Skip to navigation – Site map

HomeSpecial Issues: from thematic wor...S15La participación de ciudadanos en...

La participación de ciudadanos en el desarrollo de un proyecto de seguridad alimentaria desde una perspectiva reflexiva

The participation of citizens in the development of a food security project: Reflective views
La participation de citoyens dans le développement d’un projet de sécurité alimentaire : regards réflexifs
Isabel Heck and Florianne Socquet-Juglard

Abstracts

This article analyzes, through an ethnographic approach, citizen participation in a food security project that has developed over ten years in a low-income neighborhood in Montreal (Canada). The “Food System for All” is a project promoting dignified access to healthy food for all. It is characterized by the involvement of people experiencing social exclusion and poverty as actors, along with practitioners and researchers. We examine the place and roles of citizens in the project, from the first spontaneous actions to the operationalization of a multidimensional food system. We discuss the results in terms of their contribution to improve food access, to further empowerment and a global perspective on food.

Top of page

Full text

Este artículo es una versión reelaborada y traducida por las propias autoras del capítulo “ Le Système Alimentaire pour tous. Un projet de sécurisation alimentaire basé sur la mobilisation citoyenne ” por las autoras (Heck & Socquet-Juglard 2019). Una de las autoras presentó el papel y los modos de la participación ciudadana en el “Système Alimentaire pour tous” en las jornadas internacionales “(Re) pensando la alimentación desde una perspectiva global no reduccionista de las necesidades” realizadas en Barcelona en octubre de 2018, organizadas por las editoras de este número temático de Anthropology of Food. La presentación llevó a la invitación a escribir un artículo en castellano para dar a conocer esta iniciativa en la comunidad hispanohablante. Agradecemos a las editoras de este número temático y a los revisores anónimos sus valiosos comentarios sobre las versiones anteriores de este articulo.

Introduction

1En respuesta a los desafíos socioeconómicos, ambientales y sanitarios que plantea el sistema agroalimentario dominante, en las últimas décadas han surgido muchas iniciativas de emancipación alimentaria en todo el mundo. Diversas en sus enfoques, fundamentos y objetivos, estas iniciativas tienden a dar un lugar muy importante a la comida fresca, de calidad y local. Así, se están desarrollando proyectos de agricultura comunitaria y sistemas alimentarios locales, se están formando iniciativas ciudadanas y se están estableciendo políticas alimentarias que tratan de influir en las formas en que se producen, distribuyen y consumen los alimentos (Renting et al. 2012; Maye, Holloway et al. 2007; Rodet 2018; Darrot & Noël 2018; Holt-Gimenez 2011). La autonomizacion en relación con los grandes circuitos está ganando terreno en el sector de la seguridad alimentaria, sucede, por ejemplo, en los “Community Food Centres” en Canada (Saul et al. 2013). Muchos de estos proyectos se construyen con las personas desde una perspectiva de derecho inalienable a la alimentación, de autonomía y mediante la integración de las dimensiones de dignidad y de empoderamiento de los sujetos (Booth et al. 2018).

2En este artículo, proponemos analizar, a través de un estudio de caso, la participación ciudadana en un proyecto de seguridad alimentaria para explorar cómo la integración de los ciudadanos permite una transformación de iniciativas para luchar contra la pobreza y favorece su empoderamiento y qué lugar ocupan los ciudadanos en los proyectos. Para ello nos basamos en el estudio del Système alimentaire pour tous (Sistema alimentario para todos, SAPT), un proyecto llevado a cabo en Montreal (Canadá), surgido de una iniciativa de lucha contra la pobreza, que promueve el acceso digno a alimentos saludables para todos y que se caracteriza por la participación de personas que viven en una situación de exclusión social y pobreza, al lado de profesionales e investigadores.

3¿Por qué y cómo fomentar la participación ciudadana en la lucha contra la inseguridad alimentaria? Los diferentes enfoques y objetivos existentes detrás de la participación ciudadana y la crítica de su instrumentalización implican un posicionamiento (Selle 2011). De hecho, en muchas experiencias, la participación ciudadana no resulta en un mayor poder ciudadano, sino que se limita a diferentes formas de consulta donde los ciudadanos no participan en la toma de decisiones. Abordamos la participación ciudadana desde la perspectiva del empoderamiento (Le Bossé 2016), donde se apoya a una persona o un grupo en lo que es importante para ellos, es decir, se parte de las necesidades y aspiraciones de las personas. Por lo tanto, se refiere a la participación de las personas en las decisiones que afectan a sus entornos y condiciones de vida. Este tipo de participación se aplica a diferentes niveles de intervención: desde el nivel individual, pasando por lo colectivo hasta los proyectos públicos.

4El enfoque de participación centrado en el empoderamiento difiere del reclutamiento, donde se busca movilizar a las personas por una causa ya definida, y, a menudo, con una fórmula de participación ya construida. Existe un riesgo de direccionalidad en este tipo de participación (Carrel 2017). Trabajar en la participación de acuerdo con un enfoque de empoderamiento significa estar atento a las personas, a su deseo de participar y ser flexible para ajustar las propuestas, sin que el acompañador desaparezca completamente frente a las necesidades de las personas apoyadas, se mantiene flexible en el desarrollo de acciones y proyectos. El acompañante ayuda a las personas a dar su “paso proximal”, que es el mayor paso que pueden dar en un contexto dado (Le Bossé 2016).

5Fomentar la participación en el desarrollo de proyectos alimentarios significa incluir las habilidades y el conocimiento de las personas que experimentan la inseguridad alimentaria, sin ignorar el conocimiento de los profesionales u otros actores que puedan estar involucrados en el desarrollo del proyecto. El objetivo de dicha participación es, en particular, evitar que las respuestas desarrolladas terminen beneficiando, sobre todo, las ambiciones de los profesionales (Berti et al. 2017). Por lo tanto, en proyectos alimentarios, la defensa de ciertos estándares alimentarios o ciertas aspiraciones políticas, que pueden ser propuestas por los militantes, como la de cortar con los grandes circuitos, no son compartidas necesariamente por las personas que experimentan una situación de inseguridad alimentaria, aunque pueda serlo (ibid.). Es necesario repensar la alimentación con las personas interesadas en renovar un sistema alimentario que está dejando de funcionar (Dilley & Boudreau 2001). Además, varios autores de este monográfico insisten en el carácter multidimensional de la alimentación y consideran la integración del saber ciudadano como una manera de reflejar la “globalidad” de la experiencia vivida, que va mucho más allá de la necesidad biológica de comer (McAll et al. 2015 ; Berti et al. 2017).

6Nuestro estudio se enfoca en las formas y la evolución de la participación ciudadana desde la perspectiva de su contribución al empoderamiento. Este se basa en el análisis de un caso que intenta implementar un enfoque global y transformador. Es uno de los pocos estudios que considera la participación de las personas excluidas en proyectos que promueven un mejor acceso a alimentos saludables. Después de una breve contextualización del caso, se analizará, a través de una presentación de las tres fases del desarrollo del SAPT, cómo están evolucionando las formas de participación ciudadana y el papel de los ciudadanos en relación con la expansión y la complejización de la iniciativa. Después, se discutirá los resultados a través de la lente del empoderamiento (Le Bossé 2016) y desde una perspectiva global sobre los alimentos que tiene en cuenta las necesidades de las personas (McAll et al. 2015; Berti et al. 2017). Se mostrará que escuchar las necesidades y aspiraciones de las personas ​​y la flexibilidad son elementos claves para lograr una transformación inclusiva de las personas que experimentan situaciones de pobreza y exclusión social.

Metodología

Descripción del caso

  • 1 Patrice Rodríguez fue un hombre de acción y visionario que fundó varias iniciativas notables de la (...)

7Parole d'excluEs es una organización sin fines de lucro fundada en el año 2006 por un colectivo creado en torno a Patrice Rodríguez1, creador de la iniciativa, para renovar las prácticas de lucha contra la exclusión social y la pobreza mediante la movilización ciudadana. Se parte de la premisa que éstas son productos de decisiones políticas y económicas, por lo que es posible actuar sobre estas decisiones para llegar a una sociedad más inclusiva. En este modelo, los ciudadanos en situación de exclusión social y pobreza son vistos como poseedores de conocimientos indispensables en el desarrollo de proyectos destinados a cambiar la dinámica y los procesos que conducen a la exclusión y la pobreza (Fontan 2017). Parole d’excluEs promueve una visión transformadora que va más allá del modelo asistencial.

  • 2 [https://iupe.wordpress.com].

8La organización y sus socios [entre ellos la Société d'habitation populaire de l'Est de Montréal (SHAPEM), que trabaja en el campo de la vivienda social, y la Incubadora universitaria de Parole d'excluEs (IUPE)2] han desarrollado un modelo con un enfoque territorial de movilización ciudadana. En este modelo, los ciudadanos, como primeros interesados, están en el centro de las medidas que se adoptan. Se parte de las necesidades expresadas por ellos para co-construir acciones colectivas y proyectos transformadores. Ciudadanos, profesionales e investigadores participan en esta co-construcción. Este modelo de acción territorial se ha implementado en tres localidades de Montreal y ha permitido construir respuestas concretas en diversas áreas como la convivencia, la economía, el acceso a la alimentación y los servicios de salud, la exclusión digital, la primera infancia y la democracia participativa (Fontan et al. 2010 ; Fontan 2017 ; Heck 2017b).

9Partir de las necesidades y aspiraciones de los ciudadanos requiere un lugar para compartir lo que es importante para ellos. Es en este sentido que se creó un local abierto al público en el bloque Pelletier (Montreal-Norte) junto a un estudio que realizó la IUPE en 2008 sobre las necesidades y aspiraciones de los ciudadanos (Fontan et al. 2009). El tema del acceso a la alimentación se presentó en este espacio como un gran desafío. Diversas investigaciones corroboran dicho desafío en este territorio, al que consideran un desierto alimentario (Enríquez & Klein 2019). El distrito de Montreal-Norte está particularmente afectado por la pobreza donde más del 40% de los habitantes declararon en 2016 un ingreso anual inferior al umbral de bajos ingresos. Se observa también un alto porcentaje de familias monoparentales, de personas migrantes, de minorías visibles, de personas sin empleo y una baja tasa de graduación de personas de 25 a 65 años (Ghaffari et al. 2018). Estas condiciones son significativas ya que la inseguridad alimentaria afecta particularmente a los grupos más desfavorecidos (MSSS 2008).

10El Système Alimentaire pour tous es una iniciativa que se ha desarrollado a través del modelo de Parole d’excluEs para responder al problema de la inseguridad alimentaria en su globalidad. Se basa en la idea de que el acceso a una alimentación sana es un derecho fundamental y que un sistema alimentario inclusivo debe producir, distribuir, procesar y vender productos alimenticios para que este derecho sea efectivo para todos. Su particularidad es que se desarrolló en colaboración con personas en situación de pobreza, profesionales e investigadores. Ésta se centra especialmente en el empoderamiento de los ciudadanos para actuar sobre su alimentación, y se basa en el compromiso, la reciprocidad y la solidaridad.

  • 3 Reagrupamiento ciudadano del bloque Pelletier.

11Tras el estudio sobre las necesidades y aspiraciones de los residentes del bloque Pelletier, los ciudadanos fueron invitados por Parole d'excluEs a formar un grupo de acción, el Regroupement des citoyens de l’îlot Pelletier (RCIP)3. Se forma así un colectivo que se posiciona y desarrolla proyectos relacionados con los temas identificados, incluida la inseguridad alimentaria. Los ciudadanos involucrados tienen trayectorias y perfiles de vida muy diferentes, pero todos experimentan formas de exclusión social y económica: una persona migrante, maestro en su país de origen, y que está desempleado desde su llegada a Canadá; una persona que después de un accidente tuvo que dejar de trabajar; o una mujer que está luchando contra problemas de salud mental que le impiden tener un trabajo. Estas diferentes circunstancias los han llevado a situaciones de fragilidad económica y a condiciones precarias de vida. Esto implica que la participación de estas personas en el comité fluctúa según la evolución de su situación de vida y que el número de miembros del RCIP cambia constantemente.

Perspectiva de investigación, recogida de datos y método de análisis

12Las dos autoras han participado como investigadoras en el proyecto durante más de 5 años a través de la Incubadora universitaria de Parole d'excluEs. Se trata de un dispositivo inspirado en los modelos brasileños, anglosajones y en la corriente de investigación participativa en Quebec (Longtin 2010; Fontan 2011) en el cual los investigadores están involucrados en el proceso de transformación; producen y movilizan conocimiento orientado a ese objetivo. El conocimiento se construye conjuntamente entre ciudadanos, profesionales e investigadores.

13La IUPE tiene un doble anclaje en el campo y la universidad (Centro de Investigación de Innovaciones Sociales - UQAM). Esta colaboración entre investigadores y actores locales se extiende hasta la integración permanente de un equipo de investigación dentro de Parole d'excluEs. Esta proximidad con los profesionales y los ciudadanos permite crear un vínculo de confianza y facilitar la reciprocidad para co-desarrollar y sistematizar acciones y prácticas en el campo, aun cuando la mayoría de los empleados provienen de fuera del barrio y no comparten necesariamente el perfil socioeconómico de los ciudadanos. También aumenta la capacidad crítica y reflexiva del enfoque (Heck 2017a; Fontan et al. 2017). La valorización del saber experiencial, así como la perspectiva de investigación, contribuyen a atenuar las diferencias de poder entre los diferentes actores, sin borrarlas por completo. Una decena de investigadores universitarios de diferentes disciplinas y universidades y más de veinte estudiantes participaron en la IUPE durante los últimos 6 años. Las autoras representan el componente “terreno” la IUPE, como tienen su sede principal en la organización Parole d'ExcluEs y no en la universidad.

14Nuestro análisis se basa en varios años de observación participante, entrevistas semiestructuradas con ciudadanos, profesionales e investigadores involucrados en el desarrollo del SAPT, y en documentación interna y externa. Los resultados se presentaron a los ciudadanos y a las partes interesadas locales en enero de 2020.

15Así, este artículo presenta un ejercicio de reflexión sobre las formas de participación y el papel de los ciudadanos en el desarrollo del proyecto. La investigación ha hecho de catalizador del proceso de construcción del sistema en algunos momentos y ha producido conocimientos científicos sobre y para el SAPT. Sin embargo, no es el resultado de un proyecto de investigación como tal, sino del trabajo de los actores en el terreno como Parole d'excluEs, organizaciones comunitarias, instituciones locales y ciudadanos.

16En este artículo, los resultados son analizados a la luz del empoderamiento y desde una perspectiva global de los alimentos. Más adelante sería interesante compara restos resultados con otros casos de participación ciudadana en iniciativas para combatir la inseguridad alimentaria y más allá.

Resultados

Primeras acciones de movilización ciudadana (Fase 1: 2008-2009)

17Poco después de la formación del comité ciudadano, los miembros del RCIP espontáneamente tomaron la iniciativa de llevar a cabo pequeñas acciones de agricultura urbana. Inspirados por diversas experiencias y visitas a huertos, en 2011 decidieron estructurar sus acciones, y se añadió un verdadero huerto a los contenedores de plantación iniciales (Socquet-Juglard 2017).

18Dado que el huerto es estacional y limitado, el grupo de ciudadanos y Parole d'excluEs destacaron la necesidad de trabajar en un proyecto colectivo que pueda, durante todo el año, responder a los problemas identificados en el bloque Pelletier. Así, se pusieron sobre la mesa varias propuestas ciudadanas. Para determinar qué tipo de proyecto podría ser más apropiado para el contexto, el RCIP y Parole d’excluEs recurrieron a la IUPE, que presentó las ventajas y desventajas de cada una de las propuestas y las discutieron con los ciudadanos implicados (Fontan et al. 2017). De esta manera los actores escogieron un grupo de compra que se creó en la Accorderie de Montreal-Norte, y se completó con una tienda de excedentes y actividades de cocina solidaria.

  • 4 Le Bossé utiliza la metáfora del “passeur” (barquero) para superar obstáculos en constraste con la (...)
  • 5 Las entrevistas citadas en este artículo fueron realizadas en francés y traducidas al español por l (...)

19Desde estas primeras acciones, los ciudadanos fueron acompañados por una persona responsable de la “movilización ciudadana” contratada por Parole d'excluEs. Desde una perspectiva de empoderamiento, esta persona ayuda a movilizar a los ciudadanos y, si es necesario, a estructurar grupos y hacer que superen los obstáculos, como un “passeur”4 (Le Bossé et al. 2009). Se apoyó a estos primeros proyectos sobre la base de las necesidades expresadas por los ciudadanos. Un participante explicó la importancia de este proceso delsiguiente modo :Hay quienes prefieren ser pasivos y consumir. Pero para ser actor, para tener un papel positivo [...] ¿quién mejor que el ciudadano que conoce su realidad? Si el ciudadano se expresa [...] porque a veces vivimos, pero no sabemos, corremos solo detrás de todo lo que tenemos que hacer. Pero cuando los ciudadanos se conocen [...] se expresan y pasan a la acción, la participación ciudadana encuentra su sentido.” (Entrevista 20165)

20Estos primeros años fueron los de tomar conciencia del problema colectivo y de la puesta en movimiento de los ciudadanos (Le Bossé 2016). La participación ciudadana consistió tanto en la participación práctica, a través del cultivo de los huertos, como en la reflexión y la toma de decisiones. Los ciudadanos participan como quieren y como pueden, en varias tareas o solo en una, según una fórmula flexible. El proyecto se convierte en un medio para que los vecinos del barrio se reúnan, hablen e intercambien conocimientos. La creación de un lugar de encuentro, a través del local comunitario y la flexibilidad de la fórmula de implicación permite que las personas se reúnan cuando quieran y más allá de las actividades formales.

21Por ejemplo, el tipo de huerto, colectivo o comunitario se decidió conjuntamente por medio de discusiones. Un vecino horticultor del bloque Pelletier recuerda: “[Los horticultores] tomaron la decisión de no crear un huerto comunitario [es decir un huerto con múltiples parcelas individuales] porque sería individual, nadie se ayudaría entre sí.... Debe haber un intercambio de conocimientos. Si hacemos un huerto, lo hacemos colectivamente, para compartir.” (Socquet-Juglard 2017: 11)

22En su diario del verano de 2011, los ciudadanos insisten en la noción de solidaridad: “Este huerto colectivo es un excelente pretexto para apropiarnos de nuestro entorno y desarrollar nuestra solidaridad. Podemos compartir nuestros conocimientos [hortícolas]. Porque muchos de nosotros tenemos experiencia en horticultura, lo que beneficia a los nuevos huertos.” (RCIP 2011: 2)

  • 6 Traducido al castellano por las autoras del original en francés.

23Diferentes funciones están asociadas a con los huertos. Duchemin et al., en Regimbal et al. (2016), señalan que éstos pueden contribuir, entre otras cosas, al desarrollo del empoderamiento a través de “la elección de cultivos, la distribución de tareas y la planificación del trabajo”6. El énfasis en el carácter colectivo y el intercambio de conocimientos se desprende claramente de las citas anteriores. La participación ciudadana contribuye a la cohesión social, que será uno de los tres objetivos del SAPT, junto con el acceso a una alimentación digna, la capacidad de elección, y la generación de ingresos. Esta última se concreta en la participación en la Accorderie (acumulación de horas en un banco de tiempo a través de servicios individuales o colectivos, como el grupo de compra) y en la cosecha del huerto (en bienes). Desde estas primeras acciones observamos una importante contribución de los ciudadanos en las orientaciones generales de los proyectos, tanto en lo referido al acceso a la alimentación como a la dimensión social de éstos.

24Esta primera fase de acciones ciudadanas en el bloque Pelletier ilustra dos procesos diferentes. Por un lado, la siembra de acciones espontáneas. Por otro, un proceso de reflexión e investigación en el que participan varios actores y lleva a la creación de un grupo de compra. Esta fase se caracteriza por la implementación de soluciones muy locales y aplicables con rapidez. El local comunitario de Pelletier juega un papel central porque allí se hacen los debates y se toman las decisiones, tanto entre los ciudadanos como entre los investigadores, los ciudadanos y los profesionales. A través de esta primera fase, notamos un aumento en el poder de actuación de los ciudadanos, aunque las acciones aún son a muy pequeña escala.

Ampliando la iniciativa: hacia un sistema alimentario (Fase 2: 2010-2015)

25El éxito de la implementación de los primeros proyectos, basados en la movilización ciudadana en el bloque Pelletier, atrajo la atención en el distrito y permitió que Parole d'excluEs se convirtiera en el nuevo líder local de un programa de lucha contra la inseguridad alimentaria. Eso permitió la contratación por Parole d’excluEs, en 2010, de un “encargado de la movilización”a tiempo completo dedicado a apoyar las iniciativas ciudadanas relacionadas con el acceso a la alimentación en el barrio.

26Para apoyar las iniciativas basadas en la movilización, el nuevo encargado de la movilización reunió a los socios del distrito para formar el Comité de seguimiento en seguridad alimentaria (CSSA), que apoyaría el proyecto. Este comité incluía organizaciones de Montreal-Norte que trabajan en el campo de la alimentación y el comité de ciudadanos RCIP.

27En esta fase, el RCIP organizó durante seis días, de forma experimental, un mercado en el verano de 2011. Este mercado se vinculó con las actividades del grupo de compra: sus excedentes fueron vendidos en la tienda del grupo de compra o transformados por la cocina solidaria, y a la inversa, el excedente del grupo de compra fue vendido en el mercado. Los ciudadanos, entusiasmados y constatando su poder de acción a través del éxito de esta experiencia, siguieron organizando días de mercado durante los tres años siguientes y confirmaron, a través de encuestas, el interés de la población por poner en marcha un mercado estacional que ofrece comida fresca y de proximidad.

28Las primeras acciones demostraron, según el análisis de los actores, el poder de acción de los ciudadanos, pero también los límites del grupo de compra: se dirigía sólo a pocas personas, en un territorio limitado, con un solo pedido al mes. La IUPE, en estrecha colaboración con el RCIP, realizó entonces un estudio para sentar las bases de un proyecto sostenible y estructurante basado en la movilización colectiva (Renaud et al. 2012). Los resultados de este estudio confirmaron el interés por un proyecto estructurador, como una cooperativa de distribución de alimentos que vincularía a otras iniciativas (agricultura urbana, mercado móvil, cocina colectiva, etc.). Este enfoque también permitió tomar conciencia de que un proyecto de tal magnitud requeriría una base más amplia que el territorio del bloque Pelletier.

29Se adoptó la idea de una cooperativa de distribución de alimentos y se crearon comités de trabajo para desarrollarla: cada actor, incluidos los investigadores, los profesionales y los ciudadanos implicados, tenían voz en la materia, según la lógica del cruce de saberes (Ferrand et al. 2008). También se ofreció capacitación en diferentes aspectos técnicos, con el objetivo de lograr condiciones de participación más igualitarias.

30Para profundizar la reflexión en torno a la cooperativa, ampliar la movilización e informar a la comunidad sobre los progresos realizados, el CSSA organizó en 2013 un gran evento en Montreal-Norte sobre el acceso a los alimentos. De hecho, como especificó el fundador de Parole d’excluEs: “La financiación que recibimos es para actuar, en y con la comunidad. Entonces, cuando realizamos un informe de actividades, es un informe administrativo... lo hacemos porque hay que hacerlo. Pero al final, un proyecto como este, si se basa en la movilización de la comunidad [...], esta debe ser informada.” [Zürcher 2015 (entrevista con P. Rodríguez)]

31En el primer Encuentro sobre la seguridad alimentaria en Montreal-Norte (Rendez-vous sur la sécurité alimentaire à Montréal-Nord) se reunieron 80 personas para discutir las iniciativas implementadas hasta entonces y reflexionar sobre proyectos futuros y sobre la emergencia de un sistema alimentario local. Este gran evento fue también una oportunidad para reconocer el papel de los ciudadanos en las iniciativas y para resaltar el hecho de que las personas que viven en situación de pobreza y de exclusión social pueden participar en el cambio. A partir de la aportación y motivación de los participantes, esta actividad se convirtió en un evento anual.

32En esta fase, los ciudadanos siguen ocupando un lugar importante y son el centro de las iniciativas. La participación del RCIP en el comité de socios (CSSA) da a los ciudadanos una voz en el desarrollo del proyecto igual que otros socios. La participación de los ciudadanos en el proyecto constituye su fundamento:

33“Siempre he dicho que la construcción de una casa, el solage, si no se hace sólida, no hay nada que pueda avanzar. [...] El pilar son las personas, los voluntarios, las personas que necesitan, tiene que ser el cemento, [...]. ¿Cómo hacer cemento? Es la motivación, el interés de la persona en el proyecto y la continuación del proyecto [...]. Siempre continuar, hacer un seguimiento sólido, no es fácil, pero se hace.” (Entrevista 2020)

34Esta cita subraya la importancia de alinear el proyecto con los intereses de los ciudadanos para que funcione la movilización. En este proyecto, la movilización es tanto un fin de este proyecto, como un medio para implementar nuevas acciones.

35En los proyectos para combatir la inseguridad alimentaria que integran a los ciudadanos que viven en situación de exclusión social, es esencial escuchar sus necesidades, sus aspiraciones y sus intereses para que puedan desarrollar el poder de actuar, para que esa movilización no se convierta en un reclutamiento para el proyecto. El apoyo a los grupos de ciudadanos también requiere tiempo, flexibilidad y adaptación a ritmos diferentes, como subraya un ciudadano involucrado, miembro del RCIP:

36“[Nuestro grupo] estaba muy activo en ese momento [...]. Hubo reuniones.... seguro que hubo fluctuaciones en términos de disponibilidad: hicimos comités por la tarde, otra vez por la mañana, luego el grupo de la tarde no se reunió con el grupo de la mañana, pero [el encargado de movilizar] hizo un excelente trabajo de resumen, etc. El papel de apoyo, lo repito todo el tiempo, es muy importante.” (Entrevista 2016)

37La contratación de una persona a cargo de la movilización en torno de la alimentación permitió apoyar a los ciudadanos específicamente en este tema. Con el fin de desarrollar el poder de actuar, esta persona tiene el papel de “passeur” en contraste con el de “salvador” o el “militante” (Le Bossé 2016). Visto como un aliado atento, el “passeur” ofrece un apoyo sin tener que “opinar sobre la relevancia del viaje, su ritmo o la legitimidad de las intenciones del viajero” (Le Bossé et al. 2009). Su papel es, ante todo, apoyar la voz de las personas en torno a los alimentos para que tomen conciencia del carácter colectivo del problema y que encuentren soluciones colectivamente. También ayuda a garantizar que las personas cuya voz es menos segura puedan tener el espacio para expresarse durante las reuniones. Un ciudadano enfatizó así su importancia:

Desde mi experiencia de voluntariado, [estas] reuniones fueron claras, había una agenda [...] por otro lado, ese día [la primera reunión con el encargado de la movilización], hubo preguntas, [...], y todas las respuestas fueron tomadas en consideración. Realmente no había una jerarquía, [...] Y, a veces había alguien que expresaba una idea en sus palabras, que realmente podía pasar desapercibido, pero él [el encargado de movilización] no, tomó nota de todo lo que se dijo y volvimos a la idea y lo discutimos. Eso fue como “oh wow”. Esta persona me inspiró para trabajar.” (Entrevista 2016)

38Por lo tanto, la segunda fase de desarrollo del SAPT se caracterizó por un aumento de la movilización de la comunidad y de las formas de participación. La gobernanza del proyecto se volvió más compleja, pasando de un comité ciudadano a un grupo de organizaciones (incluyendo al comité ciudadano), y al establecimiento de un evento anual que moviliza ampliamente, reconociendo el papel de los ciudadanos en la transformación del sistema alimentario. Este reconocimiento por parte de organizaciones locales más allá del bloque Pelletier, es en sí mismo una transformación significativa.

Puesta en marcha del sistema y multiplicación de las formas de participación ciudadana (Fase 3: desde 2016)

39La tercera fase corresponde a la operacionalización del SAPT y el cambio de escala en términos de territorio y de estructuración de la movilización. La movilización y los proyectos se han extendido a diferentes sectores del distrito y más allá de este. Para los actores estaba claro que esta puesta en marcha del sistema presuponía una expansión no sólo de los socios y apoyos claves, sino también del territorio de acción. En particular, la cooperativa de distribución de alimentos Panier Futé, creada a finales de 2014, necesitaba un mayor número de miembros para ser económicamente viable. Sin embargo, el método, que parte de las necesidades de los ciudadanos y de co-construir e implementar acciones con ellos, debía seguir siendo central (Socquet-Juglard 2017).

40El comité ciudadano inicial fue sustituido por un comité extraterritorial y transversal compuesto por 11 miembros elegidos. Representando al “movimiento ciudadano SAPT”, asegura, a través de asambleas bianuales, que el sistema se mantiene en línea con la realidad de los ciudadanos.

41Entre las nuevas iniciativas del SAPT se encuentra una colmena urbana, propuesta por un ciudadano e instalada en 2017 en el bloque Pelletier. La veintena de ciudadanos que formaban parte del “comité de la miel” fueron formados y acompañados por un apicultor durante toda la primera temporada. Al mismo tiempo, se diseñaron nuevos huertos formando un ecosistema con la colmena, mantenidos por un grupo de ciudadanos y un experto en agricultura urbana.

42La expansión territorial del SAPT también continuó a través de la ecologización de un área en el noreste de Montreal-Norte (en la que se encuentra otro lugar de intervención de Parole d’excluEs), con el fin de mejorar la convivencia. Se creó también un gran espacio comercial abierto a la comunidad, que fue dedicado al SAPT y a la cooperativa. Por último, las jornadas de mercado se han convertido en un mercado estacional recurrente. Desde 2016, el SAPT opera dos mercados en dos barrios de Montreal-Norte.

43Este desarrollo exponencial ha sido posible gracias a importantes subvenciones que han permitido la contratación de un equipo de profesionales asignados al SAPT y la cooperativa. Los profesionales se encargan concretamente de tareas que requieren conocimientos específicos (por ejemplo, financiación, comunicación, gestión de proyectos…) o rapidez operativa. Se han creado puestos de trabajo locales y estacionales para los mercados, la animación y el mantenimiento de las zonas hortícolas. Las asociaciones también han seguido esta tendencia de expansión, incluyendo productores locales para abastecer mercados y organizaciones en otros distritos de Montreal.

Figura 1

Socios y proyectos del SAPT en el distrito de Montreal-Norte (2018)

Fuente : Parole d’excluEs (2018)

44La expansión territorial, la multiplicación de proyectos, el desarrollo de alianzas y la contratación de un equipo dedicado al desarrollo del SAPT han transformado y diversificado las formas de participación ciudadana.

45Los ciudadanos pueden contribuir a la reflexión y a la visión del SAPT participando en los Rendez-vous annuels o en las asambleas de ciudadanos, o a través de una participación más formal como representante en el CSSA o como miembro de un consejo administrativo. Así, varios ciudadanos participaron en la ideación de proyectos. La participación práctica de los actores es muy variada, va desde la horticultura, la apicultura, el trabajo en los mercados estacionales y la cooperativa Panier Futé (preparación de pedidos, caja registradora, etc.), la transformación de alimentos, la organización de eventos hasta el entretenimiento. Además, hay varios cursos de capacitación relacionados con la producción y el procesamiento de alimentos. La diversidad de formas y grados de participación parece crucial para el éxito de una movilización amplia, adaptada a lo que cada uno quiere o puede dar y que, asimismo, favorece el empoderamiento de los participantes.

46En comparación con el desarollo de un único proyecto de huerto, el despliegue de un sistema complejo y extenso resulta más difícil. La complejidad no se limita a la interrelación de proyectos y actores, sino que también se refleja en los ambiciosos objetivos : desarrollar un proyecto de justicia alimentaria (los actores está utilizando cada vez más este concepto) que, en primer lugar, busque satisfacer las necesidades y aspiraciones de las personas en situación de exclusión, pero que, al mismo tiempo, se dirija a una población más amplia (de ahí el término “ para todos ” como parte del nombre del sistema) y que trabaje hacia un sistema alimentario que sea justo y sostenible desde un punto de vista ecológico, social y económico. En este sentido, una ciudadana explica la dificultad que puede representar la apropiación de un proyecto de tal magnitud, y la importancia de pequeñas acciones en este proceso: “No está claro que puedas tomar a gente común así y decirle: tienes potencial, tu vecino tiene potencial. [...] Reuníos y lanzaos a la piscina. No es fácil, hay que ir poco a poco, partir de las cosas que hacen todos los días...” (Entrevista 2020)

47La expansión territorial del proyecto puede conducir a desafíos de accesibilidad física y económica para aquellos ciudadanos que viven en situación de pobreza. De esta manera, un ciudadano explica que el transporte puede ser un obstáculo para involucrarse en la cooperativa: “Y el transporte no ayuda a las personas. Las personas [...] tienen dificultades con el transporte [...]. Por lo tanto, es lo mismo para la cooperativa, es el transporte el que pone palos a las ruedas para las personas que quieren participar en la cooperativa [y que viven más lejos].” (Entrevista 2020)

48A pesar de estos obstáculos, la participación ciudadana impactó en las personas de diferentes maneras. Por un lado, la participación ha permitido a ciertos ciudadanos darse cuenta de sus fortalezas y de las oportunidades que tenían para llevar a cabo acciones más allá de los proyectos del SAPT. Una ciudadana evoca, así, su deseo de cultivar plantas en su balcón después de su experiencia en un comité de horticultura: “Me gusta la jardinería. Me gustaría, [...], plantar cebolletas, [...] albahaca, hierbas [en mi casa].” (Entrevista 2019). Además, la participación de los ciudadanos, muchos de los cuales viven en situación de exclusión, le ayudó a ampliar su red social. Un ciudadano que experimentó los inicios del SAPT en el bloque Pelletier, enfatiza que este proyecto facilita alguna cosa más que el acceso a los alimentos: “ Se han introducido muchas cosas más allá de los alimentos : hay vínculos, los [...] ciudadanos que se conectan con su entorno, con organizaciones, descubren su barrio ... Hay un hueco para llenar, y que [acciones colectivas] ayudan a llenar. [...] Es un enriquecimiento personal y también profesional. Si quisiera trabajar en un lugar que aborda el tema del acceso a la alimentación, creo que tengo mucha experiencia ... [...] y hablo con facilidad ...” (Entrevista 2016)

49La operacionalización del sistema alimentario significa, tanto para el proyecto como para la participación ciudadana, una expansión territorial, una multiplicación de espacios de acción y reflexión, así como de interlocutores. Hay un aumento del poder ciudadano gracias a las nuevas estructuras y un avance en el logro de los objetivos del SAPT con la ejecución de proyectos estructuradores. Al mismo tiempo, notamos una cierta disolución del poder ciudadano, provocada por la extensión de los proyectos y comités por todo el territorio. El actual ajuste de la gobernanza del SAPT podría ofrecer una oportunidad para reafirmar y equilibrar el lugar de los ciudadanos en los foros estratégicos.

Conclusión

50Las diferentes fases del desarrollo del SAPT se han caracterizado por una evolución continua de los modos y formas de participación ciudadana, manteniendo la movilización como base y prioridad. El enfoque de Parole d’excluEs implica que las personas en situación de exclusión social o pobreza son los primeros actores de su propio destino, lo que presupone que pueden acceder a espacios de expresión y de toma de decisiones y actuar en relación con aquello que es importante para ellos. La participación corresponde al método de empoderamiento, tal como ha sido desarrollado por Le Bossé (2016).

51Las primeras acciones implementadas tienen sus raíces en el entorno de vida de los ciudadanos que, de una manera bastante orgánica, participan en todas las etapas de los proyectos: desarrollo de ideas, implementación, toma de decisiones y gobernanza. Estas primeras acciones colectivas tienen un impacto en la solidaridad, el acceso a la alimentación y la cohesión social. Berti et al. (2017) también destacan la necesidad de incluir a las personas no solo en las reflexiones, si sino también en las decisiones de los proyectos de lucha contra la inseguridad alimentaria. La identificación con el proyecto y su apropiación por parte de las personas que deberían beneficiarse de él, parecen esenciales para que funcione.

52La inclusión de personas que viven la inseguridad alimentaria desde el inicio del proceso permitió tener en cuenta desafíos más allá del acceso a los alimentos, como la importancia de las dimensiones relacionales, de toma de decisiones y económicas (cf. Fournier et al. 2014). Esta flexibilidad para un enfoque global en el SAPT es facilitada por el hecho que el organismo responsable del proyecto es intersectorial y no pertenece al sector alimentario (cf. McAll 2015).

53Con el desarrollo del SAPT y los proyectos más estructuradores el territorio de acción y movilización se amplía. Los puntos de partida y las oportunidades de participación se multiplican: se proponen nuevas experiencias, se crea un Comité de seguimiento y se celebran eventos anuales para reconocer y promover la participación ciudadana, así como para reflexionar y debatir ampliamente sobre el acceso a los alimentos.

54A nivel político, podemos notar un cambio en la postura de diferentes actores a lo largo de los años, incluyendo el ayuntamiento. Si bien la administración se negó a asumir la responsabilidad de las dificultades de acceso a los alimentos en su territorio en los inicios del SAPT, finalmente cambió este posicionamiento. No sólo se integróen el CSSA, sino también comenzó a participar en la financiación de proyectos, en particular en el mercado estacional. En términos más generales, la difusión de la iniciativa y la integración de los primeros interesados ​​en los proyectos de seguridad alimentaria se realiza principalmente mediante estrategias de “fertilización” y “d’essaimage souple” (Bellemare et al. 2017). Muchos actores e investigadores locales e internacionales han venido a visitar el proyecto en los últimos años, participando en esta difusión.

55Con la puesta en marcha de los proyectos y su articulación en un sistema, se están creando las condiciones para lograr un cambio más estructurador en el acceso a los alimentos, a través de un sistema alimentario que incluya en su ADN la movilización de los ciudadanos en situación de exclusión social y pobreza. La complejidad del sistema también afecta a la apropiación del proyecto por parte de sus actores, y conduce a una cierta especialización, tanto del equipo de profesionales como de los ciudadanos.

56La participación ciudadana en este proyecto es fundamental desde un punto de vista político, social, epistemológico y ético. En línea con la perspectiva global de la alimentación, ésta es transformadora, no solamente a través de las innovaciones que surgen de la integración del saber experiencial y que están vinculadas a las necesidades de los ciudadanos, sino también a través del empoderamiento individual y colectivo y la adquisición de nuevos conocimientos y habilidades. Políticamente significa un aumento del poder de los ciudadanos que viven en situación de pobreza y exclusión.

57Es importante tener en cuenta que los ciudadanos - a diferencia de los profesionales vinculados por contratos - se implican cuando pueden, ya que las situaciones de la vida pueden causar fluctuaciones significativas en su compromiso. Por lo tanto, es importante que el compromiso se mantenga libre de presiones. Una diversidad de lugares o formas de implicación que pueden ser apropiados para los intereses individuales, las habilidades o el ritmo, así como los profesionales que acompañan los procesos de movilización, ayudan a mantenerlo. Incluso si los ciudadanos no pueden estar omnipresentes, es importante que puedan mantener el control sobre el proyecto y su dirección, sea a través de asambleas, un comité o una junta directiva, y que su participación sea reconocida colectivamente. El proceso de ajustar y reajustar las formas de participación no está exento de tensión, creando un proceso de movilización en constante movimiento que puede ser un desafío para el desarrollo de proyectos. Las prioridades de estas personas, que a menudo tienen que responder a ciertas necesidades básicas, pueden, a veces, ir en contra del activista profesional que quisiera proponer ciertas ideologías o cambios políticos a largo plazo (Becker 1985; Berti et al. 2017). La flexibilidad demuestra ser un elemento clave en un proyecto participativo si queremos ir más allá del reclutamiento o la consulta.

58¿La complejización del SAPT y su extensión territorial significa que los ciudadanos tienen menos poder en el SAPT hoy en día que cuando comenzó en 2008? En las primeras acciones en el bloque Pelletier, los ciudadanos tuvieron probablemente una influencia más amplia en el desarrollo de los proyectos. Sin embargo, diez años después, el SAPT tiene un potencial transformador incomparablemente mayor: ya sea en términos de acceso a los alimentos, vinculación social o generación de ingresos. Aunque el SAPT permite a las personas comer mejor, no soluciona el problema del acceso diario a los alimentos.

59El poder de los ciudadanos para influir, a través de su participación en el SAPT, sobre cómo se producen, distribuyen y procesan los alimentos en Montreal-Norte ha aumentado considerablemente desde 2008, aunque ya no participan en todos los foros. El reconocimiento de los ciudadanos como actores por parte de las organizaciones e instituciones locales es una transformación importante. Su participación en el proyecto también tuvo un impacto transformador a través de los vínculos sociales que crearon, y del aumento de su sentimiento de efectividad personal y colectiva: desarrollan y valoran sus conocimientos y experiencias, y actúan en su entorno.

60La participación ciudadana sigue siendo una de las bases del SAPT, lo que se refleja en los numerosos recursos y estructuras que se le dedican. Esta base, así como la capacidad de reflexión reforzada por la integración de los investigadores en el proceso, contribuye a su constante evolución y permitirá ajustes continuos para que los grupos de ciudadanos y socios puedan seguir dando forma al desarrollo de un sistema alimentario sostenible para todos. Nuestro estudio demuestra la posibilidad de trabajar de manera diferente con personas que viven en situación de exclusión social y la pobreza: son creadores y actores en el desarrollo y la implementación de un proyecto colectivo que aborda los alimentos más allá del acceso a la comida. Traen transformaciones dentro de los proyectos en los que están involucrados al aportar sus saberes experienciales y, además, su implicación los impacta personalmente a través del desarrollo de su poder para actuar.

Top of page

Bibliography

BECKER H. 1985. Outsiders. Études de sociologie de la déviance. Paris : Métailié.

BELLEMARE M.F., LÉONARD M. & LAGACÉ-BRUNET P. 2017. Changer d’échelle en économie sociale : planifier l’essor et décupler les retombées de votre entreprise d’économie sociale. Montréal : Territoires innovants en économie sociale et solidaire (TIESS).

BERTI F. et al. 2017. « Pour une approche globale et solidaire en sécurité alimentaire  », Revue du CREMIS 10(1), [http://www.cremis.ca/pour-une-approche-globale-et-solidaire-en-securite-alimentaire].

BOOTH S., POLLARD C., COVENEY J. & GOODWIN-SMITH I. 2018. « “Sustainable” Rather Than “ Subsistence ” Food Assistance Solutions to Food Insecurity : South Australian Recipients’ Perspectives on Traditional and Social Enterprise Models ». International Journal of Environmental Research and Public Health 15(10).

CARREL M. 2017. « Injonction participative ou empowerment? Les enjeux de la participation », Vie sociale 3(19) : 27-34.

DARROT C. & NOEL J. 2018. « Vers des solidarités alimentaires territorialisées... Retour sur la recherche-action SOLALTER menée en Bretagne », Anthropology of food, conslté le 27 Mars 2020 : [http://journals.openedition.org/aof/8271].

DILLEY M. & BOUDREAU T. E. 2001. « Coming to terms with the vulnerability: a critique of the food security definition », Food Policy 26(3) : 229-247.

ENRIQUEZ D. & KLEIN J-L. 2019. « La désertification alimentaire à Montréal, logique économique et réponse sociale », in M. Doyon & J-L. Klein (dir.) (In)sécurité et sécurisation alimentaires au Québec. Face à l’insécurité alimentaire : l’action collective et territoriale : 43-64. Québec : PUQ.

FERRAND C., BRUN P., COUILLARD M., FERRAND F., LECORRE M., LEFEUVRE H. & REINHARDT C. 2008. Le croisement des savoirs et des pratiques. Quand des personnes en situation de pauvreté, des universitaires et des professionnels pensent et se forment ensemble. Paris : Les Éditions de l'Atelier Quart Monde.

FONTAN J.-M. & RODRIGUEZ P. 2009. «Étude sur les besoins et les aspirations des résidants de l’îlot Pelletier - Synthèse des recherches effectuées : Similitudes et différences des différents acteurs rencontrés », Cahiers de l’ARUC C-02-2009.

FONTAN J.-M., PIGEON M-J., RODRIGUEZ P., TROTTIER S. & VAN SCHENDEL V. 2010. « Le modèle d’action de mobilisation contre l’exclusion sociale par le logement communautaire de Parole d’excluEs », Cahiers de l’ARUC-ES, consulté le : [https://iupe.files.wordpress.com/2009/11/rapport-modele-daction-270310.pdf].

FONTAN J.-M. 2011. « La mobilisation des savoirs en contexte de lutte contre la pauvreté et l’exclusion : quels apprentissages pour les administrations publiques ? », Télescope 17(3) : 123-139.

FONTAN J.-M. & HECK I. 2017. « Parole d’excluEs : croisement des savoirs, des pouvoirs et des pratiques au sein de l’Incubateur universitaire », Éducation et socialisation 45, consulté le : [https://journals.openedition.org/edso/2540].

FONTAN J.-M. 2017. « D’un système d’acteurs à un écosystème d’intervention. Systématisation des connaissances sur la démarche de l’expérience et de l’organisation Parole d’excluEs », Montréal : Parole d’excluEs et Service aux collectivités UQAM, consulté le : [https://sac.uqam.ca/upload/files/Fontan_J-M_2017_Dun_syst%C3%A8me_dacteurs_%C3%A0_un_%C3%A9cosyst%C3%A8me_dintervention.pdf].

GHAFFARI L., FONTAN J.-M. & KLEIN J.-L. 2018. Portrait de la population de l’arrondissement de Montréal-Nord. Montréal : Arrondissement de Montréal-Nord.

HECK I. & SOCQUET-JUGLARD F. 2019. « Le système alimentaire pour tous : un projet de sécurisation alimentaire basé sur la mobilisation citoyenne », in M. DOYON & J.L. KLEIN (éd.) Pour la sécurisation alimentaire au Québec. Perspective territoriale : 101-115. Québec : Presses de l’Université du Québec.

HECK I. 2017a. « Du soutien à l’action à la recherche et développement. Bilan des activités du volet de recherche interne à Parole d’excluEs 2013 à 2017 », Montréal : Parole d’excluEs et Service aux collectivités UQAM, consulté le : [https://sac.uqam.ca/upload/files/Heck_2017_Du_soutien_%C3%A0_laction_%C3%A0_la_recherche_et_d%C3%A9veloppement_2013-2017.pdf].

HECK I. 2017b. « Les citoyens comme partenaires », Options politiques, Dossier : Évolution des modes de travail, consulté le : [http://policyoptions.irpp.org/fr/magazines/mars-2017/les-citoyens-comme-partenaires/].

HOLT-GIMÉNEZ E. (éd.) 2011. Food movements unite! Strategies to transform our food systems. Oakland, CA: Food First Books.

LE BOSSÉ Y., BILODEAU A., CHAMBERLAND M. & MARTINEAU S. 2009. « Développer le pouvoir d’agir des personnes et des collectivités: quelques enjeux relatifs à l’identité professionnelle et à la formation des praticiens du social », Nouvelles pratiques sociales 21(2): 174-190.

LE BOSSÉ Y. 2016. Soutenir sans prescrire. Québec : ARDIS.

LONGTIN D. 2010. « Revue de littérature : la recherche-action participative, le croisement des savoirs et des pratiques et les incubateurs technologiques de coopératives populaires », Les Cahiers du CRISES ET1102.

MAYE D., HOLLOWAY L. & KNEAFSEY M. 2007. Alternative Food Geographies: Representation and Practice. Oxford : Elsevier Science.

McAll C., FOURNIER A. & GODRIE B. 2014. « Vivre et survivre à domicile : le bien-être en cinq dimensions », Revue du CREMIS 14(1), consulté le : [http://www.cremis.ca/vivre-et-survivre-a-domicile-le-bien-etre-en-cinq-dimensions].

McALL C. et al. 2015. « Inégalités sociales et insécurité alimentaire : réduction identitaire et approche globale », Revue du CREMIS 8(2), consulté le : [http://www.cremis.ca/inegalites-sociales-et-insecurite-alimentaire-reduction-identitaire-et-approche-globale].

MSSS (Ministère de la Santé et des Services sociaux) du Québec. 2008. « Cadre de référence en matière de sécurité alimentaire », conslté le 27 Mars 2020 : [https://publications.msss.gouv.qc.ca/msss/document-000883/].

Parole d’excluEs. 2013. Bilan et évaluation du 1er Rendez-vous nord-montréalais sur la sécurité alimentaire. Documento interno.

RCIP. 2011. « De la parole…aux actes », Le journal n° 12 du regroupement citoyen de l’îlot Pelletier, consulté le : [https://iupe.files.wordpress.com/2009/10/journal-no12-aout-2011.pdf].

RÉGIMBAL F. et al. 2016. « Se rapproprier la chaîne alimentaire - du jardin à la cuisine en passant par le marché », Revue du CREMIS 9(2), consulté le : [http://www.cremis.ca/se-rapproprier-la-chaine-alimentaire-du-jardin-a-la-cuisine-en-passant-par-le-marche].

RENAUD G. & ROYER D. 2011. « Recension des initiatives en autonomie alimentaire », Cahiers du Centre de recherche sur les innovations sociales (CRISES), Collection Études de cas d’entreprises d’économie sociale ES1204, consulté le : [https://iupe.files.wordpress.com/2012/11/es12042.pdf].

RENTING H., SCHERMER M. & ROSSI A. 2012. « Building Food Democracy: Exploring Civic Food Networks and Newly Emerging Forms of Food Citizenship », International Journal of Sociology of Agriculture & Food 19(3): 289–307.

RODET D. 2018. « Engagements militants, professionnalisés ou distanciés : les visages multiples de l’alimentation engagée », Anthropology of food, consulté le 27 Mars 2020 : [http://journals.openedition.org/aof/8261].

SAUL N. & CURTIS A. 2013. The Stop: How the Fight for Good Food Transformed a Community and Inspired a Movement. Canada: Random house Canada.

SELLE K. 2011. « “ Particitainment” oder: Beteiligen wir uns zu Tode? » in PNDonline(III) : 19, consulté le : [http://www.planung-neu-denken.de/images/stories/pnd/dokumente/3_2011/selle_particitainment.pdf].

SOCQUET-JUGLARD F. 2017. Historique du Système alimentaire pour tous. Documento interno, Parole d’excluEs.

ZÜRCHER N. 2015. Entrevista con P. Rodriguez, fundador de Parole d’excluEs, Montréal. Como parte del programa “ Master spécialisé Éthique, responsabilité et développement ” bajo la responsabilidad de Vivianne Châtel (Université de Fribourg).

Top of page

Notes

1 Patrice Rodríguez fue un hombre de acción y visionario que fundó varias iniciativas notables de la sociedad civil en Quebec, incluidas las primeras organizaciones de integración socioeconómica para jóvenes.

2 [https://iupe.wordpress.com].

3 Reagrupamiento ciudadano del bloque Pelletier.

4 Le Bossé utiliza la metáfora del “passeur” (barquero) para superar obstáculos en constraste con la del “salvador” o “militante”.

5 Las entrevistas citadas en este artículo fueron realizadas en francés y traducidas al español por las autoras.

6 Traducido al castellano por las autoras del original en francés.

Top of page

List of illustrations

Credits Fuente : Parole d’excluEs (2018)
URL http://journals.openedition.org/aof/docannexe/image/11421/img-1.jpg
File image/jpeg, 395k
Top of page

References

Electronic reference

Isabel Heck and Florianne Socquet-Juglard, « La participación de ciudadanos en el desarrollo de un proyecto de seguridad alimentaria desde una perspectiva reflexiva », Anthropology of food [Online], S15 | 2020, Online since 30 December 2020, connection on 09 March 2021. URL : http://journals.openedition.org/aof/11421 ; DOI : https://doi.org/10.4000/aof.11421

Top of page

About the authors

Isabel Heck

anthropologue, Université du Québec à Montréal et Parole d’excluEs, heck.isabel@uqam.ca

Florianne Socquet-Juglard

agente de recherche à Parole d’excluEs, florianne.socquetj@gmail.com

Top of page

Copyright

Licence Creative Commons
Anthropologie of food est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Top of page
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search