Navigation – Plan du site

AccueilActes de colloques3Otra narrativa de la Transición :...

Otra narrativa de la Transición : las crónicas de sucesos de Margarita Landi en la revista Interviú

Víctor J. Ortega Muñoz

Résumés

De multiples discours convergent sur la scène publique espagnole pendant la période de transition. Au-delà des questions politiques et des récits officiels largement étudiés, nous voulons attirer l'attention sur des thèmes inhabituels : les faits divers publiés par la précurseure Margarita Landi dans Interviú. Ce magazine a assumé dès le départ les nouvelles libertés politiques et morales qui surgissent avec la Transition vers la démocratie, combinant l'information politique et la dénonciation avec l'érotisme, éléments novateurs qui s'additionnent pour obtenir une base de lecteurs considérable et devenir l'un des médias de référence. Dans sa configuration, l'inclusion de faits divers représente un élément essentiel. Le pari pris pour cette section sera confirmé en 1980 avec la signature de la journaliste vedette d'El Caso, Margarita Landi, une professionnelle reconnue, qui jouit de la faveur du lectorat. À travers son regard acéré et les exemples de rupture de la normalité rassemblés dans les pages d’Interviú, nous abordons la société actuelle et ses problèmes.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

1La Transición se descubre como inagotable objeto de investigación a pesar de las múltiples aproximaciones historiográficas. El paso de la dictadura franquista a la democracia fue saltar del control y la represión hacia un futuro impensado, para el que no se contaba con experiencia, y al que se sumaba la desconfianza ante el riesgo de una posible vuelta al autoritarismo o el inicio de una nueva confrontación armada. Surgen así nuevas formas políticas, culturales, sociales… caracterizadas por la experimentación y la confianza en el futuro.

2Dentro de los múltiples actores y las diversas aristas presentes en este periodo histórico, no debemos obviar la prensa y los semanarios que surgen al calor de la libertad de prensa y expresión, como Interviú, una publicación de vertiginoso crecimiento que contenía información política, social, noticias de sucesos y fotos sugerentes. Esta mezcolanza le otorgará el favor del público a la vez que se convertirá en cronista de la época, y actor relevante gracias a su faceta investigadora y creadora de opinión.

  • 1 Ortega Muñoz, Víctor J., ¡Extra, Extra ! Poder, información y control de la sociedad española en la (...)

3Entre las firmas relevantes que tienen cabida en las páginas de dicho semanario podemos destacar a Margarita Landi, pionera de la prensa de sucesos que había trabajado hasta entonces en El Caso, referente ineludible de este género, y que se incorpora a la redacción en 1980. Periodista de raza, carismática y un personaje en sí mismo, contaba con el apoyo del público y venía a reforzar una línea informativa a la que se otorgaba jerarquía dentro de la estrategia comercial del semanario. A través de la precisión de su pluma me aproximo hacia la sociedad del momento, la conflictividad latente en un periodo de tensión creciente que puede verse reflejada en las reseñas de los sucesos más impactantes, exhibiendo la permanencia de problemas estructurales presentes ya durante la Dictadura de Francisco Franco ; líneas resquebradizas del patriarcado que machacan una y otra vez a las mujeres que manifiestan signos de independencia y desacuerdo con el régimen establecido. Este enfoque de género, al que sumaremos una incursión desde la Historia de las emociones, nos acercará al sentir y palpitar de una sociedad que genera y padece actos contrarios a la legalidad, pero también a la costumbre y principios morales. Analizaré los discursos centrados en episodios abruptos que ponen el foco sobre protagonistas y clases sociales tradicionalmente desdeñadas por la historiografía tradicional1.

Interviú, Margarita Landi y Transición democrática

  • 2 Rodríguez Centeno, Juan Carlos y Corredor, Javier, « Publicidad y cine erótico en la prensa de la t (...)
  • 3 Guillamet Lloveras, Jaume, García-Carretero, Lucía, Sanmartí Roset, José María y Reig Cruañes, José (...)

4El Franquismo había basado su supervivencia en conservar el control integral de las instituciones, utilizando para ello varios mecanismos como la censura y la Prensa del Movimiento erigida en aparato propagandístico2. A pesar de mantenerse las estructuras y resistencias del régimen tras la muerte del dictador, se ocasionó un cambio primordial en cuanto a la tolerancia sobre la prensa, permitiéndose la otrora prohibida información política libre ya en las vísperas de las primeras elecciones democráticas3, propiciando la aparición de múltiples cabeceras. La prensa se convirtió en un escenario de discusión de los principales asuntos y problemas que se iban sucediendo, favorecido por la existencia de cabeceras jóvenes y la progresiva eliminación de los medios de control de la dictadura.

  • 4 Camacho Rico, Patricia, El papel de las mujeres periodistas españolas durante la Transición, Trabaj (...)

5No obstante la apertura que trae consigo la Transición, la sociedad todavía asocia la redacción de un medio impreso con un grupo de hombres atareados en la que si hay presencia de mujeres, lo sería en calidad de ayudantes, ejerciendo labores menores como servir cafés. Esto no impidió que un grupo de mujeres, siguiendo la estela de las pioneras del siglo XIX, se adentraran en un mundo predominantemente masculino en el que las mujeres se veían exigidas a superar un gran número de barreras para conquistar, por méritos propios, el acceso a trabajar en los ejes temáticos de mayor relevancia4.

  • 5 Calabuig, José, « La letra pequeña de una gran historia », en Interviú. Especial 25 aniversario, 20 (...)
  • 6 Guillamet Lloveras, Jaume, García-Carretero, Lucía, Sanmartí Roset, José María y Reig Cruañes, José (...)
  • 7 Ángeles Pagès, María del Valle, La revista Interviú como factor clave en la normalización del sexo (...)

6El veintidós de mayo de 1976 surge de la mano de Antonio Álvarez Solís una nueva revista llamada Interviú, enfocada en la actualidad y en todas aquellas informaciones que consigan interesar al mayor número posible de público de forma directa, tal como recoge en su presentación : […] interviú intenta, en lo posible, que las noticias lleguen contadas por los hombres que las han provocado, las han protagonizado o han sufrido sus consecuencias5… Y lo lleva a cabo mediante una fórmula atrevida, alentada por la reciente conquista de las libertadas políticas y morales, que conjuga información política, noticias de sucesos, reportajes de denuncia y erotismo mediante la inclusión de fotografías de desnudos femeninos tanto en la portada como en el interior6. El referente para su creación fue la revista Interview de Andy Warhol, si bien la adaptación tendría un nivel popular con una mayor carga de sensacionalismo, erotismo y provocación7.

  • 8 Guillamet Lloveras Jaume, « Algunes concrecions sobre el comportament polític de diaris i revistes (...)
  • 9 Marí, Jorge, « Desnudos, vivos y muertos : La transición erótico-política y/en la crítica cultural (...)

7Interviú, como semanario popular de escándalos políticos, económicos y sociales, expresa a través de las portadas y los temas de reportaje y de denuncia, el rechazo a la dictadura y el apoyo a la reforma con una crítica punzante, también, a la forma de conducir el cambio8. Desde sus páginas se defiende la inserción de desnudos como un elemento democratizador más, ejemplo de los nuevos vientos que trae consigo la Transición y que vincula el destape del cuerpo con el destape ideológico y la apertura hacia nuevas formas de pensar. Este punto de vista va a ser criticado desde muy pronto incidiendo en sus contradicciones, pues si el erotismo es liberación, su explotación comercial serviría para la continuación del dominio masculino ; si se exaltan los valores democráticos es difícil compatibilizarlo con la exhibición de falta de ética periodística, ejemplos no sólo atribuibles a este medio en particular sino de todo el fenómeno del destape y en parte del proceso de transición9. Independientemente de las brechas apreciables en las costuras del discurso defensor en sí de un modelo indiscutiblemente exitoso, no se puede negar la relevancia de una publicación que

  • 10 Ángeles Pagès, María del Valle, La revista interviú como factor…, op.cit. p. 25.

Refleja las preocupaciones, inquietudes y apetencias de una nueva sociedad, abriendo el bloque de lo que habría sido el franquismo sociológico. Reportajes de investigación sobre la ultraderecha, historias de los crímenes más dramáticos y tramas sobre conflicto social suponen el destape de asuntos que habían permanecido ocultos durante décadas.10

  • 11 Guillamet Lloveras, Jaume, García-Carretero, Lucía, Sanmartí Roset, José María y Reig Cruañes, José (...)

8Si bien el carácter político de la publicación no se muestra abiertamente, existe un comportamiento político que surge a la hora de la selección de temas, la elección de los colaboradores encargados de los artículos de opinión y los titulares que alcanzan protagonismo al aparecer en la portada11.

  • 12 Ortega Muñoz, Víctor J., ¡Extra, Extra ! Poder…, op. cit., p. 204.
  • 13 Carratalá, Adolfo y Palau-Sampio, Dolors, « Emociones rojas, rosas y deportivas : evasiones franqui (...)
  • 14 Carratalá, Adolfo y Palau-Sampio, Dolors, « Evasiones mediáticas bajo control : sucesos, famosos y (...)

9Centrándonos en las noticias de sucesos, recordamos su carácter comprometido que las convierten en sujeto de reprobación por parte de las autoridades. La abundancia de estas podría sugerir que el mando no controla la situación, dando lugar a especulaciones que pusieran en tela de juicio el discurso oficial de la inexistencia de problemas o disidencias. Si retrocedemos hasta la Restauración, advertimos como la presencia de reseñas de sucesos en prensa contaba con una función ejemplificante y asistía al control social por el mecanismo de exponer que cada quebrantamiento del orden tiene consecuencias, recalcando la eficacia del sistema represor, a la par que fortaleciendo el discurso ideológico burgués12. Ya durante el periodo franquista la censura permitirá una determinada cantidad de noticias de este tipo, inspeccionadas no solo en cantidad sino en su magnitud, para impedir el riesgo de alteración del orden público, pero permitiendo saciar en determinada medida los instintos básicos a través de un consumo que disuada de cualquier posible mirada crítica a la esfera pública13. En el ejemplo de El Caso, la limitación de dos artículos de sangre a la semana pasó a uno, pero a pesar de las trabas, los profesionales del medio lograron informar, burlar en parte la censura y construir un modelo empresarial rentable que supuso una revolución dentro de la crónica de sucesos, refrendada por tiradas de 400.000 ejemplares en los años 8014.

  • 15 Rodríguez Cárcela, Rosa, « El Caso. Aproximación histórico-periodística del semanario español de su (...)
  • 16 Rodríguez Cárcela, Rosa, « La prensa de sucesos en el periodismo español », Revista Internacional d (...)

10La primera mujer redactora de informaciones de sucesos en España, Margarita Landi, se inició en esta publicación en 1953 forjando su personaje de la mujer del deportivo, pipa en mano, que no se arredra ante nada y hace uso de su inteligencia para llegar al filo de la noticia y participar los hechos con detalle, cercanía y calidad literaria. Como hemos comentado, este prestigio la hizo merecedora de una oferta para trabajar en Interviú, de la cual no se lamentarían ya que la revista duplicó su tirada con dicha incorporación15. Este semanario de información general contaba entre sus principales apoyos con la información de sucesos, generadora de profundos trabajos de investigación que ocupaban un lugar destacado y cubrían los principales sucesos acaecidos en la España de los ochenta y los noventa16.

11Margarita Landi aportará su calidad periodística y su calidez en la narración, sin alcanzar el sensacionalismo del que se acusaba a los redactores de El Caso. Los reportajes de esta periodista eran exhaustivos, llegando hasta el fondo de las cuestiones gracias a su cercanía y arrojo a la hora de preguntar, así como a la facilidad que una fama ganada hace tiempo le facilita la apertura de un gran número de puertas. Su afán de superación le permitió indagar en los casos más complejos y superar las barreras que una mujer tenía dentro de este ámbito exclusivamente masculino. Su profesionalidad le llevó a obtener la diplomatura de Criminología, lo que le facultó para elaborar crónicas con un gran nivel de detalle. Llenaba las páginas de información sobre una temática complicada, pero que de por sí atrae el interés humano, mediante una redacción cuidada de gran calidad literaria que le ha hecho ser comparada con figuras como Truman Capote y las damas del crimen de la narrativa anglosajona : Agatha Christie, Ruth Rendell, Patricia Highsmith y P.D. James, entre otras.

Tensión social y violencia en la transición a través del prisma de la información de sucesos

12Los hechos trágicos son objeto de atención permanente dado su grado de fascinación y la dualidad atracción/horror, pero no todos son susceptibles de pasar a negro sobre blanco :

  • 17 Rodríguez Cárcela, Rosa, « La información de sucesos. Temática en prensa escrita », Correspondencia (...)

13El criterio que prima periodísticamente para la publicación de noticias relacionadas con la delincuencia reside en el propio carácter noticiable de este tipo de información. Los sucesos sobre delitos se refieren a acontecimientos extraordinarios que suceden a diario o casi a diario, pero no a hechos que en la rutina cotidiana afectan a nuestra sociedad. Rigen además otros criterios generales que dominan la presentación de este tipo de informaciones en la prensa escrita, como son la inmediatez, la novedad, el impacto social, la sorpresa, la violencia, el conflicto de intereses y la transgresión de la norma social y legal.17

14Dentro de la etapa en Interviú de Margarita Landi, localizamos noticias que van desde el suicidio a los asesinatos pasionales pasando por timos, parricidios, violaciones y asesinatos de todo tipo. Una amalgama que muestra las entretelas de una sociedad convulsa, con capas sociales no atendidas en lo perentorio ni en lo emocional que zanja los conflictos empleando en ocasiones una violencia extrema. Ésta obtiene la atención que le otorga su inclusión en el semanario, si bien dicho sesgo negativo no debe hacernos cometer el error de su extrapolación a la totalidad del tejido social. Igualmente no debemos eludir el contexto latente en su seno.

  • 18 Landi, Margarita, Una mujer junto al crimen, Madrid, El Caso, 1969, p. 123.

15Comenzamos nuestro análisis con informaciones sobre crímenes mal llamados pasionales, muestras del machismo imperante y de los vicios de un patriarcado que conmina al hombre a considerar que la mujer no tiene voluntad propia, y que puede disponer de ella. Nuestra periodista denunció numerosas veces los escenarios de sometimiento de la mujer, la violencia doméstica y los trágicos resultados que conllevan trasladar al extremo la idea de si no es para mí no es para nadie, un pensamiento egoísta que nunca se puede considerar amor sino aspiración de dominación18.

16La idea de posesión y pertenencia se manifiesta en que, ante las dificultades de la pareja o la posibilidad de una infidelidad, la reacción es estupor y en los casos que se muestran en prensa, el recurso a la violencia extrema. Se intenta impedir la pérdida de la persona aparentemente amada, a la que tantas veces se promete querer y respetar. El honor y el amor malentendidos inducen situaciones que, de producirse, exhiben un ensañamiento feroz como si al infligir el máximo daño posible aliviara en algo el dolor propio :

La víctima era Carmen Ruiz Vázquez, natural de Andorra (Teruel). Hacía seis años que se había casado con quien tan sádicamente la asesinaría. Manuel Arroyo Jiménez, de treinta y cinco, nacido en el pueblo cordobés de Espejo.

[…] diciendo que su mujer no le quería y que tendría que separarse de ella.

  • 19 Landi, Margarita, « Decapita a su esposa “por obligación” », Interviú, nº 328, 1982, p. 40.

[…] La madre le dejó un momento solo, instante que él aprovechó para coger un cuchillo de la concina y escondérselo entre la ropa […] Una vez en el piso, vio que su mujer estaba colgando el auricular del teléfono. Sin mediar palabra, se lanzó sobre ella esgrimiendo el cuchillo y con un furor ciego se lo clavó por todo el cuerpo. Sólo en la espalda tenía más de veinte heridas. Fue en la cabeza donde más encarnizadamente se cebó la hoja de acero. Cuando el filo del cuchillo que había quitado a su madre se partió, el parricida fue a la cocina para coger otro y seguir hiriendo a la infortunada víctima, muerta ya.19

  • 20 Ibid.

17Tras la acción viene el remordimiento y/o la justificación, pretendiendo limpiar su imagen componiendo una coartada con la cual autoengañarse y tratar de engañar a las autoridades dado el caso : « Lo he hecho por obligación…, no tenía otro remedio »20. En las informaciones de sucesos no sólo aparecen las desigualdades de género dentro del matrimonio y las relaciones formalmente establecidas, también se muestra una agresividad generalizada que puede sobresaltar a cualquier mujer por el hecho de serlo, independientemente de la edad y las circunstancias. Esta violencia sexual ocupa especialmente la sección de sucesos cuando añade algún elemento como obscenos deseos, daños físicos y muerte, ejemplificando una doble victimización.

[…] se tuvo conocimiento de que en Tiroco había un joven, Manuel Antonio Coviella García, de veinte años, natural y vecino del mismo lugar, del que se decía que en varias ocasiones había atacado a mujeres de edad madura entre ellas a la sobrina de « Sara ».

[…] Ya en el fondo de la cuadra, el muchacho se abalanzó sobre la anciana, que trató de defenderse inútilmente. El chaval, enfurecido ante la débil resistencia, le dio un fuerte golpe en el lado izquierdo de la cabeza, tirándola al suelo y propinándole luego, en el mismo sitio, una brutal patada, que la dejó inconsciente.

  • 21 Landi, Margarita, « Violada y asesinada a los 77 años », Interviú, nº 286, 1981, pp. 44.

Enardecido por su deseo sexual irreprimible, le alzó las faldas, le bajó la braga y se echó sobre ella, sin poder llegar a penetrarla por su eyaculación precoz. Una vez calmado se aprestó a deshacerse del cuerpo, que cubrió con dos sacos.21

18El lenguaje empleado y una descripción de la acción que no ahorra detalle son viables en un ambiente de nueva libertad que busca ofrecer transparencia y excitar la curiosidad simultáneamente.

19Asimismo, la convivencia familiar soporta tiranteces periódicas transfiguradas en conflictos enquistados, que de nuevo plantean el recurso a la violencia como solución. Se constata que las relaciones paternofiliales no están exentas de contrariedades, así como la continuidad de mecanismos arcaicos que no resuelven el problema.

Olegario Pérez Villar, veintiún años, estudiante de Derecho, lo tenía bien premeditado : iba a matar a su padre. No puede decirse que el criminal actuara movido por un repentino impulso, puesto que junto a su amigo y consejero Jorge Álvarez Pérez ya hacía mucho tiempo que habían decidido que la mejor manera de saldar las diferencias con su progenitor era quitándole la vida.

[…] Por esta autosuficiencia que sentía, Olegario Pérez (Miyar) amargaba la vida de su único hijo. No solamente le reñía de continuo, llamándole vago e inútil, sino que lo proclamaba a los cuatro vientos para que se enteraran parientes, amigos y vecinos.

[…] el hijo se sentía humillado y desacreditado con el desprecio de que era objeto.

[…] Nadie sabe si el muchacho forzó o no la discusión pero lo cierto es que padre e hijo se enzarzaron una vez más en una trifulca fenomenal. El cabeza de familia se hartó y tras espetarle “¡Déjame en paz !”, dio media vuelta y entró en su habitación, ignorante de los pocos segundos de vida que le quedaban. Instantes después, Olegario se dirigió a una estantería, cogió una pistola calibre 7,65 y se fue directo a la alcoba paterna.

  • 22 Landi, Margarita, « Mata a su padre porque le llamaba vago », Interviú, nº 343, 1982, pp. 94-96.

[…] La madre, horrorizada, salió al jardín chillando, implorando ayuda a los vecinos. Olegario fue tras ella enfurecido. Al grito de “tú cállate”, disparó la pistola otras tres veces, acertando en dos ocasiones.22

20No pocas veces los sucesos expuestos son consecuencia de situaciones desesperadas, protagonizadas por individuos que se ganan la vida más mal que bien y que reaccionan de forma furibunda contra aquellos que consideran culpables de su situación. En otras sólo conque las personas que se encuentran a su paso disfruten de una mejor situación ya les mueven a la ira.

[…] Ángel Campo Solana, de 65 años, asesinó a siete personas e hirió a otra que salvó la vida por fingirse muerta. En la matanza empleó tan sólo una hora. Antes de darse a la fuga dijo : « Tengo que matar a tres más »… Esta amenaza dejó aterrorizados a los habitantes de Liermo. El asesino se suicidaría posteriormente.

[…] Dicen unos que Ángel siempre fue pendenciero y tramposo, mientras que otros aseguran que sólo era un hombre algo raro, que se trataba con poca gente, pero al que nadie hubiera creído capaz de hacer lo que ha hecho.

[…]Ángel Campo no pudo soportar que le expropiaran unas tierras. Y la emprendió a balazos con el vecindario.

  • 23 Landi, Margarita, « Santander : La matanza de Liermo. Es peligroso expropiar », Interviú, nº 239, 1 (...)

[…] Su hijo, cuando estuvo ante el cadáver, repetía : « ¡Ay padre, lo que nos has hecho ! »… Ya piensan en que tendrán que vender el ganado, la casa, las tierras, para pagar las indemnizaciones que les serán impuestas. Habrán de empezar una nueva vida en cualquier lugar, alejados de cuantos puedan reconocerles, porque los crímenes cometidos por el padre han manchado de sangre a toda la familia.23

21De los fragmentos anteriores destaca la última etapa con el suicidio del protagonista, consciente o no de que todo el horror desencadenado trae consecuencias. A pesar del odio y enojo por la expropiación recibida, está al corriente de que, una vez consumado el crimen, va a ser perseguido por las fuerzas del orden y le aguarda la cárcel si es hecho preso. Ante tal visión de futuro es una actitud repetida el poner punto final a su existencia. Pero el daño infringido a las personas asesinadas no es el único, como apreciamos en el último párrafo, la familia se ve condenada socialmente por el hecho de poseer lazos de sangre con el criminal. La ruina económica les cercaba al tener que pagar las reparaciones hacia los familiares de las víctimas, condicionando su futuro y recibiendo de esta forma un último golpe.

Sobre la una de la tarde inició Feliciano López Corbacho, soltero, 23 años, la vida, que tan sólo duraría media hora, matando a dos personas e hiriendo a dieciocho, entre ellas siete niños y diez mujeres.

[…] Julián Mayordomo recibió el disparo a bocajarro en el costado derecho y la espalda, muriendo en el acto. Dicen que “le metió hasta el taco” y que todos se dieron cuenta de que “Feliciano iba a por él”. Tenía 61 años, era oficial Mayor del Ayuntamiento, en el que llevaba trabajando 36 años, y secretario del Juzgado de Paz, estaba casado y tenía dos hijos y una hija.

Cuando Feliciano se había cobrado su primera víctima mortal, llegó Benito Guerrero Guerrero, agricultor de 61 años, casado, con tres hijos, que regresaba del campo montado en mulo con una carga de higos. Benito, al ver lo ocurrido, exclamó : “¡Pero qué haces muchacho !”, y Feliciano, con su voz serena, dijo : “A ti te mato porque tienes tierras y yo no”… Le apuntó con una sola escopeta y acabó con su vida instantáneamente.

  • 24 Landi, Margarita, « A tiros contra todos », Interviú, nº 434, 1984, pp. 76-79.

[…] Dicen que ha declarado que todo lo tenía premeditado, pero yo creo que le dio una locura, de ver películas de leer novelas… Quería copiar lo que ocurrió hace poco en California… Y menos mal que llevaba dos escopetas y no podía apuntar bien con ellas, que si llega a llevar una hubiera sido una carnicería.24

22No todos los ciudadanos partían en las mismas condiciones. El desempleo, la falta de oportunidades y la desesperación por una situación económica insostenible llevan en ocasiones al recurso del desagravio y el desahogo violento cuando no se atisba una brizna de esperanza. Entre todas las acciones que puede efectuar una persona que se ve desahuciada del sistema social y económico, la más trágica es la que encontramos en las líneas anteriores, un ataque indiscriminado contra los vecinos del pueblo sin importar sexo o edad, ejemplo de la furia contenida que se desborda ante quienes considera culpables por su mejor situación y fortuna. La tragedia se desarrolla de forma continua y no hay modo de hacerle frente hasta que no pasa un tiempo suficiente en que ya es tarde, pues ha conseguido matar y herir a numerosas personas.

  • 25 Bort Lorenzo, Lucía y Ballester González, Mónica, « Criminología psicológica. Copycat : imitando al (...)

23El asesino de Badajoz reconoce que lo tenía premeditado, y parece que así era, pudiendo haber tomado como modelo el crimen de California acaecido en San Isidro el 18 de julio de 1984, en el cual Huberty empleó dos armas de fuego en un restaurante de comida rápida con un resultado de 21 muertos y 19 heridos. El efecto imitación puede haber jugado aquí un papel clave, poniendo de nuevo en el centro del debate la manera de tratar dichas informaciones para respetar el derecho a la información, pero sin alentar el efecto del imitador. Si bien éste no está demostrado en ocasiones que parece existir podría tratarse de mera coincidencia y que concurran distintas motivaciones, pudiendo ser el modo de operar mera casualidad ; pero en ocasiones los medios de comunicación pueden recurrir a esta posibilidad para agrandar el sensacionalismo de las informaciones25.

24En otro orden de cosas, las acciones padecidas o protagonizadas por niños son abundantes, se trata de circunstancias que siempre claman por la atención del público y que más empatía despiertan. Si no son abundantes los ejemplos en que los victimarios obtienen el reconocimiento por haber realizado un acto en parte justificable, el hecho de ser un menor de edad otorga una gran carga emocional y favorecía un ejercicio de empatía que valoraría las circunstancias, tratando comprender los motivos.

En Renedo de Piélagos, […] murió, agredido por un hijo de catorce años, Lucas Mate Martínez, de cincuenta y cinco años, pensionista que padecía una enfermedad mental, por la que había estado internado en la fundación Marqués de Valdecilla un par de veces.

[…] Hasta las nueve menos cuarto, Lucas, al parecer borracho, reanudó la riña de la mañana, amenazando a su mujer y sus hijos con un bastón, lo que fue causa de que se originara una reyerta con palos y se caldeara el ambiente hasta el extremo de que cogiera un hacha y se encarase con el hijo menor, diciendo : “Tú vas a caer el primero”.

  • 26 Landi, Margarita, « Mató a su padre para salvar a toda la familia », Interviú, nº 364, 1983, pp. 87 (...)

[…] Al verle en el suelo, el hijo de catorce años se precipitó hacia su padre y, arrebatándole el hacha de la mano, le golpeó fuertemente con la parte opuesta al filo, machacándole la cabeza y el cuello y causándole la muerte casi instantáneamente.26

25Los niños, además de sufrir violencia física con posibilidades de acabar con su fallecimiento, también pueden ser objeto de abusos sexuales. Violaciones independientes del género que en unos casos acabarían en muerte y en otros no pero que dejan asomar un trasfondo de sordidez y advertencia de un peligro real para quienes tienen hijos. En los textos siguientes se aprecia como la desaparición de un niño, Gaspar, trae consigo toda la solidaridad social, el interés por el bienestar de la familia y el modo de ayudarles, pero a la vez se considera la crítica a los padres, rebuscando explicaciones turbias de la partida, que en este caso sería voluntaria, del hijo. Posteriormente, tras el fatal desenlace solo cabe esperar que el criminal, si ha sido desenmascarado como es el caso, sea juzgado y caiga sobre él todo el peso de la justicia. En una sociedad convulsa, informaciones de este cariz invitan a ser desconfiados, a ser menos generosos y a prevenir a los jóvenes sobre las intenciones de los adultos que se acerquen a ellos. En esta ocasión parece una relación de ayuda y confianza que acaba con la violación y asesinato del niño alicantino.

26El autor de esta muerte, Juan Antonio de Cos, contaba, al igual que un gran número de los protagonistas de las informaciones estudiadas, con una vida desestructurada caracterizada por deambular a través de Europa, viéndose obligado a resurgir de nuevo tras cada revés de la vida. Pero todos los golpes, varias ruinas económicas y el fracaso en su vida familiar van a hacer mella en este hijo de emigrantes españoles en Alemania, que finalmente acabaría convertido en un asesino que fue sorprendido tras volver al lugar del crimen, pensando que ya se había olvidado todo y no tendría problemas.

“Durante varios meses -cuenta la atribulada madre en su domicilio- la gente creía que el niño estaba vivo : unos decían que le habían visto por la playa : otros, que andaba por el monte, y comentaban que se habría escapado de casa porque su padre le habría pegado, cuando jamás le pusimos la mano encima. Después, cuando encontraron el cadáver, todo fueron pésames y lamentaciones y yo me enfadaba mucho, porque los que más me habían hecho sufrir eran los que más lamentaban lo ocurrido. Nosotros siempre supinos que al niño le habría ocurrido una desgracia”.

[…] “Ahora, dentro de nuestra desgracia, ya estamos más tranquilos sabiendo quién es el culpable. Confiamos en la justicia y esperamos que sea castigado como merece por tan horrible crimen”.

[…] Yo estoy segura de que mi Gasparín se encariñó con ese hombre -explica Josefa- porque era un niño muy cariñoso y recuerdo que como quince días antes de morir noté que se llevaba de casa sobras de nuestra comida : le pregunté que para quién era y me dijo que para un perrito que estaba solo en el campo. Le gustaban mucho los animales y yo no quería tenerlos en casa : ahora sé que la comida era para ese hombre.

  • 27 Landi, Margarita, « Violado y estrangulado a los nueve años », Interviú, nº 349, 1983, pp. 67-68.

[…] acabó confesándose único autor de la muerte del infortunado Gaspar Fillol Ambit. Dijo que, junto al algarrobo en que fue encontrado el cadáver le había violado y que le dejaba marcharse, pero que el niño, mientras se ponía los pantalones, le dijo que le contaría a sus padres lo que le había hecho para que ellos lo denunciaran a la Guardia Civil. Fue entonces cuando se quitó la cuerda que le servía de cinturón y le estranguló.27

27Acabamos con este ejemplo de los múltiples casos que aparecen narrando la muerte de menores de edad, en su mayoría causadas por adultos, que exponen lo peor de la sociedad, originando el rechazo generalizado en un proceso de reafirmación y estrechamiento de los lazos sociales basado en los valores morales.

Conclusiones

28En este trabajo se ha querido poner en valor una fuente como es la prensa, y concretamente aquella que se ocupa de los sucesos, mediante las crónicas de Margarita Landi « la dama del crimen ».

29En estas informaciones suelen hacerse visibles, aún con el evidente sesgo negativo que conlleva, clases sociales y sus componentes que de forma habitual no suelen hacer acto de presencia en el espacio público. Aquí lo hacen como reflejo de una realidad compleja y difícil que consiente un acercamiento a realidades presentes y latentes.

30Los episodios de violencia de género brotan entre las páginas de Interviú, no como novedad, pues es algo persistente en el tiempo dentro de las sociedades heteropatriarcales, pero si con toda la crudeza que en épocas anteriores sólo se insinuaba. Al llevar a sus páginas los sucesos más trágicos, encontramos asesinatos de mujeres cometidos por hombres, en ocasiones estos verdugos eran conocidos por sus víctimas, y en otras desconocidos y sin vinculación directa, pero con un trasfondo que los une : la sensación de posesión que le hace pensar, si quiera en el subconsciente, que pueden hacer lo que consideren necesario si no obtienen los resultados esperados. Además, este punto final a las relaciones personales deja entrever en ocasiones la existencia de malos tratos anteriores.

31Avanzando en el discurso presentado, observamos crónicas con un trasfondo de gran dureza, situaciones desesperadas que en la mayoría de las ocasiones son luchadas por sus protagonistas, pero no desembocan en sucesos sangrientos, solo cuando se dan cita una serie de factores determinados, diferentes en cada caso, el hastío y los deseos de venganza contra el mundo convierten en víctimas a aquellos que se cruzan en el camino de los desafortunados asesinos. Estos episodios son exponentes de las transformaciones y contradicciones existentes en el seno de este periodo histórico, que, si cuenta un momento de avance democrático, político, social y económico, no está exento de dificultades como la conflictividad social, las dificultades laborales y la presión obrera. Son múltiples los temas que requieren la atención y mejora para construir España en este proceso de modernización, no sólo por parte de los partidos políticos, sino de los actores de la sociedad civil que se va a ver concernidas. La persistencia de la crónica negra y la tipología de los sucesos recogidos, muestran un enquistamiento de viejos problemas que se conservan y que requieren de una estrategia a gran escala, así como la concienciación de toda una sociedad trabajando en la misma dirección.

32El futuro de la sociedad, el valor más preciado de la misma, los niños y las niñas, estimulan una gran tristeza y compasión cuando aparecen en estas noticias, pues su edad les hace inocentes. El fondo se enreda cuando el suceso sobreviene entre dos iguales, siendo niños también los que agreden o matan. Si el agresor es un adulto, la ira y la sed de justicia, cuando no de venganza, impregnan las páginas, trasmitiéndose esa idea común expresada por los vecinos, familiares y conocidos.

33En esta aproximación a la cambiante sociedad española de la Transición se aprecian rasgos que ya se intuían, confirmando elementos como la conflictividad social y la existencia de capas sociales con pocos recursos que no ven salida a su situación a través de los mecanismos acostumbrados. La pervivencia de las agresiones de carácter sexual y pasional encierran la dominación del hombre, que se sigue creyendo el dominador y enarbola la bandera de « o para mi o para nadie », confirmando que la apertura de mente, la ebullición de las ideas, todavía necesitaba, todavía necesita un trabajo más profundo y la mejora en la educación formal y emocional para construir una sociedad que rompa con los roles de género, tal como viene reclamando el movimiento feminista desde que inició la lucha por la igualdad.

34Bibliografía

35Ángeles Pagès, María del Valle, La revista Interviú como factor clave en la normalización del sexo en España, Trabajo fin de grado, Universidad Autónoma de Barcelona, 2016.

36Bort Lorenzo, Lucía y Ballester González, Mónica, « Criminología psicológica. Copycat : imitando al asesino », Archivos de criminología, seguridad privada y Criminalística, nº 17, 2017, pp. 69-82.

37Calabuig, José, « La letra pequeña de una gran historia », en Interviú. Especial 25 aniversario, 2001, pp. 14-22.

38Camacho Rico, Patricia, El papel de las mujeres periodistas españolas durante la Transición, Trabajo final de carrera, Universitat Abat Oliba CEU, 2010.

39Carratalá, Adolfo y Palau-Sampio, Dolors, « Emociones rojas, rosas y deportivas : evasiones franquistas espectaculares », en Lima, Helena, Reis, Ana Isabel y Costa, Pedro, Comunicación y espectáculo. ACTAS del XVV Congreso de la Asociación de Historiadores de la Comunicación, Porto, Universidade do Porto, 2018, pp. 113-131.

40_____. « Evasiones mediáticas bajo control : sucesos, famosos y deportes en la época franquista », Revista portuguesa de História da Comunicaçao, nº 2, 2018, sin paginar.

41Guillamet, Jaume, « Algunes concrecions sobre el comportament polític de diaris i revistes durant la Transició española. El mite del “parlament de paper” », Comunicació : Revista de Recerca i d’Anàlisi, vol. 36(2), pp. 105-118.

42Guillamet Lloveras, Jaume, García-Carretero, Lucía, Sanmartí Roset, José María y Reig Cruañes, José, « Información, política y partidos durante la Transición española. Análisis de las revistas de información », en Lima, Helena, Reis, Ana Isabel y Costa, Pedro, Comunicación y espectáculo. ACTAS del XVV Congreso de la Asociación de Historiadores de la Comunicación, Porto, Universidade do Porto, 2018, pp. 962-977.

43______. « Información política y partidos durante la Transición española. Análisis de las revistas de información », Estudios sobre el Mensaje Periodístico, 24(2), 2018, pp. 1339-1352. https://doi.org/​10.5209/​ESMP.62220

44Landi, Margarita, Una mujer junto al crimen, Madrid, El Caso, 1969.

45Marí, Jorge, « Desnudos, vivos y muertos : La transición erótico-política y/en la crítica cultural de Vázquez Montalbán », en Colmerio, José F., (coord.), Manuel Vázquez Montalbán : el compromiso con la memoria, Woodbridge, Tamesis Books, 2007, pp. 129-142.

46Ortega Muñoz, Víctor J., ¡Extra, Extra ! Poder, información y control de la sociedad española en las noticias de sucesos, 1881-1923, Zaragoza, Pórtico, 2018.

47Rodríguez Cárcela, Rosa, « La prensa de sucesos en el periodismo español », Revista internacional de Historia de la Comunicación, nº 6. vol. 1, 2016, pp. 22-44.

48_____. « El Caso. Aproximación histórico-periodística del semanario español de sucesos », Correspondencias & Análisis, nº 2, 2012, pp. 219-235.

49_____. « La información de sucesos. Temática en prensa escrita », Correspondencias & Análisis, nº 1, 2011, pp. 309-325.

50Rodríguez Centeno, Juan Carlos y Corredor, Javier, « Publicidad y cine erótico en la prensa de la transición », Questiones publicitarias, nº 6, 1997, pp. 39-47.

Haut de page

Notes

1 Ortega Muñoz, Víctor J., ¡Extra, Extra ! Poder, información y control de la sociedad española en las noticias de sucesos, 1881-1923, Zaragoza, Pórtico, 2018, p. 3.

2 Rodríguez Centeno, Juan Carlos y Corredor, Javier, « Publicidad y cine erótico en la prensa de la transición », Questiones publicitarias, nº 6, 1997, p. 40.

3 Guillamet Lloveras, Jaume, García-Carretero, Lucía, Sanmartí Roset, José María y Reig Cruañes, José, « Información, política y partidos durante la Transición española. Análisis de las revistas de información », en Lima, Helena, Reis, Ana Isabel y Costa, Pedro, Comunicación y espectáculo. ACTAS del XVV Congreso de la Asociación de Historiadores de la Comunicación, Porto, Universidade do Porto, 2018, p. 963.

4 Camacho Rico, Patricia, El papel de las mujeres periodistas españolas durante la Transición, Trabajo final de carrera, Universitat Abat Oliba CEU, 2010, p. 85.

5 Calabuig, José, « La letra pequeña de una gran historia », en Interviú. Especial 25 aniversario, 2001, p. 14.

6 Guillamet Lloveras, Jaume, García-Carretero, Lucía, Sanmartí Roset, José María y Reig Cruañes, José, « Información política y partidos durante la Transición española. Análisis de las revistas de información », Estudios sobre el Mensaje Periodístico, 24(2), 2018, p. 1346.

7 Ángeles Pagès, María del Valle, La revista Interviú como factor clave en la normalización del sexo en España, Trabajo fin de grado, Universidad Autónoma de Barcelona, 2016, pp. 22-23.

8 Guillamet Lloveras Jaume, « Algunes concrecions sobre el comportament polític de diaris i revistes durant la Transició española. El mite del “parlament de paper” », Comunicació : Revista de Recerca i d’Anàlisi, vol. 36 (2), p. 113 : Interviú, com a setmanari popular d'escàndols polítics, económics i socials, expressa, a través de les portades i dels temes de reportatge i de denúncia, el rebuig a la dictadura i el suport a la reforma, amb una crítica punyent, també, a la forma de conduir el canvi.

9 Marí, Jorge, « Desnudos, vivos y muertos : La transición erótico-política y/en la crítica cultural de Vázquez Montalbán », en Colmerio, José F., (coord.), Manuel Vázquez Montalbán : el compromiso con la memoria, Woodbridge, Tamesis Books, 2007, p. 136.

10 Ángeles Pagès, María del Valle, La revista interviú como factor…, op.cit. p. 25.

11 Guillamet Lloveras, Jaume, García-Carretero, Lucía, Sanmartí Roset, José María y Reig Cruañes, José, « Información política y partidos…, op. cit., p. 1349.

12 Ortega Muñoz, Víctor J., ¡Extra, Extra ! Poder…, op. cit., p. 204.

13 Carratalá, Adolfo y Palau-Sampio, Dolors, « Emociones rojas, rosas y deportivas : evasiones franquistas espectaculares », en Lima, Helena, Reis, Ana Isabel y Costa, Pedro, Comunicación y espectáculo. ACTAS del XVV Congreso de la Asociación de Historiadores de la Comunicación, Porto, Universidade do Porto, 2018, p. 126.

14 Carratalá, Adolfo y Palau-Sampio, Dolors, « Evasiones mediáticas bajo control : sucesos, famosos y deportes en la época franquista », Revista portuguesa de História da Comunicaçao, nº 2, 2018, sin paginar.

15 Rodríguez Cárcela, Rosa, « El Caso. Aproximación histórico-periodística del semanario español de sucesos », Correspondencias & Análisis, nº 2, 2012, p. 227.

16 Rodríguez Cárcela, Rosa, « La prensa de sucesos en el periodismo español », Revista Internacional de Historia de la Comunicación, nº 6. vol. 1, 2016, pp. 39-40.

17 Rodríguez Cárcela, Rosa, « La información de sucesos. Temática en prensa escrita », Correspondencias & Análisis, nº 1, 2011, p. 314.

18 Landi, Margarita, Una mujer junto al crimen, Madrid, El Caso, 1969, p. 123.

19 Landi, Margarita, « Decapita a su esposa “por obligación” », Interviú, nº 328, 1982, p. 40.

20 Ibid.

21 Landi, Margarita, « Violada y asesinada a los 77 años », Interviú, nº 286, 1981, pp. 44.

22 Landi, Margarita, « Mata a su padre porque le llamaba vago », Interviú, nº 343, 1982, pp. 94-96.

23 Landi, Margarita, « Santander : La matanza de Liermo. Es peligroso expropiar », Interviú, nº 239, 1980, pp. 102-105.

24 Landi, Margarita, « A tiros contra todos », Interviú, nº 434, 1984, pp. 76-79.

25 Bort Lorenzo, Lucía y Ballester González, Mónica, « Criminología psicológica. Copycat : imitando al asesino », Archivos de criminología, seguridad privada y Criminalística, nº 17, 2017, pp. 69-82.

26 Landi, Margarita, « Mató a su padre para salvar a toda la familia », Interviú, nº 364, 1983, pp. 87-89.

27 Landi, Margarita, « Violado y estrangulado a los nueve años », Interviú, nº 349, 1983, pp. 67-68.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Víctor J. Ortega Muñoz, « Otra narrativa de la Transición : las crónicas de sucesos de Margarita Landi en la revista Interviú »Amnis [En ligne], 3 | 2021, mis en ligne le 04 octobre 2021, consulté le 18 juin 2024. URL : http://journals.openedition.org/amnis/5920 ; DOI : https://doi.org/10.4000/amnis.5920

Haut de page

Auteur

Víctor J. Ortega Muñoz

Universidad de Málaga, España, vjortega@uma.es

Haut de page

Droits d’auteur

CC-BY-NC-ND-4.0

Le texte seul est utilisable sous licence CC BY-NC-ND 4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search