Navigation – Plan du site
Construction et circulation des discours

Identidad, ciudadanía y derecho : del estereotipo al fobotipo

Javier de Lucas

Résumés

Dans cet article je tente d’apporter une contribution à la déjà connue fonction du Droit en tant qu’instrument de construction et de diffusion des stéréotypes. Concrètement, sur son rôle concernant un problème déterminant de l’identité nationale, l’établissement de la catégorie dichotomique citoyen/étranger. Je dégagerai le rôle négatif du Droit des étrangers à l’heure de construire et de justifier la progressive et radicale difficulté dans l’accession à la citoyeneté. En résumé, le rejet de ce que, rappelons-le, les juristes continuent à appeler « naturalisation », un substantif extraordinairement significatif, car il s’agit d’un exemple de stéréotype juridique qui inclut, comme presque toujours, son fobotype : ce qui est à nous, ce qui est national, ce qui est naturel. L’autre est une anomalie. Un stéréotype auquel le Droit apporte sa terrible spécificité, sa capacité à imposer notre regard, depuis l’assymétrie de la position de pouvoir et, de ce fait, grâce au monopole légitime de la force.

Haut de page

Texte intégral

Sobre la dialéctica asimétrica del estereotipo. Introducción al papel del Derecho en la construcción del estereotipo.

1Parece inevitable subrayar que, para el análisis del papel de los tópicos y estereotipos en el proceso de construcción de la identidad nacional española y de las identidades de diferentes naciones en España, es imprescindible tener en cuenta la existencia constitutiva de una relación dialéctica, de asimetría (porque hay una relación de poder), que se expresa a través de las diversas manifestaciones de la mirada del otro y sobre el otro. Eso sucede en muchos campos : de la música a la danza, de la literatura al cine, bien analizados por otros colegas. Se ejemplifica en particular en la mirada del viajero y sobre el viajero, fuente inagotable de estereotipos, por ejemplo, sobre España y sobre los extranjeros que nos visitan (Barrows, Mallarmé, Blanco White, etc), conforme a lo que a mi juicio simboliza por antonomasia el libro de Jonathan Swift Los viajes de Gulliver. Sin duda, reitero, no podemos ignorar el carácter dialéctico del proceso de esterotipación que, en definitiva, es uno más de los escenarios de la construcción del otro desde nuestra mirada.

2Lo que me interesa subrayar en esta contribución es el papel que desempeñan a este respecto los instrumentos jurídicos, no sólo con los estereotipos nacionales (que siempre lo son por referencia a los no nacionales) sino también -y muy significativamente hoy en particular- con respecto a la construcción de la identidad de los otros presentados como otros extremos, radicalmente ajenos a nosotros. Esta función del Derecho como instrumento de construcción y difusión de estereotipos es muy visible en lo que se refiere a la categoría dicotómica de ciudadanía/extranjería (los nuestros/todos los demás) y sobre todo, en la evolución del proceso de su atribución, o, mejor, su negación, esto es, la progresiva y radical dificultad para acceder a ella. En suma, el rechazo de eso que, recordemos, los juristas siguen llamando « naturalización », un sustantivo extraordinariamente significativo, porque es un ejemplo de estereotipo jurídico que incluye, como casi siempre, su fobotipo : lo nuestro, lo nacional, es natural. El otro, es una anomalía. Un estereotipo al que el Derecho aporta su terrible especificidad, su capacidad de imponer nuestra mirada, desde la asimetría de la posición de poder y, por tanto, gracias al monopolio legítimo de la fuerza.

3Quiero insistir en esa función del Derecho, porque habitualmente suele destacarse el papel de los media (incluidas hoy las redes) y de la educación en ese proceso de construcción de los otros como alguien radicalmente ajeno a la ciudadanía, y se minusvalora algo que entendió perfectamente Durkheim : la capacidad de construcción y no sólo de reproducción simbólica que poseen los instrumentos jurídicos de ese proceso. Creo que puede argumentarse que es en buena medida a través de los mensajes jurídicos de diferente orden (ante todo las normas –desde la Constitución a las leyes y normas de orden inferior-, pero también decisiones judiciales y administrativas), como se ha construido el discurso que equipara diferencia cultural y desigualdad –un discurso que encontramos ya en la coextensividad entre pertenencia a la polis y reconocimiento como sujeto jurídico y político- y, por consiguiente, niega el acceso a derechos fundamentales y sobre todo a derechos políticos y a la ciudadanía a esos otros, extremando así las viejas tesis de Hungtinton y Sartori, sobre colectivos inasimilables, incompatibles con la democracia, incluso cognitivamente, como desarrollara durante el nazismo la doctrina alemana del Derecho penal del enemigo que hoy ha sido recuperada.

  • 1 La ya mencionada expresión « industria del desecho humano » es utilizada por Bauman en su Archipiél (...)

4Así lo comprobamos, de forma muy concreta, en el análisis de los instrumentos jurídicos con los que los europeos afrontamos la llegada y la presencia de esos otros que construimos como « verdaderos parias », « desechos humanos » (Bauman), esto es, a buena parte de los protagonistas de esas manifestaciones de la movilidad humana que denominamos migraciones forzadas : los inmigrantes estigmatizados como ilegales y los asylum seekers a los que de forma absolutamente falaz llamamos refugiados, cuando hacemos todo lo posible para que no lleguen a serlo. Se trata de argumentos que debemos situar en el marco más amplio de las tesis sostenidas por el propio Z. Bauman y en sentido coincidente por S.Sassen, sobre el advenimiento de una etapa del capitalismo en la que el proyecto de la democracia inclusiva queda orillado, reforzándose por el contrario los mecanismos no sólo de desigualdad, sino de exclusión y expulsión de una parte de la población respecto a los beneficios del crecimiento económico. Ese es el rasgo, la exigencia más notable del modelo de capitalismo neoliberal en esta etapa de la evolución del proyecto del mercado global, que trata de obtener una desregulación que permita liberarse incluso de la sujeción a normas básicas como las que responden a la garantía de derechos humanos elementales entendidos como universales. La vida también : la condición del precariado es la de caducidad u obsolescencia programada, al igual que la de las mercancías. Por eso, el acierto de esa fórmula de Bauman acerca de las políticas migratorias como exponente de la « industria del desecho humano », sobre lo que volveré1.

5Pero antes de volver a recordar el papel particular que juega el estereotipo en el discurso jurídico, quizá convenga alguna reflexión sobre el concepto mismo de estereotipo, su relación con la construcción de las identidades nacionales y su lugar en el discurso jurídico.

Sobre estereotipos e identidad nacional

6¿Cómo entender el estereotipo y el recurso a la acción de estereotipar, en los discursos relativos a la formación de la identidad nacional ?

7Los organizadores del coloquio internacional que ha dado pie a este número de revista, nos recordaban que « Les chercheurs ayant travaillé sur les stéréotypes s’accordent à dire qu’il s’agit d’une notion difficile à appréhender, aux contours flous et avec des fonctions diverses. Cliché, poncif, idée reçue, lieu commun, opinion, image, représentation, croyance, doxa, autant de termes qui lui sont associés, voire utilisés indistinctement pour y faire référence ». Permítanme recordarles lo elemental, esto es, cómo definen las Academias el estereotipo, y el proceso de estereotipar. En el caso español, estereotipar es « Fijar mediante su repetición frecuente un gesto, una frase, una fórmula artística, etc. ». Por su parte, estereotipo, es definido como « Imagen o idea aceptada comúnmente por un grupo o sociedad con carácter inmutable », y estereotipia, en su 4ª acepción, es « Repetición de un gesto, acción o palabra, característica de algunos trastornos mentales ».

8Si acudimos al francés, por ejemplo, al petit Robert, « stéréotyper » como verbo consiste en « Répéter ses gestes, ses expressions sous une forme invariable, de façon quasi automatique », y las dos definiciones de « stéréotype » que encontramos son : a) « Expression ou opinion toute faite, sans aucune originalité, cliché » ; b) « Caractérisation symbolique et schématique d'un groupe qui s'appuie sur des attentes et des jugements de routine ». Y si queremos definir « stéréotypie », podemos elegir entre a) « Branche de la clicherie qui permet la multiplication de formes de textes et de clichés typographiques par moulage à partir d'une matrice », y b) « Répétition d'une attitude, d'un geste, d'un acte ou d'une parole, sans but intelligible ».

9De ahí, a mi juicio, el acierto de la referencia que las organizadoras hacían al conocido pasaje de Barthes en su Roland Barthes par Roland Barthes, « La vérité est dans la consistance, dit Poe (Eurêka). Donc, celui qui ne supporte pas la consistance se ferme à une éthique de la vérité ; il lâche le mot, la proposition, l’idée, dès qu’ils prennent et passent à l’état de solide, de stéréotype (stéréos veut dire solide) ». De donde la interrogante planteada por las profesoras Galeote y Ostolaza : « Le stéréotype, est-il alors une solidification de la pensée, dans le sens d’immobilisation ? ».

  • 2 Y es así cómo entiendo los objetivos del proyecto del CRIMIC, el marco en el que se nos invita a de (...)

10La respuesta, a mi juicio, es afirmativa. La dimensión de fijación, mecanicidad, la insistencia en la solidez obtenida por la repetición, que tanto acercan el estereotipo al tópico (una clave para entender cómo maneja el Derecho el estereotipo) parece, sin duda, una clave2. Y parecería que su función social, la razón del recurso a los estereotipos es la que, de nuevo, nos ofrece Barthes : « N’est-il finalement qu’un élément de confort identitaire pour les membres du groupe ou de la communauté qui l’utilisent ». Sólo una sombra cabe oponer a esta caracterización : ¿en sociedades plurales, interrelacionadas e interdependientes y de ritmo sumamente acelerado, todavía juega su función el estereotipo ? No es propio más bien de sociedades premodernas ?

Sobre el recurso a los estereotipos en el ámbito del Derecho. Un recordatorio.

  • 3 Movimiento crítico sobre los estudios de Derecho, cuyo origen se vincula a la influencia de filósof (...)

11Como anticipé, en estas páginas intento recordar la contribución del Derecho a la fijación de estereotipos funcionales a la construcción de las identidades nacionales. La tesis que quiero sostener no es nueva, ni mucho menos en el ámbito de la sociología del Derecho y de lo que se conoce como kritische Justiz3. Se trata de recordar que, si hay un instrumento social, una herramienta con vocación de solidez, de duración, incluso de inmovilidad, esa es o, al menos, esa pretende ser el Derecho. Esa vocación se encuentra tanto en su formulación naturalista pretendidamente realista (la que subyace al brocardo ibi societas ibi ius), como en la propia de las diferentes manifestaciones del iusnaturalismo deontológico : desde luego, la del iusnaturalismo racionalista que postula la necesidad del Derecho como postulado inseparable del necesario pacto social, incluso, como se atreve a decir Grotius, etsi Deus non daretur.

  • 4 La hipótesis del après le Droit, del etsi ius non daretur, ha encontrado una exposición particularm (...)

12Es verdad que el positivismo hace pensable que eso que llamamos Derecho, pueda no ser una realidad indefectible ya que, si talis societas tale ius, en una sociedad distinta, una sociedad en la que los recursos no sean escasos (la hipótesis de Hume antes que Saint Simon proponga la parábola del industrial), o una sociedad en la que no existiera la desigualdad instituida por la propiedad (Rousseau, de nuevo, antes que Marx y Engels) el Derecho no tendría razón de ser4. Pero, paradójicamente, el positivismo asentará la tesis de que el Derecho es útil, que cumple funciones socialmente útiles que se pueden sintetizar en su caracterización como ritmo de la vida social, por utilizar la fórmula que tanto gustaba usar Durkheim.

  • 5 Soberana en la clásica noción de soberanía de Bodin (poder originario, absoluto, ilimitado, irrestr (...)
  • 6 Máiz, Ramón, « Los nacionalismos antes de las naciones », en Política y Cultura, nº 25/2006, p. 96. (...)

13Pues bien, lo que me interesa recordar aún más es esa obviedad de que lo que nosotros consideramos « Derechos modernos » y que, no olvidemos, son Ordenamientos jurídicos nacionales, arrancan de un proceso jurídicopolítico marcado por la ideología que hace posible la aparición de los Estados modernos como Estados nacionales. Un proceso que, como se ha explicado hasta la saciedad, en el XVIII y comienzos del XIX, pasa por la tensión entre el modelo de positivismo legalista propio del molde revolucionario francés, conforme al que se acabarán acuñando la mayor parte de los sistemas jurídicos continentales, y el modelo del historicismo romántico propio de la Escuela histórica alemana y el primer Savigny. Finalmente, como se recordará, el nacionalismo de matriz romántico cedió a una óptica constructivista del nacionalismo. Así, por decirlo en palabras del politólogo español Ramón Maíz, « el nacionalismo no resulta ya considerado como la manifestación o exteriorización de una nación objetivamente dada, sino que, al contrario, es la nación misma como sujeto político, como soberana5, la que constituye el producto, siempre dinámico e inacabado, de un proceso complejo de construcción política y social que tiene lugar, bajo el impulso del nacionalismo en competencia con otras fuerzas e ideologías, en determinados contextos culturales, económicos y políticos »6.

14Y ahora llego al propósito ya anunciado de mi intervención. Tratar de ejemplificar cómo el estereotipo, en cierto modo, es un producto obligado del Derecho, incluso su arquetipo. Es así precisamente por la principal función social atribuida al Derecho, que no es otra que la de proporcionar seguridad, crear referencias sólidas, que duren, aunque eso suponga pagar el precio de que los molinos del Derecho no giren a la misma velocidad que los de la vida social y el Derecho se convierta así –o, mejor, pueda ser percibido por las vanguardias- no sólo en un instrumento inevitablemente conservador, sino reaccionario.

  • 7 De Alf Ross puede leerse la edición castellana reciente de su El concepto de validez y otros ensayo (...)
  • 8 Sobre la temática sociológica de las funciones del Derecho sigue siendo muy útil el pedagógico ensa (...)

15Vuelvo a la fórmula de Durkheim, el Derecho como instrumento para fijar el ritmo de la vida social. Bajo coacción, los mensajes/mandatos normativos consiguen una regularidad de conductas que permiten construir el estereotipo. Conforme al conocido diagrama de Ross, en su crítica a la noción kelseniana de validez normativa, la validez del Derecho es una categoría metafísica7, pues lo que cuenta, en realidad, para entender en qué consiste el Derecho, por qué y para qué se le invoca en la vida social, qué funciones se le asignan8, son dos factores : la sanción y el hábito de obediencia, que producen a su vez la generalización de la conducta obligatoria que se considera válida en la medida en que la generalización del hábito, su automatismo, hace tácita o, mejor, esconde la verdadera razón de obedecer. El momento de generalización, irrenunciable en el Derecho por su dimensión normativa, se encuentra hoy, sin embargo, sometido a crisis precisamente por el avance de las manifestaciones de la pluralidad social que hace mucho más difícil la generalización de la conducta de obediencia a la norma.

  • 9 En realidad, estos contagian a otros sectores básicos del Derecho, el civil, el administrativo y el (...)

16Precisamente a la hora de abordar ese factor de pluralidad social que constituye la llegada y asentamiento de grupos alógenos (inmigrantes, refugiados), se echa mano del Derecho a fin de congelar el estereotipo de sujeto de derecho, de ciudadano, mediante el procedimiento de dialéctica asimétrica que supone el recurso a fobotipos que justifican un trato de discriminación y dominación a esos new comers. Decía que las políticas migratorias y de asilo, los instrumentos jurídicos propios del Derecho de migración y extranjería9, evidencian la contribución desde el Derecho, contribución que considero capital, para fijar como sólidas (como estereotipos), gracias al aparato sancionador que les acompaña, categorías que son completamente discutibles y que en realidad funcionan como fobotipos para desempeñar una tarea de estigmatización social. Veamos.

Los estereotipos en la construcción jurídica del titular de derechos y de ciudadanía

  • 10 No digamos nada de la transformación de la noción de refugiados, que hoy ha sido vaciado de su cont (...)

17Llega el momento de utilizar el test que he propuesto al inicio de esta pequeña reflexión. Propongo considerar el estereotipo (en realidad, fobotipo) de « inmigrante ilegal », aunque también valdría el examen de la condición de los diferentes status de extranjería, o la noción misma de inmigrante o la de refugiado. Creo que su examen permite advertir sin dificultades la fuerza dialéctica del fobotipo como complemento del estereotipo. Todos ellos son estereotipos que encontramos en los sectores de extranjería, migración y asilo de los ordenamientos jurídicos en los últimos 40 años en los Estados de la UE, e incluso por la propia UE, a partir de la vieja y común distinción dicotómica (ciudadano/extranjero) cuya definición no es más que esta, negativa : la condición del que no es ciudadano, porque no es nacional. En la UE se ha experimentado una primera e importante corrección, esto es, que ningún ciudadano de un Estado de la UE es ya extranjero sin más en cualquier otro Estado de la UE, al ser europeo. Pero la dicotomía se mantiene en relación con aquellos otros que la jerga bruselense da en llamar extracomunitarios y, en particular, los inmigrantes « ilegales », el estereotipo/fobotipo acuñado para referirse a lo que, en todo caso, deberíamos denominar inmigrantes « irregulares »10.

18Ya advertí que, a mi juicio, no hay otro ejemplo más claro del uso de estereotipos como fobotipos que el examen de las legislaciones de extranjería/inmigración, que han modificado sus viejas normas sobre nacionalización/naturalización (habitualmente presentes en la Constitución o en el Código Civil) para desarrollar mecanismos reglamentarios en los que se concreta las condiciones y procedimiento del acceso (de la obstaculización del) acceso a la ciudadanía y a la condición misma de titular demediado de derechos, o infrasujeto de derechos.

  • 11 Hablo de « sobrantes » porque los contingentes de irregulares constituyen el « ejército de reserva (...)
  • 12 Esto es, en los Estados de la UE, personas que han cometido un acto ilícito contra un bien jurídico (...)

19Ilegales, dicen, y con ello se envía un mensaje de estigmatización/criminalización respecto a quienes, en todo caso, ha cometido una irregularidad administrativa (cruzar la frontera sin todos los documentos en regla, o permanecer en el territorio de un Estado cuando sus documentos inicialmente en regla no han sido renovados adecuadamente), un mensaje dirigido hacia la población autóctona, los buenos ciudadanos europeos. Se trata de hacer ver a los ciudadanos que quienes en realidad no son otra cosa sino inmigrantes « sobrantes »11 , son definidos como verdaderos criminales, como tales, en el sentido técnicojurídico12 : personas a las que hay que apartar del espacio público para defenderse contra ellas. Y se dispone de toda una red de centros especiales distribuidos en todo el territorio de la UE (CIEs, CRA, según la terminología de cada país) para internarlos a fin de asegurar su expulsión. Otra perversión jurídica inaceptable : se priva así de libertad deambulatoria, la máxima sanción penal, a quien no ha cometido delito. Por supuesto, la mayor perversión es la utilización de lo que en Derecho penal se llama « delitos de autor » en grado máximo, esto es, conceptualizar como delincuente a alguien, simplemente por pertenecer a un grupo social determinado.

  • 13 Evidentemente, se trata de una constante recurrente que subyace no sólo al mecanismo de la xenofobi (...)

20De la fuerza del estereotipo de inmigrante ilegal es prueba la dificultad de vencer el prejuicio de nuestra mirada sobre el otro –extranjero, qua no nacional- y así admitirlo, incluso cuando su presencia es legal. Me refiero a lo que aún para muchos constituye una blasfemia jurídicopolítica, reconocer a un extranjero como sujeto igual de derechos respecto al ciudadano, algo que sólo se puede concebir mediante el proceso, generalmente difícil, de naturalización, que exige no sólo presencia legal continuada (status de residente) durante un período de tiempo considerablemente largo, sino también la condición de trabajador activo y, además, otros requisitos cognitivos e incluso afectivos, según las diferentes legislaciones. Eso es el resultado del mensaje de miedo al otro, en particular a ese otro que es el inmigrante ilegal como arquetipo de sujeto peligroso13.

21El efecto de ese mensaje del fobotipo repercute también sobre el inmigrante legal, pues la contaminación del estigma supera (en el imaginario de los ciudadanos, golpeados por el fobotipo insistentemente) la barrera entre legales e ilegales y así, ni siquiera el inmigrante legal está a salvo y debe pasar un difícil recorrido de pruebas para adquirir una condición que le deje a salvo (inmigrante con status regular) y no digamos para integrarse plenamente como ciudadano y así se le obliga a superar tests no sólo cognitivos, sino incluso emocionales.

  • 14 En puridad, cuando se busca una noción fuerte de integración, la dimensión cognitiva es de suyo ins (...)

22Hoy puede parecer que los tests « cognitivos », encaminados a verificar que el inmigrante que quiere acceder a la condición de ciudadano conoce bien los valores y prácticas sociales dominantes, la legalidad y del sistema de vida, sustituyen al elemento emocional, tan querido por ejemplo en la política impulsada en Francia por Sarkozy, primero como ministro del Interior y luego como Presidente de la República (la exigencia de « amar a Francia »). Pero en realidad no es así : al inmigrante, en la UE de hoy, debido al arraigo que han adquirido los fobotipos, no le basta con demostrar que conoce los estereotipos nacionales que nos ofrece la legislación14. Hoy vivimos en la Unión Europea un momento histórico de desarrollo de lo que se ha dado en denominar con fundamento « democracias emocionales ». El pendant social que vivimos los europeos se orienta a sostener que la transmisión de identidades ficticias, épicas en su confrontación con el otro (los estereotipos y sus correspondientes fobotipos) cuya posesión hace posible que ese otro forme parte del nosotros, solo es posible a través de un proceso de catarsis, de auténtica conversión, de depuración o purificación, como se pidió por ejemplo en algunos de los Estados del antiguo bloque soviético, en diferente grado (no es lo mismo el caso de la ex República Democrática Alemana que el de Hungría ni, sobre todo, el de Polonia).

  • 15 Quizá debiéramos añadir los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE). Bauman escribe que « es (...)
  • 16 Zygmunt, Bauman, Archipiélagos de excepciones, op. cit., p. 33 y ss.

23Sin duda, este auge del recurso por parte del Derecho, de la política, a los fobotipos que estigmatizan a esas clases de otros que son inmigrantes irregulares y demndantes de asilo tiene que ver con la denuncia de Bauman, tal y como a mi juicio se formula sobre todo en el mencionado diálogo con Agamben. Bauman (como otros, desde Susan George al propio Agamben, pasando por Sassen o B.Santos) ha insistido una y otra vez en la interpretación de la regresión evolutiva que ha sufrido el modelo de Estado social de Derecho en los últimos 20 años, hasta devenir en algo próximo a un Estado policial. Como explica con gran agudeza en su ya mencionado Archipiélago de excepciones -en el que no es difícil advertir la impronta de Foucault-, se trata de un proceso que, por mor de la lógica de esta fase del capitalismo global, transforma a buena parte de los que fueron Estados sociales en Estados excluyentes, Estados policiales-penales. Se crean así no ya pequeños espacios de infra-Derecho, zonas de no-Law’s land, que escapan a la soberanía tradicional del Estado de Derecho y que se encuentran regidos por un estado de excepción permanente, sino toda una red global de esas islas, verdaderos archipiélagos de la excepción. La metáfora del Archipiélago tiene como emblema, los campos de refugiados y los barrios de inmigrantes15. En ellos se puede comprobar cómo, si los « Estados sociales » de Derecho en cierto modo son una reformulación o superación del modelo hobbessiano de legitimidad, por incremento de sus outputs (es decir, porque más allá de la garantía de la vida frente a la violencia extienden la seguridad, la certeza en el status de sus ciudadanos, que ya no son meros súbditos), los « Estados penal-policiales » privan a una parte de la población (entre la que se encuentran los que ocupan los márgenes del sistema, lo que fueron consideradas « clases peligrosas ») de esos « beneficios », los reducen a la condición de precariedad y sólo pueden acudir a una vieja argucia para mantener su adhesión. Es la coartada del agresor externo o del enemigo interior, frente al cual defienden a todos sus ciudadanos, también a los que han golpeado y reducido a la precariedad. Ese recurso, viejo argumento de la lógica del miedo, es el que Bauman denomina « el oscuro espejismo de los otros » : inmigrantes y refugiados. Esos verdaderos « excedentes » de la mano de obra global, y en particular los dos grupos que ejemplifican las migraciones forzadas y que constituyen el emblema de lo que, en términos durísimos, denomina « desecho humano », producto genuino de la lógica de esta fase del mercado global : los inmigrantes irregulares (mal llamados « ilegales », que es la forma en que se conoce a los trabajadores extranjeros no expresamente deseados) y los refugiados : « Uno de los resultados más letales del triunfo global de la modernidad es la acuciante crisis de la industria de tratamiento del desecho (humano) », escribe Bauman16. Esa es la razón por la que se ven despojados de todos los elementos de identidad, de los marcadores nacionales : no tienen Estado, no son necesarios/útiles, o han dejado de serlo, no tienen « papeles ». Los Estados de la UE, explica Bauman, no están dispuestos a recibir a esos « excedentes de otros Estados » y acuden al argumento de problemas de orden público, de seguridad y aun de defensa de la soberanía nacional-territorial. Se esgrime sin rubor el argumento de que son ejército de reserva de la delincuencia, de la violencia, del terrorismo. Eso es lo que, a su juicio, explica el inaceptable rechazo de los refugiados. Y así, concluye : « la basura no precisa de distinciones afinadas ni de matices sutiles, salvo que haya que clasificarla para su reciclaje ». Y no, definitivamente ese es un camino poco conciliable con el respeto a los derechos humanos y al pluralismo, sin los que la democracia y el Estado de Derecho quedan vacíos.

Haut de page

Notes

1 La ya mencionada expresión « industria del desecho humano » es utilizada por Bauman en su Archipiélago de excepciones, una conferencia impartida en el CCCB de Barcelona, en diálogo con Giorgio Agamben y que fue luego publicada en Katz ediciones, 2008, texto que considero central en el desenmascaramiento de la construcción de los inmigrantes ilegales como fobotipos. Más recientemente, Bauman, Zygmunt, Strangers at our Door, Polity Press, 2016, en el que trata de analizar las raíces de lo que considera una de las patologías dominantes, « el miedo a inmigrantes y refugiados » y ofrecer alternativas. Respecto a S.Sassen, me remito a su Expulsions. Brutality and Complexity in the Global Economy, Harvard University Press, 2014 (Hay traducción española, Expulsiones. Brutalidad y complejidad en la economía global, Katz eds. 2015).

2 Y es así cómo entiendo los objetivos del proyecto del CRIMIC, el marco en el que se nos invita a debatir : « Il s’agit d’analyser les processus de construction et d’élaboration des stéréotypes, mais également les processus de réappropriation de ceux-ci (réception, incorporation et/ou instrumentalisation). Cette approche va nous permettre d’analyser l’articulation entre les identités nationales au sein de l’Europe, entre ces dernières et les identités régionales mais aussi, d’une manière plus recentrée, entre des groupes à une échelle plus réduite. De même, nous interrogerons la notion de fracture au sein de ces identités nationales. Le caractère global que nous souhaitons donner à nos recherches a pour objectif de mieux appréhender la question des stéréotypes dans son ensemble et depuis ses diverses manifestations puisqu’il s’agira, in fine, de participer à la théorisation de ce concept multiforme, ainsi qu’à l’étude de ses implications sur la construction des identités nationales ».

3 Movimiento crítico sobre los estudios de Derecho, cuyo origen se vincula a la influencia de filósofos como Adorno y Horkheimer (Escuela de Frankfurt) y se cifra en torno al 68, que dio lugar a una corriente doctrinal que cuenta con un reconocido órgano de expresión, la revista de ese nombre, Kritische Justiz, que enfatiza el análisis sociológico, económico y político de los instrumentos jurídicos, oponiéndose a la dogmática jurídica propia del positivismo formal-legalista.

4 La hipótesis del après le Droit, del etsi ius non daretur, ha encontrado una exposición particularmente brillante por parte del iusfilósofo belga, especialista en las relaciones entre literatura y Derecho, François Ost.

5 Soberana en la clásica noción de soberanía de Bodin (poder originario, absoluto, ilimitado, irrestricto), hoy, por cierto, completamente insostenible, lo que constituye una paradoja del proyecto político de buena parte de lo que se da en denominar « nacionalismos emergentes » o « periféricos.

6 Máiz, Ramón, « Los nacionalismos antes de las naciones », en Política y Cultura, nº 25/2006, p. 96. Cfr. también Maíz, Ramón, La frontera interior : el lugar de la nación en la teoría de la democracia y el federalismo, Murcia, Tres fronteras, 2008.

7 De Alf Ross puede leerse la edición castellana reciente de su El concepto de validez y otros ensayos, Fontamara, México, 2014.

8 Sobre la temática sociológica de las funciones del Derecho sigue siendo muy útil el pedagógico ensayo del sociólogo del Derecho italiano Vincenzo Ferrari, Funzioni del Diritto, Roma, Laterza 1987. Hay traducción castellana de J de Lucas y María José Añón, Las funciones del Derecho, Debate, Madrid 1989 y ahora en Universidad Externado, Bogotá, 2014.

9 En realidad, estos contagian a otros sectores básicos del Derecho, el civil, el administrativo y el penal y a su vez presuponen, por cierto, una concepción etnocultural, nacional, que subyace al Derecho constitucional, sobre todo en su primera fase (no tanto en lo que llamamos Estados constitucionales o constitucionalismo, sino como ideología jurídica del postpositivismo), por más que los liberales lo nieguen desde su concepción de universalismo abstracto, que ha sido denunciado a su vez desde concepciones postpositivistas.

10 No digamos nada de la transformación de la noción de refugiados, que hoy ha sido vaciado de su contenido convencional a través de la errática evolución del SECA (Sistema Europeo Común de Asilo), por ejemplo, mediante medidas como la transformación de los Centros de acogida de demandantes de asilo (so pretexto de la necesaria labor de triage) en Centros de internamiento. Lo mismo sucede con algunas reformas legislativas, como la danesa de 2016. Hasta el punto de ya no responde al concepto canónico del artículo 13 de la Declaración de derechos humanos, ni a su desarrollo en el artículo 1 de la Convención de Ginebra del 51. Inmigrantes y refugiados son hoy, en la UE, verdaderos conceptos zombie, en el sentido en que sostiene Beck.

11 Hablo de « sobrantes » porque los contingentes de irregulares constituyen el « ejército de reserva » del que se valen los empresarios para practicar dumping social respecto a los trabajadores nacionales y a los inmigrantes legales. Se trata, pues, de un contingente de trabajadores a los que se emplea en economía sumergida o clandestina y a quienes se puede presionar para que acepten condiciones laborales mínimas, y prescindir de ellos cuando ya no rinden el suficiente beneficio. Por eso, como lo ha explicado Bauman (también Sassen) esta construcción de los ilegales es funcional a la generalización de la categoría del trabajador desechable, de máxima precariedad, en condiciones de máxima vulnerabilidad. De ahí que el mismo Bauman hable de la « industria del desecho humano ».

12 Esto es, en los Estados de la UE, personas que han cometido un acto ilícito contra un bien jurídico tan importante, que permite la reprensión penal ; pero siempre que esa responsabilidad y esa sanción hayan sido decidida por un juez en sentencia firme y en un proceso con las debidas garantías. Y en la inmensa mayoría de los casos esos inmigrantes « ilegales » lo son por una decisión de un funcionario administrativo o de policía que decide su ingreso en prisión (eso son en realidad los centros de internamiento), por un plazo que, de conformidad con la directiva de retorno de 2008, puede llegar hasta los 18 meses. En marzo de 2017 la Comisión Europea ha instado a los Estados a alargar hasta el máximo ese plazo y a « aligerar » los procedimientos administrativos de expulsión.

13 Evidentemente, se trata de una constante recurrente que subyace no sólo al mecanismo de la xenofobia sino también a la concepción schmittiana de la política, en términos amigo/enemigo y a la utilización de lo que el psicoanálisis denomina agresor externo, para crear a la vez sumisión y adhesión. Es el clásico recurso al miedo a los bárbaros, tan agudamente analizado por Todorov en su El miedo a los bárbaros. Más allá del choque de civilizaciones, Galaxia Gutenberg, Barcelona, 2008 y que, a propósito de inmigrantes y extranjeros, ha sido denunciado como ingrediente argumentativo en las políticas migratorias y de asilo. Entre otros muchos, por el mencionado Bauman, o por Zizek : Cfr. por ejemplo, su artículo « Waht our Fear to Refugees says about Europe », en la revista NewStateman : http://www.newstatesman.com/politics/uk/2016/02/slavoj-zizek-what-our-fear-refugees-says-about-europe. Más específicamente, su Refugees, Terror and other Troubles with the Neighbors. Against the Double Blackmail, Londres, Penguin Books, 2016.

14 En puridad, cuando se busca una noción fuerte de integración, la dimensión cognitiva es de suyo insuficiente, porque esos test de conocimiento no miden voluntad y la capacidad de integración y, salvo que se sea un platónico irredento, no podemos sostener que conocer el bien asegure actuar virtuosamente. Por no mencionar la paradoja de que, si así fuera, deberían exigirse a los propios ciudadanos.

15 Quizá debiéramos añadir los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE). Bauman escribe que « es posible que la única industria pujante en los territorios de los miembros tardíos del club de la modernidad sea la producción en masa de refugiados. Y los refugiados son el ´residuo humano´ personificado : sin ninguna función ´útil´ que desempeñar en el país al que llegan y en el que se quedan, y sin intención ni posibilidad realista de ser asimilados e incorporados » Vid. Zygmunt, Bauman, Archipiélagos de excepciones. Comentarios de G.Aganbem, Barcelona, Katz, 2008, p. 32.

16 Zygmunt, Bauman, Archipiélagos de excepciones, op. cit., p. 33 y ss.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Javier de Lucas, « Identidad, ciudadanía y derecho : del estereotipo al fobotipo », Amnis [En ligne],  | 2018, mis en ligne le 10 mars 2018, consulté le 19 août 2018. URL : http://journals.openedition.org/amnis/3244 ; DOI : 10.4000/amnis.3244

Haut de page

Auteur

Javier de Lucas

Institut de drets humans de la Universitat de València, España

Articles du même auteur

Haut de page
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo AMU - Université d’Aix-Marseille
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals