Navigation – Plan du site
Livraison janvier: El Trienio Liberal en la prensa contemporánea (1820-1823)

Introducción

Gérard Dufour et Emilio La Parra

Dédicace

A la memoria de Alberto Gil Novales

y Claude Morange,

grandes historiadores que tanto aportaron al conocimiento

de la prensa del Trienio Liberal.

Texte intégral

  • 1 El Procurador general del rey, 25 de mayo de 1823, n° 10, p. 50.

1El 9 de marzo de 1820, dos días después de que Fernando VII hubiera aceptado jurar la Constitución promulgada en Cádiz por las Cortes en 1812, se pregonó en la plaza Mayor de Madrid el restablecimiento, conforme con el artículo 372 de la Carta magna, de la libertad de prensa, distribuyéndose entre los asistentes al acto el texto del decreto que fue publicado al día siguiente en la Gaceta de Madrid, salida de las prensas de una Imprenta que había dejado de ser Real para pasar a ser Nacional. Tres años después, el 25 de mayo de 1823, El Procurador general del Rey anunciaba triunfalmente la debacle de los constitucionales con estas palabras: «Nos quedamos sin periódicos. Todos marchan y vayan benditos de Dios con un centenar de diablos que con eso no desperdiciaremos tiempo ni dinero en una lectura que perjudica y no favorece»1.

  • 2 Véase la ponencia presentada por Elisabel Larriba en el II Encuentro internacional sobre la prensa (...)

2Efectivamente, a lo largo del Trienio Liberal (o Constitucional) España fue presa de una auténtica Periódico-manía, según se tituló una de estas publicaciones. Ello, pese a las dificultades financieras que tuvieron que superar los periódicos que no se beneficiaron, como la Gaceta de Madrid, de la garantía del Estado2, o no fueron financiados ocultamente por Fernando VII, como El Restaurador. El redactor de El Mochuelo aludió a ellas de forma más o menos burlesca pero constante, concluyendo en su número 6 cada presentación de los demás periódicos publicados en Madrid con el siguiente estribillo:

«¡y yo con mis papeluchos

No saco para un buñuelo!»

  • 3 Citado por Francisco Javier DIEZ MORRAS, «La Antorcha de la libertad resplandece». La Sociedad patr (...)

3y reclamando, por ejemplo, «ocho cuartos de vellón cabales/ en moneda metálica y no en vales» en la segunda entrega de su papel, u «Ocho cuartos en caliente / y haya salud, pesetas, y buen diente» en el «número cero con rabo / que es el que sigue al octavo». Pero otros manifestaron mayor amargura, como el gacetillero de El Patriota Riojano, de Logroño, que el 25 de noviembre de 1822 se quejó de los «lectores de mogollón», que «reuniéndose bajo los soportales a docenas, compran un solo número, y leyendo uno en alta voz y pasando luego de mano en mano todos se quedan tan satisfechos, con solo haber pagado tres cuartos»3.

  • 4 La Miscelánea de comercio, política y literatura, 3 de junio de 1820, p. 2
  • 5 Las Sociedades patrióticas (1820 – 1823). Las libertades de expresión y de reunión en el origen de (...)

4Tan malas condiciones de producción (a las cuales se añadieron a veces la «poca delicadeza de muchos empleados que se quedaban sin escrúpulo con los paquetes de periódicos remitidos a los suscriptores4) no impidieron la proliferación de periódicos (aunque fueron causa de la desaparición prematura de múltiples títulos) y en el «Índice alfabético de periódicos» del Trienio liberal publicado en 1975 en su pionera (y hasta ahora no superada obra Las Sociedades patrióticas (1820-1823)5, Alberto Gil Novales pudo contabilizar 678 títulos (677 impresos y uno, El Crisol, órgano de la Tertulia Patriótica de Oviedo, semanario, difundido de forma manuscrita en 1821, durante tres meses y medio). El furor periodístico alcanzó tal grado de intensidad que parece que fuera de la prensa no hubiera salvación. El redactor de El Mochuelo escribió en 1820:

  • 6 El Mochuelo literario, Madrid, imprenta de Sancha, n° 1, p. 10.

«Los libreros se quejan de que no venden un libro, y ¿a qué son libros habiendo tal polvareda de papeluchos? Si en poco volumen, y con menos pecunia nos hallamos instruidos, ¿a qué son esos impertinentes y rancios folios de a vara con ocho dedos de grueso?»6.

  • 7 El gato escondido. Periódico histórico, crítico y político, Madrid, imprenta calle de Borbadores, 1 (...)
  • 8 La Periódico-manía reconvenida y amenazada de muerte por una junta de libreros, encuadernadores, fa (...)
  • 9 Petit dictionnaire libéral [por M. N. Balisson de Rougement], Paris, chez Ponthieu, Palais-Royal, G (...)
  • 10 Anunciado en El Espectador del 29 de junio de 1822, n° 441, tomo IV, p. 316: «Un folleto en 8, rúst (...)
  • 11 Condiciones y semejanzas de los Sres. Diputados a Cortes para la legislatura de 1820 y 1821, Madrid (...)

5Era una exageración, y no pequeña, pero muy significativa del papel predominante de los periódicos en la vida política e intelectual de la España de entonces. El interés por la prensa fue tal, que se crearon periódicos sobre los periódicos: La Periódico-manía, que un rival llegó a calificar de «fiscal-censor de todo papel público»7, El mochuelo literario, y Centinela contra periódicos en Sevilla), e incluso hubo periódicos sobre La Periódico-manía que ya era en sí un periódico sobre periódicos (La Burla burlada, o sea la Anti-Periodicomanía y La Periódico-manía reconvenida ya amenazada de muerte…8). En cuanto a los periodistas, esos personajes que según el Petit dictionnaire libéral publicado en París en 1823 piensan por sus suscriptores9, suscitaron tanta fascinación, que se les consagró en 1822 una obra titulada Galería de los más celebrados periodistas, folletistas y articulistas10, al igual que los diputados a Cortes fueron retratados en Condiciones y semblanzas de los Sres. Diputados a Cortes11.Y aunque toda comparación es odiosa, este es un extremo al que, en el mismo período, no se llegó en Francia, donde, sin embargo, la guerra de la pluma entre periodistas liberales y ultrarrealistas era también despiadada.

6Los 678 títulos citados por Alberto Gil Novales presentan varias características. La primera es la diversidad lingüística, puesto que si la inmensa mayoría de los periódicos señalados están escritos en castellano, cuatro lo están en catalán (Conversa entre Albert y Pasqual, molt crítica […], Barcelona, 1821-1823, Semmanari constitucional politic y mercantil de Mallorca, Palma de Mallorca, 1820 – 1822; Es Deixondidor y Es Prat y Sa Bufera, Palma de Mallorca, 1822) y tres en valenciano (todos publicados en Valencia: La Ronda del Butoni, y Saro Perengue y el doctor Cudol, en 1820, así como Conversació undécima entre Saro Perrengue, carreter de Godella y el doctor Cudol, abogat de Valencia, en 1823). Pero hubo también un periódico en versión bilingüe francés – castellano (L’Observateur espagnol ou Guide des Libéraux. El Observador español o Guía de los liberales, Madrid, 1822), dos en francés (L’Echo de l’Europe, y Le Régulateur, Madrid, 1821) y uno en italiano (Il liberale italiano, Madrid, 1822). Aunque no es objeto preferente de tratamiento, Ramon Arnabat alude a la cuestión lingüística en este número de El Argonauta español.

  • 12 El « ranking » de las poblaciones españolas por números de publicaciones periódicas publicadas dura (...)
  • 13 Repertorio de noticias políticas, civiles, económicas y estadísticas de Europa y más particularment (...)

7Llama también poderosamente la atención de quien examina con detenimiento el «Índice alfabético de periódicos» establecido por Alberto Gil Novales el que, cuantitativamente hablando, las publicaciones periódicas fueron más importantes en provincias que en Madrid. Efectivamente, de un total de 640 títulos de los que conocemos el lugar de impresión, solo 220 salieron de prensas madrileñas, o sea, un 34% del total. Por todo el territorio español, desde San Sebastián hasta Ceuta, desde Santiago de Compostela hasta Algeciras, o desde Barcelona hasta Huelva, 34 municipios contaron en algún momento con al menos una publicación periodística, 11 de ellos con un mínimo de 10 títulos: Granada (56), Sevilla (44), Cádiz (40), Valencia (37), Murcia (28), Palma de Mallorca (19), Zaragoza (13), La Coruña (11) y Alicante (10)12. Por supuesto, estas ciudades formaban parte de las más pobladas de España. Pero no se puede establecer una relación mecánica entre el número de habitantes y el de publicaciones periódicas. En efecto, Valencia que, según Repertorio de noticias políticas […] para el año 182213 con sus 38 439 vecinos (unos 173 000 habitantes) superaba incluso a Madrid (que contaba con solo 28 439 vecinos, o sea unas 130 000 almas), tan solo ocupa la cuarta posición del «ranking» de las ciudades productoras de publicaciones periódicas, después de Sevilla (20 011 vecinos) y Cádiz (14 229). En cuanto a Alicante, con solo 6 040 vecinos, está en las posiciones más altas, mientras que ocupan la última posición poblaciones como Plasencia (9 366 vecinos), Mataró (9659), Reus (8 200) o Jerez de la Frontera (8 081). Pero hay que tener también en cuenta que en algunas zonas, como las tierras gaditanas o en Cataluña (estudiado en este número por Ramón Arbanat) se agregó a la producción periodística de la capital regional la de poblaciones periféricas, de modo que se formaron centros de difusión de la información más importantes de lo que aparece si nos limitamos a considerar lo que pasó únicamente en la capital regional.

  • 14 El Constitucional, o sea Crónica científica, política y literaria, n° 595 del 24 de diciembre de 18 (...)
  • 15 El Universal, 5 de septiembre de 1821 (n° 248), p. 953.
  • 16 Alberto Gil Novales, « Índice alfabético de periódicos », Las Sociedades patrióticas (1820-1823), o (...)
  • 17 Gaceta imperial de México, 19 de octubre de 1822 (n° 111), pp. 851-852.
  • 18 DUFOUR, Gérard (ed.), De «¡Viva Riegooo ! » a «¡Muera Riego». Antología poética (1820-1823), Zarago (...)

8Por menos conocida hasta hoy que la «nacional», la prensa de provincias no ha de ser considerada como de segunda categoría. Los propios periodistas madrileños no se equivocaron en ello. Así, en el prospecto que anunció la nueva versión de El Constitucional o sea Crónica científica, política y literaria, que nunca vio la luz, los tres firmantes, J. Bousquet-Deschamps, Alonso de Viado y José Joaquín de Mora anunciaron, como argumento de peso a favor de la nueva versión del diario, que «las noticias de España se sacarían de los mejores diarios de las provincias»14. Todos no lo expresaron tan claramente; pero, en una época en la que no existían agencias de prensa, los periodistas de los principales diarios madrileños utilizaron la información proporcionada por sus colegas para comunicarla a sus lectores. Y no solo por lo que se refiere a noticias locales, como cuando, en agosto y septiembre de 1820 la Miscelánea de comercio, política y literatura utilizó sistemáticamente los datos proporcionados por el Diario constitucional de Barcelona para establecer el balance semanal de las víctimas de la epidemia de fiebre amarilla que asolaba la ciudad condal, sino también por lo que se refiere a la información internacional. Además de la Miscelánea, que lo citó constantemente en los meses de junio y julio de 1820, El Universal del 5 de septiembre de 1821 reprodujo, por ejemplo, la correspondencia de Novarra publicada nueve días antes por mismo Diario constitucional de Barcelona15, como pasó con El liberal guipuzcoano, del que, como afirmó Alberto Gil Novales, «tomaban sus noticias del extranjero casi todos los periódicos españoles»16, y hasta los que habían dejado de serlo, puesto que, por ejemplo, en octubre1822, la Gaceta imperial de México reprodujo lo que había publicado sobre la inminente invasión de España por el ejército francés17. Asimismo, en varias circunstancias los periodistas de Madrid fueron a buscar los poemas con los que amenizaban sus publicaciones en las de sus colegas de provincias. Fue el caso, para circunscribirnos dos ejemplos, de la «Canción patriótica» con la que concluyó El Constitucional del 1 de mayo de 1820, que como se mencionó debidamente, procedía del Diario constitucional de Barcelona y, en agosto de 1822, de un poema de propaganda servil en el que se exhortaba a los «Serranos valientes, serranos leales» a defender al rey y a la Religión y a «degollar a los liberales», que el Diario constitucional de Barcelona copió del Eco de Ceuta para denunciar a los absolutistas antes de que el madrileño Indicador de las Novedades, de los espectáculos y de las artes hiciera lo propio en su número del 20 de septiembre de 182218.

9Tan atentos estuvieron los redactores de los principales diarios calificados de «nacionales», que tan solo sabemos de la existencia de algunos títulos de provincias gracias a que los citaron o mencionaron en sus páginas, como El Amigo de Padilla de Granada, del que El Tribuno reprodujo un artículo en su número del 12 de mayo de 1822, La barbería de Sevilla, cuyo número 4 fue citado por El Universal del 28 de junio de 1820, etc. Pero la prueba definitiva de que la lectura (y por ende, la influencia) de los diarios publicados en las provincias no se limitó al espacio restringido de la población en la que vieron la luz, reside en las reediciones que se hicieron de ellos, o al menos de ciertos números, como la de una Gazeta extraordinaria de Pamplona reeditada en Madrid en 1820, del murciano El Amante de su Patria, o del valenciano El Amante de la Religión, que volvieron a publicarse el mismo año en Sevilla, o la Gazeta de los infiernos, que se imprimió en 1821 en Madrid después de Valencia, y sobre todo El Fraile despreocupado que, después de su edición original en Cádiz en 1820, fue reimpreso el mismo año en Puebla (México), o El Argos investigador, que se despachó en Sevilla en 1820-1821 y del que se reprodujeron varios números en 1822 en Ilustración sobre la sociedad de los Fracmasones [sic] en México.

  • 19 SOLIS, Ramón, Historia del periodismo gaditano, 1800-1850, Cádiz, Instituto de Estudios Gaditanos, (...)
  • 20 SÁNCHEZ HITA, Beatriz, Joaquín de Clararrosa y su ‘Diario de Cádiz’ (1820-1822). Ilustración, perio (...)
  • 21 MORANGE, Claude, En los orígenes del moderantismo decimonónico. ‘El Censor’ (1820 – 1822). Promotor (...)

10Aunque conviene hacer una notable excepción en el caso de la prensa gaditana, que aupada por el abolengo que le confiere su papel durante la Guerra de la Independencia, cuenta con trabajos de calidad, desde los de Ramón Solis, en 197119, hasta los de Beatriz Sánchez Hita sobre Clararrosa y su Diario gaditano20. Pese a la importancia en todos los sentidos de la producción periodística en provincias, la atención de los investigadores se ha focalizado hasta hoy esencialmente en los grandes títulos madrileños o nacionales, como, para ceñirnos a un solo ejemplo, El Censor, al que Claude Morange ha consagrado un estudio verdaderamente modélico (como solía) que salió de las prensas pocas semanas antes de su muerte21. En este número monográfico de El Argonauta español, en cambio, hemos querido abordar el estudio del Trienio liberal y de su prensa desde un enfoque regional, persuadidos como estamos de que el destino de España no se fraguó entre 1820 y 1823 únicamente en las Cortes y en Madrid, sino en todos y cada uno de los puntos del territorio nacional. Destacados especialistas del Trienio liberal aceptaron montar con nosotros a bordo del Argonauta y podemos hoy ofrecer a sus lectores un mosaico, cuyas piezas, complementarias, nos permiten, a partir de espacios geográficos donde la producción periodística fue tan intensa como la lucha política e ideológica, acercarnos a través del estudio de la prensa a la realidad de una historia que, por toda España, fue como decía Baudelaire, «siempre la misma, y siempre otra».

11Los cinco estudios relativos a la España peninsular que hallará el lector se refieren a territorios donde en distintas ocasiones se jugó el devenir de la revolución iniciada por Riego el 1 de enero de 1820 en Las Cabezas de San Juan. Gonzalo Butrón Prida analiza el caso de Cádiz, primer objetivo de los militares insurrectos, y que fue el sepulcro del sistema liberal cuando Fernando VII embarcó en uno de sus muelles para el Puerto de Santa María, donde le esperaba su «libertador», el duque de Angulema. Ramon Arnabat y Jordi Roca Vernet nos ofrecen el resultado de sus investigaciones y reflexiones sobre Cataluña, que sufrió especialmente la guerra civil (¡que algún orador de la Fontana de Oro tuvo la osadía de calificar de «don del Cielo»22!) entre liberales y «feotas», y cuya capital resistió hasta el último momento, rindiéndose tan solo el 2 de noviembre de 1823: el primero ciñéndose a la prensa «Más allá de Barcelona», y el segundo analizando a partir de los periódicos catalanes un grupo poco estudiado hasta hoy, el de los «liberales exaltados republicanos». Vicente León Navarro, que en un número anterior de El Argonauta español había llamado la atención de los lectores sobre el «Papel de la prensa en la defensa de la libertad. Los mártires del 7 de julio de 1822 y la Oración fúnebre de Miguel Cortés y López»23, nos presenta un análisis global del Trienio liberal en la prensa valenciana tanto más importante cuanto que en la capital del Turia los liberales tuvieron que enfrentarse a dos absolutistas de altos vuelos, máximos jerarcas de las autoridades militar y religiosa: el capitán general Elío y el arzobispo Arias Teixeiro. Y por fin, Víctor Sánchez Martín, en su artículo «Afrancesados, moderados, exaltados, masones y comuneros: periodistas y periódicos ante el conflicto político de la prensa de Madrid», hace el balance de la guerra ideológica librada por los periódicos por los distintos partidos en esta capital en la que Fernando VII juró «marchar francamente» por la senda constitucional e hizo sublevarse a sus guardias de corps el 7 de julio de 1822 con el objetivo de reinstalarle en el trono como monarca absoluto.

  • 24 Diario constitucional, político y mercantil de Barcelona, 1 de enero de 1821, p. 2.
  • 25 Portefeuille politique, imprimerie de Plassan, rue Vaugirard n° 15, Paris, à la librairie de Lacret (...)
  • 26 La Minerve française par MM. Aignan, de l’Académie française ; Benjamin Constant : Evariste Dumouli (...)
  • 27 El Constitucional, o sea Crónica científica, política y literaria, 25 de octubre de 1820 (n° 535), (...)
  • 28 NAGY, Laurent, «Les premiers échos du pronunciamiento de 1820 dans la presse parisienne», El Argona (...)
  • 29 La gratitud de los haitianos hacia Grégoire se expresó, por ejemplo, en este poema publicado en n°  (...)

12Pero no se puede restringir el estudio del Trienio Liberal y de su prensa a España e islas adyacentes, como se solía decir entonces. En efecto, como afirmó con rara inteligencia política el Diario constitucional, político y mercantil de Barcelona del 1 de enero de 1821, «los dos bandos que dividían la Europa no forma[ba]n una guerra de nación contra nación, sino una guerra civil, de clase contra clase»24. Sin llegar a tanta clarividencia, la mayor parte de los observadores políticos europeos no dudaron en que de España dependía el porvenir del mundo («L’Espagne tient entre ses mains la clé du monde»), como expresó ya a principios de 1820 el autor de una obra publicada anónimamente en Francia bajo el título de Portefeuille politique25. Los territorios españoles de América que, o se habían independizado ya de la metrópoli, o avanzaban hacia la independencia, quedaron pendientes de lo que pasaba en la Península, y no nos hemos olvidado de ellos. Así que Andrea Rodríguez Tapia, en su contribución «Revolución y Constitución en España: miradas desde la prensa de Buenos Aires y Venezuela (1820-1821)», contrasta «lo publicado en un territorio plenamente independiente a la Metrópoli como Buenos Aires con un territorio en el que aún hubiese un enfrentamiento entre las tropas del monarca español, y las tropas insurrectas americanas, en este caso las ciudades de Angostura y Caracas en Venezuela». Es otra evidencia para Francia, que según se repitió hasta la saciedad, perdió la libertad cuando España la recobró26 y, desde el primer momento, estuvo muy atenta a lo que pasaba más allá de los Pirineos. No tanto porque, cual declaró El Constitucional, como consecuencia de la censura de la prensa a los franceses les fue «preciso ir a buscar a Madrid noticias de lo que pasaba en Madrid»27, sino porque tanto liberales, como ultrarrealistas, estuvieron persuadidos de que Francia acabaría alineándose con el sistema político que triunfaría en el reino vecino. Laurent Nagy, uno de los poquísimos franceses que se interesan por el Trienio Liberal, quien ya publicó un artículo en El Argonauta español sobre los primeros ecos del pronunciamiento de Riego en la prensa parisiense28, se ha encargado de este tema con un trabajo titulado «L’encre avant la poudre. Le traitement des ‘affaires d’Espagne’ dans la presse parisienne». Pero también era una evidencia para un país por cuya historia nos preocupamos poquísimo en Europa, a pesar de que supuso una experiencia política singular que se benefició del interés y apoyo de un personaje de la categoría del abate (U obispo, según «la mente del hablante» como dice la Real Academia de la Lengua Española) Grégoire29: la República de Negros de Haití cuya prensa, estudiada en este número por Gérard Dufour, nos revela la aprehensión que podía suscitar entre su población el restablecimiento del Antiguo Régimen en España.

13El lector se extrañará, sin duda, de no hallar en este número de El Argonauta español ningún artículo sobre Gran Bretaña, cuya actitud ambigua influyó mucho en el desenlace de la crisis política en 1823 y el restablecimiento de Fernando VII como monarca absoluto, ni sobre Italia, donde en julio de 1820 el reino de Nápoles siguió el ejemplo de España antes de que las bayonetas austríacas volviesen a hacer reinar en el país el orden de la Santa Alianza. Un malentendido, en el primer caso, impedimentos dirimentes en el segundo, nos han privado de las colaboraciones previstas. Pero, como ya decía Sancho Panza, para todo hay remedio, si no es para la muerte. Se remediará la presencia de esta ausencia (como decía Pedro Salinas) en un próximo número, e invitamos a los investigadores interesados a mandarnos sus propuestas de colaboración para esta segunda expedición hacia el Trienio liberal que preparamos desde ahora mismo. Con lo cual, acabaremos esta presentación con la fórmula que tantas veces apareció en los periódicos decimonónicos:

14 Se continuará.

Haut de page

Notes

1 El Procurador general del rey, 25 de mayo de 1823, n° 10, p. 50.

2 Véase la ponencia presentada por Elisabel Larriba en el II Encuentro internacional sobre la prensa andaluza consagrado a Cultura, política y negocios en el periodismo de los siglos XVIII y XIX: «Traslado y cambio de nombre: cuando la Gaceta (constitucional) de Madrid se transformó en Gaceta española (abril-octubre de 1823)» (de próxima publicación).

3 Citado por Francisco Javier DIEZ MORRAS, «La Antorcha de la libertad resplandece». La Sociedad patriótica de Logroño y los inicios del liberalismo, Logroño, Gobierno de La Rioja, Instituto de Estudios Riojanos, Ayuntamiento de Logroño, 2016, p. 40.

4 La Miscelánea de comercio, política y literatura, 3 de junio de 1820, p. 2

5 Las Sociedades patrióticas (1820 – 1823). Las libertades de expresión y de reunión en el origen de los partidos políticos, Madrid, Editorial Tecnos, 1975, pp. 987–1047.

6 El Mochuelo literario, Madrid, imprenta de Sancha, n° 1, p. 10.

7 El gato escondido. Periódico histórico, crítico y político, Madrid, imprenta calle de Borbadores, 1820, n° 1, p. 14.

8 La Periódico-manía reconvenida y amenazada de muerte por una junta de libreros, encuadernadores, fabricantes y almacenistas de papel; impresores, ciegos, traperos y sus mujeres en honor y utilidad suya y de todos los diaristas, periodistas, folletistas, y demás beneméritos escritores, y otros personajes, y mandarines de distintas clases y jerarquías, Madrid, imprenta de la viuda de Aznar, 1820.

9 Petit dictionnaire libéral [por M. N. Balisson de Rougement], Paris, chez Ponthieu, Palais-Royal, Galerie de bois, n° 252, 1823, p. 44.

10 Anunciado en El Espectador del 29 de junio de 1822, n° 441, tomo IV, p. 316: «Un folleto en 8, rústica a la francesa, a 2 r.v., se vende en las librería de A. Miyar, c/ del príncipe, Villa, plazuela de Santo Domingo y Minutria, c/ de Toledo; dentro de pocos días se hallará en las mismas librerías el apéndice ».

11 Condiciones y semejanzas de los Sres. Diputados a Cortes para la legislatura de 1820 y 1821, Madrid, en la imprenta de D. Juan Ramos y Compañía, 1821 y Condiciones y semejanzas de los Sres. Diputados a Cortes para los años de 1822 y 1823, Madrid, Imprenta del Zurriago. De don M. R. y Cerro, 1822.

12 El « ranking » de las poblaciones españolas por números de publicaciones periódicas publicadas durante el Trienio Liberal es el siguiente: Madrid  (222); Granada (56); Sevilla (44); Cádiz (40); Valencia (37); Barcelona (32), Murcia (28); Palma de Mallorca (19); Zaragoza (13); La Coruña (11); Alicante (10); Málaga (9); Oviedo (8); San Fernando (8); Valladolid (6); Algeciras (5); Cartagena (5); Pamplona (5); Salamanca (4); Santander (4); Santiago de Compostela (4); Antequera (2); Gerona (2) Logroño (2); Manresa (2): Orense (2); Puerto de Santa María (2); Segovia (2); Tarragona (2), Vich (2) y una publicación para: Almería, Baza, Bilbao, Cáceres, Cervera, Ciudad Real, Guadalajara, Jaén, Jerez de la Frontera, Huelva, Huesca, Irati, Lérida, Lorca, Mataró, Orihuela, Palencia, Plasencia, Puente la Reina, Reus, Ronda, San Carlos, San Sebastián, Santander, Seo de Urgel. El resultado no difiere sustancialmente del obtenido por Juan Francisco Fuentes después del riguroso «expurgo» al que sometió el catálogo presentado por Alberto Gil Novales del que quitó, además de los almanaques y otras publicaciones del mismo estilo, las publicaciones seriales, pero sin periodicidad fija, los títulos de los que tan solo se conoce el prospecto, y los que tuvieron una periodicidad inferior a la semanal (FUENTES, Juan Francisco, «Estructura de la prensa española en el trienio liberal. Difusión y tendencias», Trienio. Ilustración y liberalismo, n° 24 (noviembre 1994), pp. 165-196). Por nuestra parte, preferimos tomar en cuenta la totalidad de los títulos publicados, fuesen cuales fuesen sus duraciones, como representativa de la vitalidad de la prensa de una zona.

13 Repertorio de noticias políticas, civiles, económicas y estadísticas de Europa y más particularmente de España para el año 1822, Madrid, imprenta de D. Miguel de Burgos, 1822, «Audiencias territoriales de la Península e islas adyacentes y Jueces de primera instancia de su jurisdicción» pp. 122-141.

14 El Constitucional, o sea Crónica científica, política y literaria, n° 595 del 24 de diciembre de 1820, [p. 1] y n° 601, 30 de diciembre de 1820, [p. 1].

15 El Universal, 5 de septiembre de 1821 (n° 248), p. 953.

16 Alberto Gil Novales, « Índice alfabético de periódicos », Las Sociedades patrióticas (1820-1823), op. cit. p. 1024 (tomo II).

17 Gaceta imperial de México, 19 de octubre de 1822 (n° 111), pp. 851-852.

18 DUFOUR, Gérard (ed.), De «¡Viva Riegooo ! » a «¡Muera Riego». Antología poética (1820-1823), Zaragoza, Prensas de la Universidad de Zaragoza, 2019, pp. 174-175.

19 SOLIS, Ramón, Historia del periodismo gaditano, 1800-1850, Cádiz, Instituto de Estudios Gaditanos, 1971.

20 SÁNCHEZ HITA, Beatriz, Joaquín de Clararrosa y su ‘Diario de Cádiz’ (1820-1822). Ilustración, periodismo y revolución en el trienio Liberal, Cádiz, Servicio de Publicaciones de la Universidad de Cádiz, 2009.

21 MORANGE, Claude, En los orígenes del moderantismo decimonónico. ‘El Censor’ (1820 – 1822). Promotores, doctrina e índices, Salamanca, Ediciones Universidad de Salamanca, 2019.

22 El Zurriago, n° 5 (1821), p. 6.

23 El Argonauta español, n° 14 (2017), URL : http://journals.openedition.org/argonauta/2523 ; https://doi.org/10.4000/argonauta.2523 .

24 Diario constitucional, político y mercantil de Barcelona, 1 de enero de 1821, p. 2.

25 Portefeuille politique, imprimerie de Plassan, rue Vaugirard n° 15, Paris, à la librairie de Lacretelle aîné et compagnie, rue Dauphine, n° 20 ; chez Delaunay, libraire au Palais-Royal ; Alex. Eymerie, libraire, rue Mazarine, n° 30 ; Mongie ainé, libraire boulevard Poissonnière, n° 18, mai 1820, p. 29.

26 La Minerve française par MM. Aignan, de l’Académie française ; Benjamin Constant : Evariste Dumoulin ; Etienne ; A. Jay ; E. Jouy de l’Académie française, Lacretelle aîné de l’Académie française ; Tissot, professeur de poésie latine au Collège royal de France ; etc., au bureau de la Minerve française, rue des Fossés-Saint-Germain-des-Près n° 18, tomo IX, febrero de 1820, «Lettre sur Paris, 15 mars 1820», p. 304.

27 El Constitucional, o sea Crónica científica, política y literaria, 25 de octubre de 1820 (n° 535), [p. 4].

28 NAGY, Laurent, «Les premiers échos du pronunciamiento de 1820 dans la presse parisienne», El Argonauta español, n° 15 (2018), URL : http://journals.openedition.org/argonauta/2726 ; https://doi.org/10.4000/argonauta.2726

29 La gratitud de los haitianos hacia Grégoire se expresó, por ejemplo, en este poema publicado en n° 29 del periódico La Concorde. Journal historique, politique et littéraire publicado en Cap-Haïtien, de las prensas de la imprenta de Gobierno de la República de Haïti (p. 115 a):

« Qu’est-ce que Grégoire.

Réponse à cette question.

Tour à tour au Sénat

Et de l’Episcopat

Son âme vertueuse

Lui fraya le sentier ;

Et l’univers entier

Lui doit l’idée heureuse

De n’avoir aux tyrans

Jamais offert d’encens.

Courageux publiciste,

Il écrit sur tout ;

Parfois avec dégoût 

Contre un plat publiciste.

Mais de la Liberté

Et de l’Egalité

Il fut avocat sage.

Tel est le citoyen que sans honte on outrage. »

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Gérard Dufour et Emilio La Parra, « Introducción »El Argonauta español [En ligne], 17 | 2020, mis en ligne le 01 mars 2020, consulté le 28 mars 2020. URL : http://journals.openedition.org/argonauta/4464

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
El Argonauta español est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International

Haut de page
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo Université d’Aix-Marseille
  • Logo Centre national de la recherche scientifique
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals