Navigation – Plan du site
Livraison janvier: Varia

El Amigo de la Religión: el servil por la Constitución

Gérard Dufour

Résumés

Le rôle du clergé (avec l’énorme influence que leur donnaient la prédication et la confession) fut capital en matière de formation de l’opinion publique pendant le Trienio liberal. Aussi absolutistes et libéraux mirent tout en œuvre pour convaincre ces intermédiaires culturels privilégiés qu’étaient les prêtres d’embrasser leur cause et leur fournir des arguments décisifs pour convaincre les fidèles. C’est ainsi qu’apparurent des périodiques qui leur étaient spécialement destinés, comme El Amigo de la Religión auquel nous consacrons cet article. Après avoir examiné les conditions de sa création y la façon dont fut diffusée cette revue, on y analyse la manière toute particulière avec laquelle on utilisa le texte constitutionnel pour paralyser l’action des libéraux et comment un autre périodique de Barcelone, El verdadero amigo de la Religión tenta de faire pièce à son influence.

Haut de page

Texte intégral

Vida, muerte y resurrección efímera de un periódico

  • 1 GIL NOVALES, Alberto, Las Sociedades patrióticas (1820-1823). Las libertades de expresión y de reun (...)
  • 2 Portadas de los números 1 y 2.
  • 3 Los números 1-15 pueden consultarse en la Biblioteca virtual de prensa histórica del Ministerio de (...)

1El Amigo de la Religión vio la luz, en la semana del 21 al 27 de agosto de 18201. Impreso en el taller de la Viuda Pla, se presentó como un «periódico que sale cinco veces al mes, cuya suscripción (a 24 reales por trimestre) está abierta en Barcelona en la librería de José Sellent, plaza del Ángel n° 5 y en Gerona en la de Oliva, en Tortosa en la de Mariano Oliveres y en Tarragona, en la de Miguel de septiembre de Puigrubí»2. Y de hecho, se publicó con la mayor regularidad durante 56 semanas, hasta el 7 de septiembre de 1821 fecha en la que desapareció durante seis meses, volviendo a imprimirse seis cuadernos de febrero a marzo de 18223.

El Amigo de la Religión. Portada n° 16 (01/12/1820).

BNE: VE/1192/4

  • 4 El Amigo de la Religión, n° 16 (1 de diciembre de 1820), p. 43.
  • 5 El Amigo de la Religión, n° 27 (16 de febrero de 1821), p. 576.

2No fue obra de un solo hombre, sino de un grupo de redactores, que suponemos clérigos catalanes, y de los que lo ignoramos todo, a no ser que al menos uno de ellos estudió en la universidad de Cervera4. Pero lo cierto es que supieron manejarse bastante bien en el mundo de la edición puesto que, ya en la portada del número 3 pudieron anunciar que se recibían también suscripciones en Vich, en la librería de Felipe Tolosa, y en Manresa, en la de Martín Trullás. A partir del número 21 (enero de 1821), mejoraron la presentación, adornando la portada con una cita (en latín) de los Salmos, una frisa y un par de coronas. «Para que el periódico dé más lugar a la continuación de las prolijas materias que se publican y evitar el incómodo que causa a los lectores el truncar tantas veces los discursos que se insertan» dispusieron «los editores añadir medio pliego más en cada cuaderno». El semanario pasó así de 48 a 56 páginas (salvo excepciones). Y ello, sin cambio de precio. Aunque el aumento del tamaño de la revista se hizo efectivo desde el número 25, los redactores no anunciaron su decisión a los lectores sino dos semanas después, comunicándoles al mismo tiempo que la suscripción para el tercer trimestre (que empezaría con el número 29, que saldría el 2 de marzo) ya no se haría en la librería de José Sellent (que desapareció de la lista de distribuidores del periódico) sino en la imprenta de la viuda de Pla, administrada por Vicente Verdaguer, calle de Cotoners y que, desde entonces, El Amigo de la Religión se publicaría con periodicidad fija, cada viernes5.

El Amigo de la Religión. Portada n° 21 (05/01/1820).

BNE: VE/1192/4

  • 6 Hubo alguna equivocación en las fechas por parte de los editores puesto que, como hemos visto, anun (...)

3Sin embargo, los editores tuvieron dificultades de difusión de las que se quejaron varios lectores ante los cuales tuvieron que disculparse en el número 30 (publicado el 2 de marzo de 18216). Según se deduce de las explicaciones dadas por los redactores, los más de los ejemplares se repartían por distribuidores que también podían hacer las veces de recaudadores de las cantidades correspondientes a las suscripciones, y estaban aprovisionados por los libreros indicados en la contraportada de la revista. Los demás (por lo visto, una minoría) llegaban a sus destinatarios por correo y se podían también adquirir ejemplares sueltos en las citadas librerías, aunque este tipo de venta debió de ser rarísimo puesto que en ningún momento se precisó el precio de venta al número. Evidentemente, este tipo de distribución significaba que los libreros (que evidentemente no podían hacerse cargo de los gastos financieros que implicaba) podían contar con una red de individuos dispuestos a ponerse a su servicio gratis et pro Deo y no es mucho suponer que la habían hallado los redactores de El Amigo de la Religión en alguna orden religiosa (quizás la de la que ellos mismos formaban parte).

  • 7 El Amigo de la Religión, n° 30 (2 mars 1821), p. 52.
  • 8 El Amigo de la Religión, n° 31 (8 de marzo de 1821), p. 54.
  • 9 El Amigo de la Religión, n° 30 (2 de marzo de 1821), p. 52.

4Los redactores admitieron que había habido «mucha omisión en el cumplimiento de distribuir los números y enviar prestamente los pliegos»7. Pero negaron que fuera por culpa suya. Sin designarlos claramente, dejaban a entender que la culpa había sido de ciertos libreros y, de hecho, además del barcelonés José Sellent, del que ya habían anunciado un mes antes la sustitución por el administrador de la imprenta de la viuda de Pla, se separaron también de Mariano Oliveres, en Tortosa, que fue reemplazado por José Cid8. Asimismo, anunciaron que, en adelante, los ejemplares se distribuirían en Barcelona «sin falta el viernes, y al sábado se despacharía los pliegos a las demás ciudades en que esta[ba] abierta la suscripción» y que «si alguno de los señores suscriptores de fuera que lo recibía [El Amigo de la religión] por correo quisiera tomarlo a la ciudad más inmediata a su lugar podría avisarlo en la oficina de este periódico»9.

5Cuatro semanas después, en el número 34 (que salió el 6 de abril), no figuraba en la revista la viuda de Pla como impresora del periódico, sino Garriga y Aguavivas, junto a la Plaza de Regoní, que se vieron también encargados de recoger las suscripciones. Una semana antes, los redactores habían avisado a sus lectores de este cambio, afirmándoles que:

  • 10 El Amigo de la Religión, n° 33 (30 de marzo de 1821), pp. 214-215.

«Esta mutación de imprenta no debe causar la menor nota al honor, buena fama y hombría de bien del señor Verdaguer, administrador de la oficina de la viuda Pla de quien estamos enteramente satisfechos por el exacto cumplimiento en el encargo que hasta ahora ha tenido la impresión de dicho periódico. Circunstancias de economía a las que el dicho Verdaguer dijo no poder adherir nos han motivado a contratar con el mencionado librero»10.

6Las dificultades financieras que habían llevado a los redactores de El Amigo de la Religión a buscar un impresor más barato consistían sin duda en una pérdida de suscriptores que se intentó frenar por un cambio de la línea editorial y la tentativa, a partir de la segunda semana de abril de 1821 (número 36) de amenizar la revista introduciendo en ella dos géneros que no habían tenido cabida en ella hasta entonces: la poesía y los relatos o cartas de misioneros.

7Los nuevos impresores intentaron no cambiar nada al estilo de la publicación y tan solo un examen atento permite observar una ligera diferencia en la frisa que ornaba la portada. Los editores no aumentaron el precio de suscripción, que se quedó en 24 reales por trimestre y El Amigo de la Religión siguió saliendo cada viernes hasta el 7 de septiembre de 1821, con el número 56. Con toda evidencia, sus redactores no creían que deberían renunciar tan rápidamente a su publicación puesto que dos semanas antes habían avisado a sus lectores que

  • 11 El Amigo de la Religión, n° 54 (24 de agosto de 1821), p. 728.

«Los Señores que estén privados del Número 1° de este Periódico, y gusten tenerlo podrán avisar en la misma oficina de Aquasvivas que según sea el número de los que lo soliciten se reimprimirá»11.

8No estamos en condiciones, de momento, de aclarar las circunstancias que obligaron a los editores a abandonar la empresa. Pero no se puede descartar la hipótesis de que fue consecuencia de la epidemia de fiebre amarilla que asoló entonces la ciudad: no solo pudieron ser víctimas de ella tanto redactores, como empleados de la imprenta de Garriga y Aguasvivas, sino que el cordón sanitario que aisló la ciudad para intentar evitar el contagio hizo imposible toda difusión de la revista fuera de la capital catalana.

  • 12 GIL NOVALES, Alberto, Las Sociedades patrióticas…, op. cit., p. 989.
  • 13 El «Resumen del discurso de Proclo obispo de Cysiquea» (pp. 416-418) y «¿Cuál será hoy el estado de (...)

9El Amigo de la Religión volvió a publicarse seis meses después, en febrero de 1822, no sabemos si por los mismos redactores o no. El cuaderno que salió entonces llevó el número 57, como si no hubiera pasado nada, y fue anunciado en el Diario de Barcelona del 25 de febrero12. Se prosiguió la empresa como mínimo hasta la tercera semana de marzo de 1822, fecha en la que salió el número 62, que es el postrero de los que se conservan hoy día. ¿Fue el último en publicarse? Las malísimas condiciones de conservación de este periódico no nos permiten afirmarlo tajantemente. Máxime si tenemos en cuenta que los redactores no pensaban abandonar tan rápidamente la empresa porque dos de los artículos publicados esta semana llevaron la mención «se continuará»13. Pero lo cierto es que, a partir de esta fecha, no hemos vuelto a hallar alusiones a El Amigo de la Religión en los demás periódicos, y especialmente su mayor enemigo, El Diario constitucional de Barcelona, con lo cual podemos suponer que había desaparecido definitivamente en abril de 1822.

Un semanal religioso para clérigos

10El título de este periódico suponía (como el de tantos periódicos españoles del Trienio) una clara referencia al de un periódico francés, en su caso, la celebérrima revista ultrarrealista y ultramontana L’Ami de la Religion et du Roi, fundada en París en 1814 en cuanto Luis XVIII sustituyó a Napoleón en el trono. Pero llamaba la atención el que, contrariamente a su modelo, no se hiciera mención de la segunda parte del famoso díptico expresivo de la alianza del Altar y el Trono. Sus redactores insistían así –discreta, pero eficazmente- en el que su propósito era principal, o exclusivamente religioso. Y por cierto, la inmensa mayoría de sus páginas estuvieron consagradas a temas como teología moral, disciplina e historia eclesiástica, apologética y publicación de bulas y pastorales, en una palabra, todo lo que hacía el ordo docendi de un seminario tridentino.

  • 14 El Amigo de la Religión, n° 30 (2 de marzo de 1821), p. 53.

11Sus redactores pretendían efectivamente «instruir fundamentalmente al pueblo en la Religión y sus preceptos»14. Al menos, es lo que declararon puesto que el verso en latín de los Salmos que figuraba en la portada, las numerosas citas (sin traducir) de textos en este idioma que hallamos en El Amigo de la Religión, así como el carácter erudito de un sinnúmero de artículos no avalan esta afirmación. En realidad, el semanal no estaba destinado al vulgo, sino a sus pastores y era, por decirlo así, una revista profesional al uso del clero de las diócesis de Barcelona, Tarragona, Tortosa y Vich. Por supuesto, no se trataba de reforzar a estos clérigos y religiosos en su fe, sino en sus convicciones políticas. La cuestión era capital puesto que, en Cataluña como en todo el resto de España, el clero se había escindido en partidarios antagónicos del sistema constitucional y del absolutismo como evidencia la lectura del Diario constitucional de Barcelona, que no paró de alabar en sus páginas los méritos de los primeros y de denunciar los crímenes de los segundos. Nadie ignoraba que, dada la inmensa influencia que (entre la predicación y la confesión) el clero ejercía sobre la inmensa mayoría de los fieles, la adhesión al sistema constitucional o su rechazo dependía del lado a favor del cual se declararía la mayoría de sus miembros. Y los redactores de El Amigo de la Religión menos que nadie.

Un supuesto «amigo de la Constitución»

  • 15 El Amigo de la Religión, n° 5, p. 225.
  • 16 El Amigo de la Religión, n° 6 (9 de febrero de 1821), p. 515.
  • 17 El Amigo de la Religión, n° 11, p. 501.

12Asimismo, estaban persuadidos los redactores de El Amigo de la Religión de que «bien notorio era a todos el escandaloso abuso que se ha hecho por algunos de la libertad de imprenta, especialmente contra el Clero Seglar y Regular»15. Con lo cual, alzaron el grito contra los «liberales de pulmón viciado»16, pero lejos de criticar el nuevo sistema político, se presentaron como los «verdaderos amantes de la sabia Constitución que con el lleno de su voluntad habían jurado y quizás con más veracidad que muchos que por antonomasia se apellidan constitucionales»17. Refiriéndose sistemáticamente a los artículos 6, 7 y sobre todo 12 de la Constitución aprobada por las «sabias Cortes de España reunidas en Cádiz», y presentándose como acérrimos defensores de la carta magna, no dudaron en descalificar a cuantos se atrevían a poner en tela de juicio a cuantos se permitía criticar a la Iglesia y desear una reforma de la disciplina eclesiástica, calificándoles de anti-constitucionales. Y si no los denunciaban como tales ante los tribunales, era únicamente (según pretendían) por pura caridad cristiana como dijeron en esta diatriba :

  • 18 El Amigo de la Religión, n° 19 (22 de diciembre 1821), pp. 173-174.

«Tengan pues entendido los editores del Constitucional que si el carácter de la Religión cristiana no fuese la moderación, la sencillez, la caridad, y si esta no mandase amar aun a los enemigos, habríamos entablado ya contra los editores del Constitucional (mejor lo llamaríamos anti-constitucional según los artículos 6, 7 y 12 de nuestra Constitución) la acusación ante Tribunal competente a fin de que aprendiesen a dirigir y moderar su pluma»18.

  • 19 GIL NOVALES, Alberto, Las Sociedades patrióticas…, , op. cit., p. 997.

13Por supuesto, todo ello era retórica pura, y los redactores de El Amigo de la Religión se quitaron la máscara cuando, en el número 52 (10 de agosto de 1821), publicaron –sin ningún tipo de justificación- un artículo titulado «Panegírico de la exaltación» sacado del afrancesado Censor «periódico que sale en Madrid», y como lo calificó Alberto Gil Novales, «uno de los principales órganos de la contrarrevolución»19:

  • 20 El Amigo de la Religión, n° 52 (10 de agosto de 1821), pp. 599-600.

«¡oh sapientísimo Mahoma, cuán lejos estarías tú de presumir que al cabo de 12 siglos había de haber quien resucitase tu doctrina! había de haber quien resucitase tu doctrina de todas las edades en que reine la exaltación. ¿Quién duda de que si el guerrero Omar se hubiese metido a periodista, como se meten otros, no hubiera aumentado la celebridad de su nombre con unos cuantos artículos sobre exaltados más aún que con el incendio de la famosa biblioteca? Osmar era un exaltado muy de bien, y por consiguiente poseía en alto grado todas las calidades que nuestro periodista celebra en los exaltados del día. El amaba en furor todo lo que le tenía cuenta, lo mismo que nosotros amamos desesperadamente cuanto puede aumentar nuestro peculio. El gustaba de mandar en nombre de Dios y del profeta, sin permitir que se discutiese lo mandado, y nosotros mandamos en nombre del martillo que es una autoridad poco menos respetable»20.

La presencia de una ausencia

  • 21 El Amigo de la Religión, n° 17 (8 de diciembre de 1820), p. 79.

14Pese a lo que sugería su título y a las declaraciones de sus redactores, El Amigo de la Religión no fue, pues, ni un periódico exclusivamente dedicado a temas religiosos, ni una de las (pocas) publicaciones que quisieron compaginar catolicismo y liberalismo. En cambio, quisieron subordinar lo político a lo religioso, como manifiesta, por el orden de enumeración de los conceptos, el lema que propusieron en el número 17 de su revista: «Religión, Constitución, Unión»21 o esta declaración en la que manifestaban la subordinación a la Iglesia que exigían de los políticos a cambio de los servicios que podía prestarles en materia de mantenimiento del orden público y acatamiento de las leyes:

  • 22 El Amigo de la Religión, n° 35 (8 de abril de 1821), p. 288.

«En vano nos desvelaremos los Ministros de Jesucristo, en vano recomendaremos la obediencia a las leyes, y en vano predicaremos la paz. Mientras los papeles públicos contraríen nuestros trabajos, adelantaremos muy poco»22.

  • 23 El Amigo de la Religión, n° 16 (1 de diciembre de 1820), p. 35.
  • 24 El Amigo de la Religión, nos 1, p. 14; 3, p. 114; 11, pp. 486 y 501; 14, p. 639; 16, p. 36; 17, p.  (...)

15Por supuesto, los editores de la revista no fueron los únicos en utilizar el sofisma que hacía de los liberales unos «reos de lesa Constitución»23. Pero fueron de los primeros en hacerlo y sobre todo, lo hicieron de forma excepcionalmente insistente, puesto que lo hallamos en nada menos que 12 ocasiones en los 62 cuadernos publicados (salvo omisión nuestra)24.

  • 25 El Amigo de la Religión, n° 3, p. 119.
  • 26 El Amigo de la Religión, n° 1, pp. 16-40.
  • 27 El Amigo de la Religión, n° 27 (16 de febrero de 1821), pp. 571-575 y n° 28, pp. 577-615.
  • 28 El Amigo de la Religión, n° 31(8 de marzo de 1821), pp. 55-75.
  • 29 El Amigo de la Religión, n° 37 (22 de abril de 1821), p. 290.

16Seguían así las huellas del arzobispo de Valencia Fr. Veremundo Arias Tejero, quien en una pastoral del 31 de julio de 1820 (publicada, dada su «importancia» en el primer número de la revista y redactada, según el Diario Constitucional de Barcelona, con «malicia solapada»25) había conseguido la proeza de exonerar a los sacerdotes de la obligación que les hacía la Constitución de explicar sus artículos desde el púlpito utilizando el propio texto de la carta magna26. Esta fue una de las tres pastorales publicadas en El Amigo de la Religión que dio también cabida a la del 18 de diciembre de 1820 del obispo de Tortosa Manuel Ros Medrano27, y a la del 15 de enero del año siguiente del de Gerona, Juan Miguel Pérez González28, así como a un escrito de un trinitario descalzo, Ramón de Jesús, para el cual el de prelado de Vich, Ramón Strauch Vidal, había dado el imprimatur29.

  • 30 Diario de Barcelona, 17 de abril de 1820, pp. 138-139.
  • 31 «Discursos religiosos sobre la exhortación pastoral que ha dirigido a sus diocesanos el Ilm. Sr. Ob (...)

17En cambio, los redactores de El Amigo de la Religión no juzgaron útil publicar o siquiera referirse a las pastorales que el obispo del que dependían, el de Barcelona, Pablo Sichar, firmó el 2 de abril y el 21 de noviembre de 1820, con gran satisfacción del Diario Constitucional de Barcelona, que reprodujo la primera, –con los mayores elogios–30, y publicó, bajo la pluma de A. Guillén de Mazón, ditirámbicos y prolijos comentarios a la segunda31.

  • 32 Diario de Barcelona, 12 de diciembre de 1820, n° 279, p. 4.

18Esta «presencia de una ausencia» (como decía el poeta Pedro Salinas), llama poderosamente la atención. Revela la total independencia (por no decir insubordinación) de los redactores de El Amigo de la Religión con respecto a un superior jerárquico que, por cierto, aunque fue arrestado y deportado a las islas Baleares por servil en abril de 1821, en 1820 se merecía todavía, por parte de los liberales, el calificativo de «digno prelado»32 por condenar clara y reiteradamente a los eclesiásticos que manifestaban su desacato la Constitución.

Polémica con el Diario Constitucional de Barcelona

  • 33 Citado por Alberto GIL NOVALES, Diccionario biográfico de España (1808-1833). De los orígenes del l (...)

19Pese a su aparente acatamiento estricto de la carta magna, los editores de El Amigo de la religión se alinearon pues, con los prelados que manifestaron abiertamente su oposición al nuevo régimen, como el arzobispo de Valencia, «servil, servil y más servil» como lo calificó Lebrun33, que se vio obligado por el gobierno a exiliarse a Francia en noviembre de 1820 por su actitud sistemáticamente anticonstitucional, o el obispo de Vich, que pagó con su vida el 16 de abril de 1823 su oposición al liberalismo.

  • 34 Véase Gérard DUFOUR, «Política y religión en el Diario Constitucional de Barcelona (13 de marzo de (...)

20El carácter antirrevolucionario de la revista (tanto más peligrosa que se destinaba a los eclesiásticos, o sea individuos en manos de los cuales estaba el poder de formar la opinión pública desde el púlpito o en el confesionario) alarmó sobremanera a los liberales, y especialmente a los exaltados, de Barcelona que no se privaron de atacarla en el Diario constitucional de la ciudad, fundado por el librero e impresor Juan Dorca el 13 de marzo de 182034. Así, el 1 de diciembre de 1820, un tal B. M. publicó en este periódico cuyo lema era «Constitución o muerte», una impugnación de un artículo que había salido en el número 12 de El Amigo de la Religión. El diferente llevaba sobre la primacía o no del Pontífice romano sobre los demás obispos, un tema importante de cara a las reformas que pretendían introducir los liberales en las relaciones con Roma. Pero todo se redujo a una prolija glosa de un texto de San Cipriano que redujo la polémica a una disputa teológica al estilo de las que se daban en los seminarios.

21Pocos días después (el 9 de diciembre de 1820), el mismo B. M. volvió a manifestar su disconformidad con la interpretación que daban los redactores de El Amigo de la Religión de la representación de Osio al emperador Constantino respecto a inmunidades eclesiástica. El colaborador del Diario Constitucional de Barcelona no se mostró nada agresivo. Todo lo contrario puesto que empezó afirmando que «no conocía al autor de este Periódico semanario de Barcelona; pero no dudaba era buena su intensión, pues no tenía motivo para creer lo contrario». Así que se contentó con disertar de forma aún más prolija que en su intervención anterior, sobre las inexactitudes o errores que contenía el texto que pretendía refutar.

  • 35 Guía de Forasteros en Barcelona para el año 1820, en la imprenta de Dorca, pp. 145 y 245; y Guía de (...)
  • 36 LEÓN NAVARRO, Vicente, La pasión por la libertad. Miguel Cortés y López (1777-1854), Generalitat Va (...)

22Desconocemos la identidad del que firmó con las iniciales B. M. estos artículos publicados en El Diario Constitucional de Barcelona en contra de El Amigo de la Religión y no descartamos que la identificación de su autor podría proporcionarnos alguna sorpresa. En efecto, llama la atención que no fue A. Guillén de Mazón, redactor del periódico de Dorca, presbítero que había tenido que refugiarse en Francia por afrancesado antiguo, admirador de «nuestro Llorente» y del «prodigioso Marchena», que solía hacerse cargo de los artículos relativos a la religión y a la Iglesia publicados en su revista. Por supuesto, no ignoramos (incluso por experiencia personal) que las iniciales que aparecen al final de un texto no siempre se corresponden con los nombres y apellidos del interesado. Pero, de ser el caso en esta circunstancia, solo hemos encontrado en la Guía del estado eclesiástico seglar y regular en España… de 1820 y en la Guía de Forasteros en Barcelona para el año 1821 a dos eclesiásticos que hubieran podido firmar «B. M.»: Fr. Buenaventura Mestres, bibliotecario del convento de Padres Menores de San Francisco de Asis, y Buenaventura Masmitjá, arcediano de Llobregat en el cabildo catedralicio de Barcelona35. No sabemos mucho sobre este último personaje, sino que, en 1814, en colaboración con el general Elío, actuó de manera especialmente abyecta con Miguel Cortés y López al que quería hacer condenar por la Inquisición36. De ser él (lo que, de momento es mera hipótesis) quien tomó la pluma para rebatir en el Diario Constitucional de Barcelona en el Diario Constitucional de Barcelona las tesis expresadas en El Amigo de la Religión, solo cabría pensar que, en 1820, este clérigo tan reacio a las ideas nuevas quiso hacer alarde de un liberalismo que, en el fondo, aborrecía.

  • 37 Diario Constitucional de Barcelona, 9 de diciembre de 1820 (n° 270), p. 4 y 10 de diciembre (n° 271 (...)

23Fuera lo que fuese, el autor de las impugnaciones al Amigo de la Religión, hizo muy poco favor a la causa liberal y al periódico que acogió sus disertaciones. En efecto, sus escritos llamaron la atención del público sobre una revista que, sin ellos, hubiera pasado desapercibida y es más que dudoso que los lectores del Diario Constitucional de Barcelona apreciaran ver su periódico transformado en gran parte (hasta la mitad del número del 12 de diciembre) en manual de disciplina eclesiástica37. Por ello, sin duda los redactores del diario de Dorca no siguieron por este camino y dejaron de polemizar con El Amigo de la Religión al que ni siquiera volvieron a citar, a no ser cuando, el 31 de marzo de 1821, anunciaron en estos términos la aparición en la ciudad condal de El Verdadero Amigo de la Religión:

  • 38 Diario Constitucional de Barcelona, 31 de marzo de 1821, pp. 3-4.

«Les deseamos [a sus redactores] el éxito más feliz, persuadidos como estamos de la importancia de semejante empresa en Barcelona sobre todo, en que otro Periódico casi del mismo nombre había ya hecho una brecha mortal a una causa tan santa, por las inexactitudes, falta de crítica, ningún buen gusto, menos moderación y aún doctrinas sediciosísimas en que abundara»38.

24Así que los redactores del Diario Constitucional de Barcelona abandonaron a sus colegas de El Verdadero amigo de la Religión el rebatir los ataques contra la reforma eclesiástica que propugnaban los liberales lanzados desde el que tan solo era El Amigo de la Religión. Pero no lo hicieron con mucho éxito puesto que tres meses después, no más, en el número del 6 de julio de 1821 del Diario Constitucional de Barcelona, se pudo leer el «susurro» siguiente, firmado «G.» (sin duda, Guillén de Mazón») :

  • 39 Diario Constitucional de Barcelona, 6 de julio de 1821, p. 3.

«El Verdadero Amigo de la Religión, Periódico que se publicaba en esta capital… resquiescat in pace. ¿Por qué los Redactores no daban un poquito más de interés a unas materias, que son tan susceptibles de él? Y es verdaderamente una lástima, porque los sentimientos y principios de los Redentores eran de hombres ilustrados y conformes al título del Periódico»39.

Haut de page

Notes

1 GIL NOVALES, Alberto, Las Sociedades patrióticas (1820-1823). Las libertades de expresión y de reunión en el origen de los partidos políticos, Madrid, Editorial Tecnos, 1975, p. 982, indica que el primer número de El Amigo de la Religión salió en abril o mayo de 1820, y la ficha de presentación que acompaña los números publicados por la Hemeroteca digital de la Biblioteca Nacional de España afirma que fue en mayo. En realidad, el número 15 de esta revista se publicó el miércoles 29 de noviembre de 1820 (El Amigo de la Religión, n° 14, p. 640), con lo cual podemos deducir (dado el ritmo de publicación de este periódico) la del primero.

2 Portadas de los números 1 y 2.

3 Los números 1-15 pueden consultarse en la Biblioteca virtual de prensa histórica del Ministerio de Cultura, Educación y Deporte (que da erróneamente, como fecha de publicación el año de 1837, y los meses de enero a abril) que los digitalizó a partir de los ejemplares conservados en la Biblioteca General de Navarra; los números 16-54 pueden leerse en la Hemeroteca digital de la Biblioteca Nacional de España. Estas colecciones deben completarse con los números 55-62 conservados en la Hemeroteca Municipal de Madrid que también tiene en su posesión: en cuatro tomos encuadernados, los n°s 4, 5, 6 y 8; los n°s 9, 10, 12, 13 y 14; los nos 16 y 17 y, los nos 22, 123 y 30. Conserva asimismo, en una carpeta los nos siguientes (no encuadernados): 7, 11, 15, 55-62.

4 El Amigo de la Religión, n° 16 (1 de diciembre de 1820), p. 43.

5 El Amigo de la Religión, n° 27 (16 de febrero de 1821), p. 576.

6 Hubo alguna equivocación en las fechas por parte de los editores puesto que, como hemos visto, anunció que el n° 29 saldría el 2 de marzo de 1821, y en realidad salió, como indicado en la portada, durante la última semana de febrero de este año y el n° 30 se presentó como el primero cuaderno de marzo.

7 El Amigo de la Religión, n° 30 (2 mars 1821), p. 52.

8 El Amigo de la Religión, n° 31 (8 de marzo de 1821), p. 54.

9 El Amigo de la Religión, n° 30 (2 de marzo de 1821), p. 52.

10 El Amigo de la Religión, n° 33 (30 de marzo de 1821), pp. 214-215.

11 El Amigo de la Religión, n° 54 (24 de agosto de 1821), p. 728.

12 GIL NOVALES, Alberto, Las Sociedades patrióticas…, op. cit., p. 989.

13 El «Resumen del discurso de Proclo obispo de Cysiquea» (pp. 416-418) y «¿Cuál será hoy el estado de la sociedad si el cristianismo no hubiera aparecido sobre la tierra?» (pp. 434-448).

14 El Amigo de la Religión, n° 30 (2 de marzo de 1821), p. 53.

15 El Amigo de la Religión, n° 5, p. 225.

16 El Amigo de la Religión, n° 6 (9 de febrero de 1821), p. 515.

17 El Amigo de la Religión, n° 11, p. 501.

18 El Amigo de la Religión, n° 19 (22 de diciembre 1821), pp. 173-174.

19 GIL NOVALES, Alberto, Las Sociedades patrióticas…, , op. cit., p. 997.

20 El Amigo de la Religión, n° 52 (10 de agosto de 1821), pp. 599-600.

21 El Amigo de la Religión, n° 17 (8 de diciembre de 1820), p. 79.

22 El Amigo de la Religión, n° 35 (8 de abril de 1821), p. 288.

23 El Amigo de la Religión, n° 16 (1 de diciembre de 1820), p. 35.

24 El Amigo de la Religión, nos 1, p. 14; 3, p. 114; 11, pp. 486 y 501; 14, p. 639; 16, p. 36; 17, p. 74; 19, p. 173; 29, p. 665; 35, p. 289 y 49, pp. 422 y 424.

25 El Amigo de la Religión, n° 3, p. 119.

26 El Amigo de la Religión, n° 1, pp. 16-40.

27 El Amigo de la Religión, n° 27 (16 de febrero de 1821), pp. 571-575 y n° 28, pp. 577-615.

28 El Amigo de la Religión, n° 31(8 de marzo de 1821), pp. 55-75.

29 El Amigo de la Religión, n° 37 (22 de abril de 1821), p. 290.

30 Diario de Barcelona, 17 de abril de 1820, pp. 138-139.

31 «Discursos religiosos sobre la exhortación pastoral que ha dirigido a sus diocesanos el Ilm. Sr. Obispo de Barcelona con fecha del 21 de noviembre de 1820», Diario de Barcelona, 23 de diciembre de 1820, n° 283, pp. 2-4; 29 de diciembre de 1820, n° 289; pp. 1-3 y 8 de enero de 1821, n° 8, pp. 1-4.

32 Diario de Barcelona, 12 de diciembre de 1820, n° 279, p. 4.

33 Citado por Alberto GIL NOVALES, Diccionario biográfico de España (1808-1833). De los orígenes del liberalismo a la reacción absolutista, Madrid, Fundación MAFPRE, 2010, I, p. 242.

34 Véase Gérard DUFOUR, «Política y religión en el Diario Constitucional de Barcelona (13 de marzo de 1820 – 31 de octubre de 1823) », en Rafael SERRANO GARCÍA, Ángel de PRADO MOURA, Elisabel LARRIBA (eds.), Dimensiones religiosas de la Europa del Sur (1800-1875), Ediciones Universidad de Valladolid, pp. 33-64.

35 Guía de Forasteros en Barcelona para el año 1820, en la imprenta de Dorca, pp. 145 y 245; y Guía del estado eclesiástico seglar y regular en España en particular y de toda la Iglesia Católica en general para el año de 1820, [Madrid], por Don Julián de Haedo y don Mariano de Ereutín, p. 284 (para Masmitjá).

36 LEÓN NAVARRO, Vicente, La pasión por la libertad. Miguel Cortés y López (1777-1854), Generalitat Valenciana, 2003, pp. 64-71.

37 Diario Constitucional de Barcelona, 9 de diciembre de 1820 (n° 270), p. 4 y 10 de diciembre (n° 271), pp. 3-4.

38 Diario Constitucional de Barcelona, 31 de marzo de 1821, pp. 3-4.

39 Diario Constitucional de Barcelona, 6 de julio de 1821, p. 3.

Haut de page

Table des illustrations

Légende El Amigo de la Religión. Portada n° 16 (01/12/1820).
Crédits BNE: VE/1192/4
URL http://journals.openedition.org/argonauta/docannexe/image/3443/img-1.jpg
Fichier image/, 89k
Légende El Amigo de la Religión. Portada n° 21 (05/01/1820).
Crédits BNE: VE/1192/4
URL http://journals.openedition.org/argonauta/docannexe/image/3443/img-2.jpg
Fichier image/, 107k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Gérard Dufour, « El Amigo de la Religión: el servil por la Constitución », El Argonauta español [En ligne], 16 | 2019, mis en ligne le 30 avril 2019, consulté le 21 août 2019. URL : http://journals.openedition.org/argonauta/3443 ; DOI : 10.4000/argonauta.3443

Haut de page

Auteur

Gérard Dufour

Aix Marseille Univ, CNRS, TELEMMe, Aix-en-Provence, France

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
El Argonauta español est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International

Haut de page
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo Université d’Aix-Marseille
  • Logo Centre national de la recherche scientifique
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals