Navigation – Plan du site
Livraison juin : Prensa hispanoamericana anterior a las Independencias

Introducción

Esther Martínez Luna

Texte intégral

1En los últimos años, el estudio de la prensa como objeto y sujeto de análisis en Hispanoamérica ha dado importantes trabajos de investigación al abrir nuevas y distintas vetas de conocimiento, ya sea como fuente de conocimientos históricos, políticos, económicos, literarios, culturales y científicos, ya como estudio de las condiciones materiales y los formatos del impreso que determinan su apropiación y circulación. Así, poco a poco, a nuestro repertorio de saberes especializados en la cultura impresa se han sumado contribuciones respecto de las prácticas periodísticas que tuvieron lugar durante los siglos XVIII y principios del XIX.

2Como sabemos, estas prácticas periodísticas tuvieron como impronta, fundamentalmente, la influencia de España, pero la presencia de revistas y periódicos de otras latitudes como Inglaterra o Francia también contribuyó a conformar el carácter y configurar la identidad de los impresos de Hispanoamérica. The Tatler (1709) y The Spectator (1711) de Richard Steele y de Joseph Addison, sin duda fueron referencia obligada en el quehacer periodístico que se gestó en la América española. Por otro lado, si bien el número de impresos que circularon en los virreinatos y capitanías nada tiene que ver con el copioso número de periódicos que vieron la luz en la península ibérica, baste decir a manera de explicación rápida que la geografía, la población urbana, las diversas lenguas aborígenes que se hablaban, el costo del papel, las exiguas imprentas, la censura oficial y el nivel de analfabetismo determinaron la escasa producción y circulación de los impresos, así como también su efímera vida.

3Señalemos que la tarea de las pocas imprentas existentes era sobre todo publicar documentos relacionados con asuntos del poder virreinal, o bien cuestiones de índole religiosa, como catecismos, oraciones, catones y cartillas; asimismo, los recursos de estas imprentas se destinaban a papeles con cierto carácter público como billetes de lotería, calendarios, hojas volantes. Sin embargo, una cosa muy distinta sucedió a partir de los movimientos independentistas cuando la prensa insurgente hizo circular un mayor número de folletos, pliegos, panfletos, arengas o periódicos cuyos contenidos radicaban en los temas políticos candentes del momento que serían el pan de cada día. De la misma manera, las composiciones literarias cargadas de un fuerte sabor costumbrista y pedagógico comenzaron a llegar a las imprentas con mayor abundancia; baste recordar los escritos de José Joaquín Fernández de Lizardi para el caso de la Nueva España.

4Otro factor que benefició el mundo del impreso fue la proclamación de la Constitución de Cádiz, en 1812, pues los letrados criollos aprovecharon esta coyuntura para aumentar la producción de sus impresos; sin embargo, será hasta 1820 cuando se disfrute plenamente de la libertad de imprenta.

5En consecuencia, los periódicos que aparecieron durante el siglo XVIII en Hispanoamérica son escasos y tienen una función de carácter esencialmente gubernamental, prueba de ello son las Gazetas que se publicaron en las diversas regiones del continente. La primera de ellas fue la Gazeta de México y noticias de la Nueva España que apareció en 1722, le seguirían la Gazeta de Guatemala (1729), la Gazeta de Lima (1744), y la Gazeta de la Habana (1764). Este tipo de prensa oficialista y controlada por la corona española convivió, en la segunda mitad del siglo dieciocho, con la prensa erudita y científica que se preocupaba en dar a conocer los avances tecnológicos al mismo tiempo que difundía noticias de carácter cultural y literario; entre éstas destacan el Diario Literario (1768) de José Antonio Alzate, el Mercurio Volante (1772) de Ignacio Bartolache, El Mercurio Peruano (1791) de José Rossi y Rubí. Más tarde vendrían los periódicos misceláneos con un discurso evidentemente ilustrado, cuyas estrategias retóricas enarboladas por los criollos evidenciaba la preocupación por educar al pueblo, civilizarlo, reformar sus costumbres y promover los quehaceres científicos; en esa tesitura ideológica estarían el Papel periódico de Santa Fe de Bogotá (1791), el Diario de Lima (1790), El Telégrafo mercantil (1800) de Buenos Aires, el Diario de México (1805), por citar sólo algunos. Como hemos mencionado, las guerras de independencia permitiría una mayor apertura en la circulación y divulgación del conocimiento por medio de los periódicos, en cuyas páginas la figura del letrado patriota, formado en la tradición ilustrada, vendría a construir y divulgar un discurso emancipador en todos los ordenes de la vida pública.

6Los ensayos que aparecen en este número de El Argonauta español estudian una pequeñísima muestra de la prensa que se publicó durante el setecientos o principios del siglo XIX en Hispanoamérica. Tenemos, en consecuencia, un arco temporal y geográfico que se inicia con la Nueva España y desciende hasta el cono sur hacia países como Argentina y Chile.

7La primera contribución titulada « La Ciencia en la prensa periódica hispanoamericana del siglo XVIII » es un amplio e inteligente recorrido que explica el intenso ambiente en el que se gestó el interés por el conocimiento científico en Europa, donde España quedó un poco al margen, no obstante logró transferir este tipo de saberes a la América hispánica. Así, una vez establecido el ejercicio de la prensa ilustrada de corte científico en territorios hispánicos, el texto da cuenta cómo la divulgación científica brindaría ganancias a sus editores y crearía un público lector interesado. Pero sobre todo, esta práctica promovida por los criollos crearía una identidad propia del conocimiento de la geografía, la naturaleza, la flora y la fauna lo cual se convertiría en una posible arma en contra de la corona.

8En sintonía con el artículo anterior se complementa la segunda colaboración. « La Gazeta de literatura de México (1788-1795) ». Tránsitos entre periódicos novohispanos y de la metrópoli » es un interesante ejercicio que nos muestra que las transferencias culturales no sólo partían de España a territorio Americano, sino que también sucedió lo contrario, pues desde la Nueva España se enviaron algunos trabajos de Antonio de Alzate a la península ibérica. Esta huella textual del periodismo científico practicado a finales del siglo XVIII en territorio novohispano la encontramos en periódicos como El Memorial literario o el Diario de Madrid que se hicieron eco de las ideas de ultramar para crear un diálogo entre actores de uno y otro lado del Atlántico.

9Dentro de los temas que aún requieren ser explorados y estudiados con detenimiento está el de los géneros, es decir, la forma en cómo los discursos circularon en las páginas de la prensa del setecientos en Hispanoamérica. En ese sentido, los « Prospectos » que acompañaban el inicio de las publicaciones, sin duda son un material invaluable para estudiar el discurso ideológico de los letrados criollos, su replanteamiento y apropiación de las ideas ilustradas europeas, así como para conocer el grado de cercanía de los editores con los poderes gubernamentales, o, por el contrario, para evaluar la distancia al ejercer el uso de la pluma respecto de los poderes hegemónicos. « La manifestación de la Ilustración a través de los “prospectos” de la prensa hispanoamericana » es un texto que repasa y describe las líneas generales más relevantes de los prospectos de diferentes publicaciones. El autor del artículo recurre a los principales periódicos de la Nueva España, Perú y Guatemala para ejemplificar el ideal ilustrado que se muestra en la divulgación de la ciencia, el progreso, la creación de mejores ciudadanos y la formulación de proyectos de autonomía.

10Así, la idea de autonomía e independencia se va gestando en los letrados criollos, quienes ven en la invasión napoleónica la debilidad de Fernando VII y posteriormente la independencia de las colonias como puntos de quiebre de un sistema agónico. El altoperuano Vicente Pazos Kanki representa, sin duda, la figura del letrado combativo que toma la pluma para polemizar y proclamar su descontento con el mundo que le circunda en plena época independentista. De este modo, su tarea como fundador, editor y publicista de diversos periódicos como la Gazeta de Buenos Ayres (1811), El Censor (1812) y La Crónica Argentina (1816) le sirve de palestra para combatir en la trinchera de la tinta y el papel.

11En consecuencia, el artículo « Letrado americano, organizador cultural: algunas polémicas de Vicente Pazos Kanki como editor de periódicos rioplatenses (1811-1816) » explica cómo los periódicos son el espacio público idóneo para rechazar la idea de la monarquía constitucional, enarbolar un centralismo porteño, reflexionar acerca de la ciudadanía política, entre otras muchas materias, que llevan a Vicente Pazos Kanki a discutir con la Sociedad Patriótica representada por el revolucionario Mariano Moreno.

12Finalmente, la contribución « Independencia política e independencia intelectual: prensa y lectores de periódicos independentistas chilenos (1812- 1818) » hace un recorrido por la prensa chilena en un compás que va de los años 1812 al 1818 para indagar cómo surge la figura del letrado patriota que busca expresarse en las páginas de la naciente prensa emancipada. Una prensa sobre todo ideologizada y ávida de alzar la voz para mostrar su identidad americana. La autora, para probar sus dichos, hace un recorrido por La Aurora de Chile (1812), El Monitor Araucano (1813), El Semanario Republicano (1813), Argos de Chile (1818), El Sol de Chile (1818) y El Duende (1818) para distinguir y explicar cómo se modificaron las prácticas de un periodismo que terminó siendo doctrinario.

13Deseamos que este dossier contribuya a mostrar algunas de las características y problematizaciones que se dieron en la prensa de la época, así como el tipo de periodismo que se ejerció desde un umbral ilustrado, pero que se fue modificando según el contexto social y político impuesto por las exigencias de las nuevas naciones. De la misma manera, la figura del letrado criollo irá cambiando respecto del discurso que proyecta para justificar su lugar en la esfera pública, ya que algunos de ellos se distanciarán de las instituciones peninsulares para aprovechar las transformaciones que comienzan a gestarse en la construcción de un nuevo orden social; sus colaboraciones tendrán como columna vertebral la búsqueda y construcción de una identidad.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Esther Martínez Luna, « Introducción », El Argonauta español [En ligne], 14 | 2017, mis en ligne le 30 juin 2017, consulté le 25 avril 2018. URL : http://journals.openedition.org/argonauta/2711

Haut de page

Auteur

Esther Martínez Luna

Instituto de Investigaciones Filológicas, UNAM

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
El Argonauta español est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International

Haut de page
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo Université d’Aix-Marseille
  • Logo Centre national de la recherche scientifique
  • OpenEdition Journals