Navigation – Plan du site
Livraison juin : Prensa hispanoamericana anterior a las Independencias

La Ciencia en la prensa periódica hispanoamericana del siglo XVIII

Jean-Pierre Clément

Résumés

Un des aspects les plus intéressants des Lumières fut la généralisation de la nouvelle méthode scientifique, qui révolutionna ce secteur et amena une formidable progression de toutes les sciences et de grandes avancées dans les connaissances ainsi que dans la vie quotidienne, grâce à la multiplication des inventions et au développement des techniques. Le public fut séduit par cet élan, et son enthousiasme rendit possible la publication de journaux partiellement ou totalement consacrés à la Science qui, comme toute la presse, avaient besoin d’une clientèle suffisante pour vivre ou plutôt survivre. La typologie des articles scientifiques qu’ils offraient fut étroitement liée à ces conditions ; il leur fallait, notamment, aborder des sujets qui touchent de près le lectorat des régions où ils étaient publiés. Des journaux comme le Mercurio Peruano de Lima et la Gaceta de Literatura de México permettent de comprendre ce phénomène. Et, en particulier, d’observer l’impact sur la société américaine de la Science en tant que composante des Lumières, ainsi que ses liens avec le patriotisme et la naissance des nations hispano-américaines.

Haut de page

Texte intégral

In memoriam Yves Aguila

1Se suele calificar el siglo xviii de “Siglo de las Luces”. Pero un examen objetivo permite observar que, menos contadas excepciones, la Ilustración aparece poco generalizada cuando comienza dicha centuria… en España y, aún más, en América, como lo nota, por ejemplo, el Dr Eugenio Espejo el 5 de enero de 1792 en su periódico Primicias de la Cultura de Quito :

  • 1 . ESPEJO, Eugenio, Primicias de la Cultura de Quito, n° 1, p. 14.

« Siendo esto así, preguntaremos : ¿qué número de objetos conoce Quito ? ¿qué cantidad de luces forma el fondo de su riqueza intelectual ? ¿cuáles son los inventos, cuáles son las artes, cuáles son las ciencias que sirven, favorecen é ilustran á nuestra Patria para apellidarse instruída ? »1

2Observamos que este sabio escribía a fines del siglo y que todavía seguía urgente la necesidad de ilustrar a los habitantes de su “Patria”, la Presidencia de Quito. Dicha necesidad constituiyó también el objetivo de los demás periódicos publicados en la segunda mitad del mismo siglo para sus respectivos territorios de la América hispana. Nos parece especialmente interesante un aspecto particular y muy característico de aquella época : la existencia de una prensa cuyo contenido, versado hacia la ilustración de los lectores, estaba parcial o totalmente dedicado a la Ciencia.

I - Breve panorama de las Ciencias en el Siglo de las Luces

3Lo atractivo de este tema procede de una observación : en aquella centuria, las ciencias fueron ocupando, a medida que avanzaba el siglo, un espacio cada vez mayor, y pareció conveniente tratar de ver cómo se reflejaba esto en la prensa americana, teóricamente más alejada de la vida intelectual europea.

1) Progresos y avances de las Ciencias en el siglo xviii

4En el siglo de las Luces, las Ciencias, herederas de los trabajos de gigantes como Copérnico o Newton, conocieron un auge impresionante. Hasta, a veces, conducir a una mutación total, como en el caso de la oscura Alquimia que se transformó en adelante en Química, o de la Obstetricia que ya tenía poco que ver con el tradicional “arte de las parteras”.

5En este lento caminar hacia las Luces, todos los países no avanzaron con el mismo paso : unos se adelantaron a otros (Inglaterra y Francia, por ejemplo), pero todos, hasta los que se suelen tildar de atrasados, fueron progresando. Este último destino fue precisamente el de España : el país participó, a su ritmo y con sus particularidades, en este movimiento general de la humanidad. Y, en unos pocos casos, más temprano de lo que a veces se sigue afirmando, como lo dieron a conocer los trabajos de V. Peset, J. M. López Piñero, V. Navarro, A. Mestre y otros al mostrar que las Luces empezaron a despuntar en la península hacia el año 1680, con la introducción de nuevos métodos en la Física, las Matemáticas, la Medicina y la Historia.

6Los europeos pensaban entonces que ya era posible cambiar el mundo, y esto gracias a la Ciencia y a una mejor difusión del saber : por la enseñanza, y otros canales como el libro, los gabinetes de Física o de Historia natural, las bibliotecas, los periódicos. En España, las clases dirigentes, que observaban, desde finales del siglo xvii, un fuerte crecimiento demográfico y una clara recuperación económica, aspiraban también a una modernización del país.

7Para lograrla, se insistió en el carácter concreto de la Ciencia. De ahí que, por ejemplo, la gente se interesara entonces más por la Astronomía, la Historia natural y la Medicina que por las Matemáticas puras ; de ahí también el que se evocaran siempre juntamente la ciencia con la técnica o, como se solía decir, las Ciencias y las Artes.

8La perspectiva que ofrecía de un mejor futuro provocó un verdadero entusiasmo, por lo menos entre las clases acomodadas e intelectualizadas : se multiplicaron los adeptos y el número de practicantes no dejó de crecer : gente educada confeccionaba herbarios, se creaban museos de Historia natural, se multiplicaban los gabinetes de curiosidades, etc.

9Buen ejemplo de esta fiebre fueron los cursos, como los de John Keill en la Universidad de Oxford sobre la teoría de Newton, los de Hawksbee en la Universidad de Londres sobre la electricidad, los de Willem s'Gravesande en Leiden a partir de 1717 y los de Desaguliers en Edimburgo. En París, el abate Nollet abrió un curso público de Física experimental, que tuvo tan inmensa repercusión en la alta sociedad que Mme du Châtelet escribió en una carta de 1736 que « no se ven en su puerta más que carrozas de duquesas, pares, mujeres hermosas ». Estas lecciones del digno físico hicieron mucho en favor de la propaganda científica y de su aceptación por el público… de las altas esferas primero, luego de las demás clases de la sociedad.

10Hasta el punto de que llegaron a alcanzar a las clases populares, como lo revela el caso de los experimentos de Física que pasaron a ser objeto de divertimientos en las barracas o casetas de las ferias. El número que probablemente tuvo mayor éxito fue el de la “botella de Leiden” inventada por le físico holandés Musschenbroek en 1746, en la que un generador de fricción provoca una leve descarga eléctrica al tocar la varilla que sale de la máquina ; el abate Nollet la perfeccionó, publicó el mismo año un libro sobre el tema (Essai sur l'électricité des corps), y se divirtió haciendo pasar la descarga a través de una compañía de 180 soldados que se daban de la mano, y luego por una cadena humana de 300 monjes unidos por barras de hierro : al pasar el fluido eléctrico, todos los participantes daban un brinco. Sabemos que en 1751, la Academia de Valladolid realizó este espectacular experimento.

  • 2 . CLÉMENT, Jean-Pierre, Las instituciones científicas y la difusión de la ciencia durante la Ilustr (...)

11Algunos personajes pronto se aprovecharon del invento, instalándolo en algunos barracones de las principales ferias y bulevares parisienses : de Saint-Germain, del Temple, del Palais Royal, etc. Han llegado hasta nosotros los nombres de una docena de estos empresarios de espectáculos, ambulantes o no, que se autollamaban "demostradores de Física". Los espectadores-actores quedaban encantados de atraer plumas con su cabeza, de encender espíritu de vino con la chispa que salía de la punta de su espada, o de saltar bajo el leve choque de la descarga. Un observador pudo así escribir en 1801, a propósito de aquellos años de fines del siglo xviii : « Nuestros bulevares se han convertido en escuelas de Física. » Algunos científicos criticaron tales procedimientos por parecerles poco serios, pero es probable que estos divertimientos hicieron mucho para sensibilizar las capas populares a la ciencia2.

12Esto nos permite recalcar que había entonces una estrecha relación entre la Ciencia y la realidad, lo que tuvo como consecuencia que, en aquel siglo, los sabios desarrollaron centenares de inventos útiles. La Ciencia estuvo así estrechamente unida con la técnica. Se multiplicaron las aplicaciones y, entre el piano de Cristofori (1711) y la pila de Volta (1800), se inventaron el pararrayos (por Benjamin Franklin), el azúcar de remolacha (por Margraff), los telares automáticos (de Vaucanson, Watt y otros), el telégrafo aéreo (por Chappe), las conservas (por Appert), la vacuna antivariólica (por Jenner) y un sinnúmero de otros objetos o procesos que impactaron fuertemente la vida cuotidiana de los europeos.

2) Gobiernos interesados

13El logro técnico de las ciencias incitó, pues, los gobiernos a sostenerlas. Fenómeno que se observa en Inglaterra, en Francia, en Italia, y en otros países. España no quedó apartada, y si a comienzos del Siglo de las Luces conocía un claro retraso para con sus vecinas del norte, fue colmando poco a poco el vacío que la separaba de ellas. En efecto, a comienzos del siglo, el poder central, con un soberano recién llegado de Francia –recordémonos que Felipe V era nieto del rey galo Luis XIV–, sabía con toda evidencia que España tenía un inmenso retraso en este sector de las ciencias. Para ello, se valió de varios procedimientos.

14El primero que mencionaremos fue el claro y fuerte apoyo que ofreció a las reuniones de sabios, como las academias (de Ciencias, de Medicina, de Cirugía etc.). Todavía más voluntario fue el que se otorgó a las Sociedades económicas, creadas a instancias del gobierno y en cuyo surgimiento desempeñó un papel preeminente el ministro Campomanes. De ahí que este soberano y sus sucesores hicieran cuanto les fuera posible para facilitar y mejorar la formación de los científicos. Para lograrlo, usaron de dos métodos, copiados de lo que practicaban otros países europeos.

  • 3 . CLÉMENT, Jean-Pierre, Las instituciones científicas y la difusión de la ciencia…, pp. 18b-21a.

15Por una parte mandaron a jóvenes prometedores con becas para que completaran su formación en el extranjero (Francia, Inglaterra, Italia, Alemania), sobre todo en medicina, en cirugía y en otras ciencias como, por ejemplo, cartografía. Y por otra parte llamaron a profesores extranjeros (esencial, pero no únicamente franceses) para que enseñaran en España con el propósito de ayudar al desarrollo de ciencias como Medicina, Cirugía, Botánica o Mineralogía. Son particularmente interesantes los casos de Louis Proust y de François Chavaneau, que fueron los verdaderos creadores de la Química en España3.

  • 4 . SEMPERE Y GUARINOS, Juan, Ensayo de una Biblioteca española de los mejores escritores del reynado (...)

16En fin, la Corona mandó a profesores de buen nivel por Europa, para que recogieran informaciones sobre las novedades en materia de Ciencia. Tenemos el ejemplo del botánico Casimiro Gómez Ortega que fue enviado en tales circunstancias : « sujeto de un mérito muy distinguido, había tenido el encargo por el Ministerio de viajar por las Cortes y Reynos extrangeros, con el objeto de recoger las noticias necesarias para el adelantamiento de las ciencias naturales en este Reyno, y particularmente para el establecimiento de una Academia de ellas, sin la qual se creía, y con razón, que no podían hacer muchos progresos »4.

173) La difusión del saber

  • 5 Guirao de Vierna, Antonio, « Clasificación de las expediciones españolas en América durante el si (...)

18Estos esfuerzos para devolver a España un rango que había perdido permite entender que, para la Corona, la resonancia internacional era algo muy importante. Desde fines del siglo xvii, Inglaterra y Francia forcejeaban para llevar la palma en los viajes de descubrimientos científicos. Son conocidos los gloriosos capitanes de aquellas empresas : Cook, Byron, Bougainville, Carteret, Wallis, La Peyrouse, etc. A partir de la mitad del siglo, España, que venía progresando, dio un paso adelante, organizando con Francia (o mejor, bajo su tulela académica) expediciones científicas. Fue primero la célebre empresa (1735-1745) destinada a medir el meridiano en el Perú –en realidad en la provincia de Quito que entonces dependía de Lima–, y más tarde la riquísima expedición botánica al Perú (1777-1787). A partir de ahí, se multiplicaron los viajes científicos lanzados por España sola : unos 63, según cálculos de un investigador5.

19Además de los múltiples aportes en el conocimiento de la naturaleza americana, estos viajes permitieron formar a numerosos sabios : así, en la expedición de 1777, Ruiz y Pavón, que, al comenzar el viaje, eran simples “alumnos”, lo acabaron como “profesores”, gozando de excelente consideración en toda Europa. Para ayudar a la formación de sabios, España se sirvió también de la ayuda al texto impreso, incitando a la traducción y publicación en castellano (a cargo del Estado) de obras científicas extranjeras (como las del renombrado agrónomo francés Duhamel du Monceau).

  • 6 . Para mejorar el conocimiento de esta ciencia útil, los ilustrados contaron con la ayuda de los cu (...)

20La mayor preocupación del gobierno entonces fue la preservación de la vida de los vasallos. La difusión de obras como éstas se explican por la necesidad de mejorar la producción agrícola en unos tiempos en que muchos países europeos eran asolados por las hambrunas y las penurias. La preservación de la salud venía a ser un objetivo esencial para las autoridades que se aprovecharon de la red de los curas para difundir consejos útiles, como lo demuestra el caso del Semanario de Agricultura dirigido a los Párrocos (1797-1808)6.

21Tenemos ahí un buen ejemplo de cómo el poder difundió las ideas nuevas y, más precisamente, los conocimientos científicos y sus aplicaciones en gran medida gracias al personal político-administrativo, a las autoridades locales, y también al clero (sobre todo el de los pueblos, en contacto directo con la población analfabeta). Y para informar a la gente encargada de transmitir el mensaje el estado financió la publicación de los textos que deseaba ver difundidos y ayudó o protegió los periódicos que podían servir de intermediarios. Bastarán dos ejemplos.

22En su Discurso sobre el fomento de la industria popular (Madrid, 1774), el conde de Campomanes impulsó la creación en cada provincia o ciudad importante de Sociedades Económicas de Amigos del País, que fueron uno de los mayores incentivos de la sociedad hispana (en la Península como en América) y en las que las ciencias desempeñaron un papel importante. Pues, de este libro de 204 páginas se repartieron ejemplares a todas las autoridades provinciales y locales del país ; sobre todo se mandaron varios volúmenes a cada obispo, para que los prelados utilizaran a los curas de las diócesis como una red difusora de los deseos gubernamentales (Real Cédula de 18 de noviembre de 1774). Fueron 30 000 ejemplares los que se distribuyeron así, a cargo del Erario ; cifra extraordinaria cuando se sabe que en aquella época una buena tirada solía oscilar entre 1 000 y 1 500 ejemplares.

  • 7 . Abundan los casos parecidos, como la Real Orden de 25 de mayo de 1795 que trata del modo de prese (...)

23Otro fenómeno fue el de la publicación de textos cortos por las autoridades. Existieron así muchas cédulas, mandadas a las cuatro esquinas del Imperio, que llevaban consejos higiénicos o médicos a la población. En 1784, por ejemplo, Francisco Gil publicó en Madrid una Disertación físico-médica, en la cual se prescribe un método seguro para preservar a los pueblos de viruelas… ; el poder juzgó este trabajo científico-práctico tan útil para sus vasallos que mandó gran número de ejemplares a América, para que se difundiera esta nueva curación y se hicieran experimentos in vivo7.

24Especialmente interesante para nuestro propósito es el caso de la Real Orden del 22 de julio de 1793, por la que se enviaron al virrey del Perú 6 ejemplares de la receta del Dr. Rafael Vilches, eficaz « en la curación de dolores reumáticos, venéreos y escorbúticos », porque, al recibirla, éste ordenó su publicación en el Mercurio Peruano, donde ocupó las 8 páginas del núm. 323 del 6 de febrero de 1794. Como lo observamos, el poder se valió de los papeles existentes, corrientemente las Gacetas a su disposición, pues eran órganos oficiales ; pero, en ese año de 1794, no se publicó la Gaceta de Lima : la autoridad, pues, se sirvió del Mercurio Peruano para publicarlo.

25Como lo observamos, el gobierno, directamente o por intermedio de sus representantes locales, impuso sin vacilar a la prensa periódica los textos que quería ver publicados, aun cuando no se tratara de órganos oficiales. De un modo general, le interesaba mucho la difusión de los textos científicos. Y la prensa representaba un vector bastante eficaz, por ser, en aquel entonces, leída por poca gente con los ojos, pero por diez veces más por el oído, puesto que eran muy corrientes las lecturas en voz alta en grupos a veces bastante amplios, como lo muestra el ejemplo siguiente : en carta dirigida al Papel Periódico de Santa Fe, un lector escribió, a propósito de las tertulias de Bogotá, en las que se leían tanto esta misma publicación como el Mercurio Peruano :

  • 8 «Carta del Lic. Camilo Cantueso, de Cartagena de Indias», 3 de junio de 1791, publicada en el Mer (...)

« Se acordará Vm. que en la segunda [carta] mía le dije como andaba su periódico siendo el favorito de las tertulias no sólo seculares sino reli­giosas, sin excluir las monjas, porque me consta que hasta las legas se olvidan de lo que son, teniendo sus buenos ratos de periodicantes ; pero el dolor es que un solo ejemplar le suele servir a más de cien personas, si acaso no es a una tercera parte de la ciudad.8 »

  • 9 Sobre este tema, ver CLÉMENT, Jean-Pierre, El Mercurio Peruano, 1790-1795, Francfort, Vervuert ; Ma (...)

26Es muy probable que se trate de una exageración, pero lo importante es que confirma el tipo de lectura y la posibilidad de un público oyente importante9.

II - Las publicaciones periódicas

27La lección de lo que antecede es que la prensa periódica no podía sino agradar a las autoridades, porque tomaron consciencia de la utilidad que ella constituía en la difusión de los conocimientos, tanto en España como en América.

1) Breve panorama de la prensa americana

28La prensa periódica hispanoamericana tiene una historia parecida a la de su correspondiente europea : de las hojas volantes ocasionales ha pasado a las gacetas de periodicidad más o menos fija y, de ahí, a los periódicos regulares. Todo esto con un retraso lógico para con la Metrópoli, si se toman en cuenta el alejamiento del Nuevo Mundo y las difíciles relaciones marítimas, la balbuciente tecnología, la escasez de caudales y de posibles lectores, y otros obstáculos más.

29Las primeras hojas americanas llevaban los nombres de Noticias, Relación o Suceso ; florecieron, efímeras, en la segunda mitad del siglo xvii, ofreciendo al público informaciones recogidas por los « noticieros » en los mismos muelles donde arribaban, cargados con todos los ruidos de la Corte, los navíos procedentes de la Península, como la Relación de cosas notables del Perú (1620) o, a fines del mismo siglo, las Noticias de España y las Noticias generales de Europa que José de Contreras publicó en Lima y en las que sólo daba informaciones relativas al Nuevo Mundo, así como la Gaceta reimpresa de Lima (1715). Luego, aparecieron publicaciones cada vez más regulares ; la primera parece haber sido la Gaceta de México y noticias de Nueva España, editada, con variaciones en el título, de 1722 a 1742. Después, salieron a luz la Gaceta de Guatemala (1729 y 1731-1814), la Gaceta de Lima (1743-1767), la Bandera de la Homeopatía de La Habana (1756-1758), la Gaceta de La Habana (1764 y 1782-1783), y de nuevo la Gaceta de México (1784-1821) y otras más. Todos estos periódicos daban noticias de Europa y, en modo menor, de los reinos donde se publicaban ; conviene sin embargo insistir en el hecho de que eran esencialmente imitaciones, y a veces puras copias, de sus predecesores peninsulares.

  • 10 Sempere y Guarinos, Juan, «Discurso preliminar» al t. i de su Ensayo de una biblioteca…, 1785.

30De ahí que, por aquellos momentos, Juan Sempere atribuyera la ignorancia de sus compatriotas a « la falta de buenos diarios y otros papeles periódicos, por medio de los cuales en otros países se extienden las noticias de los adelantamientos de las Ciencias y Artes » 10.

31Hay que esperar la última década del siglo xviii para ver el nacimiento de une prensa diferente, que llevase, o tratase de llevar, a los lectores las Luces del tiempo, con la Gaceta de Literatura de México (1789-1792) de José Antonio Alzate, el Diario de Lima (1790-1793) de Jaime Bausate y Mesa, el Mercurio Peruano (1790-1795) de la Sociedad Académica de Amantes del País de Lima, el Semanario Crítico (1791) del padre José Antonio Olavarrieta, el Papel Periódico de la ciudad de Santa Fe de Bogotá (1791-1797) de Manuel del Socorro Rodríguez o las Primicias de la Cultura de Quito (1792) de Eugenio Espejo, y otros más. Son generalmente los órganos de las Sociedades Patrióticas o Económicas de Amigos del País y, por esto, obras de reflexión más que de simple información. Más tarde, a partir de 1810, la América española entró en una fase de intensa actividad política, en la que la prensa se comprometió, tomando parte en la lucha emancipadora, saturada de declaraciones tan ardientes como contradictorias, gracias a un sinnúmero de periódicos, los más de ellos efímeros.

2) ¿Por qué una prensa científica en América ?

32Salvo contadas excepciones, la Ciencia no constituyó un tema de interés en la primera prensa, hasta la mitad del siglo xviii. Pero después, aparecieron periódicos que ofrecían al público algunos artículos científicos. A veces llegaron a ser bastante numerosos estos textos (como en el Mercurio Peruano), hasta constituir en otros pocos la única preocupación de sus autores (por ejemplo, la Gaceta de Literatura de México). Tenemos, por consiguiente, que interrogarnos sobre los motivos que movieron a los editores de este tipo de prensa a publicar tan nutrido conjunto de textos científicos en sus órganos.

33La primera razón que aparece es que, estando la prensa socorrida o auxiliada por donaciones reales, oficialmente sostenida y situada bajo el estrecho control político (y religioso) de las autoridades, era necesario evitar ir a contracorriente. Hemos visto que el poder central se activaba en aquella época para mejorar la formación de sus vasallos y desarrollar la práctica científica ; por lo tanto, los autores de los periódicos pensaron que sería bien visto obrar en la misma dirección, ofreciendo a sus lectores, de vez en cuando o a menudo –según el órgano–, textos científicos.

34Por otra parte, notamos que en la vida material e intelectual de dichos periódicos, los científicos locales desempeñaron muy frecuentemente un papel intelectual de primer orden, como lo revelan los casos de José Antonio Alzate en la Gaceta de Literatura de México, de José Hipólito Unanue en el Mercurio Peruano de Lima, de Eugenio Espejo en las Primicias de la Cultura de Quito, de Francisco José de Caldas en el Semanario de Nueva Granada. Papel primordial en la apertura de los espíritus de sus respectivas “patrias” : difusión del saber científico, estudio de las riquezas locales y de cómo explotarlas, transmisión al Nuevo Mundo de las novedades europeas en materia de Ciencia.

35Estos sabios-periodistas eran los herederos de una larga línea de sabios americanos que aparecieron en el siglo xvii y optaron por el nuevo método científico, como el mexicano Juan Benito Díaz de Gamarra que, en 1679, abrió los ojos a sus colegas, traduciendo –o mejor dicho, adaptando inteligentemente– la Sentencia burlesca escrita por Boileau para atacar a los escolásticos y defender a William Harvey, descubridor de la circulación sanguínea, y a todos los “circulacionistas”.

36Este movimiento en favor de la Ciencia acarreó progresos en el Nuevo Mundo, porque las Indias se beneficiaron de los esfuerzos que se podían notar en la Metrópoli. Como, por ejemplo, la posibilidad de participar en el programa de becas para ir a estudiar en el extranjero. El Perú nos ofrece así el caso del zambo José Manuel Dávalos que se fue a Europa para completar su carrera, iniciada en Lima : en 1787 leyó en la universidad de Montpellier una tesis de Medicina tan lograda que se publicó de ella un resumen en el Journal de Médecine et Chirurgie de París (1787) y que se elogió el trabajo en el Diario de Madrid (número de 28 a 30 de octubre del mismo año) con un artículo repartido en tres entregas.

  • 11 . Luego (1751), las autoridades españolas lo contrataron como Director de la Academia de Guardias M (...)

37Otro caso de equiparación con la Península fue el de los profesores extranjeros y técnicos invitados a compartir su saber con los vasallos de los soberanos españoles : las Indias también se aprovecharon de tal colaboración, como lo manifiestan la presencia en el Nuevo Mundo de los técnicos conocidos como “los mineros alemanes” –llamados para mejorar la producción minera de Nueva España y Perú– y el recorrido del sabio francés Louis Godin. Fue director de la expedición geodésica al Perú iniciada por la Academia de Ciencias de París y destinada a medir un grado del meridiano cerca del ecuador, para confirmar la teoría de Newton (1735-1745) ; acabada la misión, se quedó en el Perú como profesor de Matemáticas en la Universidad de San Marcos (1744-1748), donde formó a jóvenes limeños11.

  • 12 . Se trata de la tesis de Agustín de Landáburu titulada Leges newtoni, quibus Planetas se se attrah (...)

38Los americanos, o mejor los criollos, se aprovecharon de estos viajes científicos : participaron en ellos, acogieron a los sabios europeos y aprendieron de ellos. Así, una de las consecuencias de la expedición geodésica fue la lectura en la Universidad de San Marcos, en 1788, de una tesis doctoral que consistía en un estudio de la teoría de Newton en relación con las medidas realizadas por la expedición en el Chimborazo en el año 1738 y otras practicadas en Europa12.

  • 13 .«Introducción» a Francisco José de Caldas, Un peregrino de las ciencias, Madrid, Historia 16, 1992 (...)

39De manera bastante parecida, otros virreinatos americanos se aprovecharon de la presencia de los sabios europeos. México, Guatemala, Cuba, Nueva Granada se beneficiaron de la presencia en su suelo de expediciones botánicas. Lo que permite a Jeanne Chenu concluir sobre este tema que « en el transcurso de pocos años la Nueva Granada iba a realizar el recorrido científico hecho por Europa en dos siglos »13.

  • 14 « José Hipólito Unanue (1755-1833), journaliste, scientifique et politique péruvien », El Argonau (...)
  • 15 Arias-Schreiber Pezet, Jorge, Los médicos en la independencia del Perú, Lima, Ed. Universitaria, (...)
  • 16 Santa Cruz y Espejo, Eugenio, Reflexiones acerca de las viruelas (1785), Quito, Imprenta Municipa (...)

40Todo esto acarreó resultados interesantes, como el surgimiento de numerosos y buenos científicos. En el Perú, el gran médico José Hipólito Unanue fue el primero en crear un anfiteatro anatómico (1792) y en dar clases de Anatomía con disecciones “en directo”14. Lo que contribuyó a formar una pléyade de excelentes médicos que participaron muy activamente en la vida científica (y también política) del país en el siglo xix15. Podríamos hablar casi tan favorablemente de otros muchos médicos ilustrados, como el Dr. Espejo en Quito, que tuvo la intuición de la existencia de los microbios, a los que llamaba « atomillos vivientes »16.

  • 17 . CLÉMENT, Jean-Pierre, El Mercurio Peruano, 1790-1795, vol. I (Estudio), pp. 65-89.

41En fin, no podemos olvidar la fantástica ola de curiosidad que submergió el continente europeo. Pues, ella tuvo su continuación en América. Y ella no alcanzó sólo a los sabios, sino que también entusiasmó a muchos vasallos que vieron en las Ciencias un saber apasionante y útil. Y si los autores de los periódicos se lanzaron a la aventura editorial, fue también porque se dieron cuenta de que existía en su alrededor un público interesado. En efecto, como la ayuda financiera gubernamental (o mejor virreinal) faltaba a menudo y cuando sí, generalmente no bastaba para cubrir los que el Mercurio Peruano llamaba « los ingestes gastos » de la publicación de un periódico, los editores tenían que dar a sus lectores textos que los sedujeran y los incitaran a suscribirse. Ofrecer artículos científicos fue en aquellos momentos una solución para arrastrar a un público en parte curioso y en parte interesado en copiar a la gente de aupas de la sociedad colonial (como lo revela la publicación de las listas de suscriptores17).

3) Una prensa ilustrada e ilustradora

  • 18 Sempere y Guarinos, Juan, Ensayo de una biblioteca…, t. IV (1787), p.176.

42Muchos espíritus vieron, pues, en la prensa periódica un excelente medio para difundir los conocimientos entre la población con aptitudes para recibirlos, es decir entre la que sabía leer y disfrutaba de ingresos suficientes para pagar una suscripción (muy cara en la época, sobre todo en el Nuevo Mundo). En 1786, Sempere y Guarinos observaba que, « para los progresos de las ciencias y artes, o a lo menos para la mayor y más rápida extensión de sus conocimientos, han contribuido mucho en estos últimos tiempos los Papeles periódicos. »18

43En efecto, en la Península, pasada la mitad del siglo, periódicos, nada científicos en su propósito inicial, acogieron en sus páginas reseñas de libros científicos, trabajos de vulgarización y, cada vez más frecuentemente, artículos de técnica o ciencia aplicada. Se podían leer tales textos en los principales periódicos madrileños de la centuria : el Diario noticioso… (1758-1781), el Diario extranjero… (1763), el Correo general de la Europa (1763), el Correo literario de la Europa (1781-1782 y 1786-1787), el Correo de Madrid (1786-1791) –publicó, por ejemplo, 26 artículos de Física en un año (oct. de 1787-oct. de 1788)–, el Diario curioso… de Madrid (1786-1843) –11 artículos científicos en los dos meses de enero y febrero de 1789–, el Espíritu de los mejores diarios que se publican en Europa (1787-1791), etc.

  • 19 . Respectivamente en Mercurio Peruano, III, 239-240; V, 266-267; I, 226-228; V, 15; VI, 15-16.
  • 20 Mercurio Peruano, vol. II, pp. 117-119.

44Esta difusión del saber científico al público no especializado no se limitó a España. Observamos el mismo fenómeno en la naciente prensa hispanoamericana, como en el Papel periódico de la ciudad de Santa Fe de Bogotá (1789-1792) de Francisco José de Caldas o las Primicias de la cultura de Quito (1792) de Eugenio Espejo. Y una prueba de la cercanía que tienen estos periódicos con su público ilustrado (pero no forzosamente sabio) nos lo ofrecen los mismos lectores que, muy frecuentemente, participaron en este movimiento informando a los responsables de las publicaciones de los fenómenos que habían podido observar, tratando de explicarlos o pidiendo explicaciones ; describieron así, en el Mercurio Peruano, temblores acaecidos en Pasco y en Huancavelica, un arco iris de sombras visto en Cañete, una bola de fuego –o sea, un meteorito– que cruzó el cielo de Lima, una marea gigantesca que asoló las orillas del Río de la Plata19. A veces estos mismos lectores manifiestaron el deseo de ver mejorar el periódico, como esas diez personas que escribieron para obtener la publicación de un calendario solar preciso y de una disertación sobre los cometas20. Todo lo cual es prueba de la existencia en la América hispana de una elite –quizá numéricamente reducida, pero muy real–, adicta a las ideas científicas modernas.

III - Ciencia y “Patria”

45Las Luces son inseparables de la Ciencia ; pero si es verdad que esta última no constituye sola la Ilustración, forzoso es reconocer que constituye una parte importante e imprescindible de ella. Los espíritus que se arriesgaron al periodismo en la segunda mitad del siglo xviii explicaron que se lanzaban a tal aventura porque habían observado que sus compatriotas, de España y del Nuevo Mundo, no estaban al día de las novedades y que en todo el imperio faltaba dinamismo económico e ímpetu intelectual. La palabra más compartida por ellos para calificar la situación es la de “letargo”.

46Cuando la ola de entusiasmo hacia las Luces empezó a batir las tierras americanas, empezaron a florecer publicaciones muy diferentes de las gacetas hasta ahí impresas, y muy nuevas por su contenido que se puede calificar de científico y nacional (aunque todavía no existieran las naciones hispanoamericanas).

1) Un contenido científico

47Para entender mejor lo que pasó, nos detendremos un instante en un caso muy revelador de tal actitud : el del Mercurio Peruano. Dicho periódico, bisemanal, que era el órgano de la Sociedad Académica de Amantes del país de Lima, no contenía ninguna noticia de actualidad, sino solamente artículos de reflexión sobre los temas más diversos. Entre ellos, lo notable fue que los redactores dedicaron un poco más del 25 % de la superficie impresa a la Ciencia pura –Medicina, Historia natural, Física y Química–, sin contar otros asuntos de Ciencias humanas –Geografía e Historia– que representaron además casi un 34 % del texto impreso– y las Ciencias aplicadas –Minería y Técnica– el 5 % ; o sea, un total de más del 64 % de todo lo publicado.

  • 21 Mercurio Peruano, vol. I, P. 124.

48No todos los artículos eran de Ciencia pura, sino más generalmente ilustraciones, comentarios o complementos de teorías ya existentes. No siendo el periódico que nos ocupa una obra únicamente científica, es lógico que, a pesar del interés que manifestó por este ramo del saber humano, las ciencias no estuviesen todas representadas ni, cuando aparecían, tratadas de igual manera. Las Matemáticas, por ejemplo, casi no existieron en él. Esto no significa un fallo de los autores ; sólo que se ofrecieron estas ciencias muy a menudo de modo indirecto, por ser consideradas como instrumentos y no como fines en sí mismas : « la Física experimental –explicaban, por ejemplo– se demuestra por principios y se prueba con axiomas matemáticos »21.

  • 22 Mercurio Peruano, vol. II, n°s.  46 (fols. 96-101) y 47 (fols. 104-108). Por el Dr. Pedro Nolasco (...)
  • 23 Mercurio Peruano, vol. IX, n°s. 292 (fols. 111-118) y 293 (fols. 119-122). Por Joseph Coquette.
  • 24 Mercurio Peruano, vol. X, n°s. 316 (fols. 25-32), 317 (fols. 33-40), 318 (fols. 41-48) y 319 (fol (...)

49Sin embargo, el interés por la ciencia pura y la voluntad de explicar los fenómenos naturales existe y se manifiesta en textos como la “Carta […] proponiendo unas nuevas conjeturas sobre el fluxo y refluxo del Mar” (9 y 12 de junio de 1791)22, “Electricidad astronómica, ó Experiencias que parecen demostrar que el movimiento de los Astros pende de la electricidad” (20 y 24 de oct. de 1793)23, o “Necesidad de la Historia natural científica” (12-23 de enero de 1794)24.

  • 25 . Son tres memorias estampadas en el vol. IX : la de Antoine Lavoisier, n°s. 305 (fols. 218-225) y (...)

50Pero donde el Mercurio Peruano se adentró más lejos en la teoría científica fue cuando se atrevió a traducir al castellano y publicar in extenso (de 5 a 22 de dic. de 1793) la muy especializada Nomenclatura química25 que los sabios franceses Lavoisier, Guyton de Morveau, Fourcroy y Berthollet habían presentado en 1787 ante la Academia de Ciencias de París y que iba a sentar las bases de esta nueva ciencia, que acababa de abandonar los andrajos de la Alquimia.

51Por aquellos años, otro autor, novohispano éste, seguía la misma senda, con la diferencia de que sus publicaciones iban dedicadas en totalidad a la Ciencia. Queremos hablar de José Antonio Alzate (1737-1799). En realidad, había emprendido este camino muchos años antes, con tres periódicos que, por varias razones (entre otras financieras), tuvieron una corta existencia : el Diario literario de México –en cuyo título « literario » vale por “científico”–, que sólo tuvo 8 números (marzo-mayo de 1768) ; Asuntos varios sobre ciencias y artes (13 entregas entre oct. de 1772 y enero de 1773) ; y Observaciones sobre la Física, Historia natural y Artes útiles (14 fascículos de marzo de 1787 a comienzos de 1788). El panorama de la prensa científica mexicana ofreció también –las fechas de publicación coincidieron– al público el Mercurio Volante (oct. de 1772-febr. de 1773) del Dr. José Ignacio Bartolache (1739-1790), que en cierto modo compitió con los Asuntos varios de Alzate.

  • 26 . Nuestras referencias son las de la edición de Manuel Buen Abad, Puebla, Oficina del Hospital de S (...)
  • 27 . El Diccionario de la Real Academia (ed. de 1803), dice que es « el conocimiento de las letras o c (...)
  • 28 Alzate, José Antonio, Gaceta de Literatura…, vol. IV, pp. 161-165.
  • 29 Alzate, José Antonio, Gaceta de Literatura…, vol. III, pp. 57-58.
  • 30 Alzate, José Antonio, Gaceta de Literatura…, vol. IV, pp. 62-71.
  • 31 Alzate, José Antonio, Gaceta de Literatura…, vol. I, pp. 20-27.

52Después de esta serie de ensayos o tentativas, salió a luz la obra mayor de Alzate : su Gazeta de Literatura de México (1788-1795)26, cuyo contenido científico viene expresado mediante el calificativo « de Literatura », palabra que, en la época designaba la Ciencia27. En dicha publicación, abundaron los artículos sobre Botánica, Geografía, Física, Química, Matemáticas, etc., y, en muchos casos, técnicos. Entre ellos no faltaron los textos teóricos, como en “Utilidad de las observaciones meteorológicas”, donde, entre otros propósitos, defendía la importancia de las medidas y de los instrumentos necesarios para realizarlas28, o en “De la circulación de la sangre”29, donde exponía y comentaba el descubrimiento de la circulación de la sangre por William Harvey. Ahí, presentaba también no pocas observaciones y reflexiones científicas para explicar los fenómenos naturales como en “Eclipse de luna [de 12 de dic. de 1779] observado en la capital de México”30 o en “Botánica”, artículo en el que criticaba las clasificaciones botánicas europeas31.

2) Técnica y Ciencia aplicada

53Los estudiosos Alzate y Bartolache, así como los editores del Mercurio Peruano fueron perfectamente representativos de la voluntad general de difusión de los conocimientos que se observa por todo el mundo occidental del Setecientos. De ahí su propensión a dedicar, según el caso, la totalidad o casi los dos tercios de sus periódicos a la Ciencia. Como lo acabamos de ver, no descartaron, ni mucho menos, los aproches teóricos ; no obstante, una lectura detenida nos muestra que más que a la teoría se dedicaron a presentar una ciencia práctica o aplicada.

  • 32 . « El periodismo científico en la Nueva España: Alzate y Bartolache. 1768-1773 », en Bernard Laval (...)
  • 33 Guinard, Paul-J., La Presse espagnole de 1737 à 1791. Formation et signification d’un genre. Parí (...)
  • 34 . AGUILA, Yves, « El periodismo científico en la Nueva España… », p. 299.

54Hace tres decenios, mi excelente amigo Yves Aguila, en un estudio presursor32 sobre las dos primeras obras de Alzate, ya había notado dicha característica : « La noción dominante en el Diario de Alzate de 1768 es la de utilidad. Nada que pueda sorprendernos, por cierto, teniendo en cuenta que el espíritu de aquel siglo lleva cada vez más a un primer plano al hombre y a su felicidad terrenal, mediante la satisfacción de sus necesidades. Era además, en el contexto hispánico, como lo subraya Guinard33, el mejor modo de congraciarse con una censura cuya doctrina se cifraba en : Faire en sorte que les journaux, comme tout ce qui s’imprime, soient utiles à la nation, qu’ils instruisent et éduquent le public. »34.

55Ya en el Mercurio volante de José Ignacio Bartolache, primera revista médica americana, en la que expuso, en lenguaje asequible a todos, el nuevo método científico, observamos que su afán difundidor le llevó a editar textos vulgarizadores, llegando a publicar en 1779 su Instrucción que puede servir para que se cure a los enfermos de las viruelas también en náhuatl para uso de los indios por intermedio de sus caciques (que, ellos, sabían leer). Por los mismos años, con el otro gran vulgarizador, José Antonio Alzate, nos encontramos frente a otro hombre apasionado por la Ciencia bajo todos sus aspectos, y también movido por un fuerte deseo de ilustrar a sus compatriotas y con gran entusiasmo para promover la ciencia útil a su patria.

  • 35 Alzate, José Antonio, Gaceta de Literatura…, vol. I, pp. 329-330.

56En su Gaceta de Literatura, Alzate apunta a los mismos fines. Para logralos, usa de dos herramientas. La primera consiste en presentar artículos, que podríamos calificar de universales, porque su contenido puede ser útil a todos por ser de ciencia aplicada. Por ejemplo, “Combate contra las chinches”35, que encierra consejos útiles a todos, más allá de los mexicanos ; este tipo de textos era frecuente en la prensa hispanoamericana de aquella época, como lo muestra el “Modo de destruir Pulgas, Chinches y Ratones de una Casa” publicado por el Diario de Lima en su número de 23 de noviembre de 1790 (pág. 3).

  • 36 Alzate, José Antonio, Gaceta de Literatura…, vol. II, pp. 61-63.
  • 37 Alzate, José Antonio, Gaceta de Literatura…, vol. III, pp. 350-353.
  • 38 . CLÉMENT, Jean-Pierre, « El nacimiento de la higiene urbana en la América española del siglo XVIII (...)

57Alzate ofreció otros muchos textos de este tipo, en particular útiles para la salud, como “Digestión”, donde daba consejos para facilitarla36 y “De lo perjudicial que es enterrar los cadáveres en las iglesias”37, que expone un combate en favor de la higiene urbana que se desempeñaba entonces por toda Europa y también en la Península y sus colonias38, y que muestra que, a pesar del alejamiento, este sabio no estaba alejado de los combates de los demás estudiosos.

  • 39 -. « Del chayote » (Alzate, Gaceta de Literatura…, vol. II, pp. 328-332) y « Apéndice [al artículo (...)
  • 40 « Salud pública » (Reflexión sobre los alacranes), Alzate, Gaceta de Literatura…, vol. III, pp. 1 (...)
  • 41 « Ajolotl, es muy eficaz su jarabe para la tisis », Alzate, Gaceta de Literatura…, vol. II, pp. 5 (...)
  • 42 . Entre otros muchos se hallan en el vol. III: « Descripción de la cochinilla o grana » (pp. 250-25 (...)

58Más a menudo todavía, ofreció artículos que describían cosas fuertemente marcadas como mexicanas y que, por eso mismo, iban a interesar al lector novohispano. Tenemos así descripciones de plantas típicamente locales, como el chayote o el añil39, o de animales característicos del país como los alacranes, que abundaban en ciertas regiones40, y el axolotl, que nuestro autor presenta como útil para curar la tisis41. Y no podemos ahorranos de mencionar el tema que probablemente ocupa el mayor número de textos, esto es, la grana o cochinilla, de la que habló en un número impresionante de artículos42, lo que es lógico por ser este insecto de interés muy nacional para los novohispanos, que son le primeros productores mundiales de la tintura tan útil para la industria textil que ofrece este animalito.

  • 43 Alzate, José Antonio, Gaceta de Literatura…, vol. I, pp. 326-329.
  • 44 Alzate, José Antonio, Gaceta de Literatura…, vol. II, pp. 25-37.

59En otros textos presentó fenómenos que pueden ser universales, pero que él revistió con traje mexicano. Así, cuando exponía el funcionamiento del pararrayos era para subrayar las diferencias –positivas para su tierra– que había entre su concepción en México y la de Benjamin Franklin43, o, a la inversa, cosas locales que él relacionaba con la Ciencia universal, como en la “Memoria acerca del chupa-mirtos o colibrí”, en la cual rectificaba errores múltiples de la Nueva Enciclopedia Metódica44.

  • 45 Mercurio Peruano, vol. II, n° 45, fols. 87-95.
  • 46 Mercurio Peruano, vol. IX, nos 289-290, fols. 87-102.

60Encontramos semejante postura en el Mercurio Peruano. En el sector de los textos de ciencia aplicada y con vocación universal, podemos leer artículos como la “Disertación primera en la que se proponen las reglas que deben observar las Mugeres en el tiempo de la preñez”45 o la “Disertación médico-quirúrgica, en la que se exponía metódicamente la curación de la disentería, y el uso de ella en las ayudas de ayre fixo”46.

  • 47 Mercurio Peruano, vol. VI, nos  183-187, fols. 74bis-113ter.
  • 48 Mercurio Peruano, vol. IX, nos . 282-283, fols. 30-44.

61Existen también textos con temas universales, pero en los que la cuestión científica se ilustró con el caso peruano, como en la “Carta […sobre] Principios de Química Física, para servir de introduccón a la Historia Natural del Perú”47. A menudo insistiendo en el papel muy favorable que podía desempeñar su país en el caso : por ejemplo, la “Disertación sobre el famoso preservativo contra las mordeduras de Culebras, nombrado Bejuco del Guaco, y sus virtudes admirables”48, donde se realza la excelencia de la naturaleza del virreinato de Lima.

  • 49 Mercurio Peruano, vol. II, nos  43-44, fols. 68-86.
  • 50 Mercurio Peruano, vol. IV, nos  108-109, fols. 35-51.
  • 51 Mercurio Peruano, vol. XI, nos  372-378, fols. 205-257.
  • 52 Mercurio Peruano, vol. VIII, nos  261-262, fols. 149bis-166.
  • 53 Mercurio Peruano, vol. XII, nos  408-41, fols. 211-246.

62De un modo general, el periódico editó textos que tocaban de cerca al Perú y a sus habitantes, porque trataban de cosas muy características de su áreato : animales, riquezas minerales, plantas, etc. Por ejemplo, la “Introducción a la Descripción científica de las Plantas del Perú”49, la “Disertación sobre la Naturaleza y Efectos del Tabaco…”50, la interesantísima “Disertación sobre el Aspecto, Cultivo, Comercio, y virtudes de la famosa planta del Perú nombrada Coca”51, así como la “Carta Apologética de la Quina, o Cascarilla”52 que tuvo el honor de un complemento apasionante por el célebre botánico José Celestino Mutis53.

  • 54 . CLÉMENT, Jean-Pierre, Índices del Mercurio Peruano, Lima, Instituto Nacional de Cultura, 1979, p. (...)

63En cuanto a los artículos de ciencia aplicada o que trataban de técnica, si bien suelen tener poca amplitud, revelan el interés múltiple de los responsables del periódico por los problemas más diversos : mecánica, navegación, tintas, etc. La Sociedad Académica no dejó de vanagloriarse de demostrar que los peruanos habían sido capaces de inventar nuevas máquinas o de mejorar las existentes : una para fabricar el chocolate, otra para moler la caña de azúcar, otra neumática, etc. ; o de saber arreglar instrumentos complicados como los relojes de precisión de los astrónomos de la expedición geodésica, cuando los españoles de la Península los tuvieron que mandar a París para ser revisados54.

  • 55 . « Del chayote », seguido de un « Apéndice » (donde aparece el reproche dirigido al francés), Alza (...)
  • 56 . CLÉMENT, Jean-Pierre, « Parmentier, las patatas y las ollas americanas », Asclepio, Madrid, 1996, (...)

64Paralelamente, en su artículo sobre el chayote55, Alzate se complace en señalar que lo que Parmentier llamó en París “las ollas americanas” –y que son la primera versión de la olla de presión– fue un invento de los indios mexicanos56.

3) Ciencia y “Patria”

65Como lo vemos, si la prensa hispanoamericana especializada hizo lo posible para presentar la Ciencia bajo un aspecto universal y teórico, los textos que publicó se alejaron muy poco o casi nunca de los territorios en los cuales se publicaron. Observamos que dos ciencias humanas, la geografía y la historia, estuvieron también muy presentes en todos estos órganos, confirmando un fuerte apego de los redactores a su suelo natal (o adoptivo). Lo que se tradujo por numerosos artículos dedicados a descripciones de provincias : aspectos geográficos, recursos mineros, comentarios del pasado indígenas (aztecas, incas, y otros) e historia de los monumentos o fundaciones, etc.

  • 57 Alzate, José Antonio, Gaceta de Literatura…, vol. II, Supl.
  • 58 Alzate, José Antonio, Gaceta de Literatura…, vol. II, pp. 41-52.
  • 59 Bartolache, José Ignacio, Mercurio volante, 1,. Ed. México, UNAM, Biblioteca del Estudiante Un (...)

66Alzate publicó así, algunos textos de historia novohispana, como la “Descripción de las antigüedades de Xochicalco” en cinco entregas,57, y trabajos geográficos : por ejemplo, una “Descripción topográfica de México”58. Pero, como lo expuso claramente el Dr. Bartolache, las intenciones de esta prensa científica eran sobre todo « comunicar al público en nuestro español vulgar algunas noticias curiosas e importantes sobre varios asuntos de física y medicina, dos ciencias, de cuya utilidad nadie dudó jamás.59 »

  • 60 . Ver CLÉMENT, Jean-Pierre, Índices del Mercurio Peruano, pp. 50-53.

67En el Mercurio Peruano, las cosas fueron ligeramente diferentes, porque este órgano no iba enteramente dedicado a las ciencias puras, sino también a las ciencias humanas ; de ahí, la gran cantidad de textos de historia, civil y religiosa, y de geografía (más del 30 % de la superficie total). El periódico ofreció al público estudios sobre los incas, sobre personajes históricos (los hermanos Pinelo y elogios de varias personalidades), sobre instituciones (la Real Audiencia, los virreyes y gobernadores), sobre la historia de la Iglesia (concilios), sobre fundaciones piadosas (hospitales, Casa de Huérfanos, monasterios). En geografía, los lectores podían leer descripciones de provincias peruanas (Tarija, Tinta, Cajatambo, Chachapoyas, Arica, valles de Lima, Tarma, Piura, Lambayeque, Cajamarca, Trujillo, Porco, Abancay) y el relato de las numerosas misiones religiosas y expediciones científicas realizadas a través del territorio del virreinato60.

  • 61 Alzate, José Antonio, Gaceta de Literatura…, vol. IV, pp. 136-137.
  • 62 Alzate, José Antonio, Gaceta de Literatura…, vol. I, pp. 70-77.
  • 63 Alzate, José Antonio, Gaceta de Literatura…, vol. III, pp. 57-58.

68Nada extraño en este afecto por el país donde viván, pues todos los estudios muestran que, en aquellos tiempos, la Ciencia era nacionalista. Arriba, hemos notado que Alzate privilegiaba los trabajos sobre los insectos o las plantas típicamente mexicanas. Un breve examen de tres de los artículos de su Gaceta es aleccionador. Veamos. Primero, en “Lo proporcionado que es el cielo de la América para el estudio de la astronomía” explicaba que Nueva España era una tierra superior, porque en ella se encontraban condiciones mejores que en Europa para realizar observaciones del cielo61. En la “Memoria acerca de los incendios…”62 defendía la superioridad de las técnicas mexicanas, porque en la lucha contra la propagación del fuego eran más eficaces que en Europa. En “Chimica”, exaltaba la perfección química alcanzada por los técnicos mexicanos en la producción de salitre63. O sea que, si las Indias no fueron siempre primeras en los descubrimientos científicos, bastantes veces superan a Europa.

  • 64 . Ver CLÉMENT, Jean-Pierre, y Rodríguez Nozal, Raúl, « L’Espagne, apothicaire de l’Europe. L’exploi (...)
  • 65 . Sobre este tema, ver el trabajo fundador de CHENU, Jeanne, « Littérature scientifique et esprit d (...)

69Esta mirada de los periodistas americanos, intensamente dirigida hacia la tierra donde vivían nos revela que, por aquellos años de las últimas décadas del siglo xviii, los criollos aprendieron a valorar la riqueza del Continente en que habían nacido y de la “patria chica” en la que residían, y a la que, de acuerdo con su época, empezaban a apreciar. Si lo que buscaban las autoridades de la Metrópoli era mejorar el conocimiento de América, para sacar provecho de sus riquezas naturales (en particular mineras, pero también tratando de establecer monopolios de plantas medicinales)64, el resultado de la exploración científica y de su difusión por la prensa americana no fue nada negativa para los americanos, puesto que ella favoreció el nacimiento del sentimiento nacional. Y no es ninguna casualidad si, cuando lo facilitaron las circunstancias, la mayor parte de los sabios criollos se comprometieron en la lucha emancipadora65 : Caldas, por ejemplo, en Nueva Granada, o Unanue en el Perú.

70Podemos concluir que este tipo de tema en la prensa hispanoamericana presentaba un claro carácter novador, pero también se reveló políticamente peligroso, porque sólo podía acabar preocupando y disgustando al poder central. En particular, porque se editó la mayoría de estos periódicos posteriormente a la independencia de Estados Unidos, que la Corona consideraba como un pésimo ejemplo para sus propias colonias.

71De ahí también que la prensa científica perdurara en la metrópoli, apoyada por el gobierno (como en el caso de la Gaceta de Ciencias naturales), pero desapareciera en las Indias, donde los periódicos como el Mercurio de Lima y la Gaceta de Alzate sobrevivieron algunos años por sus propios esfuerzos y a veces contra los deseos de los virreyes.

*

72Yves Aguila concluía su examen de las primeras obras de Alzate así :

  • 66 . AGUILA, Yves, « El periodismo científico en la Nueva España…”, p. 300.

« Auxiliar del despotismo ilustrado, Alzate ve en la renovación que se está iniciando la posibilidad de acelerar la evolución de la sociedad mexicana, explotando así, sin tener conciencia de ello, la contradicción existente en una política que, para satisfacer los intereses materiales de la metrópoli, no tenía más remedio que poner fuerzas en movimiento, sin la seguridad de poderlas después controlar y dominar. Obrar por el desarrollo, en última instancia, es obrar, sin sospecharlo, por la independencia. »66

  • 67 . BURDEAU, Georges, Traité de science politique, Paris, LGDJ, 1980, t. II : L’État, p. 123. A veces (...)

73Parece muy exacto lo que escribió nuestro amigo, pero completaremos su propósito, precisando que esta voluntad criolla para conocer mejor a su tierra natal y sus habitantes, que se manifestó clarísima a través de textos que describían la historia y la geografía del territorio, así como sus capacidades humanas y naturales, llevaron a diseñar en cada reino americano una entidad de hombres que compartía un pasado común y un presente común. Para llegar a la nacionalidad todavía faltaba determinar un futuro común, porque, como dijo el filósofo francés Burdeau, « la nación es un sueño de futuro compartido »67. Aunque todavía no había finalizado dicho nacimiento, la prensa científica hispanoamericana contribuyó, de modo muy activo y eficiente, en el nacimiento de la idea de nación en los territorios en los que se publicaron los diferentes periódicos.

74A partir de ahí, podrían todos los americanos, llenos de esperanza, exclamar como lo hizo Eugenio Espejo para su patria :

  • 68 . ESPEJO, Eugenio, Primicias de la Cultura de Quito, n° 4, p. 69.

« Quiteños, sed felices : quiteños, lograd vuestra suerte a vuestro turno : quiteños, sed los dispensadores del buen gusto, de las artes y de las ciencias »68.

Haut de page

Notes

1 . ESPEJO, Eugenio, Primicias de la Cultura de Quito, n° 1, p. 14.

2 . CLÉMENT, Jean-Pierre, Las instituciones científicas y la difusión de la ciencia durante la Ilustración. Madrid, Akal, 1993, pp. 59b-62a.

3 . CLÉMENT, Jean-Pierre, Las instituciones científicas y la difusión de la ciencia…, pp. 18b-21a.

4 . SEMPERE Y GUARINOS, Juan, Ensayo de una Biblioteca española de los mejores escritores del reynado de Carlos III, Madrid, Imprenta Real, 1787, t. IV, p. 157.

5 Guirao de Vierna, Antonio, « Clasificación de las expediciones españolas en América durante el siglo xviii según su finalidad y disciplina científica », en Sánchez, B. et al. (ed.), La Real Expedición Botánica a Nueva España (1787-1803), Madrid, C.S.I.C., 1987, pp. 17-24.

6 . Para mejorar el conocimiento de esta ciencia útil, los ilustrados contaron con la ayuda de los curas, de los que Jovellanos decía que habían de ser «los padres e institutores de sus pueblos» (« Informe sobre la ley agraria », Obras publicadas o inéditas, Madrid, Ed. Atlas, BAE n°. L, 1952, p. 126a). — La edición consultada es la que se debe a Elisabel Larriba y Gérard Dufour: Valladolid, Ámbito Ediciones, 1997.

7 . Abundan los casos parecidos, como la Real Orden de 25 de mayo de 1795 que trata del modo de preservar a los recién nacidos del mal de los siete días, o la Real Cédula del 13 de abril de 1804, para que en los dominios de Indias e Islas Filipinas se ejecute la operación cesárea en la forma que previene la instrucción que se acompaña, en la cual se daban todos los consejos necesarios para que cualquier persona pudiera practicar la intervención y salvar al nene cuya madre acabase de morir.

8 «Carta del Lic. Camilo Cantueso, de Cartagena de Indias», 3 de junio de 1791, publicada en el Mercurio Peruano, vol. III, fol. 174. — Habla de “dolor”, porque este tipo de lectura, en la que se usa un solo ejemplar para informar a mucha gente, representa una pérdida financiera para el periódico.

9 Sobre este tema, ver CLÉMENT, Jean-Pierre, El Mercurio Peruano, 1790-1795, Francfort, Vervuert ; Madrid , Iberoamericana, 1997, vol. I (Estudio), pp. 63-65.

10 Sempere y Guarinos, Juan, «Discurso preliminar» al t. i de su Ensayo de una biblioteca…, 1785.

11 . Luego (1751), las autoridades españolas lo contrataron como Director de la Academia de Guardias Marinas de Cádiz, cargo que siguió ejerciendo hasta su muerte en 1760, siempre al servicio de la ciencia astronómica, que no cesó de propagar entre los jóvenes españoles del Viejo y del Nuevo Mundo.

12 . Se trata de la tesis de Agustín de Landáburu titulada Leges newtoni, quibus Planetas se se attrahi Physica evincit coelestis, pari certitudine, demonstrant Telluris montium attractiones, Chimborazo nempe ex observatione Bougueri in Quito, Schehallien ex observatione Maskelini in Scotia, attrahunt in ratione directa massae, et quadrati distantiarum reciproca (Ver Mercurio Peruano, Lima, t. II, n° 47, 12 de junio de 1791, p. 109 n.).

13 .«Introducción» a Francisco José de Caldas, Un peregrino de las ciencias, Madrid, Historia 16, 1992, col. “Crónicas de América”, núm. 72, p. 20.

14 « José Hipólito Unanue (1755-1833), journaliste, scientifique et politique péruvien », El Argonauta Español, n° 6-2009 (junio). URL : http://journals.openedition.org/argonauta/583 DOI : 10.4000/argonauta.583

15 Arias-Schreiber Pezet, Jorge, Los médicos en la independencia del Perú, Lima, Ed. Universitaria, 1971.

16 Santa Cruz y Espejo, Eugenio, Reflexiones acerca de las viruelas (1785), Quito, Imprenta Municipal, 1912, p. 396.

17 . CLÉMENT, Jean-Pierre, El Mercurio Peruano, 1790-1795, vol. I (Estudio), pp. 65-89.

18 Sempere y Guarinos, Juan, Ensayo de una biblioteca…, t. IV (1787), p.176.

19 . Respectivamente en Mercurio Peruano, III, 239-240; V, 266-267; I, 226-228; V, 15; VI, 15-16.

20 Mercurio Peruano, vol. II, pp. 117-119.

21 Mercurio Peruano, vol. I, P. 124.

22 Mercurio Peruano, vol. II, n°s.  46 (fols. 96-101) y 47 (fols. 104-108). Por el Dr. Pedro Nolasco Crespo.

23 Mercurio Peruano, vol. IX, n°s. 292 (fols. 111-118) y 293 (fols. 119-122). Por Joseph Coquette.

24 Mercurio Peruano, vol. X, n°s. 316 (fols. 25-32), 317 (fols. 33-40), 318 (fols. 41-48) y 319 (fols. 49-58). Por Fray Francisco González Laguna.

25 . Son tres memorias estampadas en el vol. IX : la de Antoine Lavoisier, n°s. 305 (fols. 218-225) y 306 (fols. 226-228), la de Guyton de Morveau, n°s. 306 (fols. 228-232), 307 (fols. 234-341), 308 (fols. 243-250) y 309 (fols. 251-252), y la de Antoine de Fourcroy, n°s. 309 (fols. 252-258) y 310 (fols. 259-264). — Observemos que estos textos fueron también versados al español y editados primero por Pedro Gutiérrez Bueno en 1788 y –es otra edición– por Manuel de Aréjula; en 1794 y en Madrid, Juan José Munárriz publicó la cuarta versión de esta misma Nomenclatura.

26 . Nuestras referencias son las de la edición de Manuel Buen Abad, Puebla, Oficina del Hospital de San Pedro, 1831, 4 vols.

27 . El Diccionario de la Real Academia (ed. de 1803), dice que es « el conocimiento de las letras o ciencias ». — En las órdenes que dirigió a los responsables de la expedición botánico al Perú (1777-1787), el ministro José de Gálvez escribió que « este viaje y comisión [son] puramente literarios », « Instrucción a que deben arreglarse los sujetos destinados por S. M. a pasar a la América Meridional […] », 8 de abril de 1777, art. 19, en E.-T. Hamy, Joseph Dombey, médecin naturaliste, archéologue, explorateur du Pérou, du Chili et du Brésil (1778-1785), París, E. Guilmoto 1905, p. 327.

28 Alzate, José Antonio, Gaceta de Literatura…, vol. IV, pp. 161-165.

29 Alzate, José Antonio, Gaceta de Literatura…, vol. III, pp. 57-58.

30 Alzate, José Antonio, Gaceta de Literatura…, vol. IV, pp. 62-71.

31 Alzate, José Antonio, Gaceta de Literatura…, vol. I, pp. 20-27.

32 . « El periodismo científico en la Nueva España: Alzate y Bartolache. 1768-1773 », en Bernard Lavalle (Dir.), La América española en la época de las Luces. Tradición. Innovación. Representaciones, Madrid, Ediciones de Cultura Hispánica, 1988, pp. 297-310.

33 Guinard, Paul-J., La Presse espagnole de 1737 à 1791. Formation et signification d’un genre. París: Centre de Recherches hispaniques, 1973, p. 39.

34 . AGUILA, Yves, « El periodismo científico en la Nueva España… », p. 299.

35 Alzate, José Antonio, Gaceta de Literatura…, vol. I, pp. 329-330.

36 Alzate, José Antonio, Gaceta de Literatura…, vol. II, pp. 61-63.

37 Alzate, José Antonio, Gaceta de Literatura…, vol. III, pp. 350-353.

38 . CLÉMENT, Jean-Pierre, « El nacimiento de la higiene urbana en la América española del siglo XVIII », Revista de Indias, Madrid, CSIC, n° 171, en.-junio de 1983, pp. 77-95.

39 -. « Del chayote » (Alzate, Gaceta de Literatura…, vol. II, pp. 328-332) y « Apéndice [al artículo sobre el chayote]  » (Ibid., vol. II, pp. 332-333). También « Memoria acerca del cultivo del añil », (Ibid., vol. I, pp. 197-202) y « Cultivo y beneficio del añil” (Ibid., vol. IV, pp. 110-111).

40 « Salud pública » (Reflexión sobre los alacranes), Alzate, Gaceta de Literatura…, vol. III, pp. 147-148.

41 « Ajolotl, es muy eficaz su jarabe para la tisis », Alzate, Gaceta de Literatura…, vol. II, pp. 52-55.

42 . Entre otros muchos se hallan en el vol. III: « Descripción de la cochinilla o grana » (pp. 250-256), « Descripción de la grana hembra » (pp. 256-259), « De la propagacióna de la grana » (pp. 259-262), “Del nacimiento de la grana » (pp. 260-262), « Del incremento de la grana y del modo con que se fija en los nopales » (pp. 262-263), « Del alimento de la grana » (pp. 263-267), « De la cochinilla fina y silvestre » (pp. 267-268), « Del cultivo de la grana » (pp. 271-277), « De los enemigos de la grana” (pp. 280-286) « Del uso de la grana » (p. 296), « De las variedades de la grana » (pp. 300-301), y otros muchos, sin olvidar dos apéndices y una « Continuación de la memoria sobre la grana » (pp. 391-393).

43 Alzate, José Antonio, Gaceta de Literatura…, vol. I, pp. 326-329.

44 Alzate, José Antonio, Gaceta de Literatura…, vol. II, pp. 25-37.

45 Mercurio Peruano, vol. II, n° 45, fols. 87-95.

46 Mercurio Peruano, vol. IX, nos 289-290, fols. 87-102.

47 Mercurio Peruano, vol. VI, nos  183-187, fols. 74bis-113ter.

48 Mercurio Peruano, vol. IX, nos . 282-283, fols. 30-44.

49 Mercurio Peruano, vol. II, nos  43-44, fols. 68-86.

50 Mercurio Peruano, vol. IV, nos  108-109, fols. 35-51.

51 Mercurio Peruano, vol. XI, nos  372-378, fols. 205-257.

52 Mercurio Peruano, vol. VIII, nos  261-262, fols. 149bis-166.

53 Mercurio Peruano, vol. XII, nos  408-41, fols. 211-246.

54 . CLÉMENT, Jean-Pierre, Índices del Mercurio Peruano, Lima, Instituto Nacional de Cultura, 1979, p. 73.

55 . « Del chayote », seguido de un « Apéndice » (donde aparece el reproche dirigido al francés), Alzate, Gaceta de Literatura…, vol. II, pp. 328-333.

56 . CLÉMENT, Jean-Pierre, « Parmentier, las patatas y las ollas americanas », Asclepio, Madrid, 1996, n° XLVII-2, pp. 221-240.

57 Alzate, José Antonio, Gaceta de Literatura…, vol. II, Supl.

58 Alzate, José Antonio, Gaceta de Literatura…, vol. II, pp. 41-52.

59 Bartolache, José Ignacio, Mercurio volante, 1,. Ed. México, UNAM, Biblioteca del Estudiante Universitario, n° 101, p. 9.

60 . Ver CLÉMENT, Jean-Pierre, Índices del Mercurio Peruano, pp. 50-53.

61 Alzate, José Antonio, Gaceta de Literatura…, vol. IV, pp. 136-137.

62 Alzate, José Antonio, Gaceta de Literatura…, vol. I, pp. 70-77.

63 Alzate, José Antonio, Gaceta de Literatura…, vol. III, pp. 57-58.

64 . Ver CLÉMENT, Jean-Pierre, y Rodríguez Nozal, Raúl, « L’Espagne, apothicaire de l’Europe. L’exploitation médico-commerciale des ressources végétales américaines à la fin du xviiisiècle », Bulletin Hispanique, Burdeos, t. 98, n° 1, enero-junio de 1996, pp. 137-159.

65 . Sobre este tema, ver el trabajo fundador de CHENU, Jeanne, « Littérature scientifique et esprit des Lumières en Nouvelle-Grenade », en Actes du ixe Congrès de la Société des Hispanistes Français, Dijon, Université de Dijon, 1974, pp. 45-77. Ver también el muy interesante libro de PESET, José Luis, Ciencia y Libertad. El papel del científico en la Independencia americana, Madrid, CSIC, Centro de Estudios Históricos, 1987, particularmente pp. 103-139.

66 . AGUILA, Yves, « El periodismo científico en la Nueva España…”, p. 300.

67 . BURDEAU, Georges, Traité de science politique, Paris, LGDJ, 1980, t. II : L’État, p. 123. A veces esta frase se atribuye a Ernest Renan.

68 . ESPEJO, Eugenio, Primicias de la Cultura de Quito, n° 4, p. 69.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Jean-Pierre Clément, « La Ciencia en la prensa periódica hispanoamericana del siglo XVIII », El Argonauta español [En ligne], 14 | 2017, mis en ligne le 30 juin 2017, consulté le 23 septembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/argonauta/2617 ; DOI : 10.4000/argonauta.2617

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
El Argonauta español est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International

Haut de page
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo Université d’Aix-Marseille
  • Logo Centre national de la recherche scientifique
  • OpenEdition Journals