Navigation – Plan du site
Construction et circulation des discours

El estereotipo vasco en las primeras guías turísticas francesas del siglo XIX

Coro Rubio Pobes

Résumés

Cet article étudie le stéréotype basque à travers les guides touristiques publiés en France au XIXe siècle, en particulier ceux qui présentaient la « Côte basque » en proposant un itinéraire transfrontalier. On compare l'image idéalisée des Basques que ces guides ont diffusée avec celle que contenaient les guides publiés en Espagne aux mêmes dates. Il s'agit aussi de mettre en valeur une source documentaire qui n'a guère été envisagée pour l'étude des stéréotypes et la construction des identités collectives.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Por ejemplo a través del cine ; véase De Pablo, Santiago, « Los estereotipos de la identidad vasca (...)
  • 2 Véase Rubio Pobes, Coro, La identidad vasca en el siglo XIX. Discurso y agentes sociales, Madrid, B (...)
  • 3 Ibid., pp. 255-259 ; y Rubio Pobes, Coro, « Basque identity and travel accounts in the 19th century (...)

1Miembros de un pueblo singular y antiquísimo situado al pie de los Pirineos y poseedor de una lengua –el euskera– de desconocido y remoto origen ; descendientes de una raza de aguerridos guerreros de la Antigüedad que supieron mantener su territorio libre de invasiones extranjeras ; celosos defensores de sus tradiciones y antiguas leyes, de sus fueros ; valientes, leales, amantes de la libertad, trabajadores, emprendedores, religiosos, respetuosos, virtuosos y civilizados. Este fue el estereotipo vasco hegemónico en el siglo XIX, etnotipo más exactamente, un retrato idealizado, mitificado y acrítico de enorme éxito y recorrido en el tiempo, cuyos ecos han llegado hasta la actualidad1. Se definió y difundió en dicha centuria a través de narrativas sobre lo vasco elaboradas por políticos, literatos, artistas y clérigos del País Vasco peninsular, que en las convulsas circunstancias de aquella centuria de guerra y revolución defendieron los fueros de las Provincias Vascongadas con argumentos esencialistas sobre lo que representaba ser vasco, siendo el discurso más acabado e influyente el elaborado desde el plano político por el fuerismo2. Pero hubo también aportaciones foráneas, desde ámbitos diversos y respondiendo a otras inquietudes, singularmente procedentes de lingüistas europeos fascinados con el euskera –desde Guillermo de Humboldt, que retrató a los vascos como un pueblo de costumbres ancestrales y lengua misteriosa y antiquísima, al príncipe Louis Lucien Bonaparte­, que formó la biblioteca sobre tema vasco más importante de la época–, e igualmente por parte de aquellos viajeros extranjeros, británicos y franceses sobre todo, que recorrieron los territorios vascos y escribieron sus impresiones en libros de viaje que –con alguna excepción– describieron a los vascos en términos muy similares a los señalados3. Discursos políticos, sermones, novelas, revistas culturales, estudios lingüísticos, libros de viajes... y, desde la conversión del País Vasco en destino turístico a partir del segundo tercio del siglo XIX, también guías turísticas.

  • 4 He estudiado estas guías en « Montañeses del Norte. Estereotipo vasco y paisaje en las guías para v (...)
  • 5 Sobre esta imagen de España Andreu Miralles, Xabier, El descubrimiento de España. Mito romántico e (...)
  • 6 Precisamente la existencia de la frontera ha sido considerada determinante para el desarrollo del t (...)
  • 7 Véase por ejemplo Laborde, Pierre, « Les Basques et le Pays Basque d'après la Nouvelle Géographie U (...)
  • 8 « C'est sans doute le Ramuntcho de Pierre Loti qui a le plus contribué à la mise en place d'un stér (...)

2Las primeras guías turísticas editadas en España que trataban de dar a conocer el territorio vasco se publicaron a partir de los años cuarenta del siglo XIX –también de entonces datan las primeras guías sobre España y sobre Francia–, escritas por autores vascos y foráneos que, con tópicos similares a los empleados en el discurso político del fuerismo, difundieron una imagen estereotipada del país, su paisaje y sus gentes4. En ellas, el País Vasco peninsular se representaba como Norte civilizado, frente a la imagen sureña y oriental que tenía España en la época5. En estas guías no se decía una palabra sobre el territorio vasco-francés ; sin embargo, las que se editaron en Francia en similares fechas sí hablaban del territorio vasco peninsular, proponiendo un turismo transfronterizo que recorría la costa vasca, « Côte Basque », de Norte a Sur6. Estudiar estas guías –una selección–, que contribuyeron –junto a otros vehículos, como las obras eruditas de un Francisque Michel, o más tarde de un Elisée Reclus7– a fijar y difundir en Francia el estereotipo vasco antes de que Pierre Loti publicara su famosa novela Ramuntcho8, y comparar esas imágenes de lo vasco con la que mostraban las guías publicadas en España es el objeto de las páginas que siguen.

El retrato de los vascos en las primeras guías turísticas francesas

  • 9 Hay una guía anterior, la Guide du voyageur en Espagne par M. Bory de Saint-Vicent (París, Louis Ja (...)
  • 10 Guide en Espagne et en Portugal, par Quetin, revu par Richard, París, Librairie de Maison, 1841. Cf (...)

3Las primeras guías turísticas francesas que se ocuparon del territorio vasco fueron guías generales sobre España o sobre Francia editadas en los años 40 y 50 del siglo XIX9. En ellas, el retrato sobre los vascos se limitaba a breves comentarios sobre su carácter y costumbres al hilo de la descripción de la ruta propuesta, pero aparecían ya algunos tópicos que se harían recurrentes. Así por ejemplo, la Guide en Espagne et en Portugal de M. Quétin, publicada en París en 1841, que formaba parte de la serie de guías Richard sobre países europeos, explicaba al viajero que « les Biscayens » ­–término que usaba como sinónimo de vascos– eran menos austeros que los españoles, que comían y bebían mucho, aunque rara vez se emborrachaban, y que las mujeres trabajaban en los campos igual que los hombres ; que la danza y la pelota eran sus juegos favoritos, y amaban « apasionadamente » la lidia de novillos, con la que todos los pueblos celebraban sus fiestas patronales ; y que la alegría reinaba en todo el país. Sobre Bilbao señalaba además que era una ciudad próspera, gracias a su actividad industrial y comercial, se disfrutaba en ella de « un bienestar general » y se vivía « con mucha libertad », y que era « uno de los lugares más confortables de España »10.

  • 11 Guide du voyageur aux Pyrénées. Itinéraire descriptif et historique à l'usage des touristes et des (...)
  • 12 De Bordeaux à Bayonne, à Biarritz, à Arcachon, à Saint-Sébastien, à Mont-de Marsan, et à Pau par Ad (...)

4La Guide du voyageur aux Pyrénées editada en 1840, que fue una de las famosas guías Richard –tuvo un gran éxito y para 1855 había conocido ya su sexta edición11–, contenía un epígrafe dedicado a describir de forma genérica a los habitantes de las zonas pirenaicas, a los que unificaba bajo el término « montagnards » (montañeses), pero hacía también alguna mención específica a los vascos y a la « Côte des Basques » –como empezaba a conocerse el litoral–, si bien superficial y puntual. Así, al hablar de Bayona señalaba que las vascas eran esbeltas y hermosas ; explicaba que los habitantes de Cambó se reconocían fácilmente por su aspecto saludable, y que « sus andares orgullosos y desenvueltos parecen conservar toda la intrepidez de los antiguos Cántabros » ; describía Bidart como pequeña localidad vasca con « una lengua y unas costumbres diferentes » de las de otras partes del mismo departamento francés ; y definía el « país » de Navarra y Vascongadas como « uno de los más ricos y cultos de España ». En 1857 Adolphe Joanne, editor de otra famosa serie de guías turísticas francesas, publicó De Bordeaux à Bayonne, obra que en 1879 reeditó ampliando el itinerario hasta San Sebastián. Esta guía describía a los vascos como « hábiles navegantes » e « intrépidos pescadores » –en referencia a la pesca de la ballena–, « bravos corsarios », « probados patriotas, leales y fieles súbditos », y añadía que su « pasión favorita » era el juego de pelota12. Pero fue en las guías específicas sobre el « Pays basque », más concretamente sobre el litoral, la parte que despertaba mayor interés turístico, editadas a partir de los años 50, donde estos tópicos se expusieron con mayor desarrollo y el estereotipo vasco aparecía plenamente expuesto. Veamos dos ejemplos.

La Guide du voyageur de Bayonne à Saint Sébastien (1852)

  • 13 Las diversas ediciones que he consultado, con variantes en las ilustraciones, no están datadas, sie (...)
  • 14 Ibid., p. 2.
  • 15 Ibid., p. 82.
  • 16 « [...] leur démarche fière et dégagée semble avoir conservé toute la hardiesse des Cantabres d'aut (...)
  • 17 « Tout nous dit que nous sommes parvenus aux premières assises de la montagne. Ce qui nous confirme (...)
  • 18 « La profession de contrebandier est bien périlleuse, et il faut l'audace et l'agilité de nos Basqu (...)

5Escrita por el editor bayonés Charles-Henri Hennebutte e ilustrada por las hermanas Blanche y Hélène Feillet, esposa esta última del autor y reconocida pintora, esta guía fue publicada en Bayona en 1852, y conoció diversas ediciones posteriores13. Proponía una ruta litoral por carretera « que presenta en un marco reducido los sitios más pintorescos, los más variados que se puedan hallar en cualquier otra porción de Europa ». En la primera parte, dedicada al « extraordinariamente pintoresco » territorio labortano, los comentarios sobre los vascos –que asimilaba a los vascones de la Antigüedad, afirmando que en el año 588 se establecieron en Basse-Navarre, Soule, Labourd y Guipúzcoa septentrional formando el ducado de Vasconia14– eran escasos y más bien de tipo folclórico. Explicaba así que el último domingo de septiembre o « Domingo de los vascos » llegaban a Bayona, desde tiempo inmemorial, vascos y bearneses para darse el mayor número posible de baños de mar15. Al hablar de Cambó alababa el saludable aspecto de sus habitantes, cuyos « andares orgullosos y desenvueltos parecen conservar toda la intrepidez de los antiguos Cántabros »16 ––reproducía aquí las mismas palabras que la Guide du voyageur aux Pyrénées : unas guías servían de fuente a otras–, y describía a un grupo de jóvenes vistiendo boinas azules, chaquetas de terciopelo, alpargatas y « el maquila [bastón] nacional », y a mujeres que con sus mantos negros acudían a la Iglesia. « Todo nos indica que estamos llegando a los pies de las montañas. Lo que nos confirma aún más que entramos en los Pirineos, es esa fisonomía franca y abierta que anuncia que serás bienvenido al hogar del montañés », y esa hospitalidad, añadía, « recuerda a las costumbres patriarcales »17. La asimilación entre vascos y cántabros de la Antigüedad fue un tópico recurrente en las guías turísticas editadas en España, y una constante en el discurso historicista del fuerismo, y también su definición como montañeses (montagnards), término que en la guía de Hennebutte englobaba a vascos y bearneses, e igualmente su representación como pueblo de costumbres patriarcales. Pero en el epígrafe dedicado a Behobia hacía un comentario del que no había rastro en las guías españolas : señalaba que la mayoría de sus habitantes se dedicaban a « la profesión » de contrabandista, « comercio fraudulento » para el que los vascos, afirmaba, tenían especiales cualidades : « La profesión de contrabandista es muy peligrosa, y hace falta la audacia y la agilidad de nuestros vascos para escapar a todos sus peligros »18.

  • 19 « [...] je vous ferai connaître les trois provinces basques que les touristes appellent avec raison (...)
  • 20 Ibid., pp. 130-131 y 133.
  • 21 « Le gouvernement espagnol a fait de vains efforts, dernièrement encore, pour établir dans la Pénin (...)
  • 22 « Les Basques des provinces sont tous nobles et prennent la particule ». Ibid., p. 136.

6La segunda parte de la guía, que explicaba el tramo guipuzcoano del itinerario y se abría con un capítulo sobre las tres provincias vascas o Vascongadas « a las que los turistas llaman con razón la Suiza española »19 –comparación reiterada en las guías editadas en España–, contenía un amplio y estereotipado retrato de los vascos muy similar al de las guías españolas. Era aquí donde aparecían por primera vez los fueros (en la primera parte no se decía una palabra acerca de los fueros labortanos). Se explicaba que las tres provincias Vascongadas lucharon durante largo tiempo para conservar « sus privilegios » –no había en las guías francesas rastro del rechazo al uso del término privilegios para definir los fueros que sí se daba en medios vasquistas peninsulares–, de los que « con razón » estaban muy orgullosas, pues sus instituciones, la libertad que disfrutaban, el desinterés y filantropía de los hombres que les representaban eran modélicas : la misma idealización de los fueros como oasis de libertades que aparecía en las guías editadas en España. Se afirmaba también que los vascos mostraban el más elevado amor a la independencia, rasgo presentado como característico de los pueblos montañeses, a su antigua nobleza, a sus « fueros y privilegios », y que su sumisión a la dominación española había sido voluntaria, de tal modo que los reyes de España eran « más bien sus protectores que sus soberanos »20. Aunque, según Hennebutte, « el gobierno español ha hecho esfuerzos vanos, incluso recientemente, para establecer una legislación uniforme en la Península », las Vascongadas seguían disfrutando en gran parte de las mismas « franquicias y privilegios » de antaño, pues no pagaban impuestos obligatorios sino solo una pequeña contribución voluntaria, se administraban por sus propias leyes, y disfrutaban de exenciones militares y de papel sellado : « esto explica su apego fanático por los fueros », concluía21. A continuación, la guía retrataba un país vasco peninsular económicamente desarrollado (infraestructuras, industria, minería, agricultura) y socialmente avanzado, un país idílico en el que apenas existía la mendicidad y toda persona tenía cubiertas sus necesidades más básicas gracias a extraordinarios servicios de protección social. Y no faltaba una referencia al mito del igualitarismo social : « Los vascos de las provincias son todos nobles » 22.

  • 23 Ibid., pp. 139-145.
  • 24 « Nous retrouvons un peu sur le marché la couleur de l'Espagne du Midi ». Ibid., p. 189.

7En un epígrafe dedicado a la historia de Guipúzcoa, que describía como « una de las provincias más ricas y florecientes de España », aunque añadiendo que todavía se observaba en ella las huellas de la guerra civil, se recogían los tópicos de la tierra libre de invasiones extranjeras y de su voluntaria incorporación a la corona de Castilla en 1200 bajo el compromiso de conservar « sus antiguos usos y costumbres ». En él se describía a los guipuzcoanos como robustos, afables, trabajadores y valientes, tan buenos agricultores como soldados, y excelentes guerrilleros en las montañas –mencionaba a Gaspar Jaúregui, así como respetuosos con la autoridad. De las mujeres se decía que trabajaban duramente en el campo y que eran hermosas, no siendo raro encontrar entre ellas « bellezas perfectas ». Se explicaba que sus principales diversiones eran el juego de pelota, las corridas de novillos en las fiestas locales, y los bailes en la plaza del pueblo al son del tamboril y flauta todos los domingos. El cultivo del chacolí, el trabajo rural con layas, las danzas de espadas, las abarcas, las boinas, el pañuelo blanco anudado en la cabeza de las mujeres casadas... y otros elementos etnográficos aparecían mencionados para completar el retrato. Y también había una referencia a los grandes marinos : Legazpi, Urdaneta, Elcano... incluso se añadía que « según afirman muchos historiadores » un marino guipuzcoano, Juan de Vizcaya, descubrió América y reveló su existencia a Cristóbal Colón23. Solo un comentario rompía la similitud del retrato con las guías editadas en España : al describir el mercado instalado en la Plaza de la Constitución de San Sebastián se comentaba : « Encontramos en ese mercado algo del color de la España del Sur »24.

  • 25 « Voyageur, incline-toi ; te voici au milieu d'un peuple exceptionnel, qui a conservé, à travers le (...)
  • 26 « Cette nation belliqueuse était tellement jalouse de sa liberté, qu'elle méprisa toujours la vie d (...)

8La guía de Hennebutte incluía un capítulo especial, « Notice sur les Basques », firmado por M. L. M. H. Fabre, que redundaba en este retrato estereotipado pero cargando aún más las tintas, dibujando un país vasco aún más idílico y mitificado que el precedente. Comenzaba invitando a visitar « el desconocido país de los vascos » con estas palabras : « Viajero, inclínate : estás ante un pueblo excepcional, que ha conservado, a través de los siglos, sus usos y costumbres totalmente diferentes de las de otros pueblos. Es el resto de una poderosa nación »25. Explicaba que esa « nación » se extendía desde Galicia hasta Toulouse y más allá de Burdeos, e incluso que « probablemente » cubría la península entera y una parte del Sur y el Oeste de Francia, pero que de la antigua « federación » cántabra solo « habían sobrevivido siete provincias o más bien cantones o tribus », cuatro en España y tres en Francia. Describía el país vasco como montañoso, y tierra de contrastes entre lugares agrestes y salvajes y valles fértiles cuidadosamente cultivados : « Cantabria [–utilizaba como sinónimos los términos Cantabria y País Vasco, y hablaba de « la Cantabrie française » en referencia al país vasco francés–] es un inmenso jardín donde se respira el aire más puro », un « país encantador » cuyos habitantes gozaban de una robusta salud y conservaban el aire de nobleza, fiereza, gracilidad y distinción de sus ancestros. Se preguntaba Fabre por el origen de esta « raza antigua », apuntando las diversas teorías existentes e inclinándose por la vascoiberista, que la consideraba el último resto de los antiguos iberos. « Si hay que creer a algunos escritores, su antigüedad se remonta al Diluvio », concluía. También se hacía eco de la fama de célebres marinos y excelentes soldados de los vascos, y recogía el tópico sobre su amor a la libertad y resistencia a las invasiones extranjeras : « Esta nación belicosa era tan celosa de su libertad que desdeñaba su propia vida en los combates antes que perder su independencia »26.

  • 27 Ibid., pp. 207-208, 222 y 226.

9Fabre incluía un comentario sobre los fueros vascos, explicando que con la revolución de 1789 se habían perdido los vasco franceses, y que aunque tras la muerte de Fernando VII se intentó lo mismo con los de los vasco españoles, éstos habían logrado conservar si no totalmente al menos sí gran parte de « sus instituciones democráticas », tras combatir valerosamente siete años para defenderlas. Ofrecía así una lectura de la primera guerra carlista como contienda en la que los vascos se habían levantado unánimemente en defensa de sus fueros nutriendo las filas carlistas, y en la que fueron obligados a firmar una paz cimentada sobre una traición (en referencia a Maroto y al abrazo de Vergara) : una lectura distorsionada que será más tarde difundida por el nacionalismo vasco. La descripción de Fabre proseguía con referencias a « la lengua vasca », el euskera, « poco hablada » decía, y sin embargo bella, suave, expresiva, rica y harmoniosa ; y con una detallada, y estereotipada, descripción física de los vascos que loaba la belleza, fuerza, inteligencia, vivacidad, valentía, porte majestuoso, vestimenta elegante (citando también su característica boina, alpargatas o abarcas, y bastón o makila) de los hombres ; y la belleza, piel blanca y fina, talle esbelto y agilidad de las mujeres. Hablaba también de su elevada religiosidad ; de sus entretenimientos favoritos, el juego de pelota, las danzas al son de tamboril y flauta, y en ocasiones y « solo en las Vascongadas », las corridas de toros ; de su hospitalidad ; compromiso con su palabra ; carácter solidario y caritativo, y espíritu de igualdad : « El vasco mira a todos los hombres como sus iguales ». En este retrato tan idílico, muy similar al de las guías españolas, había sin embargo un par de detalles críticos que no aparecían en ellas : se decía que los vascos eran « contrabandistas natos » gracias a su astucia y audacia, y se afirmaba su inclinación a la superstición27.

La Guide de l'étranger à Bayonne et aux environs (1864)

  • 28 Guide de l'étranger à Bayonne et aux environs, Bayonne, Imp. de Veuve Lamaignère, 1864. Fuente : ga (...)

10Publicada en Bayona en 1864, esta pequeña guía de 80 páginas, que se vendió al económico precio de 50 céntimos de franco, fue editada con ocasión de la celebración de la Exposición Internacional Franco-española de Bayona28. Su anónimo autor, que declaraba ser un bayonés de adopción, se proponía explicar los atractivos turísticos que podían encontrar en Bayona y sus cercanías « los viajeros cosmopolitas » que la visitaban cada verano, pero el lector al que se dirigía especialmente era el visitante de la exposición, pues dedicaba una parte de sus páginas a explicar, en francés y en español, empresas y productos presentes en ella. Esta guía recorría territorio vasco de Norte a Sur, desde Bayona a San Sebastián, y trazaba un retrato de los vascos similar al de la guía de Hennebutte.

  • 29 Ibid., pp. 20, 32-33.

11Comenzaba hablando del « Domingo de los vascos » en Biarritz (el segundo domingo de septiembre, se decía aquí) en que llegaban en grupo a la ciudad los vascos del interior para tomar durante dos o tres días una docena de baños con fines medicinales : no era una descripción amable, pues señalaba que lo hacían danzando y lanzando agudos gritos (irrintzi) con un « ardor irrefrenable », y que esa « danza monótona y fastidiosa » era su diversión favorita tras el juego de pelota. En el tercer capítulo describía a los hombres vascos como esbeltos, de ojos oscuros y nariz aguileña, y cuya vestimenta característica se componía de chaqueta y pantalón oscuros, blusa blanca atada hasta el cuello, alpargatas (« spargattes »), boina (« béret bleu ou noir ») y un bastón (« makila »). Las mujeres vascas eran retratadas como agradables, hermosas, lozanas, y se añadía que tenían « algunos puntos de semejanza con las escocesas »29.

  • 30 Ibid., p. 34.
  • 31 « Aujourd'hui ces représentations charivaresques ne sont plus permises, et l'étranger perd en leur (...)

12La guía explicaba también que los vascos estaban orgullosos de su antiguo origen ; que, según relataban sus crónicas, Aitor era su patriarca ancestral ; y que nunca habían sido idólatras sino monoteístas, reconociendo un solo Dios creador (« Jao on Goïcoa »), a quien prestaban un culto sencillo, con ceremonias religiosas bajo robles en las que los ancianos impartían justicia. Añadía que se consideran a sí mismos los primeros cristianos y se creían poseedores de una lengua « inspirada por Dios ». Y en este punto se introducía un comentario crítico para decir que era evidente lo exagerado y pueril en estas pretensiones, pero que « de cualquier forma » el origen de los vascos se remontaba muy atrás y ­su lengua era una lengua-madre –citaba a Humboldt– sin ninguna analogía con las lenguas indo-germánicas30. También recogía el tópico de la secular independencia de los vascos, y decía que « estaban orgullos con razón » de ella, el de su resistencia a las invasiones extranjeras, e igualmente el del fiero pueblo guerrero de la Antigüedad, afirmando que combatieron bajo la enseña de Aníbal y que causaron terror a las tropas de Agripa. Añadía que el carácter vasco era « esencialmente » burlón, lamentando que los turistas no pudieran contemplar ya sus charivaris al estar prohibidos, pues eran « uno de los medios más preciosos para conocer el fondo cómico del carácter vasco »31 : un comentario singular, no habitual. Hablaba de su gusto por la danza, « una de las pasiones favoritas » de los hombres, pues a las mujeres que se entregan a estos « divertimentos frívolos » se las tenía en poca estima, explicaba ; y del juego de pelota, en el que los vascos mostraban « una habilidad increíble » y que era « objeto de culto » presente en toda fiesta que se celebraba en el país, celebrándose también partidos de pelota entre jugadores de « los dos países » vascos, que inflamaban el ánimo de los espectadores y en los que se realizaban apuestas considerables.

  • 32 Ibid., pp. 25-26.
  • 33 « Ces trois divisions territoriales de l'Espagne jouissent de privilèges ou fueros dont elles sont (...)

13En esta guía también se hacía referencia a los fueros : en primer lugar al biltzar (asamblea) de Labourd, afirmando que « en más de una ocasión había doblegado la voluntad de los reyes de Francia » y que su origen se perdía en la noche de los tiempos y se creía anterior al establecimiento del cristianismo entre los vascos32. Un epígrafe expreso titulado « Los fueros de las provincias vascas » explicaba además que los habitantes de las provincias vascongadas se administraban « por sus propias leyes », que las Juntas forales o asambleas provinciales se acompañaban de fiestas religiosas y civiles que duraban una semana y atraían a una masa considerable de personas, y que los vascos « están muy orgullosos » de sus « privilegios o fueros », cuya redacción se remontaba al siglo XVI. Pero añadía : « Se halla ahí, en pleno siglo XIX, una sociedad de la Edad Media »33.

Conclusión

14Las guías para viajeros editadas en Francia en el siglo XIX, especialmente las dedicadas al « Pays basque », difundieron una imagen estereotipada e idealizada de los vascos de uno y otro lado de los Pirineos. Aquí radica la primera diferencia con las guías editadas en España, pues éstas solo trataban sobre las Provincias Vascongadas : la propuesta de turismo transfronterizo de las guías francesas permitía observar a los vascos de ambos lados de la frontera como miembros de una misma familia étnica ; los Pirineos no ejercían así de barrera mental, sino de nexo. Además, en dichas guías los Pirineos otorgaban la calidad de montañeses (montagnards) a los habitantes de sus estribaciones, representando así a los vascos como pueblo pirenaico. En el retrato de los vascos situados en el lado francés de la frontera, pusieron acento en sus rasgos físicos, vestimenta y tradiciones folclóricas (boinas, makilas, pelota, danzas,...), mientras que el que hicieron de los vascos peninsulares tuvo, sin faltar en él dichos elementos, un mayor sesgo político (loas a sus fueros, a su antigua independencia, amor por la libertad...), aproximándose más al que difundieron las guías turísticas editadas en España. No obstante, el marcado acento que estas últimas pusieron en la singularidad del pueblo vasco y su elevado grado de civilización, expresado y resumido en su carácter norteño, y que en su contexto servía para diferenciar a los vascongados de la imagen dominante de España, no aparecía en las francesas, o lo hacía de forma difusa. Por último, hay que señalar que las guías francesas difundieron una imagen estereotipada e idealizada de los vascos pero algo más crítica que la que contenían las guías españolas, en las que no había rastro de comentarios sobre contrabando o superstición, y mucho menos sobre el carácter medieval, obsoleto, de los fueros vascos. Unas y otras sin embargo fueron importantes vehículos para la fijación y difusión del estereotipo vasco decimonónico, aunque no se les haya prestado atención como fuente para su estudio.

Ilustraciones de Guide du voyageur de Bayonne à Saint Sébastien par Ch. Hennebutte, Bayonne, Imp. de Veuve Lamaignère, [1860]. EMD Fundación Sancho el Sabio.

Haut de page

Notes

1 Por ejemplo a través del cine ; véase De Pablo, Santiago, « Los estereotipos de la identidad vasca a través del cine documental », en esta misma publicación.

2 Véase Rubio Pobes, Coro, La identidad vasca en el siglo XIX. Discurso y agentes sociales, Madrid, Biblioteca Nueva, 2003.

3 Ibid., pp. 255-259 ; y Rubio Pobes, Coro, « Basque identity and travel accounts in the 19th century : the French travellers’ Gaze », en Leoné, Santiago y Mc Clancy, Jeremy (eds.), Imaging the Basques : foreign Views on the Basque Country, Eusko Ikaskuntza, Donostia, 2008, pp. 103-118.

4 He estudiado estas guías en « Montañeses del Norte. Estereotipo vasco y paisaje en las guías para viajeros del siglo XIX », actualmente en proceso de publicación.

5 Sobre esta imagen de España Andreu Miralles, Xabier, El descubrimiento de España. Mito romántico e identidad nacional, Taurus, Madrid, 2016 ; Serrano, Mª del Mar, « Viajes y viajeros por la España del siglo XIX », Cuadernos críticos de Geografía Humana, 98 (1993), http://www.ub.edu/geocrit/geo98.htm.

6 Precisamente la existencia de la frontera ha sido considerada determinante para el desarrollo del turismo en el territorio vasco : Chadefaud, Michel, « La frontière franco-espagnole en Pays basque et le fait touristique », Hommes et Terres du nord, n° 4 (1977), pp. 30-50. Sobre la conversión del País Vasco en destino turístico : Laborde, Pierre, Histoire du tourisme sur la Côte basque, 1830-1930, Biarritz, Éditions Atlantica, 2001. Un marco general en Boyer, Marc, Histoire générale du tourisme du XVIe au XXIe siècle, París, L'Harmattan, 2005.

7 Véase por ejemplo Laborde, Pierre, « Les Basques et le Pays Basque d'après la Nouvelle Géographie Universelle d'Elisée Reclus », Lapurdum. Revue d'études basques, n° 4 (1999), pp. 295-302.

8 « C'est sans doute le Ramuntcho de Pierre Loti qui a le plus contribué à la mise en place d'un stéréotype d'un Pays Basque idyllique, où le temps semble s'être arrêté ». Leizaola, Aiztpea, « Le Pays Basque au régard des autres. De Ramuntcho au Guggenheim », Ethnologie Française, 32 (2002/3), pp. 429-438, cfr. p. 431.

9 Hay una guía anterior, la Guide du voyageur en Espagne par M. Bory de Saint-Vicent (París, Louis Janet, 1823), pero no era propiamente una guía turística, sino parte de una obra más amplia sobre la Guerra de Independencia española cuyo objetivo era explicar el escenario geográfico en el que ésta tuvo lugar. Quétin la utilizó como fuente.

10 Guide en Espagne et en Portugal, par Quetin, revu par Richard, París, Librairie de Maison, 1841. Cfr. pp. 117 y 122.

11 Guide du voyageur aux Pyrénées. Itinéraire descriptif et historique à l'usage des touristes et des baigneurs pour les bains des Hautes et Basses Pyrénées, des Pyrénées Orientales et de la Haute Garonne, par Richard, París, L. Maison, 1855 (6ª ed.). Cfr. pp. 129, 136, 142-143.

12 De Bordeaux à Bayonne, à Biarritz, à Arcachon, à Saint-Sébastien, à Mont-de Marsan, et à Pau par Adolphe Joanne, París, Hachette, [s.d.]. Manejo aquí la edición disponible en Gallica datada por la Biblioteca Nacional de Francia en 1879. Cfr. p. 121 y 133.

13 Las diversas ediciones que he consultado, con variantes en las ilustraciones, no están datadas, siendo la primera al parecer de 1852. Utilizo aquí la segunda edición : Guide du voyageur de Bayonne à Saint Sébastien par Ch. Hennebutte, Bayonne, Imp. de Veuve Lamaignère, [1860], 2ª ed. La obra fue publicada antes bajo otro título : Description des environs de Bayonne et de Saint-Sébastien, par Ch. Hennebutte. Album des deux frontières, Bayonne, Imp. de Veuve Lamaignère, [1851].

14 Ibid., p. 2.

15 Ibid., p. 82.

16 « [...] leur démarche fière et dégagée semble avoir conservé toute la hardiesse des Cantabres d'autrefois ». Ibid., p. 92.

17 « Tout nous dit que nous sommes parvenus aux premières assises de la montagne. Ce qui nous confirme plus encore que nous entrons dans les Pyrénées, c'est cette physionomie franche et ouverte qui vous annonce que vous serez le bienvenu sous le toit du montagnard. Cette hospitalité dont vous serez à même d'apprécier la cordialité, rappelle les mœurs patriarcales ». Ibid., p. 92.

18 « La profession de contrebandier est bien périlleuse, et il faut l'audace et l'agilité de nos Basques pour échapper à tous ses dangers ». Ibid., p. 129.

19 « [...] je vous ferai connaître les trois provinces basques que les touristes appellent avec raison la Suisse espagnole ». Ibid., p. 199.

20 Ibid., pp. 130-131 y 133.

21 « Le gouvernement espagnol a fait de vains efforts, dernièrement encore, pour établir dans la Péninsule une législation uniforme » ; « [...] ceci explique son attachement fanatique pour les fueros. » Ibid., p. 134-135.

22 « Les Basques des provinces sont tous nobles et prennent la particule ». Ibid., p. 136.

23 Ibid., pp. 139-145.

24 « Nous retrouvons un peu sur le marché la couleur de l'Espagne du Midi ». Ibid., p. 189.

25 « Voyageur, incline-toi ; te voici au milieu d'un peuple exceptionnel, qui a conservé, à travers les siècles, des mœurs, des usages tout différents des autres peuples. C'est le reste d'une puissante nation [...] ». Ibid., p. 201.

26 « Cette nation belliqueuse était tellement jalouse de sa liberté, qu'elle méprisa toujours la vie dans les combats plutôt que de perdre son indépendance ». Ibid., p. 206.

27 Ibid., pp. 207-208, 222 y 226.

28 Guide de l'étranger à Bayonne et aux environs, Bayonne, Imp. de Veuve Lamaignère, 1864. Fuente : gallica.bnf.fr / Bibliothèque nationale de France.

29 Ibid., pp. 20, 32-33.

30 Ibid., p. 34.

31 « Aujourd'hui ces représentations charivaresques ne sont plus permises, et l'étranger perd en leur absence l'un des moyens les plus précieux de connaître le fond comique du caractère basque ». Ibid., p. 35.

32 Ibid., pp. 25-26.

33 « Ces trois divisions territoriales de l'Espagne jouissent de privilèges ou fueros dont elles sont très-fières et très-jalouses, et dont la rédaction remonte à 1526. On retrouve, en plein XIXe siècle, une société du moyen-âge ». Ibid., p. 48.

Haut de page

Table des illustrations

URL http://journals.openedition.org/amnis/docannexe/image/3273/img-1.png
Fichier image/png, 33k
Légende Ilustraciones de Guide du voyageur de Bayonne à Saint Sébastien par Ch. Hennebutte, Bayonne, Imp. de Veuve Lamaignère, [1860]. EMD Fundación Sancho el Sabio.
URL http://journals.openedition.org/amnis/docannexe/image/3273/img-2.png
Fichier image/png, 35k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Coro Rubio Pobes, « El estereotipo vasco en las primeras guías turísticas francesas del siglo XIX », Amnis [En ligne],  | 2018, mis en ligne le 10 mars 2018, consulté le 16 août 2018. URL : http://journals.openedition.org/amnis/3273 ; DOI : 10.4000/amnis.3273

Haut de page

Auteur

Coro Rubio Pobes

Universidad del País Vasco UPV/EHU, España, coro.rubio@ehu.eus. Proyecto HAR2015-64920-P, MINECO/FEDER, Grupo de Investigación de la Universidad del País Vasco GIU 14/30.

Haut de page
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo AMU - Université d’Aix-Marseille
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals