Navigation – Plan du site
  • ENS Éditions
  • ENS de Lyon
El historiador en su taller
Comentario de los textos

Texto 10
Carta de quando se gano antiquera de moros

Michel Garcia
p. 72-77

Texte intégral

1[#72]La carta que viene a continuación del alegato político del Infante se refiere a la actuación del mismo personaje pero adopta una forma original. Se trata de una carta de nuevas o de noticias, que ha sido redactada por un autor desconocido para un corresponsal también desconocido, y está dedicada a un solo acontecimiento. No se podía imaginar mayor contraste entre dos textos aparentemente similares.

1. Identificación de los hechos

2La carta narra las circunstancias de la batalla llamada de la Boca del Asna, que ocurrió el martes de 6 mayo de 1410 y concluyó con una severa derrota de las tropas moras. Añade al final, en consonancia con el título, que, al día siguiente, la villa de Antequera se rindió, lo cual, como bien se sabe, no es exacto. En efecto, la rendición de Antequera tardará semanas en cumplirse, a saber hasta el día 16 de septiembre y, aún así, el castillo resistió algunos días más.

  • 98  AGSM, capítulo 144 El Cronista reproduce la que fue dirigida a al regimiento de Sevilla.

3Esto no significa que el relato sea inexacto en todo punto, como se constatará comparándolo con el que hace AGSM o, para ser más exacto, con la carta que el Infante dirige, a consecuencia de la batalla, al rey, a la reina y a algunas villas del reino, y que transcribe el Cronista.98

  • 99  Día de S Juan (ante Portam latinam), como lo precisa el Infante más abajo : “e plogo a Dios e a la (...)

4– La fecha indicada en la carta del códice coincide con la del Infante : “oy a martes seys días deste mes de mayo”.99

5– Es exacto que fue Sancho de Rojas, obispo de Palencia, quien soportó el primer asalto en su campamento sobre Antequera, donde le acompañaban 1.000 caballeros y 300 peones ; el Infante exagera la última cifra : 3.000 por 300.

6– Los cristianos no esperaban semejante asalto y tuvieron que hacer frente con precipitación, aunque con tiempo suficiente para poder formar batalla.

7– El Infante alcanza al enemigo haciendo un rodeo : “e aderesçé contra ellos por otra parte” ; no precisa si fue por la naturaleza del terreno que tenía que cruzar.

8– Es indudable que los moros que murieron en aquel encuentro fueron numerosos, aun si el autor de la carta del códice exagera seguramente adelantando la cifra de 25.000. El Infante se muestra menos preciso : “E [#73] morieron de los dichos moros tantos quantos no podría dezir omne quantos heran e fueron presos muchos dellos”.

9– Los cristianos siguen el alcance y se apoderan de las riquezas del real de los moros.

10Entre las dos cartas existen algunas diferencias, que se enumeran a continuación :

11– El que emprende el combate no es un Infante moro, sino dos, ambos hermanos del rey de Granada.

12– Las cifras de los combatientes son muy dispares : 4.000 a caballo y 50.000 peones según el autor anónimo ; “mill lanças e tres mill peones de pie” según el Infante. Sin embargo, en el capítulo anterior de la Crónica (capítulo 142), se señala que los cristianos encargados de vigilar las tropas musulmanas evalúan los enemigos a 5.000 de a caballo y no están en condiciones de precisar el número de peones : “e vieron que era mucha gente de pie a maravilla que el non sabían poner número”.

  • 100  Desde las tres de la tarde hasta las siete-siete y media, hora — solar — de la puesta del sol en e (...)

13– El Infante se muestra muy discreto sobre los detalles de la batalla, mientras que el anónimo insiste en su duración : “desde ora de nona fasta el sol puesto”, lo que representa por lo menos 4 horas de lucha.100

14Estas diferencias no ponen en tela de juicio la calidad testimonial de la carta del códice. El punto a pudo haber escapado a un testigo poco al tanto de la identidad de los enemigos moros, y que podía identificar con más facilidad a los combatientes cristianos. Las cifras de combatientes (b) son causa inevitable de disensiones entre documentos que se refieren a un mismo acontecimiento. Pero, en este caso, se da la circunstancia de que las cifras del anónimo coinciden casi con las de la Crónica ; la fuente puede ser la misma : el testimonio de unos algávares asustados por la cantidad de moros que creen ver y la amenaza que eso supone. El Infante está obligado a más prudencia. Tampoco era necesario (c), en una carta oficial, proporcionar un detalle no indispensable, como lo es la duración de la batalla.

  • 101  Alguna similitud formal llama aún más la atención, como la fórmula “plugo a dios e a la virgen san (...)

15Se imponen, pues, como más significativas que las diferencias las muchas coincidencias entre los dos textos, tan numerosas que sorprenden.101 Lo más lógico sería pensar que las dos cartas fueron redactadas paralelamente, retomando la del anónimo la trama de la del Infante y algunos elementos concretos de información como algunos rasgos de escritura. No hay que descartar esa posibilidad : con el entusiasmo provocado por tan sonada victoria, ha podido crearse, dentro del campamento del Infante, un deseo compartido por muchos de comunicar al exterior la grata noticia. Sin embargo, semejante [#74] hipótesis no convence del todo, porque no conviene confundir, en su concepción como en su cometido, una carta privada, como la del códice, con un comunicado de victoria redactado por el general en jefe en el mismo campo de batalla, documento lleno de solemnidad y destinado a la lectura pública. Las coincidencias señaladas merecen analizarse como características de un género nuevo de escritos, la carta de nuevas, emanación e imitación de un documento cancilleresco aunque de una naturaleza muy distinta.

2. Circunstancias de la redacción de la carta

16Si esas cartas se parecen tanto por su contenido es que han sido redactadas por testigos presenciales del acto. Sin embargo, por lo que se refiere a la carta del códice, no debemos olvidar que no se trata de un testimonio directo sino de la transcripción de un testimonio —no se sabe si oral o escrito, o los dos a la vez— recibido por el autor de la misma unos días después de que aconteciera la batalla.

a. Recepción de las noticias de Antequera

17El proceso descrito por el mismo autor de la carta es el siguiente :

18– Se mantiene al tanto de los acontecimientos del asedio de Antequera, sobre los que ha mandado ya una carta al mismo corresponsal, el domingo 11 de mayo, día de Pentecostés (“día de pasqua”).

  • 102 Ordo Fratrorum Sancti Pauli primi eremitæ, creado en 1212, aprobado en 1308 

19– Lunes 12 de mayo, día en que se redactó la carta del códice, llega a Segovia un fraile doctor de la orden de San Pablo,102 que trae esas “buenas nuevas”. Se encontraba, —¿por casualidad ?— en el campamento y presenció la batalla. Seguía allí el miércoles, ya que afirma haber visto ese día a Juan de Velasco en perfecto estado de salud en la tienda del Infante, en el momento en que se disponía a dejar el real muy de mañana.

  • 103  Su calidad de doctor confiere al fraile una autoridad aún mayor, también explica quizás la facilid (...)

20Esas circunstancias de la recepción de la noticia explican, quizás, tanto las diferencias como las analogías existentes entre este documento y la carta que el Infante dictó la misma noche de la batalla. Nada impide pensar que el fraile citado, el cual pudo penetrar en la tienda del Infante al alba del miércoles antes de dejar el real, estaba encargado de llevar la carta oficial a las autoridades de Segovia ; esa ciudad, residencia predilecta de la reina madre, era perfectamente digna de que le destinaran un ejemplar del anuncio oficial de la victoria.103 El autor de nuestra carta, enterado de las noticias de la carta oficial, las transcribe de memoria para su corresponsal. Además, completa su información pidiendo el testimonio del mensajero acerca de Juan de Velasco. La mención que hace, al final de la carta, de la petición concreta dirigida al fraile, —“otrosi le pregunte [#75] por don juan de belasco”— única de este tipo, muestra que, para lo demás, no tenía necesidad de interrogar al mensajero.

b. La falsa noticia

21Las circunstancias de la transmisión del mensaje tuvieron un efecto secundario notable y, hasta cierto punto, bastante risible. Llevado por su entusiasmo, que le fue comunicado sin duda por el propio mensajero, ante tantas buenas nuevas, el autor de la carta adelanta erróneamente que Antequera se rindió el día después de la batalla.

22Verdad es que, si el mensajero dejó el real a primeras horas del día, no podía estar presente en la supuesta rendición. La noticia que daba, por consiguiente, era más una deducción que sacaba de la situación militar que había constatado que una realidad. Este error puede dar a conocer el estado de espíritu que reinaba en el real del Infante, con la euforia de la victoria : la toma de Antequera parecía sólo cuestión de horas. El mensajero no hace más que traducir la impresión que dominaba entre los cristianos en el momento en que se alejaba del asedio : pensaban que todo estaba resuelto con la derrota sufrida por las tropas granadinas.

23Por otra parte, el autor de la carta estaba tanto más dispuesto a creer a su mensajero cuanto que esto le permitía calmar las inquietudes de su corresponsal, preocupada por la salud de Juan de Velasco. Anunciar la caída de Antequera equivalía a anunciar el término de la campaña y el fin de cualquier amenaza para la vida del caballero. Uno imagina cuál sería el contenido de la carta siguiente, si la hubo, para corregir el defecto de buena nueva tan prematura.

c. Autor y corresponsal

24Aunque disponemos de algunos elementos al respecto, no resulta posible, por el momento, identificar al autor de la carta ni a su corresponsal.

25El autor desempeña, en Segovia, una situación eminente, que le permite enterarse, nada más llegar su noticia, de los acontecimientos importantes relativos al reino. No por ello pertenece a la oligarquía local : puede ser colaborador de la reina, residente ocasional en la ciudad. Además, su cultura le permite escribir con un talento no inferior al de un Cronista.

  • 104  El masculino del encabezamiento “señor” se debe quizás a un error ; también podría ser encabezamie (...)
  • 105  Según AGSM, el Infante había salido de Valladolid, donde se encontraría la reina.
  • 106  Esta es la extensión del estado de los Velasco en tiempo del sucesor de Juan de Velasco, Pedro Fer (...)

26En cuanto a su corresponsal, es una persona afín a los Velasco y, más precisamente, a Juan de Velasco, camarero mayor del rey. Añadase que es una mujer, como lo certifica las menciones (“señora”) de principio y final de la carta.104 ¿Dónde reside ? Vale tanto como decir : ¿adónde se manda la carta? Si la señora vive en la Corte, en el séquito de la reina, el destino pudo ser Valladolid, donde la reina parecía encontrarse entonces105. Si reside en tierras de  [#76] Juan de Velasco, habría que buscarla en algún palacio del inmenso territorio del estado de los Velasco, a saber Burgos, Palencia, Logroño y sus comarcas106. La situación septentrional de esas posesiones darían pie a que se considerara Segovia como una etapa intermedia para las noticias que emanaban de Andalucía.

3. Conclusión

27Con el texto 9, el compilador había optado por reproducir una carta oficial, dictada por el Infante y Regente Fernando ; con el 10, transcribe una carta que reproduce en parte otra del Infante, similar a la primera. Esta doble iniciativa se presta a varias interpretaciones.

28En aquel momento de la historia castellana, la carta constituye un privilegiado modo de comunicación desde el poder hacia las autoridades del reino. Ese hecho debe mucho al Infante Fernando, pero más que a una afición personal del príncipe, hay que atribuirlo a las circunstancias particulares en las que ejerce su poder. El corregente no está en condiciones de gobernar libremente sin recurrir a más colaboradores que a los miembros de su Consejo para recoger su opinión, como lo haría un rey. En todo momento, debe asegurarse del apoyo de instituciones o autoridades del reino y, por lo tanto, dar los motivos de sus decisiones. No ostenta la legitimidad : ésta se encuentra en manos de la reina, que tuvo la habilidad de granjearse, a pesar del testamento de su difunto marido, la que confería la persona de su hijo, verdadera encarnación de la realeza. La carta constituye, pues, una necesidad para el Infante y su generalización una novedad que el compilador supo ver.

  • 107  La carta-alegato del texto 9, al ser tan larga, densa y lógica, no es, ni mucho menos, un document (...)
  • 108  Recordemos que el personaje citado, Juan de Velasco, fue uno de los señores con quienes más le cos (...)

29La carta que corresponde al texto 10 demuestra en este personaje una extraordinaria facultad para captar los matices que pueden separar dos formas afines. Cuesta trabajo pensar que persona tan bien informada no conociera la carta circular que el Infante mandó a consecuencia de la victoria de la Boca del Asna y que publica el Cronista, cuando ha sido capaz de encontrar la anterior, menos difundida.107 Sin embargo, no es la que reproduce para ilustrar uno de los [#77] hechos más eminentes de la carrera del Infante Fernando, la toma de Antequera. Prefiere una carta privada, cuyo autor expresa sólo un interés indirecto hacia la hazaña guerrera del Regente, que se manifiesta sobre todo como fiel servidor de una dama de alcurnia.108 Esta vez también, como con el poema de Mayor Arias, da la prioridad no al acontecimiento sino al impacto social que tiene dentro de una familia noble. Hay que reconocer que la plaza concedida a la anécdota no resta interés al documento ; al contrario, le añade una dimensión humana —y política, por ser los Velasco quienes eran— no desdeñable.

  • 109  Lo que quiero subrayar aquí no es que el campo de lo privado se inspire en lo público, sería perog (...)

30Voluntariamente o no, tratándose de una de las más antiguas cartas de relación privadas conservadas en Castilla, el compilador nos induce a establecer una relación de dependencia entre este nuevo subgénero epistolar y la carta política, tal como la practicaban entonces las instancias del poder político. Nos muestra cómo se realiza, sin apenas que se note, el paso de un documento destinado a una amplia difusión a otro destinado a un corresponsal particular ; de un documento oficial con enormes repercusiones políticas, a otro privado donde, aparte del entusiasmo del súbdito cristiano por ver ilustrarse su reino en la persecución del infiel, se expresa sobre todo la preocupación por la salud de un miembro de la familia.109

Haut de page

Notes

98  AGSM, capítulo 144 El Cronista reproduce la que fue dirigida a al regimiento de Sevilla.

99  Día de S Juan (ante Portam latinam), como lo precisa el Infante más abajo : “e plogo a Dios e a la Virgen Santa María su madre, e al señor San Juan, cuyo día es oy [...]” (AGSM, capítulo 144, p 309).

100  Desde las tres de la tarde hasta las siete-siete y media, hora — solar — de la puesta del sol en esa época del año.

101  Alguna similitud formal llama aún más la atención, como la fórmula “plugo a dios e a la virgen santa maria” idéntica en los dos casos y en el mismo lugar del relato.

102 Ordo Fratrorum Sancti Pauli primi eremitæ, creado en 1212, aprobado en 1308 

103  Su calidad de doctor confiere al fraile una autoridad aún mayor, también explica quizás la facilidad de acceso a la tienda del Infante de que disfrutaba.

104  El masculino del encabezamiento “señor” se debe quizás a un error ; también podría ser encabezamiento de un corrreo más amplio, de la que la carta sólo sería un componente.

105  Según AGSM, el Infante había salido de Valladolid, donde se encontraría la reina.

106  Esta es la extensión del estado de los Velasco en tiempo del sucesor de Juan de Velasco, Pedro Fernández de Velasco, después de la batalla de Olmedo (1445), tal como lo describe L Suárez Fernández (Los Trastámaras y los Reyes Católicos Historia de España 7 Madrid : ed Gredos, 1985, p 126) : “Los Velasco, oriundos de Vizcaya y asentados en el valle de Mena, debieron su fortuna a los servicios prestados a Juan I y Enrique II Pedro Fernández de Velasco, el “buen conde de Haro”, título que recibió después de la batalla de Olmedo, tenía como señorío Haro, Arnedo, Herrera de Pisuerga, Frías, Medina de Pomar, Briviesca, Salas de los Infantes, Silos, Villalpando, Cuenca de Campos y Tamarite, cubriendo así un territorio de jurisdicción equivalente a la mayor parte de las provinciales actuales de Burgos y Logroño, con parte de las de Palencia y Alava.”

107  La carta-alegato del texto 9, al ser tan larga, densa y lógica, no es, ni mucho menos, un documento de acceso y explotación fáciles Se requería para conservarla y transcribirla una persona dotada de una evidente facultad de análisis y verdaderamente interesada por la historia Lo mismo se puede decir de las arengas de Juan I o, por otras razones, de la noticia de la muerte del duque de Orléans En cambio, una breve carta puede interesar a cualquiera, porque proporciona un máximo de datos por un mínimo de trabajo Esta ley del menor esfuerzo sigue aplicándose hoy a los autores de antologías de textos.

108  Recordemos que el personaje citado, Juan de Velasco, fue uno de los señores con quienes más le costó a Fernando reconciliarse, según lo que afirma AGSM en el episodio ya citado (capítulo 125 cf supra nota 86) : E ellos entraron por la puerta de la cámara, e el Infante levantóse a ellos ; e llegaron a él demandándole merçed que les personase, e besáronle la mano E él los reçiuió muy bien, maguer quel senblante bien paresçía que reçiuió de mejor talante a Diego López que no a Juan de Velasco Pero amos quedaron bien con él” (p 273).

109  Lo que quiero subrayar aquí no es que el campo de lo privado se inspire en lo público, sería perogrullada, sino que quiero señalar la extraordinaria coincidencia que ha hecho que la primera carta de relación de uso privado se relacione tan estrechamente con otra de uso público El Profesor P M Cátedra ha publicado un trabajo fundamental sobre el concepto de carta de relación y su historia en Castilla : “En los orígenes de las epístolas de relación” Les ‘relaciones de sucesos’ (canards) en Espagne (1500-1750)Actes du Premier Colloque international (Alcalá de Henares, 8, 9 et 10 juin 1995) Ed A Redondo Paris : Publications de la Sorbonne, Servicio de publicaciones de la Universidad de Alcalá, 1996, pp 33-64 

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Michel Garcia, « Texto 10
Carta de quando se gano antiquera de moros », Atalaya [En ligne], 10 | 1999, mis en ligne le 20 avril 2009, consulté le 20 août 2018. URL : http://journals.openedition.org/atalaya/119

Haut de page