Navigation – Plan du site
  • ENS Éditions
  • ENS de Lyon
El historiador en su taller
Comentario de los textos

Texto 11
11a. [Breve nota anunciando la muerte de Martín I de Aragón y la elección de Fernando]

Michel Garcia
p. 78-81

Texte intégral

1 [#78] La carta, que constituye lo esencial del texto 11, viene precedida de un corto texto que es algo más que una rúbrica dedicada a anunciar el siguiente.

2Está relacionado con el texto 10, por la referencia a la toma de Antequera : “Despues de ganada la dicha villa de antiquera El dicho infante ...”. Pero, por la mención que hace de la muerte de Martín el Humano, de los derechos legítimos del Infante a sucederle y del mecanismo electivo imaginado para designar al sucesor, remite a la situación descrita por el texto siguiente. De hecho, se trata de una transición dispuesta para crear una continuidad entre los textos contiguos.

3En un manuscrito misceláneo, semejante iniciativa llama la atención. El compilador no se limita ya a restituir el encadenamiento de los hechos evocados mediante la ordenación cronológica de los documentos, sino que introduce, por iniciativa propia, unas consideraciones susceptibles de aportar otra luz a la lógica de la colección : la de una exposición ininterrumpida de la historia.

4La compilación toma así cada vez más la forma de una crónica, por más señas, de una crónica particular, ya que la sección está dedicada exclusivamente al Infante Fernando. En todo caso, es la primera vez que se produce el fenómeno e importa mucho observar que coincide con el momento culminante de la carrera del personaje.

11b. Carta que enbio el dicho señor infante alos de la iglesia de burgos

5Este es el primer documento oficial expedido por el rey Fernando de Aragón. Merece la pena recordarlo, porque no tiene más razón de ser que proclamar la nueva calidad del que fuera, unas horas antes, Infante y corregente de Castilla. Por medio de esa carta, el nuevo rey informa a instituciones y personalidades del reino del feliz término de la reunión de los compromisarios de Calpe.

1. Circunstancias de la redacción y expedición de la carta

a. Su destinatario

  • 110  La elección de un cabildo catedralicio no es inocente, porque se supone que, al recibir la noticia (...)

6La carta está dirigida al deán y cabildo de la catedral de Burgos. El destinatario es distinto del de la carta alegato (texto 9) como de la que anunciaba la victoria sobre Antequera (texto 10). Pero ya sabemos que el compilador, —lo mismo que el Cronista—, suele reproducir tales documentos a partir de una versión hecha a propósito para uno de los destinatarios habituales de cartas oficiales. Sin embargo, al contrario de Alvar García que utiliza [#79] preferentemente documentos dirigidos a Sevilla, el compilador parece tener mucho cuidado en variar ese aspecto de los documentos que reproduce, como si fuera un elemento definitorio más de los mismos. Verdad es que no elige instituciones de poco peso : después del señorío de Vizcaya y la ciudad de Segovia, el deán y cabildo de la catedral de Burgos, es decir uno de los poderes territoriales, además de religioso, más importantes del reino.110

  • 111  La carta es dirigida al cabildo y a su jefe, el deán, y no al obispo. La razón de esa aparente ano (...)

7Si la elección de la transcripción se hizo por comodidad, habrá que suponer que el compilador trabajaba en un área geográfica septentrional, entre la región burgalesa y la costa cantábrica. Si la elección responde a una finalidad política o ideológica, la ambición del compilador sería colocar a todo lo que concierne a Fernando de Antequera en el ámbito del poder en Castilla.111 No hay que excluir, pues, la posibilidad de que la carta haya sido copiada no desde su lugar de destino sino en la misma fuente de donde emana, la cancillería del Infante.

b. Fecha de redacción

8Llama la atención cómo el documento está literalmente “pegado” a la circunstancia que refiere. En efecto, si bien la votación de los compromisarios de Calpe fue emitida el 24 de junio de 1412, su resultado debía permanecer secreto mientras no se hubiera redactado el documento destinado a hacerlo público. La declaración conjunta de los compromisarios fue publicada el 28 de junio, fecha en que expiraba la misión que se les había confiado. Ahora bien, la carta reproducida en Ms Esp. 216 está fechada al día siguiente de la proclamación oficial.

  • 112  R. Menéndez Pidal, “El compromiso de Calpe, autodeterminación de un pueblo (1410-1412)”. Historia (...)

9Para hacernos una idea de la extraordinaria celeridad que esto supone en la transmisión de noticias, basta con comparar con el relato que hace R. Menéndez Pidal de lo que considera una verdadera hazaña en ese campo, a saber la transmisión de la misma noticia por obra de un caballero de Barcelona, Mosén Melchor de Gualbes.112 Tarda siete horas “a matacaballo” para alcanzar Tortosa y entregar al Parlamento catalán, que se halla reunido allí, un documento oficial, con el sello del arzobispo de Tarragona, anunciando la noticia. Don Ramón aplaude tanta presteza noticiante : “[...] 96 kilómetros por tierra en gran parte montuosa, a más de 13 kilómetros por hora”.

10[#80] El Infante, él, se encuentra en Cuenca. Caspe y esa ciudad están separadas por unos 400 kilómetros. Se necesitan 30 horas para cubrir esa distancia yendo a la velocidad de Melchor de Gualbes, sin contar que resulta difícil mantener tan buena media durante tanto tiempo. Según ese cálculo, la noticia oficial sólo pudo alcanzar al Infante, como más pronto, el día posterior a la proclamación, es decir el 29 de junio. De ese mismo día está fechada la carta.

11Sería ingenuidad pensar que el Infante no estaba ya informado de la votación emitida el 24 y, además, que no había tomado medidas para mandar redactar las cartas que pensaba dirigir a los habituales destinatarios después de recibir la confirmación oficial de la decisión de los compromisarios y que la más elemental prudencia le impedía anticiparse a los hechos. Sin embargo, la premura es la característica principal de esa carta.

2. Naturaleza del documento

12Lo que antecede puede parecer anecdótico, y lo es en cierta manera. Pero, uno no puede dejar de quedar sorprendido por tanta prisa en comunicar una noticia que, en principio, no interesaba directamente a sus destinatarios. Por contraste, resulta curiosa la ausencia de cualquier documento que remitiera a los nuevos súbditos del que se proclamaba con tanto orgullo, desde el primer día, rey de Aragón. ¿Cuál es el objetivo que sigue realmente el compilador al incluir esta carta en su colección?

  • 113  La reproduce la Crónica de AGSM. Como corresponde al momento en que se mandó esa carta, al inicio (...)

13El contenido informativo es mínimo : nada que no sepan los que están al tanto de las distintas peripecias de la elección —vale tanto como decir todos los que siguen, por su posición o por afición, la actualidad del momento. Ni la composición del tribunal formado para elegir al rey, ni los criterios que debían seguir son novedad. Tampoco lo es el que Fernando se considerara como el candidato más cualificado, por motivos genealógicos, para quedar designado.Más aún, en la redacción retoma elementos que figuraban ya en la carta que había dirigido, desde Antequera, al enterarse de la muerte de Martín el Humano, a los partidarios de una candidatura castellana a la Corona aragonesa.113

  • 114  Se proclama tal a pesar de no haber recibido ninguna investidura por parte de las instituciones de (...)
  • 115 : “el sello era de nueue luzrores & encima vna corona”. La descripción del sello se debe quizás a s (...)
  • 116  Véase J. Rodríguez Velasco, El debate sobre la caballería…, p. 390-391.

14Mucho más llamativa es la tonalidad de la carta, muy solemne, por no decir ostentatoria. Así lo demuestran algunos rasgos formales. Fernando firma la [#81] carta —en latín— como rey.114 Se da una descripción detenida del sello secreto con el que va sellada.115 Por fin, las diversas menciones de Dios y de la Virgen, normales hasta cierto punto dentro de la expresión del agradecimiento, son tales que suenan a autocelebración. Se sabe que Fernando, como fundador del Ordenamiento de la Jarra y el Grifo, se pretendía “caballero de la Virgen”116 ; pero lo afirma aquí con tanta insistencia que más bien sitúa su elección bajo el auspicio de una voluntad divina indiscutible, en la línea del profetismo tan practicado entonces y del que se aprovecharon los Trastámaras, en Castilla como en León.

15En este documento, la consideración de la persona de Fernando se impone a cualquier otro objetivo histórico.

3. Conclusión

16El texto 11 de la colección apenas es un documento y se entiende que el Cronista Alvar García no lo haya reproducido. En cambio, desempeña un papel preciso en la colección.

17Marca una etapa esencial de la carrera del Infante Fernando. Sería más exacto decir que marca su culminación porque éste es el último de los textos que se inserta en la colección siguiendo el orden cronológico, como señalé al principio de este estudio. Se entiende así mejor el tono empleado que, de algún modo, se asemeja al de una despedida del Infante para con sus antiguos súbditos castellanos.

18A pesar de su carácter excepcional, el texto 11 se presenta como una forma interesante de documento, a saber una modalidad inédita de la carta de nuevas. Lo dice el mismo Infante : su propia carta se nutre de “cartas de nuevas” que acababan de llegarle. Lo que hace, pues, es, prolongando la información recibida en una forma similar, revestirla de una dimensión personal, adaptada a sus objetivos del momento. Nos encontramos ante un proceso formalmente simétrico del utilizado por el intermediario de Segovia con la carta anterior, sólo que la calidad de los personajes y sus objetivos son muy dispares. La disparidad es tal que la comparación parecerá abusiva ; sin embargo, que exista una similitud entre dos documentos tan distintos por otra parte muestra la gran capacidad de adaptación de la carta de nuevas desde los primeros momentos de su utilización.

Haut de page

Notes

110  La elección de un cabildo catedralicio no es inocente, porque se supone que, al recibir la noticia, organizará una Te Deum para celebrarla y comunicarla a la población, dos actos que redundaban en pro de la fama del nuevo rey.

111  La carta es dirigida al cabildo y a su jefe, el deán, y no al obispo. La razón de esa aparente anomalía se debe al estatuto particular de la asamblea capitular burgalesa. “La corporación capitular, a diferencia de otros obispados, es jurisdiccionalmente independiente de la autoridad episcopal. Situación lograda por la intervención del cabildo en los asuntos diocesanos, aprovechándose de las situaciones de sede vacante, muy frecuentes en los siglos XIV, XV y XVI [...]. H. Casado Alonso, La propiedad eclesiástica en la ciudad de Burgos en el siglo XV : el Cabildo catedralicio. Valladolid : Servicio de Publicaciones de la Universidad , 1980, pág. 43.

112  R. Menéndez Pidal, “El compromiso de Calpe, autodeterminación de un pueblo (1410-1412)”. Historia de España dirigida por R. Menéndez Pidal. Vol. XV.I, pp. CXXVII-CXXVIII.

113  La reproduce la Crónica de AGSM. Como corresponde al momento en que se mandó esa carta, al inicio del proceso de elección, la argumentación es más completa, ya que remite a la herencia de la reina Petronila. Fórmula similar se reproduce en la carta que fue leida ante el Parlamento de Cataluña, el 30 de agosto de 1411 : “Entonces hice venir a muchos grandes y solemnes letrados para que viesen y examinasen si dicha corona real de Aragón me podía pertenecer, y todos de acuerdo, deliberaron y consideraron claro legalmente que la sucesión de dichos reinos y tierras me pertenecía si el rey don Martin mi muy caro y amado tío, muriese sin hijo legítimo y natural”. Colección de Documentos Inéditos del Archivo de la Corona de Aragón, publicados de Real Orden por el Archivero Mayor D. Próspero de Bofarull y Mascaró, Madrid 1847 (Citado por R. Menéndez Pïdal, art. cit.).

114  Se proclama tal a pesar de no haber recibido ninguna investidura por parte de las instituciones de la Corona aragonesa habilitadas para ello. Verdad es que se dirige a súbditos castellanos. Pero, por legal que fuera esa fórmula, ya que existía el documento oficial de los compromisarios, suena, por así decirlo, a falta de gusto.

115 : “el sello era de nueue luzrores & encima vna corona”. La descripción del sello se debe quizás a su novedad.

116  Véase J. Rodríguez Velasco, El debate sobre la caballería…, p. 390-391.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Michel Garcia, « Texto 11
11a. [Breve nota anunciando la muerte de Martín I de Aragón y la elección de Fernando] », Atalaya [En ligne], 10 | 1999, mis en ligne le 20 avril 2009, consulté le 18 août 2018. URL : http://journals.openedition.org/atalaya/120

Haut de page