Navigation – Plan du site

AccueilNuméros17Livraison juin: VariaEl Precursor de Andrés Borrego: u...

Livraison juin: Varia

El Precursor de Andrés Borrego: un altavoz del liberalismo español en la Francia de 1830

David Loyola López

Résumés

Les espoirs de retour en Espagne de l’émigration libérale renaissent après la Révolution de Juillet de 1830. Le triomphe du libéralisme en France a favorisé l’installation de nombreux émigrés à la frontière pyrénéenne, dans l’intention de préparer une incursion militaire destinée à vaincre l’absolutisme de Ferdinand VII. La cause libérale ne reposait pas seulement sur la lutte armée. Les relations diplomatiques et l’opinion publique ont également été des éléments essentiels pour tenter d’obtenir le soutien nécessaire à la réussite de cette entreprise. Le journal El Precursor de Andrés Borrego, publié à Paris au cours des derniers mois de 1830, y contribue par ses pages. L’objectif de ce travail de recherche est d’analyser les différentes approches politiques, perspectives et nouvelles qui apparaissent dans cette publication et leur relation avec l’idéologie d’Andrés Borrego lui-même, le contexte politique du moment et la situation interne de l’exil libéral.

Haut de page

Texte intégral

1La Revolución de Julio de 1830 en Francia prendió la llama del liberalismo en toda Europa. La caída de Carlos X y el ascenso al trono de Luis Felipe auguraba el comienzo de una coyuntura favorable para los defensores del Nuevo Régimen en todo el continente y estos no iban a dejar de aprovechar la oportunidad para intentar establecer el constitucionalismo en sus respectivos países. La lucha por la independencia de Bélgica, el Levantamiento de Noviembre en Polonia y las insurrecciones de Italia, Alemania y Suiza no hicieron sino reforzar ese clima revolucionario europeo en esta nueva década del siglo XIX, inspirado en el éxito y la victoria de los liberales galos. Francia se convirtió, de este modo, en el estandarte de la causa liberal y a ella acudieron muchos de los constitucionalistas desterrados y perseguidos en sus propias naciones.

  • 1 LLORENS, Vicente, Liberales y románticos. Una emigración española en Inglaterra (1823-1834), Madrid (...)
  • 2 Gil Novales, Alberto, «Repercusiones españolas de la Revolución de 1830», Anales de Literatura Espa (...)

2Este fue el caso de los emigrados liberales españoles, que habían sido forzados a abandonar la Península en 1823, tras la invasión de los Cien Mil Hijos de San Luis y el restablecimiento del absolutismo por Fernando VII. La mayoría de ellos buscaron refugio en Inglaterra y Francia pero, si bien «durante los seis primeros [años] Londres fue el verdadero centro político e intelectual de la emigración; en 1830, a consecuencia de la Revolución de julio, los refugiados en Inglaterra se desplazaron casi en su totalidad a Francia»1. La proximidad geográfica a España y la favorable situación política bajo el régimen orleanista fueron sin duda potentes razones para que los liberales españoles decidieran emprender el viaje hacia tierras galas, con la esperanza de poder realizar una revolución como la francesa y poner fin al reinado absolutista de El Deseado: «Lo que Luis XVIII había destruido en España bien podía remediarlo Luis Felipe, pues Francia había pasado de ser la patria de la reacción a serlo otra vez de la libertad»2.

  • 3 Este fue uno de los argumentos fundamentales en los que basó Romero Alpuente su folleto Los tres dí (...)

3En este sentido, los constitucionalistas españoles sentían que Francia tenía una deuda pendiente con su causa, pues fue el país galo el culpable de que España perdiera en 1823 su Carta Magna y ahora tenía la oportunidad de enmendar ese error3. Animados por esta idea —y por la propia participación de varios españoles en el éxito de la Revolución de Julio—, los emigrados liberales establecieron relaciones diplomáticas con diversas autoridades y personalidades influyentes francesas como el General Lafayette, con el fin de obtener ayuda económica y logística y apoyo político para la pretendida incursión militar en España.

4La mayoría de los revolucionarios liberales se concentraron principalmente en la frontera del país, donde planificaron las diferentes estrategias que llevarían a cabo mientras hacían acopio de armamento, equipamiento y tropas y recababan información sobre la situación política y social al otro lado de los Pirineos. Con las gestiones diplomáticas concentradas en la capital francesa y el brazo militar a las puertas de España, el liberalismo español precisaba de otra herramienta de vital importancia: el respaldo de la opinión pública, tanto en el país galo como en la patria.

  • 4 BORREGO, Andrés, El Precursor [Periódico consagrado a la defensa de los intereses políticos de los (...)
  • 5 Este trabajo de investigación se basa en los números comprendidos entre el 17 de octubre y el 5 de (...)
  • 6 En el número 10, el periódico presenta una advertencia inicial en la que se comunica a los lectores (...)
  • 7 Caro Cancela, Diego (dir.), Diccionario biográfico de parlamentarios de Andalucía (1810-1869), Sevi (...)
  • 8 Oliva Marra-López, Andrés, «Andrés Borrego, político malagueño del siglo XIX», Revista de estudios (...)
  • 9 Riego Amézaga, Bernardo, La construcción social de la realidad a través de la fotografía y el graba (...)
  • 10 Andrés Borrego mantuvo su interés por el periodismo y su preocupación por la política española tras (...)

5En este sentido, la prensa se presentaba como el medio ideal para dicho propósito y pronto surgió una publicación en París que venía a desempeñar esta labor de comunicación, propaganda y arenga políticas afín a la causa constitucional: El Precursor4. Este periódico jugó un importante papel a lo largo de los cuatro meses que estuvo vigente, con dos números semanales —publicados cada jueves y domingo— entre septiembre y diciembre de 18305. La cabecera, editada en cuarto, tenía un precio de 3 francos mensuales por la suscripción, que podía realizarse en casa de N. Delangle, situada en la plaza de la Bolsa de París, o en las administraciones de Correos, para aquellos que residieran en los departamentos galos6. Su fundador y editor fue Andrés Borrego, un joven malagueño que pisaba por segunda vez suelo francés, tras haber compartido en su niñez el exilio josefino de su pariente y tutor, con quien había quedado a cargo después de la muerte de sus progenitores. Una vez establecido nuevamente en España, su participación en los acontecimientos de enero de 1820 en Málaga en favor de Rafael de Riego —con quien estableció una verdadera amistad—, su vinculación con la Confederación Patriótica de Málaga y méritos como la medalla del Trocadero7 o algunas publicaciones realizadas durante el Trienio fueron razones más que suficientes para que Andrés Borrego decidiera abandonar España tras la invasión de las tropas de Angulema, y trasladarse primero a Gibraltar y de allí a Londres8. En 1828, dejó atrás su destierro en la capital británica y partió rumbo a París9, donde, gracias a la ayuda del General Lafayette, consiguió colaborar en Le Constitutionnel y formar parte de Le Temps como redactor, una labor periodística que se convertiría en su verdadera vocación10:

  • 11 Oliva Marra-López, Andrés, «Andrés Borrego, político malagueño del siglo XIX», Revista de estudios (...)

«[Lafayette] lo trata “como individuo de la familia”, le da a conocer toda la suya y lo retiene ocho días en su residencia, entregándole después cartas de presentación para Mr. Chatelain [sic], Director del Courier [sic] Français, para Mr. Bert, que lo era del Journal du Commerce, para los señores Jay y Pourrat, propietarios del Constitucional y para Mr. Cauchois le Maire, gran amigo del poeta Beranger»11.

6Con la protección de Lafayette, el malagueño liberal accedió a los círculos políticos franceses, formó parte de la sociedad Aide-toi et le ciel t’aidera y participó junto al general en la Revolución de Julio de 1830. Según Oliva Marra-López, su contribución a la causa liberal francesa llevó a los nuevos líderes políticos galos a ofrecerle el cargo de Inspector general de los Monumentos Públicos, pero Borrego rehusó dicha proposición:

  • 12 Borrego, Andrés, Extractos de historia contemporánea, extractados de la obra inédita titulada Memor (...)

«Mi conducta dejaría de ser meritoria, a mis ojos al menos, si consintiese en convertir en lucro lo que había sido el cumplimiento de un deber. Yo he tomado parte con ustedes en esta contienda en la persuasión de que el triunfo de los liberales franceses contribuiría al restablecimiento de la libertad de España»12.

7El Precursor consagró sus páginas a esta causa constitucional y, bajo el lema «Libertad, Justicia», la publicación tuvo como objetivo introducirse clandestinamente y distribuirse de forma gratuita por el territorio español (fig. 1).

Fig. 1 : El Precursor n° 6 (17-IX-1830). Bibliothèque Nationale de France

  • 13 Esta información acompaña al título del periódico durante los siguientes ocho números hasta el nº 1 (...)
  • 14 Fernández Sarasola, Ignacio, Los partidos políticos en el pensamiento español: de la Ilustración a (...)
  • 15 Si bien el periódico no cuenta con una estructura completamente fija, sí encontramos algunas seccio (...)

8De hecho, el propio periódico afirma, a partir del número 9 —fechado el 28 de octubre de 1830—, que en España «se expiden todas las semanas 2000 ejemplares»13. Este interés por divulgarse entre sus compatriotas al otro lado de las fronteras no fue un hecho aislado en la prensa liberal del destierro y publicaciones como Ocios de Españoles Emigrados o El Español Constitucional también buscaron estrategias para conseguir que sus números llegaran a la Península: «Durante este período de ostracismo, la actividad liberal no se vio interrumpida, sino que se manifestó a través de la prensa editada en Francia e Inglaterra»14. En el caso de El Precursor, esta pretensión respondía a razones políticas y estratégicas concretas. En primer lugar, su difusión en España permitía informar sobre los sucesos que ocurrían en el resto de Europa —y, principalmente, en la frontera pirenaica— desde perspectivas diferentes a las promulgadas por la prensa española bajo el régimen fernandino, sujeta a una fuerte censura cuando no estrechamente vinculada al discurso y la postura oficiales del absolutismo15. Ello suponía una forma de deslegitimizar o, cuanto menos, infundir ciertas dudas sobre las noticias que aparecían en los títulos españoles y mostraba una visión más positiva acerca del avance del liberalismo en Europa, un hecho que podía poner en peligro el Antiguo Régimen en la Península.

  • 16 Caro Cancela, Diego (dir.), Diccionario biográfico de parlamentarios de Andalucía (1810-1869), Sevi (...)

9Así mismo, el hecho de que el periódico estuviese dirigido al público español —y no a los liberales desterrados— adquiría una significación especial tanto para los propios emigrados como para los compatriotas en el interior de España. Por un lado, la publicación venía a vaticinar ya desde su propio título el inminente éxito que iba a obtener el liberalismo en la patria, sus páginas simbolizaban la vanguardia de la lucha constitucional en el territorio español a la que le seguiría la intervención militar. De este modo, el objetivo no era tanto reforzar el compromiso de los exiliados con la causa —a quienes arengaba en la lucha con ilusionantes proclamas y noticias prometedoras— sino obtener el apoyo de quienes se encontraban al otro lado de los Pirineos mediante la crítica ante la situación por la que atravesaba el país, el avance del Nuevo Régimen por Europa y «un programa político para España de carácter moderado pero resueltamente opuesto al oscurantismo absolutista»16.

  • 17 Valera Suanzes-Carpegna, Joaquín, «La prensa liberal española en Londres y París ante la Constituci (...)

10Esta perspectiva de El Precursor estaba en sintonía con la defendida por el liberalismo moderado —con Espoz y Mina a la cabeza— y, hasta cierto punto, se mostraba transigente con la realidad política y social que atravesaba la nación en este período del XIX. Según el propio Andrés Borrego, este punto intermedio se antojaba un requisito fundamental para conseguir el respaldo necesario para alcanzar el triunfo del constitucionalismo en España: «El Precursor o, lo que es lo mismo, Andrés Borrego, acaso bajo el influjo de Auguste Comte, muestr[a] un notorio desagrado por los dogmas radicales del primer liberalismo español y una marcada afición por un espíritu conciliador y “positivo”»17. Los planteamientos más controvertidos de los liberales exaltados y la propia Constitución de 1812 se habían convertido en dos de los pilares sobre los que el régimen fernandino había construido su imagen negativa y demonizada del liberalismo y provocaban temor y rechazo a partes iguales en algunos sectores de la sociedad española del momento. Por ello, renunciar a esos polémicos postulados y mostrar una actitud reconciliadora, abierta incluso a modificar la Constitución de 1812 o elaborar una nueva Carta Magna, suponía un acto significativo, de enorme valor simbólico, en busca de ese ansiado consenso político y social de todos los españoles, eso sí, solo posible bajo el marco del Nuevo Régimen.

11En este sentido, encontramos dos artículos en el número 7 de El Precursor, publicado el 21 de octubre de 1830, en los que se alude a la perspectiva que el periódico lanzó en su número inicial con respecto a la carta constitucional de 1812:

  • 18 El Precursor, nº 7, 21 de octubre de 1830, p. 3.

«Nuestro corresponsal en Madrid manifiesta opiniones que no están conformes con las expresadas en nuestro primer número. Esta circunstancia lejos de inducirnos a suprimir su publicación nos ofrece ocasión de hacer ver que nuestra imparcialidad no se reúsa a presentar los razonamientos de los que no ven las cosas de la misma manera que nosotros. Órganos de la opinión liberal, nuestras columnas están abiertas a la manifestación de las ideas políticas, no solo de nuestros compañeros de desgracia, sino de todos nuestros compatriotas en general»18.

  • 19 El Precursor, nº 7, 21 de octubre de 1830, p. 4.

12Estos reproches lanzados desde España son utilizados por el periódico para reafirmar su postura abierta y tolerante con perspectivas que difieren de sus planteamientos ideológicos, pero dejan entrever las posibles diferencias que existían entre los liberales en el exilio y aquellos que permanecían ocultos en el interior de España. El objeto de las críticas se esclarece en el mismo número poco después, al afirmar este corresponsal en Madrid que «este papel [el primer número de El Precursor] ha circulado aquí prodigiosamente, y a pesar de que ha gustado, no todos aprueban aquello de que la Constitución del año 12 era mirada como un ensayo filosófico que honra a sus autores»19.

  • 20 Martín Iglesia, Juan Jesús, «Andrés Borrego: precursor liberal de la participación ciudadana», Espa (...)
  • 21 Joaquín Valera Suanzes-Carpegna realiza un interesante y detallado análisis de esta evolución sobre (...)

13Este distanciamiento que propone el periódico sobre la Carta Magna gaditana responde a un proceso de reflexión, discusión y análisis realizado por los liberales —sobre todo moderados— durante su emigración: «los liberales de los treinta no son los del Trienio, en el exilio contactaron con la realidad europea, singularmente la inglesa y la francesa»20. El contacto directo con la realidad política de las dos principales potencias europeas del momento influyó de manera determinante en la perspectiva y la postura ideológica del liberalismo español y supuso un cambio de rumbo para muchos de los emigrados durante la Década Ominosa21. Sin embargo, los constitucionalistas que permanecieron en España no tuvieron la oportunidad de establecer ese estrecho contacto con los liberales extranjeros ni conocer de primera mano las diferentes teorías, puestas en práctica y razonamientos provenientes de otros territorios europeos, por lo que mantuvieron una perspectiva mucho más continuista, fiel a los postulados liberales del Trienio.

  • 22 Simal, Juan Luis, «El exilio en la génesis de la nación y del liberalismo (1776-1848): el enfoque t (...)
  • 23 Simal, Juan Luis, «El exilio en la génesis de la nación y del liberalismo (1776-1848): el enfoque t (...)

14El fenómeno del destierro, en estos comienzos del siglo, se convirtió de este modo en uno de los pilares fundamentales en los que se sustentó la política occidental decimonónica. Tal y como afirma Juan Luis Simal, la emigración «fue más allá de las relaciones bilaterales entre países de acogida y países de emisión, para multiplicarse en varias dimensiones en las que los exiliados entraron en contacto con exiliados de otros países, generalmente en un tercer país que los acogía»22. Estas interrelaciones entre desterrados de distintas procedencias promovieron una imagen transnacional del movimiento liberal y hermanaron a unos y otros en torno a unas perspectivas comunes, aunque con sus particularidades territoriales y políticas concretas. Estos planteamientos ideológicos de carácter global favorecieron a su vez a los diferentes procesos de nacionalización que se produjeron en Occidente a lo largo de estas primeras décadas del siglo XIX23, pues sirvieron como elementos simbólicos de enorme importancia en las aspiraciones emancipadoras y unificadoras de territorios como Italia, Alemania o las antiguas colonias hispanoamericanas, así como en la construcción de sus nuevos imaginarios nacionales. Del mismo modo, la condición trasnacional del exilio hizo aflorar acciones solidarias entre los pueblos, incentivó el apoyo mutuo entre los desterrados y fomentó entre ellos la colaboración política y logística para asegurar el éxito del Nuevo Régimen en sus distintos territorios. Estos aspectos no fueron exclusivos del liberalismo; los absolutistas también se nutrieron a lo largo de esta primera mitad del siglo de estas relaciones transnacionales para defender sus intereses y su concepción política, pero sin duda este carácter internacional fue determinante para el desarrollo y el triunfo final del constitucionalismo decimonónico a ambos lados del Atlántico.

  • 24 Encontramos referencias al conflicto belga-holandés en los siguientes números analizados de El Prec (...)

15El Precursor se hizo eco de esta perspectiva trasnacional y, entre sus números, encontramos cuantiosas noticias relacionadas con el escenario político en Europa. Una de las cuestiones que cobró una especial atención en el periódico fue el conflicto que se produjo entre belgas y holandeses tras la revolución del 25 de agosto de 1830. La delicada situación de los Países Bajos y la tensión política que se propagó por Europa tras la Revolución de Julio en Francia amenazaba con llevar a Europa a un conflicto de enormes y trágicas proporciones. El periódico publicó, entre el 17 de octubre y el 5 de diciembre de 1830, un total de quince artículos dedicados al desarrollo de esta disputa política que, si bien tenía como principales protagonistas al Congreso Nacional de Bélgica y el reinado de Guillermo I de Países Bajos, las acciones diplomáticas y los intereses políticos de países como Francia, Inglaterra, Prusia, Austria o Rusia jugaban también un papel destacado y decisivo en su resolución24. A pesar de este complejo contexto político, los deseos de mantener la paz en el continente, a partir del acuerdo de no intervención entre las potencias europeas, fueron cruciales para evitar que el conflicto bélico tuviera un alcance internacional.

  • 25 El Precursor, nº 6, 17 de octubre de 1830, p. 4.
  • 26 El Precursor, nº 12, 7 de noviembre de 1830, pp. 3-4.
  • 27 El Precursor, nº 13, 11 de noviembre de 1830, p. 1.
  • 28 El Precursor, nº 13, 11 de noviembre de 1830, p. 1; nº 14, 14 de noviembre de 1830, pp. 1-2.
  • 29 El Precursor, nº 20, 5 de diciembre de 1830, p. 2.

16Estas posturas «pacifistas» en Europa pueden verse representadas en las diversas gestiones diplomáticas llevadas a cabo por Francia e Inglaterra ante la crisis belga. El Precursor presenta en sus páginas algunos ejemplos de estas acciones políticas, así como diversos planteamientos publicados en la prensa de ambos países en torno a esta cuestión. En este sentido, encontramos, entre otras noticias, un artículo del Times que aboga por mantener el principio de no intervención25 y un texto sobre el discurso del rey inglés Guillermo IV que sigue la misma línea pacífica ante el conflicto de los Países Bajos26. El periódico recoge a su vez las palabras del Courrier français sobre el intento de suspender las hostilidades entre los países europeos27, describe la agitación bursátil en Londres provocada por el recrudecimiento de las tensiones políticas entre holandeses y belgas28, o anuncia la noticia del Galimnam’s Messenger sobre el acuerdo de alianza alcanzado entre Inglaterra y Francia29.

  • 30 El Precursor, nº 6, 17 de octubre de 1830, pp. 1-2.
  • 31 El Precursor, nº 11, 4 de noviembre de 1830, p. 4.
  • 32 El Precursor, nº 16, 21 de noviembre de 1830, pp. 3-4; nº 17, 25 de noviembre de 1830, p. 1; nº 19, (...)
  • 33 El Precursor, nº 7, 21 de octubre de 1830, p. 3; nº 10, 31 de octubre de 1830, pp. 3-4; nº 19, 2 de (...)
  • 34 El Precursor, nº 9, 28 de octubre de 1830, pp. 3-4; nº 11, 4 de noviembre de 1830, p. 4; nº 16, 21 (...)

17La actualidad política de estos dos países también cuenta con un papel destacado dentro de El Precursor. Además de haber servido como principales refugios para los desterrados liberales españoles de 1823, el poder que Inglaterra y Francia poseían dentro del tablero político europeo y el relevante papel que podían desempeñar en el éxito o no del liberalismo en la Península eran motivos más que suficientes para interesarse por los acontecimientos que sucedían a uno y otro lado del canal de La Mancha. Así, en estos catorce números encontramos noticias sobre la postura contraria del gobierno británico ante la Revolución de Julio y la posible incursión militar de los liberales en España30, las protestas en Irlanda y sus anhelos de independencia31, o las revueltas producidas en Inglaterra contra el gobierno y los nuevos nombramientos en sus ministerios32. En cuanto al país galo, El Precursor publica varios artículos sobre la situación de los ministros de Carlos X depuestos ante la justicia y los movimientos de algunos partidarios del rey Borbón para recuperar el poder33, los cambios sufridos en el ministerio francés —junto con los nuevos nombramientos—, y la situación que vive el país en estos primeros compases del reinado de Luis Felipe34.

  • 35 Marañón, Gregorio, Españoles fuera de España, Madrid, Espasa-Calpe, 1953, p. 47.

18La situación política de Francia es especialmente significativa para la publicación, debido a las repercusiones que esta tenía en los intereses de los liberales españoles radicados al norte de los Pirineos, una interrelación que parece ser consustancial a los vínculos históricos entre España y Francia a lo largo de este período: «las agitaciones políticas, la obra legislativa de los gobiernos, la actividad parlamentaria, toda la vida social, a veces admirable, durante el siglo XIX español, está profundamente influida por Francia»35. Las decisiones y posturas adoptadas por el gobierno, los cambios que podían producirse en sus ministerios y la actitud de la opinión pública gala tenían una enorme trascendencia en las aspiraciones y el triunfo final de las incursiones que preparaban los constitucionalistas en la frontera. Por ello, muchas de estas noticias que El Precursor recopila sobre el país galo aluden también a la realidad española y la situación de los liberales en el exilio, verdadero tema central de la publicación:

  • 36 El Precursor, nº 9, 28 de octubre de 1830, pp. 3-4.

«Hace 15 días, que cediendo a la influencia inglesa, y a las reclamaciones de Madrid, se nos negó no solo todo apoyo, sino también todo miramiento, y las autoridades de los departamentos fronterizos se esmeraron en cumplir las severas órdenes del señor ministro del interior. Mas hoy parece seguro que este funcionario y los demás ministros que obran y votan con él se retiran del gabinete, y dejan sus puestos a hombres mas justos, mas populares y que, aunque como consejeros del rey de Francia no podrán auxiliarnos, nos trataran como amigos y como aliados el día que derribando el sistema tiránico que oprime a nuestra patria, hagamos ver al mundo que la opinión liberal es la de la mayoría, y no de la minoría del pueblo español»36.

  • 37 El Precursor, nº 6, 17 de octubre de 1830, p. 2; nº 16, 21 de noviembre de 1830, p. 4.
  • 38 El Precursor, nº 19, 2 de diciembre de 1830, p. 4; nº 20, 5 de diciembre de 1830, p. 1.
  • 39 El Precursor, nº 17, 25 de noviembre de 1830, pp. 1-2.

19El interés del periódico por el contexto liberal internacional también abarca los sucesos que acontecen en otros territorios europeos como Italia37 o Suiza38, así como las insurrecciones producidas en Berlín contra los supuestos planes organizados por los adversarios políticos de Francia que publica el periódico Verviers39. Esta atención hacia la política occidental contemporánea responde justamente a esa perspectiva trasnacional que englobó las luchas de poder entre el Antiguo y el Nuevo Régimen en estas primeras décadas del siglo XIX:

  • 40 Simal, Juan Luis, «El exilio en la génesis de la nación y del liberalismo (1776-1848): el enfoque t (...)

«el patriotismo y el cosmopolitismo patriótico dieciochesco transitaron hacia nuevas formas de nacionalismo e internacionalismo, destacando la aparición de un potente discurso de solidaridad entre naciones no desprovisto de aspectos prácticos, dentro del más amplio marco de creación, a través de artefactos civilizatorios, de una comunidad europea»40.

  • 41 El Precursor, nº 6, 17 de octubre de 1830, p. 2.

20El avance y el éxito del liberalismo en alguno de los territorios del continente suponía un refuerzo y un estímulo más para la causa constitucional del resto de liberales que luchaban por instaurar el Nuevo Régimen en sus respectivos países. En cambio, la derrota o debilitamiento de sus postulados ideológicos en este mapa político representaba una nueva piedra en el camino que los alejaba de ese objetivo final en su marco nacional. Desde este punto de vista, resultan comprensibles y relevantes las constantes palabras de aliento que El Precursor lanza en sus páginas hacia sus correligionarios, ya fueran compatriotas en el exilio o en el interior de España como procedentes de otras nacionalidades: «Es de esperar que el doble ejemplo de la Francia y de la Bélgica, y el que pronto les daremos los Españoles, unidos al reconocimiento del principio de no intervención, permita a los patriotas italianos luchar con ava[e]ntaja [sic] contra el yugo austriaco»41.

21En esta disputa por la libertad y la justicia, la historia —según El Precursor— parece estar del lado constitucional. Así lo refleja en un artículo, publicado el 28 de noviembre de 1830, en el que realiza una defensa de los ideales y valores ilustrados del siglo XVIII como pilares del liberalismo político decimonónico. A pesar de los esfuerzos de las monarquías absolutistas, estos nuevos planteamientos ideológicos se han propagado por toda Europa a raíz de la Revolución Francesa de 1789 y, si bien en esa lucha de poder ha habido avances y retrocesos, victorias y derrotas, los sistemas constitucionales se consolidarán definitivamente en el continente tras la Revolución de Julio de 1830:

  • 42 El Precursor, nº 18, 28 de noviembre de 1830, p. 2.

«El fuerte anillo que reunía los diferentes eslabones de la cadena europea, se ha roto y se ha roto para siempre; el torrente de oro que desde las islas británicas iba constantemente a sostener la fuerza armada que la violencia reúne, y el dinero contiene en la disciplina, tomará necesariamente otro rumbo, y reducidos los monarcas a sus propios recursos, o transigirán con sus pueblos o serán víctimas de su tenacidad»42.

  • 43 El Precursor, nº 18, 28 de noviembre de 1830, p. 2.

22Para el periódico liberal, cualquier intento de combatir el avance de estos progresos está abocado al fracaso, por lo que insta a los gobiernos a aceptar y adaptarse a los nuevos tiempos modernos por su bien y el de sus propias naciones. En cuanto a España, afirma que Fernando VII, aun sin la ayuda y el apoyo de Inglaterra y Francia, intentará aferrarse al trono absolutista aunque ello suponga su aislamiento del resto de Europa, pretensión desesperada que no hará sino —acaso— retrasar lo inevitable: «el volcán sobre que camina reventarán al menos pensar y envuelto en las ruinas que produzca, permanecerá cargado de las maldiciones de todos los partidos. […] destruidos tan poderosos puntales, caerá derrocado un edificio levantado sobre cimientos tan endebles»43.

23La confianza que El Precursor alberga en el éxito del liberalismo en Europa es absoluta, y este convencimiento lleva a la publicación a cuestionarse y reflexionar acerca de la idoneidad y la conveniencia del sistema que mejor puede adaptarse a la realidad española, una vez el absolutismo sea finalmente derrotado. Entre sus números encontramos varios artículos relacionados con estas cuestiones políticas y el futuro gobierno sobre el que debería sustentarse España. Así, en un texto publicado en el número 7, fechado el 21 de octubre de 1830, el periódico plantea la posibilidad de que el constitucionalismo se instaure en España por medio de una Carta Otorgada por El Deseado, una opción que es desechada ante la falta de confianza en el rey Borbón:

  • 44 El Precursor, nº 7, 21 de octubre de 1830, p. 1.

«La primera hipotesis que se presenta es la de una carta concedida por Fernando VII. Sin rebozo diremos que esto no puede esperarse quizá, ni desearse siquiera. […] Inútil parece hablar más de un rey harto conocido por sus repetidos perjurios. […] ¡Fernando rey constitucional! En 1820 parecía cosa violenta; ahora es imposible»44.

  • 45 El Precursor, nº 7, 21 de octubre de 1830, p. 1.

24Por ello, propone otras dos opciones: establecer en España una república federativa o una monarquía constitucional; dos sistemas que, a pesar de sus características particulares, «no es la diferencia entre [ambas] […] tanta como algunos imaginan»45. Dada la coyuntura política en Europa y España, el periódico se decanta por la monarquía representativa —legitimada por medio de un congreso extraordinario constituyente— y, aunque no propone ningún candidato en particular, deja abierta la posibilidad de que sea un príncipe extranjero quien acceda al trono si ello fuese necesario.

  • 46 El Precursor, nº 9, 28 de octubre de 1830, p. 1.

25En este sentido, en otro artículo publicado en el número 9 —fechado el 28 de octubre de 1830—, El Precursor hace hincapié en que desde que los Reyes Católicos dejaran en manos de Carlos I la corona de España, los monarcas que han ostentado el trono han provenido de dinastías extranjeras. El texto viene a glorificar el pasado medieval español y el poder que las Cortes y los fueros poseían durante esta época, en un intento de conectar ese pasado histórico que simboliza el germen de la nación española con el sistema constitucional que pretenden instaurar los liberales decimonónicos: «No hay quien ignore el poder de que gozaban en aquella época de gloria y de engrandecimiento las Cortes del reyno […] Aquellas cortes, que considerando los tiempos y las circunstancias, eran una representación nacional»46. Los Austrias y, sobre todo, los Borbones vendrían a encarnar a los verdaderos enemigos de la patria, al despojar progresivamente a la nación de su voz y su poder en los asuntos de Estado y destruir —bien por dejadez o por ambiciones personales— el glorioso futuro que dibujaban en el horizonte los hitos conseguidos en 1492.

  • 47 El Precursor, nº 9, 28 de octubre de 1830, p. 2.

26Este relato histórico viene a justificar el discurso político liberal del Precursor, pues sirve para criticar a la dinastía borbónica y a Fernando VII, y situar a los constitucionalistas como los verdaderos héroes nacionales tras su papel en la Guerra de la Independencia y el pronunciamiento de Riego en 1820. El periódico confía en poder obtener un nuevo triunfo del liberalismo en España y situar a un rey español en el trono: «Ya España ha empezado el movimiento que debe asegurar la suya [su libertad]: lleve a cabo con sensatez la comenzada empresa. ¡Ojalá pueda sentar en su trono a un Español! Aún viven en su seno los descendientes de los Alfonsos y los Jaymes»47. No obstante, una vez más vuelve a dejar abierta la posibilidad de que sea un rey extranjero quien ocupe el trono, siempre y cuando sea elegido por la nación española y se rija por un sistema constitucional.

  • 48 Valera Suanzes-Carpegna, Joaquín, «El constitucionalismo español y portugués durante la primera mit (...)
  • 49 Gil Novales, Alberto, «Repercusiones españolas de la Revolución de 1830», Anales de Literatura Espa (...)
  • 50 El Precursor, nº 6, 17 de octubre de 1830, p. 4; nº 8, 24 de octubre de 1830, pp. 3-4; nº 20, 5 de (...)

27Esta reiterada alusión sobre el origen del futuro monarca de España podría estar vinculada con el proyecto alternativo que idearon los emigrados liberales portugueses y españoles durante su exilio en esta segunda mitad del siglo XIX48. Si la invasión de los Cien Mil Hijos de San Luis había derrocado el sistema constitucional en España en 1823, el ascenso al trono del absolutista Miguel I en 1828 había arrastrado a Portugal a una guerra civil entre sus defensores y los liberales agrupados bajo la figura de Pedro I de Brasil, heredero de la corona portuguesa que había abdicado en favor de su hija María. De este modo, «las circunstancias que llevan a la crisis constitucional portuguesa van a hacer posible el surgimiento de un pensamiento iberista, centrado en torno a Don Pedro, a quien se ofrece el trono hispano-portugués»49. El estrecho contacto entre lusos y españoles en Londres, y más tarde en suelo francés, reforzó esta propuesta como una opción viable para reinstaurar el constitucionalismo en la Península, y este hermanamiento entre el liberalismo de ambos países ibéricos se vio también reflejado en las páginas de El Precursor. El periódico mantiene una asidua correspondencia con Portugal y dedica varios textos a denunciar las injusticias, los abusos y el sufrimiento del pueblo portugués bajo el yugo del absolutismo miguelista50:

  • 51 El Precursor, nº 6, 17 de octubre de 1830, p. 4.

«Desde el día en que llegó a Lisboa la noticia de los sucesos de París hasta ahora, han sido presas más de doscientas personas por sospechas y denuncias solamente. Amanecen todas las mañanas cercadas y asaltadas, por los satélites del tirano, las casas de los pacíficos habitantes: de modo que don Miguel es como el Saturno de los Cartagineses o los dioses de Mexicanos, que todos los días pedían nuevas víctimas»51.

28La camaradería entre los exiliados peninsulares y la preocupación por la común situación política en ambos territorios favoreció también la ayuda política, logística y militar entre unos y otros, con el fin de lograr sus ansiados propósitos ideológicos. Este apoyo se refleja perfectamente en un artículo de El Precursor en el que se anuncia que los emigrados portugueses tienen intención de trasladarse a la frontera de los Pirineos para formar un cuerpo militar bajo las órdenes del general Saldanha, junto con los generales Cabreira y Pizarro:

  • 52 El Precursor, nº 14, 14 de noviembre de 1830, p. 4.

«Esta determinación, que tanto honor hace al patriotismo y al arrojo de los valientes que así se resuelven a tomar parte en la lucha en que ya han caído víctimas algunos de nuestros hermanos, no puede menos de contribuir poderosamente al éxito de la causa peninsular»52.

29Las incursiones militares de los emigrados liberales en territorio español y la situación en el interior del país son sin duda los dos aspectos principales sobre los que versa la publicación. Las páginas de El Precursor presentan constantemente una España casi al borde de la revolución, en la que día a día el liberalismo va ganando adeptos ante las ineficaces medidas de los absolutistas por revertir la situación:

  • 53 El Precursor, nº 6, 17 de octubre de 1830, p. 2.

«Nos contentaremos con decir que los apuros del gobierno son cada día mayores; que no tiene con que sostener los regimientos de milicias que pone sobre las armas, que todos los días se aumenta la desconfianza que inspira a sus mismos allegados, los que por todos los medios a su alcance buscan a ponerse bien con los constitucionales, y que cada día llegan a Madrid extraordinarios de los capitanes generales de las provincias pidiendo auxilios y dando cuenta de levantarse partidas por todas partes»53.

  • 54 El Precursor, nº 6, 17 de octubre de 1830, p. 2.
  • 55 El Precursor, nº 8, 24 de octubre de 1830, pp. 3-4.

30Cartas como la fechada en Málaga el 30 de septiembre de 1830, incluida en ese mismo artículo, o declaraciones de testigos oculares como la de un viajero procedente de Cádiz a Marsella que se cita a continuación —en la que asegura que «aunque […] no se hubiese formalmente abolido la autoridad de Fernando VII, podía considerarse la revolución como efectuada»54 en la capital gaditana— vienen a confirmar ese espíritu revolucionario que se respira en la Península contra el régimen establecido. Así mismo, se alude a las acciones del gobierno absolutista para conseguir financiación, los movimientos de tropas para ayudar a los regimientos de las fronteras, o las gestiones diplomáticas de Fernando VII «con el objeto de proporcionar al déspota de España un asilo al lado de su digno colega el tirano de Portugal en caso de que los constitucionalistas hagan los progresos que temen los opresores»55.

  • 56 El Precursor, nº 6, 17 de octubre de 1830, p. 3.
  • 57 El Precursor, nº 7, 21 de octubre de 1830, p. 2.
  • 58 El Precursor, nº 8, 24 de octubre de 1830, pp. 3-4.
  • 59 El Precursor, nº 13, 11 de noviembre de 1830, p. 2.
  • 60 El Precursor, nº 6, 17 de octubre de 1830, p. 3.

31Este panorama de España que dibuja El Precursor a partir de las noticias que recibe de la Península se complementa con las acciones y movimientos políticos y militares realizados por los emigrados liberales españoles situados a las puertas del país. Las proclamas y arengas que recoge el periódico liberal de los coroneles O’Donnell56 y Francisco Valdés57 o los generales Espoz y Mina58 y Manuel Gurrea59 pretenden servir de acicate para la causa constitucional a uno y otro lado de las fronteras y conseguir un mayor apoyo por parte de la población española. En este sentido, la mayoría de estos textos dejan a un lado cualquier actitud vengativa por lo ocurrido durante la Década Ominosa y se centran en el combate contra los verdaderos enemigos de la patria y en la construcción conjunta de un mejor futuro para el país. Con estas mismas pretensiones se publica un texto anónimo, remitido al periódico bajo el título «Voto de un liberal», que exalta la lucha por el constitucionalismo y vaticina el cercano triunfo que le aguarda en la Península: «Ni el hacha de Fernando ni la de sus sicarios han podido ahogar vuestra anterior ilustración con las olas de sangre que ha hecho correr […] Un esfuerzo más, Españoles, y seréis felices. Un esfuerzo y sacaréis de la opresión a vuestra patria»60.

  • 61 El Precursor, nº 9, 28 de octubre de 1830, p. 3.
  • 62 El Precursor, nº 7, 21 de octubre de 1830, p. 3; nº 8, 24 de octubre de 1830, p. 4; nº 10, 31 de oc (...)

32Estas arengas y textos militares y políticos que recoge el periódico con un claro fin propagandístico se intercalan con las noticias sobre las propias incursiones bélicas en el norte de España, así como otros sucesos destacables como la muerte de Joaquín de Pablo «Chapalangarra» o el levantamiento liberal en Galicia61. A través de los números de El Precursor podemos trazar los avances y retrocesos de las tropas liberales en las distintas tentativas militares llevadas a cabo por Valdés, Milans del Bosch, Espoz y Mina, Méndez de Vigo o Gurrea en territorio español a lo largo de estos últimos meses de 1830. Así mismo, El Precursor dio cuenta de los datos que aportaba la prensa extranjera sobre la lucha constitucional en España —con la intención de confirmar o refutar las afirmaciones promulgadas por esas cabeceras—62, y publicó varias cartas y documentos enviados desde la frontera sobre el desarrollo del conflicto. Todo este trabajo de análisis, recopilación y comunicación pretendía reforzar la sensación de veracidad de sus escritos y noticias, siempre teñidos de una perspectiva halagüeña y positiva ante el éxito de la empresa constitucional y el apoyo que las tropas liberales encontraban a su paso en España.

  • 63 El Precursor, nº 9, 28 de octubre de 1830, p. 4.

33Además de fijar su atención en estas actuaciones militares en la frontera, El Precursor dedicó varios artículos a describir la situación política que vivía el país y el régimen fernandino en estos últimos meses de 1830. En este sentido, incidió en las divisiones internas que sufría el absolutismo en España, sobre todo a raíz de la derogación de la ley sálica y la conspiración de los defensores de Don Carlos para que éste mantuviera su condición como sucesor al trono, descubierta por Fernando VII63. La noticia que incluye El Precursor en sus páginas sobre este acontecimiento, acompañada por la proclama de los carlistas requisada por el gobierno, fue sin duda utilizada por las fuerzas liberales para intentar atraer a los seguidores del Infante a posicionarse en contra de El Deseado:

  • 64 Gil Novales, Alberto, «Repercusiones españolas de la Revolución de 1830», Anales de Literatura Espa (...)

«Un grupo muy especial de colaboradores lo constituyen los realistas, que sin dejar de serlo, entran en las filas de la conjuración. […] Espoz y Mina se dirige también a ellos en sus proclamas, y entre los papeles que le fueron cogidos a Marco-Artu figura una proclama realista contra la alteración en el orden de sucesión a la Corona, lo cual indica una voluntad puramente táctica de poner dificultades al Gobierno, no dándose cuenta acaso de lo que va a ser el carlismo»64.

  • 65 La publicación recoge el acta de fundación de esta Junta provincial, establecida en Perpiñán y pres (...)
  • 66 El Precursor, nº 11, 4 de noviembre de 1830.

34Este fue sin duda el objetivo principal que perseguía el manifiesto que hizo pública la Junta Provisional del Principado de Cataluña y que fue recogida por El Precursor el 4 de noviembre de 183065. El propio Andrés Borrego destaca, en unas palabras previas, que esta proclama estaba «destinada a obrar principalmente sobre los ánimos de los pueblos de la montaña, antes tan adictos a la facción Carlina, y hoy tan descontentos con el gobierno de Madrid»66, y hace hincapié en el cuidado que han tenido los liberales en su redacción para evitar conceptos y palabras que pudieran provocar el efecto contrario en la población catalana de estos territorios. Todo parece indicar que pocos fueron los que se adhirieron a la causa en contra de Fernando VII, pero estas acciones no dejaron de ser una estrategia política con la que intentar debilitar y fragmentar al enemigo bajo la consigna latina «divide et vinces».

  • 67 ALCALÁ GALIANO, Antonio, Recuerdos de un anciano, Madrid, Imprenta Central a cargo de Víctor Saiz, (...)
  • 68 El Precursor, nº 6, 17 de octubre de 1830, p. 1; nº 7, 21 de octubre de 1830, p. 2.
  • 69 El Precursor¸ nº 15, 18 de noviembre de 1830, pp. 3-4; nº 20, 5 de diciembre de 1830, p. 2.

35No obstante, estas divisiones internas no solo afectaron a los absolutistas y fueron especialmente intensas en el bando constitucional. Las numerosas discrepancias entre liberales moderados y exaltados ya habían provocado una enorme inestabilidad a lo largo del Trienio y, si bien «los partidos que en su patria los dividían no aparecieron vivos en el lugar del destierro, no estaban muertos, y tenía cada cual su bandera recogida, mas no abandonada»67. Ahora que parecía próximo el regreso y que el triunfo del constitucionalismo estaba al alcance de la mano, las disputas entre moderados y exaltados —encabezados por Mina y por Torrijos respectivamente— afloraron con energías renovadas y un mayor encono. El Precursor pretendió en diversas ocasiones minimizar y justificar estas divergencias dentro del bando liberal68 aunque, al mismo tiempo, promovió la necesidad de unificar y reunir a los constitucionalistas en torno a un objetivo común: reinstaurar el Nuevo Régimen en España. Para ello, era necesario crear un organismo central de operaciones que coordinara todos los movimientos políticos, logísticos y militares a uno y otro lado de las fronteras, una opinión sobre la que parecía coincidir la Junta de Bayona —tal y como confirman algunos artículos del periódico69— aunque dicho propósito no fue suficiente para solventar las diferencias entre unos y otros liberales.

  • 70 Simal, Juan Luis, «El exilio en la génesis de la nación y del liberalismo (1776-1848): el enfoque t (...)

36Estas discordias políticas se sumaron al escaso apoyo que consiguieron del gobierno francés. La inicial acogida por parte de las autoridades galas hacia los emigrados españoles y el resto de exiliados europeos pronto se tornó en cierto recelo y desconfianza. Por un lado, el número de refugiados en Francia —y, sobre todo, en París— alcanzó unas cifras que hacía imposible su control, y sus actividades en el territorio podían suponer un peligro para el nuevo gobierno. Al mismo tiempo, el complejo escenario político al que se enfrentaba Luis Felipe hacía difícil mantener un equilibrio diplomático en las relaciones con el resto de los países europeos, ante la amenaza de una posible ruptura del pacto de no intervención alcanzado entre ellos70. Este último motivo fue un aspecto crucial para que el gobierno orleanista decidiera adoptar una postura de discreción y prudencia ante las aspiraciones de los liberales españoles.

  • 71 El Precursor, nº 6, 17 de octubre de 1830, pp. 1-2; nº 16, 21 de noviembre de 1830, p. 4.
  • 72 El Precursor, nº 10, 31 de octubre de 1830, p. 4.

37El Precursor protestó en diversas ocasiones contra esta actitud de las autoridades galas, su deseo de alejar a los constitucionalistas de las zonas colindantes a la cordillera pirenaica y su falta de apoyo político y económico para luchar contra el absolutismo de Fernando VII71. Justamente, en uno de sus artículos, el periódico denuncia la falta de recursos como el principal obstáculo para el éxito de la causa liberal. A su vez, agradece el respaldo de particulares nacionales y extranjeros para conseguir la financiación necesaria para continuar la lucha y anuncia también la labor de Lorenzo Calvo que, junto con la Junta Libertadora de Londres, el apoyo de diversos hombres ilustres franceses y la sociedad Aide-toi, le ciel t’aidera, ha conseguido un empréstito para hacer frente a los gastos provocados por la acción militar en España72.

  • 73 El Precursor, nº 17, 25 de noviembre de 1830, p. 2.

38Sin embargo, a pesar de estos esfuerzos y los cambios que se produjeron en el gobierno francés durante este período, la posición política con respecto a los emigrados españoles apenas se correspondió con las esperanzas que los constitucionalistas peninsulares albergaban del régimen orleanista. Así, el 6 de noviembre de 1830 se publicó una orden por la que los españoles debían retirarse de los territorios próximos a los Pirineos, una decisión que provocó una protesta pública, firmada el día 13 de noviembre y dirigida al ministro del interior francés, que recogió El Precursor en sus páginas73.

  • 74 El Precursor, nº 19, 2 de diciembre de 1830, p. 4.

39El propio periódico modificó a partir del siguiente número su cabecera e incluyó un subtítulo en el que evidenciaba su principal objeto de interés y su carácter combativo: «Periódico consagrado a la defensa de los intereses políticos de los españoles». Si bien el escenario político parecía destinado a acabar con el sueño liberal en España, El Precursor no cedió en su empeño por levantar los ánimos de sus correligionarios y buscó siempre argumentos para revitalizar y mantener vivo ese anhelo constitucional. Artículos como el publicado el 2 de diciembre con motivo de la llegada de varios militares liberales a París, dejaban a un lado la evidencia de la derrota para transformarla en una oportunidad: «La llegada de todos estos distinguidos patriotas es de esperar contribuya eficazmente a cimentar el concierto y la unión que tan imperiosamente reclama el bien de nuestra patria y el suceso de la causa de la libertad»74. Esta actitud optimista del periódico se fundamentaba, entre otras razones, en la firme convicción del éxito del Nuevo Régimen en Occidente, dada la favorable coyuntura que se estaba desarrollando en los diferentes países de Europa y América, así como la grave situación y las enormes dificultades que el absolutismo de Fernando VII estaba sufriendo en esta última etapa de su reinado:

  • 75 Gil Novales, Alberto, «Repercusiones españolas de la Revolución de 1830», Anales de Literatura Espa (...)

«Si a pesar de ello no hubo en España revolución de 1830 o de 1831 se debió no tanto a la actitud cautelosa del Orléans, sino a las terribles divisiones internas de los revolucionarios españoles, que a pesar de los intentos repetidos de lograr la unidad, se odiaban entre ellos probablemente más que al poder absoluto, y esto por razones personales, e ideológicas; y en segundo lugar el fracaso de las conjuraciones e insurrecciones se debió a que todas ellas se hallaban infiltradas por agentes del Gobierno»75.

  • 76 El Precursor, nº 12, 7 de noviembre de 1830, p. 1.

40La contienda política entre los liberales españoles y el régimen fernandino no se libraba solo en el frente o en los despachos diplomáticos, la batalla también se hizo patente en las cabeceras periodísticas de este último tercio del año 1830. Además de instigar en sus páginas la lucha y la defensa del constitucionalismo en España y en Europa, El Precursor —siempre atento y bien informado sobre los diferentes noticieros— también dedicó algunos artículos a criticar y arremeter contra las actitudes y los posicionamientos ideológicos de algunas publicaciones a uno y otro lado de los Pirineos. En concreto, fueron dos los títulos que concentraron los dardos que lanzó el periódico liberal durante este período: la Gaceta de Madrid y Le Messager des Chambres. Como altavoz oficial del gobierno fernandino en España, la Gaceta suponía un vehículo de propaganda y difusión de los planteamientos políticos absolutistas y un instrumento de enorme importancia con el que reflejar una imagen determinada de la realidad y los acontecimientos que sucedían en el país según los intereses de El Deseado. El principal objetivo que perseguía El Precursor era justamente «suplir la falta de libertad de imprenta procurando la introducción y distribución gratis del periódico en el interior de España»76, por lo que resulta comprensible sus discrepancias con la publicación institucional del Estado. Estos ataques se condensan en una carta firmada por el propio editor —Andrés Borrego— dirigida hacia el redactor de la Gaceta de Madrid y publicada el 31 de octubre de 1830. El texto, cargado de cinismo e ironía, es una dura respuesta contra el anuncio sobre la incursión liberal por los Pirineos que apareció pocos días antes, en el número publicado el 19 de octubre:

  • 77 Gaceta de Madrid, nº 126, 19 de octubre de 1830, p. 515.

«Al cabo han hecho la gran tentativa los criminales proscriptos de España. Lo que la razón condena como execrable, lo que la buena crítica califica de altamente temerario, y lo que nosotros no habíamos querido presagiar por evitar ideas, que excitando la indignación de unos, pudiera comprometer la justa seguridad de otros, todo esto acaba de verificarse por una funesta alianza de la más perversa voluntad con el deslumbramiento más insensato»77.

41La noticia continúa con un tono mordaz y despectivo hacia los liberales, a los que tilda de «traidores» que vienen a alterar el bienestar y la prosperidad de sus compatriotas. Sin embargo, la Gaceta no alberga ninguna duda del fracaso de esta tentativa militar e incluso celebra que los emigrados se hayan decidido por llevarla a cabo, pues permitirá demostrar al mundo el poder, la fortaleza del absolutismo fernandino y la confianza y el apoyo que los españoles muestran hacia su rey. Según las palabras de la publicación madrileña, la victoria segura de las fuerzas gubernamentales en el conflicto ahuyentará las esperanzas de llevar a cabo nuevas incursiones en el futuro y mitigará a su vez las críticas lanzadas fuera de las fronteras españolas, por lo que el combate entre los emigrados liberales y los absolutistas es un mal menor que incluso se desea por parte de los defensores de Fernando VII:

  • 78 Gaceta de Madrid, nº 126, 19 de octubre de 1830, p. 515.

«No tememos nosotros esa guerra civil de que afectan dolerse el tigre Romero Alpuente y otros filantrópicos españoles en el momento que arrojan sobre su patria andrajosos suizos, piamonteses y franceses, que son los benéficos instrumentos de que se valen para promover la dicha y establecer la libertad de los españoles. […] Ni crean los malvados que bastará para relajar la oposición esas protestas artificiosas con que preparan y acompañan sus empresas. El buen juicio y la experiencia propia y ajena enseñan a la España cuánto valen tales votos. Se sabe que los revolucionarios solo son benignos mientras que no pueden ser tiranos, y que solo ofrecen paz mientras que no pueden hacer la guerra»78.

  • 79 El Precursor, nº 10, 31 de octubre de 1830, p. 1.

42Las críticas lanzadas hacia la corriente moderada del liberalismo y su carácter conciliador son percibidas por El Precursor como un ataque inequívoco —aunque sin alusión expresa— hacia su labor periodística y su intento de acercar la opinión pública española hacia la causa constitucional. Por ello, la respuesta de Andrés Borrego en el número 10 del periódico liberal tiene como objetivo contrarrestar y deslegitimar esas injurias publicadas por el papel absolutista. El malagueño, al contrario que su homónimo, opta por no utilizar el tono grave y directo del artículo de la Gaceta de Madrid y comienza su carta con un estilo formal y moderado. Sus primeras palabras lamentan la situación de censura y control que debe soportar el redactor bajo el régimen de Fernando VII: «Se me reviste cargar sobre vmd. la odiosidad de la calumnia, que se hace órgano la Gazeta, cuando considero que en la dependencia en que vmd. se halla del gobierno, no le queda acción para reusar cuanto éste quiera poner en boca de su papel»79. La falta de libertad de imprenta y la estricta vigilancia de las publicaciones en España por las autoridades absolutistas supone, por tanto, el primero de los aspectos en los que incide el texto de Borrego, quien —de manera perspicaz— retrata al propio redactor de la Gaceta como una víctima de la censura establecida por el régimen que paradójicamente defiende en sus escritos.

  • 80 La Gaceta de Madrid, nº 126, 19 de octubre de 1830, p. 515.
  • 81 El Precursor, nº 10, 31 de octubre de 1830, p. 3.

43La carta de El Precursor centra posteriormente su atención en la supuesta cita que recoge la Gaceta de Madrid, en la que sostiene que «la moral que [los constitucionales] traen a la católica España es el establecimiento de una religión en cada provincia según sus respectivas necesidades»80. Andrés Borrego niega categóricamente que esta afirmación haya sido publicada o expresada por ningún emigrado liberal y acusa al periódico español de tergiversar las propuestas incluidas en el primer número de El Precursor con el fin de engañar deliberadamente a la población española sobre las verdaderas intenciones de los constitucionalistas en el exilio. Arremeter contra la religión católica, tan arraigada en la sociedad española del siglo XIX, era una grave acusación que sin duda llevaría a muchos compatriotas a mostrar una actitud contraria y violenta ante el liberalismo. Por ello, El Precursor no duda en denunciar esas mentiras que expresa la Gaceta y defender su postura conciliadora, reflejo «de la prudencia y de la moderación, del cuidado escrupuloso y del extremado respeto que hemos profesado hacia los derechos, los hábitos y los intereses de todas las clases, de que se compone la sociedad Española»81. Para demostrar estas falsas acusaciones, Borrego argumenta los planteamientos propuestos en ese primer número de la publicación e incluye el fragmento en concreto sobre el que —según el malagueño— se basa la Gaceta de Madrid para reinterpretarlo según sus propios intereses y fines políticos.

  • 82 El Precursor, nº 10, 31 de octubre de 1830, p. 3.

«Bien veo que siendo enemigos y considerándome vmd. además como rebelde, creerá que no soy digno de ser tratado como con moderación, de que doy a vmd. el ejemplo. Por tanto no contesto ni me quejo de sus injurias. Mas como no creo que ni aun entre adversarios, se deban traspasar los límites de la verdad ni las consideraciones debidas a la decencia, considero debido encomendarle, que en honor del mismo partido que vmd. defiende, no cambie ni altere en lo sucesivo las expresiones del Precursor. Atáquele vmd. y diga en buena hora que sus doctrinas son execrables; pero no recurra a citar como nuestras, palabras de que no hemos usado, y cuya falsa interpretación, además de que arguye de mala fe, supone impotencia de combatirlas sin desfigurar las doctrinas, sobre estas no tendremos reparo en entrar con vmd. en un templado examen y detenida discusión»82.

44Las palabras de Andrés Borrego y su denuncia contra la publicación oficial del gobierno fernandino parece que no cayeron en saco roto. Poco después, la Gaceta de Madrid publicó una réplica en la que se refiere expresamente al periódico liberal de la capital francesa. El artículo en cuestión se refiere a la situación en la frontera norte de los Pirineos y los movimientos de las tropas liberales, unas acciones que parecen carecer de importancia ante la insignificante fuerza militar de los constitucionalistas frente al poder y la fortaleza de los absolutistas en España. Así mismo, la Gaceta hace alusión a las noticias —tildadas en el texto como desatinos— que se reproducen en varias publicaciones sobre la realidad política y el estado de la opinión pública en los países europeos. Estos periódicos son descritos como simples instrumentos de los diferentes partidos políticos que reproducen y presentan los acontecimientos según sus directrices y planteamientos ideológicos, bajo una falsa apariencia de libertad y completa autonomía. La crítica hacia este tipo de publicaciones y los argumentos expresados conducen irremediablemente a las páginas de El Precursor como respuesta a las reprobaciones insertas en la carta de Andrés Borrego contra la cabecera madrileña. No obstante, para evitar cualquier tipo de dudas, el redactor de la Gaceta de Madrid decide poner al periódico liberal como ejemplo de este tipo de publicaciones:

  • 83 Gaceta de Madrid, nº 136, 9 de noviembre de 1830, pp. 553-554.

«Para demostrar lo que puede por sí solo en esta clase de obras el espíritu de partido, podíamos examinar aquí lo que sobre el estado de la España dicen algunos números del Precursor, periódico español que se publica nuevamente en Paris; pero lo dejamos, porque siendo todos ellos un tejido de falsedades las más absurdas, se convertiría en materia de risa este artículo que quisiéramos fuese objeto de seria meditación. Baste decir que según este papel, la España está hace meses destrozada por la guerra civil. Plura scribo, quam credo, decía Eneas Silvio en su historia de Bohemia: los editores del Precursor dirán sin duda entre sí “de todo cuanto escribimos nada absolutamente creemos”»83.

45La Gaceta de Madrid llega a definir a El Precursor —y al resto de periódicos confeccionados principalmente bajo la pluma de sus editores y sin censura previa— como «inmundas cloacas» donde abundan las falsedades y los rencores que estimula la ideología de su partido político. A pesar de estos duros improperios dirigidos hacia El Precursor, este no redacta en los números estudiados ningún otro texto relacionado con la publicación madrileña.

  • 84 Lamentablemente, nos ha sido imposible para este trabajo de investigación poder consultar los númer (...)

46No obstante, el «diálogo» periodístico que establece con Le Messager des Chambres parece contar con un mayor recorrido, dada la presencia reiterada de la publicación en los diferentes artículos de El Precursor84. La primera de estas referencias expresa las objeciones del papel liberal hacia la postura que Le Messager des Chambres ha adoptado ante los emigrados españoles en la frontera de los Pirineos y el régimen absolutista de Fernando VII:

  • 85 El Precursor, nº 6, 7 de octubre de 1830, p. 1.

«El Mensajero de las Cámaras, periódico que con relación a España, expresa hace tiempo las opiniones del partido que ha debido al restablecimiento del poder absoluto, la influencia y los honores de que disfrutan sus corifeos, se esmera de algunos días a esta parte, en insertar bajo el título de correspondencia, una serie de especies evidentemente dirigidas a debilitar, ante la opinión, los esfuerzos de los emigrados españoles para volver a su país»85.

  • 86 El Precursor, nº 6, 7 de octubre de 1830, p. 1.

47Las páginas del periódico galo incidían, entre otros aspectos, en la buena voluntad y los esfuerzos del rey Borbón para velar por el bienestar de España, en las divisiones internas de los liberales en el exilio y en los escasos recursos de los que disponen para acometer la ambiciosa empresa de recuperar el poder político a través de una incursión militar en la Península. Estas noticias trataban, de esta forma, de minar los apoyos de los constitucionalistas y desmovilizar a sus posibles partidarios a uno y otro lado de las fronteras, unas pretensiones que —según El Precursor— estaban lejos de ser inocentes y respondían a un claro propósito político. Por ello, no deja pasar la ocasión de plasmar sobre el papel sus sospechas y acusar a quienes están detrás de estos artículos: «Para la inteligencia de todos diremos pues: que la correspondencia del Mensagero nos parece emanada del partido conocido bajo la denominación de Afrancesado, que hoy es el que tiene más interés en sofocar la libertad en España»86.

  • 87 LÓPEZ TABAR, Juan, Los famosos traidores. Los afrancesados durante la crisis del Antiguo Régimen (1 (...)

48La derrota de José I en Vitoria en 1813 y el regreso de Fernando VII en 1814 provocaron el exilio de josefinos y liberales hasta que la mayoría de ellos pudieron regresar al comienzo del Trienio; sin embargo, el fenómeno del destierro no afectaría de igual modo a ambos grupos políticos tras la reinstauración absolutista de 1823: «los afrancesados, a diferencia de los liberales, pudieron en buena medida permanecer en España sin mayores molestias, y a ellos correspondería buena parte de la tarea reformista emprendida en la última década del reinado fernandino»87. Si bien durante los primeros años de la Década Ominosa permanecieron en un segundo plano, la situación política e institucional en España y las presiones diplomáticas procedentes del extranjero colocaron a los juramentados en una posición mucho más favorable e influyente. Así, en 1828 apareció en Francia la Gaceta de Bayona —dirigida por Alberto Lista, y en la que colaboraron otros afrancesados destacados como Miñano, Carnerero o Javier de Burgos, entre otros— con el objetivo de mejorar la imagen y la opinión del reinado de Fernando VII al otro lado de las fronteras españolas. Del mismo modo, durante este periodo aparecieron otras publicaciones con esta misma finalidad a una y otra orilla del Atlántico como El Redactor en Nueva York (1828-1833) o el Semanario de agricultura y Artes en Londres (1829-1831), por lo que no resultaba extraño que algunos miembros del partido josefino participaran en la prensa extranjera de la época para favorecer los intereses del régimen absolutista:

  • 88 LÓPEZ TABAR, Juan, Los famosos traidores. Los afrancesados durante la crisis del Antiguo Régimen (1 (...)

«Desde los comienzos de la restauración, el gobierno de Fernando VII sintió la necesidad de contar con órganos propios de expresión, o en su defecto plumas pagadas, para intentar lavar la negativa imagen que ofrecía en el exterior, considerablemente aumentada por las publicaciones de los liberales españoles en el exilio. Así, ya vimos cómo Cecilio Corpas y Miñano, en primer lugar, y después otros como Javier de Burgos, Mariano Carnerero o Mariano Agustín, entre otros, fueron contratados con el expreso encargo de defender en la prensa parisina los intereses españoles, no sin dificultades»88.

  • 89 El Precursor, nº 7, 21 de octubre de 1830, p. 3.
  • 90 Gaceta de Madrid, nº 119, 2 de octubre de 1830, p. 1.
  • 91 El Precursor, nº 7, 21 de octubre de 1830, p. 3.

49Las acusaciones vertidas por El Precursor contra Le Messager des Chambres parecen haber sido escuchadas, tal y como refleja el breve texto publicado en el número siguiente, con fecha 21 de octubre de 1830, en el que Andrés Borrego afirma que el periódico francés «en un artículo de nuevas invectivas, revueltas con disculpas y protestas de intenciones favorables a la causa de la libertad española, nos culpa de ser por imprudencia los mayores enemigos de la misma noble causa al pretender hacernos sus defensores»89. En este mismo texto, El Precursor anuncia un futuro artículo como respuesta a las palabras de Le Messager des Chambres y, a su vez, aprovecha la noticia sobre la opinión del Times inglés acerca del decreto de Fernando VII contra los constitucionalistas90 para lanzar una estocada a la cabecera francesa: «no hay una voz que no se una al coro de execraciones que la conducta de Fernando merece. ¿Son estas las esperanzas que da de enmienda? ¿Qué dice a esto el Mensajero de las Cámaras91.

  • 92 El Precursor, nº 8, 24 de octubre de 1830, p. 1.

50El Precursor, en su siguiente número, dedica un extenso artículo inicial a la publicación gala, en la que expone los planteamientos políticos sobre los que se sustenta su opinión sobre la situación de España y la emigración liberal, y en las que se fundamentan las críticas del periódico constitucional: «todos los esfuerzos del Mensajero han ido encaminados a conservar el orden de cosas existente en España»92. Si en la primera de estas alusiones Andrés Borrego ya manifestó la relación que existía entre esta publicación y los afrancesados, esta vez da un paso más en sus pesquisas y señala a algunos españoles relevantes con los que el periódico parece tener un estrecho contacto:

  • 93 El Precursor, nº 8, 24 de octubre de 1830, p. 1.

«¿Ha tenido o tiene el Mensajero relaciones con un famoso banquero conocido en París, y muy empeñado por sus intereses en sostener al gobierno español del día? ¿Ha tenido o tiene el Mensajero relaciones con el señor Miñano, autor de una llamada historia de la revolución de España, por un testigo ocular, sujeto, que dicho sea de paso, está ahora en Bayona, si comisionado por el gobierno de España o no júzguenlo cuantos le conocen? ¿Podrá el Mensajero decir que este escritor no tiene ni ha tenido parte en su correspondencia de España?»93.

  • 94 Para una mayor información acerca de la vida de Alejandro Aguado, remito al estudio realizado por L (...)
  • 95 Duval, Hippolyte, «Documents pour servir à l’Histoire des Sociétés populaires (1830-1848)», La Révo (...)
  • 96 Martín Benson, Diego, «Alejandro María de Aguado y Remírez de Estenoz», Real Academia de la Histori (...)

51El banquero al que alude El Precursor no es otro que Alejandro Aguado, gran hombre de finanzas español que consiguió una enorme reputación en el París de la época94. Una carta, fechada el 23 de febrero de 1832 entre miembros de la sociedad Aide-toi, le Ciel t’aidera, confirma las sospechas que El Precusor había planteado en 1830 sobre la influencia de Alejandro Aguado en la publicación francesa: «si le Messager des Chambres affiche une apparence d’opposition, il est utile qu’on sache qu’il est la propriété de M. Aguado, ancien banquier du roi d’Espagne, et ami du caissier fugitif du trésor, Kessner»95. Tal y como afirma Martín Benson, Aguado se había convertido en «agente financiero de España en París […] Rodeado de obstáculos y superando fuertes campañas periodísticas que entorpecían su gestión logró regenerar el crédito de España tanto en París como en otras capitales de Europa»96. Esta labor para mejorar la situación financiera de España desde el extranjero fue recompensada por Fernando VII con el título de marqués de las Marismas del Guadalquivir, con el vizcondado previo de Monterrico, el 10 de abril de 1829. La relación, por tanto, entre el banquero español y el régimen absolutista parecía incuestionable y su intervención en Le Messager no hacía sino confirmar el interés político del periódico en socavar la causa constitucional en Europa y perjudicar las pretensiones de los emigrados españoles:

  • 97 FEYEL, Gilles, «Une géographie nationale des grands courants d’opinion au début de la Monarchie de (...)

«Le Messager des Chambres était devenu une feuille ministérielle après juillet 1830. Racheté par le banquier Aguado, Le Messager venait tout juste de changer d’orientation politique sans cependant désarmer la méfiance de l’opposition ; aussi l’avons-nous maintenu parmi les journaux de la Résistance»97.

52La conexión de la publicación francesa con Sebastián Miñano era otro de los argumentos que El Precursor planteaba para justificar la postura de Le Messager con respecto a las acciones de los liberales españoles en los Pirineos. El antiguo josefino fue una de las cabezas visibles de este grupo político en el entorno del gobierno absolutista durante la Década Ominosa y uno de los responsables del principal altavoz fernandino en la prensa europea en este período: la Gaceta de Bayona. Su vinculación al periódico galo ratificaba, por tanto, el gran influjo que los afrancesados poseían en las páginas de Le Messager des Chambres.

53El artículo del Precursor continúa su exposición con una revisión histórica del papel de los juramentados en la España de comienzos del siglo XIX y la decisión que adoptó un sector de este partido a favor del absolutismo de Fernando VII tras la invasión de los Cien Mil Hijos de San Luis, un posicionamiento que lejos de responder al bienestar de España parece producto de su propio egoísmo y ambición:

  • 98 El Precursor, nº 8, 24 de octubre de 1830, p. 2.

«Y si blasonan de que han contribuido a templar el feroz despotismo de Fernando, ¿no han contribuido al mismo tiempo a sostenerle? […] ¿No se han prestado a proporcionarle fondos sacando de ello ganancias que contrastan bien con la honrada pobreza de los constitucionales emigrados?»98.

  • 99 El Precursor, nº 8, 24 de octubre de 1830, p. 3.

54Finalmente, entre las diferentes críticas realizadas por El Precursor hacia Le Messager des Chambres, el texto alude de nuevo a la predisposición del bando liberal a buscar un consenso que permita establecer el régimen constitucional en España con el mayor respaldo posible de las fuerzas políticas y estatales y de la propia población española, pero niega rotundamente la opción de aceptar un indulto por parte de Fernando VII: «¡Perdón nosotros! cuyo consuelo en la adversidad ha sido el testimonio de nuestras conciencias. Con hablarnos de perdón se nos provocaría a decir que más nos toca darle[o] que recibirle[o]»99. De este modo, según El Precursor, la única solución para el conflicto en España es conseguir deponer al rey Borbón y establecer una monarquía constitucional de corte moderado con el que intentar encontrar ese punto medio donde aunar las diferentes ideologías presentes en la sociedad decimonónica española.

  • 100 El Precursor, nº 8, 24 de octubre de 1830, p. 4; nº 10, 31 de octubre de 1830, p. 4; nº 13, 11 de n (...)
  • 101 AYMES, Jean-René, Españoles en París en la época romántica. 1808-1848, Madrid, Alianza, 2008, p. 12 (...)

55Las acusaciones y sospechas trazadas por Andrés Borrego no provocaron un cambio de rumbo en la postura de Le Messager des Chambres ante los sucesos en España; la publicación gala se mantuvo firme en la visión crítica y pesimista sobre las gestiones y los movimientos de los liberales emigrados en las fronteras franco-españolas, como demuestran las referencias que hallamos en los siguientes números del periódico liberal100. Por su parte, El Precursor continuó su férrea defensa de la causa constitucional y sus páginas sirvieron como motor y estímulo para arengar y mantener alta la moral de los defensores del Nuevo Régimen tanto el interior de España como en el exilio y el resto de Europa: «el periódico de Borrego —su único redactor y financiador— es un instrumento de ardiente militancia política al servicio de los liberales que combaten al sur de la frontera pirenaica»101.

  • 102 El Precursor, nº 12, 7 de noviembre de 1830, p. 1.
  • 103 Los siguientes números de El Precursor fueron publicados con una extensión de 2 páginas, lo que red (...)

56No obstante, esta ardua labor no estuvo exenta de dificultades logísticas y económicas. La campaña propagandística que planteó El Precursor a favor del constitucionalismo en España —centrada en la difusión gratuita del periódico en el país— supuso un enorme esfuerzo para el escaso músculo financiero del que disponía el periódico liberal, basado principalmente en el poder adquisitivo del propio malagueño, quien se encargaba de sufragar la mayor parte de los gastos de la publicación. Si bien El Precursor estaba abierto a la suscripción de sus lectores, la cantidad que pudo obtener a través de ellas no fue suficiente para prolongar su existencia más allá de diciembre de ese mismo año, según indican los datos de los que disponemos. Así mismo, la publicación del periódico dos veces por semana conllevó un constante trabajo de edición que imposibilitó llevar a cabo la idea inicial que se había planteado para su gestión, como el propio Andrés Borrego afirma al comienzo del número publicado el 7 de noviembre de 1830102. Todas estas circunstancias provocaron que algunos ejemplares de El Precursor aparecieran con un formato más reducido que el establecido inicialmente103.

  • 104 Gil Novales, Alberto, «Repercusiones españolas de la Revolución de 1830», Anales de Literatura Espa (...)

57A pesar de las dificultades a las que tuvo que hacer frente el periódico liberal durante su publicación en los últimos meses de 1830, este breve estudio viene a demostrar la importante labor política, divulgativa y propagandística que realizó para la causa constitucional a ambos lados de los Pirineos. A lo largo de este análisis, hemos incidido en los distintos aspectos y temáticas sobre los que El Precursor basó su actividad periodística, pero no podemos perder de vista el carácter global que subyace en sus páginas. Las interrelaciones que se establecen entre los sucesos y las decisiones políticas en el continente europeo con los intereses de los emigrados liberales españoles apuntan a ese carácter transnacional que se propagó por occidente a lo largo de este primer tercio del siglo XIX, gracias en gran parte al fenómeno del destierro. De este modo, «los textos políticos no eran fijos, sino que se adicionaban según los acontecimientos europeos, en espera de poder hacerlo también con los nacionales»104, por lo que los hechos y posicionamientos que se producían en un país afectaban directamente a la realidad política del resto. El Precursor entendió perfectamente esta circunstancia y ayudó a cohesionar y estimular estas coyunturas políticas para favorecer la lucha constitucional en la Península Ibérica.

58A su vez, los planteamientos moderados y conciliadores que defendió la publicación pretendían conseguir movilizar a la población española a favor de la causa liberal, en un intento de instruir y dar a conocer sus postulados para conseguir el ansiado apoyo popular dentro de la propia patria. Andrés Borrego comprendió que, para que el liberalismo venciera, era necesario convencer a la población de que el sistema constitucional era conveniente e indispensable para modernizar y mejorar el país, y establecer así este nuevo régimen bajo sólidos y fuertes cimientos. Este fue sin duda el principal objetivo que persiguió El Precursor, pero sus números también proporcionaron información esencial sobre la actualidad de la lucha militar que se desarrolló en varios de los territorios de España —sobre todo en la zona de los Pirineos— por las tropas liberales a finales de 1830; y, al mismo tiempo, las diferentes críticas y polémicas que se produjeron entre el periódico liberal y otras cabeceras a uno y otro lado de las fronteras evidenciaron la importancia de la opinión pública y el papel de la prensa en las luchas de poder entre el Antiguo y el Nuevo Régimen en estas primeras décadas del siglo XIX.

59A pesar de que la causa constitucional no consiguiera ese ansiado triunfo, El Precursor fue fiel reflejo de las aspiraciones y las esperanzas de los emigrados liberales españoles, pero también de sus diferencias y conflictos internos, así como de las dificultades a las que tuvieron que superar durante esta época. Rodeado de un ambiente revolucionario que propiciaba el entusiasmo de los defensores del Nuevo Régimen en Europa, este periódico liberal se convirtió en el principal altavoz del constitucionalismo español en Francia y el mayor exponente de la lucha política contra el absolutismo fernandino tras la Revolución de Julio de 1830.

Haut de page

Notes

1 LLORENS, Vicente, Liberales y románticos. Una emigración española en Inglaterra (1823-1834), Madrid, Castalia, 1979, p. 23.

2 Gil Novales, Alberto, «Repercusiones españolas de la Revolución de 1830», Anales de Literatura Española, nº 2 (1983), p. 282.

3 Este fue uno de los argumentos fundamentales en los que basó Romero Alpuente su folleto Los tres días grandes en Francia, tal y como afirma Alberto Gil Novales en su artículo «Repercusiones españolas de la Revolución de 1830», Anales de Literatura Española, nº 2 (1983), p. 317.

4 BORREGO, Andrés, El Precursor [Periódico consagrado a la defensa de los intereses políticos de los españoles], Paris, Imprenta de Selligue, 1830, en 4º, nos 6-20 (17 de octubre de 1830 – 5 de diciembre de 1830).

5 Este trabajo de investigación se basa en los números comprendidos entre el 17 de octubre y el 5 de diciembre (nos 6-20) que se encuentran en Bibliothèque Nationale de France [Site François Miterrand / Tolbiac – Rez de-jardín – magasin]: https://catalogue.bnf.fr/ark:/12148/cb328422106. Nos ha sido imposible, hasta el momento, localizar y consultar los primeros cinco números de El Precursor —las fuentes utilizadas para esta investigación tampoco aportan información acerca de la ubicación de estos ejemplares iniciales—; sin embargo, consideramos que el análisis de los catorce siguientes es una base documental suficiente para desarrollar el estudio que planteamos en estas páginas.

6 En el número 10, el periódico presenta una advertencia inicial en la que se comunica a los lectores que no se admitirán más suscripciones de abono. En cambio, aquellos que ayuden a sufragar los gastos de la empresa, «tendrán derecho a un cierto número de ejemplares del papel. No se admiten suscripciones por menos de 20 francos, y las de este importe solo darán acción a recibir el periódico durante 3 meses. Los que contribuyan con 100 francos, lo recibirán por el término de un año, y si El Precursor cesase en el entretanto de publicarse en Paris para aparecer en España, desde allí continuaría enviándose a los que ahora se presten a auxiliar su propagación» (nº 10, 31 de octubre de 1830, p. 1).

7 Caro Cancela, Diego (dir.), Diccionario biográfico de parlamentarios de Andalucía (1810-1869), Sevilla, Fundación Pública Andaluza Centro de Estudios Andaluces, 2010, p. 255.

8 Oliva Marra-López, Andrés, «Andrés Borrego, político malagueño del siglo XIX», Revista de estudios políticos, nº 95 (1957), pp. 115-118.

9 Riego Amézaga, Bernardo, La construcción social de la realidad a través de la fotografía y el grabado informativo en la España del siglo XIX, Santander, Universidad de Cantabria, 2001, p. 161.

10 Andrés Borrego mantuvo su interés por el periodismo y su preocupación por la política española tras el fin de la llamada Década Ominosa. Además de ocupar diferentes cargos políticos, siempre con un talante próximo al liberalismo moderado, en las décadas siguientes conjugaría ambos aspectos a través de diferentes empresas periodísticas como El Español, Diario de las doctrinas y de los intereses sociales (1835-1848) —verdadero hito del periodismo decimonónico— o El Correo Nacional (1838-1841 y 1845-1848): «por su dedicación y coherencia [Andrés Borrego] sería considerado como el primer gran profesional del periodismo político en España», Caro Cancela, Diego (dir.), Diccionario biográfico de parlamentarios de Andalucía (1810-1869), Sevilla, Fundación Pública Andaluza Centro de Estudios Andaluces, p. 255.

11 Oliva Marra-López, Andrés, «Andrés Borrego, político malagueño del siglo XIX», Revista de estudios políticos, nº 95 (1957), p. 119.

12 Borrego, Andrés, Extractos de historia contemporánea, extractados de la obra inédita titulada Memorias Históricas y Autobiográficas de mi tiempo. Precedidas de una introducción redactada por el señor don Nicolás María Rivero, Madrid, Imprenta de Alfonso Rodero, 1889, p. 114. Fragmento citado por el propio Andrés Oliva Marra-López, «Andrés Borrego, político malagueño del siglo XIX», Revista de estudios políticos, nº 95 (1957), p. 120.

13 Esta información acompaña al título del periódico durante los siguientes ocho números hasta el nº 17, publicado el 25 de noviembre de 1830. Los tres posteriores —nos 18-20— reducen al mínimo dicha información y mantienen tan solo la dirección a la que deben dirigirse al redactor (rue Marivaux, nº 5) y los días de publicación de El Precursor: jueves y domingo.

14 Fernández Sarasola, Ignacio, Los partidos políticos en el pensamiento español: de la Ilustración a nuestros días, Madrid, Marcial Pons, 2009, p. 70.

15 Si bien el periódico no cuenta con una estructura completamente fija, sí encontramos algunas secciones que se repiten de manera reiterada a lo largo de la publicación y marcan una tendencia generalizada en cuanto a su organización. De este modo, las noticias internacionales suelen situarse al comienzo bajo títulos como «Noticias extranjeras», mientras que las relativas a la situación de España y los Pirineos —con apartados como «Noticias de las fronteras de España» y «España (Correspondencia de El Precursor)»— aparecen preferentemente en las secciones finales del número. Ambas temáticas forman el grueso principal de las páginas del periódico.

16 Caro Cancela, Diego (dir.), Diccionario biográfico de parlamentarios de Andalucía (1810-1869), Sevilla, Fundación Pública Andaluza Centro de Estudios Andaluces, p. 255.

17 Valera Suanzes-Carpegna, Joaquín, «La prensa liberal española en Londres y París ante la Constitución de Cádiz. 1824-1830», Cuadernos de Ilustración y Romanticismo, nº 22 (2016), p. 336.

18 El Precursor, nº 7, 21 de octubre de 1830, p. 3.

19 El Precursor, nº 7, 21 de octubre de 1830, p. 4.

20 Martín Iglesia, Juan Jesús, «Andrés Borrego: precursor liberal de la participación ciudadana», Espacio, tiempo y forma, nº 31 (2019), p. 201.

21 Joaquín Valera Suanzes-Carpegna realiza un interesante y detallado análisis de esta evolución sobre el liberalismo en el exilio en su artículo «El pensamiento constitucional español en el exilio. El abandono del modelo doceañista (1823-1833)», Revistas de estudios políticos, nº 88 (1995), pp. 63-90.

22 Simal, Juan Luis, «El exilio en la génesis de la nación y del liberalismo (1776-1848): el enfoque transnacional», Ayer, vol. 94, nº 2 (2014), p. 25.

23 Simal, Juan Luis, «El exilio en la génesis de la nación y del liberalismo (1776-1848): el enfoque transnacional», Ayer, vol.  4, nº 2 (2014), p. 35.

24 Encontramos referencias al conflicto belga-holandés en los siguientes números analizados de El Precursor: nº 6 (17 de octubre de 1830, pp. 3-4), nº 7 (21 de octubre de 1830, pp. 3-4), nº 10 (31 de octubre de 1830, p. 3), nº 13 (11 de noviembre de 1830, p. 1), nº 14 (14 de noviembre de 1830, p. 1), nº 15 (18 de noviembre de 1830, pp. 1-2), nº 16 (21 de noviembre de 1830, pp. 1-3), nº 18 (28 de noviembre de 1830, pp. 1-2), nº 19 (2 de diciembre de 1830, pp. 1-2) y nº 20 (5 de diciembre de 1830, pp. 1-2).

25 El Precursor, nº 6, 17 de octubre de 1830, p. 4.

26 El Precursor, nº 12, 7 de noviembre de 1830, pp. 3-4.

27 El Precursor, nº 13, 11 de noviembre de 1830, p. 1.

28 El Precursor, nº 13, 11 de noviembre de 1830, p. 1; nº 14, 14 de noviembre de 1830, pp. 1-2.

29 El Precursor, nº 20, 5 de diciembre de 1830, p. 2.

30 El Precursor, nº 6, 17 de octubre de 1830, pp. 1-2.

31 El Precursor, nº 11, 4 de noviembre de 1830, p. 4.

32 El Precursor, nº 16, 21 de noviembre de 1830, pp. 3-4; nº 17, 25 de noviembre de 1830, p. 1; nº 19, 2 de diciembre de 1830, p. 4.

33 El Precursor, nº 7, 21 de octubre de 1830, p. 3; nº 10, 31 de octubre de 1830, pp. 3-4; nº 19, 2 de diciembre de 1830, p. 2.

34 El Precursor, nº 9, 28 de octubre de 1830, pp. 3-4; nº 11, 4 de noviembre de 1830, p. 4; nº 16, 21 de noviembre de 1830, p. 4; nº 19, 2 de diciembre de 183, pp. 2-3, 3-4.

35 Marañón, Gregorio, Españoles fuera de España, Madrid, Espasa-Calpe, 1953, p. 47.

36 El Precursor, nº 9, 28 de octubre de 1830, pp. 3-4.

37 El Precursor, nº 6, 17 de octubre de 1830, p. 2; nº 16, 21 de noviembre de 1830, p. 4.

38 El Precursor, nº 19, 2 de diciembre de 1830, p. 4; nº 20, 5 de diciembre de 1830, p. 1.

39 El Precursor, nº 17, 25 de noviembre de 1830, pp. 1-2.

40 Simal, Juan Luis, «El exilio en la génesis de la nación y del liberalismo (1776-1848): el enfoque transnacional», Ayer, vol. 94, nº 2 (2014), p. 47.

41 El Precursor, nº 6, 17 de octubre de 1830, p. 2.

42 El Precursor, nº 18, 28 de noviembre de 1830, p. 2.

43 El Precursor, nº 18, 28 de noviembre de 1830, p. 2.

44 El Precursor, nº 7, 21 de octubre de 1830, p. 1.

45 El Precursor, nº 7, 21 de octubre de 1830, p. 1.

46 El Precursor, nº 9, 28 de octubre de 1830, p. 1.

47 El Precursor, nº 9, 28 de octubre de 1830, p. 2.

48 Valera Suanzes-Carpegna, Joaquín, «El constitucionalismo español y portugués durante la primera mitad del siglo XIX. Un estudio comparado», en Izaskun ÁLVAREZ CUARTERO y Julio SÁNCHEZ GÓMEZ (eds.), Visiones y revisiones de la Independencia americana. La Independencia de América, la Constitución de Cádiz y las Constituciones Iberoamericanas, Salamanca, Servicio de Publicaciones de la Universidad de Salamanca, 2007, pp. 13-51.

49 Gil Novales, Alberto, «Repercusiones españolas de la Revolución de 1830», Anales de Literatura Española, nº 2 (1983), p. 291.

50 El Precursor, nº 6, 17 de octubre de 1830, p. 4; nº 8, 24 de octubre de 1830, pp. 3-4; nº 20, 5 de diciembre de 1830, p. 2.

51 El Precursor, nº 6, 17 de octubre de 1830, p. 4.

52 El Precursor, nº 14, 14 de noviembre de 1830, p. 4.

53 El Precursor, nº 6, 17 de octubre de 1830, p. 2.

54 El Precursor, nº 6, 17 de octubre de 1830, p. 2.

55 El Precursor, nº 8, 24 de octubre de 1830, pp. 3-4.

56 El Precursor, nº 6, 17 de octubre de 1830, p. 3.

57 El Precursor, nº 7, 21 de octubre de 1830, p. 2.

58 El Precursor, nº 8, 24 de octubre de 1830, pp. 3-4.

59 El Precursor, nº 13, 11 de noviembre de 1830, p. 2.

60 El Precursor, nº 6, 17 de octubre de 1830, p. 3.

61 El Precursor, nº 9, 28 de octubre de 1830, p. 3.

62 El Precursor, nº 7, 21 de octubre de 1830, p. 3; nº 8, 24 de octubre de 1830, p. 4; nº 10, 31 de octubre de 1830, p. 4.

63 El Precursor, nº 9, 28 de octubre de 1830, p. 4.

64 Gil Novales, Alberto, «Repercusiones españolas de la Revolución de 1830», Anales de Literatura Española, nº 2 (1983), p. 307.

65 La publicación recoge el acta de fundación de esta Junta provincial, establecida en Perpiñán y presidida por Milans del Bosch (nº 6, 17 de octubre de 1830, pp. 2-3).

66 El Precursor, nº 11, 4 de noviembre de 1830.

67 ALCALÁ GALIANO, Antonio, Recuerdos de un anciano, Madrid, Imprenta Central a cargo de Víctor Saiz, 1878, p. 466.

68 El Precursor, nº 6, 17 de octubre de 1830, p. 1; nº 7, 21 de octubre de 1830, p. 2.

69 El Precursor¸ nº 15, 18 de noviembre de 1830, pp. 3-4; nº 20, 5 de diciembre de 1830, p. 2.

70 Simal, Juan Luis, «El exilio en la génesis de la nación y del liberalismo (1776-1848): el enfoque transnacional», Ayer, vol. 94, nº 2 (2014), p  45.

71 El Precursor, nº 6, 17 de octubre de 1830, pp. 1-2; nº 16, 21 de noviembre de 1830, p. 4.

72 El Precursor, nº 10, 31 de octubre de 1830, p. 4.

73 El Precursor, nº 17, 25 de noviembre de 1830, p. 2.

74 El Precursor, nº 19, 2 de diciembre de 1830, p. 4.

75 Gil Novales, Alberto, «Repercusiones españolas de la Revolución de 1830», Anales de Literatura Española, nº 2 (1983), p. 282.

76 El Precursor, nº 12, 7 de noviembre de 1830, p. 1.

77 Gaceta de Madrid, nº 126, 19 de octubre de 1830, p. 515.

78 Gaceta de Madrid, nº 126, 19 de octubre de 1830, p. 515.

79 El Precursor, nº 10, 31 de octubre de 1830, p. 1.

80 La Gaceta de Madrid, nº 126, 19 de octubre de 1830, p. 515.

81 El Precursor, nº 10, 31 de octubre de 1830, p. 3.

82 El Precursor, nº 10, 31 de octubre de 1830, p. 3.

83 Gaceta de Madrid, nº 136, 9 de noviembre de 1830, pp. 553-554.

84 Lamentablemente, nos ha sido imposible para este trabajo de investigación poder consultar los números de la publicación francesa, por lo que nos hemos centrado en las referencias y los textos que El Precursor dedica a Le Messager des Chambres en sus páginas.

85 El Precursor, nº 6, 7 de octubre de 1830, p. 1.

86 El Precursor, nº 6, 7 de octubre de 1830, p. 1.

87 LÓPEZ TABAR, Juan, Los famosos traidores. Los afrancesados durante la crisis del Antiguo Régimen (1808-1833), Madrid, Biblioteca Nueva, 2001, p. 285.

88 LÓPEZ TABAR, Juan, Los famosos traidores. Los afrancesados durante la crisis del Antiguo Régimen (1808-1833), Madrid, Biblioteca Nueva, 2001, p. 318.

89 El Precursor, nº 7, 21 de octubre de 1830, p. 3.

90 Gaceta de Madrid, nº 119, 2 de octubre de 1830, p. 1.

91 El Precursor, nº 7, 21 de octubre de 1830, p. 3.

92 El Precursor, nº 8, 24 de octubre de 1830, p. 1.

93 El Precursor, nº 8, 24 de octubre de 1830, p. 1.

94 Para una mayor información acerca de la vida de Alejandro Aguado, remito al estudio realizado por Luis, Jean-Philippe, L’Ivresse de la fortune. A.-M. Aguado, un génie des affaires, Paris, Payot & Rivages, 2009.

95 Duval, Hippolyte, «Documents pour servir à l’Histoire des Sociétés populaires (1830-1848)», La Révolution de 1848, Bulletin de la Société d’histoire de la Révolution de 1848, t. 11, nº 66 (enero-febrero 1916), pp. 380-381.

96 Martín Benson, Diego, «Alejandro María de Aguado y Remírez de Estenoz», Real Academia de la Historia, http://dbe.rah.es/biografias/5248/alejandro-maria-de-aguado-y-remirez-de-estenoz. Para una mayor información sobre la vida y la actividad financiera de Alejandro Aguado, remito al estudio realizado por PUENTE, Armando Rubén, Alejandro Aguado: militar, banquero, mecenas, Madrid, Edibesa, 2007.

97 FEYEL, Gilles, «Une géographie nationale des grands courants d’opinion au début de la Monarchie de Juillet : la presse parisienne et des départements en 1832», Histoire, économie et société, 4º año, nº 1 (1984), pp. 109.

98 El Precursor, nº 8, 24 de octubre de 1830, p. 2.

99 El Precursor, nº 8, 24 de octubre de 1830, p. 3.

100 El Precursor, nº 8, 24 de octubre de 1830, p. 4; nº 10, 31 de octubre de 1830, p. 4; nº 13, 11 de noviembre de 1830, p. 1

101 AYMES, Jean-René, Españoles en París en la época romántica. 1808-1848, Madrid, Alianza, 2008, p. 124.

102 El Precursor, nº 12, 7 de noviembre de 1830, p. 1.

103 Los siguientes números de El Precursor fueron publicados con una extensión de 2 páginas, lo que redujo a la mitad el formato previsto: nº 13, 11 de noviembre de 1830; nº 14, 14 de noviembre de 1830; nº 17, 25 de noviembre de 1830; nº 18, 28 de noviembre de 1830; y nº 20, 5 de diciembre de 1830.

104 Gil Novales, Alberto, «Repercusiones españolas de la Revolución de 1830», Anales de Literatura Española, nº 2 (1983), p. 309.

Haut de page

Table des illustrations

Légende Fig. 1 : El Precursor n° 6 (17-IX-1830). Bibliothèque Nationale de France
URL http://journals.openedition.org/argonauta/docannexe/image/4667/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 335k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

David Loyola López, « El Precursor de Andrés Borrego: un altavoz del liberalismo español en la Francia de 1830 »El Argonauta español [En ligne], 17 | 2020, mis en ligne le 01 octobre 2020, consulté le 13 juin 2021. URL : http://journals.openedition.org/argonauta/4667 ; DOI : https://doi.org/10.4000/argonauta.4667

Haut de page

Auteur

David Loyola López

Grupo de Estudios del Siglo XVIII (Universidad de Cádiz)

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
El Argonauta español est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search