Navigation – Plan du site
Livaison juin : La crisis de la prensa diaria en España 2008-2018

El periodismo español en tiempos de crisis. Un análisis multifactorial de amenazas y oportunidades para un ejercicio profesional de calidad

Roberto Gelado-Marcos, María Alcalá-Santaella Oria de Rueda et Rainer Rubira-García

Résumés

De nombreux auteurs ont réfléchi à l'impact, principalement économique, de la crise qui a touché divers secteurs de la société depuis la fin de la dernière décennie. L’industrie de la presse n’a pas dérogé à la règle et continue de présenter des données inquiétantes, tant sur le plan international que national. L’objectif de cet article est de réaliser une analyse comparative des études consacrées à l’impact de la crise sur l’industrie journalistique, en mettant l’accent sur le cas espagnol; pour ensuite analyser, dans le contexte actuel les menaces auxquelles est exposée la profession et les opportunités qui s’offrent à elle.

Haut de page

Texte intégral

I - Introducción

  • 1 ALLSOP, Jon, «Another brutal week for American journalism», Columbia Journalism Review, 2 de julio (...)

1El impacto de la crisis económica de finales de la década pasada en la industria periodística no es solo algo que parece asumirse como innegable dentro de la profesión sino que, además, continúa arrojando datos preocupantes. En un estudio reciente publicado en el Columbia Journal Review1, Jon Allsop llamaba la atención sobre un patrón alarmante en la destrucción de puestos de empleo periodísticos: más de 3.000 trabajadores del sector se quedaron sin trabajo entre enero y mayo de 2019.

  • 2 MATSA (Katerina Eva), BOYLES (Jan Lauren), «America’s Shifting Statehouse Press. Can New Players Co (...)

2La tendencia no es nueva. El Pew Research Center for Journalism & Media2 ya advertía en 2014 de un descenso sintomático no solo en la cantidad de periodistas que cubrían la actualidad parlamentaria estadounidense, sino también en la calidad: la precariedad laboral de quienes cubrían un tema tan central para la esfera pública de los Estados Unidos era también una realidad en ascenso.

3El descrédito potencial de la profesión como efecto colateral de estos fenómenos observados no es, desde luego, exclusivo del país estadounidense: en España son varios los autores que han llamado la atención sobre problemas similares. Como comenta Ortiz de Guinea Ayala:

  • 3 ORTIZ DE GUINEA AYALA, Yolanda, «El periodismo y la reputación de los periodistas en tiempo de cris (...)

«la recuperación de la reputación de los periodistas pasa por un ahondamiento en los valores clásicos de reputación del periodismo, enraizados con el respeto a una serie de principios profesionales claros: independencia, verificación, control independiente del poder, prácticas éticas, exhaustividad, formación académica como medio de perpetuar la calidad… La solución está en el periodismo de excelencia y en la labor esencial de garantizar una información veraz y contrastada»3.

  • 4 En este estudio se presenta la situación del periodismo teniendo en cuenta las amenazas y oportunid (...)
  • 5 LÓPEZ RABADÁN (Pablo), MURCIANO MARTÍNEZ (Marcial), «Retos del periodismo ante el nuevo escenario d (...)

4Este es el objeto de estudio del presente artículo: realizar, por un lado, una revisión del estado de la cuestión de las investigaciones sobre el impacto de la crisis en la empresa periodística y detallar las amenazas y oportunidades4 que para la profesión brinda este escenario de crisis (y, por tanto, de cambio). Hay que considerar también que «la irrupción de Internet como plataforma informativa ha generado en la última década profundos cambios en todo el sector periodístico, afectando tanto a su estructura económica tradicional como a sus sistemas de producción y distribución de contenidos»5. Para ello, arrancaremos con una reflexión inicial sobre la relación entre la libertad de expresión y el periodismo de calidad como futuro punto de partida de la antedicha exploración de oportunidades para la profesión.

II - El periodismo de calidad, premisa irrenunciable de la libertad de expresión

  • 6 MCQUAIL, Denis, Mass Communication Theory, Londres, Sage, 2010, pp. 29-31.

5Que la calidad ha sido un concepto indisolublemente unido al ejercicio profesional del periodismo es algo de lo que se tiene constancia desde el surgimiento, a finales del siglo XIX, de una modalidad de prensa, etiquetada por McQuail6 como de prestigio, que cimentaba su modelo sobre un reporterismo independiente y objetivo, y que trataba de no ser excesivamente sensacionalista, comercial y partisano.

6Aquella primera prensa de prestigio, que tuvo al diario británico The Times entre sus grandes referentes, era, en realidad, la plasmación de lo que los grandes adalides de la libertad de expresión tenían en mente al realizar sus enconadas defensas de por qué aquello que nunca había llegado, hasta entonces, a ser objeto de debate era urgente y necesario para las sociedades modernas.

  • 7 MILTON, John, Areopagitica, Rockville (Maryland), Arc Manor, 2008, p. 54 [1a ed.: 1644].
  • 8 LOCKE, John, An Essay Concerning Human Understanding, Londres, Routledge, 1910, p. 560 [1a ed.: 169 (...)
  • 9 MILL, John Stuart, On Liberty: Annotated Text Sources and Background Criticism, Nueva York: W.W. No (...)

7Mediado el siglo XVII, apenas dos después de la revolucionaria invención de la imprenta por Johannes Gutenberg, John Milton impelía al parlamento inglés en su Areopagitica7 a no involucionar hacia épocas pasadas en las que solo unos pocos tenían acceso al conocimiento. Algunas décadas después, el filósofo John Locke8 se sumaba a los postulados de Milton en su famoso ensayo Letter concerning toleration, en el que hacía una encendida defensa de la libertad de expresión sobre la base del conocimiento limitado de la verdad al que el ser humano podía aspirar de modo individual. Aquello reclamaba la necesidad de una libertad de discusión en la que las ideas pudieran fluir en pos del conocimiento social, idea que maduró hasta que John Stuart Mill9 recuperó su defensa en su no menos influyente On liberty. En aquel texto crucial, Mill hablaba no tanto de la necesidad de expresarse libremente en sociedad, sino de una libertad de discusión que asegurase el progreso social.

  • 10 Cf. EISENSTEIN, Elisabeth L., The printing revolution in early modern Europe (Vols. 1-2), Cambridge (...)

8Los tres textos, sin mencionar explícitamente la libertad de expresión, consolidaron su concepto y su posterior desarrollo no solo ético sino también jurídico. Todos ellos interpelaban, por un lado, al poder político para que no limitase las posibilidades técnicas que el progreso, en forma de imprenta10, había brindado a la humanidad; pero, al mismo tiempo, requerían de un ejercicio responsable de esta libertad de nuevo cuño para justificar su necesidad social: la libertad de expresión era justificable socialmente porque facilitaba el progreso, el conocimiento y, en última instancia, el acercamiento de las sociedades que la disfrutaban a la verdad.

  • 11 LICHTENBERG, Judith, «Foundations and Limits of Freedom of the Press», in J. Lichtenberg (ed.), Dem (...)

9Judith Lichtenberg11 ahondó varios siglos después en esta premisa al debatir las diferencias entre la libertad de expresión y la libertad de los medios a difundir cualquier contenido. La clave, insistía Lichtenberg, en un ejercicio de actualización de las motivaciones inspiradoras de la libertad de expresión glosadas por Milton, Locke y Mill, era la motivación. La libertad de los medios podía equipararse éticamente a la libertad de expresión siempre que compartieran el mismo objetivo: la diversidad de opiniones, el debate público; el interés por acercar, en fin, a los receptores, a la verdad.

10Por todo ello, y volviendo al comienzo del presente epígrafe, la prensa de prestigio fue la primera gran culminación del potencial social que vislumbraron los grandes filósofos inspiradores de la libertad de expresión: un foro alejado de intereses espurios cuyo objetivo principal era garantizar un conocimiento todo lo próximo a la verdad que fuera posible de sus lectores.

III - Verdad y objetividad como anclajes del periodismo de calidad

  • 12 SANDERS, Karen, «Lying to tell a story», en Sanders, Karen (ed.), Ethics and Journalism, London, Sa (...)

11El debate sobre si la verdad debía orientar y dar peso a un periodismo de calidad no ocupó solo a los primeros defensores de la libertad de expresión: autores mucho más próximos al ejercicio moderno de la profesión también se han preguntado por esta cuestión. Sanders12 afirma al respecto de la imposibilidad de conocer toda la verdad, que tal fenómeno es consustancial de la condición humana y, por supuesto, también de los periodistas. Sin embargo, tal limitación, antes que inhibir al periodista en su búsqueda, ha de incidir en su carácter aspiracional e irrenunciable.

  • 13 KOVACH (Bill), ROSENSTIEL (Tom), «Truth: The first and Most Confusing Principle», in B. Kovach & T. (...)

12Kovach y Rosenstiel13 coinciden en señalar esta necesidad de hacer girar el periodismo de calidad en torno a la noción de verdad, especialmente en una época en la que la sobreabundancia de información dificulta, precisamente, llegar a contenidos verdaderamente relevantes.

  • 14 GELADO, Roberto, «La dependencia de la prensa española hacia las agencias de noticias», Comunicació (...)
  • 15 SANDERS, «Lying to tell a story», en Sanders, Karen (ed.), Ethics and Journalism, London, Sage, 200 (...)

13Para estos autores hay tres elementos llamados a cimentar la verdad funcional a la que debe aspirar el comunicador: la exactitud en lo informado, la voluntad de generar debate y la objetividad. Sobre lo primero, Kovach y Rosenstiel señalan que es fundamental (también lo hizo Pulitzer en su famosa cita sobre lo que necesitaban los periódicos, refiriéndose en tres ocasiones, precisamente a la exactitud) ser exacto porque los comunicadores son intérpretes de la realidad, pero no todas las interpretaciones tienen el mismo valor social; ahí radica, en verdad, uno de los grandes valores diferenciales del periodismo de calidad. Sanders cita, en este sentido, varios elementos que pueden distinguir las interpretaciones periodísticas en términos de calidad en función de su mayor o menor exactitud: que nombres, fechas y edades sean correctas, que la atribución de información sea adecuada, que no exista una dependencia excesiva en las noticias de agencia (algo que también ha advertido Gelado14), revisar las fuentes, en especial en la era de Internet, o no inventarse citas, pueden ser indicadores de exactitud que cualquier periodista puede aplicar al ejercicio de su profesión en esta búsqueda de la calidad15.

  • 16 KOVACH (Bill), ROSENSTIEL (Tom), «Truth: The first and Most Confusing Principle», in B. Kovach & T. (...)

14La voluntad de generar debate sobre unos datos exactos remite directamente a la libertad de discusión de la que hablaba John Stuart Mill y representa, ciertamente, un pilar esencial en el ejercicio del periodismo de calidad. La convicción, en fin, de que la contribución social del periodismo no se agota en una primera publicación del contenido16, sino que en su búsqueda de la verdad ha de enriquecerse de la interacción del comunicador con su audiencia, es crucial para entender no solo el potencial técnico sino también ético que se pone a disposición de los comunicadores modernos.

  • 17 DESANTES GUANTER, José María, «Veracidad, verdad, objetividad», 1º Congreso Internacional de Ética (...)

15La objetividad como último pilar es sostenido por Kovach y Rosenstiel como un objetivo aspiracional que pide que el contenido difundido sea verdadero. En este sentido, Desantes Guanter coincide en señalar el paralelismo entre objetividad y justicia: ambos plantean tensiones constantes de las que no siempre se sale victorioso, pero no por ello se ha de desistir en el empeño por acercarse a ellas17.

IV - La crisis como acentuador de las amenazas sobre el periodismo de calidad

  • 18 GELADO-MARCOS, Roberto, «Una revisión de los condicionantes de la profesión periodística desde la p (...)
  • 19 MCNAIR, Brian, The Sociology of Journalism, London, Arnold, 1998.

16Como recuerda Gelado-Marcos18, la actualidad del análisis sociológico del ejercicio de la actividad periodística planteado en 1998 por Brian McNair19 continúa estando, más de dos décadas después, plenamente vigente. El académico escocés retrata un ecosistema de presiones mediáticas desde la perspectiva de la Sociología del Periodismo que van desde la ética profesional y las rutinas prácticas hasta el entorno tecnológico, pasando por las presiones políticas, el entorno económico y los actores sociales extramediáticos. Esta categorización pasa por ser la gran contribución de McNair al debate, ya que desde su formulación han aparecido nuevas variantes pero casi todas ellas pueden englobarse en alguna de aquellas cuatro categorías.

  • 20 BERGANZA-CONDE (María Rosa), OLLER-ALONSO (Martín), MEIER (Katrin), «Journalistic roles and objecti (...)

17Por ética profesional y rutinas prácticas, McNair se refiere, por un lado, a la autorregulación del sector y, por el otro, a los hábitos adquiridos que inducen a los periodistas a repetir ciertos patrones de producción de contenidos sin un margen a su cuestionamiento que pudiera llevar a mejorarlos. Berganza et al.20 explican que, dentro de los hábitos de producción periodística, los periodistas españoles, por ejemplo, priorizan la protección de fuentes por encima de su propia objetividad (que, como vimos, era uno de los tres grandes pilares que Kovach y Rosenstiel consideraban esenciales para un ejercicio profesional periodístico de calidad).

  • 21 MCNAIR, Brian, The Sociology of Journalism, London, Arnold, 1998, p. 18.
  • 22 MANNING, Paul, News and News Sources. A critical introduction, London, Sage, 2000.
  • 23 MCCHESNEY, Robert W., Corporate Media and the Threat to Democracy, New York, Seven Stories, 2011.
  • 24 Cf. también FISKE, John, Media matters, Oxon, Routledge, 2016.

18Esto que McNair llama «cultura profesional»21 ha conducido a la asunción de ciertos valores como la asignación de importancia a fuentes por el mero hecho de ostentar algunos cargos, generalmente políticos; y, al mismo tiempo, al oscurecimiento de ciertas realidades porque su revelación provenía de fuentes no pertenecientes a este grupo. Manning22 llama a estas fuentes «spin doctors» y McChesney23 advierte del riesgo de que los periodistas que solo se hagan eco de ellas se acaben convirtiendo en meros «estenógrafos» o validadores de los discursos de fuentes poderosas24.

19La vigencia de este debate sobre las rutinas profesionales y el modo en el que estas ejercen presión sobre los periodistas que aspiran a un ejercicio de calidad de su práctica profesional quedó de manifiesto durante las últimas elecciones presidenciales estadounidenses, en las que buena parte de la prensa norteamericana se cuestionó —como ya lo había hecho antes Aron Sorkin en la ficción por boca de Will McAvoy y Mackenzie McHale, dos de sus personajes en The Newsroom— si su papel debía ser solamente amplificar equitativamente los discursos de los candidatos.

  • 25 HYLLAND, Thomas, Tyranny of the Moment. Fast and Slow Time in the Information Age, London, Pluto Pr (...)
  • 26 Cf. DE MATEO (Rosario), BERGÉS (Laura), GARNATXE (Anna), «Crisis, what crisis? The media: business (...)
  • 27 Cf. ROBERTS, Patrick S., Disasters and the American State: How Politicians, Bureaucrats, and the Pu (...)
  • 28 Cf. RAMONET, Ignacio, La tiranía de la comunicación, Madrid, Debate, 2001; y LE CAM (Florence), DOM (...)

20La tendencia de unos medios de comunicación cada día más enfrascados en su batalla por la inmediatez parecían hacer inevitable que la manera de hacer las noticias (o, al menos, llegar a tiempo a ellas) fuera, precisamente, limitarse a reproducir lo que dijeran fuentes habitualmente legitimadas (como, en aquel caso, eran los candidatos políticos a la presidencia de los Estados Unidos). No se podía hacer de otro modo, o al menos no tan rápido, precisamente porque la cultura profesional había derivado hacia esta tiranía de la inmediatez de la que ya advirtió Hylland25 que dejaba mucho más espacio a la amplificación de discursos ajenos que a la verificación de lo que decían. Los años de la crisis, con recortes en las redacciones y en la inversión publicitaria26 no han vuelto sino más rígida esta cultura profesional tendente a la inmediatez27, lo que constituye una evidente amenaza28 para el ejercicio profesional del periodismo de calidad.

  • 29 GARCÍA-SANTAMARÍA, José Vicente, «The crisis of investigative Journalism in Spain. The journalism p (...)

21Sobre cómo la inmediatez ha supuesto un deterioro potencial del periodismo de calidad en el entorno español resulta especialmente interesante el análisis de la cobertura mediática del accidente de Spanair realizado por García-Santamaría29. En él se apunta hacia algunos elementos glosados en el primer epígrafe del presente artículo como esenciales para el desarrollo de un periodismo de calidad a la hora de explicar qué fue mejorable de aquella cobertura. Se cita, por ejemplo, la escasez de fuentes —propiciada, cuanto menos en parte, por la contemporánea obsesión por la inmediatez— o la tendencia al sensacionalismo como mecanismo rápido de atención para explicar el declive de un periodismo que se aleja de los principios inspiradores de la libertad de expresión.

  • 30 MCNAIR, Brian, The Sociology of Journalism, London, Arnold, 1998, p. 127
  • 31 SIAPERA (Eugenia), VEGLIS (Andreas), The Handbook of Global Online Journalism, Oxford, Wiley-
  • 32 MEYER, Philip, «The Influence Model and Newspaper Business», Newspaper Research Journal, vol. 25, n (...)
  • 33 CORDEIRO DA SILVA, Francisco de Asis, «Periodismo sin poder. Un estudio de un caso en Elpaís.com; E (...)

22La antedicha tendencia a la inmediatez está, evidentemente, relacionada con el entorno tecnológico, que ha hecho de esta posibilidad una realidad cada vez más presente. McNair30 advierte explícitamente, de hecho, que la eclosión tecnológica estimula esta obsesión por la inmediatez. Aunque esto no sea nuevo, como ya glosaron Siapera y Veglis31 parafraseando a Meyer32, la creciente sofisticación de esta amenaza sobre el ejercicio reposado y reflexivo de un periodismo de calidad es innegable. En este sentido, Cordeiro da Silva confirma una evolución del periodismo tras la proliferación de publicaciones online hacia «una estrategia de marketing para vender productos, publicidad y promover personas o partidos políticos en nuestra sociedad»33.

23En otra de sus grandes categorías, McNair señala el entorno político como fuente de tensiones para el ejercicio de un periodismo de calidad. Concretamente, McNair menciona la relación económica entre los medios periodísticos y el aparato político o la cultura política como elementos que pueden llegar a constituir una amenaza para el libre ejercicio de la profesión y, en este sentido, se puede constatar, según los últimos informes de Freedom House34, que se ha producido un estancamiento en la fotografía global de la libertad de expresión en el mundo, como se puede ver en el siguiente gráfico:

Tendencia histórica de la libertad de expresión por porcentajes de países libres, no libres y parcialmente libres (2017). Fuente: Freedom House (2017).

  • 35 Cf. también WILLIAMS (Debbie Jay), PRINCEL (Kalyn L.), The Monstrous Discourse in the Donald Trump (...)

24Dentro de los indicadores que utiliza Freedom House para agregar su resultado final de libertad de expresión para cada país estudiado, dos de ellos, el entorno legal y el político señalan en la misma dirección a la que apunta McNair cuando habla de entorno político: por un lado, las leyes promulgadas por los parlamentos nacionales que pueden constreñir el ejercicio de la libertad de expresión y, por el otro, las presiones que, fuera del entorno parlamentario pero aún en la esfera política, pueden recibir los periodistas. En este sentido, Freedom House ha alertado del asentamiento de fenómenos no normalizados anteriormente como el hecho de que líderes políticos como Donald Trump35 o Benjamin Netanyahu, bien directamente o a través de sus portavoces, hayan convertido en norma el insulto y la denuncia a periodistas de sus países.

  • 36 MCNAIR, Brian, The Sociology of Journalism, London, Arnold, 1998, p. 102.
  • 37 Cf. también DE MATEO (Rosario), BERGÉS (Laura), GARNATXE (Anna), «Crisis, what crisis? The media: b (...)
  • 38 ADORNO (Theodor A), HORKHEIMER (Max), «The culture industry: enlightenment as mass deception», En O (...)

25Respecto al entorno económico, McNair señalaba en su análisis sociológico de la profesión cómo la comodificación del contenido periodístico podía constreñir potencialmente el libre ejercicio de la profesión: en tanto que negocio, las presiones para crear un producto periodístico rentable pueden llegar a contraponerse a la necesidad de crear un producto periodístico de calidad, como ya criticaba Bourdieu en la cita que rescata el propio McNair36 al hilo de esta reflexión37. La preocupación por la inserción de los contenidos mediáticos en el engranaje de producción industrial ya fue glosada por los teóricos de la Escuela de Frankfurt, en especial por Adorno y Horkheimer38 quienes, al acuñar el concepto de industria cultural, pretendían llamar la atención, precisamente, sobre el controvertido camino que la creación y el conocimiento estaban adquiriendo con la consolidación del sistema capitalista.

  • 39 ECO, Umberto, Apocalípticos e integrados, Madrid, Penguin Random House España, 2011.

26Pese a que Eco39 ayudó a etiquetar a buena parte de los autores de aquella escuela dentro del grupo de apocalípticos que era incapaz de ver las ventajas de la industrialización del arte y del conocimiento, también advirtió que aquel alarmismo tenía un cierto fondo de verdad y que tampoco se debía asumir acríticamente —como parecían hacer los integrados— las ventajas de la masificación de la sociedad en la producción cultural. Frente a estas dos posturas encontradas, Eco abogaba por una tercera vía en la que se celebrase el acceso de las masas a la cultura, también a través de la industria periodística, pero se analizase críticamente el impacto que fenómenos económicos como la concentración podían tener en la producción y, sobre todo, la recepción de esos contenidos.

  • 40 Cf. DE MATEO (Rosario), BERGÉS (Laura), GARNATXE (Anna), «Crisis, what crisis? The media: business (...)
  • 41 EN BERGANZA-CONDE (María Rosa), OLLER-ALONSO (Martín), MEIER (Katrin), «Journalistic roles and obje (...)

27Mucho de aquel debate sigue vigente, en especial si se observa cómo la crisis ha acentuado los procesos de concentración mediática en la práctica totalidad del globo. Es por ello que ahora resulta más necesario que nunca recordar esa vía crítica, que no apocalíptica, propuesta por Eco para analizar el impacto que fenómenos económicos como la concentración mediática o la antedicha reducción de la inversión publicitaria tienen en el ejercicio de la actividad periodística; y cómo, por ende, esto acaba suponiendo una amenaza para el periodismo de calidad. De Mateo et al.40 advierten, por ejemplo, de los efectos colaterales de crisis económicas como las vividas a finales de la primera década del nuevo siglo en la producción de contenidos, con la trivialización de los contenidos y la sobrecarga emocional para reducir costes y ganar audiencia. Berganza et al.41 constatan en su estudio comparativo del periodismo suizo y español, que los periodistas españoles tienden a ver a sus lectores más como consumidores que como ciudadanos, lo cual conlleva implicaciones muy interesantes desde el punto de vista del deterioro de la profesión, al menos en su relación con los ya glosados ideales inspiradores de la libertad de expresión.

  • 42 Cf. también REIG, Ramón, Crisis del sistema, crisis del periodismo. Contexto estructural y deseos d (...)
  • 43 GOYANES (Manuel), RODRÍGUEZ-CASTRO (Marta), «Commercial pressures in Spanish newsrooms», Journalism (...)

28En este apartado de las presiones económicas cabe destacar también el estudio que, a través de medio centenar de entrevistas a profesionales realizaron Goyanes y Rodríguez-Castro. En él constataron que los años de la crisis han reforzado una convicción extendida en la profesión: que las presiones comerciales, especialmente a través de los anunciantes42, son una realidad de la que resulta difícil abstraerse, especialmente en casos en los que las empresas periodísticas son económicamente vulnerables43.

  • 44 MCNAIR, Brian, The Sociology of Journalism. Londres, Arnold, 1998, p. 15.
  • 45 GOYANES (Manuel), RODRÍGUEZ-CASTRO (Marta), «Commercial pressures in Spanish newsrooms», op. cit., (...)

29Por actores sociales extramediáticos entiende McNair44, por último, a los individuos y organizaciones ajenas a los grupos mediáticos pero que tratan de captar su atención, como los grupos de presión, las celebridades, o las organizaciones no gubernamentales. Todos ellos pueden, de uno u otro modo, capitalizar el posible rédito en forma de interés periodístico que ocasionalmente puedan ofrecer a los periodistas y, de este modo, ejercer presión sobre lo que se escribe sobre ellos (algo que Goyanes y Rodríguez-Castro también detallan al respecto de la relación entre periodistas y anunciantes45), lo que evidentemente puede introducir condicionantes que puedan presionar al periodista en su ejercicio profesional.

V - La crisis como generadora de oportunidades

30Hasta aquí hemos revisado y constatado la vigencia de amenazas que no solo han formado parte del ecosistema periodístico desde hace mucho tiempo, sino que también se han perfeccionado durante los últimos años; algunos de ellos, además, aprovechándose de la coyuntura económica de crisis. Sin embargo, de estas mismas debilidades que tienen el potencial de minar el libre ejercicio de un periodismo de calidad sustentado en los principios debatidos en nuestro primer punto, se atisban también oportunidades que merece la pena tener en consideración para que la superación de la crisis dé paso a un nuevo y perfeccionado escenario en aras de ese objetivo cuasi fundacional del periodismo: ofrecer a sus lectores, oyentes y espectadores, contenidos que contribuyan al progreso de las sociedades a las que se dirigen.

  • 46 Ibid., p. 1104.
  • 47 LUENGO, María, «Constructing the Crisis of Journalism», Journalism Studies, vol. 15, n° 5 (2014), p (...)

31Así, en su estudio sobre las presiones comerciales, Goyanes y Rodríguez-Castro apuntan que la crisis económica ha puesto contra las cuerdas a un buen número de empresas periodísticas, lo que en la práctica las ha vuelto aún más vulnerables al influjo comercial de sus anunciantes, algo constatado por los periodistas entrevistados para su estudio. Sin embargo, en la argumentación de sus conclusiones, los autores vislumbran46 una virtud que puede surgir de la necesidad. Ante la constatación de esta deriva provocada por la crisis, se divisa una posible solución que dificulte el control del sector periodístico por parte de unos pocos actores comerciales (los autores citan a El Corte Inglés, Banco Santander y Telefónica entre los nombres de referencia de este grupo): que el poder legislativo estimule la proliferación de una mayor diversidad de organizaciones mediáticas y facilite la creación de start-ups periodísticas, en una línea similar a la empleada por Luengo47 al señalar a la desregulación del sector mediático como elemento más influyente en la crisis del periodismo que a la proliferación de la tecnología digital.

  • 48 GÓMEZ-MOMPART (Josep-Lluís), GUTIÉRREZ-LOZANO (Juan-Francisco), PALAU-SAMPIO (Dolors), «Spanish Jou (...)
  • 49 SOENGAS PÉREZ (Xosé), RODRÍGUEZ VÁZQUEZ (Ana Isabel), ABUÍN VENCES (Natalia), «The professional sit (...)

32Parafraseando a Picard, la autora coincide en señalar que no se trata tanto de emprender cruzadas para rescatar cabeceras emblemáticas sino de cambiar el ecosistema mediático para recuperar la función de contrapeso que llevó a la prensa a erigirse como cuarto poder. En su estudio realizado sobre 363 profesionales de la información, Gómez-Mompart et al. apuntan una conclusión común: el 81% de los entrevistados «reconoce un empeoramiento de los patrones de calidad del producto periodístico, que ligan a la crisis del sector. Entre las posibles causas se mencionan la falta de independencia económica y política de los medios, la falta de inversión empresarial y los problemas derivados de los cambios tecnológicos, todo ello en un contexto de precarización del mercado laboral periodístico»48. En una línea similar, Soengas Pérez et al.49 señalan que las condiciones de trabajo de la mayoría de los periodistas españoles se vieron afectadas desde los primeros años de la crisis y experimentaron un empeoramiento notable en 2012, provocado sobre todo por la reestructuración de las redacciones y la priorización de los criterios económicos sobre los periodísticos en muchos de ellos. Que estos movimientos, con una reducción de personal en el 87% de los medios españoles considerados para este estudio, la pérdida de poder adquisitivo del 62% de los periodistas encuestados, o la precariedad laboral de los periodistas, hayan coincidido con un periodo de descrédito de escasos precedentes para la profesión, señalan también claramente la oportunidad de recorrer un camino inverso para recuperar la profesionalidad conducente a un periodismo de calidad.

  • 50 GALÁN-GAMERO, Javier, «Cuando el ‘cuarto poder’ se constituye en cuarto poder: propuestas», Palabra (...)

33Sobre la base de la necesidad del periodismo de recuperar su identidad de cuarto poder, Galán-Gamero coincide en señalar al «alejamiento de los intereses sociales» y la progresiva deriva hacia «un sistema donde prima la obtención de beneficios por encima del cumplimiento del bien social»50 como principales amenazas resultantes de la crisis en el periodismo, en general, y el periodismo español, en particular. Más allá del diagnóstico, no obstante, Galán-Gamero divisa una serie de oportunidades que como sucedía en el caso de Soengas Pérez et al., pueden empezar a formularse recorriendo el camino inverso al que han generado los fenómenos observados como problemáticos para un ejercicio de calidad de la profesión periodística.

  • 51 SALAVERRÍA, Ramón, «Medios y Periodistas ¿Un futuro compartido?», en El futuro del periodismo. Cuad (...)
  • 52 GALÁN-GAMERO, Javier, «Cuando el ‘cuarto poder’ se constituye en cuarto poder: propuestas», op. cit (...)
  • 53 Ibid., p. 170.
  • 54 Ibid., p. 172.
  • 55 KOVACH (Bill), ROSENSTIEL (Tom), The Elements of Journalism: What Newspeople Should Know and the Pu (...)

34En sus propuestas para redefinir los medios de comunicación, Galán-Gamero comienza parafraseando a Salaverría51 para advertir de las oportunidades que presenta la nueva era digital y continúa señalando tres ejes de actuación fundamentales: en primer lugar, delimitar de un modo más claro información y entretenimiento52; en segundo, priorizar lo social por delante de lo comercial (un aspecto en el que coincide plenamente con las líneas sugeridas anteriormente por otros autores que, además, corresponde con los principios inspiradores de la libertad de expresión y de la prensa de prestigio)53; y, por último, regresar a los principios de la metodología y deontología profesional54 (algo que remite, de nuevo, a la autorregulación y a los principios de la verdad funcional periodística propuesta por Kovach y Rosenstiel55).

35En una línea similar, Arrese vislumbra un diagnóstico del periodismo después de la crisis en el que «el ejercicio mismo del periodismo, […] a menudo ha quedado relegado

  • 56 ARRESE, Ángel, «Algunas reconquistas pendientes del periodismo», Revista de Comunicación, n° 12 (20 (...)
  • 57 Id.

36en un segundo plano, ante los desafíos tecnológicos y económicos»56. Sin embargo, el autor aboga, igualmente, por «reconquistar» terrenos que el periodismo ha ido dejando de lado, especialmente durante los años de la crisis. Así, el autor plantea «volver a pensar en el negocio del periodismo apoyándose en tres ideas básicas: la recuperación de la percepción de valor de la información de calidad, y de su monetización a través de múltiples vías, recuperando el pago por contenidos; la revalorización de las marcas periodísticas, más allá de sus medios y soportes concretos, como clave del éxito de ofertas informativas únicas y valiosas; y la revisión de los modos de organizar y gestionar las empresas informativas que realmente apuestan por proyectos periodísticos de calidad»57.

VI - Conclusiones

37La crisis económica de finales de la década pasada tuvo un impacto innegable en la viabilidad económica de varios sectores, incluido por supuesto la empresa periodística. A través del análisis documental realizado, se ha podido constatar también que los diversos estudios realizados sobre la profesión durante estos años confirman que ha habido cambios en la profesión que, pudiendo estar motivados por razones económicas, van más allá de este ámbito.

38Todos los estudios consultados coinciden en señalar el acento tecnológico en la conocida deriva de la empresa periodística hacia la inmediatez y algunos apuntan su conexión no solo al fenómeno en sí, sino a sus efectos colaterales. El más importante de todos ellos es la pérdida de valores señalados directa o indirectamente como deseables por la prensa de calidad: la exactitud de las afirmaciones, facilitar un contexto apropiado que permita entender de un modo más adecuado aquello sobre lo que se informa, la búsqueda de fuentes originales o, en última instancia, el referente aspiracional de la objetividad.

39Todo esto señala también un camino interesante ya que, más allá del diagnóstico de cómo la crisis ha afectado a la empresa periodística, es posible aprender de lo sucedido para encontrar oportunidades en este proceso de crisis que, ante todo, es un proceso de cambio. El análisis retrospectivo que se sugería anteriormente permitía, por ejemplo, confrontar los valores asociados históricamente a un ejercicio periodístico de calidad con la realidad profesional actual. A raíz de esta comparación, vehiculada a través de un primer epígrafe en el que se ha debatido la relación entre la libertad de expresión y el periodismo de calidad y el consabido análisis documental de los estudios realizados sobre la situación actual del periodismo español, se vislumbran varios ejes de oportunidades que se presentan para recuperar el crédito del periodismo.

40El primero de todos ellos es recuperar el valor social del periodismo, emborronado durante los años de la crisis por la desinversión publicitaria, la reducción de costes y la priorización del beneficio económico sobre el impacto en el progreso social. No solo los autores y estudios examinados confirman esta necesidad, sino que también el basamento conceptual de la libertad de expresión exige que sea esto lo que se persigue: los primeros autores que defendieron su necesidad no hablaron de rédito económico de las empresas, sino de beneficio social para justificar su prevalencia en caso de colisión con otros derechos fundamentales.

41Del mismo modo, ha quedado constatada una mayor tendencia al control de las empresas periodísticas después de la crisis, especialmente por la reducción del número de actores dentro del sector y por su ingente dependencia de los ingresos publicitarios. En este sentido, una regulación favorecedora de una proliferación de pequeños negocios y start-ups periodísticos podría, presumiblemente, escapar a este control que históricamente siempre ha sido más fácil cuando los elementos que habían de ser controlados eran menos. Esto es especialmente importante en un momento en el que importantes organizaciones que evalúan la salud de la libertad de expresión han llamado la atención sobre las crecientes injerencias (o intentos de) por parte del poder político en países muy influyentes.

  • 58 JARVIS, Jeff, Public Parts: How Sharing in the Digital Age Improves the Way We Work and Live, New Y (...)

42Esta amenaza redunda en la necesidad de devolver el periodismo a lo que inspiró su valía inicialmente: el interés público; la sociedad, en suma. El periodismo, más que nunca ha de buscar su propósito social en cada una de sus interacciones con la audiencia y, de esta reflexión inicial, no solo se entroncará con su primigenia razón de ser sino que, como afirma Jarvis58, logrará maridar tecnología y entorno económico para encontrar su lugar en el nuevo escenario social.

Haut de page

Notes

1 ALLSOP, Jon, «Another brutal week for American journalism», Columbia Journalism Review, 2 de julio de 2019, https://www.cjr.org/the_media_today/media_layoffs_the_vindicator.php

2 MATSA (Katerina Eva), BOYLES (Jan Lauren), «America’s Shifting Statehouse Press. Can New Players Compensate for Lost Legacy Reporters?», Pew Research Center for Journalism & Media, 10 de julio de 2014, https://www.journalism.org/2014/07/10/americas-shifting-statehouse-press/

3 ORTIZ DE GUINEA AYALA, Yolanda, «El periodismo y la reputación de los periodistas en tiempo de crisis», index.comunicación, vol. 5 , n° 2 (2015), p. 97, http://journals.sfu.ca/indexcomunicacion/index.php/indexcomunicacion/article/view/167

4 En este estudio se presenta la situación del periodismo teniendo en cuenta las amenazas y oportunidades mediante un análisis DAFO. El DAFO es una herramienta de estudio de la situación analizando sus características internas (Debilidades y Fortalezas) y su situación externa (Amenazas y Oportunidades).

5 LÓPEZ RABADÁN (Pablo), MURCIANO MARTÍNEZ (Marcial), «Retos del periodismo ante el nuevo escenario digital», adComunica. Revista de Estrategias, Tendencias e Innovación en Comunicación, n° 4, (2012), p. 17, http://www.adcomunicarevista.com/ojs/index.php/adcomunica/article/view/66

6 MCQUAIL, Denis, Mass Communication Theory, Londres, Sage, 2010, pp. 29-31.

7 MILTON, John, Areopagitica, Rockville (Maryland), Arc Manor, 2008, p. 54 [1a ed.: 1644].

8 LOCKE, John, An Essay Concerning Human Understanding, Londres, Routledge, 1910, p. 560 [1a ed.: 1690.]

9 MILL, John Stuart, On Liberty: Annotated Text Sources and Background Criticism, Nueva York: W.W. Norton, 1975, p. 18 [1a ed.: 1859].

10 Cf. EISENSTEIN, Elisabeth L., The printing revolution in early modern Europe (Vols. 1-2), Cambridge, Cambridge University Press, 1983.

11 LICHTENBERG, Judith, «Foundations and Limits of Freedom of the Press», in J. Lichtenberg (ed.), Democracy and the Mass Media, Cambridge, Cambridge University Press, 1995, pp. 102-135.

12 SANDERS, Karen, «Lying to tell a story», en Sanders, Karen (ed.), Ethics and Journalism, London, Sage, 2003, pp. 40-52.

13 KOVACH (Bill), ROSENSTIEL (Tom), «Truth: The first and Most Confusing Principle», in B. Kovach & T. Rosenstiel (eds.), The Elements of Journalism: What Newspeople Should Know and the Public Should Expect, New York, Three Rivers Press, 2007, pp. 36-49.

14 GELADO, Roberto, «La dependencia de la prensa española hacia las agencias de noticias», Comunicación y sociedad, vol. XXII, n° 2 (2009), pp. 243-276.

15 SANDERS, «Lying to tell a story», en Sanders, Karen (ed.), Ethics and Journalism, London, Sage, 2003, p. 43.

16 KOVACH (Bill), ROSENSTIEL (Tom), «Truth: The first and Most Confusing Principle», in B. Kovach & T. Rosenstiel (eds.), op.cit., pp. 36-49.

17 DESANTES GUANTER, José María, «Veracidad, verdad, objetividad», 1º Congreso Internacional de Ética y Derecho de la Información: Veracidad y objetividad. Desafíos éticos en la Sociedad de la Información. Fundación COSO de la Comunidad Valenciana para el Desarrollo de la Comunicación y la Sociedad, 2001.

18 GELADO-MARCOS, Roberto, «Una revisión de los condicionantes de la profesión periodística desde la perspectiva sociológica de McNair. ¿Es viable un periodismo profesional de calidad?», Revista Mediterránea de Comunicación, vol. 7, n° 2 (2016), pp. 259-273, https://www.doi.org/10.14198/MEDCOM2016.7.2.16

19 MCNAIR, Brian, The Sociology of Journalism, London, Arnold, 1998.

20 BERGANZA-CONDE (María Rosa), OLLER-ALONSO (Martín), MEIER (Katrin), «Journalistic roles and objectivity in Spanish and Swiss journalism. An applied model of analysis of journalism culture», Revista Latina de Comunicación Social, n° 65 (2010), p. 499, DOI: 10.4185/RLCS-65-2010-914-488-502-EN

21 MCNAIR, Brian, The Sociology of Journalism, London, Arnold, 1998, p. 18.

22 MANNING, Paul, News and News Sources. A critical introduction, London, Sage, 2000.

23 MCCHESNEY, Robert W., Corporate Media and the Threat to Democracy, New York, Seven Stories, 2011.

24 Cf. también FISKE, John, Media matters, Oxon, Routledge, 2016.

25 HYLLAND, Thomas, Tyranny of the Moment. Fast and Slow Time in the Information Age, London, Pluto Press, 2001.

26 Cf. DE MATEO (Rosario), BERGÉS (Laura), GARNATXE (Anna), «Crisis, what crisis? The media: business and journalism in times of crisis», tripleC, vol. 8, n° 2 (2010), p. 251.

27 Cf. ROBERTS, Patrick S., Disasters and the American State: How Politicians, Bureaucrats, and the Public Prepare for the Unexpected, Cambridge, Cambridge University Press, 2013, p. 163

28 Cf. RAMONET, Ignacio, La tiranía de la comunicación, Madrid, Debate, 2001; y LE CAM (Florence), DOMINGO (David), «The tyranny of immediacy. Gatekeeping Practices in French and Spanish Online Newsrooms», en Timothy VOS, François HEINDERYCKX, Gatekeeping in Transition, London, Routledge, 2015, pp. 123-140.

29 GARCÍA-SANTAMARÍA, José Vicente, «The crisis of investigative Journalism in Spain. The journalism practice in the Spanair accident», Revista Latina de Comunicacion Social, n° 65 (2010), pp. 879-921.

30 MCNAIR, Brian, The Sociology of Journalism, London, Arnold, 1998, p. 127

31 SIAPERA (Eugenia), VEGLIS (Andreas), The Handbook of Global Online Journalism, Oxford, Wiley-

Blackwell, 2012.

32 MEYER, Philip, «The Influence Model and Newspaper Business», Newspaper Research Journal, vol. 25, n° 1 (2004), pp. 66-83.

33 CORDEIRO DA SILVA, Francisco de Asis, «Periodismo sin poder. Un estudio de un caso en Elpaís.com; Elmundo.es y ABC.es», Chasqui: Revista Latinoamericana de Comunicación, n° 118 (2012), p. 27.

34 FREEDOM HOUSE, Press Freedom's Dark Horizon, (2017), https://freedomhouse.org/article/new-report-freedom-press-2017-press-freedom-s-dark-horizon

35 Cf. también WILLIAMS (Debbie Jay), PRINCEL (Kalyn L.), The Monstrous Discourse in the Donald Trump Campaign: Implications for National Discourse, London, Lexington Books, 2018.

36 MCNAIR, Brian, The Sociology of Journalism, London, Arnold, 1998, p. 102.

37 Cf. también DE MATEO (Rosario), BERGÉS (Laura), GARNATXE (Anna), «Crisis, what crisis? The media: business and journalism in times of crisis», tripleC, vol. 8, n° 2 (2010), p. 268.

38 ADORNO (Theodor A), HORKHEIMER (Max), «The culture industry: enlightenment as mass deception», En Oliver BOYD BARRETT & Chris NEWBOLD (eds.) Approaches to media. A Reader, London, Arnold, 1995, pp. 77-80.

39 ECO, Umberto, Apocalípticos e integrados, Madrid, Penguin Random House España, 2011.

40 Cf. DE MATEO (Rosario), BERGÉS (Laura), GARNATXE (Anna), «Crisis, what crisis? The media: business and journalism in times of crisis», op. cit., p. 269.

41 EN BERGANZA-CONDE (María Rosa), OLLER-ALONSO (Martín), MEIER (Katrin), «Journalistic roles and objectivity in Spanish and Swiss journalism. An applied model of analysis of journalism culture», op. cit., p. 499.

42 Cf. también REIG, Ramón, Crisis del sistema, crisis del periodismo. Contexto estructural y deseos de cambio, Barcelona, Gedisa, 2015.

43 GOYANES (Manuel), RODRÍGUEZ-CASTRO (Marta), «Commercial pressures in Spanish newsrooms», Journalism Studies, vol. 20, n° 8 (2019), p. 1094, DOI: 10.1080/1461670X.2018.1487801

44 MCNAIR, Brian, The Sociology of Journalism. Londres, Arnold, 1998, p. 15.

45 GOYANES (Manuel), RODRÍGUEZ-CASTRO (Marta), «Commercial pressures in Spanish newsrooms», op. cit., p. 1106,

46 Ibid., p. 1104.

47 LUENGO, María, «Constructing the Crisis of Journalism», Journalism Studies, vol. 15, n° 5 (2014), pp. 576-585, DOI: 10.1080/1461670X.2014.891858

48 GÓMEZ-MOMPART (Josep-Lluís), GUTIÉRREZ-LOZANO (Juan-Francisco), PALAU-SAMPIO (Dolors), «Spanish Journalists and the Loss of News Quality: Professional Judgement», Comunicar, vol. XXIII, n° 45 (2015), p. 143, DOI http://dx.doi.org/10.3916/C45-2015-15

49 SOENGAS PÉREZ (Xosé), RODRÍGUEZ VÁZQUEZ (Ana Isabel), ABUÍN VENCES (Natalia), «The professional situation of Spanish journalists: the repercussions of the crisis on the media», Revista Latina de Comunicación Social, n° 69 (2014), pp. 104-124. DOI: 10.4185/RLCS-2014-1003en

50 GALÁN-GAMERO, Javier, «Cuando el ‘cuarto poder’ se constituye en cuarto poder: propuestas», Palabra Clave, vol. 17, n° 1 (Marzo de 2014), p. 152.

51 SALAVERRÍA, Ramón, «Medios y Periodistas ¿Un futuro compartido?», en El futuro del periodismo. Cuadernos de comunicación evoca, n° 7 (2012), pp. 10-17, http://dadun.unav.edu/handle/10171/22428

52 GALÁN-GAMERO, Javier, «Cuando el ‘cuarto poder’ se constituye en cuarto poder: propuestas», op. cit., p. 169.

53 Ibid., p. 170.

54 Ibid., p. 172.

55 KOVACH (Bill), ROSENSTIEL (Tom), The Elements of Journalism: What Newspeople Should Know and the Public Should Expect, New York, Three Rivers Press, 2007.

56 ARRESE, Ángel, «Algunas reconquistas pendientes del periodismo», Revista de Comunicación, n° 12 (2013), p. 214.

57 Id.

58 JARVIS, Jeff, Public Parts: How Sharing in the Digital Age Improves the Way We Work and Live, New York, Simon & Schuster, 2011.

Haut de page

Table des illustrations

Légende Tendencia histórica de la libertad de expresión por porcentajes de países libres, no libres y parcialmente libres (2017). Fuente: Freedom House (2017).
URL http://journals.openedition.org/argonauta/docannexe/image/3710/img-1.png
Fichier image/png, 47k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Roberto Gelado-Marcos, María Alcalá-Santaella Oria de Rueda et Rainer Rubira-García, « El periodismo español en tiempos de crisis. Un análisis multifactorial de amenazas y oportunidades para un ejercicio profesional de calidad », El Argonauta español [En ligne], 16 | 2019, mis en ligne le 27 octobre 2019, consulté le 13 novembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/argonauta/3710 ; DOI : 10.4000/argonauta.3710

Haut de page

Auteurs

Roberto Gelado-Marcos

Universidad San Pablo-CEU

María Alcalá-Santaella Oria de Rueda

Universidad San Pablo-CEU

Rainer Rubira-García

Universidad Rey Juan Carlos

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
El Argonauta español est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International

Haut de page
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo Université d’Aix-Marseille
  • Logo Centre national de la recherche scientifique
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals