Navigation – Plan du site

AccueilNuméros18El Trienio liberal en la prensa c...Introducción

El Trienio liberal en la prensa contemporánea (1820-1823). Continuación

Introducción

Gérard Dufour et Emilio La Parra

Texte intégral

1«Se continuará»: con esta fórmula tan utilizada por los periodistas de principios del siglo XIX cuando sus artículos (sobre todo los publicados en la rúbrica «Variedades») sobrepasaban el espacio que se les podía conceder en un número, nos despedimos de los lectores en la «Introducción» al número especial consagrado a la prensa del Trienio Liberal publicado en la entrega de enero de 2020 de El Argonauta Español. Hoy, con un retraso debido a las circunstancias dramáticas que nos tocó vivir, y que suplicamos se nos perdone, podemos cumplir esta promesa: compañeros que no habían podido mandarnos sus contribuciones por motivos, afortunadamente indirectos, de la Covid (sobrecarga de la labor docente por el paso a una enseñanza por videoconferencias, y dificultades, cuando no imposibilidades, para consultar los documentos que no están en línea) pudieron, gracias a un esfuerzo que les agradecemos infinitamente, superar las adversidades generadas por la pandemia. Luego, otros investigadores han decidido juntarse a nosotros y nos han comunicado el fruto de sus desvelos científicos en novedosos estudios sobre este período de la historia de la prensa española.

2Así que hoy tenemos la inmensa satisfacción de ofrecer a nuestros lectores una «Continuación» del número especial de 2020, centrada en los dos tipos de estudios propios de El Argonauta Español: la prensa española, o más bien, como veremos, la publicada en España, y la prensa extranjera de la época sobre los acontecimientos de este reino.

3El primer bloque consta de cinco artículos. Lo encabeza el estudio de Vicente León Navarro sobre «Posiciones ideológicas de los periódicos valencianos…» que viene a hacer juego con lo que nos presentó Ramón Arnabat-Mata respecto a Cataluña en la entrega anterior de nuestra revista. Vicente León Navarro estudia los distintos diarios que vieron la luz en la ciudad del Turia, y analiza, tanto la tendencia ideológica y el papel desempeñado en su momento, como la pugna por el control de la opinión pública. Muy significativa resulta la vitalidad de la prensa liberal (en sus distintas variantes) en una Valencia que tras la vuelta a España de Fernando VII en 1814 estaba gobernada por autoridades civiles y religiosas tan apegadas al Antiguo Régimen como Elío, capitán general, y el arzobispo Arias Teixeiro.

4Beatriz Sánchez Hita nos ofrece un novedoso estudio sobre uno de los títulos publicados en Cádiz, El Grito de Riego, del que nos expone la trayectoria editorial y un análisis de contenido fundado en la colección completa de dicho diario, del que todo un Alberto Gil Novales no había conseguido localizar sino tres ejemplares. La autora confirma la aseveración de este gran historiador de la prensa del Trienio Liberal respecto a lo que parece una inadecuación entre el título (que haría sospechar en una sensibilidad exaltada) y las opiniones moderadas expresadas. Pero, por este camino, nos incita a revisar el concepto de «liberalismo moderado», que dudamos pueda asimilarse a una posición contrarrevolucionaria como opinaba nuestro admirado maestro y amigo Gil Novales. Asimismo, cabe subrayar la importancia concedida en este trabajo al carácter literario de numerosos textos publicados en El Grito de Riego. No fue este periódico el primero ni el único en considerar antes que Gabriel Celaya la literatura, y especialmente la poesía, como «un arma cargada de futuro» (y de presente), pero el estudio realizado por Beatriz Sánchez Hita pone de realce la importancia de semejante utilización de las letras en medio de un combate ideológico que se transformó en guerra civil, estúpidamente calificada de «don del Cielo» por algún orador de la Fontana de Oro, y debería incitar a nuestros compañeros especialistas en historia de la Literatura a no olvidarse de esta supuesta infra-literatura publicada en la prensa.

5Joan Cavaillon Giomi, que ya señaló en varios trabajos la labor de Pedro María Olive, estudia su última empresa: El Mensajero. Diario universal de política, literatura y artes, publicado en Madrid del 15 de abril hasta el 30 de junio de 1820. Así reconstruye las «andanzas de un efímero periódico», con su vida y muerte comentadas nada menos que por La Periódico-manía, y sus condiciones difusión. Analiza asimismo la «trayectoria pedagógico-ideológica» de este papel, a través de las distintas rúbricas que lo estructuraban y abarcan temas tan diversos como la Iglesia o la religión y la agricultura, así como de las fuentes de información utilizadas por Pedro María Olive, completando así la trayectoria ideológica de quien fue testigo privilegiado de la transición del Antiguo Régimen a la época contemporánea y al final de su carrera se comprometió claramente a favor del liberalismo moderado.

6Elisabel Larriba, quien en otra ocasión llamó la atención de los investigadores sobre este periódico utilizado como fuente documental por los historiadores pero no estudiado per se, se interroga sobre las informaciones de las que pudo disponer, y dar a sus lectores, la Gaceta Española, avatar de la Gaceta de Madrid, cuyos redactores en abril de 1823, ante la amenaza que suponía el avance de las tropas francesas por el territorio nacional, abandonaron Madrid y siguieron al Gobierno, a las Cortes, al rey y a la familia real, en su retirada a Sevilla, y luego a Cádiz. Las autoridades constitucionales pudieron así disponer de un órgano de prensa oficial, mientras que los franceses y la Regencia reactivaron poco después de su entrada en la capital a «Madama Gazeta» (como decía La Tercerola). El conseguir información de fuera, en una ciudad sitiada, supuso para los redactores una dificultad importantísima, que expone y analiza la autora. Pero por más extremado que fuese el caso de la Gaceta Española, la cuestión de las fuentes informativas de los papeles públicos se planteó para todos los periodistas, que la resolvieron haciendo de San Plagio su santo patrón, según expresó el Diario constitucional de Barcelona, copiando (con indicación o no de la procedencia) artículos de otros títulos (especialmente de El Liberal Guipuzcoano) que los habían sacado de la prensa francesa, la cual copiaba a la inglesa. Con lo cual es de desear que la misma autora, u otros compañeros, realicen pronto trabajos similares sobre la Gaceta de Madrid u otros diarios para aclarar lo que originó tantos bulos en la época. Se trata, en suma, de determinar la cadena informativa, no solo en España, sino en toda Europa. E incluso más allá, puesto que una simple mirada a la prensa de la América independizada de la metrópoli (que merece mucho más que un simple vistazo) nos revela que, en un periódico como El Argos de Buenos Aires, gran parte de las informaciones sobre Francia y España estaban sacadas de la prensa británica, mientras que, en España, las noticias sobre Inglaterra procedían casi en su totalidad de los diarios galos.

7Como especie de transición hacia la visión de los acontecimientos de España por la prensa extranjera, uno de los firmantes de esta «Introducción», Gérard Dufour, estudia una curiosidad: los periódicos publicados en francés en España durante el Trienio por literatos que se habían visto obligados a huir de su país para escapar de las severas condenas que les había merecido (que es un decir) la libertad con la que habían tenido el atrevimiento de criticar al gobierno de S. M. M. C. Fueron cuatro, pero uno de ellos, el último cronológicamente, La Boussole, por lo visto no llegó a ver la luz, aunque se anunció en Madrid y hasta en París. El primero de ellos, L’Echo de l’Europe, del joven Lucien Bousquet-Deschamps, es claramente una publicación francesa impresa en Madrid. Pero los otros dos, Le Régulateur y L’Observateur espagnol, subvencionados secretamente por fondos proporcionados por ministros, son obras españolas en francés, con el propósito ni siquiera disimulado de asegurar su difusión internacional, lo que consiguieron de maravilla provocando la intervención del embajador del Reino Unido en España y la ira y execración de los ultras franceses.

8En lo concerniente a los acontecimientos de España vistos desde fuera del reino (que en el número anterior ya ha sido el objeto de estudios en referencia a Francia y Haití), contamos con la aportación de Alicia Laspra Rodríguez sobre «los comienzos del Trienio Liberal en la prensa británica». Debido a la importancia de la prensa británica, la autora se ha limitado al año de 1820, pero nos ha confiado que tiene previsto proseguir su investigación, y esperamos con impaciencia el fruto de sus desvelos. La formación de la opinión pública británica a través de su prensa es tanto más importante, cuanto que, como acabamos de apuntar, por motivo del idioma los españoles tan solo tuvieron conocimiento de esta última a través de la prensa francesa, y que esta, como denunció The Courier en un artículo recogido en Le Constitutionnel del 23 de agosto de 1823, según una costumbre heredada del Imperio no siempre se mostró muy respetuosa con sus fuentes, e incluso publicó noticias de su propia invención, aunque las presentó como sacadas de diarios británicos. Ello tuvo consecuencias dramáticas, ya que, fundándose en los extractos que hacían los diarios franceses de izquierda de una parte de la prensa inglesa, los liberales españoles se imaginaron, hasta que se produjo el paso del Bidasoa por los Cien Mil Hijos de San Luis, que Inglaterra se opondría a las pretensiones de la Santa Alianza de intervenir en su país. En este caso, el desconocimiento de la posición de la totalidad de los periódicos británicos tuvo las peores repercusiones. Trabajos como los de Alicia Laspra permiten entender los orígenes de semejante malentendido.

9Cierra esta parte monográfica del número de 2021, excepcionalmente publicado en una sola entrega, de El Argonauta español consagrada al Trienio Liberal la aportación de Pierre-Marie Delpu sobre el eco de la revolución española en la prensa del Reino de las Dos Sicilias, donde, tanto en Nápoles como en Palermo, la Constitución de Cádiz de 1812 sirvió de modelo y de base de discusión para el establecimiento de un régimen liberal que las bayonetas austríacas no tardarían en derribar.

10Por fin, destacaremos el interés documental que supone para los investigadores la publicación, en apéndices de los respectivos trabajos que llevan sobre ellos, de dos periódicos que no figuran en ninguna de las hemerotecas o bibliotecas virtuales españolas o extranjeras: El Mensajero. Diario universal de política, literatura y artes, y L’Echo de l’Europe.

11Todas estas aportaciones nos permiten un mejor conocimiento de lo que fue esta «guerra de papel» que precedió, fomentó y acompañó la terrible guerra civil que enfrentó en 1823 a los españoles.)

12Pero la labor que queda por realizar es inmensa. Por ello:

13«Se continuará».

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Gérard Dufour et Emilio La Parra, « Introducción »El Argonauta español [En ligne], 18 | 2021, mis en ligne le , consulté le 14 août 2022. URL : http://journals.openedition.org/argonauta/5663 ; DOI : https://doi.org/10.4000/argonauta.5663

Haut de page

Auteurs

Gérard Dufour

Aix Marseille Univ, CNRS, TELEMMe, Aix-en-Provence, France

Articles du même auteur

Emilio La Parra

Universidad de Alicante

Haut de page

Droits d’auteur

CC BY-NC-ND 4.0

Creative Commons - Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International - CC BY-NC-ND 4.0

https://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/

Haut de page
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search