Navigation – Plan du site
Compte-rendus
Littérature

Carlos García, Martín Greco, La ardiente aventura. Cartas y documentos inéditos de Evar Méndez, director del periódico Martín Fierro

Madrid, Albert editor, 2017
Daniel Attala
Référence(s) :

Carlos García, Martín Greco, La ardiente aventura. Cartas y documentos inéditos de Evar Méndez, director del periódico Martín Fierro, Madrid, Albert editor, 2017.

Entrées d’index

Palabras claves :

literatura argentina

Géographique :

Argentina
Haut de page

Texte intégral

  • 1 Martín Greco vive en Argentina y es autor de varios estudios (libros y artículos) sobre miembros de (...)

1Es obra desde hace tiempo prometida por los autores y esperada con avidez por quienes se interesan en la historia de la vanguardia hispanoamericana. La demora tal vez obedeció, es de imaginar, a los rigores del mercado editorial argentino, de lo contrario la promesa se hubiera cumplido antes y el pie de imprenta no sería Madrid. La situación no deja de ser irónica, de esas ironías imprevistas con que las circunstancias suelen agravar el sentido de las cosas, ya que Carlos García y Martín Greco se proponen en este libro iluminar un período esencial precisamente de aquel mercado literario. Es verdad que el período en cuestión –la década de 1920, ensanchada por acontecimientos ocurridos tres lustros antes y seis después–, ha acaparado por sí solo una parte enorme de la producción historiográfica y por lo tanto se supone ya suficientemente conocido. Una rápida lectura de las seiscientas páginas de esta obra basta sin embargo para sospechar que el esquema con el que tras tantos estudios todavía se lo suele describir tendrá que ser revisado. Me refiero a la pretendida polarización del campo cultural de aquellos años, en el que dos quiméricos grupos literarios, Florida y Boedo, se habrían enfrentado en un sistema de posiciones antitéticas demasiados simétricas para ser reales y que lo abarcan todo sin resto ni anomalías : géneros literarios, tradiciones históricas, estilos poéticos, modelos estéticos, público, ideales políticos, clase social de sus miembros, etc., como si no hubieran existido terceras y cuartas o quintas posiciones, ni mezclas y matices y aun incongruencias en lo más íntimo de esos cómodos bandos. Esta, pues, incómoda revisión, ya la efectúan en parte los autores en las cien páginas que ocupa la densa biografía de Evar Méndez con que arranca el libro (“Estudio Preliminar”). Pero en parte es también labor a realizar ya que los documentos que siguen al estudio exceden con mucho la figura durante tanto tiempo enigmática, por no decir ignorada, del director de Martín Fierro, el “hombre detrás de la vanguardia” según lo llaman Carlos García y Martín Greco1.

  • 2 Más o menos inéditas por cuanto los mismos autores vienen entregando desde hace años trabajos que a (...)

2El libro se compone de dicho “Estudio Preliminar” y de cinco secciones. En las cuatro primeras se reparte un monumental dossier de 460 textos –la mayoría jamás publicados o inhallables– tocantes a Evar Méndez pero que han sido reunidos con el designio de desplegar, allende esta figura, un abanico de perspectivas más o menos inéditas sobre el contexto de la vanguardia rioplatense de los años 1920 en general2. La última sección es una cronología desde el nacimiento de Méndez en 1885 hasta su muerte setenta años después. Cierra el libro una bibliografía copiosa y servicial de treinta apretadas páginas. Las cuatro secciones están organizadas de la manera siguiente :

31) Redes intelectuales : cartas y documentos. En número de 342, se reúnen aquí, en un orden cronológico que va de 1907 a 1954, las siguientes clases de textos : a) cartas, postales o telegramas que tienen por autor, destinatario u objeto a E. M. y que involucran, salvo las misivas familiares, a personalidades del medio literario o artístico como Ricardo Rojas, José Ingenieros, Fernando Fader, Atilio Chiappori, Ricardo Güiraldes, Oliverio Girondo, Jorge Luis Borges, Alfonso Reyes, Pedro Henriquez Ureña, Guillermo de Torre, Macedonio Fernández, Nicolás Olivari, Juan Filloy o Norah Lange (la ínfima proporción de mujeres en la vanguardia de aquellos años, igual que el machismo y algún que otro exabrupto homofóbico, ponen al descubierto la escasez de estudios sobre estos tópicos en la bibliografía especializada) ; b) dedicatorias de libros por o a E. M. ; c) notas periodísticas de fondo o de ocasión que atañen de algún modo a E. M. ; e) volantes publicitarios de las publicaciones relacionadas con el mismo ; f) documentos oficiales relativos a su vida (bautismo, nombramientos, etc.).

42) Evar Méndez : Ensayos y artículos. Son 29 piezas ordenadas cronológicamente desde 1909 hasta 1955 y publicadas en libros y en la prensa diaria o especializada (Ideas y figuras, La Gaceta de Buenos Aires, Nosotros, Caras y Caretas, El Orden de Tucumán, El País de Córdoba, Martín Fierro, etc.). Destacan varios panoramas antológicos y razonados sobre la nueva literatura argentina escritos por E. M. en años diferentes, lo que permite al lector seguir la evolución tanto de la perspectiva y de la estrategia del autor como de la reali­dad íntima del movimiento literario de esos años vertiginosos y confusos. Los últimos, de carácter retrospectivo, por el hecho de revelar los intereses en juego en los actores de esa histo­ria, muestran lo cuidadoso que hay que ser –y cómo no siempre se lo ha sido– a la hora de querer reconstruirla.

53) Evar Méndez : Antología poética. Los autores, que en acuerdo con la crítica y en cierto modo con el propio E. M. califican su obra poética de posmodernista, ofrecen aquí una serie de poemas en verso y en prosa extraídos bien de periódicos, bien de sus tres únicos libros : Palacios de ensueño de 1910, El jardín secreto de 1923 (publicado tan sólo, según declara el autor en uno de los documentos de la primera sección, para obtener un ascenso en la administración), y Las horas alucinadas de 1924. El interés de este apartado es menor que el de los dos anteriores, porque siendo documental más que poético (el propio autor duda desde muy temprano del valor intrínseco de su poesía), hablan menos directamente de la vanguardia que lo que lo hace el resto del dossier.

64) Testimonios sobre Evar Méndez. Reúne reseñas o párrafos sobre sus libros o sobre libros de otros autores que hacen referencia a E. M. o a su entorno literario, homenajes o sátiras en verso o prosa relativas a su persona o al martinfierrismo, necrológicas de su desaparición en 1955, así como testimonios y entradas de diccionarios relativos al autor y a la vanguardia junto con la que alcanzó, según su opinión de 1945, su “gran hora”. Figuran aquí juicios, de acceso tan difícil como indispensable para el estudioso, emitidos por testigos privilegiados : Idelfonso Pereda Valdés, Nicolás Olivari, Leopoldo Marechal, Carlos Mastronardi, Francisco Bernárdez, Emilio Pettoruti o Ulises Petit de Murat.

  • 3 En Martín Fierro se hizo la segunda edición de Veinte poemas de O. Girondo, La musa de la mala pata(...)
  • 4 En “Fiction as food”, T. P.’s Weekly, Londres, 1911, vol. 17, p. 424.

7En cuanto al apasionante “Estudio Preliminar”, sus autores parecen no haberse propuesto más que volver a situar a E. M. “en la historia del campo cultural argentino”. Sólo que al hacerlo, por el rol central que tuvo el personaje en la coyuntura del periódico Martín Fierro (1924-1927) y de los proyectos editoriales que encabezó (Proa, Martín Fierro, Cuadernos del Plata, donde vieron la luz varios hitos de la evolución literaria del siglo XX3), lo que en verdad hacen es promover una revisión de conjunto de dicho campo cultural. Es que la historiografía suele mirar este campo a través del prisma de la noción de autor, y con demasiada frecuencia, aun de la noción de gran autor. En el primer caso, olvidan el contexto de producción en que afloran esos autores y sin el cual serían éstos muy distintos o ni siquiera existirían ; en el segundo, caen en el anacronismo de estudiar la década de 1920 en función de los tres o cuatro que triunfaron unos años o varias décadas después. Es así como en no pocos estudios se reduce aquella época a un ordenado diálogo en el que apenas participan Ricardo Güiraldes, Oliverio Girondo, Jorge Luis Borges, Leopoldo Marechal, Roberto Arlt y a lo sumo, interrumpiendo quizá la conversación, un Macedonio Fernández o (en aras de un imposible restablecimiento de la paridad), alguna de las Norah, Borges o Lange. No sólo de este modo se relega a una infinidad de otros autores bien activos en aquel entonces pero de cuyos nombres ya el tiempo no quiere acordarse, sino que se olvida que esos autores y el supuesto diálogo entre ellos no son más que la punta de iceberg de un vasto entramado de producción sumergido bajo las tapas de los libros y ante todo bajo las primeras planas de los diarios, y cuyos desplazamientos no obedecen únicamente a la genética autoral ni a la lógica del diálogo (“For life is a fight and is not a conversation”, escribe Chesterton en los días de apogeo de las vanguardias, antes de la Primera Guerra Mundial4) : el fuego cruzado y sordo de la combativa maquinaria comercial, política, religiosa, así pues muchas veces violenta, de la industria editorial y en última instancia, simplemente, de la humanidad.

8Carlos García y Martín Greco no niegan lo que las historias suelen afirmar, cuando algo afirman, sobre la figura de E. M., a saber, que se trata de un mediocre epígono del modernismo. Lo que niegan es, en primer lugar, que se pueda reducir subrepticiamente el rol de ese hombre a la autoría de tres regulares poemarios a los que como se dijo ni siquiera su autor acordaba gran valor. Lo importante, lo verdaderamente importante, es su obra de editor, la que, en segundo lugar, tampoco puede ser entendida según la lógica de la autoría (noción según ellos “estrechamente romántica”). Evar Méndez no es, como ya alguno de sus amigos de entonces lo creía, un autor sin obra, especie de asceta que en un arranque de abnegación sacrificó la suya a la de los vanguardistas, sino un editor de insólita envergadura que en un momento delimitado de la historia supo invertir una gran fuerza de trabajo, con todo lo que esta última noción implica de contrario a la de inspiración literaria.

9El “Estudio Preliminar” es pues también una reflexión “acerca de las funciones del director de una publicación cultural”, al que se trata de entender en analogía con el director de cine, dominio éste último en el que hace tiempo que la crítica prescinde de la óptica “estrecha­mente romántica” y aún criptoteológica del autor solitario. Con el soporte del exuberante dossier que la acompaña, tal reflexión es necesaria para tomar conciencia de los efectos distorsivos que la maquinaria editorial produce sobre la superficie ilusoriamente límpida que muestran las publicaciones cuando sólo se las lee desde aquella óptica. Cuánto más distorsiva, además, si se enfoca al autor (y no me refiero en este punto al que es objeto de este libro) desde el pedestal en que se yergue la estatua que le han levantado los años posteriores (precisamente la posteridad). La ignorancia de pormenores como la tirada que pudo alcanzar Martín Fierro en su momento de esplendor –a lo sumo 7.000 ejemplares, contra los 20.000 que se le suelen imaginar–, o como las fechas de los nombramientos de E. M. en un cargo del Estado –que contra la opinión recibida ocurrió mucho antes de la división del campo intelectual en torno a Hipólito Yrigoyen que precipitó, junto a otras causas no menos importantes que desconocidas, el cierre del periódico–, la ignorancia de estos y otros pormenores, decía, ha tenido un impacto directo en la versión que de toda esta historia transmiten los manuales y aún varios trabajos especializados. Ahora, desmentidos como éstos se encuentran de a montones en La ardiente aventura. Transcribo uno de los pasajes en los que Greco y García declaran el propósito de esta revisión :

En el espacio privado se debate, a veces con aspereza, la estrategia del espacio público ; las disputas suelen ocultarse para presentar en el espacio público un frente único. Puede hablarse entonces del anverso y del reverso de una publicación ; el reverso no siempre es accesible al investigador por carencia de fuentes […]. Entre el revés y el derecho hay una circulación de señales que no es fácil interpretar porque la mayoría de las veces faltan las piezas testigo, por ello es necesario recurrir a otras fuentes de información, impresas y manuscritas. En la presente investigación se saca a luz abundante documentación referida al espacio oculto de Martín Fierro, que no puede ser considerado como un bloque único (p. 43).

10El lector, hacia la última página del libro, no puede menos que volver a preguntarse por la razón de que la publicación de este volumen suceda en España y no en Argentina. La respuesta no puede ser la falta de interés de los lectores potenciales del último de estos países, como tampoco puede ser el mayor interés que puede suscitar en los del primero. Tampoco tendría sentido responder con una reedición del debate sobre el Meridiano Intelectual de Hispanoamérica, que tuvo en vilo durante unos meses de 1927 a los jóvenes de uno y otro lado del Atlántico y del que este libro también trata. ¿Y a quién se le ocurriría, en tercer lugar, pensar que con el paso del tiempo se haya vuelto válida la especie que sobre los intelectuales argentinos lanzó en voz baja Alfonso Reyes en una carta a José Ortega y Gasset de 1930 ? Esa carta figura en la primera sección de documentos. Tras referirle a Ortega sus relaciones con el entramado de la vanguardia martinfierrista, el mexicano escribe : “Y le cuento a usted estas nimiedades porque tienen sentido y van a esto : la necesidad que hay aquí de clasificar cuanto antes las cosas para quitárselas de encima y juzgarlas de montón, para no tener que entender cada una separadamente : todo, ahorro de esfuerzo. Pero el efecto es de una inso­portable grosería mental”. Nadie creerá ya en este tipo de generalizaciones, tan del gusto del autor de La rebelión de las masas y que Reyes manifiesta aquí con la soltura de la comunicación privada. Es verdad, por supuesto, que el hecho de publicarse este libro en Madrid y no en Buenos Aires, más que de los lectores argentinos habla del mercado editorial, descendiente lejano del que Evar Méndez contribuyó a formar. Sea como sea, el interés que desper­tará entre aquéllos bastará para refutar a los malintencionados que valiéndose de aquel hecho querrán dar por sentado el juicio del gran Alfonso Reyes. El cual, dicho sea de paso, en la misma carta a Ortega únicamente encontraba valor en apenas uno de los tantos buenos colegas en ciernes en aquellos años de idealismo fácil y ardua realización. Al lector de esta nota no le costará adivinar quién es.

Haut de page

Notes

1 Martín Greco vive en Argentina y es autor de varios estudios (libros y artículos) sobre miembros de las vanguardias hispánicas, especialmente Oliverio Girondo, de cuya obra prepara, según explica la contratapa de La ardiente aventura, la edición crítica. Carlos García (Hamburgo) es autor de numerosos artículos y libros sobre tema similar y editor de una docena de epistolarios de autores tales como Guillermo de Torre, Rafael Cansinos Assens, Alfonso Reyes, Juan Ramón Jiménez, Ramón Gómez de la Serna (junto a Martín Greco), Federico García Lorca, Jorge Luis Borges, Macedonio Fernández o Vicente Huidobro. En Albert editor, este año se ha publicado también, de Carlos García, el volumen Arte y literatura en Mallorca (1920-1928), cuatro estudios centrados en el joven poeta y pintor Jacobo Sureda y tocantes así mismo a figuras aledañas como Jorge Luis Borges o Eugenio D’Ors ; es la primera entrega de una serie, siempre sobre las vanguardias hispánicas, que se anuncia nutrida.

2 Más o menos inéditas por cuanto los mismos autores vienen entregando desde hace años trabajos que avanzan en esta dirección y porque no dejan de reconocer, en los de otros estudiosos, aportes que van en el mismo sentido.

3 En Martín Fierro se hizo la segunda edición de Veinte poemas de O. Girondo, La musa de la mala pata de N. Olivari y La guitarra de los negros de I. Pereda Valdés ; en Proa se publicó, entre otros libros, Inquisiciones, Luna de enfrente y El tamaño de mi esperanza de J. L. Borges, Don Segundo Sombra de R. Güiraldes, La voz de la vida y El rumbo de la rosa de N. Lange, Panegírico a Nuestra Señora de Luján de R. Molinari, Espantapájaros de O. Girondo ; en Cuadernos del Plata, por fin, aparecen por ejemplo Seis relatos de R. Güiraldes, El cuaderno San Martín de J. L. Borges y Papeles de Recienvenido de M. Fernández. La lista completa es detallada en la página 77 de La ardiente aventura.

4 En “Fiction as food”, T. P.’s Weekly, Londres, 1911, vol. 17, p. 424.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Daniel Attala, « Carlos García, Martín Greco, La ardiente aventura. Cartas y documentos inéditos de Evar Méndez, director del periódico Martín Fierro », Amerika [En ligne], 17 | 2017, mis en ligne le 05 décembre 2017, consulté le 24 mai 2018. URL : http://journals.openedition.org/amerika/8258

Haut de page

Droits d’auteur

© Tous droits réservés

Haut de page
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo ERIMIT - Equipe de recherche interlangues : mémoire, identités, territoires
  • OpenEdition Journals