Navigation – Plan du site

AccueilNuméros25Dossier: Le monde du sport dans l...Una lección de vida: los disparos...

Dossier: Le monde du sport dans les Amériques et ses représentations politiques, culturelles et sociales

Una lección de vida: los disparos pueden venir de cualquier parte

Néstor Ponce

Résumés

Este artículo se propone estudiar las relaciones entre el deporte y la naturaleza humana. Realiza un breve resumen histórico de la importancia del deporte en la historia de la humanidad, para analizar luego sus alcances en la sociedad moderna.

Haut de page

Entrées d’index

Keywords:

Sports, societies, history

Palabras claves:

Deporte, sociedades, historia
Haut de page

Texte intégral

1 “Los disparos pueden venir de cualquier parte”. La frase pertenece a Albert Camus, premio Nóbel de Literatura, pero sobre todo arquero (o portero) del Racing Universitario de Alger. Para él, el fútbol -el deporte en general, podemos agregar sin traicionarlo-, es una lección de vida, porque aúna las alegrías y las tristezas, las victorias y las derrotas, porque sublima al protagonista en las situaciones límites y conflictivas, teje amistades que duran toda la vida, se asemeja a una catarsis y hasta consigue -probablemente a su pesar- que se lo compare con los rituales iniciáticos.

2 Por esta rara transmutación, el protagonista no es el único actor de un acontecimiento deportivo puntual. Al contrario, por más que se trate de un deporte individual, el héroe comparte su aventura con la colectividad, con la hinchada y con los admiradores, que se identifican con él y viven la aventura como si se tratara de una experiencia propia que moviliza el pasado, la infancia y la juventud -un acto de memoria-, aventura acompañada de proezas repetidas, en nuestra época, por la radio y la televisión. Esta aventura se vivía cotidianamente en la esquina de la casa o en el campo de deportes cercano. El humorista y escritor rosarino Roberto Fontanarrosa -hincha fiel de Rosario Central- dijo una vez que si se hiciera una película de su vida, hubiera elegido como música de fondo las transmisiones de los partidos de fútbol. El narrador y periodista Eduardo Galeano tuvo por su parte la pudorosa idea de probar, ante el horror de los científicos, que los niños uruguayos, al nacer, no berrean, sino que gritan “¡Gol!”.

3 En el fondo, el juego está en la naturaleza humana. Correr, saltar, luchar, medirse, compararse, desafiarse, significa tanto una experiencia infantil como la vida cotidiana de los hombres prehistóricos, o, como cuenta Homero, el combate de Ulises para llegar a nada hasta la isla de Corfú o lanzar el disco más lejos que los otros concurrentes.

4 Criticada muchas veces, dañina y sensacionalista otras tantas, pero socia y cómplice de emociones, la prensa nos ha hecho revivir el hecho deportivo como experiencia única de la colectividad. De hecho, el deporte es un acontecimiento social y político, fue utilizado como mercancía de supremacía social (Hitler y las Olimpiadas de 1936), como material de propaganda para ocultar los horrores de la represión (la Junta Militar argentina y el Mundial de 1978), pero también ha servido, innegablemente, como vínculo entre naciones y colectividades, de manera discreta y eficaz. Como la iniciativa de Valerino Piccione, de la Gazetta dello Sport (fundada en Milán en 1896), quien conmovido por la historia del maratonista argentino Miguel Sánchez, secuestrado y desaparecido por la dictadura militar el 8 de enero de 1978, organiza desde el año 2000, el mismo día de enero, “La Corsa di Miguel”, en la que participan miles de atletas italianos.

5 El deporte nos une y nos separa. Nos convida a la comunión de la pasión común y nos separa en el sano esfuerzo de la competencia. Responde a la natural tendencia humana por la reunión y la identificación, y también por la concurrencia que crea héroes y funda la identidad. Une a los napolitanos que inventan un nuevo santo patrono, San Genarmando (Genaro + Diego Armando Maradona), a los brasileros que coronan O Rei Pelé, a los hinchas de fútbol, básquet, handball, rugby, a las delegaciones de los países en el desfile de apertura de los Juegos Olímpicos, a los deportistas que lloran al oír el himno de su tierra natal. Nos separa en los “clásicos” que oponen al Real Madrid con el Barça, a Universidad de Chile con Colo-Colo, a los beisbolistas de Tijuana contra los de Mexicali o los de Industriales de La Habana con Santiago de Cuba, o que enfrentaba allá por 1900 a los futbolistas peruanos del Lima Cricket a los de la Unión Cricket. La separación se reproduce incluso en forma de pirámide, dado que, en el interior del grupo social de aficionados al mismo equipo, se crean cofradías, “barras” o “peñas” que compiten entre sí en la carrera de la pasión. Las “peñas”, como las del Barcelona, existen por ejemplo en el mundo entero, y no es raro ver en los estadios banderas que marcan la afiliación barrial de un grupo de hinchas.

6 El deporte produce signos que se hacen lenguaje y código de secta, sale entonces del ámbito del estadio e invade la vida familiar, las amistades, el mundo del trabajo, genera el reencuentro alrededor de un ciclista, un corredor de cien metros llanos, un boxeador o una escudería de Fórmula Uno, y termina por construir un panteón laico propicio a los coleccionistas de autógrafos o de equipos.

7 El peligro es evidente: el fanatismo ciego deriva en alienación fundamentalista y puede provocar excesos. Pero esto no patrimonio exclusivo de las “barras bravas” o “hooligans” de nuestro tiempo. En Francia, en el siglo XI, las autoridades tuvieron que dictar leyes represivas para calmar las pasiones exacerbadas que despertaba el “Juego de palma”, antecedente del tenis. Viajeros ingleses testimonian del ambiente guerrero que reinaba en las competencias dominicales que oponían en juegos de fuerza y destreza a los pueblos bretones, antes de que el fútbol degenerara en el propio Reino Unido -creador de este deporte- en enfrentamientos de violencia inusitada.

8 Sin embargo, el notorio riesgo del fanatismo se atenúa en el distanciamiento carnavalesco -con perdón de Bajtín- de la afición: el ritual religioso, solemne, deviene comicidad deportiva y lo dramático se hace parodia, aunque el efecto catártico sea el mismo, comparable al de los griegos y el teatro o al de los japoneses y las cámaras fotográficas.

9El deporte además implica la economía y el comercio, genera pingües ganancias y precipita quiebras. Los griegos, que de esto entienden un poco desde antes del 776 a. de JC -cuando se celebró la primera olimpiada, criticaban los perjuicios a la esencia del deporta causados por los mercenarios profesionales (o deportistas a sueldo). Los sofistas y Eurípides habían hecho sonar la señal de alarma y Galeno llegó a decir que la práctica excesiva del deporte puede afectar la inteligencia. En la Edad Media, los cristianos valorizaron el espíritu caballeresco de la práctica física. Ya desde entonces aparecieron las diferencias sociales en materia de elección de actividad deportiva. Para los nobles, iban la espada y la lanza; para la plebe, el arco y la flecha. Con el auge de las sociedades industriales, el deporte en su versión moderna se globalizó. Los ingleses, que tomaron el término sport del francés desport, utilizado por vez primera por Guillermo de Poitiers en el siglo XIII, difundieron a partir del “club”, reproducido por las élites o las escuelas británicas una concepción que influenció al mundo iberoamericano (en América hispánica, la influencia española sólo se limita a la presencia de los juegos de pelota vasca).

10En Inglaterra, desde mediados del siglo XIX, el fútbol y el boxeo comenzaron a profesionalizarse, a ser el objeto de fuertes apuestas en el seno de las clases populares, mientras que los deportes más “nobles”, como el rugby, remo, tenis o atletismo correspondían a los diletantes; en particular los universitarios.

11En las últimas décadas del mismo siglo, el deporte empezó a desarrollarse de manera espectacular en Estados Unidos, especialmente el atletismo. En 1895, este progreso se cristalizó con la aplastante victoria, en Londres, del New York Athletic Club sobre los estudiantes universitarios británicos.

12El auge norteamericano permitió asimismo la exportación de sus propias prácticas deportivas, aunque con éxito variado. El béisbol, inventado en Nueva York hacia 1840, encontró una buena recepción en el fronterizo México y, sobre todo, en el área caribeña. Cuba lo llevó de rebote a la península de Yucatán, y si hoy en día numerosos futbolistas latinoamericanos se desempeñan en Europa, también son muchos los latinos -con los dominicanos en primera fila- que integran la Liga de Béisbol norteamericana o los caribeños que juegan al cricket en Inglaterra. Otros deportes importados exitosamente por Estados Unidos son el básquet y el vóley (particularmente en Cuba, Perú y Argentina). Creados como deportes de invierno en el Colegio de Springfield (Massachusetts), fueron ampliamente difundidos por los jóvenes cristianos. En cambio, todos los intentos por implantar el fútbol americano se vieron coronados por el fracaso.

13Años atrás, los ricos inmigrantes británicos en Hispanoamérica se encargaron de fundar sociedades en las que se practicaban el tenis, el cricket o las regatas, mientras que los obreros y técnicos ingleses de las mismas compañías introducían el fútbol o el boxeo. El filántropo y político chileno José A. Alfonso notaba que los juegos británicos estaban admirablemente dispuestos para que, mediante ellos, surjan lozanas en los jóvenes no solamente condiciones de virilidad física, sino también cualidades morales inapreciables.

  • 1 Literalmente, «mente sana en cuerpo sano».

14Sin embargo, esta voz positivista no fue unánime y el mens sana in corpore sano1 o la prédica del creador de los JJ. OO., Barón Pierre de Coubertin, no tuvieron adeptos mayoritarios. Las diferencias elitistas en el medio deportivo perduran incluso hoy día e influenciaron naturalmente el punto de vista de los intelectuales surgidos, en su gran mayoría, de las clases dominantes. Los sociólogos y los literatos le prestaron, hasta hace poco, escaso interés al deporte, principalmente por ver en él las manifestaciones más primarias del ser humano. La “sanción” de la Academia tenía valor de ley y el bien estaba del lado de la esgrima o el remo y el mal con la redonda y los puños.

