Navigation – Plan du site
  • ENS Éditions
  • ENS de Lyon
El historiador en su taller
Conclusion

Conclusión

Michel Garcia
p. 112-124

Texte intégral

Objeto de la colección

1En ningún momento, el compilador dice explícitamente por qué ha elegido los textos que ha reunido en esta colección ni por qué los ha ordenado de esa forma. Al comentarista, no le queda, pues, más remedio que buscar la clave de ese enigma a través de un estudio minucioso del conjunto y de cada componente. Le parece que el compilador, en cierta medida, le ha facilitado la tarea, ofreciendo varios indicios susceptibles de orientar la reflexión. El primero de ellos reside, indudablemente, en el rigor puesto en la constitución de la colección, sustentado por un perfecto conocimiento de la historia reciente de Castilla.

  • 186  La muerte de Fernando de Antequera no es menos trágica ni menos prematura que la de su hermano, pe (...)

2En primer lugar, el compilador manifiesta una clara conciencia de lo que puede servir de material para el historiador. Para cada texto estudiado, ha vuelto la misma pregunta : si correspondía o no a la categoría de documento. En todos los casos, se ha contestado positivamente, aun en un caso tan aparentemente ajeno a la historia como la poesía. ¿Qué duda cabe de que los poemas aportan una información no desdeñable? Dentro del contexto de la muerte prematura de Enrique  III, el elogio de Villasandino expresa no sólo el acontecimiento trágico que representa esa muerte sino también la conciencia colectiva de las repercusiones políticas que tendría en los años subsiguientes186. En términos más generales, parece ser que la poesía desempeña una función particular en el testimonio histórico : la de ofrecer una respuesta adecuada a la trascendencia de algunos acontecimientos que el testimonio directo tiende, por así decirlo, a trivializar. Los que figuran en este códice conciernen a hechos tan esenciales como la resolución del Cisma (texto 4), el trágico vacío dejado por un rey virtuoso (texto 8) y el temor ante una perspectiva temible como el viaje a las extremidades del mundo conocido (texto 6) o la proximidad de la muerte (texto 13). La forma poética supone una reflexión sobre los hechos pero también sobre las consecuencias humanas que llevan consigo y, más generalmente, sobre la condición del hombre ante las vicisitudes de la vida (texto 15). Permite una expresión interiorizada de los datos históricos, que incluye la adhesión a una persona sobresaliente, aun si ésta se matiza con un toque de humor y quizás polémico, como en la corta pieza dedicada al arzobispo de Toledo (texto 14).

3Opino que sería un error apreciar la presencia de esos poemas como una mera concesión a hábitos de cronista trasnochado. Debemos resistir ante la tentación de jerarquizar los documentos aquí reunidos, en función de una [#113] clasificación de formas afín a lo que nosotros consideramos como documento histórico. Al contrario, el códice vale sobre todo por la variedad formal, por no decir eclecticismo, de su contenido, y el compilador se nos presenta como un hombre hábil preocupado por buscar formas documentales nuevas.

4En este sentido, el volumen se presenta como un inventario de formas posibles, siendo así que ninguna se repite, ni siquiera la forma “carta de nuevas”, de la que, sin embargo, el volumen ofrece seis casos de los que cuatro van seguidos (textos 9-12 ; 15 ; 17) ; así se confirma la impresión de que el compilador quiere hacer alarde de su habilidad para dar a conocer las formas más variadas y, sin duda alguna, más adecuadas al hecho narrado y a las circunstancias de la transmisión de la noticia. Las cartas de nuevas recogidas cubren un amplio abanico de posibilidades. El texto 10 es una carta privada o semi-privada pero que utiliza un documento oficial. El 12 es un informe redactado a petición del Infante Fernando y destinado a ser difundido en sustancia, si no en totalidad, dadas las peticiones precisas y personales que lo concluyen. El texto 15 es una relación totalmente desprovista de expresiones personales y apreciaciones de cualquier tipo, destinada a un círculo estrecho e identificado. El texo 17 es un relato extenso, de tono muy enfático y con pretensiones estilísticas que le hacen equiparable a un capítulo de crónica. De algún modo, los textos 9 y 11 pueden asociarse a ese conjunto a pesar de presentar algunas características propias, entre ellas la de emanar del mismo poder : también sirven para dar una información a unos corresponsales alejados del escenario político. Sin embargo, el texto 9 responde a un motivo político muy preciso, —la petición de ayuda— que le diferencia de los demás y le asemeja más a las arengas de Juan I (texto 3). La presencia de la forma “carta de nuevas” llama la atención también por su carácter primerizo en el contexto castellano. Mientras no se demuestre lo contrario, se puede considerar que este volumen marca la aparición en Castilla de una forma que conocerá un desarrollo excepcional a lo largo de varios siglos.

Origen de los documentos y técnica de compilación

5Cualquiera que sea su naturaleza, esos documentos presentan también la característica común de emanar de fuentes cercanas a la entidad emisora. La cancillería real proporciona varios, como son las arengas de Juan I, la carta de Tamerlán ; la de Fernando más aún (texto 9-12, 17). Los demás han sido recogidos en los mismos archivos donde se conservaban : las cartas del Moro y el fragmento del Tratado del Cisma, en el scriptorium creado por el Canciller Ayala ; la noticia de la muerte del duque de Orléans y el poema sobre el arzobispo de Toledo, posiblemente en el mismo lugar ; los poemas de Mayor Arias y de su marido, en los archivos familiares o en la Corte, como asimismo la elegía a Enrique III ; el decir de Pero Vélez de Guevara, entre papeles de esa familia ; el relato de la victoria de la Boca del Asna, en otro archivo particular. Hay que tomar en cuenta también que siete de ellos son piezas originales o corresponden a la primera versión conocida y posiblemente redactada. Todo ello demuestra que el compilador tiene acceso a las mismas fuentes de información, [#114] lo que le sitúa en un círculo privilegiado de la sociedad castellana. Pero significa también, como corolario, que el modo de acceso al documento puede constituir un criterio de selección : de hecho, el compilador parece negarse a reproducir documentos de segunda mano. Todos los documentos sufren el mismo modo de selección, lo que tiende a confundirlos y quita toda pertinencia a la diferencia de género, en particular entre verso y prosa.

6Otra característica esencial de los documentos aquí reunidos es el interés que demuestran por la historia reciente, la cual incluye la actualidad más candente. Este hecho corresponde, desde luego, a una práctica ilustrada en las crónicas contemporáneas por la presencia cada vez más patente del cronista en los acontecimientos que relata, pero coincide en este códice con la aparente voluntad de no mitificar el objeto del relato. En cuanto a la cronología, ocupa lugar preferente la cronología relativa de los acontecimientos, que da lugar a una inserción de los textos en gran parte fiel al orden en que ocurrieron los hechos correspondientes, pero el compilador demuestra un interés evidente por la transcripción de documentos que valen también por su proximidad con dichos acontecimientos : a esta categoría pertenecen el relato de la muerte del duque de Orléans y la carta de Fernando de Antequera anunciando su elección.

7Algo parecido se podría decir del tratamiento de las distancias geográficas. Si bien las cartas del Moro Abenhatín parecen mantener la tradicional confusión de espacios, por cuanto pretenden hacer constar una relación seguida entre dos personajes separados por realidades políticas insuperables, la opción que consiste en reproducir una traducción fiel de los originales atenúa esa impresión, al devolver al episodio una dimensión real de la que carecía en la crónica, la de un intercambio epistolar dentro de un marco diplomático. En general, las cartas de nuevas responden a esa misma necesidad de subsanar los efectos negativos de la distancia, procurando hacer visualmente presente un acontecimiento lejano. El efecto queda acentuado cuando la carta corresponde a una petición expresa del que la recibe, como en el caso de la que corresponde a la derrota de los valencianos (texto 12).

El compilador

8Cierto es que los personajes siguen recibiendo un tratamiento mitificador, trátese de Enrique III y, desde luego, de Fernando de Antequera. Pero llama la atención el hecho de que el compilador manifieste interés más por los hechos significativos que por los personajes. Las figuras de Juan I, Enrique III y Fernando de Antequera se confunden en gran parte con los actos de su gobierno, en la medida en que los documentos recogidos sirven para dar cuenta de los momentos más significativos del período concernido. Si bien el monarca sigue siendo el actor principal de la historia, el historiador se muestra capaz de relativizar la importancia de su acción. Para ello, deja paso a eventos extraños al reino. Pero, más aún, lleva a cabo una reflexión sobre la escritura de la historia que confiere al relato histórico un estatuto autónomo con relación con el poder real. La historia se concibe ya no como una traducción del ejercicio del [#115] poder monárquico sino como una manifestación de una concepción más amplia, menos instrumental. De ahí, también, que una colección como ésta no desdeñe de incorporar textos que conciernen al círculo familiar del compilador, como parece ser el caso para el poema de Pero Vélez de Guevara, trovador tenido en poco por un Alfonso de Baena.

9Estas concepciones nuevas influyen en la manera de trabajar del compilador. Dada la autonomía que ha alcanzado frente al poder, va creando su propia red de informadores, dentro y fuera del reino. Procura tener acceso a las mismas fuentes de los documentos. Por fin, no se limita a conseguir informaciones, sino que se preocupa por comunicar a sus corresponsales las que ha recogido. Las comparaciones que se han llevado a cabo a lo largo de este estudio con las crónicas de Alvar García de Santa María colocan a nuestro compilador en situación de competencia con el cronista, tanto en la búsqueda de documentos como en su utilización. Ninguno de ellos parece actuar de manera diferente, si bien sus respectivos objetivos son radicalmente distintos. De esa forma, el trabajo del compilador, en la medida en que nos da a conocer los entresijos de la elaboración de la narración histórica, abre perspectivas interesantísimas para el conocimiento del método utilizado por el cronista.

10Apenas se ha tocado hasta ahora la posible identidad del compilador. Descubrirlo puede ser útil pero dudo de que su identificación aporte una información decisiva. Esta se deduce del análisis anterior y apenas proporciona luz para la comprensión de los textos. Muchos elementos nos inducen a pensar que se trata de un miembro, sin duda eminente, del linaje Ayala. Los textos 1, 2 y 4 señalan, de algún modo, los antecedentes, familiares o culturales, del compilador. Ninguno de los tres textos tuvo cabida en las obras del Canciller, pero indudablemente sirvieron para su redacción : la traducción de las cartas del Moro para su trasposición en castellano literario ; la continuación anónima del Fecho de la Iglesia para incitar al Canciller a hacer lo mismo. Resulta difícil pensar que alguien que no perteneciera al círculo estrecho del linaje pudiera acceder a esa clase de material.

11La familiaridad manifestada por el compilador con círculos estrechos cercanos al poder de los reinos citados, —además de Castilla, Aragón, Navarra y Francia— nos orienta indudablemente hacia miembros de la alta nobleza castellana, que mantienen relaciones estrechas con las tres áreas mencionadas y ejercen cargos de importancia en ese ámbito geográfico. Este es el caso de Fernán Pérez, heredero del mayorazgo alavés y embajador habitual del rey de Castilla, que mantiene relaciones estrechas con la Cortes de Pamplona y París. Viene citado personalmente como destinatario de la carta de nuevas sobre la muerte del duque de Orléans. Su relación con los Vélez de Guevara, que se concreta por varias uniones matrimoniales, puede explicar también la presencia algo sorprendente del poema atribuído a uno de los titulares de ese apellido.

  • 187  Alvar García de Santamaría concede un espacio importante a la llegada de Fernán Pérez, de vuelta d (...)
  • 188  Véase Sáez E., “Ordenamiento dado en Toledo por el Infante don Fernando de Antequera, tutor de Jua (...)

12En cambio, la importancia concedida en los documentos a Fernando de Antequera nos orienta hacia su hermano Pedro, fundador de la rama toledana [#116] del linaje, aún si Fernán Pérez figuraba entre las miembros influyentes del entorno del Infante187. En efecto, Pero López tuvo una relación privilegiada con Fernando : él es quien manda las tropas toledanas durante la campaña de Setenil, en 1407 ; por aquella época, se le concede el cargo de aposentador mayor, probablemente a instancias del Regente ; pierde un ojo en el asedio a Antequera, lo que le valdrá el reconocimiento del Infante. Por fin, desde 1411, se beneficia, como alcalde mayor de la justicia de Toledo, de la reforma de la administración local iniciada en aquella ciudad por el Regente.188 La inclusión del poema al arzobispo de Toledo, a pesar de la importancia del arzobispado, se concibe en estrecha relación con una opinión local que expresa poco afecto hacia el nuevo titular, pero que queda interesada en ver ocupada efectivamente una sede vacante desde hacía varios años.

Trasfondo ideológico

La expresión de un grupo social

  • 189  No hay que descartar la posibilidad de que el compilador fuera un antiguo colaborador del Cancille (...)

13Pero, más allá de la identificación del verdadero compilador, lo que importa es observar que la aparición de un grupo social bien definido entre los que manejan la historia y conservan la memoria de los hechos confirma la tendencia, iniciada por el Canciller, de una crónica cuya concepción deja de pertenecer en exclusiva a la Corona para pasar a círculos de la nobleza. Que esa tendencia se concretara en el linaje de los Ayala se explica quizás por la posible permanencia de un scriptorium después de la muerte del Canciller.189 Pero, si las circunstancias favorables proporcionadas por el equipo ayalino han podido influir, dudo que sean el motor único de la compilación y, más allá, de la concepción histórica que ésta supone. Hay que ver en ello la manifestación patente de un proyecto que va haciéndose camino en la mentalidad nobiliaria del tiempo.

  • 190  Deberían mencionarse también las obras que redacta para un círculo de familiares, como son las dis (...)

14El códice demuestra a las claras un modo inédito de apropiación de la historia por la alta nobleza. Hasta entonces, el protagonismo de ese grupo social queda reducido a la mención de la presencia de los cabezas de linajes dentro de un relato que se construía en torno a la figura del rey. Sin embargo, ya en su época, ésta se veía puesta en tela de juicio por actitudes de menor reverencia hacia una crónica exclusivamente real. El propio Canciller derrogó a esa norma, bajo, por lo menos, dos conceptos. El primero consistió en poner su arte al servicio de su linaje, en particular prosiguiendo la genealogía del linaje Ayala iniciada por su padre ; ese ejercicio sustituye un enfoque radicalmente [#117] amonárquico a la reflexión histórica.190 El segundo corresponde a la doble redacción de las crónicas redactadas por él, un hecho de mayor trascendencia de lo que aparenta. En efecto, la revisión de la primera versión no corresponde a una nueva aportación de material sino a un cambio de criterio en la composición del relato, el cual no se limita a una preocupación formal sino que expresa una variación claramente ideológica. Esto es la prueba manifiesta de que el cronista pretende salir del molde redaccional heredado de la tradición cronística castellana y se preocupa por adaptar su discurso a nuevas exigencias que él mismo se impone. Pero la consecuencia más interesante de esa mutación reside en el hecho de que el cronista no deja una obra redonda y acabada, sino un trabajo en constante evolución. Débase el hecho a su voluntad expresa o a su incapacidad por dar forma definitiva a su proyecto, consta que la fase de elaboración de la obra alcanza una dimensión que desconocía anteriormente.

15Si se observa que ese estado de no acabamiento no impidió que la obra conociera, ya en tiempos del Canciller y en sus dos versiones, una difusión notable, nos es forzoso admitir que la mentalidad de los lectores de esa clase de obras no echaba de menos poder disponer de un texto de referencia indiscutible. Aplicada a la historia reciente, esa actitud se presta a una revisión del discurso habitual sobre la historia, al conceder un interés al material, aún antes de su inclusión en una obra elaborada, donde debía desaparecer como tal. El códice anuncia, en ese sentido, esa nueva manera de componer crónicas que practicaron Alvar García de Santa María y sus sucesores, que no dudaron en incorporar, sin adaptarlos, los documentos que aprovechaban.

16Visto así, resulta simbólico el encabezamiento del códice por las dos cartas del Moro Abenhatín en una versión distinta de la que figura en la crónica. El compilador parece reivindicar el modelo del Canciller, dando a conocer las técnicas de aprovechamiento de los documentos que utilizaba y demostrando que los grados intermedios en la elaboración de la crónica no desaparecían después de utilizados. Más aún, proporciona la prueba de que el interés del material no se agota con su inserción en la crónica : como he procurado demostrarlo en el comentario, la versión del árabe añade significado a la versión definitiva.

Realeza y legitimidad

17Identificado el grupo concernido por esa nueva manera de aprehender la historia, queda por precisar si aporta una visión nueva de la misma. Ya he señalado un rasgo particular, la voluntad de protagonismo de sus representantes, para hacerle conforme, sin duda, a lo que se figuraban ser su papel real. La temática tratada en este códice permite medir desde qué [#118] perspectivas observan la política de su tiempo. Enumeraré aquí los que me parecen más importantes, sin pretender a la exhaustividad.

18La sociedad castellana de principios del siglo XV no se ha librado aún del todo del trauma causado por el regicidio que preside a la accesión al trono de Castilla de los tratámaras. Varios de los textos remiten directa o indirectamente a ese tema. Es el caso, claro está, de las cartas del Moro, cuya finalidad, en la crónica, es justificar de antemano el asesinato de Pedro I. Las arengas de Juan I recurren, para apoyar la legitimidad de la nueva dinastía, a argumentos cuya extravagancia resulta patética. El propio Infante Fernando actúa como si tuviera que legitimar su calidad de Regente, solicitando el apoyo de hombres e instituciones, con el riesgo de debilitar aún más su posición. El nudo del Cisma está en la legitimidad del papa ; las dudas acerca de ésta recae en la de su sobrino, nombrado por él arzobispo de Toledo. La embajada ante Tamorlán levantó mucha polvareda por lo que suponía de concesiones a un personaje temible ; la importancia concedida a un acontecimiento a todas luces sobreevaluado se asemeja a una defensa de la iniciativa real.

19Para resumir, la temática del conjunto confiere la primera plaza a acontecimientos relacionados con la legitimidad de sus protagonistas. Es una buena prueba de que la cuestión sigue siendo de actualidad en la Castilla de entonces. Dentro de este contexto, se explica perfectamente la inclusión del magnicidio del duque de Orléans. La legitimidad, vista a través de las agresiones que sufre, alcanza una dimensión ética, transformándose en un criterio definitorio de la virtus monárquica.

Castellanismo

  • 191  A Fernando no sólo se le exalta sino que también se le defiende contra los ataques sufridos durant (...)

20El enfoque general se caracteriza por un castellanismo a ultranza, tanto más perceptible cuanto que gran parte del material concierne reinos vecinos. A través de las figuras de Enrique III y Fernando de Antequera, a las que se exalta como modelos de monarcas191, se preconiza un verdadero imperialismo castellanizante. Este pretende imponer a una entidad política nueva que incluye Castilla y la Corona de Aragón una actitud ambiciosa, tanto en sus relaciones privilegiadas con el Oriente, —véase la importancia concedida a la embajada a Tamerlán— como en el papel que se atribuye a Fernando en la solución del Cisma. Los dos reyes encarnan conjuntamente el mesiánico enemigo del Islam : supieron serlo, combatiéndolo dentro de la Península ; prefirieron pactar con el Tártaro para combatirlo en Levante. Esta visión ideológica de los dos reyes hermanos hace difícil distinguir uno de otro. De algún modo, se puede decir que Fernando es otro Enrique en la medida en que supo realizar el proyecto político que su hermano no pudo llevar a cabo.

21[#119] Sabemos que estas esperanzas en un porvenir feliz de la monarquía trastámara no se realizarían, quizás por la muerte prematura de Fernando. Sin embargo, no dejan de tener un carácter premonitorio, si se piensa en el reinado de los Reyes Católicos. ¿Qué mejor prueba de que la visión política del compilador era acertada?

La colección frente a la Crónica

22Todo lo dicho hasta aquí nos incita a considerar este códice —y quizás otros de esta misma índole — como un verdadero condensado de historia. Llama la atención cómo los documentos elegidos bastan para sintetizar los capítulos sobresalientes de la acción de Enrique III y Fernando I. Tres hechos dominan el reinado del primero : su política exterior, su actitud ante el Cisma, su muerte prematura. El de Fernando se pueden resumir del siguiente modo : la Regencia ; la toma de Antequera ; Caspe ; el rey de Aragón  ; el Cisma.

23Los documentos elegidos corresponden a cada uno de esos acontecimientos y, de este modo, no desdeñan ningún aspecto importante de aquellos reinados. El compilador ha sabido descifrar la historia reciente para proporcionar una lectura exacta y crítica. Estamos, pues, frente a una forma de literatura histórica eficaz, capaz de rivalizar con otras más tradicionales. Si tuviéramos que situar este conjunto dentro del abanico de posibilidades que ofrecía entonces el relato histórico, lo colocaríamos en el extremo opuesto al sitio ocupado por el resumen de crónicas, por cuanto éste no aspira a nada más que sintetizar un discurso que se pretende insuperable, mientras que aquél se presenta como un estado en que se ahorra la fijación que supone un discurso elaborado, para permitir que confluyan en uno el acceso al material básico y la crítica del mismo.

Haut de page

Notes

186  La muerte de Fernando de Antequera no es menos trágica ni menos prematura que la de su hermano, pero el rey de Aragón deja herederos que se suponen capaces de proseguir la acción de su padre, lo que no era el caso de Enrique III, dada la poca edad del nuevo rey. Es lo que explica, sin duda, que el compilador dedique sólo una nota a la muerte de Fernando (16), y que enumere en ella su numerosa descendencia.

187  Alvar García de Santamaría concede un espacio importante a la llegada de Fernán Pérez, de vuelta de una embajada a Francia, ante Antequera, poco antes de la batalla de la Boca del Asno (cap. 148).

188  Véase Sáez E., “Ordenamiento dado en Toledo por el Infante don Fernando de Antequera, tutor de Juan I, en 1411”. Anuario de Historia del Derecho Español, XV (1944), pp. 499-556.

189  No hay que descartar la posibilidad de que el compilador fuera un antiguo colaborador del Canciller. Nos induce a pensarlo su profesionalismo, visible en la elección de los documentos, en la notable calidad de sus transcripciones, así como en su reverencia por el documento como objeto de estudio.

190  Deberían mencionarse también las obras que redacta para un círculo de familiares, como son las distintas adaptaciones de los Moralia de san Gregorio y algunas traducciones. En un solo caso, —la traducción de las Décadas de Tito Livio— pretende actuar en beneficio de la realeza. Véase mi Obra y personalidad, pp. 7-27 y 207-254.

191  A Fernando no sólo se le exalta sino que también se le defiende contra los ataques sufridos durante la Regencia.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Michel Garcia, « Conclusión », Atalaya [En ligne], 10 | 1999, mis en ligne le 20 avril 2009, consulté le 25 août 2019. URL : http://journals.openedition.org/atalaya/100

Haut de page