Navigation – Plan du site
Livraison janvier: Varia

El asunto Audinot en la prensa absolutista: tergiversación de la información y manipulación de la opinión pública a principios del siglo XIX

Alejandro Bañón Pardo

Résumés

L'affaire Audinot est une fausse conspiration républicaine, probablement inventée par la faction absolutiste pour attaquer la Régence, diffamer d'éminents politiciens libéraux et prouver l'ancienne hypothèse absolutiste qui défendait l'alliance entre Napoléon et les libéraux espagnols. Cet article montre comment la presse réactionnaire a diffusé et utilisé entre février et avril 1814 l'information judiciaire de l'affaire à des fins politiques, en donnant pour vrai le témoignage d'un aventurier, en déformant l'information, en inventant des nouvelles pour renforcer la crédibilité du complot présumé et en exaltant l'opinion publique par la surestimation de la question, qui a même fait l'objet de discussions au Parlement espagnol.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

  • 1 Los periódicos de la época e historiadores decimonónicos que tratan el tema escriben el apellido de (...)

1El asunto Audinot u Oudinot constituye un episodio poco conocido de la guerra de la Independencia que tuvo una gran repercusión en la España de la época. Un ciudadano francés que había sido detenido por las autoridades españolas en Baza a finales de 1813 declaró ser Luis Audinot (su verdadero nombre era Jean Barteau, aunque las fuentes difieren mínimamente en la transcripción del apellido1), un supuesto general napoleónico que habría llegado a España siguiendo órdenes directas del emperador con la intención de establecer una república, sirviéndose para ello de la ayuda de destacados liberales. Pronto se descubrió la falsedad de las declaraciones del francés, que tras desdecirse de todo se suicidó en la cárcel. El episodio fue aprovechado por la prensa absolutista para tratar de desprestigiar al Consejo de Regencia y a los liberales, pues aparecía como una inmejorable ocasión para confirmar el vínculo entre Napoleón y los progresistas españoles que la prensa servil llevaba años sugiriendo veladamente.

  • 2 GÓMEZ IMAZ, Manuel, Los periódicos durante la Guerra de la Independencia (1808-1814), Madrid, Tipog (...)
  • 3 El fenómeno de la prensa absolutista entre 1808 y 1814 ha sido fundamentalmente abordado por artícu (...)
  • 4 Ver también RODRÍGUEZ MORÍN, Felipe, «Las dos Españas en su papel, en los albores del siglo XIX: La (...)
  • 5 GIL NOVALES, Alberto, Prensa, guerra y revolución: los periódicos españoles durante la Guerra de la (...)
  • 6 SANTOS SOBRINHO, Bruno, Periódicos servis e a crise do Império Hispanico (1811-1815), Sao Paulo, Un (...)
  • 7 Ver QUEIPO DE LLANO, José María (Conde de Toreno), Noticia de los principales sucesos del gobierno (...)
  • 8 Ver CAMUS GARCÍA, Estela, En torno al liberalismo de Agustín Argüelles: una aproximación de la cons (...)

2El objeto de nuestro estudio es analizar el uso que la prensa absolutista española del momento dio a este asunto y cómo trató de influir en la opinión pública dando crédito precipitadamente a las infundadas declaraciones de Barteau, en un ejercicio evidente de mala praxis periodística. La prensa española de la guerra de la Independencia fue estudiada por autores clásicos como Gómez Imaz o Arco y Muñoz, más recientemente ha sido el objeto de análisis de las monografías de Gil Novales y Checa Godoy2. Los recientes trabajos de Sánchez Hita, Larriba o Valenciano López3 analizan por su parte los periódicos absolutistas del periodo4. El tema de Audinot y su reflejo en la prensa de la época no ha sido estudiado en profundidad, puesto que por lo general su alusión ha tenido un carácter secundario y tangencial. Gil Novales menciona brevemente el asunto en su introducción al hablar del diario El Procurador general de la Nación y del Rey, mientras que Fàbregas Roig lo trata en su estudio del Periódico político y mercantil de la Villa de Reus5. Recientemente Santos Sobrinho ha estudiado el asunto Audinot en el marco del exhaustivo análisis que realiza del diario El Procurador general de la Nación y del Rey en el segundo capítulo de su trabajo de post-graduación6. Varias obras históricas del siglo XIX consignan el episodio7, que incluso se menciona en obras de historia general de España como la de Lafuente o las ampliaciones a la Historia de Juan de Mariana. En su mayoría estos trabajos hablan del papel que tuvo la prensa del periodo en la difusión del asunto Audinot. Varios estudios en torno a la figura de Agustín Argüelles tratan también el tema ya que el político asturiano se defendió de las acusaciones contra él lanzadas por Audinot8.

3El presente trabajo se propone realizar un análisis exhaustivo de los periódicos españoles absolutistas que se publicaban en 1814 con el fin de dilucidar hasta qué punto explotaron el asunto Audinot y trataron de influir en la opinión pública y perjudicar a los adversarios políticos del bando liberal. Estos periódicos intentaron convertir una anécdota, que con el paso del tiempo se demostraría totalmente infundada (e incluso es muy probable que el bando servil estuviera detrás de las declaraciones de Audinot), en incontestable categoría que vendría a confirmar la asunción del nexo entre los franceses invasores y los liberales de las Cortes de Cádiz. La metodología empleada se basa en la revisión de las fuentes secundarias y primarias (periódicos absolutistas que se publicaban en 1814), la ponderación de la información y la contrastación de la idea principal con los datos obtenidos.

I - El pretendido nexo entre franceses y liberales

  • 9 La invención de tramas y conspiraciones en el periodo que va del abandono definitivo de la penínsul (...)

4El caso Audinot no apareció de manera fortuita, pues supuso un intento demostrativo más de probar la complicidad entre liberales y franceses que los partidarios del absolutismo llevaban defendiendo obsesivamente desde 1808. Además, se enmarca en un periodo fecundo en intrigas y maquinaciones destinadas a socavar el liberalismo9. La prensa reaccionaria jugó desde el principio un papel muy importante en ello, ya que sugirió desde muy pronto, mucho antes de la aparición de Audinot, y de una manera bastante explícita en ocasiones, la relación entre los liberales españoles y las tropas invasoras napoleónicas, de tal modo que los liberales venían a ser para estos periódicos unos afrancesados camuflados, enemigos de la nación.

5Para los absolutistas, la Revolución francesa (en especial sus fases más violentas y disruptivas) y el dominio napoleónico constituían secuencias continuas y hermanadas que hundían sus raíces en la Ilustración deísta y atea continental del siglo XVIII. Los códigos legislativos y las constituciones políticas del signo que fueran eran abominables a sus ojos, puesto que no aceptaban otro orden de cosas que no fuera el anterior a 1808. El liberalismo y la Constitución gaditana suponían para los ideólogos y partidarios del reaccionarismo una peligrosa emulación de los tiempos revolucionarios galos que inevitablemente conduciría a la república, la anarquía y la feroz persecución religiosa alentada por grupos jacobinos, ateos y masónicos. Para los periódicos antirreformistas, que daban por hecho la filiación histórica entre revolución, liberalismo y régimen napoleónico, no resultaba difícil señalar constantemente aparentes paralelismos y similitudes entre las ideas y reformas emprendidas por las Cortes de Cádiz y la obra del rey José I, contra el que el país se había levantado en armas y que desde Madrid había impulsado proyectos semejantes en algunos aspectos a los emprendidos por las Cortes gaditanas. Incluso algunos folletos reaccionarios, como el Nuevo Diario del liberal Napoleón, publicado en Palma en 1813, llegaban a explicitar la fusión liberales-bonapartistas en su misma cabecera.

  • 10 El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 48, segunda época (4 de marzo de 1814), pp. 469-47 (...)
  • 11 El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 45, segunda época (1 de marzo de 1814), p. 443.

6El diario El Procurador general de la Nación y del Rey acusa con frecuencia a los liberales de estar aliados con los franceses. En marzo de 1814, conocido ya el asunto Audinot, afirma en un largo artículo que el presunto complot confirmaría, de ser cierto, el entendimiento entre liberales y franceses que el periódico llevaba años defendiendo10. En un artículo del mismo mes se publica una carta escrita en tono jocoso, de Napoleón dirigida a un supuesto general francés infiltrado en España en la que aquél felicita a su subordinado por los progresos en la extensión del liberalismo y le da consejos, en ella aparecen varios nombres alterados de distintos liberales y pueden verse frases del siguiente tenor: «adulad sobre todo las pasiones de (…) el joven Torresno (se refiere al liberal conde de Toreno) (…) habladle mucho de Egalité (…). Por último hablad siempre de regeneración, con sumo desprecio de todo lo antiguo»11. Ejemplos de este tipo pueden encontrarse a decenas en las páginas del diario servil gaditano.

  • 12 Como en enero de 1813, cuando se dice que los redactores de su periódico rival, la Aurora Patriótic (...)
  • 13 Semanario Cristiano-Político de Mallorca, nº 32 (4 de marzo de 1813), p. 85.
  • 14 Semanario Cristiano-Político de Mallorca, nº 32, (4 de marzo de 1813), p. 88.

7En uno de los periódicos absolutistas más importantes del periodo, el Semanario Cristiano-Político de Mallorca (1812-1814), editado por el franciscano Raimundo Strauch, la idea del entendimiento entre liberales españoles y partidarios de Napoleón es repetida infatigablemente ya antes de la aparición del asunto Audinot. No existiendo indicio alguno de que el liberalismo español estuviera directamente relacionado o promocionado por el emperador, el semanario se conforma con insistir en el origen y apariencia francesa de las ideas liberales, y descalifica frecuentemente a los diputados y periodistas liberales llamándolos «afrancesados». Tras evidenciar en muchos de sus números la relación entre los ilustrados franceses más radicales e irreligiosos y los liberales españoles12, dejando así claro a sus lectores cuáles son los referentes intelectuales de éstos, el periódico lanza acusaciones veladas e incluso en ocasiones explícitas contra los liberales gaditanos tildándolos de colaboradores o émulos de Napoleón. En marzo de 1813, comentando una representación absolutista presentada por la ciudad de Sevilla a las Cortes, se dice en una nota al pie: «Sepan, que Sevilla habla así y así habla toda España, a excepción de quatro mentecatos que quieren regenerarnos a la francesa»13. Otras veces las referencias son más indirectas, frecuentemente por necesidad con el fin de superar la censura, pero no por ello menos reveladoras. Un ejemplo es el número del 4 de marzo, en el que, recién abolida la inquisición por las Cortes (el semanario llevaba meses haciendo campaña a favor del mantenimiento del tribunal), se copia literalmente, y sin ningún comentario, el decreto de Napoleón del 4 de diciembre de 1808 en el que se suprimía la inquisición española14, tratando así de confirmar que liberales y bonapartistas venían a ser lo mismo, ya que ejecutaban políticas idénticas.

  • 15 «Mientras que los guerreros/ensangrientan batallas/defienden con su sangre/los fueros de la patria (...)

8Algo tan grave como unos diputados nacionales vendidos al invasor se hacía más evidente merced al recuerdo constante de los esfuerzos bélicos del pueblo por echar a los invasores y recuperar al rey legítimo, y el contraste con una regencia dedicada al parloteo parlamentario, la inactividad bélica y la aplicación de medidas sucedáneas de la política josefina. Así, en junio de 1813 se publicaban unos versos bastante expresivos a colación de la política de tinte anticlerical, a juicio del semanario, de la Regencia, aludiendo desenfadadamente al maridaje entre franceses y liberales, y de paso resaltando la traición liberal que se afana por afrancesar el país mientras que el pueblo combate por la independencia nacional15.

  • 16 Semanario Cristiano-Político de Mallorca, nº 63 (30 de septiembre de 1813), t. III, pp. 519-520.

9La francmasonería constituye un referente emblemático y muy manido que el periódico emplea para tratar de explicar a sus lectores y a sí mismo cómo ha logrado triunfar la revolución e infiltrarse en diversas regiones de Europa. Para el Semanario Cristiano-Político de Mallorca y los periódicos absolutistas muchos liberales son también masones y la masonería es una «mano negra» que tiene como fin la destrucción del antiguo régimen y el triunfo final del liberalismo. En este sentido, como entidad transnacional, los masones franceses y españoles están unidos y no tienen otro fin que el del triunfo del emperador, de tal forma que la masonería constituye otro medio, más etéreo y conspirativo, de identificar a los liberales con el imperio napoleónico. En septiembre de 1813 se inserta jocosamente una carta falsa de Napoleón, al que se intitula como «Generalísimo de los hermanos liberales franc-mazones Napoleón Bonaparte», donde el ficticio Bonaparte felicita a los redactores de un periódico liberal de Palma por el contenido del mismo16.

  • 17 Semanario Cristiano-Político de Mallorca, nº 106 (28 de julio de 2014), t. IV, pp. 283-301.

10En su número de despedida de julio de 1814, con el antiguo régimen ya restablecido, el Semanario se felicita por el triunfo de la causa absolutista sobre la liberal17. La obra de las Cortes de Cádiz es ferozmente criticada y ligada al jacobinismo, y se menciona el asunto Audinot, comentando que de ser cierto desenmascararía definitivamente a los liberales y corroboraría la asunción común en el seno del reaccionarismo de la alianza o al menos connivencia entre los liberales y Napoleón. Así pues, la aparición de Audinot en la escena pública en febrero de 1814 no podía ser más idónea: bien asentada desde 1812 y asumida ya en el imaginario absolutista la idea del origen y tinte francés del liberalismo gaditano, esbozada tímidamente en la prensa una teórica alianza o amistad entre Napoleón y los liberales, Audinot significaba para los reaccionarios la constatación real e indiscutible de la conspiración franco-liberal y masónica tantas veces elucubrada y sugerida a través de la prensa y otros medios, y encaminada a sumir España en la anarquía, la impiedad y la dependencia extranjera. Más aún, estando en 1814 libre casi toda la península de franceses, trasladadas las Cortes a un entorno menos exaltado que el gaditano como Madrid y con un monarca aún en el extranjero cuyas intenciones constituían una incógnita, el asunto Audinot fue visto por los absolutistas como una oportunidad inmejorable y necesaria para atacar y debilitar a sus adversarios políticos alegando una ilegitimidad de origen del régimen constitucional por su complicidad secreta y dolosa con el invasor francés. A partir del mes de abril, cuando con la llegada de Fernando VII a España la adscripción al bando servil del rey se hizo manifiesta incluso mucho antes de la firma del decreto del 4 de mayo, el asunto Audinot y la insistencia en el entendimiento de liberales y franceses pasan a ocupar súbitamente un lugar secundario en la prensa absolutista, debido a que ya no era necesaria su utilización como arma política contra un enemigo ya vencido.

II - El impostor Jean Barteau

  • 18 BAROJA, Pío, «El falso Audinot», Ahora, nº 958 (7 de enero de 1934), p. 5. Al referirnos a Barteau (...)
  • 19 GIL NOVALES, Alberto, Prensa, guerra y revolución: los periódicos españoles durante la Guerra de la (...)

11Lejos de pasar desapercibido, el asunto Audinot fue seguramente uno de los temas más comentados en la prensa española y de gran repercusión en la opinión pública en el periodo de transición que medió entre febrero de 1814 y el restablecimiento del antiguo régimen en mayo. Numerosos periódicos de distinto signo se hicieron eco de la noticia, la prensa absolutista trató de utilizarla para atacar a los liberales e incluso las mismas Cortes hablaron del asunto. De la gran repercusión que tuvo dan cuenta las numerosas coplas que se compusieron en esta época en torno a Audinot18 o que el término audinotada estuviera a punto de pasar a formar parte del diccionario de la Real Academia para designar una conducta engañosa19.

  • 20 Barteau pudo inspirarse para elegir tal nombre en un célebre cómico francés del siglo XVIII falleci (...)
  • 21 Este dato no es mencionado por los autores que han abordado el asunto Audinot, por su interés proce (...)
  • 22 QUEIPO DE LLANO, José María (Conde de Toreno), Historia del levantamiento, guerra y revolución de E (...)
  • 23 El que Audinot señalase a Talleyrand como cabeza de la conspiración es una prueba manifiesta de la (...)

12En diciembre de 1813 el comandante Francisco Javier Araoz arrestó en Baza a un aventurero francés que se hacía llamar Luis Audinot u Oudinot20, y que, al parecer, según un testimonio que apareció en el diario El Conciso, había estado mendigando y ejerciendo de curandero en Granada días antes de la fiesta de Navidad21. En enero de 1814 fue trasladado a una cárcel de Granada. En su primera declaración voluntaria, convencido, tal vez, «por personas poco conocidas de Granada y Baza, pertenecientes a la parcialidad antirreformadora»22, afirmó ser teniente general de los ejércitos imperiales franceses, casado con una mujer de Burdeos y enviado por Napoleón a España como espía. Decía portar cartas y documentos comprometedores que ligaban a Napoleón con importantes personalidades de la política española. Más adelante, en otra declaración, aclaró que el objetivo de su viaje a España era el de contribuir al éxito de un plan trazado por el consejo de Estado francés, según el cual se procedería a establecer una república Iberiana en España bajo protección francesa. La tutela gala se mantendría al principio de la andadura republicana convenientemente oculta, y estaría dirigida por Talleyrand23, con la connivencia y colaboración de importantes personajes de la política española como Argüelles. El francés aseguró haberse entrevistado varias veces con Argüelles en su casa de Cádiz para lograr su adscripción al plan, mencionó además que la misión contaba con el respaldo de otros diputados e incluso de figuras relevantes de la nobleza, el alto clero y el estamento judicial. La conspiración contaría para su financiación según el relato de Audinot con fondos procedentes de distintas cajas y casas de comercio españolas, y tenía partidarios en diversos puntos de la geografía nacional, algunos de los cuales cita en su declaración, prueba de esto último serían varias líneas de correspondencia entre los conspiradores a lo largo y ancho del país que Audinot explicó con detalle a sus interlocutores.

  • 24 Diario que tal vez conocía desde el principio la verdadera identidad de Audinot, de ser así el Proc (...)

13El periódico absolutista El Procurador general de la Nación y del Rey24 habló del asunto por primera vez el 6 de febrero de 1814, y en el número del 10 de febrero publicó un apéndice de cuatro páginas donde se transcribía literalmente la manifestación voluntaria que Audinot había prestado en Granada al comandante de armas en enero de 1814. Este apéndice fue rápidamente copiado por otros periódicos serviles, como La Atalaya de La Mancha o el Semanario Cristiano-Político de Mallorca. A lo largo de varios meses la prensa absolutista hizo un amplio seguimiento del asunto y se libró una batalla periodística entre los que daban crédito a Audinot, en su mayoría serviles, y los liberales que le consideraban un impostor aleccionado tal vez por el bando reaccionario contrario a la Constitución.

  • 25 Kostka llega a afirmar que los procesos judiciales se alargaron intencionadamente hasta mucho despu (...)
  • 26 Las cortes discutieron con intensidad sobre el asunto Audinot a partir de finales del mes de febrer (...)

14Paralelamente al debate en la calle y la prensa escrita se iniciaron varios procesos judiciales que se prolongaron hasta meses después de la vuelta del rey y que fueron utilizados por los absolutistas tras el retorno del monarca para empeorar la suerte de aquellas personas que estaban encarceladas por sus ideas políticas25. Argüelles, al que Audinot hacía cómplice de la conspiración republicana, pidió ser parte en el juicio y envió una representación a las Cortes en su defensa. Fue tal la repercusión judicial que distintos tribunales militares y civiles emitieron dictámenes e informes sobre el tema, las mismas Cortes llegaron a discutir el asunto en varias sesiones hasta la vuelta de Fernando VII, se informaba con regularidad en sede parlamentaria acerca de la fase en la que se encontraba el caso y si había alguna novedad relevante se discutía sobre ella26.

  • 27 PANDO FERNÁNDEZ DE PINEDO, Manuel (Marqués de Miraflores), Apuntes histórico-críticos para escribir (...)
  • 28 KOSTKA VAYO, Estanislao, Historia de la vida y reinado de Fernando VII de España, Madrid, Imprenta (...)
  • 29 QUEIPO DE LLANO, José María (Conde de Toreno), Historia del levantamiento, guerra y revolución de E (...)
  • 30 Toreno aporta otros datos curiosos y algo exagerados sobre la biografía de Barteau, en todo caso in (...)

15Sin embargo, con el paso de los meses las declaraciones iniciales de Audinot (las únicas que hizo) se hicieron cada vez más inconsistentes a medida que las pesquisas avanzaban e iban saliendo nuevas pruebas a la luz. En distintas regiones, como Murcia, Valencia o Álava, se fueron aportando y publicando pruebas que confirmaban la falsedad de las manifestaciones hechas por Audinot, como, por ejemplo, que no existía en los ejércitos napoleónicos ningún general llamado Luis Audinot u Oudinot27. A finales de junio de 1814 fue trasladado a Madrid para ser juzgado. Tras un careo de Argüelles y Audinot delante del juez, éste acabó derrumbándose y lo confesó todo. Reconoció que su verdadero nombre era Jean Barteau, de nacionalidad francesa, que había sido fraile trapense, después soldado en un regimiento de mercenarios suizos y más tarde criado de la duquesa viuda de Osuna, y que todo lo que había dicho en sus declaraciones era falso. Al parecer señaló que la impostura había sido obra suya y de un eclesiástico granadino, que le habría dado instrucciones y pagado ochenta reales diarios por hacer las declaraciones28. Manifestó además que varios absolutistas de elevado rango y con cargos de gobierno en ese momento estaban implicados en la invención del embuste. De acuerdo con los historiadores liberales, esta acusación habría puesto en guardia a los personajes aludidos, que dejaron caer a Barteau, el cual, abandonado por sus antiguos protectores y desesperado en la cárcel, se acabó suicidando29. La fecha de su muerte no es mencionada por las fuentes, que sólo indican que fue abandonado a su suerte por los absolutistas tras su confesión y permaneció en la cárcel, donde enfermó y después de un tiempo prolongado se quitó la vida. El fallecimiento debió acontecer antes de 1820, fecha de publicación de la obra de Toreno donde ya se habla del suicidio de Barteau30.

III - Tergiversación de la información y manipulación de la opinión pública en la España de las Cortes de Cádiz. Difusión del asunto Audinot en la prensa absolutista

  • 31 El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 22, segunda época (6 de febrero de 1814), pp. 179- (...)
  • 32 Apéndice a El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 26, segunda época (10 de febrero de 181 (...)
  • 33 No resultaría desencaminado el considerar la trama de Audinot como parte de una campaña más amplia (...)
  • 34 El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 25, segunda época (9 de febrero de 1814), pp. 208- (...)
  • 35 La Atalaya de La Mancha en Madrid, nº 61 (8 de febrero de 1814), pp. 485-486.

16La primera referencia periodística a Audinot aparece en el diario El Procurador general de la Nación y del Rey, periódico que se venía publicando en Cádiz desde el 1 de octubre de 1812 y que en enero de 1814 aprovechó el traslado de las Cortes a la capital para establecerse en Madrid. Fue seguramente el periódico absolutista y antirreformista más importante de la época y el que más números dedicó a tratar el asunto Audinot, que destapó el 6 de febrero de 1814. En dicha fecha el diario resumía sucintamente el tema, cerrando la noticia con un breve y enfático comentario31. El 10 de febrero, en respuesta a un artículo del diario liberal El Conciso, se publica el célebre apéndice de cuatro páginas que contiene la primera manifestación voluntaria de Luis Audinot32, que posteriormente copiarían otros periódicos absolutistas. Antes de la publicación del apéndice, entre el 1 y el 10 de febrero, El Procurador ya preparaba el terreno con críticas a la persona de Argüelles33 y sugiriendo un vínculo entre franceses y liberales españoles, el 9 de febrero se publica un artículo titulado «Escuela de mentir a lo Napoleón, o a lo liberal que es lo mismo»34. La Atalaya de La Mancha en Madrid critica en su número del 8 de febrero unas supuestas negociaciones secretas entre la Regencia y Napoleón y advierte del peligro de convertirse en un Estado satélite del corso35.

  • 36 Aparece, por ejemplo, un extracto en el periódico, por entonces aún moderado, Diario Crítico Genera (...)
  • 37 SANTOS SOBRINHO, Bruno, Periódicos servis e a crise do Império Hispanico (1811-1815), Sao Paulo, Un (...)

17La publicación del apéndice marca el inicio de la controversia en torno al asunto Audinot: a partir del 10 de febrero, y especialmente durante los meses de febrero y marzo de 1814, el tema fue frecuente objeto de discusión en la prensa liberal y servil. El documento, como ya mencionamos, desvela un plan orquestado por Francia y con apoyos en el interior del país para implantar en España una república Iberiana bajo protección francesa. Llama la atención la inclusión del conde de Luque, descrito como amigo de Godoy, que juega un importante papel en la coordinación del complot. De esta manera Audinot y sus cómplices reaccionarios insinúan la posible participación indirecta de Godoy, tan odiado por serviles y liberales. Esta primera declaración de Audinot es publicada por un nutrido número de periódicos absolutistas en febrero y marzo36 de 1814. En los días que siguen a la publicación del apéndice, El Procurador insistirá en la existencia real de una conspiración republicana para derribar a la monarquía y poner el país al servicio de Napoleón, con ello se buscaba un doble efecto difamatorio, proyectando una imagen de los liberales españoles como republicanos y vendidos al enemigo francés37.

  • 38 El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 27, segunda época (11 de febrero de 1814), pp. 224 (...)
  • 39 La prensa liberal trató desde un principio de señalar las incongruencias y falsedades de la declara (...)
  • 40 El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 29, segunda época (13 de febrero de 1814), pp. 297 (...)
  • 41 El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 29, segunda época (13 de febrero de 1814), p. 299.

18El 11 de febrero El Procurador se ve obligado a publicar la representación de Argüelles a la Regencia para defenderse de las acusaciones vertidas por Audinot38. Esta representación se publica en muchos periódicos liberales, que sin embargo no copian por lo general la manifestación del francés39. El 13 de febrero aparece la primera valoración en profundidad del asunto en las páginas de El Procurador general de la Nación y del Rey40. Sin prueba alguna, y tomando como base la fantasiosa declaración del fingido general, el diario llama a «los hombres ilustrados de Madrid» a reflexionar seriamente sobre la trama expuesta y afirma que Argüelles tenía como mínimo constancia de la existencia de Audinot (al final del artículo se llega a insinuar su implicación real) mucho antes del 10 de febrero, y que sin embargo no habló públicamente de ello hasta la aparición del artículo de El Procurador, de tal forma que como mínimo se insinúa la voluntad del gobierno y los diputados liberales de ocultar a toda costa el tema. Además, el periódico apunta a una clara injerencia del poder ejecutivo en el judicial al señalar que la Regencia trató sin éxito de derivar la causa al feudo liberal de Cádiz, infringiendo la Constitución. Dos rumores se convierten pues aquí en verdades manifiestas para los diaristas: la ocultación al público durante semanas del asunto y el intento del gobierno de dirigir la causa judicial, acto este último del que cualquier lector podía fácilmente inferir que al menos una parte de la declaración podía ser veraz. A pesar de que, como el resto de periódicos absolutistas, El Procurador no da credibilidad a Audinot formalmente al estar la trama pendiente de resolución judicial, tiende como mínimo a dotar a sus manifestaciones de un grado de verosimilitud no desdeñable. El 13 de febrero afirma que el francés se expresa «con la mayor circunspección» y recuerda que durante la ocupación gala los franceses tenían «comunicación diaria» con Cádiz, pese a lo cual el gobierno se negó a establecer un superintendente de policía que pudiera controlar dicho canal, de lo cual se deduce la conclusión lógica que cierra el artículo: «¿qué prueba todo esto? Que se obraba de concierto con los enemigos por medio de algún agente secreto»41.

  • 42 El Procurador recurre a la autodefensa constantemente, presentándose como una víctima cuyo propósit (...)
  • 43 El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 30, segunda época (14 de febrero de 1814), pp. 305 (...)
  • 44 Buenos ejemplos de las dudas que El Procurador tiene sobre la prosecución limpia y regular del proc (...)

19El 14 de febrero el Procurador prosigue con la trama de Audinot, criticando la defensa a ultranza que los periódicos liberales hacen de Agustín Argüelles y las calumnias lanzadas contra su diario a causa de la publicación del asunto42. Al tiempo que defiende la importancia de abordar seriamente el tema, insinúa de nuevo que la Regencia y las Cortes trataron hasta el 10 de febrero de ocultar a toda costa que saliera a la luz. Se habla de una representación de Araoz, que había arrestado a Audinot en Baza, dirigida a las Cortes en el mes de enero y que éstas habrían ignorado43. Así pues, durante los primeros días del conocimiento público de la causa El Procurador hace hincapié principalmente en dos puntos que colocan el foco de la sospecha sobre la Regencia y las Cortes generales: la ocultación del asunto Audinot antes del 10 de febrero y las presiones sobre las instancias judiciales con el fin de influir en el proceso44. A falta de pruebas más sólidas que pudieran confirmar la existencia del complot más allá de la declaración judicial de un vagabundo, la prensa reaccionaria trata de insinuar la verosimilitud del testimonio difundiendo rumores no contrastados que constatarían el tratamiento opaco e irregular del asunto por parte de la Regencia y las Cortes.

  • 45 El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 32, segunda época (16 de febrero de 1814), p. 322. (...)
  • 46 El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 32, segunda época (16 de febrero de 1814), p. 326.
  • 47 Ver el número del 6 de febrero, la primera vez que El Procurador habla de Audinot, donde ya el diar (...)
  • 48 El mayor peligro del tratamiento que El Procurador y los demás periódicos reaccionarios dieron al t (...)

20Un día después, el 15 de febrero, El Procurador publica la segunda manifestación voluntaria de Audinot, fechada el 23 de enero, donde se aportan más detalles y sobre todo nombres de personas involucradas en la conspiración franco-liberal contra el Estado. Es la última declaración del francés, y a partir de esta fecha no aparecerá nueva información sobre el supuesto complot, más allá de las publicaciones esporádicas de El Procurador proveyendo datos concretos del proceso judicial. Además, aparece en el mismo apéndice la ratificación judicial de las declaraciones firmada por Audinot ante el auditor de guerra de Granada, Vicente Sánchez Sandino, añadiendo en ella el preso que el secretario general de la regencia al que aludía en sus testimonios anteriores y que estaba implicado en el complot no era otro que el cardenal Luis María de Borbón, a la sazón presidente del Consejo de regencia. El 16 de febrero el mismo periódico prosigue con su estrategia de dar credibilidad al testimonio del francés, ante las críticas de la prensa liberal, aportando datos pretendidamente incontrastables sobre la supuesta actitud errática del gobierno, de tal forma que la arbitrariedad habría llegado al punto de efectuarse detenciones: «según noticias algunos ciudadanos han sido presos por las declaraciones de Audinot»45. Ante las acusaciones de calumnia vertidas por los periódicos liberales, El Procurador se defiende y arguye que publica un «acontecimiento el más horroroso, porque cree que su publicación puede salvar a la patria»46, repitiendo otra idea frecuente en sus páginas, la de la vital importancia que para la supervivencia de la patria tiene el asunto Audinot47. El fin de estas proclamaciones patrióticas no es otro que el de exaltar a la opinión pública y crear un ambiente de paroxismo colectivo, con la consiguiente oportunidad de soliviantar a la población contra las autoridades liberales constituidas48.

  • 49 El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 36, segunda época (20 de febrero de 1814), p. 362. (...)
  • 50 La Atalaya de La Mancha en Madrid, nº 63 (15 de febrero de 1814), pp. 502-503.
  • 51 Semanario Cristiano-Político de Mallorca, nº 86 (10 de marzo de 1814), t. IV, pp. 45-49.

21A partir de la segunda mitad de febrero, una vez divulgada en El Procurador la segunda declaración, los periódicos afines a la causa absolutista van publicando sus valoraciones de la cuestión. El Procurador continúa por su parte publicando noticias y artículos casi a diario sobre Audinot, intentando por todos los medios imaginables reforzar con inusitadas ilaciones el supuesto complot, como en el número del 20 de febrero, donde se hace responsable nada menos que de los desastres en la pérdida de los territorios americanos a la amistad de liberales y franceses que se muestra en las declaraciones de Audinot, a raíz de la cual los liberales habrían abandonado maliciosamente a los españoles de América a su suerte para contribuir a la caída del imperio ultramarino49. La Atalaya de La Mancha en Madrid publica un artículo firmado por «El amigo del pueblo español», en el que se especula sobre las consecuencias e implicaciones de la trama de confirmarse su veracidad, empleándose un tono más desenfadado que en El Procurador pero con una retórica exaltada muy parecida, que llama a la salvación de la patria50. El Semanario Cristiano-Político de Mallorca dedica casi la totalidad de su número semanal del 3 de marzo a copiar las dos declaraciones y la ratificación judicial de Audinot. En su siguiente número no entra a realizar una valoración en profundidad del asunto, pero se hace eco del tema en dos artículos51.

  • 52 El Tío Tremenda, o Los Críticos del Malecón, nº 50 (sin fecha), p. 206.
  • 53 El Tío Tremenda, o Los Críticos del Malecón, nº 50 (sin fecha), p. 206.

22El periódico sevillano El Tío Tremenda, o Los Críticos del Malecón, escrito en un lenguaje popular y que empleaba un tono desenfadado, dedica un número entero en forma de diálogo al asunto Audinot que deja varias reflexiones interesantes. «Tremenda» deja claro desde un principio que, en caso de ser la trama una farsa, provendría de Napoleón con el fin de confundir y enfrentar a los españoles, despejando así cualquier atisbo de sospecha sobre un hipotético origen absolutista, en otras palabras, sea o no cierta la historia, su origen estará siempre en el chivo expiatorio del dirigente corso. Partiendo de dicha base, Audinot y sus declaraciones merecen ser objeto de la máxima atención, porque «ya sea falsa, ya sea verdadera, es tramoya napoleónica»52. Para combatir uno de los argumentos empleados por la prensa liberal para desacreditar el supuesto complot, según el cual Napoleón tenía cosas más importantes de las que ocuparse en 1814 que dedicarse a urdir planes para recuperar el control sobre España, el periódico sevillano recuerda la naturaleza vil a la par que astuta e intrigante del corso, que pese a no dominar ya España militarmente «tiene un repuesto de intrigas que a manera de ejércitos de reserva sirven a reemplazar las bajas de los de operaciones»53. Después se repasan varias intrigas pasadas que «Tremenda» atribuye a Napoleón, incluida la división de los españoles en liberales y serviles. La enumeración de estos supuestos complots napoleónicos tiene como objetivo presentar como un hecho incontestable la presencia y actividad constante de espías y agentes franceses que continuamente intentan desestabilizar el país. Siendo así, la intriga de Audinot no es un hecho aislado ni nada extraordinario, sino otro más de los muchos ardides que Napoleón ha lanzado contra España, puede ser perfectamente cierto y de no serlo constituye otro ejemplo de la perfidia y enrevesada astucia napoleónica, destinada a generar confusión y cada vez más perfeccionada. «Tremenda», a diferencia del Procurador, no carga las tintas contra los liberales, el gobierno o la Regencia, sino contra Napoleón, autor indudable de todo el asunto Audinot, y hace una llamada a la unidad de los españoles, a no caer en la división partidista, que no es otra cosa que el resultado de una de las muchas intrigas napoleónicas. De manera eficaz, El Tío Tremenda intenta convencer al lector del seguro origen napoleónico del complot, independientemente de su verosimilitud.

