Navigation – Plan du site
Livaison juin : La crisis de la prensa diaria en España 2008-2018

Introducción

Pedro Pérez Cuadrado, Laura González Díez et Belén Puebla Martínez

Texte intégral

  • 1 Todos los autores citados aparecen referenciados a lo largo de los trabajos que siguen a esta intro (...)
  • 2 En el Informe Anual de la Comunicación 1997-1998, DÍAZ NOSTY, Bernardo (Eds. Tiempo, Madrid, 1998, (...)

1Sobre la crisis de la prensa —en general— se ha escrito mucho. De manera irregular, como no podía ser de otra manera. En el empeño de señalar causas y culpables, los muy diversos autores (Almirón, 2010; APM. 2012; Jarvis, 2007; Kaye y Quinn, 2010; Moreno, 2012; Orihuela, 2011; Salaverría, 2012, 2008 y 20061) explican el fenómeno con base en una globalización a la que no han sido ajenos los medios españoles (digitalización, cambios tecnológicos, redes sociales, descenso de contratación publicitaria…) y en características muy propias de cada país. Es el caso de España, que pensaba salir del atraso cultural perenne de una posguerra controlada de 40 años cuando las cifras de difusión de periódicos se situaran alrededor de los 100 ejemplares por cada mil habitantes, lo que vino a darse en los años noventa del siglo pasado2. ¡Quién los tuviera ahora! Pero bien mirado: ¿cuándo no ha estado la prensa patria en crisis?

2Lo que verdaderamente agravó la situación fue que los datos, después de una época de promociones desaforadas de regalos varios (gafas de sol, libros, coleccionables, cursos de inglés, vídeos, etc.) para mantener las ventas, se hicieron incontestables: en las dos últimas décadas los diarios nacionales perdieron el 62 por ciento de su difusión y los regionales y locales superaron el 50 por ciento de caída (OJD, 2019; infoAdex, 2019). Como defiende en este monográfico Samia Benaissa Pedriza, de la Universidad Complutense de Madrid, fuimos testigos de «medio siglo de crisis aumentada ahora con una bajada de tiradas, difusión y lectores y una transformación profunda de los modelos informativos y de negocio».

3Sin embargo, lo que parece claro es que el Periodismo, con mayúscula, no está en crisis. El buen periodismo, claro. Siguen valiendo los mismos principios para hacer bien las cosas (investigación, contraste de fuentes, contar bien las historias…), y lo que se cuestiona es la manera de llevarlo a cabo.

4Hay una insistente referencia a la tecnología, a la que se pretende culpabilizar pero, como señalan Roberto Gelado Marcos y María Alcalá-Santaella, de la Universidad San Pablo CEU, y Rainer Rubira García, de la Universidad Rey Juan Carlos, han sido los «efectos colaterales aún más dañinos. El más importante de todos ellos, la pérdida de valores señalados directa o indirectamente como deseables por la prensa de calidad: la exactitud de las afirmaciones, facilitar un contexto apropiado que permita entender de un modo más adecuado aquello sobre lo que se informa, la búsqueda de fuentes originales o, en última instancia, el referente aspiracional de la objetividad».

5Lo que está en crisis es el diario impreso (con todas sus servidumbres de producción que, a pesar de las innovaciones tecnológicas o precisamente por ellas, ha dejado de ser rentable en las mismas condiciones de siempre), pero los diarios digitales no están en crisis —o no es la misma crisis— y tratan de tapar el hueco por el que se va el dinero. Los medios en Internet, tanto los nuevos como los que arrastran la imagen corporativa de sus cabeceras madre, llevan relativamente unos pocos años y hay que esperar a que consoliden su aventura empresarial en la certeza de que no les van a servir los mismos parámetros, estrategias y soluciones que a los viejos medios. Ya se sabe que, en principio, son muchos los llamados y pocos los elegidos. Y, al final, quedarán quienes lo encaucen mejor. Porque también cambia el modelo de empresa y, muy importante, la actitud del lector ante los cambios. En el fondo, los medios son un reflejo de la sociedad en la que se desarrollan. Y el periodismo existe en el contexto de su audiencia.

  • 3 NIELSEN RAMUS K, «La brecha que amenaza el futuro del periodismo». Tribuna abierta en eldiario.es d (...)

6Quizá, como dice Nielsen3 (2019), «el debate en torno al futuro del periodismo es también un debate generacional y tiene que ver con la certidumbre absoluta de que el periodismo, en la forma en que lo conocemos, no prosperará en el siglo xxi».

7De ese lector, devenido en usuario en la nueva audiencia, nos hablan en este informe Juan Ramón Martín Sanromán y Fernando Suárez Carballo, de la Universidad Pontificia de Salamanca, y Juan Carlos Zambrano, de la Universidad Loyola Andalucía. Y destacan «la influencia creciente que tendrán los lectores-usuarios como fuente de ingresos para los diarios y los medios en general, debido fundamentalmente a la disminución de ingresos por publicidad, [lo que hará] necesario generar estrategias que permitan retener a lectores fieles y que estén dispuestos a pagar por el producto» que compite ferozmente en el mercado de lo digital con plataformas de entretenimiento (series, deportes, juegos, etc.) mucho más baratas.

8Una vez instalado el problema, ¿qué hicieron los medios para solucionarlo? Al principio, poco, en la confianza de que la crisis fuera pasajera y el agua siguiera manando; pero llegados a cierto punto donde las cuentas de resultados no salían, optaron por las medidas drásticas que se pueden resumir en dos: primero, eliminar personal en las diferentes salidas incentivadas y los diferentes Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) y, después, modificar/incrementar las labores profesionales de quienes se quedaban en las redacciones. Lo cuentan Mario F. Benito Cabello y Pedro Pérez Cuadrado en su caso de estudio sobre los cambios en las rutinas profesionales en el diario El Mundo del Siglo xxi, del grupo Unidad Editorial, pero es extrapolable a cada uno de los diarios de información general, con muy escasas peculiaridades.

«Se puede afirmar —escriben los autores—con absoluta certeza […] que la crisis de los medios impresos ha supuesto una transformación en las redacciones de estos medios durante el periodo 2008-2018 [y] los cambios mencionados en las rutinas periodísticas profesionales y en la estructura de las redacciones (ambos van inextricablemente unidos) son de carácter estructural y no coyuntural. Tanto los gestores de las empresas periodísticas, como los propios periodistas, son conscientes de que nunca se volverá a la situación previa a 2008 en lo que se refiere a los ingresos, a la manera de rentabilizar la producción y distribución de información…»

  • 4 Pedro J. RAMÍREZ, director de El Mundo desde su fundación (1989) hasta 2014 era un firme defensor d (...)
  • 5 Los principales diarios españoles estudiados implantaron esta tecnología entre 2016 y 2017 como inn (...)

9Afortunadamente, no todo fueron malas noticias. En el convencimiento de algunos de que «lo que la tecnología estropea, la tecnología arregla» (Pedro Jota dixit4), los avances no cejaron en traernos herramientas que, de alguna manera, hicieran más fácil las rutinas de creación y producción de la información, tanto para los medios impresos como para los digitales. Y a la impresión descentralizada, los formatos PDF, los programas especializados en diseño y maquetación y las plataformas que permitían el «periódico continuo» en Internet siguieron herramientas que suponían un reto para los periódicos digitales, ya que permitían la publicación instantánea en las redes sociales. Mariché Navío Navarro, de la Universidad San Pablo CEU, ofrece un estudio pormenorizado del resultado de una de estas herramientas —Instant Articles, desarrollada por Facebook5— en diez diarios españoles en línea. Con el objetivo de determinar la penetración de la herramienta, sus usos y distintos enfoques, la autora concluye que, al igual que en el resto de diarios del mundo, la acogida del software en la prensa española resultó excepcional pero su utilización, «asociada a la rentabilidad de los canales sociales y al mayor alcance en otras audiencias, ha generado resultados poco consensuados».

10En la línea de esta investigación hay autores y profesionales que consideran las redes sociales (Twitter y Facebook principalmente) los verdaderos enemigos de los diarios porque —repite Javier Errea6 en múltiples entrevistas— las redes sociales no están beneficiando al periodismo, y lo que hacen es «desenfocar la labor del periódico, tanto si es digital como de papel».

11Y en esta radiografía apresurada nos quedaría saber si, aparte de las medidas ensayo/error que estamos aplicando para recuperar el modelo de negocio periodístico, lo estamos haciendo bien. Para ello volvemos a las cifras que son, en última instancia, las que nos acaban de situar. El trabajo de José Miguel Túñez López, de la Universidade de Santiago de Compostela, y Ana Gabriela Nogueira, de la Universidade Fernando Pessoa, sobre la evolución del paro y la demanda de empleo en el sector periodístico español, nos permiten atisbar una extraña salida de la crisis. «Se recupera la contratación de periodistas en España —escriben los autores— pero no queda nada claro cuántos de esos contratos son para producir servicios informativos».

12En el mismo sentido, la comparación por géneros resulta, cuando menos, curiosa: «el paro femenino es superior al masculino en una proporción 4/6» y, sin embargo, hay más mujeres en las facultades y son las mujeres las que consiguen más contratos. Contratos que son para ambos géneros cada vez más precarios y explican la terrible paradoja de que «existan más contratos que gente contratada». Y que, de igual manera, puede explicar el hecho de que el paro aumente a medida que la edad aumenta: dos de cada 5 parados son mayores de 45 años.

13Parece que la crisis sigue instalada, al menos de momento.

Haut de page

Notes

1 Todos los autores citados aparecen referenciados a lo largo de los trabajos que siguen a esta introducción.

2 En el Informe Anual de la Comunicación 1997-1998, DÍAZ NOSTY, Bernardo (Eds. Tiempo, Madrid, 1998, p. 47) escribía que la difusión de la prensa en España en 1997 había sido de 104,8 ejemplares por cada mil habitantes, una de las cifras más bajas de Europa, que sólo superaba los valores de Italia (103,5), Grecia (68,1) y Portugal (64,7). La circulación media de la prensa en las naciones de la Unión Europea —decía el autor— era de 216,9 ejemplares por mil habitantes, algo más del doble de la de España.

3 NIELSEN RAMUS K, «La brecha que amenaza el futuro del periodismo». Tribuna abierta en eldiario.es del 3 de octubre de 2019, https://www.eldiario.es/tribunaabierta/brecha-amenaza-futuro-periodismo_6_948465169.html

4 Pedro J. RAMÍREZ, director de El Mundo desde su fundación (1989) hasta 2014 era un firme defensor de esta afirmación y no duda de repetirla en público.

5 Los principales diarios españoles estudiados implantaron esta tecnología entre 2016 y 2017 como innovación para hacer frente a la ya extendida crisis de medios; de ellos, El País, La Vanguardia y El Confidencial siguen usándola; para El Mundo es residual; y el resto lo han abandonado, a excepción de elDiario.es que nunca lo integró por previsión de baja rentabilidad.

6 En SANTILLÁN PERALBO, Rodrigo, «¿Aliados o enemigos?», Lahora.com, 2015, https://www.lahora.com.ec/noticia/1101896552/aliados-o-enemigos

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Pedro Pérez Cuadrado, Laura González Díez et Belén Puebla Martínez, « Introducción », El Argonauta español [En ligne], 16 | 2019, mis en ligne le 30 septembre 2019, consulté le 14 novembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/argonauta/3760

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
El Argonauta español est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International

Haut de page
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo Université d’Aix-Marseille
  • Logo Centre national de la recherche scientifique
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals