Navigation – Plan du site
Livraison juin: El Sexenio democrático y su prensa

Introducción

Antonio Checa

Texte intégral

1El Sexenio democrático (1868-1874), como suele denominarse hoy el agitado periodo que atraviesa España entre la caída de Isabel II en septiembre de 1868 por sublevación militar y la restauración de la monarquía borbónica en la persona de su hijo Alfonso XII al concluir 1874, tras pronunciamiento militar, es la etapa más sugestiva, junto con la de la Guerra de la Independencia (1808-1814), en la historia del periodismo español del XIX.

2En esa etapa el país conoce una extraordinaria floración de periódicos de todo tipo, además de una nueva y caudalosa generación de jóvenes periodistas. Son periódicos que se renuevan además continuamente, dados los incesantes vaivenes políticos que conoce España en esa coyuntura. La prensa no sólo recupera libertad, tras la durísima legislación impuesta por González Bravo en 1867, sino que puede salir a la calle sin los onerosos depósitos previos que tanto la limitaron en las décadas precedente. En lógica contraposición, tendremos ahora una prensa militante, y entusiasta, pero a menudo improvisada, peor financiada por lo general y a veces carente sencillamente de financiación y organización, lo que junto a los factores de tipo político aludidos, contribuye a la manifiesta fugacidad de múltiples nuevos títulos. En total, el número de publicaciones editadas en estos seis años supera las 3.100. Si comparamos esa cifra con los 3.800 surgidos en los 25 años del reinado de Isabel II calibraremos la intensificación del proceso periodístico en esta coyuntura.

3La Gloriosa, como se la conocerá popularmente por el bajo número de víctimas que causa su triunfo, posibilita ante todo una sustancial ampliación y diversificación del abanico político, pero también de los contenidos y las especializaciones, de forma que veremos aparecer una prensa protestante, masónica, obrerista… desconocidas o con mínima presencia con anterioridad.

4Tendremos así una generosa prensa carlista, abiertamente opuesta al nuevo régimen y a su predecesor, con masiva presencia del clero y muy agresiva, pero inteligente en el aprovechamiento de las debilidades y errores del nuevo régimen, títulos que habrán de hacerse algo más discretos cuando en la primavera de 1872 estalle una nueva guerra civil por la insurrección de los tradicionalistas, salvo los pocos editados en las comarcas que llegan a controlar.

5Habrá una prensa la defensora del viejo régimen borbónico, modesta, buscando pasar desapercibida tras el estallido revolucionario y ya en plena y significativa expansión en los últimos años del periodo, desde 1870, con periódicos mucho mejor financiados que el promedio, órganos que propugnan la restauración en la persona del hijo de la reina destronada, será la prensa alfonsina. No nos olvidemos de la prensa neocatólica, que crece asimismo en títulos y virulencia ante la aparición de núcleos protestantes, sectores católico-liberales y el generalizado anticlericalismo de casi toda la pujante prensa republicana.

6El nuevo régimen tiene en principio valiosos defensores en la prensa ya existente afín a los partidos Unión Liberal, Progresista y Demócrata y se enriquece con nuevos títulos, entre ellos los que defienden alguna de las distintas candidaturas para nuevo rey, toda vez que la constitución del 69 sigue siendo monárquica.

7Conforme avanza el periodo revolucionario esa prensa se reorienta. La demócrata pasa bien pronto en su casi totalidad a republicana. Los órganos afines a unionistas y progresistas se transforman en prensa constitucional y prensa radical. El nuevo régimen posibilita con la Constitución liberal de 1869 una amplia libertad de expresión, pero la prensa es osada, el régimen se verá zarandeado por los pujantes extremos y menudearán las sanciones, los cierres masivos tras algunas insurrecciones, e incluso aparecerá en Madrid y algunas otras ciudades la «partida de la porra» para «disuadir» a enemigos persistentes del liberalismo. Cuando llegue la proclamación de la I República en febrero de 1873 la prensa radical se orientará en su gran mayoría hacia el republicanismo, en tanto la constitucional, algo desorientada, irá engrosando las filas de la oposición.

8El republicanismo periodístico, insinuado pero nunca explícito hasta entonces, salvo el periodo esparterista de 1840-1843, conoce ahora una verdadera multiplicación de títulos, bien que los suyos figuren por lo general entre los más frágiles y fugaces. Pronto además esta prensa reflejará las contrapuestas corrientes del republicanismo, y aunque una aplastante mayoría son órganos republicanos federales, no faltará una minoría unitaria. El republicanismo no podrá evitar la existencia de diarios afines templados, poco amigos de insurrecciones, y exaltados. Estos desembocan en 1873 en la prensa cantonalista. Basta leer las reacciones ante la Commune de Paris de 1871 para constatar las profundas diferencias entre uno y otro sector de la prensa republicana.

9A la izquierda del republicanismo, asoma una prensa obrera, que recibe muchas sanciones, títulos por lo general efímeros, pero presentes en una veintena de ciudades. Esta prensa cesa con la prohibición de la Internacional en enero de 1874.

10Las revistas literarias, no las de pensamiento, pasan a un discreto segundo término, pero la satírica, favorecida por la libertad y el generoso avatar político va a conocer una de sus mejores etapas. Entre las de economía amplían su presencia las defensoras del librecambismo. Conocen asimismo una notoria expansión las publicaciones educativas, mayoritariamente liberales y en manos del propio profesorado, aunque no falte un reducido sector de publicaciones católicas nada proclives al laicismo y la estatalización de la enseñanza.

11El periódico verdaderamente independiente en años tan conflictivos, con continuos cambios de decorado político, resulta casi una quimera, aunque no falten los que así se declaran o incluso utilizan el concepto en la cabecera. Una lectura atenta permite constatar cómo periódicos de simpatías liberales genéricas en principio, acaban decantándose por una u otra opción o comienzan a atacar abiertamente a la contraria, es decir, se sumergen plenamente en la batalla política, a lo que también contribuyen las continuas citas en las urnas, con cinco elecciones legislativas entre 1869 y 1873.

12Al mismo tiempo se percibe en muchos órganos que el entusiasmo revolucionario de principio, muy generalizado dada la impopularidad de la reina destronada y su régimen, se va diluyendo ante los múltiples problemas que se han de afrontar y la incapacidad y fugacidad de los gobiernos. Los comentarios paulatinamente decepcionados e irritados de la propia prensa monárquico-liberal durante los más de 24 meses a la búsqueda de rey son un ejemplo elocuente.

13El Sexenio, además supone un avance en el proceso de descentralización de la prensa española, pierde relevancia (aunque mantiene su hegemonía) la editada en Madrid en favor de la periférica (Cataluña, Andalucía, Valencia) y asoman periódicos o se generaliza el pluralismo en numerosas ciudades hasta entonces sin ellos o con algún título aislado. Madrid, con menos de 400.000 habitantes y solo el 2,5% de la población española, aporta aún el 28,8% de las cabeceras y un porcentaje muy superior en las tiradas, pero 168 ciudades españolas tienen prensa propia en estos años y unas cuarenta editarán diarios.

14El protagonismo del impresor como promotor o en alguna medida sustentador de publicaciones, tan evidente durante el reinado de Isabel II, se reduce en estos años, en favor del partido o núcleo político, la iglesia católica o incluso grupos juveniles.

15El fin del Sexenio supondrá un nuevo exilio masivo de periodistas españoles, una constante en el periodismo nacional. Cantonalistas que consiguen escapar de Cartagena y arriban a la Argelia francesa; carlistas que cruzan los Pirineos hacia Francia, internacionalistas que se afincan en Suiza, republicanos que acabarán en la Francia republicana o en alguna república latinoamericana, incluso el vecino Portugal o el tranquilo Reino Unido.

16La caducidad de los periódicos del Sexenio se traduce en una deficiente representación en las hemerotecas. En conjunto es, sin duda, el periodo peor conservado de la historia del periodismo español, aunque con muy desigual reparto territorial de las ausencias. En los últimos años se han podido localizar, dispersas, a veces fuera de España, algunas colecciones y números sueltos.

17La inmensa mayoría de las publicaciones nacidas durante el Sexenio mueren con él. Ello explica, además de su carácter de paréntesis en la vida española, que la etapa, pese a su intensidad e interés objetivo, no haya sido estudiada suficientemente. Y que hoy los historiadores se orienten hacia etapas más recientes, y desde luego igualmente apasionantes, pero con muy superior grado de conservación de ejemplares, de la historia del periodismo hispano.

18De ahí la oportunidad de este monográfico, como contribución a un mejor conocimiento de esta etapa histórica en sus aspectos periodísticos y como incitación a una más continuada investigación sobre ella.

19Dos de los trabajos versan sobre esa fértil y renovada prensa satírica del periodo, «La eclosión de la prensa satírica en España (1868-1874)» es analizada por los profesores Antonio Laguna Platero y Francesc-Andreu Martínez Gallego, en tanto la profesora María Eugenia Gutiérrez Jiménez se acerca a una destacada y concreta publicación con su artículo «La caída del Edén de El Padre Adam (Sevilla, 1868-1870) en los primeros años del Sexenio Democrático (1868-1874). La posición de exilio de Luis Mariani». «Los albores de la emancipación femenina. Escritoras en la prensa del Sexenio Democrático» es la aportación de la investigadora Inmaculada Casas-Delgado, en tanto José Enrique Lorite Luque analiza la visión de la institución monárquica en «La monarquía constitucional en la prensa hispalense».

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Antonio Checa, « Introducción », El Argonauta español [En ligne], 15 | 2018, mis en ligne le 30 juin 2018, consulté le 23 janvier 2019. URL : http://journals.openedition.org/argonauta/3026

Haut de page

Auteur

Antonio Checa

Universidad de Sevilla

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
El Argonauta español est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International

Haut de page
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo Université d’Aix-Marseille
  • Logo Centre national de la recherche scientifique
  • OpenEdition Journals