15En esto, la derecha y la izquierda, curiosamente, han coincidido. Si para la primera lo popular se asemeja al jolgorio de una tribu de chimpancés, para la segunda, la misa y la pelota eran el opio del pueblo. Los anarquistas argentinos de La Protesta denunciaban la “perniciosa idiotización a través del pateo reiterado de un objeto redondo”. Afortunadamente, otros cambiaron de opinión, a la imagen de los anarquistas de Buenos Aires que fundaron el club “Mártires de Chicago”, que luego cambió el nombre por el “Argentinos Juniors”, en cuyo equipo debutó Diego Armando Maradona. Más cerca nuestro, el director técnico de la selección argentina de fútbol, César Luis Menotti, hablaba de un fútbol conservador, defensivo, de derecha, otro de izquierda, libre y ofensivo.

16El deporte y las letras, durante muchos años, no hicieron buenas migas. Los encontramos en poemas de Rafael Alberti, Gabriel Celaya, Miguel Hernández, Efraín Huerta, en relatos de Miguel Delibes, Juan Carlos Onetti, Osvaldo Soriano y algunos otros. Pero se trataba de manifestaciones parciales.

17Ahora las cosas están cambiando. Los sociólogos van construyendo poco a poco un terreno de reflexión y los escritores -hombres y mujeres, aunque la presencia de ellas como protagonistas o autoras sea aún inferior a la consideración que merecerían- se interesan por el lenguaje deportivo y por la capacidad del deporte de sintetizar la experiencia humana. Paul Morand decía que una carrera de campeón es una vida más corta en el interior de una existencia normal, una vida más conmovedora, mejor condensada y que, ella sola, durará en el tiempo, porque es verdadera. Tal vez de allí provenga una cierta predilección literaria por los perdedores, por los deportistas sufridos, por los arqueros de fútbol y los aficionados torturados por el fracaso de sus colores. Por los mitos y símbolos, por la generación de lealtades sociales, por eso de que, como dice la canción mexicana, entre otras heredamos el cuadro de fútbol; o como comentaba Manuel Vázquez Montalbán, uno puede cambiar de cónyuge, de casa o de partido político, pero nunca -nunca- cambia de equipo de fútbol.

18

19Las fuentes de un prólogo son variadas y responden, en este caso, a las deportivas reglas de la complicidad. Este texto es deudor de conversaciones con mi compatriota, gran escritor y periodista, y sobre todo amigo, Osvaldo Soriano, con el periodista tunecino Faouzi Mabjoub (que me ayudó a publicar artículos deportivos y culturales en Afrique – Asie y en Africa-Asia), con el escritor y académico mexicano Alberto Vital, con el también colega de la UNAM Héctor Fernando Vizcarra, con el rugbier Sergio Parise (padre) del Club Universitario de La Plata, con el universitario y peñarolense Raúl Caplán, como el académico José Luis de Diego -a pesar de nuestras diferencias en lo que hace a las opciones futbolísticas-, con el luchador de catch francés Jean-Marie Lassus, y con vecinos y anónimos espectadores de partidos de rugby, fútbol y básquet en lugares tan dispares como México, Uruguay, Argentina, Brasil, Francia, España, Portugal, Irlanda, Escocia o Inglaterra. De lecturas tan dispersas y variadas como el boletín de la “Société des Études Camusiens”, Los once de la tribu, de Juan Villoro, libros de Jorge xValdano, Peter Handke, Mempo Giardinelli, el sacerdote Robert Devezies (poeta del rugby), Eduardo Galeano, Javier Marías, Osvaldo Bayer o Edlberto Coutinho. También lecturas casi cotidianas de la prensa deportiva (EF-depprtes.com, El Gráfico, Marca, L’Équipe, Rugbyrama, Midi-Olympique), de escuchas de transmisiones radiales de José María Muñoz o de Hugo César Morales, de partidos de rugby inolvidables en Argentina, Francia, Italia, Irlanda, prolongados en terceros tiempos fecundos como conversaciones de café. E incluso de transmisiones televisivas (boxeo, disciplinas olímpicas, rugby seven y XV, fútbol…) tan impactantes como el alunizaje de Apolo XI.

Haut de page

Notes

1 Literalmente, «mente sana en cuerpo sano».

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Néstor Ponce, « Una lección de vida: los disparos pueden venir de cualquier parte »Amerika [En ligne], 25 | 2023, mis en ligne le 07 mars 2023, consulté le 14 juin 2024. URL : http://journals.openedition.org/amerika/16995 ; DOI : https://doi.org/10.4000/amerika.16995

Haut de page

Droits d’auteur

CC-BY-SA-4.0

Le texte seul est utilisable sous licence CC BY-SA 4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search