Navigation – Plan du site

AccueilNuméros18VariaLa Gazeta de Vitoria (23 de agost...

Varia

La Gazeta de Vitoria (23 de agosto – 11 de noviembre de 1808)

Gérard Dufour et Patxi Viana

Résumés

Cela fait presque 30 ans que les historiens ont été informés de la présence, à la bibliothèque du Séminaire Diocésain de Vitoria-Gasteiz, d’une collection complète du journal officiel que fit publier Joseph I quand il dut, avec ce qui lui restait de sa cour, se réfugier dans la capitale de l’Alava, la Gazeta de la Corte, qui devint rapidement la Gazeta de Vitoria. Et pourtant, ce périodique n’a été jusqu’à présent ni utilisé, ni analysé par les chercheurs. Cet article vient combler cette lacune et le lecteur y trouvera la description de cette publication et de son rythme de parution, des précisions sur ceux qui purent en l’être l’éditeur et les rédacteurs ; une analyse de son contenu qui révèle que la Gazeta de Vitoria fut également une gazette de l’Empire sous contrôle de l’empereur des français et roi d’Italie, le rôle que Joseph I joua dans son orientation, sa diffusion dans tout le royaume, ( aussi bien les territoires occupés par les troupe impériales que dans l’Espagne libre) : son écho dans la presse française et sa disparition quand Joseph abandonna Vitoria à la suite de son frère Napoléon. Deux appendices complètent ce travail : le premier est constitué par la liste des décrets et ordonnances signés par le roi publiés dans la gazette ; le second par la publication de l’intégralité des numéros conservés à la bibliothèque diocésaine de Vitoria-Gasteiz, exemplaires qui témoignent de la naissance de la presse de cette ville et, par là-même, du Pays Basque.

Haut de page

Texte intégral

Un periódico ninguneado

  • 1 Correspondance du comte de La Forest, ambassadeur de France en Espagne, 1808-1814, publiée pour la (...)

1Desde la publicación, en 1905, por el gran historiador injustamente olvidado que fue Geoffroy de Grandmaison, del primer tomo de la correspondencia dirigida al ministro de Asuntos Exteriores, Champagny, por el embajador de S. M. I. y R. Napoleón I cerca de su hermano José, al que había instalado en el trono de España, se sabe (o más bien, se debería saber) que, cuando este tuvo que huir de Madrid y refugiarse en Vitoria hizo imprimir en esta capital, desde finales de agosto hasta mediados de noviembre 1808, una gaceta en la que, además de los consabidos «artículos de oficio» se publicaron noticias propagandísticas a favor de «los Napoleones» como se decía entonces1.

  • 2 Los periódicos durante la Guerra de la Independencia (1808-1814) por don Manuel Gómez Imaz, expresi (...)
  • 3 Vitoria. El libro de la ciudad por D. Eulogio Serdán y Aguirregavidia, Catedrático jubilado, Cronis (...)
  • 4 El ‘Correo de Vitoria’ (1813-1814) y los orígenes del periodismo en Álava, Edición y estudio introd (...)

2Sin embargo, la información no fue recogida por los historiadores. Por ejemplo, Manuel Gómez Imaz no incluyó este papel josefino en la monumental (y todavía muy útil) obra titulada Los periódicos durante la Guerra de la Independencia (1808-1814) que redactó en 1908 y publicó en 19102 ,y tampoco Eulogio Serdán y Aguirregavidia utilizó los datos proporcionados por La Forest en su no menos monumental Vitoria. El libro de la ciudad, salido en 19263. Hubo que esperar hasta 1993 para que el profesor Javier Fernández Sebastián presentara en unas pocas páginas esta publicación que había descubierto en la biblioteca del seminario de Vitoria y reprodujera incluso la portada del primer número en un capítulo consagrado al «nacimiento del periodismo oficial durante la ocupación francesa» en el «Estudio introductorio» de un trabajo sobre el Correo de Vitoria4.

  • 5 Madrid, CSIC – Doce calles, p. 408 (n° 410).
  • 6 GIL NOVALES, Alberto, Diccionario biográfico de España (1808-1833). De los orígenes del liberalismo (...)

3Desgraciadamente, la difusión de esta obra de Javier Fernández Sebastián no estuvo a la altura de su calidad y entre los especialistas de la prensa española de la Guerra de la Independencia, tan solo el profesor Alberto Gil Novales lo utilizó, introduciendo la Gazeta de Vitoria en el «Repertorio alfabético» que dio en su libro titulado Prensa, guerra y revolución. Los periódicos en la Guerra de la Independencia publicado en 20095 y valiéndose de la información proporcionada por Javier Fernández Sebastián para las voces «Zubía, Benito» y «Esménard, Jean-Benjamin» [sic por Jean-Baptiste] de su Diccionario biográfico de España (1808-1833) que vio la luz en 20106.

4Es de lamentar que el profesor Fernández Sebastián, ocupado en otros trabajos de gran calidad, no haya hecho con la Gazeta lo que realizó con el Correo de Vitoria, o sea ponerla a disposición de los investigadores y curiosos. Suplimos hoy esta deficiencia, muy conscientes de que, como ya decía Cervantes, «añadir a lo inventado no es cosa notable» y reconocemos la enorme deuda que tenemos con este historiador. En efecto, ya es tiempo que cuantos se interesan por la historia de Vitoria y del País Vasco, así como la de José Bonaparte en España y de forma más global la Guerra de la Independencia, puedan consultar con facilidad la importante información que proporcionan los 24 números de esta Gazeta tanto tiempo olvidada o ignorada. Pero, para valorar debidamente su contenido, tenemos que precisar lo más posible cuáles fueron sus condiciones de creación, redacción, producción y difusión, lo que haremos en las páginas siguientes.

Características de la Gazeta de Vitoria

  • 7 Ibid., I, pp. 209 sq.
  • 8 Gazeta de Vitoria del martes 8 de noviembre de 1808, n° 23, p. 200.
  • 9 Gazeta de la Corte del martes 23 de agosto de 1808, n° 1, p. 1.
  • 10 LA FOREST, op. cit., I, p. 367.

5La colección de la Gazeta de Vitoria conservada por el seminario de la capital alavesa (que como veremos luego, podemos afirmar completa) se compone de 24 números publicados entre el 23 de agosto y el 11 de noviembre de 1808, o sea durante un período que empieza una semana (poco más o menos) después de la instalación en Vitoria de los ministros de José que le habían seguido en su huida de Madrid a finales de julio de 1808 (y solo de los ministros puesto que el rey se quedó en Miranda con el Estado mayor del ejército)7 y cinco días después de que Napoleón se reuniera en Vitoria con su hermano8. Salieron, como previsto desde el principio9, cada martes y viernes, con excepción del número 16 que se publicó el miércoles 12 de octubre, así como del 22 que llevó la fecha prevista del 4 de noviembre, pero, según el testimonio de La Forest, salió con retraso10.

6De formato pequeño (de 14,5 x 20 cm), como la Gazeta de Madrid, la casi totalidad de sus ejemplares se componen de ocho páginas, numeradas de forma continua de 1 a 208, salvo los números 9 y 11 (martes 20 y 27 de septiembre) que tienen 16, y los 16 (miércoles 12 de octubre), 20 (viernes 28 de octubre) y 21 (martes 1 de noviembre) que son de siete, así como el 17 (martes 18 de octubre) que no sobrepasó las seis.

  • 11 Relación general sobre la situación del Reino de Nápoles en los años de 1806 y 1807 presentada al R (...)
  • 12 SERDÁN Y AGUIRREGAVIDIA, Eulogio, Rincones de la historia Vitoriana. Implantación de la imprenta en (...)
  • 13 Real Decreto de S. M. que prescribe las reglas que … se han de observar en la venta de fincas perte (...)

7En todos los números figura al final la mención «Con permiso superior en Vitoria», pero no el nombre del impresor que los realizó. Así que no sabemos si salió la Gazeta de la Corte, luego de Vitoria, de las prensas de Pedro Real o de Fermín Larrumbe, que ambos realizaron trabajos encargados por los partidarios del rey Intruso. Así, el primero publicó la Relación general sobre la situación del Reino de Nápoles en los años de 1806 y 1807, traducida y dedicada a Pedro Romero, ministro del Interior, por Pedro de Isla el 19 de octubre, las Cartas sobre los obstáculos la opinión pública y las leyes oponen a la felicidad pública escritas por el conde de Cabarrús, el Real decreto de S. M. por el cual manda y determina un Empréstito obligatorio… y, posiblemente, una Colección de documentos relativos al pago del empréstito obligatorio11. El segundo, Fermín Larrumbe, ubicado en la calle Correría editó brevemente un periódico titulado Correo de Vitoria cuyo primer número salió el 11 de diciembre de 1813 y que empezaba por un artículo sobre el «estado comparativo de la fuerza física y moral de Napoleón en 1812»12. Pero, en 1808 estampó un Real decreto sobre la venta de fincas pertenecientes a Obras pías y las Reflexiones imparciales sobre el estado actual de España que, aunque no lleva nombre de autor, fue obra de Juan Antonio Llorente13.

  • 14 Véase Torales Pacheco, Josefina María Cristina, Ilustrados en la Nueva España. Los socios de la Rea (...)

8Aparentemente, la Gazeta de Vitoria no pudo proceder de otros talleres que los de estos dos artesanos puesto que no hemos hallado la más mínima huella de una obra afrancesada salida de las prensas de Baltazar Manteli, que desde 1787 era el impresor de la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País, sucediendo a Tomás de Robles y Navarro14.

  • 15 Santoyo, Julio-César, op. cit., p. 167.
  • 16 Gazeta de Vitoria del viernes 2 de septiembre de 1808, n° 4, p.31.

9Para Julio-César Santoyo, que hace observar que no era natural de Vitoria y que no pudo «hallar constancia alguna de su presencia antes de la llegada de la corte bonapartista, y su nombre también desparece tras la marcha de la corte en la segunda semana de noviembre» de 180815, el impresor de la Gazeta de Vitoria sería Pedro Real. Su argumentación es por supuesto de recibo; pero no es definitiva y quedamos pendientes de otros datos para solucionar esta cuestión y observaremos que así como no se indicó el nombre del impresor, tampoco se notificó el precio de venta en cada número y la única indicación que tenemos respecto a su difusión es que «esta gazeta se vendía a 5 cuartos en casa de don Benito Zubia» como se comunicó en el número 416.

10Las dos primeras entregas de este periódico (el primero que se creó en Vitoria) salieron los martes 23 y viernes 26 de agosto con el título de Gazeta de la Corte, que fue substituido el martes siguiente por el definitivo de Gazeta de Vitoria. Hubo también algunos tambaleos en cuanto a la presentación de la portada que, aunque las diferencias son mínimas, tan solo halló su forma definitiva en la cuarta entrega.

  • 17 Gazeta de Vitoria del viernes 6 de septiembre de 1808, n° 5, p. 40.

11El primer número de la Gazeta se compuso de dos partes: noticias del extranjero y noticias de España. Pero ya en el siguiente, se adoptó una estructura en tres bloques: las noticias del extranjero, del Imperio francés (¡no totalmente considerado como extranjero!) y por fin de España. Este sistema, como veremos, sufrió excepciones, pero por lo general la Gazeta de Vitoria siguió este esquema que era el de la Gazeta de Madrid o del Journal de l’Empire en Francia sin recurrir, en cambio, como estos informativos, a artículos de fondo o «variedades» para amenizar la lectura o «avisos», que hoy llamaríamos publicidad (salvo en el caso de las Reflexiones imparciales sobre el estado actual de España de las que ya hemos hablado17).

Portadas de la Gazeta de Madrid del 22 de julio 1808 y de la Gazeta de la Corte del 26 de agosto de 1808.
Hemeroteca Municipal de Madrid y Biblioteca del Seminario Diocesano de Vitoria-Gasteiz.

El redactor de la Gazeta de Vitoria

  • 18 LA FOREST, op. cit., tomo I.

12En ningún momento (como era usual en este tipo de periódicos) apareció en la Gazeta de Vitoria el nombre de su redactor o el menor indicio que permita identificarlo y en la correspondencia que dirigió de forma casi cotidiana al ministro de asuntos exteriores, Champagny, el embajador de Napoleón cerca de su hermano José, conde de La Forest, nunca hizo cualquier alusión a este personaje18.

  • 19 Gazeta de Valencia, martes 13 de septiembre de 1808, n° 33, p. 363; Diario de Granada, viernes 23 d (...)

13Este dato nos lo proporcionan la Gazeta de Valencia del martes 13 de septiembre de 1808 y el Diario de Granada del viernes 23 del mismo mes, que copió la noticia del periódico valenciano, que comunicaron a sus lectores que «se acaba[ba] de publicar en Vitoria un papel periódico titulado Gazeta de Corte forjado, según creemos, por Desmenard [sic]) y otros literatos de su estofa»19. Aunque no se daba la información como cierta al cien por cien, tenía todas las posibilidades de serlo. En efecto, Jean-Baptiste Esménard, al instar de su hermano Joseph-Alphonse, literario turiferario de Napoleón cuyos loores cantaba en prosa como en versos y no dudaba en corregir los trozos de un trágico clásico como Racine cuando algunas expresiones podían ser interpretadas en contra del Ogro Corso, ya había puesto su pluma al servicio de José I, según afirmó el Diario de Badajoz del 1 de julio de 1808 en esta nota que puso al anuncio de la desaparición del Diario de Madrid:

  • 20 Diario de Badajoz, n° 15, 1 de julio de 1808, p. 3.

«Mr. D’Esmenar, emigrado francés, que después de haber recibido 12 años el pan de la España, le paga atrozmente, es Redactor con el infame Marchena y Mr. de La Forêt, del Diario de Madrid que en paz descanse»20.

  • 21 LARRIBA, Elisabel, «Jean-Baptiste Esménard, un francés afrancesado», ALBEROLA (Armando), LARRIBA (E (...)
  • 22 Archives Nationales de France, 381 AP 15.

14Jean-Baptiste Esménard era efectivamente, según le calificó acertadamente la profesora Elisabel Larriba un «francés afrancesado», un emigrado que había huido la Revolución francesa en 1792, se había puesto al servicio de España sirviendo en el ejército como oficial de caballería, hispanizándose hasta tal punto que, según el testimonio de Mor de Fuentes que le encontró en París en 1834, «hablaba español como un natural» y cuando las tropas napoleónicas invadieron España decidió pasar al servicio de sus compatriotas21, «ora con la espada», poniéndose a disposición de su amigo Pablo Arribas al que José había confiado la dirección de su policía como consta por una carta del 23 de julio de 1808 dirigida al duque de Rovigo, general Savary22, y sin duda «ora con la pluma» como le acusó el redactor de la Gazeta de Valencia.

  • 23 Prensa, guerra y revolución, op. cit, p. 408.
  • 24 FERNÁNDEZ SEBASTIÁN, Javier, op. cit., p. XXVII.

15Sin embargo, para el profesor Javier Fernández Sebastián, seguido por Alberto Gil Novales23, el propietario y redactor de la Gazeta de Vitoria pudo ser Benito Zubía, en cuya casa se vendió (o mejor dicho quizás, se puso de venta) el periódico24.

Benito Zubía, editor sin pretenderlo

16¿Quién era este personaje que solo revela su nombre tras cuatro números y treinta y dos páginas de la Gazeta diciéndonos que el periódico «se vende a 5 quartos en la plaza» en la casa donde él vive? Pero esta información no debió ser aceptada porque en el número siguiente se corrigió el dato aclarando que la venta no era en casa de Benito Zubía sino en el puesto de pan situado en el portal de su casa, que es algo muy distinto. Pero, no solamente se necesitó corregir el lugar de venta sino también su precio que pasó a duplicar casi su valor, es decir a un real.

17Algo precipitadas se estaban haciendo las cosas porque hubo varias modificaciones de criterios en los inicios de esta publicación que comenzó con un notorio cambio en su título para continuar con cambios en los contenidos. A partir del número 5 parecen estar estabilizadas las normas de actuación exigidas desde París, como si hubiese llegado alguien con autoridad para poner en orden en aquel desaguisado. Y no era necesario especular con el nombre de la imprenta, ni con quién la dirigía o qué gacetistas participasen. Ningún empresario que se precie como tal podría actuar de forma tan titubeante, ni ninguna empresa podría ser tan anónima. Es imposible que Benito Zubía, que no era ningún literato puesto que no aparece su nombre en el catálogo de la Biblioteca Nacional de España, pudiera ser «propietario y redactor» de algo tan alejado a su profesión. Pero, hay un detalle que podría dar una pista definitiva. En cada uno de los veinticuatro números editados aparece una lapidaria y escueta frase en el lugar reservado para el impresor «CON SUPERIOR PERMISO EN VITORIA». Alguien, con autoridad superior al resto, es quien ha dado la autorización necesaria para su publicación. Los demás son meros peones de la citada autoridad.

18Teniendo en cuenta que en el momento de la publicación de este periódico se encuentra en Vitoria la sede del gobierno de España y la sombra del todo poderoso Napoleón, no había cabida para una iniciativa particular. Mucha autoridad se encontraba en esos momentos en Vitoria como para que un lugareño osado, sin preparación técnica suficiente, ni tradición periodística en la ciudad, se atreviese a fundar y redactar una publicación con información llegada desde Francia para atender los gustos e intereses de los ocupantes de la metrópoli.

  • 25 El Correo de Vitoria’ (1813-1814) y los orígenes del periodismo en Álava, op. cit., p. XXVII.

19Por lo tanto, no estamos de acuerdo con Javier Fernández Sebastián, ni con los que le citan, por apostar por Benito Zubía como el catalizador de las informaciones que aparecen en un «periódico francés escrito en español para lectores franceses»25.

  • 26 Santoyo, Julio-Cesar, Viajeros por Álava. Siglos XV a XVIII, Vitoria, Edita Caja Municipal de Vitor (...)
  • 27 Serdán Y AGUIRREGAVIDIA, Eulogio, El Libro de la Ciudad, op. cit., I, p. 232 «…resultaron agraciado (...)

20Benito Zubía no era más que el peón necesario en el comienzo de la partida de ajedrez que se jugaba a gran escala y que era el elegido para emitir mensajes de normalidad a una sociedad incapaz de digerir el espectáculo que estaba presenciando. Benito solo era uno de los componentes de la saga de los Zubía donde el hermano mayor, Ramón, era la pieza más importante. Y vivía en la plaza porque su familia, junto con otros comerciantes de Vitoria habían sido los promotores de la espectacular plaza cuadrangular construida a finales del XVIII26. Una plaza cuya construcción empezó en 1782 y para la cual un sorteo adjudicó a cada familia su correspondiente vivienda27.

  • 28 Angulo Morales, Alberto, Del éxito en los negocios al fracaso del Consulado: La formación de la bur (...)

21En el estudio que el profesor Alberto Angulo realizó sobre la burguesía mercantil de la segunda mitad del siglo XVIII describió que «las familias mercantiles más importantes de Vitoria eran las de los Zubía, Fernández de la Cuesta, Echeverría y González de Echávarri»28. Los cinco hermanos Zubía junto con su madre Mª Josefa de Santa María, viuda del comerciante Pedro Zubía, formaban una importante Compañía General de Comercio con la que abastecía de hierro a distintas regiones de España, dirigían la fábrica de Manufacturas de Curtidos, comerciaban con paños y mercaderías extranjeras, amén de otros productos como cacao y azúcar. Nada hace pensar que el grupo familiar pudiera disponer de una imprenta.

22En el hipotético caso de que Benito Zubía hubiese actuado como individuo al margen de la sociedad familiar demostraría ser un pésimo comerciante por haberse metido en un negocio que en esos momentos no daba beneficios.

  • 29 En febrero de 1814 aparece en el Correo de Vitoria un «Oficio del Intendente de esta Provincia» cor (...)

23Hasta el momento, podemos decir que tenemos claras varias cosas: que Benito Antonio de Zubía no era ni el propietario ni el redactor de la Gazeta de Vitoria, que tampoco vendía los periódicos en su casa, sino que «se vend[ía]n» en la panadería que estaba en el portal de su casa y, en definitiva, que su profesión era trabajar con su familia en el mundo del comercio, no en la literatura. En definitiva, nada que ver con la Gazeta. Una cualidad que habla muy bien de su forma de ser es que se trata de una persona dispuesta a colaborar ante cualquier adversidad29 como se pudo apreciar en varias ocasiones.

24Lógicamente la Gazeta de Vitoria era un periódico que quiso ser oficial (Gazeta de la Corte) pero el ambiente tenso que, según La Forest, se respiraba en Vitoria no era muy propicio para exhibir los «trofeos napoleónicos». Se imponía la discreción. Por eso se informaba que el editor no era el gobierno sino un particular, que no sabemos quién es, y que se vendía en la panadería de la plaza. El camuflaje del título «Gazeta de Vitoria» es una gentileza a la ciudad.

  • 30 Santoyo, Julio-César, La imprenta en Álava. Siglo XIX (1801-1850), op. cit., pp. 165-169. Lo de “vi (...)

25Lo único que deja claro el periódico es que el editor del mismo era un particular, nada más. Este dato lo aprovecha el profesor Julio-César Santoyo para identificarlo como el salido de la imprenta «virtual» de Pedro Real30. Se trata de un editor que aparece y desaparece sin dejar apenas constancia de su existencia. Santoyo intentó buscar los datos biográficos, pero no encontró la forma de demostrar que es el impresor del periódico. Solo dos son los libros que con seguridad salieron de su imprenta en la Vitoria de 1808 y algunos Reales Decretos.

26Tiene claro que es Pedro Real el impresor de la corte de José Bonaparte, dice Julio-César Santoyo, pero no tiene documentos que lo demuestren. Las circunstancias que le avalan son las siguientes: que Pedro Real es impresor y fecha sus impresos en el momento de la estancia de la corte bonapartista en Vitoria, que los pocos impresos que se conservan de Pedro Real son de carácter oficial y, por último, que no hay constancia de su presencia en Vitoria ni antes, ni después de la estancia del rey, solo consta su presencia en ese intervalo de tiempo.

27Es evidente que el impresor fue alguien del entorno del rey por lo que es «real» su existencia, pero no se le llega a identificar. Se apoya esta afirmación en que el contenido de esta publicación periódica son los decretos oficiales y las campañas napoleónicas realizadas en distintas naciones; no hay colaboraciones de ningún tipo, ni noticias sociales, culturales o mercantiles y no se aparta nunca del tono laudatorio a la autoridad. Para justificar esta forma de actuar diríamos que son los nervios del gobierno establecido en Vitoria los que estaban a flor de piel esperando la llegada de Napoleón.

  • 31 Esta colección se guarda en la Biblioteca del Seminario Diocesano de Vitoria-Gasteiz, Fondo Ayala-2 (...)

28Llama poderosamente la atención que no hayan quedado archivado ningún dato de esta publicación. Solamente algunos hechos anecdóticos en la prensa española del momento o en algunas referencias del «Journal de l’Empire». Nada más. No se constata su existencia en ninguna hemeroteca, ni en bibliotecas, ni en recopilaciones bibliográficas de España, ni tampoco en Francia. Fue gracias a la labor minuciosa de un ciudadano de Vitoria, Francisco Juan Ayala, que compatibilizaba su vida cultural y literaria con la dedicación a la política, que se pudo salvar una colección completa de la Gazeta de Vitoria31. Fue el único testigo que quedó para la historia, todo lo demás, inexplicablemente, desapareció sin dejar rastro.

  • 32 SERDÁN Y AGUIRREGAVIDIA, Eulogio, Rincones de la Historia de Vitoria, op. cit., pp. 1-11.

29Esta desaparición de la Gazeta de Vitoria se constata en las publicaciones del cronista de la ciudad de finales del XIX y principios del XX, Eulogio Serdán. Este escritor, que registró los datos del nacimiento de la imprenta en la ciudad, no encontró ningún testimonio de la escurridiza Gazeta ni de ningún impresor que acompañase a José Bonaparte32. Una vez más, el olvido negó su existencia.

Un periódico oficial soi-disant independiente

30Lo más verosímil pues, es que los gastos de impresión de la Gazeta de Vitoria corrieron por cuenta del gobierno josefino y que el redactor del periódico fue Jean-Baptiste Esménard. Pero fuera quien fuese el que dirigió la publicación puso al principio del número 3 del periódico la «Nota» siguiente para justificar el cambio de título de Gazeta de la Corte por Gazeta de Vitoria:

  • 33 Gazeta de Vitoria del martes 30 de agosto de 1808, n° 3, (primera con este título), p. 17.

«Como el principal objeto del redactor de esta gaceta ha sido incluir en ella todos los reales decretos, órdenes y demás actas del gobierno, que pueda adquirir, resolvió distinguirla con el título de Gaceta de la Corte; pero habiendo reflexionado, que este título podía dar motivo a que se creyese, que era un periódico ministerial, autorizado por el gobierno, redactado bajo su inmediata inspección, y no una empresa de un particular, ha tenido por conveniente, para no inducir a semejante error, mudarlo en el de Gazeta de Vitoria, bajo el cual se publicará en adelante»33.

  • 34 Gazeta de la Corte del martes 23 de agosto de 1808, n° 1, p. 1.
  • 35 Napoléon et Joseph. Correspondance intégrale. Edition établie par Vincent Haegelen, Paris, Tailland (...)

31Esta declaración confirmaba la voluntad anunciada en el número 1 del periódico de divulgar «las noticias así extranjeras como del reino» con «la posible imparcialidad, […] sin fanatismo, […] y sobre todo sin el empeño tiránico de subyugarlo todo a su opinión»34. Pero pretender que un periódico destinado a publicar «reales decretos, órdenes y demás actas del gobierno», o sea lo que se llamaba «artículos de oficio», fuera cual fuese el título, no era una publicación ministerial o gubernamental era, con perdón, una tomadura de pelo. Que se llamara Gazeta de la Corte o Gazeta de Vitoria, era el substituto de la de Madrid de la que había copiado (y no por casualidad) el tamaño, la presentación formal y la estructura. Y por si nos quedara alguna duda, se disiparía constatando que tanto una carta de José a su hermano Napoleón35 como la correspondencia diplomática del conde de La Forest (documentos que examinaremos luego) evidencian la intervención del propio rey Intruso en la publicación de cierto artículo.

  • 36 LA FOREST, op. cit., I, pp. 237-238: « M. de Cabarrus a fait goûter au Roi un système d’un genre pl (...)

32En realidad, como señaló el embajador La Forest al ministro Champagny en su correspondencia del 24 de agosto de 1808 (al día siguiente de la salida del primer número de la Gazeta de la Corte), la publicación de un periódico controlado por las autoridades josefinas se inscribía en un sistema que Cabarrús había hecho adoptar por el hermano de Napoleón, o sea trabajar como si estuviera en plena posesión del reino y redactar reglamentos que mejorasen la administración y corrigiesen los abusos que se le señalaban. Con lo cual su propósito era que cada día de publicación de la gaceta, los españoles hallaran una manifestación de la beneficencia del soberano y se dieran cuenta de que su situación había mejorado36.

  • 37 Ibid. : « Un premier décret appartenant à ce système a été signé le 18 et vient de sortir de la pre (...)
  • 38 Ibid., I, p. 244: « Vittoria [sic] 26 août 1808. […] Je joins ici une traduction du compte que la G (...)
  • 39 Ibid., I, p. 302: « Vittoria [sic], 21 septembre 1808 […] Je joins ici la traduction d’un article i (...)

33No faltan en efecto en la Gazeta de Vitoria textos oficiales firmados por José Napoleón con los cuales esperaba ganarse la simpatía de sus súbditos, regenerando España como había anunciado su hermano el Emperador, y por su parte, La Forest no perdió una ocasión de señalarlos con evidente satisfacción a su ministro. Así, le mandó la traducción del decreto firmado por el rey en Burgos el 18 de agosto sobre indemnización de las víctimas de la guerra por los fondos de Espolios y Vacantes publicado en el primer número de la Gazeta de la Corte37. Dos días después reincidió comunicando que la misma gaceta había dado cuenta del viaje de José a Burgos, así como de una medida financiera favorable a los que detenían vales reales que correspondía al real decreto expedido en Vitoria el 22 de agosto e impreso en el número 2 de la todavía Gazeta de la Corte38. El 21 de septiembre, mandó también la traducción de la decisión del rey (anunciada en el periódico del 10 de septiembre de 1808) de hacer pagar por el clero la mitad de la multa infligida al pueblo de Salinillas por la muerte de soldados franceses comentando que era una excelente manera de hacer predicar contra este tipo de asesinatos la clase que dirigía las conciencias39. Pero no es nada evidente que esta medida, alabada por La Forest, produjera los efectos deseados y no podemos descartar la hipótesis de que el clero y los fieles la interpretaran como una prueba de la consabida falta de respeto de los franceses a la religión y sus sacerdotes.

¿Gazeta de Vitoria o del Imperio?

  • 40 Gazeta de Valencia, Joseph Estebán y hermanos, plaza San Agustín, martes 13 de septiembre de 1808, (...)
  • 41 Gazeta de Vitoria del viernes 7 de octubre de 1807, n° 14, pp. 127-128.
  • 42 Gazeta de Vitoria del martes 29 de agosto de 1808, n° 3, p. 22.
  • 43 Gazeta de Vitoria del martes 4 de octubre de 1807, n° 13, pp. 119-120.

34De todas formas, los lectores de la Gazeta de Vitoria distaron mucho de hallar reformas favorables a los españoles en cada número como quería Cabarrús y aprobaba La Forest. Un poco más de la mitad (el 54%) de los decretos y reales órdenes en este periódico (13 de 24) llevaron sobre nombramientos de ministros (interinos o titulares), concesiones de títulos de duques o de grandeza de España de primera clase, nombramiento a responsabilidades administrativas o provisión de beneficios eclesiásticos vacantes. Era una forma extraordinaria de designar a la vindicta de la inmensa mayoría de los españoles como «famosos traidores» según la calificación que les dio en 1814 el mercedario calzado Manuel Martínez a los más destacados miembros de la Corte de José y los «rebeldes» (como los afrancesados calificaban a los patriotas) no se dejaron impresionar por tales noticias y más bien que pensar que José seguía reinando, opinaron que solo expedía «órdenes jugando a los Reyes, lo mismo que los muchachos a los soldados»40. Más aún: las medidas financieras adoptadas respecto al clero, lejos de granjearle a José y a su gobierno las simpatías de sus súbditos como se imaginaban, pudieron ser muy contraproducentes, al ser interpretadas como la manifestación de la consabida irreligiosidad de los franceses. Y si hubo publicaciones de Reales órdenes de tipo esencialmente técnico (como el relativo a la aceptación de la moneda francesa41), otros tan solo pudieron provocar el descontento cuando no el furor de los españoles como la «contribución de guerra» y las penas de muerte o de prisión decretadas como represalias a los «horribles atentados» cometidos contra los militares franceses42 o el bando del alcalde de Vitoria referente al alojamiento de la tropa43.

35Tan (o más) contraproducente como la publicación de Reales órdenes o decretos represivos debió de ser la ausencia de la rúbrica «Noticias de España» en varios números de la Gazeta de Vitoria (los 10, 11, 12, 17, 18, 20 y 21) y la dedicación exclusiva a las del Imperio en otros (los 10, 12 y 18). El cómputo de las líneas consagradas en los 24 números del periódico semioficial de José I, con un total de 3 590 para el Imperio francés y 1 140 para España (o sea un ratio del 3 por uno) evidencia que la corte del hermano del Emperador estaba pendiente de París y que este fenómeno se amplificó conforme pasó el tiempo, como revela este gráfico que compara la repartición día a día de ambas rúbricas en la gaceta:

Fuente: Gazeta de la Corte y Gazeta de Vitoria, 1808. Elaboración propia.

  • 44 Gazeta de Vitoria del viernes 9 de septiembre de 1808, n° 6, pp. 43-47; Gazeta de Vitoria del marte (...)
  • 45 Sobre prensa francesa bajo Napoleón, remitimos a la obra clásica de CABANIS, André, La Presse sous (...)

36No contenta con utilizar ampliamente la prensa parisina (o sea, imperial) como fuente de información, la Gazeta de Vitoria adoptó sus métodos propagandísticos, especialmente por lo que se refiere a las noticias del extranjero, reproduciendo, por ejemplo, artículos publicados en periódicos ingleses acompañándolos con numerosísimas notas críticas destinadas a evidenciar la mala fe del redactor44, o refiriéndose al «más imparcial» de los papeles públicos británicos, L’Argos, que por cierto se publicaba en Londres, pero por cuenta del Emperador45.

  • 46 Mercure de France, 11 de agosto de 1809, n° CCCCXXI, p. 441.

37Al fin y al cabo, la Gazeta de Vitoria vino a agregarse a los periódicos, que, uno por cada departamento, repetían la información transmitida por los diarios parisinos que ellos la copiaban de Le Moniteur, la voz de su amo, Napoleón, sin cuya lectura, según un chiste de la época referido por el propio periódico, un ministro no podía pronunciarse sobre un tema de su incumbencia46. Se preparó así en la Gazeta la opinión pública a la próxima intervención de Napoleón en España siguiendo exactamente los mismos pasos que había dado la prensa de París, presentándole primero (el 20 de septiembre) un relato de los acontecimientos y un estado de la situación; luego (los 22 y 24), publicando los informes del ministro de Asuntos exteriores y de la guerra así como el mensaje de Napoleón leídos ante el Senado Conservador en su sesión del 5; la contestación (el 30) de los senadores al Emperador y el refrendo por este del senatus-consulto del 10 que decretaba la conscripción de 80 000 hombres; y por fin (el 4 de octubre) la proclama dirigida por Napoleón a los soldados en la parada militar que tuvo lugar en París el 10 de septiembre y en la cual anunció en estos términos la inminencia de su intervención personal en la Península:

«Soldados,

Después de haber triunfado en las orillas del Danubio y del Vístula, habéis atravesado la Alemania a marchas forzadas; ahora os hago atravesar la Francia sin daros un momento de descanso.

  • 47 Gazeta de Vitoria del martes 4 de octubre de 1808, n° 13, p. 119.

Soldados, tengo necesidad de vosotros. La presencia horrible del Leopardo infesta el continente de España y Portugal. Huya aterrado de vuestra vista; llevemos nuestras águilas hasta las columnas de Hércules: allí también tenemos ultrajes que vengar»47.

38En esta circunstancia, la Gazeta de Vitoria había seguido, con casi un mes de retraso, la progresión orquestada por el propio Napoleón para preparar la opinión pública a la ofensiva de gran envergadura que planeaba en contra de la Península. La única diferencia era que, en Francia, se trataba de hacer aceptar la nueva leva de 80 000 hombres atizando el sentimiento del honor nacional ultrajado y en España de amedrentar a sus adversarios. Nada más. La Gazeta de Vitoria no hacía sino repetir el órgano de prensa de S. M. I. y R., Le Moniteur. Y en ello no se diferenciaba para nada del Journal de l’Empire y demás títulos de la prensa francesa.

El papel del rey José en la orientación de la Gazeta de Vitoria

  • 48 LA FOREST, op. cit., I, p. 267.
  • 49 Gazeta de Vitoria del martes 13 de septiembre de 1808, n° 7, p. 54.
  • 50 Gazeta de Vitoria del viernes 16 de septiembre de 1808, n° 8, p. 61.

39¿Qué significaba este alineamiento (por no decir dependencia o sumisión) de la Gazeta de Vitoria a la prensa francesa? ¿Había logrado el embajador de Napoleón, conde de La Forest, apoderarse del control de este periódico? Por cierto, lo intentó puesto que en la correspondencia que dirigió el 8 de septiembre de 1808 al ministro de Asuntos exteriores, Champagny, anunció, con evidente satisfacción, que la Gazeta iba a publicar las reflexiones sobre España que Le Moniteur había comunicado a sus lectores el 29 de agosto pasado48. Pero esta traducción nunca salió en el periódico de Vitoria que en cambio retomó del diario galo noticias perfectamente desligadas de la política española como nombramientos de oficiales, el viaje globo aerostático realizado en el departamento del Mosa por un tal Garnerin49 o la recepción por Napoleón de S. E. Askar-Kan, embajador extraordinario de Persia50.

  • 51 LA FOREST, op. cit., I, pp. 288-289: «Vitoria, 15 septembre […] J’ai reçu, Monseigneur, avec un gra (...)
  • 52 LA ROREST, op. cit., I, pp. 291-292 : « Vittoria [sic] 18 septembre […] La publication en espagnol (...)
  • 53 LA FOREST, op. cit., I, pp. 301-302 : «Vittoria [sic] 21 septembre […] La gazette de Vittoria [sic] (...)

40Pero, después de esta diplomática (pero muy eficaz) manera de demostrar a La Forest y al propio Emperador la independencia de la Gazeta de Vitoria respecto a Francia, el propio José no tardó en cantar la palinodia y, el 14 de septiembre, «autorizó» (o sea, que le dio la orden) a su ministro de Policía, Pablo Arribas, a mandar traducir los artículos referentes a la sesión del senado imperial del 5 de septiembre de 1808 así como las actas de las renuncias firmadas por los soberanos españoles en mayo51. Por supuesto, La Forest no ocultó su satisfacción ante esta decisión. Sin embargo, las traducciones tardaron en publicarse en la Gazeta porque Cabarrús que no dudó en desplazarse de Vitoria a Miranda del Ebro (donde estaba José con su Estado mayor) por ello, logró persuadir un momento al Rey de lo impropio de la medida, especialmente por lo que se refería a la alusión al armamento que procedía Austria, que, como admitió el propio La Forest, podía animar a los «rebeldes» a proseguir en su empresa52. Pero José cambió pronto de opinión y reprochó a Cabarrús el haber contestado órdenes dadas por él mismo a otro ministro. Así que, como hemos visto, la Gazeta de Vitoria publicó finalmente no solo los textos de Le Moniteur del 5 de octubre de 1808, sino también otros del día 653.

  • 54 Piqueres Díez, Antonio José, Los españoles y José I. La imagen del rey, Universidad de Alicante, Te (...)
  • 55 Napoléon et Joseph. Correspondance intégrale, op. cit., p. 591, n° 1094 : « Les papiers de Bayonne (...)
  • 56 Œuvres de Napoléon Bonaparte, Paris, C. L. F. Panckouke, éditeur rue des Portevins, n° 14, 1821 (to (...)
  • 57 Véase la correspondencia de José a Napoleón, del 7 de marzo de 1809: «Le ministre de la Police de F (...)
  • 58 Ibid., I, p. 357 : «Vittoria [sic], 4 novembre 1808. […] J’ai reçu hier la lettre que Votre Excelle (...)

41Esta discrepancia entre José y Cabarrús (al que se le reprochó el haber intervenido en un asunto que no era de su incumbencia) revela toda la parte que tomó el «rey errante» (como le calificó uno de los numerosos apodos con los que le mofaron los españoles54) en este alineamiento de la Gazeta de Vitoria con la prensa imperial. Sin embargo, no abandonó José por ello toda independencia respecto a su hermano, y, el 12 de octubre de 1808, en una brevísima carta que le dirigió desde Vitoria le comunicó que los papeles de Bayona y hasta de París daban noticias bastante falsas de España y que había hecho publicar en la Gazeta de Vitoria un artículo que le transmitía y le parecía redactado bastante correctamente55. En toda la correspondencia publicada de Napoleón56 (que estaba entonces en Erfurt), no consta su reacción a esta iniciativa de su hermano que, por cierto, fueran cuales fuesen las circunstancias, siempre manifestó que no quería ser un mero prefecto del Emperador57. Y lo cierto es que esta sumisión incompleta de José en materia de difusión de la información y subsecuente formación de la opinión pública española provocó el descontento del embajador La Forest que, con visible irritación señaló en su correspondencia del 4 de noviembre de 1808 que el importante discurso pronunciado (el 25 de octubre) ante el Cuerpo legislativo por Napoleón ni había sido objeto de una gaceta extraordinaria ni del número que debía salir este día y había sido atrasado, concluyendo que este servicio funcionaba mal58.

La difusión de la Gazeta de Vitoria en España

  • 59 LA FOREST, correspondencia del 8 de octubre de 1808, op. cit, I, p. 315.
  • 60 Gazeta de la Corte del martes 23 de agosto de 1808, n° 1, p. 8.
  • 61 Gazeta de Vitoria del martes 2 de septiembre de 1808, n° 4, p. 31.
  • 62 Gazeta de Vitoria del martes 6 de septiembre de 1808, n° 5, p. 40.

42Lo que sí funcionó mal fue la difusión de la Gazeta de Vitoria que, según La Forest, no contó con un solo suscriptor59, algo que no es de extrañar puesto que nunca se indicó alguna tarifa, modalidades y condiciones de abono. Al final del primer número, se anunció que se indicaría «donde se haya establecido el despacho y la suscripción a esta gaceta»60. Pero no solo las autoridades josefinas habían decidido lanzar su periódico sin saber dónde podrían ponerlo a disposición del público, sino que no resolvieron esta cuestión (y tan solo a medias) hasta la cuarta entrega, en la que se comunicó que se hallaría la Gazeta en casa de don Benito Zubía61. Así que el único sitio donde el público podía procurarse este periódico era un despacho de pan, sito en la plaza de la ciudad, como se precisó en el número siguiente62. Por cierto, estaba muy bien situado, pero (pese al ejemplo de Goya que puso a la venta sus Caprichos en tienda de un comerciante de licores) este tipo de comercio no era el más adecuado para la difusión de publicaciones.

  • 63 Véase la Gazeta de Madrid de los 25 y 26 de enero de 1809, p. 150 y 162, respectivamente (para el c (...)
  • 64 Diario de Barcelona, «con Real privilegio exclusivo», en la imprenta del Diario, calle de la Palma (...)

43¿No había en toda Vitoria ningún librero capaz de encargarse de esta tarea? Es más verosímil que no lo hubo para aceptar este compromiso. Pero, de todas formas, como prueba el hecho de que decidieron sacar a luz la Gazeta sin disponer del más mínimo sistema de difusión, no contaban las autoridades josefinas con las ventas a particulares para propagarla. Así que todo deja a entender que ya aplicaron el sistema que se pondrá en marcha con la Gazeta de Madrid a finales de enero de 1809, o sea imponerla a los ayuntamientos y a los curas párrocos63. Pero cabe observar que se recibió también la Gazeta de Vitoria (o al menos algunos ejemplares) en territorios controlados por otras fuerzas imperiales que las comandadas en Vitoria y su entorno por José puesto que el Diario de Barcelona del 21 de noviembre de 180864 reimprimió el artículo de la Gazeta (que calificó de Real) del 7 de octubre relativo a la revista de todos los cuerpos de la Guardia imperial efectuado por José en Vitoria.

  • 65 Ibid. : « Vittoria [sic], 8 octobre 1808 […] Je doute que la Gazette de Vittoria [sic] qui n’a pas (...)

44¿Creyeron José y sus ministros que su periódico podría influir en la opinión de los habitantes de las provincias «insurrectas»? La Forest estimó que era del todo imposible que penetrase en ellas la Gazeta puesto que, si José toleraba el paso de las líneas para los papeles y cartas dirigidas al interior de España o procedentes de él, los «rebeldes» (cuyos jefes, decía, tan poco interés tenían en ver esparcirse las luces) practicaban un bloqueo total entre las dos zonas en las que estaba dividido el país65 .

45Sin embargo, pese a estas disposiciones, la Gazeta de Vitoria no pasó totalmente desapercibida en la España libre de la ocupación francesa. Como ya hemos visto, la Gazeta de Valencia del 13 de septiembre de 1808 anunció la existencia del periódico afrancesado atribuyendo su redacción a Esménard y comentando que

  • 66 Gazeta de Valencia, martes 13 de septiembre de 1808, n° 33, p. 363.

«en esta Gazeta se miente sin tino ni concierto, se fraguan artículos de Austria, Rusia y de Inglaterra, se habla de proyectos de alivio para los pueblos de Castilla y Rioja, que está actualmente devastando el Rey Pepe y sus ejércitos; y se expiden órdenes jugando a los Reyes, lo mismo que los muchachos a los soldados»66.

46Asimismo, el Diario mercantil de Cádiz del 26 de octubre publicó que:

  • 67 Diario mercantil de Cádiz del miércoles 26 de octubre de 1808, n° 292, p. 904.

«El intruso Joseph, después de mandar a su Gazeta de Vitoria que se prendan a las personas que concurrieron a la proclamación de nuestro amado Fernando en Madrid impone a todo este Pueblo una contribución de 90 millones de reales de rigurosa exacción, con apercibimiento de saqueo por lo que se ve, que este hombre es un segundo Sancho Panza, que jamás perdió la esperanza en su Ínsula, no obstante que le sacudieron bien las costillas»67.

  • 68 Diario de Granada publicado por orden del Gobierno del viernes 23 de septiembre de 1808, s. n. [p. (...)
  • 69 Gazeta de Valencia, viernes 11 de noviembre de 1808, n° 50, p. 561.

47El efecto producido distaba mucho de ser el esperado por José y sus partidarios y lejos de abogar a favor del hermano de Napoleón esparciendo las «luces» del siglo, tan solo era un objeto de mofa entre los pocos españoles que, fuera de los territorios ocupados por el ejército francés llegaron a leer la Gazeta de Vitoria. Y tan eficaces parecieron entre los patriotas estos comentarios críticos que (citando debidamente sus fuentes y con ligerísimas variantes) se reimprimieron los dos artículos que acabamos de citar, el de la Gazeta de Valencia en el Diario de Granada publicado por orden del Gobierno del viernes 23 de septiembre68, y el del Diario mercantil de Cádiz en la misma Gazeta de Valencia del viernes 11 de noviembre de 180869.

  • 70 Diario mercantil de Cádiz del viernes 18 de noviembre de 1808, n° 315, p. 994.
  • 71 Diario de Badajoz, lunes 28 de noviembre de 1808, n° 165, pp. 2-3. En el ejemplar que hemos consult (...)

48En otros casos, se citó o se refirió a la Gazeta de Vitoria en la prensa rebelde a José sin que ello significara que se hubiera tenido directamente acceso al periódico josefino. Fue el caso de nuevo del Diario mercantil de Cádiz que, el 18 de noviembre de 1808 comunicó a sus lectores (ahora sin sarcasmo), en un extracto de los periódicos holandeses una noticia procedente de París con fecha del 16 de septiembre y sacada de un extracto de los periódicos según la cual la Gazeta de Vitoria del 6 del mismo mes había anunciado que «un gran número de tropas pasa[ba] por esta Ciudad para reunirse al ejército de España»70. Asimismo, el Diario de Badajoz del 28 de noviembre de 1808 publicó un artículo del Correo de Inglaterra (The Courier), sin indicación de fecha, que consistía en la reproducción de un fragmento de un número (tampoco precisado) de la Gazeta de Vitoria («la del monarca in partibus», como la calificaba) con notas de tono a veces jocoso destinadas a refutar las informaciones proporcionadas por el periódico de José71.

49Pero por más que uno lea atentamente la Gazeta de Vitoria, no hallará las informaciones transcritas de los periódicos extranjeros ni en el número 6 de esta publicación, por lo que es de la referencia recogida en la prensa holandesa, ni en ninguno de los que forman la colección completa de este título por lo que atiende al artículo procedente de The Courier. Este último caso es particularmente llamativo porque no se trata de una mera referencia inexacta, sino de un texto de nada menos que 18 líneas destinadas a servir de soporte a las otras 25 de notas críticas. Prueba a la par que la prensa francesa (que usó y abusó de ella) no fue la única en practicar este tipo de falsificación, así como la importancia simbólica que (pese a su pésima difusión) adquirió la Gazeta de Vitoria.

  • 72 GIL NOVALES, Alberto, Prensa, guerra y revolución, op. cit., p. 408.

50Por fin, señaló Alberto Gil Novales que la Gazeta de la Junta y reino de Valencia había citado, tardíamente, el 17 de diciembre de 1811, el número del 11 de noviembre de 1808 (o sea el último) de la Gazeta de Vitoria72.

La Gazeta de Vitoria en la prensa francesa

  • 73 Journal de l’Empire, 17 de octubre de 1808, p. 2b; Gazeta de Vitoria del 7 de octubre de 1808, n° 1 (...)
  • 74 Journal de l’Empire, 21 de octubre de 1808, p. 1b-2a; Gazeta de Vitoria del 12 de octubre de 1808, (...)
  • 75 Journal de l’Empire, 23 de octubre de 1808, pp. 3b-4a.

51En tales condiciones, la prensa francesa publicó algunos extractos de la Gazeta de Vitoria como prueba de que la información que daba a sus lectores era de primera mano. Fue el caso del más difundido de los periódicos galos, el Journal de l’Empire que dio traducciones de artículos de la Gazeta que calificó de «Gazeta Real» en su número del 17 de octubre de 1808. Este día, citó un fragmento del periódico vitoriano del 7 del mismo mes sobre la revista de los cuerpos de la Guardia imperial pasada por José73; el 21, citó la Gazeta del 12 sobre el resultado de las operaciones militares (por supuesto, favorable a las tropas francesas)74 e hizo lo mismo el 23, para anunciar la toma de Bilbao por el mariscal Ney a partir de la Gazeta del 1375. Pero en este último caso la referencia al periódico josefino no era inexacta, sino un invento total de los redactores del Journal de l’Empire (que por cierto no cometían en esta circunstancia ni su primera ni su última ofensa a la verdad), puesto que no se publicó ningún número el 13 de octubre, y sobre todo el artículo que se dio como procedente de la Gazeta nunca figuró en ella.

  • 76 Journal de Paris, 18 de octubre de 1808, p. 2087 a - b y 22 de octubre de 1808, pp. 218a y 2119b; G (...)
  • 77 Journal de Paris, 29 de septiembre de 1808, p. 1952a («Vittoria [sic] 20 de septiembre»).
  • 78 Journal de Paris, 18 de septiembre de 1808, pp. 1874b-1875 («Vittoria [sic] 7 de septiembre») sobre (...)

52El Journal de Paris también presentó como traducciones de la Gazeta de Vitoria de los 7 y 12 de octubre lo que publicó los 18 y 22 del mismo mes sobre la revista pasada por el rey a los cuerpos de la Guardia imperial y las operaciones militares76. Pudo asimismo utilizar esta fuente cuando el 29 de septiembre de 1808 citó los reales Decretos de nombramientos de Pablo Arribas como ministro de Policía, a Francisco Negrete como capitán general de Castilla y Pablo Romero ministro del Interior77. Pero las demás noticias procedentes de Vitoria comunicadas los 18 y 22 de septiembre, así como el 7 de noviembre no se sacaron de la Gazeta78.

  • 79 Journal des Arts, des sciences, de littérature et de politique, 12 de octubre de 1808, p. 342. La i (...)
  • 80 Ibid., 4 de octubre de 1808, p. 258 y 10 de octubre, p. 326.

53El Journal des Arts, des sciences, de littérature et de politique, por su parte, se contentó con citar la Gazeta de Vitoria (sin precisar de qué fecha) en su número del 12 de octubre de 1808 para dar cuenta de la «contribución militar» y penas de muerte y prisión decretadas como castigo a las «atrocidades cometidas contra militares franceses»79. Pero no había sacado las informaciones publicadas los 4 y 10 del mismo mes sobre movimientos militares del periódico josefino sino de cartas de Vitoria que habían llegado a Bayona de donde se las transmitieron80. En cuanto al oficial Le Moniteur nunca citó o aludió a la Gazeta de Vitoria.

  • 81 LA FOREST, op. cit., I, p. 330. «Vittoria [sic] 12 octobre 1808. […] Votre Excellence verra par la (...)
  • 82 LA FOREST, op. cit., I, p. 258 (Vitoria, 24 de septiembre, decreto del 10) ; p. 244 (26 de agosto; (...)

54¿Cómo los periodistas franceses se procuraron los textos publicados en la Gazeta de Vitoria? No se los comunicó el ministro de Asuntos exteriores Champagny. En efecto, este nunca recibió un ejemplar entero de dicho periódico ya que La Forest además de señalarle la inserción de artículos de Le Moniteur en dicha gaceta se contentó con mandarle traducidos los textos de la Gazeta que le parecían interesantes. En una ocasión, cuando José hizo publicar una versión de los acontecimientos ocurridos en España a consecuencia de la capitulación de Dupont en Bailén, que consideraba más exacta que la difundida, sugirió incluso a Champagny que sería utilísimo publicar la traducción de este texto en la prensa francesa81. Pero se desatendió esta recomendación y los franceses nunca tuvieron la oportunidad de leer este artículo ni ninguno de los que transmitió al ministro82. Sin embargo, no se puede imaginar ni un segundo que el Journal de l’Empire, el Journal de Paris o el Journal des Arts pudieron publicar extractos del órgano de prensa de José sin el beneplácito (cuando no a sugerencia) del propio Napoleón o como mínimo de su entorno próximo. Con lo cual, nos topamos con un enigma que sometemos a la sagacidad de los lectores.

El final la Gazeta de Vitoria

  • 83 Correspondance de Napoléon Ier publiée par ordre de l’empereur Napoléon III, Paris, imprimerie impé (...)

55El 4 de noviembre de 1808, a medianoche, Napoleón escribió a José desde Tolosa que se pondría en marcha para Vitoria a las cinco, precisándole que llegaría de incógnito de noche, hospedándose fuera de la ciudad y dando a conocer su presencia tan solo al día siguiente a las nueve por 60 cañonazos83. Ordenándole disparar tan impresionante salva de honor, el Emperador obligaba a su hermano a manifestar su total subordinación hacia él, y a reconocer que no era el jefe del ejército francés como indicaba el primer Bulletin de l’Armée d’Espagne que había hecho imprimir en Vitoria el 9 de noviembre. Sin embargo, no llevó la humillación a sus últimas consecuencias y mientras Napoleón estuvo en la ciudad (o sea hasta el 9 de noviembre) José conservó el título de rey y pudo hacer publicar dos números de su gaceta: uno el martes 8 de noviembre (donde se anunció la llegada del Emperador acompañado de su hermano que se había adelantado a recibirle el sábado a las ocho de la noche (sin aludir a los cañonazos del 6), y otro que había de ser el último y en el cual, sin hacer ni la más mínima alusión a este final más que previsible, se publicaron decretos firmados por José, que todavía jugaba a ser rey, como había dicho la Gazeta de Valencia. Pero cuando salió el último número de la Gazeta de Vitoria, José ya no estaba en la ciudad; la había dejado en seguimiento de su hermano que, después de la sangrienta batalla de Gamonal (10 de noviembre de 1808) había entrado en Burgos donde hizo publicar el segundo Bulletin de l’Armée d’Espagne que se sustituía así –con todo lo que ello significaba- a la difunta Gazeta de Vitoria.

Haut de page

Notes

1 Correspondance du comte de La Forest, ambassadeur de France en Espagne, 1808-1814, publiée pour la Société d’Histoire Contemporaine par M. Geoffroy de Grandmaison, Paris, Alphonse Picard et Cie, libraires de la Société d’Histoire Contemporaine, rue Bonaparte, n° 22, 1905-1913.

2 Los periódicos durante la Guerra de la Independencia (1808-1814) por don Manuel Gómez Imaz, expresidente de la Real Academia de Buenas Letras de Sevilla y de la provincial de Bellas Artes, correspondiente de la Historia. Obra premiada en el concurso público de 1908 por la Biblioteca Nacional e impresa a expensas del Estado, Madrid, tipografía de la Rev. de Arch., Bibl. y Museos, calle de las Infantas, núm. 42, 1910, 421 p. Este catálogo ha sido reeditado en 2008 en Sevilla por el Centro de Estudios Andaluces con prólogo de Manuel Moreno Alonso (editorial Renacimiento).

3 Vitoria. El libro de la ciudad por D. Eulogio Serdán y Aguirregavidia, Catedrático jubilado, Cronista honorario de Álava y Vitoria, Correspondiente des las Reales Academias de la Lengua y de la Historia, Presidente de la Comisión de monumentos, Exalcalde, Ex-Presidente del Ateneo, Miembro de la Sociedad Astronómica de Francia, etc., etc., Vitoria, Editorial Social Católica, 1926, 2 vols.

4 El ‘Correo de Vitoria’ (1813-1814) y los orígenes del periodismo en Álava, Edición y estudio introductorio: Javier Fernández Sebastián, Vitoria, Ayuntamiento, pp. XXVII-XXXI.

5 Madrid, CSIC – Doce calles, p. 408 (n° 410).

6 GIL NOVALES, Alberto, Diccionario biográfico de España (1808-1833). De los orígenes del liberalismo a la reacción absolutista, Madrid, Edición Mapfre, 2010, 3 volúmenes, I, p. 973 b (Esménard) y III, p. 3272a (Zubia).

7 Ibid., I, pp. 209 sq.

8 Gazeta de Vitoria del martes 8 de noviembre de 1808, n° 23, p. 200.

9 Gazeta de la Corte del martes 23 de agosto de 1808, n° 1, p. 1.

10 LA FOREST, op. cit., I, p. 367.

11 Relación general sobre la situación del Reino de Nápoles en los años de 1806 y 1807 presentada al Rey y su consejo de ministros por el ministro de lo Interior el 28 de marzo de 1808; traducida al castellano por Don Pedro de Isla, Vitoria, en la oficina de Don Pedro Real, 1808; Cartas sobre los obstáculos la opinión pública y las leyes oponen a la felicidad pública escritas por el conde de Cabarrús al señor don Gaspar de Jovellanos, y precedidas de otras al príncipe de la Paz, Vitoria en la oficina de Don Pedro Real, 1808; Real decreto de S. M. por el cual manda y determina un Empréstito obligatorio, repartido y cobrado por la provincia de Álava, y para auxilio de la misma, Vitoria, en la oficina de Don Pedro Real, 1808; Colección de documentos relativos al pago del empréstito obligatorio mandado por S. M. en su Real decreto de veintiuno de Octubre de mil ochocientos y ocho. Todas estas obras están citadas en SANTOYO, Julio-César, La imprenta en Álava. Historia, obras, documentos. Vol. II, El siglo XIX 1801-1850, Vitoria-Gasteiz, Fundación Sancho el Sabio, 1997, pp. 165-166, que atribuye a Pedro Real la impresión de la Colección de documentos … aunque no hay indicación del nombre del impresor en esta obra.

12 SERDÁN Y AGUIRREGAVIDIA, Eulogio, Rincones de la historia Vitoriana. Implantación de la imprenta en la ciudad de Vitoria – Relación de obras apenas conocidas hoy en la provincia de Álava. Trascendental reforma en las cajas de composición debida al ilustre vitoriano Manuel Iradier y Bulfy. Curiosidades bibliográficas inéditas, Vitoria, Imprenta provincial, 1922, pp. 60-66.

13 Real Decreto de S. M. que prescribe las reglas que … se han de observar en la venta de fincas pertenecientes a Obras pías, en la oficina de Don Ramón Larrumbe, 1808; para Reflexiones imparciales, véase DUFOUR, Gérard, Juan Antonio Llorente, el factótum del Rey Intruso, Publicaciones de la Universidad de Zaragoza, 2014, pp. 64-65.

14 Véase Torales Pacheco, Josefina María Cristina, Ilustrados en la Nueva España. Los socios de la Real sociedad Bascongada de los Amigos del País, México, Universidad Iberoamericana. Departamento de Historia, Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País, Colegio de San Ignacio de Loyola, Vizcaínas, I.A.P., 2001, p. 372, y Julio-César Santoyo, op. cit., p. 17.

15 Santoyo, Julio-César, op. cit., p. 167.

16 Gazeta de Vitoria del viernes 2 de septiembre de 1808, n° 4, p.31.

17 Gazeta de Vitoria del viernes 6 de septiembre de 1808, n° 5, p. 40.

18 LA FOREST, op. cit., tomo I.

19 Gazeta de Valencia, martes 13 de septiembre de 1808, n° 33, p. 363; Diario de Granada, viernes 23 de septiembre de 1808, s. p. [p. 2].

20 Diario de Badajoz, n° 15, 1 de julio de 1808, p. 3.

21 LARRIBA, Elisabel, «Jean-Baptiste Esménard, un francés afrancesado», ALBEROLA (Armando), LARRIBA (Elisabel) (eds.), Las élites y la Revolución de España (1808-1814): estudios en homenaje al profesor Gérard Dufour, Alicante, Publicaciones de la Universidad de Alicante, 2010], pp. 207-225.

22 Archives Nationales de France, 381 AP 15.

23 Prensa, guerra y revolución, op. cit, p. 408.

24 FERNÁNDEZ SEBASTIÁN, Javier, op. cit., p. XXVII.

25 El Correo de Vitoria’ (1813-1814) y los orígenes del periodismo en Álava, op. cit., p. XXVII.

26 Santoyo, Julio-Cesar, Viajeros por Álava. Siglos XV a XVIII, Vitoria, Edita Caja Municipal de Vitoria, 1972, p. 175. La plaza es un edificio «mayor aún que la famosa Casa Roja de Frankfurt del Main. Los comerciantes de esta ciudad lo han construido con la idea de hacer negocios en él. Tiene una excelente fachada, dos alas laterales y tres pisos; debajo y alrededor de este edificio hay arcadas en las que han instalado comercios. Es, en pequeño, una imitación del palacio del duque de Orleans en París». Carta del viajero alemán Friedrich Gotthelf Baumgärtner a un amigo de Leipzig fechada en Vitoria el 11 de enero de 1787.

27 Serdán Y AGUIRREGAVIDIA, Eulogio, El Libro de la Ciudad, op. cit., I, p. 232 «…resultaron agraciados, en este orden, los señores siguientes: la primera manzana… a la viuda de Zubía e hijos y a D. Pedro Ramón de Echevarría; …la cuarta manzana la mitad a la viuda de Zubía e hijos, y la otra mitad a D. José Díaz de Junguitu…».

28 Angulo Morales, Alberto, Del éxito en los negocios al fracaso del Consulado: La formación de la burguesía mercantil de Vitoria (1670-1840), Bilbao, Servicio Editorial de la Universidad del País Vasco, 2000, pp. 125, 170, 222, 321.

29 En febrero de 1814 aparece en el Correo de Vitoria un «Oficio del Intendente de esta Provincia» correspondiente al 4º Ejército apelando a la generosidad de los ciudadanos para sobrellevar las cargas económicas de los soldados hospitalizados. En el periódico n.º 20 (26 de febrero de 1814) figura la lista de donaciones habidas en esa fecha. En la página 158 se incluye una nota destacando la donación de sábanas del vecino de la Plaza, Benito Zubía.

30 Santoyo, Julio-César, La imprenta en Álava. Siglo XIX (1801-1850), op. cit., pp. 165-169. Lo de “virtual” se refiere a que aparece en Vitoria con la estancia del Rey José y desaparece cuando este se marcha. Los únicos documentos impresos por Pedro Real son:

- Cartas a Jovellanos del Conde Francisco de Cabarrús, Vitoria, 1808,

- Relación General sobre la situación del rey de Nápoles en los años 1806 y 1807, Vitoria, 1808,

- Real Decreto de S.M., Vitoria, 1808.

31 Esta colección se guarda en la Biblioteca del Seminario Diocesano de Vitoria-Gasteiz, Fondo Ayala-20. La familia Ayala hizo entrega a la entonces Biblioteca Episcopal (situada en el Palacio de Montehermoso) de la colección de libros de Francisco Juan de Ayala y Ortiz de Urbina fallecido en 1907.

32 SERDÁN Y AGUIRREGAVIDIA, Eulogio, Rincones de la Historia de Vitoria, op. cit., pp. 1-11.

33 Gazeta de Vitoria del martes 30 de agosto de 1808, n° 3, (primera con este título), p. 17.

34 Gazeta de la Corte del martes 23 de agosto de 1808, n° 1, p. 1.

35 Napoléon et Joseph. Correspondance intégrale. Edition établie par Vincent Haegelen, Paris, Taillandier, 2007, n° 1093, p. 591.

36 LA FOREST, op. cit., I, pp. 237-238: « M. de Cabarrus a fait goûter au Roi un système d’un genre plus utile que celui de ses collègues ; c’est de travailler dès ce moment comme si Sa Majesté était en pleine possession de son royaume, aux règlements relatifs à la meilleure organisation de la force publique, et de corriger dans son administration les abus que de longues plaintes ont signalés. Il veut, dit-il, que chaque jour où paraîtra la Gazetta [sic] de la Corte, le peuple espagnol y trouve un bienfait du Roi ou aperçoive qu’il est soulagé d’une vexation. Il espère combattre avantageusement avec ces armes la turbulence des passions et les combinaisons froides de l’intérêt privé.

Un premier décret appartenant à ce système a été signé le 18 et vient de sortir de la presse ; j’en joins ici la traduction. Il est relatif aux ventes antérieurement autorisées des biens appartenant aux fondations pieuses ».

37 Ibid. : « Un premier décret appartenant à ce système a été signé le 18 et vient de sortir de la presse ; j’en joins ici la traduction. Il est relatif aux ventes antérieurement autorisées des biens appartenant aux fondations pieuses » ; Gazeta de la Corte del martes 23 de agosto de 1808, n° 1, p. 7.

38 Ibid., I, p. 244: « Vittoria [sic] 26 août 1808. […] Je joins ici une traduction du compte que la Gazette de la Cour rend du voyage du Roi à Burgos et d’une mesure de finance qui sera très agréable à une foule de particuliers. Il était juste au fond de ne pas se prévaloir de l’impossibilité où sont nombre de personnes de demander le renouvellement de leurs vales royaux, en réclamant les semestres d’intérêts échus ; mais on saura gré au Roi d’y avoir fait attention » ; Gazeta de la Corte del viernes 23 de agosto de 1808, n° 2, p. 16.

39 Ibid., I, p. 302: « Vittoria [sic], 21 septembre 1808 […] Je joins ici la traduction d’un article intéressant de cette gazette. Votre Excellence remarquera que le Roi ayant à se prononcer sur la quotité à sa répartition d’une amende encourue, d’après l’article 10 de son décret du 9, par le bourg de Salinas, en a fait supporter la moitié au clergé ; c’est un bon système pour faire prêcher contre l’assassinat des Français la classe qui dispose des consciences ». Gazeta de Vitoria del martes 10 de septiembre de 1808, n° 9, pp. 79-80. Véase infra, «Apéndice I. Reales Decretos y Reales Órdenes publicados en la Gazeta de la Corte y la Gazeta de Vitoria».

40 Gazeta de Valencia, Joseph Estebán y hermanos, plaza San Agustín, martes 13 de septiembre de 1808, n° 33, p. 363.

41 Gazeta de Vitoria del viernes 7 de octubre de 1807, n° 14, pp. 127-128.

42 Gazeta de Vitoria del martes 29 de agosto de 1808, n° 3, p. 22.

43 Gazeta de Vitoria del martes 4 de octubre de 1807, n° 13, pp. 119-120.

44 Gazeta de Vitoria del viernes 9 de septiembre de 1808, n° 6, pp. 43-47; Gazeta de Vitoria del martes 4 de octubre de 1808, n° 13, pp. 113-116.

45 Sobre prensa francesa bajo Napoleón, remitimos a la obra clásica de CABANIS, André, La Presse sous le Consulat et l’Empire (1799-1814). Préface par Jacques Godechot. Ouvrage publié avec le concours du Centre National de Recherche Scientifique, Paris, Société des Etudes Robespierristes, 1975.

46 Mercure de France, 11 de agosto de 1809, n° CCCCXXI, p. 441.

47 Gazeta de Vitoria del martes 4 de octubre de 1808, n° 13, p. 119.

48 LA FOREST, op. cit., I, p. 267.

49 Gazeta de Vitoria del martes 13 de septiembre de 1808, n° 7, p. 54.

50 Gazeta de Vitoria del viernes 16 de septiembre de 1808, n° 8, p. 61.

51 LA FOREST, op. cit., I, pp. 288-289: «Vitoria, 15 septembre […] J’ai reçu, Monseigneur, avec un grand empressement le Moniteur qui rend compte de la séance tenue au sénat […] Le Roi a hier autorisé M. d’Arribas à faire republier en espagnol cette séance mémorable, ainsi que la relation des événements d’Espagne imprimée dans le Moniteur du 5. Il y aura quelques erreurs de noms et de titres à rectifier dans cette dernière pièce, et même quelques légères nuances à modifier pour l’effet local, sans s’écarter de la fidélité d’une traduction, il est très utile qu’à l’heure qu’il est on connaisse textuellement, en Espagne même, les traités faits avec Charles IV et les princes de sa maison ».

52 LA ROREST, op. cit., I, pp. 291-292 : « Vittoria [sic] 18 septembre […] La publication en espagnol que le Roi avait ordonnée à M. d’Arribas, de la relation des affaires d’Espagne et de la séance tenue au Sénat le 6 de ce mois a été suspendue, par un nouvel ordre de Sa Majesté. M. de Cabarrus, qui a été avant-hier à Miranda, a fait des représentations qui ont décidé sa suspension. La relation, a-t-il observé, semble plutôt calculée pour la France et l’Europe que pour l’Espagne, où elle servirait de texte aux déclamations des écrivains de l’insurrection, habitués à nier tous les faits.

Quant à la séance du Sénat, tout ce qui peut motiver un appel de cent soixante mille hommes de la conscription devait se trouver dans le message de S. M. l’Empereur et dans les rapports de ses ministres. Mais il serait d’un effet fâcheux en Espagne de citer les armements de l’Autriche, lorsque l’on prend des soins si variés pour y détruire l’opinion d’une diversion continentale. […] En attendant que les grandes forces annoncées par S. M. l’Empereur paraissent en Espagne et impriment une peur salutaire aux esprits, pourquoi rendre plus difficile la situation du Roi par des publications qui accroitraient l’audace de l’insurrection ? »

53 LA FOREST, op. cit., I, pp. 301-302 : «Vittoria [sic] 21 septembre […] La gazette de Vittoria [sic] qui devait paraître hier, n’a été distribuée qu’aujourd’hui. Elle est consacrée presque entièrement à la traduction littérale de la relation des affaires d’Espagne insérée dans le Moniteur du 5. Il n’y a de corrigé que quelques erreurs de noms ou de titres, comme M. d’Arribas l’avait projeté d’abord. Le numéro suivant donnera la traduction aussi littérale du Moniteur du 6. Les observations de M. Cabarrus ont paru définitivement au Roi trop alambiquées. Sa Majesté n’a pas approuvé qu’il se fût mêlé d’une chose qu’elle avait ordonnée elle-même au ministre compétent ».

54 Piqueres Díez, Antonio José, Los españoles y José I. La imagen del rey, Universidad de Alicante, Tesis doctorales, www.altallerdigital, s. f., pp. 545-550 y 567.

55 Napoléon et Joseph. Correspondance intégrale, op. cit., p. 591, n° 1094 : « Les papiers de Bayonne et même de Paris donnent des nouvelles assez fausses des affaires d’Espagne. J’ai fait insérer dans la gazette de Vittoria [sic] un article dont j’envoie la traduction à V. M. Je l’ai trouvé rédigé convenablement ». Este artículo salió en la Gazeta de Vitoria del martes 12 de octubre de 1808, n° 16, pp. 140-143.

56 Œuvres de Napoléon Bonaparte, Paris, C. L. F. Panckouke, éditeur rue des Portevins, n° 14, 1821 (tomo IV por lo que se refiere a 1808) ; Correspondance de Napoléon Ier publiée par ordre de l’empereur Napoléon III, Paris, imprimerie impériale, 1859 (tomo IV para 1808) ; BARON DU CASSE (ed.), Supplément à la correspondance de Napoléon, I. Lettres curieuses omises par le Comité de Publication. Rectifications, Paris, F. Dentu, éditeur, librairie de la Société des gens de Lettres, Palais Royal, 15-17-19 Galerie d’Orléans, 1887 ; Lecestre, Jean, « La Guerre de la Péninsule (1808-1813) d’après la correspondance inédite de Napoléon I », La revue des Questions historiques, nouvelle série, tome XV (LIX de la Collection), 1896, pp. 442-490 ; Correspondance inédite de Napoléon conservée aux archives de la Guerre publiée par Ernest Picard, colonel d’artillerie breveté, et Louis Tucley, bibliothécaire-adjoint au ministère de la Guerre, Paris, Charles-Lavauzelle, Editeur militaire, 10 rue Danton, Boulevard saint-Germain, 118, 1912 (para 1808, tomo II) ; Chuquet, Arthur (ed.), Inédits napoléoniens, Paris, Fontemoing et Cie, éditeurs, libraires des Ecoles françaises d’Athènes et de Rome, du Collège de France et de l’Ecole Normale Supérieure, 4 rue Le Goff ; 1913, 2 vols. ; Napoléon et Joseph. Correspondance intégrale, op. cit.

57 Véase la correspondencia de José a Napoleón, del 7 de marzo de 1809: «Le ministre de la Police de France n’a rien à dire au Roi d’Espagne. Tels sont mes principes et à ces principes je suis prêt à sacrifier la couronne d’Espagne », Mémoire et Correspondance politique et militaire du roi Joseph, publiés, annotés et mis en ordre par A. du Casse, aide de camp de S. A. I. le prince Jérôme Napoléon, Paris, Perrotin, libraire-éditeur, 41 rue Fontaine-Molière, tomo VI, 1854, p. 70.

58 Ibid., I, p. 357 : «Vittoria [sic], 4 novembre 1808. […] J’ai reçu hier la lettre que Votre Excellence m’a fait l’honneur de m’écrire le 26 octobre. Le Moniteur que vous avez la bonté de m’annoncer n’y était pas ; mais le discours de S. M. l’Empereur au Corps législatif était déjà connu ici, et les grandes vues dont nous sommes à la veille de voir l’exécution ont été remarquées par les amis et les ennemis de la cause du Roi. Je suis fâché qu’une Gazette extraordinaire, ou celle au moins qui devait paraître aujourd’hui et qui est retardée, n’aient pas reproduit en espagnol ce discours imposant. Ce genre de service va mal».

59 LA FOREST, correspondencia del 8 de octubre de 1808, op. cit, I, p. 315.

60 Gazeta de la Corte del martes 23 de agosto de 1808, n° 1, p. 8.

61 Gazeta de Vitoria del martes 2 de septiembre de 1808, n° 4, p. 31.

62 Gazeta de Vitoria del martes 6 de septiembre de 1808, n° 5, p. 40.

63 Véase la Gazeta de Madrid de los 25 y 26 de enero de 1809, p. 150 y 162, respectivamente (para el clero) y 18 de julio de 1810, p. 862 para los ayuntamientos.

64 Diario de Barcelona, «con Real privilegio exclusivo», en la imprenta del Diario, calle de la Palma de San Justo, n° 326, 21 de noviembre de 1808, pp. 2 373-2 374. Señalado por Gil Novales, Alberto, Prensa, guerra y revolución, op. cit., p. 145.

65 Ibid. : « Vittoria [sic], 8 octobre 1808 […] Je doute que la Gazette de Vittoria [sic] qui n’a pas un seul abonné, pénètre plus facilement dans les provinces insurgées. Le Roi a bien ouvert le passage à travers les avant-postes français aux lettres et papiers destinés pour l’intérieur ou venant de l’intérieur du royaume ; la barrière est rigoureusement fermée du côté des insurgés dont les chefs ont un si grand intérêt à écarter les lumières ».

66 Gazeta de Valencia, martes 13 de septiembre de 1808, n° 33, p. 363.

67 Diario mercantil de Cádiz del miércoles 26 de octubre de 1808, n° 292, p. 904.

68 Diario de Granada publicado por orden del Gobierno del viernes 23 de septiembre de 1808, s. n. [p. 2]. La única modificación al texto original consiste en la substitución de «no obstante que le sacudieron bien las costillas» por «no obstante que lo molieron muy bien».

69 Gazeta de Valencia, viernes 11 de noviembre de 1808, n° 50, p. 561.

70 Diario mercantil de Cádiz del viernes 18 de noviembre de 1808, n° 315, p. 994.

71 Diario de Badajoz, lunes 28 de noviembre de 1808, n° 165, pp. 2-3. En el ejemplar que hemos consultado en la Hemeroteca digital de la Biblioteca Nacional de España, su primer poseedor tachó la expresión «la del monarca in partibus» que sustituyó por «escrita de orden y bajo los auspicios del gobierno francés, entre otras cosas se lee lo siguiente», puso lugar y fecha a la noticia («Burgos, 10 de noviembre») y tachó también dos de los tres párrafos del artículo. Pero debemos confesar que no conseguimos adivinar cuáles fueron sus motivos.

72 GIL NOVALES, Alberto, Prensa, guerra y revolución, op. cit., p. 408.

73 Journal de l’Empire, 17 de octubre de 1808, p. 2b; Gazeta de Vitoria del 7 de octubre de 1808, n° 14, p. 125.

74 Journal de l’Empire, 21 de octubre de 1808, p. 1b-2a; Gazeta de Vitoria del 12 de octubre de 1808, n° 16, pp. 140-142.

75 Journal de l’Empire, 23 de octubre de 1808, pp. 3b-4a.

76 Journal de Paris, 18 de octubre de 1808, p. 2087 a - b y 22 de octubre de 1808, pp. 218a y 2119b; Gazeta de Vitoria del martes 7 de octubre de 1808, n° 14, pp. 125-126 y Gazeta de Vitoria del miércoles 12 de octubre, n° 16, p. 142.

77 Journal de Paris, 29 de septiembre de 1808, p. 1952a («Vittoria [sic] 20 de septiembre»).

78 Journal de Paris, 18 de septiembre de 1808, pp. 1874b-1875 («Vittoria [sic] 7 de septiembre») sobre división entre insurrectos, y 7 de noviembre, p. 2242 b («Vittoria [sic] 21 de octubre») sobre una recepción dada por los miembros de la Guardia imperial a los de la Guardia del Rey.

79 Journal des Arts, des sciences, de littérature et de politique, 12 de octubre de 1808, p. 342. La información comunicada a los lectores franceses procedía de la Gazeta de Vitoria del martes 20 de septiembre de 1808; n° 9, pp. 79-80.

80 Ibid., 4 de octubre de 1808, p. 258 y 10 de octubre, p. 326.

81 LA FOREST, op. cit., I, p. 330. «Vittoria [sic] 12 octobre 1808. […] Votre Excellence verra par la traduction ci-jointe d’un article de la Gazette de Vittoria [sic], qui a paru extraordinairement aujourd’hui, que prenant occasion de quelques erreurs des journaux français sur les derniers mouvements militaires de l’armée, le Roi a fait publier de très importantes réflexions. Il montre le sentiment de sa force et, exhortant les rebelles à ouvrir les yeux, il annonce les mesures qui frapperont sur les classes privilégiées, si elles attendent la conquête pour se soumettre. Il serait bon que ce morceau reparût dans les papiers français ».

82 LA FOREST, op. cit., I, p. 258 (Vitoria, 24 de septiembre, decreto del 10) ; p. 244 (26 de agosto; viaje de Rey a Burgos y medidas financieras); pp. 301-302 (21 de septiembre, asunto de Salinillas).

83 Correspondance de Napoléon Ier publiée par ordre de l’empereur Napoléon III, Paris, imprimerie impériale, 1864, tome XVII, p. 43.

Haut de page

Table des illustrations

Légende Portadas de la Gazeta de Madrid del 22 de julio 1808 y de la Gazeta de la Corte del 26 de agosto de 1808.Hemeroteca Municipal de Madrid y Biblioteca del Seminario Diocesano de Vitoria-Gasteiz.
URL http://journals.openedition.org/argonauta/docannexe/image/5428/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 632k
Légende Fuente: Gazeta de la Corte y Gazeta de Vitoria, 1808. Elaboración propia.
URL http://journals.openedition.org/argonauta/docannexe/image/5428/img-2.png
Fichier image/png, 37k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Gérard Dufour et Patxi Viana, « La Gazeta de Vitoria (23 de agosto – 11 de noviembre de 1808) »El Argonauta español [En ligne], 18 | 2021, mis en ligne le , consulté le 09 août 2022. URL : http://journals.openedition.org/argonauta/5428 ; DOI : https://doi.org/10.4000/argonauta.5428

Haut de page

Auteurs

Gérard Dufour

Aix Marseille Univ, CNRS, TELEMMe, Aix-en-Provence, France

Articles du même auteur

Patxi Viana

Doctor en Historia por la Universidad del País Vasco

Haut de page

Droits d’auteur

CC BY-NC-ND 4.0

Creative Commons - Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International - CC BY-NC-ND 4.0

https://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search