Navigation – Plan du site
Compte-rendus
Littérature

Lena Díaz Pérez, No te me insinúes más, por favor

Bahia Blanca, Ediuns, 2014
Milton López
Référence(s) :

Lena Díaz Pérez, No te me insinúes más, por favor, Bahia Blanca, Ediuns, 2014.

Texte intégral

1En este primer libro de Lena, el formato de diario “íntimo” se presenta como el más adecuado para procesar un consejo que se da a sí misma, un duelo que es el comienzo de otra etapa, la pérdida de seres queridos, la ruptura del primer amor. Un diario que intenta hacer público lo íntimo, externalizarlo, mostrar una personalidad y reflexionar en esa instancia, ensayando verdades universales y particulares que se coleccionan. Leemos la búsqueda de una voz que se desdice, que es autocrítica, que cambia de estados y atrapa lo sublime, se arrepiente, señala a otros y se señala a sí misma, como frente a un espejo.

2La relación con el lector será sincera, con momentos de cierto histeriquéo : “No te me insinúes más, por favor”, le hablará a la cara o le hablará envuelta en sí misma, o hablará con el lector haciendo que habla consigo misma, o dejará de hablar con el lector y comenzará a hablar consigo misma, en primera, segunda y tercera persona. En ese vínculo también se ve la construcción de un erotismo, un lenguaje del amor-odio como novedad o innovación.

3La afirmación de la personalidad propia y la deconstrucción de lo familiar es el eje sobre el que circula la novela, una persona que se ve frente a un espejo y no se distingue, el espejo le muestra una profundidad y a la vez una superficie borrosa, irreconocible, allí puede penetrar o ser absorbida por los otros. Un cuerpo que toma forma en la crítica social, que denuncia y se planta frente a la injusticia. La ironía entonces juega un papel central para el desenvolvimiento de esa voz, mientras fluye una narración también se retoman temas fundamentales para afrontar el momento de crisis, salir de allí con frescura es el arte de esta etapa, desarrollando un sentido de la fineza con que se puede reír de los demás y de ella misma saliendo airosa.

4El diario puede ser sometido a la edición, adelantar y retroceder los días es un procedimiento necesario para encontrar el hilo, como en una película que se rebobina y se adelanta para buscar esas escenas que tocan el nervio de las emociones. Y qué es la adolescencia, o el paso a nuevas etapas, nuevos escenarios, es una pregunta que no se formula directamente pero decide enfrentarse con crudeza. La adolescencia como un estadío en el que confluyen los más intensos poderes sentimentales, en el que la voz se introyecta para después salir amplificada, como la desconfianza del mundo que encuentra refugio en sí mismo y en el grupo, en los sueños que se pueden volver thrillers, en los modelos que caen y resurgen. La adolescencia como el lugar en el que se bucea profundamente para buscar los materiales poéticos de mayor frescura, tesoros sumergidos.

5Lena encuentra una forma de ser ella misma convirtiéndose en otra mediante la escritura, dibuja ese espacio de no tiempo y de no lugar donde entrarán en tención el tiempo y el lugar, los afectos, las banderas políticas, la naturaleza y la ciudad, la lucha por sobrevivir en un espacio hostil, el intento por salvar su cabeza en una estación en la que todo es provisorio, todo transita hacia otro lugar, se mueve, muta. Los materiales que entran en juego también combaten entre sí : discursos de la infancia, discursos parentales, políticos, escolares, psicológicos, literarios, de la publicidad, del rock, incluso material de descarte, fragmentos de viejas escrituras que se reciclan o se recuperan del olvido.

6En este procedimiento se redescubrirá el mecanismo de la sublimación, una percepción de la belleza que se realiza con la mirada de la niñez, lo cotidiano comienza a verse como sublime, cada detalle toma fuerza en el trabajo de plasmar sobre la mente lo que sucede día a día, volverlo real y favorecer el crecimiento. Un dibujo mental realizado en la niñez para comprender el mundo, como “caballos corriendo entre árboles de librito de cuentos”, puede ir modificándose con el paso del tiempo, derivándose en “otras formas”, hasta abarcar aspectos más específicos de la vida, más detallista, y comenzar a comprender los procesos que llevan a la maduración de los sentidos y de la propia voz.

7En el transcurso del diario se van a practicar nuevas formas de un lenguaje que avanza, enumera, cataloga, se envuelve y se refleja en lo que ve. Un lenguaje que puede ser personal, importado desde la infancia, como decirle “koala” a ciertos abrazos, o una forma de expresión que manifestará el pasaje a circunstancias nuevas. Allí, por ejemplo, una marca de papas fritas puede ser la palabra clave para la felicidad, o decir “luna quemada”, un hallazgo alucinante. Lo que se añora en el recuerdo es a la vez el mismo lenguaje, pero la mente no se entrega por completo a los sentidos, ni se camufla en la sociedad de consumo o en productos estereotipados, ya que nunca deja de marcar su conciencia como un metrónomo que pautará el ritmo del relato.

8El mismo lenguaje se plantea como seducción, como proceso de individuación en relación a otro, en el vínculo diario con objetos y seres queridos u odiados. Aparece ella misma como lectora, dando indicaciones de cómo leer(se), y planteando un modo de escribir(se), posicionándose en una estética y en un mundo del que no es ajena, que se presenta como impulsivo, dependiendo de las ganas, de los gustos, de la intuición : “Me cansé de relatar todo con tanta exactitud”, “Hablar de la luna llena no encaja en estas manos…”, “Odio las frases cliché, me parecen puro pegote”, “yo no soy una romántica novelera”, “Nada de esto me gustó así, plasmado en un papel”. Toma la metáfora del lenguaje cotidiano y la vuelve expresividad de un yo en expansión, que niega para identificarse.

9La estructura expresiva va tendiendo hacia la maduración de una voz poética, y nos mostrará un final abierto que marca un cambio de rumbo estético : de escuchar música a hacer música, de comer a cocinar, de usar un lenguaje nuevo a reconocer lo inefable de la vida y de la literatura. El libro termina cerrando círculos y abriendo otros, un nuevo encuentro con lo sublime : el ruido de un secarropas, un corte de luz, caminar bajo la lluvia sin que te importe mojarte los pies. La nostalgia por las cosas del pasado deja de pesar, o ya no pesaa tanto, se ha intentado una distancia-cercanía necesaria con los seres. Es importante que en ese final queden fuerzas para volver y hojas en blanco, sin escribir, para cuando se decida “volver a volver”, recuperando el ciclo de la escritura.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Milton López, « Lena Díaz Pérez, No te me insinúes más, por favor », Amerika [En ligne],  | 2018, mis en ligne le 22 juin 2018, consulté le 20 octobre 2018. URL : http://journals.openedition.org/amerika/9026

Haut de page

Auteur

Milton López

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

© Tous droits réservés

Haut de page
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • Logo ERIMIT - Equipe de recherche interlangues : mémoire, identités, territoires
  • OpenEdition Journals