Navigation – Plan du site
  • ENS Éditions
  • ENS de Lyon
El historiador en su taller
Comentario de los textos

Textos 1 y 2
Cartas del Moro Benalhatib al rey don Pedro

Michel Garcia
p. 20-37

Texte intégral

1 [#20] Aunque se pretende aquí comentar uno tras otro cada componente de este códice sin anticipar indebidamente el análisis de los siguientes, resultaría artificial separar estos dos primeros textos por ser tantas las similitudes que ofrecen entre sí : figuran, a poca distancia uno de otro, en la crónica del rey don Pedro ; emanan de la misma fuente supuesta ; van dirigidos al mismo corresponsal ; traducen una misma visión de la actuación de aquel rey ; por fin, su interpretación presenta dificultades similares. Por consiguiente, se expondrán a continuación las interrogantes que ambos levantan para, luego, analizarlos por separado.

Problemática de conjunto

2La duda afecta principalmente la autenticidad de esas dos cartas.

3En sus crónicas, el Canciller reproduce textualmente pocos documentos, si bien se ha demostrado que ha manejado muchos de ellos y los ha integrado en su redacción. Cuando mantiene un documento en su literalidad, es para proporcionar una prueba indiscutible de lo que adelanta. De este modo, el documento recibe un estatuto excepcional. En el caso que nos ocupa, la excepción queda acentuada por la importancia que desempeñan esos supuestos documentos dentro de la economía del relato, ya que sirven, ni más ni menos, que para justificar de antemano el asesinato del rey. A pesar, pues, de la garantía que ofrecía la práctica conocida del cronista, los críticos no podían descartar ciertas sospechas ante la autenticidad de esas dos cartas, mientras no tuvieran la seguridad de que los elementos identificables la aseguraban. Estos elementos son: la existencia del moro Benalhatib y la prueba de relaciones epistolares entre él y el rey don Pedro.

a. El supuesto interlocutor

  • 10  Para una presentación detallada de la vida y de las obras de Lisan al-Din Muhammad Ibn al-Jatib de (...)

4Queda identificado sin lugar a dudas : se trata de Lisan al-Din Muhammad Ibn al-Jatib de Loja. Vivió en Granada bajo los reinados de Yusuf I y Mohama V, de los que fue colaborador íntimo, como visir y privado, hasta su exilio voluntario a Marruecos en 1372 y su asesinato en 1375. Es el autor de una producción escrita extensísima, de la que sólo una obra —al-Lamba al-Badriyya— versa parcialmente sobre España ; ésta lleva además un apéndice con un sumario de los reyes cristianos hasta Enrique I.10

5[#21] Se sabe además, a través de un testimonio suyo, contenido en su Al Ihata fi akhbari Gharnata - Panorama de la historia de Granada, que ayudó en varias ocasiones al rey don Pedro con sus consejos. Se reproduce aquí el pasaje que parece haber escapado a la atención de los historiadores españoles.

  • 11  Véase Echaabi, La première carta du Maure de Grenade..., p. 40. La traducción al castellano es mía

Conseguí permiso del sultán, el cual me dejó la elección en el consejo, para dirigirme al rey de los cristianos, entonces afligido. Le aconsejé desconfiara de sus prójimos y se mostrara prudente ante las trampas de los que confabulan con su hermano. Le he encomendado igualmente tomar un refugio, elegido por él mismo, para proteger a su familia y a sus tesoros. Lo he argumentado todo citando historias corrientes así como crónicas famosas para que la revuelta no alcance su reino. Aceptó la propuesta y agradeció el consejo y eligió para ello la villa de Carmona que se encuentra en las proximidades de su capital, Sevilla.11

6Este testimonio, interesante en cuanto proporciona un enfoque nuevo sobre ciertos acontecimientos del final del reinado del rey don Pedro, parece confirmar la autenticidad de las dos cartas y deja entrever además la posiblidad de que el intercambio hubiera dado lugar a más documentos que los conservados.

7Resuelta esa dificultad, podemos entrar ya en el análisis detenido de las distintas versiones de esas cartas. En efecto, ésta es otra de las interrogantes que suscitan esos documentos : la versión contenida en Ms Esp. 216 difiere considerablemente de la reproducida en la Crónica de don Pedro. No vamos a realizar de nuevo la comparación detenida de las distintas versiones que hicieron F. Echaabi para la primera carta, y J. L. Moure para las dos, sino que, después de exponer sus conclusiones, intentaremos sacar todas las consecuencias que éstas suponen.

b. Las dos versiones del texto

8Una simple lectura comparada de las dos versiones —la del Ms Esp. 216 y la de las Crónicas— muestra que las dos coinciden perfectamente por su contenido, pero que son sistemáticamente diferentes en cuanto a la letra : se trata de un verdadero caso de escritura paralela, lo que supone que una versión sea el calco de la otra.

9Las conclusiones a las que llega J. L. Moure son las siguientes : a) el texto de Ms Esp. 216 es la traducción directa de un original árabe ; b) se debe a un traductor que no dominaba perfectamente el castellano, posiblemente un  [#22] judío ; c) el texto ha sufrido una nueva redacción para ser incluido en la Crónica.

  • 12  Véase Pseudo-Aristóteles, Secreto de los secretos. Edición introducción y notas de H. O. Bizzari. (...)

10En el segundo artículo que dedica a esos textos, J. L. Moure da a conocer otra versión de las dos cartas, incompleta al principio y al fin, pero bastante extensa para permitir una comparación útil con las dos versiones ya conocidas. La nueva versión es del siglo XIV, anterior, por lo tanto, a las otras dos. Ha sido conservada en el Ms 9428 de la BN de Madrid, donde figura también una versión de Poridat de las poridades.12

  • 13  Las analogías entre Ms Esp. 216 y Madrid 9428 son, al parecer, más evidentes aún en la segunda car (...)

11Según Moure : a) la versión del Ms 9428 presenta ciertos rasgos de reescritura con relación con la traducción conservada en Ms Esp. 216, análogos a los observados en la versión de la Crónica, sin que por ello las dos versiones coincidan en los pasajes concernidos ; b) sin embargo, entre las dos versiones reelaboradas se dan lecciones comunes, distintas de las del Ms Esp. 216, que dejan suponer que pertenecen a la misma rama de la tradición textual ; c) la existencia de lecciones distintas entre esas dos versiones sumada a la coincidencia de ciertas lecciones de la de la Crónica con la de Ms Esp. 216 excluyen que una se derive de otra ; d) la versión de la Crónica es forzosamente posterior a la de la tradición independiente ; e) se observa también, en la versión de la Crónica, en relación con la de Ms Esp. 216, añadidos imputables a la ideología caballeresca del Canciller Ayala.Moure concluye que, para incluir las cartas del Moro en la Crónica, Pero López ha utilizado conjuntamente la traducción de Ms Esp. 216 y la versión del Ms 9428.13

  • 14  Art. cit., p. 6.

12Por su parte, Orduna señala el interés, para la fijación de un texto, de recurrir a tradiciones sin relación aparente con las que sirven para establecer el texto crítico. Además, adelanta una hipótesis interesante : en su versión de las cartas, el Canciller no pretende ofrecer un estilo sin tachas ; al contrario en la reelaboración del texto que Ayala realizó, quiso mantener el carácter de traducción, mediante un estilo deliberadamente exótico y diferenciado del resto del discurso.14

13La consecuencia más notable es que algunos copistas de la Crónica han creído útil corregir lo que les parecía erróneo, y han complicado, de esa manera, el establecimiento del texto crítico.

c. Conclusión

14[#23] Aunque resulte posible que el Canciller haya recurrido a varias versiones de esas cartas para establecer la suya, la presencia de una sola de ellas en el Ms Esp. 216 parece legitimarla como fuente principal. Las otras versiones que el Cronista ha podido utilizar sólo intervienen de manera secundaria, aun si han influido en la redacción y, con toda probabilidad también, facilitado la comprensión de la traducción del texto original. La consideración de esas otras elaboraciones del texto ponen de realce la relación existente entre Ms Esp. 216 y la Crónica, al conferir un estatuto privilegiado y único a la que constituye a todas luces la primitiva versión castellana de las cartas. Su inclusión en el códice asigna, pues, correlativamente a éste la función de conservatorio de documentos-fuentes, cuya influencia puede medirse por las diferentes adaptaciones que de él se han hecho. Ahora que sabemos que existe una tradición independiente de esas cartas, se entiende mejor el interés que presenta un códice como el Ms Esp. 216. Responde al deseo de preservar el documento-fuente como objeto valorable en sí. Deja apuntar la conciencia de que una fuente no da lugar necesariamente a una sola explotación, de que, al contrario, hay que preservar la posibilidad de explotaciones ulteriores. Se percibe, pues, que uno de los intereses principales de Ms Esp. 216 es el de darnos a conocer cómo se concebía en aquella época la identificación de las fuentes y su explotación.

Primera carta del Moro

15Por pérdida de los dos primeros folios del códice, como ya se ha señalado, la versión queda acéfala. Para que se tenga una idea clara de lo que se ha perdido, se reproduce a continuación el pasaje correspondiente de la versión de la Crónica.

Capitulo xxii|. De la carta que el moro de Granada enbio al rey don Pedro de muchos enxenplos e castigos.

[L]as graçias sean dadas a dios, criador de todo, a vos el grand rey publicado e noble, allegue vos dios a la tierra del mundo finable e la ventura del mundo durable, e acuerde vos como El sea seruido de vos e la salud sea sobre vos. Sabed que yo so en parte del Andalozia, faziendo saber a las gentes el vuestro poder e el poder del que en vuestro nonbre es entitulado e amo, sabelo dios, aderesçar el vuestro derecho, segund el mi pequeño poder que non podria segund el vuestro alto estado, que si vos de tal como yo demandades que cunpla los vuestros conplimientos como a tal como a vos pertenesçe, seria a mi muy graue sin alguna dubda de mas que non so en mi nin puedo auer apartamiento para estudiar e muchos otros negoçios que me enbargan, e sobre todo esto el saber del omne tal como yo, que es pobre para alcançar cosa conplida. E digo en conparaçion que el que alcanço vna de las cosas del mundo en conplida manera es fallesçido en otras  [#24] muchas. Otrossi en su casa omne con su conpaña non alcança lo que querria, quanto mas en las cosas del mundo, que lo formo dios en diuersas maneras e sentençio en el sus juyzios, como la su merçed fue, e otras cosas que enbargan al omne de alcançar su voluntad. E sy cataredes con derecho mis razones e me resçibieredes mis escusas, con ello me alegrare. E pido a dios que vos alegre en todas cosas que le a El plazen, assi del dicho como del fecho.

  • 15  Se copia del Ms A-14 de la RAH. Véase Pero López de Ayala, Crónica del rey don Pedro. Edición y es (...)

E a lo que me demandastes de mi que vos faga saber lo que me paresçe en los vuestros grandes fechos e fieles, Rey alto, sabed que los males son en caso semejante de las melezinas, amargas e pesadas para el que las beue e son aborridas del, *pero el que las puede sofrir e atender e penar el su mal sabor esta a esperança del bien e de la salud, pero non sufren las tales amarguras saluo aquellos que son pertensçientes de auer lo que por las sofrir se alcança [...].15

  • 16  El texto de la parte perdida corresponde poco más o menos al de la cara de un folio del códice. Po (...)
  • 17  Se recuerda que Pedro lo hizo malamente, atrayendo al rey Yusuf y matándolo cuando era su invitado (...)

16La parte perdida corresponde, pues, a unas fórmulas de cortesía —no excesivas, si se tiene en cuenta las que se dan usualmente en documentos orientales— y a unas cuantas informaciones no desdeñables para una buena comprensión del texto.16 Insiste en la situación de subordinado en la que se encuentra el rey de Granada ante el de Castilla, que tan decisivamente contribuyó a la vuelta al trono de aquél.17 De ahí que las proclamaciones de fiel servidor que hace Ibn al-Jatib apenas si encierran concesiones a las fórmulas epistolarias obligadas : de algún modo, se puede considerar como un colaborador del rey de Castilla ; más aún, reconoce indirectamente todo el interés que él y su amo tienen en que se mantenga Pedro en el poder. Añade un detalle muy propio de un hombre de letras metido en política, a saber el poco tiempo que las ocupaciones diarias le dejan para su labor intelectual, considerada infinitamente más importante a su parecer que las que le imponen sus funciones políticas. Este rasgo contribuye a dar a la carta un tono personal y humano, dentro los límites admisibles en esas circunstancias, que vale más para la autentificación de esa carta que muchas demostraciones cultas.

17 [#25] Quizás lo más importante de ese principio sea la fórmula que introduce la respuesta del sabio, que no es más que el texto —o resumen— de la pregunta que el rey le había dirigido. Esa fórmula, por lo vaga, sugiere que el rey le hizo una consulta de tipo general en una situación política delicada, en la que necesitaba resolver dos grandes dificultades : ganar de nuevo el amor de sus súbditos y librarse de la presencia de unas tropas extranjeras.

18La situación descrita es la que la que se perfilaba después de Nájera, cuando el rey se vio en la situación paradójica de un vencedor que no podía sacar ningún provecho de su victoria. En efecto, en la medida en que los vencidos eran sus propios súbditos, partidarios de Enrique de Trastámara, se encontraba en situación de rehén frente al principal artífice de la victoria, el Príncipe Negro. A éste correspondía decidir la suerte de los nobles castellanos sublevados que habían caído en su poder y, en caso de que no hubiera reconciliación entre aquéllos y el rey castellano, de la permanencia de la ayuda inglesa dependía el mantenimiento del rey en el trono.

19La argumentación de Ibn al-Jatib consiste en sugerir una salida a una situación tan inextricable, proponiendo una reconciliación del rey con sus nobles y una ruptura con las tropas extranjeras. Lo hace recurriendo a un discurso a la vez general y circunstancial. Es general por cuanto se refiere a unos principios habituales en los espejos de príncipes, que suelen usar una moral política adaptable a contextos tan distintos en este sentido como pueden serlo un reino cristiano y otro islámico. Es circunstancial en cuanto denuncia claramente los errores políticos que, a ojos de sus contemporáneos, el rey don Pedro venía cometiendo desde hacía tiempo. Nada permite dudar que Ibn al-Jatib cumpliera ese quehacer con el deseo sincero de ayudar al rey castellano.

  • 18  Sobre ese tema difícil de la datación de la redacción de las Crónicas de Ayala, remito a la Introd (...)

20Muy distinto es el juicio que merecerá la inclusión de ese texto en la Crónica. Se sabe que no figuraba en la versión primitiva de la misma. Fue añadida en fecha tardía, cuando se revisaba la primera versión y se redactaba la única de la Crónica de Juan I y quizás Enrique IV, con toda probabilidad no antes de los años 90 de la décimocuarta centuria.18 Su inclusión en aquel momento no puede ser inocente. Moure deja suponer que fue añadida para confortar la posición de los Trastámaras, lo cual parece indiscutible. Menos convincente es pensar, como hace aquel crítico, que la carta pudo ser recompuesta a partir de elementos preexistentes y orientados hacia una nueva función distinta de la primitiva. En efecto, el último argumento entra en contradicción con la fidelidad demostrada por las distintas versiones conservadas hacia un original árabe, del que la versión del Ms Esp. 216 es buen testimonio. Pensar de otro modo implicaría suponer que la manipulación se  [#26] hiciera sobre el mismo texto árabe, lo que se concibe difócilmente : si no, no se explicarían las coincidencias entre las distintas versiones conservadas.

21Volviendo al códice, sería interesante indagar la razón por la que esa versión y no otra fue incluida en él. Se pueden emitir sólo hipótesis al respecto.

22La presencia de esa carta no se puede explicar por el interés del contenido que, aparte de su exposición sistemática, no parece constituir una aportación decisiva a la ciencia política del tiempo. Su justificación parece estar, más bien, en el hecho de que se considerara como un testimonio digno de interés. El personaje de que emana, las circunstancias en que fue dictada, la probable ignorancia en que muchos estaban de su existencia, el estado bastante deplorable de la lengua en que está redactada llevan a considerarla desde una perspectiva poco habitual para quien estuviera acostumbrado a leer la historia en crónicas compuestas con el mayor esmero. Este tipo de texto requiere una atención distinta a la que merecen los documentos habitualmente incluido en una historia. En efecto, se trata de un material escrito que despierta la curiosidad en vez de satisfacerla, de un texto cuya finalidad es añadir una profundidad al discurso histórico, al sugerir antecedentes al acto mismo que se expone y, por ese medio, a dar mayor significado al discurso más elaborado. ¿Cómo negar que la carta incluida en la Crónica cobra una significación insospechada en cuanto se percibe un posible estado anterior de su redacción y se descubre de donde emana ? Esa clase de documentos no dice nada por sí solo, pero mucho si se toma en cuenta al discurso que se basa en ellos.

Segunda carta del Moro

1. La profecía de Merlín y la Crónica del rey don Pedro.

23La primera carta del Moro contenía suficientes referencias al contexto histórico del momento para que se le pudiera asignar una función clara dentro de la Crónica. No así la segunda carta.

24Esta presenta una doble paradoja. La primera reside en el hecho de pedir a un Moro, por sabio que fuera, que aclarara una profecía tan genuinamente cristiano-occidental como puede serlo una profecía atribuída a Merlín ; la segunda, en incluir dentro de un relato histórico un texto cuya razón de ser es anunciar de antemano, aunque sea bajo forma de enigma, un momento no alcanzado aún por la narración.

  • 19  Ese aspecto de la cuestión fue el que más contribuyó a crear la duda sobre la autenticidad de las (...)

25La primera paradoja puede subsanarse teniendo en cuenta la función de consejero que desempeña Ibn al-Jatib dentro de la Crónica. En este sentido, la primera carta deja establecida la capacidad del sabio moro para aclarar cualquiera situación difícil a la que estuviera expuesto el rey. En toda la literatura dedicada al consejo del príncipe, se supone que un consejero es digno del título cuando sabe resolver todas las dificultades que se le somete. Por lo tanto, salvando las distancias culturales que, además, quizás no fueran tan  [#27] grandes de lo que imaginamos hoy, podemos admitir que el rey de Castilla acudiera al sabio granadino para aclarar ese enigma.19

26La segunda paradoja merece estudio más detenido por la contradicción que encierra con la misma práctica de la escritura cronística. Suponiendo que el Cronista utiliza esa forma específica de exposición porque está adaptada a la naturaleza del acontecimiento que pretende narrar, cabe preguntarse con qué clase de información nos las habemos aquí. Queda bien claro que lo que trata el Cronista no es sólo anunciar la muerte del rey, lo cual no requería ningún tipo de anticipación : bastaba con contarla en su momento, lo que podía hacerse sin prescindir de toda clase de efectos dramáticos, como lo merecía el hecho. Lo que quiere es justificar la muerte del rey, atribuyéndola más a sus propios errores, y al castigo que éstos le merecieron por parte de Dios, que a la voluntad de los que lo mataron. El impacto de esa tesis era tanto más fuerte cuanto que se presentaba, no al término del proceso, sino en su propio discurrir, cuando la exposición de los hechos apuntaba a un encadenamiento de causas y efectos, con su consecuencia ineludible, la muerte violenta del rey.

  • 20  El texto del Ms Esp. 216 dice exactamente : “vn dicho que dizes que fue fallado entre los libros d (...)

27En este sentido, hay que señalar que el término de “profecía” se aplica al contenido de la carta sólo en su definición más vulgar, a saber la predicción de acontecimientos futuros.20 De esa clase de escritos únicamente conserva el aspecto más llamativo, el enigma, así como la atribución a Merlín, profeta de indiscutida autoridad. A pesar de esas restricciones, la segunda carta, en la medida en que contiene una clara referencia al género profético, exige que se tome en cuenta los antecedentes de éste en Castilla y fuera de ella.

2. Antecedentes de la profecía

a. La tradición profética española

  • 21  La inevitable referencia a Joaquín de Fiore tratándose del profetismo, no significa que la corrien (...)

28Como es sabido el corpus de profecías más documentado en España es el que los franciscanos catalanes adaptaron de los ciclos escatológicos que  [#28] circularon por Europa desde el siglo XIII. El “profetismo” había llegado a ser un rasgo distintivo de una corriente espiritualista de esa orden, la misma que, rizando con la heterodoxia, inspiró el pensamiento de Joaquín de Fiore (el joaquinismo) y de sus seguidores, fraticelli, o un tipo de organización como la de los beguinos. Las principales figuras de esa corriente, en los reinos hispanos, son el terciario y médico Arnau de Vilanova (finales del XIII ), el infante fray Pedro de Aragón y el propio Vicente Ferrer, poco sospechoso de heterodoxia en lo que le concierne, el cual dedica todo un ciclo de sermones a la venida del Anticristo.21

29Esas profecías se caracterizan por una mezcla de escatología y esperanza mesiánica. Anuncian el final de las edades y el advenimiento de un emperador conquistador de Jerusalén, asociado o no a un papa angelical. Por otra parte, tan idílica visión se ve enfrentada a la amenaza de los castigos más tremendos que el poder del Anticristo impondrá a la humanidad, durante un tiempo determinado, antes de su destrucción completa.

30El éxito de esas profecías, palpable por su permanencia a lo largo del tiempo y su transmisión por áreas muy dispersas, no se debe tanto a su fuerza de convicción como a la posibilidad de adaptarse a situaciones históricas concretas. Está claro, por ejemplo, que las profecías catalanas fueron recuperadas políticamente por la Casa real aragonesa para justificar su ambición de dominar el Mediterráneo y, en particular, el reino de Sicilia que antes había pertenecido al emperador Federico II, mítico rey de Jerusalén.

  • 22  El Planto podría ser anterior al siglo XV, según G. Medina, Las profecías del Anticristo en la Eda (...)

31Esa facultad fue explotada también, aunque en proporciones más modestas, por la Casa real de Castilla. Dos son los temas dominantes de las profecías castellanas. El primero concierne la destrucción del reino, que se inspira en la conquista musulmana y en la amenaza que hacen pesar los infieles de fuera y de dentro hasta la expulsión de los moriscos. El texto más célebre es el Planto atribuido a Isidoro de Sevilla, redactado probablemente en el siglo XV22, que se conserva en la Relación de todo lo sucedido en las Comunidades de Castilla y otros reynos reynando el emperador Carlos Quinto.

  • 23  Para poder valorar certeramente esas profecías, queda por efectuar una datación indiscutible. Inco (...)

32Resulta interesante observar que varias de esas profecías sirvieron para justificar el advenimiento de los Trastámaras, a consecuencia del asesinato del rey Pedro I por su hermano y sucesor Enrique II en Montiel. Este es el caso de la profecía Vae mundo in centum annis, que se atribuye a Arnaldo de Vilanova, la cual expone cómo España estará entregada a la lucha intestina mientras el murciélago no la libre de los mosquitos infieles e imponga su poder hasta el Nilo. Fray Juan de Rocatallada interpretará la profecía como anunciadora de la actuación benéfica de los reyes de Aragón ; algún tiempo más adelante, fray Pedro de Aragón la adaptará a la situación castellana, presentándola como la predicción de la muerte de Pedro el Cruel23.

b. Las profecías de Merlín.

  • 24  Véase la estupenda fórmula empleada por Gutierre Díez de Games en su Victorial : “E bien paras mie (...)

33[#29] Con las profecías atribuidas a Merlín, se abre un capítulo aparte y muy nutrido. Verdad es que Merlín ha alcanzado ya en el siglo XIV la categoría de profeta por antonomasia. No se trata ya ni remotamente del personaje dado a conocer por Godofredo de Monmouth sino de una referencia mítica e intemporal a una clase de textos cuyo corpus sigue aumentando a lo largo de los siglos XIV y XV.24

34Las menciones más antiguas fechables de profecías atribuidas a Merlín en la literatura castellana se encuentran en el Poema de Alfonso XI, y conciernen las dos a la persona de aquel rey, equiparado a un león. La primera de esas profecías justifica el asesinato de Juan el Tuerto por el joven rey (coplas 244-247) :

Dixo «El león dEspaña / de sangre fará camino / del lobo de la montaña / dentro de la fuente del vino.

35El león de España es el rey ; el lobo, don Juan ; Toro el lugar donde éste fue asesinado. La segunda anuncia la invasión de los benimerines y su derrota en el Salado (1809-1812), y identifica de nuevo al león con el rey.

  • 25  Véase al respecto la reciente edición del Baladro, bajo la dirección de Pedro Cátedra : El baladro (...)

36La mención de una profecía de Merlín por Pero López de Ayala no constituye, pues, una innovación ni será la última en la literatura castellana. El Baladro del sabio Merlín, publicado al final del siglo XV, encierra toda una colección de profecías atribuidas al mago de la corte de Arturo y referidas a España.25

  • 26  La primera versión que se conoce del hecho que provoca la visión, es decir la blasfemia proferada (...)
  • 27  La última versión de esa leyenda se aplica a Juan II de Castilla; está recogida en el Baladro.

37El conjunto se abre con la Visión de Alfonso X26. Un ángel le anuncia que será condenado por haber cometido una blasfemia, al afirmar que, si  [#30] hubiera estado con el Padre cuando Este formó el mundo, se habría ahorrado muchos de sus defectos. Del mismo modo que desconoció a su Creador, él será desconocido por su hijo. Por otra parte, le confirma que la maldición pronunciada por el rey contra su hijo rebelde se cumplirá hasta la cuarta generación, es decir hasta el rey don Pedro inclusive. La salvación vendrá por parte de un príncipe, que queda perfectamente identificado con Enrique II. Las profecías propiamente dichas que siguen la Visión son un repaso de la historia de Castilla desde las invasiones bárbaras hasta finales del siglo XV, y no siempre fáciles de interpretar. Se trata a todas luces de un intento de síntesis de la técnica profética aplicada a la historia del reino y, desde ese punto de vista, de un colofón a una práctica que aspira a renovarse.27

38Llegados a este punto, debemos admitir que, si bien los datos reunidos permiten suponer que la inclusión por Pero López de una profecía en su crónica de don Pedro proviene de una corriente entonces bien arraigada en la literatura castellana, éstos no contribuyen mucho a explicitar por qué el cronista eligió ese contenido ni tampoco a justificar el lugar de inserción. Las relaciones posibles son demasiado vagas para que se puedan identificar préstamos indiscutibles.

39Estas consideraciones nos incitan a llevar a cabo una investigación fuera de la producción de los reinos hispanos y, dada la relación privilegiada que los Trastámaras tuvieron con Francia, en la literatura del reino francés.

3. La profecía y la literatura francesa contemporánea relacionada con la historia del rey don Pedro

a. La Chanson de Duguesclin.

40Dos personajes fuera de lo común ocupan un puesto especial en la historia de Castilla en los tiempos del rey don Pedro : el Príncipe Negro y Bertrand Du Guesclin. El primero, como teniente de su padre, rey de Inglaterra, en las posesiones inglesas en el continente, que cubrían todo el suroeste de la Francia actual, fue el principal aliado del rey don Pedro. El segundo, como capitán de las famosas compañías blancas, compuestas de mercenarios al servicio del Trastámara, desempeñó un papel militar y político importante en el campo contrario.

41El ilustre bretón, Bertrand Du Guesclin, mereció que se le dedicara una crónica rimada, la cual fue redactada hacia 1384, ya que, en 1387, encargó una prosificación de la misma un escudero trinchante del rey Carlos V. Este detalle cronológico es importante porque significa que la redacción del poema fue anterior al inicio —o, como más contemporánea— de la redacción de las crónicas de Castilla por el Canciller Ayala.

  • 28  Prophéties de Merlin. Ms 593, Bibl. Mun. de Rennes, édité par Lucy Allen Patton, New York, 1926.
  • 29  El Manuscrito más antiguo que se conserva es de 1379.

42 [#31] La Chanson dedica mucho espacio a los acontecimientos ocurridos en Castilla durante la estancia de du Guesclin. Muchas menciones toman la forma de profecías. El texto empieza por la predicción que hace una conversa a una madre incrédula ante el porvenir radiante que se asegura a su hijo. Más adelante se transcriben varias profecías atribuidas a Merlín. En una de ellas (CCXXIV ss.) Du Guesclin es identificado con el águila de Bretaña. Estas no han sido extraídas del Libro de las profecías de Merlín28, sino de otra colección, el Livre du roi Modus, que se acaba con un Songe de pestilence de clara tonalidad profética. Es obra de Henri de Ferrières y fue compuesta antes de 1376.29

b. El águila de occidente y el Livre du roi Modus.

43El Songe anuncia la plaga que va a castigar a la humanidad por sus pecados y por influencia de los planetas. Luego se refiere a la sucesión de la Corona de Francia a lo largo del siglo XIV, recurriendo al símil de los árboles. Los tres primeros llevarán hojas y flores pero quedarán sin fruto. De sus raíces nacerán otros tres árboles, sin hojas ni flores pero provistos de frutos. De las raíces de estos tres nacerá un retoño que ahuyentará a los gusanos que se disponían a chupar la sangre noble. Además, un águila vendrá de occidente para curar al último rey.

44La identificación de esta águila se hace a partir del escudo de armas que ostenta.

  • 30  “Le chevalier qui ces armes porte peut bien estre appelé l'aigle d'Ocident pour plusieurs causes. (...)

El caballero que esas armas lleva bien puede ser llamado águila de occidente por varias causas. La primera es que, si es nacido en occidente, es de Bretaña ; la segunda es que lleva un águila ; la tercera es que de su natural manera se parece a la manera de un águila. El águila, en su manera, es gruesa y hosca y pesada y morena, y es llamada rey de las aves porque es temida de todas las maneras de aves [...]30

45Y, para que no quepa ninguna duda sobre que se trata de du Guesclin, el autor menciona la batalla de Cocherel, ganada por el héroe a la orden del rey de Francia. A partir de aquel momento, el futuro Condestable de Francia sólo aparece designado como el águila de occidente.

c. El águila de occidente y la profecía de la pájara negra

46La proximidad cronológica entre la época de redacción de las dos obras francesas y la Crónica de Castilla, la necesaria anterioridad de las primeras, la elección de elementos de comparación sacados del campo de las aves sugieren  [#32] posibles influencias de aquéllas sobre ésta. Semejante hipótesis no es descabellada, sabiendo como sabemos que Pero López de Ayala se mantuvo al tanto de lo que se escribía en Francia, como lo demuestra, entre otras cosas, el hecho de que tradujera las Décadas de Tito Livio a partir de una versión contemporánea de Pierre Berçuire. Además consta que hizo varios viajes, como embajador de Castilla ante la Santa Sede, a Aviñón, y ante el rey de Francia, del que recibió un beneficio. Todos esos hechos hacen admisible un posible préstamo a autores del país vecino.

47En su obra historiográfica, la deuda de Ayala hacia los franceses es aún mayor. Entre los cronistas castellanos es el que inaugura la mención sistemática de acontecimientos ocurridos en el extranjero, entre los que los acontecimientos de Francia ocupan un lugar preeminente. Por otra parte, conoció las crónicas que Froissart fue componiendo a partir de 1370, así como la obra que sirvió de modelo a ese cronista, la Vida del Príncipe Negro por el heraldo Chandos.

48Sin embargo, los indicios reunidos no son suficientes. Para dar peso a esa hipótesis hay que añadir los siguientes hechos.

49La profecía de Merlín que comentamos no es el único episodio con significado sobrenatural que figura en la crónica de Ayala y en la Chanson, si bien con diferencias de tratamiento visibles en los detalles. En el capítulo III del año 1361 donde cuenta el asesinato de Blanca de Borbón, el cronista relata la aparición de un pastor ante el rey que le insta, en nombre de Dios, a dejar a la princesa libre y a vivir con ella. En el capítulo 16 del año 1366, los condes de Beaujeu y de la Marche ejecutan al ballestero que había sido encargado de matar a la princesa.

50De ese modo, Pero López hace suya una técnica de escritura que los autores franceses han llevado a un alto grado de perfección, a saber la técnica de la acronía, propia de la épica. En ella se manifiesta la presciencia del narrador en un relato cuyo desenlace se conoce ya. Los designios de Dios o los signos del destino quedan transmitidos por personajes no humanos, lo que confiere gran dramatismo al relato. Los héroes quedan engrandecidos y los monstruos más odiosos aún. Este es un terreno en el que Ayala podía coincidir con los autores franceses.

d. Otros temas de la Chanson inspirados en la historia castellana

  • 31  M. Garcia, “El modelo alfonsí en las crónicas del Canciller Ayala”, en prensa en las Actas del Sem (...)

51Otros dos temas ocupan un lugar importante en la Chanson y en la crónica. Uno concierne la legitimidad del rey. El poema francés lo aborda sin excesivos miramientos, procurando demostrar la bastardía del rey don Pedro y la legitimidad del Trastámara. Ayala no llegó hasta ese extremo, ni mucho menos, pero queda claro que quiso minimizar cuanto pudo la ilegitimidad de hecho de Enrique y que, en la manera de tratar en paralelo en una sola crónica el reinado de los dos  [#33] hermanos, se preocupó de encontrar una solución literaria a la cuestión de la legitimidad del trastámara.31

52Más significativa aún es la coincidencia del episodio del rescate de Du Guesclin después de la batalla de Nájera. Aunque fuera preso suyo, el Príncipe Negro sigue temiendo a su enemigo y le conviene guardarlo alejado de los campos de batalla franceses. Pero las leyes de caballería impiden semejante comportamiento. Ante la dificultad de fijar un rescate suficientemente alto para retrasar la liberación del preso pero no demasiado para que no delatara el temor del Príncipe, éste recurrió a la estratagema que consiste en pedir al mismo preso que fije el importe de su propio rescate. Du Guesclin salva su honor fijándolo altísimo, aún a riesgo de no poder librarse antes de mucho tiempo. Pero la generosidad del rey de Francia y de algunos de sus súbditos le sacará de tan mal trance.

  • 32  Véase J. Rodríguez Velasco, El debate sobre la caballería en el siglo XV. Valladolid: Junta de Cas (...)

53Nada extraño que tan pintoresco episodio figure en buen lugar en un poema dedicado a celebrar al héroe francés. Si Ayala le dedica tanto espacio, es quizás porque ilustra perfectamente su propia idea de la conciencia caballeresca tan presente en sus crónicas.32

4. Interpretación de la profecía de Merlín

a. El ave negra

54Une vez precisado el contexto de un posible préstamo a escritos contemporáneos franceses, conviene volver a los textos para asentar aún más la hipótesis adelantada.

  • 33  Piénsese en el cuervo artúrico y, hasta cierto punto, al murciélago aragonés.

55El elemento clave de la profecía de la Crónica es el ave negra. Si bien los pájaros son constantes en el bestiario profético33, ocupan poco espacio en el de la tradición hispánica, el cual favorece a lobos y ovejas, raposos, gatos, puercos monteses y, en la vertiente positiva, al león, encarnación de los reyes salvadores. Recurrir a un ave resulta ser, pues, en ese contexto una relativa innovación. Esa ave se caracteriza por dos rasgos : viene de occidente y ha nacido “entre los montes e la mar”. Recordemos la interpretación proporcionada por el sabio granadino a tan enigmática procedencia :

  • 34  “[...] Quanto mas pues que es magnifiesto que tu eres el rey en que la profeçia dize que nasçera e (...)

Rey alto sabe que esta profeçia son sus salidas alas tierras de espanna contra del Rey que en fin dela carta que me enbiaste que sera Rey della enesta tierra non ay publico nin paresçido otro Rey synon tu segunt derecho ya non cale dezir que es publico ca tu  [#34] eres el Rey que enel fabla la profeçia que sera nasçido entre los montes & la mar Ca tu nasçer fue en la çiudat de burgos como aprendi de dicho Ca de derecho es dicho por ella que esta enesta guisa & asy entendi la parte primera que fabla enel nasçimiento que es declarada segunt deue.34

  • 35  La mención de occidente puede interpretarse también como una mera referencia a los textos seudo-pr (...)

56La explicación es incompleta, ya que, si bien explicita la mención del lugar de nacimiento, no elucida el origen occidental de esa ave. No deja de ser sorprendente que un elemento que concurre a la definición del personaje se descuide de ese modo. ¿Habrá que limitar el significado de ese origen a la localización de Burgos, considerada como la ciudad de occidente por antonomasia? Parece imposible, no sólo por razones geográficas —¿cómo se definiría Santiago de Compostela?—, sino también por cuanto la fórmula obedece a una tradición muy arraigada en ese tipo de textos, razón por la cual encabeza la profecía. Asimismo, la elección de occidente cobra un sentido especial en un contexto profético en que es el oriente el que suele privilegiarse, por la importancia concedida en la literatura escatológica al entorno mediterráneo y, en particular, a Jerusalén.35

  • 36  Quizás haya que relacionar esa visión negativa del rey don Pedro con la predicción opuesta aplicad (...)

57También llama la atención la indefinición de la ave. La zoología ofrece un abanico suficiente de pájaros tanto de signo positivo como negativo para no obligar a semejante imprecisión. La propia Chanson recurre al águila para designar a Du Guesclin y al halcón para designar al Príncipe Negro. Esa manera de actuar aumenta además la posibilidad de jugar sobre las oposiciones y de dar vida al relato. Nada semejante en la profecía transcrita por Ayala. Este deja al lector la facultad de imaginar al ave que le parezca más representativa de la personalidad del rey. Y, para orientar su elección y evitar posibles errores de interpretación, le asocia el adjetivo negativo de «negro». Así marca de modo indiscutible el carácter nefasto y, por así decirlo, luctuoso del rey, orientando la interpretación del lector.36

58El concepto de ave apenas queda tratado en la explicitación de la profecía, salvo para dar cuenta de uno de los elementos de la profecía :

  • 37  “[...] que las pennolas con que los reyes ennoblesçen a si mesmos, e anparan e defienden sus tierr (...)

Las alas & la pluma que con ellas los Reyes en( )salçan asy mismos espander para se anparar de sus enemigos son los prinçipes que de syenpre ovieron nonbradia & sus padres quelos criaron los Reys antiguos estas son las alas que con ellas buelan los Reys de vna tierra a otra & con ellas acresçientan nonbradia  [#35] [...]. E todo esto por tu fuerte ventura es declarado & manifiesto en contra de ty para que yo este temeroso de grant pabor quela profeçia toda caya sobre ti de difyniçion en difiniçion por que non tienes alas nin plumas que te den fermosura de ensalçamiento de ti mismo [...] Ca lo publico de ti es quelas alas & la pluma que con ellas bolabas son secadas & caydas despues que los mayores de tus seruidores que con ellos solias bolar an oluidado & pasado ante sus ojos el amor antiguo que te amauan & la sennoria de tu Regno que seruian & lo an dado atu enemigo E la caussa & el açidente desto despues de dios tu sabes quien es & asy es mi entendimiento en declaramiento desta parte sesta dela profeçia.37

59Al fin y al cabo, el símil no se aplica tanto al rey como a sus vasallos. El ave se transforma en la metáfora del cuerpo social, contradiciendo claramente la identificación del ave con el solo rey.

60La fórmula inicial pierde, por consiguiente, mucho de su valor intrínseco para transformarse en algo exterior al estricto contexto de esta profecía.

b. Inversión de la imagen del águila

61Conviene asociar esa ave con las de la Chanson. Con relación con aquéllas, la que representa al rey don Pedro ofrece una doble contradicción. La primera es la indefinición que cobra un sentido especial si se la enfrenta al carácter laudatorio que suponen el águila y el halcón. La segunda interesa más precisamente al rey don Pedro y a Du Guesclin. El hecho de que compartan los dos un mismo origen geográfico crea una oposición irreductible entre uno y otro, hasta el extremo de que el bretón parece existir sólo para contrastar con el rey de Castilla. El águila de occidente sirve para corregir la nefasta actuación del ave de occidente.

  • 38  Entre los testimonios que denuncian la traición supuesta de Du Guesclin, quizás el más impresionan (...)

62Esta afirmación no es mero efecto de la imaginación, ya que Du Guesclin desempeña un papel primordial en la muerte del rey, afirmación en que coinciden la crónica y la Chanson. Se sabe que el bretón indujo a don Pedro a que saliera de la fortaleza de Montiel para huir y luego lo entregó al Trastámara. La leyenda dice incluso que ayudó a éste en su lucha a muerte con  [#36] su hermano38. Los dos relatos, a saber la profecía y la muerte del rey, pertenecen a dos capítulos casi contiguos : el III y el VIII del mismo año (1369). A fin de cuentas, la designación analógica del rey don Pedro y de Du Guesclin consistiría, ni más ni menos, en la puesta en evidencia de las actuaciones contrapuestas de los dos personajes en la historia del reino de Castilla y, más generalmente, en el transcurso de su vida entera.

63La oposición entre los dos personajes no es solamente circunstancial, aunque no quepa duda de que las circunstancias ayudaron sin duda a Pero López a perfilar su demostración antipetrista. Esa oposición tiene un sentido más profundo, ya que reanuda con un esquema muy anclado en la mentalidad medieval castellana : el esquema que asocia restauración y destrucción. Este esquema es el que sustenta todo el complejo ideológico de la Reconquista. La conquista musulmana es equiparada a una pérdida del reino y la misión de los reyes cristianos consiste en restaurar el poder anterior a su venida, el poder de los godos. Ese esquema que será ampliamente explotado por los Reyes Católicos es utilizado por el propio Ayala en su Libro Rimado del Palacio, donde intenta analizar las causas de la grave situación de Castilla a consecuencia de la derrota de Aljubarrota (1384), siendo la composición de las crónicas reales uno de los medios empleados para encontrar una respuesta a tan dificiles circunstancias.

64De ese modo, la pájara negra expresa también, en oposición con otras aves dotadas, ellas, de virtudes encomiables, la conciencia de los factores negativos que pudieron influir en la desastrosa política reciente de la Corona de Castilla.

5. Conclusión

65Ciertos aspectos formales parecían justificar un análisis conjunto de las dos cartas : un autor único, el hecho de ser posiblemente una traducción directa del árabe, su presencia simultánea en la crónica del rey don Pedro. Sin embargo, la naturaleza del contenido de esa segunda carta del moro Abenhatín, por cuanto remite a fuentes numerosas, antiguas o contemporáneas, nos ha llevado lejos de la problemática de la primera y, en cierta medida, vuelve a incitarnos a alguna prudencia a la hora de medir su autenticidad.

66El enigma está calcado en las circunstancias políticas del final del reinado, lo que resta mucho valor a la dificultad y al interés de su elucidación. Si se admite que Ibn al-Jatib fue el autor de la respuesta al rey, sorprenden las numerosas referencias a una literatura como la francesa, que no tenía por qué conocer tan íntimamente. Aun si fuera el caso, no hay que descartar que  [#37] resultara él mismo manipulado : ¿qué seguridad tenemos de que el enigma fue realmente enviado por el rey al sabio moro y, dada la proximidad del supuesto intercambio con la muerte de don Pedro, que éste tuviera la oportunidad de recibir la carta ? En fin de cuentas, esta carta supone una cultura literaria demasiado peculiar y venía demasiado de perlas al Cronista para que no nos asalte la duda de que él mismo estuviera asociado a su elaboración.

67Sin embargo, la presencia simultánea de las dos en la crónica muestra a las claras que, para Pero López, eran de algún modo indisociables. Efectivamente, las dos anuncian y justifican, cada una según una modalidad propia, el triste fin del rey don Pedro. La primera lo hace a la manera de los tratados de buen gobierno, del que el cronista se muestra lector asiduo en su Rimado; la segunda elige la forma profética, perfectamente avalada por una ya larga tradición literaria. El rey sufre así una doble condena, como consecuencia evidente de su mal gobierno y por voluntad expresa de Dios, que castiga su empecinamiento a la vez que le promete las penas infernales.

68La interpretación que se puede sugerir sobre la inclusión de esos dos textos, en un códice que no concede más espacio al reinado del rey Cruel, es que representan dos tratamientos posibles de un mismo designio, el de un discurso político sobre el ejercicio del poder real enfocado desde un punto de vista crítico por no decir condenatorio. En suma, podría tratarse de dos formas potenciales de literatura política.

Haut de page

Notes

10  Para una presentación detallada de la vida y de las obras de Lisan al-Din Muhammad Ibn al-Jatib de Loja, remito a M. J. Rubiera, “Literatura hispano-árabe”, en Historia de las literaturas hispánicas no castellanas, planeada y coordinada por José María Díez Borque. Madrid : ed. Taurus, 1980, pp. 171-173. Véase también J. L. Moure, “Sobre la autenticidad de las cartas de Benahatín en la Crónica de Pero López de Ayala : consideración filológica de un manuscrito inédito”, Incipit, III (1983), p. 53-93.

11  Véase Echaabi, La première carta du Maure de Grenade..., p. 40. La traducción al castellano es mía.

12  Véase Pseudo-Aristóteles, Secreto de los secretos. Edición introducción y notas de H. O. Bizzari. Buenos Aires : SECRIT, 1991 (Incipit, Publicaciones, 2), p. 6-9. Se conservan otras versiones aisladas de dichas cartas, pero se trata, en todos los casos, del texto de la Crónica, a veces reducido : Biendanzas y fortunas de Lope García de Salazar, BN Madrid Res. 27 et BN Madrid Ms 6370.

13  Las analogías entre Ms Esp. 216 y Madrid 9428 son, al parecer, más evidentes aún en la segunda carta, para la que la intervención del Cronista es menos sensible ; entre otras cosas, conserva el tuteo, que había sustituído por un vos en la primera.

14  Art. cit., p. 6.

15  Se copia del Ms A-14 de la RAH. Véase Pero López de Ayala, Crónica del rey don Pedro. Edición y estudio por Constance L. Wilkins y Heanon M. Wilkins. Madison : Seminary of Medieval Studies, 1985. P. 174, Año 1367. Con asterisco se indica el lugar en que empieza la versión Ms Esp. 216.

16  El texto de la parte perdida corresponde poco más o menos al de la cara de un folio del códice. Por consiguiente, el texto de esa primera carta debía de empezar en el verso del folio anterior o, como mucho, al final del recto del mismo. Teniendo en cuenta que éste, según la foliación latina aún visible en el códice, era sólo el iii y, aún admitiendo que el verso del primer folio se reservara a un título, habrá que suponer que las cartas del Moro iban precedidas de, por lo menos, un documento que se perdió. Sería vano imaginar en qué consistiría éste, pero prudente no conceder a las cartas un valor particular por encontrarse casualmente al principio de la colección.

17  Se recuerda que Pedro lo hizo malamente, atrayendo al rey Yusuf y matándolo cuando era su invitado. Esta muerte da lugar a una narración de gran intensidad dramática en la Crónica (año 1362).

18  Sobre ese tema difícil de la datación de la redacción de las Crónicas de Ayala, remito a la Introducción de Pero López de Ayala, Crónica del Rey Don Pedro y del Rey Don Enrique, su hermano, hijos del rey don Alfonso Onceno, I. Edición crítica y notas de Germán Orduna ; estudio preliminar de Germán Orduna y José Luis Moure. Buenos Aires : SECRIT, 1994, p. XLVII.

19  Ese aspecto de la cuestión fue el que más contribuyó a crear la duda sobre la autenticidad de las cartas, aplicándose a la primera la sospecha que despertaba la segunda. Tampoco hay que olvidar que el filo-arabismo del rey don Pedro fue un argumento de la propaganda antipetrista en vida misma del rey. Jean de Roquetaillade lo denuncia por su “more sarracenico” (Liber ostensor, VIII). Alonso de Jaén se muestra más explícito aún en su Espejo del mundo (Ms 273 de la Biblioteca de Catalunya, editado parcialmente por O. y J. Requesens, Valencia, 1997, p. 267) : “E viniendo a regnar el rey don Pedro […] no solamente no les quiso fazer guerra, mas faziendo hermandad con el rey de Granada, traye por Castilla moros en su companya confiándose más dellos que de los cristianos, dándoles favor a que más tiempo en la Spanya deviessen durar”. Quiero agradecer a Isabelle Rousseau, que está preparando una tesis sobre las Profecías en la Castilla de los Trastámaras bajo la dirección del Profesor G. Martin, estas referencias así como la lectura atenta que llevó a cabo de este capítulo.

20  El texto del Ms Esp. 216 dice exactamente : “vn dicho que dizes que fue fallado entre los libros de las profeçias de merlin”. Cabe la posibilidad de que el dicho no fuera profecía o, como lo veremos a continuación, no era sólo una profecía. El que el Moro se comprometiera a aclarar un dicho quita bastante importancia al libro de donde se sacara. Es un argumento más para no dar demasiada importancia a la primera paradoja señalada más arriba.

21  La inevitable referencia a Joaquín de Fiore tratándose del profetismo, no significa que la corriente española haya sufrido permanentemente la influencia franciscana; al contrario, en el siglo XV, ya se había librado de ella.

22  El Planto podría ser anterior al siglo XV, según G. Medina, Las profecías del Anticristo en la Edad Media. Madrid: ed. Gredos, 1996, p. 343-353.

23  Para poder valorar certeramente esas profecías, queda por efectuar una datación indiscutible. Incomprensible, en particular, es la explicación cronológica que reproduce Bohigas en nota de su trabajo sobre la Profecías de Merlín (p. 264, n. 1). “Diu l'infant Pere : ‘Aqueste visió (Cedrus alta Libani) concorda ab la prophecia del abat Joachim qui diu que la secta malvada dels infels sera del tot delida l'an de m.ccc.lxxxx per lo leo spanyol, ço es lo dit rey Enric. De lxxvii, que ara comtam, tro a xc. ha xiij anys ...’ (Estudios Franciscanos, XV, p. 64)”. No se entiende cómo puede comprometerse fray Pedro a atribuir una acción futura a Enrique II. Debe haber algún error en las cifras.

24  Véase la estupenda fórmula empleada por Gutierre Díez de Games en su Victorial : “E bien paras mientes, como viene rey nuevo, luego fazen Merlín nuevo. Dizen que aquel rey á de pasar la mar e destruyr toda la morisma, e ganar la casa santa, e á de ser enperador. E después veemos que se faze como a Dios plaze”. Diez de Games, G., El Victorial. Estudio, edición crítica, anotación y glosario de Rafael Beltrán Llavador. Salamanca : Ediciones Universidad, 1997. Textos recuperados XV. Cap. 20, pág. 325-326. Esta cita queda comentada por P. Cátedra y J. Rodríguez Velasco, p. 41-42 (infra, n. 156).

25  Véase al respecto la reciente edición del Baladro, bajo la dirección de Pedro Cátedra : El baladro del sabio Merlín, P. Cátedra et alii (eds.), facsímil de la edición de Juan de Burgos (1498). Gijón: ed. Trea, 1999. El texto de la Introducción, debido a P. Cátedra y J. Rodríguez Velasco, ha sido publicado en volumen aparte : Creación y difusión de “El baladro del sabio Merlín” (Burgos, 1498). Salamanca: SEMYR, 2000. Cito por esta edición.

26  La primera versión que se conoce del hecho que provoca la visión, es decir la blasfemia proferada por el rey, nos la proporciona la Cronica geral de Espanha de 1344, del conde Pedro de Barcelos. La función del texto en aquella crónica es justificar la usurpación de la corona por Sancho IV. La extensión de la maldición a la cuarta generación es una refundición posterior en beneficio de los Trastámaras. Véase D. Catalan, “Alfonso X Historiador”, reeditado en La Estoria de España de Alfonso X. Creación y evolución. Madrid, 1992. P. 11, n. 1; G. Martin, “Alphonse X maudit son fils”, L'invective au Moyen Age ; in Atalaya 5 (1994), p. 151-178.

27  La última versión de esa leyenda se aplica a Juan II de Castilla; está recogida en el Baladro.

28  Prophéties de Merlin. Ms 593, Bibl. Mun. de Rennes, édité par Lucy Allen Patton, New York, 1926.

29  El Manuscrito más antiguo que se conserva es de 1379.

30  “Le chevalier qui ces armes porte peut bien estre appelé l'aigle d'Ocident pour plusieurs causes. La première si est que il est né d'Ocident, c'est de Bretaigne, la seconde si est que il porte l'eigle, la tierce si est que de sa naturele fachon il resemble a la fachon d'aigle. L'aigle, de sa fachon, est gros et rude et pesant et brun, et est appelé roi des oisiaus car il est doubté de toutes manières d'oisiais [...]”. Livre du Roi Modus. S.H.T.F., Paris 1935, tome III (Le songe de Pestilence), p. 209-210.

31  M. Garcia, “El modelo alfonsí en las crónicas del Canciller Ayala”, en prensa en las Actas del Seminario La historiografía alfonsí y sus destinos (siglos XIII -XV) reunido en la Casa de Velázquez el 30 de enero de 1995.

32  Véase J. Rodríguez Velasco, El debate sobre la caballería en el siglo XV. Valladolid: Junta de Castilla y León, 1996, p. 153-193.

33  Piénsese en el cuervo artúrico y, hasta cierto punto, al murciélago aragonés.

34  “[...] Quanto mas pues que es magnifiesto que tu eres el rey en que la profeçia dize que nasçera entre los montes e la mar ca el tu nasçimiento fue en la çibdad de Burgos, segunnd entendi que bien puede ser dicho que es en tal comarca [...]” Crónica del rey don Pedro, loc. cit.

35  La mención de occidente puede interpretarse también como una mera referencia a los textos seudo-proféticos lo que refuerza el efecto de la atribución a Merlín.

36  Quizás haya que relacionar esa visión negativa del rey don Pedro con la predicción opuesta aplicada a Enrique II en el Baladro : “mas su vuelo no fará sonbra negra sino clara como cristal”. ¿Conocería Ayala este texto?

37  “[...] que las pennolas con que los reyes ennoblesçen a si mesmos, e anparan e defienden sus tierras e su estado, que son los omnes grandes en sangre e en linaje, que son sus naturales, por que estos son comparados e llamados alas con que los reyes buelan a vnas tierras e a otras, con quien fazen sus consejos, e con las pennolas de estas tales alas se crian en los cuerpos de los reyees, que ennoblesçen mucho sus personas e sus figuras, e que se fazen mucho apuestos por ello [...] por lo qual temo que la propheçia quiere çerrar en ti de grado en grado siguiendosse a esecuçion, que en ti non ay ya alas de buelo nin pennolas con que afermoses tu persona real [...] ca lo magnifiesto de ti es que las plumas enteras en los cuchillos (sic) que solias auer en tus alas, con que bolar solias, que son caydas, pues los tus naturales, todos los mas nobles e mas poderosos, que a esto estan comparados, que fasta aqui tenias por pennolas de tu buelo, han puesto en oluido el amorio que te solian auer, e el sennorio tuyo, que fasta aqui obedesçian, trataronlo con el tu contrario [...].” Ibid.

38  Entre los testimonios que denuncian la traición supuesta de Du Guesclin, quizás el más impresionante sea el que figura en la confesión de Leonor López de Córdoba, la cual pone en boca de su padre, en el momento en que le llevan a morir, une apreciación extremadamente despectiva hacia el bretón que le recuerda haberle advertido a tiempo : “Mas vale morir como Leal, como yo lo he hecho, que no vivir como vos vivis, haviendo sido Traydor”. R. Ayerbe-Chaux, “Las memorias de doña Leonor de Córdoba”. Journal of Hispanic Philology, vol. II, Number 1, (Autumn, 1997), p. 18.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Michel Garcia, « Textos 1 y 2
Cartas del Moro Benalhatib al rey don Pedro », Atalaya [En ligne], 10 | 1999, mis en ligne le 11 juin 2009, consulté le 20 août 2018. URL : http://journals.openedition.org/atalaya/111

Haut de page