  • 54 El Fiscal Patriótico de España, nº 38 (18 de febrero de 1814), p. 299.
  • 55 El Fiscal Patriótico de España, nº 38 (18 de febrero de 1814), p. 300.

23El Fiscal Patriótico de España, bisemanario reaccionario que se publicaba en Madrid, dedica varios números al seguimiento del asunto Audinot. Su primer «dictamen fiscal» sobre el tema aparece el 18 de febrero, y en él se da bastante credibilidad a las declaraciones del francés, pues se dice que Napoleón es capaz de organizar una conspiración semejante y que el exaltado espíritu de partido reinante en España desde 1812 puede ser un indicio de la infiltración de agentes napoleónicos. Fía la certeza de las manifestaciones de Audinot al rigor y seriedad del periódico que primero las publicó, El Procurador, que nunca habría desvelado la información sin asegurarse de su veracidad, «porque de lo contrario se expondría no sólo a una justa reconvención, sino también a perder su opinión en el público, donde está justamente recibido como un periodista de buena fe»54. Una vez asumidas como ciertas las manifestaciones de Audinot, este periódico retoma la idea de la salvación de la patria de El Procurador, emplea un tono exaltado y otorga una importancia capital a la noticia. Sus aseveraciones son más osadas que las de El Procurador (seguramente escudándose en su papel de fingido «fiscal» del proceso, que le permite una expresión más libre, autoritaria y contundente), asume desde el primer momento que todo lo que dice Audinot es verdad, por lo que todo el dictamen resulta un peligroso ejercicio de desinformación. Para El Fiscal Patriótico de España la confesión de Audinot prueba que es la Francia napoleónica la que maneja los resortes del liberalismo español, lo que explica el clima de irreligiosidad y anarquía que se va extendiendo por el país. La conspiración prueba que desde hace años el liberalismo es un instrumento de Napoleón para destruir el trono y el altar y conducir a España a la ruina con la ayuda de sus súbditos españoles, los liberales, a los que define como «una porción de malvados vendidos a la perfidia del enemigo»55. En su papel de «fiscal», el periódico afirma que deben ser consideradas como presuntas imputadas de alta traición todas las personas relacionadas con el complot que figuran en la declaración, que deben ser «aseguradas».

  • 56 La publicación de cartas falsas fue un recurso habitual en toda la prensa del periodo, tanto libera (...)
  • 57   El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 33, segunda época (17 de febrero de 1814), p. 33 (...)
  • 58 García Herreros es seguramente el miembro del ejecutivo más criticado en la prensa servil por la ge (...)

24El 17 de febrero El Procurador, que ya ha publicado las dos declaraciones de Audinot, plasma dos escritos supuestamente ajenos a los redactores del periódico que hacen referencia al complot. El segundo artículo es una supuesta carta anónima56 dirigida al periódico fechada en Burgos, muy significativa ya que se trata de probar algunos de los datos referidos por Audinot; se habla de una correspondencia al punto de descubrirse el complot dirigida al jefe político de Burgos, y de cartas enviadas también con urgencia a los conspiradores de San Sebastián y Vitoria, «sin duda a prevenir a los apóstoles de aquellas ciudades, para que no fueran sobrecogidos»57, ciudad la primera de ellas señalada por el francés como una de las principales depositarias de los fondos de la conspiración, en la casa de los hermanos Baqué, como se encarga de recordar el emisor de la carta. Además, se acusa al secretario de Gracia y Justicia García Herreros58 de haber enviado dicho correo urgente dirigido a los implicados en la conspiración. El Procurador trata en este artículo de reforzar el testimonio de Audinot con supuestas pruebas, totalmente infundadas y remitidas por informantes anónimos (por lo que podría ser el mismo periódico el que redactara estas cartas), que vendrían a confirmar el apoyo que el complot tiene en diferentes puntos de la geografía española y la implicación de algunos jefes políticos en el mismo.

  • 59 El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 39, segunda época (23 de febrero de 1814), pp. 385 (...)

25El 23 de febrero el periódico vuelve a recurrir a la publicación epistolar para consolidar lo dicho por Audinot, publicándose una supuesta «Carta de un granadino a un sevillano sobre la prisión del general Audinot en la ciudad de Baza»59, fechada el 1 de enero de 1814, del emisor sólo aparecen las iniciales. Se trata de una larga carta redactada supuestamente antes de hacer el francés su primera declaración, donde se da por sentado que es un espía napoleónico y se describe minuciosamente el complot y la travesía de Audinot hasta su detención, repitiendo en su mayor parte el contenido de las dos declaraciones del francés, algunos de cuyos puntos son ampliados fantasiosamente (como, por ejemplo, la descripción física de dos supuestos subalternos franceses de Audinot llamados Fumeterre y Martineau). La carta proporciona datos exactos e información muy detallada, en un estilo bastante impropio de una misiva informal. El emisor no incrimina al gobierno, hablando sólo de la existencia de un espía francés arrestado, por lo que El Procurador (al igual que El Tío Tremenda en el artículo que hemos comentado) seguramente intenta con esta publicación aportar pruebas que constaten, al menos, que el arrestado en Baza es un agente al servicio de Napoleón.

  • 60 El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 42, segunda época (26 de febrero de 1814), pp. 413 (...)
  • 61 El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 43, segunda época (27 de febrero de 1814), pp. 425 (...)

26A finales de febrero el revuelo causado por la publicación de las declaraciones de Audinot continúa ocupando las principales páginas de las cabeceras nacionales. El Procurador publica, los días 26 y 27 de febrero, dos largos escritos. El artículo del 26 de febrero está firmado por «el amante de la Justicia» y ocupa la desacostumbrada extensión de nueve páginas60 dedicadas por entero al asunto, cuando los números del diario solían tener ocho pliegos. Aunque prudente, pues concibe que las declaraciones del francés puedan ser una invención, se inclina más por darles crédito y expone sus razones. Se repiten los tópicos de artículos anteriores: el tono enfático, presentando el asunto como de vida o muerte para la nación; la ocultación del proceso por parte del gobierno hasta su publicación el 10 de febrero, y el intento de bloqueo tras la misma, que arroja sombras sobre la posible implicación de miembros de la regencia, del gobierno, jefes políticos, etc. en el complot; la injerencia del poder ejecutivo (y en especial del ministro García Herreros) en el judicial para influir en el proceso… El Procurador se defiende ante lo que ve como una feroz campaña en su contra orquestada por la prensa liberal y la Junta de Censura, considerando que una reacción tan visceral ante la publicación de una noticia que debería ser de interés nacional es sumamente sospechosa. El artículo del 26 de febrero intenta además reforzar el relato de Audinot esgrimiendo dos razones: la misma confesión, detallada y concisa, de un preso francés que tenía mucho que perder y nada que ganar lanzando acusaciones falsas contra el gobierno e individuos poderosos que fácilmente podrían descubrir la mentira y hundir al declarante; y la lógica que a juicio del diario tiene una conspiración republicana comandada por Napoleón en un último intento desesperado por mantener el dominio, aunque fuera indirecto, sobre España. El número del 27 de febrero se dedica casi por entero a Audinot, y los dos artículos que se insertan insisten en ideas expresadas en números anteriores61.

  • 62 El Fiscal Patriótico de España, nº 40 (25 de febrero de 1814), pp. 314-315.

27El Fiscal Patriótico de España aborda nuevamente en profundidad el tema en sus números de finales de febrero. En la línea de su anterior «dictamen fiscal» del 18 de febrero, este periódico insiste en lo trascendente del asunto y resta importancia al hecho de no haberse encontrado aún el «cuerpo del delito» (es decir, las pruebas), que se hallan aún ocultas, para su descubrimiento sugiere tácitamente que es necesario el arresto de los supuestos implicados en el complot y el registro de la documentación, que se debe «recoger de las manos donde el primer reo dice que se hallan (…). Urge (…) la reunión de los inculcados en un mismo punto, recogiendo sus papeles»62.

  • 63 El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 44, segunda época (28 de febrero de 1814), p. 439.

28El 28 de febrero supone un punto de inflexión que viene marcado por la publicación en El Procurador de la representación a la Regencia de la condesa viuda de Tilli, donde califica de calumnias las acusaciones de Audinot contra ella. Se inaugura entonces una fase en El Procurador de menor dedicación al asunto Audinot que se mantendrá en los meses siguientes (especialmente a partir de abril), motivada, en primer lugar, por el anuncio a mediados de marzo de la próxima venida de Fernando VII, que súbitamente copa casi toda la actualidad en la prensa reaccionaria, y en segundo lugar, por la progresiva pérdida de credibilidad de las declaraciones del francés ante la aparición de nuevas pruebas y testimonios que desmienten la realidad del complot. La inexistencia de nuevas declaraciones públicas de Audinot aportando más datos sobre la conspiración, o siquiera defendiéndose de las acusaciones de calumnia e invención, vinieron también a enfriar el asunto. El diario, en su número del 28 de febrero, emite en reveladora letra cursiva una especie de disculpa asegurando que nunca fue su intención ir contra las personas y afirmando que sus deseos son «de que la justicia no encuentre otro reo en esta causa que el Audinot, y sobre este impostor (si lo es) caiga la cuchilla del castigo»63. Nunca hasta entonces El Procurador se había referido al francés con tanta dureza.

  • 64 Ello no es óbice para seguir publicando muchas reflexiones sobre el caso y algunas noticias falsas (...)

29Aunque en marzo el asunto aún se aborda con frecuencia en el diario, habida cuenta que es durante aquel mes cuando se discute con más intensidad sobre Audinot en las Cortes, la supuesta conspiración es ya vista con más desconfianza64, como se ve en este fragmento del apéndice al número del 28 de marzo:

  • 65 Apéndice a El Procurador General de la Nación y del Rey, n° 72, segunda época (28 de marzo de 1814) (...)

«¿Qué me dice N. del plan o tramoya de Audinot? (…) Por lo que a mí toca, no dudo que todo es una maraña y una para ficción. A mi ver el fin que se manifiesta en él, es disparatado, y no lleva camino formar con seriedad tan vasto y complicado plan; y más con la añadidura algo sospechosa, de que todo un general declare C por B, sin darle tormento»65.

  • 66 El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 75, segunda época (31 de marzo de 1814), pp. 719-7 (...)
  • 67 Apéndice a El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 75, segunda época (31 de marzo de 1814) (...)

30El 31 de marzo, con toda la prensa expectante ante la llegada del rey y su posicionamiento respecto a la Constitución política, un artículo comunicado firmado por «El receloso» se extraña del continuado silencio de El Procurador en torno al asunto Audinot, temiendo que el gobierno «le haya metido a V. el resuello en el cuerpo, de modo que no se atreve ya a volver a abrir su boca», a lo que el diario responde publicando «el apéndice que acompaña a este número, donde espera en Dios hallará V. todos los calmantes que necesita para sus inquietudes»66. Dicho apéndice67, firmado por «El Procuradorcillo» y que consta de 27 páginas, supone el último análisis en profundidad del tema por parte del diario, ya que a partir de abril las alusiones a Audinot son testimoniales. En él se realiza un extenso comentario a la memoria presentada por los secretarios de despacho a las cortes en la sesión del 12 de marzo, donde se hacía una larga relación de todas las acciones judiciales y procesales llevadas a cabo desde el inicio del caso.

31El apéndice del 31 de marzo insiste en las dos acusaciones más repetidas en las páginas de El Procurador: la ocultación del arresto de Audinot perpetrada por la Regencia y las Cortes, indudable para el diario a la vista de la memoria de los secretarios de despacho; y el intento de demorar e interferir en la acción de la justicia. La defensa del buen hacer del periódico es también una constante en la primera parte del escrito, que constituye una especie de apología del diario. «El Procuradorcillo» resalta que su periódico se ha limitado a dar a conocer el asunto al público y plasmar en sus páginas lo que confirma la memoria de los secretarios, esto es, que la sucesión de los hechos se desarrolló tal y como indicó El Procurador, las declaraciones publicadas son auténticas, que Araoz dirigió una representación a las cortes que se ignoró, etc. El Procurador, por tanto, no ha faltado a la verdad, pese a lo cual la prensa liberal lo ha tachado de impostor, acusación injusta y deliberada a juicio del articulista. En la segunda parte del apéndice se exponen hechos concretos en torno al caso revelados por la memoria de los secretarios de despacho que probarían las anomalías y arbitrariedades del proceso judicial, viciado por continuas infracciones de la Constitución e intentos de injerencia del ejecutivo. Pese a todo el diario continúa mostrándose prudente, no intenta ya defender decididamente la existencia real del complot revelado por Audinot, antes bien, se limita a criticar cómo ha llevado la Regencia el asunto, infringiendo la Constitución y actuando con una torpeza tal que no resulta extraño que muchos (aunque no El Procurador, como subraya cautelosamente el articulista) hayan llegado a dar credibilidad a las declaraciones del francés, como se expone en las últimas páginas del apéndice, en alusión al ejecutivo:

  • 68 Apéndice a El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 75, segunda época (31 de marzo de 1814) (...)

«Viendo su conducta tortuosa, mañera (…), no podría menos de pronunciar contra vms. el fallo irrevocable de la desaprobación de su conducta, y tal vez atribuirles lo que yo no les atribuyo; esto es: interés en sofocar la revelación de los misterios anunciados por Audinot en sus declaraciones»68.

32Parece claro que a partir de finales de marzo el crédito de Audinot es ya escaso, y aunque en lo relativo a la existencia real de un complot El Procurador y el resto de periódicos reaccionarios se remiten con prudencia a la futura resolución judicial del asunto, la fase virulenta inicial, en la que parecía que la conspiración era cierta y constituía un peligro inminente para la patria, dio paso a la utilización del asunto Audinot como un mero instrumento para denunciar la opacidad de las acciones del poder ejecutivo y el abuso manifiesto que denotaba su intento de robar atribuciones al poder judicial, incumpliendo la norma constitucional que tanto decía defender.

  • 69 El Conciso, nº 74, segunda época (30 de marzo de 1814), p. 588.

33Por estas fechas tiene lugar un fenómeno singular y algo esperpéntico en la prensa liberal, que comienza a elucubrar sobre conspiraciones imaginarias al más puro estilo de la prensa reaccionaria con el caso Audinot. Una actitud semejante puede explicarse por la desesperación que progresivamente va cundiendo entre los liberales a medida que los rumores sobre la tendencia absolutista del monarca se van multiplicando. Este fenómeno se aprecia, por ejemplo, en las páginas de El Conciso. El 30 de marzo este diario publica un artículo titulado «Sobre la venida del rey Fernando»69, donde celebra la próxima venida del monarca, se desmarca de la «revolución» y especula sobre la posibilidad de que la vuelta de Fernando VII a España sea uno más de los ardides de Napoleón para perjudicar a la nación, pone en alerta al lector y sugiere que los primeros pasos del monarca deben ser mirados con detenimiento para frenar la posible injerencia del corso.

  • 70 El Conciso, nº 90, segunda época (15 de abril de 1814), p. 717. Sobre la vuelta de Fernando VII y l (...)

34Más significativo aún resulta el número del 15 de abril. Los liberales se preguntaban en esos momentos por qué Fernando VII seguía en Valencia y no se dirigía a Madrid para tomar el relevo de la Regencia y empezar a gobernar con las Cortes. Cada vez parecía más evidente que el rey quería gobernar de manera despótica, sin contar con los representantes populares y haciendo caso omiso de la Constitución. El clima social era tenso y los pregoneros del reaccionarismo azuzaban a la población contra el régimen liberal con acciones como la destrucción de las lápidas de la Constitución en distintas localidades. Sólo en un escenario tan oscuro para la facción liberal puede entenderse la publicación del artículo titulado «Reflexiones serias», en el que el diario se niega a creer que haya españoles que quieran restablecer la monarquía absoluta y firmar la paz con Napoleón sobre la base de los términos del tratado de Valençay. De hecho, según el diario, tales despropósitos sólo pueden provenir de los espías napoleónicos, que serían ayudados por algunos españoles ingenuos en la restauración del absolutismo, cumpliendo los deseos del emperador. El articulista, en lugar de reconocer la fractura social, considera que la totalidad del pueblo español está con el régimen constitucional, y los pocos españoles absolutistas son elementos alienados por Francia o antiguos colaboradores del arbitrario gobierno de Godoy. Al igual que los serviles en el momento álgido del liberalismo, los liberales se niegan a reconocer la implantación social de ideas que no sean las suyas propias, lo que pone de manifiesto que la guerra civil estaba ya latente. Todos los serviles son para El Conciso cómplices, en su mayoría por ignorancia, de Napoleón: «Engañar a Fernando debe ser el objeto principal de Bonaparte, y todo el que a aquél haga pinturas contra la felicidad de la patria (…) puede considerarse como agente (tal vez por ignorancia) de Bonaparte»70. La prensa liberal parece emular a la reaccionaria y dibuja complots imaginarios a la desesperada con el tácito fin de perjudicar a sus adversarios políticos, que en breve contarían con el decidido apoyo real. Del mismo modo que los absolutistas ligaron durante los años del gobierno constitucional a liberales y franceses, y encontraron en Audinot una excelente ocasión de probar tales asunciones, ahora son los liberales los que sugieren que detrás del reaccionarismo se hallan Napoleón y sus espías, junto con los ayudantes del denostado Godoy: en un caso los franceses conspiran con los liberales para instaurar una república; en el otro, hacen lo propio con el fin de hacer triunfar el dominio absoluto del monarca. Ambos casos suponen una evidente muestra de mala praxis periodística llevada a cabo por una prensa rotundamente partidista en un contexto de preguerra civil.

  • 71 El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 131, segunda época (27 de mayo de 1814), p. 1180.

35En el número del 27 de mayo, restablecido ya el absolutismo, El Procurador reconoce que la importancia atribuida por el reaccionarismo al asunto Audinot fue exagerada, fruto del desánimo y la angustia que producía la permanencia y los abusos del liberalismo en el poder por esas fechas: «el asunto de Audinot sólo soñado debía poner a todo el mundo en expectación, y se puede prudentemente considerar a qué grado no ya de melancolía, sino de impaciencia, y aún casi de desesperación, debió llegar el espíritu de los españoles»71. De esta forma se excusa el periódico por haber pregonado durante meses que la trama era del máximo interés para la supervivencia de la nación, pese a lo cual no cabe duda que sus publicaciones durante aquellos días de invierno fueron intencionadas, dolosas y buscaban un fin muy concreto, el de manipular a la opinión pública y exacerbar los ánimos contra el gobierno.

  • 72 El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 23, tercera época (23 de junio de 1814), pp. 181-1 (...)
  • 73 Apéndice a El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 30, tercera época (23 de junio de 1814) (...)

36El 23 de junio se publica en El Procurador uno de los últimos artículos relativos al asunto Audinot, un escrito de tres páginas con motivo del traslado del francés a Madrid para el juicio. En él se repiten los tópicos habituales: papel del periódico como informante imparcial de un asunto de gran importancia para la nación; ocultación del tema por parte del gobierno hasta su publicación y posterior campaña de acoso y derribo contra el diario; intento de obstruir el proceso judicial, etc72. Acompaña un apéndice de siete páginas73 que contiene el dictamen judicial del 30 de enero de 1814 firmado por el magistrado Manuel Fernando Ruiz de Burgo, uno de los primeros jueces en instruir la causa, y la respuesta del ministro de Guerra liberal Juan O’Donojú. El apéndice se publica convenientemente trufado de notas del diario al dictamen para orientar al lector, notas que si bien se guardan de dar credibilidad al supuesto complot, inciden en los interrogantes que sobrevuelan la, a su juicio discutible, acción del gobierno en los primeros días del conocimiento de la causa. Se hace hincapié en aspectos como el intento del gobierno de ocultar el proceso a la opinión pública, con acciones como el bloqueo del memorial a las cortes de Araoz, y en la injerencia en el proceso judicial que se infiere del deseo del gobierno de trasladar al preso al feudo liberal de Cádiz (lo que respondía a una necesidad procesal, pues se pensó que la trama de Audinot podía tener relación con otro supuesto complot denunciado por los franceses Duclerc y Cristophe, que estaban encarcelados en Cádiz). En los meses siguientes el tema es prácticamente olvidado y se entierra definitivamente tras la confesión de Audinot/Barteau.

  • 74 Números del 7, 11, 14 y 21 de marzo.
  • 75 El Fiscal Patriótico de España, nº 51 (4 de abril de 1814), p. 406.

37El Procurador y los periódicos antirreformistas más importantes del país claramente intentaron, hasta bien entrado el mes de marzo, robustecer a toda costa las declaraciones del francés con el objetivo de manipular a la opinión pública y debilitar a la Regencia. Como hemos visto, en esos días era frecuente ver, sobre todo en El Procurador, noticias inverificables y adulteradas en torno al asunto o la aparición de cartas y artículos anónimos que con burdos embustes enriquecían fantasiosamente el complot. El resto de periódicos reaccionarios se limitaron a examinar y comentar el caso, cada uno a su estilo y algunos con más prudencia que otros, destacándose El Fiscal Patriótico de España como el periódico que con más ardor defendió la existencia de un verdadero complot: a lo largo del mes de marzo emitió hasta cuatro «dictámenes fiscales» centrados en Audinot74 y a principios de abril seguía dando plena veracidad a las declaraciones del francés, acusando en base al complot a los liberales de ser aliados de Napoleón, «comerciabais con Napoleón… errasteis el golpe… Audinot publicó vuestros planes, toda la nación os abomina»75. Barteau, que seguramente no era más que un extravagante vagabundo extranjero, fue probablemente utilizado por los reaccionarios para la confección de un minucioso complot franco-liberal falso que satisfacía sus intereses políticos, y en todo caso, independientemente de la responsabilidad real de los absolutistas en la invención de la historia, la trama se convirtió en un poderoso arma mediática para atacar al empoderado liberalismo desde las tribunas de la prensa absolutista.

Conclusiones

38El asunto Audinot salió a la luz en un momento de tensión política y social: publicitado por un periódico netamente reaccionario como El Procurador, el testimonio de un desarrapado aventurero que en circunstancias normales no habría tenido la menor repercusión es habilidosamente utilizado por los absolutistas para atacar a los liberales, que llevan años ocupando los resortes del poder. Audinot es la personificación real y perfecta de las teorías conspirativas absolutistas sobre el liberalismo como ideología inoculada en el cuerpo social español por los revolucionarios y bonapartistas franceses y la masonería, a la que se habían adscrito unos pocos españoles ingenuos y los antiguos partidarios de Godoy. Su aparición en un momento idóneo era la ocasión esperada para asestar a los liberales un duro golpe, señalando a sus más destacados cabecillas como integrantes de un complot napoleónico republicano. La prensa absolutista (y por descontado El Procurador, que tal vez conocía que la trama era falsa desde el principio) supo ver el potencial del caso e hizo correr ríos de tinta en los meses de febrero y marzo de 1814 que hacían las veces de cañonazos contra las posiciones liberales: poco importaba si las declaraciones de Audinot eran o no ciertas, el laudable fin de la vuelta al régimen pretérito con el «Deseado» justificaba los medios, que pasaban por el desgaste inmisericorde de la Regencia y los diputados liberales más señalados aprovechando cualquier oportunidad que se pudiera presentar. Poco podía hacer más daño a los liberales que la descalificación de traidores y su identificación con los afrancesados, y eso es precisamente lo que significaba el complot denunciado por Audinot.

39Los periódicos absolutistas tergiversaron las informaciones sobre el caso, en especial en los meses de febrero y marzo, convirtiendo medias verdades en verdades absolutas detrás de las cuales se escondía según estos medios el deseo del gobierno y ciertos diputados de obstruir y demorar las indagaciones, puesto que podían demostrar su implicación en la conspiración. En hechos como el traslado del expediente de Audinot de un juez a otro, la lentitud administrativa o la no acogida en cortes de una representación del captor de Audinot, El Procurador veía indicios manifiestos de una voluntad de evitar a toda costa que la causa del francés saliera a la luz pública, aspecto en el que estos periódicos insisten continuamente. Por su parte el intento de trasladar el caso a Cádiz al inicio del proceso se interpreta como una injerencia del ejecutivo sobre el poder judicial, en lugar de considerar que tal intento pudo estar motivado por razones de comodidad judicial al permitir el tratamiento procesal unitario de expedientes similares al de Audinot que se estaban llevando en Cádiz. La intromisión del ejecutivo en la esfera del poder judicial, además de sugerir la implicación del gobierno, resultaba doblemente escandalosa pues suponía la transgresión por los liberales de uno de los principios constitucionales más importantes, el de la división de poderes. La deformación de la realidad del caso en la prensa absolutista llevaba a extremos inusitados, periódicos como El Fiscal Patriótico de España, con la excusa de su fingido papel de fiscal, introducían al lector en la sala de un juicio con un fiscal rabiosamente reaccionario y parcial que emitía dictámenes a la manera de sentencias sin réplica de una defensa inexistente, donde se llegaba a recomendar la prisión de todos los personajes nombrados en las declaraciones del francés como medida preventiva. Artículos tan directos y agresivos podían llevar al lector a pensar que todo el complot era cierto.

40Otro ejemplo de tergiversación y tratamiento hiperbólico de la información en los periódicos serviles es el perenne foco de peligro que supone para estos medios la Francia napoleónica. Pese a que ciertamente existía aún el riesgo de la entrada de espías desde el país vecino, Napoleón había sido vencido definitivamente en España y estaba a punto de ser derrotado por las potencias europeas. En un momento en el que Francia luchaba por detener una gigantesca coalición que amenazaba con invadir su territorio nuclear, era muy poco probable que se preocupara de los asuntos españoles, que ya le quedaban lejos. La prensa absolutista considera por el contrario al imperio napoleónico tan peligroso o más que en 1808, y da por hecho que los agentes infiltrados en el país al servicio de Napoleón tratan de desestabilizar España y lograr lo que no pudo el corso por la fuerza de las armas. De esta manera normalizaba la existencia a esas alturas tan tardías de espías como Audinot y reforzaba la veracidad de su testimonio. Los complots, las conspiraciones, las quintas columnas y los traidores al servicio del antiguo enemigo estaban a la orden del día en las páginas de estos periódicos y contribuían a fomentar un clima de paranoia y desconfianza colectiva que en nada ayudaba a una sociedad cada vez más polarizada.

41En otras ocasiones la prensa llegó directamente a publicar o inventar informaciones y noticias falsas y rumores incontrastables, tras el escudo del anonimato, toda vez que a partir del 15 de febrero El Procurador dejó de publicar más declaraciones de Audinot. Ante la falta de noticias reales se hizo necesario inventar fantasiosas historias y rumores que avivaran la llama de la actualidad y prolongaran la vida del embuste.

42Uno de los aspectos más graves fue el intento de manipular a la opinión pública a través del empleo de una retórica catastrofista y apremiante, que insistía en el asunto de Estado que suponían las declaraciones de un vagabundo y llamaba a la salvación de la patria ante las gravísimas acusaciones que figuraban en ellas. Esta idea aparece en muchos periódicos serviles, como El Procurador, la Atalaya o El Fiscal. La publicación de noticias falsas como la de la detención de determinadas personas a raíz del caso Audinot, además de dejar en evidencia la existencia de un gobierno arbitrario y despótico, tenía como fin poner en alerta y exaltar a la opinión pública, soliviantándola contra sus gobernantes. Algunos periódicos llegaron a sugerir la detención de los personajes aludidos por Audinot, y muy especialmente el encarcelamiento de Argüelles, puesto que esta era la única manera de encontrar el «cuerpo del delito» (las pruebas) del complot. Unas publicaciones tan agresivas, destinadas entre otros fines a ayudar a la consecución exitosa de la «caza mayor» absolutista de Argüelles y otros liberales, avivaban la confrontación social.

43El asunto Audinot es un paradigma de la «creación» de noticias y de su sobredimensionamiento efectista mucho antes de la aparición de publicaciones sensacionalistas como las de William Hearst. Seguramente nunca se sabrá con exactitud quién era Jean Barteau y qué personajes trataron de convencerlo o presionarlo para hacer las declaraciones, o si incluso el mismo Procurador pudo estar implicado. Tanto este periódico como el resto de la prensa absolutista trataron de usar el proceso para atacar al gobierno y a los liberales exagerando su importancia y adulterando e inventando información. Audinot y otros supuestos complots protagonizados por franceses y difundidos por la prensa reaccionaria en los meses finales de la Regencia, eran para el absolutismo la prueba palpable de la complicidad entre los liberales y Napoleón desde el inicio de la guerra, significaba el descrédito irreparable de unos rivales políticos a los que era necesario neutralizar a toda costa.

Haut de page

Notes

1 Los periódicos de la época e historiadores decimonónicos que tratan el tema escriben el apellido del falso Audinot como Barteau, Basteau y Berteau, BAROJA, Pío, «El falso Audinot», Ahora, nº 958 (7 de enero de 1934), p. 5.

2 GÓMEZ IMAZ, Manuel, Los periódicos durante la Guerra de la Independencia (1808-1814), Madrid, Tipografía de la Revista de Arch., Bibl. y Museos, 1910; ARCO y MUÑOZ, Luis del, La prensa periódica en España durante la Guerra de la Independencia, 1808-1814: Apuntes bibliográficos, Castellón, Tipografía de Joaquín Barberà, 1914; GIL NOVALES, Alberto, Prensa, guerra y revolución: los periódicos españoles durante la Guerra de la Independencia, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 2009; CHECA GODOY, Antonio, La prensa española durante la Guerra de la Independencia, 1808-1814, Cádiz, Quorum Editores, 2009. Un reciente estudio sobre la prensa española durante el periodo concreto que nos atañe, es decir, los meses inmediatamente anteriores a la venida de Fernando VII, es el de RODRÍGUEZ MORÍN, Felipe, «Miedos e ilusiones en la prensa periódica tras el regreso a España de Fernando VII», Rubrica Contemporanea, vol. 4, nº8 (2015), pp. 97-115.

3 El fenómeno de la prensa absolutista entre 1808 y 1814 ha sido fundamentalmente abordado por artículos en publicaciones periódicas y colaboraciones en obras colectivas. Entre las monografías, cabe subrayar el minucioso y reciente estudio sobre el periódico reaccionario mallorquín El Amigo de la Verdad, publicado en 2010, Valenciano López, Valentí, La Mallorca de 1812 i el pare Traggia, Valencia, Universitat de València, 2010. Destacan también las recientes investigaciones de SÁNCHEZ HITA, Beatriz, «Las empresas periodísticas del marqués de Villapanés: Literatura y prensa absolutista en las Cortes de Cádiz», El Argonauta español [En línea], nº 9 (2012), consultado el 09 julio 2018. URL : http://journals.openedition.org/argonauta/783; DOI: 10.4000/argonauta.783; y LARRIBA, Elisabel, «Mejor que el púlpito: la prensa. El padre Traggia y El Vencedor católico (1809-1810)», El Argonauta español [En línea], nº 9 (2012), consultado el 09 julio 2018. URL : http://journals.openedition.org/argonauta/783; DOI : 10.4000/argonauta.783.

4 Ver también RODRÍGUEZ MORÍN, Felipe, «Las dos Españas en su papel, en los albores del siglo XIX: La Aurora Patriótica Mallorquina (1812-1813) y el Semanario Cristiano-Político de Mallorca (1812-1814)», Hispania Nova: Revista de Historia Contemporánea, nº 11 (2013), 33 pp.; DÍAZ DOTA, Miguel Ángel, «La prensa absolutista y sus crónicas de Cortes en el Cádiz del periodo constituyente: El Diario de la Tarde y su forma de expresión», en RAMOS SANTANA, Alberto; ROMERO FERRER, Alberto (coords.), 1808-1812. Los emblemas de la libertad, Cádiz, Universidad de Cádiz, Servicio de Publicaciones, 2009, pp. 205-228; VÁZQUEZ LIÑÁN, Miguel, «Libertades y serviles. El estallido de la prensa política en el Cádiz de las Cortes (1808-1814)», en LABIO-BERNAL, Aurora (coord.), Estructura, historia y contenidos del periodismo gaditano. De sus orígenes a la actualidad, Cádiz, Quorum Editores, 2009, pp. 63-98; MUÑOZ SEMPERE, Daniel, «Bartolomé Gallardo y el Diccionario Crítico Burlesco en la prensa reaccionaria del Cádiz de las Cortes: El Procurador General de la Nación y el Rey», Cuadernos de Ilustración y Romanticismo, nº 7 (1999), pp. 101-117.

5 GIL NOVALES, Alberto, Prensa, guerra y revolución: los periódicos españoles durante la Guerra de la Independencia, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 2009, p. 29; también habla de Audinot en su obra Diccionario biográfico de España (1803-1833), Madrid, Fundación Mapfre-Instituto de Cultura, 2010, 3 t., le dedica una entrada titulada «Juan Barteau»; FÀBREGAS ROIG, Josep, «Los orígenes de la prensa liberal. El caso del Periódico político y mercantil de la Villa de Reus (1813-1814)», Brocar: Cuadernos de investigación histórica, nº 39 (2015), pp. 177-216.

6 SANTOS SOBRINHO, Bruno, Periódicos servis e a crise do Império Hispanico (1811-1815), Sao Paulo, Universidade de Sao Paulo, 2016, pp. 206-222. El estudio investiga la crisis en los territorios de ultramar a partir del análisis de la prensa absolutista española del periodo.

7 Ver QUEIPO DE LLANO, José María (Conde de Toreno), Noticia de los principales sucesos del gobierno de España (1808-1814), Gerona, Imprenta de A. Oliva, 1820, pp. 63-66, y del mismo autor, Historia del levantamiento, guerra y revolución de España, Madrid, Imprenta del Diario, 1839, t. III, p. 342; PANDO FERNÁNDEZ DE PINEDO, Manuel (Marqués de Miraflores), Apuntes histórico-críticos para escribir la historia de la revolución en España, Londres, Oficina de Ricardo Taylor, 1834, pp. 13-15; KOSTKA VAYO, Estanislao, Historia de la vida y reinado de Fernando VII de España, Madrid, Imprenta de Repullés, 1842, t. II, pp. 11-12; FUENTE, Vicente de la, Historia de las sociedades secretas, antiguas y modernas en España y especialmente de la Francmasonería, Madrid, Imprenta a cargo de D.R.P. Infante, 1874-1882, t. I, pp. 132-133.

8 Ver CAMUS GARCÍA, Estela, En torno al liberalismo de Agustín Argüelles: una aproximación de la construcción política e intelectual de la idea de España, Barcelona, Universidad Autónoma de Barcelona, 2015, p. 181; «Falsas acusaciones y condena de Argüelles», en SILVA SASTRE, José Antonio, Agustín Argüelles, retrato de un liberal, Ribadesella, Ayuntamiento de Ribadesella, 2012, pp. 134 y ss.; «Prisión y destierro (1814-1820)», en CORONAS GONZÁLEZ, Juan Ramón, El diputado Agustín Argüelles. Vida parlamentaria, Ribadesella, Asociación Cultural Amigos de Ribadesella, 1994, pp. 41-45.

9 La invención de tramas y conspiraciones en el periodo que va del abandono definitivo de la península por parte de las tropas francesas a la llegada de Fernando VII fue frecuente, y periódicos como el Procurador o la Atalaya aireaban estos complots falsos para desacreditar las reformas emprendidas por las cortes y debilitar al gobierno constitucional. De todas estas conspiraciones la de Audinot fue, a juicio del marqués de Miraflores, «a la que más particularmente puede dársela una categoría histórica», PANDO FERNÁNDEZ DE PINEDO, Manuel (Marqués de Miraflores), Apuntes histórico-críticos para escribir la historia de la revolución en España, Londres, Oficina de Ricardo Taylor, 1834, p. 13.

10 El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 48, segunda época (4 de marzo de 1814), pp. 469-472.

11 El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 45, segunda época (1 de marzo de 1814), p. 443.

12 Como en enero de 1813, cuando se dice que los redactores de su periódico rival, la Aurora Patriótica Mallorquina, imitan a Diderot, D’Alembert y otros filósofos franceses, Semanario Cristiano-Político de Mallorca, nº 25 (14 de enero de 1813), p. 306.

13 Semanario Cristiano-Político de Mallorca, nº 32 (4 de marzo de 1813), p. 85.

14 Semanario Cristiano-Político de Mallorca, nº 32, (4 de marzo de 1813), p. 88.

15 «Mientras que los guerreros/ensangrientan batallas/defienden con su sangre/los fueros de la patria (…) otros jacobinitos/afilan sus espadas/y chillan y alborotan/y magullan y sajan/a clérigos y frayles…/¿y porqué? Porque aspiran/a afrancesar la España», Semanario Cristiano-Político de Mallorca, nº 49 (24 de junio de 1813), p. 292.

16 Semanario Cristiano-Político de Mallorca, nº 63 (30 de septiembre de 1813), t. III, pp. 519-520.

17 Semanario Cristiano-Político de Mallorca, nº 106 (28 de julio de 2014), t. IV, pp. 283-301.

18 BAROJA, Pío, «El falso Audinot», Ahora, nº 958 (7 de enero de 1934), p. 5. Al referirnos a Barteau emplearemos por lo general el nombre Audinot a lo largo del presente trabajo, pese a ser aquél su nombre real.

19 GIL NOVALES, Alberto, Prensa, guerra y revolución: los periódicos españoles durante la Guerra de la Independencia, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 2009, p. 29.

20 Barteau pudo inspirarse para elegir tal nombre en un célebre cómico francés del siglo XVIII fallecido en 1801 llamado Nicolas-Médard Audinot, cuyo apellido también era objeto de transcripciones dispares, como Oudinot u Odinot. Otra posible fuente de inspiración podría haber sido Nicolas-Charles Oudinot, importante mariscal de los ejércitos imperiales que en 1813 se hallaba luchando en la campaña de Alemania.

21 Este dato no es mencionado por los autores que han abordado el asunto Audinot, por su interés procedemos a reproducir íntegramente el fragmento del diario donde aparece: «voy a comunicar a vmd. quanto he oído y supe en Granada acerca de la persona de un reo (Audinot) conducido a aquella cárcel (…). El dicho sujeto (…), pasó por Granada pocos días antes de la Natividad: iba mendigando; y así fue recogido en uno de los arrabales o barrios de dicha ciudad. Habiendo supuesto o fingido en la casa donde por caridad le albergaron, ser monje de la Trapa, manifestó allí mismo tener algunos conocimientos médicos y quirúrgicos: hizo, pues, varias recetas, y aún dio gratuitamente medicinas a una o más personas, que acudieron a él (…). Por último, habiendo estado tres o quatro días en dicha ciudad, desapareció de repente de ella, según oí, sin despedirse de la casa», El Conciso, nº 24, época segunda (8 de febrero de 1814), p. 188.

22 QUEIPO DE LLANO, José María (Conde de Toreno), Historia del levantamiento, guerra y revolución de España, Madrid, Imprenta del Diario, 1839, t. III, p. 342, la idea de que detrás de las invenciones de Audinot se encontraba el bando reaccionario fue compartida por toda la historiografía liberal del siglo XIX. Aunque como es lógico la historiografía tradicionalista no llega a atribuir a los reaccionarios la invención del complot, es significativo que tenga serias dudas sobre la veracidad de las declaraciones del francés, así, Melchor Ferrer les resta crédito diciendo que Barteau fingió ser jefe del ejército napoleónico y califica de sospechoso e inverosímil que manifestara ser un agente de Talleyrand, porque en esa época el estadista galo se encontraría ya alejado de Napoleón y trabajando en la restauración borbónica en Francia, FERRER, Melchor, Historia del tradicionalismo español, Sevilla, Editorial Católica de Sevilla S.A., 1941, t. I, p. 208.

23 El que Audinot señalase a Talleyrand como cabeza de la conspiración es una prueba manifiesta de la falsedad de sus declaraciones, como ya sugirió Melchor Ferrer (ver n. 22), y evidencia la poca y desactualizada información que el aventurero francés tenía de la situación política gala, ya que Talleyrand había dejado de ser ministro de Napoleón el 10 de agosto de 1807.

24 Diario que tal vez conocía desde el principio la verdadera identidad de Audinot, de ser así el Procurador debe ser considerado no sólo como el gran medio difusor del asunto sino también un activo cooperador en la confección del engaño, SANTOS SOBRINHO, Bruno, Periódicos servis e a crise do Império Hispanico (1811-1815), Sao Paulo, Universidade de Sao Paulo, 2016, p. 207.

25 Kostka llega a afirmar que los procesos judiciales se alargaron intencionadamente hasta mucho después del retorno del rey para perjudicar a los liberales encarcelados, KOSTKA VAYO, Estanislao, Historia de la vida y reinado de Fernando VII de España, Madrid, Imprenta de Repullés, 1842, t. II, p. 12, mientras que el marqués de Miraflores asegura que los mismos jueces trataban de favorecer a Audinot y su causa, filtrando datos a la prensa afín, si se atiende a la celeridad y precisión con que los periódicos absolutistas reproducían las declaraciones judiciales (presuntamente confidenciales) de Audinot, PANDO FERNÁNDEZ DE PINEDO, Manuel (Marqués de Miraflores), Apuntes histórico-críticos para escribir la historia de la revolución en España, Londres, Oficina de Ricardo Taylor, 1834, pp. 14-15.

26 Las cortes discutieron con intensidad sobre el asunto Audinot a partir de finales del mes de febrero y durante aproximadamente un mes, hasta la segunda mitad de marzo. A partir de abril, poco se habla ya del caso, salvo los informes esporádicos sobre el proceso judicial a petición de algún diputado servil que solían concluir que no había ninguna novedad. El punto culminante del debate en las cortes se alcanzó el 3 de marzo de 1814 y los días posteriores, con el discurso de Martínez de la Rosa, las réplicas al mismo y la discusión subsiguiente, MARTÍNEZ DE LA ROSA, Francisco, Discurso pronunciado por el Diputado don Francisco Martínez de la Rosa, en la sesión de 3 de marzo del presente año, con motivo de haberse suscitado discusión acerca de la causa de Oudinot, Madrid, Imprenta que fue de García, 1814, 6 pp. El 12 de marzo los secretarios de despacho presentaron a las cortes una memoria sobre Audinot dando cuenta de todas las acciones judiciales y procesales que se habían llevado a cabo desde el principio del caso. Los periódicos liberales y absolutistas siguieron atentamente y comentaron las sesiones parlamentarias (que eran resumidas por muchos periódicos en sus números) que trataron el tema.

27 PANDO FERNÁNDEZ DE PINEDO, Manuel (Marqués de Miraflores), Apuntes histórico-críticos para escribir la historia de la revolución en España, Londres, Oficina de Ricardo Taylor, 1834, p. 15.

28 KOSTKA VAYO, Estanislao, Historia de la vida y reinado de Fernando VII de España, Madrid, Imprenta de Repullés, 1842, t. II, p. 12. De ser cierto que Barteau cobraba 80 reales diarios, nos podemos hacer una idea del magnífico estipendio si tomamos como base que en Madrid, en 1757 (aunque se han de tener en cuenta otro tipo de remuneraciones no monetarias, como los pagos en especie), un maestro artesano cobraba de media entre 6 y 9 reales y el 57% de los trabajadores de los gremios no llegaba a ganar 6 reales diarios. El figurado sueldo diario de Barteau doblaría al de los más afortunados artesanos del reino en 1789, los artesanos de la casa real, que cobraban un salario estable de 15.000 reales anuales (unos 41 reales diarios), AGUA DE LA ROZA, Jesús; NIETO SÁNCHEZ, José Antolín, «Organización del trabajo. Salario artesano y calendario laboral en el Madrid del siglo XVIII», Sociología del trabajo, nueva época, nº 84 (2015), pp. 69-84.

29 QUEIPO DE LLANO, José María (Conde de Toreno), Historia del levantamiento, guerra y revolución de España, Madrid, Imprenta del Diario, 1839, t. III, p. 342. De la Fuente especula con la posibilidad de un homicidio. A su juicio los reaccionarios, tras la retractación de Audinot y su total caída en desgracia, pudieron ayudarle a «mal morir, diciendo que estaba loco y se había suicidado», FUENTE, Vicente de la, Historia de las sociedades secretas, antiguas y modernas en España y especialmente de la Francmasonería, Madrid, Imprenta a cargo de D.R.P. Infante, 1874-1882, t. I, p. 133, n. 1.

30 Toreno aporta otros datos curiosos y algo exagerados sobre la biografía de Barteau, en todo caso incontrastables, le presenta como un demente y un borracho. Según este autor Barteau estuvo sentenciado en el presidio del peñón de Vélez de la Gomera, donde se hacía llamar Conde de Cominges y se emborrachaba con frecuencia. Después, ya libre, nos lo presenta en Málaga, donde fingía ser el obispo de la ciudad, y acto seguido fue a Cádiz donde se autoproclamaba arzobispo de Cuba, hasta que el periódico gaditano El Conciso, que se publicó entre 1810 y 1814, descubrió su engaño, tras este suceso se perdió la pista de Barteau hasta que fue arrestado en Baza en 1813, QUEIPO DE LLANO, José María (Conde de Toreno), Noticia de los principales sucesos del gobierno de España (1808-1814), Gerona, Imprenta de A. Oliva, 1820, p. 66. Una revisión de los números de El Conciso realizada con el fin de confirmar que efectivamente este periódico refleja el suceso que señala Toreno, y limitada a los años 1813 y 1814, nos permite afirmar que en esos años no aparece nada en el diario sobre el «descubrimiento del engaño» al que hace alusión el autor. Sin embargo, es posible que El Conciso hable de ello con anterioridad, entre 1810 y 1812.

31 El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 22, segunda época (6 de febrero de 1814), pp. 179-180. El comentario rezaba así: «¡Padres de la patria! ¡Miraréis con indiferencia este acontecimiento que puede descubrir a los traydores, y salvarnos!».

32 Apéndice a El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 26, segunda época (10 de febrero de 1814).

33 No resultaría desencaminado el considerar la trama de Audinot como parte de una campaña más amplia de difamación contra la figura de Argüelles orquestada por sus adversarios políticos a través de las páginas de El Procurador. Como señala Santos Sobrinho, en los números anteriores a la publicación de la declaración de Barteau, los editores de El Procurador publicaron artículos en los que se acusaba al político asturiano de ser un favorito del denostado Godoy, aprovechando el antiguo cargo de embajador especial en Gran Bretaña que Argüelles había ocupado en tiempos de la privanza del extremeño, SANTOS SOBRINHO, Bruno, Periódicos servis e a crise do Império Hispanico (1811-1815), Sao Paulo, Universidade de Sao Paulo, 2016, pp. 206-209. Tras la publicación de las declaraciones de Audinot, la sospecha se cierne repentinamente sobre Argüelles en toda la prensa servil, que censura que el diputado se defendiera de las acusaciones usando los poderes ejecutivo y legislativo (presentando una representación a las cortes) en lugar del pertinente poder judicial, o que se hayan realizado detenciones mientras que Argüelles, sobre el que recaen acusaciones gravísimas, sigue en libertad, como muestra el artículo del 16 de febrero de El Procurador, El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 32, segunda época (16 de febrero de 1814), pp. 321-322.

34 El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 25, segunda época (9 de febrero de 1814), pp. 208-209.

35 La Atalaya de La Mancha en Madrid, nº 61 (8 de febrero de 1814), pp. 485-486.

36 Aparece, por ejemplo, un extracto en el periódico, por entonces aún moderado, Diario Crítico General de Sevilla, nº 43 (17 de febrero de 1814), pp. 190-191; entero en el Suplemento 107 al Diario Patriótico de Cádiz (20 de febrero de 1814), pp. 1099-1105; o en el Semanario Cristiano-Político de Mallorca, nº 85 (3 de marzo de 1814), t. IV, pp. 28-33.

37 SANTOS SOBRINHO, Bruno, Periódicos servis e a crise do Império Hispanico (1811-1815), Sao Paulo, Universidade de Sao Paulo, 2016, p. 208.

38 El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 27, segunda época (11 de febrero de 1814), pp. 224-226.

39 La prensa liberal trató desde un principio de señalar las incongruencias y falsedades de la declaración, apoyándose en las representaciones de defensa de las personas injustamente acusadas por Audinot (empezando por Argüelles) y en las dudas que generaba el declarante en sí. Desde un primer momento la prensa liberal vio en el asunto Audinot un arma a disposición de los periódicos reaccionarios para desacreditar a la Regencia y hacer caer el régimen constitucional, y en no pocos escritos se llegó a sospechar de El Procurador como actor muy principal en la confección de toda la trama, como ocurre en el libelo Reflexiones sobre la misión del francés Oudinot, publicada en el apéndice al Procurador general de la nación y del rey, de 10 de febrero, Valencia, Imprenta patriótica del pueblo soberano a cargo de Vicente Ferro, 1814. El diario gaditano El Conciso fue el periódico liberal que más combatió el asunto Audinot.

40 El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 29, segunda época (13 de febrero de 1814), pp. 297-299.

41 El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 29, segunda época (13 de febrero de 1814), p. 299.

42 El Procurador recurre a la autodefensa constantemente, presentándose como una víctima cuyo propósito de ayudar a la nación publicando una noticia del máximo interés para la opinión pública le había acarreado un sin fin de críticas y agresiones protagonizados por los enemigos de la nación y del rey. Es significativa la apología del periódico firmada por «salus populi» el 27 de febrero, El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 43, segunda época (27 de febrero de 1814), pp. 428-431. En el mes de junio, restablecido ya el absolutismo, el diario habla de Audinot a colación de su traslado a Madrid para ser juzgado e incide en los furibundos ataques contra el periódico, vertidos en muchas ocasiones por personas a las que había aludido Audinot en sus declaraciones y que en lugar de querellarse contra el mismo usando los cauces legales se quejaban al gobierno y «la furia que deberían haber manifestado contra el calumniador Audinot, la reservaron contra los escritos que descubrían sus tramas», El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 23, tercera época (23 de junio de 1814), p. 182.

43 El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 30, segunda época (14 de febrero de 1814), pp. 305-307.

44 Buenos ejemplos de las dudas que El Procurador tiene sobre la prosecución limpia y regular del proceso son el artículo firmado por «El oficial retirado y sin sueldo» del 22 de febrero y el firmado por «El leguleyo» del 1 de marzo, El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 38, segunda época (22 de febrero de 1814), pp. 381-382 y El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 45, segunda época (1 de marzo de 1814), pp. 445-446 respectivamente.

45 El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 32, segunda época (16 de febrero de 1814), p. 322. Nótese que la tremenda revelación se fundamenta en supuestas «noticias», fuentes que el diario no cita. Bien es cierto que con posterioridad se hablará de un preso del diario que escribió sobre Audinot y firmaba como «Guillermo Xaramillo», El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 23, tercera época (23 de junio de 1814), p. 182. Acto seguido el Procurador se pregunta porqué estos ciudadanos han sido presos y por el contrario Argüelles, en el punto de mira de las declaraciones de Audinot, está en libertad, proyectando así la imagen de un gobierno represor, sólo atento a la protección de sus oscuros intereses y que con sus actos parece delatarse a sí mismo. La virulencia del diario contra Argüelles es significativa desde el inicio de la trama.

46 El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 32, segunda época (16 de febrero de 1814), p. 326.

47 Ver el número del 6 de febrero, la primera vez que El Procurador habla de Audinot, donde ya el diarista habla con tono vehemente de la necesidad de abordar con urgencia el asunto para salvar a la patria.

48 El mayor peligro del tratamiento que El Procurador y los demás periódicos reaccionarios dieron al tema radicó precisamente en ese constante intento de tensionar el ambiente y fracturar más a una sociedad ya bastante dividida y que se hallaba de hecho inmersa en una preguerra civil, cuya materialización efectiva tendría lugar a la muerte del rey en 1833, GIL NOVALES, Alberto, Prensa, guerra y revolución: los periódicos españoles durante la Guerra de la Independencia, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 2009, p. 29.

49 El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 36, segunda época (20 de febrero de 1814), p. 362. En el número del 19 de marzo se vuelve a sugerir algo parecido.

50 La Atalaya de La Mancha en Madrid, nº 63 (15 de febrero de 1814), pp. 502-503.

51 Semanario Cristiano-Político de Mallorca, nº 86 (10 de marzo de 1814), t. IV, pp. 45-49.

52 El Tío Tremenda, o Los Críticos del Malecón, nº 50 (sin fecha), p. 206.

53 El Tío Tremenda, o Los Críticos del Malecón, nº 50 (sin fecha), p. 206.

54 El Fiscal Patriótico de España, nº 38 (18 de febrero de 1814), p. 299.

55 El Fiscal Patriótico de España, nº 38 (18 de febrero de 1814), p. 300.

56 La publicación de cartas falsas fue un recurso habitual en toda la prensa del periodo, tanto liberal como servil, con el fin de desprestigiar al enemigo. Muchas veces toman la forma de epístolas casualmente interceptadas, en otras ocasiones son misivas anónimas enviadas a los periódicos para su publicación. El fin justificaba los medios, y publicar escritos falsos podía resultar extremadamente provechoso para dañar al enemigo, ya fuera éste las tropas de ocupación, la facción servil o la liberal. Un ejemplo serían los supuestos documentos secretos franceses, todos ellos falsos, que publicó el periódico liberal El Memorial militar y político del Ejército de la Izquierda para tratar de demostrar la incorporación de España al imperio francés, GIL NOVALES, Alberto, Prensa, guerra y revolución: los periódicos españoles durante la Guerra de la Independencia, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 2009, p. 27.

57   El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 33, segunda época (17 de febrero de 1814), p. 338.

58 García Herreros es seguramente el miembro del ejecutivo más criticado en la prensa servil por la gestión del asunto y su posible connivencia con los conspiradores, como se ve en los artículos del Procurador del 16, 18 y 21 de marzo, publicados poco después de las intensas sesiones parlamentarias de mediados de mes en las que se discutió sobre Audinot.

59 El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 39, segunda época (23 de febrero de 1814), pp. 385-392.

60 El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 42, segunda época (26 de febrero de 1814), pp. 413-421. Se trata de uno de los análisis del diario más exhaustivos sobre el asunto Audinot.

61 El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 43, segunda época (27 de febrero de 1814), pp. 425-431.

62 El Fiscal Patriótico de España, nº 40 (25 de febrero de 1814), pp. 314-315.

63 El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 44, segunda época (28 de febrero de 1814), p. 439.

64 Ello no es óbice para seguir publicando muchas reflexiones sobre el caso y algunas noticias falsas o «medias verdades», como el 17 de marzo, donde se airea un rumor según el cual Audinot está siendo trasladado a la prisión de Cádiz para así tenerlo los liberales más controlado, o el 31 de marzo, cuando el periódico habla de la supuesta detención en Badajoz de un cómplice de Audinot.

65 Apéndice a El Procurador General de la Nación y del Rey, n° 72, segunda época (28 de marzo de 1814), pp. 109-110.

66 El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 75, segunda época (31 de marzo de 1814), pp. 719-720.

67 Apéndice a El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 75, segunda época (31 de marzo de 1814), pp. 113-140.

68 Apéndice a El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 75, segunda época (31 de marzo de 1814), p. 138.

69 El Conciso, nº 74, segunda época (30 de marzo de 1814), p. 588.

70 El Conciso, nº 90, segunda época (15 de abril de 1814), p. 717. Sobre la vuelta de Fernando VII y las intenciones de Napoleón al respecto, ver la reciente obra de LA PARRA, Emilio, Fernando VII. Un rey deseado y detestado, Barcelona, Tusquets, 2018.

71 El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 131, segunda época (27 de mayo de 1814), p. 1180.

72 El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 23, tercera época (23 de junio de 1814), pp. 181-183.

73 Apéndice a El Procurador General de la Nación y del Rey, nº 30, tercera época (23 de junio de 1814), pp. 273-280.

74 Números del 7, 11, 14 y 21 de marzo.

75 El Fiscal Patriótico de España, nº 51 (4 de abril de 1814), p. 406.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Alejandro Bañón Pardo, « El asunto Audinot en la prensa absolutista: tergiversación de la información y manipulación de la opinión pública a principios del siglo XIX », El Argonauta español [En ligne], 16 | 2019, mis en ligne le 30 avril 2019, consulté le 21 août 2019. URL : http://journals.openedition.org/argonauta/3275 ; DOI : 10.4000/argonauta.3275

Haut de page

Auteur

Alejandro Bañón Pardo

Universidad Complutense de Madrid

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
El Argonauta español est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International

Haut de page
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo Université d’Aix-Marseille
  • Logo Centre national de la recherche scientifique
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals