Navigation – Plan du site
Livraison janvier: Varia

El Liceo General del Bello Sexo (1804), de Antonio Marqués y Espejo, una tentativa fallida para la ilustración de la mujer

Felipe Rodríguez Morín

Résumés

Nous nous proposons d’analyser ici, à la lumière de données inédites sur la vie et l’œuvre de Marqués y Espejo, les textes que ce dernier soumit en 1804 à la censure en vue de la publication du périodique Liceo General del Bello Sexo o Décadas Eruditas y Morales de las Damas, projet qui, pour des raisons politiques, ne put voir le jour.

Fidèle aux idéaux des Lumières, percevant que l’éducation des jeunes filles commençait à s’ouvrir une voie dans une société et une littérature jusqu’alors dominées par les hommes, particulièrement sensible à l’univers féminin de par son emploi, et estimant qu’une meilleure éducation des femmes rejaillirait positivement sur l’ensemble de la société, Antonio Marqués y Espejo souhaitait élever leur niveau culturel grâce aux leçons qu’il souhaitait délivrer au moyen de sa revue.

Haut de page

Texte intégral

I - La intención del periódico según el autor

  • 1 Así consta en el Archivo Histórico de la Nobleza (en adelante: AHNOB), Osuna, Cartas, 482-50, s. n. (...)
  • 2 Su nacimiento había tenido lugar en Gárgoles de Abajo (Guadalajara) el 27 de junio de 1762, conform (...)

1Tras largos años pasados en la colegiata de Ampudia (a donde llegó en junio de 1789, poco después de haberse consagrado sacerdote en París, y en la que fungió primero de profesor y luego como canónigo racionero), sazonados con el paréntesis de su partida a la Guerra del Rosellón, en donde su heroica participación como capellán castrense le valió una pensión de S. M.1, llegó Antonio Marqués y Espejo a Madrid en una fecha (para nosotros indeterminada) de 1801, pasando a ocupar plaza de capellán en la Real Casa de Recogidas, cuando contaba 38 o 39 años de edad2.

  • 3 Archivo Histórico Nacional (en adelante: AHN), Consejos, 5566-59, s. n. El expediente se puede cons (...)

2Después de publicar en la capital de España numerosos libros de todo género y condición, y « convencido de la utilidad de los papeles periódicos, que tanto han servido siempre para la extensión de las letras »3, solicitó Marqués licencia del Consejo de Castilla el 31 de enero de 1804 para imprimir uno suyo, el cual portaba el largo título de Liceo General del Bello Sexo o Décadas Eruditas y Morales de las Damas. Junto con el escrito petitorio, adjuntaba el autor el prospecto de la publicación, así como sus seis primeros números.

3Un mes después, el 1 de marzo, el fiscal emitió el correspondiente dictamen, en el que entendía que el juez de imprentas había de nombrar a dos individuos para que informaran al respecto. A dicho efecto, el primero de ellos, Pedro Estala, concedió su aprobación, de buen grado, el 9 de abril: « me parece que un periódico de esta naturaleza podrá ser útil si con él se logra que las mujeres se apliquen a leer y aprender las cosas que les son necesarias para el mejor desempeño de las obligaciones que tienen o pueden tener en la sociedad ». Y concluía advirtiendo que el redactor, por la cuenta que le tenía, sabría hacerlo ameno a la vez que instructivo, pues en otro caso ya podría dar por perdido su tiempo y su dinero.

  • 4 Ese texto legal es mencionado por DOMERGUE, Lucienne, « Censura y periódicos », in Tres calas en la (...)

4Por su parte, el segundo revisor, Francisco Vázquez, lector en teología, en el informe fechado en Madrid el 24 de abril sometió por entero su evaluación a la opinión previa de Estala, al extremo de explicarse así: « me conformo en todo con su dictamen, y así suscribo sus expresiones con entera satisfacción, diciendo que ese Periódico puede ser útil ». Por último, el juez de imprentas, a la sazón el conde de Isla, remitió dos días después ambos testimonios al Consejo de Castilla a través del escribano de gobierno de la institución, Bartolomé Muñoz de Torres, para que dictara la oportuna resolución al respecto. Sin embargo, las actuaciones administrativas quedaron interrumpidas en dicho punto, pues no figura ningún documento más en el legajo donde se guardan. La razón de ello es que, pocos días después del último trámite consignado, fue emitida una Real Orden prohibiendo la publicación de periódicos4. Por ese motivo la única muestra de la labor de Antonio Marqués es la suya manuscrita, que según dijimos había presentado a censura.

5Dentro de dicho expediente del AHN, antecediendo al prospecto, existe una hoja en la que se consigna el nombre completo del periódico, pero dividido en dos líneas distintas, quedando bien separadas, de ese modo, las dos partes del título. Quizá fuera la razón de ello la de que con el primer segmento del título: Liceo General del Bello Sexo pretendía compendiar su intención de instruir de forma global a las damas, y con el segundo: Décadas Eruditas y Morales de las Damas, plasmar de alguna manera su modus operandi, esto es, la intención de salir a la luz cada diez días (si bien, en rigor, la alusión a « decena » por parte de la palabra « década » ha de referirse a años y no a días), e incluir en él una parte más docta o académica (Eruditas) y otra enfocada preferentemente al fomento de la virtud (Morales). El texto en cuestión continuaba así: « Papel periódico, que ha de publicarse los días 1º, 10º y 20 de cada mes, en dos clases o artículos cada Número. La primera tratará de las bellas letras, y la segunda de variedades morales, según se ve en los 6 Números que se contienen en este cuaderno ».

6Acto seguido de estas advertencias, aparecía inserto el mencionado prospecto de la obra. Comenzaba en él Marqués haciéndose eco de los aires nuevos que corrían, y de cómo se contraponían a los anteriores, en donde había quienes juzgaban que las mujeres, o bien eran incapaces de adquirir conocimientos, o bien tal menester habría de operar en perjuicio de ellas. Por suerte, los tiempos habían cambiado y, conforme él mismo apuntaba, se prefería anteponer ahora el « delicioso encanto de su espíritu » a los « perecederos atractivos de sus gracias ».

7Dicha premisa, tan encomiable, se veía, empero, empañada en la práctica por la ingrata evidencia de carecer de obras adecuadas para la educación de las damas. De ahí su queja: « ¡cuántas dificultades e inconvenientes para la elección de los libros propios de su enseñanza! tal vez carecen de ellos o son muy raros, a lo menos, los proporcionados para facilitarles el estudio de la literatura ». Detectado el problema, Antonio Marqués pretenderá con esta nueva iniciativa poner remedio a tan triste panorama, formando « una colección de tratados metódicos y elementales por donde las señoras puedan adquirirse los útiles conocimientos de las bellas letras, de la Lógica, de la Moral y de las buenas Artes, que tanto realzan el mérito que más las ennoblece ».

  • 5 Sobre la transformación a que había sometido la obra del benedictino orensano, aduce que la había d (...)

8Como apenas un par de años antes había sintetizado nuestro autor, en dos volúmenes en 8º, la obra ingente del padre Feijoo, es posible que ese mismo método simplificador de extraer los contenidos más sustanciales y menos enjundiosos de los textos (que tan buenos resultados editoriales le habían dado, según el propio escritor manifestaba) le hubiera influido para hacer ahora lo propio en materia de educación femenina5. Por eso afirmaba, sin rubor, que las excelencias de las obras clásicas solo necesitaban ese punto de sencilla exposición que había de convertirlas en más asequibles para la instrucción de la mujer: « es decir, el expurgarlas de los términos técnicos y facultativos propios de la forma científica y escolástica ». A tal fin destinará la primera de lo que él llama « Clases » en cada número del periódico, siendo así que habrían de tratarse allí materias como la mitología, la gramática, la lógica o la literatura, aspirando siempre a salvar « las bellas letras del grueso muro que las tiene separadas del delicado Sexo ».

  • 6 Dicha sección de la revista, dedicada a la mitología clásica, constaba en todos los casos de ocho p (...)
  • 7 La Biblioteca selecta de las damas perseguía también ese mismo objetivo al incluir la mitología en (...)

9Sin embargo de ese deseo, y al menos dentro de las que habrían de constituir las seis primeras entregas del periódico, únicamente dio cabida Marqués en ellas a las cuestiones mitológicas, extraídas por cierto de la Bibliothèque universelle des dames, troisième classe. Mélanges, t. IV (París, 1785)6. Para su desarrollo, las dividió en cinco capítulos (aunque numera el último como « VI »), dedicando los dos primeros al origen de las fábulas o mitos de los paganos y a sus diferentes especies, y los restantes a describir los dioses del cielo, de la tierra, musas, divinidades campestres, domésticas, etc. Su objeto queda resumido en el prospecto de la revista: « que la Mitología deje de ser un caos confuso donde la imaginación se pierde », y más concretado luego, en el interior ya de la propia publicación: « ella es una de las partes principales de las bellas letras y buenas artes, y debe ser muy vergonzoso el leer un libro sin entender, o mirar un cuadro o una estatua sin comprender los que representa » (nº 1, 1ª clase, « Mitología »7).

  • 8 Aunque el Liceo General del Bello Sexo se halla enteramente digitalizado en PARES, al final de este (...)
  • 9 El primero de los textos incluidos en esa categoría del periódico estaba compuesto de seis páginas, (...)
  • 10 Puede consultarse al respecto: LARRIBA, Elisabel, « Los periodistas y el derecho a la educación par (...)

10Por otro lado, la segunda parte, o « Clase », de cada ejemplar, que será la única que examinaremos en este trabajo8, se centraba en cuestiones de índole más práctica. En ella, bajo el rótulo « Variedades »9, había de tener su protagonismo el aleccionamiento de las mujeres en diversas cuestiones, y de modo preponderante en asuntos de moral10.

11La estructura de cada ejemplar se completaba, finalmente, con un tercer epígrafe: « Noticias particulares de este Periódico », que habría de responder al siguiente patrón: « La publicación de los Libros solamente que pueden ser útiles a las damas, o de que sean Autores ellas mismas », « Las nuevas invenciones de industria mujeril », etc., y en general todo tipo de información sobre obras pías o de caridad protagonizada por las féminas, así como « las colocaciones de las mujeres de alguna habilidad particular, pero no de criadas, Nodrizas, Amas de llaves &. ». A este propósito, la publicación se abría a un modo interactivo entre las futuras lectoras y el redactor, para que fueran ellas mismas quienes proporcionasen las noticias sobre dichos particulares, las cuales serían puntualmente sacadas a la luz, previa su remisión « a cualquiera de las dos librerías del despacho de este nuestro papel ». Asimismo, declaraba Marqués la voluntad de estampar fragmentos literarios, recibidos por la misma vía, bien en verso, bien en prosa, sin reparar mucho en remilgos de estilo, que tuvieran « analogía con las costumbres, abusos, modas, recreos, inutilidades, virtudes, o defectos en general de las Personas, a quienes dedicamos nuestro escrito ».

II - Otras iniciativas similares de la época

  • 11 VELASCO MOLPECERES, Ana María, « Prensa femenina en España: El Correo de las Damas (1804-1807) », R (...)
  • 12 CANTERLA, Cinta, « El problema de la autoría de La Pensadora Gaditana », Cuadernos de Ilustración y (...)
  • 13 Concretamente Marrades apunta esto sobre dicho particular: « La Pensadora fue una anticipación orig (...)
  • 14 Inmaculada Urzainqui sostiene que este periódico « es obra verosímilmente del cisterciense Baltasar (...)
  • 15 Dicha negativa regia se halla recogida en la Novísima recopilación de las leyes de España: « Por Re (...)

12Según parece, la prensa femenina se había inaugurado en España con La Pensadora Gaditana, editada por primera vez en 1763, y que, a juicio de Velasco Molpeceres, surgió « en un contexto propicio, favorecida por Carlos III quien, imbuido de un espíritu ilustrado », vio en los periódicos « la herramienta para instruir al pueblo y mejorar, aunque sin ir más allá, la situación femenina »11. Así, según apunta Cinta Canterla, en ocasiones la autora del mencionado papel « propone el estudio y el cultivo de las humanidades para que las mujeres sean más útiles socialmente »12. Marrades, por su parte, saluda esta nueva orientación de las revistas hacia la mujer, pero se lamenta, en cambio, de que la idea careciera de imitadores cercanos en el tiempo13. Y es así que tenemos que llegar a 1777, año en el que vio la luz La Pensatriz Salmantina, para encontrar otra empresa de similares características14. Peor suerte corrió, en cambio, el Diario del Bello Sexo, cuya publicación prohibió Carlos IV en 179515.

13En realidad, por los datos manejados, es más que probable que Marqués ignorase la existencia de esos otros proyectos periodísticos de similar corte y tenor previos al que pretendió estampar, y por tanto no faltase a la verdad cuando en el primer número de su revista afirmaba categórico que ningún periodista antes se había aventurado en España a intentar ilustrar a las damas.

  • 16 « Prospecto de la obra periódica intitulada Correo de las Damas, o Poliantea instructiva, curiosa y (...)
  • 17 SÁNCHEZ HITA, Beatriz, « Prensa y novela para mujeres: el caso del Correo de Cádiz (1795-1800) y el (...)
  • 18 SÁNCHEZ HITA, Beatriz « Novelas para ellas, entre el entretenimiento y la educación moral. El caso (...)
  • 19 SÁNCHEZ HITA (Beatriz) y ROMÁN LÓPEZ (María), « La prensa femenina en Cádiz a principios del siglo (...)

14Casi simultáneamente a la estéril aprobación por parte de la censura del Liceo General del Bello Sexo, apareció en Cádiz el Correo de las Damas, de José María de la Croix, barón de la Bruère, que, conforme en su prospecto asentaba, no circunscribía su contenido a « esta preciosa mitad del género humano », sino que se proponía instruir a hombres y mujeres a la par, « pero llamando con este epíteto la atención, más particularmente al amable bello sexo, parece un género de atractivo para mover su curiosidad, y con ella su aplicación a adornar su entendimiento tan lastimosamente descuidado en su educación »16. En este periódico, así como también en el Correo de Cádiz, se incluyeron varias novelas con el propósito, conforme anota Sánchez Hita, de « educar por la vía del ejemplo », e inculcar en las mujeres determinados valores morales17. Si bien tales relatos de ficción (como precisa la propia Sánchez Hita refiriéndose en este caso al Correo de las damas) « no son desde luego los únicos textos dedicados al entretenimiento y la instrucción de las damas, pues el conjunto del Correo está destinado a este fin »18, aunque « sin llegar, eso sí, a un posicionamiento rupturista, pues su órbita de actuación se sitúa en el espacio doméstico »19.

  • 20 LARRIBA, Elisabel, « Los periodistas y el derecho a la educación para todos », op. cit., p. 137
  • 21 En dicha gaceta pretendía Corradi tratar, de forma sencilla, algunos de los puntos más importantes (...)
  • 22 Roger Poirier parece querer sugerir una cierta conexión o relación personal entre Marqués y Espejo (...)

15A finales de ese mismo año de 1804, según registra Elisabel Larriba20, Juan Corradi pretendió también sacar a la luz el Diario de las Damas21, pero sus aspiraciones chocaron, como en el caso de Marqués, con una decisión de la autoridad contraria a sus intereses22.

  • 23 Se puede la obra en consultar en : http://gallica.bnf.fr/ark:/12148/bpt6k656393
  • 24 ÁLVAREZ DE MIRANDA, Pedro, « El viage de un filósofo a Selenópolis (1804) y su fuente francesa », i (...)
  • 25 Ibid., p. 50.
  • 26 Sobre las versiones en latín, inglés, francés o alemán de estas cartas, resulta sumamente interesan (...)

16Fuera ya del medio periodístico, pero en muy estrecha relación con estos mismos propósitos pedagógicos para con las damas, incluyó Marqués en su Viaje de un filósofo a Selenópolis (Madrid, Gómez Fuentenebro, 1804) la « Carta de la Pitagórica Melisa a Cleareta », así como la « Carta de Téano a Nicóstrata » que, según más adelante examinaremos, se habían insertado en los números 4 y 5 del Liceo General del Bello Sexo. El mencionado libro resultaba ser, tal y como señala Álvarez de Miranda, una traducción de Le voyageur philosophe dans un pais inconnu aux habitants de la terre (Amsterdam, 1761) de Daniel Jost de Villeneuve23, aunque en « drástica selección operada sobre un original mucho más extenso »24. El propio Álvarez de Miranda25 relaciona la incorporación del capítulo VIII, « Biblioteca particular del bello sexo Selenítico », en el que se encuadraban ambas misivas, « el único, en toda la obra, que no es traducción de Villeneuve », con el infructuoso resultado del periódico, y cómo una forma de aprovechar parte de su material. No menos interesante resulta considerar el hecho de que en la señalada sección del libro se daba cabida también a la « Carta de Myia a Filis » (ausente en la revista), en la que se abogaba por la enorme importancia que suponía la elección de una buena nodriza, y se aconsejaba a la futura madre sobre otros diversos cuidados a tener en cuenta para la salud física de la criatura que se hallaba pronta a nacer26.

17Ignoramos por completo si en la omisión de esta carta en el Liceo General del Bello Sexo tuvo particular ascendiente la opinión de gran parte de los moralistas hispanos, que sostenían que era la madre quien debía amamantar a sus hijos, o si pudo haber sido otra la causa. En este sentido, y en aras de imaginar que dicho texto pudo haberse suprimido a última hora del proyectado periódico, hemos de traer a colación que el apartado de la 2ª clase correspondiente al nº 4, en el que perfectamente se podía haber emplazado aquel junto con la carta de Melisa a la recién casada Cleareta, ofrecía la mitad de páginas (2) que la generalidad de escritos de esa categoría, conforme ya antes dejamos anotado.

18Y todavía más, habida cuenta de que, a causa de la corta extensión de la epístola a Filis, incluso así no alcanzaría el reseñado epígrafe el tamaño requerido, nos permitimos siquiera elucubrar acerca de la posibilidad de una cuarta carta, de Téano a Eubula, ausente en el Liceo y en el Viaje de un filósofo a Selenópolis, en la que se proporcionaban recomendaciones sobre la educación de los vástagos, la importancia de fomentar en ellos la austeridad, y de no acostumbrarlos a la comodidad excesiva. El único apoyo argumental que tenemos para proyectar esta figuración se funda en el tomo V de la Colección de filósofos moralistas antiguos (Madrid, Aznar, 180327), traducida del francés por Enrique Ataide y Portugal, en el que aparecían esas cuatro misivas28.

  • 29 Respecto de estos asuntos de plagio en la época, puede consultarse el trabajo de ÁLVAREZ BARRIENTOS (...)
  • 30 En realidad, el título completo de la obra rezaba del modo siguiente: Viaje de un filósofo a Selenó (...)

19Hemos de destacar, a este propósito, la gran similitud que guarda la traducción de Marqués con la de Ataide, de la cual nos maliciamos que se aprovechó aquel. Y es que el conocimiento, siquiera parcial, de la personalidad de nuestro clérigo nos autoriza a pensar que no debía de sentir de modo especial los achaques del escrúpulo en estos puntos de literatura29. Por poner un único ejemplo sin salirnos del contexto en el que nos movemos, podemos señalar que el hecho de publicar el mencionado Viaje de un filósofo a Selenópolis silenciando, ya no la identidad de su fuente, sino incluso la circunstancia de que se trataba de una traslación de una obra francesa, nos proporciona una buena muestra de sus métodos al respecto30.

  • 31 En cuanto a la palabra « Melisa », Marqués la escribe con una sola letra « s » en el Liceo, y con d (...)
  • 32 Esta apostilla final en la carta de Téano a Nicóstrata: « Y lo que desea con tu salud y prosperidad (...)
  • 33 Levesque, por su parte, había plasmado al pie de la página lo siguiente, tras la oportuna nota desp (...)

20Es observable también cómo Marqués intenta alejarse lo más posible de Ataide, sorteando expresiones de este, por medio de sinónimos, para no concurrir plenamente con lo escrito por él, y generalmente con el ánimo de modernizar (aunque no los nombres propios: « Theano », « Phyllis »31) y hacer más asequible así el texto a los lectores. En ese sentido, ha de reseñarse que tal alejamiento es más ostensible en la versión de las cartas del Viaje de un filósofo a Selenópolis, muy probablemente posterior a la plasmada en el Liceo General. Por otro lado, en aquel impreso añadía de vez en cuando alguna que otra frase que no figuraba en la transcripción de Ataide y, por tanto, tampoco en la versión de Levesque; y, al revés, en otras ocasiones suprimía algún que otro enunciado presente en aquellos32. Además, existe una coincidencia significativa, capaz de disipar las dudas que podían quedar sobre el conocimiento del capellán de las Recogidas del libro de Ataide o, al menos, del original francés. Nos referimos a la nota al pie de página con que se ilustraba el asterisco colocado, ya en el Liceo, ya en el Viaje de un filósofo a Selenópolis, tras el nombre de « Theano »: « Theano fue mujer de Pitágoras, y dejó algunos escritos ». Mientras que Ataide y Portugal, que sí remoza los nombres de sus protagonistas, por nota tras el de « Eubula », se explicaba así al final de su página: « Téano era mujer de Pitágoras: dejó algunos escritos »33.

21Sea de todo esto lo que fuere, surge el interrogante de considerar si las dos cartas presentes en el Liceo General del Bello Sexo, y posteriormente insertadas en el Viaje de un filósofo a Selenópolis, constituían, a juicio de Marqués, el contenido más valioso del periódico, y por ello el más digno de ser puesto en letra de molde; o si, en cambio, era el único susceptible de ser allí incluido sin alterar mucho la esencia del libro. Y de otra parte, cabe preguntarse por qué no añadió D. Antonio a la reseñada « Biblioteca del bello sexo selenítico », incrustada en aquella traducción, la cuarta carta, de Teáno a Eubula (que en Levesque y Ataide aparecía en primer lugar), cuando tan a modo parecía avenirse con el resto y, a la vez, con las pretensiones de ese capítulo VIII.

  • 34 Obra de un presbítero, conforme se apunta en la portada, fue publicado en dos tomos en 8º, en Madri (...)

22Tornando de nuevo a la intención de cotejar esta empresa de Marqués con otras coetáneas de semejante índole, hemos de comentar la circunstancia de que no habría de acabar ese año de 1804 sin que apareciera otro impreso dirigido igualmente a las mujeres, El espíritu del bello sexo o discursos ético-familiares34, con el fin de aleccionarlas en los más variados aspectos de la vida, y que presentaba indudables afinidades con algunos contenidos del frustrado periódico de Marqués; pues aparte de proclamar en él que el estudio evitaba en la mujer el estado de ociosidad, y por ende la preservaba de los innumerables peligros que acechaban tras esa actitud, afloraban también otras similitudes en aspectos más concretos, principalmente vertidos en el segundo discurso de dicho libro, titulado: « Sobre la modestia del vestido ». Y así es que si Marqués hablaba, en su segundo número, de las « mujeres-ídolo », que anteponían la hermosura física a la moral, en el referido ejemplar publicado se reprobaba « al ídolo del adorno corporal », o « a este despreciable ídolo », etc. (op. cit., t. I, p. 62). Y si nuestro capellán tiraba contra el lujo en el vestir y contra los adornos superfluos: « dejemos para las cortesanas esos trajes brillantes » (nº 4, 2 clase), no lo censuraba menos el anónimo sacerdote de El espíritu del bello sexo: « Es cierto por otra parte que la gracia puede muy bien hallarse sin una fastuosa compostura de vestidos brillantes » (t. I, p. 58).

23Para ambos eclesiásticos el verdadero patrimonio consiste en la belleza interior, y no en la externa, que presto se agrieta y descompone: « las riquezas consisten en la hermosura del alma, las cuales siempre deben preferirse a unos encantos que prontamente serán marchitados » (Liceo, nº 4, 2ª clase). Por su parte, El espíritu del bello sexo dirá: « La hermosura más perfecta no tarda en marchitarse y en desvanecerse » (t. I., p. 220). Y hasta en las comparaciones guardan esos dos textos parecido en alguna ocasión: « Las gracias de su prudencia y de su modestia le prestan muchos más encantos que el oro y las esmeraldas » (Liceo, ibídem); « una mujer virtuosa vale infinitamente más que todos los diamantes » (El espíritu del bello sexo, t. I, p. 7). También coinciden los dos en pensar que el mayor adorno de una dama se halla en sus virtudes domésticas y no perdiendo el tiempo acicalándose en el tocador.

  • 35 La anteriormente citada Gaceta de Madrid de 18 de diciembre de 1804 (nº 101, p. 1132) decía sobre E (...)
  • 36 En la despedida de su primer número ya se echa de ver su talante abierto y buena disposición, pues (...)
  • 37 Aparte de estas consideraciones, existe otro tipo de divergencias que no por menos relevantes resul (...)

24Sin embargo, en modo alguno opinamos que el mencionado libro saliera de la pluma de Marqués, pues fuera de las referidas semejanzas, muchas de ellas provenientes, como se ha visto, de textos de la Grecia clásica, existen palmarias diferencias que apartan a aquel de su autoría. Como por ejemplo es el caso de que el clérigo del ejemplar impreso parece dirigirse a una clase social más alta que la pretendida por D. Antonio como público35. Hemos de resaltar, igualmente, la circunstancia de que el incógnito escritor se mostraba por lo general mucho más lejano y ceñudo con su auditorio que Marqués; pues al paso que este destilaba a menudo por sus páginas jovialidad, buen humor y cercanía con sus hipotéticas lectoras36, el otro excluía esos rasgos por completo de su obra y, con el fin de encarrilar a las jóvenes, apelaba incluso en ciertos momentos al premio o castigo en la otra vida. Asimismo, recurre con regularidad a extraer citas del Antiguo y Nuevo Testamento, sobre todo de San Pablo37.

III - Algunas circunstancias personales del autor en la confección del periódico

  • 38 RECIO, Manuel, Compendio histórico y manifiesto instructivo del origen y fundación de la Real Casa (...)
  • 39 Una Real Orden de 1750 había dispuesto que el colector tuviese « casa contigua a la de las Hermanas (...)

25El mencionado traslado de Marqués y Espejo desde Ampudia a Madrid en 1801 debió de estar vinculado, muy probablemente, a la concesión de la plaza de capellán colector de la Real Casa de Recogidas, cargo que ocupó a partir de entonces, según ya señalamos al inicio de este trabajo. Acogía esa institución, sita en la calle Hortaleza, a todas aquellas mujeres descarriadas que buscaban el arrepentimiento: « Mantiénese el santo instituto de esta fundación con tal observancia y vigor, que no se admite a ninguna mujer que no haya sido pública pecadora; y el acto de recepción es solemne, de grande ternura y edificación »38. Y creemos que ese destino, tan próximo a una de las caras menos amables del universo femenino39, hubo de influir profundamente en Marqués, tanto en lo referente a su sensibilización respecto de la mujer cuanto a los inestimables beneficios que habría de aportarles su educación.

  • 40 Como, por ejemplo, en Higiene política de la España, donde, a raíz de la invasión napoleónica, conf (...)

26A partir de ese momento, su obra, fruto de traducciones en la inmensa mayoría de los casos, se colmará de títulos con protagonista femenino: Blanca Capello, Miss Clara Harlowe, Matilde de Orleim, Anastasia, etc.; y la figura de la mujer aparecerá muy frecuentemente en sus páginas, ya para tratar de su instrucción, ya para compadecerse con sus lamentos o con sus desvelos40.

  • 41 Así lo constata el propio autor en la penúltima página de su ya citado « Prólogo del redactor », s. (...)

27Un mundo este que no asomaba, en cambio, en el primero de sus libros: El perfecto orador, ni tampoco en el Diccionario feijoniano, escrito también en Ampudia41, como probablemente lo fue asimismo El aguador de París, que de no haber sido gestado allí, lo tuvo que ser al poco de desempeñar su nuevo empleo, cuando este todavía no le habría marcado en tales puntos del sentimiento; al igual que debió ocurrir con la Antorcha mística (1802), versión castellana de Marqués, en seis tomos, de la Lucerna mystica. Pro directoribus animarum, publicada en latín por el presbítero José López Ezquerra en 1691.

  • 42 Archivo Histórico de Protocolos de Guadalajara, 37 905, f. 44 v., y 37 906, f. 201 v., respectivame (...)

28Otra cuestión a valorar acerca de este afán por la formación cultural de la mujer se sitúa en su más cercano ámbito familiar; pues por algunos documentos notariales nos ha sido dado conocer que su madre, María Lorenza Espejo Isern, no sabía ni tan siquiera firmar. Así en un poder otorgado por ella, juntamente con su marido, Josef Marqués, el 2 de marzo de 1773 en la villa de Pastrana, su lugar de residencia durante aquellos años, leemos lo siguiente: « firmó el que supo, y por la que no uno de los testigos ». Años después la situación no había variado, ya que otro instrumento formalizado en la misma escribanía por ambos cónyuges el 17 de octubre de 1777 quedó rubricado de similar manera42.

  • 43 Hubo un tiempo, al poco de morir su padre, en el que Antonio Marqués había sufrido un duro agobio e (...)

29Tampoco debemos pasar por alto otra determinada característica de Marqués, que pudo haber traído causa de las penurias económicas sufridas durante cierta etapa de su vida43. Nos estamos refiriendo a su patente afán, al menos durante aquellos años primeros de siglo, por la adquisición de dinero. Un interés este del que, lejos de avergonzarse, parece hasta hacerle sentirse orgulloso. De ahí que en el « Prólogo un poco a la violeta [...] », preámbulo, en tono festivo y desenfadado, a los Desahogos líricos de Celio dedicados al dios Apolo (Madrid, Repullés, 1802), proclame sin tapujos: « ¡Dichoso yo, si con esta obra, me procuro algunos reales! » (p. VII), o « No deseo que me aprecien, sino que me compren » (p. XII).

  • 44 En ese terreno parece que no le iba muy a la zaga otro animador del panorama cultural femenino, el (...)
  • 45 Como, por ejemplo, y contra lo que en principio pudiera parecer, había sucedido con la obra latina (...)
  • 46 Así creemos que sucedió en el primer tomo de los cinco con los que contó la Historia de los naufrag (...)
  • 47 Resultado de esa mercadotecnia, para la que según parece poseía Marqués un gran talento, quizá fuer (...)

30Esa actitud propició la utilización de toda una suerte de métodos y de técnicas por su parte con el claro fin de convertir en un negocio la literatura44. De ahí que por eso suela elegir para sus obras los temas más en boga o que mayor éxito editorial hubieran tenido en otros países45; o bien que se aplicara en lanzar apetecibles descuentos u ofertas en los periódicos de cara a buscar suscriptores para sus iniciativas literarias (en su inmensa mayor parte traducciones del francés), o ya probando a introducir en ellas diversos episodios, ausentes en el original, que pudieran mantener intrigado y en vilo al hipotético lector y le impulsaran a comprar el resto de volúmenes de la colección46; o que, de otra manera, buscara el favor del público a través de la personalización de cada uno de los ejemplares vendidos en la librería familiar de Espejo, estampando su firma en ellos; o ya, en fin, por medio de las bien calibradas redacciones que, en aras de ese mismo objetivo de vender su obra lo mejor posible, tenía por costumbre remitir al Diario o a la Gaceta de Madrid47.

  • 48 PALACIO ATARD, Vicente, Los españoles de la Ilustración, Madrid, Ediciones Guadarrama, 1964, pp. 24 (...)
  • 49 KITTS, Sally Ann, « La prensa y la polémica feminista en la España del siglo XVIII », in Estudios d (...)

31Por tal motivo, la concepción de un periódico dedicado a las mujeres agavillaba su referida sensibilización hacia el mundo femenino con su también señalada afición a generar caudales. A este respecto, ha de resaltarse que la reivindicación de la mujer a finales del siglo XVIII, tal y como anota Palacio Atard, « se acelera por la tenaz iniciativa de los gobernantes y de los educadores », teniendo por uno de los más significativos fines el conseguir su « derecho a la instrucción en las letras profanas »48. Y precisamente los periódicos jugarán un importante papel en esos cambios de comportamiento si atendemos a la opinión de Kitts: « la mayoría de las ideas nuevas sobre la mujer se encuentran exclusivamente en los artículos periodísticos a la vez que se puede observar una situación de inactividad y estancamiento durante las temporadas de represión de la prensa »49.

  • 50 GLENDINNING, Nigel, Historia de la literatura española. El siglo XVIII, Barcelona, Ariel, 1983, p.  (...)
  • 51 ÁLVAREZ BARRIENTOS, Joaquín, « ¿Por qué se dijo que en el siglo XVIII no hubo novela? », Ínsula, nº (...)
  • 52 La conexión entre esta obra y Antonio Marqués viene establecida en la Gaceta de Madrid de 19 de jun (...)
  • 53 No podemos detenernos aquí a esbozar, ni siquiera sucintamente, la cuestión, ni mucho menos a argum (...)

32Fruto de toda esa promoción de las mujeres, con su consiguiente aproximación al conocimiento y a las letras, será un sustancial incremento del consumo literario. Así lo recoge Glendinning: « Otra modificación sensible en el público para la literatura se debe a la creciente importancia de la mujer, sobre todo a fines del siglo, como lector de poesías y de novelas »50. Por otra parte, los distintos hábitos de lectura y el nuevo tipo de público traerán aparejada, según Álvarez Barrientos, « la explosión de colecciones de novelas a finales de siglo, muchas de ellas de novelas cortas o en compendio »51. Un éxito que fue válido no solo para la narrativa de ficción, sino también para otros diversos géneros literarios, e incluso para obras que se guiaban por una marcada vocación pedagógica, como fue el caso de la Biblioteca selecta de las damas, ya antes mencionada, cuyas trece entregas fueron saliendo entre 1806 y 1807, y en la que contribuyó Marqués y Espejo con, al menos, los cinco volúmenes correspondientes a la Elección de viajes modernos52 (Madrid, 1806, tomos IV-VIII del conjunto, el primero de ellos impreso por Gómez Fuentenebro y los otros cuatro por Repullés)53.

  • 54 A este respecto, debemos traer aquí las siguientes palabras de Elisabel Larriba: « No cabe duda de (...)

33Por todo ello, no podemos dudar de que para nuestro escritor, tan atento siempre a ganar dinero, ese nicho de mercado femenino constituía un filón al que no podía renunciar54.

IV - El proyecto periodístico de Marqués y Espejo

  • 55 Con motivo de pretender dar a la luz Marqués un nuevo periódico dos años después del intento fracas (...)
  • 56 Tal vez se encontraba todavía nuestro capellán bajo el potente influjo de Feijoo, secuela del compe (...)

34Antonio Marqués escribió para el primer número del Liceo General del Bello Sexo el artículo titulado « El nuevo Periodista a las Damas españolas », que con sus seis páginas resultó ser, tal y como ya indicamos, el más extenso de los seis que aportó a la censura dentro del mentado epígrafe de 2ª clase o « Variedades ». En dicho pasaje, en el que, como en el resto de la revista y aun de su obra literaria misma, brota con frecuencia la mala hierba del galicismo55, revelaba Marqués a sus potenciales lectoras la pretensión de constituirse en « su nuevo Sócrates »56.

35Por su parte, la designación de « nuevo periodista » que se adjudicaba a sí mismo, quizá trajera causa de lo que expusimos unas páginas más atrás, donde él expresaba, si bien de modo inexacto, aunque seguramente se hallaba convencido de ello, que su iniciativa era pionera en España, ya que nunca antes se había intentado desde la prensa cultivar el entendimiento de las mujeres: « es harto sabido que hasta ahora ninguno de nuestros Periodistas ha intentado instruir a nuestras Damas, destinándoles a lo menos ciertos capitulillos de sus hojas volantes ». En otras partes también se presentaba ante sus potenciales pupilas como « dómine », término que el Diccionario de autoridades (t. III, 1732) definía así: « Voz de que usan los Gramáticos para hablar con el Maestro o Preceptor que los enseña ». Evocaba, quizá, con esta palabra Marqués la época en que posiblemente le llamaran así sus antiguos alumnos de la colegiata de Ampudia, donde desde el 10 junio de 1789 hasta febrero de 1791 había estado adscrito a la capellanía afecta a la cátedra de Gramática Latina.

36En definitiva, Marqués aspiraba, en el que habría de ser el primer ejemplar de su revista, a comportarse como un maestro con sus alumnas, dentro de un contexto social renovado, y con la ilusión por un futuro que se abría a los vientos de la modernidad, una modernidad a la que pretendía contribuir él personalmente con sus innovaciones editoriales. Desde su « cargo honroso que hoy adopto » (el de « nuevo periodista »), pregonaba la honradez de sus intenciones: « En efecto, Señoras mías, no un vano capricho, un orgullo insano, ni mucho menos algún interesillo me pone a los pies de Vms. ».

37En esta primera entrega el autor se encargaba de volver a recordar lo que había planteado en el prospecto, acerca de las providencias adoptadas en su periódico para facilitar la adquisición de conocimiento entre sus destinatarias, así como su deseo de ahorrarles cualquier fastidio que pudiera suponerles el estudio; y dejaba sintetizado en los dos puntos siguientes el plan para conseguir sus objetivos: « 1º Se facilitará en él por la claridad el estudio metódico de las bellas letras y de la moral. 2º Se acortará su duración por la brevedad, más proporcionada al delicado sexo. No solamente debe procurarse no fastidiarle, sino ni aun ocuparle con exceso ».

  • 57 Estos conceptos, muy propios del Siglo de las Luces, son comentados por Sarrailh: « Así, pues, en l (...)

38Para Marqués la ilustración de las féminas suponía un bien del cual la comunidad no se podía permitir el lujo de prescindir, ya que « realza la felicidad misma que distribuye la mujer por la sociedad »57. De ahí su súplica para que « no desechen las lecciones que se les prepara en este Liceo »; porque además ellas serán las únicas interesadas en su educación, toda vez que a los hombres les trae más cuenta que la situación continúe como está.

