Navigation – Plan du site
Contextes, espaces, pratiques

Compañeras de allende las fronteras. Estereotipos de género y nación entre las mandos fascistas de España y Alemania

Toni Morant i Ariño

Résumés

Dans les années 1936-1945, les cadres féminins du fascisme espagnol et du nazisme ont maintenu des contacts fréquents. Fondés sur une affinité idéologique et sur la conscience de partager une même culture politique, ils se sont traduits par de nombreuses visites d’étude et la mise en place d’une collaboration, aux côtés d’autres organisations de jeunesse fasciste, visant à dessiner le futur de la « Nouvelle Europe ». Les documents que nous avons pu consulter apportent beaucoup d’informations quant au contenu de ces relations étroites, mais ils nous permettent également de mieux saisir la façon dont elles percevaient leurs homologues ainsi que leurs pays respectifs. Le texte revient sur ces regards, dans un contexte et avec des protagonistes qui n’ont pas encore pris en compte les études consacrées aux stéréotypes nationaux et genrés.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Barrachina-Morón, Marie-Aline, La Section Féminine de FET et des JONS puis du Mouvement National. O (...)
  • 2 Gehmacher, Johanna y Harvey, Elizabeth, « reisen als politische praxis », Österreichische Zeitschri (...)
  • 3 Woller, Hans, Rom, 28. Oktober 1922 : die faschistische Herausforderung, Múnich, DTV, 1999, p. 97.
  • 4 Un caso concreto, en : Taillot, Alison, « El modelo soviético en los años 1930 : Los viajes de Marí (...)

1El apoyo que Alemania e Italia prestaron a la España sublevada en julio de 1936 fue conocido prácticamente desde su mismo inicio. Hasta el cambio de milenio la historiografía estudió estas relaciones principalmente en los planos diplomático, económico y militar. Pero esta atención apenas se centró en los contactos entre los diferentes partidos fascistas (Falange, NSDAP y PNF), y mucho menos se había preguntado por sus ramas femeninas, pese a las referencias puntuales en la historiografía sobre la Sección Femenina (SF) y el Auxilio Social del partido fascista español1. La atención específica a este aspecto reveló que desde finales de 1936 las falangistas mantuvieron unas fluidas relaciones con las organizaciones femeninas del partido nazi, concretamente, su Sección Femenina (NSF) y la rama femenina de las Juventudes Hitlerianas, el Bund Deutscher Mädel (BDM o Unión de Muchachas Alemanas), así como con las mandos del fascismo italiano. Ciertamente, los contactos y visitas entre organizaciones o figuras destacadas de los diferentes fascismos no resultaban extraños para el periodo de entreguerras, época por excelencia del « viaje político »2: Roma y posteriormente Berlín se convirtieron en « centro gravitatorio »3 para autoritarios y fascistas de todo el mundo, si bien dicho « turismo » no sólo afectó a países fascistas4.

  • 5 Algo que tampoco ha sido objeto de atención específica para el caso de los dos mayores partidos fas (...)
  • 6 Morant i Ariño, Toni, Mujeres para una « Nueva Europa ». Las relaciones y visitas entre la Sección (...)

2La novedad radicaba en que, tras 1936, también las mandos fascistas organizaron contactos y tejieron redes transnacionales5. En el caso que nos ocupa, el hispano-alemán, su concreción más visible fueron las numerosas visitas que, entre 1937 y al menos 1943, intercambiaron falangistas y nazis, un total de treinta y cuatro en apenas seis años: al menos doce de las alemanas a España y, un número mucho mayor: veintidós, de las españolas a Alemania, de las cuales seis correspondieron a la Delegada Nacional de SF: Pilar Primo de Rivera. Como punto de comparación, en el mismo periodo españolas e italianas intercambiaron quince visitas: diez de las falangistas a Italia y cinco de las fascistas (todas ellas en 1942) a España. En total, cuarenta y nueve visitas entre españolas y alemanas, por un lado, y españolas e italianas, por el otro, en poco más de seis años6. Se trata de cifras ciertamente sorprendentes dado el contexto eminentemente bélico de aquellos años y el hecho de que se trataba de mujeres fascistas haciendo política y en un ámbito internacional.

  • 7 Sendos ejemplos de la primera plana de los principales órganos de prensa de Falange y el NSDAP, en  (...)

3Prácticamente hasta el final, dichos contactos encontraron un fuerte –y entusiasta– eco en los medios de comunicación de ambos países, en la prensa controlada por los partidos únicos y, especialmente, en las publicaciones de sus organizaciones juveniles y femeninas7. Los artículos publicados dibujan a grandes rasgos cómo grupos de mandos femeninas de ambos partidos de masas visitaron las instalaciones e instituciones de la otra organización, conocieron sus actividades en el ámbito de la formación y educación de las mujeres, recorrieron diferentes ciudades y regiones en las que se reunieron con altos jerarcas falangistas y nazis, e incluso, entre 1940 y 1943, colaboraron intensamente a nivel europeo en el marco de un proyecto germano-italiano que aspiraba a representar la versión juvenil del Nuevo Orden que habría de surgir tras la victoria del Eje en la Segunda Guerra Mundial.

4No obstante, tras unos primeros años de investigación, se hizo evidente la necesidad de añadir a este planteamiento inicial un aspecto que informaba todo lo anterior: el de las « miradas », las percepciones e imágenes (propias y ajenas). Influido sin duda por los estudios de compañeros como Xavier Andreu, Ferran Archilés y Marta García Carrión sobre el mito romántico de España, las identidades y discursos del nacionalismo español o la imagen de dicho país en el cine del periodo de entreguerras… al leer la numerosa documentación de archivo y la publicada por ambos partidos fascistas en España y Alemania, no podía dejar de ver indicios, paralelismos, trasladados –con todas las salvedades y precauciones– a esta cronología y objeto de estudio. No en vano, los artículos publicados por la prensa de ambos países (especialmente en la del BDM) y no poca documentación de archivo están también repletas de comentarios sobre el paisaje, la historia y las mujeres del otro país: apuntes breves, palabras, comentarios que no aportaban información « objetiva » sobre fechas, duración y contenido de las visitas (qué, cuándo, cómo…), pero que en el fondo aportaban mucha luz a la forma en que alemanas y españolas, nazis y falangistas, se veían unas y otras se veían sí mismas y a sus países.

  • 8 Sendas primeras aproximaciones fueron : Morant i Ariño, Toni, « La España que esperábamos. Género y (...)

5En el presente texto intentaré esbozar de forma necesariamente esquemática los elementos más importantes de estas miradas8. En primer lugar, me centraré en cómo las mandos del BDM veían a España y a las españolas (que, para ellas, no eran sino las falangistas), y en cómo dicha mirada, que contenía notables elementos de la imagen a la sazón tradicional de España, fue adaptándose a las circunstancias políticas y a la camaradería surgida. En segundo lugar, veremos los componentes esenciales de la imagen que las mandos falangistas tenían y propagaban de la « nueva Alemania », en la que ciertamente estaban presentes igualmente elementos tradicionales, pero donde sin duda primaba el interés por la modernidad y los aspectos « sociales » del nazismo. El resultado reflejaba una fascinación –casi– sin excepción, en coherencia con el carácter referencial, modélico, que para las falangistas tuvo la Alemania nazi.

1. La mirada de las alemanas.

  • 9 Brenner, Peter J. (ed.), Der Reisebericht. Die Entwicklung einer Gattung in der deutschen Literatur(...)
  • 10 Peter, Antonio, Das Spanienbild in den Massenmedien des Dritten Reiches 1933-1945, Frankfurt am Mai (...)

6Muchos de los artículos de las mandos nazis remiten al género del Reisebericht, esto es, al informe o relato de viajes, de larga tradición en la literatura en alemán9. Dicho género prodigó en la misma época en que se estaba elaborando la imagen de España como país romántico por excelencia, como uno de los « otros » orientales de una Europa que buscaba construirse como « moderna » y para ello necesitaba el contraste del « otro ». En Alemania, una vez sedimentada la influencia finisecular, la imagen de España no experimentó grandes cambios tras la Primera Guerra Mundial: había seguido estando de moda en Europa durante la década de 1920 y la República de Weimar no fue una excepción10. De hecho, sobre todo en las primeras menciones a España en la prensa juvenil nazi se percibe una recurrente pervivencia de elementos del mito romántico.

7En primer lugar, España destacaba por su naturaleza, exuberante y « extraña ». En 1935, antes por tanto de la guerra civil, una mando del BDM miembro de la colonia alemana, lo resumía fielmente subrayando el « exotismo » de su país de acogida:

  • 11 « Auslandsdeutsche Mädel schreiben », Das Deutsche Mädel. Die Zeitschrift des Bund Deutscher Mädel (...)

Acabo de volver de un viaje a Andalucía y el Marruecos español. Allí era todo tan bonito que ni de lejos puedo describirlo. Las palmeras, las extrañas flores con tantos colores, el cielo azul claro y al final… ¡el mar! Simplemente es imposible resumir en un par de frases todo lo bello y, sin embargo, tan peculiarmente extraño.11

8No es que Alemania careciera de vegetación –de hecho, el bosque alemán o el río Rin tienen para su mitología nacional un significado imposible de ignorar– o de mar, pero de la naturaleza española a este mando juvenil nazi le sorprendía el contraste, lo que era diferente respecto de su propio país. Sin dejar de señalar que no parece tampoco casual que su descripción hiciera referencia precisamente al sur del país (y no, por ejemplo, a su cornisa atlántica, mucho menos « extraña »), España seguía siendo presentada a las jóvenes lectoras del BDM como un país de superlativos: el calor (abrasador), el cielo (azul claro), el mar… En apenas tres líneas parece difícil incluir más elementos de la imagen del país construida en el siglo XIX.

  • 12 « Quer durch Spanien. Die Fahrt der BDM-Führerinnen », DDM (9.1941), pp. 6-7.
  • 13 « Arriba España. Mit der Reichsreferentin durch Nationalspanien », DDM (12.1938), pp. 13-15, 13.
  • 14 « Fünf Tage mit der Falange Femenina unterwegs », Mädel – eure Welt. Das Jahrbuch der deutschen Mäd (...)

9Pero para las mandos alemanas España era también, en segundo lugar, historia, más concretamente, el país donde el tiempo histórico parecía haberse detenido: « Por todas partes encontramos […] huellas de la antigua cultura española »12. Y ese pasado (legendario, « pintoresco ») tenía un fuerte componente árabe: si incluso en Salamanca creían reconocer « inconfundibles […] elementos moros »13, en el sur andaluz cristalizaba el mayor número de estereotipos sobre la naturaleza, la arquitectura y la tradición árabe. El paroxismo eran ya los soldados marroquíes, cuya presencia evocaba una « imagen de gran colorido que parece extraída de un libro de las Mil y una noches »14.

  • 15 « El Caudillo habla con las camaradas de la Sección Femenina de F.E.T. y de las J.O.-N.S. », Unidad(...)
  • 16 Respectivamente : « Arriba España. Mit der Reichsreferentin… », op. cit. ; y « Fünf Tage… », op. ci (...)
  • 17 « Quer durch Spanien », op. cit., p. 7.

10Sin embargo, a partir de julio de 1936 las nuevas relaciones políticas generarán nuevos acentos: a raíz de la Guerra Civil y de su constante presencia en los medios de comunicación, el lejano sur va « acercándose » al público alemán y a través del filtro ideológico en muy pocos meses el país y sus habitantes van ganando contorno a ojos alemanes. Como una de las mandos falangistas le aseguró a Franco a su regreso en Alemania: « nos conocen todos »15. Primero, al menos en las publicaciones de las Juventudes Hitlerianas, España cambiará en su geografía simbólica. Por influencia del 98 y mediación de los nuevos aliados falangistas, Castilla experimenta una notable revalorización: « granero » y « corazón » de España16, con su carácter duro, seco y enjuto, el centro de la Península substituía a Andalucía como núcleo simbólico. A su vez, ello permitía establecer paralelismos político-geográficos nada desfavorables desde la óptica del nazismo: « Castilla, que para España tiene el mismo significado que Prusia para Alemania »17.

  • 18 « Diálogo con una de las camaradas. Los Jefes del B.D.M. en el Club Medina », Y. Revista para la mu (...)
  • 19 « Quer durch Spanien », op. cit.

11Segundo, al hablar de sus habitantes, sorprende las escasas referencias a los españoles. Prácticamente los pocos que aparecen mencionados con algo de extensión son militares, falangistas o campesinos, lo cual resulta ya bastante ilustrador de la importancia casi exclusiva prestada a tres elementos ideológicamente tan importantes como el ejército, el partido fascista y la población rural; el paisaje urbano prácticamente no aparecerá hasta el final de la Guerra Civil. Así, de los fascistas españoles, un grupo de altas mandos del BDM de visita durante la primavera de 1941 afirmaron que eran « muy correctos [y] muy buenos camaradas » y que « [s]obre todo los de las ciudades industriales. Están muy disciplinados »18. En su « interesante » visita a Sabadell formaron « [e]n nuestra presencia […] formaciones de las organizaciones juveniles, de inmaculados uniformes y estricta actitud militar »19.

  • 20 « Spanien so und so », DDM (11.1936), pp. 14-15.
  • 21 « Im Dienste ihres Volkes », en DDM (2.1941), p. 2.
  • 22 « Quer durch Spanien », op. cit. ; y dos veces en : « Falangistinnen besuchten Deutschland », DDM ( (...)

12Pero, sin duda, la mayor atención de las jóvenes mandos nazis iba dirigida a sus camaradas, las falangistas como sinecdótica representación de todas las españolas; las « rojas », presentes en los primeros artículos20, desaparecieron rápidamente. Por un lado, en las referencias a su carácter se percibe una considerable persistencia de la influencia romántica: « animadas y graciosas »21, era sin duda a la hora de ver cantar y bailar a las españolas cuando las mandos nazis creían experimentar mejor su « temperamento » –palabra muy utilizada en sus relatos22–, con una mirada que oscilaba entre orientalizante y distante hacia su supuesta incapacidad para bailar pero, sobre todo, para cantar en grupo. En este sentido, mientras a partir de los bailes establecían una diferenciación entre norte (connotado positivamente) y sur (con matices negativos) de la Península, en el canto encontramos el único y excepcional caso de crítica pública de las alemanas a las falangistas, en concreto al estereotipo del supuesto individualismo español, que aprovechaban rápidamente para ponerse ellas mismas como modelo y ejemplo de admiración:

  • 23 « Quer durch Spanien », op. cit., p. 7.

Al español le resulta difícil cantar en grupo. Para nosotras era muy raro cuando, en el autobús, cada española cantaba en voz alta para sí, sin que el canto de ninguna de las demás la sacara de quicio. Cuando cantábamos nosotras para ellas, entonces nos admiraban y admitían que ellas no sabrían hacerlo.23

  • 24 « Falangistinnen besuchten Deutschland », op.cit., p. 13.
  • 25 « Im Dienste ihres Volkes », op. cit.

13Sin embargo, también en la imagen de la española se producen de forma paulatina cambios importantes. Al menos hasta el final de la Guerra Civil hicieron hincapié en los aspectos sociales y revolucionarios del fascismo español, que a ojos de las mandos nazis estaba transformando la sociedad española, al menos en tres sentidos. En primer lugar, « la vida de las españolas, jóvenes y adultas, ha experimentado en todos los ámbitos un cambio completo »24 durante la Guerra Civil. En tanto que mujeres las habitantes de la España nacional no sólo habría sido objeto de movilización por el esfuerzo bélico, prestando una ayuda imprescindible a las tareas de guerra, sino que se habrían politizado, un cambio que era presentado como obvio a ojos de cualquier visitante. Además, continuando con esta mirada típicamente fascista (y conscientemente diferenciada de la conservadora y reaccionaria), las alemanas constataban la persistencia inicial de prejuicios contra « la participación activa de la mujer » en la esfera pública, pero afirmaban que la guerra los había barrido « por completo, sin vacilaciones ni grandes dificultades »25.

  • 26 Respectivamente, « Spaniens Mädel- und Frauenorganisation », Mädel – eure Welt. Das Jahrbuch der de (...)
  • 27 « Arriba España. Mit der Reichsreferentin… », op. cit.

14En segundo lugar, las publicaciones de las Juventudes Hitlerianas destacaban el pretendido interclasismo, en tanto que superación de clases que los fascismos gustaban de atribuirse. Así, en el caso de las españolas, incluso algunas de clase alta, « que nunca antes habían salido de casa y que creían tener la vida resuelta, ocuparon voluntariamente durante la guerra los puestos más incómodos » y aprendieron así en la Falange « por primera vez a comprometerse por otras personas, en aras de un bien superior »26. La firme intención que veían en el partido fascista de afrontar « de forma decidida y generosa los grandes problemas sociales de España », les hacía llegar hasta el punto de informar a sus lectoras incluso de « el fundamento de una Volksgemeinschaft española »27.

  • 28 « Pilar Primo de Rivera besuchte Deutschland », DDM (5.1938), pp. 16-17, 16.
  • 29 « Arriba España. Mit der Reichsreferentin… », op. cit.

15En tercer lugar, se identificaba en las españolas rasgos o características propios del modelo fascista de mujer, como el sacrificio, el valor, la abnegación, o el cumplimiento del servicio, lo cual a su vez las hacía aparecer como ejemplo para sus propias lectoras en Alemania. La quintaesencia de dichos valores era Pilar Primo de Rivera, considerada la « personificación de su idea y el alma del movimiento falangista »28, porque « encarna las fuerzas espirituales y el espíritu de lucha que luego volvimos a encontrar en todas las mujeres y que nos hizo admirar de verdad a la española »29.

16Al fin y al cabo, los nuevos acentos colocados por la prensa juvenil nazi en la « Nueva España » y, sobre todo, en las falangistas, más que hacer desaparecer las imágenes previas, se superponían, como esta cita de principios de 1941 pone especialmente de manifiesto:

  • 30 « Im Dienste ihres Volkes », op. cit.

Hace ya tiempo que la española ha abandonado los balcones de altas rejas que nos resultan inevitables al imaginarnos una serenata. Está en medio de los acontecimientos políticos de su patria, sin perder con ello nada de su orgullo. Aunque haya cambiado la mantilla de encaje fino y la teatral orfebrería por la sencilla camisa azul y la falda lisa de la Falange, no ha perdido sin embargo su mundialmente conocida feminidad.30

17Así pues, incluso cuando pretendían superarlos, no eran capaces de prescindir de ellos enteramente y los resignificaban.

2. La mirada de las españolas.

  • 31 Para una visión más en profundidad sobre la mirada de las falangistas, véase : Morant i Ariño, « ‘S (...)

18En las falangistas que viajaban a Alemania o recibían en España la visita de las mandos alemanas, el peso de las descripciones de paisajes y caracteres era menor que en sus « camaradas » nazis, como también lo era la influencia de la « lente » romántica31. Ciertamente, tampoco las fascistas españolas veían una única Alemania, sino que más bien tenían una imagen dual. Así, pese a definirse como antirrománticos, los y las falangistas tenían asumidos estereotipos tradicionales sobre Alemania como el de un país de paisajes nórdicos e invernales, acuñados desde principios del siglo XIX por el D’Allemagne de Germaine de Stäel. Así, una de las pocas mandos españolas en visita de estudio durante los meses de invierno describió a un funcionario de la embajada germana en Salamanca sus impresiones sobre el paisaje alemán:

  • 32 Carta de Ángela Pla, responsable de la Hermandad de la Ciudad y el Campo de SF, a su « buen amigo » (...)

Desde que llegamos nos parece vivir un cuento de Andersen, que podría muy bien titularse: « Navidades en los países del Norte », y cuyas estampas, son ciudades románticas cubiertas de nieve, y noches serenas, en las que se recortan árboles de Navidad llenos de lucecitas.32

  • 33 Possin, Hans-Joachim, « Begegnungen mit Deutschland, 1928-1934. Deutschlandbilder in englischen Rei (...)

19Además, esta imagen tradicional de Alemania subrayaba el peso del río Rin y de la región de Renania (Colonia y su catedral), así como del sur barroco, con sus ciudades-residencia y sus palacios. Se trataba de dos zonas no sólo de marcado carácter católico, sino que en el periodo de entreguerras habían experimentado una considerable revalorización simbólica para intentar hacer olvidar la Prusia protestante, ausente como tal de los relatos de SF33. No obstante, ni siquiera esa lente romántica hace intuir en las falangistas connotación negativa alguna: de hecho, incluso en pleno invierno, la sensación transmitida es de confort y calidez.

  • 34 Stauffer, Clara, « Pilar en Alemania », recorte del diario falangista de San Sebastián ; Unidad, si (...)
  • 35 Frietsch, Elke, « Bilder des Weiblichen als Zeichen für den ‘Aufstieg und Verfall’ von Kultur », Ge (...)
  • 36 Werner, Carmen, « Cartas de Alemania », Y, n° 2 (3.1938), pp. 54-55, 54. Sin duda, se trataba de al (...)
  • 37 Ibid., p. 55.

20No obstante, y sin ningún género de dudas, a las falangistas les interesaba mucho más la nueva imagen de Alemania, estrechamente vinculada a la del nacionalsocialismo y a la transformación social que había provocado. Así, en su primera visita a Alemania en abril 1938, a Pilar Primo de Rivera le habrían « impresionado Berlín y su grandiosidad moderna »34. Esta modernidad fascista que las falangistas « veían » en la Alemania nazi tenía a su vez, al menos, tres elementos importantes. En primer lugar, las mujeres: a modo de sinécdoque, también las falangistas veían en la parte (las miembros de las organizaciones femeninas del NSDAP) el todo (las alemanas). Excepto contadísimas ocasiones, en las imágenes publicadas por SF todas las alemanas aparecen uniformadas. Si la nación (casi) siempre tiene cuerpo de mujer y desde la Ilustración se había ido equiparando el cuerpo femenino al cuerpo social de su país35, la de Alemania será para las falangistas la imagen de un país militarizado, en el que hasta su juventud femenina destacaba por su « ingenua y sencilla uniformidad »36. De hecho, el emparejamiento de un miembro de las SS y una del BDM será presentado poco menos que como una unión perfecta37.

  • 38 « Las mujeres de los pueblos en lucha », Medina. Semanario de S.F., n° 15 (26.6.1941), pp. 4-5, 4.
  • 39 « Cartas de Alemania », op.cit., p. 55.

Precisamente la « raza » –un constructo central en la ideología nazi– estará bien presente a través de una serie de atributos « típicamente » germánicos. Las integrantes del BDM no sólo serán rubias, sino « Mujeres ante todo, sanas y fuertes, de miradas claras, en cuya boca no tiene paso la mentira [...] con ese orgullo de un deber cumplido »38. Es decir, las altos mandos alemanas de visita en España en 1941, a las que hacían referencia estas palabras, confirmaban a ojos de las españolas aquello que tres años antes una alto mando falangista había afirmado ver en Alemania: practicaban deporte, eran honestas y nada superficiales, disponían de una formación en economía doméstica y observan la higiene –¿cómo no?– racial: « ¿Y no sabe él que una muchacha del BDM fuerte y deportiva que salta tres metros a lo largo y uno a lo alto, que aprendió a guisar, a cantar, a leer y a forrar sus libros con resbaladizo pergamino, vale más que esa rubia platino que pasea por el Unter den Linden? »39. Buena síntesis de la formación corporal, doméstica y cultural que constituía el eje central de la educación del BDM: gracias al nacionalsocialismo, se podía extraer de las publicaciones de SF (que, no olvidemos, debía a su vez hacer frente a muchas críticas de sectores tradicionales), la joven alemana presenta características de concepciones de feminidad a la vez tradicionales y modernas.

  • 40 Según la carta que, desde Alemania, la entonces encargada de las juventudes de SF, Cándida Cadenas, (...)

En segundo lugar, las españolas de visita en Alemania subrayaban el « interclasismo » nazi, en una versión acentuada de lo que las mandos del BDM afirmaban ver en España: a la hora de mirar a una sociedad nazi que –supuestamente– habría superado todas las diferencias sociales (porque en realidad lo que resultaba determinante, a menudo con consecuencias fatales, no era la clase sino la « raza »), eran frecuentes las referencias de las falangistas a un cohesionado pueblo alemán, que marcharía « íntimamente unido, hacia el ideal común »40. Así, una de las primeras mandos de SF de visita a finales de 1937 informaba a su regreso a las lectoras de la España nacional:

  • 41 « Cartas de Alemania », op. cit., p. 55.

He vivido con todas las muchachas del B.D.M. en diferentes colegios para jefes, y nunca he podido averiguar la procedencia social de cada una ; igual uniforme, igual peinado sencillo y limpio, igual ducha fría, igual postura o modales en la mesa, igual conversación sobre política o historia.41

  • 42 Gentile, Emilio, Le religioni della politica. Fra democrazie e totalitarismi, Bari, Laterza, 2007 [ (...)
  • 43 Carta manuscrita de Pilar Primo de Rivera a Hitler, 14.4.1938, al día siguiente de su encuentro, co (...)

21En tercer y último lugar, las falangistas denotaban el impacto que les había causado la « liturgia » nazi durante sus primeras visitas. Pese a la creciente influencia del catolicismo en su propia ideología, las españolas demuestran haber interiorizado plenamente los aspectos del nazismo como religión política o sacralización de la política en el sentido gentiliano42. En especial durante los primeros años de los contactos, su atención se vio atraída por la simbología (uniforme, saludo,…), el calendario festivo anual y, sobre todo, los grandes actos de masas del nazismo. Parte esencial de toda liturgia fascista era el culto al líder, y, pese a no compartir la nacionalidad, las españolas parecían ayudadas por los lazos ideológicos para poder comprender –en palabras nada menos que de su Delegada Nacional– « porqué este gran pueblo quiere tanto a su Führer »43, o directamente sucumbir con entusiasmo a dicho culto, como la alta mando falangista que, al cumplirse el quinto aniversario del nombramiento de Hitler como canciller, describía cómo en Berlin:

  • 44 Carta de la ya mencionada Ángela Pla a Kröger, 1.2.1938, en PAAA, BM, 784.

el día 30, tuvimos la suerte enorme de ver al Führer. Le aseguro que fue algo verdaderamente emocionante, que nos causó gran impresión. ¡Qué estupendo el desfile de las antorchas! Y eso que apenas lo vimos, pues solo teníamos ojos, para el balcón donde estaba Hitler.44

22Pero, sin duda, el momento culmen de la liturgia nazi era la celebración del congreso anual del NSDAP en Núremberg, una experiencia para las falangistas que participaron en su edición de 1937:

  • 45 « Con las camaradas que estuvieron en Alemania », Fotos. Semanario gráfico de Falange, n° 43 (18.12 (...)

Ya tendríais noticias de lo que fue aquello: algo apoteósico, magno, que no es para [ser] descrito. […] Como anécdota te contaré que María Pilar Socasado –la pequeña Pili– que, diluida en medio de la muchedumbre, pugnaba inútilmente por ver al Führer, cuando menos lo esperaba se encontró con unos brazos fuertes y membrudos, que la elevaron en el aire como a una muñeca.45

  • 46 Según su Regidora central del Servicio Exterior ya en el primer número de la revista Y, n° 1 (2.193 (...)
  • 47 Saz, Ismael, España contra España. Los nacionalismos franquistas, Madrid, Marcial Pons, 2003, p. 28 (...)
  • 48 Primo de Rivera, Pilar, Informe sobre el viaje a Alemania, 16.9.1941, en Real Academia de la Histor (...)
  • 49 Respectivamente, « Hablando con Pilar. Impresiones de un viaje por Alemania », Medina, n° 27 (21.9. (...)
  • 50 « Después del viaje de Pilar a Alemania », Medina, n° 28 (28.9.1941), p. 16.

23Ultranacionalistas como eran, al igual que el resto de fascistas, la afinidad ideológica que las falangistas sentían por Italia y, cada vez más por Alemania, las llevó a ver pronto –ya tras las primeras visitas– en sus mandos femeninas « compañeras de allende las fronteras »46. De hecho, la mencionada « disolución » del individuo en la masa, tan característica de lo que la liturgia nazi pretendía lograr, muestra cómo las españolas no tuvieron ningún problema en asumir incluso aquellas partes de la ideología nazi más susceptibles de chocar con la doctrina católica. Ciertamente, veían diferencias y las constataban, con un especial cuidado ante el « extraordinario e ineludible peso » que el catolicismo estaba alcanzando en la España franquista47. Y, en privado, incluso se formulaba alguna precaución, como la reflejada por Pilar Primo de Rivera en su informe tras regresar de su segunda visita a Alemania en 1941: « Falta de moral » de las Juventudes Hitlerianas, en probable referencia al nulo papel de la religión en las organizaciones juveniles nazis. Pero se trataba de una crítica puntual no pública, rodeada, antes y después, de elogios: su conclusión en ese mismo informe era, lejos de romper lazos, su continuada creencia en la « Conveniencia del intercambio » con la Alemania nazi y en el estudio de su « organización social, de trabajo y de educación »48. Cinco años después del inicio de los contactos, la Alemania nazi seguía siendo el modelo de las falangistas. En declaraciones públicas pocos días después, Primo de Rivera alabó « una vez más las ventajas » que las visitas de SF a Alemania tenían « para el acercamiento de los pueblos », mientras la principal revista de su organización refrendaba « la enorme simpatía y admiración que Pilar Primo de Rivera siente por la nación germana »49. La afinidad ideológica y la recuperada camaradería en armas, en aquel verano de 1941 en que la División Azul marchaba hacia Rusia, hacía que las fascistas españolas de viaje de estudios por el Tercer Reich se sintieran en « tierras del país hermano »50.

3. Conclusiones

24Como se ha podido observar, también en el caso de las mandos femeninas de la Alemania nazi y la España franquista las imágenes de país y género guardaron una estrecha relación con las relaciones políticas surgidas entre ambos países a partir de 1936. Tanto en las alemanas como en las españolas, las miradas resultantes combinaban importantes elementos de la imagen tradicional y nuevos acentos surgidos de su creciente afinidad ideológica. Y, puesto que la publicaban, cabe entender que esa era la imagen que pretendían transmitir a sus afiliadas a través de sus revistas.

25Especialmente en las alemanas el peso de lo tradicional fue mayor, pero también aquí se puede observar una temprana evolución, una adaptación conforme se fueron consolidando las relaciones. La España que afirmaban conocer se encontraría así en el mismo camino recorrido por Alemania tras 1933, con el mismo carácter revolucionario y social que ellas identificaban en el nazismo, pero ahora de la mano de Falange, hasta el punto de hacerles intuir una Volksgemeinschaft española. Ello permitía a las alemanas situarse a sí mismas como referencia y modelo para la « nueva España », con las falangistas como nuevas camaradas. Sería interesante comparar su mirada a España con la que presentaban de otros países, como Italia o Rumanía, con cuyas organizaciones también mantuvieron relaciones y colaboraron.

26Por su parte, también la Alemania que afirmaban ver las españolas seguía poseyendo elementos de su imagen romántica tradicional, pero resultaba abrumador el peso de lo nuevo y moderno. Con matices, pero sin apenas críticas (y menos aún, públicas), la imagen resultante (que transmitía calidez incluso en pleno invierno) era muy positiva, la de un modelo a seguir. Ciertamente, tras 1939 la fascinación iría conteniéndose conforme fueran consolidándose la propia SF y el Nuevo Estado, hasta intentar entrar en un plano de igualdad. Pero, fruto de esa constante afinidad ideológica, tanto las fuentes publicadas como las de archivo muestran en las falangistas un entusiasmo y una identificación con Alemania que se mantendría inconfundible hasta finales de la Segunda Guerra Mundial.

Haut de page

Notes

1 Barrachina-Morón, Marie-Aline, La Section Féminine de FET et des JONS puis du Mouvement National. Origines, genèse, influence, fin : 1933-1977, Paris, 1979, Tesis doctoral, pp. 195-199 ; Bergés, Karine, Pilar Primo de Rivera (1906-1991). Cause féminine, idéologie phalangiste, stratégies et enjeux politiques dans l’ombre du régime franquiste, Toulouse, 2003, tesis doctoral, pp. 72-77 ; Richmond, Kathleen, Women and Spanish Fascism : The Women’s Section of the Phalange, 1934-1959, Londres y Nueva York, 2003, pp. 25ss. y 140-141 ; Cenarro, Ángela, La sonrisa de Falange. Auxilio Social en la guerra civil y en la posguerra, Barcelona, Crítica, 2006, p. 81.

2 Gehmacher, Johanna y Harvey, Elizabeth, « reisen als politische praxis », Österreichische Zeitschrift für Geschichtswissenschaften, n° 22/1 (2011), pp. 5-13.

3 Woller, Hans, Rom, 28. Oktober 1922 : die faschistische Herausforderung, Múnich, DTV, 1999, p. 97.

4 Un caso concreto, en : Taillot, Alison, « El modelo soviético en los años 1930 : Los viajes de María Teresa León y Rafael Alberti a Moscú », Cahiers de civilisation espagnole contemporaine. De 1808 au temps présent, n° 9 (2012), s.p. ; disponible en : http://ccec.revues.org/4259 (URL : 1.9.2017).

5 Algo que tampoco ha sido objeto de atención específica para el caso de los dos mayores partidos fascistas, con la excepción de : Harvey, Elisabeth, « International Networks and Cross-Border Cooperation : National Socialist Women and the Vision of a “New Order” in Europe », Politics, Religion & Ideology, n° 13/2 (2012), pp. 141-158.

6 Morant i Ariño, Toni, Mujeres para una « Nueva Europa ». Las relaciones y visitas entre la Sección Femenina de Falange y las organizaciones femeninas nazis, 1936-1945, Tesis doctoral, Universitat de València, 2013. Una reciente visión panorámica, en Toni Morant i Ariño, « ‘Falange’s female comrades [and] their German and Italian sisters’. Cross-border affinities between women's fascist organizations, 1936-1945 », Jaarboek voor Vrouwengeschiedenis, n° 34 (2014), pp. 19-36.

7 Sendos ejemplos de la primera plana de los principales órganos de prensa de Falange y el NSDAP, en : « Las jerarquías femeninas alemanas fueron recibidas ayer por la Delegada Nacional de la Sección Femenina », Arriba (25.5.1941), p. 1, y « Die Falangeführerin Primo de Rivera beim Führer », Völkischer Beobachter (13.4.1938), p. 1.

8 Sendas primeras aproximaciones fueron : Morant i Ariño, Toni, « La España que esperábamos. Género y nación en España en el imaginario de la prensa juvenil nacionalsocialista », Saz, Ismael y Archilés, Ferran (eds.), La nación de los españoles. Discursos y prácticas del nacionalismo español en la época contemporánea, València, PUV, 2012, pp. 147-165, y, del mismo autor, « ‘Sobre tierras germanas, camisas azules’. La imagen de Alemania en la Sección Femenina, 1936-1945 », Archilés, Ferran et alii (eds.), Nación y nacionalización. Una perspectiva europea comparada, València, PUV, 2013, pp. 249-274.

9 Brenner, Peter J. (ed.), Der Reisebericht. Die Entwicklung einer Gattung in der deutschen Literatur, Bonn, Suhrkamp, 1988.

10 Peter, Antonio, Das Spanienbild in den Massenmedien des Dritten Reiches 1933-1945, Frankfurt am Main, Peter Lang, 1992, p. 42.

11 « Auslandsdeutsche Mädel schreiben », Das Deutsche Mädel. Die Zeitschrift des Bund Deutscher Mädel in der HJ (6.1935), pp. 13-14, 13 ; en lo sucesivo, citado como DDM.

12 « Quer durch Spanien. Die Fahrt der BDM-Führerinnen », DDM (9.1941), pp. 6-7.

13 « Arriba España. Mit der Reichsreferentin durch Nationalspanien », DDM (12.1938), pp. 13-15, 13.

14 « Fünf Tage mit der Falange Femenina unterwegs », Mädel – eure Welt. Das Jahrbuch der deutschen Mädel (1943), pp. 326-337, aquí 331-332. En general sobre la mirada nazi a los soldados marroquíes del ejército franquista durante la guerra civil, véase Kent, Conrad, « What the Condor Saw. Nazi Propaganda Images of the Spanish Civil War », Kent, Conrad ; Wolber, Thomas K. y Hewitt, Cameron M.K. (eds.), The Lion and the Eagle. Interdisciplinary Essays on German-Spanish Relations over the Centuries, Nueva York y Londres, Berghahn Books, 2000, pp. 325-359, aquí 352.

15 « El Caudillo habla con las camaradas de la Sección Femenina de F.E.T. y de las J.O.-N.S. », Unidad, 11.2.1938.

16 Respectivamente : « Arriba España. Mit der Reichsreferentin… », op. cit. ; y « Fünf Tage… », op. cit.

17 « Quer durch Spanien », op. cit., p. 7.

18 « Diálogo con una de las camaradas. Los Jefes del B.D.M. en el Club Medina », Y. Revista para la mujer, n° 42 (7.1941), s.p.

19 « Quer durch Spanien », op. cit.

20 « Spanien so und so », DDM (11.1936), pp. 14-15.

21 « Im Dienste ihres Volkes », en DDM (2.1941), p. 2.

22 « Quer durch Spanien », op. cit. ; y dos veces en : « Falangistinnen besuchten Deutschland », DDM (9.1938), pp. 11-13. Ahora bien, no se trataba de una especificidad de las españolas ; el término Temperament se encuentra también en referencia a los falangistas : « Sie kamen von der Front. Deutsch-spanisches Gemeinschaftslager », en : Die HJ (2.10.1937), p. 2, y « Wo steht Spanien heute ? », en : Wille und Macht. Führerorgan der nationalsozialistischen Jugend (1.11.1939), pp. 15-19 ; y a las italianas : « Mit der BDM.-Reichsreferentin durch das faschistische Italien », en DDM (7.1939), pp. 10-13, 10, e « Italiens Frau in Anmut und Disziplin », en Wille und Macht (1.12.1939), p. 23.

23 « Quer durch Spanien », op. cit., p. 7.

24 « Falangistinnen besuchten Deutschland », op.cit., p. 13.

25 « Im Dienste ihres Volkes », op. cit.

26 Respectivamente, « Spaniens Mädel- und Frauenorganisation », Mädel – eure Welt. Das Jahrbuch der deutschen Mädel (1941), pp. 284-289, y « Fünf Tage… », op. cit.

27 « Arriba España. Mit der Reichsreferentin… », op. cit.

28 « Pilar Primo de Rivera besuchte Deutschland », DDM (5.1938), pp. 16-17, 16.

29 « Arriba España. Mit der Reichsreferentin… », op. cit.

30 « Im Dienste ihres Volkes », op. cit.

31 Para una visión más en profundidad sobre la mirada de las falangistas, véase : Morant i Ariño, « ‘Sobre tierras germanas, camisas azules’« .

32 Carta de Ángela Pla, responsable de la Hermandad de la Ciudad y el Campo de SF, a su « buen amigo » Hans Kröger, 18.12.1937, en : Politisches Archiv des Auswärtigen Amtes (Archivo Político del Ministerio de Asuntos Exteriores, Berlin ; PAAA), fondo Botschaft Madrid (Embajada Madrid ; BM), legajo 784.

33 Possin, Hans-Joachim, « Begegnungen mit Deutschland, 1928-1934. Deutschlandbilder in englischen Reiseberichten », Diller, Hans-Jürgen (ed.), Images of Germany, Heidelberg, C. Winter, 1987, pp. 85-112, 92.

34 Stauffer, Clara, « Pilar en Alemania », recorte del diario falangista de San Sebastián ; Unidad, sin fecha (abril de 1938), en Archivo General de la Administración (AGA, Alcalá de Henares), (03) 122, caja 17-99.

35 Frietsch, Elke, « Bilder des Weiblichen als Zeichen für den ‘Aufstieg und Verfall’ von Kultur », Geier, Andrea et alii (eds.), Wider die Frau. Zu Geschichte und Funktion misogyner Rede, Colonia y otras, Böhlau, 2008, pp. 149-181, 174.

36 Werner, Carmen, « Cartas de Alemania », Y, n° 2 (3.1938), pp. 54-55, 54. Sin duda, se trataba de algo que las falangistas se aplicaban también a sí mismas : « Vamos siempre de uniforme », le aseguraba una de ellas desde Alemania a la Delegada Nacional de Auxilio Social ; carta de Ángela Lavín a Mercedes Sanz Bachiller, 20.10.1937, en AGA, (03) 122, caja 2067.

37 Ibid., p. 55.

38 « Las mujeres de los pueblos en lucha », Medina. Semanario de S.F., n° 15 (26.6.1941), pp. 4-5, 4.

39 « Cartas de Alemania », op.cit., p. 55.

40 Según la carta que, desde Alemania, la entonces encargada de las juventudes de SF, Cándida Cadenas, publicó en prensa ; « Las agrupaciones infantiles femeninas de Falange », ABC (Sevilla), 10.12.1937.

41 « Cartas de Alemania », op. cit., p. 55.

42 Gentile, Emilio, Le religioni della politica. Fra democrazie e totalitarismi, Bari, Laterza, 2007 [2001].

43 Carta manuscrita de Pilar Primo de Rivera a Hitler, 14.4.1938, al día siguiente de su encuentro, conservada en : PAAA, fondo Reich, legajo 102986.

44 Carta de la ya mencionada Ángela Pla a Kröger, 1.2.1938, en PAAA, BM, 784.

45 « Con las camaradas que estuvieron en Alemania », Fotos. Semanario gráfico de Falange, n° 43 (18.12.1937), s.p.

46 Según su Regidora central del Servicio Exterior ya en el primer número de la revista Y, n° 1 (2.1938).

47 Saz, Ismael, España contra España. Los nacionalismos franquistas, Madrid, Marcial Pons, 2003, p. 285.

48 Primo de Rivera, Pilar, Informe sobre el viaje a Alemania, 16.9.1941, en Real Academia de la Historia (Madrid), Asociación Nueva Andadura, Serie Azul, carpeta 108a.

49 Respectivamente, « Hablando con Pilar. Impresiones de un viaje por Alemania », Medina, n° 27 (21.9.1941), p. 2, y « Momentos de un viaje », Y, n° 45 (octubre de 1941).

50 « Después del viaje de Pilar a Alemania », Medina, n° 28 (28.9.1941), p. 16.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Toni Morant i Ariño, « Compañeras de allende las fronteras. Estereotipos de género y nación entre las mandos fascistas de España y Alemania », Amnis [En ligne],  | 2018, mis en ligne le 26 février 2018, consulté le 19 décembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/amnis/3417 ; DOI : 10.4000/amnis.3417

Haut de page

Auteur

Toni Morant i Ariño

Universitat de València, España. El autor forma parte del proyecto de investigación « Derechas y nación en la España contemporánea. Culturas e identidades en conflicto » (HAR2014-53042-P), financiado por el Ministerio español de Economía y Competitividad, Secretaría de Estado de Investigación.

Haut de page
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo AMU - Université d’Aix-Marseille
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals