Navigation – Plan du site
Livraison janvier: El Trienio Liberal en la prensa contemporánea (1820-1823)

Más allá de Barcelona: la prensa en Cataluña durante el Trienio Liberal (1820-1823)

Ramon Arnabat-Mata

Résumés

Pendant le triennat libéral (1820-1823), la presse espagnole a connu une forte croissance, tant en nombre de journaux qu'en lecteurs, et les principales villes du pays ont publié plusieurs journaux de contenus divers. Dans ce texte, nous analysons les journaux publiés en Catalogne «au-delà» de Barcelone : 22, au total, édités dans neuf villes, ce qui constitue une singularité par rapport à la plupart des provinces espagnoles. La plupart des journaux ont une périodicité quotidienne ou bimensuelle, entre quatre et huit pages et leur durée de vie est généralement courte. L'une des principales caractéristiques de la presse de ces années est qu’elle s’insère pour la plupart d’entre elle dans l'une des cultures politiques en conflit : libéralisme exalté, libéralisme modéré, constitutionnalisme ou royalisme / absolutisme et participe directement à la vie politique locale et nationale, puisqu’en plus des lecteurs elle a de nombreux «auditeurs» dans les espaces de sociabilité. La presse culturelle et scientifique, basée sur les abonnés, est également importante.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 A título de ejemplo, SÁNCHEZ HITA, Beatriz, José Joaquín de Clararrosa y su Diario Gaditano (1820-1 (...)
  • 2 Trabajos con información más amplia en GIL NOVALES, Alberto, Las Sociedades Patrióticas (1820-1823)(...)

1Disponemos de diversos estudios monográficos sobre la prensa durante el Trienio Liberal (1820-1823) en las grandes ciudades españolas: Madrid, Barcelona, Reus, Cádiz, Murcia, Logroño, Salamanca, San Sebastián o Bilbao1. Estudios que nos permiten conocer el funcionamiento de la prensa capitalina durante estos años, tanto desde el punto de vista político, como empresarial y periodístico. En cambio, son pocos los estudios de la prensa que se edita «más allá» de las grandes ciudades2. Este texto pretende dar a conocer y analizar la prensa catalana durante el Trienio «más allá» de Barcelona.

La «explosión periodística» del Trienio

  • 3 Hemos analizado la prensa del trienio en toda Cataluña en ARNABAT, Ramon, «La prensa del Trienio Li (...)

2Durante la guerra contra los franceses (1808-1814) se publicaron en Cataluña un total de 42 periódicos de duración, número de páginas y periodicidad diversas, en catorce de los diecisiete municipios que había imprenta, y unos 320 en el conjunto de la monarquía peninsular3. La restauración absolutista (1814-1819) significó una vuelta atrás para la prensa, tanto por la imposición de la censura y la falta de libertades, como por la concentración de los pocos periódicos editados: siete en total, seis en Barcelona y uno en Vic.

  • 4 ARNABAT, Ramon, La revolució de 1820 y el Trienni Liberal a Catalunya, Vic, Eumo, 2001, pp. 148-152 (...)
  • 5 GIL NOVALES, Alberto, Las Sociedades Patrióticas (1820-1823), Madrid, Akal, 1975, t. II, pp. 983-10 (...)
  • 6 FUENTES, Juan F. y Fernández Sebastián, Javier, Historia del periodismo español: prensa, política y (...)
  • 7 FUENTES, Juan F., «Estructura de la prensa española liberal: difusión y tendencias», Trienio. Ilust (...)
  • 8 FUENTES, Francisco F., «Sátira y revolución en la prensa del Trienio Liberal», Trienio. Ilustración (...)
  • 9 GUILLAMET, Jaume, Els orígens de la premsa a Catalunya…, op. cit., pp. 225-244.

3Durante el Trienio Liberal (1820-1823) se recuperaron, consolidaron y ampliaron las publicaciones periódicas. En total se publicaron 46 periódicos en diez municipios: Barcelona (24), Tarragona (9), Manresa (3), Girona (2), Seu d’Urgell (2), Vic (2), Cervera (1), Lleida (1), Mataró (1) y Reus (1)4. Y para el conjunto de España nos movemos entre los 680 señalados por Alberto Gil Novales5 y los 345 que documentan Juan F. Fuentes y Fernández Sebastián6. Durante el Trienio, no solo hay más periódicos, sino que se desarrolla un periodismo diferente, como señala Juan F. Fuentes: «la prensa del Trienio da mayor sensación de pluralidad y dinamismo que la de época ilustrada y, en muchos casos, mantiene con el poder una actitud más crítica y distante»7. Una prensa que «tiende a convertirse en vanguardia de una realidad social en formación, vanguardia cultural atraída por nuevas formas de expresión, por nuevos temas y por nuevos géneros literarios y periodísticos»8. La involución política que significó la Década Ominosa (1823-1833) comportó un nuevo retroceso para la prensa: 8 periódicos editados en Barcelona (6), Manresa (1) y Tarragona (1).9 Hemos resumido los datos en el gráfico 1, donde podemos comprobar que prensa y libertad van de la mano, tanto desde el punto de vista cuantitativo, como de distribución geográfica.

Gráfico 1

Gráfico 1

Fuente: elaboración propia a partir de GUILLAMET (2003) y ARNABAT (2001 y 2020)

  • 10 CRUZ, Alba de la y LÓPEZ-CORDON, M. Victoria, «Impresores que escriben, periodistas que editan en t (...)
  • 11 COMAS, Montserrat, La impremta catalana i els seus protagonistes a l’inici de la Sociedad liberal ( (...)

4Debe hacerse especial énfasis en el importantísimo papel que desarrollaron los impresores para hacer posible la libertad de prensa10, tal y como ha estudiado para Cataluña Montserrat Comas11. En Cataluña, además de en Barcelona, había impresores y editores destacados en Tarragona, Mataró, Girona, Figueres, Olot, Urgell, Lleida, Tortosa, Reus, Cervera, Manresa i Vic.

  • 12 MARCUELLO, J. Ignacio, «La libertad de imprenta y su marco legal en la España liberal», Ayer, nº 34 (...)
  • 13 Los detalles en FIESTAS LOZA, Alicia, «La libertad de imprenta en las dos primeras etapas del liber (...)

5La experiencia de 1810-1814 hizo modificar algunas concepciones sobre la libertad de imprenta que acogía la Constitución de 1812, y replantear su legislación e instituciones que debían garantizarla y controlarla12. En principio, la Constitución de 1812, restaurada a partir del 7 de marzo de 1820, garantizaba la libertad de imprenta: «el derecho de cada ciudadano de escribir, imprimir y publicar sus ideas políticas sin licencia previa». Pero el gobierno moderado y las Cortes aprobaron una nueva Ley de imprenta (22 de octubre de 1822) que detrás del objetivo de «limitar y erradicar los abusos de la libertad de imprenta», escondía la voluntad de frenar el crecimiento exponencial de los periódicos e impresos políticos y religiosos que se había producido a partir de marzo de 1820, especialmente de los absolutistas y de los exaltados. Así se establecieron cinco categorías de delitos especiales de imprenta: escritos subversivos, sediciosos, incitadores a la desobediencia, obscenos y libelos infamatorios; y una jurisdicción específica para los delitos de imprenta: el juicio por jurados, por encima de los cuales estaban los jueces de primera instancia y, además se creaba la Junta de Protección para la Libertad de Prensa de carácter consultivo. Frente a los 20 artículos de la Ley de 1810, la de 1820 tenía 83 artículos. Esta Ley se complementó con la Ley adicional de 12 febrero de 1822 y el Código Penal de junio de 1822, que endurecían las penas impuestas por la Ley de imprenta anterior13.

Tipología, cronología i geografía de la prensa catalana «más allá» de Barcelona

6De los 46 periódicos publicados en Cataluña durante el Trienio Liberal, 22 vieron a la luz «más allá» de Barcelona: 9 en Tarragona, 3 en Manresa, 2 en la Seu d’Urgell, 2 en Girona, 2 en Vic, 1 en Reus, 1 en Mataró y 1 en Lérida (ver la relación en el Anexo). Aún, de los 22 periódicos publicados fuera de Barcelona, 10 se publican en seis ciudades «más allá» de las capitales provinciales. Este es un fenómeno poco común en otras regiones y provincias, donde la prensa se centraliza en la capital regional (caso de Madrid) o en las capitales provinciales (caso de Andalucía).

7Si analizamos los periódicos que se publican simultáneamente en cada uno de los años del Trienio Liberal en Cataluña «más allá» de Barcelona, vemos como el año 1820 se editan durante períodos diversos un total de 5 periódicos: 3 en Tarragona, 1 en Cervera y 1 en Mataró. El año siguiente, 1821, 4: 3 en Tarragona y 1 en Cervera. El año 1822, se publican 9 periódicos: 3 en Tarragona, 2 en la Seu d’Urgell, 2 en Manresa, 1 en Lleida y 1 en Reus. Y en 1823 se publican 9: 3 en Tarragona, 2 en Girona, 2 en Vic y 2 en Manresa (cuatro de ellos realistas). Los dos años en que coincide la publicación simultánea de más periódicos son 1822 y 1823, los años del triple enfrentamiento entre moderados (3 periódicos), constitucionales (2), exaltados (7) y realistas (6). A destacar que el año 1823, el de la entrada de las tropas francesas, se publican 5 periódicos constitucionales y 4 realistas, que muestran la división de Cataluña entre las ciudades ocupadas por el ejército francés y los realistas, y las que siguen bajo control constitucional. Hemos sintetizado esta información en el gráfico 2.

Gráfico 2

Gráfico 2

Fuente: elaboración propia a partir de GUILLAMET (2003) y ARNABAT (2001 i 2020)

8La periodicidad en que salen los números de los diversos periódicos es muy variada: la mayoría de ellos, 10 títulos, el 45,5%, salen dos veces a la semana; 6 títulos, un 27%, salen a diario; 3, un 14%, salen tres veces a la semana; 2, un 9%, salen una vez a la semana, y 1 no tiene periodicidad establecida.

  • 14 ARNABAT, Ramon, La revolució de 1820 …, op. cit., pp. 148-152 y «La prensa en el Trienio …», op. ci (...)

9Por lo que hace a su inserción en las tendencias políticas del momento, podemos agrupar estos 22 periódicos catalanes editados «más allá» de Barcelona en 9 (41%) enmarcados en el liberalismo exaltado, 6 (27%) en el absolutismo/realismo, 4 (18%) en el liberalismo/constitucionalismo en sentido amplio, 2 (9%) en el liberalismo moderado y 1 (5%) al ámbito cultural (ver gráfico 3)14. Si los agrupamos en función de la confrontación entre liberales constitucionalistas y absolutistas realistas, está claro el predominio del primer colectivo con 16 periódicos (73%), frente a los 6 (27%) de los segundos. Aún así debe destacarse la fuerza de la prensa realista «más allá» de Barcelona: Vic, Girona, Manresa i la Seu d’Urgell.

Gráfico 3

Gráfico 3

Fuente: elaboración propia a partir de GUILLAMET (2003) y ARNABAT (2001 y 2020)

10Pocos son los periódicos catalanes que consiguen consolidarse durante un tiempo «más allá» de Barcelona. Todo indica que se sigue la tónica del conjunto de España, es decir, que el impulso periodístico es superior a la capacidad de absorción del público lector u oyente, de manera que muchas iniciativas periodísticas tienen una corta vida. La mayoría de las pocas iniciativas que cuajan y se consolidan en forma de diario, semanario o bisemanario, se debe a dos causas: han logrado hacerse un lugar entre el público o tener el apoyo institucional.

11En los gráficos 4, 5 y 6 hemos sintetizado la información sobre la vida de los periódicos catalanes fuera de Barcelona. Los meses que tienen un registro más elevado de publicación simultánea de periódicos son los de marzo de 1820, enero de 1821, abril, junio, septiembre, octubre y diciembre de 1822 y enero, abril, agosto, septiembre y octubre con tres cada uno; mayo de 1822, febrero, marzo, junio y julio de 1823; y, sobre todo, el noviembre de 1822 con seis (gráfico 4).

Gráfico 4

Gráfico 4

Fuente: elaboración propia a partir de GUILLAMET (2003) y ARNABAT (2001 i 2020)

12Por lo que hace al nacimiento de periódicos, destacan el mes de noviembre de 1822 con tres y los meses de marzo y diciembre de 1820, abril y septiembre de 1822, y junio de 1822 con dos. Siendo especialmente intenso el periodo entre abril de 1822 y junio de 1823 durante el cual nacen trece periódicos, un 59% del total (gráfico 5). Y en cuanto a las defunciones de periódicos registramos una cierta estabilidad con el cierre de un periódico en mayo y septiembre de 1820, en enero, agosto y octubre de 1821, en mayo, junio, julio y septiembre de 1822, y enero, marzo, abril, julio y septiembre de 1823. Los meses más «mortales» son marzo de 1820 con dos, y noviembre de 1822 y septiembre de 1823 con tres cada uno (ver gráfico 6).

Gráfico 5

Gráfico 5

Fuente: elaboración propia a partir de GUILLAMET (2003) y ARNABAT (2001 y 2020)

Gráfico 6

Gráfico 6

Fuente: elaboración propia a partir de GUILLAMET (2003) y ARNABAT (2001 y 2020)

13Durante el Trienio Liberal la venta de la mayoría de los periódicos ya no se realiza a los subscriptores, aunque estos siguen siendo importantes en la prensa científica y literaria, sino en el colectivo de ciudadanos anónimos que saben leer y que no llegaría al 24% de la población (un 39% entre los hombres y un 9% entre las mujeres). Aunque su información llegaba más allá de este restringido colectivo alfabetizado, mediante la lectura pública en cafés, teatros, barberías y plazas.

  • 15 GIL NOVALES, Alberto (ed.), La prensa en la revolución liberal. España, Portugal y América Latina, (...)
  • 16 GIL NOVALES, Alberto, Las Sociedades patrióticas..., vol. II, op. cit., pp. 984-985.
  • 17 DÉROZIER, Albert, «Relaciones entre Historia y Literatura a través de la producción periodística de (...)
  • 18 SEOANE, Mª Cruz, Historia del Periodismo ..., op. cit., pp. 12-15. Ver también HIGUERUELA DEL PINO, (...)

14Durante estos años, la prensa se convirtió en uno de los principales medios para comunicar noticias y difundir culturas y propagandas políticas15. Tal y como señala Alberto Gil Novales, «los hay de todas clases y tamaños»16. Ello otorgó a los periodistas un papel muy importante en el debate político, como señalaba Albert Dérozier, «la importancia que tienen, pues, los periodistas durante las dos épocas constitucionales, y en particular el Trienio, es determinante»17. De ellos dependía, en buena parte, como escribe Mª Cruz Seoane, la «sagrada misión» de formar la opinión pública18.

La prensa del Trienio en Tarragona

  • 19 Para el Trienio Liberal en Tarragona, ver FERRER, M. Antònia, La ciutat de Tarragona durant el Trie (...)
  • 20 ARNABAT, Ramon, La revolució de 1820 ..., op. cit., pp. 25-28.

15El 9 de marzo de 1820 se proclamó la Constitución de 1812 en Tarragona: era la primera ciudad catalana en hacerlo.19 Tarragona era una ciudad dividida políticamente entre un barrio histórico de carácter absolutista y un barrio marítimo «El Serallo» de carácter liberal. El factor clave fue la importante presencia del ejército en una ciudad fortificada y el carácter liberal de la mayoría de sus oficiales, como el coronel Pedro Perena que encabezó la proclamación de la constitución en Tarragona y en la vecina ciudad de Reus20.

  • 21 Ejemplares del nº 5 al 35, correspondientes al mes de septiembre de 1822 en la Hemeroteca Municipal (...)
  • 22 Diversos ejemplares de los meses de diciembre de 1822 y enero de 1823 en la HMT.
  • 23 Diversos ejemplares del mes de enero 1823 en la HMT.
  • 24 Para la prensa en Tarragona durante estos años ver: ARCO, Luis del, El Periodismo en Tarragona: ens (...)

16En la ciudad de Tarragona se publicaban en 1820 tres periódicos: el Semanario Constitucional, Político y Mercantil, el Diario extraordinario de la ciudad de Tarragona, en realidad una edición del «viejo» Diario de Tarragona nacido en 1808, y el Diario Político y Mercantil de la ciudad de Tarragona. El año 1821 otros tres: el Correo Político y Mercantil de la ciudad de Tarragona, el Periódico mercantil de Tarragona y El Universal. El año 1822 tres: el Correo Político y Mercantil de la ciudad de Tarragona, que sigue del año anterior, el Diario de Tarragona21 que reemprende la trayectoria de 1820, y uno nuevo: El Analizador Tarraconense22. Y el año 1823 tres: uno que seguía de 1822: El Analizador Tarraconense, y dos nuevos: El Vigilante Tarraconense23 y el Patriota Tarraconense. Cinco alineados con los exaltados, dos con los moderados y dos con los constitucionales24.

  • 25 COMAS, Montserrat, La imprenta catalana …, op. cit., pp. 166-167.
  • 26 COMAS, Montserrat, La imprenta catalana …, op. cit., pp. 262-264.

17El Semanario Constitucional Político v Mercantil inició su publicación a finales del mes de marzo de 1820. Sus impresores eran los hermanos Antonio y José Berdaguer, asentados en aquel momento en la vecina ciudad de Reus25. Pero el éxito inicial no tuvo continuidad, en buena parte debido a los enemigos políticos, los realistas o absolutistas, que intentaron y consiguieron, por todos los medios -incluso mediante pasquines y hojas volantes-, que el Semanario Constitucional se dejase de editar. La alternativa periodística de los sectores conservadores, entre el moderantismo y el absolutismo de la ciudad fue la reedición del Diario de Tarragona que imprimía Miguel Puigrubí26. También duró poco tiempo este periódico, en este caso apremiado por las nuevas autoridades.

  • 27 Ejemplares del nº 3 al 31, correspondientes a los meses de abril y mayo de 1820 en HMT.

18El mes de abril se iniciaba la publicación del Diario Político y Mercantil de la ciudad de Tarragona impreso también por Miguel Puigrubí con cuatro páginas y aparición diaria27. El Diario Político y Mercantil se convertiría en la referencia periodística de los liberales tarraconenses, de manera que sus ejemplares circularon de mano en mano, así como por los cafés y tabernas de la ciudad. Fue, sin duda, el periódico más leído durante el Trienio, aunque se editó tan solo durante seis meses. Las secciones del Diario Político y Mercantil eran, básicamente, las «Noticias extranjeras» (a menudo copiadas de otros periódicos y procedentes de París), los «Artículos comunicados», los «Artículos de oficio» (comunicaciones oficiales), las cartas (a menudo copiadas de otros periódicos), las entradas y salidas del puerto y los «Avisos» de la ciudad.

19Los «Artículos de oficio» eran los comunicados de las autoridades locales, provinciales o estatales. A modo de ejemplo, el número 31 se dedica casi monográficamente a reproducir un comunicado de la Comisión provisional gubernativa de Cataluña, recriminando a los habitantes de esta el impago de impuestos a raíz del establecimiento del nuevo régimen y recordando que:

«debían continuar pagándose los mismos impuestos directos e indirectos que se satisfacían en 1 de enero del presente año; que subsistían estancadas las mismas rentas que entonces lo estaban, y que continuaba prohibida la introducción de todos los géneros y manufacturas, cuya entrada en el Reino no era licita».

20La Comisión lamentaba que, a pesar de las diversas órdenes dadas en este sentido,

  • 28 Diario Político y Mercantil de la Ciudad de Tarragona, nº 31, 13 de mayo de 1820, pp. 131-134.

«por las noticias que recibe de distintos puntos de la Provincia , y por lo que observa en esta misma Capital, sabe con sentimiento que se experimenta una notable morosidad en el pago de la contribución directa; que se buscan pretextos para eludir los impuestos indirectos simulando estarse en el concepto de que se hallan extinguidos; que se hace un tráfico escandaloso, con los artículos estancados, sin sujetarse siquiera á las formalidades, y derechos á que estaban afectos por los decretos con que se desestancaron, y que se introducen en perjuicio de la abatida industria nacional los géneros y artefactos cuya entrada está tan justamente prohibida »28.

21En otros casos se insertan comunicados de las autoridades locales o provinciales, como este llamamiento del Jefe Político de Cataluña contra el contrabando:

«El vigilar para que no se ejecute la introducción de Géneros de ilícito comercio en esta Provincia, no es un deber atribuido exclusivamente A los dependientes de la hacienda pública, sino que está también íntimamente afecto a las funciones de las justicias, y ayuntamientos de todos los pueblos.

  • 29 Diario Político y Mercantil de la Ciudad de Tarragona, nº 22, 5 de mayo de 1820, p. 89.

22Ahora más que nunca conviene redoblarla vigilancia para impedir el contrabando, puesto que su exterminio ha de sacar a las fábricas nacionales del triste abatimiento en que han yacido, elevándolas al mayor grado de prosperidad el influjo sabio, y justo de las leyes»29.

  • 30 EL CIUDADANO MILITAR JACCETANO J. M., Idea rápida del estado lamentable de vilipendio, de degradaci (...)
  • 31 «Artículo comunicado», Diario Político y Mercantil de la Ciudad de Tarragona, nº 3, 17 de abril de (...)

23Entre los artículos comunicados, destacamos los artículos del anónimo Ciudadano militar jacetano30, entre ellos un elogio de Agustín de Argüelles, solicitando que se le declare «benemérito en grado heroico y eminente, defensor y protector de la Constitución del Estado y de los imprescriptibles derechos de los españoles»31. Podemos alinear al Ciudadano militar jacetano en un constitucionalismo nacional sincero, compatible con la religión y la monarquía: «Viva la religión, viva la nación, viva el Rey por la constitución»:

  • 32 Diario Político y Mercantil de la Ciudad de Tarragona, nº 25, 7 de mayo de 1820, pp. 97-99.

«Dios, la Nación y el Rey, Ciudadanos: estos son los tres puntos cardinales é inmutables á que deben dirigirse nuestros votos, y dedicarse nuestros primeros deberes, nuestro amor y nuestros más profundos respetos; y emanando de estos sagrados principios todas las leyes, y todas las autoridades que nos gobiernan, reconozcamos las obligaciones que las debemos y las inspiraciones santas de la justicia distributiva, e imparcial con que debemos ser regidos»32.

24También hay «Artículos comunicados» firmados por El Vigilante en la línea del liberalismo exaltado, veamos el ejemplo de la defensa de la formación de la Milicia Nacional en Tarragona y crítica al Ayuntamiento de la ciudad por su desinterés:

  • 33 Diario Político y Mercantil de la Ciudad de Tarragona, nº 13, 26 de abril de 1820, pp. 48-49.

«Es muy sorprendente el descuido de este Ayuntamiento de Tarragona en la organización de la milicia Nacional. Todas las dificultades las allana la energía, y no tiene la menor duda que contando con el entusiasmo de estos Patriotas pudiera ya haberse establecido dicha milicia. Las autoridades Superiores, sin duda suponen que está ya dado este paso; y al saber que no lo está, no dejarán de tomar las terminantes disposiciones que exige. Importa mucho poner en manos de los Ciudadanos estas bayonetas sobre que descansa esencialmente la libertad, y no perder momento en la regularización de esta fuerza. Imitemos todos el ejemplo de Barcelona, que cuenta ya tres batallones de sus hijos armados, y que según se nos asegura forma también Caballería y Artillería de Milicia nacional. ¡Loor también al heroico pueblo de Reus que tan pronto imitó este enorme ejemplo! Mengua es de Tarragona que abrigando tan dignos Ciudadanos no haya tenido a su frente quien comunique el mismo impulso. Autoridades constituidas, ved que la Nación os exigirá la responsabilidad, si descuidáis consolidar el edificio Augusto de nuestra santa libertad»33.

  • 34 Diario Político y Mercantil de la Ciudad de Tarragona, nº 5, 28 de abril de 1820, pp. 56-57.

25Esta crítica tuvo diversos ecos en los números posteriores. Así, tanto El Español decidido, como El Observador de la lista, intervinieron abundando en la necesidad de creación de la Milicia Nacional, y cuando este se creó criticaron que en los nombres de la «lista» de los milicianos se hicieran distinciones como si hubiera «dos clases de Ciudadanía»34. Otros, como El Zeloso del orden, defendían que no se debía armar al pueblo, sino solo a una parte:

  • 35 Diario Político y Mercantil de la Ciudad de Tarragona, nº 16, 29 de abril de 1820, pp. 63-64.

«Pero al mismo tiempo creo que todo hombre de sana intención, amigo del orden, y de la conservación del más apreciable de los Códigos humanos, debe interesarse muy mucho que en esta organización no se armen las ciegas pasiones sino la razón; que no se pongan tan interesantes bayonetas en manos de una juventud acalorada, que sin experiencia ni propiedad sea susceptible de ser el juguete de espíritus revoltosos; sino que se entreguen a las de la razón, del patrimonio y de los padres de familia, que más estrechamente enlazados con nuestra madre común, es bien probable no abusarán tan fácilmente de ellas. Y, en fin, que se cumpla en un todo el sabio decreto de las Cortes de 15 abril de 1814 no olvidando jamás, que él exige más de treinta años de edad para ser miliciano tanto en clase de voluntario como de sorteado»35.

  • 36 Diario Político y Mercantil de la Ciudad de Tarragona, nº 16, 29 de abril de 1820, p. 65.
  • 37 Diario Político y Mercantil de la Ciudad de Tarragona, nº 17, 30 de abril de 1820, pp. 67-68.
  • 38 Diario Político y Mercantil de la Ciudad de Tarragona, nº 17, 30 de abril de 1820, pp. 68-69. Ver t (...)

26En cambio, El Abanderado, «despreciando ellos toda intriga, y maquiavelismo, tendrán el mayor placer en ver las bayonetas en manos de mil Abanderados y distraídos para coadyuvarles conforme a la Ley a consolidar el grande edificio de la libertad e independencia»36 Finalmente, el 29 de abril, el Ayuntamiento Constitucional decidió organizar la Milicia Nacional confiando «del distinguido patriotismo de los ciudadanos de Tarragona que se presentarán voluntarios en número competente, y que no será necesario hacer el sorteo»37. La polémica entre El Vigilante y El Abanderado, a los que añadió un Joven Voluntario, por una parte y El Observante y El Zeloso del orden, por otra siguió y, mientras los primeros representaban al liberalismo exaltado, el segundo representaba al liberalismo moderado: «soy observante, y así lejos de querer indisponer los ánimos de mis compatriotas unos contra otros, todos mis afanes se dirigen a conciliarlos a fin de que unidos seamos fuertes para defender nuestra propiedad, libertad, igualdad, seguridad y honra, que son los objetos más apreciables que ama desde su infancia»38.

27La crítica a las autoridades municipales se acentúa con motivo de la llegada al puerto de Tarragona de algunos dirigentes liberales exiliados: Agustín de Argüelles y Álvarez Guerra:

  • 39 Diario Político y Mercantil de la Ciudad de Tarragona, nº 13, 26 de abril de 1820, p. 49. En la p.  (...)

«Causa particular extrañeza a todos los que saben el heroísmo con que Tarragona se declaró la primera en el Principado (el 8 de marzo) por la causa de la libertad Nacional, el notar la apatía de sus autoridades actuales. Esto demuestra a los pueblos la importancia de su elección, cuando tratan de nombrarse los depositarios de la autoridad, y no basta que sean hombres buenos los que constituyen en su frente, sino que además es forzoso que se hallen penetrados de toda la energía, de todo el fuego santo que se necesita para derrocar las bases de su mal sistema y sustituirle el nuevo orden. Españoles, cuando busquéis los ciudadanos que queréis colocar para mandaros, tomadlos entre los restauradores de vuestra Libertad. Los hombres del antiguo sistema creed que no sirven para asegurar vuestra salvación»39.

  • 40 Diario Político y Mercantil de la Ciudad de Tarragona, nº 15, 28 de abril de 1820, pp. 58-61.
  • 41 Diario Político y Mercantil de la Ciudad de Tarragona, nº 20, 3 de mayo de 1820, p. 81.
  • 42 Diario Político y Mercantil de la Ciudad de Tarragona, nº 23, 6 de mayo de 1820, pp. 91-92.
  • 43 Diario Político y Mercantil de la Ciudad de Tarragona, nº 22 y 26, 5 y 8 de mayo de 1823.

28Críticas respuestas por El Observante que defiende a las autoridades locales en un extenso artículo que concluye: «sea tan observante cómo Vigilante, y así tendrá más circunspección en otros comunicados, y más respeto a las autoridades y a, las elecciones hechas, según manda la Constitución, libre y espontáneamente por los representantes del pueblo»40. Las elecciones serán un tema recurrente, así, El Despertador, se queja de que Reus (17.590 h.) elija 18 electores parroquiales para elegir diputados a Cortes, mientras que Valls elije a 9 (7.998 h.), y la ciudad de Tarragona, solo a 841. A partir de aquí se abre un extenso debate entre El Despertador y El Enterado42. El Diario sigue e informa de todo el proceso electoral: elecciones parroquiales, elecciones de partido y elecciones provinciales.43

  • 44 Diario Político y Mercantil de la Ciudad de Tarragona, nº 19, 2 de mayo de 1820, pp. 75-76.

29En otras ocasiones, el «Artículo comunicado» pretende ilustrar a los lectores sobre los valores que representan la libertad y la Constitución: «Mi corazón me dice que la libertad es posible, que su régimen es fácil, y mucho más estable que ningún gobierno arbitrario que ninguna oligarquía»44. O sobre la importancia de la propiedad:

  • 45 Diario Político y Mercantil de la Ciudad de Tarragona, nº 21, 4 de mayo de 1820, pp. 83-85. Texto e (...)

«El derecho de propiedad, su libre ejercicio y su garantía son los grandes medios para animar y fomentar la agricultura. El labrador debe ser dueño absoluto de su propiedad haciendo de ella el uso que le convenga, entrando en este derecho el poder asegurarla de toda especie de insulto mediante su cerramiento. Una costumbre bárbara nacida en tiempos bárbaros y solo digna de ellas, ha introducido, decía Jovellanos la bárbara y vergonzosa prohibición de cerrar las tierras, y menoscabando la propiedad individual en su misma esencia, ha opuesto al cultivo uno de los estorbos que más poderosamente detiene sus progresos»45.

30En otros se pide que se juzgue al general Elío y sus seguidores: Eguía, O’Donnell, Palafox:

  • 46 Diario Político y Mercantil de la Ciudad de Tarragona, nº 23, 6 de mayo de 1820, pp. 93-94.

«Que juez, o tribunal, sin desviarnos de lo preceptuado en la Constitución, ha de conocer, e instruir la causa que debe inmediatamente formarse al general Elío que disuadió al Rey a jurar este sagrado Código, que el mismo había jurado, poniendo a su disposición la fuerza armada más numerosa y respetable, que tenía entonces la nación, con que lo anuló y proscribió bajo la pena de muerte; abismando en los calabozos, y en horribles confinaciones a los ilustres inocentes representantes del pueblo, ultrajando su sagrado carácter y su declarada inviolabilidad»46.

31Entre los avisos, algunos curiosos como este:

  • 47 Diario Político y Mercantil de la Ciudad de Tarragona, nº 3, 17 de abril de 1820, p. 12.

«Debiendo marchas con sus licencias absolutas algunos asistentes de los SS. Oficiales del Batallón de Tarragona que se allá de guarnición en esta Plaza, se solicita para el servicio de estos, algunas Criadas de buenas circunstancias, y que tengan quien las abone; advirtiendo que, en la oficina de este Periódico, se dará razón de los sujetos que las necesitan»47.

32El Diario Político y Mercantil informa de las dificultades de la implantación de la Constitución en algunas ciudades, por ejemplo, en Cádiz, Jerez y Salamanca:

  • 48 Carta fechada en Ciudad Rodrigo el 30 de marzo de 1820 y publicada en El Publicista Observador de M (...)

«Hoy a las once y media del día llegó a esta un extraordinario del Gefe Político de Salamanca, pidiendo auxilio a esta Plaza para hacer jurar la Constitución: pues el Gobernador Cienfuegos con doscientos suizos, que tiene a su orden, alguna estudiantina y paisanaje seducidos por la frailería, canonjería &c, se habían negado y opuesto a su publicación y jura»48.

  • 49 Pensamos que el supuesto Diario Mercantil de Tarragona era este mismo. GIL NOVALES, Alberto, Las So (...)

33A principios de 1821 apareció el Correo Político y Mercantil de la Ciudad de Tarragona de orientación liberal moderada. Salía con cuatro páginas dos veces a la semana y se imprimía, también, en la imprenta de Miguel Puigrubí49. Poco a poco fue consolidándose como portavoz de los liberales moderados que en aquel momento gobernaban la ciudad y ganándose la confianza de un sector de la ciudadanía lo que le permitió estar activo durante un año y medio. A medianos de 1821 se inició la publicación del semanario El Universal que no llegó con vida a finales de año, a resultas de las divisiones entre sus editores. De orientación exaltada era impreso por los hermanos Berdaguer y salía los viernes.

34El mes de agosto de 1822 aparecía el semanario El Analizador Tarraconense con cuatro páginas e impreso en la imprenta de Puigrubí que se alineaba con las tesis exaltadas. El mes de enero de 1823 fue suspendido por la censura. Era el órgano oficioso de la recién constituida Tertulia Patriótica de Tarragona:

  • 50 El Universal, nº 235, 23 de agosto de 1821, p. 904. La Tertulia Patriótica de Tarragona había inici (...)

«La obligación sagrada en que se halla todo ciudadano de ser un verdadero centinela de sus prerrogativas y libertades, v el convencimiento de que las leyes no tienen otra garantía que su estricta observancia, y de que esta no se consigue sin que el hombre se posea del conocimiento de ellas, es lo que ha movido a los que en Tarragona se propusieron formar una tertulia patriótica. Explicándose en ella los artículos de nuestra ley fundamental, hablando de los asuntos políticos, censurando con decoro las actas de la administración, denunciando sus arbitrariedades, ilustrando al sencillo pueblo de sus imprescriptibles derechos, é inculcándole las máximas puras de la moral y cívicas virtudes, no dudan se consiga el patriótico y saludable objeto que se han propuesto para la más pronta consolidación del sistema y felicidad del pueblo»50.

35El apoyo a la Sociedades y Tertulias Patrióticas de El Analizador Tarraconense se concreta en que reproduce algunas de las sesiones de la tertulia tarraconense, pero, también de otros lugares, como la Landaburiana madrileña, donde se criticó abiertamente la pasividad del ministerio con los facciosos: «Yo lo repetiré, ciudadanos, la impunidad, es la causa de todos nuestros malea, y esa impunidad continua ...» y se añadía que:

«¡Ah! Si en un principio hubiesen caído las cabezas de los delincuentes, no veríamos a la floreciente Cataluña convertida en tierra desventurada, cubierta de llanto y desolación. ¿Se hubiera visto parte de esa brillante guardia real, asesinando a esa víctima de su ardiente patriotismo, (señalando la tumba de Landaburu) y cubierta con la nota de traidores, ocultarse de la vista de los españoles?

  • 51 El Analizador Tarraconense, nº 8, 13 de enero de 1823, pp. 29-30.

¡Ah! Si se hubiesen cortado algunas cabezas a los primeros conspiradores, la nación tendría siete mil hombres, acaso sus mejores defensores»51.

36El Analizador publica también información sacada de otros periódicos españoles: Bilbao, La Coruña, Barcelona. Algunas noticias tienen su origen en Francia y, en este caso se hace una valoración excesivamente optimista:

  • 52 El Analizador Tarraconense, nº 8, 13 de enero de 1823, pp. 31-32.

«trae la plausible noticia de que la Francia se ha decidido por la paz, y dejará de ser como hasta aquí el foco y abrigo de las facciones. Será en lo sucesivo repelido, con la fuerza, todo faccioso rechazado por las tropas constitucionales, y como para este objeto no se necesita del gran cordón, se van retirando la mayor parte de las tropas que lo componían»52.

37También se informaba de las pocas actividades lúdicas que se celebraban en la ciudad:

  • 53 El Analizador Tarraconense, nº 8, 13 de enero de 1823, p. 32.

«Se ejecutará una graciosa pieza patriótica titulada El fraile camaleón o La entrada de los nacionales en Balaguer, enseguida se bailará un gracioso Padedú inglés, luego se tocará una excelente Sinfonía, a cuya continuación seguirá la hermosa y heroica comedia nueva que ha merecido los mayores aplausos en el teatro de la Corte y en el de Barcelona, titulada La familia de la India, y se dará fin al todo de esta función con unos boleros a seis»53.

  • 54 Se conservan los ejemplares nº 5, 8, 11, 12, 22, 27 y 34 septiembre de 1823 en la HMT. Informaba, t (...)

38El 1 de septiembre de 1822 salió de nuevo el Diario de Tarragona, portando el escudo de la ciudad como cabecera, igual que en 1808, y por iniciativa y patrocinio del Ayuntamiento de la ciudad y la dirección de su alcalde Pedro Angelet. De orientación moderada, se imprimía en la imprenta de Miquel Puigrubí e inició su recorrido con cuatro páginas, para pasar a ocho al poco tiempo. Su vida fue corta, ya que fue suspendido el mes de diciembre54.

  • 55 Diario de Tarragona, nº 5, 5 de septiembre de 1822, pp. 17-23.
  • 56 Diario de Tarragona, nº 8, 8 de septiembre de 1822, pp. 33-34.

39El Diario de Tarragona publicó, básicamente información municipal, a modo de diario «oficial» del Ayuntamiento de la ciudad. Así, en el número 5 se publicaba el Dictamen que había elaborado la Comisión municipal de policía, para que «se le faculte para crear entre si un cuerpo de policía que vigile incesantemente para librar a esta ciudad de cualquier sorpresa que intente el enemigo»; y un Bando del Ayuntamiento estableciendo un servicio de vigilancia interior de la ciudad, para el cual se aceptaban, también «a todos los buenos patriotas forasteros y expatriados, paraqué concurran como vigilantes a dicho servicio»55. Se publicó también el Reglamento de la Milicia Nacional, objeto de polémica dos años antes en la prensa local; y unas Instrucciones acordadas y mandado observar por las autoridades superiores Política y Militar de la Provincia en Tarragona, referentes al acceso a la ciudad fortificada56. Así como la distribución del medio diezmo y la primicia entre los prelados.

40También se publicaron dos Suplementos, uno informando del «Dictamen de la Comisión de Hacienda Municipal» sobre los impuestos y la hacienda municipal:

«El arbitrio de las carnes es el único que en concepto de la comisión puede subsistir con tal que desaparezcan los privilegios o dispensas de introducirlas y de venderlas; se vendan en los sitios señalados o que se señalaren por el Ayuntamiento, y se arregle la refacción en términos justos y razonables, si fuere a alguno debido sobre un arbitrio que se emplea en objetos útiles así para el forastero como para el vecino, y para todos en general, como son el alumbrado, el empedrado, y las escuelas públicas y gratuitas del dibujo y náutica.

  • 57 Suplemento al Diario de Tarragona, nº 11 y 12, 11 y 12 septiembre de 1822, 16 páginas.

Si bien mejorando el sistema de este arbitrio y arrendándolo podrá producir algo más, sin perjudicar ningún ramo de industria, ni ofender al pobre que rara vez come carne, a que a lo menos la consume su familia en mucha menor cantidad que la del rico, lo que no sucede con el vino, aguardiente, aceite, trigo y otros alimentos; sin embargo siempre quedará un déficit grande para atender a los gastos municipales, mayormente si el Ayuntamiento ha de auxiliar como debe á la milicia N. L., y proporcionar asistencia, enseñanza, comodidad, seguridad, y prosperidad o riqueza a los habitantes de Tarragona»57.

  • 58 Diario de Tarragona, nº 8, 8 de septiembre de 1822, p. 36.

41Se publican también algunas noticias referentes a movimientos absolutistas en Andalucía (Serranía de Ronda), en Galicia (Lugo, Mondoñedo, Orense, Monterrey, Tuy, Betanzos), en Aragón (Caspe y Alcañiz), en Navarra. Y se pedían castigos ejemplares contra los cabecillas de la «facción»: «estas cárceles están ahogadas de un sin número de facciosos cogidos con las armas en la mano, y todavía no se ha hecho un [castigo] ejemplar»58. A la vez que se alababa el comportamiento de los ciudadanos de Cádiz al homenajear a la columna expedicionaria que había batido a los realistas:

«Un inmenso concurso de ciudadanos de todas las clases del pueblo llenaba las calles por donde verificó su marcha la columna, precedida de un sin número milicianos y soldados del ejército permanente, jefes, oficiales y paisanos, mezclados indistinta y fraternalmente.

[…].

  • 59 Diario de Tarragona, nº 12, 8 de septiembre de 1822, pp. 54-55.

Por la noche se iluminó la lápida de la Constitución, debajo de la cual se leían las siguientes palabras: Cádiz agradecida a la coluna expedicionaria y una banda de música militar situada delante de ella deleitaba con sus tocatas al lucido concurso. Todo ha sido verdadero orden, entusiasmo patriótico, amistad fraternal, y demostración de aprecio hacia los beneméritos patriotas de las milicias nacionales que han acompañado a la coluna»59.

  • 60 Diario de Tarragona, nº 5, 5 de septiembre de 1822, pp. 23-24.

42También se informaba de los levantamientos realistas en las comarcas de Tarragona, especialmente en el Priorat, la Conca de Barberà y el Camp de Tarragona, y de los enfrentamientos con la Milicia y el Ejército constitucional. Noticias que siempre hacían referencia a la labor del clero, «frailes franciscanos y clérigos» para convencer a los «ilusos» campesinos que se sumaran a las filas realistas60. En otros casos, se informaba de las dificultades de la villas y ciudades del Camp de Tarragona para resistir la entrada de los realistas. De ello se quejaba un vecino de Valls, a la vez que enaltecía a sus vecinos y autoridades por el esfuerzo realizado para proteger la ciudad del acoso realista:

  • 61 Diario de Tarragona, nº 8, 8 de septiembre de 1822, pp. 36-39.

«Jamás Valls se ha visto por si con más municiones que con cuatro mil cartuchos, y para esto; ¡cuántas y cuantas peticiones ha tenido que hacer aquella villa! Conocieron muy luego el Ayuntamiento y patriotas de Valls que no podían contar con una guarnición fija, pues que varias veces ha quejado aquel pueblo con solos veinte hombres de tropa, la mayor parte de ellos inutilizados, teniendo el enemigo a sus inmediaciones: Que la fuerza de la milicia voluntaria era poca por haber quedado reducida a cien plazas por los muchos que se habían pasado a la milicia movible, y por último que era menester sacrificar sus propios intereses y formar otra fuerza para defender la villa y término. Ponen esto en práctica; pero sus cortos caudales no las permiten formar más que unos sesenta hombres al mando del Subteniente de caballería retirado D. Francisco Cabeza, dándoles seis reales diarios, cuya compañía continua aun, bien que disminuido su pré a cinco reales»61.

43A pesar de todo, según el anónimo A. L., Valls había resistido las acometidas realistas:

«supo ser la primera de esta Provincia en rechazar a los facciosos que por sorpresa habían entrado en dicha villa; y a pesar de que los Milicianos Voluntarios y Patriotas que pudieron resistirse fueron pocos, no permitieron a los facciosos permanecer muchas horas en ella, ocasionándoles una pérdida de cien hombres entre muertos y heridos de más de mil que eran en número; sosteniéndose aquellos con tal tesón y denuedo, que por falta de municiones llegaron al extremo de sacar los telares de una fábrica y hacer balas del plomo que allí había».

44Y había demostrado que «Valls es liberal. Valls ha dado pruebas de serlo. Valls nada debe de contribuciones y, por último, Valls ha jurado ¡Constitución o muerte!»

  • 62 Diario de Tarragona, nº 8, 8 de septiembre de 1822, pp. 36-40.

45El Diario también informaba de la cartelera teatral: «La sociedad dramática representará hoy día 8 [de septiembre de 1822] la célebre comedia en 3 actos nominada El delirio paternal, a su continuación se bailará el bolero por la Sra. Samaniego y el Sr. Castañer y se dará fin al todo de la función con el divertido sainete La madre embustera y la hija más que ella»62.

  • 63 Algunos ejemplares sueltos de El Vigilante Tarraconense correspondientes al mes de enero de 1823 en (...)

46El 3 de septiembre, dos días más tarde que el anterior, iniciaba su recorrido El Vigilante Tarraconense que con 4 páginas salía tres veces a la semana impreso por los hermanos Berdaguer63. De orientación exaltada tenía grabado en la cabecera el lema «Constitución o Muerte», era el reverso de Diario de Tarragona y sus diatribas se dirigían, fundamentalmente, a las huestes realistas armadas y a las potencias extranjeras que les apoyaban. El Vigilante se publicó hasta mediados de 1823 cuando fue acallado, después de padecer persecuciones y secuestros.

  • 64 El Vigilante Tarraconense, nº 74, 16 de enero de 1823, p. 33. Las notas de Austria, Prusia y Rusia (...)

47El mes de enero de 1823 se seguía el detalle de la política internacional con relación a España, mediante informaciones publicadas en la prensa de París. Los resultados del Congreso de Verona y la actitud de las potencias absolutistas respecto del sistema constitucional español era motivo de especulaciones diversas. Así el 16 de enero se daba noticia de que «los embajadores de Rusia, Austria y Prusia habían despachado a Madrid varios correos, y se aseguraba que, si las determinaciones de la Santa Alianza no eran aceptadas por la España, los enviados de Rusia, Austria y Prusia recibirán orden de dejar a Madrid»64. A la vez que se informaba que el Monitor de 27 de diciembre informaba de la pequeña crisis del gobierno francés, con la dimisión del ministro de negocios extranjeros, Montmorency, y su substitución interina por el presidente del consejo de ministros, Villele. Y de la carta de este al conde de La Garde embajador francés en Madrid, donde aclaraba el posicionamiento del gobierno francés respecto de España:

«Una insurrección militar sujetó al Rey Fernando a una constitución que no había reconocido, ni aceptado al volver a subir sobre el trono. La consecuencia natural de este hecho ha sido que cada español descontento se ha creído autorizado para buscar por el mismo medio el establecimiento de un orden de cosas, más análogo a sus opiniones y principios. El empleo de la fuerza ha creado el derecho de la fuerza.

De aquí los movimientos de la guardia en Madrid, y la aparición de cuerpos armados en diversas partes de la España. Las provincias limítrofes de la Francia han sido principalmente el teatro de la guerra civil. A consecuencia de este estado de perturbación en la península, se ha visto la Francia en la necesidad de adoptar las precauciones convenientes, y los sucesos que han ocurrido después del establecimiento de un ejército de observación en la falda de los Pirineos, han justificado la previsión del gobierno de S.M.

Entretanto el congreso, indicado ya, desde el año anterior para resolver lo conveniente sobre los negocios de Italia, se reunía en Verona.

Parte integrante, de esto congreso, la Francia, ha decidido explicarse acerca de los armamentos a que se había visto precisada a recurrir, y sobre el uso eventual que podría hacer de ellos. Las preocupaciones de la Francia han parecido justas a los aliados, y las potencias continentales han tomado la resolución de unirse a ella para ayudarla (si hubiese alguna vez necesidad) a sostener su dignidad y su reposo.

  • 65 «El presidente del consejo de ministros, encargado interinamente, del despacho de negocios extranje (...)

La Francia se hubiera contentado con una resolución tan benévola y tan benévola al mismo tiempo para ella, pero la Austria, la Prusia y la Rusia, han juzgado necesario añadir al acta particular de la alianza, una manifestación de sus sentimientos. Estas tres potencias han dirigido al efecto notas diplomáticas a sus ministros respectivos en Madrid, estos las comunicarán al gobierno español y observarán su conducta ulterior»65.

48El Vigilante reproduce la respuesta del gobierno constitucional español a las notas de las potencias y, especialmente, a la de Francia, rebatiendo sus argumentos uno por uno, pero, sobre todo, destacando, que la Constitución había recibido el apoyo de la mayoría de la población y del mismo rey:

«No ignoró el gobierno nunca que las instituciones adoptadas libre y espontáneamente por la España causarían recelos a muchos de los gabinetes de Europa, y sería objeto de las deliberaciones del congreso de Verona. Más seguro de sus principios, y apoyado en la resolución de defender a toda costa su sistema político actual y la independencia nacional, aguardó tranquilo el resultado de aquella conferencia.

[…].

  • 66 Evaristo San Miguel, «Contestación a la nota del ministro de Francia» [9 de enero de 1823], El Vigi (...)

Adhesión constante a la Constitución de 1812, paz con las naciones, y no reconocer derecho de intervención por parte de ninguna, he aquí su divisa y la regla de su conducta tanto presente como venidera»66.

  • 67 El Vigilante Tarraconense, nº 77, 21 de enero de 1823, p. 45.

49Algunas veces las noticias llegan de Inglaterra y, en este caso, son más esperanzadoras. Así se reproduce una noticia del Times de 17 de diciembre informando de «la vergonzosa huida de las gavillas de la fe, de esos matasiete que debían conquistar la península casi sin tirar un tiro»; y de las dificultades de la Regencia de Urgell para conseguir un préstamo en Europa para financiar sus actividades67.

  • 68 El Vigilante Tarraconense, nº 74, 16 de enero de 1823, p. 36.

50El Vigilante también dedica algunas de sus páginas a la lucha cultural, así en el número 74 de enero de 1823 publica una «Pastoral a los pastores» en la cual se reclama a los reyes que abandonen el absolutismo y se preocupen por la «verdadera felicidad de sus pueblos», y a los miembros del clero que rompan «tan ominoso y criminal silencio» y prediquen con «la Santa Doctrina del gran Maestro»68.

  • 69 Reproducción en el Diario Patriótico de Unión Española, Palma de Mayor, nº de 23 de octubre de 1823 (...)

51El mes de septiembre de 1823 tenemos noticias indirectas de que se publicaba el Patriota Tarraconense de carácter exaltado.69

«Más allá» de Barcelona: Cervera, Mataró, Girona, Manresa

  • 70 Los números 1-3 y 6-10, es decir 8 de los 10 publicados, se conservan en el Arxiu Comarcal de la Se (...)
  • 71 Gaceta del Gobierno, nº 177, 20 de diciembre de 1820, p. 797. Otra referencia en El Universal, nº 2 (...)

52La Universidad de Cervera publicó los meses de diciembre de 1820 y enero de 1821 El Alumno Cervariense70. La Gaceta del Gobierno publica una nota fechada en Cervera el 9 de diciembre en la que da noticias de la salida de El Alumno Cervariense: «Su objeto es el de propagar las luces, y hacer amar l.as nuevas instituciones y el Rey constitucional»71. En su primer número publica un artículo elogioso del diputado Tomás Isturiz y Montero, con motivo de su fallecimiento «en la flor de su edad»:

  • 72 El Alumno Cervariense, nº 1, 9 de diciembre de 1820, pp. 3-4.

«Bien le contemplemos en las Cortes ordinarias del año 14, bien le sigamos a su destierro con los demás patriotas, bien escuchemos luego su voz en las Cortes del año 20, siempre se nos presenta amigo de su patria en la prosperidad, y amigo de su patria en la desgracia. A todos había afligido la suerte infeliz que le acarreara su patriotismo; y cuando pudimos saludarle otra vez con el nombre de ciudadano, y apenas comenzaba a gozar de la satisfacción que en sí acarrean a los buenos los felices resultados de su largo meditar y sus afanes, he aquí que la muerte nos priva repentinamente de sus brillantes talentos y benéficas virtudes»72.

53Acostumbraba a publicar «Noticias extranjeras» y «América Española». Destaca en este sentido la inclusión de una reflexión del periódico lisboeta El Patriota de 24 de noviembre de 1820 porqué:

  • 73 El Alumno Cervariense, nº 1, 9 de diciembre de 1820, p. 1.

«Contiene reflexiones de mucho interés en las actuales circunstancias, reducidas a manifestar, que los remos de España y Portugal deben considerarse como uno por la unidad de situación topográfica, por sus costumbres, religión, carácter y dignidad Nacional, quedando desvanecida por los progresos de la civilización aquella antigua antipatía fomentada por algunas preocupaciones tradicionales. Concluye que, si los Gabinetes atentaran contra el sistema político de estos reinos, todas sus maquinaciones, amenazas y preparativos les servirían de terror y ruina común en el mismo instante en que se lanzase el grito formidable de únanse las Españas»73.

  • 74 El Alumno Cervariense, nº 2, 13 de diciembre de 1820, p. 1. Ver también, el nº 3, 16 de diciembre d (...)
  • 75 El Alumno Cervariense, nº 9, 6 de enero de 1821, p. 1.

54En el número 2 y 3, encontramos una visión muy optimista del contexto internacional al analizar el congreso de Troppau: «La tranquilidad pública de Europa, que depende en parte de las conferencias de Troppau, parece no será alterada, pues todas las conjeturas estarían en favor de la paz que imperiosamente reclama la opinión del Siglo»74. Pero, en el número 9, la información que se facilita muestra que Austria prepara la invasión de Nápoles «hasta ahora se había creído generalmente que se ajustaría un convenio pacifico con el reino de Nápoles, pero hoy está casi enteramente desvanecida esta esperanza, pues van siendo demasiado formidables los ejércitos el Austria reúne en Italia para que se pueda pensar que la reunión de estas fuerzas no tenga otro objeto que precaverse de las emanaciones del espíritu revolucionario»75.

55En los números analizados se publican noticias de Nápoles, Verona, Lisboa, Troppau, Bolonia, Milán, Viena, Berlín, Frankfurt, Múnich, Gante, Essen, Londres, Constantinopla, Nápoles, Roma, París, normalmente con un mes o mes y medio de retraso. Se sigue con atención a lo que sucede en algunas universidades europeas, en este ejemplo, con preocupación:

  • 76 El Alumno Cervariense, nº 8, 3 de enero de 1821, pp. 1-2.

«Sabemos par una carta de Oxford que ha habido algunos desórdenes en aquella universidad. Parece que los amigos de la reina no están bien con los miembros de la universidad. y que todos los días se insulta a los profesores y demás oficiales de aquella corporación. La semana última se reunió el populacho delante del colegio de la Trinidad, apedreó a los individuos que entraban o salían y por la noche rompió los vidrios y ventanas de aquel establecimiento saliendo gravemente heridas muchas personas»76.

56Entre las «Noticias de la península» se hace eco de la carta del Ayuntamiento de Madrid a S.M. el Rey, criticando su inhibición ante los que se levantan contra el sistema constitucional usando su nombre:

  • 77 El Alumno Cervariense, nº 2, 13 de diciembre de 1820, p. 3.

«De vuestra casa real y capilla, de vuestras caballerizas y de vuestros reales sitios y de cuantos falsamente quieren aparentar más adhesión a vuestra sagrada persona, de estos nace el desorden, al menos en gran manera, en concepto del público, y el ayuntamiento respecto de ellos no puede tomar providencia con la prontitud que era necesaria. Mientras no se e fije la opinión de que los más adictos a los intereses de. V. M son los que defienden el sagrado código, mientras con hechos no se patentice que V.M. reputa como enemigos a cuantos lo son de las nuevas instituciones, no será posible que la autoridad, por más celo que manifieste, puede evitar las oscilaciones emanadas de estos principios»77.

57Se publican noticias de Huesca, Zaragoza, Murcia, Guadalajara, Valencia, Madrid, Zamora, Valladolid, Orense, La Coruña, Palma de Mallorca, Cádiz, normalmente con quince días de retraso. Y las de Cataluña, Barcelona, Sitges, Igualada, …, con una semana de retraso.

58El mes de enero de 1821 se hace referencia con preocupación de las «noticias de varios pueblos de la Península, notando con admiración el desenfreno con que infinidad de hombres mal animados cometen las peores tropelías a la faz de la Nación entera.» Especialmente grave parece la situación de Galicia, Andalucía, Aragón:

«En la Coruña con fecha de 23 diciembre, avisan de la llegada de D. Vicente Álvarez Seara que notició cierta conspiración movida en la ciudad de Orense, que formaban algunos individuos de la Junta llamada Apostólica; pero fue descubierta, prendiendo D. Manuel de Castro conocido como Varón de Sancti Joanni, como igualmente un cura, y otros trece sujetos. …]. De Málaga, con fecha de 20, escriben que en los alrededores de Antequera hay 6 partidas de 68 hombres a Caballo, que a nadie permiten salir de la población. De Santiago avisan haberse descubierto otra conspiración la víspera del día que había de estallar, de cuyas resultas hay presos dos Curas y el mayordomo del Cabildo se supone que sus declaraciones tienen unas ramificaciones muy extensas, que se han cogido proclamas, listas de serviles y liberales, y añaden, por fin, que se presentaron 10 curas de los más valentones de las inmediaciones, los que se sospecha tendrán. el encargo de poner en movimiento a los incautos paisanos.

  • 78 El Alumno Cervariense, nº 9, 6 de enero de 1821, p. 3.

De Zaragoza se sabe que algunos facciosos querían aprovecharse de la llegada del General Riego, para poner en ejecución sus pérfidos intentos, por medio de una conspiración. Hace ya algunos días que se hablaba en aquella Ciudad de una trama espantosa, que se estaba urdiendo entre algunos notoriamente desafectos a nuestra Constitución. […]. Dícese que se hallan complicadas hasta 60 personas y que se les ha sorprendido una correspondencia muy interesante con varios puntos de la península78.

59El Alumno Cervariense da noticia en la sección «Noticias particulares de Cervera» del entusiasmo constitucional de la ciudad, tanto entre «paysanos», como entre estudiantes:

  • 79 El Alumno Cervariense, nº 2, 13 de diciembre de 1820, p. 4.

«Es un espectáculo verdaderamente grandioso para todo amante de las nuevas instituciones el que presenta todos los domingos y jueves el aula de Constitución de nuestra Universidad. La multitud de gente de todas clases que concurren a recibir en ella los más luminosos principios del derecho público de boca del ilustrado patriota D. Ramon Torra, es una de las mayores pruebas que acreditan el espíritu que reyna en esta población. Gloria a ley sagrada que así ha conseguido unir a todos los hijos de esta gran familia; gloria a los principios liberales que echan por tierra todas las distinciones y rivalidades. Iguales en derechos y prerrogativas ante la ley somos también iguales y unos en la voluntad. Paysanos y Estudiantes nos mezclamos ya sin distinción y concurrimos a escuchar las rnáximas sabias que cada día nos estrechan de nuevo. Jamás vera Cervera los amaros días de Huesca en que la precipitación de unos y la poca ilustración de otros, dieron lugar a que se atentara contra lo más sagrado de la Constitución, que es la fraternidad de todos los españoles»79.

60Entusiasmo que se concreta en la formación de la Milicia Nacional:

  • 80 El Alumno Cervariense, nº 3, 16 de diciembre de 1820, p. 4.

«Madrid, Málaga, Cádiz, y Barcelona cuentan ya tantos soldados como habitantes, y la exactitud con que se aprestan al ruido de instrumentos marciales acredita el valor, con que marcharan a sostener la causa de la Patria. A su imitación las Ciudades y pueblos del Urgel forman sus respectivos batallones, y Cervera que abraza en su seno una multitud de jóvenes, que preparan a la nación días de gloria e ilustración, les señala la marcha que deben seguir. […]. Solo 1os pueblos libres confían su defensa a los ciudadanos que las componen. Acordémonos, que en los tiempos de Mario en que los romanos dejaron de ser soldados, tuvieron origen los siglos del feudalismo y de la opresión. De estas verdades convencidos los habitantes de esta ciudad han formado las compañías de milicias prevenidas por la ley, eligiendo por Comandante y oficiales sujetos de cuya aptitud, y patriotismo tiene la patria mucho que confiar, y cuyas cualidades le han hecho acreedores a la confianza de sus conciudadanos»80.

  • 81 El Alumno Cervariense, nº 6, 27 de diciembre de 1820, p. 4.

61Aunque, a finales de diciembre, se hace eco de la circulación de escritos absolutistas anunciando la intervención de Austria y Rusia en España para acabar con el régimen constitucional: «Entre nosotros se han esparcido proclamas que puestas en boca de los Emperadores de Austria y Rusia convidan a los Españoles a la rebelión, a la anarquía, a la destrucción de su ley fundamental»81.

62El bisemanal de la Universidad de Cervera, también dedica algunas de sus páginas a la literatura, por ejemplo, un texto incluido en la sección de «Variedades» en el cual se reflexiona sobre la relación de los estilos literarios y la geografía y la historia:

  • 82 El Alumno Cervariense, nº 6, 27 de diciembre de 1820, pp. 2-4; y nº 8 de 3 de enero de 1821, pp. 3- (...)

«No hay alguno que dexe de conocer la dificultad de crear un nuevo estilo, ya en prosa ya en verso, capaz de interesar o bien a nuestros oyentes o bien a nuestros lectores. Las circunstancias políticas, el clima y aun él genio particular de cada escritor, han contribuido sobremanera a la creación de los diversos estilos que conocemos, y como en el día ni se dan revoluciones políticas, que en algún tiempo ya no hayan existido, ni los climas han mudado, ni loes genios de los hombres se han separado de su circula ordinario, es de aquí que parece habérsenos negado la originalidad de la invención»82.

  • 83 El Alumno Cervariense, nº 7, 30 de diciembre de 1820, pp. 3-4.
  • 84 El Alumno Cervariense, nº 10, 10 de enero de 1821, p. 4.

63O a debates con otros periódicos, como, por ejemplo, el que establece con la Miscelánea Liberal respecto de unas oposiciones que se realizaron para optar a una Canonjía Lectoral para una de las catedrales de la provincia. O los intentos de los realistas para controlar el Ayuntamiento, con motivo de las elecciones para compromisarios parroquiales y regidores en Cervera83. En el último número publicado, el 10 de enero de 1821, el periódico se hace eco de que «ha salido en Madrid el primer pliego del Ensayo o Proyecto de la Constitución política mujeril», para añadir a continuación que «según se ve por él, las mujeres van a tener un campeón valeroso de sus derechos en el autor, que es el antiguo Alcalde Mayor D. Juan Manuel Lubet»84.

64A pesar del esfuerzo de los editores del bisemanal cerverino, las pocas subscripciones al mismo hicieron que este tuviese que finalizar su publicación a los dos meses de haber nacido:

  • 85 El Alumno Cervariense, nº 9 de 6 de enero de 1821, p. 4.

«Cuando nos propusimos la publicación de un periódico, por cuyo medio llegarán a conocimiento de este honrado vecindario las noticias más interesantes, ya del Reyno, ya de las naciones extranjeras, no dudamos un momento que, en una población de más de tres mil habitantes de todas clases, hallaríamos 1os suscriptores necesarios para llenar los gastos que por este motivo se nos ocasionaran. Pero la experiencia nos ha convencido de lo equivocado de nuestro cálculo, pues ha sido tan escaso el número de aquellos, que nos vemos en la precisión de cubrir un déficit considerable»85.

65Se intentó aumentar el precio de la subscripción y del número suelto, pero ni una ni otra medida tuvieron éxito. Y el Alumno Cervariense dejó de publicarse con el número 10 de 10 de enero de 1821. Con todo, no deja de sorprender que, en la ciudad de Cervera, concretamente desde la Universidad de Cervera, se publicase este periódico decididamente constitucional, cuando esta ciudad y la comarca de la Segarra serían centro de partidas realistas encabezadas por el cerverino Pau Miralles.

  • 86 Un ejemplar del número 1, posiblemente el único que se publicó, se conserva en la Biblioteca Nacion (...)

66Por lo que hace a Mataró, la publicación cultural Almacén Patriótico de Frutos Literarios, Históricos, Civiles, Políticos, Geográficos, Físicos, Naturales, Mitológicos y Religiosos, todo indica que es un intento de imitación del Almacén de frutos literarios de nuestros mejores autores antiguos y modernos que no gozaron hasta ahora de la luz pública (Madrid, 1804) dirigido por Antonio Valladares y del cual copia algunos textos. El Almacén Patriótico nacido el otoño de 1820, constaba de 32 páginas, se imprimía en la imprenta de Joan Abadal de Mataró y se vendía en la Librería de Abadal de Barcelona86.

  • 87 COSTA, Francesc, La Premsa a Mataró (1820-1980), Mataró, Rafael Dalmau, 1982, pp. 35-39.

67Redactada por un anónimo mataronés partidario de la constitución y preocupado por dar a conocer los nuevos avances sociales y mostrar las bondades del sistema constitucional: «un tiempo en que España va a regenerarse por sí misma. […]. Una época en que se tira a asegurar por todos los medios la libertad civil y la propiedad del ciudadano». La revista tiene un carácter misceláneo y el número 1, el único que hemos consultado, contiene cuatro artículos: «Lengua primitiva de Castilla la Nueva», «Incompatibilidad de los juzgados de mostrencos con el actual sistema de la nación», «Historia del origen del Mundo según los poetas y filósofos gentiles acordes con la Sagrada Escritura» y «Utilidades del amianto que se halla en este Principado». En el segundo artículo defiende el derecho a la propiedad privada inmemorial, frente al hecho que «diez años de posesión entre presentes y veinte en ausente bastaban para asegurar la propiedad de una finca que se hubiese adquirido de un supuesto dueño», lo cual provocaba incertidumbre entre los propietarios»87.

  • 88 Tan solo se conserva el último número publicado: nº 22 de 17 de abril de 1821 en la Hemeroteca del (...)
  • 89 COMAS, Montserrat, La imprenta catalana …, op. cit., pp. 206-207.

68En Girona se publican durante el Trienio dos periódicos de orientación política contrapuesta: el liberal exaltado El Centinela de los Pirineos Orientales (del 3 de febrero al 17 de abril de 1823)88 y el realista/absolutista Diario de Gerona y del cual hablaremos más adelante en el apartado dedicado a la prensa realista. Ambos impresos en la imprenta de Agustín Figaró89 y de cuatro páginas, el primero se publicaba bisemanalmente y el segundo diariamente.

  • 90 GIRBAL, Enric C., «El periodismo en Gerona...», op. cit., p. 230. Ver también COSTA, Lluís, Històri (...)
  • 91 El Centinela de los Pirineos Orientales, nº 22, 17 de abril de 1823, p. 2.

69El Centinela se presentaba con los lemas de «Constitución del año 12 o muerte», «Libertad Constitucional» y «Unión o Muerte» y salía los lunes y jueves al precio de seis reales de vellón al mes y se vendía en la librería del impresor y en las administraciones de correos de la provincia90. De acuerdo con el título y el momento de su publicación con la invasión francesa a las puertas o iniciada, se daba una gran importancia a las noticias extranjeras, especialmente las que provenían de Francia. Por ejemplo, en el ejemplar del 17 de abril se hace referencia a una información datada en Perpinyà el 5 de abril donde se informa de la actividad de las tropas de la división de Damas y se plantean los lugares de la invasión francesa: La Portús, Cerdaña y Mont-Lluís, donde estarían concentradas tres divisiones de 8.325 hombres cada una (unos 18.000 franceses y unos 7.000 realistas). Y a otra fechada en Bayona el 6 de abril en la que se informa sobre las actividades del Duque de Angulema, que se pondrá al frente de los Cien mil hijos de San Luis, en la zona del Bidasoa y del papel que jugaran los voluntarios realistas en la futura guerra91.

  • 92 Referencia en el Diario de la Ciudad de Barcelona, nº 88 de 29 de marzo de 1823. Otras referencias (...)
  • 93 Referencia en MÁS y CASAS, José M. de, Ensayos históricos sobre Manresa, Manresa, Imprenta de M. Tr (...)

70En Manresa se publican tres periódicos, dos liberales: El Liberal Constitucional Manresano92 y El Patriota93, y uno realista: El Realista Manresano, de este último hablaremos más adelante en el apartado de la prensa realista.

El liberalismo de la Diana constitucional, política y mercantil de la villa de Reus y del Semi-Semanario Ilerdense de Lleida

  • 94 Arnabat, Ramon, La Diana Constitucional Política y Mercantil de la villa de Reus en el marc del Tri (...)
  • 95 ARNABAT, Ramon, Verds i blancs. El Trienni Liberal a Reus i el Baix Camp (1820-1823), Reus, Associa (...)
  • 96 Ver COMAS, Montserrat, La imprenta catalana …, op. cit., pp. 185-189.

71La Diana constitucional, política y mercantil de la villa de Reus fue uno de los periódicos catalanes más importantes de entre los impresos fuera de la capital. A ella hemos dedicado un estudio introductorio y editado en forma facsímil todos sus números94. La Diana fue la sucesora del Periódico político y mercantil de la villa de Reus (1813) y su director fue el juez Paulino de los Arcos, que contó con la colaboración los médicos Jaume Ardévol y Pere Mata Ripollés, el farmacéutico Antoni Andreu Carrera, el presbítero de Sant Pere Prudencia Marcó Casas, el abogado Joan Baptista Simó Casas, el primer alcalde del Trienio Marià Fonts Ciurana y otro Alcalde Joan Rincón, el comandante de la Milicia Nacional de Reus y diputado provincial Marcel·li Vallduví y algunos expatriados italianos, todos ellos asiduos a la Tertulia Patriótica de la ciudad95. En total se publicaron 78 números entre el 2 de abril y el 29 de septiembre de 1822, con una periodicidad trisemanal e impresos en la imprenta de la Viuda Compte de la calle Mayor de Reus96.

72El Prospecto que anunciaba la aparición del nuevo periódico dejaba muy clara su línea de un decidido constitucionalismo y que podemos situar en el liberalismo exaltado:

  • 97 PROSPECTO al nuevo periódico de la villa de Reus, titulado Diana Constitucional, Política y Mercant (...)

«Esta Villa de Reus tan distinguida por su adhesión al régimen constitucional, por su comercio y manufacturas, hasta ahora no ha puesto en práctica este derecho que dimana esencialmente de nuestro gobierno representativo. Para remover pues toda sospecha de menos adictos a la gran Carta que nos rige; se ha resuelto dar al público un periódico, que saldrá tres veces por semana: martes, viernes y domingo, y su primer número empezará a dos de abril inmediato. Mucho hemos discurrido sobre que nombre le daríamos, pues que unos querían nombrarlo con una voz altisonante, otros querían otra, y muchos nos aconsejaron después de todos estos debates que llamásemos a nuestro periódico Diana Constitucional, política y mercantil. Hemos preferido esta nomenclatura porqué expresa con más claridad todas las materias de las que nos hemos propuesto tratar. Nuestra Diana caminará sin desviarse una tilde por la senda constitucional»97.

73El ambiente que se respiraba en la redacción de la Diana constitucional queda perfectamente descrito en la novela Pedro de Rovellat de Francesc:

  • 98 GRAS, Francisco, Pedro de Rovellat (memorias de un liberal del año 1835), Barcelona, Enrich y Cia, (...)

«Era un periódico de combate, valiente, liberal, fundado por el ilustrado doctor don Jaime Ardevol, enciclopedista puro, autor de diferentes obras y verdadero apóstol de la libertad, como su amigo y redactor del mismo periódico, el distinguido médico don Pedro Mata y Ripollés que se firmaba ‘El Patriota’. ¡Que buenas campañas hicimos en aquel periódico! Éramos la voz del pueblo, el eco de la opinión pública, el centinela de las libertades patrias. No busquéis en sus columnas bellezas literarias ni elegante dicción; pero si entusiasmo, ardiente fe, sanos consejos y bellas esperanzas que desgraciadamente no vimos realizadas»98.

74Sus páginas siempre incluían fragmentos de los debates en las Cortes; noticias relativas a los enfrentamientos entre liberales y realistas, preferentemente en la provincia de Tarragona, pero también en otros lugares de Cataluña; noticias y polémicas sobre diversos aspectos de la política local: Milicia Nacional, Ayuntamiento, contribuciones, obras públicas, religión, etc. Siempre se reservaba espacio para que la ciudadanía expresase sus opiniones sobre los temas más diversos de la dinámica política y social en toda España. Entre estas opiniones destacan las que ofrecía El Aldeano, quién con un lenguaje popular y asequible a toda la ciudadanía propagaba y defendía la cultura liberal y constitucionalista, a la vez que refutaba de forma argumentada la cultura y la propaganda realista o absolutista.

  • 99 COMAS, Montserrat, La imprenta catalana …, op. cit., pp. 190-192.
  • 100 Se conserva una colección completa en el Arxiu del Institut d’Estudis Ilerdencs (AIEI). Los manuscr (...)

75Otra muestra consistente de prensa constitucional fuera de Barcelona, aunque de menor duración que la anterior, fue el Semi-Semanario Ilerdense que se publicaba en Lleida y se imprimía en la imprenta de Bonaventura Corominas en la ciudad99. Del Semi-Semanario salieron ocho números, desde el 8 de mayo al 2 de junio de 1822100. Tal y como su nombre indica, el Semi-Semanario salía dos veces por semana, los miércoles y los domingos y tenía ocho páginas tamaño cuartilla que se vendían a cinco cuartos.

76El Semi-Semanario se sitúa en el marco del liberalismo exaltado, como podemos comprobar en la nota de los editores en el primer número:

  • 101 Semi-Semanario Ilerdense, nº 1, 8 de mayo de 1822, pp. 1-2.

«Cosas heterogéneas son en verdad el bonete y el morrión. Rara vez se cortan de una tela misma la sotana y la casaca. Ni la espada sienta bien en el tintero, ni la pluma encaja en la bayna. […] Sin embargo los Editores de esta Periódico, que son un eclesiástico y un militar, han sabido como simpatizar y hacer homogéneas estas cosas, […]. El uno toma por ahora la pluma para no envotar la espada, el otro coge la espada para cortar bien la pluma: y espada y pluma se hallan fraternalmente unidas. Armas y letras son las columnas de las naciones; con aquellas se contienen los rebeldes y díscolos, con estas se persuade la razón y la justicia»101.

  • 102 Oficio del Jefe político con fecha de 28 de abril de 1822, adjuntando el Prospecto del Semi-Semanar (...)

77El periódico contaba con el apoyo decidido del Jefe político de Lleida, José Cruz Muller, quien mandó un Prospecto a todos los ayuntamientos que eran cabeza de Partido judicial de la provincia anunciando su creación y mandándoles que lo circulasen por los pueblos de su Partido102.

78El periódico contaba con unas secciones fijas, encabezadas por un artículo de la Constitución que era comentado, una nota de los editores, las noticias de la provincia, las noticias extranjeras, el comentario de las sesiones de Corts y las notas sociales, además de los precios del mercado de Lleida. Precisamente, la decisión de comentar artículos de la Constitución fue criticada por un lector alegando que:

  • 103 El Pollo, «Artículo comunicado», Semi-Semanario Ilerdense, nº 2, 8 de mayo de 1822, pp. 7-8.

«¿No observan Vs. S.S. Editores que al hacer estas cosas es dar con la mano en el osico de nuestros Curas Párrocos, que son los únicos en quien la nación les ha confiado ese encargo? ¿No ven Vs. Mismos que aquellos señores deben sentirse precisamente al ver que Vs. Les usurpan un mérito tan recomendable como es el de imponer y hacer entender a sus feligreses nuestras sabias leyes, y derechos, y que al ver la Nación artículos de Constitución incertados en nuestro Periódico, podrán decir (con motivo) ¿Que no tiene por desgracia la Provincia de Lérida y su Diócesis Párrocos para instruirla, que tengan que valerse del Periódico?»103

79Esta opinión contrastaba con otra publicada en el mismo número:

  • 104 «Discurso», Semi-Semanario Ilerdense, nº 2, 8 de mayo de 1822, pp. 6-7.

«Son tantas las ventajas que proporciona a la sociedad un gobierno liberal y bien constituido, que parece imposible que haya personas honradas y entendidas que no lo deseen, […]. Por desgracia no sucede así; siempre ha habido, hay, y habrá infinitos hombres que aborrecen el bien, y se empeñan con el mayor tesón en que triunfen los males. […] Esta triste experiencia impone a todo buen ciudadano la obligación sagrada de inculcar, por cuantos medios le sugiere su celo, la necesidad que hay de que el pueblo se ilustre, […]. Uno de los buenos arbitrios que pueden indicarse a los incautos para que estén alerta, y no se dejen seducir ni por la costumbre, ni por las aparentes explicaciones de los enemigos de su bien, será que conozcan las ventajas de la constitución»104.

80El Semi-Semanario pasó grandes dificultades económicas, y ya en el número cuatro solicitó una ayuda urgente de 1.000 reales. Los redactores del periódico explicaban de forma alegórica que un niño (el Semi-Semanario) había sido refutado por la Iglesia católica y por el Ayuntamiento leridano, pero que, a pesar de estos problemas, había continuado explicando la verdad. Todo ello respiraba un cierto desencanto hacia los vecinos de la ciudad, a la que se acusaba de amorfa:

«El rapaz no contaría con que iba a catequizar gentes tan virtuosas, que se hallan mejor en las tinieblas como la lechuza, que con las luces de la filosofía; con gentes tan dóciles, que desprecian la libertad como el pajarillo, que viviendo libre en la región del aire se enjaula por su gusto; con gentes tan desinteresadas que no aprecian la prosperidad. […].

  • 105 «Salud Pública», Semi-Semanario Ilerdense, nº 4, 19 de mayo de 1822, pp. 5-8.

En fin, después de tantas sandeces, y tan disparatados proyectos, con que creía el majadero dar tono a esta Capital, mejorar el espíritu público, rectificar las ideas, y otras bagatelas por este estilo, morirá; si morirá, y si no será este mes, será a principios del otro, y si no es de enfermedad será de miseria»105.

  • 106 Semi-Semanario Ilerdense, nº 6, 26 de mayo de 1822, pp. 3-5.

81En un número posterior y ante las críticas suscitadas por este artículo, se dejaba claro el trasfondo del mismo, el desencantamiento hacia su tarea periodística por la poca acogida que había obtenido de la sociedad leridana: «en toda ella se aludía al desprecio que se ha hecho del Periódico, y de los Periodistas: a los insultos que estos han recibido; y a dar a entender que, supuesto, ha sido mal recibido, no nos empeñamos en seguir acabado el mes. […], se ha retraído con siniestra intención a todo el mundo de la suscripción de nuestro periódico»106.

82A finales de mayo la Paeria de Lleida criticaba abiertamente al Semi-Semanario:

  • 107 «Suplemento», Semi-Semanario Ilerdense, nº 7, 29 de mayo de 1822, nota de la Paeria con fecha de 24 (...)

«Habiendo observado este Ayuntamiento lo poco o nada que puede ilustrarle su periódico de Vds. en el cual ha tenido mucho que disimular; y por otra parte habiendo visto la calificación que del mismo hace un sabio de las capitales de primer rango de la nación, previniendo a un amigo suyo de esta Ciudad, que no se molestase remitirle tal periódico porque nada valía; ha resuelto decir a Vds. como lo ejecuta que ni bajo el carácter de autoridad, ni otro título molesten Vds. a esta Corporación en lo sucesivo con la entrega del entendido periódico a cuya subscripción desde ahora renuncia»107.

83Y los redactores respondían a la Paeria en el mismo número:

«Nada vale nuestro periódico ¿pues para que usa de sus expresiones uno de los Señores Diputados a Cortes más conceptuados? Nada vale ¿Pues para que se insertan cláusulas enteras de él en periódicos de la Corte? Nada vale luego ni los artículos de la Constitución, ni los Decretos de Cortes, ni las órdenes del gobierno insertos en él. […]. Por tanto, se continuará con este periódico (aunque no lo reciba el Ilte. Ayuntamiento Constitucional) si por toda esta semana se reúnen 200 suscriptores, saliendo en folio a seis reales mensuales».

  • 108 Semi-Semanario Ilerdense, nº 8, 2 de junio de 1822, p. 8.

84Finalmente, no consiguieron los doscientos suscriptores, tal y como manifestaban los editores en el último número de 2 de junio de 1822: «No habiéndose completado el número de dos cientos subscriptores como se pedía en el número anterior, no podrá continuarse la impresión del periódico»108.

La prensa realista: Girona, Manresa, Vic y la Seu d’Urgell

  • 109 FUENTES, Juan F., «Estructura de la prensa …», op. cit., p. 165.
  • 110 Hemos explicado más ampliamente esta cuestión en ARNABAT, Ramon, «La premsa reialista a Catalunya d (...)
  • 111 ARNABAT, Ramon, «Liberals i reialistes en la literatura de canya i cordill durant el Trienni libera (...)

85Juan F. Fuentes señala que, durante el Trienio Liberal, resurge «una prensa absolutista, abiertamente contrarrevolucionaria, muy activa ya durante las Cortes de Cádiz y que el golpe de Estado de 1814 había hecho innecesaria hasta el restablecimiento de la Constitución de 1820»109. En Cataluña, «más allá» de Barcelona se publicaron durante el Trienio Liberal seis periódicos realistas o absolutistas en un total de cinco ciudades: uno en Girona y en Manresa, dos en Vic y en la Seu d’Urgell. Dos de ellos se publicaron en 1822 y cuatro en 1823 en las ciudades que iban ocupando los realistas y los franceses a partir del mes mayo110. Mientras tanto, los realistas utilizaron otros medios para difundir su cultura política y su mensaje ideológico contrarrevolucionario: pasquines y hojas sueltas y la literatura de caña y cordel, es decir, diálogos, coloquios, conversaciones, rondallas, canciones, …111.

  • 112 CLARA, Josep, «Sobre la Girona constitucional (1820-1823)», Annals Gironins, nº 27 (1984), pp. 357- (...)

86A finales de mayo de 1823 los franceses y los realistas ocupaban Girona y formaba una Junta local y provisional de Gobierno de los corregimientos de Gerona y Figueras112. Desde esta Junta se impulsaron la publicación de un periódico afín, el Diario de Gerona:

  • 113 EXPOSICIÓN de la Junta Local y Provisional de Gobierno de los Corregimientos de Gerona y Figueras, (...)

« Sabiendo los gravísimos males que ha causado la revolución con la publicación de periódicos infames, en que se han vertido las doctrinas más impías y subversivas, corrompiendo a muchos incautos, dispuso la publicación de un diario Realista con el título de Diario de Gerona encargando su redacción bajo la inmediata vigilancia de la Junta a sujeto de su confianza, de instrucción y de las más sanas máximas, cuyo periódico ha merecido a todos los amantes del orden, de la Religión y del Rey un distinguido aplauso no solo en Cataluña si aún en Francia»113.

  • 114 Se publicaron 191 números entre el 25 de mayo y el 30 de noviembre de 1823, según GIRBAL, Enric C., (...)
  • 115 GIRBAL, Enric C., «El periodismo en Gerona...», op. cit., pp. 230-231.

87En realidad, el Diario de Gerona era una continuación del que, con el mismo título, se editó en 1808 y 1809. Se publicó del 25 de mayo al 30 de noviembre de 1823114. Muy posiblemente fue editado por el padre Hilario. Según Girbal: «dirigía o cuando menos colaboraba con en el Diario, un afamado P. Franciscano, notable por lo fogoso de sus sermones y muy reputado por sus escritos», escribió el estudioso de la prensa gerundense Enric C. Girbal115.

  • 116 Por ejemplo, en el Diario de Gerona, nº 6, 30 de mayo de 1823, pp. 1-2, se publica una nota del Cua (...)
  • 117 Diario de Gerona, nº 10, 3 de junio de 1823, pp. 2-3.
  • 118 Diario de Gerona, nº 10, 3 de junio de 1823, p. 4.
  • 119 Diario de Gerona, nº 36, 29 de junio de 1823, p. 4.

88El Diario de Gerona informa del día a día de las tropas francesas en España a través de la reproducción de los partes del «Ejército de los Pirineos», aunque con un mes y medio de retraso116. Nos sirve de ejemplo que la proclama del 2 de abril del Duque de Angulema y publicada en Gerona el 3 de mayo por el duque de Canegliano (mariscal Moncey), y el bando de respuesta de Francisco Espoz y Mina a la constitución de la Junta realista de Vic y su corregimiento de 15 de mayo, se publicasen el 3 de junio, con la anotación siguiente: «Hemos puesto el bando del feroz Mina al pie de la proclama del benigno Moncey, afín de que el público conozca la diferencia que hay entre un general que con un ejército disciplinado, viene a proporcionarnos el dulce fruto de la paz, a un capitán de bandidos que no respira más que violencias, saqueos, muertes, incendios y todo tipo de saqueos»117. Otras noticias circulaban más deprisa, así la ocupación francesa de Madrid el 24 de mayo, se publicó al cabo de diez días: «las tropas [francesas] se han presentado del modo más brillante y han sido recibidas con el más vivo entusiasmo de la población entera» y se añade que las tropas francesas fueron recibidas con gritos de «¡Vivan los franceses!»118. Son constantes las referencias a la buena aceptación, esta vez, de las tropas francesas por la población española: «en toda la mancha los paisanos se unen a las tropas francesas y españolas, para destruir las partidas sueltas del ejército de Ballesteros que se presentan a la frontera de esta provincia por la parte de Valencia»119.

89Las noticias de las victorias de las tropas francesas «amigas» sobre el ejército constitucional español, los asedios y ocupaciones de ciudades, así como la interminable llegada de prisioneros del ejercito constitucional a Mont-Lluis, ocupan las cuatro páginas de este periódico:

«Militares vagando por esta Provincia [de Valladolid] con poca agente. Todos los días le abandonan parte de sus soldados, y esperamos que la deserción será más considerable dentro de pocos días.

  • 120 Diario de Gerona, nº 6, 30 de mayo de 1823, p. 4.

Luego que los habitantes de los pueblos nos ven de lejos salen a recibirnos con banderas rojas y blancas, se tocan las campanas y en los balcones y las ventanas de las casas se colocan lienzos en los que se ven los retratos del Santo Padre, de Fernando VII y Luis XVIII»120.

  • 121 Diario de Gerona, nº 35, 28 de junio de 1823, p. 2.
  • 122 Diario de Gerona, nº 35, 28 de junio de 1823, p. 3.

90Una vez instalada en Madrid por Angulema la Regencia del Reino, muchas noticias del Diario están relacionadas con las disposiciones de la misma, como, por ejemplo, la creación de los «Cuerpos de Realistas Voluntarios» en el cual podían ingresar: «los Portugueses, los Franceses, todos los pueblos vecinos y los naturales del país desde la edad de 20 años»121. Los decretos de la regencia del Reino noticiadas en el Diario de Gerona marcan una verdadera contrarrevolución: anulación de las disposiciones del gobierno «revolucionario» y restablecimiento de las «antiguas» referentes a impuestos, restitución de los establecimientos religiosos de las jurisdicciones específicas de los religiosos, así como «borrar de todo el papel sellado, la palabra y de la constitución, como contrarias a la soberanía del Rey y a sus derechos imprescriptibles»122. O la restauración del diezmo entero, ya que la reducción a la mitad,

  • 123 «Artículo de oficio», firmado por Juan de Erro, en Madrid el 6 de junio de 1823, Diario de Gerona, (...)

«no trae ninguna ventaja al pueblo, porque de él resulta un déficit en las rentas del estado, que es preciso ser cubierto por los mismos españoles; y es además injusto porque, aumentando el valor de las propiedades, hace una donación de su importe a una sola clase del Estado en perjuicio de todas las demás; altera el orden y el método de contribuir a que se estaba acostumbrado, y por último ataca unos bienes que para la religiosidad española ha mirado siempre con el mayor respeto, y forma uno de los ingresos más considerables de la Real hacienda»123.

  • 124 Diario de Gerona, nº 35, 28 de junio de 1823, p. 4.

91No deja de ser curiosos que, a finales de junio, con la Regencia del Reino instalada en Madrid y los franceses ocupando buena parte del territorio español, desde el Diario se llamara a los gerundenses a realizar rogativas a la Virgen de las Mercedes «para implorar su misericordia […], a fin que nos alcance del Sr. el remedio de los males que todavía nos afligen, la libertad de nuestro amado Monarca y la tranquilidad general del reino», para la cual el obispo de la diócesis había concedido «40 días de indulgencia» a los que asistieran a esta rogativa124.

92En el combate ideológico, el Diario de Gerona dedicará tres números a publicar un texto del mercedario Magín Ferrer, crítico con los constitucionales barceloneses que acusan a los realistas y a sus seguidores de «ignorantes»:

  • 125 Diario de Gerona, nº 39, 2 de julio de 1823, pp. 1-2.

«¿Es ignorancia querer que gobierne del Rey bajo cuyos desvelos paternales España siempre fue feliz y solo desdichada cuando los descontentos han podido adquirir un cierto ascendente en la flaca mollera de los ignorantes para revolver el Reino? ¡Es ignorancia querer destruir la vil canalla que seguramente nos ha causado más males que todas las plagas juntas de faraón? ¡Es ignorancia desear que los que quieren vivir a sus anchuras se vayan a formar una nación de sabios a la moda, y se lleven todas las luces de nuestro siglo que, si algo nos han proporcionado de bueno, nos lo ha hecho pagar tan caro, que casi nos harán decir que la virtud, la probidad y el honor han tenido que hacer bancarrota? Váyanse, enhorabuena y buen viaje, y déjennos, aunque sea sin comercio, sin industria, sin artes, sin trato, mientras nos dejen con paz»125.

  • 126 Una colección completa en el Arxiu Històric de la Ciutat de Manresa en el Arxiu Comarcal del Bages (...)
  • 127 SOCIAS, Immaculada, Els Abadal, un llinatge de gravadors, Barcelona, PAM, 2007, pp. 179-240; y COMA (...)

93En Manresa se publicaron 83 números de El Realista Manresano. Dios y el Rey entre el 19 de junio y el 29 de diciembre de 1823126. Quizás el periódico realista catalán más importante. Salía bisemanalmente, se editaba bajo el control de la Junta corregimental realista de Manresa y se imprimía en la imprenta de Ignacio Abadal127. El Prospecto que anunciaba su próxima publicación dejaba muy claros sus objetivos:

«Nadie ignora el bien que puede resultar a nuestra Patria, con la edición de un periódico, que sea el órgano de la Religión y de la verdad. Hallándose aquella perseguida, y esta proscrita por la chusma de los irreligionarios, la gente sencilla e incauta bebía en unas fuentes, que estaban inficionadas por la inmoralidad, y la mentira; así es que insensiblemente se iba apagando el fuego de la virtud en los corazones de los hombres inocentes. Los periódicos, que se daban a la luz vendidos enteramente a los enemigos del trono y del altar, no eran más, que un eco repetido de las voces, que los factores del vicio esparcían impunemente; bajo las siempre repetidas voces de libertad e igualdad se pisaban los más sagrados derechos, y la Religión santa se veía impugnada [al] oír sus decantados protectores bajo el nombre de fanatismo.

  • 128 PROSPECTO del periódico titulado El Realista Manresano.

[...] Se va con esta mira a publicar un periódico dos veces cada semana que haga las veces de instructor en los puntos más esenciales, ya de política, ya de moral, que hayan sido, y continúen siendo el blanco de los tiros masónicos»128.

  • 129 El Realista Manresano, nº 1, 19 de junio de 1823, p. 3.

94Además de los textos de combate político y cultural, el Realista Manresano incluía en sus páginas informaciones extranjeras, nacionales y partes de guerra, naturalmente, la mayoría de ellos daban la victoria siempre a los realistas o a los franceses y la derrota de las tropas constitucionales. También se incluían decretos oficiales de la Regencia u oficios y bandos de las autoridades militares, como este de Bretón, comandante militar de Manresa: «Todos los maestros de educación pública que haya en esta Ciudad, y demás Pueblos de mi mando, que tengan opinión de constitucionales, serán separados de sus destinos, y los Ayuntamientos reemplazarán las vacantes por hombres de conocida virtud y amor al rey»129.

  • 130 CAO, David, «La premsa a la ciutat de Vic: una aproximació histórica: 1800-1936», Plecs d’Història (...)
  • 131 En el Arxiu-Biblioteca Episcopal de Vic se conservan los nº 6-8, 12-16, 18-27, 29-30, 35, 36, 45-52 (...)
  • 132 En el Arxiu-Biblioteca Episcopal de Vic se conservan números sueltos y en el AHCB un ejemplar del n (...)

95En Vic se publicaron, de forma continuada, el Diario de Vich y el Correo de Vic, ambos bajo la dirección política de la Junta realista de la ciudad130. El Diario de Vic, de 4 páginas, se publicó diariamente del 10 de junio al 11 de septiembre de 1823 y se imprimió por Ignacio Valls en la recién denominada «Imprenta del Real Gobierno»131. De hecho, se trataba de recuperar una cabecera de 1808 y 1814 y estaba dirigido por Fray Domingo Comerma, a quién los liberales acusaban de haber restaurado el Tribunal de la Inquisición. Dedicado en cuerpo y ánima a combatir la cultura política liberal o constitucional, sus páginas estaban llenas de alegatos absolutistas y antiliberales, como «Esperanza de los liberales». Tan solo dos días después de la desaparición del Diario, se iniciaba la publicación del Correo de Vic, también con 4 páginas e impreso en la «Imprenta del Real Gobierno» por Ignacio Valls132. El Correo de Vic se publicó trisemanalmente hasta el 10 de diciembre de 1823, bajo el control de la Junta realista de Vic y la dirección de Fray Domingo Comerga.

  • 133 ARNABAT, Ramon, Visca el Rei i la Religió! La primera guerra civil de la Catalunya contemporània (1 (...)
  • 134 Se conserva una colección incompleta, del nº 4 al 46 del 12 de octubre al 27 de noviembre de 1822 e (...)
  • 135 Diario de Urgel, nº 32, 9 de noviembre de 1822, p. 4

96Los realistas ocuparon la Seu d’Urgell y sus fuertes el mes de junio de 1822 y el mes de agosto instalaron la Regencia con el marqués de Mataflorida, Bernardo Mozo de Rosales, el arzobispo de Tarragona, Jaume Creus, y el barón de Eroles, Joaquín Ibáñez Cuevas133. En la «Imprenta del Gobierno», situada en los fuertes de esta ciudad, se imprimía el Diario de Urgel. Dios y el Rey que ejerció de portavoz oficiosos de la Regencia de Urgell entre octubre y noviembre de 1822 y se dejó de publicar cuando la Regencia fue expulsada de la Seu de Urgell por las tropas del general Espoz y Mina y se internó en Francia a finales de noviembre. Mientras se publicó, el Diario se enviaba a los centros de suscripción en Balaguer, Ponts, Viella, Tremp, Puigcerdà, Espluga de Francolí, Solsona, Berga, Ripoll y Olot, además de la Seu134. Es decir, la mitad septentrional de Cataluña que dominaban las tropas realistas el verano y otoño de 1822 a las órdenes de la Regencia [realista] de Urgell. Incluso unos cien ejemplares llegaban a la ciudad de Barcelona, capital del constitucionalismo catalán135.

  • 136 Ver como ejemplo la polémica sobre el nombre de muertos en las filas realistas durante la guerra, e (...)

97El Diario de Urgel tenía cuatro páginas por número y dedicaba mucho espacio a comentar les noticias procedentes de Francia y, sobre todo, la llegada a la frontera de tropas y municiones, para dar la sensación de que el Ejército francés entraría pronto en España para acabar con el régimen constitucional. En esta misma dirección, el periódico realista informó al detalle de los preparativos y el desarrollo del Congreso de Verona. Otro bloque estaba formado por las circulares de la Regencia y las informaciones relativas a los enfrentamientos de las tropas realistas contra el ejército y la milicia constitucional, en Cataluña, en Valencia, en Aragón, en Navarra, el País Vasco, en Galicia, en Castilla, en Andalucía, y en Madrid, y de las cuales se desprendía que siempre salían vencedoras las primeras. Un tercer bloque se dedicaba a comentar noticias relacionadas con la actividad de los realistas en otros lugares de España. Normalmente las noticias que se ofrecen están escritas en castellano, pero los comentarios de estas para hacerlas más comprensibles están escritos siempre en catalán, la lengua utilizada por la mayoría de la población de las comarcas rurales bajo control realista. En algunas ocasiones el Diario de Urgel establece polémica con la prensa constitucional de Barcelona, pero siempre es para acusarla de falsear la realidad136. El Diario de Urgel, según los redactores, tendría como misión fundamental contrarrestar la prensa constitucional y ganar adeptos para la causa realista:

  • 137 Diario de Urgel, nº 18, 26 de octubre de 1822, p .4.

«Y a vos Diarista de Urgel que rectificáis la opinión, que es el juguete de los impíos; vos que demostráis tantas veces la malicia de la ley y los errores de los tiranos gobernantes, emplead vuestras armas en obsequio de la causa de la Religión y del Rey con más ardor que nunca. Quitad la máscara a los enemigos de la virtud; difundid su amor en los pechos de los españoles. Hablad a su razón, y disipad poco a poco los errores de su entendimiento. Curad llagas, no las renovéis; predicad la unión, que es la base de la fuerza; excitad las pasiones que inflaman hacia el bien, no las que desecan el alma, y producen tan lamentables extravíos»137.

  • 138 Diario de Urgel, nº 9, 17 de octubre de 1822, p. 3.

98Muchas páginas del Diario de Urgel se dedicarán a informar de lo que está pasando en Francia y más concretamente en la frontera con la continuada llegada de soldados, armas y municiones. El Diario se movía en la ambivalencia entre el deseo de que las potencias interviniesen en España para derrotar al sistema constitucional, pero a la vez intentaba no restar protagonismo a las fuerzas realistas138.

  • 139 Diario de Urgel, nº 16, 24 de octubre de 1822, p. 1.
  • 140 Diario de Urgel, nº 22, 30 de octubre de 1822, p. 4.
  • 141 Diario de Urgel, nº 38, 19 de noviembre de 1822, p. 3.

99El Diario de Urgel también dedicó muchas páginas a informar sobre los preparativos del Congreso de Verona: «todo lo que se discutirá y decretará no tendrá otro objeto que asegurar en Europa el principio monárquico y la santa alianza»139, y sus acuerdos: «se resolvió que seis potencias aliadas habían de contribuir a la formación de un ejército de 300 mil hombres destinado para destruir el sistema revolucionario de España y Portugal»140. Por ello, «no se tardará mucho a socorrer a la Vendée española, y el congreso de Verona decidirá bien pronto este gran debate. Se puede dar por cosa cierta que la guerra contra los descamisados está decretada, y ya no se trata de otra cosa sino sobre el modo de hacerla»141.

100En general, el Diario de Urgel transmitía una imagen de Cataluña durante la guerra civil como plenamente realista:

  • 142 Diario de Urgel, nº 15, 23 de octubre de 1822, p. 4.

«En Cataluña, teatro de la guerra más cruda y sangrienta, no tienen esos infames revoltosos más terreno que el que ocupan sus fortalezas, y el que pisan sus bárbaras legiones, que llevan el terror, el saqueo y la muerte por los infelices pueblos por donde pasan. Nuestras divisiones del Ampurdán llegan hasta las murallas de Figueras y Gerona; las de la marina y Vallés ocupan la cordillera de montañas que corren del oriente, por el norte, al poniente de Barcelona; los anarquistas de Tarragona ven a los defensores de la Religión y el Rey tocar las paredes de sus muros; la guarnición de Cardona va a ser víctima del hambre en poco tiempo, sino rinde sus armas rebeldes a las banderas de la fidelidad; la ciudad de Balaguer sirve de una barrera impenetrable, que no podrán traspasar los republicanos de Lérida»142.

101No será extraño, pues, que Cataluña y los catalanes sean puestos como ejemplos de fidelidad a la religión y al rey:

  • 143 Diario de Urgel, nº 15, 23 de octubre de 1822, p. 6.

«Cataluña, este Principado fiel, que una vez que ha jurado a su legítimo Rey, sostendrá el primer juramento mientras la sangre corra por las venas de sus hijos. Cataluña es el objeto del odio mortal y ominoso de los opresores de la humanidad. [...]. Numerosos y completos batallones de milicias provinciales marchando vienen para plantar el árbol de la libertad en una provincia, que desde los primeros siglos de la Iglesia enarboló, para jamás derribarlo, el madero de la cruz. ¡Que! [...], ¿sucumbirá Cataluña, que se levantó cuando precisamente confiaba solo en el valor de su brazo?, ¿sucumbirá Cataluña cuando ve yertos a sus plantas millares de cadáveres, que seis meses antes eran el terror de una Nación que yacía sumida en el más vergonzoso letargo?»143

102Quizás, el momento más duro para el Diario de Urgel fue cuando tuvo que explicar la salida de la Regencia de la Seu d’Urgell hacia Puigcerdà, motivo por el cual no se editó el periódico entre los días 13 y 17 de noviembre, reprendiendo la publicación el día 18 en Puigcerdà. Según el Diario de Urgel, la Regencia no habría huido ante la ofensiva de Mina, sino que habría cambiado de estrategia:

  • 144 Diario de Urgel, nº 37, 18 de noviembre de 1822, pp. 1-2.

«Es ser ciego de tres ojos el pensar que la Regencia haya huido de Urgel, cuando todos los que quieren saberlo, saben que tiempo hace estaba tratando de su traslación a la Cerdaña a fin de fijar un punto más céntrico y menos incómodo no solo para los catalanes de oriente del Principado, sino para todos los que acuden de otras provincias, que les viene muy bien ahorrarse quinientas incomodidades»144.

103Aunque el Diario de Urgel se redactaba normalmente en castellano, a menudo se intercalaban artículos o parágrafos en catalán, sobre todo cuando el artículo iba dirigido al «pueblo catalán». Nos sirve de ejemplo la llamada a la deserción de la Milicia Nacional, a raíz del asesinato del general Elio en València el 4 de septiembre de 1822:

  • 145 Diario de Urgel, nº 4, 12 de octubre de 1822, p. 3.

«Seria de desitjar que tots los bons Catalans, que tenen alguns parens, amichs o coneguts milicianos, los fessen entendrer lo modo de obrar dels realistes de València, y procurassen exhortarlos al arrepentiment, fentlos veurer que las autoritats sabias y prudents, que nos gobernan en nom del Rey, saben juntar la justícia ab la misericòrdia; y sempre ne surtirian més ben lliurats, si abandonant la causa del republicanisme, se pressentassen a implorar lo perdó. Se evitaria molt derramament de sang, cessarian moltas discòrdias y molts odis y rencors se convertirian en bonas voluntats. Catalans: la major victòria que podeu alcansar es posar la pau, y reconciliar los ànimos. Aquí no se tracta de aquells francmasons, que des de lo principi manejan tot lo tu autem de la revolució per destreuir Religió y Rey; be que no hi ha que pensar que se convertescan, y si ho feyan se hauria de anar ab cuidado en tals conversions, pues rara vegada son verdaderas»145.

104El Diario de Urgel volvía a utilizar el catalán para llamar a los catalanes a colaborar con los realistas:

  • 146 Diario de Urgel, nº 40, 21 de noviembre de 1822, p. 4.

«Catalans: ¿quin govern és lo millor? ¿lo de la regència que gobernant en nom de Fernando segueix las antiguas lleys de España, o be lo dels republicans que aparentant defensar la constitució infernal, roban, creman, atropellan, assessinan ... No hi ha un sol home de bé que puga estar-se quiet en sa casa quant passan las quadrillas inhumanas dels fracmasons que finalment se han tret la careta ... Homens de bé, reunio-vos, y acabar d’una vegada ab eixos monstruos, sino ells acabaran ab tots vosaltres ... Encara no estau desengañats al veurer en ells tanta perfidia y iniquitat? ... [...]. Ciegos ... ciegos ..., los fracmasons gastan los tresors y exposan las suas vidas per defensar la lley que estableix lo desordre y allunya la pau de vostras casas; ¿No fareu vosaltres lo degut sacrifici per a salvar la Religió, lo Rey, vostres interessos, vostres propietats, vostra seguretat y vostras vidas?»146

105El Diario de Urgel dedicó también muchas páginas al combate cultural e ideológico, cuestionando la cultura política constitucional y defendiendo la cultura política realista. Por lo que hace al primer aspecto, uno de los temas a los que dedicará más atención el Diario será de poner al descubierto las contradicciones entre el discurso constitucional y su praxis:

  • 147 Diario de Urgel, nº 38, 19 de noviembre de 1822, p. 3.

«La constitución proclama la Religión católica apostólica romana; ellos en nada han contado con Roma, lo hacen al revés de los Apóstoles, su impío culto se limita a los Sectarios, y su religión es la panza. El Rey es sagrado e inviolable; pues ellos violando al rey de pies a cabeza, solo le han dejado sagrado lo que va de cabellos arriba, y de inviolable lo que cae de plantas abajo. El Rey tiene facultad para elegir ministros, nombrar empleados, etc.; pues cuando el Rey ha elegido a Pedro, Juan y Diego, ellos le han hecho nombrar a Lucifer, Satanás y barrabás. La constitución dice que el Rey puede dejar de sancionar las leyes; pues ellos le han presentado el puñal que se las hace sancionar sin réplica. La constitución manda ser justos y benéficos; pues ellos han sido injustos y bárbaros. La constitución da Libertad al español para poder hacer todo lo que no sea contra la ley; pues ellos han prohibido al español hacer, decir o pensar contra lo que hacen, dicen o piensan. La constitución afianza la seguridad individual; pues ningún hombre de bien, ni los mismos malvados están libres de su fiereza aun dentro de sus casas. La constitución asegura el derecho de propiedad; pues ellos han robado las propiedades más sagradas y más afianzadas con documentos irrefragables. La constitución da al pueblo el derecho de elegir sus representantes; pues ellos han procurado con la intriga y el puñal que la hez del pueblo (aterrando al verdadero pueblo) eligiese los hombres más inmorales. La constitución divide los tres poderes; pues ellos han sido a un mismo tiempo Cortes, Rey y Juez»147.

106El Diario hará hincapié en cuestionar la idea de igualdad, ya que esta goza de simpatía entre el campesinado:

«Que un solitario morador en los abrasadores arsenales de la Arabia se diga que es igual a otro que habita los helados desiertos de la Siberia, no hay porque contradecirlo; pero que la igualdad se introduzca en una reunión de sabios e ignorantes, de pobres y ricos, de amos y criados, … ¿puede sino un cerebro desconcertado concebir idea tan funesta? […]. Y en todas las sociedades se han distinguido siempre virtuosos y viciosos, letrados y rústicos, poderosos y débiles. […].

  • 148 Diario de Urgel, nº 30, 7 de noviembre de 1822, pp. 2-3.

A pesar de todo los filósofos de moda se empeñan en vendernos la igualdad por moneda corriente y efectiva. Y lo prueban porque hacen que el oficial como con el soldado, y el ruin se sienta a la derecha del señorón: ¡necios! Ni saben ver que aún en esto mismo esclavizan a sus inferiores; porque no hay soldado que no prefiera a tales obsequios echarse un porrón de vino con sus compinches, ni ruin que no estime más sentarse a la izquierda de los pícaros de cocina»148.

107Y, por lo que hace al segundo aspecto, el rey absoluto y la religión católica son los ejes de la cultura política realista. La defensa de la religión católica, totalmente incompatible con el sistema constitucional, es una constante en la prensa realista:

  • 149 Diario de Urgel, nº 36, 12 de noviembre de 1822, pp. 2-4

«¿Qué importa que uno de los muchos artículos de la llamada constitución diga, que la religión de la nación es y será perpetuamente la católica, apostólica, romana única verdadera, y que la nación la protege por leyes sabias y justas y prohíbe el ejercicio de cualquiera otra? Atácanse sus misterios, la Nación lo ve y calla, denígrense sus ministros, la Nación lo ve y aplaude, se los persigue, se los envilece, la Nación lo ve, ¿qué digo? la Nación misma lo hace (Adviértase que aquí llamo Nación a los que han tenido la habilidad de invadir los puestos y empleos y que se han usurpado el nombre de Nación)»149.

108Mientras que el rey absoluto se presenta como la única alternativa para vivir en paz y prosperidad:

  • 150 Diario de Urgel, nº 10, 18 de octubre de 1822, p. 2.

«¡Qué diferencia entre el gobierno paternal de un Rey benéfico, que no tiene otras miras que la paz y tranquilidad de sus pueblos y el imperio tirano de una porción ambiciosa que solo suspiran al delicado y difícil encargo de legisladores para alzarse con el mando, y para vender los empleos al parentesco, a la amistad, o al vicio! Un Rey que ha llegado a las cumbres del honor, que sin gravar los vasallos coloca su familia en el estado cual corresponde a su nacimiento y dignidad, y cuya felicidad y gloria depende del bienestar de sus pueblos, oirá los clamores de estos siempre que le representen con sumisión y respeto los males de que tal vez se sientan agravados, no sufrirá sin dolor de su corazón que se perturbe la paz en el más oculto rincón de sus estados, y lejos de dictar leyes que siembren el estrago y el terror por la provincias, dará justas providencias para tranquilizar los espíritus, y para evitar derramamientos de sangre inocente. Pero un gobierno compuesto por hombres audaces e insolentes, que se han levantado del polvo de la tierra con el apoyo d su desvergüenza y osadía, y que solo pueden hacer fortuna en medio de las revoluciones que afligen a la humanidad, este gobierno tirano y destructor ¿qué leyes decretará sino las que sirven para dar pábulo a sus pasiones, para fomentar su libertinaje, y para saciar su orgullo, aunque sea sacrificando millares de víctimas en las aras de la ambición y codicia?»150

  • 151 Tan solo hemos podido consultar un ejemplar, el nº 5 de 1 de noviembre de 1822 que se encuentra en (...)

109La Regencia de Urgell también editó un periódico propio, Dios y el Rey. Gazeta de la Regencia de España151, que pretendía ser una réplica a la Gaceta de Madrid, es decir, el portavoz oficial del gobierno realista, mientras que el Diario de Urgel jugaría el papel de prensa realista «independiente» del poder.

110El mes de octubre de 1823, una vez ocupada Girona por las tropas francesas y las realistas, la Junta realista de esta ciudad impulsó la publicación de un periódico afín, el Diario de Gerona, para combatir el «daño causado» por los periódicos liberales entre la población:

  • 152 EXPOSICIÓN que la Junta…, pp. 8-9. Algunos ejemplares sueltos de este periódico en el Arxiu Històri (...)

«Sabiendo los gravísimos males que ha causado la revolución con la publicación de periódicos infames, en que se han vertido las doctrinas más impías y subversivas, corrompiendo a muchos incautos, dispuso la publicación de un diario Realista con el título de Diario de Gerona encargando su redacción bajo la inmediata vigilancia de la Junta a sujeto de su confianza, de instrucción y de las más sanas máximas, cuyo periódico ha merecido a todos los amantes del orden, de la Religión y del Rey un distinguido aplauso no solo en Cataluña si aún en Francia»152.

A modo de conclusión

111Después de realizar un repaso exhaustivo a la prensa catalana «más allá» de Barcelona, podemos afirmar que presenta como singularidad la amplitud geográfica de las ciudades de publicación, ya que los veintidós periódicos se publican en nueve villas y ciudades, seis de las cuales no son capitales provinciales. Otro aspecto para comentar es la diversidad política que representan estos 22 periódicos, destacando los liberales exaltados y los realistas/absolutistas, pero sin menospreciar a los liberales moderados, a los «simplemente» constitucionales o liberales o a los culturales y científicos.

112La mayoría de estos periódicos tienen entre 4 y 8 páginas y su vida es corta, de entre uno y cuatro meses. Solo dos periódicos superan los seis meses: el liberal moderado Correo Político y Mercantil de la ciudad de Tarragona que se publica bisemanalmente durante 18 meses entre 1821 y 1822, y el liberal exaltado Analizador Tarraconense que se publica semanalmente durante 9 meses entre 1822-1823. Y en los seis meses de «supervivencia» tenemos a la Diana Constitucional, Política y Mercantil de la villa de Reus (1822, exaltada), el Diario de Gerona (1823, realista) y el Realista Manresano (1823, realista).

113El debate político ocupa muchas páginas de estos periódicos, así como las informaciones locales, nacionales e internacionales. Pero, además del día a día, los periódicos se convierten durante estos años en difusores de las diversas culturas políticas que están emergiendo en la sociedad española, desde las más revolucionarias, a las más reaccionarias. Ya que la influencia de la prensa durante estos años va más allá de los lectores y se extiende a los «oidores» mediante el «consumo» público de los periódicos en los espacios de sociabilidad (cafés, tabernas, tertulias y sociedades patrióticas, ...). Por todo ello, y a pesar de las dificultades de edición y de sus problemas de regularidad, la prensa tiene una gran incidencia en la vida política local y nacional durante el Trienio Liberal.

Haut de page

Notes

1 A título de ejemplo, SÁNCHEZ HITA, Beatriz, José Joaquín de Clararrosa y su Diario Gaditano (1820-1822). Ilustración, periodismo y revolución en el Trienio Liberal, Cádiz, Universidad de Cádiz, 2009; MORÁN, Manuel, La “Miscelánea” de Javier de Burgos: la prensa en el debate ideológico del Trienio Liberal, Madrid, Universidad Europea de Madrid, 1996; DELGADO, José M., El Patriota Riojano, 1822-1823, Logroño, IER, 1994; ROMERA, Ángel (ed.), El Zurriago (1821-1823): un periódico revolucionario, Cádiz, Ayuntamiento de Cádiz, 2005; Morange, Claude, Los orígenes del moderantismo decimonónico. El Censor (1820-1822). Promotores, doctrina e índice, Salamanca, Universidad de Salamanca, 2019; ARNABAT, Ramon (ed.), La Diana Constitucional, Política y Mercantil de la Villa de Reus (1822) en el marc del Trienni Liberal, Reus, AER, 2007; CALLES, Claudio, «Prensa y libertad de imprenta en Salamanca durante el primer liberalismo (1808-1823)», Salamanca. Revista de Estudios, nº 50 (2003), pp. 167-199; CRESPO, Antonio, «Periódicos murcianos del Trienio Liberal», Murgetana, nº 98 (1998), pp. 69-81.

2 Trabajos con información más amplia en GIL NOVALES, Alberto, Las Sociedades Patrióticas (1820-1823), Madrid, Akal, 1975, t. II, pp. 983-1.047 y 1048-1061; GARCÍA-SANZ, Ángel, Liberales navarros a través de sus textos (1820-1823), Pamplona, Universidad Pública de Navarra, 2018; SÁNCHEZ HITA, Beatriz, «Prensa y opinión pública. Los periódicos andaluces en el primer liberalismo (1808-1823)», in BUTRÓN, Gonzalo y RAMOS, Alberto (eds.), Cádiz escuela política. Hombres e ideas más allá de 1814, Madrid, Sílex, 2016, pp. 19-57; ARNABAT, Ramon, «La premsa reialista a Catalunya durant el Trienni Liberal (1820-1823)», in Carlisme, foralisme i qüestió nacional. La premsa carlina, Solsona, 2002, pp. 101-126; FERNÁNDEZ SEBASTIÁN, Javier, La génesis del fuerismo. Prensa e ideas políticas en la crisis del Antiguo Régimen (País Vasco, 1750-1840), Madrid, Siglo XXI, 1998, pp. 257-372, «Opinión pública, prensa e ideas políticas en los orígenes de la Navarra contemporánea, 1762-1823», Príncipe de Viana, nº 188 (1989), pp. 579-640; «Prensa y periodismo en Guipúzcoa hasta mediados del Siglo XIX. El despertar de la opinión pública», en Estudios Históricos, vol. I (1990), pp. 233-275.

3 Hemos analizado la prensa del trienio en toda Cataluña en ARNABAT, Ramon, «La prensa del Trienio Liberal en Cataluña», en SÁNCHEZ HITA, Beatriz y ROMÁN LÓPEZ, María (Coords.), Cultura, política y negocio en el periodismo de los siglos XVIII y XIX, Cádiz, 2020 [en prensa]. Ver, también, GUILLAMET, Jaume, Els orígens de la premsa a Catalunya. Catàleg de periòdics antics (1641-1833), Barcelona, Ajuntament de Barcelona, 2003, pp. 89-169 y 183-223; PELLA y FORGAS, Pere, «Periodisme. Estudis histórichs del de Catalunya», en La Renaixensa, IX, nº 2 (1879), pp. 57-75 y nº 4 (1879), pp. 151-162.

4 ARNABAT, Ramon, La revolució de 1820 y el Trienni Liberal a Catalunya, Vic, Eumo, 2001, pp. 148-152; GUILLAMET, Jaume, Història del Periodisme. Notícies, periodistes i mitjans de comunicació, València, PUV, 2003, pp. 91-98; y Els orígens de la premsa a Catalunya, op. cit., pp. 183-223; Ver también, MIQUEL VERGÉS, Josep M., La premsa catalana del vuit-cents. Primera part (1808-1874), Barcelona, Barcino, 1937, pp. 7-53.

5 GIL NOVALES, Alberto, Las Sociedades Patrióticas (1820-1823), Madrid, Akal, 1975, t. II, pp. 983-1047. Este autor incluye folletos e impresos que difícilmente podemos calificar de periódicos.

6 FUENTES, Juan F. y Fernández Sebastián, Javier, Historia del periodismo español: prensa, política y opinión pública, Madrid, Síntesis, 1997, pp. 47-82; y Albert DÉROZIER, «Relaciones entre Historia y Literatura a través de la producción periodística del Trienio Liberal (1820-23)», Cuadernos Hispanoamericanos, nº 335 (1978), pp. 275-283.

7 FUENTES, Juan F., «Estructura de la prensa española liberal: difusión y tendencias», Trienio. Ilustración y Liberalismo, nº 24 (1994), pp. 165-196 [p. 165 para la cita]. Ver también SEoane, Mª Cruz, Historia del periodismo en España. Vol. 2. El siglo XIX, Madrid, Siglo XXI, 1983, pp. 86-121.

8 FUENTES, Francisco F., «Sátira y revolución en la prensa del Trienio Liberal», Trienio. Ilustración y Liberalismo, nº 20 (1992), pp. 83-100 [p. 85 para la cita]. Ver, también CULLEN, Arthur J., «El lenguaje romántico de los periódicos madrileños publicados durante la Monarquía constitucional (1820-1823)», in GIES, David T. (coord..), El Romanticismo, Madrid, Taurus, 1989, pp. 131-139.

9 GUILLAMET, Jaume, Els orígens de la premsa a Catalunya…, op. cit., pp. 225-244.

10 CRUZ, Alba de la y LÓPEZ-CORDON, M. Victoria, «Impresores que escriben, periodistas que editan en tiempos de crisis y revolución (España, 1780-1823)», El Argonauta español, nº 13 (2016). URL: https://journals.openedition.org/argonauta/2395#tocto1n5; DOI: https://doi.org/10.4000/argonauta.2395

11 COMAS, Montserrat, La impremta catalana i els seus protagonistes a l’inici de la Sociedad liberal (1800-1833), València, PUV, 2012; LLANAS, Manuel, L’edició a Catalunya el segle XIX, Barcelona, Gremi de Llibreters de Catalunya, 2004; y SOLÀ, Àngels, «Los Garrigas y Aguasvivas (o, Aguasvivas y Garriga), impresores de Barcelona (1801-1857)», Cuadernos de Ilustración y Romanticismo, nº 24 (2018), pp. 115-132.

12 MARCUELLO, J. Ignacio, «La libertad de imprenta y su marco legal en la España liberal», Ayer, nº 34 (1999), pp. 65-91 [66-71]; GIL NOVALES, Alberto, «Dos libertades al unísono: las de asociación y prensa», El Argonauta español, nº 9 (2012). URL: https://journals.openedition.org/argonauta/1485, DOI: https://doi.org/10.4000/argonauta.1485; LA PARRA, Emilio, «Argumentos en favor de la libertad de imprenta en las Cortes de Cádiz», in GIL NOVALES, Alberto (dir.), La prensa en la revolución Liberal, Madrid, Universidad Complutense, 1983, pp. 73-82.

13 Los detalles en FIESTAS LOZA, Alicia, «La libertad de imprenta en las dos primeras etapas del liberalismo español», Anuario de historia del derecho español, nº 59 (1989), pp. 351-490 [425-490]; BERMEJO, José L., «La Junta de Protección de la Libertad de Imprenta en el Trienio Liberal», Anuario de historia del derecho español, n° 68 (1998), pp. 11-44; COMAS, Montserrat, La impremta catalana ..., op. cit., pp. 39-58; RIVERA CORDOBA, Jesús, «Algunas notas sobre la libertad y la prensa (1820-1823)», Tiempo de Historia, nº 64 (1980), pp. 50-65; y SÁNCHEZ HITA, Beatriz, «Libertad de prensa y lucha de partidos en el Trienio Constitucional: los procesos contra el Diario Gaditano de José Joaquín de Clararrossa», El Argonauta español, nº 2 (2005). URL: https://journals.openedition.org/argonauta/1194, DOI: https://doi.org/10.4000/argonauta.1194 y José Joaquín de Clararrosa…, op. cit., pp. 81-99.

14 ARNABAT, Ramon, La revolució de 1820 …, op. cit., pp. 148-152 y «La prensa en el Trienio …», op. cit.

15 GIL NOVALES, Alberto (ed.), La prensa en la revolución liberal. España, Portugal y América Latina, Madrid, Universidad Complutense, 1983; y FUENTES, Juan F., «El público de la prensa española (1808-1868): un espacio de exclusión/integración», en DOMERGUE, Lucienne (ed.), Pueblo, nación y élite. España contemporánea, Toulouse-París, CRIC-Ophrys, 1996, pp. 41-60.

16 GIL NOVALES, Alberto, Las Sociedades patrióticas..., vol. II, op. cit., pp. 984-985.

17 DÉROZIER, Albert, «Relaciones entre Historia y Literatura a través de la producción periodística del Trienio Liberal (1820-23)», Cuadernos Hispanoamericanos, nº 335 (1978), pp. 275-283 [p. 282 para la cita].

18 SEOANE, Mª Cruz, Historia del Periodismo ..., op. cit., pp. 12-15. Ver también HIGUERUELA DEL PINO, Leandro, «Ética periodística en el trienio liberal», Cuadernos de Historia Contemporánea, nº extra-1 (2003), pp. 101-111.

19 Para el Trienio Liberal en Tarragona, ver FERRER, M. Antònia, La ciutat de Tarragona durant el Trienni liberal (1820‑1823), 3 vol., tesis doctoral inédita, Universitat de Barcelona, 1980.

20 ARNABAT, Ramon, La revolució de 1820 ..., op. cit., pp. 25-28.

21 Ejemplares del nº 5 al 35, correspondientes al mes de septiembre de 1822 en la Hemeroteca Municipal de Tarragona (HMT).

22 Diversos ejemplares de los meses de diciembre de 1822 y enero de 1823 en la HMT.

23 Diversos ejemplares del mes de enero 1823 en la HMT.

24 Para la prensa en Tarragona durante estos años ver: ARCO, Luis del, El Periodismo en Tarragona: ensayo histórico-bibliográfico, Tarragona, Aris e hijo, 1908, pp. 12-16; VIRGILI, Josep, Bibliografia Tarragonina a través de les seves impremtes, Tarragona, Bibliòfils de Tarragona, 1990; VIRGILI, M. Elena, «Notes per a un estudi de la premsa tarragonina del segle XIX», in DDAA, El temps sota control: homenatge a F. Xavier Ricomà, Tarragona, Diputació de Tarragona, 1997, pp. 577-586; y LLANAS, Manuel, L’edició a Catalunya el segle XIX, op. cit., pp. 306-312.

25 COMAS, Montserrat, La imprenta catalana …, op. cit., pp. 166-167.

26 COMAS, Montserrat, La imprenta catalana …, op. cit., pp. 262-264.

27 Ejemplares del nº 3 al 31, correspondientes a los meses de abril y mayo de 1820 en HMT.

28 Diario Político y Mercantil de la Ciudad de Tarragona, nº 31, 13 de mayo de 1820, pp. 131-134.

29 Diario Político y Mercantil de la Ciudad de Tarragona, nº 22, 5 de mayo de 1820, p. 89.

30 EL CIUDADANO MILITAR JACCETANO J. M., Idea rápida del estado lamentable de vilipendio, de degradación y de miseria a que había llegado la heroica nación española por la arbitrariedad y el despotismo destructor de su gobierno absoluto en los tres últimos siglos; y restauración de la libertad civil, y de los sagrados derechos de los españoles por la Constitución, Barcelona, Imprenta Nacional de la viuda de Roca, 1821.

31 «Artículo comunicado», Diario Político y Mercantil de la Ciudad de Tarragona, nº 3, 17 de abril de 1820, pp. 10-12. El elogio a Argüelles se hizo extensivo a Asturias, patria de diversos hombres reconocidos, en un artículo posterior firmado por Pedro Cadalsos, en Diario Político y Mercantil de la Ciudad de Tarragona, nº 15, 28 de abril de 1820, p. 58.

32 Diario Político y Mercantil de la Ciudad de Tarragona, nº 25, 7 de mayo de 1820, pp. 97-99.

33 Diario Político y Mercantil de la Ciudad de Tarragona, nº 13, 26 de abril de 1820, pp. 48-49.

34 Diario Político y Mercantil de la Ciudad de Tarragona, nº 5, 28 de abril de 1820, pp. 56-57.

35 Diario Político y Mercantil de la Ciudad de Tarragona, nº 16, 29 de abril de 1820, pp. 63-64.

36 Diario Político y Mercantil de la Ciudad de Tarragona, nº 16, 29 de abril de 1820, p. 65.

37 Diario Político y Mercantil de la Ciudad de Tarragona, nº 17, 30 de abril de 1820, pp. 67-68.

38 Diario Político y Mercantil de la Ciudad de Tarragona, nº 17, 30 de abril de 1820, pp. 68-69. Ver también el nº 26 de 8 de mayo de 1823, pp. 102-104.

39 Diario Político y Mercantil de la Ciudad de Tarragona, nº 13, 26 de abril de 1820, p. 49. En la p. 50 se anuncia la venta del Discurs Religiós-Politich que un Párroco del Arquebisbat de Tarragona feu al seu poble rustich pero honrat, lo dia de la publicació de la Constitució.

40 Diario Político y Mercantil de la Ciudad de Tarragona, nº 15, 28 de abril de 1820, pp. 58-61.

41 Diario Político y Mercantil de la Ciudad de Tarragona, nº 20, 3 de mayo de 1820, p. 81.

42 Diario Político y Mercantil de la Ciudad de Tarragona, nº 23, 6 de mayo de 1820, pp. 91-92.

43 Diario Político y Mercantil de la Ciudad de Tarragona, nº 22 y 26, 5 y 8 de mayo de 1823.

44 Diario Político y Mercantil de la Ciudad de Tarragona, nº 19, 2 de mayo de 1820, pp. 75-76.

45 Diario Político y Mercantil de la Ciudad de Tarragona, nº 21, 4 de mayo de 1820, pp. 83-85. Texto extraído de la Gaceta de Cataluña.

46 Diario Político y Mercantil de la Ciudad de Tarragona, nº 23, 6 de mayo de 1820, pp. 93-94.

47 Diario Político y Mercantil de la Ciudad de Tarragona, nº 3, 17 de abril de 1820, p. 12.

48 Carta fechada en Ciudad Rodrigo el 30 de marzo de 1820 y publicada en El Publicista Observador de Madrid, en Diario Político y Mercantil de la Ciudad de Tarragona, nº 5, 19 de abril de 1820, p. 18.

49 Pensamos que el supuesto Diario Mercantil de Tarragona era este mismo. GIL NOVALES, Alberto, Las Sociedades …, t. II, op. cit., p. 760, habla de Ginés de Alcaraz como responsable de la columna de la Tertulia Patriótica en este periódico.

50 El Universal, nº 235, 23 de agosto de 1821, p. 904. La Tertulia Patriótica de Tarragona había iniciado sus sesiones el 31 de julio de 1821.

51 El Analizador Tarraconense, nº 8, 13 de enero de 1823, pp. 29-30.

52 El Analizador Tarraconense, nº 8, 13 de enero de 1823, pp. 31-32.

53 El Analizador Tarraconense, nº 8, 13 de enero de 1823, p. 32.

54 Se conservan los ejemplares nº 5, 8, 11, 12, 22, 27 y 34 septiembre de 1823 en la HMT. Informaba, también, de las entradas y salidas del Puerto de Tarragona.

55 Diario de Tarragona, nº 5, 5 de septiembre de 1822, pp. 17-23.

56 Diario de Tarragona, nº 8, 8 de septiembre de 1822, pp. 33-34.

57 Suplemento al Diario de Tarragona, nº 11 y 12, 11 y 12 septiembre de 1822, 16 páginas.

58 Diario de Tarragona, nº 8, 8 de septiembre de 1822, p. 36.

59 Diario de Tarragona, nº 12, 8 de septiembre de 1822, pp. 54-55.

60 Diario de Tarragona, nº 5, 5 de septiembre de 1822, pp. 23-24.

61 Diario de Tarragona, nº 8, 8 de septiembre de 1822, pp. 36-39.

62 Diario de Tarragona, nº 8, 8 de septiembre de 1822, pp. 36-40.

63 Algunos ejemplares sueltos de El Vigilante Tarraconense correspondientes al mes de enero de 1823 en la HMT.

64 El Vigilante Tarraconense, nº 74, 16 de enero de 1823, p. 33. Las notas de Austria, Prusia y Rusia se publican en los nº 77, 78 y 79, de 21, 23 y 25 de enero de 1823.

65 «El presidente del consejo de ministros, encargado interinamente, del despacho de negocios extranjeros, al señor conde de La Garde, ministro del rey en Madrid», El Vigilante Tarraconense, nº 74, 16 de enero de 1823, pp. 33-34.

66 Evaristo San Miguel, «Contestación a la nota del ministro de Francia» [9 de enero de 1823], El Vigilante Tarraconense, nº 77, 21 de enero de 1823, pp. 47-48.

67 El Vigilante Tarraconense, nº 77, 21 de enero de 1823, p. 45.

68 El Vigilante Tarraconense, nº 74, 16 de enero de 1823, p. 36.

69 Reproducción en el Diario Patriótico de Unión Española, Palma de Mayor, nº de 23 de octubre de 1823, p. 1, de una noticia publicada en el Patriota Tarraconense con fecha de 13 de septiembre sobre el movimiento de las tropas francesas y el ejército constitucional entre Barcelona y Tarragona.

70 Los números 1-3 y 6-10, es decir 8 de los 10 publicados, se conservan en el Arxiu Comarcal de la Segarra.

71 Gaceta del Gobierno, nº 177, 20 de diciembre de 1820, p. 797. Otra referencia en El Universal, nº 231, 28 de diciembre de 1820, p. 861.

72 El Alumno Cervariense, nº 1, 9 de diciembre de 1820, pp. 3-4.

73 El Alumno Cervariense, nº 1, 9 de diciembre de 1820, p. 1.

74 El Alumno Cervariense, nº 2, 13 de diciembre de 1820, p. 1. Ver también, el nº 3, 16 de diciembre de 1820, pp. 1-2.

75 El Alumno Cervariense, nº 9, 6 de enero de 1821, p. 1.

76 El Alumno Cervariense, nº 8, 3 de enero de 1821, pp. 1-2.

77 El Alumno Cervariense, nº 2, 13 de diciembre de 1820, p. 3.

78 El Alumno Cervariense, nº 9, 6 de enero de 1821, p. 3.

79 El Alumno Cervariense, nº 2, 13 de diciembre de 1820, p. 4.

80 El Alumno Cervariense, nº 3, 16 de diciembre de 1820, p. 4.

81 El Alumno Cervariense, nº 6, 27 de diciembre de 1820, p. 4.

82 El Alumno Cervariense, nº 6, 27 de diciembre de 1820, pp. 2-4; y nº 8 de 3 de enero de 1821, pp. 3-4.

83 El Alumno Cervariense, nº 7, 30 de diciembre de 1820, pp. 3-4.

84 El Alumno Cervariense, nº 10, 10 de enero de 1821, p. 4.

85 El Alumno Cervariense, nº 9 de 6 de enero de 1821, p. 4.

86 Un ejemplar del número 1, posiblemente el único que se publicó, se conserva en la Biblioteca Nacional de España (V / Carpeta 802-2). Una referencia en la Gaceta del Gobierno, nº 162 de 5 de diciembre de 1820, p. 726: «Almacén patriótico de frutos literarios véndese en Barcelona en la Librería de Abadal». Sobre el impresor Abadal ver COMAS, Montserrat, La imprenta catalana …, op. cit., pp. 153-155.

87 COSTA, Francesc, La Premsa a Mataró (1820-1980), Mataró, Rafael Dalmau, 1982, pp. 35-39.

88 Tan solo se conserva el último número publicado: nº 22 de 17 de abril de 1821 en la Hemeroteca del Arxiu Històric de la Ciutat de Girona.

89 COMAS, Montserrat, La imprenta catalana …, op. cit., pp. 206-207.

90 GIRBAL, Enric C., «El periodismo en Gerona...», op. cit., p. 230. Ver también COSTA, Lluís, Història de la premsa a la ciutat de Girona (1787-1939), Girona, Institut d’Estudis Gironins, 1987.

91 El Centinela de los Pirineos Orientales, nº 22, 17 de abril de 1823, p. 2.

92 Referencia en el Diario de la Ciudad de Barcelona, nº 88 de 29 de marzo de 1823. Otras referencias en PELLA y FORGA, Pere, «Periodisme. Estudis histórichs del de Catalunya», op. cit., p.161; y BERTRÁN PIJOAN, Lluís, Premsa de Catalunya, Barcelona, Ajuntament de Barcelona, 1931, p. 123.

93 Referencia en MÁS y CASAS, José M. de, Ensayos históricos sobre Manresa, Manresa, Imprenta de M. Trullás, 1836, pp. 150-151; y CORNET Y MAS, Cayetano, Guía del viajero en Manresa y Cardona, Barcelona, Imprenta de Vicente Magriñá, 1860, p. 235.

94 Arnabat, Ramon, La Diana Constitucional Política y Mercantil de la villa de Reus en el marc del Trienni Liberal (1822), Reus, Associació d'Estudis Reusencs, 2007. Los originales pueden consultarse en la Biblioteca Central Xavier Amorós de Reus.

95 ARNABAT, Ramon, Verds i blancs. El Trienni Liberal a Reus i el Baix Camp (1820-1823), Reus, Associació d’Estudis Reusencs, 2002, pp. 90-97; y ANGUERA, Pere, Comportament polític i actituds ideològiques al Baix Camp, 1808-1868, Reus, Associació d’estudis Reusencs, 1983, pp. 63-68.

96 Ver COMAS, Montserrat, La imprenta catalana …, op. cit., pp. 185-189.

97 PROSPECTO al nuevo periódico de la villa de Reus, titulado Diana Constitucional, Política y Mercantil, Reus, Viuda Compte, 1822 [16 de marzo].

98 GRAS, Francisco, Pedro de Rovellat (memorias de un liberal del año 1835), Barcelona, Enrich y Cia, 1893, pp. 97-98.

99 COMAS, Montserrat, La imprenta catalana …, op. cit., pp. 190-192.

100 Se conserva una colección completa en el Arxiu del Institut d’Estudis Ilerdencs (AIEI). Los manuscritos originales se conservan en el Arxiu Històric de la Paeria de Lleida (AHPL). Ver SÁNCHEZ CARCELÉN, Antoni, «El Semi-semanario ilerdense (1822)», El Argonauta Español, nº 6 (2009). URL: https://journals.openedition.org/argonauta/732, DOI: https://doi.org/10.4000/argonauta.732; ROCA, Salvador, «El Semi-semanario ilerdense a l’Expposició de prensa de l’Ateneu», Vida lleidetana, nº 67 (1929), pp. 112-114; y SOL, Román, 150 años de prensa en Lérida, Lleida, Diputación Provincial, 1964, pp. XX-XXI y 443.

101 Semi-Semanario Ilerdense, nº 1, 8 de mayo de 1822, pp. 1-2.

102 Oficio del Jefe político con fecha de 28 de abril de 1822, adjuntando el Prospecto del Semi-Semanario Ilerdense de 16 de abril de 1822.

103 El Pollo, «Artículo comunicado», Semi-Semanario Ilerdense, nº 2, 8 de mayo de 1822, pp. 7-8.

104 «Discurso», Semi-Semanario Ilerdense, nº 2, 8 de mayo de 1822, pp. 6-7.

105 «Salud Pública», Semi-Semanario Ilerdense, nº 4, 19 de mayo de 1822, pp. 5-8.

106 Semi-Semanario Ilerdense, nº 6, 26 de mayo de 1822, pp. 3-5.

107 «Suplemento», Semi-Semanario Ilerdense, nº 7, 29 de mayo de 1822, nota de la Paeria con fecha de 24 de mayo.

108 Semi-Semanario Ilerdense, nº 8, 2 de junio de 1822, p. 8.

109 FUENTES, Juan F., «Estructura de la prensa …», op. cit., p. 165.

110 Hemos explicado más ampliamente esta cuestión en ARNABAT, Ramon, «La premsa reialista a Catalunya durant el Trienni Liberal (1820-1823)», op. cit., pp. 101-126. Para la prensa realista en Navarra ver FERNÁNDEZ SEBASTIÁN, Javier, «Opinión pública …», op. cit., pp. 612-637; y La génesis del fuerismo ..., op. cit., pp. 55-368, que señala que el primer periódico realista de la historia de la contrarrevolución armada española: La Verdad Contra el Error y Desengaño de Incautos, (noviembre de 1822 a junio de 1823) se imprimió en una imprenta comprada en Bayona e instalada en el bosque de Irati, desde donde se distribuía por el País Vasco, Navarra y Aragón, con el lema de «la defensa de los sagrados derechos de la religión y del rey».

111 ARNABAT, Ramon, «Liberals i reialistes en la literatura de canya i cordill durant el Trienni liberal (1820-1823)», in SOLÉ SABATÉ, Josep M. (dir), Literatura, Cultura i Carlisme, Barcelona, Columna, 1995, pp.51-87, y «Propaganda antiliberal i lluita ideològica durant el Trienni liberal a Catalunya, 1820-1823», Recerques, nº 34 (1996), pp. 7-28.

112 CLARA, Josep, «Sobre la Girona constitucional (1820-1823)», Annals Gironins, nº 27 (1984), pp. 357-390;

113 EXPOSICIÓN de la Junta Local y Provisional de Gobierno de los Corregimientos de Gerona y Figueras, Girona, 1823, pp. 8-9.

114 Se publicaron 191 números entre el 25 de mayo y el 30 de noviembre de 1823, según GIRBAL, Enric C., «El periodismo en Gerona. Notas histórico-bibliográficas [I]», Revista de Gerona, t. 18, año XIX, nº 8 (1894), pp. 225-234 [pp. 230-231], que vio dos colecciones enteras. Ver COSTA, Lluís, «100 anys d’“El periodismo en Gerona” d’Enric Claudi Girbal», Revista de Girona, nº 166 (1994), pp. 50-55. En el Arxiu-Biblioteca Episcopal de Vic se conservan la mayoría de los números publicados: nº 1-11, 16-30, 38-43, 45-51, 54-96, 98, 100-133, 137-142, 144-152, 154-161, 169-174, 180-187. En la Hemeroteca del Arxiu Històric de la Ciutat de Girona se conservan los números 22 de 15 de junio, 31 de 24 de junio, 78 de 10 de agosto y el Suplemento del 10 de noviembre de 1823.

115 GIRBAL, Enric C., «El periodismo en Gerona...», op. cit., pp. 230-231.

116 Por ejemplo, en el Diario de Gerona, nº 6, 30 de mayo de 1823, pp. 1-2, se publica una nota del Cuartel general de Vitoria del ejército francés fechada el 19 de abril.

117 Diario de Gerona, nº 10, 3 de junio de 1823, pp. 2-3.

118 Diario de Gerona, nº 10, 3 de junio de 1823, p. 4.

119 Diario de Gerona, nº 36, 29 de junio de 1823, p. 4.

120 Diario de Gerona, nº 6, 30 de mayo de 1823, p. 4.

121 Diario de Gerona, nº 35, 28 de junio de 1823, p. 2.

122 Diario de Gerona, nº 35, 28 de junio de 1823, p. 3.

123 «Artículo de oficio», firmado por Juan de Erro, en Madrid el 6 de junio de 1823, Diario de Gerona, nº 36, 29 de junio de 1823, p. 2.

124 Diario de Gerona, nº 35, 28 de junio de 1823, p. 4.

125 Diario de Gerona, nº 39, 2 de julio de 1823, pp. 1-2.

126 Una colección completa en el Arxiu Històric de la Ciutat de Manresa en el Arxiu Comarcal del Bages (AHCM-ACB). En la BAEV se conservan los ejemplares nº 6-8, 12-16, 18-27, 29-30, 35, 36, 45-52, 57-60, 62, 65-68, 72-73.

127 SOCIAS, Immaculada, Els Abadal, un llinatge de gravadors, Barcelona, PAM, 2007, pp. 179-240; y COMAS, Montserrat, La imprenta catalana …, op. cit., pp. 150-153.

128 PROSPECTO del periódico titulado El Realista Manresano.

129 El Realista Manresano, nº 1, 19 de junio de 1823, p. 3.

130 CAO, David, «La premsa a la ciutat de Vic: una aproximació histórica: 1800-1936», Plecs d’Història Local – L’Avenç, nº 147 (2012), pp. 8-10; MIRALPEIX, Concepció, La premsa de la ciutat de Vic al segle XIX, Barcelona, Departament de Cultura, 1981; CODINA, Miquel, Retalls de premsa vigatana 1803/2000, Vic, Prosa, 2000.

131 En el Arxiu-Biblioteca Episcopal de Vic se conservan los nº 6-8, 12-16, 18-27, 29-30, 35, 36, 45-52, 57-60, 62, 65-68, 72-73.

132 En el Arxiu-Biblioteca Episcopal de Vic se conservan números sueltos y en el AHCB un ejemplar del número de 20 de novembre de 1823. Sobre el impresor Ignacio Valls ver COMAS, Montserrat, La imprenta catalana …, op. cit., pp. 299-300.

133 ARNABAT, Ramon, Visca el Rei i la Religió! La primera guerra civil de la Catalunya contemporània (1820-1823), Lleida, Pagès, 2006, pp. 251-301.

134 Se conserva una colección incompleta, del nº 4 al 46 del 12 de octubre al 27 de noviembre de 1822 en el AHCB.

135 Diario de Urgel, nº 32, 9 de noviembre de 1822, p. 4

136 Ver como ejemplo la polémica sobre el nombre de muertos en las filas realistas durante la guerra, en el Diario de Urgel, nº 31, 8 de noviembre de 1822, pp. 2-3.

137 Diario de Urgel, nº 18, 26 de octubre de 1822, p .4.

138 Diario de Urgel, nº 9, 17 de octubre de 1822, p. 3.

139 Diario de Urgel, nº 16, 24 de octubre de 1822, p. 1.

140 Diario de Urgel, nº 22, 30 de octubre de 1822, p. 4.

141 Diario de Urgel, nº 38, 19 de noviembre de 1822, p. 3.

142 Diario de Urgel, nº 15, 23 de octubre de 1822, p. 4.

143 Diario de Urgel, nº 15, 23 de octubre de 1822, p. 6.

144 Diario de Urgel, nº 37, 18 de noviembre de 1822, pp. 1-2.

145 Diario de Urgel, nº 4, 12 de octubre de 1822, p. 3.

146 Diario de Urgel, nº 40, 21 de noviembre de 1822, p. 4.

147 Diario de Urgel, nº 38, 19 de noviembre de 1822, p. 3.

148 Diario de Urgel, nº 30, 7 de noviembre de 1822, pp. 2-3.

149 Diario de Urgel, nº 36, 12 de noviembre de 1822, pp. 2-4

150 Diario de Urgel, nº 10, 18 de octubre de 1822, p. 2.

151 Tan solo hemos podido consultar un ejemplar, el nº 5 de 1 de noviembre de 1822 que se encuentra en el AHCB. Una versión navarra es la Gaceta Real del Reino de Navarra (ver FERNÁNDEZ SEBASTIÁN, Javier, La génesis del fuerismo ..., op. cit., pp. 358-368 y «Opinión pública…», op. cit., pp. 627-637).

152 EXPOSICIÓN que la Junta…, pp. 8-9. Algunos ejemplares sueltos de este periódico en el Arxiu Històric Municipal de la Ciutat de Girona (AHMCG).

Haut de page

Table des illustrations

Titre Gráfico 1
Légende Fuente: elaboración propia a partir de GUILLAMET (2003) y ARNABAT (2001 y 2020)
URL http://journals.openedition.org/argonauta/docannexe/image/4492/img-1.png
Fichier image/png, 18k
Titre Gráfico 2
Légende Fuente: elaboración propia a partir de GUILLAMET (2003) y ARNABAT (2001 i 2020)
URL http://journals.openedition.org/argonauta/docannexe/image/4492/img-2.png
Fichier image/png, 23k
Titre Gráfico 3
Légende Fuente: elaboración propia a partir de GUILLAMET (2003) y ARNABAT (2001 y 2020)
URL http://journals.openedition.org/argonauta/docannexe/image/4492/img-3.png
Fichier image/png, 23k
Titre Gráfico 4
Légende Fuente: elaboración propia a partir de GUILLAMET (2003) y ARNABAT (2001 i 2020)
URL http://journals.openedition.org/argonauta/docannexe/image/4492/img-4.png
Fichier image/png, 30k
Titre Gráfico 5
Légende Fuente: elaboración propia a partir de GUILLAMET (2003) y ARNABAT (2001 y 2020)
URL http://journals.openedition.org/argonauta/docannexe/image/4492/img-5.png
Fichier image/png, 30k
Titre Gráfico 6
Légende Fuente: elaboración propia a partir de GUILLAMET (2003) y ARNABAT (2001 y 2020)
URL http://journals.openedition.org/argonauta/docannexe/image/4492/img-6.png
Fichier image/png, 24k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Ramon Arnabat-Mata, « Más allá de Barcelona: la prensa en Cataluña durante el Trienio Liberal (1820-1823) »El Argonauta español [En ligne], 17 | 2020, mis en ligne le 15 mars 2020, consulté le 28 mars 2020. URL : http://journals.openedition.org/argonauta/4492; DOI: https://doi.org/10.4000/argonauta.4492

Haut de page

Auteur

Ramon Arnabat-Mata

Universitat Rovira i Virgili - ISOCAC

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
El Argonauta español est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International

Haut de page
  • Logo TELEMME - Temps, Espaces, Langages, Europe Méridionale - Méditerranée
  • Logo Université d’Aix-Marseille
  • Logo Centre national de la recherche scientifique
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals