Navigation – Plan du site
  • ENS Éditions
  • ENS de Lyon
El historiador en su taller
Comentario de los textos

Texto 13
Dezir de don pero belas de guebara vn poco ante que finase

Michel Garcia
p. 87-92

Texte intégral

1[#87] La presencia de este poema en este lugar del códice marca el fin de la coherencia mantenida por el conjunto anterior de textos, que ya había quedado algo perturbada por el texto 12. El motivo por el que se incluye aquí puede llevarnos a una nueva evaluación del significado del conjunto.

1. Autor y fecha

a. Identificación del autor

2Existe alguna duda acerca de la identidad del autor porque son dos —padre e hijo—, a principios del siglo XV, los titulares del linaje Guevara que llevan el nombre y apellido de Pedro Vélez. La identificación se complica aún más por los vínculos familiares que unen a ambos con el linaje Ayala. Pero Vélez de Guevara senior es hijo de Beltrán de Guevara y de Mencía de Ayala, hermana del Canciller; su hijo y homónimo, Pero Vélez de Guevara, se casará con Constanza de Ayala, hija de Fernán Pérez de Ayala, hijo primogénito del Canciller, y María de Sarmiento. Por consiguiente, el padre es sobrino del Canciller y primo hermano de Fernán Pérez de Ayala; los hijos de ambos son marido y mujer.

  • 130  M. Portilla, “Las torres de Guevara, Martiola, Mendoza y Quejana en la historia alavesa”, identifi (...)

3¿Cuál de los dos, el padre o el hijo, pudo ser el autor del poema ? A falta de cualquier dato cronológico concreto, resulta difícil responder. Algunos hechos, sin embargo, abonan por atribuirlo al padre.130

b. Circunstancias de la composición

  • 131  MH1-23 : “otro dezir del marques ynigo lopez de mendoça”.
  • 132  MN23-39. Se sabe, por el índice copiado por Floranes, que era el número 39 de la colección. En cam (...)
  • 133  PN1-321 : “Este decir fizo e ordenó el dicho don pero velez de guevara por manera de contemplaçión (...)

4Este poema se ha conservado en tres versiones además de la del Ms Esp. 216 : a) Cancionero de Gallardo-San Román, donde se atribuye al Marqués de Santillana131; b) Cancionero de Martínez de Burgos, pero el texto no se ha conservado en la copia parcial realizada por Floranes132;  : c) una versión incompleta (las coplas 4, 5 y 7) en el Cancionero de Baena.133

5[#88] Las versiones de PN1 y la de nuestro códice contienen rúbricas que proporcionan algunos datos relacionados con el autor.

  • 134  “E en diez días de abril, año del nasçimiento de Nuestro Saluador Jesucristo de mill e quatroçient (...)

6La de PN1 se ve reforzada por la rúbrica que encabeza al poema anterior (PN1-320), así titulado : “Este dezir fizo e ordeno el dicho don pero velez a la çibdat de seuilla quando le tiraron sus ofiçios”. Los hechos aludidos son conocidos. En 1402, Enrique III nombra corregidor en Sevilla y Córdoba, quitando los oficios a los anteriores titulares. Estos los recobrarán, poco después de la muerte del rey, en 1407.134 El poema PN1-320 describe el inmenso dolor que siente “la dueña garrida”, metáfora de la ciudad, que se considera víctima de la Fortuna pero que no pierde la esperanza en el porvenir, ya que concluye : “Non puede grant tiempo durar todo aquesto”. Con este último verso ramplón, remata Pero Vélez un lamento poco inspirado y, con toda probabilidad, poco objetivo porque, de creer al Cronista, las dos ciudades se encontraron muy bien al no estar regidas por algún tiempo por la oligarquía local.

7En la versión Baena del decir, el poeta se muestra algo más humilde a pesar de tener más libertad para expresar su descontento porque éste va dirigido ya no a la decisión del rey sino a la falta de solidaridad de sus amigos en la Corte. Sólo la copla 7 se hace algo reivindicativa, evocando la condenable actitud de los que le persiguieron. El cambio de tono entre este poema y el anterior se explica quizás por el tiempo que ha transcurrido desde el momento en que Pero Vélez se vio privado de su oficio y por el cambio de situación ocurrido, ya que dicho oficio le ha sido restituido. Pero, en realidad, parece poco lícito asimilar una con otra las dos versiones del decir Señor tu me libra, por cuanto queda muy poco, en la de PN1, de la esencia de la del códice.

c. El dezir en su versión completa

8Este poema es una oración penitencial. Las circunstancias graves en que se ve sumido el poeta, que bien pueden interpretarse como la perspectiva de una muerte próxima, le llevan a prepararse para el Juicio, haciendo penitencia por las faltas cometidas. Como cualquier acto penitencial, no sólo poemático, el penitente se dirige a Dios, lo que expresa la anáfora “Señor” en el primer verso de casi todas las coplas. La confesión de las faltas se reduce a algunas generalidades, salvo en las coplas recogidas por PN1. El poeta insiste más bien en su constante fidelidad a la ley religiosa, amparándose en varios artículos de fe que piensa haber cumplido. Reconoce sus errores pero piensa compensarlos por una actitud de profunda humildad ante un Dios severo, todopoderoso pero piadoso hacia los arrepentidos. Por fin, según una tradición ya bien asentada, se dirige a la Virgen, rogándole le quisiera servir de mediadora ante Cristo.

9[#89] Este es, muy esquemáticamente resumido, el contenido del poema en la versión del códice. La versión de PN1 muy difícilmente se le puede comparar. No es que sea incompleta : al reducir el poema a las tres únicas coplas que se refieren directamente a la experiencia vivida por el poeta, y al suprimir las marcas de la confesión, Baena le da un significado totalmente distinto. No sería exagerado afirmar que, reduciendo así el poema primitivo y añadiéndole la rúbrica descabellada que parece más invención de comentarista que la expresión de la realidad, rinde un pésimo favor al poeta. Sugiero, pues, que nos olvidemos de la desgraciada iniciativa de Baena y procuremos descubrir algo más sobre el poeta Guevara.

2. El poeta Pero Vélez de Guevara

a. Otras obras de Pero Vélez

10El Marqués de Santillana menciona a su tío, Pero Vélez senior, en su Carta-Prohemio, como autor de “gentiles dezires y cançiones”. Sin embargo, es poco lo que se conserva de esa producción, y se conoce únicamente por el cancionero de Baena. En total, son siete poemas, incluyendo los tres ya mencionados.

  • 135  “Este dezir fizo e ordenó el dicho don Pero Vélez de Guevara a una dueña muy vieja que andava en p (...)

11De los cuatro restantes, uno (PN1-322), redactado en gallego, se burla cruelmente de una dama, como lo explica ampliamente la rúbrica que le antepone el compilador, con no disimulada fruición.135 La mención del palacio del Infante Fernando nos sitúa en época anterior a 1412, sin excluir que fuera antes de la muerte de Enrique III, es decir antes de 1406. El tono festivo concuerda mejor con un ambiente cortesano donde dominara la juventud.

  • 136  J. Reglá Campistol, “Navarra. Reinados de Carlos II el Malo (1332-1387) y Carlos III el Noble (136 (...)
  • 137  Es bien sabido que el matrimonio no suele ser un tema predilecto de la poesía amorosa de inspiraci (...)

12Otro (PN1-319) es un elogio ditirámbico de Juana de Navarra. A lo largo de seis coplas de arte mayor, el poeta trenza una corona de bellezas y virtudes a la dama, llamando a su ayuda a toda la caterva de escritores y héroes antiguos. Más que el poema en sí nos interesa la destinataria. Opino que esa Juana es la hija mayor de Carlos III y Leonor de Trastámara, la que fue casada con Jean de Grailly, conde de Foix, y murió prematuramente en 1413.136 La fecha del poema puede [#90] coincidir con el casamiento de la princesa, que tuvo lugar en 1402. Pero es posible que sea algo anterior ya que no se menciona ese acontecimiento ni la identidad del esposo.137 Además el tono del poema corresponde mejor al elogio de una doncella que a la de una mujer de más edad e investida de una función política importante.

b. La herencia ayaliana

  • 138  PN1-317 : “Esta cantiga fizo e ordenó don Pero Vélez de Guevara † en loores de Santa María ; la qu (...)

13Los dos últimos poemas son de más difícil datación. Son dos canciones a la Virgen.138, la segunda, según la rúbrica, dedicada a la imagen de Guadalupe. Las dos presentan una factura zelesca, con un estribillo inicial de cuatro versos octosílabos con rima abba; y, respectivamente, 6 y 5 coplas de ocho versos, con vuelta de las dos rimas del estribillo en los tres últimos verso (cddc caab).

  • 139  Estas son las piezas que el Canciller dedica a la Virgen (cito desde mi edición, cf. bibliografía) (...)
  • 140  Ayala celebra a la Virgen de Montserrat, a la Virgen Blanca de Toledo y a la Virgen del Cabello, q (...)

14Estas cantigas están en la línea de las nueve que el Canciller Ayala dedicó a María y recogió en su Rimado.139 Se trata, por la mayor parte, de loores a la Madre de Dios y petición de mediación ante su Hijo. Pero tampoco falta el loor a la imagen de un alto lugar de peregrinación, que el propio Canciller practicó también, aunque no dedicara ninguno en concreto a la Virgen de Guadalupe.140 La temática elegida explica sin duda algunas de las similitudes que se observan entre los dos poemas de Pero Vélez y los del Canciller. Pero no todas se deben a coincidencias de ese tipo, sino que se percibe una clara influencia del Canciller en la producción de su sobrino

  • 141  Valga un ejemplo entre varios que se podrían aducir : “Contigo Trinidat allí fue ayuntada / la cor (...)
  • 142  PN1-317, 3e-h. Compárese con : “Grant tienpo ha que como mi pan con amargura / nunca de mi se part (...)

15El primer loor de Guevara, sin ser glosa literal del Ave María, se inspira en esa oración, para celebrar a la Madre de Dios. Lo hace en términos que evocan los que utiliza el Canciller en semejante ocasión.141 Además, sitúa su composición en un momento de su vida que se caracteriza por un intenso [#91] sufrimiento : “ca sobejo cada día / sufro cuitas e pavor / con espanto e grant temor / deste mundo refertero.”142 Sin embargo, esa referencia a la dureza del mundo queda vaga, sin duda porque no pasa aquí de ser un tópico, comparada con la experiencia concreta que vivía Ayala cuando escribía sus loores a la Virgen, cautivo en Obidos. Que haya cierto grado de objetividad en las palabras de Guevara es posible —podía estar gravemente enfermo— pero creo más bien que hay que ver en esas coincidencias la marca del modelo imitado.

16Por fin, señalaré que el parecido concierne también la prosodia de esas dos cantigas, la cual reproduce la estructura de la canción Señora mía muy franca que el Canciller dedica a la Virgen blanca de Toledo; sólo difiere el número de coplas, que se limita a tres en el Rimado.

17Desde esta perspectiva de la imitación merecería leerse el poema de nuestro códice. Se encontrarían otras analogías con ciertos poemas de Ayala. Por ejemplo, los dos primeros versos de la Rogaría (coplas 385 y sigs.) anuncian el inicio del poema de Guevara : “Tú nos defiende, Señor, e nos guarda de ocasión / asaz fezimos de yerros de que pedimos perdón” (385ab). En la copla que sirve de transición después del Tratado del Cisma, se lee un verso como “Pues pasa mi vida así como viento”. casi idéntico a 2d. También salta a la vista el parecido de 3de con estos versos de Ayala : “por ti llegan al puerto de toda buen andança / señora tu me vale enesta grant tribulança” (764cd).

18La elegía que el mismo Pero Vélez dedica a la muerte de Enrique III, a imitación de la de Villasandino, aunque Baena la ha separado de las demás obras de Guevara, está a tono con ellas. El espectáculo de la desaparición brutal del rey, del aniquilamiento instantáneo de todo su poder inspiran al poeta una reflexión pesimista sobre su propio futuro, así como una apreciación sin indulgencia de sus obras y del castigo que merecerán por parte del Juez supremo.

3. Conclusión

  • 143  Véase R. Lapesa Melgar., “Las rimas penitenciales del Canciller Ayala : tradición y elemento perso (...)

19La comparación llevada a cabo entre los poemas de Pero Vélez y las obras afines del Canciller muestra una clara filiación de aquéllos con éstas. Pero López había abierto cauces nuevos en la expresión individual de la sensibilidad religiosa, recurriendo a los Libros poéticos bíblicos para sustentar su inspiración.143 La lección no se ha perdido, como lo atestigua la permanencia de temas y formulaciones en los poemas conservados de aquel poeta. Pero sería poco prudente mantener esa herencia más allá de una generación, dada la [#92] explosión de poesía festiva que coincide con el reinado de Juan II, en detrimento de la inspiración religiosa. Esta es típicamente una poesía acorde con el reformismo religioso de Juan I y Enrique III, que no va más allá que la terminación del Cisma.

  • 144 .. Ignoro sobre qué datos se basan los editores más recientes del Cancionero de Baena para señalar (...)

20Por consiguiente, todos esos datos designan como autor de esos poemas más a Pero Vélez de Guevara padre que a su hijo. Aquél es primo hermano de Fernán Pérez de Ayala, que muere en 1433. Pertenecen los dos a una generación que vivió su madurez durante el reinado de Enrique III y minoría de Juan II, y su vejez, si la alcanzaron, en la primera mitad del reinado personal de este rey. Pero Vélez padre murió al parecer prematuramente, pero no tanto para que se atribuyera a la juventud de su hijo una poesía tan marcada por la proximidad de la muerte.144 Añádase que el hecho de que esos poemas se recogieran en el Cancionero de Baena excluye que se atribuyan a poetas de la época de Juan II.

21La presencia de este poema en la colección no responde aparentemente a ningún motivo histórico. La única explicación posible sería una coincidencia cronológica con los textos que le siguen, que designa como probable época de composición el año 1407 o los inmediatamente anteriores.

  • 145  Tanto los Ayala como los Guevara, oriundos todos de Alava, tenían una relación constante con el re (...)

22Nos informa, en cambio, de cierta familiaridad posible entre el compilador y el linaje Guevara. Las circunstancias de redacción del poema, que la versión truncada y la rúbrica de Baena no permiten observar, suponen un conocimiento íntimo de la existencia del poeta. Hasta cierto punto también, puede explicar la forma original en la que se conserva la elegía de Villasandino (texto 8). Si Pero Vélez estuvo asociado a la elaboración de un elogio fúnebre colectivo al rey difunto, y si éste tiene su punto de partida en el poema de Villasandino, las condiciones están reunidas para que el compilador consiguiera la versión que reproduce a través del archivo de aquella familia. Estas consideraciones no contradicen la hipótesis de una intervención posible de los Ayala en la reunión de piezas que dio lugar a la colección, como tampoco excluye a Pero Vélez junior, ya no como posible autor, sino como conservador de los papeles de la familia.145

Haut de page

Notes

130  M. Portilla, “Las torres de Guevara, Martiola, Mendoza y Quejana en la historia alavesa”, identifica con Vélez de Guevara hijo al que jura sobre “la guarda del rey e la governación e regimiento de sus Reynos e señoríos” a la muerte de Enrique III (AGSM, p. 45). Pero no justifica su opinión ni ésta parece justificada, en la medida en que el padre no había muerto aún.

131  MH1-23 : “otro dezir del marques ynigo lopez de mendoça”.

132  MN23-39. Se sabe, por el índice copiado por Floranes, que era el número 39 de la colección. En cambio, Floranes nos ha conservado la elegía a Enrique III, que corresponde a la pieza 8 de la colección (véase supra texto 8).

133  PN1-321 : “Este decir fizo e ordenó el dicho don pero velez de guevara por manera de contemplaçión con dios por quanto lo dexaron e desampararon todos los señores e amigos que el tenia en la casa del rey al tiempo que lo perseguien e acosavan antel rey algunos sus contrarios enemigos”.

134  “E en diez días de abril, año del nasçimiento de Nuestro Saluador Jesucristo de mill e quatroçientos e siete años, fueron declarados en el Consejo del Rey, estando presentes los dichos tutores, que les fuesen tornados los dichos ofiçios a las dichas çiudades de Córdoua e Seuilla, segund que antes los solían tener.” AGSM, capítulo 21, páag. 85.

135  “Este dezir fizo e ordenó el dicho don Pero Vélez de Guevara a una dueña muy vieja que andava en palaçio del infante don Fernando † e non avía en el reino quien quisiesse con ella casar, tanto era fea e de vieja e de pobre, non embargante que era dueña de muy buen linaje”.

136  J. Reglá Campistol, “Navarra. Reinados de Carlos II el Malo (1332-1387) y Carlos III el Noble (1361-1425)”. Historia de España dirigida por R. Menéndez Pidal, T. XIV. Madrid : Espasa Calpe, 1966, pág. 432. El autor sitúa erróneamente la muerte de la princesa en 1409. No hay por qué seguir a Pedro José Pidal, citado por José María Azáceta, en su edición del Cancionero de Baena (Madrid : CSIC, 1966, Vol. 2, pág. 619, n. 319), que hace coincidir “a esta madama Juan de Navarra con una hija de Carlos II que casó con Juan de Montfort, y en segunda nupcias, en 1401, con Enrique IV de Inglaterra, retirándose a Navarra en 1410 después de la muerte del rey inglés”. El tono del poema corresponde más a una joven princesa que a su tía, dos veces viuda, que además debería recibir el tratamiento de “reina” y no de “dueña”, que es el que le aplica exclusivamente el poeta.

Villasandino ha dedicado un poema (PN1-17) a una Juana que podría ser ésta misma. Véase el comentario de B. Dutton y J. González Cuenca, Cancionero de Juan Alfonso de Baena. Madrid : Visor Libros, 1993, p. 32, n. 17. Si la identificación fuera exacta, se daría así otro caso de competición poética entre Guevara y Baena, como en la elegía de Enrique III.

137  Es bien sabido que el matrimonio no suele ser un tema predilecto de la poesía amorosa de inspiración cortesana. Pero, en este caso, hay que recordar que el matrimonio se hizo cuando, a consecuencia de la muerte de sus dos hermanos varones — el segundo murió en 1402——, Juana había pasado a ser heredera de la Corona. Con todo, parece más juicioso situar la redacción del poema en época anterior.

138  PN1-317 : “Esta cantiga fizo e ordenó don Pero Vélez de Guevara † en loores de Santa María ; la qual es bien ordenada”. PN1-318 : “Esta cantiga fizo e ordenó el dicho don Pero Vélez en loores de Santa María de Guadalupe”.

139  Estas son las piezas que el Canciller dedica a la Virgen (cito desde mi edición, cf. bibliografía)  : una glosa del Ave María (755-769) ; Señora mía muy franca (774-778) ; Señora por quanto supe (813-819) ; Señora estrella luziente (867-873) ; La mi alma engrandesce (875-881) ; Señora con humildat (884-890) ; Imagen de la Virgen del Cabello muy santo (893-899) ; Señora mía muy franca (900-905) ; La tu dulce esperanza (910-919).

140  Ayala celebra a la Virgen de Montserrat, a la Virgen Blanca de Toledo y a la Virgen del Cabello, que se custodia en el convento de Quejana, fundado por su padre.

141  Valga un ejemplo entre varios que se podrían aducir : “Contigo Trinidat allí fue ayuntada / la corte celestial en Ti fizo morada” (Rimado, 760ab) ; “Santa Virgen coronada / por la tu grant umildat / que toda la Trenidat / en ti fizo su morada” (Guevara, PN1-317, 5a-d).

142  PN1-317, 3e-h. Compárese con : “Grant tienpo ha que como mi pan con amargura / nunca de mi se parten enojos e tristura / señor tu me ayuda e toma de mi cura / e sea en penitençia el mal que padesçi / e me libra de cuytas e carçel e tristura / e entienda que me vales despues que ati gemi” (Rimado, 750a-d).

143  Véase R. Lapesa Melgar., “Las rimas penitenciales del Canciller Ayala : tradición y elemento personal”. Homenaje a Pedro Sainz Rodríguez. Tomo II : Estudios de lengua y Literatura. Madrid : Fundación Universitaria Española, 1986, pp. 391-403.

144 .. Ignoro sobre qué datos se basan los editores más recientes del Cancionero de Baena para señalar 1420 como fecha de su muerte. Véase Cancionero de Juan Alfonso de Baena. Dutton B. y González Cuenca J, pág. 559, n. 317.

145  Tanto los Ayala como los Guevara, oriundos todos de Alava, tenían una relación constante con el reino de Navarra. La presencia de Pero Vélez en Roncesvalles con ocasión de una ceremonia de la que fuera protagonista la princesa Juana se deriva naturalmente de esa familiaridad con el reino vecino.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Michel Garcia, « Texto 13
Dezir de don pero belas de guebara vn poco ante que finase », Atalaya [En ligne], 10 | 1999, mis en ligne le 20 avril 2009, consulté le 17 août 2018. URL : http://journals.openedition.org/atalaya/121

Haut de page