Navigation – Plan du site
Canaux d’expression et de communication

Ficción televisiva y estereotipos (inter)nacionales : un acercamiento imagológico a El Ministerio del Tiempo (2015-2016)

Enrique Santos Unamuno

Résumés

A partir d’une perspective imagologique, le présent travail porte sur les deux premières saisons de El Ministerio del Tiempo, une série télévisée diffusée sur RTVE (la corporation audiovisuelle publique espagnole) entre 2015 et 2016. On essaiera d’abord de faire une introduction succincte sur l’imagologie (champ d’études appartenant à la Littérature Comparée) et sur ce qu’elle apporte à la recherche (autour de questions comme celle du stéréotype/imagotype, les notions de caractère et de nation, l’effet de typique…). Il s’agit d’une discipline généralement centrée sur des textes littéraires mais bien capable d’être appliquée à d’autres objets culturels (la fiction audiovisuelle, notamment). Ensuite on mènera une analyse imagologique de quelques personnages étrangers qui apparaissent dans la série et qui représentent leurs nations d’origine (la France, les États Unis, l’Allemagne ou le Portugal, dans notre cas), au moins du point de vue de l’imaginaire national espagnol. Finalement, notre analyse débouchera sur les concepts de pensée nationale (Joep Leerssen) et de vision westphalienne (John Agnew) et sur l’idée d’un code universel de la particularité exprimée par Michael Billig à propos de son concept de nationalisme banal.

Haut de page

Texte intégral

1. Introducción

1Las presentes reflexiones adoptan un enfoque que calificaremos de imagológico. En lo que sigue, empezaremos por abordar de forma preliminar algunas cuestiones relacionadas con la base teórica de los estudios imagológicos, para tratar de aplicar a continuación dichas bases a algunos aspectos textuales de la teleserie El Ministerio del Tiempo (en concreto, los relativos a los marcados rasgos estereotípicos que caracterizan a los personajes de otras nacionalidades). A modo de preámbulo, señalaremos que el primer capítulo de El Ministerio del Tiempo1 (en lo sucesivo, MdT), una serie concebida por los hermanos Javier y Pablo Olivares y producida para TVE por Onza Entertainment y Cliffhanger, fue estrenada el 24 de febrero de 2015. Hasta el momento se han emitido dos temporadas completas de la misma entre 2015 y 2016 (de ocho y trece capítulos, respectivamente) y nueve capítulos (de los trece previstos) del tercer arco argumental, que concluirá a finales de 2017. Cumple señalar que nuestras consideraciones han sido elaboradas teniendo en cuenta sólo las dos primeras temporadas completas, si bien no parece probable que haya elementos de la tercera temporada (aún en curso) que hagan preciso reformular de manera drástica nuestros análisis y conclusiones.

  • 2 Olivares Javier, « Derrochando coraje y corazón », en Cascajosa, Concepción, Dentro del Ministerio (...)
  • 3 Un recuento de los muchos géneros y textos que subyacen a MdT (desde Doctor Who o Life on Mars a La (...)

2En el prólogo a un volumen monográfico publicado apenas terminada la emisión de la primera temporada de MdT, Javier Olivares hablaba de una serie de doble capa donde se hibridaba el género fantástico y la ciencia ficción con preocupaciones más realistas y cotidianas2. A esta doble capa habría que añadirle sin duda una tercera, la de inspiración histórica, que estructuraría toda la trama. En efecto, la serie nos cuenta las peripecias intertemporales de una patrulla de funcionarios de un hipotético Ministerio del Tiempo a partir del año base de 2015. Un ministerio fundado en tiempos de la Reina Isabel la Católica y cuyo cometido último sería velar por la inmutabilidad de la historia de España. A través de un sistema de puertas que intercomunican tiempos y espacios diferentes, Alonso de Entrerríos (soldado sevillano de los Tercios de Flandes), Amelia Folch (burguesa catalana de finales del siglo XIX, una de las primeras mujeres universitarias) y Julián Martínez (madrileño de Carabanchel y operario del Samur en el tiempo cero de la trama, el año 2015) tienen ocasión de cruzarse e interactuar con personajes históricos y ficcionales de diferentes épocas (de Velázquez o Dalí a Spinola, de Hitler a Franco o Napoleón, de Cervantes a Lope de Vega o García Lorca, del Cid al Lazarillo) y de impedir que la historia de España se vea alterada3.

3Un breve repaso de la dimensión geotemporal de la serie nos dará una idea de la gama de posibilidades narrativas (e imagológicas) que dicha estructura alienta. No en vano, la trama se inicia en Flandes en 1569 y concluye (al menos si nos ceñimos a las dos primeras temporadas) con las lejanas consecuencias del desastre de la Armada Invencible (entre 1588 y 2016). Es curioso notar que en ambos casos nos hallaríamos fuera del territorio del actual Estado español, si bien se trata de excepciones en un tablero geográfico que se desgrana sobre todo en ámbito peninsular. Los componentes espaciales y temporales, no obstante, tampoco se hallan equilibrados en este ámbito, como un somero análisis de su distribución pronto revelaría, con un predominio de tramas ambientadas en lugares tan simbólicos para el imaginario español(ista) como Madrid, Salamanca, Tordesillas, Toledo o Sevilla, sin olvidar Cataluña o Hendaya. Otras excursiones geográficas y temporales nos llevarán hasta EEUU, Cuba o incluso al sitio de Baler, en Filipinas. Todos esos escenarios espacio-temporales (y las relaciones entre el ámbito político y nacional español y otras potencias a lo largo de la historia) serán la base en la que se irá insertando precisamente ese abanico de personajes extranjeros que constituyen la imagen del Otro en la que nos detendremos más adelante.

2. Estereotipos, tramas e identidades nacionales : los mimbres de la Imagología

4Las imágenes, estereotipos y representaciones que se hallan en la base de las identificaciones (e identidades) nacionales han sido y son el centro de los estudios imagológicos. En las últimas décadas, sucesivas polémicas y discusiones internas han llevado aparejados deslizamientos teóricos y metodológicos de fuste, que podemos resumir en dos aspectos : la transición desde un esencialismo connivente con la etnopsicología (una de las bases del nacionalismo cultural europeo) hacia un constructivismo en línea con las teorías sobre la nación como fruto de la Modernidad, así como el paso de un empleo casi exclusivo de fuentes literarias hacia una ampliación de los objetos imagotípicos susceptibles de ser estudiados (es el caso, por ejemplo, de la ficción audiovisual, que aquí nos ocupa). De esta forma, el componente interdisciplinar de la Imagología se ha acentuado notablemente, llevándola a interesarse por la opinión pública, la historia intelectual o los media studies y acercándola a otras disciplinas interesadas en el imaginario colectivo, de la antropología y la sociología a la historia sociocultural, la historia de las ideas, los Cultural Studies o los ya mencionados estudios sobre la nación.

  • 4 Amossy, Ruth, Les idées reçues. Sémiologie du stéréotype, París, Nathan, 1991, pp. 21-75.
  • 5 Beller, Manfred. « Prejudice », en Beller, Manfred y Leerssen, Joep (eds.), Imagology. The cultural (...)
  • 6 Leerssen, Joep, « Mimesis and Stereotype », en Leerssen, Joep y Spiering, Menno (eds.), National Id (...)

5No estará de más recordar que la conciencia y el concepto de estereotipo (así como su connotación peyorativa) surge sólo con la Modernidad estética occidental (en la segunda mitad del siglo XIX)4, si bien dicha idea censoria había sido ya anticipada por las diferentes fases de la modernidad científica y filosófica, hasta desembocar en la noción de préjugé, verdadera bestia negra del pensamiento filosófico ilustrado5. A pesar de ello, no es arriesgado afirmar que toda la producción literaria clásica europea había estado cuando menos hasta principios del siglo XIX y de forma consciente bajo la advocación de esquemas prefijados, verdaderos (estereo)tipos, esquemas o imágenes presentes en todos los niveles de la obra literaria (tramas, personajes, estilo…). De esta forma, el cariz prescriptivo de la poética y la retórica clásicas habría dado como resultado una relación muy estrecha entre las convenciones formales subyacentes a la producción textual y las normas sociales del público receptor. En otras palabras, la relación del estereotipo con el texto no ha de considerarse casual sino estructural y constitutiva, el verdadero núcleo de las representaciones literarias y ficcionales6.

  • 7 Leerssen, Joep, « The downward pull of cultural essentialism », en Wintle, Michael (ed.), Image int (...)
  • 8 Leerssen, Joep, « Imagology: History and Method », en Beller, Manfred y Leerssen, Joep (eds.), op. (...)
  • 9 Proietti, Paolo, Specchi del letterario : l’imagologia, Palermo, Sellerio, 2008, p. 38.

6Los géneros ficcionales serían precisamente uno de los escenarios y lenguajes privilegiados del mecanismo cognitivo y social basado en la estereotipia y destinado a conformar la identidad social en un proceso cuya dirección no procede, como suele pensarse, de la identidad a la imagen (el estereotipo) sino más bien en sentido contrario, de la imagen o representación a la identidad entendida como identificación con esas imágenes o estereotipos7. Es decir, las imágenes no representan identidades sino que son la base de posibles identificaciones8. A ese carácter circular se ha referido también el imagólogo italiano Paolo Proietti, quien define la imagen como refracción última entre el objeto tangible y las formas mentales abstractas, con la consiguiente difuminación de los límites entre lo que se ve, lo que se vive (o siente) y lo que se piensa9.

  • 10 Leerssen, Joep, « L’effet de typique », en Montandon, Alain (dir.), Moeurs et images. Études d’imag (...)
  • 11 Para contrarrestar las connotaciones negativas de la noción de estereotipo, algunos imagólogos pref (...)
  • 12 Leerssen, Joep, « The Rhetoric of National Character: A Programmatic Survey », Poetics Today, 21, 2 (...)

7La Imagología puede ser definida entonces como el análisis discursivo e histórico de textos a la luz de la construcción y representación de las identidades nacionales (propias o ajenas) y con el fin de contextualizar esos aspectos nacionales en el seno de la historia de las ideas10. Así pues, la Imagología contemporánea trabaja sobre todo con representaciones (literarias, audiovisuales…) y trata de demostrar que los estereotipos nacionales se formulan, transmiten y reelaboran muchas veces en el campo de la ficción, por lo que son necesarios análisis históricos de largo recorrido que ayuden a circunscribir y analizar los contenidos y la dinámica de esas imágenes estereotipadas. En efecto, dichos imagotipos11 funcionan en el campo cultural sobre todo gracias a una red intertextual basada en lo que Joep Leerssen ha denominado (en oposición al effet de réel barthesiano) un effet de typique, definido por el autor holandés como la fusión entre lo característico y lo representativo, un solapamiento entre las nociones de lo distinto y de lo distintivo12. Dicho efecto estereotípico funcionaría reduciendo la variabilidad casual de la realidad empírica al orden esquemático proporcionado por tipologías y estereotipos que hemos construido con anterioridad. Así pues, nos enfrentaríamos a tropos, lugares comunes que se repiten, transforman y remiten unos a otros dentro de una praxis discursiva cuyo estudio exige por parte del investigador el conocimiento de ciertas convenciones y técnicas narrativas y ficcionales sujetas a cambio y reelaboración.

3. Representación de los personajes extranjeros en El Ministerio del Tiempo : entre burlas y veras

  • 13 « Una mirada desde la historia : ¿cualquier tiempo pasado fue mejor ? », en Cascajosa, Concepción ( (...)
  • 14 « Misión al otro lado del Ebro : Cataluña y el Ministerio », en Cascajosa, Concepción (ed.), op. ci (...)
  • 15 « Contra la historia », La Vanguardia, 25 de abril de 2015 (reproducido en Cascajosa, Concepción ed (...)

8Por lo que respecta a la teleserie que nos ocupa, ya señalamos al referirnos de forma sumaria al núcleo de la trama principal de MdT la importancia y la centralidad de la historia de España en el mecanismo narrativo de la misma. No es casual, así pues, que varios de los análisis llevados a cabo a propósito de la serie se hayan centrado en dicha cuestión, como muestran algunos de los ensayos incluidos en Dentro del Ministerio del Tiempo, el ya mencionado volumen editado en 2015 por Concepción Cascajosa. Óscar González Camaño recordaba, por ejemplo, que de los ocho episodios que constituyen la primera temporada, tres de ellos se ciñen al arco temporal que va de 1491 a 1588, dos se desarrollan durante el siglo XIX (1808 y 1844) y otros tres en el XX (1924, 1940 y 1981), dando en general por sentada la existencia de un único « pueblo español » y demostrando una actitud conciliadora que trata de no meterse en demasiados problemas ligados a conflictos identitarios intraestatales13. Más explícito se mostraba Rubén Romero Santos al poner el dedo en la llaga de las contradicciones entre la aparente concepción plural y hasta federal de España que subyace a la patrulla protagonista de MdT y los olvidos deliberados del guión de la serie, en especial en lo tocante a Cataluña o a episodios dolorosos como el de la Guerra Civil14. De perspectiva unitaria con claro sesgo centralista hablaba también Jorge Carrión para referirse a la primera temporada de la serie, si bien no dejaba de señalar los aspectos innovadores de la misma en el plano técnico y formal, así como las semillas de lo que consideraba cierto progresismo y valentía política15.

  • 16 Véase, al respecto, Fernando de Felipe, « Atypical Spanish : el extraño caso de las críticas minist (...)
  • 17 « Una teleserie nacionalista », La Vanguardia, 5 de marzo de 2015.
  • 18 Los recientes acontecimientos vividos en España antes y después del 1 de octubre de 2017 en Cataluñ (...)

9La debatida cuestión de la identidad nacional española fue, en efecto, objeto de diferentes comentarios polémicos en varias de las reseñas aparecidas en 2015 al calor de la primera temporada de la serie16. De forma no casual, la voz más explícita al respecto (y la más madrugadora, a poco de emitirse el primer capítulo de la serie) provino del ámbito catalán y fue sin duda la de Francesc-Marc Álvaro quien, en un breve artículo, no dudó en referirse a MdT como una serie nacionalista (española) que, bajo la etiqueta de ficción nacional en clave regeneracionista, revisaba algunos acontecimientos clave de la historia de España con el fin de reforzar un proyecto político unitario basado en la ecuación un Estado/ una nación17. De forma muy significativa y atinada, Álvaro remitía en su texto al exitoso concepto de nacionalismo banal, acuñado por Michael Billig en su trabajo homónimo de 1995, señalando que los medios de comunicación (la televisión, en este caso) eran una de las plataformas privilegiadas para la difusión de esos símbolos de la nación entendidos no como banderas enarboladas ondeando al viento propias de la retórica bélica sino como gestos, objetos y rituales cotidianos, discretos mecanismos de reminiscencia de la identidad nacional, dispositivos nacionalistas de baja intensidad propios de las naciones respaldadas por un Estado18.

10La alusión a la teoría de Billig por parte de Álvaro es doblemente relevante para nuestro propósito ya que, si el concepto de nacionalismo banal permite, por una parte, poner de manifiesto las tensiones identitarias intraestatales que la propia serie trata de mantener acalladas (en otras palabras, la cuestión autoimagotípica, que excede los límites de estas reflexiones), por la otra, nos permite desembocar en la presencia de los estereotipos ligados a los personajes extranjeros de la serie (la cuestión heteroimagotípica), un aspecto éste casi ausente en los debates y comentarios surgidos al hilo de la emisión y recepción de MdT (centrados en la cuestión doméstica). En efecto, quizá Álvaro esté en lo cierto cuando identifica en las asunciones históricas subyacentes a la trama de MdT los mecanismos legitimadores del nacionalismo banal, pero si prestamos atención a la visión de lo extranjero presente en la serie emergen mecanismos muy diferentes basados en la estereotipación étnica o nacional a la que nos referíamos al hilo de los estudios imagológicos. La oposición entre lo nacional (lo nuestro) y lo nacionalista (lo de ellos), que estructura típicamente la actitud criptonacionalista (una de las hipóstasis del nacionalismo banal) cuando nos movemos en el territorio de las tensiones intraestatales, deja paso aquí a una polaridad de escasos matices cuando se trata de confrontar lo nacional y lo extranjero en un contexto en el que los respectivos imaginarios nacionales y las fronteras políticas permiten hablar de entidades que se oponen pero que se hallan al mismo nivel, integrados en el mismo sistema internacional.

  • 19 Billig, Michael, Banal Nationalism, London, SAGE, 1995, pp. 72-73.
  • 20 Romero Santos, Rubén, op.cit., pp. 73-74.

11El propio Billig dedicó a esta cuestión el cuarto capítulo (« National Identity in the World of Nations ») de su afamado Banal nationalism (1995), donde se hacía especial hincapié en la lógica nacionalista opositiva nosotros/ellos. El autor veía en dicha lógica una mezcla de universalidad y particularidad que permite a las naciones proclamarse a sí mismas como tales. En otras palabras, la manera en que nosotros afirmamos nuestra particularidad no es en sí misma particular : si tenemos una historia, una identidad y una bandera es porque otros tienen las suyas (Billig habla a ese propósito de un código universal de la particularidad)19. A ello se refiere precisamente y en términos muy parecidos Rubén Romero Santos cuando identifica en MdT una dinámica opositiva similar a la descrita por Billig y estructurada en un nosotros (españoles) / ellos (extranjeros) encaminada a hacer hincapié en el effet de typique del que hablaba Joep Leerssen con el objeto de resaltar los lazos de solidaridad que unirían a los personajes acomunados en esa primera persona del plural nacional a lo largo de una historia común en un mundo de naciones enfrentadas en ocasiones pero vinculadas por la existencia de un sistema político internacional20. Basta prestar alguna atención a la representación estereotípica de personajes de nacionalidad francesa, estadounidense, portuguesa, y alemana que aparecen en las dos primeras temporadas de MdT para constatar en el plano de la trama ficcional lo dicho hasta ahora.

  • 21 Las dos temporadas se componen de un total de veintiún capítulos (8 + 13), numerados de forma suces (...)

12El caso más paradigmático y elaborado es, sin duda, el de la imagen de Francia, pues su presencia recorre y enmarca los dos primeras temporadas de la serie21, dando fe de la importancia que ese referente opositor ha tenido históricamente en la conformación del imaginario nacional(ista) español. Así, la trama del primer episodio (MdT01 - « El tiempo es el que es ») se desencadena a partir del viaje temporal de un oficial francés del ejército napeoleónico y de un español afrancesado, quienes desde el Madrid de 1808 se desplazan al de 2015 en busca de las claves para poder cambiar el signo de la Guerra de la Independencia. La figura del Empecinado (y la necesidad de salvar su vida para que la historia no cambie) será la clave del capítulo, en el que los tres miembros de la patrulla del Ministerio deberán viajar a principios del siglo XIX e interactuar con el invasor francés. Desde el punto de vista imagológico, es significativo señalar que todas las escenas que se desarrollan en 1808 tienen como hipotexto el género ficcional de bandoleros (en especial, la célebre serie de TVE Curro Jiménez, emitida entre 1976 y 1979) y como imaginario nacional lo que Ricardo García Cárcel ha denominado el sueño de la nación indomable, con toda su retórica bélica guerrillera basada en la lucha de David contra Goliat (un nacionalismo no ya banal sino enarbolado y en posición de encendido). No faltan, así pues, a propósito de estereotipos, la decimonónica posada española, los soldados invasores hablando en su lengua y tratando de abusar cobardemente de las mujeres autóctonas o las pobladas patillas y las navajas de sus valientes defensores. Por lo que respecta al oficial francés, su monolítica condición de malvado se declina a través del código audiovisual del psicópata sin sentimientos ni frenos morales que disfruta con la violencia y que en el Madrid contemporáneo acabará asesinando a sangre fría a su compañero afrancesado (crimen simbólico donde los haya) y a dos policías nacionales que trataban de ayudar ante lo que no era sino una estratagema para robarles las armas. Una escena de violencia explícita que destaca en una serie que opta por una doble modalidad entre lo cómico y lo dramático y que no suele incidir en ese tipo de componentes violentos.

  • 22 Véase, a ese propósito, la serie de televisión Dos de Mayo : la libertad de una nación, cuyos trece (...)

13El último capítulo de la segunda temporada (MdT21 – « Cambios de tiempo ») vuelve a proporcionarnos un ejemplo de asesinato a sangre fría, si bien en este caso las tornas han cambiado de forma especular (no así los protagonistas del enfrentamiento bélico entre naciones). En este caso, los miembros de la patrulla tienen que viajar a 1809 para salvar del pelotón de fusilamiento nada menos que a Agustín de Argüelles (uno de los padres de la Constitución de Cádiz de 1812) y conducirlo a Sevilla. La escena de esa liberación es una de las más dramáticas, intensas y cuidadas de la serie, teniendo como explícito palimpsesto visual el célebre cuadro de Goya conocido (entre otros nombres) como Los fusilamientos del 3 de mayo (pintado en 1813-1814), uno de símbolos del nacionalismo español surgido de la Guerra de la Independencia22. Volvemos a encontrar aquí los códigos del martirio patriótico y del levantamiento del pueblo indomable ante la tiranía y la invasión extranjera. No obstante, en este caso Alonso de Entrerríos (un soldado de los Tercios de Flandes, no lo olvidemos) conseguirá salvar de la muerte a Argüelles y a un grupo de españoles que iban a ser fusilados (otros yacen ya sin vida en el suelo, ensangrentados). Para ello, deberá asesinar a todos los soldados franceses que componen el pelotón (y al oficial al mando) disparándoles sin tregua mientras se desplaza corriendo hacia ellos con dos pistolas automáticas y parapetándose en los árboles (la cámara lenta remite al cine de acción y la puesta en escena al género bélico en especial). Una vez acabada la masacre, aparecen en escena los otros dos miembros de la patrulla, Amelia y Julián, el cual apostilla : « cada vez que veía el cuadro de Goya soñaba con hacer esto ». El crescendo emocional concluye (al igual que la escena) cuando uno de los soldados franceses tendidos en el suelo se mueve (¿intenta quizá pedir clemencia ?) y Alonso le descerraja dos tiros sin pestañear para rematarlo, antes de proseguir hablando tranquilamente con Argüelles y sus compañeros. La sombra de la ficción audiovisual de acción patriótica estadunidense post 9 de septiembre y las nuevas disposiciones en torno a la tortura y al trato a los prisioneros (con sus correspondientes debates) aletean sin duda por detrás de ese gesto.

  • 23 « De l’imagerie culturelle à l’imaginaire », en Brunel, Pierre y Chevrel, Yves (eds.), Précis de Li (...)

14Si los dos ejemplos aducidos hasta ahora se mueven en el tono dramático y delatan una actitud hacia el Otro que Daniel-Henri Pageaux definiría como fobia23, todo el capítulo doce (MdT12 – « El monasterio del tiempo ») recurre a la modalidad cómica para enfrentarse a la Guerra de la Independencia, echando mano una vez más, sin embargo, de los estereotipos nacionales y de género. En efecto, la trama se desarrolla en el Convento de Santa Clara de Tordesillas, donde Napoleón se hospedó una noche durante las Navidades de 1808. Todo el capítulo gira alrededor del enredo cómico que ve al histórico mariscal Michel Ney tratando de seducir a un joven y apuesto sacerdote español que no es otro sino Pacino (el cuarto miembro de la patrulla, que sustituirá a Julián durante buena parte de la segunda temporada). Los continuos malentendidos, juegos de palabras (« su francés mejorará con la práctica », « yo entiendo ciertas cosas desde pequeñito ») y ambigüedades, tejidos a través del estereotipo del homosexual y encarnados en un francés y un español, un militar y un cura, esconden toda una capa intertextual en la que, a pesar de los claros mensajes de tolerancia y de actitudes políticamente correctas, las ambiguas relaciones entre masculinidad y nación quedan de manifiesto. Así, la retórica bélica de la nación indomable deja paso en esta ocasión a la sublimación cómica de las jerarquías de la dominación sexual en virtud de la cual códigos homófobos ya bien asentados son aparentemente puestos en solfa y resemantizados en clave nacional, de acuerdo con una tradición estereotípica en la cual la superioridad moral (y a la postre militar) sobre el extranjero pasa por tacharlo de afeminado.

15Si de la Francia imaginaria procede, por motivos históricos evidentes, el mayor número de escenarios y caracteres extranjeros de MdT, Estados Unidos proporciona también algunos personajes que encarnan una tradición imagotípica de perfiles muy netos. También en este caso los estereotipos acerca de la nación extranjera se plasman en la doble modalidad dramática y cómica. Por lo que respecta al primer caso, destaca el personaje de Paul Walcott, un aventurero a sueldo de la empresa norteamericana Darrow, que quiere sacar partido económico de la potencial industria de los viajes en el tiempo. Dicha empresa tratará de comprar el manuscrito del Quijote antes de que se publique o de frustrar la llegada del Guernica de Picasso a España en 1981. Cuando Walcott es atrapado e interrogado por los agentes del Ministerio del Tiempo (MdT05 – « Cualquier tiempo pasado »), se comportará según el tipo del imperialista yankee y mostrará su desprecio por España y los españoles, acusados de pasar el tiempo hablando para luego no hacer nada y de vivir anclados en las glorias del pasado. Al no colaborar proporcionando información, será encerrado en un castillo medieval oscense en el que las gachas se oponen a las hamburguesas y las duras condiciones de cautiverio de la España premoderna (el estereotipo de las mazmorras inquisitoriales) se ponen en relación con el trato dispensado a los prisioneros en los campos de detención estadounidenses. Cuando Walcott se queja de que la cárcel en la que está encerrado es inhumana, Irene (la jefa de logística del Ministerio del Tiempo) le espeta : « no te quejes, que vosotros tenéis Guantánamo… aunque allí, si te escapas, estás en pleno siglo XXI » (MdT06 – « Tiempo de pícaros »).

16Esa misma retórica antiimperialista (con un origen rastreable tanto en el imaginario político de la izquierda como de la derecha española) vuelve a aparecer en el otro de los episodios de la segunda temporada (MdT14 - « Tiempo de magia »), que se desarrolla en parte en la Nueva York de mediados de los años 20, cuando un joven Edgar J. Hoover es nombrado director del FBI. La figura del instigador de la persecución anticomunista servirá como símbolo de las cloacas del poder en EEUU, como queda patente en un alegato de Pacino y Amelia contra « los americanos » a propósito de eventos futuros como las bombas atómicas sobre Japón, la represión contra los activistas por los derechos civiles o la ya mencionada caza de brujas. La cara cómica del estereotipado imperialismo yankee la tenemos en otro de los episodios de la serie (MdT09 - « Tiempo de leyenda »), centrado en la figura de El Cid. En una hilarante escena que recrea una supuesta colaboración de Ramón Menéndez Pidal en el rodaje de la película de Antohny Mann sobre el héroe de la épica castellana (rodaje que sí visitó Pidal), Charlton Heston desespera con su ignorancia y sus estúpidas preguntas al erudito español (al interesarse, por ejemplo, por la relación entre Cristóbal Colón y El Cid). La imagen estereotipada del estadounidense como representante de una potencia hegemónica superior en lo tecnológico pero carente de historia y sin cultura general funciona aquí como venganza simbólica por parte de un país europeo apeado de la modernidad y sin gran peso en la escena internacional (de nuevo, las glorias del pasado).

17Otros imagotipo es el relativo a la Alemania nazi (MdT03 - « Cómo se reescribe el tiempo »), cuya falta de base histórica e imagotípica sobre la que construir (la excusa será aquí una visita de Himmler a España en el otoño de 1940, antes del encuentro entre Hitler y Franco en Hendaya), unida a la necesidad de una visión edulcorada de la Guerra Civil (que pasa a ser vista como un conflicto de españoles contra los nazis del Tercer Reich), lleva a los creadores de la serie a situarse a caballo entre el género cinematográfico del macaroni combat (centrado en la 2ª Guerra Mundial) y películas como Indiana Jones and the Last Crusade (1989), de Steven Spielberg. El resultado es el consabido estereotipo del alemán nazi racista, xenófobo, cuadriculado y sádico (un imagotipo que no tiene su origen en España), derrotado esta vez, en un anacronismo histórico preñado de significación, por las tropas imperiales de Ambrogio Spinola Doria (el mismo a quien Velázquez inmortalizó en La rendición de Breda). En un guiño parecido al ya mencionado a propósito de las mazmorras medievales y la base de Guantánamo, cuando Himmler se muestra horrorizado ante las corridas de toros, acusando a los españoles de ser un pueblo sanguinario que disfruta torturando a los animales, el representante del Ministerio comenta con ironía : « es que donde esté Auschwitz… Ése sí que es un espectáculo para toda la familia ».

  • 24 Como prueba ulterior del ya mencionado código universal de la particularidad invocado por Billig, p (...)
  • 25 No tenemos tiempo de desarrollar las implicaciones imagotípicas y geopolíticas del capítulo segundo (...)

18Digna de mención, siquiera apresurada, es también la imagen de Portugal proyectada en el capítulo relativo a la gestación del Descubrimiento de América (MdT19 - « Tiempo de lo oculto »). En este caso, el inveterado y secular desprecio (cuando no indiferencia) del país vecino en el imaginario nacional popular español se plasma exclusivamente en la modalidad cómica, con la presencia de unos sicarios portugueses del rey Dom João II con pocas luces y a los que es fácil engañar con el fin de que Colón pueda llevar a cabo su proyecto bajo la bandera de los Reyes Católicos24. A lo largo de esa trama rocambolesca, no podían faltar las anacrónicas y jocosas alusiones a Cristiano Ronaldo, José Mourinho, las toallas y el bacalao25.

19Como puede apreciarse a partir de todos estos ejemplos, el eje dramático/cómico, la elección de momentos históricos y los rasgos del estereotipo al que se recurre sirven, entre otras cosas, para establecer una jerarquía imagotípica en la que las relaciones históricas de España con otros países van siendo estructuradas en orden de importancia y de acuerdo con su presencia y sus connotaciones en el conjunto de representaciones identitarias propias del imaginario nacional(ista).

4. Conclusión : pensamiento nacional y visión westfaliana en El Ministerio del Tiempo

  • 26 Leerssen, Joep, National Thought in Europe. A Cultural History. Amsterdam, Amsterdam University Pre (...)

20Del conjunto de imágenes estereotípicas de los personajes extranjeros que acabamos de esbozar se deduce una visión popular de la historia de España como entidad política que se relaciona con y se opone a otras en el seno de un sistema internacional de semejanzas y diferencias articulado de forma imagotípica y cuyos rasgos tejen una red intertextual que responde a un código universal de la particularidad. A ese propósito, Joep Leerssen ha acuñado el concepto de pensamiento nacional, que no ha de solaparse sin más con la idea de nacionalismo. Si en este segundo caso nos hallamos ante una ideología política que surge en la era posnapoléonica, el pensamiento nacional hunde sus raíces mucho más atrás en el tiempo y puede ser definido como una forma de concebir la sociedades humanas bajo la forma de naciones discretas y diferentes, cada una con su derecho a existir y a exigir lealtades, cada una caracterizada y particularizada por una identidad y una cultura propias e individualizadas26.

  • 27 John Agnew, Geopolitics: re-visioning world politics, 2ª edición, Londres, Routledge, 2003, p. 12.
  • 28 Ibid., p. 52.

21Como han demostrado sobradamente los estudios sobre los procesos culturales de nation building, nada hay más internacional en su origen y en su funcionamiento que el pensamiento nacional (national thought). Leerssen denomina el proceso que llevó a dicha visión modular de un conjunto de naciones-estado (a caballo entre los siglos XVI-XVII) el surgimiento de lo sistemático y lo vincula a la constitución de los Estados monárquicos centralizados y al nacimiento de la geopolítica : una nueva mirada cartográfica de los soberanos con respecto a sus territorios. John Agnew se ha referido a esa mirada como visión westfaliana de la moderna imaginación geopolítica27. Si el mapa medieval europeo seguía la lógica propia de un juego de Monopoly28, con diferentes jugadores tratando de acaparar territorios allá donde estos se encontraran, en la temprana modernidad europea se habría ido verificando una progresiva racionalización territorial en virtud de la cual Europa tiende a convertirse en un sistema modular de estados separados y reconocibles a partir de su perfil territorial, pero también lingüístico y cultural.

22Lo que habría hecho relevante dicha distribución de rasgos fue precisamente la evolución semántica de conceptos como los de nación o carácter (no en vano, una de las formas de denominar a los personajes de las tramas teatrales y narrativas). Según esta interpretación, se habría verificado un proceso de sistematización de los rasgos referidos a las diferentes nacionalidades europeas en virtud del cual los trazos caracteriales y las predisposiciones de orden psicológico fueron distribuidas en rejillas y tablas de doble entrada que permitían un enfoque comparado de las diferentes naciones a partir del carácter (los franceses, los españoles, los ingleses son así…). Una mentalidad taxonómica plasmada en una topografía moral y nacional de base geográfico-política anclada en saberes como la poética y la retórica clásicas, un depósito de potenciales personajes dispuestos a poblar las ficciones europeas desde el teatro isabelino o la comedia española hasta la novela decimonónica o las actuales ficciones televisivas. MdT no es sino un ejemplo más de esa tradición estereotípica de los caracteres nacionales encarnada en tramas al gusto de los diferentes países e imaginarios.

Haut de page

Notes

1 http://www.rtve.es/television/ministerio-del-tiempo/

2 Olivares Javier, « Derrochando coraje y corazón », en Cascajosa, Concepción, Dentro del Ministerio del Tiempo, Madrid, Léeme Libros, 2015, p. iii.

3 Un recuento de los muchos géneros y textos que subyacen a MdT (desde Doctor Who o Life on Mars a La otra vida del capitán Contreras o La torre de los siete jorobados) excede el aliento de estas páginas.

4 Amossy, Ruth, Les idées reçues. Sémiologie du stéréotype, París, Nathan, 1991, pp. 21-75.

5 Beller, Manfred. « Prejudice », en Beller, Manfred y Leerssen, Joep (eds.), Imagology. The cultural construction and literary representation of national characters, Amsterdam, Rodopi, 2007.

6 Leerssen, Joep, « Mimesis and Stereotype », en Leerssen, Joep y Spiering, Menno (eds.), National Identity. Symbol and Representation, Amsterdam-Atlanta, Rodopi, 1991, p. 175.

7 Leerssen, Joep, « The downward pull of cultural essentialism », en Wintle, Michael (ed.), Image into identity. Constructing and assigning identity in a culture of modernity, Amsterdam-New York, Rodopi, 2006, p. 37.

8 Leerssen, Joep, « Imagology: History and Method », en Beller, Manfred y Leerssen, Joep (eds.), op. cit, p. 27.

9 Proietti, Paolo, Specchi del letterario : l’imagologia, Palermo, Sellerio, 2008, p. 38.

10 Leerssen, Joep, « L’effet de typique », en Montandon, Alain (dir.), Moeurs et images. Études d’imagologie européenne, Clermont-Ferrand, Université Blaise Pascal, 1997, pp. 130-131.

11 Para contrarrestar las connotaciones negativas de la noción de estereotipo, algunos imagólogos prefieren hablar de imagotipos literarios, oponiendo la linealidad y estatismo del primero a la complejidad y plasticidad de los segundos (cfr. Simões, Maria João, « Cruzamentos teóricos da Imagologia Literária : Imagotipos e Imaginário », en Íd. (coord.), Imagotipos literários : processos de (des)configuração na Imagologia Literária, Coimbra, Centro de Literatura Portuguesa, 2011, pp. 9-53.

12 Leerssen, Joep, « The Rhetoric of National Character: A Programmatic Survey », Poetics Today, 21, 2, 2000, pp. 283-294.

13 « Una mirada desde la historia : ¿cualquier tiempo pasado fue mejor ? », en Cascajosa, Concepción (ed.), op. cit., pp. 59-65.

14 « Misión al otro lado del Ebro : Cataluña y el Ministerio », en Cascajosa, Concepción (ed.), op. cit., pp. 69-76.

15 « Contra la historia », La Vanguardia, 25 de abril de 2015 (reproducido en Cascajosa, Concepción ed., op. cit., pp. 67-68).

16 Véase, al respecto, Fernando de Felipe, « Atypical Spanish : el extraño caso de las críticas ministéricamente correctas », en Cascajosa, Concepción (ed.), op. cit., pp. 7-15.

17 « Una teleserie nacionalista », La Vanguardia, 5 de marzo de 2015.

18 Los recientes acontecimientos vividos en España antes y después del 1 de octubre de 2017 en Cataluña (y las reacciones en los medios y en las calles) dan perfecta cuenta de hasta qué punto acertaba Billig al distinguir entre banal y flagged nationalism (en este segundo caso, podríamos hablar de nacionalismo ondeante o enarbolado).

19 Billig, Michael, Banal Nationalism, London, SAGE, 1995, pp. 72-73.

20 Romero Santos, Rubén, op.cit., pp. 73-74.

21 Las dos temporadas se componen de un total de veintiún capítulos (8 + 13), numerados de forma sucesiva por los creadores de la serie. En lo que sigue, remitiremos a ellos como MdT01, MdT09… MdT21.

22 Véase, a ese propósito, la serie de televisión Dos de Mayo : la libertad de una nación, cuyos trece capítulos fueron producidos por la cadena autonómica Telemadrid en tan emblemática fecha como 2008.

23 « De l’imagerie culturelle à l’imaginaire », en Brunel, Pierre y Chevrel, Yves (eds.), Précis de Littérature Comparée, París, PUF, 1989, p. 152.

24 Como prueba ulterior del ya mencionado código universal de la particularidad invocado por Billig, podemos aducir la reciente adaptación portuguesa de la teleserie española (http://media.rtp.pt/ministeriodotempo/), que sigue muy de cerca los guiones y las tramas del original, pero donde los referentes históricos y culturales se adaptan al imaginario portugués. La primera consecuencia de esa traslación es que España (o Castilla, para ser exactos), pasa a ser el referente opositor nacional que Francia representa en El Ministerio del Tiempo español (la Guerra de la Independencia es sustituida así por la batalla de Aljubarrota). La misma lógica estereotipadora al servicio de otro imaginario nacional.

25 No tenemos tiempo de desarrollar las implicaciones imagotípicas y geopolíticas del capítulo segundo (MdT02 - « Tiempo de gloria »), cuyo escenario es la Lisboa filipina de 1588, un territorio ocupado por donde se paseará un arrogante Lope de Vega.

26 Leerssen, Joep, National Thought in Europe. A Cultural History. Amsterdam, Amsterdam University Press, 2006, p. 15.

27 John Agnew, Geopolitics: re-visioning world politics, 2ª edición, Londres, Routledge, 2003, p. 12.

28 Ibid., p. 52.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Enrique Santos Unamuno, « Ficción televisiva y estereotipos (inter)nacionales : un acercamiento imagológico a El Ministerio del Tiempo (2015-2016) », Amnis [En ligne],  | 2018, mis en ligne le 10 mars 2018, consulté le 26 avril 2018. URL : http://journals.openedition.org/amnis/3324 ; DOI : 10.4000/amnis.3324

Haut de page

Auteur

Enrique Santos Unamuno

Universidad de Extremadura, España, ensantos@unex.es

Haut de page
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo AMU - Université d’Aix-Marseille
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals