Navigation – Plan du site

Del istmo a las murallas reales: Un desafío para la arqueología preislámica de Septem (ss. I-VII d.C.)

Fernando Villada et Darío Bernal Casasola
p. 183-210

Résumés

Septem Fratres (Ceuta) fut l’une des nombreuses villes côtières du Détroit de Gibraltar dont l’économie se fondait sur l’exploitation des ressources marines. Ses vestiges se situent dans le secteur de l’isthme, qui a été habité de façon ininterrompue au cours des deux derniers millénaires, ce qui a compromis la conservation des niveaux plus anciens. L’intensification et la systématisation des interventions d’archéologie urbaine, à partir des années 90 du siècle dernier, ont apporté non seulement des informations quantitativement et qualitativement remarquables sur cette période, mais ont aussi démontré que, au-dessous des fortifications «tracées à l’italienne » du côté ouest, ces niveaux préislamiques sont mieux conservés, ce qui ouvre des nouvelles perspectives de recherche à court, moyen et long terme.

Haut de page

Dédicace

Dedicado a Enrique Gozalbes Cravioto,
amante de la Ceuta romana...

Texte intégral

Este trabajo se inscribe en el marco de desarrollo del proyecto GARVM II (HAR2016-78691-P), del Plan Estatal de I+D+i del Gobierno de España/FEDER, ARQUEOSTRA de la Junta de Andalucía, y es resultado del Convenio de Colaboración entre la Ciudad de Ceuta y la Universidad de Cádiz.

1. Una ciudad antigua con solera a tenor de las fuentes y de la historiografía

1Ceuta se levanta sobre una península situada en la embocadura sur del estrecho de Gibraltar, a aproximadamente 20 km de la orilla europea, constituyendo un lugar geo-estratégico por su ubicación y por su singular orografía. Tradicionalmente ha sido dividida en cuatro recintos: monte Hacho, Almina, istmo o simplemente “La Ciudad” y Campo Exterior (fig. 1).

Fig. 1 : Ceuta

Fig. 1 : Ceuta

Situación geográfica en el estrecho de Gibraltar. Abajo detalle de los cuatro recintos en que tradicionalmente ha sido dividida: Hacho, Almina, Istmo/Ciudad y Campo Exterior

F. Villada

  • 1 Gozalbes 1990.
  • 2 Procop., Aed., VII, 7, 14-15: «Y en Cadira, al otro lado de las Columnas de Hércules, que se encue (...)

2A pesar del origen romano de su nombre, un orónimo derivado de Septem Fratres en alusión a las siete colinas existentes en la ciudad 1, y de que algunos autores consideren al Hacho, el monte que se levanta en su extremo, como el pilar africano hercúleo, Abyla, las fuentes escritas clásicas apenas mencionan su existencia como un lugar habitado hasta momentos relativamente tardíos (ad Septem Fratres en el Itinerario Antonino). Es en época justinianea cuando contamos con referencias más explícitas, pues el historiador Procopio ofrece múltiples datos sobre su proceso de conquista en el contexto de la renouatio imperii bizantina: erección de una base naval, restauración de las murallas, consagración de una iglesia a la Theotokos, etc. 2

  • 3 al-Bakri 1859, p234-236; cf. Gozalbes 2002.
  • 4 León Africano 2004, p. 301.

3Aún en época medieval islámica algunos edificios de este periodo continuaban en pie a tenor de la información proporcionada por al-Bakri (siglo X): “Ceuta, ciudad muy antigua, encierra en su interior muchos monumentos, entre los que destacan algunas iglesias y baños. Un conducto que parte del río Awiyyat bordea la costa del mar meridional hasta la iglesia, que es actualmente la mezquita aljama, y lleva el agua a donde sea necesario en la ciudad: […] era posible para sus habitantes el comunicar la bahía que se encuentra al norte, convirtiendo la península en una isla separada totalmente del continente. Los antiguos, ya habían excavado en este lugar con una longitud de aproximadamente dos flechas” 3. Incluso en el siglo XV, León el Africano citaba que se trataba de una ciudad “que los latinos llamaron Civitas […]. Según noticias veraces la levantaron los romanos, quienes la ennoblecieron y civilizaron, y contó con gran número de habitantes” 4.

  • 5 Mascarenhas 1918, p. 26-41; Correa de Franca 1999, p. 74-80; Marín, Villada 1988
  • 6 Mascarenhas 1918, p. 23.

4La memoria de estos orígenes latinos, aunque basada en noticias falsas y extrapolaciones diversas, se mantuvo siglos más tarde 5. Contrastaba este glorioso pasado romano con la falta de evidencias materiales – arqueológicas – , lo que era explicado por su convulsa historia: “Africanos naturales, Romanos, Godos, Mahometanos i Portuguezes dominarion á Ceuta, desde q´empieçan, las memorias, que se conservan desta Ciudad […]. De las q` pudieran quedar de los Romanos, gente mas política, con q`enriquecieron a los pueblos, q` dominaron, nos priuo sin duda la barbara crueldad de los Godos i Moros, q` les sucedieron” 6.

5Reconstruir la Historia Antigua de Ceuta a partir exclusivamente de datos tan exiguos resultó una empresa destinada al fracaso. Únicamente la investigación arqueológica parecía poder arrojar luz en este mar de tinieblas.

2. Pinceladas tras medio siglo de investigación arqueológica sobre Septem Fratres (19582000)

  • 7 Correa de Franca 1999, p. 316.

6La primera referencia a hallazgos arqueológicos de cronología romana en Ceuta se remonta al siglo XVIII, cuando Correa da Franca 7 menciona en su historia de la ciudad que en el transcurso del Sitio de Muley Ismail (1694-1727) “se fabricaron, en este isthmo de tierra y en lo que era ciudad al tiempo de la conquista, algunas casas en viñas, huertas y tierras de sembradura […]. Abriendo los cimientos para las nuebas fábricas se hallaron subterrados curiosos patios, abundancia de pozos y cisternas, muchos materiales y, algunas personas, porciones de monedas, alajas, atabíos de moros de oro y plata, y piedras preciosas mui primorosas. También monedas de oro y otros metales con las efigies de los antiguos emperadores romanos, de las que he visto algunas, pero los imbentores las han sabido ocultar y valerse de ese interés en tiempo oportuno. Las cisternas se han desecho por la maior parte por aprovecharse de las canterías y los pozos no precisos han quedado escondidos como antes”.

  • 8 Sureda 1925, p. 27.
  • 9 Posac 1958.

7Ya en el siglo XX, Sureda Blanes vuelve a citar la aparición de monedas – “he visto bastantes con los bustos de Cleopatra y Trajano” – y también de un “idolillo muy notable, que alguien pretende demostrar que es una imagen del Hércules libio, fenicio o Melkart” 8. Estos objetos pertenecían a D. José Encina, y fueron estudiados por Carlos Posac Mon, pionero de las investigaciones arqueológicas en Ceuta 9, aunque, como es común en este tipo de colecciones, no existe certeza sobre su lugar de aparición. No obstante, del pequeño Hércules en bronce se especifica que se recuperó en el Pasaje Gironés (actual Teniente Pacheco), en la Almina de Ceuta.

  • 10 Villaverde 1988.
  • 11 Posac 1962, p. 32-35.
  • 12 Bernal, Pérez 1999, p. 85, lám. XXVIII; Villaverde 2001, p. 218, fig. 132.
  • 13 Posac 1977.

8La intensa labor de Posac, por aquel entonces Comisario de Excavaciones Arqueológicas, pronto dio sus frutos. Así, en 1962, publicó su primera obra de síntesis en la que levanta acta de los numerosos descubrimientos realizados en tan solo cuatro años. Indica que en 1958, “casi a flor de tierra” se recuperaron junto a la puerta de la Catedral “tégulas, lucernas, vidrios y cerámica sigillata” fechados entre los siglos I y comienzos del V d.C. en una superficie de apenas cuatro metros cuadrados. Aún antes, se habían encontrado tégulas y una moneda de Teodosio, aunque mezclados con materiales posteriores, en la calle Edrissis. También en la calle Jáudenes “grandes cantidades de sigillata clara y piezas estampadas en las que destacan algunas con emblemas cristianos” habían sido recuperadas. Por último, en las inmediaciones de la actual plaza de la Constitución fue exhumado un sarcófago en mármol bellamente decorado que “constituye la prueba más clara de la importancia que tuvo Ceuta en tiempos de Roma”, singular hallazgo estudiado monográficamente con posterioridad por otros investigadores 10; al tiempo que los únicos restos de construcciones, un pavimento de mortero, se localizaron en la calle Jáudenes 11. De “época bizantina” apenas reseña un exagium aparecido frente a la fachada norte del parque de Artillería, publicado repetidamente con posterioridad 12, así como los restos del acueducto de Arcos Quebrados que identifica con los que al-Bakri atribuye al conde D. Julián 13.

  • 14 Especialmente las denominadas Septem Fratres I (Parador de Turismo y Puerta Califal) y II (Aparcam (...)

9En las décadas siguientes los hallazgos continúan sucediéndose, especialmente de objetos muebles, pero también de estructuras relacionadas con el procesado haliéutico y la salazón de productos marinos que certificaban la existencia de varias cetariae o chancas de procesado piscícola centradas en el Istmo de Ceuta. De muchas de ellas apenas contamos con información, más allá de la constatación de su existencia, pues no fueron excavadas, habiéndose documentado básicamente referencias gráficas 14.

10Todas estas recuperaciones, carentes de un contexto arqueológico definido fruto de la arqueología “de rescate” imperante en aquellos momentos, permitieron establecer no obstante algunos de los puntos esenciales que caracterizan la arqueología ceutí preislámica hasta nuestros días.

  • 15 Remitimos a las contribuciones de J.M. Hita y F. Villada (Medina Sabta), de P. D. Braga y I.R.M.D. (...)

11De una parte, la importante degradación sufrida por estos niveles consecuencia de la intensa ocupación de este espacio ístmico hasta nuestros días: la medina islámica, la ciudad portuguesa y española se levantaron en este mismo lugar afectando considerablemente a los restos precedentes 15. Aunque autores como al-Bakri se hacen eco de la existencia de construcciones preislámicas (iglesias y baños) aún en pie en el siglo XI en la medina ceutí, las excavaciones llevadas a cabo en el istmo ponen de manifiesto que es infrecuente identificar facies antiguas en buen estado de conservación. Todo ello se vio agravado por la construcción de edificios (el Parador de Turismo “La Muralla” por ejemplo, en 1967) o equipamientos públicos (el aparcamiento subterráneo que discurre longitudinalmente a lo largo del Istmo, por la calle Gran Vía, poco después) que supusieron la desaparición de sectores importantes de los vestigios de la antigua ciudad de Septem Fratres, sin que fuese posible su documentación arqueológica conforme a los parámetros metodológicos actuales.

12A pesar de ello, la confirmación de que la principal área de ocupación en ese periodo se encontraba en el Istmo parecía fuera de toda duda (fig. 2).

Fig. 2 : Detalle de la topografía de Ceuta

Fig. 2 : Detalle de la topografía de Ceuta

Detalle de la topografía de Ceuta, con el área de dispersión de restos romanos enmarcada por la necrópolis oriental (B = basílica; S = sarcófago) y la occidental (tumbas de las Puertas del Campo al norte y del Llano de las Damas al sur).

F. Villada

  • 16 Bravo 1968, entre otros trabajos.

13Fuera de allí, solo cabe reseñar la aparición de una serie de tumbas de inhumación en las puertas del Campo o la desconcertante noticia de la aparición de la figurilla hercúlea, junto a algunas monedas, en la Almina. En el istmo, en líneas generales, todo hacía indicar que los niveles más antiguos – en torno al cambio de era– se situaban en el lado occidental, ocupándose posteriormente (a partir del siglo II d.C.) zonas situadas más al este. Estos hallazgos permitían señalar el notable papel que la explotación de recursos marinos tuvo en la vida económica de la ciudad romana, fosilizados en los hallazgos de piletas conserveras, dados a conocer inicialmente por Juan Bravo 16.

  • 17 Fernández 1994.
  • 18 Fernández 2000.

14En los años 80 y 90 del siglo pasado Emilio Alfonso Fernández Sotelo tomó el relevo de Posac al frente de la arqueología ceutí, realizando múltiples excavaciones arqueológicas que han aportado un importante volumen de información al conocimiento de Septem Fratres. Entre ellas destaca la excavación de un edificio de notables proporciones, interpretado como posibles horrea portuarios – denominado Mirador I 17 – y, sobre todo, de otro inmueble de planta basilical asociado a una necrópolis en el extremo oriental del Istmo, denominado la basílica tardorromana 18, la cual fue conservada in situ, instalando sobre ella un museo homónimo (fig. 3).

Fig. 3 : Basílica tardorromana de Ceuta

Fig. 3 : Basílica tardorromana de Ceuta

Arriba a la izquierda, planta de la basílica tardorromana de Ceuta (F ern á ndez S otelo, 2000). Arriba a la derecha, detalle del ábside de la basílica (Museo de la Basílica Tardorromana de Ceuta). Abajo, propuesta de reconstrucción de J. Lagóstena y D. Bernal Casasola (supra, vista desde el norte con y sin pórtico; infra, vista exterior desde el sur y detalle del interior).

Fig. 4 : Cuadro de síntesis con las principales actividades arqueológicas que han deparado restos de la secuencia preislámica septense entre 1990 y 2019

Año Lugar Dirección Secuencia documentada Bibliografía
I II III IV V VI VII
01 1990 Gran Vía 13 JMHR/FVP Hita y Villada 1994; Marín et alii 1995
02 1993 Gran Vía 20/21 JMHR/FVP Hita y Villada 1994
03 1993 Gran Vía 12 JMHR/FVP Hita y Villada 1994
04 1996-98 Paseo Palmeras 16-24 DBC/JMPR Bernal y Pérez 1999
05 1998 Jaúdenes 5 JMPR Inédito
06 1998 Muralla Califal JMPR Inédito
07 1999 Plaza África (POMAL) SNV Inédito
08 2000 Paseo Palmeras 28 DBC Bernal et alii 2005
09 2000 Queipo de Llano JMPR Inédito
10 2001 Ángulo de San Pablo SNV Inédito
11 2003-14 Puerta Califal FVP Villada, Suárez y Bravo 2007;
Bernal et alii 2012; Capelli et alii 2013
12 2005 Plaza de la Catedral FVP Villada, Ramón y Suárez 2010
13 2006 B. de los Mallorquines FVP Inédito
14 2006 Plaza de África, 3 DBC/LLM Sáez et alii 2008; Bernal et alii 2014
15 2007 Victori Goñalons FVP Inédito
16 2008 Victori Goñalons FVP Inédito
17 2014-19 Baluarte Bandera DBC/FVP Inédito
18 2018-19 Remodelación Gran Vía FVP Inédito
19 2019 Jáudenes FVP Inédito
20 2019 Jáudenes JMPR Pérez y Nogueras 2018
21 2019 Gran Vía Parc. 7 FVP Inédito

Fuente: Servicio de Patrimonio Cultural. Ciudad Autónoma de Ceuta; DBC = Darío Bernal Casasola; FVP = Fernando Villada Paredes; JMHR = José Manuel Hita Ruiz; JMPR = José Manuel Pérez Rivera; LLM = Lourdes Lorenzo Martínez; SNV = Silvia Nogueras Vega).

Fig. 5: Excavaciones arqueológicas en el Istmo de Ceuta

Fig. 5: Excavaciones arqueológicas en el Istmo de Ceuta

Selección de las principales excavaciones arqueológicas en el Istmo de Ceuta en las que han sido localizados niveles pre-islámicos (numeración según figura 4). Las áreas en blanco representan las zonas que pueden albergar niveles pre-islámicos.

F. Villada

  • 19 Cuya numeración a partir de ahora coincide con la reflejada en la figura 4, plasmada cartográficam (...)
  • 20 Hita, Villada 1994.
  • 21 Bravo et alii 1995; Villaverde, López Pardo (...)
  • 22 Bernal, Pérez 1999; Bernal et alii, 2005.
  • 23 Sáez et alii 2008; Bernal, Bustamante, Sáez 2014.
  • 24 Pérez, Nogueras 2018.

15A partir de 1990 se diversificaron los profesionales y equipos de investigación que trabajaron en la ciudad, y fueron intensificadas las excavaciones arqueológicas, regladas y adaptadas a la normativa urbanística municipal (fig. 4 y 5). Destacamos, a tenor de su ubicación topográfica que es el hilo conductor del trabajo que presentamos en estas páginas, las actuaciones en la parte central del istmo 19, con múltiples hallazgos en varias parcelas de la c/ Gran Vía (01, 02, 03, 21) 20, en la c/ Gómez Marcelo 21, en la Muralla Califal y en el entorno de la c/ Queipo de Llano (06, 09) adyacentes al norte y sur respectivamente, completadas con el reciente peritaje en extensión (18); en el Paseo de las Palmeras, uno de los espacios más ampliamente excavados, se desarrollaron cuatro campañas de excavaciones en su parte central (04, 08) 22 y, años más tarde en el final del mismo, algo hacia el sur, en el nº 3 de la Plaza de África (14) 23. También se pudo documentar la secuencia en la zona oriental del istmo, en el caso de la calle Victori Goñalons (15, 16), además del sector más meridional de esta lengua de tierra, a través de la diagnosis arqueológica en la c/ Jáudenes, tanto de manera puntual en algún solar (05) como recientemente en los controles arqueológicos desarrollados en la totalidad de su trazado (19, 20), con interesantes novedades de temática haliéutica 24. También se ha podido intervenir arqueológicamente en la Plaza de África, tanto a través de un transecto longitudinal en su momento (07) como en open area en fechas más recientes (12). Por último, y hacia el oeste, se ha tenido ocasión de actuar en el último veintenio en el Ángulo de San Pablo, de manera muy puntual (10) y, especialmente en el Baluarte de los Mallorquines (13), en la Puerta Califal (11) y en el Baluarte de la Bandera (17), que trataremos en el siguiente apartado.

  • 25 Pérez, Hoyo, Bernal, 1999; recientemente V. Mantas (2018, p. 103-106) ha realiza (...)
  • 26 Bernal, Hoyo 2002.
  • 27 Bernal 1994, p. 75, fig. 7A.
  • 28 Bernal, Bustamante, Sáez 2014.
  • 29 Bernal, Bustamante, Sáez 2014.
  • 30 Bernal et alii 2016, p. 917, Table 1, n. 23.

16Todo ello ha permitido en una veintena de años avanzar sustancialmente en el conocimiento de la ciudad romana y tardoantigua de Septem Fratres. Desde la localización de algunos epígrafes de gran interés, como el que menciona la palabra Ordo, utilizado para incidir en el carácter urbano de la ciudad ya desde el s. II d.C. 25; o el que menciona a un exvoto a Isis en una placa marmórea destinada a ser encastrada en el suelo, similar a la del famoso Iseum de Baelo Claudia, que denota la existencia de aedicula o edificios de culto en la ciudad; junto a algunos epitafios latinos que verifican la existencia de una necrópolis en los siglos II y III d.C. en la zona oriental del istmo, antes de la instalación del recinto de planta basilical 26. También se han identificado ladrillos relacionables con posibles balnea o thermae, reutilizados en la necrópolis de las Puertas del Campo excavada por Carlos Posac 27. Especialmente relevante ha sido la micro-excavación y estudio interdisciplinar de diversas secuencias estratigráficas, sobre todo de época tardorromana, que han permitido verificar una continuidad de la ocupación de la ciudad durante los ss. III y VI d.C. Es el caso la de la excavación en la Plaza de África 3 28, con niveles deposicionales centrados en la explotación de recursos marinos y novedades de mucho interés a escala regional, como por ejemplo la existencia de talleres de producción de púrpura marina – extracción de tinte a través del machacado de gasterópodos marinos (Hexaplex trunculus)– activos a finales del s. V d.C., es decir en época tardo-vándala 29; o los huesos de ballena, que evidencian el procesado de cetáceos en estas instalaciones pesquero-conserveras, al menos entre el s. III y el V d.C. 30.

  • 31 Villaverde 2001, p. 204-223.
  • 32 Remitimos al capítulo centrado en la Antigüedad de la Historia de Ceuta del Instituto de Estudios (...)

17Todas estas investigaciones, sucintamente sintetizadas anteriormente, han servido para disponer de un conocimiento muy detallado de la crono-secuencia del poblamiento de Septem Fratres, que en la zona ístmica de la ciudad se sitúa entre el s. II y el VII d.C., abarcando una amplia zona urbana, y siguiendo la consuetudo romana, rodeada por dos necrópolis (al este la de la Basílica tardorromana y al Oeste la de las Puertas del Campo, fig. 2). Como ya señalamos muchos han sido los avances gracias a la época de la «arqueología de rescate», que permitió la recuperación y conservación de multitud de materiales muebles, depositados en la por entonces denominada Sala Municipal de Arqueología, actual Museo de Ceuta, aunque con limitada información contextual y estratigráfica, como marcaban los cánones de la época. Ello ha permitido estudios de síntesis de mucho interés, como el dedicado a la fase tardorromana de la ciudad en el año 2001, basado en estos registros 31. En las dos últimas décadas, la accesibilidad a nuevas excavaciones preventivas y la documentación de múltiples secuencias estratificadas ha permitido realizar síntesis hilando fino, basadas en la realidad arqueológica de la ciudad de Septem, que se ha revelado como un enclave fundamental para el conocimiento de la romanidad del Fretum Gaditanum 32.

18En los albores del nuevo milenio nuestro conocimiento sobre Septem Fratres había avanzado notablemente gracias al incremento exponencial de los datos recuperados que, aunque discontinuos, permitían poner sobre la mesa cuestiones insospechadas solo medio siglo antes, algunas de las cuales hemos recordado en los párrafos precedentes.

  • 33 Bernal 2013.

19Pero llegados a este punto los signos de agotamiento empezaban a ser evidentes. La radical transformación que supuso la construcción de las murallas portuguesas en el siglo XVI, con sendos fosos en sus frentes occidental y oriental, junto a la efervescencia y renovación urbana del centro de la ciudad con la proliferación de nuevas edificaciones para cuya construcción fue destruida buena parte del registro arqueológico; unidas a los equipamientos e infraestructuras inherentes a cualquier ciudad del siglo XXI parecían haber agotado la mayor parte de los niveles arqueológicos preislámicos, ya históricamente muy castigados, como señalamos antes. Una tendencia que ha definido a su secuencia preislámica como un verdadero palimpsesto, ya que ha de recurrirse a datos inconexos, aislados y muy alterados para la reconstrucción de su proceso histórico 33. En este contexto, la investigación sobre Septem Fratres parecía abocada únicamente al re-estudio de antiguas intervenciones arqueológicas, al análisis de mobiliario depositado en el Museo – con o sin contexto– y a la esperanza de encontrar retales estratigráficos inalterados, nunca superiores a 5 m2 de superficie, bajo las estructuras medievales o moderno-contemporáneas del casco histórico de la ciudad. Las nuevas síntesis históricas no podían ser del todo concluyentes, pues la parquedad de los datos permitía múltiples interpretaciones.

  • 34 Bernal et alii 2003, p. 92, 97.
  • 35 Hita, Villada 2007, p. 36-39.

20Es esta la tendencia de la investigación hasta inicios del siglo XXI, como puede el lector advertir en dos hitos significativos de la historiografía arqueológica más reciente de Ceuta: la Carta Arqueológica Terrestre, finalizada en el año 2001, que aportó multitud de novedades sobre la Prehistoria y época medieval, pero prácticamente ninguna relevante sobre época romana o tardorromana, ante un término municipal aparentemente vacante de evidencias arqueológicas de dicho período 34. Otro ejemplo que confirmaba esta situación se trasluce en la exposición Un decenio de arqueología en Ceuta (1996-2006), en cuyas páginas el lector puede advertir los múltiples avances para las épocas prehistórica (Paleolítico Medio y Neolítico) y fenicia arcaica, pero la recurrencia a los mismos temas e hipótesis de trabajo tradicionales para la explicación de la Septem Fratres romana y para evocar la ciudad conquistada por Justiniano 35.

3. Del istmo a la muralla real. Un cambio de perspectiva

  • 36 Un estado de la cuestión sobre las transformaciones de las defensas ceutíes en época lusitana pued (...)

21 La erección a mediados del siglo XVI del frente abaluartado portugués que guarda el extremo occidental del Istmo fue una obra de una magnitud tal que parecía haber obliterado por completo los restos de épocas precedentes. El proyecto, redactado por Benedito de Rávena, configuraba una línea defensiva hacia occidente formada por dos recios baluartes en sus extremos, unidos por una alta escarpa. Delante de él, fue excavado un foso que permitía la conexión marítima entre las bahías norte y sur, transformando la península ceutí en una isla (fig. 6). Al otro lado de este foso, la contraescarpa cerraba el dispositivo defensivo 36. La puerta principal de acceso a Ceuta, que en época medieval islámica se situaba en este lado oeste, fue trasladada al norte y protegida por dos baluartes que cruzaban sus fuegos.

Fig. 6 : Murallas Reales de Ceuta

Fig. 6 : Murallas Reales de Ceuta

Vista aérea de las Murallas Reales de Ceuta, con la localización de la actividad arqueológica en el Ángulo de San Pablo (A), la Puerta Califal (B) y el Baluarte de la Bandera (C).

copyright Google Maps

22Con el paso de los siglos y el aumento del poder de ofensa de la artillería pirobalística, este dispositivo fue progresivamente ampliado, especialmente en el primer cuarto del siglo XVIII, con la edificación de defensas anteriores que formaban líneas sucesivas contraguardias, ángulos, revellines, lenguas de sierpe, etc., con sus respectivos fosos y puertas. Estos nuevos elementos tuvieron como consecuencia una radical transformación de esta zona intermedia entre los hallazgos romanos del Istmo y la necrópolis occidental (o de las «Puertas del Campo») estudiada por Posac.

23Además, en el siglo XVIII, con el fin de habilitar alojamiento suficiente para las tropas que en caso de necesidad acudían a proteger Ceuta, fueron levantadas también, adosadas a la parte trasera de la Muralla Real portuguesa, un conjunto de bóvedas. Pasado el tiempo y carentes ya de utilidad militar estas bóvedas y la propia Muralla Real con sus baluartes fueron destinadas a uso hotelero. Efectivamente, en 1967 abrió definitivamente al público el parador de turismo “La Muralla”. Como ya indicamos durante su construcción fueron puestos al descubierto numerosos restos arqueológicos, en gran parte pertenecientes a época romana, que apenas pudieron ser estudiados.

24Al tratarse de un Bien de Interés Cultural los movimientos de tierras en esta zona de la ciudad, denominada Conjunto Monumental de las Murallas Reales, han sido limitados, y centrados en actuaciones de conservación-restauración de los bienes inmuebles. Una excavación realizada por S. Nogueras en el Ángulo de San Pablo en el año 2001 (fig. 4 y 5, nº 10), limitada al control de un perfil arqueológico e inédita, permitió localizar restos de ánforas del tipo Beltrán II A, que la excavadora relacionó con la cercana factoría de salazones altoimperial. Este hallazgo alertó sobre la existencia puntual, muy alterada por el ambicioso proyecto constructivo poliorcético de época portuguesa y castellana, de restos arqueológicos en algunos relictos de las fortificaciones.

Fig. 7 : Sección este-oeste (A-B) de las Murallas Reales redibujada sobre un plano de 1728

Fig. 7 : Sección este-oeste (A-B) de las Murallas Reales redibujada sobre un plano de 1728

En gris oscuro, cota del terreno y elementos construidos en 1728. En gris claro, restitución hipotética de la cota original en época romana

F. Villada

25Una visión actualizada de este aspecto, tras las excavaciones en la Puerta Califal y en el Baluarte de la Bandera que sintetizamos a continuación, permite hoy entender con mayor claridad la paleotopografía de la antigua Septem Fratres en esta zona. Como se advierte en un plano de 1728 que redibujamos en la figura 7, el rebaje al cual fue sometido toda esta zona en el siglo XVI fue de entre más de veinte metros en la zona oriental para la construcción del foso navegable; y de seis o siete metros en el sector occidental, como se aprecia en la restitución que planteamos entre el Baluarte de la Bandera y el Revellín de San Pablo; de manera que los restos arqueológicos de época romana fueron completamente destruidos, salvo lo conservado en el interior de las estructuras poliorcéticas del siglo XVIII. Así ha quedado confirmado en una reciente excavación arqueológica realizada en el Hornabeque donde, bajo los suelos actuales, apareció directamente el nivel geológico del terreno, al haberse rebajado para su construcción los niveles arqueológicos de épocas precedentes. Ello justifica que en la citada intervención arqueológica del año 2001 los restos anfóricos altoimperiales apareciesen a varios metros de altura sobre la cota exterior del citado baluarte. Esta constatación, unida al reiteradamente citado hallazgo de las tumbas de época medio imperial bajo cubierta de tégulas excavadas por C. Posac a poco más de un centenar de metros hacia el oeste, constituían los únicos indicios conocidos de la proyección de la ciudad de Septem Fratres hacia el continente, el llamado Campo Exterior.

26Como veremos a continuación, trabajos arqueológicos realizados desde inicios del siglo XXI han permitido verificar la existencia de hallazgos de época preislámica en tres puntos concretos del interior de la Muralla Real construida en el s. XVI (fig. 8). En primer lugar, en la denominada Puerta Califal, en la zona intermedia del trazado murario, en la cual se han realizado actuaciones arqueológicas entre los años 2003 y 2014; en segundo término, en el Baluarte del Torreón o de la Bandera, entre 2014 y 2019, situado en la zona septentrional del área fortificada. Y, por último, en el denominado Baluarte de la Coraza, situado al sur, donde también se localizó un tramo de la muralla califal omeya erigida a mediados del siglo X que se adosaba a una estructura precedente, lugar en el cual, hasta el momento, no se ha desarrollado ninguna intervención arqueológica.

Fig. 8 : Planta de la Muralla Real basada en un plano de 1875

Fig. 8 : Planta de la Muralla Real basada en un plano de 1875

A. Interior del Baluarte de la Coraza. B. Puerta califal. C. Baluarte de la Bandera o del Torreón. D. Bóvedas. X, Y, Z bóvedas y exterior de estas en las que se han documentado niveles arqueológicos de cronología romana (siglos I-VII).

F. Villada

4. La puerta califal. Un inesperado hallazgo y una relevante secuencia preislámica

  • 37 Los datos relativos al hallazgo y a la problemática de las excavaciones efectuadas han sido dados (...)

27En el año 2002 y en el transcurso de una visita al interior de las Murallas Reales fueron identificados distintos vestigios de la cerca muraria de época omeya de la Sabta islámica, que se estimaba habría desaparecido con la construcción de esta, dando comienzo entonces un proyecto de investigación que se ha desarrollado hasta el año 2014, de manera prácticamente ininterrumpida 37 (fig. 4 y 5, no 11). Se han podido acometer excavaciones en las dependencias situadas en el interior de la cortina de la Muralla Real portuguesa que ha terminado por conocerse como la “Puerta Califal” en razón de los vestigios de una entrada a la ciudad abierta en otro sector de estas murallas medievales. Este sector ha sido objeto de seis campañas arqueológicas, habiendo dado lugar a una decena de publicaciones. Debido a su relevancia, estos hallazgos han sido puestos en valor, y actualmente se encuentran musealizados y visitables (fig. 9).

Fig. 9 : Vista de la puerta califal musealizada

Fig. 9 : Vista de la puerta califal musealizada

fotografía J. Gutiérrez

28Concretamente los trabajos se han desarrollado tanto en algunas de las bóvedas orientales como en este espacio en el interior de la Muralla Real (fig. 10) y también en las cubiertas. En estos doce años de actividades se han desarrollado diversas campañas de excavaciones arqueológicas en las que ha sido documentada una ocupación de este lugar que se extiende desde aproximadamente unos 170 000 B.P. hasta nuestros días.

Fig. 10 : Plano con la ubicación de los vestigios de época preislámica

Fig. 10 : Plano con la ubicación de los vestigios de época preislámica

Plano con la ubicación de los vestigios de época preislámica, tanto en la Bóveda 7 (B) como en el área interior de la cerca omeya, con detalle de la localización del horno (C), de las estructuras haliéuticas (D) y de la muralla (E).

planimetría J. A. del Camino, Proyecto de investigación Puerta Califal

  • 38 Actualmente en estudio por parte del Grupo de Investigación HUM-440 de la Universidad de Cádiz, li (...)

29En lo que afecta al periodo preislámico, al margen de la ocupación prehistórica 38, se ha estudiado una secuencia que arranca en momentos de la provincialización hasta época bizantina. Se han definido cinco fases, con diversas funcionalidades:

  • Fase I. Actividades alfareras y vertederos haliéuticos claudio-flavios (40-100 d.C.);
  • Fase II. Área de vertedero artesanal de época antonina (100-150);
  • Fase III. Reurbanización del área occidental del istmo (150-300);
  • Fase IV. Continuidad de las actividades haliéuticas (300/325-500/525);
  • y Fase V. Reocupación tardoantigua (525/550 – s. VII) 39.

30Tres son las principales aportaciones de estas excavaciones para el conocimiento de la ocupación preislámica de la ciudad.

31En primer lugar, cabe indicar que se han documentado evidencias de producción alfarera de época romana altoimperial. Nos referimos a la localización de un horno cerámico estrechamente relacionado con la industria conservera, de planta circular y algo más de 2 m de diámetro, del cual se ha excavado parcialmente su cámara de combustión (fig. 11).

Fig. 11 : Horno

Fig. 11 : Horno

fotografía J. Suárez. Proyecto de investigación Puerta Califal

  • 40 Bernal et alii 2009.
  • 41 Capelli et alii 2013, p. 431.
  • 42 Cerri 2004-2005.
  • 43 Una síntesis de la problemática alfarera a ambas orillas del Estrecho en época altoimperial en Día (...)

32Estaba provisto de columna central, realizada con material latericio, la cual sustentaba la parrilla que se localizó parcialmente disgregada en el interior de la cámara de combustión. En el momento de su localización se encontraba colmatado, recuperándose en estos niveles deposicionales varios defectos de cocción de ánforas salazoneras altoimperiales, atribuibles, en sentido amplio, a la familia de la Dressel 7/11 y, asimismo, a las Beltrán IIA, que indican que fueron estos posiblemente los tipos fabricados en el taller. También fueron identificados fallos de cocción correspondientes a ímbrices y otros materiales latericios, que confirman la polifuncionalidad de esta figlina 40. Los análisis arqueométricos llevados a cabo sobre una muestra de los ejemplares recuperados en la excavación señalan, como cabría esperar, una gran heterogeneidad que refleja una variada procedencia de las ánforas de diversos talleres cerámicos, entre los que se encontraba el localizado en este lugar de Ceuta 41, en una complejidad que conocemos bien en el ámbito del estrecho y que denota las amplias interacciones entre figlinae y cetariae. La amortización del horno se produjo en las décadas centrales del siglo I d.C. poco después posiblemente de la reorganización provincial de Claudio. El interés de este hallazgo es notable, ya que, como indicamos, constituye el primer taller de ánforas documentado en Ceuta. En un contexto regional su importancia radica en que es el único, hasta el momento, plenamente romano y publicado de la orilla sur del estrecho de Gibraltar, lo que abre nuevas vías interpretativas en torno a la problemática de las figlinae tingitanas productoras de ánforas salsarias altoimperiales, constituyendo los paralelos más cercanos los de Thamusida 42 y los de Arcila, conocidos aún epidérmicamente 43.

  • 44 Villada, Suárez, Bravo 2007.

33En segundo término, se han documentado instalaciones pesquero-conserveras, activas entre momentos avanzados del s. I d.C. e inicios del s. VI. Las excavaciones realizadas en la Puerta Califal han puesto al descubierto un significativo conjunto de estructuras relacionadas con el procesado de productos marinos, cuyo interés radica en que no se trata de saladeros – piletas de salazones – si no de otro tipo de instalaciones auxiliares, aparentemente relacionadas con las fecundas industrias haliéuticas de la ciudad a tenor de la cantidad de mobiliario aparecido – ictiofaunas arqueológicas, malacofauna, instrumental pesquero y ánforas de garum y salsamenta-. Citaremos en primer lugar un depósito circular, con un diámetro superior a un metro, excavado en el terreno y construido con piedras de mediano tamaño trabadas con mortero de cal, cuya cara interna y fondo se hallaban revestidos con una fina capa de enlucido para impermeabilizar su interior. Fue afectado por la construcción de uno de los lienzos de la muralla califal en el siglo X. Su construcción debió producirse en algún momento del siglo I o II d.C., y se encontraba amortizado ya en el siglo III d.C., o inicios del IV. Sabemos que en torno al s. II d.C. fue abierto un hueco en una de sus paredes para conectar la salida de una de las varias atarjeas documentadas. Estas, de sección cuadrangular, se construyen con ladrillos que forman sus caras. Los materiales recuperados en el interior de estas canalizaciones no son significativos para ofrecer una datación precisa del momento en que fueron construidas. Dado que algunas de ellas cortan el horno y depósito descritos antes todo parece indicar que son posteriores al siglo II d.C. 44. Otras estructuras anexas documentadas, un muro, suelo de cal, etc., junto con la abundante muestra de ictiofauna y malacofauna y de escorias de metal recuperadas permiten interpretarlas como un ambiente de producción relacionado con la transformación de productos marinos, que debió comenzar su funcionamiento en un momento temprano del siglo I d.C. Algunos elementos dejaron pronto de estar en funcionamiento, el horno, por ejemplo; en tanto que otros fueron progresivamente readaptados a las necesidades de la producción. El momento final de la actividad no puede ser determinado con precisión, ya que la secuencia se encuentra afectada por construcciones posteriores, pero la presencia de materiales cerámicos datados en el siglo V d.C. o incluso un poco más tarde permiten plantear esta fecha como la más probable, ilustrativa del final de las actividades fabriles en la zona.

  • 45 Bernal et alii 2012, p. 2599, tabla 1.

34De especial interés en este contexto fue la documentación de dos fosas de desechos haliéuticos en las que fue recuperada una significativa muestra de ictiofauna que ha permitido profundizar en el conocimiento de las técnicas pesqueras practicadas en Septem Fratres en el Alto Imperio, así como especialmente en las especies capturadas para su posterior procesamiento. Gracias a ellas y a otros estudios realizados en diversos solares de Ceuta actualmente contamos con una veintena de taxones ícticos en este pequeño municipium africano, sin duda uno de los mejor conocidos a dichos efectos de todo el Mediterráneo Occidental. Concretamente en la Puerta Califal se ha podido verificar la pesca de doce especies piscícolas: Auxis rochei (Melva), Dentex dentex (Dentón), Diplodus sargus (Sargo), Epinephelus alexandrinus, (Falso abadejo), Epinephelus marginatus (Mero), Euthynnus alleteratus (Albacora), Pagellus erythrinus (Breca), Pagrus pagrus (Pargo), Polypron americanus (Cherna), Seriola dumerili (Pez limón), Thunnus thynnus (Atún rojo) y Thunnus alalunga (Albacora) 45.

35En la denominada «Bóveda 7», en una intervención realizada para la instalación de un saneamiento del centro hotelero (fig. 10 B), se localizó un vertido de ictiofauna de bastante entidad, aunque solo pudo ser excavado parcialmente, caracterizado por la presencia de grandes vértebras, algunas de ellas conexionadas entre sí (fig. 13), que alternaban con fragmentos de ánforas salazoneras altoimperiales, restos de carbones y adobes. A una decena de metros, en las proximidades del horno antes mencionado, fue localizado otro nivel de vertidos ictiológicos, lo que permite considerar que toda esta zona fue destinada en las décadas finales del siglo I d.C. a vertedero de desechos orgánicos y cerámicos de las cercanas cetariae de Septem Fratres.

Fig. 12 : Planimetría de las estructuras romanas

Fig. 12 : Planimetría de las estructuras romanas

Planimetría de las estructuras romanas de la Puerta Califal, con la ubicación del horno y del depósito circular. En rojo, paredes rubefactadas de la piroestructura alfarera.

planimetría J. A. del Camino, Proyecto de investigación Puerta Califal

  • 46 Bernal et alii 2012.
  • 47 Bernal, Marlasca, Vargas 2019.

36Destaca en ambos casos la abundancia en la muestra íctica estudiada de restos del esqueleto postcraneal (más del 95 %) pero se diferencian notablemente en cuanto a las especies representadas. Efectivamente, en el primer caso, se trata de atunes de notables dimensiones, más de 2 m de media, que parecen corresponder a Thunnus thynnus, aunque también podrían tratarse de Thunnus obesus o Thunnus albacares. En uno de los contextos estudiados monográficamente fueron recuperadas un total de 112 vértebras correspondientes a un número mínimo de individuos (=NMI) de 18 atunes, lo que resulta muy significativo atendiendo a la escasa superficie excavada, apenas un metro cuadrado 46. Ningún ejemplar craneal ha sido documentado. Ello indica que todos los restos de atunes arrojados a la fosa fueron previamente procesados: las cabezas y las partes blandas fueron extraídas antes de ser fileteados los atunes. Con este proceso puede ser relacionada la ausencia en la muestra de las primeras vértebras, el atlas y las vértebras precaudales, que son muy escasas. También son extraordinariamente escasas las vértebras finales y las aletas caudales lo que parece indicar que también la cola fue cortada previamente. Del proceso de fileteado han quedado trazas evidentes en la gran cantidad de cortes que presentan muchas de las vértebras conservadas. De estas marcas cabe deducir que se realizaban diversos cortes para la separación de la carne, que en los atunes, debido a su importante musculatura, está especialmente ligada a las vértebras por los tendones: evidencias de los conocidos procesos de «ronqueo» o corte selectivo del atún, que hunden sus raíces en época romana y que encuentran paralelos muy cercanos en contextos cercanos geográficamente como en los recientemente dados a conocer del Testaccio haliéutico de Gades 47.

37En el caso del otro vertido, situado dentro del horno (U.E. 33), se recuperaron también cientos de vértebras, muchas en conexión anatómica. El estado de conservación de estos restos era también deficiente, lo que únicamente hizo posible fijar en 10 el NMI, si bien todo parece indicar que este fue muy superior. En su mayoría pertenecen a la misma especie, Euthynnus alleratus, un atún que puede alcanzar el metro de longitud, aunque generalmente son de talla algo menor. También se recuperaron varias vértebras correspondientes a dos ejemplares de mayores dimensiones que han sido identificados como Thunnus thynnus posiblemente. Debieron pertenecer a un mismo banco y su captura se produjo posiblemente en un único lance. Como en el caso anterior, estos ejemplares habían sufrido un procesamiento previo en el que fueron eviscerados y las cabezas cortadas.

  • 48 Marlasca et alii 2011.
  • 49 Rodrigues et alii 2018, p. 5, table 1, Wh816.

38En otros niveles deposicionales han aparecido también múltiples evidencias de recursos marinos, en buena parte inéditas, que denotan la amplitud y variedad de los mismos. Además de los escómbridos que eran los más apreciados – los atunes con claridad – (fig. 13 C) también se ha recuperado una notable cantidad de malacofauna, tanto bivalvos como gasterópodos marinos, destacando la abundancia en el consumo de patélidos, especialmente la Patella ferruginea, actualmente en vías de extinción, como denotan los ejemplares de otro de los rellenos del horno, la U.E. 34, fechada entre el 40-70 d.C. (fig. 13 D). El hallazgo de la vértebra de un delfín entre estos desechos de las actividades conserveras 48 ha podido ser verificado taxonómicamente en fechas recientes aplicando técnicas biomoleculares 49, confirmando la importancia del salado de la carne de estos animales en las chancas ceutíes, siguiendo las conocidas prescripciones medicinales de Galeno.

Fig. 13 : Detalle del proceso de excavación en la «Bóveda 7» del Parador de Turismo

Fig. 13 : Detalle del proceso de excavación en la «Bóveda 7» del Parador de Turismo

(A), con los conjuntos de vértebras conexionadas de atunes in situ (B); y restos de atunes (C) y de malacofauna (D) procedentes de otro de los estratos de relleno del horno alfarero altoimperial (U.E. 34).

fotografía superior izquierda e inferior F. Villada; fotografía superior derecha J.J. Cantillo

39Junto a todas estas evidencias de biofactos, se localizaron también algunos anzuelos de medianas dimensiones y una aguja de bronce para la reparación de redes, que apuntan de nuevo a un contexto en el que se desarrollan trabajos relacionados con la actividad pesquero-conservera. Las capturas, a tenor de los datos disponibles, parecen indicar el empleo de redes de cerco o almadrabas, posiblemente de tiro y vista.

40El tercer hallazgo de excepcional interés durante las excavaciones de la Puerta Califal ha sido la identificación de la posible muralla bizantina de la ciudad tardoantigua. Se trata de una nueva fase, radicalmente distinta a la anterior, constatada en este lugar en época tardo-antigua, caracterizada por la construcción de estructuras de gran porte, de carácter posiblemente defensivo. Se trata de una unidad constructiva de más de un metro de anchura construida con grandes sillares, y enlucida al exterior, que discurre en dirección este-oeste, y que ha sido documentada únicamente en algunos puntos del interior del área de la Puerta Califal, permaneciendo oculta en la mayor parte de su desarrollo, enmascarada por estructuras posteriores. Las catas paramentales realizadas en el vano que genera una ventana hacia el foso navegable han permitido verificar la potencia y técnica constructiva de la estructura, así como su enlucido exterior y el adosamiento a la misma de estructuras posteriores (fig. 14).

Fig. 14 : Vista general de la estructura tardorromana de la Puerta Califal

Image Image1

Vista general de la estructura tardorromana de la Puerta Califal, a la cual se adosan paramentos medievales y posteriores hacia el oeste (A), con detalle de su enlucido exterior (B)

fotografía F. Villada

41El detallado estudio paramental realizado, a lo largo de varios años, unido a la exégesis de la técnica constructiva de todas estas estructuras poliorcéticas emergentes ha permitido, no sin dificultades, advertir la secuencia constructiva, que se presenta de manera esquemática en la figura 15, atendiendo a los tres grandes momentos anteriores a la construcción de la Muralla Real en el s. XVI: época almohade, época califal y época tardorromana.

Fig. 15 : Croquis con la secuencia de las estructuras constructivas de la Puerta Califal anteriores a época portuguesa: de época precalifal, califal y almohade

Fig. 15 : Croquis con la secuencia de las estructuras constructivas de la Puerta Califal anteriores a época portuguesa: de época precalifal, califal y almohade

F. Villada

42Al muro longitudinal, de grandes dimensiones, se le adosa al oeste una estancia de planta rectangular, en la que han podido identificarse dos vanos enfrentados. Del situado al norte se conserva el arranque de una jamba formada por recios sillares achaflanados que alcanza una altura de aproximadamente dos metros. Frente a él y al otro lado, embutido en muros de cronología más reciente, se distinguen varios sillares de características semejantes que parecen corresponder al desmantelamiento de la otra jamba. Enfrentado a este vano, se aprecian los restos de otro, a una cota superior, también formado en la parte inferior, la única original conservada, por sillares de gran tamaño.

  • 50 Estos datos fueron presentados por primera vez públicamente en las XVI Jornadas sobre Bizancio. El (...)
  • 51 Dichos paramentos fueron en su momento publicados como de cronología romana por su excavador, Fern (...)
  • 52 Se trata de dos muestras procedentes de los paramentos este y oeste, procesadas en el Centro Nacio (...)
  • 53 La problemática de este episodio ha sido analizada en detalle por M. Vallejo Girvés (2012, p. 106- (...)

43Cuatro criterios arqueológicos son los que permiten proponer la datación de esta estructura en época tardorromana, lo que permite inferir que quizás estemos ante la conocida muralla del frourion bizantino citada por Procopio, cuando alude a la «refortificación» de la ciudad septense en época paleobizantina 50. El primero y más concluyente es el adosamiento de la misma a la conocida cerca califal de la ciudad, construida por Abderramán III, y cuya erección se fecha en el tercer cuarto del siglo X, pues fue iniciada por el califa Abd al-Rahman al-Nasir (fallecido en 961) y culminada por su sucesor al-Hakam (915-976). Esta muralla califal está construida con sillares de biocalcarenita aparejados a soga y doble tizón, que permite su rápida identificación arqueológica, como ha sido el caso en la Puerta Califal. En algunos puntos de la ciudad de Ceuta se conocen otros tramos, tanto en sus frentes norte como este. Este último, junto a la basílica tardorromana, fue excavado por E.A. Fernández Sotelo y objeto de alguna intervención arqueológica posterior (fig. 4 y 5, no 6) 51. El adosamiento del paramento objeto de nuestra atención a la muralla del s. X de Ceuta es evidente, aspecto contrastable en diversos elementos de su trazado (fig. 14 y 15), lo cual permite verificar dos aspectos: una datación ante quem a mediados del s. X para su datación; y que este paño occidental del posible quadriburgium tardorromano era claramente visible cuando la ciudad se fortificó en época medieval islámica. El segundo criterio de datación ha sido la cronología derivada de los análisis radio-carbónicos de los elementos orgánicos presentes en el mortero, que ha arrojado una fecha calibrada a dos sigmas entre el 563 y el 653 d.C. 52. Esta información permite asociar su construcción, por coherencia con los datos procedentes de las fuentes documentales, con el mandato de Justiniano I, quien conquista la ciudad en el 533/534, siendo la refortificación de la plaza una de las primeras medidas que adoptara en Septem, como cita expresamente Procopio en su libro De aedificiis (VII, 7, 14-15) 53. Por otro lado, los contextos cerámicos recuperados, aún inéditos, han permitido documentar la ocupación del interior de la Puerta Califal entre los ss. VI y VII d.C., confirmada por la presencia de ánforas africanas y orientales (estas últimas de fondo umbilicado y con decoración peinada), además de importaciones de sigilatas africanas (como la Hayes 91 C) y cerámicas a torno lento, entre ellas cazuelas lipariotas. Aunque no ha sido posible excavar aún la trinchera de construcción de esta estructura, estos estratos colmataban parte de su paramento exterior, denotando una construcción compatible con estos momentos. Por último, destaca su técnica constructiva, con mampostería heterométrica trabada con argamasa, que integra, incorporados en las fábricas de este espacio, una serie de sillares de gran tamaño que parecen responder al desmantelamiento de un edificio anterior cuya cronología y naturaleza es difícil de precisar, aunque todo apunta a que pudieran tratarse de edificaciones de cronología romana, posiblemente edificios públicos.

44Estos hallazgos constituyen las primeras evidencias arqueológicas de una construcción de esa cronología en Ceuta, de ahí su relevancia. Y todos los indicios inducen a considerarla parte del programa poliorcético justinianeo del segundo cuarto del s. VI d.C., constituyendo, posiblemente, la muralla occidental del recinto fortificado o frourion; pues como hemos comentado anteriormente, el poblamiento tardorromano se desarrolla hacia el este, constituyendo este hallazgo el lugar más occidental por el momento de aparición de evidencias de época tardorromana en Ceuta.

455. La secuencia del Baluarte de la Bandera. Muralla y terremoto

46En el año 2014 y una vez ultimados los trabajos de la Puerta Califal, la Ciudad Autónoma de Ceuta inició los trabajos arqueológicos en la zona más septentrional de las Murallas Reales, coincidiendo con el denominado Baluarte de la Bandera. Se han realizado diversas actividades arqueológicas en la zona interior del complejo defensivo (fig. 4 y 5, nº 17), con la complejidad de disponer de una amplia secuencia estratigráfica desde época romana hasta la actualidad. La cercanía al foso navegable de la zona excavada ilustra cómo los niveles deposicionales de época preislámica se conservan en el interior del Baluarte, situándose varios metros por encima del nivel del mar actual (fig. 16), lo que obliga a reflexionar sobre la paleotopografía original de la zona para tratar de entender e interpretar los potenciales hallazgos.

Fig. 16 : Sección del Baluarte de la Bandera

Fig. 16 : Sección del Baluarte de la Bandera

Sección del Baluarte de la Bandera, foso, contraescarpa y baluarte de San Pedro, en la cual se indica la zona objeto de excavación arqueológica en su interior, y su relación con el entorno circundante.

F. Villada

  • 54 Esta medición es semejante a la calculada superponiendo diversa cartografía histórica de los siglo (...)

47Este sector debió situarse muy cerca de la costa en la Antigüedad, actualmente progradada por las diferentes actividades antrópicas desde la construcción del foso navegable hasta la actualidad. En un plano consultado (AGS, MPD, 59, 087), la distancia desde el interior del baluarte a la orilla es de aproximadamente unas 70 varas (unos 60 m lineales) 54. Evidentemente, es necesario eliminar los aportes sedimentarios contemporáneos del puerto, que enmascaran la realidad, como ilustra, por ejemplo, el denominado «Proyecto Vegazo» para la ampliación del puerto de Ceuta de 1910. La conclusión, pendiente de verificación a través de estudios geo-arqueológicos en el futuro próximo, es que aunando la información de la cartografía y las fotografías históricas estimamos que la línea de costa debió estar a aproximadamente unos 50/75 m en época romana de la zona objeto de excavación arqueológica.

48Las actividades arqueológicas preventivas han sido muy complejas, tanto por la limitación de espacio como por la dificultad de extracción de tierra, y se han desarrollado en las bóvedas meridionales y en el interior del Baluarte de la Bandera. En las bóvedas situadas al sur se han ejecutado siete sondeos estratigráficos – A a F y H – y otros siete en el acceso y en el interior del baluarte – Sondeos 1 a 6 y G – (fig. 17).

Fig. 17 : Planimetría de las tres bóvedas meridionales

Fig. 17 : Planimetría de las tres bóvedas meridionales

Planimetría de las tres bóvedas meridionales (sondeos A-F, H) y del interior del Baluarte de la Bandera: sondeos G, 1, 2 y 3

F. Villada sobre planimetría de J. Blanque. Proyecto de investigación baluarte de la Bandera

  • 55 Los trabajos arqueológicos han sido ejecutados por Jomasa (H. Ortuño, 2014), Murex (D. Godoy, 2016 (...)
  • 56 Godoy 2017, 37, catálogo nº 08-09. Agradecemos muy sinceramente al arqueólogo Da (...)

49Estos trabajos, realizados entre 2014 y 2017, han permitido un conocimiento aquilatado de la secuencia estratigráfica infrayacente, que oscila según las zonas pero que llega hasta los más de 5 m de potencia en algunos sectores, sin que haya sido posible agotar la estratigrafía en ninguno de los casos ante el efecto «embudo» resultado del retranqueo interior de perfiles derivado de las necesidades de seguridad de las excavaciones 55. En prácticamente todas las zonas en las cuales las estructuras contemporáneas, modernas o medievales no habían cimentado a gran profundidad se ha podido verificar la existencia de restos arqueológicos de época preislámica, tanto in situ en la parte baja de la secuencia como a través de mobiliario recuperado en posición secundaria en niveles de época posterior. La zona en la cual las evidencias están mejor conservadas es en el denominado Sondeo G, en el área oriental del interior de la Bóveda del Baluarte de la Bandera, en cuyo interior se han documentado estructuras de época contemporánea – acondicionamiento de la zona como local de ocio y una herrería/fragua – bajo las cuales afloran los restos de época romana y tardoantigua. Hasta la fecha todas las excavaciones se encuentran inéditas, pero una autopsia general del material del denominado Sondeo G ha permitido a los excavadores en colaboración con los firmantes proponer una cronología que cubre la totalidad de época antigua a tenor de las evidencias de mobiliario, cuyos termini post quem y ante quem los marcan respectivamente un As de Cástulo fechado entre el 165-80 a.C. – CNH 335-336, nº 38-41 – y el s. VII, a tenor de la identificación de ánforas africanas del tipo Keay LXI 56. A tenor de la más que probable residualidad del elemento monetal parece claro que la secuencia estratigráfica es completa, y que se sitúa entre un momento impreciso de época tardorrepublicana o inicios del Alto Imperio y momentos plenamente bizantinos.

  • 57 La Consejería de Educación y Cultura de la Ciudad Autónoma de Ceuta ha planteado la musealización (...)

50Otro aspecto de interés ha sido la verificación del notable grado de conservación de las estructuras romanas/tardorromanas aparecidas, tanto en planta como en alzado. La fotogrametría encargada por la Ciudad Autónoma permite valorar la entidad monumental de los restos, tanto en superficie, con unos 50 m2 con estructuras conservadas (fig. 18) como en potencia, pues algunos muros superan los 3 m de altura. Esta constatación es relevante, pues los hallazgos aparecidos solamente son comparables con los de la basílica tardorromana de Ceuta, de ahí que se haya planteado la conveniencia de su futura conservación y puesta en valor 57.

Fig. 18 : Fotogrametría de las estructuras arqueológicas preislámicas del Baluarte de la Bandera

Fig. 18 : Fotogrametría de las estructuras arqueológicas preislámicas del Baluarte de la Bandera

Virtua Nostrum/Murex para la Ciudad Autónoma de Ceuta, mayo de 2018

51Desde un punto de vista interpretativo, destaca la localización de varios sillares reaprovechados en la parte baja de una de las estructuras murarias aparecidas, reutilizados para reforzar su cimentación (fig. 19).

Fig. 19 : Uno de los sillares de notables dimensiones, reaprovechado en la cimentación de una estructura tardorromana

Fig. 19 : Uno de los sillares de notables dimensiones, reaprovechado en la cimentación de una estructura tardorromana

fotografía D. Bernal Casasola

  • 58 Didierjean, Ney, Paillet 1986, p. 46, fig. 35; p. 162-163, fig. 120.
  • 59 Vizcaíno 2002.
  • 60 Esta problemática será presentada en junio de 2019 en el Coloquio de Mérida titulado Exemplum et S (...)

52Esta constatación permite verificar la existencia de edificios romanos en las inmediaciones, que fueron total o parcialmente desmontados cuando se procedió a la erección de estas imponentes estructuras. Son sillares de arenisca con hemi-columnas, relacionables con fachadas o frontales de edificios de funcionalidad indeterminada, pero sin duda de notable entidad arquitectónica, de ahí que pensemos en su más que posible carácter público. El paralelo más cercano en ámbito regional es el del macellum de Baelo Claudia, erigido a finales del s. I, que contaba con este tipo de sillares con medias columnas en la fachada monumentalizada de sus tiendas interiores 58. Esta reutilización de material constructivo en edificaciones posteriores es característica de la Antigüedad Tardía, y así lo demuestran múltiples ejemplos hispanorromanos, como es el caso por ejemplo, de Carthago Spartaria, muy bien estudiado 59. A esperas de verificación estratigráfica, pensamos por este motivo que la cronología de estas estructuras debe situarse en un momento aún impreciso de época tardorromana 60. Es singular el paralelismo de esta reutilización de bloques antiguos con la misma práctica detectada en las estructuras de época bizantina de la Puerta Califal, referidas en el anterior apartado.

53Las estructuras aparecidas presentan notable complejidad, ya que la mayor parte de ellas están adosadas unas a otras, complicando su visibilidad e interpretación (fig. 20).

Fig. 20 : Planimetría de las estructuras aparecidas en el Sondeo G del Baluarte de la Bandera

Fig. 20 : Planimetría de las estructuras aparecidas en el Sondeo G del Baluarte de la Bandera

Planimetría de las estructuras aparecidas en el Sondeo G del Baluarte de la Bandera, con indicación del tramo de la muralla califal (A), la estructura defensiva sobre la cual se apoya (B), y la posible estructura poliorcética de época precedente (C).

D. Godoy Ruiz, 2018

54La primera constatación importante es de un tramo de la cerca califal en la zona occidental, con su característico forro exterior de bio-calcarenita a soga y doble tizón y su macizado interno (U. E. 2004 del Sondeo 2). También ha sido posible detectar cómo la misma se adosa a una estructura precedente de notable porte, aunque de técnica constructiva completamente diversa, caracterizada por el empleo de mampostería de mucha menor entidad, lo cual ha permitido detectar la interfaz de conexión con la parte interior de la muralla emiral (fig. 20, UE 2008 y 2036). Por último, destaca una estructura de notable anchura, que presenta una trayectoria longitudinal este-oeste, la cual se curva a Occidente, marcando una inflexión de casi un ángulo recto. Esta última estructura es la que presenta en su base los sillares romanos reutilizados ya citados, y a ella se adosa al este una unidad constructiva de notable porte y técnica constructiva diversa (C045), indicando indirectamente su longevidad. A tenor de su gran potencia, de su trayectoria curvilínea con sus más de 3 m conservados de altura y a la ausencia de estructuras hacia el norte – hacia donde se proyecta, mirando al mar-, tendemos de manera preliminar a considerar estas estructuras como parte del sistema defensivo urbano de Septem. Esta constatación es de sumo interés, pues denota una diacronía entre diversas estructuras poliorcéticas, aparentemente todas ellas de época tardorromana, dando sentido a las alusiones ya citadas de Procopio a la «refortificación» de Septem en pleno s. VI. Estos hallazgos, actualmente en estudio, son muy relevantes para el conocimiento de la Historia preislámica de Ceuta, pues parecen verificar la existencia de un complejo entramado defensivo previamente a la construcción del conocido frourion bizantino, documentado tanto en la Puerta Califal como ahora en el Baluarte de la Bandera.

55Otra cuestión constatada de sumo interés ha sido la existencia de una serie de grietas verticales a lo largo de las estructuras romanas más antiguas (fig. 21).

Fig. 21 : Detalle de las grietas verticales en el paramento interior de las estructuras tardorromanas del Baluarte de la Bandera

Fig. 21 : Detalle de las grietas verticales en el paramento interior de las estructuras tardorromanas del Baluarte de la Bandera

fotografía D. Bernal-Casasola

  • 61 Grützner, Reicherter, Silva 2010.
  • 62 Bernal et alii 2015, p. 124-126, fig. 3 A-B.
  • 63 Para ello se ha invitado a participar en el estudio al Dr. Klaus Reicherter, actualmente Director (...)

56Este tipo de patologías no son habituales en las construcciones del entorno, siendo la primera vez que se constatan en Ceuta. Las fracturas son de notable anchura, en ocasiones de más de 20 cm y seccionan los paramentos en dos partes, inutilizándolos y, por tanto, defuncionalizándolos. La asociación de las mismas con un evento sísmico de época tardorromana es la propuesta que inicialmente hemos barajado, conscientes de la existencia de seísmos históricos bien documentados arqueológicamente en la cercana ciudad bética de Baelo Claudia. Allí han sido evidenciados diversos episodios sísmicos de alta energía debido tanto a temblores de tierra como a tsunamis 61, siendo especialmente relevantes los acontecidos a mediados del s. I d.C. y a finales del s. III. Asimismo, tenemos constancia del desplome en torno al año 500 d.C. de varios paramentos en las Termas Marítimas baelonenses, con muros de más de cuatro metros de longitud desplomados de manera traumática, lo cual también se ha relacionado con un terremoto o con un evento de oleaje extremo (EWE), al tratarse de una situación totalmente anómala en el registro estratigráfico de la ciudad 62. Resta para el futuro valorar la entidad de este terremoto en Ceuta, el primero que se ha identificado en el Norte de África occidental, y su relación a escala regional con otros eventos arqueo-sismológicos como los ya mencionados 63.

  • 64 Godoy 2017, p. 41-42. Estudio antropológico realizado por Alfonso Palomo Laburu.

57Ha de indicarse, por último, la relevancia de la secuencia sedimentaria de época tardorromana excavada en el Baluarte de la Bandera. Efectivamente, aunque existen niveles arqueológicos del s. VII d.C tanto en Septem como en otros enclaves del Fretum Gaditanum, estos en general aparecen mal conservados. Especialmente singular ha sido la localización de una fosa con restos anatómicos del s. VII d.C., muy fragmentados. Del estudio antropológico realizado resulta que nos encontramos al menos ante los restos de un individuo completo y de restos humanos pertenecientes al menos a otros once, parcialmente descuartizados, ya que se conservan únicamente restos de brazos, extremidades inferiores y pocos restos en conexión anatómica, afectados en buena parte por el fuego 64. Como indicamos, los restos óseos aparecidos se localizan en una fosa que presenta su perímetro e interior enrojecido – rubefactado –, verificando que se produjo allí una combustión (fig. 22).

Fig. 22 : Restos antropológicos del s. VII d.C. calcinados in situ en el Baluarte de la Bandera

Fig. 22 : Restos antropológicos del s. VII d.C. calcinados in situ en el Baluarte de la Bandera

fotografía cortesía de D. Godoy

  • 65 Cuyos resultados se presentarán en la VII edición de los International Symposia Purpureae Vestes, (...)

58Además, alguno de estos restos presentaron asociados fragmentos de textiles que han sido analizados, determinándose la presencia de un cordón realizado con una hoja de palma trenzada y restos de tejidos de lana, quizás usados como sudario o como parte de la vestimenta de los individuos allí, de manera tan inusual, depositados 65.

59Actualmente, y debido al interés de todas estas evidencias arqueológicas, todo el yacimiento se encuentra en fase de estudio entre la Universidad de Cádiz y la Ciudad Autónoma de Ceuta, habiéndose desarrollado una cuarta campaña de excavaciones arqueológicas en el yacimiento en el último trimestre de 2018, aún en fase de procesado.

606. Perspectivas: de las futuras excavaciones dentro del complejo de las murallas reales

61En los albores del presente milenio, tras más de medio siglo de investigación arqueológica sobre Septem Fratres, el avance en el conocimiento del periodo clásico de la historia de Ceuta era significativo. Efectivamente, podía afirmarse sin lugar a dudas que la ocupación romana estaba centrada únicamente en el istmo, coincidiendo con el casco urbano actual, ya que ninguna villa rural ni otro establecimiento fabril o extractivo, a excepción del acueducto del Arroyo de las Bombas, había sido documentado en los trabajos de prospección de los alrededores de la ciudad actual.

62La ocupación arrancaba en un momento cercano al periodo augusteo en la zona más oriental y parecía, a partir del siglo II d.C., haberse ampliado hasta ocupar todo el Istmo. También era evidente el destacado papel que la transformación de recursos marinos tuvo en la economía de Septem, desde época de Claudio hasta la Tardía Romanidad, y era posible además afirmar la importancia de su puerto como centro receptor y distribuidor de mercancías de todo el Mediterráneo, como evidenciaba el sarcófago marmóreo de taller romano o las cerámicas corintias decoradas con relieves a molde recuperadas en el Mirador I. 

63Respecto a las cetariae, se conocían varios conjuntos de saladeros, qué especies eran capturadas, cuáles fueron utilizadas para la salazón y cuáles para el consumo de la población, etc. Además, varios edificios de la ciudad romana eran conocidos bien por referencias indirectas en las fuentes documentales o por restos muy fragmentarios – termas, templo dedicado a Isis, etc.-, bien por haberse conservado sus vestigios, como es el caso de la basílica tardorromana.

64En general, los productos suntuarios recuperados y otras evidencias parecían mostrar que en momentos tardorromanos Septem, o al menos algunos de sus habitantes, habían gozado de cierta prosperidad, que estaban plenamente al día de las modas que regían la vida del Imperio y que estaban interconectados con las vías comerciales atlántico-mediterráneas.

  • 66 Desarrollo y discusión de todo ello en Bernal 2013, p. 22-23.

65Del mismo modo, podíamos valorar su estatuto jurídico, los diferentes periodos de recesión y expansión, y la existencia de dos necrópolis, una en el lado occidental y otra en el oriental, que parecían marcar grosso modo su extensión, en torno a las 12 o 15 hectáreas. En cuanto a sus habitantes, se hacían estimaciones sobre su número (alrededor de 2500 o 3000), se conocía la edad de fallecimiento de algunos de ellos, algunas de las enfermedades que sufrieron o la altísima tasa de mortalidad que asolaba a la población infantil. También algunos de los dioses a los que se oraba en época altoimperial o el temprano arraigo del cristianismo 66.
Por tanto, no eran escasos los avances respecto a la situación en la que se encontraba el conocimiento sobre Septem Fratres medio siglo antes.

66Sin embargo, todo esto no podía ocultar una realidad innegable: el Istmo, tomando como referencia las escarpas de ambos fosos, tiene apenas unas dimensiones máximas de 450 por 270 m (unas 12 hectáreas de superficie), y los solares susceptibles de contener niveles arqueológicos significativos de este periodo eran ya muy escasos. Históricas obras de gran envergadura, como la construcción del recinto amurallado, unidas a otras más recientes (parador de turismo La Muralla, aparcamiento subterráneo, nuevas edificaciones residenciales, etc.) parecían habían destruido en un 80 o 90% la Septem Fratres romana y, con ello, las posibilidades de profundizar en su conocimiento.

67Los trabajos llevados a cabo desde el año 2002, que hemos descrito brevemente más arriba, han puesto de manifiesto que si bien la construcción de la Muralla Real supuso la pérdida de parte de estos niveles (por ejemplo, debido a la construcción del foso real), una parte significativa de estos depósitos arqueológicos permanece intacta. Ello es debido al modo en que estos elementos defensivos fueron levantados. Efectivamente, la construcción se llevó a cabo no destruyendo o demoliendo estructuras precedentes, como ejemplifica la conservación de la muralla califal, sino integrándolas. Bajo estas murallas y también bajo las bóvedas que se le adosaron en el siglo XVIII perviven intactos los vestigios de Septem Fratres, aguardando nuevamente volver a la luz.

68Las perspectivas que se abren a la investigación arqueológica son apasionantes y no únicamente por el hecho de permitir investigar nuevos sectores de Septem. Además, la información obtenida hasta el momento, que no ha agotado más que mínimamente la conservada, es significativamente distinta a la que conocemos a partir de otras excavaciones, tanto por su propia naturaleza como debido al hecho de que la construcción de estas defensas de época moderna fosilizó en su interior estos vestigios que se han visto de esta forma en buena medida protegidos de los daños ocasionados en otros puntos por las transformaciones urbanas de época contemporánea. La continuidad de estas investigaciones, abordadas ya con unos criterios y técnicas desconocidas hace unos años, hace vislumbrar un futuro prometedor para un mejor conocimiento de la Ceuta romana.

  • 67 Basta revisar el plano publicado, por ejemplo, en Bernal 2009, p. 159.

69Las planimetrías publicadas hasta la fecha sobre la Ceuta romana reflejaban un «sospechoso» vacío de hallazgos entre el Parador de Turismo La Muralla y la necrópolis de las Puertas del Campo – Llano de las Damas, habiendo incluso llevado a especular sobre la extensión propuesta para la ciudad romana 67, que ahora comienza a ser colmatado con excavaciones como las acometidas en la Puerta Califal y en el Baluarte de la Bandera. Estos nuevos hallazgos, además de notable entidad y porte, parecen siluetear los límites septentrional (Baluarte de la Bandera) y occidental (Puerta Califal) de la ciudad romana y tardoantigua. Permiten además albergar la esperanza de localizar nuevos vestigios de este periodo en el interior de los revellines y baluartes de las líneas de defensa más occidentales.

70Será conveniente, además, a corto y medio plazo, proceder a analizar de nuevo, con una mirada renovada, las Murallas Reales. Las perspectivas son alentadoras, ya que, en el Baluarte de la Coraza, por detrás del tramo de muralla califal omeya localizada, parece disponerse otra estructura al parecer también enfoscada en la cara de contacto con ella, en un esquema que recuerda mucho lo que hemos visto en la Puerta Califal y en el Baluarte de la Bandera (fig. 23).

Fig. 23 : Baluarte de la Coraza o del Sur

Fig. 23 : Baluarte de la Coraza o del Sur

Arriba, interior del baluarte. Abajo, planta y secciones. En rayado, muralla califal omeya. En gris, estructura a la que se adosa.

F. Villada sobre alzados de la E.T. Miguel Arruda. Proyecto de investigación Puerta Califal

71Esta investigación no estará sin embargo exenta a las dificultades intrínsecas que conlleva trabajar en un entorno de un enorme valor histórico y patrimonial en el que la ocupación humana se ha sucedido durante milenios. Por ello, será imprescindible adoptar técnicas de investigación no convencionales, dando un protagonismo innegable a aquellas no destructivas – especialmente geofísicas y geomagnéticas – para detectar anomalías que permitan programar de manera conveniente los sondeos arqueológicos de verificación.

72Pero, a pesar de todas estas dificultades, se ha inaugurado una nueva etapa en las investigaciones de la Septem preislámica que auguramos muy fructífera para el próximo decenio.

Haut de page

Bibliographie

al-Bakri 1859, Description de l´Afrique septentrionale, trad. M. Guckin de Slane, Paris.

Bernal D. 1994, «Marcas sobre materiales de construcción de época romana en Ceuta y la problemática de la necrópolis de las Puertas del Campo», Transfretana 6, p. 61-80.

Bernal D. 2009, «Ceuta en la Antigüedad Clásica», en Historia de Ceuta. De los orígenes al año 2000, Ceuta, p. 132-203.

Bernal D. 2013, «Septem Fratres, ciudad portuaria y comercial entre Juba II y Justiniano. Del palimpsesto de su arqueología preislámica», en Arqueología en las Columnas de Hércules, XV Jornadas de Historia de Ceuta, Ceuta, p. 9-50.

Bernal D., Bustamante M., Sáez A.M. 2014, «Contextos cerámicos tardorromanos de un ambiente haliéutico de la ciudad de Septem (Mauretania Tingitana)», en N. Poulou Papadimitriou, E. Nodarou, V. Kilikoglou (ed.), International Conference LRCW, 4. Late Roman Coarse Wares, Cooking Wares and Amphorae in the Mediterranean. Archaeology and Archaeometry. The Mediterranean: A Market without Frontiers, Thessaloniki, 7-10 april 2011, Oxford (B.A.R. int. S. 2616), p. 819-832.
https://www.academia.edu/2445311

Bernal D., Díaz J.J., Suárez J., Villada F. 2009, «Un horno alfarero romano en Septem Fratres y la producción anfórica altoimperial en la orilla africana del Estrecho de Gibraltar», Boletín de la Sociedad de Estudios de la Cerámica Antigua en Hispania, 1, p. 14-16.

Bernal D. et alii 2003, Bernal D., Lorenzo L., Castañeda V., Ramos J., «La Carta Arqueológica de Ceuta. Historiografía y resultados de la prospección del año 2000. Registro y yacimientos prehistóricos», en El Abrigo y Cueva de Benzú en la Prehistoria de Ceuta. Aproximación al estudio de las sociedades cazadoras-recolectoras y tribales comunitarias en el ámbito norteafricano del estrecho de Gibraltar, Cádiz, p. 77-159.

Bernal D. et alii 2005, Bernal D., Pérez J.M., Lorenzo L., Expósito J.A., Carvajal, S., «El urbanismo de Septem en la Antigüedad Tardía. Novedades de las actuaciones arqueológicas en el Paseo de las Palmeras», en J.M. Gurt (ed.), VI Reunión de Arqueología Cristiana Hispánica (Valencia, 8-10 de maig 2003), Actas, Barcelona, p. 435-446.

Bernal D. et alii 2012, Bernal D., Marlasca R., Rodríguez C.G., Villada F., «Los atunes de la Tingitana. Un contexto excepcional de las factorías salazoneras de Septem Fratres», en M.B. Cocco, A. Gavini, A. Ibba (ed.), L’Africa Romana XIX, Trasformazione dei paesaggi del potere nell’Africa settentrionale fino alla fine del mondo antico, Sassari, 16-19 dicembre 2010, 3, Roma, (Collana del Dip. di Storia, Scienze dell’uomo e della formazione dell’Università degli studi di Sassari n.s. 43), p. 2507-2534.
https://www.academia.edu/3077205

Bernal D. et alii 2014, Bernal D., Sáez, A.M., Bustamante M., Cantillo J.J., Soriguer M., Zabala C., Hernando J.A., «Un taller tardorromano de producción de púrpura getúlica en Septem», en D. Bernal, J.J. Vargas, M. Lara (ed.) Moluscos y púrpura en contextos arqueológicos atlántico-mediterráneos : nuevos datos y reflexiones en clave de proceso histórico, III Reunión de Arqueomalacología de la Península Ibérica (Universidad de Cádiz, 3-4 diciembre 2012), Cádiz, p. 339-354.
https://www.academia.edu/3244733

Bernal D. et alii 2015, Bernal D., Expósito, J.A., Díaz J.J., Bustamante M., Lara M., Vargas J.M., Jiménez R., Calvo M., Luaces M., Pascual M.A., Blanco E., Hoyo L., Retamosa J.A., Durante A, Muñoz N., Bellido A., «Evidencias arqueológicas de desplomes paramentales traumáticos en las Termas Marítimas de Baelo Claudia. Reflexiones arqueosismológicas», Cuaternario y Geomorfología 29 (1-2), p. 119-136.

Bernal D. et alii 2016, Bernal D., Gardeisen A., Morgenstern P., Kolska L., Piques G., Theodoropoulou T., Wilkens B. «Ancient Whale Exploitation in the Mediterranean: The Archaeological Record», Antiquity 90, 352, p. 914-927.

Bernal D., Hoyo J. Del 2002, «Tres inscripciones latinas inéditas procedentes de la Basílica paleocristiana de Ceuta (Mauretania Tingitana)», MCV 32, 1, p. 71-83.
https://www.academia.edu/37970374

Bernal D., Marlasca R., Vargas J.M. 2019, «Ronqueo de atunes en El Olivillo: evidencias osteológicas», en D. Bernal, J.J. Vargas, M. Lara, (ed.), 7 metros de la Historia de Cádiz. Arqueología en El Olivillo y en el Colegio Mayor Universitario, Cádiz, p. 535-541.

Bernal D., Pérez J.M. 1999, Un viaje diacrónico por la Historia de Ceuta. Resultados de las intervenciones arqueológicas en el Paseo de las Palmeras (Ceuta), Madrid.
https://www.academia.edu/10364406

Bravo, J. 1968, «Fabrica de salazones en la Ceuta romana», CRIS, Revista de la Mar, III, p. 30.

Bravo J. et alii 1995, Bravo J, Hita J.M., Marfil P., Villada F., «Nuevos datos sobre la economía del territorio ceutí en época romana: las factorías de salazón», en El Estrecho II, p. 439-454.

Capelli C. et alii 2013, Capelli C., Cabella R., Piazza M., Bernal D., Villada F., «Caratterizzazione mineralo-petrografica di anfore e mattoni dalla fornace della prima età imperiale dal sito Puerta Califal – Parador de Turismo (Ceuta, Mauretania Tingitana)», en D. Bernal et alii (ed.), Hornos, talleres y focos de producción en Hispania, I congreso internacional de la SECAH Ex officina hispana, Cádiz, 3-4 de marzo de 2011, II, Cádiz, (Monografías Ex Officina hispana, 1), p. 421-432.
https://www.academia.edu/3291853

Cerri, L. 2004-2005: La produzione e il commercio dei salsamenta della Mauretania Tingitana, Tesi di Dottorato, Università di Siena.

Correa de Franca, A. 1999, Historia de la mui noble y fidelíssima ciudad de Ceuta, M.C. del Camino (ed.), Ceuta.

Correia J. 2008, Implantação da cidade portuguesa no Norte de África: da tomada de Ceuta a meados do século XVI, Porto.

Díaz, J.J. 2011, «Los centros productores cerámicos en las dos orillas del Círculo del Estrecho en la Antigüedad. Análisis comparativo de sus trayectorias alfareras», en D. Bernal et alii (ed.), Arqueología y Turismo en el Círculo del Estrecho. Estrategias para la puesta en valor de los recursos patrimoniales del Norte de Marruecos, Actas del III Seminario hispano-marroquí, (Algeciras, abril 2011), Cádiz, p. 545-585.

Didierjean F., Ney C., Paillet J.-L. 1986, Belo III. Le macellum, Madrid, (Collection de la Casa de Velázquez, 15).

Estrecho ( El) I, 1988, E. Ripoll Perelló (ed.), I Congreso Internacional El Estrecho de Gibraltar (Ceuta, 1987), 1, Madrid,

Estrecho ( El) II, 1995, E. Ripoll Perelló, M.F. Ladero Quesada (ed.), Actas del II Congreso Internacional El Estrecho de Gibraltar (Ceuta, 1990), Madrid.

Fernández Sotelo E.A., 1994, Un vertedero del s. III en Ceuta, Ceuta, (Transfretana Monografías 1).

Fernández Sotelo E.A. 2000, Basílica y necrópolis tardorromanas de Ceuta, Ceuta, (Serie Maior. Informes y Catálogos, 3).

Fernández E.A. 2004, La muralla romana de Ceuta, Museo de Ceuta, Ceuta (Serie Maior. Informes y Catálogos 5).

Godoy D. 2017, Memoria Final. Excavación arqueológica en las bóvedas adosadas a las Murallas Reales y Baluarte de la Bandera de Ceuta, original inédito depositado en la Consejería de Cultura de la Ciudad Autónoma de Ceuta.

Gozalbes E. 1990, El nombre romano de Ceuta. De Septem Fratres a Ceuta, Ceuta.

Gozalbes E. 2002, «Huellas de la Antigüedad en la Ceuta medieval», en Ceuta en el Medievo : la ciudad en el universo árabe, II Jornadas de Historia de Ceuta, Ceuta, p. 15-38.

Grützner C., Reicherter K., Silva P.G. 2010, «Comparing Semiquantitative Logic Trees for Archaeoseismology and Palaeoseismology: The Baelo Claudia (Southern Spain) case study», Ancient Earthquakes 471, p. 129-144.
https://www.academia.edu/37673577

Hernández Guerra L. 2005, «Epigrafías recuperadas en la muralla romana de Ceuta», Florentia Iliberritana 16, p. 353-363.

Hita J.M., Suárez J., Villada F. 2008, «Ceuta, puerta de al-Andalus. Una relectura de la historia de Ceuta desde la conquista árabe hasta la fitna a partir de los datos arqueológicos», Cuadernos de Madinat al-Zahra, 6. pp. 11-52.
https://www.academia.edu/1378740

Hita J.M., Villada F. 1994, Excavaciones arqueológicas en el istmo de Ceuta, Ceuta.

Hita J.M., Villada F. 2004a, «En torno a las murallas de Ceuta. Reflexiones sobre el amurallamiento de Septem Fratres y la cerca omeya de Sabta», en Jornadas 2004, p. 17-52.

Hita J.M., Villada F. 2004b, «Informe sobre la intervención arqueológica en el Parador de Turismo Hotel La Muralla de Ceuta», en Jornadas 2004, p. 205-243.

Hita J.M., Villada F. 2007, Un decenio de arqueología en Ceuta (1996-2006), Catálogo de la Exposición, Ceuta.

Jornadas 2004, Actas de las I Jornadas de estudio sobre fortificaciones y Memoria Arqueológica del hallazgo de la muralla y Puerta Califal de Ceuta, Ceuta

León Africano 2004, Descripción general del África y de las cosas peregrinas que allí hay, tradución y notas de S. Fanjul y S. Consolani, Granada.

Mantas V. 2018, «A propósito de Ceuta: algumas questões de geografia e epigrafia antigas», Humanitas 72, p. 83-112.

Marín N. et alii 1995, Marín N., Gener J.M., Hita J.M., Marfil P., Puentedura M., Ventura A., Villada, F., «Excavación arqueológica de urgencia en la Parcela 13 de la Gran Vía ceutí: resultados preliminares», en El Estrecho II, 1995, p. 473-482.

Marín N., Villada F. 1988, «Ceuta en la Antigüedad, según Jerónimo de Mascarenhas y Alejandro Correa da Franca», en Estrecho ( El) I, 1988, p. 1.169-1.188.

Marlasca R. et alii 2011, Marlasca R., Rodríguez C.G., Bernal D., Villada F., «Vértebra de mamífero marino (posible delfín, Delphinus spp. )», en D. Bernal (ed.), Pescar con Arte. Fenicios y Romanos en el origen de los aparejos andaluces, Catálogo de la exposición, Baelo Claudia, diciembre 2011-julio 2012, Cádiz, (Monografias del Proyecto SaGeNa, 3), p. 388-389.

Mascarenhas J. 1918, História de la Ciudad de Ceuta. Sus sucesos militares, y políticos : historias de sus santos y prelados, y elogios de sus capitanes generales. Escrita em 1648, Lisboa.

Matos J. 2012, Del Mar contra la Tierra. Mazagán, Ceuta y Diu, primeras fortificaciones abaluartadas en la expansión portuguesa. Estudio arquitectónico (tesis doctoral inédita), Universidad de Sevilla.

Pérez J.M., Hoyo, J. del, Bernal D. 1999, «Epígrafe inédito hallado en Ceuta. Acerca del estatuto jurídico-administrativo de Septem Fratres», Latomus, 58, 4, p. 839-849.

Pérez J.M., Nogueras S. 2018, «Novedades en el conocimiento de las factorías de salazones romanas de Septem Fratres : Avance de los resultados de la intervención arqueológica en la calle Jáudenes (Ceuta)», Alidrisia, 6, p. 1-12.
https://www.academia.edu/38398495

Posac C. 1958, «Un pequeño bronce de Hércules hallado en Ceuta», Tamuda, 6, p. 369-371.

Posac C. 1962, Estudio arqueológico de Ceuta, Ceuta.

Posac C. 1977, «El acueducto de Arcos Quebrados (Ceuta)», en Symposium de Arqueología romana, Bimilenario de Segovia, Segovia y la arqueología romana, Barcelona, p. 325-327.

Rodrigues A. et alii 2018, Rodrigues A., Charpentier A., Bernal D., Gardeisen A., Nores C., Pis J.A., McGrath K, Speller C., «Forgotten Mediterranean Calving Grounds of Grey and North Atlantic Right Whales: Evidence from Roman Archaeological Records», Proceedings of the Royal Society B.

http://dx.doi.org/10.1098/rspb.2018.0961

Ruiz, J.A. 2002, Fortificaciones militares de Ceuta : siglos XVI al XVIII, Ceuta.

Sáez A.M. et alii 2008, Sáez A.M., Bustamante M., Bernal D., Lorenzo L., «Excavando en la orilla africana del Estrecho. Síntesis estratigráfica de la Actuación Arqueológica Preventiva en la Plaza de África nº 3 (Ceuta)», Tabona, 16, pp. 111-130.
https://www.academia.edu/660593

Sureda F. 1925, Abyla Herculana. Introducción al estudio de la etnología berberisca y al de la historia de Ceuta, Madrid.

Vallejo M. 2012, Hispania y Bizancio. Una relación desconocida, Madrid.

Villada F. 2012, «Excavaciones arqueológicas en la Muralla Real de Ceuta. Persistencias y rupturas (1415-1668)», en A. Texeira, J.A. Bettencourt (ed.), Velhos e novos mundos. Estudos de Arqueologia Moderna, (Lisboa, 6-9 de abril de 2011), I, p. 375-384.
https://www.academia.edu/5608065

Villada F. 2013, «De huma parte cercados do mar, e da outra dos imigos… Notas sobre a defesa de Ceuta desde 1415 até ao reinado de D. Manuel I (1415-1521)», ARTIS, 1, p. 8-19.

Villada F., Fernández C., Hita J.M. 2016, «Por quamto hua das principaes cousas que som necesarias pera prouymento dos que estam en Cepta asy he louça… The Supply of Pottery to Ceuta during the Portuguese Period (1415-1668)», en R. Gomes, T. Casimiro, M. Gomes (ed.), Proceedings of the First International Conference of Portuguese Faience (16 th -19 th  centuries), Lisboa, p. 355-364.

Villada F., Gurriarán P. 2013, «Recientes investigaciones sobre las fortificaciones del Califato Omeya en el estrecho de Gibraltar (Tarifa, Algeciras, Tánger, Ceuta)», en I. Fernandes (ed.), Fortificações e território na Península Ibérica e no Magreb (s éculos VI a XVI) , II Simpósio Internacional sobre Castelos, Óbidos, 10 a 13 de Novembro de 2010, Lisboa, pp. 51-62.

Villada F., Ramon J., Suárez J. 2010, El asentamiento protohistórico de Ceuta. Indígenas y Fenicios en la orilla norteafricana del estrecho de Gibraltar, Ceuta.

Villada F., Suárez J., Bravo S. 2007, «Nuevos datos sobre las factorías de salazones de Septem Fratres a raíz de los resultados de las excavaciones arqueológicas del parador de turismo “La Muralla”», en L. Lagóstena, D. Bernal, A. Arévalo (ed.), CETARIAE 2005. Salsas y salazones de pescado en Occidente durante la Antigüedad. Actas del Congreso Internacional (Cádiz, 7-9 de noviembre de 2005), Oxford, (B.A.R. Int. S. 1.686), p. 487-501.
https://www.academia.edu/4770005

Villaverde, N. 1988, «Sarcófago romano de Ceuta», en El Estrecho  I, 1988, p. 877-905.

Villaverde, N. 2001, Tingitana en la Antigüedad Tardía, Madrid (Bibliotheca archaeologica hispana, 11).

Villaverde, N., López, F. 1995, «Una nueva factoría de salazones en Septem Fratres (Ceuta). El origen de la localidad y la problemática de la industria de salazones en el Estrecho durante el Bajo Imperio», en El Estrecho II, 1995, p. 455-472.

Vizcaíno J. 2002, «Reutilización de material en la edilicia tardo antigua», Mastia 1, p. 207-220.

http://bib.cervantesvirtual.com/portal/simulacraromae/cartagena/online/f5.pdf

Haut de page

Notes

1 Gozalbes 1990.

2 Procop., Aed., VII, 7, 14-15: «Y en Cadira, al otro lado de las Columnas de Hércules, que se encuentra a la derecha del estrecho, en la costa de Libia, hubo una fortaleza, de nombre Septo, que edificaron en tiempos pasados los romanos, y el tiempo arruinó, al no ocuparse de ella los vándalos. Y nuestro emperador Justiniano la hizo fuerte por su muralla y sólida por su guarnición. También levantó allí un estimable templo a la Madre de Dios, vinculando a ella el umbral del Imperio y haciendo inexpugnable esta fortaleza para todo el género humano»: trad. M. Periago Loriente: Procopio de Cesarea, Los edificios, trad. introd. y notas Miguel Periago Lorente, Murcia: Universidad de Murcia (Estudios Orientales, 7), 2003, p. 115-116. Síntesis en Vallejo 2012, p. 99-123.

3 al-Bakri 1859, p234-236; cf. Gozalbes 2002.

4 León Africano 2004, p. 301.

5 Mascarenhas 1918, p. 26-41; Correa de Franca 1999, p. 74-80; Marín, Villada 1988.

6 Mascarenhas 1918, p. 23.

7 Correa de Franca 1999, p. 316.

8 Sureda 1925, p. 27.

9 Posac 1958.

10 Villaverde 1988.

11 Posac 1962, p. 32-35.

12 Bernal, Pérez 1999, p. 85, lám. XXVIII; Villaverde 2001, p. 218, fig. 132.

13 Posac 1977.

14 Especialmente las denominadas Septem Fratres I (Parador de Turismo y Puerta Califal) y II (Aparcamiento c/ Gran Vía), accesibles a través del laboratorio Virtual de la RAMPPA

15 Remitimos a las contribuciones de J.M. Hita y F. Villada (Medina Sabta), de P. D. Braga y I.R.M.D. Braga (El dominio portugués hasta 1580), A. Carmona (Ceuta bajo los Austrias), E. Martín Corrales (Ceuta en el siglo XVIII), J.L. Gómez Barceló (el siglo XIX) y J.A. Alarcón (el siglo XX), en las páginas de los volúmenes I y II de la Historia de Ceuta. De los orígenes al siglo XXI editada en el año 2009 por el Instituto de Estudios Ceutíes para ampliar estas cuestiones.

16 Bravo 1968, entre otros trabajos.

17 Fernández 1994.

18 Fernández 2000.

19 Cuya numeración a partir de ahora coincide con la reflejada en la figura 4, plasmada cartográficamente en la figura 5.

20 Hita, Villada 1994.

21 Bravo et alii 1995; Villaverde, López Pardo 1995.

22 Bernal, Pérez 1999; Bernal et alii, 2005.

23 Sáez et alii 2008; Bernal, Bustamante, Sáez 2014.

24 Pérez, Nogueras 2018.

25 Pérez, Hoyo, Bernal, 1999; recientemente V. Mantas (2018, p. 103-106) ha realizado una propuesta alternativa, indicando que podría tratarse del homenaje a un Cordus o Cordius/a, viendo en esta palabra un antropónimo. Cordius no es viable al no documentarse «I» tras ORD, y Cordo es posible aunque se trata de un cognomen muy infrecuente. La ausencia de letras delante de la primera letra de la inscripción parece confirmar que se trata de una palabra independiente (agradecemos al profesor J. Del Hoyo Calleja, de la UAM, estas sugerentes observaciones al respecto).

26 Bernal, Hoyo 2002.

27 Bernal 1994, p. 75, fig. 7A.

28 Bernal, Bustamante, Sáez 2014.

29 Bernal, Bustamante, Sáez 2014.

30 Bernal et alii 2016, p. 917, Table 1, n. 23.

31 Villaverde 2001, p. 204-223.

32 Remitimos al capítulo centrado en la Antigüedad de la Historia de Ceuta del Instituto de Estudios Ceutíes para la visión general de toda esta problemática en clave de síntesis, hace ya diez años: Bernal 2009; y en fechas más recientes a la actualización de toda esta información, con algunas de las novedades anteriormente mencionadas: Bernal 2013.

33 Bernal 2013.

34 Bernal et alii 2003, p. 92, 97.

35 Hita, Villada 2007, p. 36-39.

36 Un estado de la cuestión sobre las transformaciones de las defensas ceutíes en época lusitana puede consultarse en Ruiz 2002; Correia 2008; Matos 2012; Villada 2012; 2013; Villada, Fernández, Hita 2016.

37 Los datos relativos al hallazgo y a la problemática de las excavaciones efectuadas han sido dados a conocer en primer lugar, en sendos trabajos presentados en las Actas de las I Jornadas sobre fortificaciones de Ceuta: cfr. Hita, Villada 2004a, b. Para excavaciones posteriores y respecto a los hallazgos de época medieval y portuguesa, véase Hita, Suárez, Villada 2008; Villada 2012; Villada, Gurriarán 2013; Villada, Fernández, Hita 2016.

38 Actualmente en estudio por parte del Grupo de Investigación HUM-440 de la Universidad de Cádiz, liderado por el profesor J. Ramos Muñoz, Catedrático de Prehistoria.

39 Una ampliación de estos datos en Bernal 2013, p. 15 y ss. Existen asimismo algunos materiales de época precedente, especialmente sigilatas itálicas y ánforas (Dressel 20 arcaicas y Haltern 70 especialmente) que preludian la existencia de horizontes de época anterior, posiblemente de época de Juba II, no localizados en posición primaria, pero que han de existir en las inmediaciones.

40 Bernal et alii 2009.

41 Capelli et alii 2013, p. 431.

42 Cerri 2004-2005.

43 Una síntesis de la problemática alfarera a ambas orillas del Estrecho en época altoimperial en Díaz 2011.

44 Villada, Suárez, Bravo 2007.

45 Bernal et alii 2012, p. 2599, tabla 1.

46 Bernal et alii 2012.

47 Bernal, Marlasca, Vargas 2019.

48 Marlasca et alii 2011.

49 Rodrigues et alii 2018, p. 5, table 1, Wh816.

50 Estos datos fueron presentados por primera vez públicamente en las XVI Jornadas sobre Bizancio. El mundo bizantino y el Occidente europeo (Alcalá de Henares, 17-18 de octubre de 2013), con el título “¿Evidencias del castellum de la Septem tardorromana? Primer avance de los hallazgos de las excavaciones arqueológicas de la Puerta Califal (Ceuta)”; aunque no se han llegado a publicar los resultados, los cuales se presentan por primera vez en estas páginas.

51 Dichos paramentos fueron en su momento publicados como de cronología romana por su excavador, Fernández Sotelo 2004; habiéndose generado errores interpretativos que han llevado a otros investigadores a considerar algunas inscripciones lapidarias coetáneas a la cerca califal como de cronología romana, Hernández Guerra 2005; a aclarar esta confusión se han dedicado notables esfuerzos, a los cuales remitimos a los interesados, especialmente Hita, Villada 2004a.

52 Se trata de dos muestras procedentes de los paramentos este y oeste, procesadas en el Centro Nacional de Aceleradores del CSIC/Universidad de Sevilla (nº de muestra cdIIue29bis).

53 La problemática de este episodio ha sido analizada en detalle por M. Vallejo Girvés (2012, p. 106-114), que considera al frourion citado por Procopio de tamaño pequeño o mediano.

54 Esta medición es semejante a la calculada superponiendo diversa cartografía histórica de los siglos XVIII y XIX previa a la construcción del puerto de Ceuta.

55 Los trabajos arqueológicos han sido ejecutados por Jomasa (H. Ortuño, 2014), Murex (D. Godoy, 2016) y Arethea (V. Navarrete, 2017), a quienes agradecemos habernos facilitado los datos y su activa colaboración en todo momento.

56 Godoy 2017, 37, catálogo nº 08-09. Agradecemos muy sinceramente al arqueólogo David Godoy todas las facilidades para la consulta de estos materiales, actualmente en proceso de estudio.

57 La Consejería de Educación y Cultura de la Ciudad Autónoma de Ceuta ha planteado la musealización integral del interior del Baluarte de la Bandera para su conversión en Centro de Interpretación de la Muralla Real, en colaboración con el Ministerio de Fomento, que asumirá la contratación y financiación del proyecto este mismo año.

58 Didierjean, Ney, Paillet 1986, p. 46, fig. 35; p. 162-163, fig. 120.

59 Vizcaíno 2002.

60 Esta problemática será presentada en junio de 2019 en el Coloquio de Mérida titulado Exemplum et Spolia. La reutilización arquitectónica en la transformación del paisaje urbano de las ciudades históricas, con el título “Spolia de la ciudad tingitana de Septem Fratres. De los elementos arquitectónicos reutilizados en el Baluarte de la Bandera de Ceuta” (a cargo de D. Bernal, F. Villada, S. Domínguez, J.A. Retamosa, J.L. Portillo, D. Godoy, A. Hernández, R. Arniz y J. Oviedo).

61 Grützner, Reicherter, Silva 2010.

62 Bernal et alii 2015, p. 124-126, fig. 3 A-B.

63 Para ello se ha invitado a participar en el estudio al Dr. Klaus Reicherter, actualmente Director del Institut of Neotectonics and Natural Hazards, de la universidad de Aachen, habiendo ya realizado una visita de campo a las instalaciones, y planificado varios trabajos de campo y laboratorio al efecto.

64 Godoy 2017, p. 41-42. Estudio antropológico realizado por Alfonso Palomo Laburu.

65 Cuyos resultados se presentarán en la VII edición de los International Symposia Purpureae Vestes, que tendrá lugar en Granada en octubre de 2019, con el título “Textiles de época tardorromana en Septem: evidencias arqueológicas del Baluarte de la Bandera (Ceuta)”, a cargo de D. Bernal-Casasola, F. Médard, F. Villada y D. Godoy.

66 Desarrollo y discusión de todo ello en Bernal 2013, p. 22-23.

67 Basta revisar el plano publicado, por ejemplo, en Bernal 2009, p. 159.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Fig. 1 : Ceuta
Légende Situación geográfica en el estrecho de Gibraltar. Abajo detalle de los cuatro recintos en que tradicionalmente ha sido dividida: Hacho, Almina, Istmo/Ciudad y Campo Exterior
Crédits F. Villada
URL http://journals.openedition.org/antafr/docannexe/image/1266/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 559k
Titre Fig. 2 : Detalle de la topografía de Ceuta
Légende Detalle de la topografía de Ceuta, con el área de dispersión de restos romanos enmarcada por la necrópolis oriental (B = basílica; S = sarcófago) y la occidental (tumbas de las Puertas del Campo al norte y del Llano de las Damas al sur).
Crédits F. Villada
URL http://journals.openedition.org/antafr/docannexe/image/1266/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 475k
Titre Fig. 3 : Basílica tardorromana de Ceuta
Légende Arriba a la izquierda, planta de la basílica tardorromana de Ceuta (F ern á ndez S otelo, 2000). Arriba a la derecha, detalle del ábside de la basílica (Museo de la Basílica Tardorromana de Ceuta). Abajo, propuesta de reconstrucción de J. Lagóstena y D. Bernal Casasola (supra, vista desde el norte con y sin pórtico; infra, vista exterior desde el sur y detalle del interior).
URL http://journals.openedition.org/antafr/docannexe/image/1266/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 902k
Titre Fig. 5: Excavaciones arqueológicas en el Istmo de Ceuta
Légende Selección de las principales excavaciones arqueológicas en el Istmo de Ceuta en las que han sido localizados niveles pre-islámicos (numeración según figura 4). Las áreas en blanco representan las zonas que pueden albergar niveles pre-islámicos.
Crédits F. Villada
URL http://journals.openedition.org/antafr/docannexe/image/1266/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 583k
Titre Fig. 6 : Murallas Reales de Ceuta
Légende Vista aérea de las Murallas Reales de Ceuta, con la localización de la actividad arqueológica en el Ángulo de San Pablo (A), la Puerta Califal (B) y el Baluarte de la Bandera (C).
Crédits copyright Google Maps
URL http://journals.openedition.org/antafr/docannexe/image/1266/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 746k
Titre Fig. 7 : Sección este-oeste (A-B) de las Murallas Reales redibujada sobre un plano de 1728
Légende En gris oscuro, cota del terreno y elementos construidos en 1728. En gris claro, restitución hipotética de la cota original en época romana
Crédits F. Villada
URL http://journals.openedition.org/antafr/docannexe/image/1266/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 688k
Titre Fig. 8 : Planta de la Muralla Real basada en un plano de 1875
Légende A. Interior del Baluarte de la Coraza. B. Puerta califal. C. Baluarte de la Bandera o del Torreón. D. Bóvedas. X, Y, Z bóvedas y exterior de estas en las que se han documentado niveles arqueológicos de cronología romana (siglos I-VII).
URL http://journals.openedition.org/antafr/docannexe/image/1266/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 280k
Titre Fig. 9 : Vista de la puerta califal musealizada
Crédits fotografía J. Gutiérrez
URL http://journals.openedition.org/antafr/docannexe/image/1266/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 855k
Titre Fig. 10 : Plano con la ubicación de los vestigios de época preislámica
Légende Plano con la ubicación de los vestigios de época preislámica, tanto en la Bóveda 7 (B) como en el área interior de la cerca omeya, con detalle de la localización del horno (C), de las estructuras haliéuticas (D) y de la muralla (E).
Crédits planimetría J. A. del Camino, Proyecto de investigación Puerta Califal
URL http://journals.openedition.org/antafr/docannexe/image/1266/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 661k
Titre Fig. 11 : Horno
Crédits fotografía J. Suárez. Proyecto de investigación Puerta Califal
URL http://journals.openedition.org/antafr/docannexe/image/1266/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 881k
Titre Fig. 12 : Planimetría de las estructuras romanas
Légende Planimetría de las estructuras romanas de la Puerta Califal, con la ubicación del horno y del depósito circular. En rojo, paredes rubefactadas de la piroestructura alfarera.
Crédits planimetría J. A. del Camino, Proyecto de investigación Puerta Califal
URL http://journals.openedition.org/antafr/docannexe/image/1266/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 636k
Titre Fig. 13 : Detalle del proceso de excavación en la «Bóveda 7» del Parador de Turismo
Légende (A), con los conjuntos de vértebras conexionadas de atunes in situ (B); y restos de atunes (C) y de malacofauna (D) procedentes de otro de los estratos de relleno del horno alfarero altoimperial (U.E. 34).
URL http://journals.openedition.org/antafr/docannexe/image/1266/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 890k
Titre Fig. 15 : Croquis con la secuencia de las estructuras constructivas de la Puerta Califal anteriores a época portuguesa: de época precalifal, califal y almohade
Crédits F. Villada
URL http://journals.openedition.org/antafr/docannexe/image/1266/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 760k
Titre Fig. 16 : Sección del Baluarte de la Bandera
Légende Sección del Baluarte de la Bandera, foso, contraescarpa y baluarte de San Pedro, en la cual se indica la zona objeto de excavación arqueológica en su interior, y su relación con el entorno circundante.
Crédits F. Villada
URL http://journals.openedition.org/antafr/docannexe/image/1266/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 260k
Titre Fig. 17 : Planimetría de las tres bóvedas meridionales
Légende Planimetría de las tres bóvedas meridionales (sondeos A-F, H) y del interior del Baluarte de la Bandera: sondeos G, 1, 2 y 3
Crédits F. Villada sobre planimetría de J. Blanque. Proyecto de investigación baluarte de la Bandera
URL http://journals.openedition.org/antafr/docannexe/image/1266/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 992k
Titre Fig. 18 : Fotogrametría de las estructuras arqueológicas preislámicas del Baluarte de la Bandera
Crédits Virtua Nostrum/Murex para la Ciudad Autónoma de Ceuta, mayo de 2018
URL http://journals.openedition.org/antafr/docannexe/image/1266/img-16.jpg
Fichier image/jpeg, 623k
Titre Fig. 19 : Uno de los sillares de notables dimensiones, reaprovechado en la cimentación de una estructura tardorromana
Crédits fotografía D. Bernal Casasola
URL http://journals.openedition.org/antafr/docannexe/image/1266/img-17.jpg
Fichier image/jpeg, 557k
Titre Fig. 20 : Planimetría de las estructuras aparecidas en el Sondeo G del Baluarte de la Bandera
Légende Planimetría de las estructuras aparecidas en el Sondeo G del Baluarte de la Bandera, con indicación del tramo de la muralla califal (A), la estructura defensiva sobre la cual se apoya (B), y la posible estructura poliorcética de época precedente (C).
Crédits D. Godoy Ruiz, 2018
URL http://journals.openedition.org/antafr/docannexe/image/1266/img-18.jpg
Fichier image/jpeg, 353k
Titre Fig. 21 : Detalle de las grietas verticales en el paramento interior de las estructuras tardorromanas del Baluarte de la Bandera
Crédits fotografía D. Bernal-Casasola
URL http://journals.openedition.org/antafr/docannexe/image/1266/img-19.jpg
Fichier image/jpeg, 791k
Titre Fig. 22 : Restos antropológicos del s. VII d.C. calcinados in situ en el Baluarte de la Bandera
Crédits fotografía cortesía de D. Godoy
URL http://journals.openedition.org/antafr/docannexe/image/1266/img-20.jpg
Fichier image/jpeg, 895k
Titre Fig. 23 : Baluarte de la Coraza o del Sur
Légende Arriba, interior del baluarte. Abajo, planta y secciones. En rayado, muralla califal omeya. En gris, estructura a la que se adosa.
Crédits F. Villada sobre alzados de la E.T. Miguel Arruda. Proyecto de investigación Puerta Califal
URL http://journals.openedition.org/antafr/docannexe/image/1266/img-21.jpg
Fichier image/jpeg, 736k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Fernando Villada et Darío Bernal Casasola, « Del istmo a las murallas reales: Un desafío para la arqueología preislámica de Septem (ss. I-VII d.C.) »Antiquités africaines, 55 | 2019, 183-210.

Référence électronique

Fernando Villada et Darío Bernal Casasola, « Del istmo a las murallas reales: Un desafío para la arqueología preislámica de Septem (ss. I-VII d.C.) »Antiquités africaines [En ligne], 55 | 2019, mis en ligne le 24 avril 2020, consulté le 02 juillet 2020. URL : http://journals.openedition.org/antafr/1266; DOI: https://doi.org/10.4000/antafr.1266

Haut de page

Auteurs

Fernando Villada

Arqueólogo de la Ciudad Autónoma de Ceuta

Articles du même auteur

Darío Bernal Casasola

Catedrático de Arqueología de la Universidad de Cádiz

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Antiquités africaines

Haut de page
  • Logo Centre Camille Jullian
  • Logo Centre national de la recherche scientifique
  • Logo Aix-Marseille Université
  • Logo CNRS Éditions
  • OpenEdition Journals