Navigation – Plan du site

AccueilNuméros27Dossier : Voyageurs réels et imag...Hacia una historia de las relacio...

Dossier : Voyageurs réels et imaginaires latino-américains dans le monde arabe (XIX-XXe siècles)

Hacia una historia de las relaciones intelectuales y políticas entre Argelia y Argentina, ¿sólo “orientalismo periférico”?

Alvar De la Llosa

Résumés

We show how Hispanic culture was imbued with a privileged relationship with that of the Muslim world. We try to understand the need for the Orient and how Latin American travelers, dependent on their European readings, proposed an outlook that was not very innovative until the political relations of the 1950s. The case of Sarmiento is emblematic of the search for a model of political-military action transferable to Argentina.

Haut de page

Texte intégral

1*

  • 1 Edición "Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes; Buenos Aires, Biblioteca Quiroga”, 2010, reproduce (...)

veinte mil españoles se han establecido en Oran o Arjel, a punto de parecer la Arjelia más que de Francia, colonia de España.1

  • 2 Ernesto Sábato, Sobre héroes y tumbas, III-Informe sobre ciegos, Buenos Aires, Editorial Sudamerica (...)

Esta feroz lucidez que ahora tengo es como un faro puedo aprovechar un intensísimo haz hacia vastas regiones de mi memoria: veo caras, ratas en un granero, calles de Buenos Aires o Argel.2

2Abogando a favor del tiempo largo, proponemos explorar la construcción de relaciones entre América Latina -sobre todo Argentina- y el mundo árabe -en particular Argelia-, concentrándonos en la literatura y los relatos de viaje, para interrogar si se inscribe únicamente en una perspectiva romántica y orientalista propia de su época de producción, y cuestionar esa necesidad política de ir a Oriente, ¿en busca de qué ? ¿Para hallar modelos -poniendo en perspectiva la conquista colonial gala y las conquistas del Desierto argentino- o sencillamente perseguir la búsqueda de un alium locum, o sea la necesidad de la diferencia para uso interno? Finalmente, intentaremos rescatar del olvido las relaciones inesperadas entre la indomable lucha de independencia argelina y la combativa Argentina de los 50, es decir la historia de viajeros reales más que imaginarios. En una palabra, se trata de explorar para construir una historia de las transferencias trasatlánticas y de los intercambios intelectuales entre Argelia y Argentina.

Relación privilegiada entre mundos hispánicos y arabo-musulmanes

  • 3 Caso emblemático es el de la comprensión de los jardines persas por Silva de Figueroa que entiende (...)
  • 4 “yo había dicho muy poco sobre la extremadamente compleja y densa relación entre España y el islam, (...)

3Las relaciones entre el mundo arabo-musulmán y la cultura hispánica son antiguas. La obra civilizadora de los musulmanes llegados con Tarik en 711 a la península ibérica abrió un ancho espacio de relaciones que, más allá de 1492, año del final del reino nazarí de Granada, no acabaría en 1609 con la expulsión de los moriscos. Estos más de ocho siglos no sólo dieron su especificidad a España, sino que facilitaron el contacto cuando no el entendimiento de otras culturas3. La admiración por la riqueza y arte de vida musulmanes queda presente en la literatura medieval cristiana. Las relaciones entre ambos mundos son antiguas y ricas. Esa presencia condicionó un mejor entender al Otro oriental. En su prefacio a la edición española, contestando las críticas que se le hizo y resaltando que su obra se concentraba sobre la conexión «entre imperio y orientalismo», Edward Said dejó clara la diferencia del caso español4.

4Las exigencias de la construcción del Estado-Nación pasan por lo político, por lo tanto, por la necesidad de entablar y mantener relaciones con otras entidades estatales. La obligación de hallar aliados tras la toma de Constantinopla en 1453 llevó a acrecentar los contactos con Estados al este del triunfante impero otomano, dejando huellas literarias imborrables por ser de mayor importancia. Ya en 1406 circula la Embajada a Tamorlán o Historia del Gran Tamorlan, e itinerario y enarracion del viage, y relacion de la embajada que Ruy Gonzalez de Clavijo le hizo por mandado del rey Enrique III de Castilla, el relato de la embajada emprendida por orden del rey cristiano de Castilla, entre 1403 y 1406, o sea 89 años antes de la desaparición del último estado musulmán en la península ibérica. El relato se publicó 179 años después, en Sevilla, en 1592. Es la crónica de la embajada que llegó a Samarcanda, hoy en Uzbekistán, de González de Clavijo ante el dirigente turco-mogol musulmán Temür-Tamurbec, o sea Timur bey, más conocido como Tamerlán. Aún hoy la obra constituye una de las fuentes más apreciadas para conocer la realidad de la personalidad de Tamerlán y su Estado en el que la comitiva cristiana residió dos meses y medio.

  • 5 En busca del sol naciente. Las embajadas Tenshō (1582-1588) y Keichō (1613-1617), Madrid, Min. ECD, (...)
  • 6 Se enmarca ésta en una compleja red de contactos con Occidente tras la ruptura con el inglés Anthon (...)
  • 7 Relaciones de Don Juan de Persia, dirigidas a la magestad católica de Don Philippe III. Rey de las (...)

5Célebres y lejanas embajadas se dieron. Felipe II recibió las de Tenshô (1582-1588) y Keichō (1613-1617), primeros señores japoneses que visitaron Europa, el Occidente 5. Llegó en agosto de 1601 a la corte de Valladolid el embajador persa Husain Ali Beg enviado de sah safaví Abbas I° (1588-1628)6. Siendo Felipe III también rey de Portugal, se planteaba el problema del maltrato de los comerciantes persas en la isla de Ormuz dominada por los portugueses. Tres de los sobrinos de Husein Ali Bey se convirtieron al catolicismo adoptando nombres cristianos seguidos del patronímico “de Persa”7, provocando la desesperación de aquél. Felipe III mandó al embajador García de Silva Figueroa -que partió en 1614, y se fue en marzo de 1617- , que no obtuvo resultados en su empresa de alianzas. Dejó sin embargo una impresionante descripción de la mayor ruina de la civilización persa al identificar, recordando las descripciones de autores griegos, los vestigios de Takht-e Jamshid como capital del imperio Aqueménida, hoy conocida como Persépolis. La visitó en 1619 y su descripción quedo consignada en la carta que le envió a su mentor, Alfonso de la Cueva, marqués de Bedmar y embajador en Venecia: «Las letras mismas no son ni caldeo, ni hebreo, ni griego, ni árabe ni de ningún pueblo que pueda haberse conocido hasta ahora o que haya existido jamás». La descripción, llena de conocimientos del mundo oriental y antiguo, fue traducida rápidamente al italiano e inglés, en una Europa renacentista en busca de antigüedades.

  • 8 « estando yo un día en el alcaná de Toledo », ALCANÁ. Del ár. al-janat `las tiendas', o del hebreo (...)

6Poco antes, en 1605, Miguel de Cervantes, que en 1571 había luchado en Lepanto-Nauplia y había pasado unos cinco años en los baños de Argel publicó la primera parte del Quijote, que inaugura en Occidente una literatura que se inspira –o pretende– del juego narrativo del Oriente musulmán: esa novela moderna es escrita por un tal Sidi Ahmed Benengeli (Cide Hamete Benengeli) y hallada en la Alcaná de Toledo…8

7Así, en la época moderna se construye en España un conocimiento del “Oriente”, que Europa alcanzará (construirá) sólo a partir de la invasión de Bonaparte en Egipto (julio 1789). Es una relación entre el mundo heroico de la Antigüedad y el mundo musulmán, misterioso, inalcanzable. Un mundo de griegos y romanos, contenido en un mundo musulmán inasequible ya que profesa otra religión. A partir de este hecho se construye como diferente. A la distancia en el tiempo, se añade lo cultural, reforzando la idea de rescate de una cultura supuestamente occidental, greco-romana. La cultura del Islam es el marcador del Otro, anuncia lo que se llamará exótico.

Relaciones entre América y el mundo árabe-musulmán

  • 9 Raimondi Romano, Les conquistadores, Paris, Flammarion, 1972.

8Poco después del 12 de octubre 1492, con bizarra rapidez, el orbe musulmán se interesa por los nuevos territorios, las Indias occidentales. Quince días después del arribo de Colón a Barcelona con la noticia de haber descubierto tierras, hombres y mujeres, se difundió la novedad en Génova, por cartas de mercaderes italianos afincados en el Mediterráneo occidental. Desde allí se traslada la noticia hasta Estambul (el sultán Beyazit II mandó un informe sobre los trastornos que inducirá esta novedad en el comercio oriental)9.

9Es justamente en el imperio otomano que se compila en turco el Tarih-i Hind-i garbi (Historia de las India occidental), i.e. la descripción de las tierras y gentes descubiertas por los europeos, inspirado de la Historia general de las Indias de Francisco López de Gómara10. El manuscrito original11 del emir Mehmet ibn Emir Hasan el-Suudi fue ofrecido por 1580 al sultán Mourad III (1546-1595, 12° sultán entre 1574 y 1595), sabio bibliófilo. Publicado en 173012, es la primera edición en el mundo musulmán de una impresión con ilustraciones reproducidas mecánicamente13.

  • 14 Jean-Jacques Schmidt, Un Irakien en Amérique au XVIIe siècle, Paris, Sindbad/Actes Sud, 2011.
  • 15 Fue descubierto hacia 1900 en la biblioteca católica siriaca del archidiócesis de Alepo en Siria po (...)

10Elías ibn Hanna al-Mawsili, Ilyās ibn al-Qassīs Ḥannā al-Mawṣilī o sea Elía hijo de Juan de Mosul, llanamente llamado por los españoles don Elías de Babilonia, topónimo impregnado de exotismo bíblico. Sacerdote cristiano siriaco de Bagdad se tiene noticia de él a partir de 1668. Murió después de 1692. Autor de un relato de viajes a Europa occidental, salió en 1668 hacia Canarias, Nueva Granada, Perú, Chile. Aclaró su intención de ir a Nueva España14. Su texto se convirtió en el primer texto en árabe consagrado a América15. Tal es el interés expresado tempranamente por el mundo árabe-musulmán acerca de América. Sin duda, hubo otros viajeros orientales que recorrieron el Nuevo Mundo.

Mirada europea sobre Oriente

11Desde su descubrimiento por los europeos, las Indias fueron consideradas como locus exoticum. Los conquistadores las explicaron en función de lo que sabían del único Otro con el que se habían sino topado hasta entonces, el musulmán peninsular, el morisco tolerado hasta 1609, cuando no el norafricano. En la tercera de sus cinco cartas a Carlos V, para darle a entender lo que es el mundo mexicano recientemente descubierto y conquistado (1522), Cortés describe los templos aztecas, los teocalli, como “mezquitas”, siendo por antonomasia el lugar de la religión del otro, además de recinto sagrado en el que no se puede entrar sino conquistándolo, destruyéndolo, apoderándose del mismo.

  • 16 Contestación de un americano meridional a un caballero de esta isla, Kingston, 6 IX 1815.

12De un Oriente reserva de espiritualidad, se hallan ecos en Carlos de Sigüenza y Góngora, y en Sor Juana Inés de la Cruz, mexicanos del siglo XVII. En las guerras de independencia y albores, el despotismo de la Corona española fue narrado y construido como producto de una prolongación de la influencia oriental. Bolívar16 mantiene la imagen afirmando que el despotismo de España es oriental, con el agravante de que allá mandan los oriundos.

  • 17 Ceverio de Vera, presbítero, y Acólito de la Santidad de Clemente VIII, Viaje de la Tierra Santa, y (...)
  • 18 Hernán Taboada, «Un orientalismo periférico: viajeros latinoamericanos 1786-1920», Estudios de Asia (...)

13Los viajeros americanos anteriores a las independencias del XIX eran peregrinos a Tierra Santa, altos miembros del clérigo católico. Así se observa la obra del ex soldado convertido en sacerdote, nieto del conquistador Ceverio de Vera (1550-1600)17. En 1835, el sacerdote mexicano José Ma Guzmán descubrió en Jerusalén, no sin gozo, una imagen de la Virgen de Guadalupe, traída por quién sabe qué peregrino compatriota18.

  • 19 Lucette Valensi, Le Maghreb avant la prise d’Alger (1790-1830), Paris, Flammarion, 1969.

14En el siglo XVI, el mundo musulmán, árabe u otomano queda cerca de la Europa occidental atlántica. Con la batalla de Mohac (Hungría, 1526) triunfa el turco que amenaza Viena hasta 1683. El statu quo sólo fue roto por tentativas de España por conquistar ciudades-puertos en las costas magrebíes. El 31 de agosto de 1794, recordando donde nació en 1745, Ramón García de León y Pizarro, gobernador de la Intendencia de Salta de Tucumán, fundó San Ramón de la Nueva Orán en honor al patrón de Orán -española hasta septiembre de 1791- San Ramón Nonato. Argelia es turca de 1515 a 183019. En los Balcanes el gran reflujo se da en los años de 1910. Oriente está cerca, empieza detrás de Italia, medio Mediterráneo es musulmán.

  • 20 William Spence Robertson, La vida de Miranda, Caracas, Banco Industrial de Venezuela, 1967 [1929], (...)

15Conviene recordar al Gran Americano Universal, el Precursor de la Independencia, Francisco de Miranda (1720-1816) cuyas andanzas orientales son a menudo olvidas por sus biógrafos. Participó en el ataque a Melilla en 1774. Acaso llegó a Egipto20. Lo cierto es que anduvo por Turquía con la que Madrid mantenía relaciones diplomáticas desde 1783, desembarcando en 1786 en la parte occidental del imperio otomano, desde las costas del Peloponesio, pasando por Zante, Patras, Corinto, Atenas, Esmirna y Constantinopla. Abordó Rusia en lo que era la frontera entre dos imperios, Jherson, en el mar Negro. Tras una cuarentena sanitaria, el príncipe Potemkin lo presentó a la ilustrada Catalina II de Rusia que mostró interés por sus relatos sobre las Américas.

  • 21 François de Tott, Mémoires du baron de Tott, sur les Turcs et les Tatares, Amsterdam, 1785.
  • 22 Citado por Taboada, p. 290.
  • 23 Taboada, p. 290.

16Lector del barón de Tott -diplomático francés de origen húngaro (1733-1793) que puso su saber militar al servicio de los otomanos, perfecto conocedor de la lengua turca, siendo en París la referencia en lo que al mundo osmanlí21 se refiere-, Miranda corrigió la imagen de un Oriente otomano despótico que el franco-magyar había difundido, notando que «un pueblo que destrona tres soberanos en menos de sesenta años no es un cuerpo muerto, ni menos una nación pasiva que no piensa»22. Residió seis meses en el imperio turco, dejando notas que aún quedan por ser ordenadas para ser publicadas. Según Taboada, Miranda posee «Virtudes que, tras este buen comienzo, perdieron sus sucesores viajeros»23.

17El interés por Oriente -de algún modo hay que nombrarlo- nació de las expediciones de Bonaparte. La campaña de Egipto (1798-1801) pretendía ocupar el Oriente próximo para cortar la ruta de las Indias orientales a Gran Bretaña. La guerra se prolongó hasta Haifa, San Juan de Acre y Gaza en Palestina. La historiografía, en particular la francesa, retuvo de una derrota la actividad científica de historiadores, botanistas y dibujantes que acompañaron al futuro emperador.

  • 24 Voyage en Syrie et en Égypte, pendant les années 1783, 1784 & 1785, París 1785, Volland et Dessenne (...)
  • 25 “Al contemplar, apoyado sobre un fragmento de columna, estas humildes ruinas que nada dicen a los s (...)
  • 26 Barry L. Velleman, Andrés Bello y sus libros, Caracas, La Casa de Bello, 1995 y Elena Duplancic de (...)

18El gusto por Oriente cobró nuevo ímpetu con la lucha de los griegos contra los otomanes que acompañó el soplo épico romántico de Lord Byron, muerto el 19 de abril de 1824 en Misolonghi, Grecia. A ellos conviene añadir las 247 litografías del escocés David Roberts (1796-1864), que había llegado en 1838 a Egipto, Palestina y Líbano donde vivió un año. Si aludimos a ello es que todo había sido preparado por el relato de Volney, su viaje a Egipto y Palestina en 178524, y Les ruines de Palmyre (1791) sobre la ciudad perdida en el desierto sirio, límite oriental del imperio romano. El interés de Andrés Bello, Sarmiento25 y Alberdi por esta literatura está probado26.

  • 27 En 1795-1797 se da el primer viaje de Mungo Park a África occidental.
  • 28 Première traduction en français des Mille et une Nuits par Antoine Galland, 1704 : https://francear (...)

19No cabe silenciar en este panorama a la gran precursora Lady Mary (1689–1762), esposa del embajador británico ante la Sublime Puerta, Edward Wortley Montagu en 1716-1718. Redactó cartas de sus excursiones y de las costumbres del mundo musulmán osmanlí, revelando a Occidente los harems y hamams a través de su publicación anónima postmortem (1763). Es el punto de partida de la literatura de viaje orientalista27. La traducción de Omar Jayán por Edward Fitzgerald (1859) constituyó el primer acceso a la poesía farsi, sencillamente por hallarse el manuscrito en Oxford. Antoine Galland se encargó entre 1704 y 1709 de la traducción de los 6 volúmenes de las Mil y unas noches a partir de un manuscrito que le mandaron de Siria28.

  • 29 Haydn Williams, Turquerie, une fantaisie européenne du XVIIIe siècle, Paris, Ed. Gallimard, 2015.

20A lo largo del siglo XIX, Europa manifiesta un interés creciente por las civilizaciones antiguas cuyos restos se hallan ahora en el mundo árabe, turco, persa. El interés por el islam sigue. Paralelamente se construye un oriente ficcional por medio de los relatos de viajes a lugares exóticos, lejanos, ver peligrosos, que estimulan la imaginación29. Se funda un Oriente literario, producto de la expansión imperial occidental que, como lo mostró E. Said, es una construcción que refleja las proyecciones del subconsciente europeo en un momento de formación del colonialismo moderno.

  • 30 Ricardo Cicerchia, “Journey to the Centre of the Earth: Domingo Faustino Sarmiento, a Man of Letter (...)

21Nos hallamos ante “nómadas esclarecidos”30, que organizan una narración en función de lo que quieren poner en ese Oriente. Un montaje textual que combina discurso científico, respuesta estética y preocupaciones humanistas según Cicerchia. Mientras tanto los pintores descubren la luz. Y, como lo señala el mexicano Hernán Taboada, en el caso de los latinoamericanos -afortunados, dependientes de la cultura europea que copian y realizan su Grand tour-:

  • 31 Taboada, p 287.

«La dependencia de las fuentes europeas, la falta de originalidad, la posición marginal en el conjunto de la producción cultural, son características que nos remiten a un “orientalismo periférico”, es decir uno que toma prestadas sus categorías centrales de las que habían sido difundidas en Europa» 31.

  • 32 Badía, Domingo, Ali-Bey, Viajes por Marruecos, Trípoli, Grecia y Egipto, Barcelona, Olañeta editor, (...)

22Taboada señala la falta de arabistas en América Latina, al contrario de EE. UU., hasta la segunda mitad del XX. Las imágenes sudamericanas derivadas de las construcciones europeas sólo podían ser dependientes de lo europeo, "el resultado fue un fárrago reiterativo y superficial, cubierto por la típica verborrea criolla" (p. 287). Feudataria de los modelos europeos, América Latina repitió los tópicos de los discursos ingleses y franceses, aunque tomó en cuenta el orientalismo español ya que la proximidad lingüística favorecía el acceso a los textos. Badía, personaje problemático, espía fracasado, fue publicado primero en francés. Testigo de un mundo de intrigas, huyó de Marruecos (1803) sin conseguir entrar en Argelia. Saliendo de Uchda supo de la rebelión de Tremecén con lo cual omite la descripción de Argelia incluso en los mapas tan precisos que estableció32.

  • 33 Taboada, p. 292.
  • 34 En 1868 Thomas Cook crea el primero cupón de hoteles (voucher), en 1869 el primer crucero sobre el (...)

23A lo largo del XIX se nota la presencia de numerosos viajeros latinoamericanos. En 1823 el mexicano Joaquín Fernández de Lizardi escenifica a un preso que se escapa del presidio de Ceuta e integra el mundo musulmán sin apreciarlo. Hay que esperar 1835 para obtener un viaje documentado del padre José Ma Guzmán llegado a Tierra Santa, y al venezolano Francisco Michelena y Rojas que viaja por Arabia, Egipto, Argelia y Túnez33. El aumento de viajeros es paralelo a la evolución de las técnicas que facilitan el transporte. La máquina de vapor favorece, hace más llevadero, el desplazamiento marítimo y ferroviario. Sigue el desarrollo del turismo por agencias que inventan una nueva actividad, como Thomas Cook,34 con estancias en Egipto y Tierra Santa.

  • 35 Viaje al Antiguo Mundo por el peruano Juan Bustamente natural del departamento de Puno. Segunda edi (...)

24Entre 1841-1844, el peruano Juan Bustamente da la vuelta del mundo. Sale en marzo de 1841 de Arequipa y vuelve por Macao y Batavia a principios de 1843. Visita Europa, prosigue por los Balcanes, Grecia, Turquía, Palestina, las costas de Arabia, India y China, vuelve al Callao cruzando el Pacifico35. Al cabo de las 240 páginas de su relato, da el precio del transporte en diversas partes del mundo y señala:

«Los que ponderan los gastos en paises extrangeros, dicen lo que quieren: en ninguna parte hay tanto arreglo como en Europa, pues se puede vivir decentemente gastando muy poco. Veinte meses de viages pudieran costearse con los gastos que un hombre solo hace en ocho meses en esta Capital, donde se carece de tanto goce como se disfruta en Europa».

25Invitación al viaje, pues.

  • 36 Viajes por el Oriente, París Imp. de A. Blondeau, 1852.

26Otro peruano, Francisco Esteban de Ingunza y Basualdo llega en 1848 a Tierra Santa36 alcanzando Beirut, Damasco, Palmira y Alepo. Su obra, que integra numerosos mapas, es publicada en español en París, otra prueba de la circulación en Francia de una literatura de viaje redactada por sudamericanos. Merecería establecerse el catálogo de ésta.

  • 37 Viaje de Ceylán a Damasco. Golfo Pérsico. Mesopotamia. Ruinas de Babilonia, Nínive y Palmira, Madri (...)

27Chileno de nacimiento, Adolfo Rivadeneyra y Sánchez -hijo de Manuel que emigró a la república austral con la esperanza de hacer fortuna para financiar su obra de editor-impresor de la Biblioteca de Autores Españoles- es diplomático que empieza su carrera en Beirut, como intérprete. Hablaba inglés, francés, italiano, alemán, farsi, turco, varios dialectos árabes. Cónsul de España en Jerusalén, llegó a vicecónsul en Ceylán, Damasco, Teherán, Mogador y Singapur, retirándose de la carrera diplomática en 1879. Merece ser recordado ya que al igual que el anterior, sus obras en castellano fueron de fácil alcance para los latinoamericanos37, y por señalar:

  • 38 Viaje de Ceylán a Damasco, Madrid, 1871.

«Somos tan pocos los que salimos de Europa que cuando sabemos de lejanas tierras tenemos que leerlo en libros escritos por extranjeros, y casi siempre por franceses, cuyas obras por cierto, no brillan por exactas y retratan demasiado el carácter impresionable de sus autores»38.

28Conviene diferenciar la literatura de viaje publicada por los que viajaron unas semanas y los diplomáticos de largas estancias que por sus funciones conectaron con diversas realidades, además del intercambio que facilitaba su función con al menos el círculo dominante local.

El caso Sarmiento

  • 39 “Hay un café, antes el del Príncipe, hoy el de los Suizos, adonde el extranjero puede ver si aún le (...)
  • 40 “Todas sus empresas respiran grandeza. Están edificando un teatro, que pretende ser el más bello y (...)
  • 41 Andrea Pagni, Universität Erlangen, “Llamando a las puertas de Europa: Facundo en la Revue des Deux (...)
  • 42 Ricardo Cicerchia, Op. Cit., pp. 665-686.

29Llegamos a Sarmiento, sobre el que no conviene extenderse en demasía, ya que los trabajos de Paul Verdevoye (1963), más recientemente de Diego Jarak (2007) y Ricardo Cicerchia (2004) aclaran la corta estancia argelina de tres semanas. Habiendo desembarcado en El Havre, el 6 de mayo de 1846, pasa a España el 3 de octubre, de donde, tras una irónica estancia en Madrid39 que odia, y Barcelona que le encanta40, se relaciona41 con Ferdinand de Lesseps, cónsul de Francia en la ciudad condal quien lo introduce al general Bugeaud. Sale de Palma de Mallorca para Argel el 19 de diciembre donde desembarca tras tres días de travesía. Vuelve a Francia por Marsella el 13 de enero de 1847, de donde sale para Génova el 26 enero. Cicerchia ha ubicado las lecturas de Sarmiento que preparan su viaje argelino42.

30El argentino aclara la red que le facilita el contacto con las autoridades de la conquista colonial:

  • 43 Sarmiento, Op. Cit., p. 215-216.

«pues el ser mariscal i viejo soldado del Imperio, no estorba que tenga una intelijencia despejadísima i una diccion animada i lucida. Sus maneras participan de la llaneza militar i de la afabilidad francesa, i la espresiva recomendacion con que me favoreció M. Lesseps, cónsul jeneral de Francia en Barcelona, fue atendida como lo merecia la distinguida reputacion del filántropo que con tanta justicia i porfía han decorado todos los soberanos de Europa. Debo a la jenerosa oficiosidad de M. de Lesseps, no solo haber sido presentado a M. Cobden, el famoso ajitador del libre cambio, i al mariscal Bugeaud, el primer guerrero en actividad que tiene hoi la Europa, sino, lo que ménos podía prometerme, la satisfaccion, para mi vanidad literaria, de haber sido reconocido literato i publicista americano por los mas poderosos agahs i kadies de las tribus árabes. Es el caso que sabiendo el mariscal que deseaba aproximarme a las tribus, a cuyo efecto me proponia penetrar en el interior por Oran, hasta Tlemcen o Máscara, a fin de verlas en su estado normal, llevó su oficiosidad hasta darme no solo cartas para el jeneral Lamoriciere, gobernador de Oran, i para que se me facilitasen los medios de llevar a cabo mi designio, sino tambien circulares a las autoridades árabes, a fin de que fuese escoltado en el interior i recibido en las tribus, como un recomendado en el carácter de literato del alto, temido i poderoso gobernador jeneral de la Arjelia. Imajínese si he debido gozar en esta escursion, cuyos detalles me anticipo a comunicarle»43.

31Prosiguiendo su desprecio por lo español, manera de marcar una ruptura de filiación cultural y afirmar un conato de nacionalismo intelectual, Sarmiento construye a los españoles como árabes:

«El español de hoi es el árabe de ayer, frugal, desenvuelto, gracioso en la Andalucía, poeta i ocioso por todas partes; goza del sol, se emborracha poco, i pasa su tiempo en las esquinas, figones i plazas. Las mujeres llevan velo sobre la cara, la mantilla, como las mujeres árabes. Se sientan en el suelo en las iglesias, sobre un tapiz o alfombra con las piernas cruzadas a la manera oriental. […] Rézanse tres oraciones al dia, en contraposicion a las tres plegarias anunciadas por el Muhezzin » (190).

32Otro rasgo del orientalismo de los españoles, «El tejido de esteras, la espartería, industria primitiva i oriental, brilla en España», da a ver la construcción de la responsabilidad del atraso y barbarie de la América meridional achacándola a los españoles, a su raza culpable:

«¡Qué maldicion pesa, Dios mio, sobre aquella malhadada raza española en la América del Sud, que sin el consolador espectáculo de la sajona del Norte, el republicano moderno se quitaria la vida como Casio, desesperando ya para siempre de la libertad como de una quimera, renegando de la virtud como de una sombra vana!» (p. 232-233).

33A continuación, Sarmiento se queja de que el flujo migratorio europeo se oriente hacia el Norte y no el Sur:

«¿Por qué la corriente del Atlántico, que desde Europa acarrea hácia el Norte la poblacion, no puede inclinarse hácia el Sur de la América […] i penetrar las poblaciones escalonándose para prestarse mutuo apoyo, desde el Plata a los Andes; o bien siguiendo la márjen de los grandes rios, llegar con la civilizacion i la industria hasta el borde de los incógnitos Saharas que bajo la zona tórrida esconde la América?»

34Queda dicho, la América meridional posee su Sáhara.

  • 44 Interpelado en la Cámara de los Pares por Napoleón Joseph Ney, príncipe de Moscovia, hijo del maris (...)

35Sarmiento se entrevista con el genocida general Thomas Robert Bugeaud: «me hizo el honor de explicarme detalladamente su sistema de guerra y administración» (214). Recordemos que nuestro futuro alto mandatario argentino habla de un militar francés que es represivo hacia los argelinos -Sarmiento alude a las «enfumades» de las grutas del Dahra el 18 de junio de 1845, prehistoria de las cámaras de gas, también denunciadas en París44- y contra los obreros insurrectos galos, en abril de 1834 y febrero de 1848 tras recibir el mando del Ejército.

36Se muestra favorable a la colonización, la justifica:

  • 45 Prosigue justificando la represión gala en Dahra: "Jamas la barbarie i el fanatismo han logrado pen (...)

«Jamas la barbarie i el fanatismo han logrado penetrar mas hondamente en el corazon de un pueblo, i petrificarlo para que resista a toda mejora. Entre los europeos i los árabes en Africa, no hai ahora ni nunca habrá amalgama ni asimilacion posible; el uno o el otro pueblo tendrá que desaparecer, retirarse o disolverse; i amo demasiado la civilizacion para no desear desde ahora el triunfo definitivo en Africa de los pueblos civilizados» (213)45.

37Más claro no se puede ser. E integra el concepto liberal del capitalismo que canta la propiedad triunfante de los medios de producción privados que sólo el mundo noratlántico puso en marcha. Integra la necesidad de materias primas del Sur al mercado internacional, para dar así salida a sus productos manufacturados. En este concepto generalizador, Oriente es uno, siempre idéntico: «Argel basta con efecto para darnos una idea de las costumbres y modo de ser orientales», sin matices ni diversidad. Así que el país es sin interés, el paisaje sin belleza:«No extrañe a usted que no le describa el país que atravesábamos generalmente llano, accidentado de colinas y variado en el aspecto de algunas villas nacientes» (217). Es común en la literatura de viaje, el tedio, que prueba el sufrir del occidental, del civilizado en estas tierras bárbaras. Se ofrece al lector una construcción estereotipada para que el autor sea tan creíble como sus antecesores.

38En el marco de esta construcción, conviene -pero no es el único, ya que representa su época y su clase- pintar al indígena, indio u oriental, atrasado, improductivo incapaz de entender los nuevos modos de producción que le trae el colonizador y que lo van hacer desaparecer, de ahí el discurso:

«el árabe no toma posesión de la tierra, y gracias si en la vecindad de Orán, arroja algunos puñados de trigo sobre la tierra más bien rasguñada que arada, y dejando crecer con la simiente los matorrales y plantas tuberculosas de que ha descuidado limpiar el suelo» (213).

39Falta de capacidad para tomar posesión, de orden, de productividad, de técnica que induce el bajo rendimiento, es decir impide la acumulación primitiva y el intercambio de mercancías. Todo ello legitima la conquista europea, el derecho a la invasión. Es el carácter, el genio de la raza el que hace al productor, y eso desde sus antepasados, aquí los romanos, ya que ascendentes de los europeos:

«¡Oh, nó! Dejemos a un lado todas esas mezquindades de nacion a nacion, i pidamos a Dios que afiance la dominacion europea en esta tierra de bandidos devotos. Que la Francia les aplique a ellos la máxima musulmana. La tierra pertenece al que mejor sabe fecundarla. ¿Por qué ha de haber prescripcion en favor de la barbarie, i la civilizacion no ha de poder en todo tiempo reclamar las hermosas comarcas segregadas algunos siglos ántes, por el derecho del sable, de la escasa porcion culta de la tierra? Ella debe pedirles cuenta de aquella brillante Africa romana, cuyos vestijios se ven por todas partes aun, i la comunidad cristiana; nunca debe olvidar el concilio tenido por San Agustin, al que concurrieron trescientos ochenta obispos africanos, que tantas eran las ciudades que embellecian esta tierra, granero del mundo entónces, i que hoi no produce suficientes abrojos i espinos para alimentar algunos rebaños de camellos i de cabras. Es imposible imajinarse barbarie mas destructora que la de este pueblo; los rios que descienden de las montañas, léjos de fertilizar las llanuras, solo sirven para convertirlas en ciénagos infectos» (213).

40Por otra parte, el fanatismo más oscuro reina en ese Oriente:

41«Es imposible imajinarse depravacion moral mas profunda, ni hábitos de crímen mas arraigados. La historia no presenta nada de comparable, sino en sus épocas mas tenebrosas» (212). Sarmiento visita Argelia para entender Argentina. Construye una mirada para convencerse de su propia visión de su país. El paralelo entre ambos lugares es constante: razias y malones, beduinos y gauchos: «Tiendas de árabe, toldos de indio, ranchos del gaucho: bajo cielos distintos, la misma barbarie». Non obstante, los árabes son superiores: «Pero los árabes dejan mui atras a nuestros gauchos en la asombrosa agudeza de sus sentidos» (229). Justificación, razón de más para eliminar y poner orden en la Pampa como paso previo a ordenar la República. Debe convencer al lector de lo que es el país que gobernará 20 años más tarde (1868-1874) como presidente y en 1879 como ministro del interior.

42Sarmiento menciona a Abdelkader -que se rinde el año de su salida de Argelia- de modo anecdótico, sin análisis de la guerra de resistencia, ni del valor del jefe militar que sin embargo reconoció Francia.

43Sorprende cuando declara «amo demasiado la civilización para no desear desde ahora el triunfo definitivo en África de los pueblos civilizados», y admitir que «Muchos datos precisos he atesorado en África sobre colonización, los que reservo para un trabajo especial» (215). Hombre de su época, Sarmiento, recoge los tópicos de la representación de Oriente necesarios para legitimar la conquista colonial como meta de una política futura en Argentina.

44Con Said cabe preguntarse lo que preside a esa necesidad de «Oriente», de ir a Oriente, más aún en el caso de Sarmiento quien es comisionado y financiado por el gobierno chileno.

45Evidentemente, en tres semanas Sarmiento no pudo ver ni de entender Argelia. Se contentó con reproducir lo que le dijeron. Notamos de parte del maestro de América una construcción que compara permanentemente al beduino con el gaucho, oponiendo civilización y barbarie, para dominar al nómada.

  • 46 Tercer viaje. En torno al mundo, febrero 1904–diciembre 1905, Concepción, Soulodre, 1912. Sobre el (...)

46Otro viajero que recorrió Oriente fue el chileno Pedro del Río Zañartu46. Por ser un viaje a principios del XX, recuerda la historia reciente de esas tierras. Visitando las ruinas del barrio cristiano de Damasco, alude a la matanza de 6000 cristianos en 1860, con «la connivencia de las autoridades turcas». Esto le permite nombrar a un argelino famoso: «Vivía entonces en esta ciudad, desterrado, el universalmente célebre héroe de Argelia Abd el Kader», «el cual salvó del degüello, como pudo, a doce mil cristianos, entre ellos tres cónsules, asilándoles en dicha fortaleza». El incidente ofrece una visión favorable, no sólo del universal argelino sino también del islam:

«Los fanáticos se dirigieron a él, exigiéndole con amenazas que los entregara. [Abdelkader] subió tranquilamente a caballo seguido de sus guardias, restos de los dos mil quinientos con que venció al Emperador de Marruecos, que mandaba 60.000 hombres en 1847: “¡miserables!... les gritó… ¿Esta es la manera de honrar al Profeta? Si no os retiráis inmediatamente cargaré sobre vosotros… i os pesará, pues los Francos o Estranjeros vendrán a vengar estas injustas carnicerías…” I así consiguió se retiraran».

47La amenaza se cumplió:

  • 47 Op. Cit, p. 516.

«Pronto una numerosa escuadra franco-inglesa amenazó Beirut, consiguiendo que se decapitara a un centenar de asesinos, pero los cabecillas más ricos se escaparon a la isla de Chipre, entonces aun turca. Se aguardarán, pues, con esta lección, los mahometanos de volver a repetir estos asesinatos en grande escala o al por mayor»47.

Siglo XX, problemático y fabril…

48Al contrario de Sarmiento que ve progreso en la colonización, en 1935, en su cuento « El hombre del turbante », Roberto Arlt muestra tener una consciencia social más aguda. Otro argentino, el poeta Alfredo L. Bufano va en 1947 de España al protectorado rifeño, recorriendo Tetuán, Larache, Ceuta, Melilla, publicando su póstumo, Marruecos (1951).

  • 48 "La inmigración árabe en Argentina": Abdelouahed Akmir, El mundo árabe y América latina, coordinaci (...)

49Es imposible acabar sin evocar la relación peronismo-naserismo, una construcción nacionalista en la descolonización. Merecería un artículo el estudio de las redes del FLN argelino en la Argentina de los 50, preparadas por el Congreso árabe en Argentina (marzo de 1941)48. A finales de octubre de 1951, al remitirle a Fauzi Ed-din Kaukayi, dirigente militar de la liberación de Palestina, una réplica de la espada de San Martín, Perón declara:

  • 49 Rodolfo Gil Benumeya, "Los árabes de América en lo hispánico y lo arábigo", Cuadernos Hispanoameric (...)

«Poder afirmar su independencia y no estar sometidos a la colonización política o económica, que ha durado para ellos tanto como ha durado para nosotros. Pues ellos [los palestinos] están en sus tierras librando la misma batalla que nosotros, ellos están luchando por sacar la explotación extranjera de sus territorios […] Hasta ser dueños de su voluntad económica y su voluntad social»49.

50El adversario común es Gran Bretaña.

51Con mayor vista que Sarmiento, Perón añade:

  • 50 Declarado por un gobernante no citado "Un actual y famoso Jefe de Estado de una gran nación de habl (...)

«Yo he tenido con esta maravillosa colectividad de los árabes las más inmensas satisfacciones de gobernante. Los he visto trabajar sin descanso, soñar con nuestros sueños y vivir nuestra vida con las mismas intenciones, con la misma buena fe, sinceridad y lealtad con que nosotros la vivimos. Por eso, señores, en esta tierra no ha sido, no es ni será jamás extranjero el árabe que nos haga el honor a nosotros y a su tierra, de compartir su vida con nosotros»50.

52Al estallar la guerra de Liberación argelina y su inscripción en los debates de la ONU, ya existían -con la denuncia de la partitura de Palestina (1948), la revolución egipcia (1952) y la intervención imperial en Suez (1954)-, redes de agentes, emisarios y colonias árabes en Argentina.

  • 51 Muniz, l’Argentin dans la révolution algérienne, documental medio metraje del realizador argentino (...)
  • 52 Ministère de l’Armement et des Liaisons générales, servicio de información del ALN durante la guerr (...)
  • 53 Según entrevista realizada en 1997 por Ricardo López Dusil, en La Nación (Buenos Aires) 19 X 1997 y (...)
  • 54 Alvar De La Llosa, «El ‘pequeño Zimmerwald’ o cuando la Revolución estaba aún presente en el Cono S (...)

53En el marco de esa época de luchas e internacionalismo, aparece el compañero Mahmud, alias de Roberto Múñiz51. Entró en contacto con la causa independentista argelina en Buenos Aires (1956) a través de emisarios del FLN que buscaban apoyo y propagar la lucha de liberación nacional entre la clase obrera argentina. Metalúrgico, Múñiz era militante sindical en la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) y en el Partido Obrero que fundó. Expulsado de la fábrica Siam por ser delegado sindical tras la autoproclamada Revolución libertadora, el golpe militar de 1955, partió para Córdoba y dio a conocer la lucha argelina. Invitado por el FLN que necesitaba técnicos para su armamento, en 1959 a los 37 años va a Suiza y de Ámsterdam sale a Marruecos -donde había de residir 3 meses- integrando las bases traseras del ALN, sirviendo el MALG52. Con dos camaradas argentinos (Enrique y Elbio alias Boum ya que pelirrojo como Houari Boumédiène) sirve la producción clandestina de moldes para realizar armas para los combatientes de la independencia argelina en una de las 5 fábricas secretas. Con 250 trabajadores magrebíes e internacionalistas holandeses, alemanes y griegos participa en la elaboración de 10.000 metralletas y 100.000 cargadores, o sea diez por arma, así como morteros de 50 y 60mm. Múñiz se afinca en Argelia donde aún vive. Trabajó 20 años en la compañía nacional de gas Sonelgas53. Su actividad recuerda la de la JCR en los 7054, y la de los pied-rouges europeos que por razones políticas vivieron en Argelia tras la independencia. En el mismo marco de liberación del Tercer Mundo, otro argentino famoso, Ernesto Che Guevara, cuyas relaciones con Argelia eran tan estrechas como secretas, anduvo por esa tierra en 1963 y 1965, dejando un magno recuerdo en el Séminaire économique de solidarité afro-asiatique (22-27 febrero de 1965).

  • 55 La modernidad de la guerra anti insurreccional la elaboran los franceses en Indochina, Argelia es s (...)

54Aspecto menos reluciente de las relaciones fue la bárbara represión colonial gala con la que Sarmiento emprendió relación, y que se ensañó sobre el pueblo argelino. Control militar de la población civil, dominación colonial, explotación de recursos económicos, tortura, terrorismo militar, guerra anti-insurreccional y anti-popular, tienen como laboratorio Argelia, para Argentina fue escuela. Aussaresse es conocido. Marie-Monique Robin mostró las influencias e irradiación de esa escuela del crimen, aunque su investigación se quedó corta ya que antes de 1954 el ejército argentino pidió oficialmente observar los métodos franceses en terrenos de operaciones55. No cabe duda que fue el producto de relaciones mantenidas desde tiempos atrás, y acaso un recuerdo de la presencia de Sarmiento y sus conversaciones con Bugeaud…

55*

56La cultura hispánica estaba impregnada de un enriquecedor contacto (intercambios culturales, estrategias diplomáticas) con la cultura musulmana que mostró temprano interés por lo americano. Una amplia literatura lo prueba. Se busca en Oriente una justificación de las raíces de la cultura greco romana cristiana. La busca cultural empalma con lo colonial. El contacto de las élites con las publicaciones europeas formó la mirada americana moderna sobre Oriente, reproductora de tópicos. Pocos escritores escapan, más en la época contemporánea. Sarmiento busca, como lo señaló Said, en la conquista imperial gala de Argelia un modelo de represión contra los subalternos que le ayude a construir su visión política-étnica. Solo el internacionalismo de los 50 y 60 producto de subalternos rebeldes borra la mirada colonial.

57Convendría ampliar y sistematizar el estudio de las transferencias y modelos bibliográficos europeos que nutrieron las élites americanas en su mirada sobre Oriente.

Haut de page

Bibliographie

Akmir, Abdelouahed, El mundo árabe y América latina, coordinación de Raymundo Kabhi, Madrid, Tres de cuatro Soles, Ed. UNESCO / Libertarias/ Prodhufi, mayo 1997, Col. Memoria de los Pueblos.

Badía, Domingo Ali-Bey, Viajes por Marruecos, Trípoli, Grecia y Egipto, prólogo de Juan Goytisolo, Barcelona, Olañeta editor, 1982.

Bustamente, Juan, Viaje al Antiguo Mundo por el peruano Juan Bustamente natural del departamento de Puno. Segunda edición correjida y aumentada por su autor, y dedicada por el mismo a sus compatriotas, Lima, imp. de Masias, 1845.

Cicerchia, Ricardo, “Journey to the Centre of the Earth: Domingo Faustino Sarmiento, a Man of Letters in Algeria”, Journal of Latin American Studies, Cambridge University Press, 2004, Vol. 36, n°. 4, 2004.

De La Llosa, Alvar, «El “pequeño Zimmerwald” o cuando la Revolución estaba aún presente en el Cono Sur Encuentro y desencuentro de la izquierda revolucionaria en los años 1966-1976 », Atlante 4, 2016.

Duplancic de Elgueta, Elena, “La bibliografía argentina sobre literatura de viajes”, Boletín de Literatura Comparada, Mendoza, año 13-15, 1988-1990.

Gil Benumeya, Rodolfo, "Los árabes de América en lo hispánico y lo arábigo", Cuadernos Hispanoamericanos, n°31, VII 1952, pp. 47-48.

Goodrich, Thomas D., The Otoman turc and the New World: A study of Tarih-i Hind-i-Garbi and Sixteenth-century Ottoman-Americana, Wiesbaden, Arasowitz, 1990.

Martínez Shaw, Carlos, «Cuatrocientos años de la embajada a Persia de don García de Silva y Figueroa », Mélanges de la Casa de Velázquez, 48-2, 2018, 153-180.

Said, Edward, Orientalismo, Barcelona, Random House Mondadori, 2002

Río Zañartu Pedro del, Tercer viaje. En torno al mundo, febrero 1904–diciembre 1905, Concepción, Soulodre, 1912.

Sarmiento, Domingo Faustino, Viajes en Europa, África i América, Santiago, Imp. de Julio Belin y Cía, 1851. Edición «Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes; Buenos Aires, Biblioteca Quiroga», 2010.

Schmidt (trad.), Jean-Jacques, Un Irakien en Amérique au XVIIe siècle, Paris, Sindbad/Actes Sud, 2011.

Taboada, Hernán, «Un orientalismo periférico: viajeros latinoamericanos 1786-1920», Estudios de Asia y África 33 (2), Vol. 33, núm. 2 (106), mayo-agosto, 1998, 285-305.

Valensi, Lucette, Le Maghreb avant la prise d’Alger (1790-1830), Paris, Flammarion, questions d’histoire, 1969, 140 p.

Haut de page

Notes

1 Edición "Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes; Buenos Aires, Biblioteca Quiroga”, 2010, reproduce: Viajes en Europa, África i América por D. F. Sarmiento, Santiago, Imp. de Julio Belin y Cía, 1851, p. 233. Para mayor facilidad y gusto, conservamos la gráfica de la época.

2 Ernesto Sábato, Sobre héroes y tumbas, III-Informe sobre ciegos, Buenos Aires, Editorial Sudamericana, 1961, p. 207.

3 Caso emblemático es el de la comprensión de los jardines persas por Silva de Figueroa que entiende la cantidad de árboles y falta de césped por el calor, frente a las críticas del viajero francés Chardin que sólo ve en ellos desorden. Jean Chardin, Journal du voyage du Chevalier Chardin en Perse, Amsterdam, Jean Wolters & Ysbrand Haring, 1686, Paris, Daniel Horthemels, 1686, Londres, Moses Pitt, 1686, Amsterdam, J.-L. de Lorme, 1711.

4 “yo había dicho muy poco sobre la extremadamente compleja y densa relación entre España y el islam, que ciertamente no se podía caracterizar simplemente como una relación imperial” […] “hasta qué punto España es una notable excepción en el contexto del modelo general europeo cuyas líneas generales se describen en Orientalismo”, Barcelona, Random House Mondadori, 2002, pp. 9-10.

5 En busca del sol naciente. Las embajadas Tenshō (1582-1588) y Keichō (1613-1617), Madrid, Min. ECD, 2013, 145 p.

6 Se enmarca ésta en una compleja red de contactos con Occidente tras la ruptura con el inglés Anthony Sherley (1601). La embajada enviada a sah Abbas dirigida por Luis Pereira de Lacerda (sale de Lisboa en 1603 y está en la corte en 1604). Luego llega a Madrid el embajador Imam Quli Beg; más tarde, tras pasar por Lisboa (1607-1608), llega Robert Sherley (hermano de anterior) diplomático al servicio de Persia (1610); notamos también la presencia en Madrid de Gwaja Safar, representante de la comunidad armenia de Novi Julfa (Isfahán), paran firmas acuerdos comerciales (1611); siguen la embajada persa de Denzig Beg, de los agustinos lusitanos António de Gouveia (1611) y Belchior dos Anjos (1613), que preparan la de García de Silva y Figueroa de 1614-17. Nota necesaria que prueba la riqueza de los intercambios entre Occidente y Oriente más allá de las campañas jesuíticas hacia Japón y Etiopía, sin resultados, paralelas a la actuación hacia los cristianos orientales de los carmelitas españoles frente a los agustinos lusitanos (Martínez Shaw, 2018).

7 Relaciones de Don Juan de Persia, dirigidas a la magestad católica de Don Philippe III. Rey de las Españas, y señor nuestro. Divididas en tres libros donde se tratan de las cosas notables de Persia, la genealogía de sus reyes, guerras de Persianos, Turcos y Tártaros [etc.], Valladolid, Juan de Bostillo, 1604.

8 « estando yo un día en el alcaná de Toledo », ALCANÁ. Del ár. al-janat `las tiendas', o del hebreo qana `adquirir, comprar'.) f. Calle o sitio donde estaban las tiendas de los mercaderes. En la mayoría de los textos designa concretamente una calle de la ciudad de Toledo donde ejercían el comercio mercaderes judíos, nos dice tan bella y cultamente, como siempre, el DRAE.

9 Raimondi Romano, Les conquistadores, Paris, Flammarion, 1972.

10 Impreso en 1552 difundido en toda Europa hasta 1605 a pesar de su prohibición en España en 1556. Se construía por los testimonios escritos y orales de fray Toribio Motolinía, Gonzalo Fernández de Oviedo, Pedro de Alvarado, Andrés Tapia y Hernán Cortés.

11 https://dlmenetwork.org/library/catalog/harvard_harvard-ihp-809

12 https://bibliotheque-numerique.bibliotheque-agglo-stomer.fr/notices/item/18161-emir-mehmet-ibn-emir-hasan-el-suudi-tarihu-l-hindi-l-garbi?offset=1 Dos volúmenes in-4 de [3] + 91 folios de papel, ilustrado con 13 grabados sobre madera.

13 Thomas D. Goodrich, The Otoman turc and the New World: A study of Tarih-i Hind-i-Garbi and Sixteenth-century Ottoman-Americana, Wiesbaden, Arasowitz, 1990.

14 Jean-Jacques Schmidt, Un Irakien en Amérique au XVIIe siècle, Paris, Sindbad/Actes Sud, 2011.

Nicanor Domíngo Faura, « Reverend Elias al-Mûsili : A Chaldean Arab Traveler in Seventeenth-Century Charcas (1678-79) », Bolivian Studies Journal (Urbana, Illinois), vol. 13, 2006, p. 254-272.

https://fr.wikipedia.org/wiki/Elias_ibn_Hanna_al-Mawsili

15 Fue descubierto hacia 1900 en la biblioteca católica siriaca del archidiócesis de Alepo en Siria por el jesuita libanés Antoine Rabbath quien lo publicó en árabe en el periódico Al-Machriq (= El Oriente) entre 1905 et 1906.

16 Contestación de un americano meridional a un caballero de esta isla, Kingston, 6 IX 1815.

17 Ceverio de Vera, presbítero, y Acólito de la Santidad de Clemente VIII, Viaje de la Tierra Santa, y Descripción de Ierusalen, y del santo Monte Libano, con relación de cosas maravillosas, así de las prouincias de Leuante, como de las Indias de Occidente con un itinerario para los peregrinos, Roma, 1596, Madrid, 1597, Pamplona, 1598, esta edición tiene por asignatura 802042 en la biblioteca de Lyon que conserva un ejemplar, prueba de la circulación de las obras ya que esta ciudad era primado de Gaula.

18 Hernán Taboada, «Un orientalismo periférico: viajeros latinoamericanos 1786-1920», Estudios de Asia y África 33 (2), Vol. 33, núm. 2 (106), mayo-agosto, 1998, p. 288.

19 Lucette Valensi, Le Maghreb avant la prise d’Alger (1790-1830), Paris, Flammarion, 1969.

20 William Spence Robertson, La vida de Miranda, Caracas, Banco Industrial de Venezuela, 1967 [1929], p. 59.

21 François de Tott, Mémoires du baron de Tott, sur les Turcs et les Tatares, Amsterdam, 1785.

22 Citado por Taboada, p. 290.

23 Taboada, p. 290.

24 Voyage en Syrie et en Égypte, pendant les années 1783, 1784 & 1785, París 1785, Volland et Dessenne, 1787, 2 vol. Ironía de la historia, Volney muy comprometido con la Revolución francesa, parte en 1795 para los Estados Unidos donde se interesa por los Indios… Propagó unas declaraciones poco apreciadas al tratar de la igualdad de las razas y de lo que el blanco le debía al negro en la historia…

25 “Al contemplar, apoyado sobre un fragmento de columna, estas humildes ruinas que nada dicen a los sentidos, he esperimentado la congoja tan inimitablemente espresada por Volney al ver las magníficas columnatas de Palmira” escribe Sarmiento, p. 225.

26 Barry L. Velleman, Andrés Bello y sus libros, Caracas, La Casa de Bello, 1995 y Elena Duplancic de Elgueta, “La bibliografía argentina sobre literatura de viajes”, Boletín de Literatura Comparada, Mendoza, año 13-15, 1988-1990, p. 185-200.

27 En 1795-1797 se da el primer viaje de Mungo Park a África occidental.

28 Première traduction en français des Mille et une Nuits par Antoine Galland, 1704 : https://francearchives.gouv.fr/fr/pages_histoire/38941

29 Haydn Williams, Turquerie, une fantaisie européenne du XVIIIe siècle, Paris, Ed. Gallimard, 2015.

Davy Depelchin (dir. de publication), L'orientalisme en Europe de Delacroix à Matisse, Réunion des Musées nationaux, 2011, 311 p.

30 Ricardo Cicerchia, “Journey to the Centre of the Earth: Domingo Faustino Sarmiento, a Man of Letters in Algeria”, Journal of Latin American Studies, Cambridge University Press, Vol. 36, n° 4, 2004, p. 665-686.

31 Taboada, p 287.

32 Badía, Domingo, Ali-Bey, Viajes por Marruecos, Trípoli, Grecia y Egipto, Barcelona, Olañeta editor, 1982, p. 224.

33 Taboada, p. 292.

34 En 1868 Thomas Cook crea el primero cupón de hoteles (voucher), en 1869 el primer crucero sobre el Nilo, en 1874 el cheque de viaje. Encarga la construcción del hotel Old Cataract de Asuán (Alto-Egipto), que Ágata Christie hará famoso. En 1903, Pedro del Río Zañartu deja un testimonio despiadado de la pésima acogida y mala organización de la firma inglesa.

35 Viaje al Antiguo Mundo por el peruano Juan Bustamente natural del departamento de Puno. Segunda edición correjida y aumentada por su autor, y dedicada por el mismo a sus compatriotas, Lima, imp. de Masias, 1845.

36 Viajes por el Oriente, París Imp. de A. Blondeau, 1852.

37 Viaje de Ceylán a Damasco. Golfo Pérsico. Mesopotamia. Ruinas de Babilonia, Nínive y Palmira, Madrid, 1871. Viaje al interior de Persia, Madrid, Imprenta y Esterotipia de Aribau y Ciª, Sucesores de Rivadeneyra, 3 tomos, 1880.

38 Viaje de Ceylán a Damasco, Madrid, 1871.

39 “Hay un café, antes el del Príncipe, hoy el de los Suizos, adonde el extranjero puede ver si aún le queda algún hombre notable de Madrid”.

40 “Todas sus empresas respiran grandeza. Están edificando un teatro, que pretende ser el más bello y el más grande de la Europa y del mundo”. Efectivamente, les murallas de la villa catalana fueron abatidas en 1840 abriendo paso a la modernidad urbana.

41 Andrea Pagni, Universität Erlangen, “Llamando a las puertas de Europa: Facundo en la Revue des Deux Mondes, París 1846”, FIAR-IAS: http://interamerica.de/current-issue/pagni/

42 Ricardo Cicerchia, Op. Cit., pp. 665-686.

43 Sarmiento, Op. Cit., p. 215-216.

44 Interpelado en la Cámara de los Pares por Napoleón Joseph Ney, príncipe de Moscovia, hijo del mariscal de Napoleón I° Ney, sobre el asesinato de casi 1000 civiles, Bugeaud replicó “considero que el respeto de las reglas humanitarias hará que la guerra de África corra el riesgo de prolongarse indefinadamente”, acuñó así la doctrina francesa aplicada en Argelia hasta 1962, que mezclada con las renovadas enseñanzas de la yanqui Escuela de las Américas-Seguridad Hemisférica hizo sus estragos en los años 60 y 80 en el Continente.

45 Prosigue justificando la represión gala en Dahra: "Jamas la barbarie i el fanatismo han logrado penetrar mas hondamente en el corazon de un pueblo, i petrificarlo para que resista a toda mejora. Entre los europeos i los árabes en Africa, no hai ahora ni nunca habrá amalgama ni asimilacion posible; el uno o el otro pueblo tendrá que desaparecer, retirarse o disolverse; i amo demasiado la civilizacion para no desear desde ahora el triunfo definitivo en Africa de los pueblos civilizados. Durante los doce primeros años de la guerra, los árabes han sido, mas bien que reprimidos, animados a la rebelion, por la dulzura misma de los medios que se empleaban para someterlos; mas, despues de la insurreccion de Dahra, la administracion ha sido montada segun las prácticas de gobierno i las propias tradiciones árabes. Todas las tribus sublevadas han sido condenadas a pagar una multa por tienda, la tribu prófuga perdido el derecho del terreno que ocupa, las lejanas asoladas por razzias continuas, los rebaños despojados de sus ganados; i en los primeros tiempos de este sistema, el jeneral Royer, cuando tenia noticia del asesinato de un europeo, acudia a la tribu mas cercana al lugar de la catástrofe, i pedia el delincuente, o ¡cien cabezas de árabes en espiacion!” (213-214).

46 Tercer viaje. En torno al mundo, febrero 1904–diciembre 1905, Concepción, Soulodre, 1912. Sobre el tema que nos interesa: Tomo 1: Cap. XVII Constantinopla, p. 444. Cap. XVIII En Grecia y Asia menor (islas Rodas, Chipre, pasa a Latakia) p. 471, Cap. XIX Beirut, Baalbek, 22 XI p. 493, Cap., XX, Damasco, p. 506, Cap. XXI Jerusalén, XII 11 [llegan para navidades…] p. 527.Tomo 2, cap. 1 Egipto, XII 26, 1904, cap. II de Egipto a Nápoles, III 17.

47 Op. Cit, p. 516.

48 "La inmigración árabe en Argentina": Abdelouahed Akmir, El mundo árabe y América latina, coordinación de Raymundo Kabhi, Madrid, UNESCO, 1997, p. 110.

49 Rodolfo Gil Benumeya, "Los árabes de América en lo hispánico y lo arábigo", Cuadernos Hispanoamericanos, n°31, VII, 1952, pp. 47-48.

50 Declarado por un gobernante no citado "Un actual y famoso Jefe de Estado de una gran nación de habla española ha podido decir públicamente, en el pasado 1951…" en Gil Benumeya, Op. Cit., p. 47. El estilo deja pensar a muchos que se trata de Perón. Se calculaba entonces que la comunidad árabe en Argentina era de medio millón de personas.

51 Muniz, l’Argentin dans la révolution algérienne, documental medio metraje del realizador argentino de origen sirio-palestino Néstor Antonio Suleiman, quien también es autor de Diaspora in the Sahara sobre el exilio en el que viven los Saharauis en los campos de refugiados que alberga y ampara Argelia a causa de la ocupación de sus territorios por Marruecos. Es profesor de filosofía especialista de cuestiones árabes y referente para la Confederación de entidades argentino-árabes. Documental presentado en agosto de 2020 por Canal Santa Fé en Argentina (5RTV): https://www.youtube.com/channel/UCpfPruXD0qqy9He7pOccctQ

52 Ministère de l’Armement et des Liaisons générales, servicio de información del ALN durante la guerra de Argelia, instalado en Nador, Marruecos, durante su existencia 1957-1962.

53 Según entrevista realizada en 1997 por Ricardo López Dusil, en La Nación (Buenos Aires) 19 X 1997 y Twitter oficial de la Embajada Argentina en Argelia: https://www.lanacion.com.ar/el-mundo/la-increible-historia-de-un-argentino-en-argel-nid79095/

Gonzalo Armúa, “Mahmoud Muñiz, un laburante de la liberación. En 1959 un obrero metalúrgico argentino y militante sindical trotskista, emprendió un viaje hacia el norte de África. Su misión: fabricar ametralladoras para la independencia de Argelia”, 21 IV 2020: https://argmedios.com.ar/mahmoud-muniz-laburante-liberacion/

La primera gran entrevista es anónima: « Quand l’Argentine chantait Péron dans les premières forges du FLN », El Watan, 24 XI 2005: https://www.elwatan.com/archives/histoire-archives/quand-largentine-chantait-peron-dans-les-premieres-forges-du-fln-24-11-2005. Siguió la publicación de Roberto Mahmoud Muniz, Mahmoud l'argentin: un moudjahid latino-américain, Argel, Marinoor, 2001, 161 p. Después la de Salah Yermèche, « Il n’y a pas de travail ou métiers manuels difficiles qu’il n’ait exercés dans sa vie. «Mahmoud l’Argentin, Roberto l’Algérien», les retrouvailles 50 ans après l’indépendance », 12 VI 2014, publié dans El Watan (Alger).

54 Alvar De La Llosa, «El ‘pequeño Zimmerwald’ o cuando la Revolución estaba aún presente en el Cono Sur. Encuentro y desencuentro de la izquierda revolucionaria en los años 1966-1976 », Lille, Atlante 4, 2016.

55 La modernidad de la guerra anti insurreccional la elaboran los franceses en Indochina, Argelia es sólo repetición.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Alvar De la Llosa, « Hacia una historia de las relaciones intelectuales y políticas entre Argelia y Argentina, ¿sólo “orientalismo periférico”? »Amerika [En ligne], 27 | 2024, mis en ligne le 01 mars 2024, consulté le 25 juillet 2024. URL : http://journals.openedition.org/amerika/18872 ; DOI : https://doi.org/10.4000/amerika.18872

Haut de page

Auteur

Alvar De la Llosa

Universidad Lyon 2 – LCE/alvar.delallosa@univ-lyon2.fr

Haut de page

Droits d’auteur

CC-BY-SA-4.0

Le texte seul est utilisable sous licence CC BY-SA 4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search