Navigation – Plan du site

AccueilNuméros17Livraison juin: VariaGaspar Núñez de Arce: política, p...

Livraison juin: Varia

Gaspar Núñez de Arce: política, periodismo y literatura en el siglo XIX español

Rafael Serrano García

Résumés

Nous nous proposons d’examiner dans cet article la personnalité de l’écrivain espagnol Gaspar Núñez de Ace (1832-1903) en analysant les diverses facettes de son activité : le journalisme, auquel il s’est adonné toute sa vie et qui lui a permis de se faire connaître dans la sphère publique et de participer à des débats majeurs sur des questions fortement polémiques. La politique également puisqu’il prit d’importantes responsabilités dans le système de la Restauration, fut nommé ministre de l’Outremer en 1883 et a été presque sans interruption député ou sénateur. Mais il s’est surtout fait remarquer en tant qu’écrivain et fut salué comme l’un des grands poètes espagnols et européens du derniers tiers du XIXe siècle. Les hommages qui lui furent rendus à l’occasion de sa mort semblaient lui assurer une gloire éternelle qui s’est toutefois évanouie au fil du temps.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 El intercambio dialéctico con el ministro en Diario de sesiones de las Cortes constituyentes, 22 de (...)

1El literato español Gaspar Núñez de Arce, famoso sobre todo por su quehacer poético desarrolló una larga carrera en la que el periodismo, la literatura y el compromiso político se combinaron en dosis desiguales en función de las circunstancias por las que atravesó su vida, pero que nunca dejó de cultivar. Y aunque se trata de una figura que tiene un sitio indudable en la historia de la literatura española no se puede decir que suscite hoy un gran interés, como se demostró en el I centenario de su muerte, en el año 2003 (pasó prácticamente inadvertido) mientras que, por el contrario, en el último tercio del siglo XIX fue un literato consagrado, no solo en España sino en el ámbito internacional y que a la par de una carrera política marcada por el éxito, que le llevó a situarse en los niveles superiores de la elite de la Restauración, cultivó asiduamente la prensa a la que reconocía (en un lance parlamentario con Romero Robledo, en 1876), deber «parte de lo que soy»1. Una prensa en la que decía haber «militado» los mejores años de su vida y que fue desde luego un elemento clave a lo largo de su dilatada trayectoria: como medio de vida, primero o sustancioso complemento económico más adelante; como pasaporte para darse a conocer entre el público; como vía para la intervención en el debate político (lo cual, en su caso se reveló como de especial utilidad ya que la oratoria no parece que fuera su fuerte); o como medio de forjar una red de sólidas relaciones sin la que resulta inexplicable tanto su carrera política como literaria. En ese sentido, Núñez responde bien al modelo del joven ambicioso que busca hacerse un nombre con sus escarceos literarios y sus colaboraciones periodísticas para, luego, dar el salto a la arena política como diputado, gobernador civil, alto funcionario o…, ministro (él llegó a desempeñar la cartera ministerial de Ultramar).

2En este artículo nos proponemos hacer una semblanza de su vida, explorando esas tres facetas que hemos subrayado y concederemos una atención particular, por el relieve que tiene en su archivo personal, a los diez meses en que ocupó el Ministerio de Ultramar, un periodo especialmente sensible para calibrar los límites de su posición reformista (y la de su gobierno, presidido por Sagasta) y las contradicciones en que incurrió respecto de la prensa de la que ya existía una abundante representación en las Antillas aunque aquí nos centraremos solo en Cuba. No obstante seguiremos su trayectoria hasta el final de su vida, valorando el considerable peso que logró en el mundo literario de la época de la Restauración como se manifiesta en el hecho de que los funerales que se le rindieron tras su fallecimiento fueron los debidos a una gloria nacional.

I - Periodista, conspirador, parlamentario. Sus opiniones sobre la prensa

  • 2 Véase: VALLEJO GONZÁLEZ, Irene, Gaspar Núñez de Arce, Valladolid, Caja de Ahorros Popular, 1984, p. (...)
  • 3 Según L. Casero, lo habría sido en realidad un estudiante gallego, Matías Yánez, aunque la madre, E (...)

3Gaspar Núñez de Arce nació en la ciudad castellana de Valladolid, el 4 de agosto de 1832, en una casa de la calle de la Cárcaba (que hoy lleva el nombre del poeta)2, si bien en diversas biografías o estudios sobre su figura, se ha fijado en 1834 el año de su nacimiento. Fueron sus padres Manuel Núñez, empleado de correos3, y Eladia de Arce, y por lo que el propio poeta señala en unos versos suyos, el medio familiar debió de ser más bien humilde, pues la única herencia que recibió de su madre fue una tosca figura de Cristo crucificado.

  • 4 ROMO ARREGUI, Josefina, Vida, poesía y estilo de D. Gaspar Núñez de Arce, Madrid, CSIC, Revista de (...)
  • 5 Consideraciones muy útiles a este respecto en OLLERO VALLÉS, José Luis, Sagasta. De conspirador a g (...)

4Pocos años vivió en Valladolid por cuanto hacia 1839 el futuro escritor se trasladó a Toledo4, aunque de su estancia en la ciudad castellano manchega muy poco se sabe, salvo que ya comenzó a mostrar aficiones literarias, escribiendo una obra dramática, Amor y Orgullo que resultó muy bien acogida en la ciudad. Al parecer sus padres quisieron encaminarle hacia la carrera sacerdotal, lo que no satisfacía en modo alguno al joven Gaspar que se resolvió a abandonar la casa familiar escapando a Madrid cuando contaba tan solo dieciocho años. Lo que hizo el joven periodista en estos años previos a la Revolución de Julio de 1854, apenas es conocido, salvo su deambular por salas de redacción y cafés, el conocimiento que trabó con personalidades de la vida cultural madrileña o la fuerte amistad que le ligó a otros jóvenes que trataban también de abrirse paso. Núñez de Arce, que militaba entonces en el progresismo, participó activamente en la Revolución, y fue a parar a la cárcel del Saladero como consecuencia de los sucesos de 28 de agosto, pero, al poco tiempo de recuperar su libertad, le llegaría una excelente oportunidad profesional pues entró en la redacción de La Iberia, donde cuajó como periodista al lado de su paisano Pedro Calvo Asensio (nacido en la localidad vallisoletana de Mota del Marqués). Parece indudable que sus años en este periódico hubieron de reportarle un sólido bagaje que luego aprovecharía, no solamente en su actividad periodística, que nunca abandonó, sino también en las responsabilidades políticas que desempeñaría más tarde. Núñez de Arce entró en La Iberia en la primavera de 1855, y es significativo que se le adscribiera a la «sección doctrinal», tan importante en un medio que buscaba mantener viva la fe en los ideales progresistas, y en la de «crónica parlamentaria». Las dotes de Núñez para redactar grandes manifiestos o documentos que fijaban la posición de un gobierno o un partido seguramente las adquirió en este rodaje político en La Iberia, amén de numerosas relaciones con políticos de diferentes campos. No hay que olvidar que las redacciones de los periódicos en el siglo XIX fueron espacios privilegiados de sociabilidad política, que hacían las veces de sedes para los partidos, y la de La Iberia fue sin duda modélica en ese sentido5.

  • 6 JANUÉ i MIRET, Marició, La Junta Revolucionària de Barcelona de l’any 1868, Vic, Eumo, 1992.

5La estrecha relación con Calvo, no obstante, se rompería hacia 1860 por las discrepancias surgidas en torno a la continuidad o no de la Guerra de África. Ese desacuerdo le llevó a orientarse políticamente hacia la Unión Liberal, como hicieron otros antiguos progresistas. Su cambio de orientación vino recompensado por O’Donnell, con un puesto de empleado en el Ministerio de la Gobernación el mismo año, 1860, en que contrajo matrimonio con Isidora Franco y del que no tuvieron descendencia. A partir de ahí su carrera política, bien lubricada por los años pasados en las salas de redacción, se concreta y adelanta, resultando nombrado gobernador civil de Logroño, en 1865, y consiguió salir diputado, ese año, por su provincia natal, Valladolid. El paso, no obstante, de su partido a la oposición, tras la muerte de O’Donnell, está sin duda en el origen de su destierro a la ciudad de Cáceres. Más tarde, el poeta se estableció en una localidad catalana, Sant Gervasi de Cassoles con el pretexto de restablecer su salud, aunque probablemente también para colaborar en tareas conspirativas. De modo que la Gloriosa le encontró en Barcelona, siendo nombrado miembro de la Junta revolucionaria y, poco después, gobernador civil de la provincia6. Pronto, sin embargo, volvería a la capital, al ser nombrado por el unionista Adelardo Pérez de Ayala jefe de sección del Ministerio de Ultramar.

6Se desconoce con exactitud (aunque probablemente fuera López de Ayala) quién pudo hacerle el encargo a Núñez de Arce de que redactara el Manifiesto a la Nación de 25 de octubre de 1868, pero se trata claramente de uno de los textos políticos capitales del periodo revolucionario que además de afirmar plenamente los derechos y libertades del individuo, y el compromiso del Gobierno con su proclamación y defensa, se singulariza al menos por dos aspectos: el anuncio del propósito de los nuevos poderes de establecer la libertad religiosa, y su decantación por la forma de gobierno monárquica, contenidos programáticos que eran coherentes con las posiciones políticas o los pronunciamientos que el poeta enunciaría en diferentes momentos de su carrera posterior.

7Durante el Sexenio no tuvo una presencia pública muy destacada pese a que su intervención tan decisiva en cuanto a dar forma escrita a los propósitos del Gobierno pudiera hacer prever lo contrario. Es cierto que fue diputado en tres legislaturas, pero sus intervenciones en el Congreso fueron mínimas, en parte, al parecer, por problemas de salud. En realidad sus acciones en la vida política de este convulso periodo las desarrolló más a través de la prensa, de las crónicas que redactó para la Revista de España, que había fundado José Luis Albareda, alternando con otros preclaros cronistas como Juan Valera o Benito Pérez Galdós. Colaboró asimismo en el periódico El Debate, llegando incluso a dirigirlo. Este periódico, que expresaba las opiniones de los fronterizos, cuya figura de más peso era el exregente Serrano, se manifestó especialmente beligerante respecto de Manuel Ruiz Zorrilla y la política de deslinde de campos que los radicales propugnaban. Se inscribió, pues en las filas de los conservadores de la revolución, una expresión que cuadra muy bien con la mentalidad del poeta en tanto que hombre político y, probablemente también, con un sector muy importante de los exrevolucionarios que engrosaron más tarde las filas del fusionismo.

8Hay que pensar, por algunos de los poemas que escribió por entonces, y que reunió en el libro Gritos del combate [publicado en realidad después del Sexenio, en 1875] que la Internacional, la Commune, la República de 1873 le horrorizaron y causaron un profundo desasosiego, lo que explicaría su estrecha colaboración con la dictadura del general Francisco Serrano, en calidad de secretario general de la Presidencia del Poder Ejecutivo, cargo para el que fue nombrado el 7 de enero de 1874. Por lo demás, su carrera política en el Sexenio se completa con su entrada en el Consejo de Estado en 1871, un organismo que abandonaría poco tiempo después de que prosperara el pronunciamiento en Sagunto de Arsenio Martínez Campos, pero al que regresó más tarde, después de su paso por el Ministerio. Un libro, el citado, en gran medida político, en el que Núñez se nos muestra como un desencantado de la libertad y de la revolución, enemigo del ascendiente que las muchedumbres habrían cobrado en aquellos años y en el que lamenta que la fe religiosa ya no sirva de freno a sus supuestos excesos con lo que muy probablemente sintetizaba y daba forma verbal a las posiciones de gran parte de la burguesía española al iniciarse la Restauración.

  • 7 Núñez de Arce hizo otro discurso con motivo del debate constituyente que es en extremo interesante, (...)
  • 8 Ese intercambio dialéctico en: Diario de sesiones de las Cortes constituyentes, 22 de noviembre de (...)
  • 9 Ibid.

9Con ella, Núñez de Arce volvió al Parlamento, y ahora sí que se hizo notar algo más como orador. Puede ser significativo el hecho de que en varias de sus intervenciones se refiriera a la prensa, manifestando con ello el gran interés que le suscitaba este importantísimo medio de comunicación7. A finales de 1876, cuando aún estaba muy reciente el Sexenio y su desenlace final, mantuvo un empeñado debate con el Ministro de la Gobernación, Romero Robledo8, para atacar la legislación de prensa que su gobierno había puesto en marcha con su decreto de 31 de diciembre de 1875, una norma que habría sumido a la prensa en «un régimen de terror»: «Habiendo militado los mejores años de mi vida en la prensa y debiéndola parte de lo que soy» se sentía obligado a levantar su voz para expresar su denuncia. Bien es verdad que su contrincante, le echaba en cara las restricciones a la libertad de expresión y el «régimen de arbitrariedad perfecta» a la que el partido constitucional en el que militaba Núñez había sujetado por su lado a la prensa durante el año de 1874, cosa que Núñez no tuvo más remedio que admitir, reconociendo que actuaron torpemente, que «su conducta [no tenía ] justificación ni disculpa» e, incluso, que «por los procedimientos que emplearon se han granjeado el odio de sus conciudadanos y la execración de la historia»9, una confesión que le colocaba en una posición de inferioridad ante tan avezado orador como era Romero Robledo.

  • 10 LINARES RIVAS, Aureliano, «La primera cámara de la Restauración. Retratos y semblanzas. Don Gaspar (...)

10Y en este punto hay que recordar que la capacidad dialéctica no era el fuerte del poeta, como señala Linares Rivas en su semblanza como orador aparecida en la Revista de España10. Es cierto, con todo, que tras reconocer sus culpas, volvía su argumento contra Romero y los conservadores recordándoles que ellos habían llegado al poder justamente para remediar todos esos males, restaurar las libertades públicas y el orden constitucional y que, a pesar de haber cesado ya las circunstancias tan anómalas por las que había pasado recientemente España, como la guerra carlista, su legislación sobre prensa no merecía otro calificativo que el de bárbara, sometiéndola tanto a un sistema represivo como preventivo.

  • 11 Otra intervención de Núñez que no pasó inadvertida pues estuvo en el origen de lo que se ha calific (...)

11En su discurso efectuaba asimismo otras consideraciones que cabe poner en paralelo con la visión expresada en Gritos del combate y que permiten calibrar mejor la manera como el propio orador y otros constitucionales enfocaban la pasada etapa del Sexenio si bien con la diferencia de que, en tanto que el poeta extremaba o exageraba su decepción sobre la revolución y la libertad, como político se veía obligado a seguir defendiendo sus principios, como, de otro modo, había hecho recientemente en su discurso de ingreso en la Real Academia, ese mismo año11. Esa posición, que era la de un liberal en prosa, se percibe bien en este pasaje:

  • 12 D.S.C.C., 22 de noviembre de 1876, p. 3595.

«Yo, señores, que soy sinceramente liberal, desearía que el espíritu revolucionario se convirtiera en mi Patria en espíritu reformador; mas para que esto se realice es menester que al aconsejar al pueblo la templanza, resplandezca en los Gobiernos la prudencia. Para enseñar al que está abajo que la libertad se asegura con el orden, que no hay conquistas más firmes ni más permanentes que las que alcanzan la perseverancia y la justicia, que para la resolución de los graves problemas políticos y sociales vale más un voto virilmente emitido que un fusil calenturientamente manejado, y que las revoluciones son violencias que llevan en sí el germen de nuevas violencias, es indispensable que los que estén arriba no impidan la libre manifestación de ningún principio ni aspiración dentro de la esfera legal, ni conviertan en monopolio suyo las garantías constitucionales, que son patrimonio de todos los ciudadanos»12.

  • 13 D.S.C., 15 de noviembre de 1878, pp. 3535-3540.
  • 14 Ibid.

12Su preocupación por la prensa, por el estatuto de la prensa en un régimen de libertades aflora también en otra intervención suya en el parlamento13, en 1878, en la discusión de un voto particular presentado por su amigo y correligionario Víctor Balaguer en el que extremaba sus críticas a los conservadores llegando a afirmar que el país, aunque tenía un régimen parlamentario, vivía, en una serie de puntos esenciales, fuera «de todo régimen constitucional», pues los derechos reconocidos en la Constitución, y entre ellos el de libertad de expresión eran letra muerta. Así, la circunstancia de que hubiera que pedir autorización previa para la publicación de un periódico le parecía una cosa inaudita, además de superflua, pues ese tipo de medidas especiales nunca habían impedido que se produjeran las revoluciones, como probaba justamente la de 1868. La defensa de esas leyes especiales partía, a su juicio, de un error muy grave como era el de pensar que la prensa forma opinión, cuando lo que hace en realidad es «moverla en el sentido en que previamente la opinión misma se ha pronunciado». Continuando con sus consideraciones críticas, Núñez afirmaba que la prensa no era el cuarto poder del Estado ni nada parecido, sino «el instrumento indispensable para la realización de un derecho inherente a la naturaleza humana»14 por lo que, al asumir él su defensa, no lo hacía respecto de una institución o de un poder determinados, sino porque se trataba de su propio derecho y el de sus conciudadanos españoles para expresar y exponer libremente sus ideas.

13En realidad, en este discurso, Núñez de Arce condensaba seguramente lo mucho que había reflexionado sobre la prensa y su tratamiento legal o constitucional, y por eso es interesante seguir examinándolo: por ejemplo, y prolongando su crítica a los regímenes privilegiados para la prensa, como los que habían funcionado en la Francia de la Restauración o en la Década Moderada, afirmaba que tales regímenes eran los que convertían en más peligroso y sensible el influjo de la prensa sobre la sociedad, en tanto que una plena libertad de prensa, con la consiguiente multiplicidad de medios de comunicación tenía la virtud de que las opiniones más extremas o absurdas resultaran contrapesadas con otras más sensatas. Y a este respecto es muy sugerente el hecho de que se pronunciara a favor de que el periodismo perdiera el carácter de sacerdocio social inherente a los regímenes privilegiados para la prensa. Un sacerdocio del que el propio orador muy posiblemente se había sentido partícipe durante sus primeros años como periodista, en la época, por ejemplo, en que había escrito en La Iberia; un cambio de postura que cabe interpretar como la superación del enfoque romántico del periodismo.

14Todo ello le llevaba a defender que la libertad de prensa no debía de ser un derecho político sometido a una reglamentación legal, sino, simplemente, el ejercicio de un derecho natural, siendo el solo medio de poner freno a sus eventuales desmanes el someterla al código penal, «haciéndola perder todo carácter especial y privilegiado», reclamando, en concreto, el establecimiento del jurado pues, tratándose de posibles delitos de opinión, lo coherente y justo era que fuese la propia opinión de los ciudadanos la que lo juzgara. Para él, esta doctrina sobre la prensa «siendo más liberal es, al propio tiempo, más conservadora», lo que le llevaba a admitir que usaba ese adjetivo, conservador, con una cierta prevención pues los gobiernos que se apellidaban así lo habían desfigurado ante la opinión pública, de tal modo que decir conservador parecía lo mismo que decir reaccionario. Y ahí, en la cita que se hace a continuación, se puede advertir perfectamente cómo Núñez de Arce encaja muy bien dentro de esa corriente de «conservadores de la revolución» que se había perfilado en el Sexenio, pero que se prolonga perfectamente en la Restauración con el hito intermedio, en su caso, de Gritos del combate:

  • 15 D.S.C., 15 de noviembre de 1878, p. 3540.

«Cuando en un pueblo se han abierto camino todas las conquistas de los tiempos modernos, el espíritu de conservación no consiste en mermar, destruir y aniquilar lenta y cautelosamente esas conquistas, sino en sostenerlas y consolidarlas»15.

II - Ministro de Ultramar (1883): una gestión polémica

  • 16 ROLDÁN DE MONTAUD, Inés, La Restauración en Cuba: el fracaso de un proceso reformista, Madrid, CSIC (...)
  • 17 MILÁN GARCÍA, José Ramón, Sagasta o el arte de hacer política, Madrid, Biblioteca Nueva, 2001, p. 3 (...)
  • 18 «Lo ineludible», La Discusión, 2 de febrero de 1883, p. 1.

15Núñez de Arce fue nombrado ministro de Ultramar el 9 de enero de 1883, cuando contaba con cincuenta años (48, si su partida de bautismo fuera fidedigna), reemplazando en el cargo a Fernando de León y Castillo, cuya gestión al frente del departamento había sido muy activa, pues había procurado materializar la bandera de las reformas que llevaba en su programa el grupo fusionista16, aunque el balance de su mandato no fuera particularmente rico desde ese punto de vista. Sin embargo, había logrado el respeto de los diputados autonomistas cubanos y de la prensa que defendía su programa político, lo que no puede decirse que consiguiera su sucesor en la poltrona ministerial. La entrada de Núñez tenía lugar con motivo de la reestructuración que Práxedes Mateo Sagasta acometió para intentar neutralizar las crecientes críticas que le llegaban de los antiguos demócratas o, incluso, de constitucionales que no estaban contentos con la lentitud con que el Gobierno sacaba adelante las reformas prometidas, una oposición que subió de tono al entrar en escena el exregente Serrano y ponerse al frente de estos sectores descontentos17. Para ello, Sagasta recurrió a ofrecerles diversas prebendas que posibilitaron el acercamiento de los grupos que encabezaban Cristino Martos y Segismundo Moret, agraciándoles con sendos ministerios que fueron a parar respectivamente a Vicente Romero Girón y al Marqués de la Vega de Armijo (Antonio Aguilar y Correa), que se vieron contrapesados con la presencia de ministros centralistas y de constitucionales sin demasiado peso político pero muy fieles al jefe liberal, entre los que habría que contar al propio Núñez de Arce. Un dato relevante es que Arsenio Martínez Campos continuó en el gabinete como ministro de la guerra, y supuestamente se entrometió en la política ultramarina, frenando la puesta en práctica de las reformas que Sagasta y su grupo habían prometido realizar cuando estuvieran en el poder18.

  • 19 Gaceta de Madrid, 20 de enero de 1883.

16No se propuso, de entrada efectuar ninguna variación en el personal a su cargo, manifestando a sus subordinados que consideraría como una ofensa el que insistieran en las dimisiones que le habían presentado. Así, Ramón Rodríguez Correa, de origen cubano, y literato, igual que el nuevo ministro, continuó al frente de la Subsecretaría, como también lo hizo el Director General de Hacienda, Juan Surrá y Rull. Sí que varió, en cambio, aunque esto era competencia de la Presidencia del Consejo de Ministros, al Gobernador General de las Islas Filipinas, al admitírsele la dimisión a quien ocupaba este puesto, el teniente general Fernando Primo de Rivera y nombrarse en su lugar a Joaquín Jovellar19, una sustitución que en realidad estaba decidida ya antes de que Núñez se pusiera al frente del Ministerio.

  • 20 Archivo Rafael Núñez de Arce [en adelante, ARNA], Correspondencia política con los gobernadores gen (...)
  • 21 «La cuestión del día», Revista de las Antillas, Madrid, 18 de marzo de 1883.

17Quienes sí siguieron al frente de los Gobiernos Generales de Cuba y Puerto Rico, fueron Luis Prendergast, muy criticado por la prensa autonomista, y Miguel de la Vega Inclán. Pero pasado un cierto tiempo, y, acosado por las críticas que denunciaban la profunda inmoralidad y corrupción reinantes en la administración de Cuba, particularmente en las aduanas, exhortó al primero a actuar sin contemplaciones20, y que propusiera la cesantía de todos aquellos empleados que no le inspiraran confianza. Para darle satisfacción, el gobernador general le remitió una relación de 150 funcionarios a los que se había abierto procedimiento por negligencia en el servicio u otros motivos más graves. El nombramiento sin duda más polémico de entre los efectuados durante su mandato, fue el de Juan Loren para director general de hacienda del Ministerio, habida cuenta de su desairada salida de Cuba, como consecuencia del conflicto que sus medidas recaudatorias habían suscitado entre los contribuyentes de La Habana21, y de la intervención posterior de Prendergast, que ordenó su rectificación.

  • 22 GARCÍA MORA, Luis Miguel, «Un nuevo orden colonial: del Zanjón al Baire, 1878-1898», in Naranjo Oro (...)
  • 23 El Liberal, 15 de enero de 1883, p.  1.

18La presencia de Núñez de Arce al frente del Ministerio ha sido valorada como un retroceso respecto de la herencia dejada por su antecesor, León y Castillo. Un retroceso, sobre todo, por lo que se refiere al impulso reformista que éste había promovido y que había sido visto con complacencia por los autonomistas cubanos englobados dentro del Partido Liberal. No obstante, su nombramiento fue inicialmente acogido con benevolencia, dada la simpatía y admiración que se le tributaba por sus triunfos literarios, pero también por la esperanza de que continuara el impulso reformista iniciado por su antecesor, dando feliz término a medidas que la opinión pública anhelaba, como la definitiva supresión del castigo del cepo y el grillete, establecido por el reglamento para la aplicación de la nueva ley de abolición de 188022. Con ello, por otra parte, se ganaría el beneplácito de la izquierda liberal, cuyo concurso le era necesario a Sagasta en esta coyuntura. Había quienes dudaban, empero, de que sus buenos propósitos pudieran hacerse realidad, teniendo en cuenta que los fusionistas estaban resueltos a «gobernar prosaicamente»23.

  • 24 Revista de las Antillas, 18 de enero de 1883.
  • 25 El Globo, 16 de julio de 1883, p. 3.

19Desde el comienzo de su mandato planeó la duda de si Gaspar Núñez de Arce contaba con la preparación necesaria para afrontar sus nuevas y pesadas responsabilidades pues no habría podido «durante su gloriosa carrera literaria, dedicar su vigorosa inteligencia al estudio de las cuestiones ultramarinas»24, olvidando que había desenvuelto en el pasado una relativamente densa y dilatada carrera funcionarial en el Ministerio que ahora pasaba a dirigir. Esa supuesta falta de preparación le habría conducido con frecuencia a posponer la toma de decisiones en asuntos candentes que le reclamaban los diputados antillanos, refugiándose en el recurso de que había que someterlos a estudio, pero también a delegar demasiado en los gobernadores generales aunque ese sería un vicio compartido con otros responsables de Ultramar. La correspondencia mantenida con estos altos funcionarios no revela sin embargo escasa competencia o falta de resolución, aunque tampoco un decidido propósito reformista, como le reclamaban sus adversarios políticos. Pero su declaración, al asumir la cartera de que «seguiría las costumbres de la casa» no denotaba un deseo genuino de cambiar las políticas en curso, y daría motivo para que Rafael María de Labra le acusara de estar encerrado en la inercia más absoluta25.

  • 26 «El socio», Revista de las Antillas, 8 de junio de 1883, pp. 127-128.
  • 27 El Imparcial, 25 de febrero de 1883.

20Además, y por lo que respecta a Cuba, la principal de las colonias españolas y la que le dio mayores quebraderos de cabeza, se señaló por algunos medios que el ministro había mantenido o mantenía unas vinculaciones muy elocuentes con órganos de prensa isleños que hacían de portavoces de los planteamientos de la Unión Constitucional, como La Voz de Cuba o El Diario de la Marina (cuando fue nombrado para el cargo, era corresponsal de este último periódico), siendo así que este partido antillano había seguido una evolución marcadamente conservadora en los años precedentes. Ciertamente, Núñez de Arce fue apoyado de manera resuelta, en los debates parlamentarios, por algunos destacados miembros de este grupo, como Miguel Villanueva, así, en el caso de las interpelaciones de Portuondo y Betancourt26, o de la denuncia presentada por otro parlamentario, Urbano Feijóo, acerca del deterioro del orden público en las calles de La Habana, con frecuentes peleas entre blancos y negros. Algún periódico llegó a calificar por ello a Villanueva de «ministro adjunto»27. Al fin y al cabo, su partido, la Unión Constitucional se había proclamado ministerial con todos los ministerios. La prensa conservadora de la metrópoli, además, mostró muy pronto una actitud comprensiva respecto del aplazamiento indefinido, por parte de Núñez, de ciertas reformas, tales como la supresión de los castigos corporales a los patrocinados.

  • 28 PÉREZ-CISNEROS, Enrique, El reformismo español en Cuba, Madrid, Editorial Verbum, 2002, prólogo de (...)
  • 29 «Habilidades reaccionarias», Revista de las Antillas, 18 de agosto de 1883.
  • 30 BIZCARRONDO, Marta; ELORZA, Antonio, Cuba/España. El dilema autonomista, 1878-1898, Madrid, Editori (...)

21Obviamente es también Cuba el territorio colonial sobre el que la documentación ministerial es más abundante y posibilita, por ello, una percepción más acabada de las prioridades que Núñez de Arce se fijó a sí mismo en su gestión al frente del departamento, pero también de sus principales preocupaciones y obstáculos con que tropezó. Su interlocutor era Luis Prendergast, un militar que había desempeñado un papel importante en las negociaciones que llevaron a la Paz del Zanjón28, pero cuya labor al frente del gobierno general de La Habana venía siendo muy criticada desde las filas autonomistas, que en algún momento le llegaron a calificar de «inepto, soberbio, arbitrario, débil, vanidoso y vengativo»29. Un episodio crucial en esa mala relación lo fue la decisión del general de encarcelar y, luego, expulsar de Cuba al director de la Revista económica, Francisco Cepeda30. Probablemente el ministro hubiera preferido a otra persona al frente de tan importante destino (se especuló con el nombre del general José López Domínguez, destacado miembro de la Izquierda Dinástica, si bien el rumor fue desmentido) pero hubo de tratar con Prendergast durante gran parte de su mandato, ya que se mantuvo en el puesto hasta el mes de agosto de 1883, siendo reemplazado interinamente hasta la llegada de su sustituto, Ignacio María del Castillo, por el segundo cabo de La Habana, Tomás de Reyna.

  • 31 ARNA, Correspondencia política con los gobernadores generales, Núñez de Arce a Prendergast, 8 de ab (...)

22Esta supuesta incomodidad de Núñez respecto de Prendergast pareció deberse a los obstáculos y reticencias que éste opuso a algunas medidas cuyo cumplimiento representaba un reto importante para el ministro, como la orden de 9 de febrero de 1883 reconociendo la condición de libres a los individuos de color inscritos en padrones adicionales a los de 1867 y 1870, y que interesadamente fueron tenidos por esclavos, pasando luego a patrocinados (ascenderían a unos 40.00031). O a la de confeccionar la lista de deportados políticos cuya vuelta a Cuba pudiera ser concedida por el Gobierno, a lo que Prendergast se resistía. También es cierto que el gobernador general se sintió en algunos momentos molesto con el ministro, reprochándole, en relación con el cumplimiento de las órdenes de 9 de febrero, que Núñez abría los plazos que él, en Cuba cerraba, y que accedía a las instancias de los hacendados. Esta falta de comodidad o de mutua confianza explican seguramente la presentación de su dimisión por el general.

  • 32 BIZCARRONDO, Marta; ELORZA, Antonio, op. cit., pp. 164-165.
  • 33 ARNA, Correspondencia política con los gobernadores generales, Núñez de Arce a Prendergast, 8 de ab (...)
  • 34 Ibídem.

23La primera cuestión en el tiempo que Núñez trató de resolver con el concurso del gobernador fue la de los deportados políticos, muy numerosos, para lo que necesitaba que el general le propusiera la vuelta a sus hogares de algunos de ellos, «no muy pocos». El ministro se lo pedía casi como un favor, lo que da la medida de la considerable autonomía que el gobernador general ostentaba en el ejercicio de sus funciones, de acuerdo con el real decreto de 9 de junio de 187832, pero también de lo necesitado que se sentía Núñez de resolver cuanto antes esta espinosa cuestión, tanto más cuanto que llegó a adquirir una dimensión internacional33, y el gobierno de Sagasta, sometido a la presión británica, quería desvanecer la sospecha de que «España impera en las Antillas tan solo por medio de la violencia»34.

  • 35 Ibídem.

24Esta complicación internacional había surgido por la fuga frustrada de Maceo y otros deportados a Gibraltar, ya que las autoridades del Peñón decidieron devolverlos a España, lo que motivó su desautorización así como una protesta en el Parlamento Británico. Se pretendía saber, además, si, a su entrega a las autoridades españolas habían sido objeto de malos tratos. Además de Maceo, que fue llevado a la fortaleza de Pamplona, se contaban otros de poco relieve político que estaban deportados en España por decisión del propio Prendergast. Y era el propio gobernador quien tenía que decidir, de la lista remitida desde España quienes, por su escasa peligrosidad, podían ser autorizados a regresar a la Isla. Su renuencia retrasó la decisión, hasta que, ya avanzada la primavera, remitió las listas con la clasificación de los deportados, lo que permitió al Ministerio elaborar la relación definitiva de los que podían retornar a Cuba35.

  • 36 La Diana, Madrid, 16 de febrero de 1883, p. 2.
  • 37 ARNA, Correspondencia política con los gobernadores generales, Núñez de Arce a Prendergast, 8 de ju (...)

25Pero la cuestión estelar que consumió más energías por parte del ministro en su difícil trato con el gobernador de Cuba, fue la aplicación de la orden de 9 de febrero ya mencionada, para el reconocimiento jurídico de la condición de libres de aquellas personas de color no comprendidas en los censos de 1867 y 1870 y que los propietarios continuaban, ilegalmente, sometiendo al régimen de patronato. A pesar, sin embargo, de la importancia que Núñez atribuía a la medida, enfocándola como un paso fundamental para acabar con la esclavitud y del despliegue de recursos sentimentales, humanitarios o de otra índole para convencer a su interlocutor, y que no pusiera más dificultades a la resolución de este asunto, «el más grave e importante en el gobierno de esa isla», lo cierto es que el reflejo en la prensa o su acogida por parte de los autonomistas no estuvo a la altura de lo que probablemente el ministro esperaba. La Cámara la habría acogido con indiferencia, y los diputados autonomistas con «frialdad incomprensible»36. Sobre este asunto –la liberación de estos antiguos esclavos-, ya había emitido informe positivo el Consejo de Estado y se contaba con diversas reales órdenes, «dictadas en vano», como reconocía el propio Núñez de Arce. Los hacendados y sus representantes en España no se quedaron quietos y elevaron exposiciones «para ganar tiempo y más tiempo, como se ha hecho siempre», según reconocía Prendergast, y Núñez decidió aplazar hasta el 30 de septiembre la ejecución completa de las órdenes de 9 de febrero, justificándose ante el general porque de ese modo le daba un margen suficiente de tiempo para ponerlas en práctica37.

  • 38 «Habilidades reaccionarias», Revista de las Antillas, 18 de mayo de 1883, p. 112.
  • 39 «La imprenta en Cuba», Revista de las Antillas, 28 de mayo de 1883, p. 119.
  • 40 «La ley de imprenta de Cánovas», Revista de las Antillas, 20 de agosto de 1883, pp. 204-205.

26Si los diputados autonomistas habían guardado una especial consideración hacia su antecesor, León y Castillo, adoptando, en cambio, desde el inicio, una posición mucho más dura con Núñez de Arce, el duro tratamiento recibido por la prensa cubana o portorriqueña afín a sus principios políticos, y la prevención manifestada por el ministro respecto de ese sector periodístico, contribuyeron a empeorar unas relaciones de por sí difíciles. En este aspecto, el ministro pareció seguir la pauta marcada por los gobernadores generales y aceptó sus razones para perseguir a la prensa de signo autonomista. En la Gran Antilla, el director del semanario Cuba Industrial, Crisanto López Seriñá fue denunciado ante el juez y encarcelado por escritos presuntamente ofensivos a la autoridad del gobernador38, pero este no fue el único caso, dado que otros periódicos cubanos, como El Triunfo, La Discusión o El Demócrata (hasta un total de once), se hallaban sometidos al Tribunal de Imprenta o a los tribunales ordinarios por idéntica razón. Incluso una publicación de signo espiritista, la Revista de Estudios Psicológicos (Santiago de Cuba), fue suspendida durante tres meses por un artículo tomado en realidad de otra revista española editada en Lérida39. En Puerto Rico, por su parte, los alcaldes nombrados por el gobernador general, Vega Inclán, llevaron a los tribunales a prácticamente toda la prensa liberal40.

27Esta política represiva, facilitada por la legislación de imprenta de 1879 y por la adición que introdujo en ella León y Castillo, se correspondía con una opinión extremadamente negativa del general Prendergast respecto de la prensa liberal, que sería propiedad en realidad de

  • 41 ARNA, Correspondencia política con los gobernadores generales, Prendergast a Núñez de Arce, 25 de j (...)

«cuatro libelistas aventureros que detrás de un testaferro, a quien dan un triste sueldo, atacan impunemente no solo el sistema de gobierno, sino que penetran hasta el interior de la familia produciendo perturbaciones importantes y usando como arma la mentira y la calumnia, la mayor parte de las veces para procurarse una vergonzosa subvención»41.

  • 42 Ibidem, Núñez de Arce a Prendergast, 28 de junio de 1883; véase también PIQUERAS, José Antonio, Soc (...)

28Esa motivación última, la de que los periódicos autonomistas y sus redactores estaban en realidad pagados para cometer o encubrir fraudes y que sus denuncias revestían a menudo el carácter de delitos era una convicción fuertemente arraigada en el gobernador de La Habana. Hasta el director de la Revista de las Antillas, Francisco Cepeda estaría presuntamente implicado, según él, en un conato de cohecho entre la prensa y los defraudadores al fisco, ya que la línea argumental de la máxima autoridad cubana, asumida por el Ministerio, era la de relacionar la corrupción administrativa con la actuación delictiva de los periódicos de oposición. En ese punto, Núñez de Arce fue completamente de la mano de Prendergast, aceptando sus puntos de vista, y ofreció secundarle e intentar variar el Tribunal de Imprenta para lograr una mayor eficacia represiva42.

29El examen del Diario de Sesiones de las Cortes posibilita una percepción muy fidedigna y exacta del descontento de los liberales cubanos con la llegada de una persona tan caracterizada como Núñez de Arce, por lo que respecta a los asuntos ultramarinos, a este ministerio: en su contestación a un exigente discurso de Bernardo Portuondo, de 8 de febrero de 1883, el nuevo ministro se quejaba de que,

  • 43 D.S.C., 8 de febrero de 1883, p. 781.

«Habiendo guardado esos señores [los autonomistas], un prudente silencio durante largo tiempo, hoy, cuando apenas he calentado el sitio que debo a la confianza de S. M., [me sorprende que] se me plantee en esta forma, hasta cierto punto inusitada, todo el gran problema de las cuestiones ultramarinas»43.

30Es cierto que Portuondo le había formulado toda una batería de preguntas que resumían las reformas que estaban pendientes en Cuba y respecto de las cuáles, el ministro le contestó con un discurso dilatorio o elusivo, sobre todo en cuestiones como la persistencia del patronato y de los castigos corporales del cepo y el grillete que el Partido Constitucional, del que provenía Núñez, había combatido mientras estuvo en la oposición.

31Estas exigencias de Portuondo, sobre todo en cuanto al cumplimiento de lo prometido respecto de la esclavitud serían reiteradas por el más caracterizado de los liberales cubanos, Rafael María de Labra, que había presentado una proposición para la abolición del patronato, que reclamaba, para que los diputados pudieran votarla con conocimiento de causa, la traída del expediente sobre la cuestión de la esclavitud en la Isla de Cuba y que interpretaba las razones de prudencia que invocaba Núñez para aplazar dicha remisión como un signo claro de que dicho expediente no sería enviado en el plazo adecuado al Congreso.

  • 44 D.S.C., 16 de abril de 1883, pp. 2009-2011.

32Pero las discusiones más duras entre el ministro y los parlamentarios antillanos versaron sobre otros asuntos, como el cumplimiento en Cuba de otras disposiciones legales relativas, por ejemplo, a la prensa, en donde las respuestas de Núñez aportan nuevos matices de cómo enfocaba la actividad periodística y confirman, por otro lado, que ésta fue una de las cuestiones a las que el político castellano prestó una mayor dedicación, al menos en tanto que parlamentario. El contencioso entre el ministro y los liberales antillanos quedó planteado ya a mediados de abril de 1883 con motivo de la presentación por estos últimos de un artículo adicional al proyecto de ley sobre policía de imprenta, según el cual la nueva ley aprobada para la metrópoli entraría en vigor en Cuba y Puerto Rico a los treinta días de ser publicada en la Gaceta de Madrid. En su defensa tomó la palabra José Ramón de Betancourt, quien dio un amplio surtido de plausibles razones para justificar la adición, situándose incluso en la perspectiva asimilista del Gobierno, y animó a Núñez de Arce a imitar la conducta de su predecesor, León y Castillo, aún reconociendo las graves limitaciones con que éste trasladó a Cuba la ley de imprenta aprobada para la Península44.

  • 45 Ibidem, p. 2011.
  • 46 Ibidem, p. 2016.

33El Ministro, sin embargo, se opuso a la aceptación del artículo adicional, y se confesó molesto con la posición adoptada por su contrincante, que parecía «indicar que la madre Patria procede con lentitud, con recelo, con desconfianza para llevar los derechos políticos que gozan los españoles en la Península a sus hermanos de Ultramar»45. Pero lo cierto es que su discurso daba en cierto modo la razón al autonomista, pues exhibía una actitud cautelosa, defendiendo que la peculiar situación de Cuba seguía reclamando leyes y procedimientos especiales. Ante las reclamaciones de los liberales cubanos para que las reformas, no solo en este campo de la prensa, se llevaran adelante, procurando la equiparación jurídica entre antillanos y peninsulares, Núñez de Arce y el Gobierno del que formaba parte parecían echar el freno, suavizando su falta de iniciativas con una política de tolerancia que en modo alguno satisfacía a los parlamentarios cubanos pues, como le observaba el mismo Betancourt, «la tolerancia de las autoridades, sr. Ministro de Ultramar, no constituye un verdadero derecho». Y Rafael María de Labra, que tomó la palabra a continuación en este debate, fue más allá, al sugerir que el ministro, con su actitud recelosa, estaba afirmando «el principio de desigualdad de derechos políticos entre los españoles residentes en las Antillas y los residentes en la Metrópoli»46.

  • 47 Revista de las Antillas, 8 de septiembre de 1883, pp. 214-215.
  • 48 El Día, 15 de octubre de 1883, pp. 1-2.
  • 49 El Liberal, 15 de octubre de 1883, p. 3.

34El balance que sus contemporáneos trazaron de la gestión de Núñez de Arce al frente del Ministerio de Ultramar fue desigual. Los liberales cubanos, antes incluso de que abandonara la poltrona ministerial habían proyectado una imagen completamente negativa de la misma, por su supuesta inacción, falta de preparación o por no haberse atrevido a terminar con los castigos corporales en Cuba. El poema satírico titulado, Visión de fray Gaspar expresaba muy bien, a través de la muy poco favorable caricatura que hacían de Núñez, las ideas que les animaban47. En otro medio se insertaba un divertido artículo en el que su autor relataba la visita de la musa del poeta, muy dolida con él por el abandono a la que la había expuesto al asumir la cartera ministerial, ya que «los ministros no gastan musa. Por esta razón no suelen tener buenas inspiraciones»48. Unos ataques que otros periódicos no compartían, reconociendo que no había sido estéril su paso por el Ministerio de Ultramar49.

III - Núñez de Arce prosigue su carrera política hasta su muerte en 1903

  • 50 Diario de Sesiones del Senado, 10 de mayo de 1886, pp. 7-10.

35La carrera política de Núñez, sin embargo, no finalizó con su cese en el Ministerio, el 13 de octubre de 1883, pues en abril de 1886 fue nombrado senador vitalicio y en dicha cámara su papel distó de ser decorativo, como prueba el hecho de que se le encargara la redacción del mensaje de la Reina Regente a las cámaras legislativas, que fue leído por el Presidente del Consejo, Práxedes Mateo Sagasta50, un mensaje políticamente importante en el que el líder liberal anunciaba su intención de proseguir en la extensión de los derechos individuales, la futura implantación del sufragio universal, del juicio por jurados, entre otros; la de sacar adelante una ley orgánica de los tribunales mediante la cual se sustrajera, en lo posible, la justicia municipal a los intereses y pasiones locales; la creación del Ministerio de Instrucción Pública, Ciencias, Letras y Bellas Artes y del de Obras públicas, Agricultura, Industria y Comercio. En lo que atañe a las provincias americanas se proponía su gobierno, de acuerdo con la política de asimilación, plantear, al propio tiempo que las reformas económicas, las leyes municipal y provincial, lo que seguramente sonaría a los políticos cubanos, especialmente a los liberales, como una música conocida y desgastada por los reiterados incumplimientos. Y finalizaba este importante discurso con estas palabras:

  • 51 Ibídem, p. 10.

«Avancemos, pues, con paso sosegado y firme por el camino de nuestro progreso moral, político y económico, y en medio de las hondas preocupaciones que en la edad presente turban la tranquilidad del mundo, daremos el espectáculo de un pueblo que, ya aleccionado con tantas enseñanzas, marcha a la realización de sus destinos, sin temores, incertidumbres ni apresuramientos febriles, porque ha sabido hermanar en una fórmula de concordia su amor a la libertad y su adhesión a sus instituciones seculares»51.

  • 52 NÚÑEZ DE ARCE, Gaspar, Discurso leído por…, el día 8 de noviembre de1886 en el Ateneo científico y (...)

36En el Senado, por otra parte, ocuparía una de sus vicepresidencias, y allí transcurrió su actividad política hasta su fallecimiento en que dicha cámara, en sesión solemne, le tributó un sentido homenaje. A finales de 1886, por otra parte, Núñez de Arce, que había sido elegido ese mismo año presidente del Ateneo de Madrid, leyó un discurso, el día 8 de noviembre, con motivo de la apertura de sus cursos52, que resultó ser altamente polémico por su rechazo al particularismo catalán y por el repudio que él percibía entre los catalanistas hacia la lengua castellana lo que se relacionaba con críticas, a su juicio muy injustas, hacia la hegemonía política de Castilla. El tono de alarma y algunos de los argumentos o calificaciones empleados por el orador anticipan otros episodios de cruda confrontación entre el catalanismo y España.

37El discurso de Núñez de Arce venía motivado sobre todo por tres textos en que se expresarían las posiciones, que él criticaba, del particularismo: el Memorial de Greuges, algunos artículos publicados en la Revue de Deux Mondes (que era todavía, seguramente, la revista cultural más influyente en Europa), y un libro editado por el Presidente de los últimos Juegos Florales.

  • 53 Véase, por ejemplo, PICH MITJANA, Josep, Federalisme i catalanisme: Valentì Almirall (1841-1904), V (...)
  • 54 Ibídem, p. 18.

38La argumentación que desarrollaba el poeta le conducía insensiblemente a reivindicar a su tierra de origen, Castilla, formulando algunos planteamientos que se sitúan en la onda del nacionalismo español de un periodo ligeramente posterior, correspondiente a los decenios interseculares, incluso, los de algunos intelectuales o estudiosos algo más tardíos como José Ortega y Gasset o Claudio Sánchez Albornoz. El político catalán más claramente aludido, Valentí Almirall replicó con celeridad al discurso, pero también otros escritores del Principado, de tendencia política conservadora, como Juan Mañé y Flaquer, en su caso desde el Diario de Barcelona. Lo cierto es que la posición de Núñez, que no era exactamente antirregionalista o anticatalana (y en este sentido hay que recordar que sus relaciones con Cataluña habían sido y eran bastante estrechas, tanto en lo político como en lo literario), sí que era muy nacionalista en clave española, desembocando en cierto modo, en la exaltación de territorios como Castilla, respecto de la cual, en uno de sus poemas largos, Idilio, ya había escrito versos cantando su sobrio paisaje, que anticipan en cierto modo los de los literatos del 98. En esta intensa polémica se han estudiado y valorado sobre todo los argumentos de Almirall y de otros escritores catalanes53, y debería, quizás, prestarse más atención al discurso de Núñez de Arce en el que una de las quejas que formula es la de que los catalanistas habían llegado a calificar de quijotismo, el esfuerzo de España por reivindicar Gibraltar o conservar Cuba54.

  • 55 NÚÑEZ DE ARCE, Gaspar, Discurso leído por…, el día 3 de diciembre de1887 en el Ateneo científico y (...)

39Al año siguiente -1887-, además de otro discurso en el Ateneo, pero ya sin que suscitara la viva confrontación del anterior55, D. Gaspar volvió a uno de los destinos habituales en su carrera: el Consejo de Estado, siendo nombrado el 4 de noviembre de aquel año presidente de su sección de Ultramar, lo que parece confirmar la especialización de este prócer del liberalismo en tales asuntos. En ese destino se mantuvo durante cerca de tres años, hasta el 27 de julio de 1890, en que cesó en el cargo. Continuó, lógicamente en el Senado, puesto que era senador vitalicio, siendo el último de los puestos relevantes que desempeñó, el de gobernador del Banco Hipotecario que, si bien no puede considerarse estrictamente como un cargo político, en cierto sentido sí que lo era pues solía atribuirse a miembros relevantes de la clase política restauradora, como era el caso del poeta y, ahora, banquero. Dicho cargo lo seguía sirviendo en el momento de su muerte, en 1903.

IV - Su obra literaria

  • 56 Figuran en NÚÑEZ DE ARCE, Gaspar, Miscelánea literaria. Cuentos, artículos, relaciones y versos, Ba (...)

40Estudiar a Núñez de Arce como literato requiere hacerlo en los diferentes géneros que cultivó, con mayor o menor asiduidad: el periodismo, la poesía, el teatro, y el relato. Fueron especialmente los tres primeros los que Núñez ejercitó más y a los que debió su carrera política o su proyección al primer plano de la vida literaria española, puesto que el último de todos, el relato de ficción fue, que sepamos, escasamente cultivado por él, debiendo reseñarse solo, entre otros textos suyos Las aventuras de un muerto. Cuento fantástico, de 1856 y Sancho Gil (Cuento fantástico), de 187856. De hecho, el escritor expresó serias objeciones respecto de la novela, tan en auge en España el último cuarto del siglo XIX, dentro de la jerarquía de géneros literarios, en su discurso de inauguración de las cátedras del Ateneo de Madrid de 1887.

  • 57 Véase el reciente estudio de PASCUAL PÉREZ, Carolina, Núñez de Arce. Obra teatral y narrativa breve(...)

41Por lo que respecta a la escena, fue el autor de comedias en un acto, cultivó asimismo una modalidad teatral muy acorde con la emergente sociedad burguesa, como fue la alta comedia y escribió finalmente algunos dramas históricos, sin duda el género literario por excelencia del teatro romántico57. Fue precisamente en esta última vertiente donde nuestro autor produjo su obra más destacada, El haz de leña, estrenada en 1872 en el Teatro del Circo, de Madrid y en la que revisó una temática –el conflicto entre Felipe II y su hijo D. Carlos- que ya habían tratado autores de la envergadura de Vittorio Alfieri o Friedrich Schiller y sobre la que había vuelto recientemente en versión operística Giuseppe Verdi con su Don Carlo, estrenada en París en 1867.

42Núñez, que pretendió ofrecer una visión del enfrentamiento entre el rey y su hijo más ajustada a la verdad histórica, no dejó, por otro lado de manifestar aquí el influjo de la mirada sobre el pasado nacional difundida por el liberalismo, criticando a la Inquisición y pintando a Felipe II como un personaje de una gran dureza y rigidez, todo ello al servicio, por parte del monarca, de la preeminencia y exclusividad de la religión católica, un rasgo de la historia española que los revolucionarios de 1868 se habían propuesto corregir mediante la introducción de la libertad de cultos.

  • 58 Ibidem, p. 11. Las crónicas se han reeditado en el centenario de la muerte del poeta: NÚÑEZ DE ARCE (...)

43Ya se ha abordado en parte su faceta como periodista, pero hay que insistir aquí en su importancia dentro del conjunto de la producción escrita de Núñez, y que esta la llevó a cabo tanto en medios españoles como ultramarinos hasta prácticamente el final de sus días. Comenzó, como se ha dicho en El Observador y se hizo un nombre como periodista en las páginas de La Iberia donde además de colaborar en diversas secciones, cubrió como corresponsal algunos eventos tales como la inauguración del Canal del Ebro o, sobre todo, la campaña desarrollada por el ejército español en África desde finales de 1859 a la primavera de 1860. Esta corresponsalía, que se publicó con el título de Recuerdos de la guerra de África fue, junto con la de Pedro Antonio de Alarcón, una de las más celebradas y populares. Se ha señalado la agilidad y brillantez en la descripción de los hechos allí acaecidos, el realismo con que pinta los enfrentamientos bélicos y el heroísmo de los combatientes, o la rica pintura que nos brinda de los paisajes así como de los pobladores -árabes y judíos- que residían en Tetuán58.

  • 59 Es interesante consultar la serie de cartas enviadas por Núñez a Castillo: Biblioteca Nacional, MSS (...)

44El final abrupto de su estrecha colaboración con Calvo Asensio no significó en modo alguno su alejamiento del medio periodístico. De acuerdo con la información que proporcionan Castillo y Soriano e I. Vallejo, la relación de periódicos y revistas en los que escribió o, en algún caso, ejerció labores de dirección es muy amplia y comprende La Ilustración Española y Americana, Revista de España, La Política, El Debate, El Constitucional, El Imparcial, El Estado, El bachiller Honduras, El Liberal, El Heraldo de Madrid, El Globo o El Diario de Barcelona. Y fuera de la península colaboró al menos con El Diario de la Marina, de Cuba, y con La Tribuna Nacional y La Prensa, de Buenos Aires. Se sabe, por la correspondencia que mantenía con Castillo, la atención que prestaba a las corresponsalías con periódicos argentinos, seguramente bien remuneradas, y el papel que desempeñaba el propio Castillo en la revisión de los manuscritos antes de su envío a los destinatarios59.

  • 60 Fue «el verdadero monumento de su gloria»: MENÉNDEZ y PELAYO, Marcelino, G. Núñez de Arce. Estudio (...)
  • 61 Se trata de Narciso Alonso Cortés, citado por ROMO ARREGUI, Josefina, pp. 147-148.

45Pero si Núñez de Arce alcanzó el lugar preeminente en el panorama literario que nadie le disputaría ya en el último cuarto del Siglo XIX, ello se debió al libro de versos que hemos citado con anterioridad: Gritos del combate60, una obra que nos permite, además, situarle dentro de la corriente realista, quizás la más influyente entonces entre las que habían surgido dentro de la lírica postromántica española y cuyo principal representante era Ramón de Campoamor. Núñez, no obstante, encabezaba una variante autónoma dentro de esa corriente, la de la poesía civil, o de preocupación civil, cuyo precedente se hallaría en Manuel José Quintana y Gabriel García Tassara, y que a diferencia de la lírica de los siglos anteriores pretendía no sustraerse a los problemas y agitaciones de la sociedad contemporánea, para así expresar «los temores, dudas, pasiones, esperanzas y desmayos del siglo». ¿Cómo entendía él este compromiso? Pues, abordando en sus composiciones «las tribulaciones de la duda, los desafueros del fanatismo, la destructora acción de las subversiones políticas», situándose el propio Núñez en una posición más bien torturada y desesperanzada. Se trató, por otro lado, de una poesía muy preocupada por la forma, por la búsqueda de una versificación impecable y por la rotundidad de la estrofa, siempre pensando en su lectura en alta voz. Esos dos rasgos de su obra han hecho que algún crítico la haya englobado dentro de la poesía plástica y doctrinal, que conformaría una de las corrientes principales de la lírica del siglo XIX61. La caracterización que Menéndez y Pelayo hace del escritor estudiado sintetiza bien lo que se acaba de expresar:

  • 62 MENÉNDEZ y PELAYO, Marcelino, G. Núñez de Arce. Estudio biográfico-crítico, op. cit., pp. 14-15.

«Núñez de Arce pertenece, pues, al género de los poetas civiles, de los que increpan y amonestan, de los que hacen crujir su látigo sobre las prevaricaciones sociales, de los que imprimen el hierro candente de su palabra en la frente o en la espalda de los grandes malvados de la historia o de los que ellos tienen por tales, pues no se ha de olvidar que el poeta político, en nuestros tiempos, no puede por menos de ser un hombre de partido, con todos los atropellos e injusticias que el espíritu de facción trae consigo. Pero ese mismo espíritu no cabe sino en almas de temple recio y viril, naturalmente honradas y capaces de apasionarse por una idea»62.

  • 63 PÉREZ GARCIA, Norberto, «Antecedentes españoles decimonónicos del monólogo dramático: la poesía de (...)
  • 64 ROMO ARREGUI, Josefina, op. cit., p. 126.
  • 65 URRUTIA, Jorge, «Campoamor y el realismo poético», in García de la Concha, Víctor, dir., Historia d (...)
  • 66 MENÉNDEZ y PELAYO, Marcelino, Gaspar Núñez de Arce. Estudio biográfico-crítico, op. cit. Allí decía (...)

46Fue durante la Restauración, cuando Núñez publicó, amén del libro mencionado, un conjunto de largos y retóricos poemas, en realidad, monólogos dramáticos63, escritos para ser declamados en un teatro, por actores como Ricardo Calvo. Se ha dicho a este respecto de este poeta, que «sacó todo el posible partido de la sonoridad de la lengua»64. Poemas que en algunos casos, como señala J. Urrutia, se centran en una figura histórica que hubiera pasado por una crisis espiritual semejante a la suya65: Raimundo Lulio (1875), quizá su mejor poema, muy innovador en materia de versificación (marcó la introducción en España del terceto dantesco), La última lamentación de Lord Byron (1878), La selva oscura (1879), en que Dante ocupa el papel protagonista o, en fin, La visión de Fray Martín (1880), dedicada a Lutero y sus dudas religiosas. Se trata de poemas que le valieron a Núñez de Arce la reputación de ser un poeta filosófico, un pensador de enjundia, pero, sobre todo, el calificativo de «poeta de la duda», aunque amigos suyos, como Valera, Echegaray o, sobre todo, Menéndez Pelayo66 relativizaran o incluso negaran que Núñez fuera una personalidad atormentada en materia de creencias religiosas, o rebajaran mucho la base filosófica que sustentaba sus creaciones. También escribió largos poemas narrativos en la tradición romántica, como El vértigo (1879), Hernán el lobo (1881), Un idilio y una elegía (1879), Maruja (1886), y La pesca (1884). Como ya se ha apuntado, estos largos poemas estaban pensados para su lectura o recitación teatral, por lo que el poeta acomodó su estructura métrica a esa finalidad, en detrimento en ocasiones de la unidad y grandeza del periodo poético, como se le reprochó en el caso de la Lamentación de Lord Byron.

  • 67 COSSÍO, José María de, Cincuenta años de poesía española, 1850-1900, Madrid, Espasa Calpe, 1960, T. (...)

47Dos últimos aspectos que deseamos glosar de la producción poética de Núñez durante su última etapa creativa son, por un lado la valoración del paisaje castellano que aparece en algunos de sus poemas, como Idilio67 lo cual revela un cierto acercamiento a las corrientes literarias regionalistas que cobraron auge en aquel periodo y que probablemente indica también, ante la eclosión de los nacionalismos periféricos como el vasco o el catalán, el deseo de reafirmar, por una vía estética, al núcleo nacional castellano, como haría en su discurso, ya comentado, de inauguración de las cátedras del Ateneo de Madrid en 1886. Pero, por otra parte, hay que aludir a la vertiente regeneracionista y patriótica que se manifiesta en sus últimos poemas, como ¡Sursum corda! en donde contrariamente a lo que cabría esperar del clima intelectual reinante en España con la derrota ante Estados Unidos en 1898, el poeta se manifiesta esperanzado ante el futuro de la patria, si bien enmarcando esa salida en una clave acentuadamente religiosa y espiritualista.

  • 68 CASTILLO y SORIANO, José del, Reseña histórica de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles, (...)

48A la altura de los años 90 de la centuria antepasada, Gaspar Núñez de Arce era ya una figura pública ampliamente conocida y respetada en el ámbito español. Esta dimensión del poeta se volvió manifiestamente perceptible en el homenaje nacional que organizó en su honor la Asociación de Escritores y Artistas Españoles que él mismo presidía desde 188268 y a la que consagró muchos de sus desvelos. El acto consistió en un banquete en el Hotel Inglés de Madrid en el que intervinieron, entre otros, el periodista y vicepresidente de la Asociación, Julio de Vargas, el entonces gobernador civil de la capital, Alberto Aguilera, el dramaturgo José de Echegaray, o el escritor y ministro plenipotenciario de la República de Uruguay, Juan Zorrilla San Martín. La mesa presidencial estaba compuesta por el propio Núñez, Benito Pérez Galdós, el marqués de Valdeiglesias y los oradores antes citados. De las palabras de unos y de otros, y de los telegramas y mensajes enviados por los ayuntamientos de Toledo y Valladolid (que, entre otros acuerdos, adoptaron el de dar el nombre de Núñez de Arce a las calles en las que había estado ubicada su vivienda), se desprende un consenso generalizado en la opinión pública española, sobre la excelsitud del poeta homenajeado y la firme convicción de que su gloria era imperecedera. Es significativo a este respecto lo que dijo en su discurso Echegaray:

  • 69 CASTILLO y SORIANO, José del, Núñez de Arce, op. cit., p. 207.

«Con Núñez de Arce debe hacerse lo que se hace en los campos de batalla con el vencedor: elevarlo sobre el pavés. Núñez de Arce será una gloria del siglo XIX. Los venideros lo admirarán más, quizás, que nosotros; lo que no harán, seguramente, es quererlo más de lo que nosotros le queremos»69.

49Pero quizás el testimonio más elocuente de la altura a la que había llegado el poeta en la estimación de sus contemporáneos cabe hallarlo en las honras y reconocimientos que se le dispensaron a su muerte, ocurrida el día 9 de junio de 1903, en Madrid, en su casa de la calle de la Cruzada. Su entierro, celebrado dos días después, se convirtió en una imponente manifestación de duelo, estando presidida la comitiva por sendos representantes del rey (el general Bascarán), y la reina (el sr. Aguilar), y por el Gobierno prácticamente en pleno, encabezado por su presidente, Francisco Silvela. Pero figuraba asimismo el presidente del Senado, el general Azcárraga, el del Ateneo de Madrid, Segismundo Moret, y otras personalidades. Como no podía ser menos, el cadáver recibió sepultura en uno de los sarcófagos del Panteón de hombres ilustres del siglo XIX, al lado del que ocupaba el pintor Eduardo Rosales. Precisamente a la realización de este mausoleo, en el Cementerio de San Justo, al que habían sido trasladados ya los restos de Espronceda y de Larra, había contribuido no poco el poeta ahora fallecido.

50Las muestras de pesar por el fallecimiento se convirtieron en lo que Castillo y Soriano califica de duelo universal. El Senado, al que había estado tan vinculado Núñez de Arce, le consagró una sesión monográfica, con intervenciones de su presidente, del ministro de instrucción pública (Allendesalazar), del veterano político liberal Pío Gullón, amigo de Núñez desde su juventud y con quien había compartido trabajos periodísticos y toda una carrera política; el presidente del Consejo de Ministros; el Conde de Casa-Valencia, por la Real Academia Española, y varios senadores, entre los que cabe citar a Avilés, Maluquer Viladot, el conde de Esteban Collantes, López Domínguez o Rafael María de Labra, quien, como vimos en su momento, había polemizado con Núñez en su etapa ministerial. También el congreso le dedicó una sesión especial, abriendo la serie de discursos su presidente, Raimundo Fernández Villaverde quien, recogiendo el sentir unánime aseguró que:

  • 70 Ibidem, p. 255.

«Las letras españolas están de luto, y aun puedo decir, sin hipérbole y sin exceso de orgullo patrio, que están de luto las letras humanas. La Patria ha perdido uno de sus hijos predilectos»70.

  • 71 Ibidem, pp. 257-259.

51Por lo demás, la relación de personalidades o corporaciones, tanto españolas como extranjeras que enviaron telegramas, mensajes u oficios de pésame debió de ser abrumadora, como atestigua Castillo quien destaca, entre otros, el telegrama del director del periódico argentino, La prensa, el de Johannes Fastenrath, que había traducido al alemán La visión de Fray Martín, o el del hispanista húngaro, también traductor suyo, Körösi Albin, quien además, había enviado dinero para que figurara una corona sufragada por él en el entierro. La noticia de la muerte, por otro lado, causó honda impresión en academias y corporaciones literarias españolas, portuguesas, italianas, alemanas o francesas. Castillo, en fin, relaciona un número muy considerable de periódicos de toda Europa en que aparecieron necrologías del poeta fallecido71.

  • 72 ROMO ARREGUI, Josefina, op. cit., p. 147.
  • 73 URRUTIA, Jorge, «Campoamor y el realismo poético», op. cit., p. 284.
  • 74 URRUTIA, Jorge, «El camino cerrado de Núñez de Arce», op. cit., p. 504.
  • 75 A pesar de que algunos estudiosos consideran que Núñez trató de ofrecer una réplica nacional a la e (...)
  • 76 Carta del doctor Göran Björkman a José del Castillo y Soriano, Stockholm, 1903, en Biblioteca Nacio (...)

52El prestigio literario alcanzado o su gran popularidad no iban a librar a Núñez de Arce de un olvido creciente, a medida que avanzaba la nueva centuria e iban prevaleciendo nuevos gustos literarios. Hoy es un poeta que nadie reivindica y su centenario, como ya señalamos, pasó prácticamente inadvertido. A este respecto, las opiniones de J. Romo Arregui y de J. Urrutia pueden resultar esclarecedoras. Mientras a la primera no le extraña que su obra haya quedado pronto olvidada, ya que Núñez «tiene su puesto, su sitio, allá en la época final del siglo XIX, en que la poesía se hinchó tanto que sonaba a hueco»72, para el segundo, no se habría percatado de la importancia de la universalidad de la poesía y de la necesidad de un cierto cosmopolitismo, aunque este reproche cabe contrapesarlo con la amplia red de relaciones literarias que tejió, tanto en Europa como en América. Tampoco habría descubierto «que la misión del poeta concebida, aún románticamente, como la voz de la humanidad, no significaba convertirse en notario, agitador, o instigador de las conciencias ante los accidentes civiles cotidianos, por muy graves que fueran»73. No habría estado, en fin, en sintonía con el pensamiento de su siglo (sus ataques a Darwin, por ejemplo) de manera que sus ideas, aún partiendo de un liberalismo inicial «no llegan a distar mucho (…) de las que expresan los personajes que rodean a la galdosiana Doña Perfecta, en Orbajosa»74. Todo ello explicaría bien el olvido en que caería su poesía después de la irrupción del modernismo75, frente a la alta estima que le tuvieron sus contemporáneos hasta el punto de que, de no haber fallecido, hubiera tenido muchas posibilidades de alzarse con el premio Nobel de literatura, como le aseguraba desde Estocolmo Göran Björkman a Castillo y Soriano76.

Haut de page

Document annexe

Haut de page

Notes

1 El intercambio dialéctico con el ministro en Diario de sesiones de las Cortes constituyentes, 22 de noviembre de 1876, pp. 3591-3602.

2 Véase: VALLEJO GONZÁLEZ, Irene, Gaspar Núñez de Arce, Valladolid, Caja de Ahorros Popular, 1984, p. 6 [en la colección Vallisoletanos]. La profesora Vallejo nos ha facilitado el artículo donde todo esto se esclarece: CASERO, Luis, «El misterio de un poeta», Revue Hispanique, T. LVII (1923), pp. 202-206.

3 Según L. Casero, lo habría sido en realidad un estudiante gallego, Matías Yánez, aunque la madre, Eladia, sí casó luego con Manuel Núñez, encubriendo así su aventura amorosa. Toda la historia del nacimiento del poeta, como se advierte, podría haber sido perfectamente imaginada por un literato romántico.

4 ROMO ARREGUI, Josefina, Vida, poesía y estilo de D. Gaspar Núñez de Arce, Madrid, CSIC, Revista de Filología Española, anejo XXXIV, 1946, p. 17.

5 Consideraciones muy útiles a este respecto en OLLERO VALLÉS, José Luis, Sagasta. De conspirador a gobernante, Madrid, Marcial Pons/Fundación Práxedes Mateo-Sagasta, 2006.

6 JANUÉ i MIRET, Marició, La Junta Revolucionària de Barcelona de l’any 1868, Vic, Eumo, 1992.

7 Núñez de Arce hizo otro discurso con motivo del debate constituyente que es en extremo interesante, pero que no hemos localizado en el Diario de Sesiones. Se trata de un discurso a propósito del artículo 28 del proyecto constitucional que, dada su vaguedad, le parecía peligroso y que reflejaba el clima de hondo escepticismo en que se movía la mayoría canovista. Aunque Núñez no era partidario del sufragio universal, y sí de un ensanchamiento progresivo del derecho de sufragio al modo como se estaba haciendo en el Reino Unido, consideraba, sin embargo, que al haber estado vigente durante la etapa del Sexenio, formaba parte ya del derecho político español y había arraigado como una costumbre política por lo que se mostraba partidario de su continuación: SEGOVIA, Ángel María, Figuras y figurones. Biografías de los hombres que más figuran actualmente así en la política como en las armas, ciencias, artes, magistratura, alta banca, etc., etc., etc., Madrid, Imprenta de Figuras y Figurones, 1882 (2ª edic), pp. 95-113.

8 Ese intercambio dialéctico en: Diario de sesiones de las Cortes constituyentes, 22 de noviembre de 1876, pp. 3591-3602.

9 Ibid.

10 LINARES RIVAS, Aureliano, «La primera cámara de la Restauración. Retratos y semblanzas. Don Gaspar Núñez de Arce», Revista de España, T. LXII (1878), posteriormente recogido en el libro del mismo título publicado en Madrid, 1878, Establecimiento tipográfico de J. C. Conde y Cía. La referencia a sus escasas cualidades oratorias, en pp. 210-211. Eso no quiere decir, sin embargo, que el poeta desconociera los elementos básicos de la retórica y no se sirviera de ellos en su producción literaria: PARAÍSO ALMANSA, Isabel, «Oratoria y literatura. Procedimientos retóricos en el poema “A Emilio Castelar”, de Núñez de Arce», en HERNÁNDEZ GUERRERO, José Antonio et al., Oratoria y literatura. Actas del IV seminario Emilio Castelar, Cádiz, Universidad de Cádiz/Ayuntamiento de Cádiz, 2006, pp. 67-71.

11 Otra intervención de Núñez que no pasó inadvertida pues estuvo en el origen de lo que se ha calificado como «La polémica de la ciencia española», aunque sus protagonistas serían otros: Manuel de la Revilla, Marcelino Menéndez y Pelayo, Gumersindo de Azcárate... Referencias en ÁLVAREZ JUNCO, José, Mater dolorosa. La idea de España en el siglo XIX, Madrid, Taurus, 2009 (11ª edic.), pp. 441-444.

12 D.S.C.C., 22 de noviembre de 1876, p. 3595.

13 D.S.C., 15 de noviembre de 1878, pp. 3535-3540.

14 Ibid.

15 D.S.C., 15 de noviembre de 1878, p. 3540.

16 ROLDÁN DE MONTAUD, Inés, La Restauración en Cuba: el fracaso de un proceso reformista, Madrid, CSIC, 2001, p. 252.

17 MILÁN GARCÍA, José Ramón, Sagasta o el arte de hacer política, Madrid, Biblioteca Nueva, 2001, p. 325 y ss.

18 «Lo ineludible», La Discusión, 2 de febrero de 1883, p. 1.

19 Gaceta de Madrid, 20 de enero de 1883.

20 Archivo Rafael Núñez de Arce [en adelante, ARNA], Correspondencia política con los gobernadores generales de Ultramar: Cuba, Puerto Rico y Filipinas, Núñez de Arce a Prendergast, 18 de abril de 1883. Agradecemos a Rafael Núñez de Arce, descendiente del poeta, el habernos dado todas las facilidades para la consulta de su fondo documental, que recientemente ha sido depositado en el Archivo Municipal de Valladolid.

21 «La cuestión del día», Revista de las Antillas, Madrid, 18 de marzo de 1883.

22 GARCÍA MORA, Luis Miguel, «Un nuevo orden colonial: del Zanjón al Baire, 1878-1898», in Naranjo Orovio, Consuelo (coord.), Historia de Cuba, vol. I, Madrid, Ediciones Doce Calles/CSIC, 2009, p. 312.

23 El Liberal, 15 de enero de 1883, p.  1.

24 Revista de las Antillas, 18 de enero de 1883.

25 El Globo, 16 de julio de 1883, p. 3.

26 «El socio», Revista de las Antillas, 8 de junio de 1883, pp. 127-128.

27 El Imparcial, 25 de febrero de 1883.

28 PÉREZ-CISNEROS, Enrique, El reformismo español en Cuba, Madrid, Editorial Verbum, 2002, prólogo de Ines Roldán de Montaud, pp. 48-49.

29 «Habilidades reaccionarias», Revista de las Antillas, 18 de agosto de 1883.

30 BIZCARRONDO, Marta; ELORZA, Antonio, Cuba/España. El dilema autonomista, 1878-1898, Madrid, Editorial Colibrí, 2001, p. 175 y ss.

31 ARNA, Correspondencia política con los gobernadores generales, Núñez de Arce a Prendergast, 8 de abril de 1883.

32 BIZCARRONDO, Marta; ELORZA, Antonio, op. cit., pp. 164-165.

33 ARNA, Correspondencia política con los gobernadores generales, Núñez de Arce a Prendergast, 8 de abril de 1883.

34 Ibídem.

35 Ibídem.

36 La Diana, Madrid, 16 de febrero de 1883, p. 2.

37 ARNA, Correspondencia política con los gobernadores generales, Núñez de Arce a Prendergast, 8 de julio de 1883.

38 «Habilidades reaccionarias», Revista de las Antillas, 18 de mayo de 1883, p. 112.

39 «La imprenta en Cuba», Revista de las Antillas, 28 de mayo de 1883, p. 119.

40 «La ley de imprenta de Cánovas», Revista de las Antillas, 20 de agosto de 1883, pp. 204-205.

41 ARNA, Correspondencia política con los gobernadores generales, Prendergast a Núñez de Arce, 25 de junio de 1883.

42 Ibidem, Núñez de Arce a Prendergast, 28 de junio de 1883; véase también PIQUERAS, José Antonio, Sociedad civil y poder en Cuba. Colonia y poscolonia, Madrid, Siglo XXI, 2005, p. 190.

43 D.S.C., 8 de febrero de 1883, p. 781.

44 D.S.C., 16 de abril de 1883, pp. 2009-2011.

45 Ibidem, p. 2011.

46 Ibidem, p. 2016.

47 Revista de las Antillas, 8 de septiembre de 1883, pp. 214-215.

48 El Día, 15 de octubre de 1883, pp. 1-2.

49 El Liberal, 15 de octubre de 1883, p. 3.

50 Diario de Sesiones del Senado, 10 de mayo de 1886, pp. 7-10.

51 Ibídem, p. 10.

52 NÚÑEZ DE ARCE, Gaspar, Discurso leído por…, el día 8 de noviembre de1886 en el Ateneo científico y literario de Madrid, con motivo de la apertura de sus cátedras, Madrid, Sucesores de Rivadeneyra, 1886.

53 Véase, por ejemplo, PICH MITJANA, Josep, Federalisme i catalanisme: Valentì Almirall (1841-1904), Vic, Eumo editorial, 2004, pp. 280-288, y UCELAY DA-CAL, Enric, El imperialismo catalán. Prat de la Riva, Cambó y D’Ors y la conquista moral de España, Barcelona, EDHASA, 2003, pp. 233-241.

54 Ibídem, p. 18.

55 NÚÑEZ DE ARCE, Gaspar, Discurso leído por…, el día 3 de diciembre de1887 en el Ateneo científico y literario de Madrid, con motivo de la apertura de sus cátedras, Madrid, Sucesores de Rivadeneyra, 1887.

56 Figuran en NÚÑEZ DE ARCE, Gaspar, Miscelánea literaria. Cuentos, artículos, relaciones y versos, Barcelona, Daniel Cortezo y Cª, 1886.

57 Véase el reciente estudio de PASCUAL PÉREZ, Carolina, Núñez de Arce. Obra teatral y narrativa breve, Valladolid, Ayuntamiento de Valladolid, 2019.

58 Ibidem, p. 11. Las crónicas se han reeditado en el centenario de la muerte del poeta: NÚÑEZ DE ARCE, Gaspar, Crónicas periodísticas de la Guerra de África (1859-1860), Madrid, Biblioteca Nueva, 2003, ed. de FERNÁNDEZ JIMÉNEZ, María Antonia.

59 Es interesante consultar la serie de cartas enviadas por Núñez a Castillo: Biblioteca Nacional, MSS/12973.

60 Fue «el verdadero monumento de su gloria»: MENÉNDEZ y PELAYO, Marcelino, G. Núñez de Arce. Estudio biográfico-crítico, Madrid, Imprenta de A. Pérez Dubrull, s. a., p. 29. Sobre la valoración del poeta por parte del erudito cántabro: FERNÁNDEZ SEBASTIÁN, Raquel, «“Honrando a los poetas y gozando de su genio”. Menéndez Pelayo frente a Núñez de Arce y la poesía de su tiempo», Boletín de la Biblioteca Menéndez Pelayo, Año 88, 1, 2012, pp. 469-508.

61 Se trata de Narciso Alonso Cortés, citado por ROMO ARREGUI, Josefina, pp. 147-148.

62 MENÉNDEZ y PELAYO, Marcelino, G. Núñez de Arce. Estudio biográfico-crítico, op. cit., pp. 14-15.

63 PÉREZ GARCIA, Norberto, «Antecedentes españoles decimonónicos del monólogo dramático: la poesía de Gaspar Núñez de Arce», Estudios de literatura española de los siglos XIX y XX: homenaje a Juan María Díez Taboada, 1998, pp. 336-341.

64 ROMO ARREGUI, Josefina, op. cit., p. 126.

65 URRUTIA, Jorge, «Campoamor y el realismo poético», in García de la Concha, Víctor, dir., Historia de la literatura española. Siglo XIX (II), vol. coord. por Romero Tobar, Leonardo, Madrid, Espasa Calpe, 1998, p. 288. Debe consultarse asimismo, de este autor: «El camino cerrado de Núñez de Arce», Anales de literatura española, n° 2 (1983), pp. 491-508. Y además: MANSBERGER AMORÓS, Roberto, «Dos discursos restauracionistas en la crisis de fin de siglo: Gaspar Núñez de Arce y Emilio Ferrari», in Estudios de literatura española de los siglos XIX y XX: homenaje a Juan María Díez Taboada, pp. 282-292.

66 MENÉNDEZ y PELAYO, Marcelino, Gaspar Núñez de Arce. Estudio biográfico-crítico, op. cit. Allí decía el polígrafo cántabro que Núñez de Arce era «el cantor oficial de la duda», p. 23.

67 COSSÍO, José María de, Cincuenta años de poesía española, 1850-1900, Madrid, Espasa Calpe, 1960, T. I, p. 526

68 CASTILLO y SORIANO, José del, Reseña histórica de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles, Madrid, Imprenta de los Hijos de M. G. Hernández, 1903.

69 CASTILLO y SORIANO, José del, Núñez de Arce, op. cit., p. 207.

70 Ibidem, p. 255.

71 Ibidem, pp. 257-259.

72 ROMO ARREGUI, Josefina, op. cit., p. 147.

73 URRUTIA, Jorge, «Campoamor y el realismo poético», op. cit., p. 284.

74 URRUTIA, Jorge, «El camino cerrado de Núñez de Arce», op. cit., p. 504.

75 A pesar de que algunos estudiosos consideran que Núñez trató de ofrecer una réplica nacional a la estética parnasiana y que ese parnasianismo se halla en el origen del modernismo peninsular y del propio Rubén Darío: CALVO CARILLA, José Luis, «Reconsideración de la poesía española de la segunda mitad del siglo XIX (a propósito de Núñez de Arce)», Boletín de la Biblioteca Menéndez Pelayo, Año 69, 1993, pp. 195-223.

76 Carta del doctor Göran Björkman a José del Castillo y Soriano, Stockholm, 1903, en Biblioteca Nacional de España, MSS/19092/27.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Rafael Serrano García, « Gaspar Núñez de Arce: política, periodismo y literatura en el siglo XIX español »El Argonauta español [En ligne], 17 | 2020, mis en ligne le , consulté le 13 juin 2021. URL : http://journals.openedition.org/argonauta/4903 ; DOI : https://doi.org/10.4000/argonauta.4903

Haut de page

Auteur

Rafael Serrano García

Instituto de Historia Simancas-Universidad de Valladolid

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
El Argonauta español est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search