Navigation – Plan du site
  • ENS Éditions
  • ENS de Lyon
El historiador en su taller
Comentario de los textos

Texto 15
Carta de nueuas de quando mataron en paris al duque de orlenes la qual v|no adon ferrant perez de ayala τ dize assi

Michel Garcia
p. 98-109

Texte intégral

1[#98] Este documento es el único que se refiere a un acontecimiento exterior a la Península ; por otra parte, lo hace desde un enfoque inédito. Dentro del género de la carta de nuevas, representa una especie de parangón.

1. Desarrollo de los hechos y elementos constitutivos del relato

  • 162  Véase B. Guenée, Un meurtre, une société. L’assassinat du duc d’Orléans, 23 novembre 1407. Paris :(...)
  • 163  “la justification de monseigneur le duc de Bourgongne etc., sur le fait de la mort du duc d’Orlean (...)
  • 164  Thomas du Bourg, abad de la abadía de Cerisy (diócesis de Bayeux) leyó esta respuesta al documento (...)

2Se trata de uno de los acontecimientos cruciales de la historia francesa, en una época que no fue escasa en eventos trascendentales.162 Los hechos son harto conocidos, ya que el magnicidio dio lugar a una encuesta ejemplar del preboste de París, Guillaume de Tignonville. Esta desembocó en unas pocas horas en la evidencia de que era Juan Sin Miedo, duque de Borgoña, quien había mandado cometer el asesinato ; el prócer, a su vez, no hizo nada para ocultar sus responsabilidades. Además se levantó en seguida una controversia entre sostenedores de uno y otro partidos, ilustrada por “la justificación de monseñor el duque de Borgoña etc., sobre el fecho de la muerte del duque de Orleans” de Jean Petit, doctor en teología163 y la “proposición” del abad Cerisy164.

a. Secuencias narrativas

3Para medir el grado de originalidad, si lo tiene, del documento del códice, doy a continuación un paralelo entre el relato que proporciona de los hechos y un relato tipo como el que recoge una historiadora de hoy.

  • 165  Según E. Lavisse, Histoire de France. Tome IV, Livre IV. Capítulo III, pp. 331-332 ; F. Autrand, C (...)
  • 166  “recogneust son pechié, en disant qu’il estoit cil qui avoit fait tuer monseigneur d’Orleans ... e (...)
  • 167  “Beau neveu, n’entrez pas au Conseil pour cette fois, il ne plaît guère à certains que vous y soye (...)

Ms Esp 216

Relato-tipo165

[#99] aveint τ tres dias deste mes de nouienbre [E esta muerte fue fecha entre las onze oras dela noche τ las doze del sobre dicho dia]

El 23 de noviembre de 1407, hacia las 8 de la tarde, un escudero del rey (Guillaume Courteheuse) informa al duque que el rey le manda venir

yendo del palaçio dela rreyna ala casa del conde de trenque m|lia

Desde el hôtel Barbette, donde reside la reina, al hôtel de Saint-Pol donde reside el rey

E es çierto que al primer colpe le cortaron el braço τ el cayo en tierra τ al otro colpe le fendieron la cabeça τ al terçero colpe le dieron por las espaldas de parte aparte τ cayo muerto en tierra de su rroçin τ vn escudero suyo echose sobrel desque esto vio τ mataron lo alli sobrel τ mataron otrosy vn moço que lebaua la hacha con quele alunbraua por que se non quiso apartar τ los otros que yuan conel eran fasta seis de cauallo los quales fuyeron

uno, con un hachazo, le corta el puño izquierdo [...]  ; se le echa abajo de la mula con una guisarma (lanza con gancho)  ; la cabeza hendida hasta los dientes.

el paje Jacob van Melkeren se echa sobre su señor para protegerlo y resulta muerto en el acto

dos lacayos intentan interponerse

el único caballo, desbocado, se lleva a los escuderos que iban montados en él

E otrosy los matadores del dicho duque los prinçipales fueron estos rrael de contou|le / τ mosen moreled de metoried τ eran fasta doze de cauallo τ se|s omnes apie delos quales matadores non au|a synon los dos sobre dichos françeses quelos d|ez eran flamenques

Los asesinos son 18 y están bajo el mando de Raoul d’Auquetonville.

Unos huyen a pie, otros a caballo.

 otrosy la muerte fecha el rroydo fue por la çiudat τ salio el condestable τ otros caualleros conel τ fallaron al dicho duque que yazia muerto enla carrera τ leuaron lo avn yglesya que llaman naris mantens τ algunos quisyeron yr en pos delos matadores E los dichos matadores echaron calcatrepas por la carrera τ los que yuan en pos dellos lisyaron se muy mal τ con tanto ovieron de çesar de yr en pos ellos

La gente del mariscal de Rieux levanta el cadáver, y lo lleva a la iglesia de Blancs-Manteaux.

Al huir, los asesinos siembran tras sí calzatrapas de hierro.

[#100] otrosy el otro dia mañana el dicho duque fue enterrado enlos çelestines en su capilla E fueron el rrey lu|s τ el duque de berri τ el duque de bergoña τ el duque de borgon (sic por borbon) τ todos los otros señores

Los Príncipes se reúnen durante la noche en la iglesia de Blancs-Manteaux y, de mañana, llevan el cadáver en procesión al convento de Celestinos donde se harán las exsequias y el entierro.

los quales entraron en consejo τ ellos enesto estando veno ende el preboste de paris por fazer les rrelaçion de vn moço que au|a tomado preso que era de los matadores sobre lo que au|a confesado E enesto començada su rrazon leuantose el duque de bergona τ tomo al rrey lu|s dela mano τ apartolo a vna parte τ dixole quele queria dezir vna cosa mala quele au|a a-caesçido [fol. 89r]E dixole el dicho rrey que que cosa era E el dicho duque dixo yo he fecho matar al duque de orliens m| primo E estonçe dixo el rrey lu|s esto que am| dezides dezitlo al duque de berr| m| tio o[ ] | ( )o lo dire E llamaron luego al dicho duque de berri E el dicho rrey τ duque de bergoña en rresçiu|endo lo / el dicho duque de bergoña f|nco las rrodillas delante el duque de berri τ dixo que le au|a fecho matar al duque de orrliens su primo delo qual se arrepentia mucho pero que non era tienpo los quales dichos rrey τ duque de berri le preguntaron que quales au|an se|do eneste consejo E el rrespondio que non synon tres / . los quales eran el conde de sant pol τ el señor de sant |orge τ su chançeller

Dos días más adelante, el 25 de noviembre, el preboste pide al Consejo la autorización de penetrar en el hôtel d’Artois, residencia del duque de Borgoña, para detener a un hombre “que debía saber algo de la muerte de monseñor de Orléans”.

El duque llama aparte al duque de Berry y a Luis de Sicilia y confiesa que “por introducción del diablo, había mandado hacer ese crimen por Raoulet d’Auquetonville y sus cómplices”.

Puesto de rodillas, el duque “confesó su pecado, diciendo que él era el que había mandado matar a monseñor de Orleans ... y dijo que el diablo se lo había mandado hacer”.166

Conde de Saint-Pol  : Veran de Luxembourg, condestable de Francia

[#101] E el dicho duque de vergoña tardo de ven|r al dicho consejo τ luego que v|no llamando ala puerta salio el duque de berri τ dixole que el non au|a que fazer en aquel consejo

El sábado, a las 10 de la mañana, el duque acude al Consejo, que se reúne en el hôtel de Nesle, residencia del duque de Berry  : “Amado sobrino, no entréis en el Consejo por hoy, no agrada a algunos que os halléis en él.”167

τ como esto oyo el dicho duque de vergoña fuese para su posada τ caualgo en vn coser τ çinco o se|s conel τ paso en flandes quanto mas ayna pudo

El duque pide su parecer al conde de Saint-Pol, que le acompañaba, el cual le aconseja que se vuelva a su palacio, mientras él va al Consejo.

El duque huye con una pequeña escolta  ; alcanza Bapaume de un tirón, luego Lens y Lille.

E sobresto enel consejo ovieron tres op|n|ones / . la primera quele començasen guerra τ enesto non se fallaron por los grandes peligros que se podrian segu|r E la segunda op|n|on fue quelo aplazasen delante el parlamente τ enesto dudaron por lo non poner en desesperaçión E la terçera op|n|on fue quelo llamasen afazer em|enda atal que fuese asu desonrra τ destru|çion

b. Identificación de los hechos narrados por la carta de nuevas.

4Apenas ofrece dificultad, aparte de los nombres de personas.

  • 168  Véase F. Autrand, op. cit., a propósito del matrimonio de una hija de Juan de Montaigu con el vizc (...)
  • 169  P. Raymond, “Enquête du prévôt de Paris”, art. cit., p. 217-218. El subrayado es mío.

5* “casa del conde de trenque milia” : al parecer, hay que leer “conde de Tancarville” ; Guillaume de Melun, conde de Tancarville, era copero mayor del rey. Ignoro por qué se le cita aquí y dónde se encontraba su palacio. Sin embargo, la mención de ese personaje responde a cierta verosimilitud, en la medida en que pertenecía al partido de Orléans”.168 En su encuesta, el preboste de Paris proporciona una información interesante al respecto. Cuando, la noche de la tragedia, va a ponerse a las órdenes de los cuatro Príncipes que están reunidos en el hôtel d’Anjou, residencia del rey de Sicilia, los encuentra en compañía de “Mons. el conde de Clermont, Mons. el conde de Nevers, Mons. el condestable de Francia, Mons. el conde de Tancarvile y varios otros Señores de Francia y del Gran Consejo del Rey, nuestro señor”.169

  • 170  Los nombres de esos personajes no podían figurar al lado del de Raoul d’Auquetonville, que era un (...)

6[#102] * “rrael de contou|el / τ mosen moreled de metoried”. Descifrar el primer nombre no ofrece ninguna dificultad : se trata de Raoul d’Auquetonville, quien fue el organizador del asesinato y recibió la recompensa correspondiente por parte del duque de Borgoña. En cambio, el segundo nombre queda sin identificar. Los principales cómplices de Auquetonville son conocidos : Guillaume y Stas Courteheuse, Robin de Laître, Berthe de Montané, Guillaume de Montdidier, Guillaume Scodané, Guillaume Berclau, Jean Mourmoy, Pierre Baillet, Jean Simonnet, Jean Michel, Hennequin, Jean Ydier.170 Bajo ninguno de esos nombres es posible encontrar un parecido con el que ofrece la transcripción castellana, salvo que se trate de un nombre inglés (Morlay o Moreley ?).

  • 171  ’calcatrepas = calçatrepas’ : galicismo recogido por Corominas (Dic. Crít. Etim. de la Lengua cast (...)

7* “vn yglesya que llaman naris mantens”. A través del relato del asesinato, se sabe que esa fórmula designa la iglesia de Blancs-Manteaux, que se encontraba cercana al lugar del crimen. Esta identificación permite medir las dificultades encontradas por el copista del códice para identificar y transcribir los nombres propios de su modelo, lo que llevaba a hacer uso de su imaginación : no pudiendo leer blancs, recurre a maris, que le parecía conforme con una iglesia dedicada a la Virgen.171

c. La cronología del relato

8El relato del códice se muestra conforme, en líneas generales, con los testimonios de la época y respeta la cronología de los hechos, tal como se difundió desde el principio. La única anomalía concierne la mención precoz de la identidad de los asesinos, que interrumpe la narración. En efecto, está situada en un momento del relato en el que se supone que nadie conocía a d’Auquetonville y sus cómplices, ya que el informador pretende informar de lo que ocurrió justo después del asesinato.

9El narrador acorta camino cuando menciona la presencia de los Príncipes, al día siguiente, en los Celestinos y luego en el Consejo. La enumeración parece aplicarse a los dos acontecimientos a la vez. Verdad es que éstos se siguen sin solución de continuidad. Pero lo que hay que entender, es que los Príncipes, o por lo menos algunos de ellos, entre ellos el duque de Borgoña, hicieron acto de presencia inmediatamente en la iglesia de Blancs-Manteaux, apremiados por el deseo de asegurarse de que su enemigo Orléans había muerto. Desde allí, acompañaron al cadáver a los Celestinos, donde se [#103] reunieron los que faltaban hasta entonces para la velada y el entierro. Sin apenas descansar, los Príncipes mantienen luego un Consejo.

d. Fiabilidad del relato

10La objetividad del relato es notable, y se observa ante todo en los detalles. La calidad de la información sorprende.

*. Coincidencias con las demás fuentes

11Las cantidades son muy precisas.

12– La compañía del duque no excede ocho a diez hombres. El va en una mula. Sólo difiere el número de hombres a caballo : el informador cuenta que son seis, mientras que las fuentes dicen que los lacayos que llevan antorchas van a pie y los dos escuderos montados en el mismo caballo (Autrand, 351).

13– Es exacto que los asessinos eran 18, pero ninguna fuente, que se sepa, indica con tanta precisión que 12 de ellos iban a caballo y 6 a pie.

14– La descripción de las feridas sufridas por la víctima tiene la fría precisión de un documento policial y de un certificado de médico forense ; sin embargo, el informador cede también ante la tentación de herir las imaginaciones al limitarse a tres golpes mortales : hubo seguramente muchos más y aplicados con menos discernimiento del que se sugiere, ya que fue una verdadera carnicería. Pero los golpes que enumera presentan un fuerte valor simbólico, por cuanto se asemejan al despojo sistemático de los atributos del poder en un rey : la mano derecha sostiene el cetro ; la cabeza, la corona ; el busto, el manto real.

15– El comportamiento heroico del paje Jacobo figura en todos los testimonios, pero ninguno menciona la muerte del lacayo que no quiso apartarse.

16– El relato de la sesión del Consejo es extraordinariamente evocadora, especialmente en el hecho de que la confesión del duque de Borgoña se hiciera en dos tiempos ; era necesario que los dos Príncipes sobrevivientes estuviesen informados conjuntamente para que la confesión fuera total. El arrepentimiento manifestado por el culpable es conforme a lo que se sabe por otras fuentes.

* Divergencias del relato con otras fuentes

17Se observan, sin embargo, algunas diferencias que merecen estudio.

  • 172  “En l’an de grâce de mil quatre cent et sept, le mercredi XXIIe jour du mois de novembre, entre hu (...)
  • 173  Uno de los testigos, Jacquette, mujer del zapatero Jehan Griffard, estaba acostando a su niño, y e (...)

18– La hora indicada para el asesinato —“E esta muerte fue fecha entre las onze oras dela noche las doze del sobre dicho dia”— es demasiado tardía. Los demás testimonios concuerdan para indicar que el duque fue requerido por el rey a las ocho : el preboste de Paris afirma que fue informado del asesinato entre las ocho y las nueve.172 Por otra parte, hubiera sido poco decente que el duque [#104] estuviera en el palacio de la reina a una hora tan tardía como la medianoche, sin intención de abandonarlo. Además, el estado de salud de la reina, que acababa de perder un niño recién nacido, era poco conciliable con una presencia tan larga de su amante. Otro argumento a favor de una hora más temprana es la presencia de testigos : habría habido muchos menos testimonios a esas altas horas de la noche.173

  • 174  Por otra parte, parece ser que fue un escudero del condestable el que informó al preboste del ases (...)

19–  “quales auian seydo en este consejo ...”. La observación es sorprendente. El conde de Saint-Pol ha mantenido un comportamiento sin ambigüedad ya que, aunque fuese un familiar del duque de Borgoña, se aleja de él inmediatamente después del asesinato, optando por entrar en el Consejo y apremiando a su señor a que se fuera (Autrand, 355).174 ¿Habrá que entender que el duque había confesado (“auian seydo en este consejo”) a las tres personas citadas, después del asesinato ? Ignoro quien es el señor de Saint-Georges así como la identidad del canciller del duque ; pero no sería sorprendente que algunos familiares del duque hubieran recibido la confidencia antes que los Príncipes del Consejo ; ya cometido el crimen, no corrían el riesgo de ser acusados de complicidad.

  • 175  Quizás, en las minutas del Consejo, si se han conservado.

20– Los hechos relatados en el último párrafo y que no tienen equivalente en los demás testimonios no han suscitado comentarios en la bibliografía consultada.175 Las tres posibilidades barajadas son verosímiles y, por lo tanto, es posible que tengamos aquí un momento de la discusión justo después de la huída del duque de Borgoña. Pero esas opiniones no desembocaron en medidas concretas.

21El testimonio de esta carta de nuevas presenta, pues, un gran interés. Para medir su importancia, conviene situarla en el contexto del momento histórico que relata y, en primerísimo lugar, buscar la fecha de redacción.

2. Historia del documento

a. Datación

22Lo propio de una carta de nuevas es dar a conocer un acontecimiento de la actualidad más inmediata. No dice otra cosa la rúbrica que califica el documento. En caso de tener alguna duda al respecto, bastaría con recurrir a la primera frase del texto para despejarla : “¶ otrosy señor de las nueuas çiertas que non pongades dubda vos çertifico que ave|nt τ tres dias deste mes de nou|enbre”.

23– La expresión “este mes de noviembre” excluye que haya transcurrido más de un año desde el asesinato.

24[#105] – La insistencia en la veracidad de los hechos relatados no puede comprenderse salvo si se considera que éstos son inauditos y, por corolario, que el destinatario de la carta los ignoraba. Esto supone que los hechos eran recientes.

25Pero es el mismo contenido de la carta el que nos proporciona la información más segura al respecto.

  • 176  B. Guenée, op. cit., pp. 181 y sgs.
  • 177  No es posible proponer una datación más precisa a falta de contar con la carta original de Pedro d (...)

26El relato termina con la derrota aparente del duque de Borgoña, condenado a huir a matacaballo para ponerse a cubierto en sus tierras de Flandes, y amenazado por las medidas severas que el Consejo se dispone a tomar. Sin embargo, la situación va a evolucionar muy rápidamente.176 El 28 de febrero de 1408, es decir escasamente tres meses después de su fechoría, el duque de Borgoña entra triunfalmente en París, donde se le acoge como a un rey. Las circunstancias políticas del reino han sufrido un vuelco total, transformando al inspirador del asesinato, aislado y amenazado, en vencedor y nuevo regidor del reino. La redacción de esta carta en fecha posterior a esa vuelta es inconcebible. Pero tampoco es admisible, dada la acumulación de hechos ocurridos en reacción al asesinato, imaginar que haya transcurrido tiempo entre los hechos narrados en la carta y la época de su redacción y expedición. Lo más probable, pues, es que el último hecho relatado sirva de término a quo para situar dicha redacción : se trata de la huida del duque de Borgoña, cuya noticia se limita, en esta carta, a la indicación el destino supuesto o real, a saber Flandes ; ni siquiera es necesario suponer que el redactor estuviera enterado de las etapas realizadas por el duque y su comitiva. Dicha fecha puede coincidir con aquel día, o los dos días inmediatos.177 De ahí el interés de saber de quien emana esta carta y por qué canal ha llegado a su destinatario castellano.

b. Vías de transmisión

27Sobre ese punto, el documento es explícito : “E sobresto al presente non ay otras nueuas segunt las cartas que enbio mosen pierez de nabarra al rrey su hermano τ otros muchos señores que concordan en vno”.

  • 178  “le roi étant en son hôtel de Saint-Pol, monseigneur de Guyenne, dauphin de Vienne et fils aîné du (...)

28La noticia emana, pues, de Pedro de Navarra, hermano de Carlos III, titular del condado de Mortain en Normandía, uno de los más antiguos títulos de los Evreux y, gracias a éste, perfectamente integrado en la nobleza francesa. Los historiadores coinciden para presentarlo como un personaje de poco relieve, que se interesó tan poco por Navarra que, al parecer, nunca visitó ese reino. En cambio, está muy introducido en la Corte de Francia y posee en París un palacio donde su hermano, el rey, solía alojarse cuando residía en la corte francesa. Ahora bien, según las minutas del escribano del Parlamento correspondientes al [#106] día del asesinato, Pedro de Navarra figura entre las autoridades que se encontraban entonces en Paris.178 Sobre este punto también el documento resulta exacto.

29Este proporciona también noticias sobre el modo de operar de Pedro de Navarra. Su información ha sido recortada con otros testimonios fidedignos : “muchos señores que concordan en uno”. Esta puntualización confirma además el carácter reciente de la información, no avalada aún por ningún canal oficial e ignorada por la gran mayoría. Está claro que, al contrario, el relato ha sido elaborado a partir de elementos diversos recogidos poco después de los hechos. Este es, sin duda alguna, uno de los criterios de definición fundamentales de la carta de nuevas : un documento que supone a la vez una encuesta y una elaboración minuciosa pero rápida, ya que sólo se justifica si se transmite sin tardanza.

c. Influencia de la transmisión sobre la calidad del documento

  • 179  Todos los testimonios concuerdan para atribuir la organización del atraco únicamente a d’Auquetonv (...)

30Se entiende mejor, con estos datos, las imperfecciones de la redacción. Algunas se deben a defectos de transmisión ; son las que conciernen los nombres propios, aunque sólo nos intriga el caso de aquel supuesto compañero de d’Auquetonville (mosen moreled de metoried), cuyo nombre, en la Crónica de Enrique III, se ortografía, según las versiones, mosen meolarte o mosen meorliat.179

31Otras lecciones problemáticas son resultado de una interpretación precipitada de algunos puntos que aún no han sido aclarados : el destino del [#107] duque de Orléans, cuando deja la residencia de la reina ; la hora exacta del asesinato ; los cómplices ocultos del duque de Borgoña. En cambio, todo lo que concierne la dimensión política del asesinato se describe con precisión y no ha sido desmentido por los relatos sucesivos, como si se debieran a un testigo ocular, trátese del mismo Pedro de Navarra o de alguno de sus familiares miembro del Consejo.

d. Destinatario

32Quedan por descubrir las razones por las que esa carta ha sido comunicada a Fernán Pérez de Ayala.

33Se tiene constancia de que él, y su padre antes que él, tuvieron relaciones asiduas con el reino de Navarra. Muchos motivos contribuyeron a ese estado de cosas. El primero es la localización geográfica del señorío de Ayala, cuyo centro de gravedad está en la Tierra del mismo nombre, al sur de Bilbao, pero que se desplaza en tiempos del Canciller hacia Vitoria y Salvatierra de Alava. El cargo de Merino mayor de Guipúzcoa que ejercieron padre e hijo los puso en contacto directo con el reino vecino. Al parecer, Fernán Pérez fue familiar de Carlos III tuvieron una relación de amistad, a consecuencia de la acción que llevó a cabo el Ayala para la reconciliación del rey con su esposa, Leonor de Castilla. Por fin, el Canciller y su hijo realizaron misiones diplomáticas que les condujo varias veces a París, donde es lícito pensar que estuvieron en contacto con miembros del linaje Evreux.

34En el Archivo General de Navarra (sección de comptos), se han conservado varios documentos que dan fe de esas relaciones entre Fernán Pérez y la Corte de Pamplona. Sólo para citar los que corresponden al período concernido por el documento :

35– 1406, abril 21. Olite [Caj. 93, n°17, I]

36“Leonor, reina de Navarra e infanta de Castilla, ordena a los oidores de comptos que reciban en cuenta y deduzcan de la recepta de García Lópiz de Roncesvalles, tesorero del reino, las siguientes partidas [...] a Pedro de Bilvao, por ir con letras de la reina a Ferrán Périz de Ayala, 28 sueldos [...]”.

37– 1410, febrero 3. Olite [Caj.97, n°3, IV]

38“Leonor, reina de Navarra e infanta de Castilla, ordena a los oidores de comptos que reciban en cuenta [...] a un mandadero de a pie que fue de Pamplona a Olite enviado por el tesorero con una letra que un hombre de Ferrán Périz de Ayala traía de Francia de parte del rey, 14 sueldos [...]”

  • 180  Para los años 1406-1411, se mencionan en total cuatro mensajerías. Agradezco a Amaia Arizaleta por (...)

39Estas dos noticias están muy lejos de agotar todas las relaciones que mantuvieron Fernán Pérez y la Corte de Navarra,180 —aunque sólo sea porque no mencionan la carta del códice—, sin embargo, tienen la triple característica  [#108] de mostrar que las relaciones existían, que podían concernir los asuntos de Francia y que adoptaban la forma epistolar. Especialmente importante es saber que Fernán Pérez podía servir de mensajero entre París y Pamplona y, por consiguiente, que la inversa es verosímil. La Carta en cuestión presenta, pues, la parte visible de una realidad cuya amplitud apenas podemos sospechar.

40Aparte de la satisfacción de una curiosidad personal hacia la política francesa, ¿qué representaba esa clase de epístolas para Fernán Pérez ? Se piensa ante todo, evidentemente, en su posible explotación en la Crónica.

3. Explotación ulterior

a. Crónica de Enrique III

  • 181  “Observaciones textuales ...”, Incipit VI, pp. 115-128 ;Obra y personalidad, pp. 155-164.
  • 182  El fenómeno es similar al de un añadido de la carta de Tamerlán en la Crónica de Juan I. Pero conv (...)

41El tema ha sido tratado por José Luis Moure, el cual critica y prolonga las pistas que había abierto en mi libro sobre el Canciller Ayala.181Había observado yo que la redacción Primitiva, en el capítulo 9 de l’année 1380, después de contar la muerte de Carlos V y su sucesión, proporcionaba un relato del asesinato del duque de Orléans. Moure ha mostrado que ese añadido es propio de una rama de la tradición representada por 5 manuscritos, mientras que una segunda, representada por un solo manuscrito, no llevaba esa mención. Ese relato, colocado fuera del lugar que le correspondía en la cronología, había sido añadido tardíamente, pues, en un manuscrito que contenía una versión de la redacción Primitiva y que fue reproducido más adelante182.

42En la Crónica d’Enrique III, capítulo 18 de 1392, se mentiona de nuevo la muerte del duque de Orléans :

  • 183  Moure se extraña que, al citar este pasaje en mi libro, con el fin de intentar datar la redacción (...)

“E con tanto monto mucho en la su casa el duque de urlienes su hermano yerno del conde de vertud que fue muerto como ya lo deximos suso sobre su gouernamiento τ sobre esta muerte ouo muy grandes porfias en la casa de françia”.183

43Esta mención figura en todos los testimonios de la redacción Segunda que contiene la Crónica de Enrique III, lo que permite pensar que ésta tuvo una [#109] existencia autónoma y que debe estar asociada a la familia de los manuscritos de la redacción Primitiva que contienen la mención de la muerte del Duque.

  • 184  Art. cit., p. 119.

44Moure hace observar que la nota incluída en la Crónica, aunque breve, resume bien el texto de la versión de la carta de Ms. Esp 216.184 De ello deduce que esta carta ha servido de modelo al pasaje correspondiente de la Crónica.

b. Crónica de Alvar García de Santa María

45El cronista incluye la noticia del asesinato en el último capítulo del año 1407 y pretende inspirarse en un documento destinado (“vinieron nuevas a la reyna e al infante de la muerte del Duque de Orliens...”) a la Corte de Castilla. El relato, muy resumido, resulta muy distinto del que conserva esta colección.

4. Conclusión

46El escaso parecido entre el contenido de esa carta y los capítulos correspondientes de las Crónicas no tiene por qué sorprendernos. Se deriva de la misma diferencia de naturaleza de las dos clases de textos. La carta de nuevas corresponde a la traducción inmediata de una actualidad demasiado reciente para valorarla debidamente. Aun si se admite la idea de que los cronistas incluyeron la noticia poco tiempo después de ocurrida, como parece demostrarlo la falta de coherencia de esa inclusión con la redación del capítulo en que ha sido insertada, ha corrido un tiempo suficiente para que se hayan aclarado muchos aspectos que quedaban oscuros. El asesinato no desperta el mismo interés, después de la publicación de la encuesta y teniendo en cuenta la evolución política ulterior : cuando el duque de Borgoña vuelve como triunfador a París, sería de mal gusto siquiera mentar la muerte del duque de Orléans. Una carta de nuevas de esa clase privilegia la coincidencia cronológica del acontecimiento con su relato. Hasta cierto punto, se nutre de la imprecisión de los hechos ya que, a fin de cuentas, pretende ser mero eco de lo que ocurre y hacerlo perceptible por personas alejadas de su escenario.

  • 185  Insisto en que las características que subrayo aquí conciernen ese tipo de cartas de nuevas, y no (...)

47Esta carta nos introduce a una clase de documentos que no dependen de ningún proyecto preliminar, sino que responden a una actitud política en el sentido amplio del término. Su rasgo más notable, además de las características ya señaladas, es que no encierra ninguna apreciación de ninguna clase, ningún juicio de valor. El informador se satisface con comunicar, con la máxima precisión posible y manteniendo la máxima credibilidad, los hechos de que ha sido informado y que no tiene por qué juzgar. Muy lejos estamos de la mentalidad del cronista, quien, al trabajar sobre testimonios, sólo considera los acontecimientos a través de su prisma y con una distancia cronológica e intelectual que le autoriza a verter una dimensión crítica y moral que, si bien no se manifiesta siempre a las claras, se mantiene en estado latente.185

Haut de page

Notes

162  Véase B. Guenée, Un meurtre, une société. L’assassinat du duc d’Orléans, 23 novembre 1407. Paris : éd. Gallimard, 1992. Bibliothèque des Histoires.

163  “la justification de monseigneur le duc de Bourgongne etc., sur le fait de la mort du duc d’Orleans”. Esta defensa de la actuación del duque de Borgoña, verdadera apología del tiranicidio, Jean Petit la leyó ante los más altos personajes del reino y de la Universidad, en la residencia del Consejo del rey, el Hôtel Saint-Pol, el 8 de marzo de 1408.

164  Thomas du Bourg, abad de la abadía de Cerisy (diócesis de Bayeux) leyó esta respuesta al documento pro-borgoñón, en nombre de la duquesa de Orléans y de sus hijos, el 11 de septiembre de 1408, en el salón grande del Louvre, con ocasión de una sesión tan solemne como la que había merecido la apología de Jean Petit.

165  Según E. Lavisse, Histoire de France. Tome IV, Livre IV. Capítulo III, pp. 331-332 ; F. Autrand, Charles VI. Paris, éd. Fayard, 1986.

166  “recogneust son pechié, en disant qu’il estoit cil qui avoit fait tuer monseigneur d’Orleans ... et dit que el diable lui avait fait faire” (Coville, Jean Petit. La questión du tyrannicide, p. 390).

167  “Beau neveu, n’entrez pas au Conseil pour cette fois, il ne plaît guère à certains que vous y soyez.”

168  Véase F. Autrand, op. cit., a propósito del matrimonio de una hija de Juan de Montaigu con el vizconde de Melun (p. 438).

169  P. Raymond, “Enquête du prévôt de Paris”, art. cit., p. 217-218. El subrayado es mío.

170  Los nombres de esos personajes no podían figurar al lado del de Raoul d’Auquetonville, que era un personaje mucho más considerable. En los documentos reproducidos por Léon Mirot (art. cit., p. 10-12, nota), quedan designados como subalternos : sus ’compagnons’, ’personnes de la compagnie de R. O.’ o incluso ’nagueres serviteurs de Raoulet d’Octonville’. En cambio el nombre de ’mosen moreled de metoried’ corresponde a una personalidad de rango equivalente al de Raoulet.

171  ’calcatrepas = calçatrepas’ : galicismo recogido por Corominas (Dic. Crít. Etim. de la Lengua cast., s. voc. ’calcitrapa’). Podría interpretarse como préstamo al francés de un término técnico, lo que demostraría que el copista no es tan ignorante, sino que su modelo, por lo menos por lo que respecta los nombres propios, es muy defectuoso.

172  “En l’an de grâce de mil quatre cent et sept, le mercredi XXIIe jour du mois de novembre, entre huit et neuf heures de nuit, Mons. el connestable de France manda par Guillaume de Herville dit Tetine, son escuier, à nous Guillaume, seigneur de Tignonville, prévost de Paris, qui estions en nostre hostel à Paris, à la Cave de Pontis, que Mons. d’Orléans avoit esté présentemente tué et meurdry en la vielz rue du Temple à Paris, emmy la rue, ainsi qu’il aloit son chemin”. P. Raymond, art. cit., p. 216.

173  Uno de los testigos, Jacquette, mujer del zapatero Jehan Griffard, estaba acostando a su niño, y esperaba el regreso de su marido.

174  Por otra parte, parece ser que fue un escudero del condestable el que informó al preboste del asesinato, entre las ocho y las nueve, es decir poco después de que se cometiera. Si su señor hubiera estado informado con antelación del proyecto, —y, por lo tanto, cómplice del duque—, hubiera encontrado el medio paraimpedir a su gente que informaran a los pesquisidores.

175  Quizás, en las minutas del Consejo, si se han conservado.

176  B. Guenée, op. cit., pp. 181 y sgs.

177  No es posible proponer una datación más precisa a falta de contar con la carta original de Pedro de Navarra, de la que nuestro documento reproduce sólo una parte : “E sobresto al presente non ay otras nueuas segunt las cartas que enbio mosen pierez de nabarra al rrey su hermano [...]”.

178  “le roi étant en son hôtel de Saint-Pol, monseigneur de Guyenne, dauphin de Vienne et fils aîné du roi, âgé d’environ onze ans étant au Louvre, les ducs de Berry et de Bourbon, ses oncles, le roi de Sicile, le duc de Bourgogne et le conde de Nevers, les condes d’Alençon et de Clermont, messire Charles d’Albret, connétable de France, et messire Pierre de Navarre, ses cousins germains et d’autres seigneurs encore, tant du sang royal qu’autres, étant à Paris, l’amiral de France et el maître des arbalétriers, et les seignaurs et ministres de justice, tant du Parlemente que du Châtelet étant à Paris. Et lui qui était si grand seigneur et si puissant en un si petit momente a fini ses jours moult horriblemente et honteusemente” (in F. Autrand, Charles VI, op. cit., pp. 349-350).

“Pierre, comte de Mortain, —une des anciennes possessions de la famille d’Evreux— marié avec Catherine d’Alençon, passa sa vie entière en France, soit à Mortain, soit à la Cour” (Véase B. LEROY, Le royaume de Navarre, op. cit., p. 30 et 32.

179  Todos los testimonios concuerdan para atribuir la organización del atraco únicamente a d’Auquetonville. Así se lee-en los registros del Parlamento (año 1407, noviembre, f. 3)  : “Samedi XXVIe jour. —Ce jour a esté dit et publié que el duc de Borgoigne, conte de Flandres et de Bourgoigne et d’Artois, disoit et maintenoit qu’il avoit fait occire el duc d’Orléans, son cousin germain, par Rolet d’Auquetonville et autres, et sur ce s’est aujourd’hui parti de Paris” (P. Raymond, art. cit., pp. 215-216). Ahora bien, cuando se inicia la encuesta, algún testigo ha podido asociar a d’Auquetonville con otro personaje conocido, ya porque fuera su acostumbrado cómplice en las fechorías que cometía, ya porque el asunto parecía demasiado gordo para achacárselo a un único artífice. Los d’Auquetonville eran oriundos del Cotentin, comarca de Normandía en la que los Navarra tenían uno de sus principales señoríos, el condado de Mortain que había correspondido à Pedro de Navarra. Queda, pues, la posibilidad de que ese señor conociera personalmente al asesino, el cual, por otra parte, había ejercido cargos como el de tesorero del rey, suficientemente importantes para que fuera conocido de muchos. El añadido de un segundo apellido pudo no ser un error, sino más bien la denuncia precipitada de un plausible cómplice.

180  Para los años 1406-1411, se mencionan en total cuatro mensajerías. Agradezco a Amaia Arizaleta por la búsqueda que realizó en el archivo pamplonés a petición mía.

181  “Observaciones textuales ...”, Incipit VI, pp. 115-128 ;Obra y personalidad, pp. 155-164.

182  El fenómeno es similar al de un añadido de la carta de Tamerlán en la Crónica de Juan I. Pero conviene matizar, en la medida en que la versión de este texto no parece emanar de aquélla, más completa, contenida en nuestro códice. Sin embargo, ¿cómo no asociar dos fenómenos que conciernen dos textos de poca difusión reproducidos en el mismo códice misceláneo, e introducidos, ambos sin respetar la más elementar cronología, en versiones de la Crónica de Ayala ? Del mismo modo, ¿cómo no indagar el hecho de que ciertas personas, quizás próximas a los Ayala, se hayan dedicado a manipular sin discernimiento unas versiones ya caducadas de su Crónica, confundiendo la Primitiva redacción con la segunda?

183  Moure se extraña que, al citar este pasaje en mi libro, con el fin de intentar datar la redacción de la Crónica, interrumpo la cita justo antes de la fórmula que he subrayado más arriba (“como ya lo deximos suso”) ; pero esa fórmula no aparece en la edición de la BAE de la que creo que la había sacado, en efecto, como lo señala el mismo Moure, Zurita la habrá quitado, al averiguar que no se refería a nada preciso en los códices que manejaba.

184  Art. cit., p. 119.

185  Insisto en que las características que subrayo aquí conciernen ese tipo de cartas de nuevas, y no todas las clases posibles. Actúa de modo muy distinto, por ejemplo, Fernán Pérez de Ayala, cuando dirige a un sobrino suyo la traducción de una súplica dirigida a Carlos VI de Francia por los regidores de París y la Sorbona, durante las Cortes del año 1413. Le sugiere, al contrario, una interpretación moral y política aplicable al caso castellano :“E ved señor sobrino que casa [la casa de Francia] E con que rrentas por diuision llego alo que es oy que es en punto de peresçer del todo E sy deuen los Reys tomar en-sienplo E tener por espejo ante sus ojos esta casa E plega a -dios que cada vno | tome en ello ensienplo”. Véase BN Madrid, Ms Res. 27, fol. 104c, col. b.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Michel Garcia, « Texto 15
Carta de nueuas de quando mataron en paris al duque de orlenes la qual v|no adon ferrant perez de ayala τ dize assi », Atalaya [En ligne], 10 | 1999, mis en ligne le 20 avril 2009, consulté le 20 août 2018. URL : http://journals.openedition.org/atalaya/131

Haut de page