese quien vivió allí y quien murió, pero si deben saber, y bien que este bravo marino irlandés llamado Guillermo Brown luchó por la causa americana sin ser americano.

28Y así se dirigía en su proclama :

29¡Marinos y soldados de la república !

30¿Veis esa gran montaña latente ? son 31 buques enemigos. Pero no creáis que vuestro General abriga el menor recelo, pues no duda de vuestro valor y espera que imitaréis a la 25 de mayo que será echada a pique antes que rendida.

Camaradas :

¡Confianza en la victoria

Disciplina y tres vivas a la patria !

31Guillermo Brown

32Pozos, frente del enemigo ; 11 de junio de 1826

33Recopilación de datos

34Guillermo José Sobral

35San Antonio de Areco, junio de 2022

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Guillermo José Sobral, « El primer almirante argentino a 245 años de su nacimiento y 165 años de su fallecimiento »Amerika [En ligne], 24 | 2022, mis en ligne le 19 juillet 2022, consulté le 10 août 2022. URL : http://journals.openedition.org/amerika/16282 ; DOI : https://doi.org/10.4000/amerika.16282

Haut de page

Auteur

Guillermo José Sobral

billysobral@hotmail.com (historiador)x

Haut de page

Droits d’auteur

Tous droits réservés

Haut de page
  • Logo CELLAM - Centre d’études des langues et littératures anciennes et modernes
  • Latindex - Sistema Regional de Información en Línea para Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal
  • OpenEdition Journals
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search