  • 58 Y no se dejaba incomodar, además, por ningún reparo de modestia si atendemos al hecho de que, en El (...)
  • 59 No debemos olvidar, al efecto, que tanto la formación académica del doctor Antonio Marqués como su (...)

39Y no poco se complacía Marqués en su papel de ejercer « la soberana regencia de este sabio museo en que presido »58. El buen humor de nuestro sacerdote, tan constante siempre en sus escritos, se abre hueco en este mismo texto de la revista cuando alude a que ese cargo de regir tal academia para las damas le venía ya presagiado desde el instante en que vio la luz por vez primera. En dicho fragmento incluía algún que otro elemento autobiográfico, como lo era la zona geográfica en la que había venido al mundo: « Yo nací en un lugarcillo corto de la sencilla Alcarria », y quizá también la velada insinuación del escaso nivel cultural de su madre y de su abuela (a la que menciona siempre como « Aguela », sin diéresis), al referir que creyeron a pies juntillas los vaticinios de unas gitanas que habían echado la buena ventura al recién nacido59.

40El donaire y ocurrencia de Marqués le llevan a proclamar que dicho augurio quedaba confirmado en aquel preciso momento, pues la revelación principal en él, según atestiguaba la abuela, « fue la de que debía ser yo algún día el “sabio regente de una escuela central, cuyo auditorio, por la mayor parte, jamás anteriormente había recibido otra instrucción que la correspondiente para poder formar muchas frases sin sentido y largas conversaciones sobre modas” [...] ».

41Tras esta declaración de intenciones en su artículo del primer número, donde, en síntesis, proclamaba su objetivo de instruir a las mujeres de un modo liviano y agradable, se observa en el resto de sus trabajos insertos en lo que él denomina segunda clase de la revista una evidente falta de conexión, lo mismo en su contenido que en su ordenación, como si el dómine los hubiera confeccionado de forma aleatoria o los hubiera ido incorporando de la forma que más cómoda le resultaba. Si acaso, hallamos como un fútil hilo conductor para los textos de los números 2, 4, 5 y 6 la exposición de diversos tipos de relaciones entre mujeres y hombres, con la ulterior constatación, por un lado, de los peligros que algunas de aquellas están dispuestas a asumir en el mundo moderno; y los consejos del autor, por otro, mediante determinadas recomendaciones, que llevaban cientos de años de probada eficacia, a fin de que no pusieran en riesgo su futuro. Ya por completo desligado de estos cuatro capítulos, se nos antoja el correspondiente al tercer número, destinado a cantar las excelencias de la caridad, y cuyo examen dejaremos para el final.

42« Mujeres idólatras de sí mismas e ídolos de los Hombres », con este rótulo encabezaba Marqués su segundo escrito dedicado a la educación moral de las mujeres. Pintaba allí el ambiente de una tertulia, a la que asistía una dama que tenía embelesada a una multitud de jóvenes. La razón de ello estribaba, según le contaron al periodista, en que aquella era « una de las idólatras de sí mismas y un verdadero ídolo de los Hombres ». Las características de semejante espécimen quedaban resumidas del modo siguiente: « En todas las actitudes de su cuerpo, en el aire de su rostro, en el movimiento de su cabeza, y aun en su misteriosa risita, se dejaba ver claramente que ella no tenía más objeto que el de formarse adoradores y excitar la envidia de todas las de su Sexo ».

43Ante esta demostración, se ponía de manifiesto la sentencia de nuestro presbítero, el cual argumentaba una doble condena para aquella. Por una parte, la que sufría al momento presente, mediante la desacreditación del auditorio, pues resultaba injuriada en su honor en los círculos íntimos donde, en voz baja, se la descalificaba, aun faltando a la verdad. Y por otra parte, más triste todavía, la que le esperaba en el futuro, con su declive físico: « Hay para todas las de su conducta una situación tan terrible como cruel y es la del momento en que ya el espejo les dice: no eres bella ni hermosa como antes »; su dolor se verá fuertemente incrementado entonces, porque « su corazón, por la fuerza de la costumbre, se mantendrá aún avaro del deseo de agradar ». Por eso, abogaba el autor, en aras de evitar toda esa angustia, por el fomento de las cualidades del espíritu, perennes e inmunes a la destrucción que conlleva el paso del tiempo: « Una enfermedad destruirá la belleza en las facciones, pero la del alma dura aun más allá de la vida » (nº 4, 2ª clase).

44Acerca de los artículos contenidos en los nos 4 y 5, confesaba Marqués antes de dar entrada al primero de ellos que, en ocasiones, cuando sus ocupaciones le impidieran componer algo nuevo, habría de recurrir « a la recomendable lectura de varias cartas que he traducido del Griego », lo cual le valdría asimismo para conseguir entre sus lectoras la opinión de que el regente de su liceo « es muy digno, tanto por su vasta erudición como por su conocimiento de los idiomas orientales ». Palabras que reputamos más fruto de la vena humorística del redactor que síntoma de vanidad. Y llegado el caso, hemos de dudar de si efectivamente Marqués conocía la lengua de Homero; además, para esta concreta ocasión probablemente no le había hecho falta ni tan siquiera beber en fuentes francesas, como de ordinario solía, puesto que, conforme más atrás hemos expuesto, muy posiblemente se había dejado conducir por la versión castellana de Ataide y Portugal.

45En la primera de las dos epístolas en cuestión a las que aludía el periodista, la « Carta de Melisa, la Pitagórica, a Cleareta, recién casada », se ensalzaba a la mujer discreta y modesta que despreciaba los ornamentos superfluos, « inventados por el lujo y reprobados por la naturaleza », y los trocaba por la prudencia y sumisión a su esposo, ya que « sus cuidados domésticos, su complacencia para con su marido, su docilidad y su honor: tales son los adornos que realzan su hermosura ». Y por si no quedara clara esa subordinación de un elemento respecto de otro dentro de la pareja, se remachaba así la idea: « Una mujer estimable mira como una ley sagrada la voluntad de su esposo ».

  • 60 La falta de datos más precisos sobre Antonio Marqués nos impide valorar en qué medida el contenido (...)

46A este vínculo de dependencia se le daba todavía una vuelta más en la siguiente misiva, la « Carta de Téano a Nicóstrata », en donde la primera le insistía a la segunda que disimulara el engaño de su marido con otras mujeres, pues « una compañera fiel debe sufrir con resignación aun la demencia misma del compañero de su suerte », instándola a que bajo ninguna circunstancia había de revelarle que se hallaba al tanto de su infidelidad, porque en ese supuesto, que tildaba de imprudente, « nada se le dará ya de ofenderte a las claras ». Téano proponía como única solución para estos casos el acogerse a la paciencia: « Yo te aseguro que no tardará tu marido en conocer que se perjudica a sí mismo, que se arruina, y que pierde su reputación. Él es harto prudente para obstinarse en su pérdida [...], y tú volverás a encontrarle arrepentido y digno de tu amor ». La propia conclusión de la carta reafirmaba ese procedimiento de la resignación, cuando, para descartar por completo el divorcio, apuntaba esto: « no te entregues a tan horrorosos excesos; alivia en lo posible las penas de tu corazón y súfrelas con paciencia; este es el medio de que acaben antes »60.

47En el sexto y último número presentado a censura daba paso Marqués al texto titulado: « Damas quejosas del editor por la severidad con que a su parecer las trata ». Y lo comenzaba recapacitando acerca del hecho de que, si bien tenía por cierto que la segunda clase del segundo ejemplar, en donde se ensalzaba la hermosura del alma frente a la externa, y se rechazaba a las mujeres « ídolos », no había de gustar a todas las lectoras, no esperaba, en cambio, la contundencia con la que finalmente se había producido tal suceso; y para expresar su reflexión se despachaba el autor encajando un áspero y abrupto galicismo: « pero no hasta el extremo de que habían de intentar persuadirme a que hago mal de querer disminuir el mayor de todos sus placeres [...] »; y acto seguido remataba, como si el asunto fuera real: « expresión literal de una de las cartas con que sobre el particular se me ha distinguido ».

48Como sabemos que sus textos nunca fueron publicados, cuestión que el autor ignoraba cuando aquello escribió, y que por lo tanto resulta obvia la invención de las pretendidas contestaciones del público lector, queda puesta de relieve la falsedad de sus asertos en esos puntos, así como su bien calculada industria para disimularlos en el caso de que se hubiesen dado a la estampa. El propio artículo es, en sí, buen ejemplo de ello. Dividido en dos partes, en la primera se daba entrada a la comunicación de una joven, « soltera, noble y muy rica », que de ninguna forma estaba dispuesta a seguir las enseñanzas del dómine, pues argüía que « a pesar del genio tétrico y regañón de Vmd. he de emplear[me] en todas las diversiones que la juventud y la opulencia pueden procurar a esta Su Servidora ».

49La segunda parte del escrito daba voz a un padre desesperado, quien constataba un doloroso desenlace, consecuencia de la conducta de su hija, porque, tras haberse casado esta, había continuado con su afán de ser un ídolo, desatendiendo casa y esposo; lo cual había dado lugar a la petición de divorcio ante el Tribunal eclesiástico por parte de su marido, « bien aconsejado ». Todo ello, según refiere dicho progenitor, trajo acarreado el consiguiente « deshonor para nuestras familias ».

  • 61 Este recurso de declarar al lector árbitro soberano de la contienda ya lo había puesto en práctica (...)
  • 62 Igualmente, la clase 2ª del número 3º daba inicio así: « La presteza con que publico la siguiente r (...)
  • 63 Respecto de la eficacia de incluir en las publicaciones periódicas textos enviados por los destinat (...)

50En ambos casos Marqués aseguraba que se trataba de mensajes que le habían remitido y que él daba a la luz, porque así: « hará conocer al público: Juez imparcial61, si me he engañado pretendiendo probar que las Damas ídolos pueden caer en el error y preocuparse »62. Para que nada faltara en la veracidad de estos comunicados, el redactor colocaba como firma de ellos solamente unas iniciales, con el fin de velar el nombre y evitar el posible oprobio de los remitentes. Además, suplicaba a la protagonista del primer supuesto que le mantuviera al corriente de su situación, en aras de dilucidar quién de los dos, si ella o el publicista, tenía finalmente razón63.

51Como conclusión a toda esta serie de recomendaciones recogidas siempre en la clase segunda de los mencionados números 3, 4, 5 y 6 del Liceo General del Bello Sexo, creemos que debemos estar a las siguientes palabras de Marqués y Espejo, vertidas en la última entrega:

« Aun suponiendo la igualdad de las potencias en uno y otro sexo, debemos sin embargo convenir en que el talento de las mujeres está menos cultivado que el de los hombres, y por consiguiente nos debemos creer sin agraviarlas que están mucho más sujetas a la ilusión en ciertos casos en que su inclinación natural se opone a los intereses de la virtud ».

  • 64 Marqués se hallaba en esta materia en plena concordancia con su admirado Feijoo, del que traslada a (...)

52Tal pensamiento, como se ve, no tenía origen en una diferenciación entre ambos sexos de carácter innato, sino que localizaba la causa de la desigualdad en la distinta educación recibida64. Y precisamente es a ese déficit sufrido por las mujeres durante siglos al que pretende poner remedio nuestro ilustrado mediante la propagación del conocimiento.

  • 65 Por ejemplo, las pretensiones que viene a adjudicarle Bolufer Peruga cuando apunta lo que sigue: «  (...)

53Cierto es que, al menos en una ocasión, concretamente en el final de la carta de Melisa a Cleareta, se mencionaba que la mejor dote de la mujer había de ser la del sometimiento al marido, cuya voluntad equivalía a regla sagrada; y que, en la siguiente misiva, de Téano a Nicóstrata, se aconsejaba pasar por alto las traiciones del esposo y esperar pacientemente a que dejara de comportarse de esa manera; pero estos dos únicos textos, procedentes, por cierto, de la antigua Grecia, creemos que no resultaban representativos de las intenciones de Marqués o, a lo menos, de cómo en ocasiones se han interpretado estas65.

  • 66 De ahí que no se pueda refutar en esos puntos, sino acaso matizarlos en algo, la siguiente síntesis (...)

54Y es que si el autor, con la inclusión de dichas epístolas, venía a avalar, de algún modo, el hecho de la sujeción de la mujer a su cónyuge, juzgamos que tal proceder no dimanaba de razones ideológicas, sino puramente tácticas66. Pues, partiendo del principio de que tanto la fuerza física, el nivel formativo o, en general, el relieve social de los hombres resultaban superiores a los de las damas, y que estas constituían, en consecuencia, el elemento más débil de la pareja, ya en el orden doméstico, ya en el de la comunidad, Marqués con sus recomendaciones procuraba, en nuestra opinión, que aquellas trataran de esquivar cualquier castigo por parte del varón, y de paso el rechazo social que, a menudo, tal coyuntura conllevaba. A este propósito, ha de recordarse que en ninguno de los números transcritos de su periódico que presentó a censura se encuentra el concepto de « pecado », por más que se halle en algún determinado momento describiendo una conducta harto reprochable; pero sí, en cambio, maneja otros, tales como « oprobio », « miseria » o « injusticia ».

  • 67 Ha de recordarse, al efecto, que Marqués había alcanzado el grado de doctor en Sacra Teología por l (...)

55En este orden de cosas, ha de significarse que, a diferencia de lo que, según hemos visto, hacía el anónimo presbítero que compuso El espíritu del bello sexo, nuestro teólogo67 no remite nunca en su revista a la vida eterna, ni para los premios por las buenas obras, ni para los castigos por las reprobables; sino que considera que, sin esperar tanto, la justicia se administra ya en la tierra por parte de la colectividad, bien con el aplauso, o bien con el repudio, esto es, en forma de honra o de deshonra. Por eso, a quienes con sus benéficas obras dan socorro a los más necesitados les esperan las alabanzas de la sociedad: « son muy acreedores al honor universal, y debemos rendirle el respeto que se merecen » (nº 3, 2ª clase). Y en paralela oposición, el desprecio de los demás se extenderá hacia comportamientos indeseables o indignos, como en el caso de la mujer idólatra de sí misma, que terminará perdiendo « su colocación y haberes, y aun su mismo honor » (nº 2, 2ª clase), o también del esposo infiel de Nicóstrata, pues « no tardará tu marido en conocer que se perjudica a sí mismo, que se arruina, y que pierde su reputación », « el destruye su reputación » (nº 5, 2ª clase).

56Por último, y como ya más atrás anunciamos, hemos dejado para el final de estos discursos el correspondiente al tercer número, por guardar escasa relación con los anteriormente expuestos. En él, con el nombre de « Filantropía o Humanidad », y visos de relato sentimental, se encargaba Marqués de pintar las muy tristes vicisitudes de una viuda y de su hija (a las que no asigna nombre) atribuladas por la más absoluta pobreza. Como después de dos días sin poder comer, la madre sufrió un desfallecimiento, la joven, presa del pánico, salió corriendo en busca de la ayuda del párroco. Sin embargo, al equivocarse de vivienda, terminó accediendo a la de una dama « de un exterior noble, opulento y sobre todo afable », que junto con ella misma corrió presta a auxiliar a la enferma, bajo las directrices de un médico, al que previamente había dado aviso dicha señora. Finalmente, la crisis remitió bien fácilmente gracias a un par de « reconfortantes » que recetó el galeno, y en cosa de media hora quedó solucionado el problema. Consecuencia del feliz restablecimiento, acaeció « el gozoso júbilo de la bienhechora, las alegres gracias de las favorecidas y los mutuos abrazos con que se desahogan aquellos tres corazones ».

  • 68 BOLUFER PERUGA, Mónica, « Espectadores y lectoras: representaciones e influencia del público femeni (...)

57Dicha historia, en opinión de Bolufer Peruga68, recordaba a la de La desventurada Margarita (Madrid, Pantaleón Aznar, 1787), tercera de las anécdotas de la Voz de la Naturaleza, de Ignacio García Malo, con la precisión de que esta novela corta terminaba de una forma sumamente desgraciada, en contraposición con el final dichoso de la composición de Marqués. De ahí que, sin dejar de la mano al autor con el que se establecía esta comparación, creemos que el asunto explanado en el Liceo General presenta bastantes más concomitancias con determinado pasaje de otra narración del mismo García Malo, concretamente con la última de la expresada colección Voz de la Naturaleza: El benéfico Eduardo (Madrid, Imprenta de Aznar, 1803), mucho más cercana en su publicación a la fecha del fallido periódico.

58En dicha novela, tras percatarse de los lamentos de una mujer a través de una reja, y de ponerse al corriente, gracias a una vecina, acerca de las angustias y padecimientos de una viuda y de su hija Adela, en riesgo ambas de perecer de inanición, Eduardo, el modélico protagonista les procurará el inmediato socorro; ya que, próxima a expirar la anciana, da aviso a toda prisa a un doctor, el cual suministra a su paciente un « corroborante », que « en poco más de tres cuartos de hora » hace que aquella vuelva en sí. El colofón de este episodio resultaba también similar al de Marqués, pues tras la recuperación de la salud y de las fuerzas con los alimentos facilitados por Eduardo, « las muestras de gratitud que le dieron ambas fueron tantas, tan tiernas, tan patéticas, tan penetrantes, que conmovieron excesivamente el corazón de Eduardo » (p. 57).

59Las semejanzas se refuerzan asimismo, además de en las ya descritas, en la confianza que en los dos casos se muestra hacia la ciencia médica, así como en cuanto a las seguridades que se dan para que en el futuro esos incidentes no les volvieran a ocurrir a dichos personajes: en el relato de Marqués, apuntando al hecho de que la benefactora y las socorridas « no se han separado todavía, ni probablemente volverán a separarse, pues está formada la determinación por el genio bienhechor de la Señora de no perderlas nunca de vista mientras respire », y en la novela de Malo, de más permanente manera aun, ya que Eduardo terminará por contraer matrimonio con Adela.

60No obstante, existe entre estos dos fragmentos una diferencia que resulta poco menos que sustancial para entender la inclusión del texto de Marqués en su Liceo General del Bello Sexo, puesto que, además de que en este la salvación viene por mano femenina, las reflexiones acerca de las causas que provocaron el mismo tipo de suceso resultan harto divergentes. A este respecto, hemos de señalar que en la narración de García Malo se daba voz al doctor para expresar el desencanto ante tales ejemplos de injusticia social: « ¡Unos tanto, otros tan poco! ¡Cuántos llenos de superfluidades! ¡Cuántos faltos de lo más necesario! » (p. 55). Por contra, en la descripción de Marqués la conclusión es harto más positiva, pues centraba su punto de vista, no en la escasez del menesteroso, sino en la generosidad del pudiente: « Si el número de calamidades particulares es disminuido en esta Capital, lo debemos sin duda a una multitud de almas celestiales que se ocultan cuidadosamente para hacer el bien ». Aunque, curiosamente, en su cabeza parecía asomar un panorama bastante más tétrico que en Malo, puesto que, si no fuera por este providencial paliativo de la virtud, se hallarían « cadáveres, muertos de necesidad, y las guardillas de las casas servirían de sepulcro a la indigencia ». Además, sin ese socorro humanitario, « los delitos serían también mucho más frecuentes ».

61Tal es la razón, según comenta Marqués al final de ese lance, que le impelía a contribuir de algún modo a tan admirable propósito, de forma que se proponía publicar en su revista « todas las obras de Caridad de que sea noticioso y me sean comunicadas ». Y refería, además, en favor de esa determinación, los buenos resultados que dicha práctica producían en otros países: « en otras naciones donde las publican los Periódicos, no solo se nota diariamente su multiplicación, sino que se evitan las injustas quejas del pobre contra la pretendida insensibilidad del poderoso ».

  • 69 Unos cuantos años más tarde escribirá Marqués La filantropía o la reparación de un delito (Valencia (...)

62El hecho de que en el texto de Marqués fuera una dama (y no un sacerdote, como era la intención frustrada de la protagonista), o que al final de cada número tuviera previsto dentro de la sección « Noticias particulares de este Periódico » publicar información acerca de las obras de beneficencia llevadas a cabo exclusivamente por mujeres, permite conjeturar que en su pensamiento tal vez se valoraba la caridad como una de las virtudes femeninas por excelencia, consecuencia en ellas de una especial sensibilización y empatía para con el sufrimiento de los demás69.

Conclusiones

63Tratando a diario, por razones de su cargo, con mujeres a quienes la vida había humillado de modo feroz, sintiéndose con fuerzas y ánimo sobrado para afrontar cualquier empresa literaria, en la que, además de la instrucción de los destinatarios, se procurase conseguir el mayor éxito editorial, y creciendo sin cesar el mercado de libros entre las cada vez más numerosas lectoras, no podía Antonio Marqués y Espejo dejar pasar la ocasión de emprender un proyecto de tendencia, en principio, duradera enfocado al universo femenino.

  • 70 El inicio mismo del « Prospecto » recogía una serie de frases que reflejan esa contraposición entre (...)

64« Nuevo periodista », « nuevo Sócrates », « nuevas invenciones de industria mujeril » (nº 1, 2ª clase), el pensamiento de D. Antonio parecía identificar su tiempo con un cambio sustancial de unas costumbres que hasta hacía bien poco habían regido el mundo que la Ilustración había venido a transformar70. Dentro de un contexto social renovado, y con la ilusión por un futuro que se abría a los vientos de la modernidad, pretendía comportarse nuestro capellán como un profesor con sus discípulas. Para lograr su objetivo adoptará su método de siempre a la hora de publicar, es decir, intentar inocular el conocimiento de la forma más asequible posible, huyendo de todo aquello que pudiera resultar fatigoso a su auditorio; así lo anota él mismo ya desde su primer número de la revista: « El agradar es el deber más fuerte que se impuso la naturaleza », y el conjunto de su obra literaria se encarga de dar testimonio de ello.

  • 71 Así, Jaffe habla del « desasosiego cultural ante las transformaciones sociales que suponían la inst (...)

65Así es que, con el propósito primordial de educar a la mujer y de suplir sus carencias culturales con un sistema nuevo y adaptado a ella, pretendió sacar a la luz el Liceo General del Bello Sexo. Aseguraba en él Marqués que la formación de las damas no devendría únicamente en su propio beneficio, sino que resultaría, conforme más atrás apuntamos, un asunto provechoso para todos, y « por lo tanto debemos desearlas instruidas » (nº 1, 2ª clase). Sin embargo, tal transición, lejos de presagiar un panorama placentero, se le aparentaba a Marqués como un camino repleto de escollos y de tensiones71. Y en tal sentido alerta a las féminas sobre el rechazo con el que, a causa de su interés en ilustrarse, iban a encontrar en los varones, puesto que entonces la hegemonía de la que hasta ahora habían venido aquellos disfrutando se hallaría presta a su fin: « ellos deben saber cuánta es su pérdida, si el talento de Vmds. se cultiva: son los triunfantes hoy y no lo son por otra causa más que por la superioridad de su mejor educación » (nº 1, 2ª clase).

  • 72 El propio Espíritu del bello sexo, tantas veces mentado, desgranaba con precisión estos temores: «  (...)

66Como resulta un hecho evidente e innegable, una vez examinado el conjunto de textos escritos por Marqués en su Liceo, que su finalidad esencial era la de cultivar el entendimiento de las damas para equipararlas culturalmente a los hombres, y sabedor, además, de que dicha paridad podría encrespar los ánimos de muchos hombres72, no resultará temerario suponer que salpimentase sus enseñanzas con cautelosas advertencias a las jóvenes sobre cómo debían comportarse en su vida, procurando subordinarse en determinados momentos a las conveniencias de los maridos, mas no tanto por observar la virtud de la prudencia, sino administrando la habilidad de la precaución. Porque en un mundo dominado completamente por los hombres, gracias en mucha parte a su mejor educación, no convenía que se subvirtieran los viejos valores de un modo radical. Ello traería aparejada la inseguridad de un futuro incierto y desconocido, que podría incluso volverse en contra y terminar por acentuar las diferencias entre ambos sexos.

  • 73 Si realmente pudiera confirmarse esta premisa, y el Liceo hubiera ido destinado de manera primordia (...)
  • 74 Otro fallecimiento paterno había ocasionado también la ruina, esta vez económica, de la familia com (...)

67Pero, aparte de esto, quizá en la cabeza de un individuo con el talento comercial de Marqués había de bullir el asunto de los dineros, y de qué bolsillos habrían de salir para realizar las suscripciones o para comprar una revista destinada preferentemente a las jóvenes. Como la respuesta parecía apuntar a los padres en el caso de no haber contraído matrimonio aquellas, le resultaría muy a modo incluir en el periódico ciertos guiños hacia los mismos, algunas señales que les aportaran alguna seguridad acerca del producto que estaban adquiriendo sus hijas73. Tal vez por eso, ya en el segundo número, se nos advertía bien claramente que la « divina Rosalía », aquella dama que con su culto desmedido hacia la belleza física había optado por salirse de los patrones de la mesura y de la sensatez, carecía de padre; a quien de paso se ensalzaba con el comentario de que había muerto en batalla como un héroe, al mando de su regimiento74.

68En ese sentido, hay que destacar, de modo especial, cómo el último número concluía con el testimonio (ya sabemos que ficticio) de un progenitor que, en materia de comportamiento de las hijas, mostraba plena sintonía con las ideas que el autor decía representar, y que será el encargado de encarnar en primera persona el dolor causado por la repulsa social, por el oprobio derivado de la conducta de su hija, cuyos hábitos, al ver que principiaban a asemejarse a los de la citada Rosalía, acabaron por determinar que su marido acudiese a pedir el divorcio a un tribunal eclesiástico. Además, Marqués nos mostraba en ese fragmento al propio padre culpándose a sí mismo, porque « tal vez con su criminal condescendencia ha sido la causa de tantos males! ».

69Este hipotético posicionamiento a favor de los hombres, por motivos de índole económica, no tendría por qué rechinar en la mentalidad de nuestro literato si atendemos a las razones más atrás expuestas, según las cuales consideraba también muy inteligente medida para las féminas amoldarse, en ocasiones, a ciertas normas de antiguo establecidas. En este aspecto, nadie habría mejor que él para conocer de primera mano, como capellán de las Recogidas, los peligros a los que se podían exponer las mujeres, pues quizá muchas de aquellas a las que ahora asistía acaso habían iniciado su agonía a raíz de un rechazo por parte de su entorno más próximo.

Haut de page

Document annexe

Haut de page

Notes

1 Así consta en el Archivo Histórico de la Nobleza (en adelante: AHNOB), Osuna, Cartas, 482-50, s. n. Las actas relativas a su ingreso en la colegiata de Ampudia como capellán, en junio de 1789, y a su posterior ascenso a canónigo racionero, en 1791, así como la correspondiente a la renuncia de dicha plaza, en enero de 1801, se conservan en el Archivo de la Iglesia Colegial de Ampudia (sito en el Museo de Arte Sacro de dicho municipio), Libro 244 de la parroquia de San Miguel y Abadía de Husillos de Ampudia, ff. 159v. y 160 r., Libro 244, f. 220 r. y v., y Libro 253, s. n., respectivamente.

2 Su nacimiento había tenido lugar en Gárgoles de Abajo (Guadalajara) el 27 de junio de 1762, conforme recoge su registro bautismal, fechado el 3 de julio de ese mismo año (Archivo Diocesano de Sigüenza-Guadalajara, Parroquia de la Purísima Concepción de Gárgoles de Abajo, libro 2º, f. 67 r.).

3 Archivo Histórico Nacional (en adelante: AHN), Consejos, 5566-59, s. n. El expediente se puede consultar en PARES.

4 Ese texto legal es mencionado por DOMERGUE, Lucienne, « Censura y periódicos », in Tres calas en la censura dieciochesca. Cadalso, Rousseau, prensa periódica, Madrid, Gredos, 1981, p. 78. Como finalmente no vio la luz, Emilio Palacios anota sobre el Liceo General que « no superó la censura » (PALACIOS FERNÁNDEZ, Emilio, La mujer y las letras en la España del siglo XVIII, Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2006, http://www.cervantesvirtual.com/nd/ark:/59851/bmcsf389). Para Arenas Cruz, esa interdicción relativa a los periódicos « demuestra no solo la estrecha vigilancia que el gobierno ejercía sobre la opinión, sino también las razones del colapso de la prensa ilustrada a principios del siglo XIX » (ARENAS CRUZ, María Elena, Pedro Estala, vida y obra. Una aportación a la teoría literaria del siglo XVIII español, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 2003, p. 484).

5 Sobre la transformación a que había sometido la obra del benedictino orensano, aduce que la había dejado exenta « enteramente de materias respectivas a las facultades mayores, de que está muy distante el pueblo, y que abunda el Teatro crítico y aun las mismas cartas » (« Prólogo del redactor », in Diccionario feijoniano, Madrid, Imprenta de la calle Capellanes, 1802, t. I, s. n., URL: https://books.google.es/books?id=J9gNoFlxrIIC). Y respecto del éxito de ventas del libro, no se le olvida recordar el « buen despacho de mis dos tomitos (del que doy aquí gracias al público) » (Diario de Madrid de 16 de enero de 1803, nº 16, p. 62, donde firmaba con su nombre y apellidos bajo la rúbrica: « Respuesta del autor del Diccionario Feijoniano a la carta de su impugnador, publicada en el Diario del 12 del presente mes »). Ha de recordarse, a este tenor, que el mentado Diccionario no era sino una simple traslación literal, muy resumida, del Teatro crítico universal y de las Cartas eruditas.

6 Dicha sección de la revista, dedicada a la mitología clásica, constaba en todos los casos de ocho páginas. Los otros temas que pensaba desarrollar se hallaban también presentes en esa tercera clase de la Bibliothèque universelle des dames, pues su primer tomo se había destinado a la gramática, el segundo a la versificación y el tercero a la lógica. Además, la Odisea de Homero abarcaba el 5º, 6º y 7º, el 8º y 9º se dedicaban a los poetas griegos, así como el 10º a la tragedia de idéntica procedencia, y los restantes, hasta completar los 14 volúmenes de « Mélanges », a los poetas latinos. Dos años después, dentro de un ambicioso proyecto literario, en el que igualmente participó Marqués y Espejo: la Biblioteca selecta de las damas (inspirado precisamente en la Bibliothèque universelle des dames), se tenía pensado alumbrar —aparte de los relativos a otras varias disciplinas, tales como historia, geografía, filosofía, química, botánica o mineralogía, etc.— diferentes volúmenes dedicados, a semejanza de esta tercera categoría de la Bibliothèque, a mitología, gramática, versificación, literatura y lógica; todo ello conforme se indicaba en el « Plan y prospecto de esta obra » que antecedía al primer tomo de la colección: Adelaida de Witsburi, Madrid, Gómez Fuentenebro y Compañía, 1806, pp. 10-14.

7 La Biblioteca selecta de las damas perseguía también ese mismo objetivo al incluir la mitología en la cuarta clase de dicha compilación, puesto que según refiere su prospecto: « franquea la entrada [...] a la inteligencia de los escritores más insignes de la antigüedad [...], nos da explicación de las obras de pintura y escultura, y nos suministra por todas partes instrucciones muy útiles » (op. cit., pp. 10-11).

8 Aunque el Liceo General del Bello Sexo se halla enteramente digitalizado en PARES, al final de este trabajo facilitamos, a medio de apéndice documental, junto con el prospecto de la obra, la transcripción completa de esta segunda clase de la revista.

9 El primero de los textos incluidos en esa categoría del periódico estaba compuesto de seis páginas, constando los restantes de cuatro, excepto el correspondiente al nº 4, que contaba solo con dos. Por lo cual la muestra presentada a censura, excluido el prospecto, que tenía poco más de dos planas, llegaba a las 72 páginas, en octavo mayor, de 19,5 cm.

10 Puede consultarse al respecto: LARRIBA, Elisabel, « Los periodistas y el derecho a la educación para todos », Cuadernos de Historia Moderna. Anejos (2007), VI, pp. 119-145, p. 141. URL: http://revistas.ucm.es/index.php/CHMO/article/view/CHMO0707220119A/0

11 VELASCO MOLPECERES, Ana María, « Prensa femenina en España: El Correo de las Damas (1804-1807) », Revista Iberoamericana de Producción Académica y Gestión Educativa, julio-diciembre 2015, 9 pp., p. 2. URL:http://www.pag.org.mx/index.php/PAG/article/view/309. Respecto de la mencionada fecha de 1763, Roig Castellanos transcribe lo siguiente del Catálogo de la Hemeroteca Municipal de Madrid: « “Semanal. Comenzó este periódico de costumbres en Madrid, en 1763, publicándose dos tomos y los dos restantes en Cádiz” » (ROIG CASTELLANOS, Mercedes, La mujer y la prensa. Desde el siglo XVII a nuestros días, Madrid, Imprenta de Tordesillas, 1977, p. 11, n.).

12 CANTERLA, Cinta, « El problema de la autoría de La Pensadora Gaditana », Cuadernos de Ilustración y Romanticismo, nº 7, 1999, pp. 29-54, p. 52. URL: https://revistas.uca.es/index.php/cir/article/view/360

13 Concretamente Marrades apunta esto sobre dicho particular: « La Pensadora fue una anticipación original del feminismo español, a la vez que un feliz inicio de prensa femenina, pero no tuvo seguidores inmediatos » (MARRADES, Mª Isabel, « Feminismo, prensa y sociedad en España », Papers: Revista de Sociología, n° 9, 1978, pp. 89-134, p. 96. URL: http://papers.uab.cat/article/view/v9-marrades).

14 Inmaculada Urzainqui sostiene que este periódico « es obra verosímilmente del cisterciense Baltasar Garralón » (URZAINQUI MIQUELEIZ, Inmaculada, « Periodista- espectador en la España de las Luces. La conciencia de un género nuevo de escritura periodística », El Argonauta Español, nº 6, 2009, § 8, URL: http://journals.openedition.org/argonauta/516 ; DOI : 10.4000/argonauta.516). Igualmente, y para esa misma publicación dieciochesca, cuyo texto se reproduce íntegramente, puede consultarse: URZAINQUI MIQUELEIZ, Inmaculada: « Un enigma que se desvela: el texto de La Pensatriz Salmantina (1777) », Dieciocho: Hispanic Enlightenment, nº 27.1, 2004, pp. 129-156.

15 Dicha negativa regia se halla recogida en la Novísima recopilación de las leyes de España: « Por Real orden de 18 de Agosto de 1793, comunicada al Consejo, se le previno que, con motivo de haberse presentado el prospecto de un papel periódico titulado: Diario del bello sexo, pidiendo permiso para su publicación, lo había negado S.M., y negaría cuantas impresiones se solicitaran de esta especie » (Madrid, 1805-1807, t. IV, libros VIII y IX, p. 151 a, nota, URL: https://books.google.es/books?id=Xw_BiSXdKh0C). Por otra parte, la coincidencia entre el malogrado resultado del Diario del Bello Sexo y el triste destino del papel de Marqués, de título no muy distinto, ha sido recogida por varios autores, como por ejemplo la citada Roig Castellanos (pp. 10-11), SÁNCHEZ HITA, Beatriz (« Prensa para mujeres en Cádiz después de 1791. El Correo de las Damas (1804-1807) y El Amigo de las Damas (1813) », Cuadernos de Ilustración y Romanticismo, nº 11 (2003), pp. 111-147, p. 112, URL: https://revistas.uca.es/index.php/cir/article/view/297/273), o MORENO GALILEA, Diego (« La prensa femenina en los reinados de Fernando VII e Isabel II », in VIII Congreso virtual sobre Historia de las Mujeres, Archivo Histórico Diocesano de Jaén, 2016, pp. 521-541, p. 4, URL: http://www.revistacodice.es/publi_virtuales/viii_congreso_mujeres/comunicaciones/33_diego_moreno_def.pdf.

16 « Prospecto de la obra periódica intitulada Correo de las Damas, o Poliantea instructiva, curiosa y agradable de literatura, ciencias y artes [...] », Diario de Madrid de 23 de mayo de 1804 (nº 144), p. 586.

17 SÁNCHEZ HITA, Beatriz, « Prensa y novela para mujeres: el caso del Correo de Cádiz (1795-1800) y el Correo de las damas (1804-1808) », Bulletin d’histoire contemporaine de l’Espagne, 2014 (n° 49), pp. 35-62, pp. 61-62.

18 SÁNCHEZ HITA, Beatriz « Novelas para ellas, entre el entretenimiento y la educación moral. El caso del Correo de las damas (1804-1808) », in Resistir o derribar los muros. Mujeres, discurso y poder en el siglo XIX, María Isabel Morales Sánchez, Marieta Cantos Casenave, Gloria Espigado Tocino (eds.), Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2014, pp. 37-49, p. 47.

19 SÁNCHEZ HITA (Beatriz) y ROMÁN LÓPEZ (María), « La prensa femenina en Cádiz a principios del siglo XIX. Aproximación al Correo de las Damas (1804 a 1808)», Anejos de Cuadernos de Ilustración y Romanticismo (nº 20), 2014, vol. 1, 220 p., p. 106. URL: https://revistas.uca.es/index.php/cir/article/view/1920/1909.

20 LARRIBA, Elisabel, « Los periodistas y el derecho a la educación para todos », op. cit., p. 137

21 En dicha gaceta pretendía Corradi tratar, de forma sencilla, algunos de los puntos más importantes relativos a ciencias y artes, o concernientes a la moral y a otras cuestiones de utilidad (vid. Larriba, ibídem).

22 Roger Poirier parece querer sugerir una cierta conexión o relación personal entre Marqués y Espejo y Juan Corradi, cuyo nombre supone, erróneamente, que era el seudónimo de Iriarte (vid. POIRIER, Roger, « Biblioteca Selecta de las Damas: Its Cultural Significance », Dieciocho, 7, 1984, pp. 28-41, p. 32).

23 Se puede la obra en consultar en : http://gallica.bnf.fr/ark:/12148/bpt6k656393

24 ÁLVAREZ DE MIRANDA, Pedro, « El viage de un filósofo a Selenópolis (1804) y su fuente francesa », in Actas del XIV Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas, Isaías Lerner, Robert Nival y Alejandro Alonso (eds.), Newark, Delaware, Juan de la Cuesta, 2001, t. III, pp. 43-51, p. 46.

25 Ibid., p. 50.

26 Sobre las versiones en latín, inglés, francés o alemán de estas cartas, resulta sumamente interesante el estudio de LORENZO ÁLVAREZ, Elena de, al que remitimos: « La biblioteca particular del bello sexo selenítico de El Viaje de un filósofo a Selenópolis », in Regards sur les Espagnoles créatrices (XVIII ͤ -XXͤ siècle), Françoise Étienvre (dir.), Paris, Presses Sorbonne Nouvelle, 2006, pp. 47-60, pp. 48-51.

27 Se puede consultar la obra en : http://www.bilbao.eus/bld/handle/123456789/37146

28 La fuente francesa de las cartas creemos que fue el libro de LEVESQUE, Pierre Charles : Sentences de Théognis, de Phocylide, de Pythagore, et des sages de la Grèce, recueilles et traduites, par M. —, perteneciente a la Collection des moralistes anciens. Dédiée au Roi, Paris, Chez Didot l’Aîné et de Bure l’Aîné, 1783, pp. 199-219 (https://books.google.es/books?id=2FXcEZgDV8UC). Las mencionadas cuatro cartas, junto con el resto del libro de Ataide, fueron objeto de comentario por parte del Memorial Literario, t. IV, nº 36, pp. 297-307; por su parte, la Gaceta de Madrid refirió la puesta a la venta de este concreto quinto volumen el 14 de diciembre de 1802, nº 101, p. 1244.

29 Respecto de estos asuntos de plagio en la época, puede consultarse el trabajo de ÁLVAREZ BARRIENTOS, Joaquín, « Apuntes sobre falsificación y plagio en la República Literaria española del siglo XVIII », Arte Nuevo: Revista de estudios áureos, nº 4, 2017, pp. 921-954. URL : http://www.artenuevorevista.com/index.php/arte-nuevo/article/view/52.

30 En realidad, el título completo de la obra rezaba del modo siguiente: Viaje de un filósofo a Selenópolis, corte desconocida de los habitantes de la tierra, escrito por él mismo, y publicado por D. A. M. y E. Así es que Álvarez de Miranda no duda en calificarle como « un experto en piratear libros » (ÁLVAREZ DE MIRANDA, Pedro, « Ensayo », in Historia literaria de España en el siglo XVIII, Francisco Aguilar Piñal (ed.), Madrid, CSIC, 1996, pp. 285-325, p. 313).

31 En cuanto a la palabra « Melisa », Marqués la escribe con una sola letra « s » en el Liceo, y con dos en el libro, como para separarse más de Ataide, que siempre la reproduce con una.

32 Esta apostilla final en la carta de Téano a Nicóstrata: « Y lo que desea con tu salud y prosperidad » (Viaje de un filósofo a Selenópolis, op. cit., p. 60) se hallaba ausente en Ataide y, asimismo, en el Liceo General del Bello Sexo. Por contra, no se incluía en la carta de Myia a Filis el siguiente consejo relativo a las condiciones del agua para el baño de los recién nacidos: « y es necesario y esencial el examinar muy bien la temperatura » (Ataide, op. cit., p. 222).

33 Levesque, por su parte, había plasmado al pie de la página lo siguiente, tras la oportuna nota después de « Eubule », en la « Lettre de Théano a Eubule »: « Théano étoit femme de Pythagore: elle avoit laissé quelques écrits » (op. cit., p. 199).

34 Obra de un presbítero, conforme se apunta en la portada, fue publicado en dos tomos en 8º, en Madrid, por Gómez Fuentenebro y Compañía, y anunciado en la Gaceta de Madrid de 18 de diciembre de 1804 y de 13 de febrero de 1807, así como en el Diario de Madrid de 1 de mayo de 1805 y de 4 de julio de 1807.

35 La anteriormente citada Gaceta de Madrid de 18 de diciembre de 1804 (nº 101, p. 1132) decía sobre El espíritu del bello sexo que había de ser « útil e importante para las señoras y señoritas de noble y distinguido nacimiento ».

36 En la despedida de su primer número ya se echa de ver su talante abierto y buena disposición, pues indica que aquel trabajo, ofrecido para la ilustración de las damas, lo había llevado a cabo « su rendidísimo, humildísimo y cordialísimo Domine ».

37 Aparte de estas consideraciones, existe otro tipo de divergencias que no por menos relevantes resultan menos significativas, y que permiten, descartar, acaso con mayor contundencia aun, la mano de Antonio Marqués en El espíritu del bello sexo; como sucede con el hecho de que, entre las librerías en que se vendía, no figurase la de Espejo, industria familiar por la que, en aquellas concretas fechas, desembocaba toda la marea de volúmenes con la que fatigaba las prensas nuestro capellán. Otro dato que también nos disuade de su autoría es la alusión que, sin nombrarla, efectúa el libro a Clara Harlowe, a cuya protagonista llama « Clarisa » (pp. 152-154), y donde nada se apostilla respecto de su versión castellana: un drama en tres actos, aparecido en el verano de 1804; cosa extraña de haber tenido parte en tal impreso Marqués, puesto que a él se debió la traducción, del francés, de la novela de Richardson. Finalmente, hemos de añadir que en aquel manual el anónimo redactor se dirigía en multitud de oportunidades a sus lectoras empleando (además del de « señoras ») el término « señoritas », expresión esta última que no fue nunca utilizada en todo el Liceo General del Bello Sexo.

38 RECIO, Manuel, Compendio histórico y manifiesto instructivo del origen y fundación de la Real Casa de Santa María Magdalena de la Penitencia, vulgo las Recogidas de Madrid, Madrid, Joaquín Ibarra, 1777, p. 192.

39 Una Real Orden de 1750 había dispuesto que el colector tuviese « casa contigua a la de las Hermanas Recogidas, para que pueda ocurrir con prontitud, en cualquier accidente que padezcan, de noche o de día, en que necesiten urgente espiritual socorro » (RECIO, Manuel, Compendio histórico…., op. cit., p. 146).

40 Como, por ejemplo, en Higiene política de la España, donde, a raíz de la invasión napoleónica, confesará lo siguiente: « las lágrimas que he visto en sus hermosos ojos, por el espacio de estos cuatro meses, han enternecido mi corazón hasta el punto de desear yo destruir para siempre los motivos de que en lo venidero tengan que derramarlas de nuevo » (Madrid, Repullés, 1808, p. 17).

41 Así lo constata el propio autor en la penúltima página de su ya citado « Prólogo del redactor », s. n.

42 Archivo Histórico de Protocolos de Guadalajara, 37 905, f. 44 v., y 37 906, f. 201 v., respectivamente.

43 Hubo un tiempo, al poco de morir su padre, en el que Antonio Marqués había sufrido un duro agobio económico. Así, en un escrito de 22 de febrero de 1786, suplicaba al duque del Infantado, tradicional protector de su familia, que le concediese una capellanía vacante en la colegiata de Pastrana, manifestando, al propósito, que se había visto en la necesidad de enajenar algunas alhajas « para el preciso alimento », a la par que se encontraba « vestido con harta indecencia » (AHNOB, Osuna, Cartas, 481-34).

44 En ese terreno parece que no le iba muy a la zaga otro animador del panorama cultural femenino, el ya mentado barón de la Bruère, sobre el que Larriba, tras apuntar « qui avait assurément un sens du commerce fort développé », añade: « tint à remercier publiquement ses lecteurs les plus fidèles, dont certains, par ailleurs, lui faisaient parvenir régulièrement nombre d’informations utiles à l’élaboration de son journal. Souhaitant leur manifester sa gratitude (et accroître par la même occasion ses ventes), il s’engagea donc à offrir à ses souscripteurs le Correo de las Damas. Les abonnés du complément littéraire pourraient quant à eux bénéficier d’une remise de 50 % sur le prix de la souscription au Diario mercantil » (LARRIBA, Elisabel, « Le baron de la Bruère: un patron de presse au temps des “Don Quichotte du monde philosophique” », El Argonauta Español, 2007 (nº 4), § 16, http://journals.openedition.org/argonauta/1248 ; DOI : 10.4000/argonauta.1248.

45 Como, por ejemplo, y contra lo que en principio pudiera parecer, había sucedido con la obra latina que acabamos de citar de López Ezquerra, la cual había gozado de múltiples reimpresiones en la edición de Remondi, alumbrada en Venecia en 1761.

46 Así creemos que sucedió en el primer tomo de los cinco con los que contó la Historia de los naufragios, en donde introdujo un relato que no obraba en Deperthes, su fuente francesa, y en el que se narraban las peripecias de un buque español y la suerte acaecida a sus compatriotas tras sufrir un naufragio; relato que dejó sin terminar, remitiendo al lector a una próxima continuación y detalle del desenlace (que, por cierto, nunca llegó), con el fin de atrapar la atención de los compradores hasta la conclusión de todos los volúmenes.

47 Resultado de esa mercadotecnia, para la que según parece poseía Marqués un gran talento, quizá fuera el propio título de la revista, y en especial la inclusión del sintagma « Bello Sexo ». En este sentido, ha de recordarse que el periódico de José María de la Croix, El Correo de las Damas, nacido el mismo año que el de nuestro clérigo, según queda dicho, pretendió mutar, más adelante, su antiguo nombre por el de Corresponsal Político Literario del Bello Sexo Español, conforme expresa el fiscal en un dictamen fechado en Sevilla el 2 de enero de 1810, en el que se remite a una petición del barón de la Bruère de octubre del año anterior (AHN, Consejos, 12006-27). Dicha expresión tuvo bastante auge en años posteriores, a juzgar por la cantidad de títulos de periódicos que la emplearon (vid. VICENTE CIUDAD, Gloria, « La prensa femenina española: El Correo de las damas, periódico madrileño », in Actas de las III Jornadas de Almendralejo y Tierra de Barros (18-19 de noviembre de 2011), Almendralejo, Asociación Histórica de Almendralejo, 2012, pp. 399-414. Se puede consultar en: https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=4407971.

48 PALACIO ATARD, Vicente, Los españoles de la Ilustración, Madrid, Ediciones Guadarrama, 1964, pp. 245-246.

49 KITTS, Sally Ann, « La prensa y la polémica feminista en la España del siglo XVIII », in Estudios de Historia Social, números 52/53, Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, enero-junio de 1990, pp. 265-273, p. 273. Sobre esta cuestión, Ortega López apunta lo siguiente: « La divulgación de la prensa en la sociedad española del siglo XVIII y la creciente ampliación del número de socias suscriptoras de alguna de las publicaciones, de marcado cariz femenino, permitieron también la difusión de los nuevos planteamientos que se estaban generando sobre la capacidad y la educación de las mujeres » (ORTEGA LÓPEZ, Margarita, « La educación de la mujer en la Ilustración española », in Simposium Internacional sobre Educación e Ilustración. Dos siglos de Reformas en la Enseñanza: ponencias, Ministerio de Educación y Ciencia, 1988, vol. 24, pp. 193-222, p. 211. Se puede consultar en: https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=18681.

50 GLENDINNING, Nigel, Historia de la literatura española. El siglo XVIII, Barcelona, Ariel, 1983, p. 37. Sobre este particular, y circunscrito al primer tercio del XIX, aporta Ferreras el dato siguiente: « podemos saber, por las listas de suscriptores que aparecen al final de ciertas novelas que el número de mujeres suscriptoras alcanzaba a veces la mitad de la suscripción entera, y eso sin contar con que muchas de las suscripciones se debieron de hacer a nombre del marido o del padre de la lectora » (FERRERAS, Juan Ignacio, Los orígenes de la novela decimonónica (1800-1830), Madrid, Taurus, 1973, p. 52).

51 ÁLVAREZ BARRIENTOS, Joaquín, « ¿Por qué se dijo que en el siglo XVIII no hubo novela? », Ínsula, nº 546, junio de 1992, pp. 11-13, p. 11.

52 La conexión entre esta obra y Antonio Marqués viene establecida en la Gaceta de Madrid de 19 de junio de 1807 (nº 52, pp. 625-626), que DEMERSON, Paula, señala en Esbozo de biblioteca de la juventud ilustrada (1740-1808), Oviedo, Catedra Feijoo-Universidad de Oviedo, 1976, p. 25, aunque equivoca la primera palabra del título llamándolo « Colección » (como así había hecho también la Gaceta de Madrid de 3 de mayo de 1827, nº 53, p. 212 b). Por su parte, Teresa Barjau menciona, juntamente con la que acabamos de anotar, la existencia de otras colecciones de relatos, « muy del gusto de las damas », entre fines del siglo XVIII y los primeros años del XIX: « La Biblioteca entretenida de las damas [...], y la Biblioteca británica de la Minerva » (BARJAU CONDOMINES, Teresa, « Introducción a un estudio de la novela en España (1750-1808) », Boletín del Centro de Estudios del Siglo XVIII (BOCES. XVIII), números 10 y 11, 1983, Universidad de Oviedo-Cátedra Feijoo, pp. 111-130, p. 121). A esa nómina podríamos añadir algún que otro título más, como por ejemplo la traducción de José de la Fresa, en 1780, de la Biblioteca completa de educación, o instrucciones para las mujeres jóvenes, obra original de Jeanne Marie Leprince de Beaumont.

53 No podemos detenernos aquí a esbozar, ni siquiera sucintamente, la cuestión, ni mucho menos a argumentarla, pero parece más que probable que Antonio Marqués fue el único autor material de la Biblioteca selecta de las damas, valiéndose para ello de la traducción del francés de diferentes textos.

54 A este respecto, debemos traer aquí las siguientes palabras de Elisabel Larriba: « No cabe duda de que esos periodistas que, en nombre de un patriotismo acendrado, pretendían dirigirse a los trabajadores de la tierra, a los humildes artesanos, a los niños o a las mujeres, no fueron insensibles asimismo a los beneficios personales que les podría atraer la conquista de esos mercados todavía vírgenes » (« Los periodistas y el derecho a la educación para todos », op. cit., p. 145).

55 Con motivo de pretender dar a la luz Marqués un nuevo periódico dos años después del intento fracasado del Liceo General, el juez de imprentas, Juan Antonio Melón, luego de leerse los cuatro números que adjuntaba aquel de El Plausible, denegará su permiso e, inmisericorde, proclamará lo siguiente en su escrito de 6 de febrero de 1806: « En ellos encuentro la mayor insustancialidad, la ligereza francesa, la lengua francesa, la lengua francesa más bien que castellana, las ideas y estilo franceses, y en suma todo francés ». Y aprovecha para endosarle una carga contra las malas influencias literarias del país vecino que aquella muestra evidenciaba: « la corrupción de la lengua, la garrulería y superficialidad francesa, y el estilo de los atolondrados mozalbetes de París » (AHN, Consejos 11285-60).

56 Tal vez se encontraba todavía nuestro capellán bajo el potente influjo de Feijoo, secuela del compendio de su obra llevada a cabo en el citado Diccionario feijoniano, en cuyo « Prólogo del redactor » denominaba al padre maestro como « Sócrates moderno ».

57 Estos conceptos, muy propios del Siglo de las Luces, son comentados por Sarrailh: « Así, pues, en lo que habrán de empeñarse los españoles ilustrados es en devolver a las mujeres una mayor dignidad. Dos principios norman su conducta: el de la igualdad de los sexos y el de la utilidad social » (SARRAILH, Jean, La España ilustrada de la segunda mitad del siglo XVIII, 1ª edición en francés: 1954, México, Fondo de Cultura Económica, 1974, p. 517).

58 Y no se dejaba incomodar, además, por ningún reparo de modestia si atendemos al hecho de que, en El viaje de un filósofo a Selenópolis, juzgaba a quienes ejercían ese su mismo cargo en la Luna de este modo: « Presiden estos Liceos unos sabios encargados de enseñar a la juventud con sus discursos, con sus escritos y sus ejemplos. Los filósofos más célebres fundan su gloria en contribuir gratis a la instrucción pública ». Citamos aquí por la edición de Josecarlos Martínez García, Paipérez Ediciones, 2007, p. 36. URL: http://www.liceus.com/cgi-bin/ac/pu/el%20viage%20de%20un%20filosofo%20a%20selenopolis%20por%20D.A.M.E.pdf

59 No debemos olvidar, al efecto, que tanto la formación académica del doctor Antonio Marqués como su reciente inmersión en la obra de Feijoo, señaladamente contraria a todo ese género de predicciones mágicas, habían de instalarle en las antípodas de sus predecesoras familiares en esta suerte de creencias.

60 La falta de datos más precisos sobre Antonio Marqués nos impide valorar en qué medida el contenido de estas dos cartas, en las que tanto se pondera la tenacidad de la esposa por conservar a su cónyuge, pudo estar de algún modo relacionado con una situación familiar bien próxima. Nos estamos refiriendo, concretamente, a que su hermano Fernando, teniente del Regimiento de Toro, había tenido en 1801 una hija sin haberse casado aún con la que en el futuro habría de ser su esposa, Mª Francisca Estévez; coyuntura esta de la soltería que debió prolongarse durante varios años, pues no fue hasta 1806 cuando, ya casados, se hicieron cargo de la niña, la cual había permanecido hasta entonces en la Real Casa de Niños Expósitos de Zamora (Archivo Histórico de Protocolos de Madrid, 21881, ff. 311r-312v, y 21889, ff. 374r-375r: poderes otorgados por Fernando Marqués y Espejo ante el escribano Jacobo Manuel Manrique).

61 Este recurso de declarar al lector árbitro soberano de la contienda ya lo había puesto en práctica unos años antes, aunque entonces en un ejemplar que efectivamente sí que circuló entre la gente; y ello fue con motivo de su « Respuesta del autor del Diccionario Feijoniano a la carta de su impugnador, publicada en el Diario del 12 del presente mes », Diario de Madrid de 16 de enero de 1803 (nº 16, pp. 61-62).

62 Igualmente, la clase 2ª del número 3º daba inicio así: « La presteza con que publico la siguiente relación extractada fielmente de una carta que se me ha dirigido a este efecto [...] ».

63 Respecto de la eficacia de incluir en las publicaciones periódicas textos enviados por los destinatarios de las mismas, bien verídicos, o bien fingidos, se pronuncia del modo siguiente Bolufer Peruga: « Esas lectoras que enviaban a la prensa sus poesías y sus cartas, aplaudiendo las opiniones defendidas en los periódicos o quejándose por ellas, que discutían entre sí y con otros lectores, ¿eran mujeres reales o personajes ficticios creados por los periodistas? Algunas de las cartas revelan fácilmente su carácter apócrifo, otras parecen ser auténticas y la mayoría dejan espacio a la duda [...]. Verdaderas o no, al crear una apariencia de participación del público producían un “efecto de realidad” susceptible de promover la identificación de las lectoras con los mensajes que transmitía el periódico » (BOLUFER PERUGA, Mónica, « Espectadores y lectoras: representaciones e influencia del público femenino en la prensa del siglo XVIII », Cuadernos de Estudios del Siglo XVIII, nº 5 (1995), pp. 22-57, p. 28. URL : http://roderic.uv.es/bitstream/handle/10550/26202/065787.pdf?sequence=1&isAllowed=y

64 Marqués se hallaba en esta materia en plena concordancia con su admirado Feijoo, del que traslada al Diccionario feijoniano (op. cit., t. I, p. 165) la siguiente reflexión del epígrafe « Defensa de las mujeres » del Teatro crítico universal, t. I, discurso XVI: « Ya es tiempo de entrar en las amenidades de la historia, a persuadir con ejemplos que no es menos hábil el entendimiento de las mujeres que el de los hombres, aun para las sentencias abstractas y más difíciles ». Sin embargo, no todo el mundo pensaba igual, pues el anónimo autor de El espíritu del bello sexo deslizaba la siguiente sentencia: « la naturaleza parece haber dado menos vigor a las facultades del espíritu de las mujeres que a las de los hombres » (op. cit., t. II, p. 8).

65 Por ejemplo, las pretensiones que viene a adjudicarle Bolufer Peruga cuando apunta lo que sigue: « A su juicio, estas [las mujeres] debían ceñirse a las leves tinturas de unos saberes “amables”, como los relatos mitológicos que les ofrecía en varios de sus números, y evitar los estudios más áridos, pues no era su misión ser eruditas, sino construir la armonía del hogar volcándose en el desempeño de las obligaciones domésticas y aceptando con resignación la infidelidad de sus maridos, a la vez que contribuir a mantener la armonía social con sus actividades filantrópicas » (op. cit., p. 40). En réplica de esa pretendida intención de Marqués de querer « evitar los estudios más áridos », hemos de recordar lo dicho algunas páginas más atrás concerniente a una futura empresa suya, iniciada en 1806: la Biblioteca selecta de las damas, la cual pretendía acoger conocimientos académicos de todo tipo, con la excepción, bien es cierto, de aquellas ciencias teóricamente más enjundiosas, como las matemáticas, la trigonometría, la física, la astronomía, etc.; aunque dicha falta quizá fuera más bien debida a las carencias del redactor de los libros para con esas tan especializadas materias.

66 De ahí que no se pueda refutar en esos puntos, sino acaso matizarlos en algo, la siguiente síntesis de Larriba, que, en cuanto al resto, suscribimos enteramente: « su principal norte siempre sería el mismo: contribuir a que sus discípulas rompieran las cadenas forjadas por las carencias de su educación, a que se convirtieran en mujeres ilustradas que un día llegarían a ser las iguales de los hombres, aunque paradójicamente, estimara que la sumisión al marido no cabía ser cuestionada » (« Los periodistas y el derecho a la educación para todos », op. cit., p. 154).

67 Ha de recordarse, al efecto, que Marqués había alcanzado el grado de doctor en Sacra Teología por la Universidad de Valencia el 13 de noviembre de 1783 (Archivo de la Universidad de Valencia, libro nº 42, ff. 355v.-357r.).

68 BOLUFER PERUGA, Mónica, « Espectadores y lectoras: representaciones e influencia del público femenino en la prensa del siglo XVIII », op. cit., p. 49.

69 Unos cuantos años más tarde escribirá Marqués La filantropía o la reparación de un delito (Valencia, Imprenta de Domingo y Mompié, 1819), obra de teatro en la que la protagonista, propietaria de una posada, dará techo y comida, por tiempo indefinido, a un individuo carente de dinero. Igualmente, en la novela Anastasia, o la recompensa de la hospitalidad (Valencia, Ildefonso Mompié, 1818), vemos cómo una anciana se ocupó de cuidar de la pequeña Anastasia durante años. También en esos mismos términos de hallarse acogido por una tercera persona, Nicasia, personaje central de Amor y virtud a un tiempo (Valencia, José Ferrer de Orga, 1816), permutará, en un momento dado de su vida, la casa de Dª Felipa por la de Dª Florencia.

70 El inicio mismo del « Prospecto » recogía una serie de frases que reflejan esa contraposición entre los tiempos antiguos y los presentes: « Pasáronse ya las injustas ideas », « Desasidos hoy generalmente de semejante preocupación », « la sociedad exige que en estos tiempos en que las luces gozan de mayor extensión sean las mujeres más instruidas ».

71 Así, Jaffe habla del « desasosiego cultural ante las transformaciones sociales que suponían la instrucción de la mujer, y por extensión, de las clases medias y populares » (M. JAFFE, Catherine M., « Lectora y lectura femenina en la modernidad: el Semanario de Salamanca (1793-1798) », Ayer, n° 78, 2010 (2), pp. 69-91, p. 71).

72 El propio Espíritu del bello sexo, tantas veces mentado, desgranaba con precisión estos temores: « Desearía ciertamente ver poseer al bello sexo más talentos que por lo común tiene; mas también me incomodaría el no ver sino solo mujeres metafísicas, filósofas, especuladoras y sabias en todos los géneros. Yo temería que el bello sexo perdiese de dulzura lo que ganase de ciencia, y que unas inquisiciones demasiado elevadas no se conviniesen con los deberes sencillos y con las virtudes modestas de la vida » (t. I, p. 202).

73 Si realmente pudiera confirmarse esta premisa, y el Liceo hubiera ido destinado de manera primordial a las muchachas solteras, tendría explicación que no se incorporasen a él las otras dos cartas traducidas por Ataide y Portugal, concernientes a los cuidados de los recién nacidos y a su posterior educación.

74 Otro fallecimiento paterno había ocasionado también la ruina, esta vez económica, de la familia compuesta por la viuda y la hija, tan cerca de perecer de inanición, según relataba en su 2ª clase el nº 3 del periódico.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Felipe Rodríguez Morín, « El Liceo General del Bello Sexo (1804), de Antonio Marqués y Espejo, una tentativa fallida para la ilustración de la mujer », El Argonauta español [En ligne], 15 | 2018, mis en ligne le 15 juin 2018, consulté le 14 décembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/argonauta/2822 ; DOI : 10.4000/argonauta.2822

Haut de page

Auteur

Felipe Rodríguez Morín

Instituto Feijoo de Estudios del Siglo XVIII

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
El Argonauta español est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International

Haut de page
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo Université d’Aix-Marseille
  • Logo Centre national de la recherche scientifique
  • OpenEdition Journals