Navigation – Plan du site
  • ENS Éditions
  • ENS de Lyon
Dossier : Alfonso de Palencia, travaux en cours et perspectives

Alfonso de Palencia como cultor ueritatis: la historia y la sátira

Alfonso de Palencia en tant que cultor ueritatis : l’histoire et la satire
Alfonso de Palencia as a cultor ueritatis : history and satire
Jeremy Lawrance

Résumés

Dès le départ, les lecteurs des Gesta Hispaniensia furent surpris par leur ton ; ils accusèrent Palencia d’être « partial », « médisant », et mû par la « malignité ». L’intéressé, en revanche, se présente toujours comme le cultor veritatis, gardien et défenseur « assermenté » de la vérité. En partant de cette contradiction, l’article soumet le masque de l’historien à une analyse théorique. Cette stratégie caractérise le genre de la satire ; Palencia présente son témoignage non pas comme une histoire factuelle, ni comme l’autobiographie d’un témoin des événements, mais en assumant la posture du philosophe cynique qui critique la société des hommes de l’extérieur. Cette technique, fruit de ses études humanistes, était révolutionnaire. Un bref rappel final des théories contemporaines sur la satyra romaine présente divers exemples pour suggérer que cette nouvelle méthode fut une invention consciente et intentionnelle, bien qu’inévitablement destinée à être incomprise de ses contemporains.

Haut de page

Texte intégral

1A principios de 1480 Palencia fue despedido de la corte y del Consejo real porque se negó a someter el texto de su historia a la censura de «algún docto prelado» (el cardenal Mendoza). El cronista describe el momento así (GH iv xxxvi.1):

Obstitit multifarie regina impedientibus suam uoluntatem hominibus; quae etiam historicum sibi obnoxium paulo ante creauerat, uerita integritatem fidei meae ex praestito sacramento commissam [...]. Occassionem inuestigauit sagaciter oppressionis meae, insinuans procuratoribus aequissimum esse atque consentaneum sinceritati rerum si quaecumque scripsissem scripturusue essem alicuius docti praesulis censurae commiterentur. Equidem uero multis argumentis ab antiquitate in obseruationem ueritatis cum sacramento ualidis causam incolumitatis meae ut potui fortius defendi; nam aperte clarebat discrimen prorsus futurum scriptori ueritatis, dummodo potentibus plurima tabe notarum infectis innotesceret historica series.

  • 1 Cito los Gesta Hispaniensia (GH) por década (en versalitas), libro, y capítulo, añadiendo la fuent (...)

Visa est tunc regina euidenti responso aliqualiter consentire, quum dissimulationum simulationumque magistra nosceretur; uerum quidem quae subministraueram sublimationi ipsius innumerabilia obsequia cum periculo meo infinitoque labore prorsus elanguerunt1.

(La reina se opuso por muchos medios a los hombres que contrariaban su voluntad; incluso había nombrado poco antes a un historiador que le era complaciente, temiendo la entereza de mi fe [i.e. mi determinación de ser testigo fiel] prometida bajo juramento [...]. Hábilmente buscó un modo de oprimirme, sugiriendo a los procuradores que sería muy justo y conveniente para la sinceridad de lo relatado que cuanto yo hubiera escrito o hubiera de escribir fuese sometido a la censura de algún docto prelado. Yo por mi parte defendí tan fuertemente como pude la causa de mi entereza, citando muchos argumentos válidos desde la antigüedad a favor de guardar la verdad bajo juramento, porque estaba claro que sería sumamente peligroso para un escritor de la verdad si su narración de la historia se revelara a poderosos manchados por la infección de múltiples infamias.

En aquel momento la reina pareció asentir en cierta medida a esta réplica tan evidente, ya que era una maestra reconocida de disimulos y fingimientos; pero al instante se desvanecieron los innumerables servicios que, con infinito esfuerzo y gran peligro mío, había prestado a su encumbramiento.]

  • 2 Para el sentido de «historicum sibi obnoxium» ver Alfonso de Palencia, Universal vocabulario en la (...)

2La mención de la creación de otro cronista más «complaciente» (Fernando de Pulgar) implica que esta pérdida de favor se debía a las críticas hacia la reina que habían empezado a aparecer en su crónica —por ejemplo, las referencias aquí a su arrogancia para con los que por naturaleza debían controlarla (los varones), aliada con su magistral disfraz de condescendencia2.

3Aunque Palencia conservó su sueldo como cronista real, pronto entendió que el episodio marcaba el naufragio de sus aspiraciones cortesanas. El 26 de julio de 1482, en una epístola a Pedro de Ponte, secretario del arzobispo de Toledo, escribía:

Quę loco premii fuit iniuncta mihi ignominia incurabilem animo meo ęgritudinem intulit. [...] Hoc unum tamen detegam tibi amicissimo moestissimi casus flebile damnum: quod [...] nauseam intulit ingenio adeo internam ut nullo pacto resumere possim quam solebam habere propitiam cogitationum laudabilium uolutationem3.

(La ignominia que, en vez de premio, me fue impuesta ha afligido mi espíritu con una enfermedad incurable. [...] A ti, como muy buen amigo, sólo descubriré un daño lamentable de este tristísimo desastre: [...] ha afligido mi ingenio con una náusea tan profunda que de ningún modo puedo recobrar aquella inquietud propicia a los pensamientos meritorios que antes tenía.)

  • 4 Véase la epistula commendaticia que le dirigió cuando «permisit alta Diuinitas ut hanc florentissi (...)
  • 5 Burgos, Archivo de la Catedral, Libro redondo 1451, fol. 252 «Item 30 ducados que dieron a Alonso (...)
  • 6 John Monfasani, «Bernardo Giustiniani and Alfonso de Palencia: their hands and some new humanist t (...)
  • 7 Bellum luporum cum canibus se conserva únicamente en la traducción del autor, Batalla campal (1457 (...)
  • 8 De synonimis, Madrid, Biblioteca de la Universidad Complutense BH MSS 128, f. 191rº, explicit. Pal (...)

4La carrera tan infaustamente interrumpida había comenzado con los augurios más brillantes. En 1453, al volver de los años que pasó en Roma y Florencia tramitando una conservatoria o bula de indulto para la catedral de Burgos por mandato de su mentor Alfonso de Cartagena, Palencia consiguió un puesto en la casa del antiguo protonotario apostólico y entonces veinticuatro de Sevilla Alfonso de Velasco, hermano del conde de Haro. Debió el mecenazgo de este prócer a sus dotes de latinista4. En Italia había servido al cardenal Bessaríon y estudiado con el maestro del studium Romanum Jorge de Trebisonda, entrando en contacto con el mundo de los humanistas5. Aprendió la nueva escritura humanística, copió libros antiguos, investigó la retórica y la latinidad6. De vuelta en Sevilla, compuso sus primeras obras literarias: un tratado moral sobre la caída de Álvaro de Luna en 1453 (sólo se conserva la dedicatoria a «Petrus Lunensis», Ep. III), la epístola alegórica In funebrem Abulensis para Alfonso de Velasco sobre la muerte de El Tostado en 1455 (Ep. XI), el De laudibus Hispalis para el arcediano de Carrión Juan Martínez de Sevilla ca 1455 (Ep. II), y en 1456 la «fábula» Bellum luporum cum canibus para Alfonso de Olivares, familiar del arzobispo de Sevilla Alfonso de Fonseca y maestresala del nuevo rey Enrique IV, explícitamente como praeexercitamentum para su crónica7. El 6 de diciembre de ese año, a la edad de treinta y dos, como consecuencia de estas primicias literarias y coincidiendo con una visita del rey a Sevilla, fue nombrado secretario de latín y cronista real, sucediendo a Juan de Mena. Durante los siguientes veintitrés años escribió otras obras con el mismo fin: De perfectione militaris triumphi en 1457–1458, una Vita Ildefonsi archiepiscopi Toletani, y diez libros de las Antiquitates Hispaniae en 1472, el mismo año en que terminó el De synonimis elegantibus8. Al mismo tiempo reunía materiales para los Gesta Hispaniensia, pero mientras tanto había cambiado de bando, pasándose al del rey intruso Alfonso «XII» después de la Farsa de Ávila en 1465 y luego en 1468 al del arzobispo Carrillo que apadrinaba a los pretendientes a la corona Isabel y Fernando. Enrique IV contrató como cronista oficial a Diego Enríquez de Castillo, pero cuando Isabel accedió al trono en 1474 Palencia retomó su labor. Acabó las tres primeras décadas poco después de 1477, a juzgar por el explicit: «Decadae huic tertiae Annalium Hispaniensium annoque a natiuitate Redemptoris m cd lxxvii finem fecit».

  • 9 Acaban de descubrirse dos Mss en castellano (Francisco Bautista, «Una Década de Alfonso de Palenci (...)
  • 10 Alfonso de Palencia, [Espejo de la cruz], Sevilla: Anton Martinez para Johan Melgarejo, 20 febrero (...)
  • 11 «Cronista del rey» figuraba aún en 1490 en los títulos de Batalla campal y Perfección del triunfo (...)
  • 12 Ad R. in Christo patrem & doctissimũ dñm dñm Io. Ep̄m Astoricen̄. epistola, [s.l. (Sevilla)]: [s.n (...)

5Aun después de la ruptura de 1480 y retirado en Sevilla, durante los últimos doce años de su vida Palencia siguió con su métier. Compuso varias obras de impronta humanística, incluyendo el inmenso Universal vocabulario de 1488 (más de 795.000 palabras), y empezó una segunda década de las Antiquitates9. Mientras tanto había empezado a preparar varias obras para los empresarios del nuevo invento de la imprenta10. El prólogo al Universal vocabulario afirma que fue encargo de la reina, indicio de una reconciliación; pero no fue suficiente para readmitirle a la corte. No obstante, en los títulos de estas obras Palencia seguía llamándose «cronista», de modo que no renunciaba su interés primordial, aun si el añadido «del rey» apuntaba al carácter pretérito del título11. Aparte de seguir con la cuarta década de GH (llega hasta fines del año 1481—por cierto, sin disminuir las críticas de Isabel), emprendió el Bellum Granatense . La última obra que dispuso para la imprenta fue una Epistola al obispo de Astorga Juan Ruiz de Medina sobre la caída de Granada (Ep. XII)12.

  • 13 Alfonso de Palencia, Gesta Hispaniensia ex annalibus suorum dierum collecta, i: Libri I–X, ed. Bri (...)

6Debió de comprender que nunca volvería a ser considerado como el cronista oficial de la Corona, pero aun así, increíblemente, al final de su vida concibió la idea de publicar los Gesta Hispaniensia i–iii y el Bellum Granatense13. Para hacerlo era necesario el visto bueno de los reyes; así se explican el tono untuoso del prólogo al Universal vocabulario impreso en 1490 (huelga decir que brilla por su ausencia cualquier alusión a la Cuarta década en la «Mençión del trabajo») y la dedicación a Isabel del Josefo a finales de 1491, vistiéndose oportunamente del cilicio del penitente: «muy humilmente besadas las reales manos de vuestra sereníssima Excelençia, propuse en mi extrema vejez continuar el estilo de bien servir a vuestra Alteza dentro de los umbrales de mi pobre domicilio» (fol. a1rºa). Tal vez con la misma intención de mostrar su carácter reformado, escribió en el prólogo del Bellum Granatense que lo emprendía no con el rencor de antes sino con alegría, debido a la gloriosa virtud de los reyes:

  • 14 A la espera de la edición de Alice Carette, cito de BNE Mss/1627 (en adelante, BG), fol. 1rº.

Scripturus afficior ingenti laetitia, nihil minus quam olim angore collidebar, dum annalium multorum fuit opus obscura narrare facinora; [...] id ipsum tamen infortunium uirtus notissima duorum coniugum illustrissimorum propulsauit, [...] quibus ut uidetur diuinitus concessa est potestas arcendi ueteres regnicolarum insolentias14.

(Al empezar a escribir me afecta una gran alegría, no menor que la repugnancia que me afligía antes, cuando era necesario contar los crímenes oscuros de mucho anales; [...] pero este mismo infortunio lo ha expulsado la notabilísima virtud de los dos muy ilustres cónyuges [...] a quienes, como parece, ha sido divinamente otorgado el poder de repeler las viejas insolencias de nuestros conterráneos.)

  • 15 Ya había dicho algo parecido en la «Praefatio» a GH iii: «Mirabilium gestorum narrationem laetus a (...)

7Con todo, no pudo contenerse; resurgieron toques agrios de su antiguo cinismo, y el protagonismo dado a Fernando, con notable desatención a Isabel (incluso llegó a subscribir el primer libro «bellum Fernandianum», fol. 29vº), nunca habría satisfecho a los censores regios15. A pesar de afirmar en la «Mençión del trabajo» que había «acceptado escrivir» la obra, el prólogo no menciona ningún «oficio» ni encargo, como en la primera década (vid. GH i Prol. «cogor nuper scribere [...] susceptum honus [...] quod officium iusserat»), sino tan sólo su deseo personal de componerla («animus excitatur atque stilus», BG, Prol., ibid.).

  • 16 Interesaría saber si se refería a algún acto real o era una metáfora esta mención del juramento, r (...)
  • 17 José Antonio Maravall, «La formación de la conciencia estamental de los letrados», Revista de Estu (...)
  • 18 Alain Viala, Naissance de l’écrivain. Sociologie de la littérature à l’âge classique, Paris: Minui (...)

8Este esbozo de la carrera de Palencia demuestra que era un escritor profesional que no sólo vivía de su pluma sino que concebía esa vida como una vocación. Sus convicciones en torno a la integridad necesaria para serlo causaron su destierro de la corte y el fracaso de su aspiración a ser el custodio de la Historia. Afirmaba ser obligado a decir lo que pensaba por un voto solemne («integritatem fidei meae ex praestito sacramento commissam [...] obseruationem ueritatis cum sacramento», en la primera cita, supra)16. Tal independencia no se toleraba en aquella época; ni siquiera se entendía. Por un lado Palencia ejemplificaba lo que José Antonio Maravall llamaba la «conciencia estamental» de los hombres de saber de su época; compartía sus sentimientos solidarios de honor, mostrándose siempre consciente de «lo que reclamaba su posición en cuanto a status social», y además se constituía en «dispensador de la fama» en virtud de su dominio de las letras. Sin embargo, esta conciencia no llevaba normalmente a la pretensión de salir del estamento en que se vivía; al contrario, el honor estamental conducía a un «cuadro extremado de cierre», de modo que la «cualidad moral característica» del grupo era el perfecto cumplimiento de su deber o misión estamental—«no romper nunca el cuadro»17. Sólo en el siglo siguiente se ascribirían los letrados cierto estatus de hidalguía, creando una noblesse de plume para competir con la noblesse d’épée y de robe; y no sería hasta los siglos xviixviii cuando de la lenta evolución de esta dignificación se desenvolvería nuestro concepto del escritor como «artista» o «intelectual»18. Desde este punto de vista Palencia sí rompió el cuadro: era un letrado típico, pero, más de un siglo antes de la naissance de l’écrivain, ambicionaba ser un hombre de letras independiente.

9Como parte de esa novedosa actitud Palencia procuraba redefinir la historia, elevándola a la categoría de un arte literario. Basándose en ideas recogidas de los humanistas, y principalmente de la Rhetorica de su maestro Jorge de Trebisonda, la consideraba una rama de la retórica. En una carta a Fernando de Pulgar de finales de los 1450 daba una lista de los autores que él veneraba como modelos y precursores: «Liuium, Salustium, Cesarem, Florum, Iustinum, Plutarchum, Suetonium, Plinium aliosque quam plurimos historiografos» (Epv, p. 45). De Jorge de Trebisonda aprendió la importancia de la series rerum y los incidentia, el empleo de la oratio indirecta o semblanzas morales de los personajes principales, ejemplos y digresiones para revelar e ilustrar las causas que se esconden detrás de las acciones, los motivos escondidos de la historia. Más importantes, sin embargo, eran sus lecciones sobre el uso constante de la parécbasis en primera persona para comentar y explicar no sólo los hechos, sino también su significado moral:

  • 19 Georgius Trapezuntius, Opus absolutissimum Rhetoricorum, cum additionibus Herrariensis, [Compluti] (...)

Qui historiam scribit primum dabit operam ut rerum et temporum ordinem seruet [...], hisque omnibus addet quod cuique proprium est. De consiliis quid probet, quid improbet significabit; in rebus gestis non solum quid actum aut dictum sit, sed etiam quomodo et cur demonstrabit. Euentus ita declarabit ut cause explicentur omnes, uel casus uel sapientie uel temeritatis. [...] Itaque appareat oportet si quid moleste, si quid libens, si quid admiratione, stupore, negligentia, probando uel uituperando conscribit.19

(El primer cuidado del historiador será guardar el orden de los acontecimientos y de los tiempos [...]; y a cada uno añadirá lo que le corresponde. Sobre las intenciones señalará lo que aprueba o lo que desaprueba; en los acontecimientos mostrará no sólo lo que se haya hecho y dicho, sino además de qué modo y por qué; y declarará las consecuencias de manera tal que se descubran todas las causas, ya sean debidas al azar, a la prudencia o a la temeridad. [...] Es conveniente, por tanto, que refleje su desagrado, agrado, admiración, estupor, indiferencia, aprobación o crítica de lo que escribe.)

  • 20 Sobre este punto ver p.e. R. B. Tate, «Alfonso de Palencia y los preceptos de la historiografía», (...)
  • 21 Merino Jerez, «Sobre la historia en los Rhetoricorum Libri V», p. 36–37/47 n. 22 y 50 n. 38; 38/51 (...)

10Todos estos aspectos de la doctrina de su maestro se reflejan fielmente en los Gesta Hispaniensia20. En un detalle, sin embargo, Palencia se apartaba notablemente de Trebisonda. Este hizo una omisión llamativa en su tratamiento de la historia: en ningún momento se refirió a la obligación para el historiador de decir la verdad. La palabra ueritas no ocurre nunca en su texto; es más, en no menos de cuatro ocasiones donde debiera ocurrir, ya que la ἀλήθεια era la sexta de las siete «ideas» o formas del estilo que Trebisonda tomó del Περ δεν de Hermógenes como esquema para su tratado, la pasa por alto en clamoroso silencio21. La postura de Palencia es la contraria. Constantemente alaba la ueritas y se precia de ser su «scriptor», su «cultor», su «amicus».

  • 22 Bernard Guenée, Histoire et culture historique dans l’Occident médiéval, Paris: Aubier-Montaigne, (...)
  • 23 Guenée, Histoire et culture historique..., p. 332–54 (la cita, p. 345); véase, por ejemplo, Fernan (...)

11Se dirá, quizás, que no es muy significativa esta discrepancia entre Palencia y Trebisonda, ya que todos los autores medievales y humanistas compartían la misma convicción que Palencia, citando constantemente a Cicerón para subrayar la necesidad de ser «verdadera» la historia («Historia testis temporum, lux ueritatis, uita memorie, magistra uitae, nuntia uetustatis. [...] Quis nescit primam esse historiae legem, ne quid falsi dicere audeat?», De oratore ii.36 y 51–64, a 62)22. Pero estos autores, cuando decían «verdad», pensaban en la facticidad de las res gestae—personas, lugares, fechas—en contraste con las «fábulas» de la ficción. Eran perfectamente conscientes de que los «hechos» no equivalen a la verdad, la transcendente; en efecto, cuando alegorizaban las historias del Viejo Testamento, historia significaba el nivel de la literalidad en contraste con el sensus verdadero. Además, cuando insistían en que la historia debía ser fáctica, no por eso dejaban de creer que para ser propiamente verdadera tenía que ser también ejemplar; es decir, una forma de propaganda ideológica. Daban por sentado que la historia es siempre, en palabras de Guenée, «l’auxiliaire du pouvoir»23.

  • 24 Cito GH ii de la minuta del autor, Paris, Bibliothèque nationale de France Nouv. acq. lat. 2058, c (...)

12Palencia, en cambio, cuando adopta la postura del cultor ueritatis, aclara que lo hace para distinguirse de aquellos antecesores, los «subornati historiographi quos nostri cronistas dicunt», a quienes tilda de mentirosos viles y oportunistas, como si el título profesional que él mismo ostentaba fuera un insulto: «pollicebantur se perpetuis litterarum monumentis tot facinora illustria descripturos, nec pudebat eos efferre laudibus omnia uituperanda» (GH i iii.8). A lo largo de la obra reclama este estatus privilegiado suyo con frases como «summa tamen ueritatis haec est, nullo uel amoris uel odii propensiculo uiolata» (GH i ix.8), «uerum quidem ueritatis amicus nihil peruerti» (GH ii xi.4), etc.24; y desde la primera página se diferencia de los «falsitatis auctores»:

Verum enim uero superadditur ad scribendum irritatio haud lenta, quum uideam subductos a principibus indignissimis assentatores prauos, qui nihilominus calamo nitantur cum laudibus efferre infima turpiaque celare fuco, quam uerbo uituperanda comprobarunt uel dissimulatione texerunt. Quodquidem peruersionis genus ipsa ueritate abolendum curabo. Neque eorum sententia magnifacienda mihi est, qui foeda nimium crimina dicunt praetermittenda historicis, ne de seculo in seculum facinorum detestabilium memoria repat; hi profecto insipidi sunt, si credunt conferre magis ad mores huiuscemodi praetermissionem quam uituperationem malorum. Nam ex consensu dilatationem potius quam ex reprehensione imitationem secuturam quicunque non iners iudicabit. Igitur labore meo efficere conabor ut legentibus innotescat non defuisse cultorem ueritatis, quemadmodum non desint falsitatis auctores. (GH i Prol. §2–3)

(Pero hay además una viva irritación que me provoca a escribir: la de ver promovidos por príncipes indignos a unos adulones abyectos que tanto se esfuerzan con la pluma por ensalzar las acciones bajas y por cubrir de afeites las feas, a las que de palabra demostraron ser vituperables o se dieron maña para silenciar. Me encargaré de abolir tales tergiversaciones con la verdad misma. Tampoco comparto el juicio de los que dicen que los historiadores deben callar los crímenes demasiado feos para que no se transmita su memoria de siglo en siglo. Son necios si creen que tal silencio contribuye más a la moral que el vituperio de las maldades. Que la connivencia fomenta a su difusión, y no la censura a su imitación, lo entenderá toda persona sensata. Por lo tanto, con este trabajo intentaré dejar constancia a mis lectores de que no ha faltado un cultor de la verdad, como tampoco faltan autores de la mentira.)

13Su propia crónica no admitiría las propensiones de esos «assentatores prauos», ni para embellecer la verdad ni para esconderla. Dice en GH i v.7 §7, por ejemplo:

Nimia esset obscuraque explicatio minutarum rerum quae hac ipsa tempestate pertemptatae fuerunt in detrimentum rei publicae. Poterit profecto quiuis auctor uerus exaugere narrationem, sed si quicquam diminuet dissimuletque eorum quae prolata sunt uel proferentur, merito pro mendace reputabitur.

(Sería larga y obscura la explicación de todos los pequeños atentados armados en aquella época en daño de la cosa pública; en efecto, cualquier autor veraz podría haber aumentado la narración, pero si disminuye o disimula algo de los que quedan referidos o que se referirán, con razón será juzgado mentiroso.)

  • 25 R. Brian Tate, «Poles Apart: Two Official Historians of the Catholic Monarchs, Alfonso de Palencia (...)

14Lo cierto es que tales diatribas contra los cronistas «sobornados» eran tópicos en aquella época; expresaban una reacción contra el estilo rudimentario de las crónicas basadas en la estructura del itinerario real establecido por Fernán Sánchez de Valladolid en el siglo xiv25. Advertía Enrique de Villena, por ejemplo, en su Traducción y glosas de la Eneida:

  • 26 Enrique de Villena, Obras completas, ed. Pedro M. Cátedra, 3 t., Madrid: Turner & Fundación José A (...)

Devedes notar que poco vale a los grandes prínçipes e reyes fazer aseñalados e estrenuos fechos cuanto a la perpetuaçión de la fama si non ayan lengua enseñada que lo sepa dezir e por sçientíficas e dulçes palabras en scripto contar; e non encomendar [...] el fazer de las corónicas a escrivanos de cámara romançistas, segúnd en estas se faze partes, que lo ponen en gruesas e rudas palabras, diziendo tan manifiestas adulaçiones e parçialidades, non sabiéndose cobrir con el rectorical velo, que son menospresçiadas las corónicas ordenadas por ellos26.

15En el prólogo a sus Generaciones y semblanzas Pérez de Guzmán emitía críticas similares contra los sicofantas que corrompían y pervertían la verdad:

El segundo defeto de las estorias es porque los que las corónicas escriven, es por mandado de los reyes e prínçipes. Por los conplazer e lisonjar, o por temor de los enojar, escriven más lo que les mandan o lo que creen que les agradará que la verdat del fecho como pasó. E a mi ver, para las estorias se fazer bien e derechamente [es necesario] que [...] el estoriador sea libre para escrivir la verdad sin temor (Generaciones…, p. 62–64).

16Sin embargo, por mucho que se parezcan estas apelaciones a la verdad, pronto descubrimos que, aquí también, la postura de Palencia era distinta. Para Villena y Guzmán el problema era que la «mala historia» —la «no verdadera»— robaba a los grandes su debida gloria, o en frase de Villena, la «perpetuaçión de la fama». Guzmán proseguía así:

La buena fama, quanto al mundo, es el verdadero premio e galardón de los que bien e vertuosamente por ella trabajan. Si esta fama se escrive corrupta e mintirosa, en vano e por demás trabajan los maníficos reyes e prínçipes. [...]. ¿Qué fruto reportarían de tantos trabajos, faziendo tan virtuosos abtos e tan útiles a la república, si la fama fuese a ellos negada y atribuida a los negligentes e viles segúnt el alvedrío de los tales, non estoriadores, mas trufadores? (p. 64–65)

  • 27 Ver Derek C. Carr, «Pérez de Guzmán and Villena: a polemic on historiography?», in: John S. Mileti (...)

17Consecuentes con este concepto de la historia como garantía de la gloria, ambos imputaban la culpa a la incompetencia estilística de los cronistas27. Palencia, en cambio, anunciaba que la verdad tenía que ver con la sinceritas rerum, no meramente con las palabras. Era un valor en sí, la «luz» que guiaba la res publica o bien común, y su sombría perversión, la mentira, un peligro moral que la amenazaba:

Itaque ut est hominum natura propensior ad delicta, et nisi timor punitionis futurae obstet luxurietur et serpat libido peccandi, quum uiderunt omnes illa in tempestate bonos negligi mores, malos autem posse primum honoris tenere locum, cunti ad brauium prauitatis prius accipiendum cucurrere, preter admodum paucos quibus ueritas lucem dedit. Ceteros caliginis amicos mentiri, peierare, despicere sancta, uaniloquiis uacare, turpia magnifacere, ob scelera gloriari uideres. (GH i iv.2)

(La naturaleza humana es propensa al delito, y si no lo impide el temor al futuro castigo, la codicia del pecado se desborda y se insinúa por todas partes; así, cuando todos reconocieron que en aquellos días las buenas costumbres se despreciaban y las malas llegaban a los rangos más altos del honor, todo el mundo competía por ganar el galardón de la maldad, salvo unos pocos iluminados por la verdad. Ahí verías a los demás, amigos de la sombra, mentir y perjurarse, despreciar las cosas sagradas, pasar el tiempo chismeando, publicar con alabanzas lo abyecto, y vanagloriarse de sus crímenes.)

18Esta cita nos conduce, por fin, al tema de la sátira. Resulta de lo dicho que el sentido de cultor ueritatis se reducía a esto: si para los demás autores la «verdad» consistía en presentar los hechos positiva y persuasivamente por ensalzar a los grandes, Palencia clamaba la verdad «desnuda»; es decir, la maledicencia de un cínico criticón. Esta postura, desde luego, no le impedía recurrir a la retórica. «Serpat libido peccandi», «cunti ad brauium prauitatis cucurrere», «caliginis amicos»: las imágenes conceptistas del serpenteo, de un concurso, de los amantes vampíricos de la sombra, la apóstrofe al lector («uideres»), la calculada exaggeratio de «mentiri ~ gloriari uideres» (elementos crecientes de 3-4-6-8-8-11 sílabas, acelerando rítmicamente de espondaico a dactílico y terminando con la cláusula acentual

un cursus velox reduplicado) —el designio retórico es patente. La nota que lo hace sátirico es el tono, el ēthos de la voz que nos alecciona: la violenta mordacidad con que enfoca las costumbres depravadas de su sociedad. «Est hominum natura propensior ad delicta»: la misma nota aparece en cada capítulo de la obra, siempre con la misma visión tétrica y adusta de la ceguedad humana—la óptica de un sabio que contempla este mar tempestuoso de flaquezas y vanidades desde la cumbre privilegiada de algún templo de claridad, lejos del mundanal ruido. «Bone Deus», exclama nuestro cultor ueritatis al tratar la política del Consell del Principat catalán después de la muerte en 1466 de Pedro de Portugal, conde intruso de Barcelona y «pseudorex» de Cataluña durante la guerra civil contra Juan II de Aragón (GH i vii.7)—digresión secundaria al tema de la Farsa de Ávila y destronamiento de Enrique IV que en aquel momento le incumbe tratar, e intercalada sólo por razones artísticas—,

Bone Deus, a primordio creationis opificiique Adae diuinitati tuae fuit odio superbia, et imperasti prudentiae ne consors unquam fieret tumefacti liuoris! Igitur merito insaniebant Barchinonenses [...] (GH i viii.8 §2)

(¡Buen Dios, desde los orígenes del mundo y la creación de Adán siempre ha sido odiosa a tu divinidad la soberbia, y ordenaste a la Prudencia que jamás acompañase a la túmida Envidia! Por consiguiente, bien mostraban haber perdido el seso los barceloneses… )

19¿Soberbiosos, y por consiguiente insanos… desde el principio del mundo? Esto no pretende ser una explicación histórica de las decisiones del Consell, sino que forma parte de la postura adoptada por Palencia, a la que son consubstanciales tales exageraciones fulminadoras.

20Otros cronistas de la época recurrían asimismo a la invocación divina y a la declamación retórica para recalcar sus puntos de vista; pero no en clave satírica. Por ejemplo, a propósito de la entrega de Segovia a las fuerzas de Alfonso «XII» en 1467 exclamaba Diego Enríquez del Castillo:

¡O grandeza de Dios omnipotente, que ansí trastornas los estados reales, y [...] consyentes que los buenos sean afligidos e los perversos que prevalezcan! [...] ¿Quién podrá considerar tus juyzios, ni escudriñar tus secretos? (Crónica de Enrique IV…, cap. 103, p. 289)

21Esta exhortación teológica, impecablemente ortodoxa, procura dar al suceso una nota de ejemplaridad—por tanto, «positiva». Por otro lado prorrumpe en apóstrofes reprochando la traición del alcaide y de Pedrarias Dávila:

¡O perverso alcayde, enemigo de la lealtad!, [...] ¿cómo no te avergonçaste? [...] Morava contigo la yngratitud y estava desterrada de ti la virtud, [...] denostaste tu nombre y apedreaste tu fama. [...] ¡O desagradeçida persona, agena de la virtud, [...] syn temer los juyzios de Dios y el cargo de tu conçiençia, abatir a quien te ensalzó, destruyr a quien te onrró, vender tu señor y rey, vender tu propia patria! (ibid., cap. 101, p. 286, 287)

22Una vez más, son juicios morales convencionales, exentos de agresividad o ironía. El estilo y métodos de Castillo son similares a los de Palencia en muchos aspectos, pero le falta por completo su mordacidad. En Palencia, en cambio, la maledicencia satírica juega un rol tan preponderante que llega a configurar su obra entera.

23El juicio que acabo de pronunciar es sin duda ingenuo desde un punto de vista literario, ya que la frase «maledicencia satírica» resulta demasiado vaga. Al crítico le incumbe hablar de la sátira en términos que distingan claramente los aspectos formales que la definen genéricamente y determinan el quehacer del autor. Desde este enfoque el título de cultor ueritatis que se arrogaba Palencia resulta ser fundamental. Tal postura era forzosamente una persona, una máscara asumida; en la realidad Palencia no era –no podía ser, no aspiraba a ser– ni más ni menos «verdadero» que Castillo o Pulgar. Si de imparcialidad se trataba, por ejemplo, ¿cómo explicar el pasaje siguiente? Después de la toma de Segovia por Alfonso «XII» en 1467, afirma Palencia, los papeles de su rival Castillo se descubrieron en el aposento de una ramera (muliercula) y luego fueron leídos públicamente en presencia del autor con gran escarnio de sus «mendacidades»:

Percepere quodam in hospitio muliercule repositam fuisse sarcinullam cuiusdam historiographi Henriciani [...], nam illa mulier concubina eius auctoris noscebatur. Prorumpunt confestim, et [...] arcas duas portatiles [...] deferunt ad archiepiscopum, qui primus aperit libellos monumentorum et reperit annales Henrici contineri innumeris mendaciis plenos. Haud multo post ducitur historiographus ille, cui nomen Didaco del Castillo; tunc Toletanus coram optimatibus [...] perlegit in codice manifestas inconditasque nugas; silet auctor, neque interrogationibus recte respondit. Iubet rex Alfonsus plecti; obstitit in fine ecclesiasticum nomen. (GH i x.1 §10)

(Descubrieron que en la casa de cierta mujerzuela había sido depositado el equipaje de cierto historiador enriqueño [...], pues aquella mujer era reconocida como la manceba de este autor. En seguida rompen la puerta, y llevan [...] las dos arcas portátiles [...] al arzobispo [de Toledo, Alfonso Carrillo]. Él abre los cuadernos de documentos primero, y halla dentro unos anales de Enrique llenos de innumerables mentiras. A poco traen al propio historiador, de nombre Diego del Castillo. En presencia de los nobles el arzobispo [...] lee del códice varios dislates palmarios y mal compuestos; calla el autor, y no contesta directamente a las preguntas. El rey Alfonso manda ajusticiarlo; al fin lo prohibió el nombre eclesiástico.)

  • 28 Vid. Enríquez del Castillo, Crónica de Enrique IV…, cap. 103, p. 289-290 «Yo sobre seguro del prín (...)

24Los papeles sí fueron confiscados —lo confirma Castillo28—, pero creer ingenuamente que de hecho se encontraban en manos de una prostituta sería malinterpretar la naturaleza y función de la persona del cultor ueritatis. Los métodos de la sátira se emplean precisamente —y con plena complicidad de autor y lector— para suplir una «verdad» no fáctica sino moral. El artificio está señalado por el uso resaltante del presente histórico («rompen», «llevan», «abre»); la sorna irónica de llamar a Castillo quidam historiographus cuando resulta en seguida que conoce perfectamente su nombre; el uso despectivo de diminutivos (muliercula, sarcinula, libelli, codicelli) y las agudezas insultantes sobre el carácter del rival (salvado por el «nombre» de eclesiástico —no por serlo, porque tenía una concubina) y su estilo (nugae, pero además inconditae); el pormenor aparentemente fáctico pero irrelevante, mencionado un poco antes, de que los papeles fueron descubiertos por dos caballeros específicos («alter Toletani archipresulis, alter uero magistri Sancti Iacobi»). Incluso si eran verdaderos los detalles, la forma de contarlos no demuestra la menor intención de ser imparcial. En cambio, Castillo hablaba de «su» casa, no mencionaba a ninguna concubina, y alegaba que, lejos de callar,

  • 29 El obstitit ecclesiasticum nomen de Palencia se refería al privilegium clericale o fuero eclesiast (...)

syn temor alguno y con gran osadía ynpugnava sus reprehensiones e contradezía sus acusaçiones falsas. [...] Y porque mi verdad los concluýa e ponía en conclusión, determinaron de matarme; pero aquella soberana clemençia de Nuestro Redentor, que nunca se cansa de obrar misericordia, me libró de sus manos29. (loc. cit., p. 290)

  • 30 Tate, «Poles Apart... », p. 463 «[They] sketched out different goals for themselves—Pulgar, in res (...)

25¿Diremos que fue Castillo quien era «parcial»? No; los dos cronistas acomodaban los hechos a sus propios fines. Ambos se aprovecharon del episodio para justificar la forma de sus obras: Castillo, como captatio benevolentiae («Por sy aquesta corónica no fuese tan copiosa y complida como deve, meresco ser perdonado con justa escusaçión, porque fuy preso sobre seguro en la çibdad de Segovia [...] donde me rovaron [...] los registros con lo procesado que tenía escripto», afirma en su Prólogo, op. cit., p. 132); Palencia, para asumir la persona del cultor ueritatis provocado a escribir por la «irritación» de ver a los falsitatis auctores que sus lectores reconocerían por los rodeos de su narración («quos facile ex ambagibus narrationis comprehendent», GH i Prol., p. 9; por supuesto, se refiere específicamente a Castillo). En su ensayo sobre los «polos opuestos» de Pulgar y Palencia, Brian Tate concluía que ambos partieron del mismo concepto ciceroniano de la historia como magistra vitae, pero con distintos fines: Pulgar, obedeciendo las órdenes de la reina; Palencia, siguiendo su concepto de la independencia propia del historiador30. Pero aun si Palencia se jactaba de la «entereza» de sus intenciones («integritatem fidei meae ex praestito sacramento commissam»), no por eso su candidez era más veraz. Se le ha acusado a menudo de ser apasionado, pero sus prejuicios —contra los semitas, el pueblo común, la nobleza, los franceses, la curia romana, las mujeres, etc.— parecen más bien petulantes; si atacaba tanto a Isabel I como a Enrique IV, era porque consideraba a ambos insuficientemente viriles. En suma, la persona del cultor ueritatis no era ni más ni menos tendenciosa que la de otros cronistas, sólo que la propaganda de los demás era positiva, la suya negativa. Donde ellos glorificaban, él denigraba.

  • 31 Comento con más detalle este y otros aspectos del retrato misógino y sarcástico de la reina Joana, (...)

26A título de ejemplo citaré una anécdota de los Gesta —mínima en sí— que ilustra la técnica que procuro resaltar. En el verano de 1468 Joana de Portugal, la reina «adúltera» de Enrique IV —«a corriualibus falsi coniugis oppugnata atque expugnata» (atacada y rendida por sus amantes; paronomasia sarcástica)— tuvo que escapar del castillo de Alaejos con su nuevo amante Pedro de Castilla —aunque «neque tunc satis constabat» que lo era— porque se encontraba encinta31. Huyó a Cuéllar, donde buscó el amparo de otro «amante», Beltrán de la Cueva. Palencia relata con detalle las bromas de los criados de Beltrán a la llegada de Joana con Pedro, en las que no faltaban alusiones a los cuernos; y también la respuesta irritada del propio Beltrán, de que Joana ya no le provocaba celos porque nunca le habían gustado sus piernas:

Fertur quod deridentibus leuitatem impudentiamque aduenientis familiaribus Beltrandi atque corriualem Petrum accusantibus imprudentiae, quum reginam olim carissimam Beltrando adduxisset in domum eius, multasque emulationis indignationes commemorantibus Beltrandus responderit dedignanter parui pendere se iam ueterem consuetudinem, quum gracilia reginae crura nunquam placuissent. Communem circunstantium ilico risum multis displicuisse sunt qui referant; sed satis huius uel derisionis uel responsi confirmatio haud constat. Veritas est quod pregnans aufugit, conceptionem celare uoluit, Petrum itineris ducem habuit, Cuellarim concessit cum prefata comitiua; et quod Henricus, quum primum de fuga et causa fugae certior factus fuerit apud Maioritum, omnia haec tulerit egerrime satis cognouimus. (GH ii xi.3 §7)

(Dicen que cuando los criados de Beltrán se burlaron de la ligereza y descaro de la fugitiva, acusando de insensatez al rival Pedro por haber traído a la reina, otrora tan querida de Beltrán, a la casa de éste y mentando los muchos enojos de la competición, Beltrán respondió con desdén que ya no le interesaba aquella antigua intimidad, puesto que nunca le habían gustado las piernas flacas de la reina. Hay quien dice que la carcajada general de los circunstantes desagradó a muchos; pero no hay prueba suficiente ni de las burlas ni de la respuesta. Lo que sí es verdad es que la embarazada huyó, que intentó ocultar su preñez, que tuvo por guía en el camino a Pedro, y que se dirigió a Cuéllar con la citada comitiva; y supimos con suficiente claridad que, cuando primero llegó a Enrique en Madrid la noticia de su fuga y de la causa de su fuga, lo recibió todo con grave disgusto.)

27«Hay quien dice» que la burla molestó «a muchos» (es decir, a la reina): el cultor ueritatis salpica su cotorreo picante con descargos de responsabilidad dignos de un monje (fertur quod, sunt qui referant, confirmatio haud constat, ueritas est, satis cognouimus); paradójicamente, estas sofisterías tienen la función explícita de señalar que la anécdota es inventada, un chisme... pero que no por eso deja de ser «verdadera». No sólo no es verdadera, diría un historiador, sino que ni siquiera pretende serlo; da por sentado que Beltrán había sido amante de la reina, con todas las consecuencias para la historia de España que aquella acusación conllevaba (paternidad de Juana «la Beltraneja», legitimidad del alzamiento de Isabel... ), pero es evidente que Palencia no tenía ninguna noticia de primera mano sobre la materia. Su relato —que igualmente podría llamarse mentira— no tiene como fin evidenciar esa cuestión histórica, sino que procura satirizar la corrupción moral de la corte. La técnica de los Gesta Hispaniensia consiste precisamente en la constante irrupción («cognouimus», en primera persona) de esta persona satírica —la voz cínica, irritable, y mordaz que procura elevarnos sobre las apariencias contingentes para descubrir su sentido trascendente, incluso cuando lo hace mediante una flamante invención burlesca.

  • 32 Difiere también de la autobiografía, donde la pretensión de verdad es indirecta, basada en la capa (...)
  • 33 Tony Kushner, «Holocaust testimony, ethics, and the problem of representation», Poetics Today, 27( (...)

28Esto no equivale a negar el valor histórico de los Gesta, ni a impugnar su facticidad en términos generales. Para nosotros, en efecto, los rumores y opiniones que Palencia nos trasmite (o inventa) incluso pueden ser más reveladores que los hechos que cuenta; nos dan acceso a la intrahistoria del período, que no era menos real ni menos importante que su historia. Para decirlo de otra manera, desde el punto de vista historiográfico su crónica es más bien un testimonio: un relato de primera mano por un testigo que vivió los sucesos. El testimonio es distinto de la historia. Esta apela a pretensiones de verdad directas, fundadas en pruebas evidenciables; el testimonio no documenta los hechos, reclama tan sólo la verdad subjetiva de la experiencia32. El individuo que lo enuncia da su configuración de las cosas que ha visto—moldeada, desde luego, por la memoria cultural, «con todo su bagaje implícito de silencios y mitologías»33. En este sentido, a pesar de los artificios retóricos de su estilo, la candidez de Palencia sí es «sincera», incluso cuando confiesa, como en el pasaje que acabo de citar, que está contando nada más que chismes. Ningún otro cronista habría rememorado una pulla vulgar sobre las piernas de una reina. Palencia no la incluye como una malicia gratuita, sino como parte de un vasto intento de articular sus propias experiencias en forma congruente.

  • 34 Jürgen Brummack, «Zu Begriff und Theorie der Satire», Deutsche Vierteljahrsschrift für Literaturwi (...)
  • 35 Maynard Mack, «The Muse of satire», Yale Review, 41, 1951, p. 80–92, citado de la reimpr. en su Co (...)

29Aun así, la persona del cultor ueritatis lo cambia todo. Implica que la obra de Palencia, si bien es testimonio, genéricamente se comporta como sátira. La sátira procura poner sus sujetos en ridículo, y siempre tiene como ingrediente la indignatio —una «ästhetisch sozialisierte Aggression»34. Estos son los rasgos constitutivos de la sátira, pero la esencia formal del género, lo que lo distingue de lo burlesco sencillo, es su figura bipartita. Su estructura requiere la «ficción satírica» de un nivel de «tesis» que ataca el vicio y la locura, pero también otro nivel subyacente de «antítesis» que ilustra o implica una «filosofía de control racional» —alguna norma más o menos ideal que contrarresta la tesis denunciadora. Este nivel de antítesis se incorpora precisamente en la persona del satirista, sea la del vir bonus estoico o cínico, la del ingénu, o la del defensor heroico del bien común. Podemos llamar a esta persona «Palencia» si queremos, observa Maynard Mack, «pero sólo si recordamos que siempre se revela en la sátira como un carácter dramático, no como un hombre que nos está haciendo una confidencia sobre sí mismo»; la sátira se distingue por ser vista desde la perspectiva de la solidaridad social, no de la introspección privada, de modo que la relación entre el autor y el «hablante» es oblicua, incluso a veces antitética35.

30Volviendo al Prólogo de los Gesta Hispaniensia, podemos apreciar la medida en que Palencia asume o construye su máscara satírica. Le vemos casi en el acto de vestirse—o disfrazarse—como «cultor ueritatis»:

Magna cum uoluptate qui retuli iamdudum antiquitatem Hispanae gentis cogor nuper scribere quae calamus horret; nimirumque si stilus prae foeditate rerum decidat atque obscuretur mens, quum nihil clarum offeratur. Sed diu anceps fuerim inter alterutram uel omittendi uel adeundi presentis historiae considerationem; quippe hinc susceptum honus, illinc uero premebat futurae dedignatio narrationis, et quod officium iusserat animus pariter aspernabatur. Quid enim allicit magis scriptorem quam magnitudo negotii lucidaque species qualitatis? Quod si secus accidat, et nil fere aliud praeter amaritudinem delibetur, uniuersae offenduntur mentis uires, et ingenium sequitur dispositionem uoluntatis infectae iam acerbitate intoleranda materiae. (GH i Prol.)

(Habiendo referido con gran deleite en otro tiempo la antigüedad de la gente española, ahora me veo obligado a escribir cosas que hacen temblar la pluma; no es extraño que decaiga mi estilo y se ofusque mi intelecto ante la vileza de la materia, que no ofrece nada glorioso. En efecto, dudé largo tiempo entre abandonar o comenzar la presente historia. De un lado me apremiaba el haber aceptado el cargo, de otro el desdén por lo que narraré; lo que el oficio imponía el ánimo despreciaba. Para un escritor, ¿hay cosa más atractiva que un argumento grande y esplendoroso? Pero cuando sucede lo contrario y se trata casi exclusivamente de amarguras, se ofenden todas las fuerzas del intelecto y el ingenio sigue la disposición de la voluntad, ya mal dispuesta por la horridez intolerable de la materia.)

  • 36 Vid. Primera crónica general: ó sea Estoria de España que mandó componer Alfonso el Sabio, ed. Ram (...)
  • 37 El pasaje tal vez remeda a Livio, Dec. i, praefatio 5 «hoc quoque laboris praemium petam, ut me a (...)
  • 38 Marco Antonio Coronel Ramos, «El tiempo satírico», Minerva. Revista de filología clásica, 16, 2002 (...)

31Tradicionalmente, el prólogo de una crónica medieval consistía en un elogio de la fama, unas fórmulas de modestia, y una lista de fuentes36. El tono adusto adoptado por Palencia (nihil clarum) y su falta de modestia anuncian una divergencia intencionada de aquella tradición, recordando más bien los modelos clásicos de su devoción37. En efecto, comparar la fealdad (foeditas) del presente con el deleite (uoluptas) de la antigüedad es una de las estrategias más características de la sátira.38 El Prólogo propone algo completamente nuevo, inaudito: no una crónica con alguna frase o pasaje satírico, sino una historia que es, en sentido estricto, una sátira—una obra cuya «tesis» es la denuncia de la corrupción de su sociedad, y cuya «antítesis» es el personaje cínico, irónico, y sobre todo independiente del narrador.

32Convendría investigar a fondo los recursos de la sátira en los Gesta Hispaniensia. Este no es el lugar para tan amplia empresa, por lo que termino con una cuestión lateral, pero fundamental: ¿hasta qué punto estaba consciente Palencia, literariamente, de lo que hacía? Evidentemente el Prólogo que acabamos de leer se compuso después, no antes de emprender su tarea; por mucho que emplee el presente-futuro («ahora me veo obligado a escribir», «el desdén por lo que narraré»), hay que suponer que cuando aceptó el cargo de cronista a finales de 1456 su voluntad no estaba «ya infecta por la acerbidad». Por otra parte, en la Castilla del siglo xv el conocimiento de los términos genéricos antiguos era muy deficiente y satura, en concreto, se entendía de una manera muy incompleta. Los tratadistas solían dividir la creación literaria en tres categorías, tragedia, comedia, y sátira; entendían todas tres a su manera, concibiendo la última tan sólo como la reprehensión de los vicios, sin prestar atención al rol del humor y de la agudeza. Así, por ejemplo, los poetas Mena y Santillana:

Por alguno de tres estilos escriven o escrivieron los poetas, [...] trágico, sátiro, o comedio. [...] Sátira es segundo [...], la naturaleza de la qual escritura e ofiçio reprehende los viçios, del qual estilo usaron Oraçio, Persio e Juvenal. [...] Podemos dezir el estilo de aquestas coplas ser sátiro [...], porque reprehende los viçios de los malos e glorifica la gloria de los buenos.

  • 39 Juan de Mena, La coronación del marqués de Santillana, «Preámbulo 2», in: Obras completas, ed. Mig (...)

Sátira es aquella manera de fablar que tovo un poeta que se llamó Sátiro, el qual reprehendió muy mucho los viçios e loó las vyrtudes; e désta después dél usó Oraçio39;

33o los prosistas Villena y Valera:

Los otros se llamavan satíricos, que reprehendían los viçios e detestavan los malos fechos; e dizíese a satiron en griego, que es «reprehensión».

  • 40 Villena, Traducción y glosas de la Eneida i.1.128 (Obras completas..., 2, p. 68); Diego de Valera, (...)

[Fablar] sátiro es fablar loando virtudes e denostando vicios; e que la presente materia sea sátira claro paresçe, pues toda la fabla se refiere en loar las virtudes de las nobles mugeres e denostar la viçiosa condiçión de aquellos que de todas generalmente maldizen40.

34Además confundían la satura con los Satyri, que entendían ser unas cabras o jimios fabulosos con caras de hombres y apetitos sexuales incontenibles («Satiri son como ximios de rostro magro τ τandan por los desiertos, unos ombrezillos a maravillas deformes, [...] τ tienen cuernos en las fruentes τ sus pies como de cabras», UVoc. 2, fol. 335 [= 435]rº).

35Curiosamente, sin embargo, pudo ser este error el que, indirectamente, sugirió a Palencia la idea del descaro y mordacidad del estilo satírico. En la entrada «Satiri poete» del Universal vocabulario rechaza o evita la acepción «reprehensión de vicios», pero no la conexión con los sátiros (ibid.):

 

Satiri poete dicti, siue quod pleni sint omni facundia, siue a saturitate τ copia, de plurimis enim rebus locuntur; siue ab illa lance que satyra dicta est in qua diuersa frugum pomorumque genera solebant deferri ad templa gentilium; aut a Satyris, qui multa dicuntur uiolenter facere. Satiri se dizen poetas, o por ser llenos de toda eloqüentia, o por hartura τ abasto, ca fablan de muy muchas cosas; o por el vaso que dizen satyra en que solían traer a los templos de los gentiles diversas maneras de miesses τ de fructos; o por aquellos sátiros, que segund dizen fazían muchas cosas violentas.

36La última frase de estas definiciones, «multa dicuntur uiolenter facere», se refiere a los sátiros y no a la sátira, pero es quizás la única que podemos relacionar con el estilo agresivo de los Gesta Hispaniensia. Lo cierto es que, aunque la derivación etimológica de sătŭra (lanx) «(plato) lleno, saciado; fig. comida de varios ingredientes, olla podrida» era correcta («de plurimis enim rebus locuntur»), no aclara el rol de la máscara satírica. Más reveladora es la entrada «Comici», donde Palencia traza un nexo explícito entre la sátira, la reprehensión de los vicios, y el estilo y humor agrios de Juvenal, concepto resumido en la imagen de la desnudez de los sátiros como metáfora para la «verdad desnuda» del género (UVoc. i, fol. 86vº):

 

Comicorum duo sunt genera: ueteres qui ioculatores extiterunt, ut Terentius; noui qui τ satirici dicuntur, a quibus generaliter uitia carpuntur, ut Persius τ Iuuenalis, pinguntur nudi, quod uitia denudent. Comicus igitur qui comedias describit. De los cómicos hay dos linajes: fueron los cómicos viejos que scrivieron cosas de juego, como Terencio; los nuevos se dizen «sátyros» [sic], que generalmente denuestan los viçios, como faze Persio τ Juvenal, τ píntanse desnudos porque descubren los viçios. Comicus es el que desnuda τ descrive los viçios.
  • 41 Su fuente era el Catholicon de Giovanni Balbi (ca 1285), s.v. «Comicus»: «Duo sunt genera comicoru (...)

37Históricamente, la definición está torcida: en vez de la verdadera distinción entre la κωμῳδία παλαιά y la νέα (cōmoedĭa vetus de Aristófanes, s. v a. C., y nova de Menandro, s. iv–iii a. C., imitada por Plauto y Terencio), sustituye una falsa entre la comedia («comedia vieja», Terencio) y la sátira («comedia nueva», Juvenal)41. No obstante, la idea de que el comicus «denuesta» o «desnuda» los vicios contiene la semilla de un concepto genérico que arroja luz sobre el discurso historiográfico de Palencia.

  • 42 Batalla campal..., ed. citada (n. 7, supra), sign. a3rº «Prólogo». El título Lykokynomachia aparec (...)

38En este respecto, sus praeexercitamenta para la crónica (Cf supra) incluyen muestras que apuntan en la misma dirección: por ejemplo, la Lykokynomachia allegoria o guerra de los lobos con los perros, «tratado so manera de fablas» que imitaba, según el propio Palencia, la Batrachomyomachia del «muy artifiçioso τ muy grande Homero»42. Bajo el integumentum poético de una fábula o, como él decía, una «ficción moral», la obra encerraba un mensaje político concebido para ser no sólo traslúcido sino transparente, y fácilmente descodificable en cuanto a la identificación de los animales con personajes reales:

  • 43 Ibid., sign. a3rº–vo; y luego en la «Despedida de la obra», sign. d2vo «Muy çierto soy, o muy prud (...)

39Fallarás ende por çierto algunas cosas que paresçen escarnio  para aver fiesta τ plazer; so cuyo cuento como de fablillas considerarás otras cosas que non juzgarás poco dignas de tu busca muy diligente. Et desde agora pierdo la dubda que del todo entenderás qué significan los lobos, τ qué es lo que pensaron  fizieron los perros, τ qué con sus engaños cobdiçiava concluyr la raposa; τ por esto escogí a ty solo, cuya prudençia [...] me tengo por dicho que ligeramente comprehende cualesquier figuras de moralidades43.

  • 44 Carolina Real Torres, «Reflexiones sobre la alegoría política a finales de la Edad Media. Alfonso (...)

40Lo más importante, sin embargo, es el énfasis que pone en cosas de «escarnio», «fiesta» y «plazer». Éste es el aspecto que nos autoriza a llamar la obra, genéricamente, una «sátira»44. Y la conclusión, donde no hay palabra que no cuente (fíjese en la ironía ofensiva de muy, conveniente, convenible a mí, y por todos), nos revela al cultor ueritatis en ciernes:

No creeré que quando algund muy letrado las lea le suenen mal. [...] Me esforçaré [...] esperimentar por estas fablillas quánto valdría mi péñola en la historial conposiçión de los Fechos de España, porque sy pareçiese ser conveniente, dende en adelante usase lo convenible a mí; en espeçial aquellas cosas que no solamente son dichas honestas, mas por todos son juzgadas neçesarias. («Despedida», sign. d2vo–3ro)

41Estas citas implican que incluso antes de empezar su crónica, Palencia ya tenía ciertas ideas—instintivas o embrionarias tal vez, pero no por eso menos efectivas—de la función de la máscara satírica, del tono que quería adoptar, y de los recursos genéricos que convenía emplear para conseguirlo. Terminaré con dos muestras más, al parecer menores pero no menos relevantes: dos epístolas dirigidas a Fernando de Pulgar –«Fernando maximi Policis viro»– en los años 1457–1460. La primera (Epvi) explica cómo intentó visitar a Pulgar en Toledo, pero no pudo por la inclemencia del tiempo y el lodo cenagoso de las calles. Tuvo que parar su mula, y alcanzó a oír la conversación de tres hembras: una vieja borracha, una alcahueta y una puta. La prosopopeya de éstas es irónica, cómica, y llena de agudeza:

Cepit conqueri antiquior multibiba his fere uerbis: —Oh me infelicissimam!—inquit—Semper michi amenissimus fuit aque potus; eo procul dubio maxime meum reficitur corpus, precipue quum superioribus annis uini defectus coegit liquori humanissimo meum assuefacere stomacum. Nunc sicca ob rerum omnium egestatem reddor; aquam nemo est qui degustare queat, cenosa namque est Acheronti simillima. [...]

Excepit sermonem lena: —Querimoniarum cumulum—inquit—uni tue querimonie superaddere possem, o compotrix amantissima! Non mea nuper causa mota fui domum exire, sed afflictum compassa iuuenem. [...]

  • 45 Las dos cartas se conservan en la miscelánes humanística Osma Ms. 57, fol. 127–129. Corrijo alguna (...)

Tunc maximo animi sospirio locuta est meretrix: —O si tam leui uulnere ut uos laborarem, optime femine! Dolor uero meus, qui duplex est, parem habet nullum. Questus qui cotidianus erat ob hanc tempestatem per quatriduum defecit45.

(Empezó a quejarse la más vieja, la bebedora, más o menos así: —¡Oh muy infeliz de mí! Siempre me fue muy agradable beber agua, es la cosa que sin duda más restaura mi cuerpo, especialmente porque en años anteriores la falta de vino me obligó a acostumbrar mi estómago a aquel humanísimo licor. Pero ahora la escasez de todas las cosas me hace seca, y no hay nadie que pueda disfrutar del agua, ¡está tan cenagosa como el Aqueronte! [...]

Tomó la palabra la alcahueta: —¡A tu única queja podría añadir un montón de quejas, queridísima combebedora! He tenido que salir de casa ahora no por causa mía, sino por compasión por un joven enamorado. [...]

Luego habló la puta, con un grandísimo suspiro: —Ojalá sufriera yo una llaga tan ligera como vosotras, excelentes señoras! Pero mi pena, que es doble, no tiene igual. Mis ganancias, que antes eran diarias, hace cuatro días que están reducidas a nada por este mal tiempo.)

42La otra (Epv), ya citada anteriormente por su lista de historiadores clásicos, cuenta las desgracias del autor —se pinta con una curiosa parécbasis en tercera persona: «Audi conquirentis Alfonsi iacturas»— al intentar cobrar su sueldo, con retratos memorables de los oficiales que le hacen pasar días en cola, sólo para acabar mandándole al diablo con insultos:

Nunquam, quum Liuium, Salustium, Cesarem, Florum, Iustinum, Plutarchum, Suetonium, Plinium aliosque quam plurimos historiografos legerim, ita de ipsorum quondam uiuendi ordine cogitaui sicut in huius mensis principio, quando centies in hora mea sors memorem eorum effecerit. [...] Audi igitur, amicissime, conquerentis Alfonsi iacturas. [...] Audiui quod cum nonnullis michi negocium esset qui non mediocrem ad meam utilitatem operam quotidie policebantur. Valde gauisus, eorum quendam allocutus fui his fere uerbis:

—Tecum sum acturus, o amice; nec infelix dicar, quum cognouerim pociorem tibi fuisse uoluntatem michi placendi quam michi ipsi sit peragendi negotium!

Strinxit ilico rostrum auis que garrire solebat. Miratus nimirum ego iterum atque iterum uerbum feci. Tunc optimus ille amicicie flos redolencia uerba deprompsit:

—Quidquid tibi mecum sit, o Alfonse, cras domi planius audiam.

Obmutui; ueruntamen meam fortunam potius quam eiusdem boni uiri arbitratus errorem, domum ut uoluit adiui. Expectaui pene horas quatuor; tandem speluncam exiuit teterrima belua. Rugiens et circumspiciens, mutire deinde cepit inquiens:

—Quis hic importunancium concursus est? Quem queritant isti tortores? Mene? [...]

Rediuit confestim in speluncam leo. [...]

Ego quippe humuncio adhuc, aliquid de antiqua policitatione confisus, qui terque quaterque meum uultum illi presentaueram, iam refrigescens: —Audi—inquam—, me si libet, scis namque quod michi oficium sit studio coniunctum, expensis abundans, his denique penitus procellis aduersum neque consentaneum.

—Quid studium objectas?—inquit—. Non egemus iam studentibus, preterit enim etas rusticana hominum qui hisce deliramentis procul dubio superuacuis ac despiciendis operam dabant. [...] Quid libris, quid Latinitate, quid ornatus arte egemus? Nummos in quantitate si habeam, undecumque peruenerint, id est sapere. [...]

Iterum denique pulsaui forcius. Tunc ille baratri custos:

—Aut temerarius—inquit—qui pulsat est, aut domino dilectissimus.

His dictis inter fores faciem natibus persimilem ostentauit [...].

(Jamás, cuando he leído a Livio, a Salustio, a César, a Floro, a Justino, a Plutarco, a Suetonio, a Plinio y a tantos más historiadores, reflexioné sobre su condición de vida como lo hice a principios de este mes, cuando mi suerte me hizo acordarme de ellos cien veces por hora. [...] Escucha, pues, gran amigo, a Alfonso quejándose de sus desastres. [...] Oí que negociaría con varios hombres que cada día prometían no poca ayuda para mi provecho. Muy alegre, me dirigí a uno de ellos, algo por este estilo:

—Voy a tratar contigo, amigo, ¡y no me diré infeliz, porque he entendido que tu deseo de satisfacerme es incluso más grande que el mío de concluir el negocio!

Al instante, el pájaro que antes solía gorjear apretó el pico. Por supuesto, quedé sorprendido y volví a dirigirle la palabra varias veces. Al fin aquella flor y nata de la amistad espetó estas fragantes palabras:

—Cualquier asunto que tengas que tratar conmigo, Alfonso, mañana en casa lo oiré más largamente.

Callé; pero pensando que se debía más a mi mala fortuna que a cualquier error de ese buen hombre, fui a su casa como quiso. Esperé unas cuatro horas; finalmente salió de la caverna un monstruo horrible, rugiendo y mirando a todas partes, y comenzó a hablar entre dientes:

—¿Qué concurrencia de importunos es ésta? ¿A quién buscan estos malditos extorsionistas? ¿A mí?— [...], y volvió en seguida a su caverna el león. [...]

Yo, que todavía soy niño, aún confiando un poco en su antigua promesa, pero ya desanimado después de mostrarle mi cara tres o cuatro veces, digo: —Escúchame, por favor, pues sabes que mi oficio implica el estudio, cosa de muchos gastos y, en fin, completamente contrario e incompatible con estas tormentas.

—¿Qué me cuentas de estudio?—dijo. —No necesitamos estudiantes, ya pasó la época de los palurdos que se consagraban a locuras tan indudablemente inútiles y despreciables. [...] ¿Qué falta nos hacen los libros, la latinidad, el arte y cultura? Que yo gane mucho dinero, por donde sea, ¡eso es saber! [...]

Al fin volví a llamar a la puerta con más fuerza. Entonces dijo el guardián del abismo:

—Éste que llama o es descarado, o gran amigo del señor.

En diciendo esto asomó a la puerta su cara, que más parecían nalgas [...].)

  • 46 Palencia tenía dos ejemplares de las comedias de Terencio, uno comprado en Valencia ca 1469 y otro (...)

43Ambos textos demuestran la asunción de una persona satírica: el primero la del ingénu, el segundo la del cínico indignado. Ambos imitan el estilo y técnica de los satíricos antiguos, Juvenal y Horacio; la forma dialogada y el tono farsante sugieren además otro modelo consonante con su definición del poeta satírico como comicus: la comedia romana. Valdría la pena estudiar a fondo la latinidad de las epístolas para averiguar hasta qué punto imitaba estilísticamente a estos autores; pero no cabe duda de que copiaba su ēthos 46. Quizás lo más interesante, sin embargo, sea la comparación en la segunda con los historiadores antiguos, y el contraste con el desprecio de sus coetáneos por su quehacer intelectual. El tema no es la comicidad de las caricaturas, sino la esperpéntica decadencia moral de su sociedad.

  • 47 Gesta Hispaniensia..., ed. Tate & Lawrance, 1, p. lxviii, n. 83–85, citando elogios de Lucio Marin (...)

44Como esto revela, y como el propio Palencia había previsto en 1457 cuando admitió que era imposible decir la verdad «de llano en llano» y que, aun mitigada con «fablillas [...] en estilo fabuloso», el historiador necesitaba el amparo de un poderoso mecenas (La perfeçión del triunfo, ed. Durán Barceló, p. 346–347), el público estaba destinado a recibir la extravagante novedad de una crónica «satírica» con incomprensión y consternación. Aunque algunos alabaron su veracidad imparcial, otros—la mayoría, apologistas mercenarios de familias nobles cuyos antepasados habían quedado malparados—le acusaron, más plausiblemente, de malignidad47. Ni unos ni otros entendieron adecuadamente la función de la máscara del cultor ueritatis; por tanto, fueron todos incapaces de apreciar el significado de la extraordinaria innovación de Palencia, que no ha sido superada, que yo sepa, en tiempos posteriores, al menos en el ámbito hispánico.

45Al discutir la vérité de la historiografía medieval Guenée concluía que «l’histoire [...] restait une science qui ne gagnait son audience qu’à servir des passions». Pero luego añadía:

  • 48 Guenée, Histoire et culture historique..., «Histoire et vérité», p. 350–354, a la p. 354.

Faut-il s’en étonner? L’histoire a-t-elle fait mieux depuis? A-t-elle trouvé des oreilles plus désintéressées? En trouvera-t-elle jamais? Si, par impossible, les historiens cessaient d’être un jour l’écho et le garant des courants qui portent leur temps, s’ils cessaient un jour d’alimenter et de justifier les passions de leur temps, ne deviendraient-ils pas par là même les prêtres d’une religion sans fidèles?48

  • 49 Agradezco a Alice Carette y a Carlos Heusch por su amable invitación a participar en este homenaje (...)

46No es preciso incidir en la banalidad de reclamar para Palencia el mérito de la modernidad; como historiador no es superior ni a Tucídides ni a Tácito. Las sabias palabras de Guenée excluyen juicios tan triviales; pero también sugieren, tal vez, la posible justificación de su método novedoso de contar la historia de su propia época49.

Haut de page

Notes

1 Cito los Gesta Hispaniensia (GH) por década (en versalitas), libro, y capítulo, añadiendo la fuente, manuscrita o impresa: aquí, Alfonso de Palencia, Cuarta década de Alonso de Palencia, ed. & trad. José López de Toro, 2 t., Madrid: Real Academia de la Historia (Archivo Documental Español, 24–25), 1970–74, 1, p. 167. Normalizo la puntuación de las citas; las traducciones y los subrayados son míos.

2 Para el sentido de «historicum sibi obnoxium» ver Alfonso de Palencia, Universal vocabulario en latin y en romance, t., Hispali: Paulus de Colonia & socii, 1490 (en adelante, UVoc.), fol. 316vº «Obnoxius es súbdito, obligado, humilde debdor». Integritas «quiere dezir entereza, en castidad y en religión perfecta»; sincerus «se dize sin corrupçión»; incolumitas «a columna dicitur, [...] stabilitas, persistentia, τ erectio» (ibid., fol. 218vº, 456vo, 208rº). Hominibus, tan innecesaria en latín como en español y sin embargo marcada sintácticamente (pospuesta), conlleva aquí la misma connotación masculina (= uiris) que hombres.

3 Abadia de Montserrat Ms. 882 <http://www.cervantesvirtual.com/nd/ark:/59851/bmcn8759>, fol. 16–27 (16rº–vº); Robert B. Tate & Anscari M. Mundó, «The Compendiolum of Alfonso de Palencia: a humanist treatise on the geography of the Iberian Peninsula», Journal of Medieval and Renaissance Studies, 5, 1975, p. 253–278 (265). Su mecenas el arzobispo Carrillo había muerto tres semanas antes (1 julio 1482), pero la expresión «ignominia»—repetida dos veces, y cuya razón asevera no osar «litteris reserare» aunque Ponte ya la conoce («ut nosti»)—tan sólo puede referirse a su exilio de la corte.

4 Véase la epistula commendaticia que le dirigió cuando «permisit alta Diuinitas ut hanc florentissimam ciuitatem [Florencia] adire deberem», introduciéndose y pidiéndo el «prectiosissimum munus [...] cognictionis et conuersactionis» a quien «cercior sum michi beniuolum fore atque generosum», en Burgo de Osma, Biblioteca de la Catedral (en adelante Osma) Ms. 57, fol. 116: Alfonso de Palencia, Epístolas latinas, ed. & trad. Robert B. Tate & Rafael Alemany Ferrer, Bellaterra: Universidad Autónoma de Barcelona (Publicaciones del Seminario de Literatura Medieval y Humanística), 1982 (en adelante Ep.), p. 31–33, Epi.

5 Burgos, Archivo de la Catedral, Libro redondo 1451, fol. 252 «Item 30 ducados que dieron a Alonso de Palencia para llevar a Roma al thesorero para ganar la conservatoria»; Libro redondo 1452, fol. 25vº «Item 15 ducados que mandaron dar a Juan de Maçuelo que costó la expidición de la conservatoria demás de los ducados que levó Alfonso de Palencia». Rafael Alemany Ferrer, «En torno a los primeros años de formación y estancia en Italia del humanista castellano Alfonso de Palencia», Item: revista de ciencias humanas, 3, 1978, p. 61–72; Javier Durán Barceló, en su edición de Alfonso de Palencia, De perfectione militaris triumphi. La perfeçión del triunfo, Salamanca: Universidad (Textos recuperados, 13), 1996, p. 16–17; y Susanna Allés Torrent, «Alfonso de Palencia y el humanismo italiano», Cuadernos de filología italiana, 19, 2012, p. 107–130, deducen de una frase sobre Italia como «prouinciam mihi ab adolescentia prima gratissimam» en su carta a Trapezuntius de Roma, 2 enero 1465 (Madrid, Biblioteca Nacional de España (en adelante BNE) Mss/7446, fol. 264–267rº: Ep. vii, p. 57–63) que Palencia debió de viajar a Italia por primera vez ca 1442; habla del cardinalis Nicenus como «mihi humanissimus ea tempestate dominus [...] impendenti domesticum (ut aiunt) famulatum»; Bessaríon, cardenal desde 1439, residió en Firenze 1440–1443, en Roma 1443–1450, pero en Bologna 1450–1455. De todos modos, Donato Acciaiuoli se refiere al viaje de 1451–1453 en su carta del 24 septiembre 1463, ya que habla de «amicitie nostre [...] uiuente Nicolao pontifice» (Nicolás V, papa 1447–1455) (Firenze, Biblioteca Nazionale Centrale Magl. VIII, 1390, fol. 47vº–48vº: Ep. ix).

6 John Monfasani, «Bernardo Giustiniani and Alfonso de Palencia: their hands and some new humanist texts and translations», Scriptorium, 43, 1989, p. 223–38; Javier Durán Barceló, «La escritura humanística en los códices de Alfonso de Palencia», in: Maurilio Pérez González & Juan Matas Caballero (eds), Actas del Congreso internacional sobre humanismo y Renacimiento, 2 t., León: Universidad, 1998, 2, p. 311-318.

7 Bellum luporum cum canibus se conserva únicamente en la traducción del autor, Batalla campal (1457); en el «Prólogo» llama la obra una «levada apropriada e consonante al exerçiçio que después en la mayor e principal obra se deviese poner», añadiendo en la «Despedida» que quería experimentar «quánto valdria mi péñola en la historial conposiçión», por si recibía el anhelado puesto de cronista (Alfonso de Palencia, [La guerra τ batalla campal entre los perros τ los lobos avida], [(Sevilla): (Cuatro compañeros)], [s.a. (ca 1490)], sign. a3rº, d[3]rº,

<http://fotos.patrimonionacional.es/biblioteca/ibis/pmi/I_00172/index.html>; José Julio Martín Romero (ed.), La «Batalla campal de los perros contra los lobos». Una fábula moral de Alfonso de Palencia, San Millán de la Cogolla: Cilengua (Monografías, 2), 2013, p. 99, 148–149). Para la identidad del «archidiaconus de Carrione» de Ep. ii (Osma Ms. 57, fol. 121vº–123) ver Ángel Vaca Lorenzo (ed.), Documentación medieval del monasterio de Santa Clara de Villalobos (Zamora), Salamanca: Universidad (Acta Salmanticensia, TM16), 1991, p. 112–13, §75 (firma un documento en Palencia, 11 de marzo 1456). Para la faceta humanística del In funebrem Abulensis y De laudibus Hispalis, ver Javier Durán Barceló, «Alfonso de Palencia Ad Alfonsum de Velasco in funebrem Abulensis praesulis fabulosa narratio (ca. 1455): edición crítica del MS UCM BH 133(6)», Pecia complutense, Año 9, Num. 16, enero 2012, p. 12–35 <http://biblioteca.ucm.es/pecia/50137.php>; Robert B. Tate, «The civic humanism of Alfonso de Palencia», Renaissance and Modern Studies, 23, 1979, p. 25–44.

8 De synonimis, Madrid, Biblioteca de la Universidad Complutense BH MSS 128, f. 191rº, explicit. Palencia enumera estos títulos en la «Mençión del trabajo passado» al final de su Universal vocabulario (colofón 12 febrero 1488, Escorial Ms. f-II-11, fol. 481–482; revisada en UVoc., fol. 548vº–549rº, en adelante «Mençión del trabajo»). La Vita Ildefonsi y las Antiquitates están perdidas (pero ver la n. siguiente); para el De perfectione militaris triumphi ver Durán Barceló (n. 5 supra); Rafael Alemany Ferrer, «Dimensión humanística de una obra menor de Alfonso de Palencia. El Tratado de la perfección del triunfo militar (1459)», Anales de literatura española, 1, 1982, p. 7–20; R. B. Tate, «El Tratado de la perfección del triunfo militar de Alfonso de Palencia (1459): la Villa de Discreción y la arquitectura humanista», in: R. B. Tate (ed.), Essays on Narrative Fiction in the Iberian Peninsula in Honour of Frank Pierce, Oxford: Dolphin, 1982, p. 163–76.

9 Acaban de descubrirse dos Mss en castellano (Francisco Bautista, «Una Década de Alfonso de Palencia recobrada. La segunda parte de las Antigüedades de España», Boletín de la Real Academia Española, 93, 2013, p. 5–25; Alfonso de Palencia, De la antigüedad de España e de las fazañas de la gente española. Segunda deca, libros XI–XX, ed. Francisco Javier Durán Barceló, 2 t., Madrid: F. J. Durán, 2014). La «Mençión del trabajo» hablaba sólo de haber «contado en diez libros la Antigüedad de la gente española, con propósito de explicar en otros diez el imperio de los romanos en España τ desdende la feroçidad de los godos fasta la ravia morisca», y además «las fazañas de los antiguos príncipes que señaladamente prevaleçieron recobrando la mayor parte de la España que los moros avían ocupado, τ sacar de la obscuridad vulgar todas aquestas cosas reduziéndolas a la luz de la latinidad»; por lo visto, pues, la versión vernácula debió de ser un esbozo.

10 Alfonso de Palencia, [Espejo de la cruz], Sevilla: Anton Martinez para Johan Melgarejo, 20 febrero 1486 (ed. Isabella Scoma, Messina: Edizioni di Nicolò, 1996); La primera [+ segunda] parte de Plutharco, 2 t., Sevilla: Paulo de Colonia & compañeros, 2 julio 1491 (Susanna Allés Torrent, «Parallelae sive Vitae illustrium virorum (Las vidas de Plutarco, Sevilla 1491). Estudio y edición crítica de la traducción de Alfonso de Palencia de las vidas compuestas por Donato Acciaiuoli, Leonardo Bruni y Guarino Veronese», PhD., Universitat de Barcelona, 2012 <http://hdl.handle.net/2445/41677>); [Los siete libros de la guerra judaica], Sevilla: Menardo Ungut & Lançalao Polono, 27 marzo 1492; Batalla campal y Perfeçion del triunfo, [s.l. (Sevilla)]: [s.n. (Cuatro compañeros alemanes)], [s.a.], ambas ca 1490; De sinonymis elegantibus, Hispali: Meynardus Ungut & Ladislaus Polonus socii, 24 noviembre 1491. Palencia fue así uno de los primeros hombres de letras en reconocer el «inmenso potencial de la nueva tecnología» (Santiago Aguadé Nieto, «Los reyes Católicos y la imprenta en la Corona de Castilla», in: M. Chiabò, A. M. Oliva, & O. Schena (eds), Alessandro VI dal Mediterraneo all’Atlantico: Atti del convegno (Cagliari, 17–19 maggio 2001), Roma: Ministero per i Beni e le Attività Culturali (Pubblicazioni degli Archivi di Stato, Saggi 82), 2004, p. 255–299, a p. 277–278).

11 «Cronista del rey» figuraba aún en 1490 en los títulos de Batalla campal y Perfección del triunfo militar, y no se explicaba por la fecha original de las obras; en otoño de 1480 el cabildo de Sevilla otorgó un lugar en la catedral «para Alonso de Palencia chronista del rey nuestro señor en que se entierre e se pongan ciertos volúmenes de libros que quiere dejar a esta santa Iglesia después de sus días» (Sevilla, Institución Colombina, Archivo de la Catedral, Secretaría, Libros de Autos Capitulares, 15 septiembre y 9 octubre 1480, en José Amador de los Ríos, Historia crítica de la literatura española, 7 t., Madrid: [el autor], 1861–1865, 7, p. 153 n. 2). Atrae la atención la fecha de este diploma, ocho meses después de su despedida de la corte (supra, a n. 1).

12 Ad R. in Christo patrem & doctissimũ dñm dñm Io. Ep̄m Astoricen̄. epistola, [s.l. (Sevilla)]: [s.n. (Ungut & Polonus)], [s.a. (después del 8 de enero 1492)], <http://hdl.handle.net/10366/83706>.

13 Alfonso de Palencia, Gesta Hispaniensia ex annalibus suorum dierum collecta, i: Libri I–X, ed. Brian Tate & Jeremy Lawrance, 2 t., Madrid: Real Academia de la Historia, 1996–99, 1, p. xlvi & n. 34.

14 A la espera de la edición de Alice Carette, cito de BNE Mss/1627 (en adelante, BG), fol. 1rº.

15 Ya había dicho algo parecido en la «Praefatio» a GH iii: «Mirabilium gestorum narrationem laetus aggredior, uelut qui post luem acerbi doloris licitam consequitur uoluntatem, [...] quemadmodum uidet quis gaudenter auroram ubi opacitas tenebrarum diuturna moestissimi ingesserit occasionem erroris» (Sevilla, Biblioteca Arzobispal Ms. 33-156, fol. 260rº «con alegría emprendo la narración de hazañas admirables, como quien tras una plaga de agudo dolor alcanza lícito placer, [...] del modo en que ve gozosamente la aurora cuando una oscuridad larga y tenebrosa ha ocasionado una tristísima errancia»). Pero tampoco ahí se abstuvo de criticar a la reina.

16 Interesaría saber si se refería a algún acto real o era una metáfora esta mención del juramento, repetida en el explicit de GH i, «Decadis primae expliciunt annales Hispaniensium gestorum collecti fidelissime ab Alfonso Palentino historiographo posthabita prorsus acceptione personarum, quod ipse sacrosancte deierauit» (Palencia, Gesta Hispaniensia..., 2, p. 478 & n. 90 ad loc.; en adelante, todas las citas de GH i remiten a esta edición).

17 José Antonio Maravall, «La formación de la conciencia estamental de los letrados», Revista de Estudios Políticos, 70 (julio–agosto), 1953, p. 53–82 (las citas, p. 76–77, 79–80; reimpr. como «Los “hombres de saber” o letrados y la formación de su conciencia estamental», en sus Estudios de historia del pensamiento español, 4a. edición, 4 t., Madrid: Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, 1999, i: Edad Media, p. 317–347).

18 Alain Viala, Naissance de l’écrivain. Sociologie de la littérature à l’âge classique, Paris: Minuit, 1985.

19 Georgius Trapezuntius, Opus absolutissimum Rhetoricorum, cum additionibus Herrariensis, [Compluti]: Arnaldus Guillelmus de Brocario, 1511, sign. q4r–6r (Rhetorica v, «De historico dicendi genere»); Luis María Merino Jerez, «Sobre la historia en los Rhetoricorum libri V de Jorge de Trebisonda: introducción, edición, traducción, notas e índices», Talia dixit. Revista interdisciplinar de retórica e historiografía, 2, 2007, p. 27–65 (p. 33; la traducción es también de Merino, p. 43).

20 Sobre este punto ver p.e. R. B. Tate, «Alfonso de Palencia y los preceptos de la historiografía», in: Víctor García de la Concha (dir.), Nebrija y la introducción del Renacimiento en España, Salamanca: Universidad (Academia literaria renacentista, 3), 1983, p. 37–51, y «Las Décadas de Alfonso de Palencia: un análisis historiográfico», in: J. M. Ruiz Veintemilla (ed.), Estudios dedicados a James Leslie Brooks, Barcelona: Puvill, 1984, p. 223–241; Marie Madeleine Dubrasquet Pardo, Alfonso de Palencia, historien. Études sur les «Gesta Hispaniensia», Villeneuve d’Ascq: Presses universitaries du Septentrion, 2003 (resumen: Atalaya, 10, 1999, p. 184–189); Carmen Codoñer, «Tres cronistas reales: Alfonso de Palencia, Antonio de Nebrija y Lucio Marineo Sículo», La corónica, 37(1, Fall), 2008, p. 111–143.

21 Merino Jerez, «Sobre la historia en los Rhetoricorum Libri V», p. 36–37/47 n. 22 y 50 n. 38; 38/51 n. 47; 39/53 n. 59. Merino sugiere que Trapezuntius alude a la verdad «implícitamente» en estos pasajes; pero la «sinceridad» o «verosimilitud» (el uso de técnicas retóricas para que «parezca que tú estás convencido de lo que pretendes convencer al auditorio», o de que es creíble) son distintas de—incluso opuestas a—la verdad en sí.

22 Bernard Guenée, Histoire et culture historique dans l’Occident médiéval, Paris: Aubier-Montaigne, 1980, p. 18–19. En Castilla, ver por ejemplo Pero López de Ayala, Crónica del rey don Pedro y del rey don Enrique, su hermano, hijos del rey don Alfonso onceno, I, ed. Germán Orduna & José Luis Moure, Buenos Aires: SECRIT (Incipit, Ediciones críticas 1), 1994, p. lxxxviii «lo mas verdaderamente que pudiere de lo que vi, en lo qual non entiendo sinon dezir verdad: otrosí [...] por verdadera relación de señores e cavalleros e otros dignos de fe»; Fernan Pérez de Guzmán (atrib.), «Prólogo», en Lorenzo Galíndez de Carvajal (ed.), Cronica del serenissimo rey don Juan el segundo, Logroño: Arnao Guillen de Brocar, 1517, fol. 1rºa «determiné de escrevir assí verdaderamente como pude [...], porque de lo más soy testigo de vista  τ para lo que ver no pude uve muy cierta y entera información de hombres prudentes muy dignos de fe»; Diego Enríquez del Castillo, Crónica de Enrique IV, ed. Aureliano Sánchez Martín, Valladolid: Universidad (Historia y Sociedad, 41), 1994, p. 132 «con testimonio de verdad [...] como fiel coronista suyo [...] diré syn dubda ninguna lo que vieron mis ojos proprios»; Crónica de don Álvaro de Luna, condestable de Castilla, maestre de Santiago, ed. Juan de Mata Carriazo, Madrid: Espasa-Calpe (Colección de crónicas españolas, 2), 1940, p. 6 «Verdad, [...] ¡a ti sola llamo e invoco que adiestres la mi mano [...] porque yo pueda confirmar e sellar la començada obra con el tu preçioso nombre!»; Pedro M. Cátedra, La historiografía en verso en la época de los Reyes Católicos: Juan Barba y su “Consolatoria de Castilla”, Salamanca: Universidad (Textos medievales, 13), 1989, p. 171–332 (Prólogo en prosa, p. 171–72) «no por corónica se representa, pues que no es mi ofiçio, syno por estoria y verdad». Trato el tema con más extensión en Jeremy Lawrance, «Memory and invention in fifteenth-century Iberian historiography», in: Pedro Cardim (ed.), A História: entre memória e invenção, Lisboa: Comissão Nacional para as Comemorações dos Descobrimentos Portugueses (Cursos da Arrábida, 3), 1998, p. 91–128.

23 Guenée, Histoire et culture historique..., p. 332–54 (la cita, p. 345); véase, por ejemplo, Fernan Pérez de Guzmán, Generaciones y semblanzas, ed. José Antonio Barrio, Madrid: Cátedra (Letras hispánicas, 456), «Prólogo», p. 60–61 «Algunos que se entremeten de escrivir e notar las antigüedades son onbres de poca vergüeña e más les plaze relatar cosas estrañas e maravillosas que verdaderas»; luego habla del «coronista que falsifica los notables e memorables fechos, dando fama e renonbre a los que lo non meresçieron e tirándola a los que [en] serviçio de su rey [...] fizieron notables abtos».

24 Cito GH ii de la minuta del autor, Paris, Bibliothèque nationale de France Nouv. acq. lat. 2058, colacionada con una copia anotada por Zurita, Salamanca, Biblioteca General Histórica de la Universidad Ms. 2559.

25 R. Brian Tate, «Poles Apart: Two Official Historians of the Catholic Monarchs, Alfonso de Palencia and Fernando del Pulgar», in: José María Soto Rábanos (dir.), Pensamiento medieval hispano. Homenaje a Horacio Santiago-Otero, 2 t., Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 1998, 1, p. 439–463 «The emergence of the “historical conscience” also signals the demise of the annalistic genre of official history. [...] Any attempt by a chronicler to speculate on distant cause and future consequence cannot be easily accommodated in such an elementary structure» (p. 462-463).

26 Enrique de Villena, Obras completas, ed. Pedro M. Cátedra, 3 t., Madrid: Turner & Fundación José Antonio de Castro (Biblioteca Castro), 1994–2000, 2, p. 24 («Prohemio»).

27 Ver Derek C. Carr, «Pérez de Guzmán and Villena: a polemic on historiography?», in: John S. Miletich (ed.), Hispanic Studies in Honor of Alan D. Deyermond. A North American Tribute, Madison: Hispanic Seminary of Medieval Studies, 1986, p. 57-70; Cátedra, Historiografía en verso..., p. 42-45.

28 Vid. Enríquez del Castillo, Crónica de Enrique IV…, cap. 103, p. 289-290 «Yo sobre seguro del prínçipe, “rey” que se dezía, [...] fuy a Segovia para poner en salvo lo mío [...]; donde llegado, fue mayor la tardança de poner los pies en mi casa que ser preso, y quebrantado el seguro de sus firmas y sellos que me avían dado. Y no solamente prendieron mi persona con gran deshonestidad, mas robaron todo lo mío con las escripturas y quadernos de la corónica del rey que hasta entonçes tenía ordenado».

29 El obstitit ecclesiasticum nomen de Palencia se refería al privilegium clericale o fuero eclesiastico, la «franqueza de los clérigos» (Partida I, tít.  6, ley 61; Decretum C.11.1), que en efecto en este caso parece más creible que una intervención divina. Palencia afirma que le entregaron las cuartillas de Castillo («Mihi codicelli traduntur obseruandi»), pero la obra completa de Castillo sólo se dio a conocer después de 1481 (Enríquez del Castillo, op. cit., p. 52–55), de modo que ninguna de las dos versiones se basaba en la otra.

30 Tate, «Poles Apart... », p. 463 «[They] sketched out different goals for themselves—Pulgar, in response to orders from the Queen, Palencia in response to something rather novel, his own integrity as an historian».

31 Comento con más detalle este y otros aspectos del retrato misógino y sarcástico de la reina Joana, quien representaba el mayor obstáculo a la sucesión al trono de Isabel y Fernando, y por consiguiente el blanco de la sátiras más apicaradas de Palencia, en Jeremy Lawrance, «Vestimenta y opresión: el caso del verdugado a finales de la Edad Media», Cahiers d’études hispaniques médiévales, 39, 2016, p. 111-136.

32 Difiere también de la autobiografía, donde la pretensión de verdad es indirecta, basada en la capacidad del autor de dar forma estética a su vida; es inexacto llamar los GH una «especie de Autobiografía, más ó menos completa» (A. Paz y Melia, El cronista Alonso de Palencia. Su vida y sus obras; sus «Décadas» y las «Crónicas» contemporáneas; ilustraciones de las «Décadas» y notas varias, Madrid: Hispanic Society of America, 1914, p. v; Julio Puyol, «Los cronistas de Enrique IV», Boletín de la Real Academia de la Historia, 78 (enero–junio 1921), p. 399–415, 488–496; 79 (julio–diciembre 1921), p. 11–28, 118–144 «más bien que el carácter de una crónica, reviste el de unas memorias, [...] verdadera y minuciosa autobiografía» (79, p. 17); Benito Sánchez Alonso, Historia de la historiografía española, i: Hasta la publicación de la crónica de Ocampo (1543), 2ª ed., Madrid: CSIC, 1947, p. 391 «puede reprochársele una cierta satisfacción de sí mismo, que se revela en la complacencia con que destaca siempre su actuación, en vez de mantener el anónimo que corresponde a un historiador, [adoptando] su relato el tono de memorias personales»). En Alonso de Palencia, Crónica de Enrique IV escrita en latín, trad. A. Paz y Melia, 4 t., Madrid: Tipografía de la Revista de Archivos (Colección de escritores castellanos, 126–27, 130, 134), 1904–09, el traductor «suprime ó abrevia todas aquellas digresiones y reflexiones morales del autor, tan del gusto de los antiguos narradores, pero hoy impertinentes, y conserva la traducción exacta de los sucesos [...]. De este modo se tendrá una fidelísima interpretación del pensamiento del cronista [...], sin que falte nada esencial» (1, p. viii). Al contrario, esto es cortar todo lo esencial.

33 Tony Kushner, «Holocaust testimony, ethics, and the problem of representation», Poetics Today, 27(2: The Humanities of Testimony, ed. Geoffrey Hartman), 2006, p. 275–295 (la cita, p. 275). Ver también Geoffrey Hartman, «The humanities of testimony: an introduction», ibid., p. 249–60; y Dominick LaCapra, History in Transit: Experience, Identity, Critical Theory, Ithaca: Cornell University Press, 2004, p. 131 sobre las distintas «pretensiones de verdad» (truth-claims) de la historia y del testimonio. «Configuración» es una traducción insuficiente del inglés «construction» o «emplotment», porque no resalta el rol de la invención, en sentido ciceroniano («inventio est excogitatio rerum verarum aut verisimilium quae causam probabilem reddant»).

34 Jürgen Brummack, «Zu Begriff und Theorie der Satire», Deutsche Vierteljahrsschrift für Literaturwissenschaft und Geistesgeschichte, 45 (Sonderhaft: Forschungsreferate), 1971, p. 275*–377* (282*) sobre su «psychologische Dimension» (agresividad), la «soziale» (didactismo), y la «ästhetische» (carácter indirecto o irónico).

35 Maynard Mack, «The Muse of satire», Yale Review, 41, 1951, p. 80–92, citado de la reimpr. en su Collected in Himself. Essays Critical, Biographical, and Bibliographical on Pope and Some of His Contemporaries, Newark: University of Delaware Press, 1982, p. 55–64 (p. 57–60, 62 «We may call this speaker Pope, if we wish, but only if we remember that he always reveals himself as a character in a drama, not as a man confiding in us. [...] The relation of author to speaker is always oblique [...], not to say antithetical»).

36 Vid. Primera crónica general: ó sea Estoria de España que mandó componer Alfonso el Sabio, ed. Ramón Menéndez Pidal, 2 t., Madrid: Bailly-Bailliere (Nueva biblioteca de autores españoles, 5), 1906, 1, p. 3–4; Luís Felipe Lindley Cintra (ed.), Crónica geral de Espanha de 1344, 3 t., Lisboa: Imprensa Nacional-Casa da Moeda, 1951–61, 2, p. 3–7; López de Ayala, Crónica del rey don Pedro..., Apéndice I «Prologo general a las cronicas de los reyes de Castilla», p. lxxxvii–lxxxviii; «Prólogo de Alvar García de Santamaría», «Prefacion por el doctor Lorenço Galíndez de Carvajal», y «Prólogo por Fernan Pérez de Guzmán», in: Galíndez de Carvajal, Crónica de Juan II..., fols †2, a1–2, 1rº; Enríquez del Castillo, p. 129–132.

37 El pasaje tal vez remeda a Livio, Dec. i, praefatio 5 «hoc quoque laboris praemium petam, ut me a conspectu malorum quae nostra tot per annos uidit aetas tantisper, certe dum prisca tota illa mente repeto, auertam»; o, para la persona del filósofo cínico, Salustio, Catilina 4.2 «ac me, cum ab reliquorum malis moribus dissentirem, [...] statui res gestas populi Romani perscribere, eo magis quod mihi a spe, metu, partibus rei publicae animus liber erat». Pero el nombre que brilla por su ausencia de la lista de modelos en Ep. v, p. 45 (Cf. supra) es más relevante: Tácito, Historiae I.1 «ueritas pluribus modis infracta, primum inscitia [...], mox libidine adsentandi, aut rursus odio aduersus dominantis, [...] quippe adulationi foedum crimen servitutis, malignitati falsa species libertatis inest. [...] sed incorruptam fidem professis neque amore quisquam et sine odio dicendus est».

38 Marco Antonio Coronel Ramos, «El tiempo satírico», Minerva. Revista de filología clásica, 16, 2002–2003, p. 87–105.

39 Juan de Mena, La coronación del marqués de Santillana, «Preámbulo 2», in: Obras completas, ed. Miguel Ángel Pérez Priego, Barcelona: Planeta (Autores hispánicos, 175), 1989, p. 107; Íñigo López de Mendoza, marqués de Santillana, «Carta a doña Violante de Prades», Comedieta de Ponza, in: Obras completas, ed. Ángel Gómez Moreno & Maximilian P. A. M. Kerkhof, Barcelona: Planeta (Autores hispánicos, 146), 1988, p. 435–37 (p. 436). Ver Miguel Ángel Pérez Priego, «De Dante a Juan de Mena: sobre el género literario de comedia», 1616. Anuario de la Sociedad Española de Literatura General y Comparada, 1, 1978, p. 151–158; Ángel Gómez Moreno, El «Prohemio e carta» del Marqués de Santillana y la teoría literaria del siglo xv, Barcelona: PPU, 1990, p. 137–41.

40 Villena, Traducción y glosas de la Eneida i.1.128 (Obras completas..., 2, p. 68); Diego de Valera, Defensa de virtuosas mujeres, ed. Federica Accorsi, Pisa: ETS (Biblioteca di studi ispanici, 22), 2009, p. 253–254, glosa [1]. Ver Pedro M. Cátedra García, «Escolios teatrales de Enrique de Villena», in: Emilio Alarcos Llorach et al., Serta philologica F. Lázaro Carreter natalem diem sexagesimum celebranti dicata, 2 t., Madrid: Cátedra, 1983, 2, p. 127–36. Todos seguían a Benvenuto da Imola, Comentum super Dantis Aldigherij Comœdiam, ed. Jacobus Philippus Lacaita, 5 t., Florentiæ: Barbèra, 1887, 1, p. 18–19 [Introductio] «est triplex stylus, scilicet tragœdia, satyra, et comœdia. [...]. Satyra est stylus medius et temperatus, tractat enim de uirtutibus et uiciis [...] sicut Horatius, Iuuenalis, et Persius. Comœdia est stylus bassus et humilis, tractat enim uulgaria et uilia facta ruralium, plebeiorum et humilium personarum [...] sicut Plautus, Terentius, Ouidius».

41 Su fuente era el Catholicon de Giovanni Balbi (ca 1285), s.v. «Comicus»: «Duo sunt genera comicorum [...], scilicet ueteres qui ioculatores extiterunt, ut Terencius, noui qui et satirici quibus generaliter uicia carpuntur, ut Persius, Iuuenalis, et nudi pinguntur quia uicia denudent» (Johannes de Janua, Catholicon, Maguntii: [(Johann Gutenberg?)], 1460, fol. [117]vo–[118]ro). Los glosadores medievales sobre Aristóteles, Eth. Nic. 1128a22–24 τῶν κωμῳδιῶν τῶν παλαιῶν καὶ τῶν καινῶν· τοῖς μὲν γὰρ ἦν γελοῖον ἡ αἰσχρολογία, τοῖς δὲ μᾶλλον ἡ ὑπόνοια (Vet. interp. “comoediis veterum et modernorum; his quidem enim erat derisio turpiloquium, his autem magis suspicio”) lo interpretaron de modo similar (p.e. Geraldus Odonis, [Super libros Ethicorum], Brixie: Bonifacius de Manerva, 1482, sign. s5vob Lib. iv lect. 22 «Comedia est carmen uillanum describens gesta leuium et uilium personarum [...] ad concludendum finaliter risum et exhylarationem. Hic autem fuit modus apud ueteres [...]; postea uero [...] comedie fiebant de gestis grauium personarum et corripiebant mores hominum»).

42 Batalla campal..., ed. citada (n. 7, supra), sign. a3rº «Prólogo». El título Lykokynomachia aparece sólo en la «Mençión del trabajo» de 1488 (Esc. f-II-11, fol. 481vo), pero a lo mejor era el preferido del autor, ya que remeda directamente el (pseudo)homérico; también explicaría la curiosa disparidad entre «bellum luporum cum canibus» y «guerra τ batalla campal de los perros contra los lobos» (Stefan Schlelein, «Zwei Sprachen—ein Text? Lateinische und volkssprachliche Versionen historiographischer Texte im Vergleich», in: Johannes Helmrath et al. (eds.), Medien und Sprachen humanistischer Geschichtsschreibung, Berlin: Walter de Gruyter (Transformationen der Antike 11), 2009, p. 167–204 (167–168); bellum no es «batalla», pero -μαχία < μάχη «batalla, combate» justificaría la vacilación). Se afirma que Palencia basaba su obra en la fábula esópica Perry §153 (Αἰσωπείων μύθων συναγωγή. Fabulae Aesopicae collectae, ed. Carolus Halmius, Lipsiae: B. G. Teubnerus, 1873, p. 131, §268–269 Λύκοι καὶ πρόβατα; Adémar §43 (s. xi), en Léopold Hervieux, Les fabulistes latins depuis le siècle d’Auguste jusqu’à la fin du moyen âge, 2ª ed., 5 t., Paris: Firmin-Didot, 1893–1899, 2, p. 136 Oves et Lupi), pero es probable que conociera la misma Βατραχομυομαχία, muy leída en la Italia del Quattrocento (Arthur Ludwich (ed.), Die homerische Batrachomachia des Karers Pigres, nebst Scholien und Paraphrase, Leipzig: B.G. Teubner, 1896, p. 40–52 reseña más de 50 mss. del s. xv), a través de la traducción latina (en hexametros e interlinear) de Carlo Marsuppini, 1429 (Homerus, Vatrachomiomachia, trad. Karolus Aretinus, [(¿Venecia?): (impresor de Dati, Elegantiolae, H 5969], [(ca 1475]), o la versión italiana de la misma (Batracomiomachia. Volgarizzamento del 1456 di Aurelio Simmaco de Iacobiti, ed. Marcello Marinucci, Padova: Esedra, 2001), escrita en la corte napolitana-aragonesa, donde también se produjo para Alfonso V ca 1452 una imitación jocosa paralela a la de Palencia, el Croacus, uel De bello ranarum ac murium de Elisio Calenzio (Elisii Calentii Poemata: Croacus libellus, ed. Mauro De Nichilo, Bari: Adriatica, 1981).

43 Ibid., sign. a3rº–vo; y luego en la «Despedida de la obra», sign. d2vo «Muy çierto soy, o muy prudente señor, que no se te puede esconder el entero entendimiento de todas aquestas cosas suso recontadas que tienen faz de historia». Aun si los estudiosos no han llegado a un acuerdo sobre la identificación exacta de los personajes, se concibieron para ser identificables: Madeleine Pardo, «La Batalla campal de los perros contra los lobos d’Alfonso de Palencia» [1973] y «Guerre et chevalerie selon Alfonso de Palencia. Entre fables et histoire» [2001], in: L’historien et ses personnages. Études sur l’historiographie espagnole médiévale, Lyon: ENS, Séminaire d’études médiévales hispaniques (Cahiers de linguistique et de civilisation hispaniques médiévales, annexe 17), 2006, p. 237–259, 261–278; Robert B. Tate, «Political allegory in fifteenth-century Spain. A study of the Batalla campal de los perros contra los lobos by Alfonso de Palencia (1423–92)», Journal of Hispanic Philology, 1, 1977, p. 169–86; La «Batalla campal»..., ed. Martín Romero.

44 Carolina Real Torres, «Reflexiones sobre la alegoría política a finales de la Edad Media. Alfonso de Palencia y su tratado acerca de la Perfección del triunfo militar», in: Maurilio Pérez González (ed.), Actas I Congreso nacional de latín medieval (León, 1–4 de diciembre de 1993), León: Universidad, 1995, p. 365–70: «sátira político-social» (p. 365). Aplica el mismo juicio al De perfectione militaris triumphi; ambas obras fueron engendros de «un espíritu de recelo, de oposición y de revuelta» que incrementó la producción satírica; habla de un «burlesco desfile», de «ridiculizar» a los personajes, de la «agresividad de la crítica política y el ataque personal», del estilo «dentro del ámbito de la sátira incisivo, y en ocasiones punzante, plagado de reflexiones morales», y en fin, de un «consumado artista de la caricatura». No atiende al significado genérico de estas observaciones, concluyendo que el elemento más importante es el testimonial, que confiere «un sello de veracidad incuestionable» (p. 369); pero con todo, y muy atinadamente, lo cuestiona («cabría preguntarse hasta que punto [la impresión de autoridad (i.e. la máscara)] ha predominado sobre la veracidad de los hechos», p. 368).

45 Las dos cartas se conservan en la miscelánes humanística Osma Ms. 57, fol. 127–129. Corrijo alguna que otra lectura de la edición de Tate & Alemany, p. 52–56, 45–51, y adapto levemente la traducción.

46 Palencia tenía dos ejemplares de las comedias de Terencio, uno comprado en Valencia ca 1469 y otro, con el comentario recién descubierto de Donato, copiado de su puño y letra en 1471 (GH 1, p. xxxvii, n. 11 y fig. 8). En cuanto al vocabulario, sólo a título de ejemplo: multibibus, Plaut. Cist. 149, Curc. 77 «multibiba est anus»; caenosus, Juv. 3.266 «caenosi gurgitis» (Styx); compotrix, Terencio, Andria 232 «[Lesbia, temulenta mulier] compotrix eius est»; garrire, Plauto, Aul. 830 «Soleo hercle ego garrire nugas»; rĕdŏlēntĭă uērbă (dactílico, p.e. Homero, Il. i.249 «cuius ab ore thymum redolentia uerba fluebant», τοῦ καὶ ἀπὸ γλώσσης μέλιτος γλυκίων ῥέεν αὐδή, ap. T. Petronius Arbiter, Satyricon, cum Fragmento nuper Tragurii reperto, ed. Michael Hadrianides, Amstelodami: Joannis Blaeu, 1669, p. 5); tortor, Juvenal 6.480, 13.195, 14.21; bărāthrum, Plaut. Bacch. 149, Curc. 123, Rud. 570; nătes, Horacio, Sat. i.8.46, Plaut. Pers. 847, Juv. 6.611; etc.

47 Gesta Hispaniensia..., ed. Tate & Lawrance, 1, p. lxviii, n. 83–85, citando elogios de Lucio Marineo, Galíndez de Carvajal, Zurita (a pesar de su «demasiada libertad»), Garibay, y Ortiz de Zúñiga, y críticas como el de Francisco Pinel y Monroy, Retrato del buen vassallo, copiado de la vida y hechos de D. Andres de Cabrera, primero Marques de Moya, Madrid: Joseph Fernández de Buendia, Imprenta Imperial, 1677, escrito para Juan Manuel Fernández Pacheco Cabrera y Bobadilla, marqués de Villena y Moya, duque de Escalona, que, comentando la mención en GH ii xii.1 del matrimonio de Cabrera, «unus ex dilectissimis Henrici regis», con Beatriz de Bobadilla, antes «galanteada inútilmente» por el arzobispo Fonseca, acusa a Palencia de «aver lastimado con injusta temeridad los más fieles criados de la princesa [...]; relación tan poco verisímil que no merece más crédito que otras del mesmo Palencia, inclinado siempre à ofender quanto halla delante, derramando en sus escritos más amarga la hiel de la censura de lo que conviene al oficio de Historiador [...] contra las personas con quien tuvo enemistad ò desabrimiento, passiones de que deve carecer el que desea tengan crédito y autoridad sus escritos; y fuera harto mejor que, absteniéndose de la malignidad, discurriera más dentro de las causas y motivos políticos, no contentándose con la corteza del sucesso, que suele vestirse de engañosa apariencia. [...] No penetró Alonso de Palencia este misterio» (p. 126–128, I.xviii). En cuanto a imparcialidad el único comentario apropiado es el que profirió la sartén a la caldera, «Quítate allá, culnegra» (Don Quijote ii, lxvii), pero en cierto sentido Pinel tenía razón: Palencia no dominaba el importante «misterio» de mimar el orgullo de los poderosos, y la referencia a la «hiel de la censura» no estaba del todo descaminada.

48 Guenée, Histoire et culture historique..., «Histoire et vérité», p. 350–354, a la p. 354.

49 Agradezco a Alice Carette y a Carlos Heusch por su amable invitación a participar en este homenaje a la figura de Alfonso de Palencia; y expreso mi gratitud especial a Michel Garcia por sus sabias correcciones y sugerencias.

Haut de page

Table des illustrations

URL http://journals.openedition.org/atalaya/docannexe/image/2282/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 9,6k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Jeremy Lawrance, « Alfonso de Palencia como cultor ueritatis: la historia y la sátira », Atalaya [En ligne], 17 | 2017, mis en ligne le 23 août 2018, consulté le 21 septembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/atalaya/2282

Haut de page

Auteur

Jeremy Lawrance

Nottingham University

Haut de page