Navigation – Plan du site

AccueilNuméros18El Trienio liberal en la prensa c...Periódicos publicados en francés ...

El Trienio liberal en la prensa contemporánea (1820-1823). Continuación

Periódicos publicados en francés en España durante el Trienio Liberal

Gérard Dufour

Résumés

Cet article constitue la première étude sur les quatre périodiques écrits en français qui parurent en Espagne pendant le Trienio Liberal: L’Écho de l’Europe, Le Régulateur, L’Observateur espagnol y La Boussole. A l’exception de ce dernier titre, dont on ne connaît l’existence que par deux annonces de son premier numéro dans la presse espagnole et française, on y analyse les conditions dans lesquelles furent créées, éditées et diffusées ces publications; la trajectoire vitale et idéologique de leurs rédacteurs (respectivement, Bousquet-Deschmaps, Chapuis et Voidet) ainsi que leur impact dans les milieux diplomatiques français et britaniques, en particulier pour ce qui est du Régulateur et de L’Observateur espagnol, que l’on considérait comme les porte-paroles stipendiés des ministres Bardají et San Miguel. Un important appendice reproduit les sept numéros de L’Écho de l’Europe conservés par la Biblioteca Nacional de España, un exemplaire du Régulateur qui se trouve à la bibliothèque du Congrès des Députés ainsi que des fragments ou des résumés (en français ou traduits en espagnol) reproduits dans des publications contemporaines.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Las Sociedades patrióticas (1820-1823). Las libertades de expresión y de reunión en el origen de lo (...)

1Entre los 678 periódicos publicados o anunciados por un prospecto en España durante el Trienio Liberal registrados por Alberto Gil Novales en su «Índice alfabético de periódicos» apéndice a su obra maestra, Las Sociedades patrióticas (1820-1823)1, cuatro de ellos se redactaron en francés: L’Écho de l’Europe, Le Régulateur, L’Observateur espagnol ou Le Guide des libéraux y La Boussole.

  • 2 Apuntes para un catálogo de periódicos madrileños desde el año 1661 al 1870. Obra premiada por la B (...)
  • 3 Op. cit., II, p. 993 (La Brújula, n° 81); p. 1014 (L’Écho de l’Europe, n° 319); p. 1029 (L’Observat (...)

2Eugenio Hartzenbusch, en sus Apuntes para un catálogo de periódicos madrileños desde el año 1661 al 1870 redactados en 1873, ya había señalado uno de ellos, Le Régulateur2. Un siglo después, el profesor Gil Novales añadió los otros tres3 y en sus respectivos trabajos ambos excelsos investigadores comunicaron a los lectores las pocas precisiones sobre estas publicaciones que habían podido reunir a partir de las innumerables lecturas que precedieron la redacción de sus pioneros trabajos. Pero, hasta ahora, no habían sido el objeto de ningún estudio específico y no eran más que unos títulos para los estudiosos.

3El motivo de tamaño silencio sobre esta prensa particular no se debe al desinterés de los investigadores sino a la carencia de documentación al respecto. De los cuatro periódicos que la componen, Alberto Gil Novales tan solo pudo localizar un ejemplar de L’Écho de l’Europe (en la Hemeroteca municipal de Madrid), el prospecto de Le Régulateur (en el Archivo Histórico Nacional) y el número 15 de este entre los papeles de Juan Corradi en el Archivo del Congreso de los Diputados. El catálogo digital de la Biblioteca Nacional de España señala tres números de L’Écho de l’Europe que vienen a completar al único conservado en la Hemeroteca municipal de Madrid. En realidad, son siete y disponemos así, por lo visto, de la totalidad de los ejemplares que se imprimieron de esta hoja. Pero seguimos tan faltos de documentos de primera mano sobre los demás títulos, pese a los recursos que ponen hoy a disposición de los investigadores y curiosos las hemeroteca y bibliotecas virtuales de la Biblioteca Nacional de España, del Ministerio de Educación, de varias comunidades autónomas o Google Libros.

  • 4 Diario constitucional político y mercantil de Barcelona, 1 de enero de 1821, impreso en Barcelona p (...)

4Sin embargo, no hemos renunciado a estudiar esta prensa redactada en francés durante el Trienio Liberal. Siguiendo el magisterio de Alberto Gil Novales, hemos rastreado sus huellas en los demás periódicos publicados tanto en Francia como en España durante este período, buscando datos, alusiones, críticas, polémicas, extractos y, en el mejor de los casos, fragmentos o artículos reproducidos. Esta investigación, completada por otra similar en los escritos de contemporáneos y a veces actores políticos de primera importancia, como Chateaubriand, nos permite presentar esta primera aproximación a un tema que nos parece del mayor interés por probar, como afirmó acertadamente el Diario constitucional, político y mercantil de Barcelona, ya a principios de enero de 1821, que «los dos bandos que dividían la Europa no formaban una guerra de nación contra nación, sino una guerra civil de clase contra clase»4.

5El presente trabajo (dificultado por la pandemia de Covid que no nos permitió tener acceso a algunos archivos que queríamos consultar) no es sino una primera aproximación que ha de ser enriquecida por otros trabajos. Así que esperamos que compañeros estudiosos del Trienio puedan completar, matizar, e incluso rectificar lo que aducimos en las páginas que siguen.

I - L’Écho de l’Europe (febrero – marzo de 1821)

  • 5 Hauffmann, Léon-François, En marge de l’histoire politique et littéraire de la France sous la Resta (...)

6El 18 de febrero de 1821 (el 11, según Léon-François Hoffmann5) se sumó a la veintena de periódicos político-informativos que se publicaban en Madrid un nuevo título, L’Écho de l’Europe, enteramente redactado en francés.

  • 6 Son numerosos los testimonios al respecto: el redactor de El Patriota riojano se quejó de los «lect (...)
  • 7 Correspondance du comte de La Forest, ambassadeur de France en Espagne, 1808-1813 publiée pour la S (...)
  • 8 Casse, Baron A. du (ed.), Supplément à la Correspondance de Napoléon I. Lettres curieuses omises pa (...)
  • 9 Sobre El Imparcial de Pedro Estala, véanse DUFOUR, Gérard, «Une éphémère revue afrancesada: El Impa (...)
  • 10 Diario constitucional, político y mercantil de Barcelona, 25 de enero de 1821, imprenta nacional de (...)
  • 11 El Espectador, n° 50 (3 de junio de 1821), imprenta de don Juan Ramos y Compañía, p. 200.
  • 12 Ibid., n° 687 (2 de marzo de 1823), imprenta del Espectador, R. Macias, p. 1292.
  • 13 Diario constitucional, político y comercial de Barcelona, 7 de julio de 1822, imprenta de Narcisa D (...)
  • 14 N° 74 (3 de junio de 1822), p. 74 («Le Réveil»); n° 11 (11 de abril de 1823), pp. 3-4 («Le Cordon s (...)

7En un ambiente en el que la prensa tenía las mayores dificultades para sobrevivir6, podía parecer insólita la aparición de una hoja destinada a un público del cual quedaban excluidos los más de los lectores. Sin embargo, no era el primer periódico en francés impreso en la capital: ya a principios del segundo reinado (o intento de reinado) de José I, había visto la luz Le Courrier d’Espagne, obra de afrancesados encaudillados por Cabarrús. Pero pese al intento de sus redactores de congraciarse al embajador del Emperador, conde de La Forest7, la vida de este periódico había sido de las más efímeras, dado el órdago de Napoleón enfurecido por lo que consideró como la iniciativa de unos «intrigantes» e hizo comunicar a su hermano, por su ministro de la guerra, que no toleraba la existencia de periódicos en francés donde estaban sus tropas8. Posiblemente no hubiera conocido Le Courrier d’Espagne mejor suerte que la revista afrancesada El Imparcial, de Pedro Estala, que, aunque escrita en castellano, tan solo consiguió mantenerse a flote poco más de cuatro meses, del 21 de marzo al 4 de agosto de 18099. Pero, en 1821, no faltaban en Madrid y toda España, personas capaces y deseosas de leer lo que se decía en los papeles públicos de Francia de la situación de España, y de Europa en general. Así, en enero de 1821, el Diario constitucional de Barcelona había anunciado que un tal «Andrés Sinforien, de nación francesa, había llegado a esta ciudad con una porción de libros escogidos de toda clase de literatura en aquel idioma» y tenía «además, colecciones completas de periódicos franceses más acreditados como son la Minerva, el Censor, el Homme gris y otros»10 y cinco meses después, a principios de junio de 1821 cuando M. Monte instaló en Madrid, en el 40 de la calle de la Montera, un nuevo gabinete de lectura, insistió en que se hallarían en su establecimiento «todos los periódicos nacionales y extranjeros, en francés y en español, muy escogidos»11. Asimismo, se pueden encontrar en la prensa del Trienio Liberal poemas en francés, sin traducción, tanto en un diario madrileño como El Espectador12 o periódicos de provincias como el Diario constitucional de Barcelona13 o el Diario constitucional político y mercantil de Palma14. Existían pues lectores, y suscriptores o compradores potenciales para un periódico redactado en francés y publicado en España. La empresa era arriesgada desde el punto de vista económico, pero, con algo o mucho de suerte, no obligatoriamente condenada al fracaso.

Un periodista francés refugiado en España

  • 15 La Minerve française, par MM. Aignan, de l’Académie française; Benjamin Constant; Evariste Dumoulin (...)
  • 16 Hemos consagrado un estudio (que se publicará en breve) a este personaje: Por el amor a la libertad (...)

8El nuevo don Quijote (según la conocida expresión de El Censor de Cañuelo y de Pereira que salía así a deshacer tuertos por el mundo de la prensa española) era un francés de 22 años, Lucien Bousquet-Deschamps que no había esperado que la justicia de su país le condenara siete veces en un mes por escritos sediciosos a un total de 19 años y tres meses de prisión y 19 400 francos de multas (el equivalente de casi cien meses del medio sueldo cobrado por un coronel cesado15), sino que, desde el primer proceso que se le había formado, y que se soldó por un año de prisión y 5 000 francos de multa, prefirió en julio de 1820 tomar las de Villadiego y darse a la fuga. Había llegado a Madrid en el mes de septiembre siguiente, y El Constitucional de Joaquín de Mora y Gorostiza anunció su llegada en términos más que laudatorios. Tal fue la protección de la que se benefició de Joaquín de Mora que, en diciembre, se pudo leer en El Constitucional que el joven francés iba a tomar a partir del 1 de enero de 1821 la dirección de este periódico al que daría un nuevo impulso. Pero el encarcelamiento de Mora por acontecimientos ocurridos en La Fontana de oro provocó la desaparición de este título y el exiliado vio esfumarse su sueño16.

Retrato de Jacques-Lucien Bousquet-Deschamps

Retrato de Jacques-Lucien Bousquet-Deschamps

por Devaria (Musée Carnavalet, París). Litografía.

  • 17 Journal du commerce et de l’industrie. Feuille politique, littéraire et d’annonces, n° 7 (24 de ene (...)
  • 18 Le Constitutionnel, n° 30 de enero de 1821, [Paris], de l’imprimerie d’Ant. Bailleul, imprimeur du (...)

9Sin embargo, el 24 de enero de 1821, en París, el liberal Journal du commerce comunicó a sus lectores que se decía que Bousquet-Deschamps iba a publicar en Madrid un periódico titulado L’Européen en el que se hallarían los artículos y fragmentos que habían sido el objeto de la censura en la capital francesa17. Seis días después, Le Constitutionnel confirmó la noticia (sin precisar lo que sería el contenido de la futura publicación) indicando que M. Bousquet-Deschamps, quien había de ser uno de los redactores del periódico español El Constitucional, iba a sustituir esta publicación por otra, redactada en francés y titulada L’Européen18.

  • 19 BOUSQUET-DESCHAMPS, FONTAN, De la translation de M. Magalon à Poissy, et de la suppression de L’Alb (...)

10Bousquet-Deschamps no había pues desistido de su proyecto de publicar en Madrid lo que no podía serlo por la prensa parisina y mantenía con sus colegas liberales parisinos los contactos necesarios para que la empresa fuese viable. ¿Cómo consiguió salirse Bousquet-Deschamps del apuro económico que supuso para él la desaparición de El Universal y, sobre todo, reunir los fondos necesarios a esta nueva empresa? ¿Pudo contar con la solidaridad de hermanos en liberalismo? o ¿su madre (a quién no faltaban recursos económicos ya que luego, en 1822, estuvo dispuesta a hacer enormes gastos para mejorar las condiciones de encarcelamiento de su hijo en Agen, en Francia19) le hizo llegar la cantidad que le permitió pagar al impresor? En todo caso, no pudo contar (o poquísimo) con el dinero adelantado por suscriptores puesto que el primer eco del prospecto que hizo imprimir para anunciar la publicación de un periódico nuevo que se titularía L’Écho de l’Europe tan solo pareció en la rúbrica «Anuncios» de la Gaceta de Madrid del 17 de febrero de 1821, o sea la víspera de la salida del primer número, de esta forma:

  • 20 Gaceta de Madrid, n° 48 (17 de febrero de 1821), Madrid, en la imprenta nacional, p. 232.

«El eco de Europa, periódico político escrito en francés, y publicado por Mr. Bousquet-Deschamps. El primer número de este periódico que constará a lo menos de dos pliegos de impresión, se dará al público el domingo próximo 18 del corriente y continuará saliendo todas las semanas. Se suscribe en la librería extranjera, calle de la Montera, en la de Brun, y generalmente en todas las librerías de esta corte y de las provincias. El precio de abono es 20 rs. por un mes, y 60 por tres meses. El objeto del editor de este periódico es, como lo anuncia su prospecto: 1°. Dar a conocer a toda Europa los sucesos más importantes de España y los progresos de su regeneración política y en general todo lo que puede acelerar o atrasar la consolidación de sus nuevas instituciones. 2°. Contribuir en lo posible a ilustrar el espíritu público de esta heroica Nación, presentándole el cuadro de los acontecimientos que se suceden con rapidez entre las más naciones, y que pueden tener algún influjo, aunque sea indirecto, en la suerte de la Península. El editor ofrece usar de mayor moderación y prudencia, tanto con respecto a los asuntos nacionales como a los extranjeros, al mismo tiempo se pone manifestar con franqueza los errores o los delitos que puedan ceder en perjuicio del sistema constitucional»20.

11El mismo día, El Universal también comunicó a sus lectores que Mr. Bousquet-Deschamps publicaría a partir del 18 de febrero El Eco de Europa, periódico francés semanal. Las informaciones proporcionadas sobre el precio, lugares donde suscribirse e intenciones del editor eran, obviamente, las mismas que las dadas por la Gaceta de Madrid. Pero la tonalidad de los dos textos era totalmente distinta, incluso si ambos parecieron en la rúbrica «Anuncios». En efecto, mientras que la Gaceta se había contentado con extractar el texto de Bousquet-Deschamps, El Universal acompañó los datos proporcionados por el prospecto con información sobre la situación de Bousquet-Deschamps y alabanzas a su persona. El resultado fue un texto de tamaño muy inusual para esta clase de noticia (148 líneas repartidas en tres columnas, o sea casi la mitad de una de las cuatro páginas del periódico), lo que, evidentemente, llamó nada más que por esto el interés de los lectores.

12El que lo firmó con la inicial C. (posiblemente Juan González Caborreluz), citando profusamente a Benjamin Constant, insistió particularmente en la condición de prófugo por motivos políticos y refugiado de Bousquet-Deschamps, que había defendido en su país «la libertad del pueblo contra las usurpaciones del ministerio». No hay la más mínima duda de que conocía muy bien al joven periodista francés puesto que casi anunció un tema no mencionado en el prospecto, pero esencial para Bousquet-Deschamps declarando que, si el editor añadía al plan que anunciaba

  • 21 El Universal, n° 48 (17 de febrero de 1821), Madrid, imprenta del Universal, p. 180.

«la idea de insertar en su papel todo lo que, repudiado en París por la fatal censura, pueda demostrar con la mayor evidencia el grado de opresión a que tienen que sujetarse los escritores franceses, será más admirable el contraste que resulte entre la situación actual de la libertad, en Francia y la que cabe en suerte a los españoles después de tantos años de ignominiosa servidumbre»21.

13Este trato personal entre Bousquet-Deschamps y un redactor de El Universal nos permite situar a nuestro personaje, entusiasta defensor de la libertad, en el campo del liberalismo moderado. Y efectivamente el tal C. insistió en ello como argumento a favor de L’Écho de l’Europe y de su autor:

  • 22 Ibid.

«Mr. Deschamps reconoce en su prospecto la delicadeza de su posición particular, cuando tenga que hablar de nuestros negocios públicos, y de los hombres que manejan las riendas del gobierno. Conoce que esta moderación es tanto más necesaria, cuanto se encuentra en medio de una nación generosa, que ha dado a la Europa entera un grande ejemplo de fuerza y de moderación, y que se distingue por un grado eminente no menos por su ardiente entusiasmo hacia la libertad que por su amor al orden. Tiene razón el Sr. Deschamps este amor al orden, esta unión de sentimientos, esta dignidad de conducta, son rasgos sublimes que deben servir de modelo a todas las naciones»22.

14Con lo cual, la conclusión del articulista de El Universal no podía ser más favorable a Bousquet-Deschamps:

  • 23 Ibid.

«Nosotros deseamos sinceramente que el trabajo que se impone el Sr. Deschamps corresponda a la nobleza de sus intenciones. Los que saben ser libres, y defienden los principios de justicia, son hermanos, aun cuando pertenezcan a países diferentes. Al nacer, no hay elección y solo merecen la consideración pública los que luchando con las usurpaciones del poder, y haciendo frente a los rigores de la servidumbre, defienden en todas partes, y con igual denuedo, la causa d la humanidad, que es la de todas las naciones»23.

  • 24 Miscelánea de comercio, Artes y literatura, n° 358 (20 de febrero de 1821), Madrid, imprenta de I. (...)

15El 20 de febrero, la Miscelánea anunció que, la víspera, había salido «el primer número de un periódico francés que se publica en esta capital, con el título de L’écho de l’Europe, por Mre Bousquet Deschamps [sic], literato francés, refugiado en España de resultas de las persecuciones que sus opiniones liberales le han acarreado en su país». El comentario que acompañaba la noticia no podía ser más positivo puesto que no dudaba el autor del artículo en declarar que «el primer número de este periódico justifica las esperanzas que la reputación del autor había hecho concebir». Y para probarlo, antes de acabar con las consabidas indicaciones de periodicidad, precio y lugares de venta, el artículo bastante extendido que le consagraba (51 líneas, o sea la tercera parte de una de las cuatro páginas del diario) ofreció como botón de muestra la traducción de algunos fragmentos del artículo sobre «Francia»24.

16El primer número de L’Écho de l’Europe produjo también un efecto positivo entre los redactores del Correo general de Madrid que el 24 de febrero de 1821, lo anunció y comentó en estos términos:

  • 25 Correo general de Madrid, n° 116 (24 de febrero de 1821), Madrid, en la imprenta de Antonio Ferrer, (...)

«Se ha publicado ya el primer número del Écho de l’Europe periódico francés redactado por Mr. Bousquet-Deschamps. Contiene artículos interesantes sobre la política actual de Europa escritos en un sentido liberal. Su autor no desmentirá la opinión que han hecho formar de su talento las producciones que han acarreado su honrosa persecución»25.

17La Periódico-manía, en su número 35, también saludó el nacimiento de L’Écho de l’Europe en términos positivos, aunque no exentos de cierta duda sobre el porvenir que le estaba reservado:

«L’Écho de l’Europe.

Journal politique.

Ahora sí que ha ocurrido una duda. Este papel es un periódico que se escribe en Madrid: se escribe en francés. ¿Es hermano, o no? Entra, querido, entra en la cofradía. Tú perteneces a una Nación generosa. Tú tienes ideas eminentemente liberales. Tú eres amigo del órden, y de nuestra Constitución. Nosotros, aunque maniáticos, te saludamos con el ósculo fraternal.

¡Ojalá que la Europa quiera oír el eco de tus razones!... Pero nos parece que vas a dar música a un sordo. Sin embargo tus trabajos son loables; tu doctrina, excelente; tu imparcialidad apreciabilísima.

[…]

Por lo demás somos amigos. Sentiremos que muera el Eco. Le deseamos prosperidades: y si tal fuese su desgracia, que sucumba a la ley fatal periódica, haremos más, Monsieur; le pondremos el epitafio en Francés para darte esta última prueba de nuestra estima.

  • 26 La Periódico-manía, n° 35, Madrid, imprenta de la viuda de Aznar, pp. 19-21.

La Periódico-manía te saluda a la Española, deseando que Dios te guarde muchos años, y a la Francesa también… Adieu, mon cher frère, je vous embrasse du fond de mon cœur»26.

18Indudablemente, Bousquet-Deschamps gozaba de mucha estima entre los periodistas liberales que anunciaron la publicación de L’Écho de l’Europe o comentaron el primer número puesto que los más de ellos subrayaron su afamado talento literario. Ello, cuando lo único que se conocía de él en España era el anuncio de la nueva fórmula de El Constitucional y las dos cartas que había mandado a la Miscelánea. ¡Lo que puede una persecución! se hubiera comentado entonces, parodiando el título de la celebérrima comedia de Martínez de la Rosa, Lo que puede un empleo.

  • 27 [N° 1], pp. 31-32.
  • 28 N° 71 (12 de marzo de 1821), p. 281.
  • 29 Morgenblatt für gebildete Stande, n° 81 (10 de abril de 1821), Benlagen, Literaturblalt, n° 105, Mo (...)

19La aparición de L’Écho de l’Europe fue noticia también fuera de España. Ya en el primer número, Bousquet-Deschamps dio irónicamente las gracias a la prensa ultrarrealista francesa, y especialmente a la Gazette, por haber anunciado su periódico, aunque, añadía, hubieran podido hacerlo con mayor cortesía, incluso si se sentían honrado por las injurias que le dirigían27. Asimismo el Allgemeine Zeitung de Múnich del 12 de marzo28 y, un mes después, el 10 de abril de 1821 el Morgenblatt für gebildete Stande, que se publicaba en el reino de Wurtemberg en Stuttgard y Túbigenen lo señalaron29. Pero pese a este reconocimiento internacional, no tuvo el éxito deseado y, al cabo de siete números, y, por lo que parece, sin tener tiempo para avisar a sus lectores y para publicar el octavo número que hubiera completado el segundo mes de publicación, Bousquet-Deschamps tuvo que abandonar la empresa, en medio, al parecer, de la indiferencia general.

L’Écho de l’Europe, número 1, p. 1

L’Écho de l’Europe, número 1, p. 1

Hemeroteca Municipal de Madrid: F 66 / 6 (63)

L’Écho de l’Europe por fuera y por dentro

  • 30 Hemeroteca municipal de Madrid, F 66 / 6 (63) La cubierta no se conservó en ninguno de los ejemplar (...)

20L’Écho de l’Europe se presentaba como un opúsculo de tamaño reducido (19 x 10,5 cm.), que, como podemos constatar en el único ejemplar conservado en la Hemeroteca municipal de Madrid30, llevaba una cubierta en cuya primera página, enmarcado con orla y filete, se podía leer en mayúsculas el título, el nombre del redactor y su calidad de refugiado («L’ÉCHO DE L’EUROPE / JOURNAL POLITIQUE/ PAR L. BOUSQUET DESCHAMPS, RÉFUGIÉ»), el lema con resabio revolucionario «LIBERTÉ, VÉRITÉ, IMPARTIALITÉ», la indicación del número así como de la imprenta donde se había realizado (la de Aguado y compañía, en Madrid) y la fecha (18 de febrero de 1821 para el primer número).

Cubierta del primer número de L’Écho de l’Europe (18 de febrero de 1821)

Cubierta del primer número de L’Écho de l’Europe (18 de febrero de 1821)

Hemeroteca Municipal de Madrid, F 66 / 6 (63)

21En la cuarta página de esta cobertura, figuraban todas las indicaciones prácticas referentes a la publicación: la periodicidad (semanal); el precio (20 reales por mes); los sitios de suscripción (en Madrid, en la librería extranjera de Denné, calle de la Montera, y en la de Brun, enfrente de las gradas de San Felipe) así como en todas las de la capital y de provincias, y en el extranjero en casa de los principales libreros, sin más precisión; y por fin la indicación de que la correspondencia, el dinero y todo lo relativo a la redacción había de mandarse, franco de porte, a M. L. Bousquet Deschamps, redactor-propietario de L’Écho de l’Europe.

Contracubierta del primer número de L’Écho de l’Europe (18 de febrero de 1821)

Contracubierta del primer número de L’Écho de l’Europe (18 de febrero de 1821)

Hemeroteca Municipal de Madrid, F 66 / 6 (63)

  • 31 La Periódico-manía, n° 35, p. 19.

22Llama la atención la falta de regularidad en el número de páginas que compusieron los siete números que vieron la luz: 36, 44, 38, 47, 32, 35 y 45. Estas diferencias, que casi alcanzan el 20% entre el más escueto y el más voluminoso, se repercutieron en los costes de fabricación entre el precio del papel y la mano de obra, lo cual no debió de facilitar la gestión económica de la empresa. Y si añadimos que, como le aconsejó La Periódico-manía, L’Écho de l’Europe hubiera tenido interés en valerse «de un cajista de su Nación para que saliese mejor acentuado y más correcto»31, todo indica que Bousquet-Deschamps tenía algunos problemas con el aspecto editorial y comercial del periodismo. Lo cual no es de extrañar, puesto que, hasta entonces, no había tenido que enfrentarse con él, contentándose en París con entregar sus textos sea a Voidet, redactor principal de L’Aristarque en el cual colaboró, sea a Corréard que editó los opúsculos que motivaron sus condenaciones.

  • 32 [N° 1], p. 1.
  • 33 Ibid., p. 2.
  • 34 Ibid.

23En la proclama que dirigió en el primer número a los valientes españoles («Braves Espagnols») para agradecerles el acoger al proscrito que era al huir su patria por haber defendido los derechos del pueblo en contra de las pretensiones inconstitucionales de un ministerio despótico y una facción enemiga de la libertad32, quiso manifestar que era un hombre de orden, amigo de la constitución33, o sea, todo un liberal, pero un liberal moderado. A continuación, volvió a exponer lo que ya había indicado en el prospecto sobre lo que, según él, había de ser un periódico francés (y no, en francés) publicado en Madrid, o sea por una parte, dar a conocer a Europa los hechos más importantes que ocurrían en España, el desarrollo y los progresos de la regeneración del país y cuanto pudiera acelerar o retrasar el desarrollo de sus nuevas instituciones; y por otra parte, contribuir a ilustrar la opinión pública de esta heroica nación mostrándole de forma fehaciente los acontecimientos que sucedían rápidamente entre los demás pueblos y podían influir, incluso indirectamente, sobre el devenir de España34.

Probables motivos de un rotundo fracaso

24El plan presentado por Bousquet-Deschamps era sin duda atractivo, aunque los potenciales lectores no necesitaban la creación de un nuevo periódico para estar al tanto de lo que ocurría en Europa ya que todos los grandes diarios madrileños consagraban una parte importante de sus columnas a las «noticias extranjeras». El primer número confirmó el título al dar y comentar información que llevaba sobre varios países europeos (Francia, España, Italia, Inglaterra, Portugal, y –aunque breve e incluso brevísimamente– Macedonia y Rusia). En cambio, la semana siguiente, la esfera geográfica de las naciones de las que se habló en el hebdomadario se redujo a Francia, España, Portugal e Italia, que hasta la cuarta entrega formaron el núcleo de países de los que se dignó informar Bousquet-Deschamps, añadiéndosele Austria en los números 3 y 4, así como Inglaterra y los Países bajos en el tercero. Pero, al comenzar el segundo mes de publicación, todo se refirió a Francia y España, con algunos breves comentarios sobre la Santa Alianza y la situación en Italia (en el número 5) y a unas consideraciones sobre Europa en general (en el sexto). En cuanto a la última aparición de L’Écho de l’Europe, llevó casi exclusivamente sobre Francia (886 líneas), con breves referencias a Portugal (183 líneas), España (98) e Italia (tan solo 5 líneas).

25El cómputo (aproximado) del número de páginas consagradas a cada país en toda la colección de ejemplares de L’Écho de l’Europe conservada en la Biblioteca Nacional de España es aleccionador puesto que llegamos al resultado siguiente:

  • Francia: 129 páginas;

  • España: 79 páginas;

  • Italia: 17 páginas;

  • Austria: 15 páginas;

  • Portugal: 6 páginas;

  • Inglaterra: 2 páginas;

  • Países bajos: 1 página.

26En otras palabras, más bien que L’Écho de l’Europe como pretendía, Bousquet-Deschamps publicó L’Écho de la France et de l’Espagne, o más bien, L’Écho de la France a secas.

  • 35 Morgenblatt für gebildete Stande, n° 81 (10 de abril de 1821), p. 115.
  • 36 L’Écho de l’Europe, [n  6], pp. 7-19.
  • 37 Ibid., pp. 30-31.

27El lector que pensaba hallar información original y fehaciente sobre el estado político de toda Europa como anunciado en el prólogo y en el primer número del periódico debió de quedarse muy defraudado. Como asentó el Morgenblatt für gebildete Stande al informar a sus lectores, en su número del 10 de abril de 1821, que, en España, el «célebre chivo expiatorio» Bousquet-Deschamps había lanzado un semanal titulado L’Écho de l’Europe, no repercutió otra voz que la suya, lo que no era mucho35. Sobre todo, salvo para un artículo comunicado sobre finanzas públicas, ilegible de tantas cifras producidas36, para los españoles que compraron el periódico, la información que podían leer en él no constituía ninguna novedad ya que estaban ya al tanto desde hacía varios días por la lectura de los diarios. Asimismo, la reiteración de ejemplos de censura en Francia y de consideraciones sobre este tema que parecía tan capital a Bousquet-Deschamps, tampoco constituía un punto fundamental para un ciudadano español. Y ¿qué decir de las dos páginas que consagró en el número 6 al anuncio de la venta en París de un «teatro mecánico», que evidentemente no podía interesar, en el mejor de los casos, sino a un número muy reducido de lectores españoles37?

  • 38 Le Constitutionnel, 9 de septiembre de 1820, p. 4.
  • 39 Le Drapeau blanc, 1 de mayo de 1820, p. 3.
  • 40 L’Écho de l’Europe, [n° 1], p. 32.

28Como había expresado el propio Bousquet-Deschamps en el primer número, no había publicado en Madrid un periódico en francés sino un periódico francés. El público al que estaba destinada tan singular publicación era el de Francia, el mismo que antaño se apasionaba por los opúsculos que, de forma anónima, nuestro joven periodista ponía cada día en venta en la tienda de Corréard, una de las víctimas del naufragio de La Medusa en 1816 convertido en uno de los más comprometidos libreros liberales de París por los años de 1820. Pero ¿cuántas suscripciones podía esperar más allá de los montes? Las de los periódicos, que en una época en la que no existían agencias de noticias recurrían a la prensa extranjera para informarse, reproduciendo extractos en sus columnas o atribuyendo las noticias así obtenidas a supuestas «correspondencias particulares» y nos consta, por ejemplo, que el ultra propietario del Journal des débats, Martainville, se había suscrito a El Constitucional38. También podía contar, en el mejor de los casos, con algún que otro gabinete de lectura como el Salón literario de la galería de madera del barrio del Palacio Real que pretendía poner a disposición de sus clientes los distintos periódicos españoles (lo que, evidentemente, no era cierto)39. Pero ¿qué particular iba a señalarse a la atención de la policía recibiendo con regularidad una hoja procedente de España y redactada por un prófugo, que recomendaba a cuantos quisieran ponerse en contacto con él no escribirle directamente, puesto que la correspondencia que se le dirigía desde Francia estaba controlada por la policía40? Si creía poder mantener su publicación con semejantes ingresos, Bousquet-Deschamps había confundido cuentos y cuentas: se había equivocado en su «business plan» y lo pagó caro.

  • 41 El Cetro constitucional. Semanario político, n° 1, Madrid, Imprenta de don José del Collado, [p. 39 (...)
  • 42 El Revisor político y literario, tomo I, secundo cuaderno, [Madrid], imprenta de Vega y compañía, p (...)
  • 43 El Mochuelo literario, n° 2, p. 32.

29Una circunstancia agravante pudo contribuir también al fracaso de la publicación de L’Écho de l’Europe: su precio: 20 reales por mes, 60 reales por trimestre, sin descuento como se solía hacer por una suscripción más larga ni posibilidad, por lo visto, de compra al número. Era bastante alto si lo comparamos con los de otras revistas ya que suscribirse a El Cetro costaba 45 reales por un trimestre41; El Revisor, con sus tres números al mes, costaba 26 reales, o sea que cuatro números salían a un poco más de 34 reales42. Y no digamos nada de publicaciones sin periodicidad fija como La Periódico-manía que se despachaba por 13 cuartos cada, y menos de El Mochuelo literario que, en 1820, se vendía a «ocho cuartos de vellón cabales / en moneda metálica y no en vales» como se indicó en el número 2 de esta publicación43. Asimismo, como consta por el prospecto, no supo crear Bousquet-Deschamps una red de distribuidores que hubieran podido facilitar su difusión (aunque hemos visto que ello no había servido para nada respecto a la nueva fórmula de El Constitucional).

  • 44 L’Écho de l’Europe, [n° 4], p. 47.
  • 45 Ibid., [n° 7], p. 39.
  • 46 Ibid., [n° 4], p. 47.

30Todo concurrió pues al fracaso de L’Écho de l’Europe y, pese a su incuestionable talento de periodista y polemista, Bousquet-deschamps no consiguió evitarlo. ¿Abandonó la empresa después de la publicación del número 7 (último de la colección conservada por la Biblioteca Nacional de España)? Todo lo deja entender puesto que manifiestamente el periodista francés cumplió escrupulosamente con la obligación de depósito legal, que, por lo visto, no fue excesivamente respetada durante el Trienio Liberal, especialmente por lo que se refiere a prensa y a opúsculos. Sin embargo, resulta como menos sorprendente que haya cesado la publicación sin proporcionar a sus suscritores la cuarta entrega mensual que se había comprometido a remitirles44, sin despedirse de ellos y, todo lo contrario, prometiéndoles tratar de la correspondencia entre los ultra de Francia y los serviles de España en uno de los futuros números45. Así que dos de una: o hubo uno o unos pocos otros números que siguieron al séptimo, y de los que Bousquet-Deschamps se olvidó depositar en la Biblioteca Real; o unas circunstancias imprevistas le obligaron a cesar repentinamente su actividad, como ya se había visto obligado a retrasar la salida del tercero por motivos que intentó justificar pretextando que había esperado tener más información que comunicar a sus lectores46.

El moderado exaltado

  • 47 Ibid., [n° 3], pp. 16 sq.
  • 48 Ibid., [n° 5], p. 9.
  • 49 Ibid., [n° 6], p. 2, donde declaró Bousquet-Deschamps respecto a la actitud de Luis XVIII que no ha (...)
  • 50 Véanse las expresiones: «tremblez ennemis de ma patrie» y «souverains altérés de sang et de carnage (...)
  • 51 FURET (François), HALÉVI (Ran), La monarchie républicaine. La Constitution de 1791, Paris, Fayard, (...)
  • 52 L’Écho de l’Europe, [n° 6], p. 23.
  • 53 Petit dictionnaire Ultra, précédé d’un essai sur l’origine, la langue et les œuvres des Ultra, par (...)

31El fracaso editorial de Bousquet-Deschamps no significa de ninguna manera que careciera de interés la actitud política que ostentó en su periódico que tuvo la singularidad de compaginar moderación y exaltación. En efecto, como ya hemos visto, desde las primeras páginas de L’Écho de l’Europe, hizo alarde de ser un moderado, hombre de orden. Pero ello no impidió que en la segunda entrega, se vio obligado a refutar las aserciones de compatriotas suyos que le habían calificado (no sin razón) de exaltado47. En efecto, por lo que respecta a la política francesa, Bousquet-Deschamps denunció despiadadamente, con violencia y virulencia, a los ultra y a los ministros (especialmente al barón Pasquier, ministro de asuntos exteriores) que, haciendo caso omiso de la carta otorgada por un rey bondadoso y deseoso de la felicidad de sus súbditos, habían restablecido el poder absoluto y la tiranía. Así que en las páginas de L’Écho de l’Europe, Bousquet-Deschamps no cesó de llamar a sus compatriotas a alzarse para recuperar los derechos que les habían sido arrebatados y rebelarse en contra de un sistema inicuo, deseando que apareciera en su país algún Quiroga o Riego que se encargara de llevar a cabo una revolución similar a la que había conocido España a principios de 182048. Esto era lo mínimo que Bousquet-Deschamps esperaba de la revuelta a la que llamaba a los franceses. Pero, en realidad, no se satisfacía con la vuelta pura y sencilla al sistema regido por la carta otorgada en 1814 por Luis XVIII del que, en el fondo, desconfiaba49. Observamos también que no solo llamó a la rebelión, sino que lo hizo utilizando referencias al discurso más emblemático de la Revolución de 1789, el de su himno más célebre con la Marsellesa de Rouget de Lisle: Le Chant du départ de Marie-Joseph Chénier (con música de Mahul) cuando llamó a temblar a los tiranos de su patria, y evocó a los soberanos sedientos de sangre50. Pero ello no significa que Bousquet-Deschamps quisiera establecer un sistema republicano puro en Francia, sino la monarquía constitucional (que algunos como François Furet y Ran Halévi califican de «monarquía republicana»51) tal como había sido prevista en la constitución de 1791, que consideraba como la fuente y el modelo insuperado de todas las demás (incluida la de la monarquía española promulgada en Cádiz en 1812)52. En otras palabras, Bousquet-Deschamps era la perfecta ilustración de lo que afirmará el autor del Petit dictionnaire liberal publicado en París en 1823, o sea que había tanta diferencia entre un realista y un ultra como entre un liberal y un jacobino53. Para él, ser realista constitucional o ser liberal era todo uno: solo la exaltación permitía conseguir el sistema ideal en el cual la soberanía residía en la nación y el pueblo gozaba de la plenitud de sus derechos y sola la moderación conseguía mantenerlo.

Hacia otros horizontes

  • 54 Journal des débats, 9 de mayo de 1822, p. 3.
  • 55 BOUSQUET-DESCHAMPS, FONTAN, De la translation de M. Magalon à Poissy, op. cit.
  • 56 Véase nuestro trabajo ya citado, Por el amor a la libertad de expresión y a la humanidad….

32Después de renunciar a seguir publicando L’Écho de l’Europe, ¿quiso Bousquet-Deschamps volver a Francia después de obtener el indulto de Luis XVIII que solicitó a través del embajador de Francia en Madrid, conde de Lagarde, como afirmó luego el Journal des débats54. Lo cierto es que se pasó en agosto de 1820 a Cádiz, de donde embarcó para Barcelona donde llegó cuando se había declarado la epidemia de fiebre amarilla que asoló la ciudad. Se portó heroicamente, intentando aliviar cuanto pudo la suerte de los enfermos y moribundos y se puso al servicio de los médicos mandados por el gobierno francés para observar la evolución de la enfermedad. Movidos por su abnegación, estos solicitaron para él el perdón de Luis XVIII que permitió que regresara a su tierra natal. Pero no concedió un indulto total, sino que redujo la pena a un año de prisión que tuvo que efectuar, en pésimas condiciones, Bousquet-Deschamps mientras que el poder colmaba de honores y gratificaciones a los médicos y las demás personas que les habían ayudado en su tarea. Liberado, rompió una última lanza en 1824 a favor de la libertad con un opúsculo en el cual denunció las condiciones de detención de otro periodista, M. Magalon, también condenado por escritos sediciosos55. En 1827, se pasó a Egipto donde fundó, con la ayuda del bajá Mehemet Alí, un periódico cuyo título revelaba cierta nostalgia de sus tiempos madrileños: L’Écho des Pyramides. Pero, como no pudo impedirse de ciertas críticas hacia el sultán, la empresa egipciaca no tuvo mejor resultado y esta publicación cesó al cabo de tres números. De allí pasó a Esmirna, donde se hizo director del periódico de la ciudad donde recibió la visita de viajeros franceses como Gérard de Nerval y le perdemos definitivamente la pista56.

II – Le Régulateur (julio de 1821 – 1822)

  • 57 Dato deducido del hecho de que, como veremos a continuación, El Universal se refirió el 19 de julio (...)
  • 58 Tablettes Universelles. Répertoire des événements des nouvelles, et de tout ce qui concerne l’histo (...)

33A mediados de julio de 1821, salió en Madrid el primer número de otro periódico redactado en francés, Le Régulateur, journal politique et littéraire57. La elección de este título resultaba sorprendente. No porque existía ya en París una publicación así denominada: numerosísimos diarios o revistas españoles del Trienio Liberal, empezando por El Constitucional, tomaron el nombre de publicaciones parisienses, manifestando así un parentesco espiritual con su tocayo. Pero no era el caso, ni mucho menos, con Le Régulateur de Madrid, que como veremos, se reveló liberal, e incluso liberal exaltado mientras que el de París contaba entre los más rancios de los órganos de prensa ultrarrealistas58.

  • 59 AHN, Estado, legajo 2589, documento 46, según señala Alberto Gil Novales, Las sociedades patriótica (...)
  • 60 Le Drapeau blanc, 23 de julio de 1821, p. 2: noticias de Madrid, con fecha del 12 del mismo mes.

34Había sido precedido (lógica y clásicamente) por un prospecto (conservado en el Archivo Histórico Nacional, pero que no hemos podido consultar por motivos de la pandemia actual59) que no halló eco en los grandes títulos de la prensa madrileña (El Universal, El Espectador, El Censor, la Miscelánea) pero cuya existencia fue señalada rápidamente por la francesa, especialmente por Le Drapeau blanc, este diario ultra entre los ultras, que llevaba como lema «¡Vive le Roi… quand même» (¡Viva el Rey… a pesar de todo), para manifestar su descontento con un rey que había renunciado a ser absoluto60.

  • 61 Datos sacados del n° 15 del único ejemplar conservado conocido de Le Régulateur (Archivo del Congre (...)

35Se componía de cuatro páginas de dos columnas cada una, al estilo y del tamaño (22 por 28 cm.) de un diario como El Universal, impresas por Dávila, y a las cuales los interesados podían suscribirse por 10 rs. por un mes, 27 por un trimestre, y 50 por seis meses, sea escribiendo al director del periódico, «calle de la Sartén, n° 11, casa nueva al lado de la taberna» o sea en la librería de Paz. También imitaba a los diarios en su estructura ya que se dividía en tres partes: «Noticias extranjeras», «Noticias nacionales» y «Variedades» (Mélanges)61.

36La Periódico-manía comunicó a sus lectores el nacimiento de esta nueva publicación con su guasa acostumbrada y vaticinando su próximo fallecimiento pues había de tener la misma suerte que L’Écho de l’Europe:

«Otro proyectista, hermano francés, que viene a España a poner taller periódico, como si no fueramos bastantes de familia. ¿No sabe V., querido, lo que sucedió a L’Écho de l’Europe que murió lleno de usagre, lepra y miseria? Pues tenga V. presente que aquella trompeta enronqueció, y que la Europa no hizo caso de sus voces. Los Ecos no prueban bien. Importa poco que V. haya tomado otro título. Le Régulateur es insípido: da noticias añejas; ve los objetos donde no están. Debe vivir poco tiempo; y esto es lo que nos pone de mal humor, savoir: que tenemos precisión de epitafiarlo en su idioma, y sudamos la gota tan gorda como el puño, para buscar los consonantes galicanos.

  • 62 La Periódico-manía, n° 43, Post data 3a, pp. 14-15.

No sabemos por qué llama Diario a su periódico (Journal) cuando no sale más que dos veces a la semana. Acaso podrá ser porque se publica de día, y no de noche, como el Correo Constitucional. ¡Bien pensado! Tiene V. mil razones»62.

  • 63 Ibid., p. 20.

37Como si fuera poco, el redactor de La Periódico-manía, Camborda y Núñez, remachó el clavo unas páginas después en un artículo titulado «Entre col y col» que consistía en una revista del estado de salud de varios periódicos dedicando estas líneas al de Bousquet-Deschamps: «Le Regulateur. Obstrucciones. Mucho ejercicio; uso frecuente de lavativas; diluyentes, y atemperantes»63.

  • 64 Le Drapeau blanc, 18 de diciembre de 1821, p. 3.
  • 65 Gaceta de Madrid, n°195 (16 de octubre de 1821), p. 1566; El Espectador, número del mismo día, p. 7 (...)
  • 66 El Espectador, n° 50 (3 de junio de 1821), p. 200.

38El juicio era muy severo. Pero Le Régulateur no se reveló tan insípido como pretendió el redactor de La Periódico-manía y no tuvo la misma suerte que L’Écho de l’Europe (como creía también Le Drapeau blanc) puesto que se publicó hasta principios de diciembre64, e incluso pasó a mediados de octubre de dos a tres números semanales que salieron los martes, jueves y sábado mientras que el despacho principal del periódico se trasladó al gabinete de lectura de M. Corne, calle de la Montera, n° 4065, establecido en Madrid a principios de junio de 182166.

Le Régulateur, 31 de agosto de 1821, n° 15, p. 1.

Le Régulateur, 31 de agosto de 1821, n° 15, p. 1.

Archivo del Congreso de los Diputados, legajo 47-2.

Buena acogida de El Universal

  • 67 El Universal, 19 de julio de 1821, p. 785.

39El nuevo periódico en lengua francesa fue acogido con simpatía por un diario como El Universal que, al señalar el error cometido por la Miscelánea del 17 de julio al afirmar que los Srs. Núñez de Abreu, Morejón y Febrer de la Torre habían sido «desterrados de Madrid, al parecer, de Real orden» cuando habían sido «destinados, por Real orden, como militares a diferentes cuarteles fuera de la corte», lo que era muy distinto, puesto que «el destierro era una pena que no podía imponerse sino en virtud de una sentencia de un tribunal», añadió que «la misma falta de exactitud había notado en Le Régulateur». Pero acto seguido, precisó que aconsejaba «a sus redactores, por lo mismo que escriben en una lengua más fácil de ser entendida en los países extranjeros, eviten todas las expresiones que puedan hacerles creer que el gobierno atropella arbitrariamente la libertad de los ciudadanos españoles»67.

40En su número siguiente, el tercero, Le Régulateur se justificó por un «yerro de imprenta fácil de advertir» que no convenció a El Universal que mantuvo su aseveración, pero suavizando su crítica con esta declaración:

«Pero dejando esto aparte, los apreciables redactores del Regulador deben estar persuadidos que esta advertencia y las demás que podamos hacerles, nunca serán dictadas por otro deseo que el que manifestamos al publicar su descuido. Su empresa nos parece muy laudable, y nos alegramos de que prospere; pero por lo mismo volvemos a encargarles de nuevo que usen de la mayor circunspección en el modo de publicar las noticias, pues los detractores de la España son gentes de tan mala fe que se agarran al menor descuido y hecho una vez el daño no se remedia con decir que ha sido yerro de imprenta».

  • 68 El Universal, 20 de julio de 1821, p. 797.

41Conforme con esta declaración, El Universal señaló a continuación otro error de Le Régulateur (o El Regulador, como decía) que en su número 5 había escrito que el empréstito nacional lanzado por el gobierno estaba reservado exclusivamente a españoles y extranjeros residentes en España, cuando, según El Universal, estaba abierto a todos, sin distinción ninguna68. Pero la rectificación no era acrimoniosa: no se trataba de polémica, sino de «corrección fraternal» como se hubiera dicho en algún convento: los dos periódicos eran de la misma estirpe.

Un periódico a sueldo del ministerio

  • 69 Journal des débats, 4 de septiembre de 1821, p. 1.
  • 70 El Imparcial, 5 de octubre de 1821, p. 102.
  • 71 «Reclamación del enviado de Inglaterra cerca de S. M. contra un artículo inserto en El Universal de (...)
  • 72 El Universal, 10 de octubre de 1821, p. 1088. Traducido en el Journal du commerce, 22 de octubre de (...)

42En efecto, según un rumor recogido por el parisino diario ultra Journal des débats, se benefició de la ayuda de un Mecenas, que sustraía 10 000 reales mensuales de los fondos públicos para atacar la parte moderada del ministerio69, una cantidad rebajada a 5 000 por El Imparcial que añadía en cambio que se le tomaban 250 ejemplares de cada número70. Este Mecenas era Bardají, ministro de Estado desde el 1 de marzo, y el rumor fue tan insistente que, en agosto de 1821, al dirigir al gobierno español una protesta en contra de un artículo publicado por El Universal y reimpreso por Le Régulateur, el ministro plenipotenciario de Inglaterra cerca de Fernando VII no dudó en referirse a esta última cabecera como «a paper known to be under the Protection of the Govt. of S. M. C.»71. Y en octubre, la cuestión de la financiación de Le Régulateur fue objeto de una polémica de la que se hizo eco hasta la prensa francesa, con el Journal du commerce y el Journal des débats. Así, El Universal del 10 de octubre publicó una nota en la que declaraba que se le había pedido desmentir la voz, que había corrido «aun entre personas nada vulgares» de que Le Régulateur estaba asalariado por el ministerio, y de asegurar que «en ninguna de las secretarías del Despacho, se recibía ni un solo ejemplar de dicho periódico»72. Pero, lejos de admitir semejante justificación, El Imparcial, sin hacer referencia a El Universal ni citar a Le Régulateur hizo observar dos días después que:

  • 73 El Imparcial, 12 de octubre de 1821, p. 108. Traducido en el Journal des débats, 26 de octubre de 1 (...)

«Entre las gentes de clase vulgar y no vulgar está matemáticamente demostrado que un periódico que no tiene más de 120 suscriptores, y no despacha en su venta suelta más de 20 o 30 ejemplares, no puede sostenerse tres meses sin que alguien pague los gastos; y cuando alguno se obstine en negarlo contra lo que es público y notorio, y se sabe de pública voz y fama, es menester decirle lo que don Quijote a Sancho: “peor es urgarlo”»73.

  • 74 El Eco de Padilla, n° 100 (8 de noviembre de 1821), Madrid, imprenta de don Diego García y Compoy, (...)

43¿Llevaron estas acusaciones a Bardají a dejar de pagar a los redactores de El Regulador o su decisión se debió a otro motivo? El caso es que, en su número del 8 de noviembre, El Eco de Padilla comunicó esta noticia a sus lectores: «Desde que el señor Bardají retiró su protección al Regulateur, este sale tres veces en la semana y prospera visiblemente», añadiendo este comentario: «Buena lección para El Imparcial y El Censor»74.

  • 75 P. 3.
  • 76 Journal de Paris et des départements, politique, commercial et littéraire, n° 11 (4 de marzo de 182 (...)

44Esta declaración, al confirmar los vínculos existentes entre Bardají y Le Régulateur, también nos revela que este último había conseguido una audiencia suficiente para mantenerse a flote sin la ayuda económica de su comanditario. Al menos, durante algún tiempo. En efecto, si tenemos constancia, por informaciones recibidas desde Madrid con fecha del 6 de diciembre de 1821 y comunicadas por Le Drapeau blanc en su número del 12 del mismo mes, que entonces se seguía publicando Le Régulateur en Madrid75, el Journal de Paris anunció el 4 de marzo del año siguiente que su redactor acababa de llegar a Lisboa76.

El principal redactor de Le Régulateur: M. Chapuis

  • 77 Journal des débats, 17 de septiembre de 1821, p. 1.
  • 78 Le Constitutionnel, 6 de agosto de 1821, p. 2: noticias de Madrid con fecha del 26 de julio.
  • 79 Journal des débats, 4 de septiembre de 1821, p. 1.
  • 80 Damos más precisiones en nuestro trabajo, de próxima publicación, Por el amor a la libertad de expr (...)

45El Journal des débats al afirmar también que Le Régulateur estaba sufragado por el ministro de asuntos exteriores, Sr. Bardají, añadió que el periódico estaba dirigido por su secretario, un tal Marhani77. Tenemos que confesar que no sabemos nada acerca de este último personaje cuyo nombre (o algo aproximado) no figura en el Diccionario biográfico de Alberto Gil Novales. Para Le Constitutionnel, que también sacaba su información de noticias o rumores de julio procedentes de Madrid, los redactores de Le Régulateur eran «en parte» franceses refugiados78. Deducir de ello que la otra parte la constituían españoles resulta una perogrullada pero podría explicar la mala calidad del idioma que denunció el Journal des débats, que habló de un periódico supuestamente redactado en francés («en langage soi-disant français»)79. Sin embargo hay que tener en cuenta que la acusación de incorrección lingüística era el arma predilecta de los periodistas, tanto franceses como españoles para desacreditar a sus rivales o adversarios: por ejemplo, Bousquet-Deschamps había sido víctima (de forma totalmente abusiva) de esta táctica tanto por parte del Journal des débats como de Victor Hugo80 a la que El Constitucional también había recurrido en este diálogo:

«- ¿Sabes que C. trabaja en un periódico de Madrid?

- ¿Cuál de ellos?

- El pedante

- Los dos lo son igualmente.

- El que no sabe su idioma.

  • 81 El Constitucional, 30 de diciembre de 1820, p. 4.

- Los dos lo ignoran»81.

  • 82 Journal de Paris, 13 de agosto de 1821, p. 4 y 27 de septiembre, p. 1.
  • 83 Bibliographie historique et critique de la presse périodique française ou Catalogue systématique et (...)
  • 84 Du Portugal en 1822 par Pierre Chapuis, Lisboa, anno 1822, Typographia Patriotica, Rua Direita da E (...)
  • 85 Journal des débats, 4 de septiembre de 1821, p. 1.
  • 86 Alberto Gil Novales, que sacó la información del catálogo 199 (2003) de Livraria académica, Diccion (...)
  • 87 Archives Nationales de France, LH /486 /33. Puede consultarse en el portal «Léonore», www2.culture. (...)

46Según informó el Journal de Paris del 13 de agosto de 1821 y repitieron los más de los diarios parisienses tres semanas después, el que llevaba Le Régulateur era M. Chapuis, que había sido redactor de una hoja literaria en París, el Fanal des spectacles82. La afirmación era algo aproximada puesto que nunca existió un tal Fanal des spectacles, sino un Fanal des théâtres, de la littérature, des sciences et des arts que se imprimió en 1819 y 182083. Desgraciadamente, no hemos podido localizar ningún ejemplar de esta publicación que no figura por ejemplo, en el catálogo de la Bibliothèque Nationale de France y no podemos formarnos una idea de las opiniones políticas de su editor. Según el Journal des débats (que no mencionó el nombre de Chapuis, cuyo nombre era Pierre según consta en otra obra suya84) se trataba de un revolucionario85. Alberto Gil Novales precisó que se decía caballero de la Legión de honor86. De ser cierto que tenía derecho a llevar esta condecoración, había nacido en Dambron (departamento de Côte d’or) el 23 de abril de 1788. Soldado en 1808 había ascendido a cabo al año siguiente, a sargento en 1809. Como tal, combatió en España de 1810 a 1812 inclusive antes de pasar a Italia donde fue nombrado subteniente en mayo y teniente en diciembre de 1813 en el 84° regimiento de infantería de línea, y recibió la cruz de la Legión de honor el 3 de este mes. Después de los Cien Días, pasó a la situación de no actividad el 1 de septiembre de 1815, y se retiró a su pueblo natal. El 9 de octubre de 1820, estaba todavía en Francia puesto que este día se firmó su «brevet» de miembro de la Legión de honor87.

  • 88 Tampoco figura en Biographie des condamnés pour délits politiques, depuis la restauration des Bourb (...)

47Chapuis era pues un periodista como Bousquet-Deschamps y Voidet del que hablaremos luego. Sin duda se pasó como ellos a España para escapar de la justicia de su país. Pero no creemos que sus desavenencias con los jueces fueron debidas a escritos sediciosos como ellos ya que no hemos hallado su nombre citado en los numerosos procesos formados por este motivo en Francia después del asesinato del duque de Berry y la subsecuente ley sobre la prensa del 30 de marzo de 182088. En cambio, no resultaría imposible, como «demi-solde» que era, que se hubiera visto implicado en algún complot como los de los cuatro sargentos de La Rochelle o del general Berton.

Un nuevo Père Duchesne

  • 89 Decretos del Rey nuestro Señor Don Fernando VII, Reales órdenes, resoluciones y reglamentos general (...)

48No hemos conseguido localizar otro ejemplar de Le Régulateur que el número 15, con fecha del 31 de agosto de 1821 señalado por Alberto Gil Novales y conservado en el Archivo del Congreso de los Diputados. Es, a todas luces, muy insuficiente para formarnos una idea de la actitud política de su redactor y su eventual evolución. Pero la desaparición casi total de esta publicación ya es un indicio muy fuerte de la ideología de su redactor. En efecto, resulta evidente que si no subsiste otro vestigio del periódico (que se salvó por haber sido archivado por la comisión de libertad e imprenta de las Cortes que tuvo que examinar una querella del embajador de Inglaterra de la que hablaremos luego) fue porque tanto las autoridades como los particulares destruyeron cuantos ejemplares tenían en su posesión cuando Fernando VII fue restituido como monarca absoluto. Los primeros (como los responsables de la biblioteca entonces real, hoy nacional que había debido de beneficiarse del depósito legal de la publicación) por «extirpar» de raíz, al estilo inquisitorial, una obra «pestilencial». Los segundos, porque prefirieron destruir los ejemplares que tenían más bien que, como prescribió el bando del superintendente de policía del 14 de noviembre de 1824, llevarlos al cura párroco de su lugar de residencia para que los transmitiera a la policía, revelando así el liberalismo de sus poseedores89.

  • 90 4 de septiembre de 1821, p. 1.
  • 91 10 de septiembre de 1821, p. 2.
  • 92 21 de octubre de 1821, p. 1.
  • 93 10 de agosto de 1821, p. 1.
  • 94 15 de septiembre de 1821, p. 1314.
  • 95 Journal des débats, 17 de septiembre de 1821, p. 2.
  • 96 La Foudre, Journal des nouvelles historiques, de la Littérature, des Spectacles, des Arts et des Mo (...)
  • 97 Journal des débats, 3 de septiembre de 1821, p. 1.
  • 98 Ibid., 13 de agosto de 1821, p. 1.

49Los comentarios (las más de las veces, críticos) y las polémicas que suscitó Le Régulateur en la prensa francesa confirman esta hipótesis. En efecto, para los diarios parisinos ultras, Le Régulateur manifestaba un liberalismo exaltado muy propio de los revolucionarios franceses de 1793: según el Journal des débats, su redactor era un revolucionario consumado, un anarquista que tenía los principios de Marat y pretendía ser el verdadero Constitucional de Madrid90, que inspiraba o reproducía los discursos pronunciados en la Fontana de oro91, y vistiendo el gorro rojo de los sans-culotte, protestó en contra del cierre de los clubes y el arresto de algunos de sus miembros92. Entre las noticias procedentes de Madrid con fecha del 31 de julio, Le Drapeau blanc del 10 de agosto de 1821 declaró que, en su último número, Le Régulateur había publicado un homenaje pomposamente adulador de «Buonaparte» y una serie de vituperios en contra de todo lo respetable y sagrado que existía en este mundo93. Asimismo, en una carta particular de Madrid que publicó en su número del 15 de septiembre de 1821, Le Moniteur Universel afirmó que Le Régulateur se disponía a denunciar al conde de Lagarde, embajador de Francia cerca de Fernando VII, por conspirar en contra de la Constitución94. Para el Journal des débats, ningún periódico francés jamás se había permitido injuriar de manera tan grosera a los reyes de España como Le Régulateur a los demás soberanos europeos95. En definitiva, como expresó otro destacado periódico ultrarrealista, La Foudre, Le Régulateur no era sino un nuevo Père Duchesne, el diario publicado por Hébert durante la Revolución96. Tan arraigada fue esta opinión entre los ultrarrealistas que para el Journal des débats, bastó con citar que una noticia procedía de Le Régulateur para desacreditarla, como procedió escribiendo que en España reinaba la mayor tranquilidad97, o que durante la estancia de Fernando VII en Salcedón en agosto de 1821, la columna móvil a las órdenes del comandante Saravín no estaba destinada a vigilar al rey98.

Un bonapartista en Madrid

  • 99 El Universal, n° 216 (4 de agosto de 1821), p. 815.

50En realidad, el símil de Le Régulateur con Le Père Duchesne era muy abusivo y se mostró más bonapartista que jacobino. En efecto, tenemos un par de testimonios de su fidelidad a Napoleón y de su compromiso a favor de su hijo, el ex rey de Roma, al que quería ver en el trono de Francia bajo el nombre de Napoleón II, con una regencia hasta su mayoría de edad de su madre, la emperatriz María Luisa. Así la representación del representante de Inglaterra en Madrid de la que ya hemos hablado, fue motivada por el hecho de que Le Régulateur había reimpreso, «with an insidious introduction Preface» un artículo publicado en El Universal del 4 de agosto de 1821 en el cual se acusaba a Gran Bretaña de haber asesinado a Napoleón envenenándole99.

  • 100 La Tercerola. Antes Zurriago intermedio, n° 1, Madrid, impr. A cargo de don J. Fernández, p. 4.
  • 101 Gaceta de Madrid, 9 de septiembre de 1821, en la imprenta Nacional, p. 1355 y 10 de septiembre, p.  (...)

51Asimismo, a principios de septiembre de 1821, Le Régulateur publicó la «protesta» que la emperatriz María Luisa, en su nombre propio y también en el de su «amado hijo Carlos Francisco Napoleón, como Soberano legítimo del trono imperial de Francia», había mandado a las potencias de la Santa Alianza reunidas en Laybach (reino de Lliria, hoy Lubjana, Slovenia) desde el palacio de Schoenbrun, el 19 de febrero pasado. Era un «scoop» que se apresuró en comunicar a sus lectores «Madama Gaceta» (como llamó La Tercerola a la Gaceta de Madrid100) ofreciéndoles en los números del 9 y del 10 de este mes101 una traducción de este documento.

52En esta versión en español del artículo de Le Régulateur, los comentarios que acompañaron el texto producido fueron de tipo exclusivamente informativo puesto que se limitaron a precisar que,

«Las altas potencias reunidas en el Congreso, después de haber deliberado en su sesión de 24 de Febrero acerca de la protesta de S. M. I. María Luisa, con acuerdo de S. M. el Emperador de Rusia y S. M. el Emperador de Austria, padre de S. M. la Emperatriz María Luisa por los respectos debidos al carácter personal de S. M. la Emperatriz, resolvieron que el acta emanada de S. M. […] se insertase en el protocolo de las actas del Congreso»

  • 102 Ibid., 10 de septiembre de 1821, p. 1359.

53y que «Habiendo protestado contra esta resolución los ministros franceses, se abstuvieron de firmarla»102.

54No podemos asegurar que en la versión original no había más consideraciones sobre esta protesta. Ahora bien, ¿tomó Chapuis (que como demi-solde huido de Francia, muy probablemente tenía simpatía por la causa de Napoleón II) la iniciativa de la publicación de este documento? o ¿se le comunicó Bardají con orden de insertarlo en su periódico? No podemos decirlo. Pero el hecho de que salió tanto en Le Régulateur como en la Gaceta de Madrid basta y sobra para probarnos que el entonces secretario de Estado apoyaba o más bien ponía toda su esperanza en el triunfo en Francia de los partidarios de Napoleón II. No fue el único en hacer este sueño que solo se esfumó cuando, el 7 de abril de 1823, los Cien Mil Hijos de San Luis contestaron a cañonazos a la pequeña tropa que, enarbolando la «vieja bandera» –la tricolor– intentó persuadirlos de abandonar la causa de los Borbones.

El ministro plenipotenciario de Gran Bretaña versus Le Régulateur

55El tono agresivo del que usaba a menudo Chapuis le mereció, además de sólidas enemistades, especialmente entre la prensa francesa ultrarrealista, algunas dificultades que hasta pusieron en peligro su propia existencia.

  • 103 Archivo del Congreso de los Diputados, legajo 47-2: «Reclamación del enviado de Inglaterra cerca de (...)

56La primera protesta que conocemos con la que tuvo que enfrentarse Chapuis fue la del ministro plenipotenciario de Gran Bretaña en la corte española, Hervey, (a la que ya hemos aludido un par de veces) que se quejó del artículo sobre la muerte de Napoleón que había copiado de El Universal del 4 de agosto de 1821. Pero el embajador de Inglaterra no había solicitado para Le Régulateur el rigor de las leyes «establecidas aquí y en todos los países civilizados, para castigar a las personas que, olvidando los primeros principios de la libertad, tratan de arruinar la reputación, y manchar el honor de otros, para desahogar sus malignas pasiones», como hizo con El Universal, y se había contentado con extrañar que un periódico que se decía protegido por el gobierno pudiera cometer semejantes actos103. Así que Bardají, en la nota que dirigió al rey el 12 de agosto de 1821 para ponerle al tanto de la contestación oral que pensaba hacer al representante del soberano británico se limitó a precisar respecto al periódico redactado por Chapuis:

«En cuanto a lo que dice el Enviado del Regulador, no quejándose de él formalmente, como lo hace con respecto del Universal, solo debe atenderse, para la contestación, a la suposición que hace de que el Gobierno de V. M. protege a este periódico»

  • 104 Ibid., Palacio, 12 de agosto de 1821, fol. 12 recto.

57añadiendo en la segunda nota que puso al texto que «en esta contestación se debería también contradecir la aserción de que el Gobierno de V. M. proteja el periódico intitulado el Regulador, y antes de todo convendría ver si haciendo al enviado inglés»104.

  • 105 Ibid., «Nota verbal pasada al enviado de Inglaterra en 24 de agosto de 1821», fol. 1 verso.

58Estas consideraciones figuraron efectivamente en la «nota verbal» que el gobierno pasó, «con un simple B. L. M.», al enviado de Inglaterra el 24 de agosto de 1821105. Pero no convencieron al representante de S. M. Británica que, al acusar recibo a Bardají el 1 de septiembre de la nota que le había comunicado, mantuvo sus quejas en contra de El Universal y comentó las aseveraciones del secretario de Estado español sobre el periódico publicado por Chapuis en estos términos:

  • 106 Ibid. Traducción de la nota dirigida a Badarjí por el enviado de S. M. Británica, Madrid, 1 de sept (...)

«Está muy lejos el Infrascrito de disputar acerca de la exactitud de la aserción de que el Regulateur no se halla actualmte. protegido o asalariado por el gobierno, pero tiene fuertes razones para afirmar que cuando presentó la indicada Nota, había recibido el editor del Regulador auxilios penuciarios del gobierno de S. M. Catca106.

  • 107 Ibid., «Nota verbal pasada al Ministro de Inglaterra en 9 de septiembre de 1821», fol. 1 recto y ve (...)

59Era un cuento de nunca acabar, puesto que en la nueva nota que Bardají presentó al diplomático inglés volvió a insistir en el que, respecto a lo que afirmaba «acerca del periódico intitulado Le Régulateur, solo podía reproducírsele terminantemente lo mismo que se le dijo en la nota verbal del 24»107.

60Cada una de las dos partes interesadas mantenía sus afirmaciones. Pero no se podía hablar de crisis diplomática por ello, y la protesta del representante del Reino Unido se centraba en El Universal, mientras que Bardají contraatacaba reprochando al Courier de Londres propósitos denigratorios hacia España.

  • 108 Pp. 1 y 2.
  • 109 Ibid. «Reclamación del Ministro de Inglaterra carca de S. M. contra un artículo inserto en el Régul (...)
  • 110 Ibid., «Gobierno político Superior de la provincia de Madrid. Sección del Gobno. Político» [12 de s (...)
  • 111 Ibid., copia adjunta al oficio citado anteriormente.

61Pero Le Régulateur volvió a provocar de nuevo la ira del enviado cerca de S. M. C. del rey de Gran Bretaña cuando, al anunciar en su número del 31 de agosto, el fallecimiento de la reina de Inglaterra, comentó que su augusto marido no se sentía afectado por ello y que estaba seguro que a los cuatro meses volvería a casarse108. La afirmación era sin duda exacta, puesto que Jorge IV sin preocuparse por el escándalo, se había querellado judicialmente en contra de su esposa por adulterio, lo que había dado lugar a un sonado proceso del que la prensa internacional había dado ampliamente cuenta. Pero ello no impidió que el representante de S. M. Británica juzgara ofensivos los comentarios de Le Régulateur y, al día siguiente, 1 de septiembre, protestara ante las autoridades españolas. Esta vez, Bardají decidió cortar por lo sano. De San Ildefonso, donde estaba el gobierno con Fernando VII, mandó el ejemplar incriminado adjunto en su correspondencia por el diplomático inglés al jefe político de la provincia de Madrid para que «mande calificar con arreglo a las leyes el contenido de los dos párrafos de que se quejaba [el ministro plenipotenciario]»109. El jefe político no perdió el más mínimo tiempo: habiendo recibido la Real orden el 11 de septiembre a las tres de la tarde, comunicó inmediatamente al alcalde constitucional primero de Madrid, conde de Clavijo, «que procediese a la convocación del jurado»110. Así que al día siguiente los jueces de hecho designados por sorteo (Juan Barbado, Ventura Rey Romero, Antonio Uguina, Ramón Trusillo, José Checa Ramiro, Ignacio Paperes, Custodio Romero, Juan Paz y Pascual Riomán) se reunieron en las casas consistoriales de la villa y declararon «no haber lugar a formación de causa»111.

  • 112 Ibid., «Al Sr. ministro de Inglaterra. San Ildefonso 14 de septiembre de 1821».
  • 113 El Universal, 17 de septiembre de 1821, p. 948.

62El ministro de Inglaterra en Madrid fue enterado de este fallo por una nota que se le dirigió dos días después112 pero, evidentemente, no se quedó satisfecho con esta decisión e hizo apelación de ella. Esta vez, la querella del ministro plenipotenciario británico en Madrid fue noticia en la prensa e incluso provocó algún roce entre los dos periódicos de los que este se quejaba puesto que al comunicar a sus lectores el juicio de la comisión de libertad de imprenta sobre Le Régulateur, El Universal del 17 de septiembre aseguró que, sin meterse a censurar el veredicto, le parecía que debía considerarse por nulo puesto que el artículo incriminado, escrito en francés, no había sido objeto de una traducción fehaciente, realizada por la secretaría de interpretación de las lenguas o intérpretes debidamente autorizados, lo que era, según él, la garantía de un juicio imparcial113.

  • 114 Le Courrier français, 26 de septiembre de 1821, à Paris, de l’imprimerie de Constant-Chantpie, rue (...)
  • 115 Journal des débats, 28 de septiembre de 1821, p. 1 y 8 de octubre de 1821, p. 2.

63Esta declaración fue muy del agrado en Francia del Journal des débats que se refirió a ella en su número del 28 de septiembre a partir de noticias procedentes de Londres con fecha del 17, dos días después que Le Courrier français aludiera al asunto, pero sin citar sus fuentes114. El Journal des débats volvió sobre este asunto en su número del 8 de octubre de 1821, a partir de noticias recibidas de Londres con fecha del 4 del mismo mes115. Chapuis, por su parte, reaccionó ante semejantes dudas sobre lo bien fundado del veredicto de la comisión de libertad de prensa en una forma que motivó otra toma de posición de El Universal, que adujo como prueba irrefragable de lo bien fundado del recelo que se había de tener de «las traducciones que hacen los que dicen que saben una lengua extranjera» la versión que había hecho Le Régulateur de su artículo, con esas asesinas preguntas:

  • 116 El Universal, 20 de septiembre de 1821, p. 1008.

«¿Cuándo hemos dicho nosotros que el juicio de los jurados era injusto, y que nos proponíamos denunciar su artículo? ¿Ni qué ha visto en él que pueda hacerlo sospechar que hemos sido sorprendidos por algunos embajadores116.

64La sangre no llegó al río. Pero Chapuis, por sus modales, había conseguido irritar hasta a los que defendían las mismas opiniones que él.

La falta de respeto de Le Régulateur hacia el conjunto de los soberanos europeos

  • 117 Journal des débats, 17 de septiembre de 1821, p. 2.
  • 118 Ibid., 4 de septiembre de 1821, p. 1.

65Jorge IV no fue el único soberano europeo al que, según varios órganos de prensa, faltó de respeto Le Régulateur. Así, el Journal des débats declaró en su número 17 de septiembre de 1821 que ningún periódico francés jamás se había permitido injuriar de manera tan grosera a los reyes de España como Le Régulateur a los demás soberanos europeos117. Unos días antes, el 4, había hecho observar con suma satisfacción que en España, la Miscelánea y El Universal, periódicos, según él, excesivamente demagógicos, pero escritos a veces con moderación, compartían su condena de Le Régulateur, y manifestaban en cada momento el desprecio en el que le tenían, máxime cuando se atacaba a la familia de los Borbones118.

66En realidad, ni El Universal, ni la Miscelánea habían publicado una sola línea en contra de Le Régulateur y su poco respeto hacia los soberanos de Europa. La Miscelánea lo hizo saber en su número del 17 de septiembre de 1821 en estos términos:

  • 119 Miscelánea de comercio, política y literatura, 17 de septiembre de 1821, [Madrid], imprenta de la M (...)

«Los últimos números de un periódico de París, que tiene por título diario de los debates, tienen unas sandeces de una especie tan particular, que merecen ser conocidas de nuestros lectores. En uno de ellos hay un ataque contra el Regulador, periódico francés que se publica en Madrid, y después de cargarle de todos los epítetos ultrajantes que pudo encontrar en el diccionario de las injurias el autor del artículo, añade: “La Miscelánea y el Universal, excesivamente democráticos por dictamen de todos los españoles sensatos, pero redactados alguna vez con moderación, manifiestan todos los días al Regulador el sumo desprecio que les inspira &c.”. Es imposible decir más mentiras ni más tonterías en menos líneas. La Miscelánea se hubiera estremecido de oírse llamar democrática por un ultra francés, si no estuviera acostumbrada a oírse llamar servil por otra clase de ultras españoles. Cuando las dos clases de ultras, es decir, los constituidos en las dos extremidades de la cuerda, la llaman alternativamente servil y excesivamente democrática, es evidente que ella se conserva en el medio, y lo que es lo mismo, que no exagera los principios ni por un lado ni por otro. Esta inducción es seguramente bien legítima»119.

67Ello no impidió El Imparcial del 24 de septiembre de 1821 publicar un largo artículo titulado «Del modo con que se debe hablar de los Monarcas extranjeros en los periódicos de los países libres» y, volviendo a la querella del representante de Jorge IV en Madrid, lo hizo en estos términos:

«Hace pocos días que un periódico de esta capital estampó ciertas expresiones que el encargado de negocios de una gran potencia juzgó injuriosas al Monarca que representa cerca de nuestro gobierno; las proposiciones fueron denunciadas a un señor alcalde constitucional, con arreglo a la última ley sobre los abusos de imprenta; se sortearon los nueve jueces del hecho que debían declarar si había o no lugar a la formación de causa; fallaron que no, y como de este fallo no hay apelación ninguna, el negocio quedó terminado en la parte judicial».

68Aunque afirmaron que no pretendían «examinar si las expresiones denunciadas eran o no injuriosas, ni si los señores jueces del hecho fallaron bien o mal» aprovecharon la oportunidad para «indicar ciertas reflexiones […] acerca del decoro, urbanidad y respeto con que debe hablarse de los monarcas extranjeros en los papeles públicos de los países libres». Con lo cual, presentaron una defensa del respeto absoluto debido a los soberanos que no tiene desperdicio y del que ofrecemos al lector este botón de muestra:

«Se establece por principio constitucional que la persona del rey es sagrada e inviolable; pero aunque esto deba entenderse respecto de su reino, es igualmente cierto que las personas de los monarcas deben ser también sagradas en cierto modo y muy respetables y respetadas en los demás países. Los periodistas pueden y deben censurar con toda libertad las operaciones de los gobiernos extranjeros, pero nunca deben permitirse personalidades contra los jefes supremos de las naciones. Y esto por un principio de política, de urbanidad y de buena crianza, sino por la razón poderosa y muy constitucional que todo el mal que hacen los reyes debe imputarse a sus ministros y consejeros, y esta suposición no es gratuita, ni una ficción legal, como se dice vulgarmente: es un hecho comprobado por la historia. Nunca ha habido un Rey tan malo, dice con razón el señor Salas en sus lecciones de política constitucional, que su ministro no haya sido peor».

69El razonamiento era perfecto para un servil. Pero no para Chapuis que replicó inmediatamente, en el número 35 de su periódico que:

  • 120 El Imparcial, 30 de septiembre de 1821, p. 82.

«Los Imparciales est[ab]an pagados por los reyes extranjeros; que el artículo le [sic] ha escrito un embajador (el de Francia sin duda); que […] continuaría hablando mal de todos los príncipes en cuyos estados no haya constitución, o no se observe, y que aún respecto del gobierno de Inglaterra no callaría […] los pecadillos del rey Jorge; y que así debía hacerse, porque si los ministros son malos, es culpable el monarca que los conserva»120.

  • 121 Ibid.

70La contraofensiva fue también inmediata: el 30 de septiembre, se pudo leer en El Imparcial un artículo titulado «Dos palabras al Regulador» en el que declaraba que este era «un pobre hombre que no entiendía el castellano, o un acalorado declamador, que prodigaba injurias cuando le faltaban razones», le espetaba que «los Imparciales no est[ab]an por ningún gabinete, ni ministros» como él; que «los artículos buenos o malos los escribían ellos, y no se les daba hechos, ni se los inspiraba ningún embajador ni embajadora» y que «escribiendo […] en España, nación atenta y comedida hasta con sus enemigos, y sabiéndose que su periódico era pagado por un ministerio, estaba […] desacreditando su sensatez con las infamantes personalidades que de continuo estampaba sobre los soberanos extranjeros». Aunque acababan coincidiendo con Le Régulateur en el que se podía y debía censurar, cuando había motivo justo, a los ministros franceses como Pasquier, Simeon, de Serre y demás, le reprochaba su lenguaje de taberna y «zaherir directa y personalmente a un monarca respetable por sus canas y sus desgracias» al proferir que «Luis XVIII meditaba comiendo». Y esto, añadían, «en la corte de un pariente suyo muy cercano, y en la residencia de un gobierno que estaba en buena inteligencia con aquel príncipe». Dicho de otra manera, y aunque no emplearon la palabra, los redactores de El Imparcial acusaron pues a Le Régulateur de crimen de lesa majestad en contra de su monarca, puesto que, insistían, sí que Luis XVIII era su monarca puesto que él era francés121.

  • 122 El Imparcial, 5 de octubre de 1821, p. 101.

71El intento de desacreditarle por su condición de francés, latente en todo el artículo, no debió de ser del agrado de Chapuis que tomó en seguida la pluma para contestar a El Imparcial que, a su vez, replicó el 5 de octubre en «una sola palabra al Regulador» que precisaba, sería «la última», contentándose con reiterar los argumentos ya esgrimidos en el artículo anterior122.

El Regulador o ¿el Calumniador?

72Le Régulateur no se contentó con personalidades relativas a soberanos europeos; Luis XVIII, Jorge III o Fernando I. Así, el teniente general Guillermo de Vaudoncourt y Pedro Galloti, «mayor general que fue en la revolución Piamontesa» mandaron sendas cartas a Chapuis para protestar en contra de lo que había afirmado a su respecto en su periódico y pedirle que publicara en él las rectificaciones que le mandaban. Pero, no muy seguros del resultado de su petición, dirigieron copias a otros periódicos para que se encargaran de ello.

  • 123 Le Courrier français, 8 de octubre de 1820, p. 2.

73La defensa de Vaudoncourt salió en El Universal del 27 de septiembre y en El Espectador del 1 de octubre de 1821 (que estropeó su nombre, escrito una vez Vandecourt y otra Vandencourt) así como, en Francia, en Le Courrier français del 8 del mismo mes123. Sin exponer exactamente las acusaciones de las que había sido el objeto, Vaudoncourt afirmó que

«el calumnioso artículo inserto en el número 19 del Regulador le había puesto en la obligación no solo de recurrir a la ley para obtener la satisfacción que exige un ultraje de esta naturaleza, sino en la de escribir al redactor del citado periódico suplicándole le exprese quién había sido el autor de tan atroz calumnia, tan atroz e infame [que] solo pudiera tener lugar en la Bandera blanca, o en otros periódicos de su estofa, que eran los únicos que le había dirigido sus tiros».

74Así, después de rectificar la presentación de sus servicios militares hecha en Le Régulateur, denunció al que había originado la acusación de la que era víctima.

  • 124 Quinze années de la vie d’un proscrit par le général Guillaume de Vaudencourt, Paris, Dufay, librai (...)

75Especificó que jamás había sido empleado por Francia en Italia, antes había servido a la República italiana y al reino de Italia hasta 1814, provincias que nunca había gobernado, sino en las que había mandado la artillería hasta 1814; que no había sido cesado por Napoleón en 1812, pero sí que había vuelto al servicio de Francia en 1814 y había sido empleado por Napoleón en 1815; que había sido presidente de la conferencia del Mosella (organización de ciudadanos aprobada por el gobierno que, durante la campaña de Francia, planeó la formación de un cuerpo franco destinado a participar en la defensa de Lorena124), razón por la que fue proscrito y condenado a muerte después, en 1816, y que su nombre sería de los primeros en ser estampado en las listas de proscripción del Piamonte.

  • 125 Estas obras son: Relation impartiale du passage de la Bérézina par l’armée française en 1812, par u (...)
  • 126 Quinze années de la vie d’un proscrit, capítulos XIV y XV, tomo IV.

76Como afirmó Vaudoncourt en su carta a Dupuis, los escritos militares que había publicado hasta entonces acreditan la autenticidad de sus afirmaciones125 y era un verdadero liberal como atestiguan sus memorias, publicadas en 1835 bajo el título de Quinze années de la vie d’un proscrit, y sobre todo su conducta al final del Trienio cuando se mostró tan afecto al liberalismo que se pasó a Sevilla y luego a Cádiz cuando el gobierno, las cortes y el rey (este a la fuerza) abandonaron Madrid para refugiarse en estas ciudades a vivir la agonía del régimen constitucional126. Todo pues deja entender que Vaudoncourt tenía razón al declarar que no solo había sido calumniado, sino que había sido víctima de un verdadero complot, lo que hizo en estos términos:

«El calumniador, que no me cabe duda será un agente de la policía francesa, o por mejor decir de los señores Serre y Pasquier enemigos míos implacables, tiene motivos para saber más que ninguno que yo he salido de Génova con los emigrados Piamonteses, y que he llegado a Tarragona su compañía en donde han sido examinados escrupulosamente mis papeles y mis servicios por la junta nombrada al efecto. Sabría también que aún existen cuarenta o más oficiales piamonteses y napolitanos que han servido a mis órdenes en Italia. Sabría… pero basta, porque no es regular que yo me envilezca hasta el punto de defender mi conducta del mero dicho de un miserable calumniador».

  • 127 Ibid., III, p. 160.
  • 128 Ibid., III, p. 183.
  • 129 Ibid., III, p. 218.
  • 130 Ibid., III, p. 225 et passim.
  • 131 Quinze années de la vie d’un proscrit, III, pp. 232-233. Sobre los intentos de Vaudoncourt y los ex (...)
  • 132 Quinze années de la vie d’un proscrit, III, p. 172. Sobre el papel atribuido al embajador de Franci (...)
  • 133 Ibid., IV, capítulos XIV y XV.

77Para Vaudoncourt, no había la menor duda de que había sido víctima de uno de los espías al servicio del gobierno francés que habían infiltrado a los refugiados piamonteses que embarcaron con él en Génova el 14 de abril de 1821127. Pero Chapuis (al que afirmaba que estaba persuadido de la justicia y el honor que le distinguían), ¿se había dejado engañar de buena fe o había prestado la mano con complacencia y cinismo a una maniobra realizada con anuencia del embajador de Francia en Madrid, Lagarde? Vaudoncourt había llamado sobre sí la atención de los políticos españoles haciéndose el abogado de los refugiados piamonteses ante los ministros, a los que mandó incluso una memoria sobre el plan de subsidios del que podrían beneficiar que tomaron en cuenta128. A partir de ello, no fue un mero espectador de la lucha interna que se libraron moderados y exaltados, sino que se implicó resueltamente a favor de estos últimos, vinculándose especialmente con el propio Riego, con el que se carteaba y al que se permitía aconsejar, recomendándole, por ejemplo, descuidar del famoso Montarlot129. Así que cuando los moderados (anilleros, o «doctrinarios» como él los llamaba130) quisieron hacer caer al héroe de las Cabezas de San Juan en la trampa del supuesto complot republicano de Zaragoza, también intentaron implicar en ello a Vaudoncourt por complicidad con la acusación de querer reclutar tropas para establecer la república por la fuerza. Afortunadamente para él, el intendente Juan Monedes que sustituía al jefe político de Valencia, Francisco Palencia, ausente, y el capitán general Almodovar, que compartía sus opiniones, desatendieron la orden recibida de Madrid de arrestarle y le permitieron preparar su defensa131. Así que el ataque de Chapuis en contra de Vaudoncourt y la contestación de este último no son sino un claro exponente del modo con el que Bardají, al que Vaudoncourt había conocido antaño en San Petersburgo como embajador de la Regencia muy próximo al republicanismo, pero al que halló muy cambiado en 1821132, utilizó Le Régulateur en política interior: el periódico en el que en Francia Le Drapeau blanc, el Journal des débats y todo lo que se contaba como ultras veían la expresión más exaltada de la «secta liberal»133, no era sino el portavoz del moderantismo, por no decir más.

La otra cara de Le Régulateur

78La otra protesta en contra de calumnias esparcidas por Le Régulateur emanó de otro refugiado piamontés, Pedro Galloti, que, como Guillermo Vaudoncourt, juzgó más prudente, para asegurarse de su publicación, mandar una copia a otro periódico, esta vez El Imparcial que le dio satisfacción en su número del 17 de octubre de 1821, pero absteniéndose de repetir «las fuertes expresiones que su acaloramiento le hacía producirse» se contentó con esta breve cita del autor de la carta recibida:

«Tratándose de dar satisfacción a treinta preguntas que yo hago relativas a la conducta del general Guillermo Pepe a ninguna se da satisfacción y solo se me responde con calumnias e injurias o con expresiones insignificantes»

79añadiendo:

  • 134 El Imparcial, 17 de octubre de 1821, p. 151.

«pasa después a justificar la denominación que se da de mayor piamontés, refiriéndose a el [sic] diploma que tiene del gobierno constitucional y últimamente prueba que no ha podido degradar su carácter con la pretendida denuncia del general Pepe que le imputa el regulador, puesto que no ha hecho otra cosa que reconvenir con preguntas a un hombre, que en opinión de muchos ha sido la ruina de su patria y de la Italia toda, lo que seguramente no es denunciar ni afirmar, y a los que no se responde en manera alguna con injurias ni personalidades»134.

  • 135 Noticias de Londres del 21 de septiembre publicadas por Le Moniteur del 25 y re transcriptas por el (...)

80¿Había sido efectivamente Galloti víctima de improperios de parte de Chapuis? No es nada imposible. Pero lo seguro es que se trataba de una polémica alrededor del libro titulado Treinta preguntas de un oficial piamontés al teniente general Guillermo Pepe acerca de su conducta política y militar en los últimos sucesos de Nápoles que había publicado en Barcelona en agosto, y que esta vez, Le Régulateur había tomado resueltamente partido a favor del militar napolitano que, a su paso por España cuando tuvo que tomar el camino del exilio que le llevó a Londres, había sido acogido con tal entusiasmo que el gobierno le había ofrecido una pensión equivalente al sueldo de un teniente general a su servicio, lo que, precisó en una carta al Morning-Chronicle, sus principios de independencia no le habían permitido aceptar135.

  • 136 Journal des débats, 21 de octubre de 1821, p. 1.
  • 137 Véase Apéndice, II, 4, 5 y 6.

81Por las mismas fechas, según relató el Journal des débats del 10 de noviembre a partir de noticias de Madrid con fecha del 15 de octubre, denunció el cierre de las sociedades patrióticas y particularmente el de la Fontana de oro así como el arresto de varios «clubistas»136. Asimismo, tenemos constancia de que los 13, 19 y 23 de noviembre de 1821, Chapuis lanzó en su periódico durísimos ataques a los ministros, a los que reprochaba su incuria y despotismo así como su actitud hacia Riego137, llegando al extremo de llamar al pueblo a insurreccionarse para echar del poder a quienes habían perdido su confianza. Manifiestamente, ya se había independizado de su Mecenas, Bardají, sin que podamos decir si el nuevo tono adoptado fue la consecuencia o el motivo de su desencuentro.

¿Dónde se situaba El Regulador?

  • 138 Ibid., 4 de septiembre de 1821, p. 1.
  • 139 Le Courrier français, 23 de septiembre de 1821, p. 2. Publicamos en apéndice el breve fragmento de (...)

82En Francia, todos coincidieron en considerar Le Régulateur, que, según el Journal des débats tenía el tono de Le Nain jaune con algo de la erudición de La Minerve138, como la expresión más representativa del liberalismo español y fue una fuente importante para todos los grandes diarios parisienses, incluso para los ultras como La Quotidienne que, según afirmó Le Courrier, no dudó en falsear datos facilitados por el periódico de Chapuis para que sirviesen su causa139.

  • 140 El Zurriago (1821-1823): un periódico revolucionario; selección, estudio, edición y notas Ángel Rom (...)
  • 141 El Zurriago, n° 8, Madrid: en la Imprenta de la Minerva Española, a cargo de don J. Fernández, pp.  (...)

83En España, llevó el sambenito de ser el más ministerial de los periódicos ministeriales. Al menos, hasta noviembre de 1821. En efecto, en el primer número que publicó este mes (el 8140), El Zurriago dividió la prensa madrileña en dos categorías: la redactada por los que decía, al igual que los franceses el dos de mayo de 1808: «tout tranquile» y los que, como los chisperos exaltados querían el mismo día que todo «fuese trancazos». En el primer grupo, incluía El Censor, El Imparcial, la Gaceta, y El Universal; en el segundo figuraba El Regulador al lado de El Eco de Padilla, El Espectador y La Antorcha. Y con su guasa acostumbrada, añadió que no tomaba «parte en esta lucha como lo veía Dios y todo el mundo» ya que descansaba «en la probidad del ministerio, y en particularidad en la confianza que le inspiraban las circulares del señor Feliú y las providencias del señor Sánchez Salvador»141.

Un final oscuro

  • 142 Journal du commerce, 24 de noviembre de 1821, p. 1.
  • 143 Le Drapeau blanc, 18 de diciembre de 1821, p. 3, carta particular.
  • 144 Le Constitutionnel, 23 de diciembre de 1821, p. 2.

84¿Fue motivo esta radicalización de Le Régulateur de que se prohibiera la publicación del periódico y se arrestara a su redactor principal, como anunció el Journal du commerce del 24 de noviembre de 1821 sin apiadarse de la suerte reservada a su redactor, que, por sus excesos, afirmaba, había causado mucho daño a España142. Le Drapeau blanc, por su parte, denegó esta noticia en su número del 18 de diciembre, y afirmó que el redactor estaba libre y el periódico seguía publicándose a pesar de una carta de despedida a sus lectores143. Pero el 23 del mismo mes, Le Constitutionnel avisó a sus lectores que este día no había recibido Le Régulateur y que se decía que había cesado de publicarse y que su redactor había sido encarcelado por la forma con la que había comentado la muerte del jefe de la familia real de Francia (¿Luis XVI?)144.

  • 145 Journal de Paris, 4 de marzo de 1822, p. 4.
  • 146 La France chrétienne. Journal religieux, politique et littéraire, tome second, n° 9 [21 de abril], (...)
  • 147 P. 3.
  • 148 Journal du Gard, Administratif, Judiciaire, Commercial, d’Agriculture, Sciences et Arts, 7 décembre (...)
  • 149 Historia do Brazil desde a chegada da Real familia de Bragança em 1808 até a abdicação di imperador (...)
  • 150 GIL NOVALES, Alberto, Diccionario biográfico de España (1808-1833), op. cit., p. 715.

85Como ya señalamos, Chapuis, se pasó a Portugal donde el Journal de Paris señaló el 4 de marzo de 1821 que había llegado a Lisboa donde se proponía publicar un Nouveau Régulateur, que tendría tres números al mes y en el que se abstendría de las personalidades acostumbradas en el periódico que había editado en Madrid145. Pero al comunicar, el 21 del mes siguiente, que Chapuis, expulsado de Madrid, se había instalado en Lisboa, La France chrétienne no dudó en afirmar que allí seguía publicando Le Régulateur siguiendo los mismos principios que antes por lo cual las Cortes portuguesas se habían visto obligadas a redactar un artículo adicional a la ley sobre la prensa para reprimir la audacia de quien escribiría en contra de las potencias aliadas con su nación146. Pero debemos confesar que tan solo hemos podido localizar el prospecto publicado en 1822, en Lisboa, por la tipografía de Maigrance así como un extracto publicado en Le Constitutionnel del 6 de diciembre de 1822147 y citado en elJournal du Gard del día siguiente148. El mismo año, dio a luz, también en Lisboa, impreso por la Tipografía Patriótica, rua Direita da esperanza, n° 50, una obra titulada Du Portugal en 1822. Tuvo que abandonar también esta tierra y, en 1826, se había instalado en Brasil, en Río de Janeiro, donde pasó por uno de los liberales más radicales de Europa y creó otro periódico, O Verdadeiro liberal en el que se mostró muy favorable al emperador Pedro I y la constitución que había dado al país. Pero, en marzo, fue arrestado por un folleto titulado Reflexões sobre o tratado de independencia e a carta de lei promulgada por su Magestade Fidelísima. Tachado de anarquista, fue arrestado y expulsado viéndose obligado a embarcar en una nave que el Diario fulminense calificó de «cloaca de malvados»149. Según Alberto Gil Novales, se quedó poco tiempo en Francia puesto que, después de fundar una sociedad de profesores en París, emigró a Chile, donde llegó a Valparaiso el 16 de marzo de 1828 y el gobierno conservador de Chile le confió la dirección del Colegio de Santiago, inaugurado el 16 de marzo de 1829, para contrarrestar la influencia del Liceo de Joaquín de Mora que denunció la llegada de Chapuis como una maniobra jesuítica y del rey de Francia Carlos X150. Si el hecho es cierto, bien se merecía el exredactor de Le Régulateur integrar la orden de las veletas creada en 1815 por Le Nain jaune para designar a los que, en España, llamaba los «cambiacolore».

86Según su expediente de caballero de la orden de la Legión de honor, murió el 28 de agosto de 1850.

III – L’Observateur espagnol ou le Guide des Libéraux (septiembre de 1822 - marzo de 1823)

  • 151 Le Drapeau blanc, 25 de septiembre de 1822, p. 3.

87En septiembre de 1822, circuló por Madrid un prospecto que anunciaba, en francés y en español, la próxima publicación, dos veces por semana, el martes y el viernes) de un nuevo periódico que se titularía L’Observateur espagnol ou le Guide des Libéraux. El observador español, o Guía de los Liberales, cuyo principal redactor sería un tal Vito. En realidad, como indicó en París Le Drapeau blanc al comunicar, en su número del 25 de septiembre, esta noticia a sus lectores a partir de una correspondencia de Madrid del 12, bajo este nombre totalmente desconocido se ocultaba «el famoso e ilustre Voidet»151, un periodista francés huido a España, como Bousquet-Deschamps, del que había sido el patrón cuando dirigía L’Aristarque.

Los antecedentes de Voidet

  • 152 Réquisitoire de M. de Broé, avocat général, prononcé le 7 février 1824, devant la Cour d’assises de (...)

88Por supuesto, al calificar a Voidet de «famoso e ilustre», Le Drapeau blanc, quería ser irónico. El fiscal general de Broé, que se hizo célebre en Francia por su celo en perseguir con el máximo rigor a los autores de escritos «sediciosos», declaró incluso, en un proceso que se celebró en 1824, que los artículos que Voidet publicó en L’Observateur espagnol le llegaron de París y que se contentó con reproducirlos textualmente152. Pero este personaje no necesitaba de ninguna pluma ajena para expresarse y, efectivamente, ya había dado en Francia pruebas inequívocas de sus talentos y de una total independencia del poder político (fuera cual fuese) que le habían granjeado en su país una bien acreditada fama como periodista.

89En efecto, después de haber sido comisario de guerra153, el «ciudadano Voidet», había publicado del 1 de frimario al 28 del año III de la república (o sea, desde el 2 de noviembre de 1799 hasta el 18 de enero de 1800), fecha en la cual fue prohibido un diario titulado L’Aristarque que calificó de «journal universel». Pero, el 1 de marzo de 1815, el día mismo en el que Napoleón desembarcó en Golfe Juan, Voidet volvió a probar suerte con el mismo título presentando la nueva versión de L’Aristarque como un diario «histórico, político, comercial, judicial y literario»154. Los lectores podían suscribirse en el despacho del periódico, en el n° 3 de la calle de Borbón, o en la librería de Corréard, Palais-Royal, Galerie de Bois, por 18 francos por tres meses, 34 por un semestre y 66 por un año155. El lema que aparecía en la primera página, «Liberté, Patrie» (Libertad, Patria), de evidente resabio republicano, anunciaba las convicciones políticas del principal redactor. Así que, si no tuvo ningún problema durante los Cien Días y los primeros años de la segunda restauración de los Borbones, después del asesinato del duque de Berry, en la noche del 13 al 14 de febrero de 1820, fue L’Aristarque el objeto de la inquina de las autoridades y la víctima de sus medidas represivas en materia de prensa. Con lo que, para el pobre de Voidet, a la tercera no fue la vencida: su periódico, como todos los demás, fue el objeto de la censura creada por la ley del 30 de marzo votada por 136 votos en contra de 109156, censura tan rigurosa que Le Constitutionnel se quejó de que, a lo largo del mes de abril de 1820, le había prohibido la publicación de 2 500 líneas (o sea, el equivalente de tres números enteros157). Pero no se contentó Voidet, como sus colegas, con dejar en blanco los espacios destinados a los textos suprimidos, sino que los señaló con un enorme par de tijeras del mejor efecto. Y como el mero hecho de dejar en blanco en sus columnas (para evidenciar el despotismo gubernamental) las líneas censuradas enfureció a los ministros que pensaron incluso en hacer proseguir por la justicia a los redactores culpables de tamaño crimen de lesa gobierno158, no nos extrañaremos de que Voidet, tuvo que enfrentarse a dos procesos que acabaron con su empresa.

  • 159 Journal des débats, 7 de abril de 1820, p. 2.
  • 160 Ibid., 22 de abril de 1820, p. 2.
  • 161 Journal des débats, 31 de mayo de 1820, p. 2.
  • 162 Véase Procès de la souscription nationale jugé par la Cour d’assises de Paris le 1er juillet 1820, (...)

90El primero fue consecuencia de la publicación en el número 107 de su periódico, de un texto que anunciaba la creación de una suscripción nacional a favor de los ciudadanos que habían de ser víctimas de la medida de excepción sobre la libertad individual, o sea de la ley votada el 26 de marzo de 1820, que estipulaba que cualquier persona acusada de complot o maquinación en contra de la persona del Rey, la seguridad del Estado o personas de la familia real, podría ser detenida, en virtud de una orden del consejo de ministros firmada por tres de ellos, sin obligación para la policía de presentar al acusado ante la justicia. Frente a esta vulneración de los derechos individuales, la reacción de la prensa liberal fue unánime y, el 30 de marzo, los diarios Le Constitutionnel, L’Indépendant, Le Censeur européen, Le Courrier français, La Renommée y L’Aristarque (a los que vinieron a unirse unos días después los mensuales Lettres normandes y Bibliothèque historique) publicaron íntegro, el texto que acabamos de citar. Pero los jueces «antaño imperiales y ahora reales» (según la conocida fórmula del abogado Dupin en su defensa del poeta Béranger) no tardaron en intervenir: el 7 de abril, un juez de instrucción interrogó a los redactores de los periódicos implicados y les comunicó que incurrían en el delito de incitación a la desobediencia a las leyes y en el crimen de ataque a la autoridad del Rey y de las Cámaras159. El 22 de abril, el sustituto del fiscal del Rey presentó al tribunal criminal de París el requisitorio en el cual solicitaba una acción judicial en contra de los implicados160 y el 10 de mayo el nada liberal el Journal des débats señaló a sus lectores que al final del mes, y como muy tarde principios de junio, comparecerían ante la justicia por este asunto 15 acusados, entre firmantes del anuncio y propietarios y redactores responsables de los periódicos que lo habían dado a conocer. De hecho, el 30 de mayo, el tribunal criminal condenó a los firmantes del folleto anunciando la creación de la suscripción (Etienne, Pajol, Gévaudan, Mérilhou y Odillon-Barot) a cinco años de encarcelamiento y una multa de 6 000 francos, y de cinco años de prisión y 12 000 francos de multa para los editores de los periódicos que lo habían publicado: Le Constitucional, Le Censeur Européen, L’Indépendant, La Renommée, Le Courrier français, L’Aristarque, Les Lettres normandes, y Bibliothèque historique161. Pero, el Journal des débats anunció, en su número del 10 de junio, que los acusados habían presentado un recurso en contra de la sentencia pronunciada por el tribunal criminal de París y, de paso, señaló que también se les había formado causa en Lyon y Grenoble162.

  • 163 Journal des débats, 15 de junio de 1820, p. 1 y Bibliographie de la France, 5 de agosto de 1820, p. (...)
  • 164 Le Moniteur universel, 21 de mayo de 1822, p. 2.

91Por la misma época, como redactor responsable de L’Aristarque, y en virtud de la recién ley sobre la prensa publicada el 30 de marzo de 1820, Voidet tuvo que hacer frente a otro proceso que se le había formado por la publicación de dos, y luego tres ejemplares (no sabemos los cuales) de su diario. Esta ampliación de la acusación le permitió apelar del juicio formulado contra él en mayo. Pero en vano, puesto que los jueces desestimaron su petición y, el 15 de junio de 1820, le condenaron, en ausencia, a la pena máxima que podían aplicarle: cinco años de encarcelamiento y una multa de 40 000 francos163 (una cantidad impresionante, equivalente a lo que percibía un prefecto de un departamento importante como el de Seine-Inférieure durante un año entero164). Voidet apeló de esta condena, pero, haciéndose poca ilusión sobre el resultado de su iniciativa prefirió tomar las de Villadiego y poner una prudente distancia entre él y la justicia francesa y sus gendarmes y no se presentó en la audiencia, con lo que la pena fue confirmada definitivamente el 7 de septiembre de 1820.

Primera publicación de Voidet en España

  • 165 Procès de la souscription nationale…, op. cit ., p. 39.
  • 166 Por ejemplo, La Minerve française, tomo IX, n° 18 (febrero de 1820), p. 304.
  • 167 L’Ami de la Religion et du Roi, n° 650 (1 de noviembre de 1820), p. 378 y Tablettes Universelles, I (...)

92Con toda lógica, para escapar de los calabozos de Su Majestad Cristiana, Voidet, que tenía entonces 50 años165 buscó refugio en España donde ya reinaba una libertad desterrada de Francia, según se solió afirmar en los medios liberales166. Ignoramos cuando, exactamente, llegó a Madrid. Pero, a principios de octubre de 1820 publicó un opúsculo en francés y su traducción al castellano bajo el título de Memorial de la santa inquisición a los señores ministros de Francia, solicitando que se la ocupe en aquel reino en compañía de la censura para restablecer los antiguos usos y costumbres de las épocas gloriosas de los siglos XIII y XIV de la ilustre y cristianísima monarquía de los galos. Las obritas, de 16 páginas in-8°, que salieron de las prensas de El Censor, no llevaron nombre de autor. Pero L’Ami de la Religion et du Roi y las Tablettes universelles anunciaron en noviembre de 1820 la publicación de este texto que así, no pasó totalmente desaparecido en Francia167. Pero, en España, se benefició de este anuncio que salió en El Constitucional de Joaquín de Mora del 13 de octubre de 1820 y constituía un ataque en toda regla contra la censura política imperante en el reino vecino:

  • 168 El Constitucional, n° 523 (13 de octubre de 1820), [p. 4].

«La Francia tiene ya la censura previa de los periódicos, los padres de la fe, o sea jesuitas, y otros primores por este estilo. No le falta más que la inquisición para ponerse a la altura en que nos colocó el vizconde de Chateaubriand en su artículo de ridícula memoria sobre España. La inquisición desterrada de España pide asilo al ministerio francés, y hace un ligero compendio de sus méritos y servicios: por todos ellos es acreedora a entrar en un sistema de gobierno en que ya se hallan los escritores liberales purgando sus pecados en las cárceles. Sin embargo, muchos pájaros gordos andan todavía sueltos, y sería muy justo que la santa les echase la uña. ¡O tres y cuatro veces venturoso el día en que los Gregoire, los Keratry, los Benjamin Constant apareciesen ante un tribunal presidido por el cardenal de Luzerne, y compuesto por los Lamennais, los Castelbajac, los de Bonald y otros santos varones de esta calaña! ¡Faltará un duque en Francia que se quiera encargar de las funciones de alguacil mayor, que ha desempeñado con tanto acierto en España una de las casas más ilustres de la grandeza! No hay que temerlo. Allá, como acá, la gente alta piensa bien, y no dejará de proteger la solicitud expuesta con suma gracia y delicadeza en el folleto que anunciamos. En él se echa de ver una pluma acostumbrada a combatir errores y a defender los buenos principios»168.

El periódico casi oficial de S. Exc. Don Evaristo de San Miguel

  • 169 Le Drapeau blanc, 25 de septiembre de 1820, p. 3.
  • 170 P. 3.

93No conocemos otra publicación de Voidet hasta que se lanzara por décima vez a la carrera polémica con L’Observateur espagnol (según declaró, sin duda con cierta exageración, en el prospecto169) e ignoramos cuáles fueron los recursos económicos que le permitieron sino vivir, al menos, sobrevivir. Según Le Drapeau blanc del 28 de octubre de 1820, que siguió calificándole de «ilustre» y le concedió el título de decano de los periodistas, pasó entonces de la suma indigencia a cierto lujo170.

  • 171 El Zurriago (1821-1823), op. cit., p. 131.

94Este cambio de situación no se debió a un tan repentino como sorprendente interés multitudinario del público español hacia un periódico redactado en francés, sino al hecho de que, como asentó Le Drapeau blanc, Voidet estaba estipendiado por Evaristo de San Miguel, ministro de Estado desde el 5 de agosto, y ministro de Gobernación interino desde el día siguiente. Ello fue tan notorio que El Zurriago, en su número 75-76 (el segundo publicado en noviembre de 1822171) no dudó en escribir, después de polemizar con El Espectador y sus «hermanos» en un artículo titulado «Palinodia»:

  • 172 El Zurriago, Madrid, en la imprenta del Zurriago, M. Don M. R. y Cerro, pp. 23-24.

«También los editores del otro periódico escrito en francés con título de Observateur espagnol, agradecidos a Su Excelencia porque les compra porción de ejemplares, con dinero de la nación, se unieron a los Espectadores, y todos juntos, de mancomún e in solidum, y cada uno de por sí, nos han dado una vuelca ni de podencos. ¡Qué de desvergüenzas! ¡qué de improperios! ¡qué de calumnias!.... Vaya: nos han dejado en zaga a todas las rabaneras nacidas y por nacer. ¡Bien lo han hecho»172!

  • 173 Congrès de Vérone. Guerre d’Espagne Négociations: colonies espagnoles, par M. de Chateaubriand, Par (...)
  • 174 Réquisitoire de M. de Broé, avocat général, op. cit., p. 24.

95San Miguel, por su parte, no hizo nada para desmentir estas acusaciones e intentar disimular los vínculos existentes entre él y L’Observateur espagnol así que para Chateaubriand no hacía la menor duda de que este periódico era el órgano reconocido como tal del gobierno de Madrid173, y el fiscal general de Broé lo calificó, con menor exactitud, de «diario oficial de los revolucionarios» españoles174.

  • 175 El Amigo del pueblo, n° undécimo, Madrid, imprenta de D. Eusebio Álvarez, 1822, pp. 326-327, y n° d (...)
  • 176 El Constitucional, 9 de septiembre de 1820, p. 4.

96L’Observateur consiguió formar parte de los periódicos españoles más significativos puesto que figuró, junto con otros 13 papeles públicos (entre los cuales la Gaceta, El Universal, El Espactador, El Zurriago o La Tercerola) en un artículo jocoso (muy propio de la época) publicado en 1822 en los números 11 y 12 de El Amigo del pueblo y que consistía en asociar el título de une comedia con el de un diario175. Sin embargo, pese al buen conocimiento del francés que se tenía en general en España, entre la gente culta, el principal objetivo de San Miguel al dotarse de un bisemanal redactado en lengua extranjera no fue sin duda influir en la opinión de sus compatriotas, sino en la del extranjero, y especialmente de los franceses. Primero, porque en el reino vecino todos, ultras incluidos, estaban pendientes de lo que decía la prensa española, de cualquier tendencia política, y por ejemplo nos consta que Martinville, propietario del Journal des débats, se suscribió en Madrid a El Constitucional por medio de un intermediario176. L’Observateur espagnol permitió pues a San Miguel contrarrestar la información muy favorable a los serviles difundida en el reino vecino por la prensa ultra, especialmente en cuanto a los éxitos que, según ella, cosechaban las bandas realistas, y dar a conocer el punto de vista del gobierno de Madrid a la opinión pública francesa en la que tanto contaba para que se hiciera imposible una intervención militar para restablecer como «rey neto» a Fernando VII. Y, desde este punto de vista, como veremos dentro de poco, el rastreo de los periódicos galos nos revela que los periodistas ultras prestaron la mayor atención a lo que publicaba Voidet.

  • 177 Réquisitoire de M. de Broé, avocat général, op. cit., p. 25.

97Por supuesto, los liberales no quedaron a la zaga, y como asentó (esta vez, con sobrada razón) el fiscal general de Broé en el proceso ya aludido contra Sauquaire-Souligné, la «hoja demagógica» y los artículos políticos de su colega emigrado a Madrid hallaron un eco favorable entre ellos177. Como prueba de su afirmación, de Broé citó la tentativa (frustrada porque se interceptó su correspondencia en la frontera) de Voidet, con anuencia o mejor dicho, sin duda, a iniciativa del propio San Miguel, de publicar en París, bajo forma de un opúsculo que hubiera sido esparcido ampliamente, y gratis, dos números de L’Observateur espagnol en los que daba cuenta de la reacción del gobierno y de las Cortes, en sus sesiones de los 9 y 11 de enero de 1823 a las notas de las potencias extranjeras. Así, el fiscal general leyó ante el tribunal dos cartas de Voidet, que le había comunicado el ministro de Interior. La primera, con fecha de Madrid del 15 de enero de 1823, estaba dirigida al director del periódico liberal Le Pilote, M. Cassano, y, dada su importancia, preferimos dar una traducción de ella más bien que contentarnos con proponer un mero extracto:

«Muy Señor mío,

Me escribió el 3 de octubre; le contesté el 21 de este mes, el 13 y el 30 de noviembre que aceptaba su propuesta. Pero desde entonces, no recibí ninguna noticia de M. Cassano. ¿Ha muerto? En la incertidumbre en la cual me hallo al respecto, hago otra tentativa. Si le llega este paquete, haga o mande hacer un excelente artículo sobre las memorables sesiones de las Cortes del 9 y del 11 del corriente. Servid a mi nueva patria, estimado amigo, con todas sus fuerzas. Ella es muy digna de ella, pese a todos los feotas que intentan envilecerla.

Estoy autorizado por mi honrado amigo el Sr. San Miguel, ministro de estado, a hacer reimprimir en París, en forma de opúsculo, los dos números adjuntos. Encárguese de ello, si puede, o halle un impresor hábil y liberal que acepte hacerlo. Todos los gastos correrán a cuenta de S. Exca. el duque de San Lorenzo al que escribo al respecto, así como San Miguel; preséntese en casa del señor duque con la presente carta.

Adiós, estimado amigo. Que el cielo le dé alegría y excelente salud.

Voidet

Calle de la Libertad, n° 8

  • 178 Ibid., pp. 25-26: «Mon cher Monsieur,

P. D. Escribo por el mismo correo, y con el mismo objeto, a su vecino, M. Bailleul, impresor, calle Sainte-Anne, n° 71. Póngase de acuerdo con él, o actué solo. Escríbame inmediatamente»178.

98La segunda carta, de la que dio lectura el fiscal general de Broé, fechada también del 15 de enero de 1823, estaba dirigida efectivamente al duque de San Lorenzo, ministro plenipotenciario en París. También la hemos traducido lo más literalmente posible:

«Señor duque,

Soy el redactor del periódico LObservateur espagnol, del que tengo el honor de remitir a S. Exca. los números 34 y 35, con los suplementos, relativos a las sesiones de las Cortes del 9 y 11 del mes presente, sesiones memorables que honran grandemente a la nación española.

Propuse a S. Exc. Sr. San Miguel, ministro de estado, hacer reimprimir en París, en forma de opúsculo, los dos números adjuntos. S. Exc. Aceptó esta propuesta y me dijo que le escribiría rogándole contribuya eventualmente a los gastos de impresión. Convendría distribuir un gran número de ejemplares de este opúsculo que, me parece, ha de hacer la mejor impresión a favor de España.

Escribo al respecto a varios de nuestros amigos, entre los cuales al diputado Kératry, al que debe conocer.

S. M. A. S. Q. L. B. L. M.

  • 179 Ibid., p. 26: «Monsieur le duc,

. Voidet»179.

Los escasos vestigios de L’Observateur espagnol

99Todo confirma, pues, que L’Observateur espagnol fue un periódico gubernamental en el sentido más estricto de la palabra, no solo favorable al ministerio de San Miguel, sino su criatura y que fue una pieza importante en su tentativa de control, conquista o reconquista de la opinión pública, no solo española, sino francesa en un momento en el cual el único baluarte contra la intervención de las tropas de Luis XVIII parecía a los liberales de ambos lados de la frontera la añoranza en Francia de la «vieja bandera» como cantó el poeta Béranger.

  • 180 Congrès de Vérone. Guerre d’Espagne. Négociations : colonies espagnoles par M. de Chateaubriand, op (...)

100Este carácter aparece también en los escasísimos vestigios que tenemos de este periódico del que no se conserva no digamos una sola colección, siquiera lacunaria, sino un solo número en la Biblioteca Nacional de España, la Hemeroteca Municipal de Madrid, en la Biblioteca virtual de prensa histórica, Google libros, o en las bibliotecas o hemerotecas de las distintas comunidades autonómicas españolas que tienen un catálogo en la red. Todo lo que hemos podido rastrear, a pesar de amplias consultas de la prensa de la época, tanto francesa como española fue: un artículo titulado «Pastel. Pasteleros» publicado en el número de L’Observateur español del 29 de noviembre de 1822 o poco antes reproducido en Le Moniteur universel del 7 de enero de 1823; dos párrafos que suman 14 líneas copiadas del ejemplar del 1 de noviembre de 1822 que citaron Le Moniteur universel del 16 de abril 1823, el Journal politique et littéraire de Toulouse et de la Haute-Garonne del 25 del mismo mes, y Chateaubriand en su escrito sobre el congreso de Verona180, y en la misma obra, un extracto del número del 9 de febrero del periódico y por fin algunas citas de varios números recogidas en un opúsculo de 20 páginas titulado Causes légitimes de la guerre contre l’Espagne, entreprise par le gouvernement français que se puso de venta en la librería parisiense de Plancher, en 1823.

Un militante bonapartista

  • 181 Véase infra, Apéndice III, donde publicamos estos escasos vestigios de L’Observateur libéral.

101El lector interesado hallará estos fragmentos, tan raros como breves, en apéndice, al final de este artículo. No permiten, evidentemente, reconstruir lo que fue L’Observateur libéral. En cambio, nos revelan hasta qué punto tanto Voidet como quizás San Martín se ilusionaron sobre la aptitud de los nostálgicos de Napoleón a cambiar el curso de los acontecimientos. Así, en el número de 1 de octubre de 1822, declaró que el espada de Damocles estaba encima de los Borbones, tiranos odiados por las nueve décimas partes de la población francesa y que cien mil hombres, entre los cuales 25 000 en el ejército, y mil en la guardia real estaban dispuestos a luchar contra ellos. Reincidió el 16 de diciembre de 1822 al declarar que un general francés en posición de no actividad (o sea, un demi-solde) había escrito que el primer cañonazo disparado en contra de los españoles sería la señal de la caída de los Borbones. Y después de calificar de «infame» al gobierno de Luis XVIII el 9 de febrero de 1823, declaró el 19 que varios franceses distinguidos, cuya gloria constituía el orgullo de su nación, habían concebido el proyecto de pasarse a España para formar una regencia que expediría órdenes y decretos en nombre de Napoleón II, legítimo emperador de los franceses, y proclamaría las actas adicionales de 1815 (otorgados por Napoleón durante los Cien Días) y que el gobierno español les concedería la autorización solicitada al efecto, añadiendo unas líneas después que S. M. la emperatriz María Luisa sería invitada a venir presidir esta regencia y que, indudablemente, si se producía la invasión de España por las tropas francesas, se verían cosas asombrosas181.

Desaparición de Voidet

  • 182 P. 4.
  • 183 Véase LARRIBA, Elisabel, «Traslado y cambio de nombre: cuando la Gaceta (constitucional) de Madrid (...)

102Cuando San Miguel fue sustituido, como ministro, por Álvaro Flórez Estrada, el 19 de febrero de 1823, siguió aferrándose en el poder postergando hasta el 24 de abril la lectura de su memoria ministerial. Con lo cual, cuando el 20 de marzo, el gobierno y lo que quedaba de las Cortes, así como el rey que lo intentó todo para eludirlo, amedrentados por la inminente entrada en campaña del duque de Angulema, al mando de los Cien Mil Hijos de San Luis, abandonaron Madrid para pasar a Sevilla, Voidet, como los redactores de la Gaceta de Madrid y El Universal, siguió la comitiva. En París, Le Drapeau blanc comunicó esta información a sus lectores en su número del 4 de abril 1823 a partir de noticias procedentes de Bayona del 25 de marzo182. Este es el poster dato que tenemos sobre la azarosa vida de Voidet. Por lo visto, no consiguió seguir publicando su diario en Sevilla y luego en Cádiz, incluso reduciendo la periodicidad. Pero ello no es para extrañarnos cuando se contemplan las dificultades que tuvieron que superar los redactores de la oficial Gaceta de Madrid para proseguir imprimiéndola bajo el título de Gaceta española183.

  • 184 Véase De “¡Viva Riegoooo!” a “¡Muera Riego!”. Antología poética (1820-1823). Edición a cargo de Gér (...)
  • 185 Réquisitoire de M. de Broé, avocat général, op. cit., p. 26.

103El derrumbe del sistema constitucional y la restauración de Fernando VII como soberano absoluto supuso un período de gran peligro. Tanto en su nueva patria, donde los serviles triunfantes exigían castigos ejemplares en contra de los «revolucionarios», empezando por el primero de ello, Rafael del Riego184, como en su tierra natal donde le esperaban no solo cinco años de prisión, sino también otros procesos como el que el fiscal general de Broé anunció en 1824 querer intentarle185. Toda su esperanza se reducía a ganar Gibraltar y de allí, pasarse a refugiarse en Inglaterra como hicieron tantos liberales. Pero ignoramos si lo consiguió y cómo acabó su existencia.

IV- La Boussole

  • 186 El Imparcial, 14 de octubre de 1821, p. 136c. La suscripción podía hacerse en casa de la viuda de A (...)
  • 187 El Universal, 1 de noviembre de 1821, p. 1168c.
  • 188 Revue encyclopédique, ou Analyse raisonnée des productions les plus remarquables dans la littératur (...)

104El 14 de octubre de 1821, El imparcial señaló la reciente aparición de un folleto en el que se anunciaba la publicación «a la mayor brevedad, los lunes, martes, jueves y viernes de cada semana» de un nuevo periódico en francés titulado La Brújula al que se podía suscribir por 28 reales al mes, solo en Madrid, y, fuera de la capital, por «80 reales por tres meses, 160 por seis y 320 al año, comprendiendo en este precio las estampas de las modas de París que se enviar[í]an a los suscriptores una vez por semana, y también de cuando en cuando, se les enviar[í]an gratis algunas estampas grotescas sobre anécdota grotesca»186. Pero 18 días después, el nuevo periódico todavía no había visto la luz y se reiteró la noticia de su futura publicación en El Universal del 1 de noviembre. El texto del anuncio era mucho más breve que el anterior y contenía sustanciosas modificaciones: el título era mucho más explícito puesto que pasaba a ser el de La brújula política, administrativa, judicial, industrial y mercantil de España y a los puntos de suscripción se habían añadido la oficina de La Brújula, calle del Horno de la Mata, las principales librerías de las provincias, y las administraciones de correos. Pero sobre todo, ya no se hablaba de regalar una lámina semanal de moda parisina ni una estampa grotesca de vez en cuando. Tampoco se hacía referencia a un precio especial para los madrileños pero en cambio, se ofrecía a todos una rebaja de una décima parte para cuantos se abonarían antes del 1 de noviembre (¡el día en el que salió el anuncio en El Universal!)187. Con toda evidencia, la «sociedad de literatos, publicistas y jurisconsultas» formada para redactar La Brújula tuvo dificultades para reunir el número de suscriptores suficiente para que viera la luz y tuvo que reducir gastos como los obsequios a los suscriptores inicialmente previstos, y aumentar los recursos económicos. Por su parte, en París, Juan Antonio Llorente, encargado de la parte española de la bibliografía de la Revue Encyclopédique, y muy bien informado de lo que se publicaba más allá de los Pirineos, no señaló que La Boussole había visto la luz, sino que se contentó con reproducir lo anunciado en El Imparcial del 14 de octubre del año anterior188. Sin embargo, el 29 de este mes de enero, el Diario de Barcelona publicó este anuncio:

  • 189 Diario de Barcelona, 29 de enero de 1822, en la imprenta de la Viuda e Hijos de D. Antonio Brusi, p (...)

«La Brújula española. Periódico político, administrativo, judicial, literario, industrial y comercial, publicado en francés; sale en Madrid cuatro días a la semana desde el mes de noviembre último: acompaña a uno de los primeros números una lámina cuya alegoría ingeniosa representa las facciones, el carácter y las luces de un grande personaje considerado como un fenómeno de habilidad. Las demás estampas prometidas en el prospecto se remitirán con la mayor exactitud semanalmente a los señores suscritores. Se suscribe en esta ciudad en la librería de Garriga y Aguasvivas, a 80 rs. vn. Por trimestre, y con las estamas 92 rs. vn. Franco de porte»189.

105La Boussole espagnole tuvo pues una existencia efímera y no pudo superar la indiferencia (y la subsecuente falta de fondos) con la que la acogió el público español. Ni siquiera sabemos quién la redactó y confirma que, sin «mecenas» como Bardají o San Miguel, un periódico en francés era inviable en la España del Trienio Liberal.

Conclusión

  • 190 Gil Novales, Alberto, «Índice alfabético de periódicos», Las Sociedades patrióticas, II, op. cit., (...)
  • 191 Diario constitucional, político y mercantil de Barcelona, 27 de octubre de 1820, p. 4 («Alla Libert (...)

106L’Écho de l’Europe y La Boussole no fueron los únicos títulos redactados en lenguaje extranjero que no consiguieron sobrevivir en la dura competencia que se libraron en España los periódicos a lo largo del Trienio Liberal. Así, el periódico titulado Il liberale italiano corrió la misma suerte que L’Écho de l’Europe y a duras penas pudo existir un mes y medio, entre el 16 de septiembre y finales de octubre de 1822, con una interrupción atribuida a la indisposición de su redactor190. Ello, cuando también disponía de un público potencial nada desdeñable con los refugiados piamonteses y napolitanos que habían acudido y había suficientes españoles que entendían el italiano para que el Diario constitucional publicara (como lo hizo con textos en francés) poemas en este idioma sin la menor traducción191.

107En cambio, tanto Bardají como San Miguel vieron el interés de disponer de un periódico en francés para influir en las opiniones públicas de los distintos países de Europa. Y por cierto, los periódicos que comanditaron no pasaron desapercibidos, especialmente en Francia. Pero, como siempre, solo sirvieron para convencer a los convencidos y provocar la anatema de sus adversarios.

Haut de page

Document annexe

  • Apéndices (application/pdf – 4,1M)

    I - Los siete números de L’Écho de l’Europe conservados en la Biblioteca Nacional de España

    II - Textos de Le Régulateur

    III - Textos de L'Observateur espagnol

Haut de page

Notes

1 Las Sociedades patrióticas (1820-1823). Las libertades de expresión y de reunión en el origen de los partidos políticos, Madrid, Editorial Tecnos, 1975, 2 vols.

2 Apuntes para un catálogo de periódicos madrileños desde el año 1661 al 1870. Obra premiada por la Biblioteca nacional en el concurso de 1873 e impresa a expensas del estado, Madrid, establecimiento tipográfico “sucesores de Rivadeneyra”, impresores de la Real Casa, Paseo de San Vicente, n° 10, 1894, p. 32: Régulateur (Le), n° 171.

3 Op. cit., II, p. 993 (La Brújula, n° 81); p. 1014 (L’Écho de l’Europe, n° 319); p. 1029 (L’Observateur espagnol, n° 477); y p. 1036 (Le Régulateur, n° 567).

4 Diario constitucional político y mercantil de Barcelona, 1 de enero de 1821, impreso en Barcelona por Juan Dorca, p. 2.

5 Hauffmann, Léon-François, En marge de l’histoire politique et littéraire de la France sous la Restauration: la peste à Barcelone, New Jersey, U.S.A., Université de Princeton, Département des Langues Romanes, Paris, Presses Universitaires de France, 1964, p. 31.

6 Son numerosos los testimonios al respecto: el redactor de El Patriota riojano se quejó de los «lectores de mogollón» que «reuniéndose bajo los soportales a docenas, compran un solo número, y leyendo uno en alta voz y pasando luego de mano en mano todos se quedan tan satisfechos, con solo haber pagado tres cuartos» (El Patriota riojano, n° 17 (25 de noviembre de 1822), p. 3; citado por DÍez MorrÁs, Francisco Javier, «La Antorcha de la libertad resplandece». La sociedad patriótica de Logroño y los inicios del liberalismo, Logroño, Instituto de Estudios Riojanos, 2016, p. 40); el redactor de La Periódico-manía, al constatar que sus «esperanzas estomático-constitucionales» se iban «convirtiendo en realidades», exclamó: «Quién lo diría! En un país donde nos consta que hay periodistas empañados hasta las canchas con los impresores, y que no ha faltado alguno a quien por tristes dos mil reales se le ha dado la pena de interdictarle las suscripciones en la librería de Paz, frente a las gradas de san Felipe el real» (La Periódico-manía, n° 2, p. 4). Asimismo, insistió en las dificultades financieras que conoció El Constitucional (n° 9, p. 10). Y cuando El Mochuelo literario evocó el éxito de periódicos como El Universal, la Miscelánea y La Periódico-manía, no pudo menos de repetir con cierta amargura: «¡y yo con mis papeluchos / no saco para un buñuelo!» (n° 6, pp. 81-84).

7 Correspondance du comte de La Forest, ambassadeur de France en Espagne, 1808-1813 publiée pour la Société d’Histoire Contemporaine par M. Geoffroy de Grandmaison, Paris,1905, II, p. 134, correspondencia de Madrid, 18 de marzo de 1809.

8 Casse, Baron A. du (ed.), Supplément à la Correspondance de Napoléon I. Lettres curieuses omises par le Comité de Publication, Paris, F. Dentu, éditeur, librairie de la Société des gens de Lettres, Palais Royal, 15-17-19 Galerie d’Orléans, 1887, p. 111.

9 Sobre El Imparcial de Pedro Estala, véanse DUFOUR, Gérard, «Une éphémère revue afrancesada: El Imparcial de Pedro Estala (mars-août 1809)», en El Argonauta español, n° 2 (2005), URL: https://journals.openedition.org/argonauta/1193?lang=fr; DOI: https://doi.org/10.4000/argonauta.1193 y sobre todo ESTALA, Pedro, El Imparcial o Gazeta política y literaria (21 de marzo – 4 de agosto de 1809). Estudio preliminar y edición de Elisabel Larriba, Madrid, CSIC-Ediciones Doce Calles, 2010, 417 p.

10 Diario constitucional, político y mercantil de Barcelona, 25 de enero de 1821, imprenta nacional del gobierno, por Juan Dorca, p. 4.

11 El Espectador, n° 50 (3 de junio de 1821), imprenta de don Juan Ramos y Compañía, p. 200.

12 Ibid., n° 687 (2 de marzo de 1823), imprenta del Espectador, R. Macias, p. 1292.

13 Diario constitucional, político y comercial de Barcelona, 7 de julio de 1822, imprenta de Narcisa Dorca , p. 3 («Le vieux soldat français et Misas avec sa bande au Cordon»); 3 de noviembre de 1822, p. 1 ([Qui nous avait juré la charte…]); 12 de diciembre de 1822, p. 4 («La fièvre noire, ou le tremblement des serviles»); 14 de diciembre de 1822, p. 3 («Prière journalière de l’Homme gris») ; 25 de diciembre de 1822, p. 4 («Salutation du Général Montarlot visitant la garde d’honneur d’Altarazanas du bataillon sacré de Barcelone»).

14 N° 74 (3 de junio de 1822), p. 74 («Le Réveil»); n° 11 (11 de abril de 1823), pp. 3-4 («Le Cordon sanitaire»).

15 La Minerve française, par MM. Aignan, de l’Académie française; Benjamin Constant; Evariste Dumoulin; A. Jay; E. Jouy, de l’Académie française; Lacretelle, aîné, de l’Académie française; Tissot, professeur de poésie latine au Collège royal de France, etc., tomo IX (febrero-marzo de 1820), n° 18, Paris, au bureau de la Minerve française, rue des Fossés Saint-Germain-des-Prés, p. 28.

16 Hemos consagrado un estudio (que se publicará en breve) a este personaje: Por el amor a la libertad de expresión y a la humanidad: el periodista francés Lucien Bousquet-Deschamps en la época del Trienio Liberal (1820-1823). El lector hallará en esta obra desarrollados los datos aquí rápidamente expuestos, con las referencias relativas a ellos.

17 Journal du commerce et de l’industrie. Feuille politique, littéraire et d’annonces, n° 7 (24 de enero de 1821), [Paris], de l’imprimerie d’Ant. Bailleul, imprimeur du Commerce, rue Sainte-Anne, p. 1.

18 Le Constitutionnel, n° 30 de enero de 1821, [Paris], de l’imprimerie d’Ant. Bailleul, imprimeur du Commerce, rue Thibautod, p. 3.

19 BOUSQUET-DESCHAMPS, FONTAN, De la translation de M. Magalon à Poissy, et de la suppression de L’Album examen des mesures prises à ce sujet par le ministre de l’Intérieur et le préfet de Police, suivi de pièces justificatives et de plusieurs lettres autographes communiquées par divers détenus, relativement aux persécutions dont ils sont l’objet. Par MM. Bousquet-Deschamps et Fontan, anciens rédacteurs de L’Album, Paris, chez les Marchands de nouveautés, 1823, p. 56 («Note sur M. Bousquet-Deschamps»). Mme Bousquet-Deschamps pidió en esta ocasión a las autoridades hacer trasladar a su hijo de la cárcel al hospital de la ciudad, comprometiéndose a hacer construir rejas en la habitación que se le destinaría, pagar a todos los guardias necesarios a su vigilancia y depositar además en garantía la suma que se le exigiera.

20 Gaceta de Madrid, n° 48 (17 de febrero de 1821), Madrid, en la imprenta nacional, p. 232.

21 El Universal, n° 48 (17 de febrero de 1821), Madrid, imprenta del Universal, p. 180.

22 Ibid.

23 Ibid.

24 Miscelánea de comercio, Artes y literatura, n° 358 (20 de febrero de 1821), Madrid, imprenta de I. Sancha, p. 3.

25 Correo general de Madrid, n° 116 (24 de febrero de 1821), Madrid, en la imprenta de Antonio Ferrer, p. 470.

26 La Periódico-manía, n° 35, Madrid, imprenta de la viuda de Aznar, pp. 19-21.

27 [N° 1], pp. 31-32.

28 N° 71 (12 de marzo de 1821), p. 281.

29 Morgenblatt für gebildete Stande, n° 81 (10 de abril de 1821), Benlagen, Literaturblalt, n° 105, Monaléregistrer, p. 115.

30 Hemeroteca municipal de Madrid, F 66 / 6 (63) La cubierta no se conservó en ninguno de los ejemplares reunidos en un tomo conservados por la Biblioteca nacional de España.

31 La Periódico-manía, n° 35, p. 19.

32 [N° 1], p. 1.

33 Ibid., p. 2.

34 Ibid.

35 Morgenblatt für gebildete Stande, n° 81 (10 de abril de 1821), p. 115.

36 L’Écho de l’Europe, [n  6], pp. 7-19.

37 Ibid., pp. 30-31.

38 Le Constitutionnel, 9 de septiembre de 1820, p. 4.

39 Le Drapeau blanc, 1 de mayo de 1820, p. 3.

40 L’Écho de l’Europe, [n° 1], p. 32.

41 El Cetro constitucional. Semanario político, n° 1, Madrid, Imprenta de don José del Collado, [p. 39].

42 El Revisor político y literario, tomo I, secundo cuaderno, [Madrid], imprenta de Vega y compañía, p. 48.

43 El Mochuelo literario, n° 2, p. 32.

44 L’Écho de l’Europe, [n° 4], p. 47.

45 Ibid., [n° 7], p. 39.

46 Ibid., [n° 4], p. 47.

47 Ibid., [n° 3], pp. 16 sq.

48 Ibid., [n° 5], p. 9.

49 Ibid., [n° 6], p. 2, donde declaró Bousquet-Deschamps respecto a la actitud de Luis XVIII que no había aceptado la dimisión de los ministros: «C’est à présent qu’on voit à quel point le monarque a été trompé ou qu’il ne veut pas réellement faire le bonheur de ses sujets puisqu’il hésite à les délivrer de ses plus cruels oppresseurs».

50 Véanse las expresiones: «tremblez ennemis de ma patrie» y «souverains altérés de sang et de carnage» en L’Écho de l’Europe (n° 4, p. 2 y n° 5, p. 6), que son una reminicencia patente de los versos «Tremblez ennemis de la France / Rois ivres de sang et d’orgueil» de Le chant du départ.

51 FURET (François), HALÉVI (Ran), La monarchie républicaine. La Constitution de 1791, Paris, Fayard, 1996, 605 p.

52 L’Écho de l’Europe, [n° 6], p. 23.

53 Petit dictionnaire Ultra, précédé d’un essai sur l’origine, la langue et les œuvres des Ultra, par un Royaliste constitutionnel, à Paris, chez Mongié aîné, Libraire, boulevard Poissonnière, n° 18, 1823, p. 84.

54 Journal des débats, 9 de mayo de 1822, p. 3.

55 BOUSQUET-DESCHAMPS, FONTAN, De la translation de M. Magalon à Poissy, op. cit.

56 Véase nuestro trabajo ya citado, Por el amor a la libertad de expresión y a la humanidad….

57 Dato deducido del hecho de que, como veremos a continuación, El Universal se refirió el 19 de julio de 1821 al número 2 de Le Régulateur que aludía a hechos que fueron noticia en La Miscelánea del 17, y, el 22, a los números 3 y 5 del periódico redactado en francés.

58 Tablettes Universelles. Répertoire des événements des nouvelles, et de tout ce qui concerne l’histoire, les sciences, la littérature et les arts, avec une bibliographie générale, par une société d’hommes de lettres, dirigé et publié par J. B. Gouriel, Paris, au bureau des Tablettes Universelles, place de l’Odéon, n° 3, entre les rues Racine et Voltaire, n° IV (1821), p. XLI.

59 AHN, Estado, legajo 2589, documento 46, según señala Alberto Gil Novales, Las sociedades patrióticas, op. cit., II, p. 1036. La petición de reproducción que hicimos no pudo ser atendida a tiempo para utilizarla para este trabajo.

60 Le Drapeau blanc, 23 de julio de 1821, p. 2: noticias de Madrid, con fecha del 12 del mismo mes.

61 Datos sacados del n° 15 del único ejemplar conservado conocido de Le Régulateur (Archivo del Congreso de los Diputados, legajo 47-2: «Reclamaciones del enviado de S. M. Británica contra los artículos de los periódicos Universal y Regulateur»).

62 La Periódico-manía, n° 43, Post data 3a, pp. 14-15.

63 Ibid., p. 20.

64 Le Drapeau blanc, 18 de diciembre de 1821, p. 3.

65 Gaceta de Madrid, n°195 (16 de octubre de 1821), p. 1566; El Espectador, número del mismo día, p. 740.

66 El Espectador, n° 50 (3 de junio de 1821), p. 200.

67 El Universal, 19 de julio de 1821, p. 785.

68 El Universal, 20 de julio de 1821, p. 797.

69 Journal des débats, 4 de septiembre de 1821, p. 1.

70 El Imparcial, 5 de octubre de 1821, p. 102.

71 «Reclamación del enviado de Inglaterra cerca de S. M. contra un artículo inserto en El Universal de 4 de Agosto de 1821», fol. 2 recto.

72 El Universal, 10 de octubre de 1821, p. 1088. Traducido en el Journal du commerce, 22 de octubre de 1821, p. 1.

73 El Imparcial, 12 de octubre de 1821, p. 108. Traducido en el Journal des débats, 26 de octubre de 1821, p. 1.

74 El Eco de Padilla, n° 100 (8 de noviembre de 1821), Madrid, imprenta de don Diego García y Compoy, p. 6.

75 P. 3.

76 Journal de Paris et des départements, politique, commercial et littéraire, n° 11 (4 de marzo de 1822), imprimerie de Chaigmeau fils aîné, rue de la Monnaie, p. 4.

77 Journal des débats, 17 de septiembre de 1821, p. 1.

78 Le Constitutionnel, 6 de agosto de 1821, p. 2: noticias de Madrid con fecha del 26 de julio.

79 Journal des débats, 4 de septiembre de 1821, p. 1.

80 Damos más precisiones en nuestro trabajo, de próxima publicación, Por el amor a la libertad de expresión y a la humanidad.

81 El Constitucional, 30 de diciembre de 1820, p. 4.

82 Journal de Paris, 13 de agosto de 1821, p. 4 y 27 de septiembre, p. 1.

83 Bibliographie historique et critique de la presse périodique française ou Catalogue systématique et raisonné de tous les écrits périodiques de quelque valeur publiés ou ayant circulé en France depuis l’origine du journal jusqu’à nos jours, avec extraits, notes historiques, critiques et morales, indication des Prix que les principaux journaux ont atteints dans les ventes publiques, etc. Précédé d’un essai historique et statistique sur la naissance et les progrès de la presse périodique dans les deux mondes, Paris, librairie de Firmin Didot frères, fils et cie, 1866, p. 346.

84 Du Portugal en 1822 par Pierre Chapuis, Lisboa, anno 1822, Typographia Patriotica, Rua Direita da Esperança, n° 50.

85 Journal des débats, 4 de septiembre de 1821, p. 1.

86 Alberto Gil Novales, que sacó la información del catálogo 199 (2003) de Livraria académica, Diccionario biográfico de España (1808-1833). De los orígenes del liberalismo a la reacción absolutista, Madrid, Fundación Mapfre, 2010, I, p. 715.

87 Archives Nationales de France, LH /486 /33. Puede consultarse en el portal «Léonore», www2.culture.gouv.fr/public/mistral/leonore_fr?ACTION=RETROUVER&FIELD_1=NOM&VALUE_1=CHAPUIS&NUMBER=93&GRP=0&REQ=%28%28CHAPUIS%29%20%3aNOM%20%29&USRNAME=nobody&USRPWD=4%24%2534P&SPEC=9&SYN=1&IMLY=&MAX1=1&MAX2=1&MAX3=100&DOM=All. En 1821, vivía también otro Pierre Chapuis, también caballero de la Legión de honor, pero que no puede ser confundido con el redactor de Le Régulateur, puesto que fue condecorado siendo guardia de corps, a la restauración, el 20 de agosto de 1814.

88 Tampoco figura en Biographie des condamnés pour délits politiques, depuis la restauration des Bourbons en France jusqu’en 1827 par MM. Aug. Imbert et B.-J. Bellet, Bruxelles, imprimerie de Tencé frères, à la librairie belge, rue des Pierres, n° 1141. Amsterdam, Diéderichs – Mons, Leroux – Liège, Collardin, 1828 ni en la monumental obra de Eugène Hatin, Histoire politique et littéraire de la presse en France avec une introduction historique sur les origines du journal et la bibliographie générales des journaux depuis leur origine, Paris, Poulet-Malassis et Boiste, 1859-1860, 9 vols.

89 Decretos del Rey nuestro Señor Don Fernando VII, Reales órdenes, resoluciones y reglamentos generales expedidos por la Secretaría del despacho y consejos de S. M. C. los seis meses contados desde 1° de julio hasta fin de diciembre de 1824. Con un apéndice por don Josef María de Nieva, tomo nono, de Orden de S. M. C. en la Imprenta Real, 1825, pp. 361-362.

90 4 de septiembre de 1821, p. 1.

91 10 de septiembre de 1821, p. 2.

92 21 de octubre de 1821, p. 1.

93 10 de agosto de 1821, p. 1.

94 15 de septiembre de 1821, p. 1314.

95 Journal des débats, 17 de septiembre de 1821, p. 2.

96 La Foudre, Journal des nouvelles historiques, de la Littérature, des Spectacles, des Arts et des Modes, rédigé par une société de gens du monde et d’hommes de lettres, tome troisième, n° 31 [10 de octubre de 1821], à Paris, au bureau du Journal, rue S.-Thomas-du-Louvre, n° 42; et chez Petit, libraire de S. A. R. Monsieur, Palais-Royal, galerie de bois, n° 257. Imprimerie de Guiraudet, rue St.-Honoré, n° 315, 1821, p. 26: «Le Régulateur, surtout, dit des choses si merveilleuses que l’on croirait lire le Père Duchesne de 1793» y n° 33 [20 de octubre de 1821], p. 92: «dans sa feuille du 15 le Courrier dit Français, copiste de son frère et ami le Régulateur de Madrid, qualifiait de brigands Zaldivar et les hommes de sa bande; ainsi dans les beaux jours de la révolution, Marat et le Père Duchesne appelaient brigands les Larochejaquelein, Lescure, Bonchamps et leur bande. Pépé, Quiroga et Riégo [sic], voilà les héros du Courrier et du Régulateur; de même les héros du Père Duchesne et de Marat étaient Rossignol, Ronsin et surtout le brave Santerre».

97 Journal des débats, 3 de septiembre de 1821, p. 1.

98 Ibid., 13 de agosto de 1821, p. 1.

99 El Universal, n° 216 (4 de agosto de 1821), p. 815.

100 La Tercerola. Antes Zurriago intermedio, n° 1, Madrid, impr. A cargo de don J. Fernández, p. 4.

101 Gaceta de Madrid, 9 de septiembre de 1821, en la imprenta Nacional, p. 1355 y 10 de septiembre, p. 1359.

102 Ibid., 10 de septiembre de 1821, p. 1359.

103 Archivo del Congreso de los Diputados, legajo 47-2: «Reclamación del enviado de Inglaterra cerca de S. M. contra un artículo inserto en El Universal de 4 de Agosto de 1821», traducción del texto original, fol. 2 y 3. En el texto original «to destroy the Reputation, & to sully the honor of others, for the Gratification of their own maligmant Passions» (fol. 2).

104 Ibid., Palacio, 12 de agosto de 1821, fol. 12 recto.

105 Ibid., «Nota verbal pasada al enviado de Inglaterra en 24 de agosto de 1821», fol. 1 verso.

106 Ibid. Traducción de la nota dirigida a Badarjí por el enviado de S. M. Británica, Madrid, 1 de septiembre de 1821, fol. 1, recto y verso.

107 Ibid., «Nota verbal pasada al Ministro de Inglaterra en 9 de septiembre de 1821», fol. 1 recto y verso.

108 Pp. 1 y 2.

109 Ibid. «Reclamación del Ministro de Inglaterra carca de S. M. contra un artículo inserto en el Régulateur de 31 de Agosto de 1821» – «Al Ministro de Inglaterra. San Ildefonso 9 de septiembre de 1821», fol. 1 recto.

110 Ibid., «Gobierno político Superior de la provincia de Madrid. Sección del Gobno. Político» [12 de septiembre de 1821], fol. 1 recto y verso.

111 Ibid., copia adjunta al oficio citado anteriormente.

112 Ibid., «Al Sr. ministro de Inglaterra. San Ildefonso 14 de septiembre de 1821».

113 El Universal, 17 de septiembre de 1821, p. 948.

114 Le Courrier français, 26 de septiembre de 1821, à Paris, de l’imprimerie de Constant-Chantpie, rue Sainte-Anne, n° 10, p. 2; Journal des débats, 28 de septiembre de 1822, p. 2.

115 Journal des débats, 28 de septiembre de 1821, p. 1 y 8 de octubre de 1821, p. 2.

116 El Universal, 20 de septiembre de 1821, p. 1008.

117 Journal des débats, 17 de septiembre de 1821, p. 2.

118 Ibid., 4 de septiembre de 1821, p. 1.

119 Miscelánea de comercio, política y literatura, 17 de septiembre de 1821, [Madrid], imprenta de la Miscelánea, p. 2.

120 El Imparcial, 30 de septiembre de 1821, p. 82.

121 Ibid.

122 El Imparcial, 5 de octubre de 1821, p. 101.

123 Le Courrier français, 8 de octubre de 1820, p. 2.

124 Quinze années de la vie d’un proscrit par le général Guillaume de Vaudencourt, Paris, Dufay, libraire, rue des Marais-St.-Germain, n°17, 1835, II, p. 99 sq. (La obra cuenta con 4 tomos; ha sido reeditada, con presentación y notas de Laurent Nagy, Paris, Cahors, La Louve éd., 2012, 2 vols.).

125 Estas obras son: Relation impartiale du passage de la Bérézina par l’armée française en 1812, par un témoin oculaire, Paris, Barrois aîné, 1814, reeditado en 1815; Histoire des campagnes d’Italie en 1813 et 1814 avec un atlas militaire par le Général F. Guillaume de Vaudoncourt ci-devant au service d’Italie auteur des Mémoires pour servir à l’Histoire de la guerre entre la France et la Russie en 1812, et de quelques autres ouvrages, à Londres, chez T. Egerton, J. Booth, 1815-1817 (el tomo segundo contiene láminas); Mémoires pour servir à l’histoire de la guerre entre la France et la Russie en 1812, avec un atlas militaire. Par un officier de l’état-major de l’armée française, tomo I, Londres 1815 Paris, Barrois l’aîné, - 1817, 2 vols. (el segundo constituido por el atlas); reeditado por Histoire des campagnes d’Italie en 1813 et 1814, avec un atlas militaire, par le Général F. Guillaume de Vondoncourt, Londres, T. Egerton, 1817-, 2 vols; Histoire de la guerre soutenue par les Français en Allemagne en 1813, avec un atlas militaire. Par le général Guillaume de Vaudoncourt. Tome premier contenant le texte, chez Barrois l’aîné, (el tomo II contiene el atlas militar).

126 Quinze années de la vie d’un proscrit, capítulos XIV y XV, tomo IV.

127 Ibid., III, p. 160.

128 Ibid., III, p. 183.

129 Ibid., III, p. 218.

130 Ibid., III, p. 225 et passim.

131 Quinze années de la vie d’un proscrit, III, pp. 232-233. Sobre los intentos de Vaudoncourt y los exaltados de «faire fraterniser la Constitution Espagnole avec le drapeau tricolore», véase SÁNCHEZ MARTÍN, Víctor, Rafael del Riego, símbolo de la revolución liberal, Universidad de Alicante, s.f. [2016], pp. 544-545, Rafael del Riego, símbolo de la revolución nacional / Víctor Sánchez Martín | Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes (cervantesvirtual.com) URL: http://www.cervantesvirtual.com/nd/ark:/59851/bmc1032339

132 Quinze années de la vie d’un proscrit, III, p. 172. Sobre el papel atribuido al embajador de Francia Lagarde por Vaudoncourt, véase III, pp. 236-237.

133 Ibid., IV, capítulos XIV y XV.

134 El Imparcial, 17 de octubre de 1821, p. 151.

135 Noticias de Londres del 21 de septiembre publicadas por Le Moniteur del 25 y re transcriptas por el Diario constitucional de Barcelona del 15 de octubre de 1821, p. 1

136 Journal des débats, 21 de octubre de 1821, p. 1.

137 Véase Apéndice, II, 4, 5 y 6.

138 Ibid., 4 de septiembre de 1821, p. 1.

139 Le Courrier français, 23 de septiembre de 1821, p. 2. Publicamos en apéndice el breve fragmento de Le Régulateur publicado por Le Courrier français en esta circunstancia.

140 El Zurriago (1821-1823): un periódico revolucionario; selección, estudio, edición y notas Ángel Romera, Cádiz, Fundación Municipal de Cultura, 2005, «reseña de El Zurriago», p. 116.

141 El Zurriago, n° 8, Madrid: en la Imprenta de la Minerva Española, a cargo de don J. Fernández, pp. 11-12.

142 Journal du commerce, 24 de noviembre de 1821, p. 1.

143 Le Drapeau blanc, 18 de diciembre de 1821, p. 3, carta particular.

144 Le Constitutionnel, 23 de diciembre de 1821, p. 2.

145 Journal de Paris, 4 de marzo de 1822, p. 4.

146 La France chrétienne. Journal religieux, politique et littéraire, tome second, n° 9 [21 de abril], à Paris, au Bureau, rue Christine, 1822, p. 95.

147 P. 3.

148 Journal du Gard, Administratif, Judiciaire, Commercial, d’Agriculture, Sciences et Arts, 7 décembre 1822, Nîmes, chez J. B. Guibert, imprimeur du Roi, p. 1.

149 Historia do Brazil desde a chegada da Real familia de Bragança em 1808 até a abdicação di imperador d. Pedro I por Jodo [John] Armitage. Traduzido por um Brasilero, Rio de Janero, typ. Imp. E. Const. De J. Villeneuve e comp., 1837, p. 151; WERNECK SODRÉ, Nelson, Historia da impresa no Brasil, 4a edición, con capítulo inédito, Rio de Janeiro, MAUAD editora, 1999, pp. 98-99 y 115; KRAAY, Hendrik, Days of National ferstivity in Rio de Janeiro, Brazil, 1823-1889, Standford (California), Stanford University Press, 2013, p. 42.

150 GIL NOVALES, Alberto, Diccionario biográfico de España (1808-1833), op. cit., p. 715.

151 Le Drapeau blanc, 25 de septiembre de 1822, p. 3.

152 Réquisitoire de M. de Broé, avocat général, prononcé le 7 février 1824, devant la Cour d’assises de la Seine, dans le procès contre Sauquaire-Souligné et autres (contumaces), et la femme Chauvet, à Paris, chez Pillet aîné, imprimeur –libraire, éditeur de la Collection des Mœurs françaises, anglaises et italiennes, rue Christine, n° 5, 1824, p. 24.

153 Ibid.

154 Ficha L’Aristarque français de la Bibliothèque nationale de France. https://data.bnf.fr/32702042/l_aristarque_francais/

155 Bibliographie de la France, n° 1 (1 de enero de 1820), p. 12.

156 Mémoires du chancelier Pasquier publiés par M. le duc d’Audiffret-Pasquier. Deuxième partie. La Restauration. I. – 1815-1820. Deuxième édition, Paris, Librairie Plon. Plon, Nourrit et Cie, imprimeurs-libraires, 1894, IV, p. 372.

157 Le Constitutionnel, n° 124 (3 de mayo de 1820), p. 2.

158 Galerie (abril de 1820), p. 43: «on assure que quelques journaux libéraux vont être poursuivis pour avoir laissé dans leurs feuilles quelques lignes en blanc, à la place d’articles rejetés par la censure. Il est difficile de se persuader que la rigueur puisse aller jusque là; et on a peine à concevoir comment une non impression pourrait constituer un délit de presse».

159 Journal des débats, 7 de abril de 1820, p. 2.

160 Ibid., 22 de abril de 1820, p. 2.

161 Journal des débats, 31 de mayo de 1820, p. 2.

162 Véase Procès de la souscription nationale jugé par la Cour d’assises de Paris le 1er juillet 1820, avec les réquisitoires officiels du ministère public, les plaidoiries entières de Messieurs les Avocats, la Réplique de Me Dupin, et les autres documents historiques et authentiques sur cette affaire; recueillis par deux membres du Barreau de Paris, Paris, Beaudouin fils, imprimeurs-libraires, rue de Vaugirard, n° 36, Delaunay, au Palais-Royal, 1820.

163 Journal des débats, 15 de junio de 1820, p. 1 y Bibliographie de la France, 5 de agosto de 1820, p. 434

164 Le Moniteur universel, 21 de mayo de 1822, p. 2.

165 Procès de la souscription nationale…, op. cit ., p. 39.

166 Por ejemplo, La Minerve française, tomo IX, n° 18 (febrero de 1820), p. 304.

167 L’Ami de la Religion et du Roi, n° 650 (1 de noviembre de 1820), p. 378 y Tablettes Universelles, I, noviembre de 1820, p. 313: «Le Régulateur: journal politique et littéraire commencé en novembre 1820. Il est royaliste ultra et les nouvelles y sont classées, comme dans l’ancienne Gazette de Bouillon, en nouvelle de la cour et nouvelle de la ville, en nouvelles de l’intérieur et de l’extérieur. Il ne lui manque plus que le format in-12 et de cesser de paraître tous les jours».

168 El Constitucional, n° 523 (13 de octubre de 1820), [p. 4].

169 Le Drapeau blanc, 25 de septiembre de 1820, p. 3.

170 P. 3.

171 El Zurriago (1821-1823), op. cit., p. 131.

172 El Zurriago, Madrid, en la imprenta del Zurriago, M. Don M. R. y Cerro, pp. 23-24.

173 Congrès de Vérone. Guerre d’Espagne Négociations: colonies espagnoles, par M. de Chateaubriand, Paris, Delloye, acquéreur et éditeur des Mémoires d’Outre-tombe et des Œuvres inédites de M. de Chateaubriand, place de la Bourse, 13. Leipzig, chez Brochhaus et Avenarius, Même maison à Paris, rue Richelieu, 60, 1838, I, p. 178, donde habla de «L’Observateur espagnol, journal avoué du gouvernement de Madrid».

174 Réquisitoire de M. de Broé, avocat général, op. cit., p. 24.

175 El Amigo del pueblo, n° undécimo, Madrid, imprenta de D. Eusebio Álvarez, 1822, pp. 326-327, y n° doce, p. 355 donde figura L’Observateur asociado con «Les memaires d’un colon el d’hussards». Se trataba en realidad de Mémoires d’un colonel de hussards. Comédie en un acte mélée de vaudevilles par Mrs Scribe et Mélesville [seudónimo del barón Anne Henri-Joseph Duveyrier], représentée pour la première fois à Paris, sur le Théâtre du Gymnase dramatique, le 21 février 1822, Paris, ches Pages libraire, Boulevard St. Martin, n° 29, vis-à-vis de la rue de Lanery, 1822 y la ortografía defectuosa de la obra revela que el redactor de El Amigo del pueblo tan solo la conocía de oídas.

176 El Constitucional, 9 de septiembre de 1820, p. 4.

177 Réquisitoire de M. de Broé, avocat général, op. cit., p. 25.

178 Ibid., pp. 25-26: «Mon cher Monsieur,

Vous m’avez écrit le 3 octobre; je vous ai répondu le 21 dudit, le 13 et le 30 novembre, que j’acceptais votre proposition. Onc depuis lors, je n’ai eu aucune nouvelle de M. Cassano. Est-il mort? Dans l’incertitude où je suis à cet [26] égard, je hasarde encore un mot. Si ce paquet vous parvient, faites, ou faites faire un excellent article sur les mémorables séances des cortès du 9 et du 11 de ce mois. Servez ma nouvelle patrie, mon cher, servez-la de tous vos moyens. Elle en est bien digne, malgré tous les feotas qui cherchent à l’avilir.

Je suis autorisé par mon honorable ami, M. San-Miguel, ministre d’état, à faire réimprimer, à Paris, en forme de brochure, les deux numéros ci-joints. Chargez-vous en, si vous le pouvez, ou trouvez un imprimeur alerte et libéral qui le veuille. Tous les frais seront payés par S. Exc. Le duc de San-Lorenzo, auquel j’écris à cet égard, ainsi que San-Miguel; présentez-vous chez M. le duc avec la présente.

Adieu, mon cher, que le ciel vous tienne en joie et en grosse santé.

Voidet

Calle de la Libertad, n° 8

P. S. j’écris par le même courrier, et pour le même objet, à votre voisin, M. Bailleul, imprimeur, rue Sainte-Anne, n° 71. Concertez-vous avec lui, ou faites la chose tout seul. Ecrivez-moi de suite».

179 Ibid., p. 26: «Monsieur le duc,

Je suis le rédacteur du journal l’Observateur espagnol, dont j’ai l’honneur de remettre ci-joints à V. Exc. Les n°s 34 et 35, avec les suppléments, contenant les séances des cortès du 9 et du 11 de ce mois, séances mémorables qui font le plus grand honneur à la nation espagnole.

J’ai proposé à S. Exc. M. San-Miguel, ministre d’état, de faire réimprimer à Paris, en forme de brochure, les deux numéros ci-joints. S. Exc. a adopté cette proposition, et m’a dit qu’elle vous en écrirait pour vous prier de contribuer aux frais d’impression, s’il y a lieu. Il faudrait faire en sorte de répandre un très grand nombre d’exemplaires de cette brochure qui doit faire, ce me semble, une très grande impression dans l’intérêt de l’Espagne.

J’écris à ce sujet à plusieurs de nos amis, entre autres à M. le député Kératry, qui doit vous être connu.

Je suis, etc. Signé, Voidet ».

180 Congrès de Vérone. Guerre d’Espagne. Négociations : colonies espagnoles par M. de Chateaubriand, op. cit., p. 253.

181 Véase infra, Apéndice III, donde publicamos estos escasos vestigios de L’Observateur libéral.

182 P. 4.

183 Véase LARRIBA, Elisabel, «Traslado y cambio de nombre: cuando la Gaceta (constitucional) de Madrid se transformó en Gaceta española (abril-octubre de 1823)», en Cuadernos De Ilustración Y Romanticismo, n° 26 (2020), pp. 627-640. DOI: https://doi.org/10.25267/Cuad_Ilus_romant.2020.i26.30

184 Véase De “¡Viva Riegoooo!” a “¡Muera Riego!”. Antología poética (1820-1823). Edición a cargo de Gérard Dufour, Zaragoza, Publicaciones de la Universidad de Zaragoza, 2019, pp. 181 sq.

185 Réquisitoire de M. de Broé, avocat général, op. cit., p. 26.

186 El Imparcial, 14 de octubre de 1821, p. 136c. La suscripción podía hacerse en casa de la viuda de Alonso y Antorán, en frente de las gradas de San Felipe, de Matute, calle de las Carreteras, y Denné, librería extranjera, calle de la Montera.

187 El Universal, 1 de noviembre de 1821, p. 1168c.

188 Revue encyclopédique, ou Analyse raisonnée des productions les plus remarquables dans la littérature, les sciences et les arts, par une réunion de membres de l’Institut et d’autres hommes de Lettres, tomo 13, 37° cuaderno (enero de 1822), Paris, au bureau central de la Revue Encyclopédique, rue d’Enfer-Saint-Michel, n° 18, et chez Arthus Bertrand, rue Hautefeuille, n° 23. Londres – Treuttel et Würtz, et Dulau et Cie, p. 233.

189 Diario de Barcelona, 29 de enero de 1822, en la imprenta de la Viuda e Hijos de D. Antonio Brusi, p. 259.

190 Gil Novales, Alberto, «Índice alfabético de periódicos», Las Sociedades patrióticas, II, op. cit., p. 1024.

191 Diario constitucional, político y mercantil de Barcelona, 27 de octubre de 1820, p. 4 («Alla Libertá. Sonetto» por G. C. y «All’Autore del precedente sonetto. Altro» por B. C. A.); 28 de marzo de 1823, pp. 3-4 («Canzione patriótica per gli emigrati italiani» por Luigi Monteggia).

Haut de page

Table des illustrations

Titre Retrato de Jacques-Lucien Bousquet-Deschamps
Légende por Devaria (Musée Carnavalet, París). Litografía.
URL http://journals.openedition.org/argonauta/docannexe/image/5003/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 16k
Titre L’Écho de l’Europe, número 1, p. 1
Légende Hemeroteca Municipal de Madrid: F 66 / 6 (63)
URL http://journals.openedition.org/argonauta/docannexe/image/5003/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 1,4M
Titre Cubierta del primer número de L’Écho de l’Europe (18 de febrero de 1821)
Légende Hemeroteca Municipal de Madrid, F 66 / 6 (63)
URL http://journals.openedition.org/argonauta/docannexe/image/5003/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 364k
Titre Contracubierta del primer número de L’Écho de l’Europe (18 de febrero de 1821)
Légende Hemeroteca Municipal de Madrid, F 66 / 6 (63)
URL http://journals.openedition.org/argonauta/docannexe/image/5003/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 388k
Titre Le Régulateur, 31 de agosto de 1821, n° 15, p. 1.
Légende Archivo del Congreso de los Diputados, legajo 47-2.
URL http://journals.openedition.org/argonauta/docannexe/image/5003/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 2,2M
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Gérard Dufour, « Periódicos publicados en francés en España durante el Trienio Liberal »El Argonauta español [En ligne], 18 | 2021, mis en ligne le , consulté le 14 août 2022. URL : http://journals.openedition.org/argonauta/5003 ; DOI : https://doi.org/10.4000/argonauta.5003

Haut de page

Auteur

Gérard Dufour

Aix Marseille Univ, CNRS, TELEMMe

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

CC BY-NC-ND 4.0

Creative Commons - Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International - CC BY-NC-ND 4.0

https://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search