Navigation – Plan du site

Ad ordinandam provinciam

La misión del procónsul Galba en África
Rubén Olmo-López
p. 127-137

Résumés

Galba fut élu extra sortem proconsul d’Afrique ad ordinandam prouinciam pour faire face à la intestina dissensio et au tumultus barbarorum qui affectaient la province au début du principat de Claude (Suet., Galba, 7, 1). À mon avis, la intestina dissensio fut la conséquence non pas des conflits entre le proconsul et le légat de la IIIe légion (interprétation traditionnelle) mais des problèmes liés à l’ordination du territoire provincial et au fonctionnement des cités. Le but de cet article est d’analyser la nature de la mission ad ordinandam prouinciam de Galba par le biais de la comparaison avec d’autres parallèles, en proposant les possibles domaines d’intervention, et de réfléchir aussi autour du pouvoir militaire des proconsuls d’Afrique dans les années 40.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

  • 1 Suet., Galba 7, 1. Cf. Thomasson 1996, p. 35.
  • 2 Pallu de Lessert 1896; Romanelli 1959, p. 266; Le Glay 1968, p. 205; Thomasson 1996, p. 36. M. Bén (...)
  • 3 Romanelli 1959, p. 266; Bénabou 1976, p. 94; Le Bohec 1989, p. 349; 2005, p. 60; Thomasson 1996, p (...)

1Según relata Suetonio, ante la intestina dissensio y el tumultus barbarorum que afectaban gravemente a África, el emperador Claudio decidió elegir extra sortem como procónsul al experimentado Servio Sulpicio Galba, que gobernó la provincia durante dos años (44-46 d.C.)1. Pero, ¿de qué disensiones internas se trataba y en qué consistió la misión de Galba en África ? La historiografía no ha logrado explicar en profundidad ambas cuestiones. En base a un pasaje de Tácito (hist., 4, 48) se ha relacionado a menudo la disensión interna con los supuestos enfrentamientos que habrían tenido lugar entre los sucesivos procónsules de África y los legados imperiales de la legio III Augusta a partir de la reforma de Calígula del 39 d.C., pero esto dista de estar claro, pues el gran historiador latino se refiere a un contexto muy concreto (la guerra civil del 68-69)2. En lo que respecta a la misión de Galba, se ha tendido a resaltar su actividad militar3. En mi opinión, la clave del texto radica en la expresión que Suetonio utiliza al inicio del pasaje, ad ordinandam prouinciam, fórmula de carácter oficial que revela que Galba también hubo de intervenir en cuestiones administrativas que afectaban a la organización de la provincia y a los asuntos de sus comunidades.

2En las siguientes páginas propondré una respuesta a estas cuestiones. En primer lugar, analizaré la naturaleza de la misión ad ordinandam prouinciam a través de la comparación con casos paralelos a fin de desentrañar, en la medida de lo posible, los asuntos en los que pudo haber intervenido Galba. En segundo lugar, partiendo de las evidencias del mando militar ejercido por Galba en África, realizaré una reflexión en torno al poder militar que aún podían ejercer los procónsules de África a pesar de que desde Calígula un legado imperial tuviese el mando de la legio III Augusta, hecho que suele ser considerado como un momento decisivo en la limitación de facto del imperium militiae de estos gobernadores.

1. La misión ad ordinandam provinciam de Galba

  • 4 D.C. 59, 25; 60, 8-9; Plin., nat. 5, 11 y 14; CIL VI, 31721; ILAfr. 634. Cf. Pflaum 1950, p. 36; R (...)

3En los primeros años del principado de Claudio, el norte de África vivió inmerso en un estado de guerra casi permanente como consecuencia de la decisión que había tomado Calígula de asesinar al rey Ptolomeo de Mauretania y convertir su reino en provincia romana. Ello provocó una rebelión maura que obligó a llevar a cabo una verdadera guerra de anexión dirigida por legados imperiales durante los años 41 y 424. Sólo entonces se pudo proceder a la implantación de la administración romana, siendo dividida la Mauretania en dos provincias. Sin embargo, la paz duró poco.

  • 5 D.C. 60, 9, 6.
  • 6 Suet., Galba 5, 3; Plut., Galba, 3, 2.

4Dion Casio menciona que en el período inmediatamente posterior a la creación de las dos provincias mauretanas, Numidia fue atacada por los bárbaros vecinos5. En efecto, esta amenaza en la frontera occidental del África Proconsular, unida a problemas internos de la provincia, obligaron a Claudio a tomar medidas extraordinarias para su gobierno. El elegido para reorganizar los asuntos africanos fue el prestigioso consular Servio Sulpicio Galba, hombre cercano a la familia imperial que ya había gozado del favor de Livia6. Suetonio destaca lo siguiente de los dos años que Galba pasó en África :

  • 7 Suet., Galba 7.

Africam pro consule biennio optinuit extra sortem electus ad ordinandam prouinciam et intestina dissensione et barbarorum tumultu inquietam ; ordinauitque magna seueritatis ac iustitiae cura etiam in paruulis rebus. Militi, qui per expeditionem artissima annona residuum cibariorum tritici modium centum denariis uendidisse arguebatur, uetuit, simul atque indigere cibo coepisset, a quoquam opem ferri, et is fame extabuit. At in iure dicendo cum de proprietate iumenti quaereretur, leuibus utrimque argumentis et testibus ideoque difficili coniectura ueritatis, ita decreuit ut ad lacum, ubi adaquari solebat, duceretur capite inuoluto atque ibidem reuelato eius esset, ad quem sponte se a potu recepisset7.

  • 8 A esto alude también Tac., hist. 1, 49, 4: Proconsule Africam moderate, iam senior citeriorem Hisp (...)
  • 9 Dig. 1, 16, 7-9. Cf. Mommsen 1893, p. 308-312; Burton 1973; 1975; Dondin-Payre 1990, p. 339-340; B (...)

5Suetonio no define a la ligera la misión de Galba ni su actuación en la provincia. La fórmula ad ordinandam prouinciam tenía un carácter oficial y Suetonio, como alto secretario imperial, conocía perfectamente la terminología administrativa. Los dos hechos que narra a continuación, más allá de su tono anécdotico, resultan muy representativos del proceder de Galba y de los principales ámbitos en que intervino : las operaciones militares (a las que me referiré en el siguiente punto) y la resolución de conflictos locales a través del ejercicio de su amplia jurisdicción8. Esto último entraba dentro de una de las competencias cotidianas más relevantes que tenía todo procónsul, la administración de justicia9. Sin embargo, el hecho de que las actuaciones de Galba se produjeran en una provincia afectada por una intestina dissensio y el hincapié que hace Suetonio en la severidad y atención que dedicó a organizar hasta la mínima cuestión que afectaba a África (ordinauitque magna seueritatis ac iustitiae cura etiam in paruulis rebus), revelan que su intervención en los conflictos locales y en el funcionamiento de las ciudades fue sistemático y tuvo un alcance mayor del habitual. En eso consistió gran parte de su misión ad ordinandam prouinciam. Existen paralelos de este tipo de misiones en las fuentes epigráficas y literarias que pueden ayudar a concretar los ámbitos en que intervino Galba en África.

  • 10 Hurlet 2006, p. 84.
  • 11 CIL IX, 2845 (Histonium), l. 5-6: proco(n)s(ul) iterum extra sortem auctoritate Aug(usti) Caesaris (...)
  • 12 D.C. 54, 23, 7. Cf. RE XVIII, 3, 1949, 1122 (Hofmann); Hurlet 2006, p. 86; Dalla Rosa 2014, p. 145
  • 13 Hurlet 2006, p. 86.

6El paralelo más antiguo de época imperial es del procónsul de Chipre P. Paquio Esceva. Según recuerda su epitafio, este senador de rango pretorio ejerció el proconsulado en la provincia en dos ocasiones a lo largo de la década de los años 10 a.C.10. La segunda vez (a final de siglo o inicios de la nueva era) fue elegido extra sortem a propuesta de Augusto y mediante senadoconsulto ad componendum statum in reliquum prouinciae Cypri11. Las razones de la elección extraordinaria de Esceva se han relacionado con el terremoto que en 15 a.C. sacudió gravemente a la isla y dejó muy dañada a la ciudad de Paphos, a la que Augusto ofreció ayuda financiera12. Esceva fue enviado años después, de lo que se deduce que los magistrados locales y los próconsules anteriores se habían mostrado incapaces de completar la reconstrucción y la recuperación económica de una parte de las ciudades afectadas13. A diferencia de la misión de Galba, el verbo utilizado en la fórmula oficial de la misión de Esceva no es ordino, sino compono, pero en este contexto ambos comparten el significado de ‘(re)organizar’, ‘poner en orden’ u ‘ordenar’ sistemáticamente los asuntos internos de una provincia o, en el caso de Chipre, de una parte de la misma. A pesar de que no se tienen más detalles de la misión de Esceva, es importante remarcar que se inscribía en el ámbito de sus competencias administrativas.

  • 14 Misión de Gayo César: Vell. 2, 101-102 y D.C. 55, 10, 18 ss. Misión de Germánico: Tac., ann. 2, 53 (...)
  • 15 L. 15-16. Sigo la edición de Sánchez-Ostiz 1999, p. 52.
  • 16 L. 30-31. Cf. CIL II²/5, 900; Eck, Caballos, Fernández 1996, p. 12 y 40 = Caballos, Eck, Fernández(...)
  • 17 S.C. de Cn. Pisone patre, l. 34-35; Tac., ann. 2, 43, 1. Cf. Hurlet 1997, p. 295. Esto conllevaba (...)
  • 18 Tac., ann. 2, 43; Suet., Calig. 1, 2; Jos., AJ 18, 54. Edicto de Germánico: P. Oxy XXV, 2435 r; Pa (...)
  • 19 Un fragmento de los Fasti Praenestini relativos al 29 de enero se refiere a la misión de Gayo Césa (...)

7El siguiente testimonio de un gobernador enviado ad ordinandam prouinciam pertenece a época flavia, pero antes de abordarlo no se pueden pasar por alto, siquiera brevemente, los casos de las misiones especiales que desempeñaron en Oriente dos miembros de la dinastía Julio-Claudia, Gayo César (en 1 a.C.-4 d.C.) y Germánico (17-19), en el curso de las cuales perdieron la vida. Ambos fueron enviados con el objetivo principal de imponer al candidato pro romano en el trono de Armenia, dirigir las relaciones diplomáticas con el Imperio Parto y organizar las provincias romanas en la región14. Gracias a la Tabula Siarensis y el SC de Cn. Pisone patre se conoce la definición oficial dada a la misión de Germánico : proco(n)s(ul) missus in transmarinas pro[uincias] / in conformandis iis regnisque eiusdem tractus ex mandatis Ti(berii) C˹a˺esaris Au[g(usti)]15 ; y a principe nostro ex auctoritate huius ordinis / ad rerum transmarinarum statum componendum missus esset16. Además, se sabe que Germánico recibió un imperium superior al de cualquier gobernador de las provincias que visitase17. Esto concuerda con la información aportada por autores como Tácito, Suetonio o Flavio Josefo y por un edicto del propio Germánico dirigido a los alejandrinos18. Se admite que la misión de Gayo César in prouincias transmarinas habría tenido un contenido similar19.

  • 20 Agripa en 23-22 y 17-13 a.C.; Tiberio en 6 a.C. Cf. Roddaz 1984, p. 419-475; Halfmann 1986, p. 163 (...)
  • 21 Arnaud 1994, p. 250.
  • 22 Precisamente, Germánico justificó su visita de Egipto (no prevista en los mandata de Tiberio) aduc (...)

8Evidentemente, el mando que recibieron Gayo César y Germánico tuvo un mayor alcance territorial y no es necesario insistir en que el poder del que fueron investidos, unido a su status de « co-regentes », los dotó de una capacidad de decisión muy superior a la que poseyeron los procónsules Paquio Esceva y Galba. Pero sus ejemplos son válidos para definir en qué consistía ordinare prouinciam o componere statum prouinciae. Como ha señaldo P. Arnaud, las misiones de Gayo César y Germánico tienen una carácter similar al de las precedentes de Agripa y Tiberio en Oriente20 : aunque podían comprender atribuciones militares, tenían ante todo un fin organizativo. Estos « co-regentes » fueron enviados sucesivamente a Oriente para dirigir las relaciones diplomáticas con sus vecinos en esta compleja región y tomar las disposiciones que fueran precisas en la organización de las provincias, siguiendo los mandata del emperador21. Asimismo, visitaron numerosas ciudades y regularon determinados asuntos internos de algunas de ellas22.

9Un paralelo muy próximo a la misión de Galba se refiere a un gobernador de las Mauretanias de inicios de época flavia. Se trata de Sexto Sentio Ceciliano, que fue legatus Augusti pro praetore ordinandae utriusque Mauretaniae, tal y como indican dos inscripciones africanas que dan fe del patronato cívico que asumió este senador sobre las comunidades privilegiadas de Banasa y Volubilis en 75 d.C. :

  • 23 IAM 2, 126 = AE 1941, 79. El nombre de prouincia noua Mauretania Africa se refiere a la Tingitana, (...)

Imp(eratore) Caesare Vespasiano / Aug(usto) VI T(ito) Imp(eratore) Aug(usti) f(ilio) IIII co(n)s(ulibus) / Sex(tum) Sentium Sex(ti) f(ilium) Quir(ina) Caecilianum / leg(atum) Aug(usti) pro pr(aetore) ordinandae utri/usq(ue) Mauretaniae co(n)s(ulem) desig(natum) / coloni coloniae Iuliae Valenti/ae Banasae ex prouincia noua / Mauretania Africa sibi liberis / posterisque eorum patronum / cooptauerunt / Sex(tus) Sentius Sex(ti) f(ilius) Quir(ina) Caecilianus / leg(atus) Aug(usti) pro pr(aetore) ordinandae utri/usque Mauretaniae co(n)s(ul) desig(natus) / colonos coloniae Iuliae Valen/tiae Banasae ex prouincia no/ua Mauretania ipsos liberos / posterosq(ue) eorum in fidem cli/entelamque suam suorumq(ue) / recipit egerunt legati / L(ucius) Caecilius Q(uinti) f(ilius) Fab(ia) Caluus / L(ucius) Sallustius L(uci) f(ilius) Fab(ia) Senex f(ilius)23.

  • 24 IAM 2, 415 = AE 1969-1970, 747.

[Imp(eratore) Caes(are) Vespasiano Aug(usto) VI T(ito) Imp(eratoris) Aug(usti) f(ilio) IIII co(n)s(ulibus)] / Sex(tum) Sen[tium Sex(ti) f(ilium) Quir(ina) Caecilianum leg(atum) Aug(usti)] / pro pr(aetore) [ordinandae utriusque Mauretaniae] / co(n)s(ulem) des[ig(natum) Volubilitani ex prouincia noua Ma]/ureta[nia Africa sibi liberis posterisque] / [eorum patronum cooptauerunt]. / Sex(tus) Sen[tius Sex(ti) f(ilius) Quir(ina) Caecilianus leg(atus) Aug(usti)] / pro pr(aetore) [ordinandae utriusque Mauretaniae] / co(n)s(ul) des[ig(natus) Volubilitanos ex prouincia noua Ma]/ureta[nia ipsos liberos posterosque eorum] / [in fidem clientelamque suam suorumque recipit]. / [Egerunt legati ---]24.

10De ambas inscripciones se deduce que Ceciliano intervino en los asuntos de estas y otras ciudades, entablando una estrecha colaboración con sus élites dirigentes. En el caso de Volubilis y Banasa esa relación culminó en el establecimiento de un patronato cívico –que podía ser muy beneficioso para ambas ciudades en el futuro si se tiene en cuenta que Ceciliano era consul designatus para el año siguiente. Estos epígrafes no dan detalles acerca de los ámbitos concretos en que intervino Ceciliano, pero la actividad precedente de éste en África conduce a pensar que su misión estuvo relacionada con la ordenación territorial de la región.

  • 25 AE 1912, 148-151; 1939, 31; 2014, 1517. Los epígrafes siguen el siguiente modelo (AE 1912, 151): E (...)
  • 26 Resultado de estas operaciones sería también el llamado Catastro de Orange, de la Galia Narbonense (...)
  • 27 Llega a la misma conclusión Chr. Hamdoune (2011, p. 54).
  • 28 El emperador tenía la última palabra en torno a la concesión de uectigalia a las comunidades privi (...)

11Gracias a una serie de hitos terminales hallados en Túnez, se sabe que un año antes (74 d.C.) Ceciliano, senador de rango pretorio, y el consular Rutilio Gálico se habían encargado de dirigir ex auctoritate Imp(eratoris) Vespasiani Cae(saris) Aug(usti) la nueva delimitación de la fossa regia en calidad de legati Augusti pro praetore25. Esta misión ha sido relacionada con las operaciones de catastración sistemática del territorio provincial que fueron ordenadas por Vespasiano durante su censura con el fin de racionalizar el sistema tributario y distinguir bien las tierras que pertenecían al estado y las que no. Se ha podido constatar arqueológicamente que la fossa regia redelimitada en este momento marcaba el límite entre varios sistemas de catastración, comenzando por el de la inmensa pertica de Cartago26. Así pues, Ceciliano tenía una gran experiencia en la organización territorial de África cuando fue destinado ad ordinandam utramque Mauretaniam, y, por tanto, es muy coherente que Vespasiano decidiese destinarlo en Mauretania para proseguir con la labor de reordenación territorial emprendida en el norte de África27. Su misión en Mauretania comportaría la supervisión de la correcta delimitación del ager publicus y de las tierras que correspondían a las comunidades locales, así como los uectigalia asignados a cada ciudad privilegiada28.

  • 29 Véanse los ejemplos de Máximo, enviado a Acaya en época de Trajano; Egnacio Próculo, también a Aca (...)
  • 30 Plin., epist., 8, 24; Sherwin-White 1966, p. 478.
  • 31 Plin., epist., 8, 24, 5 y 7. Cf. Christol 2010, p. 94.

12La fórmula oficial ‘ad ordinandam…’ se empleó también para designar la misión de los legados ad ordinandum statum liberarum ciuitatum o statum insularum29. Entre ellos destaca un amigo de Plinio el Joven, Máximo, que fue enviado a Acaya para que subsanara los problemas internos que afectaban a las ciuitates liberae, en las que los procónsules ordinarios no podían intervenir30. Esta decisión imperial hubo de producirse, por tanto, en respuesta a una petición de estas comunidades. Aunque en este caso la misión alude a una categoría específica de ciudades y no a la provincia en general, confirma igualmente que la fórmula oficial ‘ad ordinandam prouinciam o ad ordinandum statum ciuitatum’ se refería siempre a una reorganización de las comunidades provinciales, atajando los problemas que pusiesen en riesgo su supervivencia. Plinio, de forma significativa, compara el cometido de Máximo al de un médico que supervisa el estado general del paciente, y contrapone la ordinatio –que define come ciuilius, es decir, como algo intrínseco a la ciudad e indispensable para el funcionamiento de sus instituciones– a la euersio –la destrucción o el trastorno absoluto de ese funcionamiento31.

  • 32 Legatus pro praetore prouinciae Ponti et Bithyniae consulari potestate: CIL V, 5262 (l. 2-4). G. A (...)
  • 33 Véase por ejemplo: Plin., epist., 10, 17a-18; 32, 1; 79-80. Cf. Sherwin-White 1966, p. 669-675.

13Por último, la propia legación de Plinio el Joven en Bitinia-Ponto puede ayudar también a aclarar los asuntos de las ciudades de África en que Galba pudo haber intervenido. El título oficial de Plinio no incluía la fórmula ad ordinandam prouinciam32, pero su correspondencia con Trajano evidencia que fue enviado con el fin de revisar sistemáticamente y resolver los diversos problemas (sobre todo económicos) que afectaban a la estabilidad y funcionamiento de las ciudades de esta provincia33. Eran numerosas las ciudades con problemas y Trajano desconfiaba de la eficiencia y buena fe de los magistrados locales. Por ello el emperador optó por enviar a un legado que se dedicara durante varios años a supervisar y resolver los problemas detectados en las ciudades de una forma más exhaustiva e incisiva que la que podía realizar un procónsul en su año de mandato.

  • 34 Sobre las competencias de los gobernadores provinciales: Mommsen 1893, p. 302-312; Dondin-Payre 19 (...)
  • 35 Sobre la legación de Plinio el Joven en Bitinia-Ponto: Mommsen 1873; Vidman 1960; Sherwin-White 19 (...)

14Las competencias y poderes de Plinio el Joven no se diferenciaron de los que solían tener los gobernadores provinciales ordinarios34. Lo que distingue la actuación de Plinio respecto a sus predecesores en Bitinia-Ponto y a los gobernadores de otras provincias es que los mandata que recibió del emperador parecen haber sido más detallados y, sobre todo, que realizó determinados cometidos oficiales –en particular la revisión de las rationes ciuitatum– de manera sistemática en cada una de las ciudades que visitó para intentar corregir las deficiencias detectadas en su funcionamiento35.

  • 36 La supervisión de las finanzas municipales y la ordenación territorial son aspectos íntimamente li (...)

15A tenor de estos paralelos se puede concluir que la misión ad ordinandam prouinciam de Galba tenía un carácter administrativo y un fin organizativo : consistió en una reorganización de la provincia de África y hubo de conllevar su intervención sistemática en la ordenación del territorio y el reforzamiento del control de sus confines. Esto implica que Galba intervino necesariamente en las comunidades locales y que probablemente supervisó los uectigalia provinciales, aspecto que afectaba directamente a su estabilidad económica. No se puede descartar, además, que revisara el estado financiero de determinadas comunidades privilegiadas36.

  • 37 Thomasson 1996, p. 34-35.

16Este tipo de misiones se producían cuando los procónsules ordinarios, durante su año de mandato, se mostraban incapaces de resolver los problemas que afectaban a la organización de la provincia o al funcionamiento interno de sus ciudades. En este sentido, resulta muy significativo que el predecesor de Galba en el proconsulado de África, Q. Marcio Bárea Sorano, desempeñase también un mandato bianual al frente de la provincia (en 41-43)37.

  • 38 Hurlet 2006, p. 95-96.
  • 39 CIL VIII, 11002; AE 1935, 32 = 1962, 121; CIL VIII, 19492 = ILAlg II, 550; IRT 273. Cf. Thomasson (...)
  • 40 Sobre la frontera africana en este período véase: Guédon 2018, p. 61-92.

17La epigrafía documenta que este procónsul –que probablemente también fue elegido extra sortem38– dedicó dos monumentos a Claudio en Gigthis e Hippo Regius, uno a la Diua Augusta (Livia) en Cirta y, además, un templo a los ‘dioses augustos’ junto al pórtico posterior del teatro de Lepcis Magna39. Esta actividad responde, sin duda, al objetivo de consolidar la posición de Claudio al frente del imperio y reforzar la adhesión de las élites de importantes comunidades provinciales (tanto de estatuto privilegiado como peregrino) a su persona y la dinastía imperial. Pero más allá de esto resulta sumamente interesante el lugar de hallazgo de estas inscripciones : se trata de ciudades situadas en los extremos occidental (Cirta e Hippo Regius) y oriental (Gigthis y Lepcis) de la Proconsular, lo que prueba que durante dos años Bárea Sorano se preocupó de recorrer toda la provincia, con especial atención a las áreas excéntricas de la misma. Este procónsul fue enviado a África con el objetivo de reforzar la “presencia” del poder imperial en las ciudades clave para el control de las regiones fronterizas de la provincia. En mi opinión, su actividad no se redujo a la mera exaltación del emperador y su familia, sino que sus visitas a estas ciudades perseguirían dos objetivos : supervisar el estado y funcionamiento de estas comunidades –que, en la parte occidental, se vieron afectadas por la amenaza maura (en particular, la colonia de Cirta)– y reforzar los puntos fronterizos más débiles40. El proconsulado bianual de Galba, por tanto, aparece como una continuación de la labor iniciada por Bárea Sorano. Muy probablemente las cartas e informes de este procónsul convencieron al poder imperial de la necesidad de llevar a cabo una reorganización sistemática de la provincia, lo que, junto con el estallido de una nueva rebelión indígena, llevó a asignar a Galba una misión de mayor alcance organizativo.

  • 41 Hurlet 2006, p. 82-95.
  • 42 Se sabe con seguridad que fueron elegidos como procónsules de África extra sortem Coso Cornelio Lé (...)
  • 43 Durante el siglo II no están atestiguados procónsules elegidos extra sortem: Hurlet 2006, p. 99-10 (...)
  • 44 Como en el caso de Máximo y de Plinio el Joven: Vid. supra.
  • 45 Como hizo años más tarde con Corbulón cuando fue destinado a Oriente: AE 1974, 629.

18La elección extra sortem y la bianualidad del gobierno de Bárea Sorano y Galba suponían dos excepciones a las reglas augusteas relativas al proconsulado. Sin embargo, se trataba de un procedimiento ya ensayado con éxito anteriormente dado que permitía al emperador situar a su candidato al frente de la provincia respetando la categoría proconsular de la misma41. Una solución muy oportuna para el débil Claudio, que pudo justificar fácilmente su decisión recordando los ejemplos de Augusto y Tiberio. Este recurso es característico del período julio-claudio42. En cambio, en el siglo II, cuando fue necesario realizar una intervención urgente o una reorganización de calado en las provincias proconsulares, el poder imperial tendió a recurrir a legados imperiales, cambiando la categoría administrativa de estas provincias43. Aunque el título oficial de Galba como procónsul no parece que sufriera ninguna alteración, es muy probable que la fórmula ad ordinandam prouinciam estuviese registrada en los acta senatus relativos a la sesión en que se realizó su nombramiento, en el senadoconsulto que lo habría confirmado44, y en los mandata que sin duda le entregó Claudio45.

19Las fuentes guardan silencio en torno a las causas concretas que provocaron la intestina dissensio. Sin embargo, es posible plantear una hipótesis verosímil si se tiene en cuenta el contexto africano del momento y la naturaleza administrativa de la misión ad ordinandam prouinciam.
A mi juicio, la dissensio se derivó de dos causas estrechamente conectadas : la deficiente ordenación del territorio interior y excéntrico de la provincia y las amenazas constantes que supusieron los belicosos pueblos fronterizos.

  • 46 Como es sabido, el proceso de municipalización del África Proconsular conoció su primera gran fase (...)
  • 47 Lassère 1977, p. 236.
  • 48 Guerra contra Tacfarinas (17-24): Tac., ann. 2, 52; 3, 20-21; 4, 23-26; guerra de anexión del rein (...)
  • 49 Un ejemplo extremo de la peligrosa deriva que podían tomar los conflictos territoriales entre ciud (...)
  • 50 Sobre el papel de los gobernadores en la resolución de los conflictos confinarios: Burton 2000; Da (...)

20Se admite que en África Proconsular, entre Tiberio y Claudio, el poder imperial se limitó a consolidar la municipalización augustea46. El problemático control del interior africano redujo la obra augustea a su área costera, lo cual, como señaló J.-M. Lassère, produjo una « disparité entre les deux Afriques », dejando rezagado al interior en el proceso de municipalización47. Bajo los sucesores de Augusto, esa disparidad se vio acrecentada a consecuencia de los conflictos armados con los pueblos fronterizos que afectaron a diversas partes de la provincia, en particular la guerra contra Tacfarinas y la conquista de Mauretania48. Las comunidades situadas en las fronteras occidental (área de Cirta) y oriental (en la región de las dos Sirtes), así como las del interior, sufrieron más la amenaza de los pueblos rebeldes y, además, se vieron perjudicadas por la notable distancia que las separaba de la capital, Cartago, ya que limitó la tutela que podían proporcionarles los procónsules ordinarios durante su año de mandato. Esto provocó una imperfecta implantación de la ordenación territorial que condicionaba los recursos de estas comunidades y dejó la puerta abierta a su inestabilidad interna y a que se multiplicaran y agravasen los conflictos con comunidades vecinas o particulares49. En mi opinión, cuando Suetonio dice que Galba ordinauitque magna seueritatis ac iustitiae cura etiam in paruulis rebus, se refiere precisamente a que procedió a resolver sistemáticamente y de raíz tales conflictos a través de sus poderes jurisdiccionales50. Asimismo, Galba habría procedido a una mejor organización del control de las fronteras provinciales.

  • 51 El predominio de los grandes latifundios fue un fenómeno característico del África romana. Cf. Rom (...)
  • 52 Plin., nat., 18, 35. Se admite en general que esta medida de Nerón favoreció el abastecimiento ann (...)
  • 53 Se trataría de descendientes de L. Domicio Ahenobarbo (procos. 12 a.C.), L. Elio Lamia (procos. 15 (...)

21El deficiente control del territorio del interior africano había favorecido también la creación de grandes propiedades concentradas en manos de pocos terratenientes51. Plinio el Viejo señala que en época de Nerón sólo seis individuos poseían la mitad del territorio de África. Esta situación irregular fue resuelta por este emperador de manera drástica : los condenó a muerte e hizo que sus propiedades pasaran al Fisco imperial52. Se ha propuesto identificar a varios de estos grandes terratenientes con descendientes de ex procónsules de África de época augustea y tiberiana53. Estos gobernadores se habrían aprovechado de su posición para hacerse con esos grandes dominios, perjudicando a las comunidades y pequeños propietarios africanos que se podrían haber beneficiado de la concesión de nuevas tierras. Eso, sin duda, contribuyó a fomentar la discordia en el interior de la provincia. Asimismo, esto significa que la ordinatio de la provincia que Claudio quería llevar a cabo podía afectar a familias senatoriales influyentes (además de a magnates locales), lo que habría reforzado la idea de que era conveniente dotar a Galba de un mando especial refrendado por el emperador y el propio Senado. Pero parece que estos latifundios no sufrieron ninguna merma por entonces.

22Por último, hay que considerar que en tiempo de guerra la estabilidad de las comunidades podía correr riesgo tanto a causa de las incursiones de los enemigos externos como por las importantes requisiciones de bienes o contribuciones económicas que conllevaba una campaña militar prolongada. Esto exigía un esfuerzo económico de las comunidades que podía desequilibrar sus cuentas públicas. En tales casos, Galba, como Plinio el Joven o Paquio Esceva, habría supervisado sistemáticamente las rationes ciuitatum de las comunidades más afectadas.

  • 54 Pallu de Lessert 1896, p. 123 ss.; Romanelli 1959, p. 266; Le Glay 1966, p. 633; Thomasson 1996, p (...)
  • 55 Tac., hist., 4, 48; Bénabou 1972, p. 134-135.

23A la luz de todo esto, pues, la hipótesis tradicional de que la intestina dissensio haría referencia a los desacuerdos o enfrentamientos entre los sucesivos procónsules y los legados imperiales de la legio III Augusta resulta demasiado reduccionista54. Además, salvo el citado pasaje de Tácito, carece de apoyo en las fuentes. M. Bénabou mostró hace tiempo que no se trata de un relato neutral : Tácito, tendenciosamente, pretende atribuir al nocivo ejercicio del poder imperial por parte de Calígula las causas de un hecho concreto : la debilidad demostrada por el procónsul Lucio Pisón en 69, cuando fue asesinado por no lograr oponer resistencia al legado Valerio Festo55. Es admisible que el emperador quisiera reforzar su control sobre la legio III Augusta a través de sus propios legados, pero no que para ello pusiese en peligro el orden provincial y el funcionamiento de la administración. La actividad desarrollada por Bárea Sorano en los confines oriental y occidental de la provincia en 41-43 prueba que no hubo confusión ni conflictos entre el procónsul y el legado de la legio III en lo que respectaba a las áreas de actuación ni las competencias de cada uno.

2. El mando militar de Galba en África

  • 56 La noticia sobre la insurrección de los Musulamii se debe a Aur. Vict., Caes. 4; y epit. 11, 5. Em (...)
  • 57 D.C. 60, 9, 6.
  • 58 Tac., ann. 3, 40, 1-3; 14, 31 y 35; hist., 4, 14, 1; 4, 17, 2; 4, 32, 2. Cf. Dyson 1975; Le Glay 1 (...)
  • 59 Como el primer procurador conocido que gobernó la Mauretania Tingitana (44 d.C.), M. Fadio Céler F (...)
  • 60 Le Glay 1966, p. 633; Sancery 1983, p. 29; Briand-Ponsart, Hugoniot 2006, p. 56.

24El otro gran objetivo de Galba en África fue derrotar a los indígenas que se habían alzado en armas contra el poder romano. Se admite en general que el tumultus barbarorum estuvo protagonizado por los Mauri y parece que también por los Musulamii, que amenazaban el área sudoccidental de la Proconsular56. La rebelión de los Mauri tuvo lugar poco después de que se constituyesen las dos provincias mauretanas57, sin duda en respuesta a la implantación de la administración imperial y, en particular, a los abusos cometidos por los agentes imperiales encargados de realizar las exacciones tributarias y la leva –como sucedió en las más importantes insurrecciones indígenas del siglo I58. Los procuradores que estaban al frente de ambas Mauretanias –a pesar de que alguno fuese pro legato59– carecían de tropas suficientes para contrarrestar una rebelión importante como ésta, por lo que hubo de recurrirse a la legión más cercana, la III Augusta, y a la intervención de un consular con experiencia en campañas militares como Galba. No se puede descartar la posibilidad de que Galba gobernara África y las Mauretanias –al menos la Cesariense– como una sola prouincia al hacerse cargo de la guerra contra los Mauri60. En tal caso, la ordinatio prouinciae también habría afectado al territorio mauretano una vez aplastada la amenaza indígena. Durante la guerra el procurator pro legato de la Tingitana del 44, si coincidió con Galba, sin duda hubo de ponerse a sus órdenes.

  • 61 Como se deduce del topónimo Castra Galbae. Cf. Cagnat 1913, p. 33; Romanelli 1959, p. 265; Le Bohe (...)
  • 62 Suet., Galba, 7, 2.

25Galba primero reforzó las posiciones militares en Numidia61 y luego condujo al ejército africano a Mauretania, donde derrotó a los rebeldes. Esto se deduce de una anécdota contada por Suetonio : durante una marcha por el desierto ordenó que no se diese ningún alimento a un soldado que había vendido su ración para enriquecerse a costa de la necesidad de sus compañeros62. Tales condiciones extremas a las que se vieron sometidos los legionarios sólo pudieron tener lugar en el curso de una importante expedición militar en el interior de la Mauretania.

  • 63 Le Glay 1966, p. 629-639 = AE 1966, 595: Veneri [signum] / cum duabu[s statuis] / Iubae et Ptol[em (...)
  • 64 Coltelloni-Trannoy 2014, p. 89, n. 15. Ya había expresado sus dudas en Coltelloni-Trannoy 1997, p. (...)

26Una inscripción fragmentaria hallada en Cherchel (antigua Caesarea) se ha relacionado tradicionalmente con la actuación de Galba en Mauretania. Se trata de un epígrafe que recuerda la dedicación, en el templo de Venus, de sendas estatuas de los reyes Juba II y Ptolomeo por un Serg(ius) Su[lpicius ---]. En su restitución del texto perdido, M. Le Glay propuso en su momento que se trataría de Galba, el cual, con tal acción, habría buscado recordar a las élites de la capital de la Cesariense (y antigua sede real) la tradicional alianza entre sus últimos reyes y la dinastía imperial romana63. Sin embargo, M. Coltelloni-Trannoy ha expresado sus dudas respecto a esta hipótesis, dado que el praenomen de Galba era Seruius, no Sergius. En su opinión, lo más probable es que el dedicante de la inscripción fuese un miembro de la élite local de Caesarea, entre cuyos magistrados está atestiguado epigráficamente el nomen Sulpicius64. La cuestión, pues, permanece abierta.

  • 65 En Hispania Citerior: Suet., Galba, 5, 9; con los soldados: Suet., Galba, 6, 2-3; Tac., hist. 1, 1 (...)
  • 66 Suet., Galba, 8, 1: Ob res et tunc in Africa et olim in Germania gestas ornamenta triumphalia acce (...)

27Al margen de esto, lo cierto es que Galba demostró en África sus cualidades como general. Prueba de ello es que a su regreso a Roma recibió los ornamenta triumphalia tanto por esta campaña como por la precedente de Germania. Un rasgo del carácter de Galba que suelen destacar las fuentes es su severidad, que manifestó a menudo en el ejercicio del poder coercitivo que tuvo como gobernador y en la aplicación de la disciplina militar65. Suetonio también recuerda que en ese momento fue admitido por cooptación en tres colegios sacerdotales –los XVuiri sacris faciundis, los sodales Titii y los sodales Augustales–, importante signo de reconocimiento que, sin duda, se derivó no sólo de sus victorias militares sino también de su acertada gestión administrativa de la provincia66.

28El punto importante es que estas noticias revelan que el procónsul Galba dirigió en persona al ejército africano –encabezado, sin duda, por la legio III Augusta– en una importante expedición militar que atravesó el árido interior africano. Es decir, que en 44-46 el emperador devolvió el mando directo del ejército de África y la dirección de las operaciones militares al procónsul, lo que lleva a unas conclusiones interesantes.

  • 67 Hurlet 2006, p. 152-153; 2005, p. 155, n. 40.
  • 68 Coso Cornelio Léntulo hizo la guerra a los Gétulos en 6/8 d.C. bajo los auspicios de Augusto (IRT (...)
  • 69 Hurlet 2006, p. 166-177; 2015; Dalla Rosa 2014, p. 221-229.
  • 70 La undécima aclamación imperial de Claudio podría estar conectada con la misión de Galba. Cf. Dall (...)

29Como bien ha mostrado F. Hurlet, tras la reforma del 39 los procónsules de África siguieron manteniendo su imperium militiae inalterado, aunque a partir de entonces solamente ejercieran su mando sobre destacamentos67. El caso de Galba confirma esta realidad, pero además revela, en mi opinión, que la política imperial relativa al mando militar de los procónsules todavía no estaba completamente definida. El mando de Galba es excepcional si se compara con la práctica administrativa posterior, pero no si se pone en relación con los precedentes de época augustea y tiberiana. Coso Cornelio Léntulo, Q. Junio Bleso y P. Cornelio Dolabela fueron elegidos extra sortem como procónsules de África precisamente para hacer frente a amenazas militares graves, al igual que Galba68. Augusto y Tiberio no quisieron correr riesgos y por ello buscaron el modo de situar en el mando a quienes consideraban más capacitados. Esos tres procónsules –a pesar de tener sus propios auspicios– actuaron subordinados a los auspicios de Augusto y Tiberio, lo que los asemejaba a los legados imperiales. Sus éxitos militares, por tanto, correspondían también a ambos emperadores69. Esta susperioridad auspicial también jugaría a favor de Claudio, cuya autoridad se habría visto fortalecida por las victorias de Galba en África70.

  • 71 Que era su principal misión, como señala Tac., hist., 4, 48, 1: Legio in Africa auxiliaque tutandi (...)
  • 72 Romanelli 1959, p. 265.

30Por último, la designación de Galba al frente de las fuerzas romanas de África revela que la actuación de los legados de la legio III Augusta en la defensa de los confines provinciales71 había sido ineficaz. Es decir, se puso de manifiesto que la decisión de Calígula de designar a un legado imperial específico al frente de esta legión no había mejorado la defensa de la provincia ni el control de su territorio, por lo que se hizo necesario recurrir a un consular experimentado que corrigiese ambos problemas72.

Conclusiones

31Los testimonios de misiones definidas con la fórmula ad ordinandam prouinciam, u otras similares, revelan que la misión del procónsul Galba en África durante el bienio del 44-46 tuvo una naturaleza administrativa y la finalidad de proceder a una reorganización general de la provincia. Esas misiones solían producirse cuando una provincia o una parte sustancial de sus comunidades pasaban por graves problemas a consecuencia de amenazas externas, malas gestiones de sus magistrados o, incluso, catástrofes naturales, y obligaban al enviado especial a intervenir tanto en la ordenación territorial como en los asuntos que afectaban a la estabilidad de las comunidades provinciales. En tales aspectos habría intervenido también Galba en África.

32La naturaleza de la misión ad ordinandam prouinciam de Galba, de largo alcance administrativo, obliga necesariamente, por tanto, a revisar la interpretación tradicional dada a la intestina dissensio mencionada por Suetonio. En contra de la visión tradicional, esta dissensio no se referiría a los supuestos enfrentamientos entre los procónsules y los legados imperiales que estaban al frente de la legio III Augusta desde la reforma de Calígula. Salvo el pasaje de Tácito (que se refiere a un contexto de guerra civil), no existen más evidencias de desencuentros entre ambos mandos. En cambio, la intervención del predecesor de Galba en el proconsulado de África, Bárea Sorano, en las regiones oriental y occidental de la provincia, muestra que no hubo ninguna confusión en las competencias y áreas de influencia del procónsul y el legado imperial. Los problemas que generaron la dissensio intestina estarían relacionados muy probablemente con la deficiente ordenación del territorio en las áreas excéntricas de la provincia, los conflictos entre ciudades y particulares derivados de ésta, y el ineficaz control de determinados puntos de sus áreas interiores confinantes con pueblos no sometidos. Los constantes enfrentamientos armados que tuvieron lugar con estos pueblos –en particular, la guerra contra Tacfarinas y la conquista del reino de Mauretania– afectarían gravemente a la ordenación territorial de las zonas fronterizas y a la economía de sus comunidades, retrasando el proceso de municipalización en esas regiones.

33Todos estos problemas llevaron al poder imperial a recurrir al nombramiento extra sortem de dos procónsules que, de forma consecutiva, desempeñaron gobiernos bianuales, Bárea Sorano y Galba. De la actividad del primero se deduce, por un lado, que los procónsules ordinarios precedentes no habían sido capaces de atender las necesidades de estas áreas más alejadas de la capital durante su año de mandato y, por otro, que la labor de los legados de la legio III Augusta en la tutela de las áreas fronterizas había sido ineficaz. Por eso Bárea Sorano se preocupó de visitar Cirta, Hippo Regius, Gigthis y Lepcis Magna, realizando dedicaciones en honor del nuevo emperador, Claudio, de su abuela Livia o de los ‘dioses augustos’, con el fin de reafirmar la lealtad de las élites locales al emperador y confirmar, con su intervención administrativa, que los procónsules seguían siendo los principales ejecutores de la tutela que el poder imperial ofrecía a estas comunidades. En su recorrido por toda la provincia, Bárea Sorano habría constatado la necesidad de proceder a una reorganización más sistemática y, por ello, el poder imperial decidió enviar a Galba ad ordinandam prouinciam. A tenor de las palabras de Suetonio (ordinauitque magna seueritatis ac iustitiae cura etiam in paruulis rebus), Galba se entregó a esta tarea con el rigor que lo caracterizaba, concentrándose en resolver, por vía judicial, los numerosos conflictos abiertos. Sin embargo, hubo de atender también a la defensa militar de la provincia frente a un tumultus barbarorum.

34El mismo pasaje de Suetonio revela que Galba recibió un importante mando militar. El biógrafo recuerda no sólo la severidad demostrada por el procónsul en la aplicación de la disciplina legionaria durante una larga expedición sino que éste recibió los ornamenta triumphalia a su regreso a Roma, lo cual solamente podía deberse a haber dirigido con éxito una campaña militar al frente de la legio III Augusta. Esto, además de confirmar que los procónsules de África conservaron su imperium militiae inalterado, revela, a mi juicio, que la política imperial relativa a la no asignación de legiones a los procónsules todavía no estaba definida completamente en los años 40. Como he argumentado antes, el mando militar de Galba resulta extraordinario si se compara con la praxis administrativa posterior, pero no en relación con los precedentes augusteos y tiberianos. Al recurrir a un procónsul elegido extra sortem para dirigir la guerra en África, Claudio siguió el ejemplo de estos dos emperadores, que, a diferencia de Calígula, eran reconocidos como un modelo de conducta imperial.

Haut de page

Bibliographie

Aït Amara O. 2014, « La conquête de la Maurétanie (39-42) », en La guerre 2014, p. 69-83.

Alföldy G. 1999, « Die Inschriften des jungeren Plinius und seine Mission in Pontus et Bithynia », en Städte, Eliten und Gesellschaft in der Gallia Cisalpina. Epigraphisch-historische Untersuchungen, Stuttgart, (Heidelberger althistorische Beiträge und epigraphische Studien, 30), p. 221-244.

Arnaud P. 1994, « Transmarinae provinciae : réflexions sur les limites géographiques et sur la nature des pouvoirs en Orient des “co-régents” sous les règnes d’Auguste et de Tibère », CCG 5, p. 221-253.

Bénabou M. 1972, « Proconsul et légat : le témoignage de Tacite », AntAfr 6, p. 129-136. https://www.persee.fr/doc/antaf_0066-4871_1972_num_6_1_933

Bénabou M. 1976, La résistance africaine à la romanisation, Paris.

Bérenger A. 2014, Le métier de gouverneur dans l’empire romain. De César à Dioclétien, Paris, (De l’archéologie à l’histoire, 62).

Briand-Ponsart C., Hugoniot Chr. 2006, L’Afrique romaine de l’Atlantique à la Tripolitaine (146 av. J.-C.-533 ap. J.-C.), Paris. https://geo-treadm.gq/tours/gratuit-ebooks-pdf-download-lafrique-romaine-de-latlantique- %C3 %A0-la-tripolitaine-69-439-ap-j-c-pdf-chm-epub-2749505747.html

Bullo S. 2002, Provincia Africa. La città e il territorio dalla caduta di Cartagine a Nerone, Roma, (Le rovine circolari, 4).

Burton G. P. 1973, The Powers and Functions of Proconsuls in the Roman Empire 70-260 AD, Oxford.

Burton G. P. 1975, « Proconsuls, Assizes and the Administration of Justice under the Empire », JRS 65, p. 92-106.

Burton G. P. 2000, « The Resolution of Territorial Disputes in the Provinces of the Roman Empire », Chiron 30, p. 97-215.

Burton G. P. 2004, « The Roman Imperial State, Provincial Governors and the Public Finances of Provincial Cities, 27 B.C.-AD 235 », Historia 53, p. 311-342. https://www.researchgate.net/publication/262127749

Caballos A., Eck W., Fernández, F. 1996, El senadoconsulto de Gneo Pisón padre, Sevilla. https://personal.us.es/caballos/wp-content/uploads/M08-Roma-e-Hispania-SC-de-Gneo-Pisone-patre-Nuevo-fragmento.pdf

Cagnat R. 1913, L’armée romaine d’Afrique et l’occupation militaire de l’Afrique sous les empereurs, Paris. https://archive.org/details/larmeromainedafr00cagn/page/n4

Christol M. 2010, « Statum corrigere, statum ordinare. Remarques sur l’activité de Pline en Bithynie », en L. Lamoine, C. Berrendonner, M. Cébeillac-Gervasoni (dir.), La praxis municipale dans l’Occident romain, Clermont-Ferrand, p. 93-105.

Coltelloni-Trannoy M. 1997, Le royaume de Maurétanie sous Juba II et Ptolemée (25 av. J.-C.-40 ap. J.-C.), Paris (Études d’Antiquités africaines). https://www.persee.fr/doc/etaf_0768-2352_1997_mon_2_1

Coltelloni-Trannoy M. 2014, « Note sur la guerre d’Aedemon : système d’alliance et composition de l’armée royale », en La guerre 2014, p. 85-99.

Cortés Bárcena C. 2013, Epigrafía en los confines de las ciudades romanas : Los Termini Publici en Hispania, Mauretania y Numidia, Roma. https://www.academia.edu/4467837

Dalla Rosa A. 2007, « Sulle fonti relative a dispute confinarie nelle province romane », ZPE 160, p. 235-246. https://www.academia.edu/4850736

Dalla Rosa A. 2014, Cura et tutela. Le origini del potere imperiale sulle province proconsolari, Stuttgart, (Alte Geschichte).

Di Vita A. 1979, « Quatre inscriptions de Djebel Tarhuna : le territoire de Lepcis Magna », QAL 10, p. 67-98.

Di Vita-Évrard G. 1992, « La dédicace des horrea de Tubusuctu et l’ère de la province dans les Maurétanies », en A. Mastino (ed.), L’Africa Romana 9, Atti del IX convegno di studio, Nuoro, 13-15 dicembre 1991, Sassari, (Pubblicazioni del Dipartimento di Storia dell’Università degli studi di Sassari, 20), p. 843-864.

Dondin-Payre M. 1990, « L’intervention du proconsul d’Afrique dans la vie des cités », en L’Afrique dans l’Occident romain (Ier s. av. J.-C.-IVe s. ap. J.-C.), Roma, (CÉFR 134), p. 333-349. https://www.persee.fr/doc/efr_0000-0000_1990_act_134_1_3882

Dyson S. L. 1975, « Native Revolt Patterns in the Roman Empire », ANRW II, 3, p. 138-175.

Eck W., Caballos A., Fernández F. 1996, Das senatus consultum de Cn. Pisone patre, München. https://personal.us.es/caballos/wp-content/uploads/M08-Roma-e-Hispania-SC-de-Gneo-Pisone-patre-Nuevo-fragmento.pdf

Faoro D. 2011, Praefectus, procurator, praeses. Genesi delle cariche presidiali equestri nell’Alto Impero romano, Firenze. https://www.academia.edu/1026374

Faur J.-C. 1973, « Caligula et la Maurétanie : la fin de Ptolomée », Klio 55, p. 249-271.

Fishwick D. 1971, « The Annexion of Mauretania », Historia 20, p. 467-487. http://db.aussietheatre.com.au/the_annexation_of_mauretania_pdf_document.pdf

Flach D. 1982, « Die Pachtbedingungen der Kolonen und die Verwaltung der kaiserlichen Güter in Nordafrika », ANRW II.10.2, p. 427-473.

Gascou J. 1974, « M. Licinius Crassus Frugi, légat de Claude en Maurétanie », en Mélanges de Philosophie, de Littérature et d’Histoire Ancienne offertes à P. Boyancé, Roma, (CÉFR 22), p. 299-310.

Gascou J. 1982, « La politique municipale de Rome en Afrique du Nord, I. De la morte d’Auguste au début du IIIe siècle », ANRW II, 10, 2, p. 136-229.

Gaudemet, J. 1964, « La juridiction provinciale d’après la correspondance entre Pline et Trajan », RIDA, p. 335-353.

Guédon S. 2018, La frontière romaine de l’Africa sous le Haut-Empire, Paris, (Bibliothèque de la Casa de Velázquez, 74).

Guerre (La) 2014 : M. Coltelloni-Trannoy, Y. Le Bohec (dir.), La guerre dans l’Afrique romaine sous le Haut-Empire, Paris, (CTHS Histoire, 54). http://terment.ru/fr2/?q=La+guerre+dans+l%27Afrique+romaine+sous+le+Haut-Empire+-+Mich%C3%A8le+Coltelloni-Trannoy%2C+Yann+Le+Bohec

Halfmann H. 1986, Itinera principum : Geschichte und Typologie der Kaiserreisen im Römischen Reich, Stuttgart, (Heidelberger althistorische Beiträge und epigraphische Studien, 2).

Hamdoune Chr. 2011, « La Tingitane : spécificités et identité », en C. Briand-Ponsart. Y. Modéran (dir.), Provinces et identités provinciales dans l’Afrique romaine, Caen, (Tables rondes du CRAHM, 6), p. 43-62.

Herz P. 1980, « Der Aufbruch des Gaius Caesar in den Osten », ZPE 39, p. 285-290.

Hurlet F. 1997, Les collègues du Prince sous Auguste et Tibère. De la légalité républicaine à la légitimité dynastique, Roma, (CÉFR 227). https://www.persee.fr/doc/efr_0223-5099_1997_ths_227_1

Hurlet F. 2005, « Le proconsul d’Afrique d’Auguste à Dioclétien », Pallas 68, p. 145-167. http://terment.ru/fr2/?q=Le+Proconsul+et+le+prince+d%27Auguste+%C3%A0+Diocl%C3%A9tien+-+Fr%C3%A9d%C3%A9ric+Hurlet

Hurlet F. 2006, Le proconsul et le prince d’Auguste à Dioclétien, Bordeaux (Scripta antiqua 18). https://books.openedition.org/ausonius/3459

Hurlet F. 2015, « La suprématie auspiciale du prince en question(s). Une nouvelle hiérarchie des auspices », CCG 26, p. 289-305. https://www.academia.edu/30232595

Hurlet F. 2016,« Entre juridiction civique et juridiction impériale : La sphère de compétences du proconsul », en R. Haensch (ed.), Recht haben und Recht bekommen im Imperium Romanum. Das Gerichtswesen der Römischen Kaiserzeit und seine dokumentarische Evidenz, Ausgewählte Beiträge einer Serie von drei Konferenzen an der Villa Vigoni in den Jahren 2010 bis 2012, Warschau, (JJP, suppl. XXIV), p. 63-88. https://www.academia.edu/26975591

Kolendo J. 1991, Le colonat en Afrique sous le Haut-Empire, Paris, (Centre de recherches d’histoire ancienne, 107).

Lassère J.-M. 1977, Vbique populus. Peuplement et mouvements de population dans l’Afrique romaine de la chute de Carthage à la fin de la dynastie des Sévères (146 a.C.-235 p.C.), Paris, (Études d’Antiquités africaines). https://www.persee.fr/doc/etaf_0768-2352_1977_mon_1_1

Lassère J.-M. 2015, Africa, quasi Roma (256 av. J.-C.-711 ap. J.-C.), Paris, (Études d’Antiquités africaines).

Le Bohec Y. 1989, La troisième légion Auguste, Paris, (Études d’Antiquités africaines). https://www.persee.fr/doc/etaf_0768-2352_1989_mon_1_1

Le Bohec Y. 2005, Histoire de l’Afrique romaine, Paris, (Antiquité/Synthèses 9).

Le Glay M. 1966, « Une dédicace à Vénus offerte à Caesarea (Cherchel) par le futur empereur Galba », en J. Heurgon, J.-Ch. Picard, W. Seston (ed.), Mélanges d’archéologie, d’épigraphie et d’histoire offerts à Jérôme Carcopino, Paris, p. 629-640.

Le Glay M. 1968, « Les Flaviens et l’Afrique », MÉFR 80, p. 201-246. https://www.persee.fr/doc/mefr_0223-4874_1968_num_80_1_7553

Le Glay M. 1988, « À propos de quelques textes africaines », en A. Mastino (ed.), L’Africa Romana 5, Atti del V convegno di studio, Sassari, 11-13 dicembre 1987, Sassari, (Pubblicazioni del Dipartimento di Storia dell’Università degli studi di Sassari, 9), p. 131-142.

Longo P. 1983-1984, « Nuova documentazione epigrafica di età romana da Terracina », AFLPer(stor) 21, 7, p. 313-341.

López Barja P. 2009, « El gobernador provincial romano de Cicerón a Plinio el Joven », en M. Campagno, J. Gallego, C.G. García Mac Gaw (ed.), Política y religión en el Mediterráneo antiguo, Egipto, Grecia, Roma, Madrid - Buenos Aires, (PEFSCEA), p. 289-304.

Magioncalda A. 1989, « I procuratori-governatori delle due Mauretaniae : un profilo (titolatura e carriere) », en Christol M., Magioncalda A., Studi sui procuratori delle due Mauretaniae, Sassari, (Pubblicazioni del Dipartimento di Storia dell’Università degli studi di Sassari, 13), p. 9-154.

Mennen I. 2011, Power and Status in the Roman Empire, AD 193-284, Leiden/Boston. http://oapen.org/search?identifier=391868

Méthy N. 2015, « L’Optimus Princeps : idéal et réalité. Les lettres de Trajan à Pline le Jeune », en O. Devillers (ed.), Autour de Pline le Jeune. En hommage à Nicole Méthy, Bordeaux, (Ausonius Scripta antiqua, 74), p. 13-24.

Millar F. 2000, « Trajan : Government by Correspondance », en J. González (ed.), Trajano emperador de Roma, Roma, (Saggi di storia antica, 16), p. 363-388.

Mommsen Th. 1873, Étude sur Pline le Jeune, Paris.

Mommsen Th. 1893, Le droit public romain, III, Paris.

Olmo-López R. 2017, « La actuación de los procónsules de la Bética como intermediarios entre el poder imperial y las comunidades locales a inicios del Principado », Habis 48, p. 133-149. https://www.academia.edu/33699284

Olmo-López R. 2018, El centro en la periferia : Las competencias de los gobernadores provinciales romanos en Hispania durante el Principado, Zürich-Wien-Münster, (Geschichte und Kultur der Iberischen Welt, 14).

Pallu de Lessert C. 1896, Fastes des provinces africaines (Proconsulaire, Numidie, Maurétanie) sous la domination romaine, 1. République et Haut-Empire, Paris.

Pani M. 1992, « La missione di Germanico in Oriente : politica estera e politica interna », en M. Pani, Potere e valori a Roma fra Augusto e Traiano, Bari, (Documenti e studi, 11).

Pflaum H.-G. 1950, Essai sur les procurateurs équestres sous le Haut-Empire romain, Paris.

Pflaum H.-G. 1962, « Légats impériaux à l’intérieur de provinces sénatoriales », en M. Rénard (ed.), Hommages à Albert Grenier 3, Bruxelles, (Coll. Latomus, 58) p. 1232-1242.

Rebuffat R. 1998, « Romana arma primum Claudio principe in Mauretania bellavere », en Y. Burnand, Y. Le Bohec, J.-P. Martin (ed.), Claude de Lyon. Empereur romain, Actes du colloque, Paris-Nancy-Lyon, novembre 1992 Paris, (Passé-présent), p. 277-320.

Roddaz J.-M. 1984, Marcus Agrippa, Roma (BÉFAR 253). https://www.persee.fr/doc/befar_0257-4101_1984_mon_253_1

Romanelli P. 1959, Storia delle province romane dell’Africa, Roma, (Studi pubblicati dall’Istituto italiano per la Storia antica, 14).

Sancery J. 1983, Galba ou l’armée face au pouvoir, Paris, (Confluents 10).

Sánchez-Ostiz A. 1999, Tabula Siarensis. Edición, traducción y comentario, Pamplona, (Mundo antiguo).

Sartori A. 2010, « Plinio il funzionario : dal lago di Como alla Bitinia », en L. Lamoine, C. Berrendonner, M. Cébeillac-Gervasoni (dir.), La praxis municipale dans l’Occident romain, Clermont-Ferrand, (Coll. Histoires croisées), p. 81-91.

Sherwin-White A.N. 1966, The Letters of Pliny: A Historical and Social Commentary, Oxford.

Thomasson B.E. 1991, Legatus : Beiträge zur römischen Verwaltungsgeschichte, Stockholm (Skrifter Utgivna av Svenska Institutet i Rom in 8°, 18.)

Thomasson B.E. 1996, Fasti Africani. Senatorische und ritterliche Amtsträger in den römischen Provinzen Nordafrikas von Augustus bis Diokletian, Stockholm.

Vidman L. 1960, Étude sur la correspondance de Pline le Jeune avec Trajan, Prague.

Haut de page

Notes

1 Suet., Galba 7, 1. Cf. Thomasson 1996, p. 35.

2 Pallu de Lessert 1896; Romanelli 1959, p. 266; Le Glay 1968, p. 205; Thomasson 1996, p. 36. M. Bénabou (1972) realizó un importante análisis crítico del pasaje taciteo (vid. infra).

3 Romanelli 1959, p. 266; Bénabou 1976, p. 94; Le Bohec 1989, p. 349; 2005, p. 60; Thomasson 1996, p. 36; Lassère 2015, p. 137.

4 D.C. 59, 25; 60, 8-9; Plin., nat. 5, 11 y 14; CIL VI, 31721; ILAfr. 634. Cf. Pflaum 1950, p. 36; Romanelli 1959, p. 252-264; Le Glay 1966; Fishwick 1971; Faur, 1973; Gascou 1974; Bénabou 1976, p. 89-90; Di Vita-Évrard 1992; Coltelloni-Trannoy 1997, p. 55-59; 2014; Rebuffat 1998, p. 277-287; Aït Amara 2014; Lassère 2015, p. 135-136.

5 D.C. 60, 9, 6.

6 Suet., Galba 5, 3; Plut., Galba, 3, 2.

7 Suet., Galba 7.

8 A esto alude también Tac., hist. 1, 49, 4: Proconsule Africam moderate, iam senior citeriorem Hispaniam pari iustitia continuit (…).

9 Dig. 1, 16, 7-9. Cf. Mommsen 1893, p. 308-312; Burton 1973; 1975; Dondin-Payre 1990, p. 339-340; Bérenger 2014, p. 171-235; Hurlet 2016; Olmo-López 2018, p. 75-169.

10 Hurlet 2006, p. 84.

11 CIL IX, 2845 (Histonium), l. 5-6: proco(n)s(ul) iterum extra sortem auctoritate Aug(usti) Caesaris / et s(enatus) c(onsulto) misso ad componendum statum in reliquum prouinciae Cypri. Cf. PIR² P 126; Arnaud 1994, p. 245; Hurlet 1997, p. 255-257; y 2006, p. 84-86, quien señala que Esceva es el primer procónsul augusteo del que se sabe con seguridad que fue elegido extra sortem.

12 D.C. 54, 23, 7. Cf. RE XVIII, 3, 1949, 1122 (Hofmann); Hurlet 2006, p. 86; Dalla Rosa 2014, p. 145.

13 Hurlet 2006, p. 86.

14 Misión de Gayo César: Vell. 2, 101-102 y D.C. 55, 10, 18 ss. Misión de Germánico: Tac., ann. 2, 53-62 y 69-72. Cf. Hurlet 1997, p. 127-139 y 180-206; Arnaud 1994; Pani 1992, p. 225-245; Halfmann 1986, p. 163-170.

15 L. 15-16. Sigo la edición de Sánchez-Ostiz 1999, p. 52.

16 L. 30-31. Cf. CIL II²/5, 900; Eck, Caballos, Fernández 1996, p. 12 y 40 = Caballos, Eck, Fernández 1996, p. 25 y 123.

17 S.C. de Cn. Pisone patre, l. 34-35; Tac., ann. 2, 43, 1. Cf. Hurlet 1997, p. 295. Esto conllevaba también su superioridad auspicial respecto a los procónsules: Hurlet 2015, p. 289-303.

18 Tac., ann. 2, 43; Suet., Calig. 1, 2; Jos., AJ 18, 54. Edicto de Germánico: P. Oxy XXV, 2435 r; Pani 1992, p. 227.

19 Un fragmento de los Fasti Praenestini relativos al 29 de enero se refiere a la misión de Gayo César en Oriente, pero lamentablemente está incompleto. Se han planteado diferentes restituciones de la fórmula oficial con la que se refería a su misión, comparándola a la de Germánico. Cf. Herz 1980, p. 285-290 (restitución de referencia hasta el descubrimiento de los bronces béticos relativos a Germánico); Arnaud 1994, p. 226-227; Hurlet 1997, p. 131-132.

20 Agripa en 23-22 y 17-13 a.C.; Tiberio en 6 a.C. Cf. Roddaz 1984, p. 419-475; Halfmann 1986, p. 163-166; Hurlet 1997, p. 36-55, 67-70 y 102-105. El precedente de tales misiones en Oriente fue la misión del propio Augusto en 23-19 a.C. Cf. Dalla Rosa 2014, p. 185-190.

21 Arnaud 1994, p. 250.

22 Precisamente, Germánico justificó su visita de Egipto (no prevista en los mandata de Tiberio) aduciendo que iba a llevar a cabo la cura prouinciae. Por ello, lo primero que hizo fue visitar la capital, Alejandría, en donde publicó varios edictos como procónsul y, entre otras medidas, ordenó bajar el precio del cereal. Cf. Tac., ann. 2, 59, 1; Arnaud 1994, p. 235-236; Hurlet 1997, p. 205.

23 IAM 2, 126 = AE 1941, 79. El nombre de prouincia noua Mauretania Africa se refiere a la Tingitana, cuya denominación oficial no quedó fijada hasta Vespasiano. Cf. Romanelli 1959, p. 268-269.

24 IAM 2, 415 = AE 1969-1970, 747.

25 AE 1912, 148-151; 1939, 31; 2014, 1517. Los epígrafes siguen el siguiente modelo (AE 1912, 151): Ex auct(oritate) Imp(eratoris) / Vespasiani Cae(saris) / Aug(usti) p(atris) p(atriae) fines pro/uinciae nouae / et ueter(is) derecti / qua fossa re/gia fuit per / Rutil(i)um Gal/licum co(n)s(ulem) po/nt(ificem) et Senti/um Caecilia/num praeto/rem legatos / Aug(usti) pro pr(aetore). Se ha planteado que Rutilio Gálico hubiese gobernado África Proconsular como legado imperial de manera extraordinaria en 74, y que Sentio Ceciliano fuese en esa fecha legado de la legio III Augusta. Cf. Pflaum 1962, p. 1235; Le Bohec 1989, p. 355; Thomasson 1996, p. 43 y 135. Rutilio Gálico intervino en la ordenación territorial de las comunidades de Tripolitania: Di Vita 1979. Sobre la importante intervención de gobernadores y legados imperiales en la erección de termini publici véase el reciente estudio de Cortés Bárcena 2013.

26 Resultado de estas operaciones sería también el llamado Catastro de Orange, de la Galia Narbonense. Cf. Le Glay 1968, p. 225-226. M. Bénabou (1976, p. 103-104) pensaba que la misión de Ceciliano sería de carácter militar, pero reconocía que no hay datos sobre la amenaza a la que habría hecho frente.

27 Llega a la misma conclusión Chr. Hamdoune (2011, p. 54).

28 El emperador tenía la última palabra en torno a la concesión de uectigalia a las comunidades privilegiadas, pero quien supervisaba estas cuestiones sobre el terreno era el gobernador provincial, como se observa en la Epistula Vespasiani ad Saborenses (CIL II²/5, 871). Cf. Hurlet 2006, p. 270-271 y 285; Olmo-López 2017, p. 143-148; 2018, p. 257-259.

29 Véanse los ejemplos de Máximo, enviado a Acaya en época de Trajano; Egnacio Próculo, también a Acaya, pero en época severa; y Cayo Vetio Sabiniano Julio Hospes enviado a Asia en calidad de leg(atus) Aug(usti) ad ordinandos status insularum Cycladum. Cf. Thomasson 1991, p. 81, n. 18; Christol 2010, p. 94; Mennen 2011, p. 100.

30 Plin., epist., 8, 24; Sherwin-White 1966, p. 478.

31 Plin., epist., 8, 24, 5 y 7. Cf. Christol 2010, p. 94.

32 Legatus pro praetore prouinciae Ponti et Bithyniae consulari potestate: CIL V, 5262 (l. 2-4). G. Alföldy (1999, p. 221-244 = AE 1999, 92), propuso una nueva restitución de su título, que en su opinión mencionaría una proconsularis potestas, señalando que tendría los mismos poderes que los procónsules que lo habían precedido en la provincia. Seguido por M. Christol (2010, p. 95). Con su designación como legado imperial, Trajano quería remarcar que Plinio actuaba en su nombre (epist., 10, 18, 2). Plinio, además, conocía la realidad de la provincia al haber participado (formando parte de la defensa) en el proceso contra el ex procónsul Julio Baso (epist., 4, 9).

33 Véase por ejemplo: Plin., epist., 10, 17a-18; 32, 1; 79-80. Cf. Sherwin-White 1966, p. 669-675.

34 Sobre las competencias de los gobernadores provinciales: Mommsen 1893, p. 302-312; Dondin-Payre 1990; Hurlet 2005; López Barja 2009; Bérenger 2014; Olmo-López 2018.

35 Sobre la legación de Plinio el Joven en Bitinia-Ponto: Mommsen 1873; Vidman 1960; Sherwin-White 1966, p. 525 ss.; Gaudemet 1964; Millar 2000; Sartori 2010; Christol 2010; Méthy 2015.

36 La supervisión de las finanzas municipales y la ordenación territorial son aspectos íntimamente ligados dentro de las funciones de los gobernadores: Burton 2000; 2004; Dalla Rosa 2007; Hurlet 2016; Olmo-López 2017, p. 143-149; 2018, p. 90-122, 247-290 y 402-422.

37 Thomasson 1996, p. 34-35.

38 Hurlet 2006, p. 95-96.

39 CIL VIII, 11002; AE 1935, 32 = 1962, 121; CIL VIII, 19492 = ILAlg II, 550; IRT 273. Cf. Thomasson 1996, p. 34-35; Hurlet 2006, p. 34-35; Romanelli 1959, p. 272-273.

40 Sobre la frontera africana en este período véase: Guédon 2018, p. 61-92.

41 Hurlet 2006, p. 82-95.

42 Se sabe con seguridad que fueron elegidos como procónsules de África extra sortem Coso Cornelio Léntulo (6-8 d.C.); Q. Junio Bleso (21-23) y P. Cornelio Dolabela (23/24). Es posible que también fuesen designados de ese modo Sexto Apuleyo (26/24 o 23/21 a.C.) y Q. Marcio Bárea Sorano (41-43). Cf. Hurlet 2006, p. 82-95.

43 Durante el siglo II no están atestiguados procónsules elegidos extra sortem: Hurlet 2006, p. 99-100. En cuanto a los legados imperiales, el caso de Plinio el Joven es esclarecedor.

44 Como en el caso de Máximo y de Plinio el Joven: Vid. supra.

45 Como hizo años más tarde con Corbulón cuando fue destinado a Oriente: AE 1974, 629.

46 Como es sabido, el proceso de municipalización del África Proconsular conoció su primera gran fase en época de Augusto, al que se debe la deducción de varias colonias –en particular, la de Cartago, llevando a término el plan iniciado por César– y la promoción de numerosas comunidades al estatuto municipal –entre las que destacan Útica e Hippo Regius. Habrá que esperar a época flavia para encontrar una nueva fase de desarrollo del expediente municipal en esta provincia. Cf. Gascou 1982, p. 141-145 y 161-165; Lassère 1977, p. 237-247 y 355-356; Bullo 2002, p. 25-45; Le Glay 1968.

47 Lassère 1977, p. 236.

48 Guerra contra Tacfarinas (17-24): Tac., ann. 2, 52; 3, 20-21; 4, 23-26; guerra de anexión del reino de Mauretania (41-42): D.C. 60, 8-9; Plin., nat., 5, 11 y 14-16. J. Gascou (1982, p. 145) entiende que la rebelión de Tacfarinas obligó a Tiberio a ralentizar el proceso de municipalización y piensa que una de las causas que pudieron provocar la guerra fue la implantación del catastro en África Proconsular. Las operaciones de catastración prosiguieron tras la guerra: Le Bohec 1989, p. 346. Sobre las causas de la guerra de Tacfarinas véase en último lugar Guédon 2018.

49 Un ejemplo extremo de la peligrosa deriva que podían tomar los conflictos territoriales entre ciudades africanas es el que enfrentó a Oea y Lepcis Magna en 69: Tac., hist., 4, 50. En este caso, el conflicto se agravó por la guerra civil y el vacío de poder que provocó el asesinato del procónsul. La participación de los Garamantes puso en riesgo la seguridad de la frontera oriental de la provincia, lo que obligó a intervenir el legado de la legio III Augusta Valerio Festo, que dominaba de facto la provincia.

50 Sobre el papel de los gobernadores en la resolución de los conflictos confinarios: Burton 2000; Dalla Rosa 2007; Hurlet 2016; Olmo-López 2018, p. 106-122.

51 El predominio de los grandes latifundios fue un fenómeno característico del África romana. Cf. Romanelli 1959, p. 278; Lassère 1977; Kolendo 1991; Le Bohec 2005, p. 61 y 140; Briand-Ponsart, Hugoniot 2006, p. 197-198.

52 Plin., nat., 18, 35. Se admite en general que esta medida de Nerón favoreció el abastecimiento annonario de Roma. En estas propiedades se crearon saltus imperiales como el de la inscripción de Aïn el-Jemala, en el valle del Bagradas (CIL VIII, 25943). Cf. Lassère 1977, p. 296, n. 5; y 2015, p. 147; Flach 1982.

53 Se trataría de descendientes de L. Domicio Ahenobarbo (procos. 12 a.C.), L. Elio Lamia (procos. 15/16 ó 16/17) y C. Rubelio Blando (procos. 35-36), según se deduce de los nombres de algunos de los dominios imperiales mencionados en CIL VIII, 25943: saltus Domitianus, saltus Lamianus y saltus Blandianus. Cf. Lassère 1977, p. 296, n. 5; y 2015, p. 147; Kolendo 1991, p. 11.

54 Pallu de Lessert 1896, p. 123 ss.; Romanelli 1959, p. 266; Le Glay 1966, p. 633; Thomasson 1996, p. 36.

55 Tac., hist., 4, 48; Bénabou 1972, p. 134-135.

56 La noticia sobre la insurrección de los Musulamii se debe a Aur. Vict., Caes. 4; y epit. 11, 5. Empero, no se puede afirmar con rotundidad que el levantamiento de los Musulamii se produjese en esos años. Cf. Romanelli 1959, p. 264; Le Glay 1966, p. 633; Aït Amara 2014, p. 80-81.

57 D.C. 60, 9, 6.

58 Tac., ann. 3, 40, 1-3; 14, 31 y 35; hist., 4, 14, 1; 4, 17, 2; 4, 32, 2. Cf. Dyson 1975; Le Glay 1966, p. 634-635; Bénabou 1976, p. 92-93.

59 Como el primer procurador conocido que gobernó la Mauretania Tingitana (44 d.C.), M. Fadio Céler Flaviano Máximo (IAM 2, 369). Cf. Pflaum 1950, p. 37; Romanelli 1959, p. 266; Bénabou 1976, p. 93; Magioncalda 1989, p. 14; Thomasson 1996, p. 225; Faoro 2011, p. 345.

60 Le Glay 1966, p. 633; Sancery 1983, p. 29; Briand-Ponsart, Hugoniot 2006, p. 56.

61 Como se deduce del topónimo Castra Galbae. Cf. Cagnat 1913, p. 33; Romanelli 1959, p. 265; Le Bohec 1989, p. 349.

62 Suet., Galba, 7, 2.

63 Le Glay 1966, p. 629-639 = AE 1966, 595: Veneri [signum] / cum duabu[s statuis] / Iubae et Ptol[emaei impe]/ratoriis quat[tuor insignibus] / [or]natis Serg(ius) Su[lpicius Galba] / [proco(n)s(ul) Africae d(e)d(icauit)]. Esta reconstrucción fue modificada por M. Le Glay (1988, p. 131-133): Veneri [signum] / cum duabu[s statuis] / Iubae et Ptol[emaei pro]/batoriis quat[tuor insignibus] / ornatis Serg(ius) Su[lpicius Galba] / [proco(n)s(ul) Africae d(e)d(icauit)]. Recientemente, R. Rebuffat (1998, p. 308-313) ha señalado lo ambiguo que resulta el término ‘probatorius’ en el contexto de esta dedicación. Este autor ha propuesto sustituir ‘[pro]batoriis’ por ‘[recu]batoriis’, que haría referencia a unos soportes, situados al lado de las estatuas, sobre los que se hallarían las cuatro insignia que habían sido concedidas a los reyes: la corona, la silla curul, el scipio eburnus y la toga picta, que aparecen representadas en las monedas de Ptolomeo. Las dos últimas son mencionadas por Tac., ann., 4, 26, 2. Añádase que P. Longo (1983-1984, p. 318 = AE 1986, 124) propuso la hipótesis de que el yacimiento de Terracina en que apareció una inscripción dedicada a Ptolomeo se correspondiese con una uilla de Galba. Sobre la colaboración de ambos reyes con el poder imperial: Coltelloni-Trannoy 1997.

64 Coltelloni-Trannoy 2014, p. 89, n. 15. Ya había expresado sus dudas en Coltelloni-Trannoy 1997, p. 199. Agradezco a uno de los anónimos referees sus observaciones a este respecto.

65 En Hispania Citerior: Suet., Galba, 5, 9; con los soldados: Suet., Galba, 6, 2-3; Tac., hist. 1, 18, 2.

66 Suet., Galba, 8, 1: Ob res et tunc in Africa et olim in Germania gestas ornamenta triumphalia accepit et sacerdotium triplex, inter quindecimuiros sodalesque Titios item Augustales cooptatus. Sobre los honores de Galba véase también: Plut., Galba, 3, 2.

67 Hurlet 2006, p. 152-153; 2005, p. 155, n. 40.

68 Coso Cornelio Léntulo hizo la guerra a los Gétulos en 6/8 d.C. bajo los auspicios de Augusto (IRT 301); Bleso y Dolabela acabaron con la guerra de Tacfarinas a inicios de los años 20. Cf. Hurlet 2006, p. 91-92, 94-95, 149-150; Bénabou 1976, p. 62-65 y 80-84.

69 Hurlet 2006, p. 166-177; 2015; Dalla Rosa 2014, p. 221-229.

70 La undécima aclamación imperial de Claudio podría estar conectada con la misión de Galba. Cf. Dalla Rosa 2014, p. 228-229, n. 75.

71 Que era su principal misión, como señala Tac., hist., 4, 48, 1: Legio in Africa auxiliaque tutandis imperii finibus.

72 Romanelli 1959, p. 265.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Rubén Olmo-López, « Ad ordinandam provinciam »Antiquités africaines, 55 | 2019, 127-137.

Référence électronique

Rubén Olmo-López, « Ad ordinandam provinciam »Antiquités africaines [En ligne], 55 | 2019, mis en ligne le 24 avril 2020, consulté le 02 juillet 2020. URL : http://journals.openedition.org/antafr/1203; DOI: https://doi.org/10.4000/antafr.1203

Haut de page

Auteur

Rubén Olmo-López

Universidade de Santiago de Compostela / Université Paris-Nanterre

Haut de page

Droits d’auteur

Antiquités africaines

Haut de page
  • Logo Centre Camille Jullian
  • Logo Centre national de la recherche scientifique
  • Logo Aix-Marseille Université
  • Logo CNRS Éditions
  • OpenEdition Journals