Navigation – Plan du site
Livaison juin : La crisis de la prensa diaria en España 2008-2018

Rutinas profesionales en las redacciones en crisis de los diarios españoles 2008-2018. Caso de estudio: El Mundo del siglo XXI de Madrid (Unidad Editorial)

Mario F. Benito Cabello et Pedro Pérez Cuadrado

Résumés

Cette étude aborde la question du changement de ce que l’on appelle les routines professionnelles dans les rédactions des quotidiens, causé par la stratégie d’entreprise adoptée pour faire face à la confluence de la crise économique globale de 2008 et de la crise structurelle des médias imprimés. À partir du cas du quotidien El Mundo del Siglo XXI de Madrid, édité par Unidad Editorial, nous analyserons en détail les données de facturation, de diffusion et leur impact sur le nombre d’employés sur la période 2008-2018, ainsi que les actions menées par ce groupe de communication (El Mundo, Marca, Expansión, Telva, Actualidad Económica, etc.), tant en matière de frais, de réduction des éditions locales, du personnel et des salaires, que d’une réorganisation permettant la création de contenus avec bien moins de journalistes («aires transversales», simplification du graphisme et utilisation de modèles de page); que pour les recettes («Digital first»), en tentant de favoriser l’augmentation de la publicité numérique afin de compenser de la sorte la chute de la publicité conventionnelles et la baisse sensible des ventes dans les kiosques.

Haut de page

Texte intégral

I - Introducción

  • 1 En especial por la denominada Web 2.0, término hecho popular por Tim O’Reilly en torno al año 2004 (...)
  • 2 SALAVERRÍA, Ramón, Cibermedios: el impacto de Internet en los medios de comunicación en España. Com (...)

1La transformación del modelo de negocio en los medios de comunicación impresos, la denominada en el sector «crisis del papel», acelerada en los últimos años por el crecimiento exponencial de Internet1 y las formas de acceder a la Web a través de dispositivos móviles (tabletas y, sobre todo, teléfonos inteligentes), así como el aumento del número de páginas webs informativas (tanto de medios de comunicación nativos digitales como paradójicamente de las versiones online de los propios medios impresos)2 ha tenido como una de sus consecuencias la transformación también en los propios procesos de producción, elaboración y difusión de las noticias. Uno de los aspectos centrales de las denominadas rutinas profesionales, protocolos no escritos, estándares profesionales que rigen la producción de noticias y que para Ortega y Humanes constituyen «la mentalidad dominante entre los periodistas», más que un conjunto de reglas establecidas con «criterios empíricos o mediante conceptos y nociones que exigen argumentos razonados»:

  • 3 ORTEGA, Félix y HUMANES, María Luisa, Algo más que periodistas. Sociología de una profesión, 2000, (...)

«Ante la ausencia de reglas culturales objetivadas y contrastadas en un campo específico, son las rutinas (que no son reglas de producir conocimiento, sino rituales interactivos) establecidas por los periodistas y su particular manera de percibir la realidad las que se erigen en principios incuestionables»3.

2En el ámbito académico, las investigaciones centradas en los medios digitales periodísticos pueden diversificarse según Ramón Salaverría en cuatro grandes apartados, uno de los cuales es, precisamente, el de «convergencia multimedia y la evolución en las rutinas profesionales de los periodistas»:

  • 4 SALAVERRÍA, Ramón, «Digital journalism: 25 years of research. Review article», El profesional de la (...)

«Al margen de las investigaciones estrictamente tecnológicas, otra área que ha concitado el interés de los investigadores es la de la convergencia multimedia y la evolución en las rutinas profesionales de los periodistas. Con un enfoque inspirado en la sociología de las organizaciones, estos estudios han explorado el cambio interno vivido por los medios y por sus profesionales: cómo han evolucionado los espacios de trabajo, los perfiles de los periodistas, las dinámicas de toma de decisiones, así como la relación con las fuentes y con el público»4.

  • 5 IGARTUA, Juan José y HUMANES, María Luisa, Teoría e investigación en comunicación social, Madrid, S (...)

3Las rutinas profesionales, como ámbito de estudio en las ciencias sociales y el periodismo, forman parte de las teorías de la comunicación que se centran en los emisores5, y están encuadrados dentro de lo que desde los análisis anglosajones se ha denominado Newsmaking. Para Igartua y Humanes la «cultura profesional» de los periodistas sirve para legitimar la labor periodística frente al poder político, económico, académico, etc. y, también, frente al público al que se dirigen. Esta cultura profesional, de la que forman parte indispensable las rutinas profesionales, establece de una forma tácita más que explícita los criterios de relevancia que aplican los profesionales de los medios de comunicación cuando deben seleccionar qué acontecimientos de la realidad serán noticia:

  • 6 Ibid., p. 134.

«La sociología de los emisores de la comunicación de masas ha centrado una buena parte de la investigación en los criterios de producción de mensajes a través de las tareas de seleccionar, jerarquizar y encuadrar la realidad»6.

  • 7 RETEGUI, Lorena, «La construcción de la noticia desde el lugar del emisor. Una revisión del news­ma (...)

4Una de las premisas fundamentales de las teorías de la comunicación centradas en los emisores es la de que los medios no reflejan sino que construyen la realidad social. Las noticias no son un espejo de lo que acontece sino una construcción en la que interviene como un factor destacado las rutinas profesionales7.

  • 8 FISHMAN, Mark, La fabricación de la noticia, Buenos Aires, Tres Tiempos, 1983.
  • 9 TUCHMAN, Gaye, La producción de la noticia. Estudio sobre la construcción de la realidad, Gustavo G (...)

5Entre los estudios pioneros de las rutinas profesionales hay que mencionar el de Fishman (1976). En su trabajo La fabricación de la noticia (1983)8, establece que las noticias tal y como llegan al público son el resultado de los métodos de trabajo en las redacciones. Como referencia indiscutible está el trabajo casi coetáneo de la socióloga norteamericana Gaye Tuchman, publicado en 1978 en Estados Unidos y traducido en 1983 al castellano con el nombre de La producción de la noticia9. Su investigación llevada a cabo a finales de la década de los 60 del siglo pasado combinó una observación participante en dos periódicos y en la sala de prensa del Ayuntamiento de Nueva York, junto con entrevistas en profundidad a periodistas y editores.

  • 10 RETEGUI, op. cit., p. 108.

«Esta socióloga demostró que los hechos se convierten en noticias mediante las rutinas y los procesos de trabajo que siguen los periodistas en el marco de una organización informativa. También probó que esa organización de las redacciones había impuesto un ritmo de trabajo que incidía en tres campos concretos: el espacio, el tiempo y las fuentes, y que ello influía en el temario de un medio»10.

  • 11 GOLDING, Peter y ELLIOT, Philip, Making the News, London, Longman, 1979.
  • 12 ALSINA, Rodrigo, La construcción de la noticia, Barcelona, Paidós, 1989.
  • 13 LÓPEZ, Manuel, Cómo se fabrican las noticias. Fuentes, selección y planificación, Barcelona, Paidós (...)

6Del trabajo casi fundacional de Tuchman se puede concluir que las rutinas profesionales determinan el contenido de las informaciones y, por tanto, un cambio en las primeras afectaría y provocaría un cambio en los contenidos. Además de Tuchman, se puede mencionar a Golding y Elliot (Making de News, 1979)11, quienes estudiaron el papel que desempeña la organización del trabajo en las redacciones y su relación con las rutinas profesionales; Rodrigo Alsina (La construcción de la noticia, 1989)12 o Manuel López (Cómo se fabrican las noticias, 1995)13, autores que coinciden en los análisis sobre las rutinas profesionales y su relación con los contenidos informativos.

  • 14 ROST, Alejandro y BERGUERO, Fabián (eds.), Periodismo en contextos de convergencia, Publifadecs, Ge (...)
  • 15 BOCZKOWSKI, Pablo J., News at work: Imitation in an age of information abundance, University of Chi (...)

7Es interesante reseñar también el análisis que llevaron a cabo Alejandro Rost y Fabián Bergero en 201214 con entrevistas a editores y periodistas de diarios argentinos y españoles, ya que abordan cómo están afectando los cambios en las redacciones en lo relativo a la organización del trabajo (rutinas profesionales, pues) en «contextos de convergencia» de redacciones, es decir de secciones que elaboran información para la edición impresa junto con quienes la elaboran para la página web del medio. También Pablo Boczkowski en News at Work (2010)15 analizó las transformaciones de las rutinas profesionales en el diario argentino La Nación debidas a las nuevas prácticas tecnológicas a las que se enfrentaron los periodistas para editar su página web.

  • 16 ROSE, Sergio y HUMANES, María Luisa, «Conflictos en los roles profesionales de los periodistas en E (...)
  • 17 HUMANES, María Luisa, «Evolución de roles y actitudes. Cultura y modelos profesionales del periodis (...)

8Para estudiar los roles de los periodistas, entendidos como «el conjunto de ideales individuales con que los periodistas definen y legitiman sus funciones en la sociedad»16, María Luisa Humanes agrega el estudio de las rutinas profesionales como una variable más en un trabajo de 200317: «El nivel de organización incluye la investigación de las funciones-clave y las personas que las realizan en las redacciones, los objetivos y cómo se llevan a cabo». Es interesante destacar cómo en el citado trabajo posterior de 2019 (nota 16), Rose y Humanes incluyen los efectos de la crisis en las rutinas profesionales y, consiguientemente, en los roles que estudian en una investigación cuantitativa con una encuesta a 122 periodistas de cuatro diarios españoles (El Mundo, La Razón, El País y ABC), llevada a cabo entre 2015 y 2016. «El sistema de prensa español», escriben estos investigadores, «es proclive al conflicto de roles profesionales entre periodistas y los diarios en que trabajan, especialmente en un contexto de crisis política y económica». Entre los datos de su estudio, figura que en estos años de crisis económica los roles y rutinas profesionales de los periodistas españoles se han modificado incrementándose las presiones de los distintos poderes así como también hacia una mayor obligación de incluir «entretenimiento» en su trabajo periodístico (infotaintment). Posiblemente, por la presión del medio digital y la necesidad de conseguir clics en las páginas webs de los medios, añadimos nosotros. Como bien sintetizan González Díez y Pérez Cuadrado:

  • 18 GONZÁLEZ DÍEZ, Laura y PÉREZ CUADRADO, Pedro, «De la digitalización a la convergencia: los cambios (...)

«Internet ha modificado las rutinas profesionales en el periodismo actual y, concretamente, quienes participan de ellas se verán obligados a, primero, relacionarse en un nuevo espacio y, después, a aprender los nuevos lenguajes de los medios que convergen en la red»18.

  • 19 ORIHUELA, José Luis, Los medios después de Internet, Barcelona, Editorial UOC (Universitat Oberta d (...)
  • 20 MASIP, Pere, «Presencia y uso de Internet en las redacciones. Periodistas, rutinas profesionales y (...)
  • 21 MASIP, Pere, «Presencia y uso de Internet en las redacciones catalanas», ZER, n° 14 (2004), pp. 29- (...)

9Sobre los cambios producidos por la digitalización en los medios de comunicación es necesario mencionar el trabajo de investigadores como José Luis Orihuela (2017)19, o Pere Masip, en cuya tesis doctoral (2005)20 y en varios artículos aborda precisamente el cambio en las rutinas profesionales de los periodistas en relación con la tecnología y con Internet. En estos trabajos analiza de forma cuantitativa y cualitativa tres medios de comunicación catalanes: el periódico La Vanguardia, Catalunya Radio y Televisión de Catalunya, llegando a la conclusión de que «el uso de Internet está absolutamente integrado en las rutinas profesionales de las redacciones de los medios catalanes»21. También López Hidalgo y Mellado Ruiz son tajantes sobre el cambio que supone para el periodismo y para los periodistas el nuevo entorno digital en el que se ha transformado el sector, y aunque comparten el punto de vista mayoritario en la literatura científica sobre las ventajas de esta transformación digital, abordan de manera central en su análisis algunos de sus problemas como la precariedad laboral que está ocasionando y el consiguiente impacto que puede suponer en la calidad y credibilidad de las informaciones, motivos por el los cuales proponen «redefinir el perfil profesional» de los periodistas:

  • 22 LÓPEZ HIDALGO, Antonio y MELLADO RUIZ, Claudia, «Periodistas atrapados en la Red: rutinas de trabaj (...)

«Las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (NTIC) han obligado al periodista tradicional a una forma diametralmente distinta de hacer periodismo (…) Los diarios digitales también han mostrado un nuevo modo de hacer periodismo, hasta el punto de que han modificado las rutinas de trabajo de los profesionales y no precisamente en beneficio de los profesionales ni de la calidad de las informaciones»22.

  • 23 «Pantallas que martirizan a los periodistas con datos en tiempo real», según publica en Twitter (17 (...)
  • 24 SALAVERRÍA, Ramón, Cibermedios: el impacto de Internet en los medios de comunicación en España, Sev (...)

10Además de los recortes presupuestarios, materializados en la supresión de delegaciones y sus ediciones locales, unidas a despidos colectivos y bajadas salariales, los periodistas de estos medios impresos trabajan con mucha presión en redacciones equipadas ahora con pantallas en las que se muestra al instante el número de visitas de sus artículos en la web (cómo suben, bajan o son superados por el artículo de un compañero)23 y, además, se han visto en la necesidad de crear cuentas en las redes sociales (Twitter y Facebook fundamentalmente) para vender directamente a través de ellas su trabajo como una rutina profesional más, añadida a su labor anterior de búsqueda, edición y publicación de material informativo. La estrategia de la empresa periodística del caso analizado, Unidad Editorial, editora del diario El Mundo del Siglo XXI de Madrid, consistió en una serie de actuaciones para afrontar la crisis (la última de ellas puesta en práctica este mismo mes de junio de 2019, como detallaremos) basadas en el plan denominado «Digital First», que potencia la «transformación digital»24 y que supone la mencionada y consiguiente modificación de las rutinas profesionales para incrementar el tráfico de sus páginas web con el objetivo de conseguir así más publicidad digital que compense la caída de la publicidad tradicional y de las ventas en el quiosco. Además, este grupo de comunicación puso en marcha desde 2016 las denominadas «áreas transversales de creación de contenidos» para intentar aprovechar las sinergias entre sus distintas redacciones (El Mundo, Marca, Expansión, Telva Actualidad Económica, etc.).

  • 25 GONZÁLEZ DÍEZ, Laura y PÉREZ CUADRADO, Pedro, op. cit., p. 53.
  • 26 PARISI, Mariela Lucrecia, «El periodismo de autor 2.0 en Argentina: ¿nuevo género periodístico en l (...)

11Pero estas nuevas funciones requieren nuevas habilidades para las que, generalmente, los periodistas no han recibido formación. «Es esta tarea del procesamiento informativo para cada medio la que afecta a un gran número de profesionales dedicados a la cocina de la información —explican González Díez y Pérez Cuadrado—, que, en el paso del papel a la web, ven multiplicadas sus competencias, muchas veces sin la debida formación, lo que redunda en la calidad»25. Nuevas rutinas profesionales que también han generado problemas no previstos en una estrategia algo improvisada basada en el principio de «prueba y error». Tensiones no resueltas entre periodistas y empresa, menos tiempo y recursos humanos para la elaboración de las informaciones (aumento de los despidos y de la precariedad laboral) y, por consiguiente, una más que posible merma en la calidad que dan lugar a un círculo vicioso, ya que productos informativos de menor calidad generarán a su vez menores ingresos económicos… que llevarán a nuevos recortes. Por el momento, los resultados económicos, mucho menores de los previstos, ponen en duda la eficacia de esta estrategia e incluso muestran serias dudas sobre si, además de las tensiones laborales, se puede compatibilizar la actuación periodística en las redes sociales de los periodistas que trabajan dentro de una organización periodística profesional con una marca y una línea editorial propias. Parisi habla incluso de que se puede poner en riesgo la «credibilidad» periodística debido a una «mercantilización de los medios tradicionales y a la transformación de sus rutinas de producción en donde el periodismo de investigación tiene cada vez menos espacio/tiempo/recursos»26.

12La triangulación metodológica del presente artículo incluye, además de una rigurosa investigación bibliográfica sobre rutinas periodísticas, convergencia de redacciones y transformación digital de los medios, seleccionada por la solvencia de sus autores y referencias, una parte cualitativa consistente en una entrevista con el representante legal de los trabajadores del diario El Mundo realizada a través de varios correos electrónicos durante el mes de junio de 2019 y una recopilación en fuentes directas de datos económicos y de personal de Unidad Editorial, todos ellos públicos ya que la matriz italiana del grupo español, RCS Media Group cotiza en la Bolsa de Milán y los publica en su página web cada año por obligación legal. A ello hay que añadir la experiencia profesional como miembro de la redacción del mencionado diario, durante aproximadamente dos décadas, de uno de los autores del presente artículo que si bien no puede considerarse una experiencia participante en el sentido riguroso y científico del término (ya que durante ese tiempo el autor no estaba realizando una investigación académica, sino una labor estrictamente profesional), sí facilita el acceso directo a información que de otra forma sería imposible de obtener a la vez que supone una observación libre de algunos problemas que pueden originar las investigaciones externas sobre el fenómeno observado. El conocido y estudiado fenómeno de cómo la observación modifica el objeto de estudio.

II - La crisis del diario impreso

13Esta historia podría comenzar en 2008 con el estallido de la crisis económica mundial, si no fuera porque en realidad comenzó mucho antes. En un momento indeterminado. A la mencionada crisis global se unió el desplome del modelo de negocio de los periódicos impresos en papel, debido a un cambio en el consumo de noticias propiciado, fundamentalmente, por ese fenómeno social llamado Internet. Fundamentalmente pero no exclusivamente, porque la crisis de los periódicos se debe también a una crisis en la credibilidad de sus contenidos que comienza antes de la irrupción de Internet, así como al nacimiento y al exponencial crecimiento de la televisión en las décadas anteriores.

14

Gráfico 1. Índice de difusión de la prensa española (1970-2017).

Gráfico 2. Difusión conjunta de los periódicos españoles (1998-2018).

  • 27 El denominado Índice de Difusión mide el número de ejemplares por cada 1.000 habitantes en un país (...)
  • 28 Datos sobre creación de la Oficina de la Justificación de la Difusión (OJD).

15Los índices de difusión27 de la prensa española, con datos fiables desde la creación de la Oficina para la Justificación de la Difusión (OJD)28 en la década de los 70 del siglo pasado, muestran que si bien se produce un espectacular desplome del número de periódicos en relación a la población entrado ya el siglo XXI, desde mediados de una década antes podemos observar (gráfico 1) cómo comienza un imparable declive. La llegada de Internet, no obstante, acelera la crisis y supone un cambio cualitativo que afecta frontalmente a los periódicos porque la red global digital ofrece las noticias también como lectura. Internet engloba todos los medios de comunicación existentes hasta ahora: visual, escrito, sonoro, etc., y hay quien se aventura a decir que a todos los medios del futuro, como Carlos Soria, quien fue decano de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra y presidente de la consultora Innovation:

  • 29 BENITO, Mario y BLASCO, Luis, «El alma inmortal de los periódicos (y II)», encajabaja, 2008. Consul (...)

«Nos encontramos en una encrucijada en la industria de los media. En una crisis provocada por Internet, evidentemente, ya que la prensa tradicional nació con libertad condicionada mientras que Internet ha nacido libre y tiene, por tanto, un potencial increíble. Internet no es un medio de comunicación, es algo mucho más grave. Es una matriz tecnológica que incluye todos los medios actuales, presentes y futuros»29.

16Y lo hace de forma gratuita (al menos hasta ahora en España) y con una velocidad de actualización que convierte a las noticias impresas en noticias de ayer. Si en 1998 la difusión conjunta de los periódicos españoles suponía un total de 4.204.168 ejemplares (cifras que se mantienen hasta alcanzar su mayor nivel en 2004 como podemos ver en el gráfico 2), en 2018 esa cantidad se ha reducido drásticamente hasta quedarse en 1.785.467 ejemplares. Un descenso, nada más y nada menos, que del 58% en tan sólo una década. Como puede observarse también en el gráfico 2, es a partir de 2008 cuando la pendiente de bajada se intensifica progresivamente de un año a otro.

  • 30 CHECA GODOY, Antonio, Prensa y partidos políticos durante la II República, Salamanca, Ediciones Uni (...)
  • 31 ESPADA, Arcadi, El fin de los periódicos, Barcelona, Duomo Ediciones, 2009, pp. 7-17.

17Existen hipótesis que datan el comienzo de la crisis de los periódicos (tal vez sería más preciso calificarlo como el comienzo de un lento declive), en el fin de su época dorada situada en las primeras décadas del siglo XX y que en España tendría uno de sus puntos culminantes en los tiempos de la II República (al comienzo de este periodo hay 82 diarios en las seis ciudades más pobladas de España, 30 de ellos en Madrid)30. Para el periodista Arcadi Espada son varios los fenómenos que habrían contribuido a la desacreditación de los medios («¿cómo y por qué han acabado odiando a los periódicos?»). Entre ellos, su connivencia con el poder político. De ser un contrapoder, los medios impresos derivaron en aliados del poder, lo que habría propiciado una paulatina desaparición del «mediador» para ser sustituido por un «periodismo ciudadano». Una práctica nefasta para este autor, ya que favorecería a los más poderosos, que siempre «han tratado de eludir la aduana del periodismo de mil maneras». También menciona Espada el «relativismo» propio de la cultura posmoderna en el que «verdad y mentira no dejan de ser categorías culturales» en las que la jerarquización de noticias, obviamente, no tendría ningún sentido, convirtiendo la información «en un flujo continuo» que favorece la aparición de los «agregadores de contenidos» en los que el usuario confecciona su propio diario personal. Considera que esta ola posmoderna adquiere una influencia decisiva en el periodismo con el famoso movimiento del New Journalism norteamericano en el que «la ficción entraba a formar parte de su paradigma», aunque evidentemente periodismo y ficción «han coqueteado desde siempre»31.

  • 32 SALAVERRÍA, Ramón, «Digital journalism: 25 years of research. Review article», El profesional de la (...)
  • 33 CARLSON, David, «The history of online journalism», in KAWAMOTO, Kevin (ed.), Digital journalism: E (...)

18En lo que respecta a Internet, este momento indeterminado del que estamos hablando hay que situarlo a comienzos de la década de los 90 del siglo pasado. Salaverría afirma que «en 1994 se lanzaron los primeros medios web en varios países»32 y cita a David Carlson33 quien apunta el 19 de enero de 1994 como fecha de aparición de la primera publicación periodística del mundo en la Web: el Palo Alto Weekly, semanario editado en San Francisco. No obstante, el propio Salaverría menciona también que otros grandes medios habían lanzado algo antes ediciones digitales de sus periódicos, como el Chicago Tribune en 1992. ¿Por qué hablamos entonces de 2008 como el año del comienzo de nuestra historia? Pues porque en 2008 se produce ese tópico tan manido de la «tormenta perfecta». La brutal crisis económica mundial originada en los Estados Unidos con el pinchazo de la burbuja inmobiliaria y financiera que contagia al resto de los países, especialmente a España por su exposición a esos mismos problemas (y sin la capacidad financiera de los EEUU para afrontarla, unida a la dependencia de la política monetaria europea) desencadena una aceleración en la propia crisis en la que ya estaban los periódicos, multiplicando sus efectos. Esta crisis global supone un descenso de los ingresos publicitarios vitales para los medios de comunicación.

Gráfico 3. Inversión publicitaria en los medios de comunicación españoles (1993-2017). Datos globales de medios y de la prensa, y variación porcentual entre 2013-14 cuando se produce una cierta recuperación.

19La inversión publicitaria en el conjunto de los medios de comunicación, y también en el subsector de la prensa impresa aunque de menor manera, experimentó un espectacular crecimiento a comienzos del presente siglo, llegando a alcanzar su pico máximo en el año 2007 con una cifra cercana a los 7.600 millones de euros. Un solo ejercicio económico después la cifra bajaba hasta los 6.517 millones (un descenso del 15% en los ingresos en un año), y tocaba fondo en 2013 con un total de 3.589 millones (el 52% menos que seis años antes, como podemos ver en el gráfico 3, con datos obtenidos de los Anuarios de la Profesión Periodística elaborados por la Asociación de la Prensa de Madrid entre los años 2007 y 2018). Son cifras de caída de facturación que ningún sector puede soportar sin resultar muy seriamente dañado, cuando no herido de muerte. Es interesante destacar que tan rápido como creció se volatilizó la publicidad en los medios, ya que entre 2002 y 2007 creció un 40% y en el siguiente periodo de cinco años, entre 2007 y 2012 la caída fue del 47%.

20Pero, sobre todo, el dato más aterrador para los gestores de las empresas editoras de medios impresos llega en 2013 (gráfico 3), cuando se confirman sus peores presagios: que la recuperación nunca va a llegar a los diarios. Que nunca volverán a alcanzarse las cifras de facturación, tanto en ventas como en publicidad, del año 2007, el más alto en el ciclo histórico. Que es una crisis que ha llegado para quedarse porque, cuando las cifras de la economía general comienzan a mejorar, los periódicos siguen cayendo. Incluso empieza a recuperarse la publicidad en el sector de los medios de comunicación (con todas las dudas que a largo plazo se puedan plantear en el entorno de la televisión o la radio convencional), menos en el sector de la prensa impresa. En el gráfico 3 podemos ver en el recuadro superior derecho la variación porcentual entre los años 2013-14, cuando se produce la mencionada recuperación, en la que el conjunto de los medios experimentan un crecimiento del 9% en la facturación de la publicidad, pero con un reparto tan desigual que implica un crecimiento de los ingresos publicitarios de la televisión del 19%, y de la radio del 4%, enfrentados a nuevos descensos de los medios impresos contabilizados en una caída del 5% de los periódicos y un 7% de las revistas.

  • 34 Estudio de abril de 2016 de la consultora Equipo Económico, SL para Unidad Editorial. Informe de la (...)

21Y no sólo eso. El alcance de la crisis para los medios impresos es tal, que los gestores de las empresas editoras manejan análisis34 en los que se indica que la recuperación económica general incide en la aceleración de la caída de la prensa impresa al favorecer un mayor y más rápido desarrollo de Internet, de la telefonía móvil, de la tecnología en general y de la migración de la publicidad hacia otros formatos, así como su segmentación.

22El informe Spain Media Landscape 2017, realizado por Ramón Salaverría y Beatriz Gómez Baceiredo para el European Journalism Centre (EJC) extrae como conclusión que el sistema de medios de comunicación en España «ha comenzado a mostrar signos de agotamiento». Para los autores de este exhaustivo estudio:

  • 35 SALAVERRÍA, Ramón y GÓMEZ BACEIREDO, Beatriz, Spain Media Landscape 2017, European Journalism Centr (...)

«La crisis económica, que afectó severamente a España entre 2008 y 2012, ha acentuado la erosión del modelo de medios vigente durante más de tres décadas en el país. Años de disminución en ventas y publicidad, inversiones fallidas y estructuras comerciales estancadas que dieron como resultado que varias empresas periodísticas acumularan una deuda de varios millones de euros»35.

  • 36 Ibid., p. 19: « It is still too early, however, to gauge the real magnitude of this shift in the me (...)

23No obstante, estos investigadores de la Universidad de Navarra señalan que «es todavía pronto para evaluar la verdadera magnitud del cambio de panorama en los medios en España»36, y que hay que esperar a ver los resultados de los proyectos digitales de las grandes corporaciones.

24La sociedad habrá cambiado pues en el periodo que estamos analizando de 2008-2018, más aún y más deprisa debido a la crisis, y los periódicos impresos diarios es posible que no tengan sitio en el nuevo ecosistema de medios de comunicación, al menos tal y como los conocemos ahora.

III - La reacción de las empresas. Caso de estudio: el diario El Mundo y Unidad Editorial

25De los datos anteriores podemos destacar de forma resumida que entre 2008 y 2018 los periódicos sufrieron una caída global de difusión del 57%, acompañada de un descenso de la facturación global entre 2007 y 2017 del 31% y del 54% en el caso de los diarios. La caída de la publicidad global entre 2007 y 2017 es del 46% (del 54% en 2013, punto más bajo de la crisis al que ha seguido una tímida recuperación), pero la referida a los periódicos es nada más y nada menos que del 71%. Ante este desastroso escenario, y con el mencionado convencimiento de que no habrá recuperación en lo que al sector de los diarios en papel se refiere, los gestores de las empresas de medios impresos, algunas englobadas en grupos multinacionales como es el caso de Unidad Editorial, cuya estrategia analizaremos y que no difiere mucho de la del resto de los grandes grupos de medios impresos de nuestro país (Prisa, Vocento, etc.), se ven ante la necesidad de acometer una serie de acciones para intentar garantizar su subsistencia. Es la búsqueda del tantas veces mencionado nuevo modelo de negocio.

26Lo primero que se hace es acometer un reequilibrio de las cuentas de resultados basado en una brutal política de recorte de gastos, equivalente a la brutal caída de los ingresos, ya que se trata de un desplome absolutamente inasumible para ninguna empresa. Especialmente, si estas compañías se endeudaron con compras multimillonarias derivadas de ese enorme crecimiento anterior en los primeros años del nuevo siglo que hemos mencionado, inmediatamente anterior a la crisis (véase el período 2003-2007 del gráfico 3). En el año 2007, Unidad Editorial (editora entonces del diario El Mundo) compra el grupo Recoletos (Marca, Expansión, Telva, etc.) por una astronómica cifra cercana a los 1.000 millones de euros que aporta su matriz italiana RCS. Dos años después, todas las cabeceras de este grupo entran en pérdidas y la deuda es inasumible.

Gráfico 4. Facturación del grupo de empresas de medios Unidad Editorial (2006-2018).

  • 37 RCS Media Group es la empresa editora del diario de referencia en Italia Corriere della Sera, del d (...)
  • 38 El ejercicio económico de 2008 supone el máximo en cuanto a ingresos en el histórico del grupo Unid (...)

27Como podemos ver con detalle en el gráfico 4, el grupo Unidad Editorial, editor del diario generalista El Mundo del Siglo XXI, el deportivo Marca y el económico Expansión, además de diversas revistas (Telva, Actualidad Económica) y propiedad prácticamente al 100% del grupo italiano RCS Media Group37, pasa de unos ingresos máximos de casi 650 millones en 2008 a 310,8 en el último ejercicio auditado correspondiente a 2018. Una caída del 52%, prácticamente igual a la del global del sector de los periódicos (54%) que acabamos de reseñar. Como se puede observar también en este gráfico, durante este periodo analizado casi todos los ejercicios sufren pérdidas (2009, 2011, 2012, 2013, 2014, 2015, 2016 y 2017), y sólo se consiguen beneficios en los ejercicios de 200838, 2010 y este último auditado de 2018, en el que por fin el grupo ha logrado equilibrar sus cuentas a base fundamentalmente de recortes de gastos, pero también con un cierto crecimiento debido sobre todo a la publicidad digital.

Figura 1. Cabeceras de periódicos y revistas del grupo RCS. Fuente: RCS Media Group.

  • 39 Observatorio para el seguimiento de la crisis de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM).

28Pero sucede que el recorte de gastos necesario para poder subsistir pasa por tener que acometer un número muy elevado de despidos, además de la venta de activos (rotativas, bienes inmuebles, empresas rentables de su propiedad, licencias de televisión, etc.). La industria de los medios calcula que durante la crisis que estamos analizando se han destruido a fecha de noviembre de 2017 unos 12.200 puestos de trabajo en un sector que ocupaba unas 30.000 personas en 200839. En lo que respecta a Unidad Editorial, el gráfico 5 muestra la evolución de su número de empleados.

29

Gráfico 5. Evolución del número medio de empleados de Unidad Editorial y del diario El Mundo (2008-2018).

30Un descenso en el número global del personal del grupo del 47%, desde los casi 2.400 empleados de 2008 hasta los 1.263 al cierre de 2018. En el caso diario El Mundo la caída es algo menor desde el punto de vista porcentual (un 38%) debido a que el grupo eliminó duplicidades en distintas áreas administrativas y de servicios al realizarse la fusión que no fueron necesarias en las redacciones (de ahí la caída tan acusada que se puede observar en el gráfico 5 entre 2008 y 2009). 2009 es el primer año en el que el grupo entra en pérdidas y es también el año en el que se lleva a cabo el primer Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que supone la salida de 180 trabajadores, la mayor parte de ellos de forma voluntaria, así como recortes salariales que se consolidan en 2011 como una ampliación legal de este expediente. En 2012 se producen otros dos procesos de despidos colectivos, el primero de ellos llevado a cabo en lo que la empresa denomina «Universo El Mundo» (redacción central de Madrid más sus delegaciones, así como revistas y suplementos que se publican conjuntamente con el diario) en el primer semestre de aquel año y que supuso la pérdida de 113 puestos de trabajo; y en el siguiente semestre, un segundo proceso con 143 personas afectadas en el resto del grupo (Marca, Expansión, revistas y en el corporativo). Finalmente, en 2016 tuvo lugar el hasta ahora último Expediente de Regulación de Empleo sufrido en el grupo con un total de 160 despidos, 38 de ellos en la redacción central de El Mundo en Madrid, y 27 en sus delegaciones.

31En principio pudiera parecer que el descenso porcentual de empleados (47%) al ser menor que el descenso de los ingresos (52%) no lo habría compensado, pero a los distintos procesos de despidos colectivos hay que añadir dos negociaciones más en las que se produjeron sendas rebajas salariales, la primera de carácter coyuntural en 2013 con un impacto global aproximado de un 7% (las bajadas de sueldos fueron progresivas, incrementando su porcentaje según aumenta el nivel salarial, abarcando un rango comprendido entre un 3,5% y un 7%), junto a la salida de 114 personas más con un plan voluntario de bajas incentivadas; y la segunda bajada salarial realizada ya de forma estructural en julio de 2014 (tan solo un año después de la anterior), con un promedio de entre un 5%-6% y nuevas bajas voluntarias. La mano de obra es el principal activo en las empresas periodísticas. Por consiguiente, estos despidos y recortes salariales generan un círculo vicioso. Nuestra experiencia profesional nos lleva a la conclusión de que menos periodistas tienen como consecuencia directa una menor calidad en las informaciones que se ofrecen, de lo que se puede inferir que esa menor calidad suponga menos ingresos aún por ventas y por publicidad (al caer la difusión), lo que genera más despidos que reducirían a su vez la calidad y las ventas.

  • 40 En esta misma línea de actuación, Prisa (empresa editora del diario El País) cerró a finales de 201 (...)

32Las actuaciones desde el punto de vista del ahorro de costes incluyeron también una reducción de las ediciones locales, que en algunos casos supuso la venta o supresión completa tanto de la edición como de las delegaciones encargadas de su elaboración (El Mundo de Castilla y León, El Mundo de Valladolid o El Mundo de Galicia), o bien una drástica disminución tanto del número de páginas como del personal encargado, convirtiendo las delegaciones en pequeñas oficinas o prácticamente en corresponsalías40. La última de estas actuaciones sobre las ediciones locales se llevó a cabo junto con el ERE de 2016 en las que se cerraron dos delegaciones del periódico en Andalucía (Málaga y Sevilla), así como la del País Vasco. Desde entonces, se mantienen tan sólo las ediciones locales de Baleares, Cataluña y Comunidad Valenciana, pero con una reducción y simplificación de sus contenidos y, por tanto, de su personal.

33El tercer elemento en esta estrategia de intentar equilibrar la cuenta de resultados desde el apartado de los costes es el plan de Unidad Editorial denominado «Áreas transversales de creación de contenido compartido». Según el citado informe que elaboró la consultora Equipo Económico en 2016 para Unidad Editorial:

  • 41 Estudio de abril de 2016 de la consultora Equipo Económico, SL para Unidad Editorial.

«El contenido compartido entre las tres cabeceras principales [del grupo Unidad Editorial], El Mundo, Marca y Expansión, es muy limitado, puesto que sólo se produce en el caso de la información relacionada con el automóvil (sección de Motor). Pero dentro de un Grupo empresarial de comunicación, la generación de economías de escala y sinergias compartiendo contenidos resulta un elemento básico de mejora de la eficiencia»41.

34Afirmación esta última que no se apoya en dato alguno en el mencionado informe y que incluso muestra un desconocimiento de lo que suponen la identidad de una cabecera de un medio de comunicación, uno de sus principales activos. Ángel Fernández, presidente del Comité de Empresa del diario, nos manifiesta en una entrevista personal que «esta dinámica empresarial hace que cada vez El Mundo como periódico vaya perdiendo identidad y contenido». Este «Área transversal de contenidos» cuenta a fecha de junio de 2019 con más de 100 personas («una empresa editorial paralela», según Fernández) con trabajadores de distintas cabeceras que proveen de contenidos al conjunto de publicaciones en áreas como Motor, Estilo de Vida y Viajes, Tecnología, Inmobiliario… Las últimas áreas transversales creadas han sido las de Secretarias de redacción, Vídeos y Salud. El conjunto de los comités de empresa del Grupo han criticado además los problemas laborales que generan el tener trabajando juntos en un mismo departamento a personas con condiciones laborales distintas (salarios, vacaciones, etc.), que conservan de las empresas de las que provienen cada uno de ellos. El cambio de rutinas profesionales es pues absoluto con esta estrategia empresarial. El informe de 2016 establece además que «se centralizarán también tareas de edición y diseño de estas unidades productivas».

  • 42 Como nota añadida para entender el valor real del diseño periodístico, se puede destacar el hecho d (...)

35Es precisamente el diseño periodístico de las cabeceras de Unidad Editorial otro de los aspectos que el informe plantea como un «objetivo para abaratar costes». Según esta consultora, tanto los diarios El Mundo como Marca «se caracterizan por ser periódicos con un alto nivel de diseño»; circunstancia que, afirman, genera problemas como «disparar el coste en la edición de los periódicos», sin que «el mayor atractivo visual y sorpresa causada en el lector esté frenando la pérdida de lectores y la caída de la prensa escrita». El plan de ahorro propone, pues, «reducir el número de diseños complejos de página» y utilizar «páginas más simples», dejando las «páginas personalizadas sólo en casos únicos cuando añaden valor». Para ello se intensificará el uso de «plantillas» (páginas estandarizadas y prefabricadas en un catálogo digital), se minimizarán los cambios de páginas, y se controlará de forma exhaustiva el aumento de paginación. Sin entrar a valorar y detallar cuáles son las funciones reales del diseño periodístico, ya que no es el objeto del presente estudio (la literatura es amplísima y muy dilatada en el tiempo) y que, por supuesto, van mucho más allá del «atractivo visual» y la «sorpresa» (que también, pero no de forma sustancial), esta parte del plan no se ha llevado a la práctica porque los gestores de la empresa sí han entendido cual es el valor real de la imagen formal de un diario como identidad de marca de una publicación42.

36La filosofía de «menos productos y más simples» se une al principio «más por menos» enunciado por el que fuera director de El Mundo, Pedro J. Ramírez, ya desde los primeros recortes de 2009 y que supone trabajar más (tanto en cantidad como en número de tareas a realizar, lo que altera de forma radical las rutinas profesionales que hemos expuesto; son los primeros años de lo que se llamó entonces el «periodista multimedia», del que ahora apenas se habla debido a los resultados que supuso tanto para la calidad de los productos periodísticos como para la precarización laboral de quienes lo padecen), y todo eso a cambio de un salario sustancialmente menor. «Más por menos.»

1) La transformación digital

37Si la primera línea de actuación se ha basado en el recorte de gastos, las empresas se ven en la necesidad de actuar en segundo lugar también desde el punto de vista de los ingresos. Para garantizar la subsistencia de los periódicos no basta con agresivas políticas de recortes, que como hemos visto además suponen un círculo vicioso, sino que es necesario acometer planes que hagan crecer los ingresos o que, al menos, eviten que sigan cayendo. En 2013 se produce una cierta recuperación en los ingresos publicitarios de los medios de comunicación y, a pesar de que los periódicos no se benefician de ello sino que, al contario, siguen cayendo en ese ejercicio, los gestores entienden que después de haber acometido las «dolorosas» actuaciones para equilibrar las cuentas de resultados, ahora necesitan poner en marcha una estrategia distinta para crecer y adaptarse al nuevo panorama. Si el mundo se ha vuelto digital, muy especialmente el mundo de los medios de comunicación, los medios de comunicación deben afrontar lo que consultores, especialistas y los propios gestores terminan denominando una «transformación digital».

Gráfico 6. Índice de penetración de los medios (2008-2018). Mide el porcentaje de audiencia en relación a la población total de 14 o más años.

Gráfico 7. Evolución de los porcentajes de publicidad convencional y digital en los diarios (2011-2017).

38Los datos que manejan los gestores de las empresas de medios muestran lo que podemos ver de forma elocuente en los gráficos 6 y 7. El espectacular crecimiento por un lado de Internet (con un índice de penetración que pasa del 22,9% de audiencia con respecto al número de habitantes de 14 años o más en 2008 a un 77,9% en tan sólo una década), junto con el que parece imparable descenso de los diarios impresos (44,1% a 22,8% en ese mismo periodo 2008-2018), los suplementos (21,7% a 7,4%) y las revistas (53,1% a 29,7%). La televisión se mantiene, aunque con una ligera caída del 88,5% al 85%, siendo el medio con mayor penetración y la radio incluso aumenta en el global del periodo con altibajos desde un 53,3% en 2008 hasta un 57,5% en 2018. Parece ser pues que el asombroso incremento de Internet (cuya gráfica se muestra amenazadora incluso para la poderosa televisión) se ha producido en el periodo analizado a costa de los medios impresos. O al menos ha sucedido de forma simultánea.

  • 43 El precio de la publicidad digital es otro de los grandes problemas para las empresas periodísticas (...)

39En el gráfico 7 tenemos otro de los datos fundamentales que manejan los gestores de los periódicos: el porcentaje de los ingresos por publicidad convencional y digital en los diarios. Aunque podemos ver que todavía los ingresos de la publicidad en papel son bastante superiores a los digitales43, casi duplicándolos (66% frente al 34% en el último año auditado por el Anuario de la Profesión Periodística de la APM), lo más significativo en realidad es la tendencia de esas dos líneas, como de forma casi simétrica decrece la publicidad convencional mientras crece la digital. Si a ello se une el hecho de que hacer un producto digital es mucho más barato en costes de producción que uno impreso, la estrategia parece clara: acometer una «transformación digital». Acelerarla incluso.

  • 44 SALAVERRÍA, Ramón y NEGREDO, Samuel, Periodismo integrado. Convergencia de medios y reorganización (...)

40El diario El Mundo, buque insignia del grupo español Unidad Editorial, había acometido desde hacía tiempo un proceso de «integración» de sus redacciones de papel y digital para que sean los mismos periodistas quienes elaboren las noticias en los dos soportes y aprovechar de este modo todo su potencial. Un proceso analizado en profundidad por Ramón Salaverría y Samuel Negredo con el estudio de su implementación en distintos medios de comunicación en distintos países. En el caso de Unidad Editorial, la parte empresarial no llevó adelante en un principio la reconversión paralela que estos autores consideran imprescindible. «La reconversión no es una coartada para que el diario siga haciendo lo mismo con menos personal», señalan poniendo énfasis en uno de los aspectos más perversos de este proceso, «ni una reconversión de la redacción en una cadena de montaje»44. Y algo o mucho de eso hubo, debido a los sucesivos procesos de despidos colectivos que tuvo que afrontar el diario (2009, 2013 y 2016).

  • 45 GONZÁLEZ DÍEZ, Laura, CUADRADO PÉREZ, Pedro y NÚÑEZ-ROMERO OLMO, Francisco, «Convergencia de conten (...)

41Sobre el proceso de «convergencia» en la redacción del diario El Mundo existe un detallado estudio elaborado por los profesores González Díez, Pérez Cuadrado y Núñez-Romero Olmo45 centrado fundamentalmente en la plataforma Orbyt, un canal de pago para la distribución digital del periódico impreso en formato PDF «enriquecido» (las noticas más destacadas suelen incluir vídeos [un 7% de las unidades redaccionales analizadas, según el estudio], además de algunas funcionalidades para manejar el texto y compartirlo) lanzada el 8 de marzo de 2010, que también necesitó modificar las rutinas profesionales en la redacción para editarlo, crear y adjuntar los vídeos, etc., hasta el punto de que en el momento de su lanzamiento se creó una sección específica con varios periodistas. Esta investigación incluye una descripción detallada de esta nueva forma de distribuir la información, un análisis de contenidos que determine posibles diferencias entre las versiones impresas y Orbyt «para analizar tanto la convergencia de contenidos como la convergencia visual», además de entrevistas con responsables del diario para conocer «los flujos de trabajo», número de personas y cómo está organizada esta nueva sección. Las conclusiones del estudio destacan las posibles ventajas de esta plataforma, así como la «convergencia total» tanto en contenidos textuales como en lo relativo al contenido visual y de diseño (se trata del propio periódico), pero sí destacan el hecho de que la plataforma está siendo «infrautilizada», ya que se incluye muy poco de ese contenido «enriquecido» (vídeos, galerías de imágenes, etc.), y apuntan, con acierto, a una de las posibles causas de ello:

  • 46 Ibid., p. 42.

«Es muy probable que la actual coyuntura económica no permita contar con el personal deseable para producir este tipo de contenido extra y la versión digital se alimente, preferentemente, de los contenidos producidos para la versión impresa, donde se encuentra el grueso de la inversión en recursos humanos y materiales»46.

  • 47 Comunicado oficial de RCS Media Group, diciembre 2012.

42Poco tiempo después del lanzamiento de Orbyt, en diciembre de 2012, RCS Media Group expone en Milán en una reunión del Comité de Empresa Europeo una nueva estrategia a la que denomina «Digital First» en la presentación de las cuentas para 2013. «La estrategia anunciada ayer recoge gran parte de las ideas desarrolladas por muchos grupos de prensa para adaptarse al nuevo mercado digital», afirma el comunicado oficial de RCS. Esta estrategia «apuesta por los medios y negocios digitales (Digital First) basado en el crecimiento de la publicidad y el pago en móviles, tabletas y el vídeo online». RCS pone sobre el papel la cantidad que considera necesaria para desarrollar esta estrategia: «el plan necesitará 300 millones de euros para inversión que se espera reunir en los mercados y con el apoyo de accionistas como Fiat»47. Esta inversión no llegará a producirse, al menos en la filial española.

  • 48 Unidad Editorial, julio de 2014.

43En julio de 2014, Unidad Editorial contrata a un nuevo director general, Javier Cabrerizo, un joven directivo español del área de negocio digital fichado a la multinacional norteamericana Oracle. Su prioridad será la transformación digital del grupo «combinando eficiencias operativas» (en el más puro argot de las empresas) con el crecimiento de las áreas digitales. Sus objetivos serán fomentar la presencia online y offline de las marcas valiosas del grupo (El Mundo, Marca, Expansión, Telva), «utilizando Big Data, ciclo de vida de cliente, gestión de producto y de audiencias, y crecimiento internacional»48. En septiembre de ese mismo año, sin pérdida alguna de tiempo, se reúne con prácticamente todos los empleados de la compañía (entonces más de 1.400) en sucesivos encuentros con grupos reducidos en los que expone su filosofía de conseguir muchos más suscriptores, tanto digitales como en papel, así como la de «acelerar la transformación digital». Para ello, es necesario, además de un mayor desarrollo tecnológico (afirmará estar dispuesto a contratar a técnicos, programadores, editores de vídeo...), el que los periodistas adquieran nuevas habilidades, nuevas rutinas profesionales, en el ámbito digital para que además de elaborar las informaciones, se conviertan también en algo así como vendedores de sus noticias a través de los canales digitales. Fundamentalmente, las redes sociales.

2) Problemas con el uso de las redes sociales por parte de los periodistas

  • 49 Facebook, en primer lugar mundial en lo relativo a redes sociales, cuenta con 2.271 millones de cue (...)
  • 50 VARONA, David, La influencia de las redes sociales de Internet en las prácticas, hábitos y técnicas (...)

44¿Cómo debe ejercer su labor profesional en las redes sociales un periodista que trabaja para una empresa de comunicación? En primer lugar, hablamos sobre todo de dos redes: Facebook y Twitter. La primera es la mayor red social del mundo49, mientras que Twitter es la red social preferida por los periodistas, según una investigación académica de David Varona en la que, entre otras conclusiones, se afirma con el apoyo de una encuesta realizada a 340 profesionales de medios de comunicación que «los profesionales consideran a Twitter como más eficaz a la hora de acceder a fuentes, encontrar informaciones, difundir su producción periodística, mejorar la imagen pública de sus empresas y establecer contacto con sus públicos»50.

45Twitter, la denominada red de microblogging, es una red social que los periodistas encuentran relativamente familiar. Funciona como una sucesión de titulares en tiempo real, muy similar a las interfaces de las aplicaciones en las que consultan habitualmente los teletipos. Una línea de tiempo en la que van apareciendo noticias en orden cronológico, la más reciente en la parte superior, que van siendo sustituidas según van llegando nuevas noticias.

Figura 2. Interfaz de una aplicación de teletipos de agencias utilizada en el diario El Mundo.

  • 51 Algunas de las cuentas corporativas de las distintas secciones del diario El Mundo en Twitter son: (...)

46Los periodistas utilizan Twitter, de forma profesional, fundamentalmente enlazando sus artículos (una actividad que redunda sobre todo en la difusión del producto periodístico y en segundo lugar en la creación tanto de su marca personal como la de la propia organización periodística para la que trabajan), dando sus opiniones (marca personal, aunque también de forma tangencial marca del medio), e interactuando con los lectores, ahora convertidos en usuarios (marca personal y, en menor medida, venta de los contenidos periodísticos elaborados previamente). En el caso analizado del diario El Mundo y del resto de cabeceras de Unidad Editorial, todo esto se hace de a través de las cuentas personales de los propios periodistas, también a través de cuentas corporativas creadas por las distintas secciones del periódico51 y, en los últimos años, por una propia sección dedicada a ello que, además, es de las pocas que han crecido en número de personas. En lo relativo a las cuentas personales de los periodistas, esta actividad comenzó de una forma autodidacta y sólo en etapas muy avanzadas (aproximadamente en 2015 en Unidad Editorial) la empresa ofreció cursos voluntarios de formación sobre redes sociales a los que acudieron muy pocos trabajadores. Pese a ser una demanda recurrente, la carga de trabajo ocasionada por los sucesivos recortes de personal está entre las causas de esta baja asistencia, así como cierta desconfianza ante la estrategia empresarial por parte de los periodistas.

  • 52 Search Engine Optimization. Técnicas para situar páginas web en los primeros lugares de los buscado (...)

47Lo que parece evidente es que, independientemente de la carga de trabajo que genere (y no es éste un problema menor, mucho menos a medio y largo plazo) nuevas funciones y rutinas periodísticas profesionales requieren nuevas habilidades, distintas a las que tiene un periodista que hasta el momento se dedica a la creación de contenidos periodísticos. ¿Es necesario que los periodistas adquieran conocimientos de marketing si tienen que vender también sus noticias? ¿Es necesario que sepan monitorizar las redes sociales para saber cuándo hay que lanzar los mensajes? ¿Es necesario que los periodistas tengan conocimientos de lo que se denomina SEO52? ¿Tiene que hacer todo esto un periodista que genera contenidos o deben formarse y contratarse especialistas en ello? En principio, la empresa insistió en que fueran los propios periodistas quienes lo realizaran pero ante la evidencia de que no solo es imposible sino que además están perdiendo terreno ante cabeceras de la competencia que crearon equipos especializados para hacerlo, Unidad Editorial terminó por habilitar secciones de redes sociales en las distintas redacciones de sus periódicos. Eso sí, con la contradicción añadida de que habiendo insistido en un principio en que debían ser los propios periodistas quienes lo llevaran a cabo, se resistió después a considerar como periodistas a quienes realizan esta labor periodística especializada con nuevas contrataciones tan solo por motivos económicos, ya que un técnico suele tener un salario inferior.

48Es inevitable que, tarde o temprano, una estrategia tan improvisada generase problemas. Los primeros son inherentes a la mencionada carga de trabajo a la que están sometidos los periodistas que no han sido despedidos... y que tienen que encargarse de sus labores más las de sus ex compañeros que sí han perdido su puesto en los sucesivos procesos de despidos colectivos. Los representantes legales de los periodistas de Unidad Editorial mantuvieron en distintas reuniones tanto en Milán como en Madrid que su participación en las redes sociales supone una carga de trabajo adicional que va a mermar su capacidad para seguir generando contenidos periodísticos de calidad. No entienden que para vender un producto tengan que verse obligados a empobrecer ese mismo producto. Por mucha promoción que se haga en las redes sociales, si los contenidos son de menor calidad, se venderán menos. Pero cada vez que se plantearon a la empresa problemas derivados de los recortes de personal entre 2012-2016, sus directivos miraron hacia otro lado. Llegaron incluso a esgrimir una pintoresca teoría que denominan «la calidad percibida» en virtud de la cual, los usuarios de la información no son capaces de detectar una pérdida en la calidad de los productos informativos.

  • 53 Cuentas de redes sociales, generalmente de Twitter, que suelen comentar utilizando insultos, descal (...)
  • 54 David Gistau, periodista de El Mundo, es uno de los casos más elocuentes.

49En relación a los conflictos con los usuarios, es de todos conocida la virulencia con la que los denominados trolls53 actúan en las redes sociales amparados sobre todo por el anonimato. Insultos y amenazas se multiplican con la viralidad propia de las redes sociales. Hay periodistas que hacen oídos sordos, más o menos, y otros que directamente no están dispuestos a consentirlo. Es un fenómeno que, en mayor o menor medida, afecta a quien está creando contenidos informativos. Después de un determinado tiempo, hay periodistas que anunciaron incluso que renuncian a seguir en Twitter54 porque esgrimen que no pueden seguir escribiendo sus columnas si están pensando en qué les van a decir en cuanto las compartan en sus perfiles. Por otro lado, mantener broncas airadas con supuestos lectores, perder los nervios en público, etc., son claramente factores que perjudican mucho tanto a la construcción de una marca personal como a la de la marca de la propia organización periodística.

  • 55 RODRÍGUEZ RUBIAL, Antonio y GARCÍA LÓPEZ, Javier, «Uso y funciones de Twitter en periodistas españo (...)

50De forma muy pertinente, Rodríguez Ruibal y García López se preguntan en relación a las rutinas profesionales en lo relativo al uso de Twitter: «¿Quién debe dar la noticia, el periodista o el medio?»55 En su estudio cuantitativo aportan el dato de que sólo el 8,3% de los tuits analizados (de una muestra de periodistas con cierta influencia) «hacen vinculación a su medio de comunicación» y, otro dato muy elocuente, «tan sólo el 26,7% de los comentarios de los periodistas en Twitter son de carácter meramente informativo», lo que estaría indicando un uso personal o de ocio en esas cuentas personales en cierta confusión con el uso profesional.

51En lo relativo a los conflictos con la propia empresa en el caso de estudio que estamos analizando, efectivamente no tardan en llegar. En octubre de 2012, la empresa envía un comunicado a todas las redacciones en el que primero reconoce que «la incorporación a Twitter y Facebook de los periodistas integrados en las distintas redacciones del grupo es de capital importancia para potenciar la proyección de nuestras cabeceras y la divulgación de sus contenidos», pero inmediatamente matiza que:

  • 56 Comunicado de la dirección sobre el uso de las redes sociales en las redacciones de Unidad Editoria (...)

«la ausencia de una regulación interna ha hecho que el uso de las redes sociales se haya extendido de forma espontánea en las redacciones de UE, sin objetivos convenientemente definidos y al margen de cualquier mecanismo de organización y control. Esta circunstancia provoca que las intervenciones de los profesionales en las redes sociales no vayan siempre en sintonía con los intereses de las publicaciones para las que trabajan. Por esta razón, todos los profesionales de UE que participen como tales en alguna de estas redes (o que gocen del suficiente reconocimiento social como persona vinculada con el medio) deberán cerciorarse de que sus informaciones y opiniones no representan un claro antagonismo o son perjudiciales para los intereses de su cabecera. Es importante que antes de emitir cualquier juicio lo pongamos en relación con los principios fundacionales de nuestras publicaciones, su línea editorial o planteamiento informativo que se siga en cada caso»56.

52Esta forma de proceder unilateral, sin amparo en legislación laboral alguna, tiene su correspondiente respuesta por parte de los representantes legales de los trabajadores quienes, en resumen, afirman que la empresa no puede de ninguna forma regular sin consenso con los comités de empresa y su posterior reflejo en los convenios colectivos cuentas personales en las redes sociales de sus trabajadores. Los comités de empresa, no obstante, reconocen que se trata de un asunto complicado porque la legislación también ampara a las empresas en lo relativo a acciones perjudiciales para ellas por parte de sus empleados. Entienden que en general se trata de aplicar el sentido común y de consensuar un código de buena conducta sobre las redes sociales en el que se incluyan también protocolos en caso de cometer errores.

53Unidad Editorial se muestra a favor de llevar adelante esta propuesta, pero tuvieron que pasar seis años para que se materializase. Muchísimo tiempo, teniendo en cuenta lo rápido que se desarrollan las nuevas tecnologías digitales y los cambios sociales y de consumo de la información que conllevan. En el marco de la negociación del Convenio colectivo durante los años 2015 y 2016, la empresa presentó una propuesta de sanciones ante determinadas situaciones en las redes sociales, algunas de las cuales los comités entendían que chocaban frontalmente con derechos fundamentales constitucionales como la libertad de expresión, y otras con labores propagandísticas impropias de la labor periodística, motivo por el que fueron rechazadas por la parte social y retiradas de la propuesta de Convenio. La regulación consensuada (no puede hacerse de otro modo con la legislación laboral española, según entienden en el Sindicato de Periodistas de Madrid) llegó finalmente a plasmarse en un protocolo muy reciente (30 de marzo de 2019).

54El documento, denominado Social Media Policy Población Periodística, incluye diez puntos y establece más bien una serie de recomendaciones encabezadas por un primer punto bastante elocuente: «El sentido común. No escribáis opiniones o declaraciones que no harías públicamente», haciendo énfasis en un aspecto fundamental que muchas veces pasamos todos por alto, las redes sociales son un ámbito público (el apartado segundo, «Las redes sociales como herramientas», lo deja claro: «son plataformas de comunicación relevante»; y el apartado quinto se titula «Todo puede ser o será público»). «Aunque no habléis en nombre del periódico, vuestra firma puede ser igualmente asociada con la cabecera en la que trabajáis. Ante la duda, si algo que estáis a punto de compartir no os convence, absteneos de hacerlo», concluye un primer punto con el que realmente es difícil no estar de acuerdo. El protocolo establece además que «las noticias, antes al periódico o a la web del periódico» que a las redes sociales. Se pide también «transparencia», indicando en los perfiles de las cuentas personales la cabecera en la que se trabaja y el cargo desempeñado, así como que «no creéis perfiles falsos para conseguir información o compartir noticias».

  • 57 Protocolo de uso interno para redacciones de Unidad Editorial de marzo de 2019. Comité de empresa. (...)

55En cuanto a los mencionados trolls, el apartado sexto recomienda «ignorarlos» e involucrar a los lectores comentando e interactuando con ellos. El siguiente apartado es relativo a la precaución con el contenido que se comparte (retuits, etc.). El punto octavo es importante en lo que supone la práctica del periodismo en las redes sociales, ya que aborda la cuestión de la credibilidad: la rapidez de las redes, especialmente Twitter, es peligrosa. «Es mejor dar la noticia unos segundos más tarde (o, en casos extremos, no darla) que correr el riesgo de perjudicar vuestra credibilidad y la de la cabecera difundiendo informaciones erróneas.» El punto nueve aborda el asunto de los errores, que desde la representación de los trabajadores se había solicitado desde hacía años. En el mundo online, la primera reacción instintiva ante un error es la de borrar el tuit, la entrada del blog, el comentario, el título equivocado… y hacer como si nada hubiera sucedido. Es un error que no corrige el error sino que puede incluso aumentarlo. El protocolo de Unidad Editorial establece que «es mejor ser transparentes y corregir indicando que se han realizado modificaciones»57.

3) Última reorganización de la redacción de El Mundo

  • 58 Fernández, Ángel, presidente del Comité de Empresa de Unidad Editorial Información General-El Mundo (...)

56Además de la creación de las ya reseñadas «Áreas transversales de contenidos», una de las últimas propuestas de Unidad Editorial consiste en una nueva reestructuración de la redacción del diario El Mundo para potenciar aún más los contenidos digitales y explorar la posibilidad de establecer algún tipo de muro de pago en sus productos digitales. Esta reestructuración se está llevando a cabo mientras se redacta el presente artículo, junio de 2019, y establece una división de la redacción en tres grandes áreas: un primer y más numeroso grupo de periodistas al que se puede denominar «generadores de contenido», con 91 personas adscritas a él. Se encargarán de buscar y redactar piezas periodísticas destinadas a cualquiera de los soportes del diario: papel o digital. Los contenidos de pago deberían salir de este área. Un segundo grupo de 47 periodistas serán los encargados de actualizar la web con breaking news, noticias de última hora, noticias de agencia importantes, cuidado del tráfico, etc., de la misma forma en la que se actualiza la web hasta ahora. Y, finalmente, un tercer grupo (el menos numeroso) de 28 personas que serán los encargados de editar la edición en papel. No obstante, el diseño de las páginas, los enfoques y la valoración de las piezas periodísticas que vayan al papel seguirán siendo responsabilidad de los jefes de cada sección, junto con los departamentos de diseño, infografía, y fotografía. Este plan incluye la creación de una mesa central que coordine las tres áreas, que ya está funcionando. Como se puede comprobar, se trata de una reorganización que cambia las formas de trabajar para conseguir objetivos distintos y contenidos distintos, que modifica sustancialmente, pues, las rutinas periodísticas de una de las redacciones profesionales más importantes de España58.

IV - Conclusiones

57Se puede afirmar con absoluta certeza, en base a todos los datos presentados y analizados anteriormente, que la crisis de los medios impresos ha supuesto una transformación en las redacciones de estos medios durante el periodo 2008-2018. El caso que hemos detallado del diario El Mundo y de su empresa editora, Unidad Editorial, es elocuente y muy representativo por tratarse del segundo periódico de España y del grupo de medios con mayor difusión si se suman todas sus cabeceras.

58Como hemos podido ver también en el análisis, los cambios mencionados en las rutinas periodísticas profesionales y en la estructura de las redacciones (ambos van inextricablemente unidos) son de carácter estructural y no coyuntural. Tanto los gestores de las empresas periodísticas, como los propios periodistas, son conscientes de que nunca se volverá a la situación previa a 2008 en lo que se refiere a los ingresos, a la manera de rentabilizar la producción y distribución de información… Al modelo de negocio en definitiva. No obstante, de los datos aportados se extrae también como conclusión que a día de hoy, y a pesar de su decrecimiento constante y previsible en el futuro, las versiones impresas de los diarios y la publicidad en papel siguen manteniendo el negocio al conformar todavía el mayor porcentaje de sus ingresos.

59Estos cambios estructurales afectan además a distintos ámbitos: a las relaciones laborales (tensiones que hemos detallado por ejemplo en el uso de las redes sociales, el reconocimiento de nuevos perfiles periodísticos profesionales), a las rutinas profesionales (nuevas labores, modificación de las anteriores, trabajos en nuevas áreas digitales), a la propia estructura de la redacción y, consiguientemente, al producto informativo elaborado, cuya calidad e incluso identidad pueden verse afectadas, tal y como alertan distintos autores de la revisión bibliográfica analizada y presentada y como también nos han reconocido en entrevistas personales los representantes de los trabajadores.

60Se trata, además, de un proceso en marcha basado en parte en una estrategia de «prueba y error» (nadie honestamente puede afirmar que aún se haya encontrado el ansiado nuevo modelo de negocio, especialmente en España), que todavía no ha concluido, como hemos podido ver en el último apartado donde aportamos datos sobre la reorganización de una redacción que está teniendo lugar en estos precisos momentos y que, por tanto, resultaría interesante y necesario seguir sometiendo a futuros análisis.

61ALSINA, Rodrigo, La construcción de la noticia, Paidós, Barcelona, 1989.

Haut de page

Bibliographie

BENITO, Mario F. y BLASCO, Luis, El alma inmortal de los periódicos (y II), 2008, encajabaja. Consultado en: http://www.encajabaja.com/2008/07/el-alma-inmortal-de-los-peridicos-y-ii.html

CARLSON, David, «The history of online journalism», in KAWAMOTO, Kevin (ed.), Digital journalism: Emerging media and the changing horizons of journalism, Lanham, MD: Rowman & Littlefield Publishers, 2003, pp. 31-35.

CHECA GODOY, Antonio, Prensa y partidos políticos durante la II República, Salamanca, Ediciones Universidad de Salamanca, 1989.

ESPADA, Arcadi, y otros, El fin de los periódicos, Barcelona, Duomo Ediciones, 2009.

FISHMAN, Mark, La fabricación de la noticia, Tres Tiempos, Buenos Aires, 1983.

GOLDING, Peter y ELLIOT, Philip, Making the News, Longman, London, 1979.

GONZÁLEZ DÍEZ, Laura y PÉREZ CUADRADO, Pedro, «De la digitalización a la convergencia: los cambios en la producción informativa sobre los modelos de negocio de la prensa diaria española», en LEGORBURU, José María (coord.), Modelos de convergencia de medios en España I. Digitalización, concentración y nuevos soportes, Madrid, CEU Ediciones, 2013, pp. 25-73.

GONZÁLEZ DÍEZ, Laura, CUADRADO PÉREZ, Pedro y NÚÑEZ-ROMERO OLMO, Francisco, «Convergencia de contenidos en el diario El Mundo», en ALCUDIA BORREGERO, Mario, LEGORBURU HORTELANO, José María y BARCELÓ UGARTE, Teresa, Convergencia de medios. Nuevos desafíos para una comunicación global, Madrid, CEU Ediciones, 2012, pp. 19-44.

IGARTUA, Juan José y HUMANES, María Luisa, Teoría e investigación en comunicación social, Madrid, Síntesis, 2004.

Informes Anuales de la Profesión Periodística de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) de los años 2005 al 2018.

LÓPEZ, Manuel, Cómo se fabrican las noticias. Fuentes, selección y planificación, Paidós, Barcelona, 1995.

LÓPEZ HIDALGO, Antonio y MELLADO RUIZ, Claudia, «Periodistas atrapados en la Red: rutinas de trabajo y situación laboral», Estudios sobre el mensaje periodístico, n° 12 (2006), pp. 161-170.

Marco General de los Medios en España 2019, Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación (AIMC). Datos del Estudio General de Medios (EGM).

MASIP, Pere, «Rutinas periodísticas e Internet en la información diaria», Trípodos. La utopía digital en los medios de comunicación: de los discursos a los hechos. Un balance. Edición extraordinaria, 2005, pp. 561-576.

MASIP, Pere, «Presencia y uso de Internet en las redacciones catalanas», ZER, n° 14 (2004), pp. 29-42.

MASIP, Pere, Presencia y uso de Internet en las redacciones. Periodistas, rutinas profesionales y tecnología. El caso de la vanguardia, Catalunya radio y televisión de Catalunya. Tesis doctoral, Universitat Ramon Llul, Barcelona, 2005.

ORIHUELA, José Luis, Los medios después de Internet, Barcelona, Editorial UOC (Universitat Oberta de Catalunya), 2015.

ORTEGA, Félix y HUMANES, María Luisa, Algo más que periodistas. Sociología de una profesión, Barcelona, Ariel, 2000.

PARISI, Mariela Lucrecia, «El periodismo de autor 2.0 en Argentina: ¿nuevo género periodístico en la construcción de identidades digitales», index.comunicación: Revista científica en el ámbito de la Comunicación Aplicada, vol. 8, n° 3 (2018), pp. 185-206.

RETEGUI, Lorena, «La construcción de la noticia desde el lugar del emisor. Una revisión del newsmaking», Revista mexicana de opinión pública, n° 23 (2017), pp. 103-121.

RODRÍGUEZ RUBIAL, Antonio y GARCÍA LÓPEZ, Javier, «Uso y funciones de Twitter en periodistas españoles», Estudios sobre el mensaje periodístico, vol. 19 (2013), número especial de abril, pp. 963-969. Servicio de publicaciones de la Universidad Complutense de Madrid.

ROSE, Sergio y HUMANES, María Luisa, «Conflictos en los roles profesionales de los periodistas en España: Ideales y práctica», Comunicar, n° 58 (2019), pp. 65-74. DOI https://doi.org/10.3916/C58-2019-06.

ROST, Alejandro y BERGERO, Fabián (eds.), Periodismo en contextos de convergencia, Publifadecs, General Roca, Arge

ntina, 2012.

SALAVERRÍA, Ramón, «Digital journalism: 25 years of research. Review article», El profesional de la información, vol. 28, n° 1 (2019), e280101.
DOI: https://doi.org/10.3145/epi.2019.ene.01.

SALAVERRÍA, Ramón, Cibermedios: el impacto de Internet en los medios de comunicación en España, Sevilla, Comunicación Social, 2005.

SALAVERRÍA, Ramón y GÓMEZ GARCEIREDO, Beatriz, Spain Media Landscape 2017, European Journalism Centre (EJC).

SALAVERRÍA, Ramón y NEGREDO, Samuel, Periodismo integrado: convergencia de medios y reorganización de redacciones, Barcelona, Sol90, 2008.

TUCHMAN, Gaye, La producción de la noticia. Estudio sobre la construcción de la realidad, Gustavo Gili, Barcelona, 1983 (1a ed.: 1978).

VARONA, David, La influencia de las redes sociales de Internet en las prácticas, hábitos y técnicas de los periodistas españoles. Tesis doctoral de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid, Madrid, 2014.

VÍLCHEZ DE ARRIBAS, Juan Fermín, Historia gráfica de la prensa diaria española (1758-1976), Barcelona, RBA, 2011.

Haut de page

Notes

1 En especial por la denominada Web 2.0, término hecho popular por Tim O’Reilly en torno al año 2004 (aunque se cita por primera vez en el artículo Fragmented future, publicado en 1999 por Darcy DiNucci) y que se refiere al desarrollo experimentado entonces por Internet en el que los usuarios pasaron de ser meros espectadores a participar activamente creando contenidos (se vive el auge de los blogs), formando comunidades (entre 2003 y 2007 se produce la creación y el rápido desarrollo de Facebook, por ejemplo) o generando un conocimiento colectivo (Wikipedia se crea en 2001), como factores más destacados. Es también denominado por ello Web social.

2 SALAVERRÍA, Ramón, Cibermedios: el impacto de Internet en los medios de comunicación en España. Comunicación Social, 2005.

3 ORTEGA, Félix y HUMANES, María Luisa, Algo más que periodistas. Sociología de una profesión, 2000, Barcelona, Ariel, p. 43.

4 SALAVERRÍA, Ramón, «Digital journalism: 25 years of research. Review article», El profesional de la información, v. 28. n°1 (2019), e280101. DOI: https://doi.org/10.3145/epi.2019.ene.01.

5 IGARTUA, Juan José y HUMANES, María Luisa, Teoría e investigación en comunicación social, Madrid, Síntesis, 2004, pp. 132-134.

6 Ibid., p. 134.

7 RETEGUI, Lorena, «La construcción de la noticia desde el lugar del emisor. Una revisión del news­making», Revista mexicana de opinión pública, n° 23 (2017), pp. 103-121.

8 FISHMAN, Mark, La fabricación de la noticia, Buenos Aires, Tres Tiempos, 1983.

9 TUCHMAN, Gaye, La producción de la noticia. Estudio sobre la construcción de la realidad, Gustavo Gili, Barcelona, 1983 (1a ed.: 1978).

10 RETEGUI, op. cit., p. 108.

11 GOLDING, Peter y ELLIOT, Philip, Making the News, London, Longman, 1979.

12 ALSINA, Rodrigo, La construcción de la noticia, Barcelona, Paidós, 1989.

13 LÓPEZ, Manuel, Cómo se fabrican las noticias. Fuentes, selección y planificación, Barcelona, Paidós, 1995.

14 ROST, Alejandro y BERGUERO, Fabián (eds.), Periodismo en contextos de convergencia, Publifadecs, General Roca, Argentina, 2012.

15 BOCZKOWSKI, Pablo J., News at work: Imitation in an age of information abundance, University of Chicago Press, 2010.

16 ROSE, Sergio y HUMANES, María Luisa, «Conflictos en los roles profesionales de los periodistas en España: Ideales y práctica», Comunicar, n°58 (2019), pp. 65-74. DOI: https://doi.org/10.3916/C58-2019-06.

17 HUMANES, María Luisa, «Evolución de roles y actitudes. Cultura y modelos profesionales del periodismo», Telos, n°54 (2003).

18 GONZÁLEZ DÍEZ, Laura y PÉREZ CUADRADO, Pedro, «De la digitalización a la convergencia: los cambios en la producción informativa sobre los modelos de negocio de la prensa diaria española», en LEGORBURU, José María (coord.), Modelos de convergencia de medios en España I. Digitalización, concentración y nuevos soportes, Madrid, CEU Ediciones, 2013, pp. 25-73.

19 ORIHUELA, José Luis, Los medios después de Internet, Barcelona, Editorial UOC (Universitat Oberta de Catalunya), 2015.

20 MASIP, Pere, «Presencia y uso de Internet en las redacciones. Periodistas, rutinas profesionales y tecnología. El caso de La Vanguardia, Catalunya radio y Televisión de Catalunya». Tesis doctoral, Universitat Ramon Llul, Barcelona, 2005.

21 MASIP, Pere, «Presencia y uso de Internet en las redacciones catalanas», ZER, n° 14 (2004), pp. 29-42. También MASIP, Pere, «Rutinas periodísticas e Internet en la información diaria», Trípodos. La utopía digital en los medios de comunicación: de los discursos a los hechos. Un balance. Edición extraordinaria, 2005, pp. 561-576.

22 LÓPEZ HIDALGO, Antonio y MELLADO RUIZ, Claudia, «Periodistas atrapados en la Red: rutinas de trabajo y situación laboral», Estudios sobre el mensaje periodístico, n° 12 (2006), pp. 161-170.

23 «Pantallas que martirizan a los periodistas con datos en tiempo real», según publica en Twitter (17 de junio de 2019) el periodista especializado periodismo digital y analista de los medios José Manuel Rodríguez.

24 SALAVERRÍA, Ramón, Cibermedios: el impacto de Internet en los medios de comunicación en España, Sevilla, Comunicación Social, 2005.

25 GONZÁLEZ DÍEZ, Laura y PÉREZ CUADRADO, Pedro, op. cit., p. 53.

26 PARISI, Mariela Lucrecia, «El periodismo de autor 2.0 en Argentina: ¿nuevo género periodístico en la construcción de identidades digitales”, index.comunicación: Revista científica en el ámbito de la Comunicación Aplicada, vol. 8, n° 3 (2018), pp. 185-206.

27 El denominado Índice de Difusión mide el número de ejemplares por cada 1.000 habitantes en un país o zona geográfica determinada. Es una cifra relativa, pues, que permite conocer la importancia de los periódicos en una sociedad mejor que las cantidades brutas de números de ejemplares vendidos o su Difusión a secas (encuestas del Estudio General de Medios o EGM) que no tienen en cuenta el tamaño de la población. Mil ejemplares pueden ser muchos en una población de 10.000 habitantes, o una insignificancia en todo un país de 10 millones de habitantes.

28 Datos sobre creación de la Oficina de la Justificación de la Difusión (OJD).

29 BENITO, Mario y BLASCO, Luis, «El alma inmortal de los periódicos (y II)», encajabaja, 2008. Consultado en: http://www.encajabaja.com/2008/07/el-alma-inmortal-de-los-peridicos-y-ii.html

30 CHECA GODOY, Antonio, Prensa y partidos políticos durante la II República, Salamanca, Ediciones Universidad de Salamanca, 1989, p. 16.

31 ESPADA, Arcadi, El fin de los periódicos, Barcelona, Duomo Ediciones, 2009, pp. 7-17.

32 SALAVERRÍA, Ramón, «Digital journalism: 25 years of research. Review article», El profesional de la información, vol. 28. n° 1 (2019), e280101. DOI: https://doi.org/10.3145/epi.2019.ene.01.

33 CARLSON, David, «The history of online journalism», in KAWAMOTO, Kevin (ed.), Digital journalism: Emerging media and the changing horizons of journalism, Lanham, MD: Rowman & Littlefield Publishers, 2003, pp. 31-35.

34 Estudio de abril de 2016 de la consultora Equipo Económico, SL para Unidad Editorial. Informe de la consultura FTI Consulting de 2016 para Unidad Editorial. Informe de la consultora McKinsey para RCS Media Group en 2013.

35 SALAVERRÍA, Ramón y GÓMEZ BACEIREDO, Beatriz, Spain Media Landscape 2017, European Journalism Centre (EJC), p. 18: «The economic crisis, which affected Spain particularly severely between 2008 and 2012, has accentuated the erosion of the media model in force for more than three decades in the country. Years of decline in sales and advertising, failed investments and stagnant business structures have resulted in several newspaper companies accumulating a multi-million-Euro debt».

36 Ibid., p. 19: « It is still too early, however, to gauge the real magnitude of this shift in the media landscape in Spain».

37 RCS Media Group es la empresa editora del diario de referencia en Italia Corriere della Sera, del deportivo La Gazetta dello Sport, de un gran número de revistas así como libros en su editorial Rizzoli, vendida recientemente para equilibrar su cuenta de resultados y disminuir su abultada deuda.

38 El ejercicio económico de 2008 supone el máximo en cuanto a ingresos en el histórico del grupo Unidad Editorial después de la fusión con Recoletos, que se refleje en el gráfico 4 entre 2006 y 2007, pasando entonces de los 341,6 millones de facturación de Unedisa, editora en ese periodo tan sólo del diario El Mundo, a los 619,1 del primer ejercicio conjunto de Unidad Editorial en 2007.

39 Observatorio para el seguimiento de la crisis de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM).

40 En esta misma línea de actuación, Prisa (empresa editora del diario El País) cerró a finales de 2012 las delegaciones del periódico en Galicia, País Vasco, Andalucía y Valencia.

41 Estudio de abril de 2016 de la consultora Equipo Económico, SL para Unidad Editorial.

42 Como nota añadida para entender el valor real del diseño periodístico, se puede destacar el hecho de que el principal artífice del éxito del diario Marca es Luis Infante, uno de sus anteriores directores y propietarios, además de uno de los diseñadores periodísticos más importantes en la historia de la prensa española (VÍLCHEZ, F., Historia gráfica de la prensa diaria española (1758-1976), Barcelona, RBA, 2011, pp. 303, 392-393). Marca no se puede entender sin el diseño de sus portadas, es su identidad, y sus mensajes periodísticos (al igual que en toda la prensa impresa, pero tal vez más aún en el caso de la prensa deportiva) son la unión indisoluble de forma y contenido, lo que no se puede conseguir de forma eficaz con «páginas estandarizadas».

43 El precio de la publicidad digital es otro de los grandes problemas para las empresas periodísticas, con unos precios muy inferiores a la publicidad convencional del papel (según el Observatorio de la Prensa diaria de la AMI, Asociación de Medios de Información que agrupa a los principales editores de prensa españoles, en 2018 «la publicidad en diarios de papel se paga nueve veces más que en los digitales») y con las poderosas empresas multinacionales que dominan la Web (Google, Facebook, que en España acaparan entre el 70% y el 80% de la publicidad online, según informes de InfoAdex) como competidores en un ecosistema en el que proliferan, además, muchísimos más medios informativos.

44 SALAVERRÍA, Ramón y NEGREDO, Samuel, Periodismo integrado. Convergencia de medios y reorganización de redacciones, Barcelona, Editorial Sol90, 2008, p. 175.

45 GONZÁLEZ DÍEZ, Laura, CUADRADO PÉREZ, Pedro y NÚÑEZ-ROMERO OLMO, Francisco, «Convergencia de contenidos en el diario El Mundo», en ALCUDIA BORREGERO, Mario, LEGORBURU HORTELANO, José María y BARCELÓ UGARTE, Teresa, Convergencia de medios. Nuevos desafíos para una comunicación global, Madrid, CEU Ediciones, 2012, pp. 19-44.

46 Ibid., p. 42.

47 Comunicado oficial de RCS Media Group, diciembre 2012.

48 Unidad Editorial, julio de 2014.

49 Facebook, en primer lugar mundial en lo relativo a redes sociales, cuenta con 2.271 millones de cuentas activas, un 5% más que el año anterior, según los datos del informe «Digital In 2019» elaborado por We Are Social en colaboración con Hootsuite (datos de enero de 2019). En lo relativo a Twitter, este mismo informe establece en 326 millones su número de cuentas activas, un 2% menos que el año anterior y ocupando el puesto número 12, por detrás de Youtube (segunda red social mundial con 1.900 millones de cuentas), o Instagram (6 puesto, 1.000 millones de cuentas y un crecimiento anual del 25%). El informe se puede consultar en: https://wearesocial.com/blog/2019/01/digital-2019-global-internet-use-accelerates.

50 VARONA, David, La influencia de las redes sociales de Internet en las prácticas, hábitos y técnicas de los periodistas españoles. Tesis doctoral de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid, Madrid, 2014.

51 Algunas de las cuentas corporativas de las distintas secciones del diario El Mundo en Twitter son: El Mundo España (https://twitter.com/ElMundoEspana), El Mundo Madrid (@ElMundo_Madrid), El Mundo Ciencia (@elmundociencia), El Mundo Opinión (@ElMundoOpinion), Cultura El Mundo (@elmundocultura), El Mundo Diseño (@elmundodiseno) o El Mundo Gráficos (@elmundograficos). La cuenta corporativa global del periódico es El Mundo (https://twitter.com/elmundoes) y con fecha junio de 2019 cuenta con 3.314.462 seguidores. Las delegaciones también tienen cuentas propias.

52 Search Engine Optimization. Técnicas para situar páginas web en los primeros lugares de los buscadores de Internet, casi exclusivamente para Google. En el caso de los periodistas, suelen centrarse en la manera de titular las noticias y de construir los párrafos y la distribución de enlaces. Existe en Unidad Editorial un equipo especializado no en la redacción de El Mundo sino en el corporativo para dar servicio a todas las cabeceras del grupo con las que trabaja. Es una práctica que en ocasiones genera tensión entre lo que se considera más adecuado para que Google lo sitúe en los primeros puestos y lo que los periodistas consideran más relevante desde un punto de vista periodístico profesional.

53 Cuentas de redes sociales, generalmente de Twitter, que suelen comentar utilizando insultos, descalificaciones personales y al medio, alimentando polémicas estériles, etc.

54 David Gistau, periodista de El Mundo, es uno de los casos más elocuentes.

55 RODRÍGUEZ RUBIAL, Antonio y GARCÍA LÓPEZ, Javier, «Uso y funciones de Twitter en periodistas españoles», Estudios sobre el mensaje periodístico, vol. 19 (2013), número especial de abril, pp. 963-969. Servicio de publicaciones de la Universidad Complutense de Madrid.

56 Comunicado de la dirección sobre el uso de las redes sociales en las redacciones de Unidad Editorial, octubre 2012.

57 Protocolo de uso interno para redacciones de Unidad Editorial de marzo de 2019. Comité de empresa. Unidad Editorial Información General-El Mundo.

58 Fernández, Ángel, presidente del Comité de Empresa de Unidad Editorial Información General-El Mundo, entrevista realizada el 4 de junio de 2019.

Haut de page

Table des illustrations

Légende Gráfico 1. Índice de difusión de la prensa española (1970-2017).
URL http://journals.openedition.org/argonauta/docannexe/image/3477/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 176k
Légende Gráfico 2. Difusión conjunta de los periódicos españoles (1998-2018).
URL http://journals.openedition.org/argonauta/docannexe/image/3477/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 200k
Légende Gráfico 3. Inversión publicitaria en los medios de comunicación españoles (1993-2017). Datos globales de medios y de la prensa, y variación porcentual entre 2013-14 cuando se produce una cierta recuperación.
URL http://journals.openedition.org/argonauta/docannexe/image/3477/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 192k
Légende Gráfico 4. Facturación del grupo de empresas de medios Unidad Editorial (2006-2018).
URL http://journals.openedition.org/argonauta/docannexe/image/3477/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 164k
Légende Figura 1. Cabeceras de periódicos y revistas del grupo RCS. Fuente: RCS Media Group.
URL http://journals.openedition.org/argonauta/docannexe/image/3477/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 156k
Légende Gráfico 5. Evolución del número medio de empleados de Unidad Editorial y del diario El Mundo (2008-2018).
URL http://journals.openedition.org/argonauta/docannexe/image/3477/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 136k
Légende Gráfico 6. Índice de penetración de los medios (2008-2018). Mide el porcentaje de audiencia en relación a la población total de 14 o más años.
URL http://journals.openedition.org/argonauta/docannexe/image/3477/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 160k
Légende Gráfico 7. Evolución de los porcentajes de publicidad convencional y digital en los diarios (2011-2017).
URL http://journals.openedition.org/argonauta/docannexe/image/3477/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 144k
Légende Figura 2. Interfaz de una aplicación de teletipos de agencias utilizada en el diario El Mundo.
URL http://journals.openedition.org/argonauta/docannexe/image/3477/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 326k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Mario F. Benito Cabello et Pedro Pérez Cuadrado, « Rutinas profesionales en las redacciones en crisis de los diarios españoles 2008-2018. Caso de estudio: El Mundo del siglo XXI de Madrid (Unidad Editorial) », El Argonauta español [En ligne], 16 | 2019, mis en ligne le 01 septembre 2019, consulté le 14 novembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/argonauta/3477 ; DOI : 10.4000/argonauta.3477

Haut de page

Auteurs

Mario F. Benito Cabello

Universidad Rey Juan Carlos de Madrid

Pedro Pérez Cuadrado

Universidad Rey Juan Carlos de Madrid

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
El Argonauta español est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International

Haut de page
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo Université d’Aix-Marseille
  • Logo Centre national de la recherche scientifique
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals