Navigation – Plan du site
  • ENS Éditions
  • ENS de Lyon
Dossier : Alfonso de Palencia, travaux en cours et perspectives

La caída del reino visigodo en las Antigüedades de España de Alfonso de Palencia

La chute du royaume wisigoth dans les Antigüedades de España d’Alfonso de Palencia
The fall of Visigothic Kingdom in Alfonso de Palencia’s Antigüedades de España
Francisco Bautista

Résumés

Cet article propose une analyse de la dernière section des Antigüedades de España d’Alfonso de Palencia, consacrée au règne du roi Rodrigue et à la conquête islamique de l’Hispanie. Il s’intéresse particulièrement à la diversité et à la qualité des sources utilisées par l’historien, à l’usage qu’il en fait, ainsi qu’à sa représentation historique du dernier roi wisigoth. Les sources utilisées se caractérisent par leur petit nombre et par l’absence de sélection opérée parmi elles, ainsi que par la distance prise par l’auteur à leur égard. La vision de la période, quant à elle, ne tend pas à présenter la dynastie wisigothique comme un modèle, mais, au contraire, comme un peuple barbare qui contribua à la décadence de l’Hispanie romaine.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Los manuscritos son: Palma de Mallorca, Biblioteca Bartolomé March, B87-V3-07 (autógrafo), y Palma (...)

1No son muchas las obras históricas redactadas a lo largo del siglo xv en la península Ibérica que tratan sobre los periodos antiguos, como, por ejemplo, la dominación romana en Hispania. Este tipo de textos, característico de la escritura humanística, en el que podía transparentarse el uso de nuevas fuentes y también de una mirada histórica diferente a la que había dominado con anterioridad, está representado por un pequeño grupo de piezas debidas a autores como Joan Margarit o Antonio de Nebrija. Existían indicios de la existencia de textos de Alfonso de Palencia dentro de esta misma corriente, pero no ha sido sino recientemente cuando se ha podido identificar y rescatar una parte de esta obra. Palencia escribió dos décadas consagradas a la historia antigua de España, una primera que debía cubrir desde los orígenes hasta Octavio Augusto, y otra que alcanza desde Tiberio hasta el rey Rodrigo. Por el momento, no se conoce ningún testimonio de la primera década, mientras que se han conservado dos manuscritos (uno de ellos autógrafo) de la segunda, a la que aquí nos referimos con el título de Antigüedades de España. El texto de Palencia nos permite observar cómo un historiador humanista peninsular de la segunda mitad del siglo xv se enfrenta a este periodo histórico, que va de la historia imperial de Roma a la caída del reino visigodo de Toledo1.

2En este trabajo quisiera detenerme en una sección de este texto, concretamente el final, e investigar la manera como Palencia se enfrenta a la narración de la caída del reino visigodo, uno de los lugares de la tradición historiográfica peninsular que se había prestado a fabulaciones y que también albergaba implicaciones ideológicas de la mayor importancia. Así pues, exploraré el tratamiento que da Palencia a este tema, y trataré de analizar a partir de él cuál es su posición frente a la historiografía medieval que transmitía esta narración, y también cuál es su posicionamiento frente a los hechos históricos.

3En cuanto al volumen de materiales empleados, es preciso reconocer que Palencia manejó un elenco muy reducido de fuentes, y que no parece haber llevado una detenida investigación a este respecto. Así, como ha mostrado Javier Durán Barceló, Palencia se basa para la historia visigoda en la obra tardomedieval titulada Estoria del fecho de los godos, basada a su vez en la parte que aquí nos interesa en la Estoria de España de Alfonso X (la misma Estoria del fecho de los godos constituye el armazón fundamental de la Crónica abreviada de Diego de Valera, obra contemporánea a la que aquí nos ocupa, impresa en 1482). De este modo, en lugar de acudir a historias más cercanas a los hechos, o a fuentes latinas, Palencia se da por satisfecho con esta obra tardía, que es la fuente básica para la historia hispánica. Junto a esta Estoria, es probable que haya conocido también la Historia de rebus Hispaniae de Rodrigo Jiménez de Rada, aunque solo la aprovecha puntualmente, y sin distinguirla de forma clara o nítida. Por último, como veremos, Palencia conoció y aprovechó la Crónica sarracina de Pedro del Corral, una obra muy popular en el siglo xv, y que había merecido una fuerte censura por parte de Fernán Pérez de Guzmán en el prólogo a sus Generaciones y semblanzas (c. 1460), al tratarse de un texto claramente novelesco, que inventa y recrea libremente los hechos históricos. Hay que decir que en ningún caso Palencia distingue entre estas fuentes, sino que más bien se refiere a ellas de forma genérica como los «viejos comentarios», y toma de ellas lo que le parece más verosímil o aprovechable. De lo expuesto cabe retener varios hechos: en primer lugar, la escasez y falta de selección de fuentes por parte de Palencia; y en segundo lugar, su visión de estas de forma indiferenciada, donde se confunden o mezclan textos tan distintos como Jiménez de Rada, la Estoria del fecho de los godos o la Crónica sarracina.

4Junto a las fuentes hispánicas, Palencia incluye en su relato una narración sobre los emperadores bizantinos y sobre Italia. Para ello, se basa, como ha mostrado también Durán Barceló, en las Décadas de Flavio Biondo, que es sin duda una de sus fuentes fundamentales tanto por lo que hace al contenido como a la visión histórica de este periodo. Lo interesante del tratamiento combinado de la historia hispánica e imperial es que da pie a Palencia para algunas interesantes apreciaciones, como cuando compara la caída del poder visigodo con la de los ostrogodos en Italia:

Mas de los godos, es a saber de los vesogodos, no resto cosa que no pereciesse. E segund quel nombre de los ostrogodos perecio en Ytalia en los tiempos del emperador Justiniano, siendo contra ellos capitan Narsete eunuco, assi perecieron los vesogodos en España despues de la muerte e desventurada (sic) de Rodrigo, de manera que para siempre fue rematada la nombradia gothica (fol. 257ro).

5Algo similar sucede cuando contextualiza la conquista islámica de Hispania en el marco de la expansión del poder musulmán en todo el Mediterráneo:

Aqueste Ulid subiugo muchas gentes a la secta agarenica, y extendio el nombre de Mahomad fasta tierras que confinavan con Ytalia, e atraxo grand parte de Ethiopia a la muy perdida heregia, e occupo toda la Africa. E segund ya diximos, destruyo a remate por mano de sus capitanes a la muy soberviosa gente de los godos (fol. 267ro).

  • 2 A propósito de las noticias extranjeras en la obra historiográfica de Palencia, véase el artículo (...)

6En este sentido, nos hallamos ante un uso y una concepción singulares de la inserción de noticias extranjeras en un relato sobre la historia de España. No se trata aquí de meras incidencias, como sucede, por ejemplo, con las noticias insertas en la Estoria de España, sino más bien de una perspectiva que pretende integrar un relato más global, y arrojar luz sobre el devenir de la historia2. Por lo demás, no debe olvidarse que esta integración de historia hispánica e imperial tiene otras implicaciones, sobre las que espero poder volver más adelante.

7La narración de la caída del reino visigodo ocupa los dos últimos libros de la segunda parte de las Antigüedades de España. El penúltimo se abre con el alzamiento de Egica y abarca el reinado de Vitiza y su derrocamiento por Rodrigo; el último trata del reinado de Rodrigo y de la conquista y ocupación islámica. Centrémonos, en primer lugar, en el trabajo de Palencia y en su manejo de las fuentes. Se trata, como sugiere el propio autor, de un trabajo de compilación, por el cual el autor ha extractado y seleccionado de las historias pasadas aquello que juzga más verosímil. Así, Palencia se refiere a su labor con las siguientes palabras: «inxeramos en los presentes comentarios lo escripto por antiguos historiadores» (fol. 241r). Ahora bien, lejos de la tarea de otros compiladores contemporáneos como Diego de Valera, que siguen de forma relativamente fiel los modelos previos, Palencia se convierte en un mediador entre las historias viejas y el tiempo presente, nunca copia servilmente las fuentes, y trata de someterlas en general a una cierta crítica.

8De hecho, declara que se propone basarse en las historias antiguas, e introducir sus propios comentarios:

Con todo, propuse, pues fazia de todas aquestas cosas mencion, no dexar el cuento de los viejos comentarios, mas entrexerir tambien lo que siento (fol. 243ro).

9Esta crítica o comentario se ejerce a través de una hermenéutica histórica, que está presidida por una fuerte desconfianza frente a los relatos anteriores, y que le lleva a desestimarlos o a ponerlos en cuestión cuando incurren en detalles que le parecen más propios de la leyenda o de la fábula que de la historia. Aquí Palencia se muestra heredero de una tradición que se remonta a los comentaristas tardoantiguos y a Isidoro de Sevilla, que se articula sobre la oposición historia / fábula, y que trata de decidir el valor de los relatos principalmente en función de su verosimilitud. Esta actitud confiere en última instancia una nueva autoridad al relato histórico que se presenta, e incluso se diría que a veces Palencia enfatiza la crítica sobre aspectos que son más bien circunstanciales.

10Veamos algunos ejemplos de todo ello. Al referir la entrada de la hija del conde don Julián en la corte de Rodrigo, Palencia relata que según algunas historias este rey había instaurado dicha costumbre, pero critica este aserto aduciendo el breve tiempo en que gobernó:

Cobdiciava el [Rodrigo] atraer a su voluntad los animos de los grandes por muchas maneras e pareciale cosa fazedera e provechosa que desde la puericia se criassen en el palacio real los fijos e las fijas de los nobles varones, e segund los historiadores escriven plugo desto a los padres no menos que al rey plazia, pero la brevedad del tiempo niega los semeiantes discursos o provechos, si damos logar a las coniecturas (fol. 243ro).

11La idea de que fuera Rodrigo quien instaurase esta costumbre aparece en la Crónica sarracina, mientras que otros textos dicen simplemente que era costumbre de los godos. La inclusión de este dato parece un tanto extemporánea, en la medida en que es marginal y en la forma en que Palencia lo recoge es solo transmitido por la Sarracina. Se diría por tanto que es aducido con el objetivo esencial de exhibir un distanciamiento y una actitud crítica.

12Otro caso tiene quizá mayor interés. Se trata de la discusión de la localización de la batalla donde fue vencido Rodrigo:

Los que escrivieron en los viejos comentarios que aquesta batalla en que murio el rey Rodrigo [...] fuese no lexos de Cartajena [...] se podieron en esto mucho engañar [...] e quien quisiere dirigir la suma desta diversidad por verisimilitud luego conosçera que Tariph y el conde Juliano passarian con tan grand numero de arabes e numidas e moros mas presto e mas a su guisa arribando en las tierras que su vanderizo el conde posseya (fol. 256ro).

13En esta ocasión, tal vez el conocimiento de la región que tiene el historiador, afincado en Sevilla, le lleva a decantarse por motivos geográficos, por la proximidad a África, hacia la tesis de que la batalla tuviera lugar en Guadalete, y no en Murcia, como se afirma en ciertas historias. Palencia, que comparte la idea de otros humanistas de que la geografía es un auxiliar esencial de la historia, y una de las claves para una reconstrucción fidedigna del pasado, se acoge aquí, como en otros casos, al principio de verosimilitud, que es la herramienta básica del historiador en su crítica de los relatos históricos que maneja.

14Pero más allá de estos lugares puntuales, abunda en la obra de Palencia un distanciamiento global con las historias antiguas, que se traduce en un constante comentario crítico. En este establece cuatro aspectos generales negativos de las «viejas historias»: la oscuridad, la sequedad, la variedad y la intromisión de fábulas, aspectos todos ellos que representan un desafío para el historiador. De forma genérica, a esta problemática se refiere el propio Palencia en el prólogo a su obra, donde presenta una contraposición entre oscuridad y claridad, y entre fábula y verdad, que en cierto modo es una declaración programática, y también un testimonio de ruptura historiográfica:

Pero devese otorgar perdon al que emprende tan grande obra, si por ventura en algund logar, o por la diversidad de los escriptores, o por la antigüedad de los tiempos, alguna obscuridad se oposiere al resplandor de la verdad, como contraste muy mucho la confusion al claror de la narraçion. La qual confusion, en quanto fazer se podiere, yo desechare segund el tenor de lo que propuse. E assi mesmo con diligençia sera menospreçiada mezcla de fablas, porque la verdad de lo recontado atrayga a la lecçion a todos aquellos que saben que tales devan ser las leyes de la historia (fol. 1ro-vo).

15Las valoraciones sobre las historias anteriores abundan en el fragmento que aquí nos concierne, sobre la caída de los visigodos, donde Palencia lamenta la oscuridad de los relatos, la sequedad que los hace particularmente lacónicos, la variedad que implica la existencia de diversas contradicciones, y finalmente la presencia de historias fabulosas. Todo ello hace que el autor justifique sus propias conjeturas sobre los hechos:

Parece cosa razonable que en esta narracion de las cosas fechas por el rey Rodrigo interpongamos en esta parte alguna coniectura, porque la sequedad o variedad de los viejos comentarios no offenda de tal manera las orejas de los oyentes, que en alguna parte del cuento a causa de la mucha repugnancia no desdeñen la firme orden de la historia [...] Escriviremos en los presentes comentarios, pues lo fallamos escripto en los antiguos, lo que se dize aver contecido al mesmo rey Rodrigo en indicio de su perdicion avenidera. Con todo, por muchas causas me recrece sospecha, sin dubda no ajena de la derecha razon, que aquellos vieios escriptores quesieron inxerir cosas fabulosas por dar color a nuestras tribulaciones, dando a entender que la fuerça del fado, mas que la contagion de las costumbres muy corruptas, induxo la final destruycion de la gente gothica e fizo que los mahometistas ocupassen todas las Españas y estendiesen su poderio e señorio por tantas partes [...] Donde claro parece e se manifiesta que los scriptores de aquellos tiempos presumieron con vanos rodeos encubrir las causas verdaderas de tan grande e tan subita destruycion, como si por estar derribados los muros e las armas desfechas los nuestros en las batallas oviessen perecido, y que en otra manera non los podiera assi fazer malaventurados la suziedad e corrupcion de costumbres e la demasiada dissolucion que amollento la dureza con que los godos, despues de aver muchas vezes desbaratado a los romanos, ocuparon las Españas. E los tales escriptores, con semejante niebla contendieron escurecer la verdad dexando a los que despues veniesse (sic) confondida la historia con fablillas (fols. 241ro-242ro).

16Aquí la verdad histórica se esconde bajo el velo de la fábula, y el trabajo del historiador queda definido por la búsqueda de las «causas verdaderas», que se relacionan en última instancia con un entramado moral, definido por la secuencia de pecado y castigo.

17En otro momento, expresa su opinión sobre los relatos previos con las siguientes palabras:

Con todo, propuse, pues fazia de todas aquestas cosas mençion, no dexar el cuento de los vieios comentarios, mas entrexerir tambien lo que siento, pues pude comprehender de los diversos çircuytos aver querido los vieios escriptores de nuestra (sic) cosas con alguna cobertura de afeyte dar color a aquella soberana tribulaçion procediente de malvadas costumbres (fol. 243ro).

18De esta forma, la labor del historiador se aproxima a la del exégeta, que trata de extraer el sentido literal, histórico, de las fábulas que pueblan las historias anteriores.

19Una de las estrategias que plantea Palencia es ofrecer las varias versiones que las historias dan sobre los hechos, de modo que de la diversidad pueda emerger una imagen más fidedigna del pasado:

E Rodrigo, que fue el postrimero rey de los godos, mando sacar los oios al rey Vetiza. e despues pereçio por la traycion del muy cruel conde Juliano, e aun segund se cree a sus manos fue muerto en la postrera batalla, como se dira en la seguiente narraçion, en la qual es liçito inxerir en muchas cosas las diversas opiniones de algunos, por que de la tal variedad resulte lo mas verisimile, quanto quier que el fin muy terrible pronuncie una mesma perdicion de los de España. Con todo, los que por çircuytos cuentan quel conde don Julian se movio a tan feo delicto e crueldad como furioso a causa de la disoluta luxuria del rey Rodrigo, e induzen las ocasiones que ya ante diximos, añadiendo algunos aver sido incitamiento que el rey desde una açotea de su palaçio vio como la donzella Ataba, fija del conde don Julian, se lavava las piernas en la huerta, e forçeiado de la fermosura de las piernas no pudo abstenerse de la forçar [...] Assi que judgaremos las causas desta manera diferentes, que fuesse en la una forma o en la otra, poca diferencia importavan para induzir la muy malaventurada oppression de las Españas y el postrimer remate de la gente gothica (fol. 250vo-251ro).

20Con todo, hay que señalar, como ya se ha indicado, que Alfonso de Palencia manejó un elenco bastante limitado de fuentes, y que las opiniones diversas que refiere a veces se encuentran consignadas ya en las obras que utiliza. Es decir, esta tarea es más teórica que real, aunque tiene el efecto de otorgar una mayor credibilidad a la versión que él nos ofrece de los hechos.

21Por lo demás, Palencia valora negativamente también las opciones retóricas de los «viejos comentarios», al criticar la presencia de un tono de lamentación, que procede, como es sabido, del famoso pasaje de Jiménez de Rada que se concreta en una lamentación de los godos, o bien cuando rehúsa reproducir el epitafio de Rodrigo:

Del qual decaymiento e terrible destruyçion algunos historiadores fizieron mas miserable mencion, esforçandose de la manifestar por escriptura, pero no entendieron que mientra mas la plañian e lamentavan tanto menos satisfazian a las leyes de la historia. Por ende dexadas las endechas assaz manifiestas por la condicion de las cosas, avre de bolver a contar algunos daños muy graves e peligros terribles que a los nuestros recrecieron e las diversas opiniones de la muerte del rey Rodrigo [...] Allende desto dizen que en el mesmo epitafio se fazia mencion del perdimiento de Juliano con palabras que muy mucho condenavan aquella abominable fazaña, las quales no me parecieron dever se enxerir en estos nuestros comentarios, por que non representan gravedad, y es çierto que los ombres suelen por diversas maneras contar la muerte de los principes si es muy desdichada [...] Assi que quesimos dexar de escrivir las palabras contenidas en aquel epitaphio quiça fingido, pues que no menos pareçe ajeno de elegante dignidad que de çierta fe, lo que en el se contiene. E solamente aqui se proseguira la muy verdadera narracion de la muy presta ocupacion de los infieles e de la destruyçion de los cristianos en España (fol. 258ro-vo).

22El distanciamiento frente a los «viejos comentarios» puede llevar a Palencia a adoptar una actitud irónica, como me parece entrever cuando trata sobre la apariencia de Rodrigo en la batalla decisiva:

Escriven que el rey Rodrigo subio en un carro por demostrar su imperatoria maiestad, e los scriptores que lo afirman dizen ser aquesta la costumbre de los reyes godos. Mas tal costumbre no se falla que la oviessen tenido los otros godos antepassados. Pero quiça entonces el rey Rodrigo penso espantar los enemigos con la maiestad del atavio e con la diadema imperial (fol. 255vo).

23En general, la visión de las fuentes que plantea Palencia es abiertamente negativa, e incluso llega a ofrecer una explicación histórica para el hecho de que los «viejos comentarios» sean a su juicio tan insatisfactorios:

Nin es de maravillar que assi aquesta diversidad de escriptura, como otras semeiantes diferencias de lo acaescido en aquella tal rebuelta de tiempos, se cuenten en variables maneras, siendo aquel siglo muy lleno de confusion, e induziendo grand sequedad e variedad de la narraçion en todas las cosas la mengua de atinados scriptores e su poca enseñança. El qual infortunio procedio de la cayda de la maiestad romana, ca la inclinacion del imperio romano causo por el mundo, assi en el ornato como en las otras disciplinas todas, grandes e muchos defectos, porque aun la romana eloquencia se emboço e quedo embotada quando fue corrompida por muchas maneras de embates de gentes barbaras; quanto mas España, que teniendo en soberana estima la eloquencia romana la seguia, pudo opprimirse despues que los vandalos e suevos e alanos e otras gentes septentrionales la occuparon. Et desta causa aun reputan no pequeño provecho quando investigando las escripturas de historiadores medio soñollientos se colige alguna narracion de las cosas en aquellos siglos contecidas, e se puede comprehender del escuro processo de las diversas opiniones alguna verisimilitud poco distante de la entera verdad (fol. 256ro-vo).

24Tenemos aquí un cuadro histórico claramente emparentado con el diseñado por los humanistas italianos, como Flavio Biondo, una de las fuentes fundamentales de Palencia. De acuerdo con esta visión, con la caída de Roma desaparecen la elocuencia y el saber, y por ello no es sorprendente que los relatos sobre esos hechos se caractericen por la oscuridad y en general por las notas negativas que ya hemos visto.

25Algo parecido señala Palencia cuando trata del alzamiento de Rodrigo, en donde establece una relación entre la decadencia cultural y la victoria política y militar de los godos o de los musulmanes:

Mas la sequedad de los scriptores no manifiesta con quanta o con que tal gente el senado dio ayuda e favor a Rodrigo, ca las historias de aquellos tiempos no eran menos insufficientes de lo que amenazava ya la suerte cercana al descaimiento de las cosas, quando todas en un mesmo tiempo yvan cuesta abajo. E si en el mundo avia algo que pareciesse yr subiendo era lo que obedecia a los mahometistas, que executavan el açote de Dios, segund que la fortuna luengo tiempo favoreciera a los godos e a sus parciales para que oprimiesen el señorio de los romanos (fols. 240vo-241ro).

  • 3 Denys HAY, «Flavio Biondo and the Middle Ages», Proceedings of the British Academy, 14 (1959), p.  (...)

26En estas citas, se pone de manifiesto una concepción de la historia y de la cultura fuertemente deudora de Flavio Biondo y de los humanistas italianos, para quienes la caída del Imperio romano va de la mano de una decadencia cultural sin paliativos3.

27A la idea de declive cultural alude también cuando se refiere a los cambios en los topónimos, interpretados como una perversión o una corrupción, y que en este caso conecta además con las dificultades en el conocimiento del pasado:

E llego [Rodrigo] a los campos de Sydonia, que segund nuestros vieios comentarios despues los moros <corrompido> mudado el nombre llamaron Xerez, e ya en latin los nuestros aquella cibdad nombran Xericium, quantoquier que renombran Sydonia un grand pueblo Medina que los moradores añaden Medina Sydonia; ni es maravilla que las tales e semeiantes perversiones de vocablos aya resultado de tantas confusiones, de las quales se dara alguna razon (fol. 255ro).

28Ahora bien, la valoración de Palencia está presidida más por un prejuicio que por un conocimiento profundo de las fuentes, pues como hemos visto apenas manejó unas pocas obras y todas ellas de carácter tardío. Se trata también de una valoración retórica, más que factual, ya que el propio Palencia no se adentra en una investigación más demorada sobre el pasado.

29De hecho, existe una cierta ambigüedad en el tratamiento de las fuentes, ya que en algunos casos el autor aduce datos procedentes de la Crónica sarracina, que había merecido la severa crítica de Fernán Pérez de Guzmán, y a propósito de la cual Palencia no podía ignorar que se trataba de una obra reciente y en la cual buena parte de la narración era una pura invención. Como se ha señalado, la crítica humanística tiene algo en ocasiones de gestual o de superficial, y no se vacila en inventar nuevas leyendas cuando ello es conveniente. Es lo que sucede en nuestro caso cuando Palencia refiere la resistencia de Sevilla, ciudad que en su obra es la última en caer bajo dominio musulmán. De este modo, Palencia acepta la narración sobre la resistencia sevillana que le ofrecía la Crónica sarracina, y trata de avalar ese relato diciendo que procede de escritores aprobados:

Escriven algunos que Muça desde Merida dio buelta sobre Hispali, ya mas crescido en favor y en gente; e que torno tentar con mayores apareios e pertrechos de tomar la çibdad por fuerça. Pero los hispalenses tomaron por su capitan un fuerte e valeroso varon que avia nombre Pernan, estando ende juntamente en la guarnicion e amparo de la çibdad otros dos muy valientes cavalleros nobles e parientes suyos, Arlistas e Julio [...] Assi que yo propuse contar brevemente aqui la diversidad de las opiniones por me refirmar en la narracion de las cosas acaescidas que se conoscen por çiertas (fols. 264vo-265ro).

30Se trata sin duda de una nueva invención, de una concesión a la fábula provocada por el compromiso o la deuda de Palencia con la ciudad de Sevilla, donde probablemente se compuso la obra.

31Uno de los aspectos en los que Palencia critica también a las viejas historias tiene que ver con el hecho de que, en su opinión, no enuncian o declaran las causas de los hechos. Esta preocupación por las causas es típicamente humanista, aunque hay que señalar que en la obra de Palencia este interés se resuelve en una tesis moral y providencialista, por la cual la caída del reino visigodo se explica fundamentalmente por la voluntad divina:

Lo qual, segund ya diximos, devemos creer que acaesciesse por soberana indignacion del Todopoderoso. Ca el muy buen Dios e muy grande otorga vigor a los flacos e quando le plaze quita subitamente las fuerças a los muy poderosos; e tiene por bien que a vezes una gente sea dañosa a otra gente; e a los unos ensalça con diverso suçesso, por que los otros con razon sean conculcados e hollados, de manera que muchas vezes comete a los verdugos, muy malos e desechados, a los que luengamente avia querido que pareciessen grandes, segund conteçio desdel comienço de los siglos, ca señoreando los assirios las provincias orientales los medos sus subiectos se les alcaron para señorear et de aquella manera los persianos fizieron que les obedeçiessen los medos (fol. 265vo).

32Con todo, interesa notar al mismo tiempo el ejercicio comparativo de Palencia, por el cual establece una equiparación entre la caída del reino visigodo y lo sucedido en otros momentos del pasado.

  • 4 Sobre el neogoticismo a fines del siglo xv, véase ahora Pedro M. Cátedra y Pedro Martín Baños (ed. (...)

33Al margen del manejo de las fuentes, dominado por esa mezcla de distanciamiento y dependencia, al margen de la crítica de Palencia y de sus intereses historiográficos, un segundo aspecto que me parece esencial tener en cuenta en la narración de toda esta parte es la valoración histórica de los hechos. Se trata de un aspecto que tiene que ver con la ideología del cronista, y que solo podré tocar aquí brevemente. Como es sabido, la caída del reino visigodo es una de las narraciones más sensibles del pasado hispánico, y en torno a ella se fue creando el mito de la continuidad histórica, que es especialmente intenso en el siglo xv, donde la idea del neogoticismo es imperante por lo general4. ¿Cuál es la actitud de Palencia en este sentido?

34Podría decirse que la visión de Palencia es singular, y que en buena medida su obra está lejos de abrazar el mito del goticismo, y ver en la monarquía goda un modelo de poder o de continuidad histórica. De hecho, en reiteradas ocasiones se caracteriza a los godos de forma negativa, y los rasgos que se les atribuyen no son otros que la crueldad, la herejía o la imprudencia, todos los cuales justifican en definitiva el final del poder visigodo. Veamos algunas citas. Los godos son ejemplo de crueldad y falta de humanidad:

La grandeza de la extrema perdicion en que del todo perecieron los godos, conviene saber los vesogodos, en España, aviendola luengamente señoreado, pudo soliçitar las voluntades de los scriptores a lamentable narraçion, señaladamente porque en uno con los godos los españoles catholicos o murieron o fuyeron en aquellos logares do pensavan que los moros vencedores no podrian sin grand difficultad llegar. Pero lo que affirmaron los historiadores contando la tal destruyçion fue de diversas maneras dicho en la narracion de las causas que induxeron el perdimiento. Ovo algunos que imputaron la tan extrema malaventurança a la maldad e corrupcion de los postrimeros principes de los godos. Pero a los que remembraron las muchas cruezas de los reyes godos pareçio ser rematada con razon aquella gente, que sin algun respecto de parentesco o de provecho comun siempre por la mayor parte non solamente cometia delictos muy fieros, mas aun pospuesta toda consideracion de humanidad o de agradecimiento despreciava todos los derechos stableçidos; tanta era su dissolucion e cobdicia de señorear como quier que podiesse (fol. 250ro).

35En otra ocasión, se trata a los godos también como un ejemplo de herejía:

La qual expedicion [de Muza] fuera baldia, sino que por permission de Dios qualquier menor aparejo ser podia suficiente a rematar el poderio de los godos, gente ya destinada al açote de Dios, que no solamente la avia de hostigar açotandola, mas rematarla del todo. Ca desdel tiempo del emperador Valente constantinopolitano corrompieron los godos la religion cristiana incurriendo la manzilla de la secta arriana, aunque se nombravan cristianos. E quantoquier que algunos reyes vesogodos en España dieron derechamente obra a la doctrina catholica, pero la maldad de otros muchos reyes godos que les anteçedieron e suçedieron puso tan grand ponçoña en la muchedumbre gothica que merecian extrema puniçion, mayormente en aquel tiempo quando a las discordias que entre ellos eran se juntava total corrupçion de costumbres (fol. 252ro).

36Una herejía que en definitiva se encuentra para Palencia entre las causas de la conquista islámica, aun cuando en Hispania los godos se hubiesen convertido al catolicismo ya desde finales del siglo VI:

E pues que la mayor parte de los godos incurrio heregias descomulgadas, fue razon que los mahometistas, los mas suzios de todos los herejes, los rematassen, segund pareçera en lo seguiente (fol. 259ro).

37Finalmente, los godos también están caracterizados por la imprudencia:

Cerca de la malandança suso contada devemos acusar la imprudencia de los godos que anteposieron la loca osadia e traycion del conde don Julian al reguardo de la fidelidad, pensando que los moros les favorecian e ayudavan a su vanderia (fol. 256vo).

38Y en un pasaje ya citado anteriormente se equipara a los godos con los musulmanes, considerados ambos como un azote enviado por Dios, en un caso contra los romanos, en el otro contra los propios godos.

39En este sentido, Palencia propone una historia de decadencia, que solo ha de restaurarse cuando los destinos de Roma y España se anuden de nuevo. Estamos aquí ante la declinación hispánica de una visión típicamente humanista, importada de Italia, y más concretamente de Flavio Biondo, a la que ya he aludido, y que contempla el pasado medieval como una larga época de decadencia y corrupción, que solo comienza a superarse en el tiempo presente:

Pues que del descaymiento de los principes romanos desdel comienço de sus corruptas costumbres recreçio ocasion que la gente de España pereciesse. Ca segund siempre fuera a los españoles mas aceptable la conversacion de los romanos, no menos principalmente sentieron los nuestros la compañia de la gloria o de la destruyçion. E fue egual suerte a los españoles e a los romanos de ser affligidos estrañamente por abenida e arremetida de gentes barbaras, despues que muchas naciones venidas de Scythia començaron a entrar en Ytalia e opprimieron el antiguo poderio de los romanos. Mas fallando los barbaros mas desamparadas las Españas de defensor convenible, mientra que la republica romana, que solia favorecer a los de España, estava puesta en trabajos, tanto mas luengamente las gentes barbaras podieron señorear en aquellas muy abastadas tierras (fol. 233ro).

40Este es quizá, a mi juicio, el planteamiento más original de Palencia, que no duda en desprenderse del mito visigótico, y opone una visión distinta, en la que los destinos de Roma y España se encuentran entrelazados, lo cual es la razón, una de las razones, para la inclusión de la historia de Roma en el relato de la historia peninsular, como hace en las Antigüedades, según recordaba al comienzo de mi estudio.

41Para concluir, Palencia rompe en esta obra con la tradición de la compilación y de la figura del compilador mediante un distanciamiento frente a las fuentes, que se traduce en una cierta ruptura de la tradición. Hasta cierto punto su crítica es más aparente que real, pero encontramos aquí un nuevo estilo historiográfico y una presencia más visible del historiador, que se convierte en mediador del relato. Palencia no se propone como un continuador de las historias anteriores, sino más bien como un intérprete de las mismas, que trata de discernir aquello que puede tomarse por cierto de aquello otro que a su juicio pertenece al terreno de la fábula. Y ello sin que deje de existir una cierta ambigüedad en su posicionamiento ante la tradición, ya que esta crítica de las fábulas no le impide acudir a ellas cuando le sirven para trazar un cuadro favorable a sus intereses, como la narración sobre Sevilla. Por otro lado, desde el punto de vista de la ideología histórica, nos encontramos con una ruptura del neogoticismo, o más bien, con una consideración negativa de la monarquía visigoda, que para Palencia es nada más un ejemplo de barbarie cultural y política. En su planteamiento histórico, el mundo visigodo no constituye un modelo de legitimidad, que solo es posible buscar en la antigua Roma. Así pues, Palencia más bien parece apostar por una reunión de España e Italia, en la cual ha de encontrarse el auténtico modelo para el presente y el futuro.

Haut de page

Notes

1 Los manuscritos son: Palma de Mallorca, Biblioteca Bartolomé March, B87-V3-07 (autógrafo), y Palma de Mallorca, Biblioteca Bartolomé March, B83-B-04 (de comienzos del siglo xvi). Di noticia de ambos en Francisco Bautista, «Una Década de Alfonso de Palencia recobrada: La Segunda Parte de las Antigüedades de España», Boletín de la Real Academia Española, 93 (2013), p. 5-25. El autógrafo había sido localizado independientemente por las mismas fechas por Javier Durán Barceló, quien ha proporcionado una edición crítica del texto: Alfonso de Palencia, Segunda Deca. De la Antigüedad de España e de las fazañas de la gente española [Libros XI-XX], 2016, que puede consultarse en http://www.cervantesvirtual.com/obras/autor/duran-barcelo-francisco-javier-1955-78163. En lo sucesivo cito directamente a partir del manuscrito autógrafo indicando únicamente la página. Mis citas podrán localizarse con facilidad en la edición de Durán Barceló.

2 A propósito de las noticias extranjeras en la obra historiográfica de Palencia, véase el artículo de Matías Ferrera en este número de Atalaya: M. Ferrera : Les « gesta non Hispaniensia », actualités étrangères dans la deuxième et la troisième Décades d’Alfonso de Palencia, Atalaya 17, 2017 http://journals.openedition.org/atalaya/1966. y el de Alice Carette  : Alice Carette, « Actualités italiennes et relations hispano-italiennes dans le Bellum adversus Granatenses de Palencia. », Alice Carette, Cécile Terreaux-Scotto, Rafael Girón Pascual et Raúl González Arévalo (dir.), Italie et Espagne, entre Empire, cités et États. Constructions d’histoires communes (xve-xvie siècles), Rome : Viella, 2017, p. 377-400.

3 Denys HAY, «Flavio Biondo and the Middle Ages», Proceedings of the British Academy, 14 (1959), p. 97-125.

4 Sobre el neogoticismo a fines del siglo xv, véase ahora Pedro M. Cátedra y Pedro Martín Baños (ed.), El laborinto del duque de Cádiz don Rodrigo Ponce de León. Compuesto por Juan de Padilla y publicado la primera vez en Sevilla en 1493, Salamanca: Publicaciones del SEMYR, 2017, con la bibliografía allí citada.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Francisco Bautista, « La caída del reino visigodo en las Antigüedades de España de Alfonso de Palencia », Atalaya [En ligne], 17 | 2017, mis en ligne le 23 août 2018, consulté le 20 janvier 2019. URL : http://journals.openedition.org/atalaya/2034

Haut de page

Auteur

Francisco Bautista

IEMYR, Universidad de Salamanca – francisco.bautista@usal.es

Articles du même auteur

Haut de page